Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Trotsky, el giro de 1928-9 y la naturaleza social de la URSS (13)

La industrialización acelerada

Rolando Astarita [Blog]

Junto a la colectivización forzosa, la industrialización acelerada es el hecho que se invoca más frecuentemente para sostener que el giro de 1928-9 fue positivo, en términos de consolidación de los elementos socialistas por sobre los capitalistas. Si bien las cifras oficiales sobreestimaron el avance, es indudable que entre 1928 y fines de la década siguiente el país experimentó una asombrosa transformación productiva. Desde 1928 a 1937 el ingreso nacional pasó de 24.400 millones de rublos a 96.300 millones. En 1938 la URSS estaba produciendo cuatro veces más acero y tres veces y media más carbón que en 1928

Además, era el primer productor mundial  de tractores y locomotoras, y la carga transportada por ferrocarriles era cinco veces superior a la de 1913. La producción de carbón aumentó de 35,4 millones de toneladas a 128 millones, la de acero de 4 a 17,7 millones de toneladas, la producción de electricidad aumentó 700%. Con el Plan Quinquenal  se asignó una gran parte del excedente a la inversión, en particular hacia la industria pesada y la de guerra. Se construyeron en tiempo récord enormes fábricas, la represa del Dnieper, el combinado de hierro y carbón de los Urales-Kuznetsk, se perforaron pozos petrolíferos, se abrieron minas y canales, se lograron economías de escala y se difundió la tecnología. Solo durante el Primer Plan Quinquenal la industria soviética dominó la producción de caucho sintético, motocicletas, relojes pulsera, cámaras, excavadoras, cemento de alto grado y una variedad de calidades de acero. En esos años se estableció firmemente la red de investigación y desarrollo (Wheatcroft, Davies y Cooper, 1986).

Por supuesto, la URSS partía de niveles muy bajos de tecnología y producción. Además, la calidad de los productos era deficiente, y el despilfarro de recursos parece haber sido importante. Por eso Trotsky, en La revolución traicionada destaca los logros pero matiza los resultados oficiales. Además, cuando se pone el acento en la multiplicación rápida de productos altamente estandarizados, y no en las mejoras de calidad, los índices de crecimiento son mayores que cuando se atiende a la mejora de la calidad. Con todo esto, el progreso productivo fue inmenso, y creó la base material de la posterior victoria del Ejército Rojo sobre los nazis.

Junto a la industrialización se incrementó la población urbana, creció la clase obrera y se elevó su nivel de cultural. La población de las ciudades aumentó de 26,3 millones en 1926 a 55,9 millones en 1939; en términos porcentuales, pasó de ser el 17,9% del total del país en 1926 al 32,8% en 1939. La población total aumentó de 147 a 170,5 millones en ese lapso. El empleo en industria, construcción, comunicaciones y transporte pasó de 6,4 millones a 23,7 millones de trabajadores; en el sector agrícola bajó de 71,7 a 47,7 millones, siempre en el lapso 1926-1939. A pesar de que algunos datos pueden estar exagerados, el cambio fue dramático (Wheatcroft, Davies y Cooper).

En lo que respecta a la educación, en 1926 el porcentaje de alfabetización entre los 9 y 49 años de edad era 56,6%; en 1939 había aumentado al 87%. El número de estudiantes secundarios pasó de 1,8 millones en 1926-7 a 12 millones en 1938-9; los estudiantes universitarios aumentaron de 160.000 en 1927-8 a 470.000 en 1932-3; en este último año el 50% provenía de la clase obrera. Este crecimiento, junto a las grandes purgas, abrió oportunidades de ascenso social. Antiguos campesinos pobres accedieron a las ciudades, pudieron convertirse en oficinistas, o sus hijos acceder a la universidad y a altos puestos como funcionarios en el Estado o el Partido (se amplía más adelante).

Crecimiento desproporcionado

La estrategia soviética para el crecimiento económico se inspiró, en principio, en los esquemas de reproducción desarrollados por Marx en el segundo tomo de El Capital. Allí Marx dividió la economía en dos sectores, el que produce medios de producción (sector I) y el que produce medios de consumo (II).

Con estos esquemas puede verse claramente que el crecimiento del sector II está condicionado, y depende, del crecimiento de I. Dado que los esquemas analizan las condiciones de la reproducción de la economía, el análisis pone el foco en los componentes materiales del proceso de producción. Se trata de condiciones objetivas, materiales, sin las cuales la reproducción de la producción puede ser imposible. Por ejemplo, debe existir cierta proporción entre el volumen de pan que se produce y el de trigo que entra como insumo para la producción del pan. De la misma manera, si ha de haber reproducción ampliada, y suponiendo el pleno empleo de los recursos, el volumen de los medios de producción producidos en un período debe ser mayor que los medios de producción consumidos en ese período. Son relaciones materiales objetivas, que se aplican a cualquier régimen, cualquiera sea su forma social.

La tasa de variación de la inversión total (y por ende, de la economía) viene determinada entonces por la proporción del producto que se asigna a I, y por la relación entre los medios de producción invertidos en el sector I y la producción de este sector. De ahí que la Oposición de Izquierda exigiera, en los años 1920, que se acelerara la inversión en el sector I. Agreguemos que la necesidad de aumentar la tasa de crecimiento en I estaba reforzada por el carácter cerrado de la economía y la caída de los términos de intercambio durante la Gran Depresión.

Enfaticemos por lo tanto que el sector I es el decisivo, dado que si baja la producción en II, la producción de I no se ve afectada. Aunque esto es cierto dentro de ciertos límites, ya que una caída en la producción de bienes de consumo no puede llegar al extremo de afectar la reproducción de los medios de subsistencia necesarios; tampoco puede afectarlos al punto que provoque desmoralización y retracción del esfuerzo de los trabajadores en las empresas. Si se diera esa circunstancia, se afectaría la producción y la productividad.

En cualquier caso, a partir del giro 1928-9, la dirección stalinista decidió priorizar el desarrollo del sector I. Así, en su intervención “La industrialización del país y la desviación de derecha en el PC de la Unión Soviética (Bolchevique)” ante el Pleno del Partido (18/11/1928) Stalin planteó que era clave el desarrollo de la producción de medios de producción al ritmo más alto posible. Lo cual implicaba “la máxima inversión de capital en la industria”. Esta idea habría de regir en los años siguientes la industrialización, y se terminaría presentando como una “ley económica del socialismo”.

Sin embargo, si se supone plena utilización de la capacidad, o pleno empleo, a más alta tasa de inversión menor será el nivel absoluto de consumo. Además, durante el período de gestación se consumen recursos sin que haya todavía producción de los bienes que se supone generará la nueva inversión. Estas cuestiones fueron reconocidas por Stalin en el discurso citado: “La reconstrucción de la industria implica la transferencia de fondos desde la esfera de la producción de medios de consumo a la esfera de la producción de medios de producción. (…) Esto significa que el dinero está siendo invertido en la construcción de nuevas plantas, y que el número de ciudades y nuevos consumidores está creciendo mientras que las nuevas plantas pueden producir mercancías adicionales en cantidad solo después de tres o cuatro años. Es fácil darse cuenta de que esto no lleva a poner fin a la escasez de bienes”.

Objetivos desmedidos

Lo anterior explica que a partir del lanzamiento del Primer Plan Quinquenal se dedicara una alta proporción de los recursos domésticos a la inversión destinada a ampliar la capacidad de producción de medios de producción. Si bien parecía inevitable para garantizar el crecimiento, los objetivos que impuso la dirección soviética fueron desmedidos. El Plan preveía que el stock de capital fijo aumentara más del 80% en cinco años, que el ingreso nacional se duplicara y la inversión bruta en capital fijo más que triplicara su volumen. Estos objetivos deberían cumplirse en una economía cuya relación capital/producto (entendido aquí “capital” como máquina y equipos) en el año base era 2,9 (se esperaba una caída al 2,5 al terminar ese año); la tasa de inversión neta de capital fijo era del 16%; y el promedio de construcción de nuevas plantas de entre 4 y 5 años (Erlich, 1967; también para lo que sigue). Para más males, en vísperas del Primer Plan Quinquenal el 40% de la inversión bruta se destinaba a la agricultura campesina, muy primitiva.

Al mismo tiempo, las líneas de producción que se suponía encabezarían la industrialización (construcción de máquinas y metalurgia) representaban el 15% del producto nacional y todo el output de la industria de gran escala generaba apenas el 26% del ingreso nacional. Como plantea Erlich, no había manera de alcanzar los objetivos del plan con ese stock de capital. Es que el volumen de la inversión planeada no era suficiente para generar el aumento deseado del output; pero al mismo tiempo demasiado grande cuando se consideraba la capacidad disponible del sector I. En un sentido más general, Bettelheim también observa que el plan soviético olvidó la necesidad de respetar ciertas proporciones entre las ramas económicas. De todo esto derivaron muchos problemas. Por un lado, dado que la capacidad de la producción de máquinas y equipos era insuficiente para la tarea, el período de gestación de la nueva planta, que ya era grande debido al tamaño de los proyectos, fue todavía mayor. Por lo tanto, otras plantas que dependían de los insumos que habrían de proveerles esos proyectos tuvieron que construirse más despacio, o debieron operar a una fracción de su capacidad durante períodos extensos. Un caso punta fue la producción de hierro y acero, retrasada con respecto a la industria de construcción de máquinas.

A fin de acercarse lo más posible a la inversión planeada en el sector I, hubo que reducir aún más la inversión en la producción de medios de consumo (Erlich), lo que se advierte con claridad en las estadísticas de Gerschenkron. Partiendo de un índice 100 en 1929, el índice oficial de producción para toda la industria había subido a 169 en 1932 y a 539 en 1940. Pero la producción de bienes de producción subió a 212 en 1932 y a 777 en 1940, en tanto la producción de bienes de consumo pasó a 136 en 1932 y 363 en 1940.

Inversión y despilfarro de recursos

Medida en rublos 1937 la participación de la inversión bruta en el PBI subió de 12% en 1928 a 26% en 1937 (Erlich, 1967). De acuerdo a otro estudio, citado por Wheatcroft, Davies y Cooper, la inversión bruta aumentó del 8,4% del PBI en 1928 al 20,1% en 1937, medida en precios de 1937; y del 20,3% al 40,5% medida en precios de 1928 (con la industrialización, debido al aumento de la productividad, cayeron los precios de los equipos y máquinas). Dado que el aumento fue mayor que el crecimiento de la clase obrera, aumentaron las relaciones capital/trabajo y capital/producto (entendido aquí como “capital” equipos y máquinas). Wheatcroft, Davies y Cooper plantean que estos datos cuestionan la idea, muy difundida, de que el crecimiento en los treinta fue de tipo extensivo. En realidad, se trata de crecimiento de conjunto de las fuerzas productivas. Aunque el nivel de desarrollo seguía estando muy lejos del nivel alcanzado por EEUU y otros países capitalistas adelantados.

En paralelo, hubo una abrupta expansión en la construcción no residencial, lo que dio lugar a cuellos de botella, físicos y organizativos; en consecuencia hubo un mayor alargamiento del período de gestación. Dado este alargamiento, y la escasez de producción en I, aumentaron todavía más los proyectos en marcha al mismo tiempo, lo que agravó las dificultades organizativas (Erlich, también para lo que sigue)

En condiciones de excesiva tensión, los derroches fueron inevitables. Además de los cuellos de botella que daban lugar a frenos temporarios en líneas de producción, los retrasos en la terminación de los proyectos de inversión provocaron que hubiera plantas rápidamente obsoletas a poco de entrar en operación, e incluso a veces antes de inaugurarse. El cambio desde una tecnología vieja a una nueva muchas veces implicaba una amplia reconstrucción de la planta, lo que sumaba a los costos y desperdicios, y agregaba tiempo. A su vez, los directores, urgidos por presentar resultados, a menudo no exploraban nuevas tecnologías, o no dedicaban el tiempo de estudio suficiente a los proyectos.

Por otra parte, la imposición de objetivos extremadamente altos, que no se podían ser discutidos por las direcciones de las empresas (dada la campaña y represión contra los especialistas burgueses) ni por los trabajadores, daba lugar a más dificultades. Por ejemplo, según Siegelbaum (1986), en 1931 muchos proyectos gigantescos estaban atrasados y los que habían comenzado a construirse estaban experimentando problemas severos. En esas circunstancias, las direcciones de las empresas recurrían al “robo” de trabajadores calificados de otras empresas, a stockear maquinaria, piezas de repuesto y materiales, mandaban hacer horas extraordinarias y manipulaban los números para cumplir con las normas de la disciplina financiera. La rotación del trabajo–los trabajadores cambiaban de empresa buscando mejores salarios o condiciones de vivienda.-y el ausentismo permanecían altos.

Lo anterior explica que el crecimiento a partir de 1928 fuera rápido, pero con gran despilfarro de recursos y errático. Fitzpatrick (2005) escribe: “Los accidentes industriales eran comunes; había un inmenso desperdicio de materiales; la calidad era baja y el porcentaje de producción defectuosa, alto”. La inversión creció muy rápido entre 1928 y 1932, pero se detuvo en 1933. La causa principal fue la caída de la producción agrícola, y por consiguiente, la baja de suministros de comida, algodón, lino y cuero. Además, los retrasos en la construcción de capacidad obligaron a importaciones de urgencia de acero, cobre, maquinaria y equipos, a pesar de la caída de los términos de intercambio. Entre 1929-31 la importación bruta de bienes de capital (medios de producción) representó entre el 12 y el 14% de la inversión bruta soviética de esos años.

En 1932 el Plan se declaró “completado” y no se lanzó uno nuevo hasta 1934. Luego la inversión y el crecimiento retomaron con fuerza. Pero entre 1937-1941 hubo nuevas dificultades: la inversión anual bajó en términos reales, y aumentaron los costos (Wheatcroft, Davies y Cooper). Los problemas tenían que ver con el desvío de recursos hacia la industria de guerra, pero también con los trastornos ocasionados por los arrestos de un gran número de administradores de empresas e ingenieros entre 1936 y 1938 (ídem).

Escasez cotidiana y burocracia

La prioridad que se dio al sector I y las caídas de la producción agraria, provocaron una escasez crónica de bienes de consumo. El problema se agravó, además, por las dificultades en la distribución, el cese abrupto de la producción artesanal y la tendencia de muchos a acaparar, a fin de protegerse de la escasez. Por otra parte, la escasez de bienes de consumo y comida, combinada con un impulso hacia el comercio privado, llevó al alza de precios. Esto forzó al racionamiento y la suba de los salarios nominales, que provocó problemas serios en la planificación de los costos

A comienzos de los 1930 los niveles de vida se hundieron, lo cual repercutió de lleno sobre los trabajadores urbanos. Según Jasny, en 1937 el nivel de consumo en la URSS era, en el mejor de los casos, el 60% del nivel de 1928 (citado por Wilhem, 2003). Erlich sostiene que en 1953 el nivel de consumo por habitante era apenas superior al nivel de 1928 (lo cual fue reconocido por Kruschev). A pesar del aumento nominal, en términos reales el salario obrero promedio era, en 1932, la mitad que el de 1928 (Deutscher, 1980). Después de 1933 los salarios comenzaron a elevarse, pero solo de manera muy débil, y en 1937 habían vuelto a retroceder, siendo un 60% del nivel de 1928. Todavía a comienzos de los años 1950 los salarios no habían recuperado el nivel anterior al lanzamiento del Primer Plan Quinquenal; aunque el producto industrial soviético era seis veces superior (Gerschenkron, 1968).

En cuanto a la construcción residencial, ya en 1928 la inversión volcada a construcción residencial era, en relación a la inversión total, más baja que en 1913. Pero entre 1928 y 1937 disminuyó aún más: de representar el 27% de la inversión total pasó a un mero 5,5% (Wheatcroft, Davies y Cooper). Los problemas de alojamiento en las ciudades fueron graves. Según Mandel (1969), la superficie habitable útil pasó de 7,3 m2 en 1913 a 6,9 m2 en 1940 (y recién recuperó el nivel de 1913 en 1950).

Naturalmente, las carencias de bienes de consumo hicieron que la distribución se convirtiera en una tarea burocrática central; lo cual contribuyó a la consolidación del aparato burocrático (Trotsky ha subrayado la conexión entre escasez y fortalecimiento del burócrata que administra la distribución). Las preocupaciones cotidianas para la mayoría de los ciudadanos comunes pasaban por conseguir cosas. “Para la mayor parte de la población la vida giraba en torno de la lucha sin fin por conseguir las cosas básicas para sobrevivir - comida, ropa, vivienda” (Fitzpatrick, 1999)

En estas condiciones, el incremento numérico de la clase obrera y de su nivel de instrucción no se tradujo en poder político efectivo. Por el contrario, en los 1930 se refuerza el aparato y el control burocrático.

Bibliografía:


Deutscher, I. (1980): Trotsky, le prophète hors-la-loi, Paris, Union Générale d’Editions.
Erlich, A. (1967): “Development Strategy and Planning: The Soviet Experience”, National Economic Planning, NBER, Max Millikan.
Fitzpatrick, S. (1999): Everyday Stalinism. Ordinary Life in Extraordinary Times. Soviet Russia in the 1930s, Oxford University Press.
Fitzpatrick, S. (2005): La Revolución Rusa, Buenos Aires, Siglo XXI.
Gerschenkron, A. (1968): El atraso económico en su perspectiva histórica, Barcelona, Ariel.
Mandel, E. (1969): Tratado de economía marxista, t. II, México, Era.
Siegelbaum, L. (1986): “Production Collectives and Communes and the ‘Imperatives’ of Soviet Industrialization, 1929-1931”, Slavic Review, vol. 45, pp. 65-84.
Stalin, J. (1928): “Industrialization of the country and the Right Deviation in de C.P.S.U. (B)”, https://www.marxists.org/reference/archive/stalin/works/1928/11/19.htm.
Wheatcroft, S. G.; R. W. Davies y J. M. Cooper (1986): “Soviet Industrialization Reconsidered: Some Preliminary Conclusions about Economic Development between 1926 and 1941”, Economic History Review, XXXIX, pp. 264-294.
Wilhem, J. H. (2003): “The Failure of American Sovietological Economics Profesión”,Europe-Asia Studies, vol. 55, pp. 59-74

rolando - postaporteñ@ 1608 - 2016-05-22 09:47:47
postaporteñ@_______________________________

Reflexiones Necesarias

He leído con suma atención un artículo publicado en el número 1 de El Gallo Rojo, firmado por Veronika Engler.

Dice la autora: Los seres humanos tenemos dificultad para considerar los derechos de los demás, lo que nos lleva a no tener en cuenta el punto de vista ajeno ni las limitaciones de nuestro propio punto de vista, es así que con frecuencia incurrimos en una forma de pensamiento egocentrista en el que utilizamos nuestras ideas y conceptos sin tener en cuenta las ideas de nuestros semejantes y sin objetivar la realidad. Nos consideramos ecuánimes, pero confiamos demasiado en nuestras percepciones intuitivas dejando de lado los estándares intelectuales al pensar.

Coincido plenamente con la autora, e incluso creo que se puede agregar a su análisis algún elemento más, a saber: tenemos tendencia a pensar que coincidimos en nuestras opiniones y valoraciones si quien emite determinada opinión goza de nuestras simpatías o creemos que las emite con la misma sinceridad y honestidad personal que nos adjudicamos a nosotros. Por lo contrario, tenemos tendencia a descalificar o al menos a desoír, las opiniones vertidas por quienes consideramos, incluso a veces sin demasiado análisis, nuestros contrincantes, sobre todo en lo tocante a las cuestiones políticas.

En demasiadas ocasiones esa forma de actuar nos ha privado, a los que nos consideramos parte de la llamada “izquierda política”, de los aportes que en algunas ocasiones nos llegaron de sectores políticos rivales, a los que hemos descalificado, nada más que por provenir de tiendas ajenas. La historia reciente está jalonada de ejemplos que servirían al caso, y que si fuera necesario personalizar, podríamos hacerlo en la figura de Mujica, un personaje al que se ha encumbrado incluso por quienes hoy lo descalifican en su totalidad, desconociendo o a veces dejando deliberadamente de lado los cuestionamientos que se hacían a tal personaje, al que hoy vemos, ya sin falsos oropeles, en su cruda realidad.

Continúa la autora: Los estándares psicológicos y subjetivos del pensamiento nos pueden llevar a afirmar que algo es cierto porque el grupo al que pertenecemos cree en ello. Este socio centrismo se desprende de la premisa de que las creencias dominantes dentro de ese grupo son ciertas aunque nunca se hayan cuestionado las bases de las mismas. Un ejemplo claro es la lealtad casi religiosa hacia un partido o fuerza política, devoción que lleva a aceptar los giros y la metamorfosis ideológica que se justifica en la aceptación pasiva de las presiones económicas internacionales y que conlleva a que las barreras entre la izquierda y la derecha sean cada vez más difusas.

Creo que en la memoria colectiva de la izquierda uruguaya, desde el antiguo partido comunista de Eugenio Gómez, el socialista de Frugoni y sus secuencias posteriores, con la revolución cubana en el horizonte, que sirvió tanto para unificar como para dividir, existen hechos que avalan el análisis enunciado. La aceptación casi religiosa que se menciona fue evidente, tanto en la subordinación de los comunistas ante la política de la antigua URSS como en el seguidismo de los socialistas ante los signos aparentemente socializantes de Al Assad en Siria y Gadafi en Libia. Y qué decir de los tupamaros y el faro cubano y su teoría acerca del foco.

Desde mi punto de vista personal, pienso que la aceptación pasiva por parte de los militantes de izquierda de las directivas emanadas de sus organismos de dirección, está íntimamente ligada a su escasa o nula capacidad de análisis, la que en demasiadas ocasiones ha sido propiciada por las superestructuras partidarias.

Continúa el artículo: A pesar de que somos conscientes de que no basta con creer en algo para que se convierta en verdad, optamos por incurrir en la negación sin darnos cuenta de que el precio por sostener esa posición es tener que justificar constantemente los errores cometidos por los integrantes de la fuerza política que nos representa aunque atenten contra nuestros principios y valores.

La historia de los últimos 50 años en nuestro país responde a esa concepción. Pese a lo fragmentario de los análisis sobre esos años, es evidente que los errores cometidos por quienes se arrogaron la capacidad política y militar para cambiar el destino del Uruguay, está en la raíz de la situación actual, mezcla de aventurerismo y populismo, casi a partes iguales. La situación de ANCAP, las negociaciones con los gobiernos venezolanos, la nunca aclarada titulación del vicepresidente Sendic responden a la misma falta de responsabilidad que los ha llevado al incumplimiento de compromisos que años atrás parecían indiscutibles e inamovibles.

De nada nos sirve responsabilizar de los incumplimientos a Fernández Huidobro y a José Mujica sin antes reconocer que ocuparon y todavía ocupan puestos de responsabilidad e incluso de un prestigio mundial vergonzante gracias a nuestros silencios y complicidades.

Continúa el análisis: Algunos creen que eso es preferible a enfrentar verdades que podrían poner en juego la legitimidad de sus creencias y su fidelidad política, si no fuera así, quizás dejaríamos de tolerar el manoseo que se hace con los Derechos Humanos; las malas políticas económicas; las truncas promesas de mejorar la educación; el sinfín de irregularidades y dinero mal administrado; el nepotismo y el amiguismo; la corrupción; los problemas ambientales, y la política cada vez más represiva de seguridad.

Es evidente que la actividad política muchas veces está reñida con el manejo de la verdad y por ende de su contrario, la mentira, elevada a la categoría de indiscutida e indiscutible nada más que porque durante años hemos creída en ella. O sea, preferimos seguir creyendo en mentiras antes de enfrentarnos con la verdad, con la realidad.

Continuemos: El pensamiento crítico debería llevar al militante a cuestionar las malas políticas o las actitudes erróneas y a exigir cambios, sin embargo el despertar es lento y doloroso. Cuando siempre se creyó en algo y se luchó por eso, es difícil aceptar que se puede estar equivocado…

Existe el pensamiento crítico de los militantes? O se ha preferido acatar las consignas emanadas y recibir como premio seguir perteneciendo a la grey, a la tribu, aunque esta se haya convertido en la antítesis de nuestras convicciones? La misma autora, con su condicional debería nos está dando la respuesta.

Abundando en las mismas consideraciones, se dice que Se termina por amparar y justificar actitudes y hechos que de otro modo no serían aceptados, incurriendo en una suerte de complicidad. …Hay quienes creen que algo es cierto o es válido porque les conviene y se aferran a esta posición egocentrista con uñas y dientes.

Respondo con palabras de Vaclav Havel: El poder es prisionero de sus propias mentiras y es por esa causa que tiene que continuar falsificando el pasado, el presente y el futuro (…). El individuo no tiene forzosamente que creer todas esas mistificaciones, pero debe conducirse como si las creyera, o tolerarlas en silencio, o todavía, estar en buenas relaciones con los que las producen. Todo eso obliga a vivir en la mentira”

Para finalizar, la autora afirma que Los estándares intelectuales legítimos del pensamiento crítico nos sirven para dejar de engañarnos a nosotros mismos y para verificar la calidad del razonamiento sobre un problema. Cuando ordenamos las ideas, los conocimientos y los conceptos estamos siguiendo un proceso que nos lleva a objetivar y tomar posturas frente a un acontecimiento, un problema o un tema determinado. Esta forma de pensamiento parte de nosotros, es auto dirigido, auto regulado, auto disciplinado y autocorregido e implica que debemos tener un dominio consciente de su uso y que tenemos que superar el socio centrismo y el egocentrismo inherente del ser humano. Para lograrlo debemos contar con la suficiente información y evidencia que nos lleva a sacar una conclusión, recopilar información contraria a dicha posición y ser parcial al evaluar todos los puntos de vista. Es mi deseo que “El gallo Rojo” contribuya a aportar algo para desarrollar ese pensamiento crítico más allá de las discrepancias y diferencias.

Coincido totalmente con la autora, menos en el punto en el que dice que el sociocentrismo y el egocentrismo son inherentes al ser humano. Pienso que ella se desmiente a sí misma, al menos si como dice en sus líneas finales está dispuestaa desarrollar ese pensamiento crítico, más allá de las discrepancias y diferencias.

Gustavo Silva - postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 20:42:39
postaporteñ@_______________________________

Los negocios informáticos de Javier Vázquez, el ?hijo del presidente?

Búsqueda, Nº1867 - 19 MAYO DE 2016

El nombre de Javier Vázquez Delgado, uno de los hijos del presidente Tabaré Vázquez, ha aparecido mencionado al menos en dos actividades empresariales que despertaron sospechas de tráfico de influencias

El primer caso se produjo en 1995, cuando Javier Vázquez, que hoy tiene 49 años, vendió programas y equipos informáticos al Servicio de Radioterapia del Instituto Nacional de Oncología (INDO) del MSP que dirigía su padre.

El analista programador Javier Vázquez, a nombre de la empresa Nuclemed Uruguay, con sede en Soriano 1171, el mismo lugar donde su padre tenía el consultorio, recibió 17.835 dólares por la venta de un sistema de planeamiento de teleterapia y braquiterapia.

El caso fue investigado y archivado. Tabaré Vázquez dijo entonces que volvería a hacer lo mismo porque los equipos eran útiles para atender a los pacientes del sistema público en las mismas condiciones que hasta ese momento recibían solamente los del sistema privado.

“Yo les pregunto a los señores políticos que me han criticado, muchas veces con argumentos que no son reales: si tuvieran algún familiar con cáncer, ¿estarían dispuestos a esperar un año y medio el trámite de una licitación por 14.000 dólares, cuando se puede resolver rápidamente?”, preguntó entonces Tabaré Vázquez en CX 30. (Búsqueda, Nº 825)

El Tribunal Arbitral del Sindicato Médico falló a su favor. El escritor Eduardo Galeano y miles de personas más firmaron una carta de respaldo a Vázquez, que además contó con el apoyo del Partido Socialista, que entonces integraba, y otros sectores del Frente Amplio

El semanario “Brecha”, sin embargo, publicó una nota crítica y la tapa de esa edición fue una foto del entonces ex candidato a la Presidencia por el Frente Amplio con la leyenda “Metió la pata”

La investigación del MSP terminó sin consecuencias. El entonces asesor de los Servicios Jurídicos del Ministerio, Miguel Toma, quien redactó el informe que dejó libre de responsabilidad al jerarca investigado, fue designado luego secretario de la Presidencia de Vázquez, cuando Gonzalo Fernández fue nombrado canciller. Toma, de origen colorado, ocupa ese cargo también en la actualidad

Una década después del caso Nuclemed, cuando Vázquez llegó por segunda vez a la Presidencia, el nombre de su hijo apareció otra vez relacionado con la venta de programas informáticos.

En esta oportunidad se trató de negocios con Venezuela, en el marco del Fondo Artigas-Bolívar suscrito por su padre y por el entonces presidente Hugo Chávez, que habilitó alrededor de 270 millones de dólares para canjear productos uruguayos a cambio de petróleo.

En lugar de programas y equipos para la salud, se trató de un negocio por casi 60 millones de dólares con la empresa de telecomunicaciones Corporación Venezolana de Guayana-Telecom.

Javier Vázquez actuó como representante de Artech, la empresa dirigida por el ingeniero uruguayo Nicolás Jodal, que ofreció la tecnología Genexus.

El tema llegó a la Justicia penal. El entonces diputado colorado Washing­ton Abdala, que en 1996 había enviado una carta abierta a Vázquez criticando su actuación en el caso del Instituto Nacional de Oncología, presentó una denuncia a partir de informaciones publicadas por Búsqueda, “Brecha” y otros medios, y pidió que fueran a declarar el ex ministro de Industria, Jorge Lepra, y los ex jerarcas de Ancap, Daniel Martínez y Raúl Sendic, luego intendente de Montevideo y vicepresidente de la República, respectivamente.

El testigo principal presentado por Abdala fue el contador Eduardo Gómez Canon, quien sostuvo que Javier Vázquez se había quedado con el negocio que tenía concertado con Venezuela

“Ahora el hijo del presidente Vázquez es millonario con un solo negocio que era mío”, declaró a la prensa Gómez Canon, quien dijo haber sido uno de los 150 uruguayos que habían viajado a Caracas en julio de 2005 en un vuelo chárter de PLUNA.

Gómez Canon, a su vez, fue denunciado por  pedir dinero a cambio de no declarar en ese expediente. La denuncia contra el testigo presentado por Abdala fue realizada por Jodal en calidad de vicepresidente de Artech.

Por otra parte, Gómez Canon había enviado un mail a Abdala en el que ofrecía 600.000 dólares para su campaña política y luego sostuvo que su cuenta había sido hackeada. El entonces diputado quitó entidad a la propuesta de apoyo económico y dijo que “el tema central son los negocios con Venezuela y por qué algunas empresas pudieron concretarlos y otras no”

En la “noticia” a la Justicia, el diputado colorado mencionaba una nota de  Búsqueda donde se consignó  que Javier Vázquez, según el listado entregado a la prensa por la Presidencia de Venezuela, integró la delegación oficial uruguaya que visitó la nación caribeña.

En abril de 2007, Javier Vázquez estaba en el aeropuerto de Caracas esperando a su padre y funcionarios de seguridad del gobierno venezolano fueron alertados de que se trataba de “el hijo del presidente”.

En junio de 2009, Gómez Canon apareció muerto a la altura de la Parada 34 de la Playa Brava, en Punta del Este. La Prefectura encontró su cuerpo en la playa sin señas de violencia y la causa probable de muerte fue suicidio.

El presumario a cargo del juez Sergio Torres, que había ordenado una pericia psiquiátrica a Gómez Canon y también interrogó a Javier Vázquez, fue archivado en 2010

La investigación del Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ) en la que participa Búsqueda, conocida como los “Panama Papers”, permitió confirmar el vínculo comercial entre Conibel SA, la empresa de Javier Vázquez, con Artech, que pertenece a Jodal.

El 8 de diciembre de 2008, Laura Passaro, asistente de dirección de Artech, dejó constancia de la relación entre Conibel SA y Artech Consultores SRL, a efectos de abrir, mediante Mossack & Fonseca, la empresa offshore Conibel SA en Islas Vírgenes Británicas.

Un documento similar fue expedido por una gerenta del Banco Itaú que dejó constancia de que Conibel SA era cliente del banco desde el 11 de abril de 2007 “con excelente comportamiento e importantes saldos promedio en cuenta”.

- postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 20:42:32
postaporteñ@_______________________________

postalinas

Madres y Familiares denuncian que continúa la impunidad

Montevideo - 21º Marcha del Silencio

La organización rechazó la participación de las Fuerzas Armadas en el Diálogo Social y aseguran que la investigación del robo al GIAF no avanza

May 19, 2016 caras & caretas

La organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos realizó hoy una conferencia de prensa en el marco de la vigésima primera marcha del silencio, que este año será bajo la consigna “Ellos en nosotros / Contra la impunidad de ayer y de hoy / Verdad y Justicia”.

“Desde 1985 hasta ahora hemos tropezado con las mil y una piedra que nos han puesto los sucesivos gobiernos. Ninguno ha hecho las transformaciones ni ha tomado las decisiones necesarias para dar un vuelco total en este tema”, denunció la vocera de la organización, Elena Zaffaroni

Según explicó Zaffaroni, las causas judiciales “se empantanan”y hay algunas que hace más de treinta años que se están tramitando. “La búsqueda de restos no avanza y las amenazas, intimidaciones, robos a las personas que trabajan en el tema han sido una constante”,agregó.

A su vez, respecto al robo de materiales en el laboratorio del Grupo de Investigación en Antropología Forense (GIAF), Zaffaroni aseguró que la investigación que se está realizando “aún no muestra avances”

“A la impunidad de los delitos de lesa humanidad cometidos en el pasado, amparada por los sucesivos gobiernos desde la salida de la dictadura, puede llegar a sumarse la impunidad sobre estos ataques en el presente que hieren profundamente el estado de derecho”

Desde la organización denuncian que desde que se comenzó con las excavaciones en busca de restos de desaparecidos las amenazas han sido “permanentes” y que la impunidad continúa presente, por ejemplo, con los traslados de jueces y fiscales en el ámbito judicial.

Por otro lado, Madres y Familiares expresó su rechazo a que las Fuerzas Armadas formen parte del Diálogo Social impulsado este año por el gobierno debido a que no están “habilitadas por la constitución para opinar como cuerpo sobre los destinos del país”

 Además, indicaron que es necesario que realicen una “autocrítica profunda”y asuman sus “responsabilidades”, ya que sino “moralmente no tienen lugar en una sociedad a la que han perseguido, torturado, asesinado y desaparecido en el pasado”.

“Su silencio cómplice, su falta de reconocimiento sincero de lo horroroso de sus crímenes, nos habla de cómo continúan formando a las nuevas generaciones de militares y los descalifica totalmente como presuntos educadores en valores de nuestra juventud”agregó

Zaffaroni informó que la organización está haciendo especial hincapié en la campaña de búsqueda de datos

“Entregue su carta, su mensaje en alguna parroquia, templo o sinagoga en todo el territorio nacional, o en Nicaragua 1332, apartamento 205, o llame al teléfono 0800 942 y deje grabado su mensaje desde un teléfono particular o público, con los datos que nos ayuden a esclarecer lo sucedido en aquellos años”, pidieron en un comunicado.

La marcha se realizará el 20 de mayo a las 19 horas. Partirán desde la intersección de las calles Rivera y Jackson hasta la plaza Libertad sobre 18 de julio.

Destaques de la nota PIRINCHO

 

Civilizar la Aviación Civil

Claro que hay asuntos + urgentes que deben ser tratados. Pero nada muestra mejor el grado de contubernio que tiene el gobierno con la banda fascista del militarismo que la joda de la Aviación Civil.

Nada de falsas modestias: soy la persona que + sabe del tema en el país.

No sólo porque hace 69 años que estoy estrechamente vinculado a la Aviación CIVIL uruguaya ( y un poco a la Militar, también) sino por qué pesquisé exhaustivamente el tema desde el iniciodel gobierno del Fraude Amplio hasta ahora.

Hoy leí un  gracioso art-i-culito del prestigioso EL PAÍS, lleno de inexactitudes y mentiras. No vale la pena entrar a desmenuzarlas, porque eso es entraren el juego inconducente de la polémica, basta con remitirse a los antecedentes de las actas archivadas en el Palacio Legislativo.

 Hace cosa de un mes interesé al ex-Cro. Dip. Eduardo Rubio sobre el tema y puse en sus manos abundantes antecedentes oficiales sobre el tema.

Soy consciente que poco ruido puede hacer  y no soy optimista en cuanto a los resultados a obtener, visto que el jugoso botín de guerra - anticipado - que le otorgó el malogrado reo fallecido del Borda en el pacto de B. Lanza a los expertos milicos de FAU S.A. como condición previa para apoyar el golpe; no se lo han podido arrancar de las garras de los milicos, ni Los Colorados, ni los Blancos, ni el Fraudeamplismo; hasta ahora. Claro que ninguna de las 3 fracciones del partido dominante puso demasiado empeño hasta ahora.

La Joda de la Aviación Civil, "legalizada" por decreto dictatorial de feb. '74, les ha reportado a los 1.500 milicos de la FAU S.A. U$S 2.600.000.000 (por extenso: DOS MIL SEISCIENTOS MILLONES DE DÓLARES), QUE PESAN 20 TONELADAS, HASTA AHORA.

 No tienen que creerme a mí, claro; moléstense hasta el Parlamento y lo verifican - como yo - en actas del gobierno anterior al del FA.

 Sólo hay 3 países en el mundo (sobre 169) dónde la Aviación CIVIL está en las garras de los militares. Uruguay - es claro - es uno de ellos.

 Mientras en 1973 había + de 1000 aviones CIVILES volando, 3.500 pilotos (500 de ellos profesionales), y 35 aeroclubes; controlados y regulados por 40 empleados en  primer y 2° piso de la calle Zabala; ahora quedan 90 aviones, 400 pilotos y 4 o 5 aeroclubes integrados por  alcahuetes y lame/botas de los milicos.

 Me cansé: Ver mis 3 libros sobre el tema en http://maumauwriter.blogspot.com.

 Pobre Aviación Civil!! La 213° desaparecida....

                                                            MAU-MAU (Una flor y un .38 para el Bebe)

 

UNA MANGA DE HDP RINDIERON "HOMENAJE"


La Asamblea General Legislativa uruguaya realizó ayer un múltiple homenaje a 40 años de los asesinatos de los legisladores Zelmar Michelini y “El Toba” Héctor Gutiérrez Ruiz, de los militantes de izquierda Rosario Barredo y William Withelaw y de la desaparición física de Manuel Liberoff

QUÉ HOMENAJEARON? CUANDO TODOS ELLOS MANTIENEN EL SILENCIO Y EL REINO DE LA IMPUNIDAD!! 
POR QUÉ NO ANULAN LA LEY DE IMPUNIDAD Y METEN PRESOS A LOS ASESINOS?!!!

QUÉ HIPOCRESÍA! QUÉ TRAIDORES PARA SIEMPRE!!

POR ESO TODOS ELLOS VAN A LA MARCHA DEL SILENCIO, LES ENCANTA EL SILENCIO DE LOS MUERTOS, LES ENCANTA EL SILENCIO MILITAR, SON TODOS CÓMPLICES. YO NO VOY UN CARAJO!!

Del Facebook de Moni VENTURA 20/5/16

Cosa de todos los días con los progres K

CHARLA DE CAFÉ CON UN AMIGO K:

-Che, ¿viste que reabrieron la causa de la valija de Antonini Wilson?

-Panamá Papers.

-Parece que el FPV era el Frente Para la Valija, viste todas las que encontraron en la casa de Milagro Sala, junto con la máquina de contar billetes.

-Panamá Papers.

-Bueno, lo de Milagro Sala es bastante parecido a lo de Schoklender y Hebe de Bonafini en Sueños Compartidos.

-Panamá Papers.

-Ahora, lo que me dio mucha bronca fue lo del PAMI, ver las sillas arrumbadas, y enterarte que los muertos compraban remedios, viajaban en ambulancias, y lo de las clínicas fantasmas ¿A vos no te dio bronca?

-Panamá Papers.

-Que curren con la salud de la gente, me parece despreciable, ahora saltó lo de IOMA en la provincia....

-Panamá Papers.

-Como cuando adulteraban remedios, con la mafia de los medicamentos, que junto con la de la efedrina aportaron a la campaña de CFK del 2007.

-Panamá Papers.

-Al que se le está complicando es a De Vido, además de lo de Once, le reabrieron la causa por enriquecimiento ilícito.

-Panamá Papers.

-Además está metido en el quilombo de Futbol para Todos, junto con Capitanich y Aníbal Fernández, que a su vez está metido en mil quilombos más, desde el Triple Crimen para abajo, pasando por el RENAR, figura en casi todas.

-Panamá Papers.

-Y hay mil más, como por ejemplo Skanska, pero lo de Lázaro Báez, Cristóbal López, con las sociedades de CFK, Hotesur, y los Sauces, ya fue el colmo del curro. ¿Vos que opinás?

-Panamá Papers.

-Che ¿el café lo tomás con azúcar o edulcorante?

- 2 Panamá Papers.

Tomado del Facebook /FACUNDO

- postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 20:27:09
postaporteñ@_______________________________

Venezuela / Estado de Excepción: De relato heroico a farsa grotesca

por Carlos Carcione

Coordinador del Equipo de Investigación de Marea Socialista.

 Jueves, 19/05/2016 –Aporrea

   “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces.

Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra comofarsa. Caussidière por Dantón, Luis Blanc por Robespierre, la Montaña de 1848 a 1851 por la Montaña de 1793 a 1795, el sobrino por el tío”…

Carlos Marx, 18 Brumario de Luis Bonaparte

La amenazante sanción del decreto de excepción constituye quizás, el develamiento de una enorme parodia. Apoyado en un discurso barnizado de un léxico “socialista”, que busca hacer ver continuidad con el gobierno de Chávez allí donde solo hay ruptura con él, el presidente Nicolás Maduro acaba de dar otro paso en el camino de la liquidación del proceso bolivariano tal como lo conocimos en estas dos décadas.

La democracia participativa y protagónica, las formas novedosas de propiedad, la garantía irrestricta a los derechos humanos, los derechos sociales y políticos que allí se establecen, hicieron de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela una hoja de ruta progresiva de la que nunca se alejó el presidente Chávez.

Esa Constitución expresó un proyecto, perfectible es cierto, pero emancipador. Se trataba del sueño de completar la independencia política, de alcanzar la soberanía económica y de construir la justicia social. Una revolución política en un marco democrático. Hoy ese proyecto está agonizando.

Con el Decreto 2323, la tentación autoritaria que durante meses vino mostrando la cúpula del gobierno se encuentra frente al delgado límite de una medida extraordinaria que, de imponerse en todo su alcance, deroga, de hecho, las garantías y derechos constitucionales y suprime la república como forma de gobierno. Por medio del decreto el gobierno ha declarado a viva voz su voluntad de transformar un régimen político democrático, en uno bonapartista clásico: totalitario, reaccionario y represivo

La compleja situación política, económica y social por la que atraviesa el país ha entrado, de la mano de ese decreto, en un tiempo de turbulencias agudas que pueden desembocar en hechos impredecibles. Estamos presenciando la profundización de un conflicto por el poder entre las dos cúpulas políticas, tanto la del PSUV como la de la MUD, que hace tiempo están alejadas de las necesidades de los ciudadanos. Se trata de la disputa por el control de la distribución de la renta. En esa disputa el pueblo es un simple y sufrido espectador que paga las consecuencias.

Y como el objetivo es inconfesable, el decreto, en sus considerandos, abunda en generalidades. Denuncia todo tipo de supuestos ataques hacia el ejecutivo. No solo la oposición y la Asamblea, son acusadas abiertamente convirtiendo las intenciones de sus dirigentes en pruebas, sino que sugiere que todo aquel que dentro de las propias “filas” disienta, cuestione, critique o haga propuestas alternativas tendría el “vil” objetivo de tumbar al gobierno. Por otra parte los artículos del decreto al no especificar cuáles derechos y garantías podrían ser suspendidos, diseñan, para la solución de los problemas que el mismo señala, un estado de carácter policial, enmascarado de “poder popular” con la función de “vigilancia” que le asigna a los CLAP y los Consejos Comunales

Al mismo tiempo se sigue sin atacar las causas fundamentales de la crisis económica. El anterior decreto de emergencia económica fue un fracaso. Algunos pocos datos ilustrarán lo que decimos: La inflación anualizada que para el año 2015 estuvo alrededor del 200%, medida anualmente al mes de marzo de 2016 ya alcanzaba el 514%, sin tener en cuenta el alza en los precios de Abril que según el indicador “Petare” de Hinterenlaces supero los últimos 15 días de ese mes 24% de incremento en los precios. Cuando el desabastecimiento en alimentos y medicinas en diciembre del año anterior llegaba al 60% aproximadamente, en el mes de marzo de este año ese desabastecimiento llega al 75% en alimentos y 80% medicinas.

Hay todavía un dato que explica la actual situación: la reducción en las importaciones serán mayores; según el ministro Pérez Abad lo que se destinaria a importaciones de productos indispensables este año apenas alcanzaría $MM 15.000.- lo que significa una reducción de alrededor del 70 % en relación al año 2013. Mientras que entre el año pasado y lo que va de este, los pagos en Deuda Externa, según se lamenta el presidente Maduro alcanzaron la cifra de $MM 30.000.-

Por encima de todas las maniobras empresarias que condenamos, la base del desabastecimiento y la carestía internos está en esta política: Todos los dólares que ingresan al país es para pagar deuda, y si algo sobra para alimentos y medicinas. Es la economía “productiva” que sin sonrojarse anuncia Pérez Abad, contra la que el pueblo en las colas ya ha empezado a rebelarse diariamente. Lo más grave es que con el decreto, el gobierno pretende forzar a la Fuerza Armada que rompa su tradición y raigambre bolivariana y defienda una política miserable contra el pueblo.

Pero lo que concentra el cinismo del documento se hace evidente en lo referente al Arco Minero y el tema de conservación del ambiente. Mientras que en uno de los numerales de los artículos se cuestiona la tala indiscriminada de bosques, en otros se ratifica la línea de profundizar el extractivismo depredador del Motor Minero que no solo destruye bosques y vida sino que convertiría en piedra y polvo seco 22% del territorio nacional. La inconsistencia de la argumentación es tal que queda a la vista cuando compara un fenómeno natural, previsible, como el del Niño, con las consecuencias depredadoras que provoca la minería para el suministro de agua y electricidad.

Por otra parte la acusación de Golpe de Estado permanente contra el ejecutivo que según el MG Cliver Alcalá Cordones no tiene fundamento, busca justificar el decreto y abre paso de cumplirse a una represión indiscriminada. En todo caso, lo que sí está dicho allí, es que el gobierno considera, sin mencionarlo, que la única acción hoy visible, para que el pueblo evaluara su gestión y decida sobre su continuidad como es el Referendo Revocatorio, es un instrumento subversivo y lo iguala a las guarimbas. Rechaza de esta manera uno de los instrumentos democráticos más avanzados que tiene nuestra constitución. Rompe con el legado de Chávez en su obra instrumental más completa.

Al asimilar la puesta en marcha del Revocatorio con la destitución de Dilma Rousseff y la salida del PT del gobierno, la cúpula del PSUV desnuda toda la falacia de su discurso. Si lo que hubo en Brasil fue un “golpe” parlamentario forzando hasta la ilegalidad una cláusula constitucional, el Referendo Revocatorio no es una “opción” como se pretende desde el gobierno, es un derecho ciudadano que el Estado a través del CNE tiene el deber de facilitar, así lo ordena y muy explícitamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Pretendiendo anular ese derecho, la cúpula del gobierno y el PSUV actúa de la misma manera que los parlamentarios brasileños que forzaron la salida de Dilma. Y todavía peor, porque en nuestro caso, con el Revocatorio es el poder constituyente, el soberano, el pueblo venezolano el que evalúa y decide. No se le está conculcando un derecho a la cúpula de la MUD. Se le está negando un derecho al pueblo venezolano que es quien al final evalúa y decide con su voto si el presidente continúa o es revocado.

El viejo Marx, analizando el golpe de estado que derrocando a la República llevó a la asunción del sobrino de Napoleón como emperador, escribía al inicio de su trabajo El 18 Brumario de Luis Bonaparte la frase con la que encabezamos este texto. La pertinencia de esa imagen para relacionarla con la situación actual en Venezuela, está dada por el hilo rojo que recorre el decreto presentado por la nomenclatura gobernante: convierte el relato heroico y esperanzador con el que Chávez expresó la voluntad de independencia, soberanía y justicia de todo un pueblo, en su opuesto, una farsa grotesca para lograr imponer la permanencia en el gobierno, como sea, de una cúpula corrupta hoy cuestionada por la mayoría del país. La diferencia de la situación actual con aquella que analizaba Marx es que estas cúpulas han dado, con la sanción del decreto, un paso que los aleja todavía más del respaldo popular y los deja suspendidos en el aire

Los verdaderos bolivarianos, los chavistas sinceros, los socialistas democráticos, irreverentes y libertarios, ese pueblo que es la sangre y los nervios del Proceso Revolucionario, se enfrenta a un dilema, el apoyo al decreto de la ignominia o levantar la voz en la defensa irrestricta, de las garantías y derechos de la Constitución

- postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 19:00:39
postaporteñ@_______________________________

La izquierda tiene que repensar su aparato teórico y táctico

Entrevista a David Harvey

David Harvey, profesor de la City University de Nueva York, uno de los pensadores marxistas más prominentes de nuestro tiempo, se sentó con el activista colectivo AK Malabocas a discutir las transformaciones en el modo de acumulación capitalista, la centralidad del terreno urbano en las luchas de clase contemporáneas, y las implicancias de todo esto para la organización anti-capitalista.

Gallo Rojo, N° 1  mayo 2016

 enviado por Fernando Moyano

AK Malabocas: En los últimos 40 años, el modo de acumulación capitalista ha cambiado globalmente. ¿Qué significan estos cambios para la lucha contra el capitalismo?

DH: Desde una perspectiva macro, cualquier modo de producción tiende a generar un tipo distintivo de oposición, la cual es un espejo curioso de sí mismo. Si miras atrás, en los ’60 o ’70, cuando el capital estaba organizado en grandes formas corporativas, jerárquicas, tenías estructuras de oposición que eran corporativas, tipos sindicalistas de aparatos políticos. En otras palabras, un sistema fordista generaba una oposición de tipo fordista.
Con el quiebre de esta forma de organización industrial, particularmente en los países capitalistas avanzados, se terminaba con una configuración del capital mucho más descentralizada: más fluida sobre el espacio y el tiempo que lo pensado previamente. Al mismo tiempo veíamos el surgimiento de una oposición que está ligada a las redes, a la descentralización y a la que no le gusta la jerarquía y las formas previas de oposición de tipo fordista.
Así, que de una manera curiosa, las y los militantes de izquierda se reorganizan a sí mismos en el mismo modo en el que la acumulación del capital se reorganiza. Si entendemos que la izquierda es una imagen en espejo de lo que estamos criticando, entonces tal vez lo que debamos hacer es romper el espejo y salir de esta relación simbiótica con aquello que estamos criticando

MK:¿En la era fordista, la fábrica era el principal sitio de resistencia. Dónde podemos encontrarla ahora que el capital se ha movido lejos del piso fabril hacia el terreno urbano?

DH: Antes que nada, la forma fabril no ha desaparecido. Todavía encuentras fábricas en Bangladesh o en China. Lo que es interesante es cómo el modo de producción en las ciudades centrales cambió. Por ejemplo, el sector logístico se ha expandido: UPS, DHL y todos sus trabajadores y trabajadoras están produciendo valores enormes hoy en día. En las últimas décadas, un gran cambio tuvo lugar en el sector servicios también: los más grandes empleadores de mano de obra en la década de 1970 en los Estados Unidos eran General Motors, Ford y US Steel. Los más grandes empleadores de mano de obra hoy son Mc Donalds, Kentucky Fried Chicken y Wal-Mart. Antes, la fábrica era el centro de la clase obrera, pero hoy encontramos a la clase obrera más que nada en el sector servicios. ¿Por qué diríamos que producir autos es más importante que producir hamburguesas? Desafortunadamente la izquierda no se siente cómoda con la idea de organizar a los trabajadores y trabajadoras de la comida rápida. Su imagen de la tradicional clase obrera no encaja con la producción de valor de los trabajadores y trabajadoras de servicios, los de distribución, de restaurants, de los supermercados. El proletariado no desapareció, pero hay un nuevo proletariado que tiene características diferentes del que tradicionalmente la izquierda solía identificar como la vanguardia de la clase trabajadora. En este sentido, las y los trabajadores de Mc Donalds se convirtieron en las y los trabajadores metalúrgicos del siglo XX.

MK: ¿Si esto es lo que es el nuevo proletariado, cuáles son los lugares desde organizar la resistencia hoy?

DH: Es muy difícil de organizar en los lugares de trabajo. Por ejemplo, las y los trabajadores de la distribución se mueven de un lado a otro. Así que esta población tal vez podría organizarse mejor fuera del lugar de trabajo, quiero decir, en sus estructuras barriales. Hay una frase interesante en el trabajo de Gramsci de 1919 que dice que organizarse en el lugar de trabajo y tener concejos fabriles está muy bien, pero que deberíamos tener también concejos en los barrios también. Y los concejos de los barrios, dijo, tienen un mejor entendimiento de lo que son las condiciones de toda la clase trabajadora, comparado con el entendimiento sectorial de la organización en el lugar de trabajo. Las organizadoras y organizadores fabriles solían saber muy bien lo que un trabajador metalúrgico era, pero no entendían lo que el proletariado era como un todo. La organización barrial habría incluido, por ejemplo, a los trabajadores y trabajadoras de la limpieza urbana, de la distribución y las trabajadoras doméstica. Gramsci nunca tomó esto y dijo: "Vamos! el Partido Comunista debería organizar asambleas barriales"

 No obstante, hay algunas excepciones en el contexto europeo donde los partidos comunistas organizaron, de hecho, concejos barriales, porque no podían organizarlos en las fábricas, por ejemplo en España. En la década de 1960 esta era una forma de organización muy poderosa. Por ello, como he discutido por un largo tiempo, deberíamos ver la organización barrial como una forma de organización de la clase. Gramsci sólo lo mencionó una vez en sus escritos y nunca lo desarrolló más en profundidad. En Gran Bretaña en los ’80, hacía formas de organización laboral en plataformas a lo largo de la ciudad, sobre la base de concejos de oficios, que estaban haciendo lo que Gramsci sugirió

Pero dentro del movimiento sindical, estos concejos siempre fueron mirados como formas inferiores de organización laboral. Nunca se los trató como un componente fundacional de cómo el movimiento sindical debería operar.
De hecho, ocurrió que los concejos de oficios fueron a menudo mucho más radicales que los gremios tradicionales y eso era porque estaban basados en las condiciones de toda la clase trabajadora, no sólo de los sectores más privilegiados de la clase. Así, al punto de que estos tenían una definición mucho más amplia de la clase, los concejos tendieron a darse políticas mucho más radicales

Pero esto nunca fue valorado por el movimiento sindical en general, siempre fue mirado como un espacio en el que lxs radicales podían actuar. Las ventajas de esta forma de organización son obvias: supera la brecha entre organizarse de manera sectorial, incluye todas las formas de trabajo "desterritorializado" y es muy adaptable a nuevas formas de organizaciones comunitarias y de base asamblearia, como Murray Boockchin planteó, por ejemplo.


MK: En las recientes oleadas de protesta -en España y Grecia, por ejemplo, o el movimiento Occupy- puedes encontrar esta idea de "localizar la resistencia". Pareciera que estos movimientos tienden a organizarse alrededor de cuestiones de la vida cotidiana, más que en torno a grandes cuestiones ideológicas en las que la izquierda tradicional solía enfocarse.


DH: Por qué dirías que organizarse alrededor de la vida cotidiana no es una de las grandes cuestiones. Yo creo que es una de las grandes cuestiones. Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, y la vida cotidiana urbana es a lo que la gente está expuesta y en lo que encuentra dificultades. Estas dificultades residen tanto en la esfera de realización del valor como en la esfera de la producción del valor. Este es uno de mis más importantes argumentos teóricos: todo el mundo lee el Volumen I del Capital y nadie lee el Volumen II. El Vol. I es acerca de la producción del valor, el II es sobre la realización del valor. Al enfocarse en el Vol. II, puedes ver claramente que las condiciones de realización son tan importantes como las de producción. Marx a menudo hablaba de la necesidad de ver al capital como la unidad contradictoria entre la producción y la realización. Donde el valor es producido y donde es realizado son dos cosas diferentes

Por ejemplo, mucho valor es producido en China y, de hecho, es realizado por Apple o por Wal-Mart en los Estados Unidos. Y, por supuesto, la realización del valor trata de la realización del valor por medio de costoso consumo de la clase obrera. El capital puede conceder salarios más altos en el punto de la producción, pero luego los recupera en el punto de la realización por el hecho de que los trabajadores y trabajadoras tienen que pagar alquileres y gastos de vivienda más elevados, costos de teléfono, tarjetas de crédito y así sucesivamente

Así que las luchas de clase en torno a la realización, alrededor de viviendas más baratas por ejemplo, son tan significativas para la clase trabajadora como las luchas acerca de salarios y condiciones de trabajo. Cuál es el punto de tener un salario más alto si te es inmediatamente extraído en términos de gastos más elevados para tener un techo?

En su relación con la clase trabajadora, los capitalistas han aprendido hace mucho que pueden hacer un montón de dinero recuperando lo que antes habían entregado. Y, al punto que -particularmente en los 60 y 70- los trabajadores se empoderaron de manera creciente en la esfera del consumo, así que el capital comienza a concentrar mucho más en extraer valor a través del consumo

Así que las luchas en la esfera de la realización, que no eran tan fuertes en los tiempos de Marx, y el hecho de que nadie lea el maldito libro (Vol. II), es un problema para la izquierda convencional. Cuando vos me decís: "¿cuál es el problema macro aquí?"- bueno, ¡esto es un problema macro! La concepción del capital y la relación entre producción y realización. Si no ves la unidad contradictoria entre ambos entonces no vas a tener la imagen completa. Tiene lucha de clases escrita todo alrededor y no puedo entender por qué un montón de marxistas no logran ver cuán importante es esto.
El problema es cómo entendemos a Marx en el 2015. En los tiempos de Marx, la extensión de la urbanización era relativamente conveniente y el consumo de la clase trabajadora era casi inexistente, así que de lo único que Marx tenía que hablar era acerca de la clase trabajadora arreglándoselas para sobrevivir con un salario magro y cómo eran bastante sofisticados para hacerlo. El capital los dejaba hacer con sus propios dispositivos lo que les gustaba.
Pero hoy en día, vivimos en un mundo en el que el consumo es responsable de casi el 30 % de la dinámica de la economía global; en EE UU llega al 70 %.

Así que ¿por qué estamos aquí sentados y diciendo que el consumo es casi irrelevante, pegándonos al Volumen I y hablando acerca de la producción en lugar del consumo? Lo que hace la urbanización es forzarnos a cierto tipo de consumo, por ejemplo: tienes que tener un auto. Y tu estilo de vida está dictado en muchos sentidos por la forma que toma la urbanización. Y de nuevo, en los tiempos de Marx esto no era significativo, pero en nuestros días es crucial. Tenemos que amigarnos con formas de organización que de hecho reconozcan este cambio en la dinámica de la lucha de clases.
Los grupos que marcaron los recientes movimientos con su estilo, viniendo de tradiciones anarquistas y autonomistas, están mucho más metidos en la política de la vida cotidiana, mucho más que las y los marxistas tradicionales.
Les tengo mucha simpatía a las y los anarquistas, tienen una mucha mejor línea en este tema, precisamente al lidiar con la política del consumo y su crítica acerca de lo que el consumo es. Parte de su objetivo es cambiar y reorganizar la vida cotidiana alrededor de nuevos y diferentes principios

Así que creo que esto es un punto crucial hacia el cual mucha de la acción política debería ser dirigida en estos días. Pero desacuerdo con vos cuando decís que esta no es una "gran cuestión".


MK: Así que, mirando ejemplos de Europa del Sur -redes de solidaridad en Grecia, auto-organización en España o Turquía- parece ser muy crucial para construir movimientos sociales alrededor de la vida cotidiana y las necesidades básicas en estos días. ¿Ves esto como un acercamiento promisorio?

DH: Creo que es muy promisorio, pero hay una clara limitación ahí, lo que es un problema para mí. La propia limitación es la reticencia para tomar el poder en algún punto. Bookchin, en su último libro, dice que el problema con las y los anarquistas es su negación del significado del poder y su inhabilidad para tomarlo. Bookchin no va tan lejos, pero yo creo que es su rechazo a ver al Estado como un posible aliado hacia la transformación radical. Hay una tendencia a considerar al Estado como enemigo, el enemigo al 100 %. Y hay muchos ejemplos de estados represivos fuera del control público en el que este es el caso

No hay duda: el estado capitalista debe ser combatido, pero sin dominar el poder del estado y sin tomarlo, pronto vuelves a la historia de lo que pasó por ejemplo en 1936 y 1937 en Barcelona y luego en toda España. Al rechazar tomar el Estado en un momento en el que tenían el poder para hacerlo, los revolucionarios y revolucionarias de España permitieron que el estado volviera a caer en las manos de la burguesía y del ala estalinista del movimiento comunista. Y el estado se reorganizó y aplastó la resistencia.


MK: Eso puede ser cierto para el estado español en la década de 1930, pero si miramos al estado neoliberal contemporáneo y el retroceso del estado de bienestar, ¿qué queda de estado para conquistar, para aprovechar?

DH: Para empezar, la izquierda no es muy buena para responder la pregunta de cómo construimos infraestructura masiva. ¿Cómo construirá la izquierda el puente de Brooklyn, por ejemplo? Toda sociedad reposa sobre grandes infraestructuras, infraestructuras para toda una ciudad, como el suministro de agua, electricidad, etc. Yo creo que hay una gran reticencia dentro de la izquierda para reconocer que necesitamos diferentes formas de organización.
Hay áreas del aparato de estado, aún del aparato de estado neoliberal, que son terriblemente importantes; el centro de control de enfermedades, por ejemplo. ¿Cómo respondemos a epidemias globales como el Ébola o similares? No puedes hacerlo al modo anarquista del "hazlo tu mismo o tú misma"

Hay muchas instancias en las que necesitas alguna forma de infraestructura de tipo estatal. No podemos confrontar el problema del calentamiento global a través de formas descentralizadas de confrontación y actividades solamente.
Un ejemplo que es frecuentemente mencionado, a pesar de sus muchos inconvenientes, es el Protocolo de Montreal para enfrentar el uso de clorofuorocarbono en heladeras para limitar la afectación de la capa de ozono. Fue reforzada de manera exitosa en los ’90 pero necesitó de un tipo de organización que es muy diferente a aquella que proviene de una política basada en asambleas.


MK: Desde una perspectiva anarquista, yo diría que es posible reemplazar aún instituciones supranacionales como la OMS con organizaciones confederales que serían construidas de abajo hacia arriba y que eventualmente arribarían a una toma de decisiones global.


DH: Quizás a un cierto grado, pero tenemos que ser conscientes de que siempre habrá algún tipo de jerarquías y de que siempre enfrentaremos problemas como la responsabilidad o el recurso correcto. Siempre habrá relaciones complicadas entre, por ejemplo, gente lidiando con el problema del calentamiento global desde el punto de vista del mundo como un todo y desde el punto de vista de un grupo que está en el territorio, digamos, en Hanover o similar, y que se pregunta, por qué debería escuchar lo que ellxs están diciendo?

MK: Entonces, ¿crees que esto requeriría alguna forma de autoridad?

DH: No, va a haber estructuras de autoridad de cualquier modo, siempre las habrá. Nunca he estado en una reunión anarquista en la que no hubiera una estructura de autoridad secreta. Está siempre esa fantasía de todo siendo horizontal, pero me siento, miro y pienso, "oh dios, hay toda una estructura jerárquica acá pero está encubierta"

MK: Volviendo a las protestas recientes alrededor del Mediterráneo, muchos movimientos se han concentrado en luchas locales. ¿Cuál es el siguiente paso hacia la transformación social?

DH: En algún punto tenemos que crear organizaciones que sean capaces de ensamblar y reforzar el cambio social en una escala más amplia. Por ejemplo, será ¿Podemos en España capaz de hacer eso? En una situación caótica como las crisis económicas de los últimos años, es importante que la izquierda actúe. Si la izquierda no lo hace, entonces la derecha será la siguiente opción. Yo pienso -y odio decirlo- que la izquierda tiene que ser más pragmática en relación a las dinámicas que están ocurriendo ahora.

MK: ¿Más pragmática en qué sentido?

DH: Bueno, ¿por qué apoyé a SYRIZA aunque este no fuera un partido revolucionario? Porque abría un espacio en el que algo diferente podía pasar y eso era una movida progresiva para mí. Es un poco como Marx diciendo: el primer paso hacia la libertad es la limitación de la duración de la jornada de trabajo.

Demandas muy estrechas abren un espacio para resultados más revolucionarios, y aún cuando no hay ninguna posibilidad para ningún resultado revolucionario, tenemos que buscar soluciones de compromiso que sin embargo se apartan del sinsentido de la austeridad neoliberal y abren el espacio en el que nuevas formas de organización pueden tener lugar.
Por ejemplo, sería interesante si Podemos buscara organizar formas de confederalismo democrático, porque en cierto modo Podemos surgió de un montón de reuniones de tipo asambleario teniendo lugar a lo largo de España, así que tienen mucha experiencia con ese tipo de estructura.
La cuestión es cómo conectarán la forma asamblearia a formas más permanentes de organización, en relación a su creciente posición como un partido fuerte en el parlamento. Esto también vuelve a la pregunta de la consolidación del poder: tienes que encontrar maneras de hacerlo, porque si no la burguesía y el capitalismo corporativo van a encontrar modos de reafirmarse y tomar nuevamente el poder.

MK:¿Qué piensas acerca del dilema de las redes de solidaridad llenando el vacío que dejó la retirada del estado de bienestar e indirectamente convirtiéndose en un aliado del neoliberalismo en ese sentido?

DH: Hay dos formas de organizarse. Una es el vasto crecimiento del sector ONG, pero mucho de eso está financiado de manera externa, no son organizaciones de base, y eso no se acerca a la cuestión de los grandes donantes que marcan la agenda, la cual no será una agenda radical. Aquí nos acercamos a la privatización del Estado de bienestar

Esto me parece que es muy diferente políticamente a las organizaciones de base en las que la gente dice "Ok, el estado no se ocupa de nada, así que vamos a tener que hacernos cargo de nosotros y nosotras mismas" Esto me parece que tiende a formas de organizaciones de base con un status político muy diferente.


MK:Pero ¿cómo evitar llenar esa brecha al ayudar, por ejemplo, a gente desempleada para que no sean exprimidos por el estado neoliberal?


DH: Bueno, tiene que haber una agenda anti-capitalista, para que cuando el grupo trabaje con gente todo el mundo sepa que no se trata sólo de ayudarla a arreglárselas sino que hay todo un intento organizado de tratar de cambiar políticamente el sistema en su integralidad. Esto quiere decir tener un proyecto político muy claro, lo cual es problemático con tipos de movimientos no centralizados, no homogéneos, donde alguna gente trabaja de un modo, otra trabajan de manera diferente y no hay ningún proyecto colectivo en común.
Y esto se conecta con la primera pregunta que hiciste: no hay coordinación acerca de lo que son los objetivos políticos. Y el peligro es que sólo estés ayudando a la gente a arreglárselas y que no haya política saliendo de ahí. Por ejemplo, Occupy Sandy ayudó a la gente a volver a sus casas e hizo un maravilloso trabajo, pero en última instancia, hicieron lo que la Cruz Roja y los servicios de emergencia federales deberían haber hecho.

MK: El fin de la historia parece haber pasado de largo. Mirando las condiciones actuales y los ejemplos concretos de lucha anti capitalista, ¿piensas que "ganar" es todavía una opción?

DH: Definitivamente; y más aún, tienes fábricas ocupadas en Grecia, economías solidarias a través de cadenas productivas siendo forjadas, instituciones de democracia radical en España y muchas cosas hermosas ocurriendo en muchos otros lugares. Hay un crecimiento saludable del reconocimiento de que necesitamos ser mucho más amplios y amplias en lo que concierne a la política en todas esas iniciativas

La izquierda marxista tiende a desdeñar un poco estas cosas y creo que está equivocada. Pero al mismo tiempo no creo que ninguna de estas cuestiones sea lo suficientemente grande en sí misma como para lidiar con las estructuras fundamentales de poder que necesitan ser desafiadas. Aquí hablamos de nada menos que del Estado. Así que la izquierda debe repensar su aparato teórico y táctico.

FM - postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 18:50:13
postaporteñ@_______________________________

Brasil / RETRATO DE UNA UTOPÍA RETRÓGRADA

El nuevo gobierno Temer está tomando decisiones desconcertantes que lo colocan en una posición de notable fragilidad. La impresión inicial es que se trata de un gobierno sin rumbo claro, tironeado por políticos deslegitimados que lo pueden llevar al naufragio.

Raúl Zibechi

Brecha, n° 1592  Montevideo, 20-5-2016

El flamante Ejecutivo de Brasil está tomando decisiones desconcertantes que lo colocan en una posición de notable fragilidad. La impresión inicial es que se trata de un gobierno sin rumbo claro, tironeado por políticos deslegitimados que lo pueden llevar al naufragio.

De los 23 ministros que integran el gabinete del presidente interino Michel Temer, siete están procesados o investigados por delitos de corrupción, mientras que otros 12 recibieron donaciones de empresas vinculadas al escándalo de lavado de dinero de Petrobras.

La contumacia y la continuidad de la corrupción destrozan el argumento principal de quienes se empeñaron en destituir a Dilma Rousseff. Es, apenas, un síntoma de los retrocesos que encarna el nuevo gobierno. Buena parte de los ministros que integran el gabinete Temer han sido antes ministros de Rousseff. Es otra forma de corrupción: saltaron de un barco que se venía a pique para abordar otro que, esperan, siga navegando pese a las tempestades que jalonan la política brasileña. Corrupción, sinónimo de putrefacción

Hasta la Orden de Abogados de Brasil (OAB), ferviente promotora de la destitución de Rousseff, se manifestó contra la presencia de dos ministros en el gabinete que son investigados por corrupción, los de Planeamiento y de Turismo, afirmando que “quien sea investigado en la Operación Lava Jato no puede ser ministro de Estado” (Valor, sábado 14)

Tres crisis en una

La salida del PT, después de 13 años en el gobierno, se produce en medio de la mayor crisis económica de la historia nacional. El editorial del Financial Times, el mismo día de la destitución de Rousseff, se muestra escéptico de que Temer, de 75 años, sea capaz de lidiar con las tres crisis que enfrenta Brasil: la económica, la ética y la que provoca el sistema político

Según el diario londinense, urge estabilizar la economía apoyando a la industria privada, ya que las inversiones colapsaron durante la larga agonía del impeachment y el crédito se desmorona. Las acusaciones de corrupción que afectan a buena parte del Congreso pueden debilitar al recién nacido gobierno tanto como la situación de la economía, dice. “Temer debe permitir que las investigaciones sigan su curso –razona el diario de la City británica–, aunque eso lo deje expuesto, puesto que cualquier otra actitud va a corroer su magro apoyo popular.”

La tercera crisis deriva de la increíble fragmentación política que ha hecho de la democracia presidencialista brasileña una de las más complejas en el mundo, volviendo casi imposible lidiar con un arco parlamentario que incluye la friolera de 30 partidos

No será sencillo que el interinato consiga el primer objetivo. Los otros dos están fuera de su alcance. El panorama que presentan las cámaras, el principal apoyo institucional de Temer, es desolador: 313 de los 503 diputados están procesados o acusados; en la misma situación figuran 49 de los 81 senadores. El defenestrado Eduardo Cunha, el archicorrupto ex presidente de la Cámara de Diputados, nombró esta semana tres cargos en el gobierno, pese a estar apartado de sus funciones por orden del Supremo Tribunal Federal.

El caso más grotesco es el del diputado André Moura, escogido por Temer como líder del oficialismo en la Cámara de Diputados y considerado una suerte de brazo derecho de Cunha, pese a pertenecer a un pequeño partido que cuenta con apenas nueve diputados. Moura tiene tres juicios en el Supremo, no sólo por corrupción (peccata minuta a esta altura) sino también por tentativa de homicidio, según reveló Folha de São Paulo el mismo día de su nombramiento.

El prontuario de Moura es alarmante. Fue alcalde del pequeño municipio de Pirambú, en Sergipe, cargo que aprovechó para apropiarse de alimentos y celulares y para poner a su servicio una flota de vehículos con sus respectivos conductores. Según la Policía Civil, cuatro encapuchados dispararon sobre la residencia de su sucesor en la alcaldía hiriendo a un vigilante, ya que se negó a entregarle un millón de reales para su campaña electoral para diputado por Sergipe

Futuro conflictivo

Que Temer no haya sido capaz de poner distancias con Cunha revela como mínimo dos graves problemas: que forma parte de la misma camada de corruptos y que tiene miedo del ventilador que puede encender el ex presidente de la Cámara en caso de ser procesado.

Aunque grave, el paso dado por Temer es apenas una pequeña muestra del camino que está comenzando a transitar. La periodista Eliane Brum lo resume en tres frases: “Sólo blancos, sólo viejos, sólo hombres. Ninguna mujer, ningún negro. Ese retrato es una imagen poderosa porque no representa al Brasil actual”, sostiene al analizar el nuevo gabinete (El País, lunes 16). Temer cerró el Ministerio de Cultura. Una decisión no sólo polémica sino que muestra un deseo de volver al pasado.

El cientista político André Singer, portavoz del primer gobierno de Lula, lo dice sin vueltas: “Con la traumática caída del lulismo se interrumpe una vez más el intento –en el fondo el mismo de Getúlio Vargas– de integrar a los pobres a través de una extensa conciliación de clases. Venció nuevamente la fuerte resistencia nacional a cualquier tipo de cambio verdaderamente civilizatorio. Incluso el más moderado y conciliador” (Folha de São Paulo, 15-V-16). Pero el Brasil de hoy es bien distinto de aquel de 1954 que empujó a Vargas al suicidio.

De algún modo, el gobierno interino puede interpretarse como un intento de frenar los avances de las clases subalternas, de reconstruir un orden agrietado, una utopía acariciada por las clases dominantes a lo largo de la historia. Pero esa utopía, como lo muestran los dos siglos posteriores a la revolución francesa, nunca consiguió aterrizar sus sueños, porque eran pesadillas para la inmensa mayoría de la sociedad. Es difícil imaginarse un Brasil sin Bolsa Familia, sin cuotas raciales en las universidades o, como recuerda Brum, regresar a un país donde “los estudiantes de las escuelas públicas aceptaban en silencio la violación de sus derechos más elementales”.

Brasil está ante cambios invisibles, profundos, demoledores. No tanto desde 2003, cuando Lula llegó a Planalto, sino desde 2013, cuando millones de jóvenes ganaron las calles luchando contra la desigualdad. Primero en San Pablo, luego en Goiás y Rio de Janeiro, en estos momentos en Porto Alegre y Ceará, cientos de colegios secundarios fueron tomados y gestionados por jóvenes de 13 a 17 años. Sabemos lo que esto significa: una nueva generación de militantes sociales llama a las puertas del escenario político dispuesta a moverlo todo, a trastocar los planes de los poderosos

En tanto, la vieja clase política se muestra incapaz de comprender el mundo real. El nuevo ministro de Relaciones Exteriores, el socialdemócrata aliado de Washington José Serra, declaró que Brasil hará acuerdos bilaterales porque “el multilateralismo de la última década fracasó”. El país cuyo primer socio comercial es China y tiene estrechas relaciones con Asia puede tener problemas serios si insiste en la senda anunciada por su canciller

 

 “Vivimos un cambio de era, y no de coyuntura, eso explica la caída de Dilma"

Entrevista a José Correia Leite

(Docente en ciencias políticas, militante del PSOL)

Gabriel Brito, de la Redacción Correio da Cidadania, 13-5-2016

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

Dilma cayó, Temer asumió y un clima de incertidumbre se cierne sobre el país. Si, de un lado, las manifestaciones que respaldaron el impeachment no se repitieron siquiera mínimamente después del logro, de otro lado, la reacción de los sectores progresistas, dentro y fuera del lulismo, todavía es confusa. Para analizar el intrincado momento histórico, Correio da Cidadania conversó José Correia Leite que liga la  inestabilidad brasileira a un cuadro mundial no muy diferente de crisis sin soluciones.

-Correio da Cidadania: ¿Cuáles los elementos centrales de la crisis política de este período que llevaran a la caída de Dilma?

José Correa Leite: Son dos elementos básicos de partida. El primero dice respecto a la naturaleza de lo que ocurrió. No tengo duda de que fue un golpe institucional, que está en la secuencia de un proceso visto en otros países de América Latina, como Honduras en 2009 y Paraguay en 2012. Gobiernos electos por el voto popular son sustituidos por articulaciones de ocasión de las oligarquías, para derribar legalmente al presidente. Por tanto, frustran la voluntad y soberanías populares, al ver presidentes electos cambiados por oligarcas. Es la primera caracterización. Está de acuerdo con los cambios institucionales del continente en las últimas décadas, en que los militares ya no son la columna vertebral del conservadurismo, pero, si, las instituciones políticas y los grandes medios de prensa.

El segundo elemento central que parece definidor es que tenemos el agotamiento del ciclo petista, que corresponde a un cambio de período. No es simplemente el cambio de coyuntura, sino de período histórico, en sintonía con el mismo cambio de período histórico de América Latina. El período de reformas neoliberales de los años ’80 y ’90 generó resistencias populares, que cavaron expresándose en casi todos los países, gobiernos que se decían “antineoliberales”, o con mandatos de tal orientación. Partidos de izquierda fueron capaces de galvanizar el descontento con las políticas neoliberales y llegar a los gobiernos.

Raramente tales gobiernos hicieron rupturas con la orientación política neoliberal. Tuvieron el carácter de gobiernos que aplicaron políticas que podríamos definir como de redistribución neo-extractivista. O sea, en la nueva división internacional del trabajo cupo a los países latinoamericanos el papel de ofrecer commodities, materias primas agrícolas más baratas, para el avance de la industrialización asiática. En Brasil eso fue muy claro, inclusive con énfasis no sólo en la exportación de minerales de hierro, productos agropecuarios, sino también con la extracción de petróleo el pré-sal. Al mismo tiempo, se aplicaron políticas redistributivas. Los fondos venidos de tales exportaciones eran parcialmente derivados hacia políticas de redistribución del ingreso, que tuvieron impacto positivo en el combate a la pobreza, principalmente por la inserción de capas de la población en el mercado de consumo.

Ahora volvemos, en muchos lugares, a la aplicación de la política neoliberal plena. Significa un esfuerzo de reversión de elementos progresistas anteriores. Para la izquierda del continente que vivió 15 años en un ambiente rosa, es un cambio sustancial. Es lo que va a ocurrir en Brasil.

-Correio da Cidadania: ¿Por tanto, es el cambio de era, más allá de la coyuntura, lo que explica la transición forzada y hasta golpista, del poder al PMDB y evita el fardo de presentar tal programa en una disputa electoral?

José Correa Leite: Temer recibe un mandato para combatir la recesión económica con el programa que Dilma no conseguía llevar adelante. Es un gobierno vinculado ante todo al capital financiero y al agro-negocio sin elementos reformistas como antes. Es un gobierno de carácter conservador. Eso queda claro en el gabinete ministerial, que tiene la emblemática figura del ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, comprometido aquí en San Pablo con el escamoteo de informaciones básicas de seguridad pública. Ni siquiera informaciones de homicidios se logra obtener con tal figura. De los 21 ministros, dos son investigados por corrupción y siete son citados por las investigaciones de la Operación Lava Jato. Estamos, por tanto, lidiando con un grado enorme de gansterismo.

Es un gobierno que tiene un corte claramente conservador y al mismo tiempo no marca una ruptura tan profunda con el bloque de poder, cambiando al PT y PC do B por el PSDB y DEM. Así, muchos problemas que marcaron la política institucional permanecen. Eso hace con que podamos prever un escenario de inestabilidad, porque en principio el mandato viene con políticas muy impopulares: corte de gastos sociales, ajuste fiscal, congelamiento salarial...

No obstante, tales políticas tienen un precio electoral. Y no me parece que la base de sustentación del gobierno se disponga a promover políticas. Así, tendremos la continuidad de la inestabilidad política, pero, bajo un gobierno conservador.

Esta inestabilidad también se hace presente por las cuestiones pendientes sobre la salida de Dilma -decisión del Supremo Tribunal Federal- y por la eventual divulgación de nuevas cuestiones de la Operación Lava Jato.

Así, la política económica de corte liberal más claro puede provocar reacciones populares en las calles, movilizaciones importantes. Pienso que estas coordenadas diseñan lo que podemos esperar del gobierno Temer.

-Correio da Cidadania: ¿Sobre el agotamiento del ambiente rosa y la venida de una nueva derecha a retomar viejos ciclos, que vislumbra usted en la economía en este momento?

José Correia Leite: No da para retomar viejos ciclos. El cuadro internacional es muy desfavorable, no sólo en América Latina sino en el mundo en general. Desde 2008, el crecimiento es bajo en todas las regiones del planeta. Necesariamente, el capitalismo tendrá que inventar alguna cosa nueva. A medio y largo plazo, la aplicación de políticas neoliberales tiende a generar procesos mucho más recesivos.

Es muy difícil visualizar las alternativas posibles dentro del sistema. En toda parte, el dominio del capital financiero sigue imbatible. El bloque del poder no se alteró en el mundo. Tenemos una continuidad de políticas neoliberales, con una gran capacidad de crecimiento. De ese modo, podemos especular sobre eventuales salidas todavía más conservadoras, como se ve con la derecha xenófoba de Europa o con  Donald Trump en los Estados Unidos. Significarán políticas más nacionalistas, más de corte autoritario.

En el caso brasilero, es difícil que este tipo de nacionalismo gane terreno. Podemos tener un conservadurismo de naturaleza antisocial más establecido. Pasaría por el sustancial fortalecimiento de la figura de un Bolsonaro en la próxima elección en 2018. Pero todavía es especulación.

-Correio da Cidadania: Todavía dentro del contexto económico, recientemente, el analista político argentino Jorge Benstein teorizó que la derecha que retorna al poder a través de figuras como Macri en Argentina no es igual a la derecha tradicional de los años ’90, además de optimista tendría fundamentos económicos más sólidos. Sería algo más “nihilista”, una “lumpen burguesía”, lo que en cierta medida coincide con la columna de Jânio de Freitas en Folha de Sâo Paulo de este jueves. Gobierno al servicio de los que siempre tuvieron más, quieren todo de una vez y punto final.

José Correia Leite: Sí, es una derecha con intereses completamente particularistas. En ese sentido, es interesante recuperar el análisis de Marcos Nobre, de la Unicamp (Universidad de Campinhas) que estudia al PMDB. Según él, FHC (Fernando Henrique Cardoso) y Lula gobernaron con macro-coaliciones, grandes articulaciones de gobierno capaces de incorporar múltiples intereses particularistas a una orientación general. Y Dilma, frente a la crisis internacional, intentó alterar el cuadro de forma tecnocrática, lo que dio mal. Intentó, por ejemplo, mezclar un trípode macroeconómico, lo que sería una alternativa progresista, pero no fue capaz de consolidar una nueva orientación política para su gobierno. Al hacer eso se confrontó con intereses muy poderosos del capitalismo financiero global.

La pregunta que queda es: ¿será posible que en el próximo período exista una orientación política de la burguesía con capacidad hegemónica, de modo de reunificar múltiples sectores de la clase dominante y de la sociedad en torno de una orientación? Parece que no.

En ese sentido, y de acuerdo con el análisis de Benstein, asistimos en Brasil y en América Latina a una lucha desesperada de cada sector por su propia sobrevivencia. Y la disputa por las migajas en un cuadro en que la mesa está quedando más chica. Es un elemento importante para entender porque Dilma cayó. No es algo inmediato. Ella, aparentemente, implementaba la continuidad de la política de Lula. Pero de hecho ella intentó darle estabilidad al gobierno con una continuidad de la política de FHC de contención macro-económica, lo que mantenía al capital financiero dócil.

-Correio da Cidadania: ¿Cuánto hay de oposición de izquierda, cómo debería actuar, dentro o fuera de la institucionalidad?

José Correia Leite: La recomposición de la izquierda es un proceso que lleva tiempo, e incluso los reposicionamientos tácticos demoran, por ejemplo, los petistas todavía de mueven lentamente. Hay un vacío en la orientación petista, dado que la propia Dilma es una figura difícil de lidiar. Pero Lula, ya hace tiempo, trabaja con la idea de quedar en la oposición y prepararse para la disputa de 2018. En ese sentido, los petistas están construyendo una narrativa de lo que está pasando y cuál fue la naturaleza del golpe, con el fin de disputar una adhesión de masas. Eso busca consolidar su base social, que subsiste, e intentar preparar una nueva disputa más adelante.

Es una alternativa esencialmente falsa, al decir que el gobierno fue derrocado por sus cualidades, por haber promovido la inclusión, la reducción de la desigualdad, etc. Existieron tales elementos en la política, pero la disputa y la caída de Dilma se dio dentro de un cuadro en el cual la orientación era muy conservadora, con profundas políticas de ajuste.

Es evidente que el ciclo petista deja un legado de reducción de las desigualdades sociales en el país por la inclusión de sectores antes marginados del mercado como consumidores. Por tanto, refuerza una serie de características conservadoras, cuya expresión más paradojal es la teología de la prosperidad de las iglesias pentecostales. Personas que viven bajo tal creencia y fueron “bendecidos” por esas políticas económicas, atribuyen la mejoría de su situación a dios, y no a las políticas económicas.

Por tanto, el legado es contradictorio. Claro que el PT y sus partidos satélites van a pasar a la oposición con un punto de vista progresista. Van a colocarse como izquierda que combate al gobierno de la derecha. Es el balance de los gobiernos Lula y Dilma que venderán. Eso coloca para la izquierda que combatió el proyecto petista, hoy más visible en el PSOL (Partido Socialismo y Libertad), la tarea de conseguir llevar adelante un proceso de recomposición, de construcción de nuevas referencias, otro proyecto de poder para la sociedad brasilera, capaz de materializar un bloque histórico popular, con el fin de enfrentar las tareas pendientes, como las grandes reformas estructurales en la sociedad brasilera.

No será la afirmación de una izquierda sólo a partir de lo nuevo. Tendrá que ser capaz de incorporar, además de las nuevas generaciones políticas, a una parte de aquellos que se identificaron en el pasado con las políticas de Lula y Dilma. Tendrá que ser capaz de conducir luchas de frente único, de dialogar con sectores del antiguo bloque histórico. Para dar un ejemplo concreto: una de las cosas que delinean en el gobierno Temer es la desvinculación presupuestaria de la educación y la salud. Claro que tiene un carácter de corte de inversiones sociales.

Para combatir este proyecto, el PSOL, el PCB (Partido Comunista Brasilero) y el PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificado) pueden estar juntos en las calles junto al PT, el PCdoB (Partido Comunista del Brasil) y el PDT (Partido Democrático Laborista); lucharan juntos contra las políticas antisociales del gobierno temer. Así, habrá una reeducación de la militancia que se forjó en los últimos 15 años de luchas contra el gobierno del PT y sus aliados. Por lo tanto, es un giro político importante, pues tendremos algunas luchas de frente único al lado de sectores que eran gobierno hasta hace poco. Va a causar extrañeza en una militancia joven que pasó toda su vida política bajo los gobiernos del PT. Una generación que desarrolló conciencia en una época que los gobiernos petistas aplicaba políticas regresivas en varios aspectos.

Otro aspecto es que el PT tendrá que ser oposición en las calles también, terreno donde no sabemos exactamente lo que sobrevivió del partido, después de tanto tiempo en la institucionalidad. ¿Cuál el poder de convocatoria de organizaciones como la CUT (Central Única de los Trabajadores) y la UNE (Unión Nacional de Estudiantes) como oposición? Tendremos varios test políticos en que veremos con precisión cual reposicionamiento político del petismo en la lucha de clases brasilera. En principio, será una oposición de izquierda a un gobierno de derecha, aunque todavía una izquierda bastante color rosa, con colores muy pálidos luego de su pasaje por el gobierno.

Y también muy comprometida con la campaña de Lula en 2018, figura que es blanco de una destrucción de la derecha, pero que mantiene un apoyo popular importante. Sabemos que el proyecto de Lula es extremamente moderado, un proyecto donde todos ganan, desde los banqueros a los beneficiarios del Bolsa Familia. Algo así ya se mostraba impracticable en el primer mandato de Dilma, en función de la profundidad de la crisis. Es otro elemento de disputa entre la izquierda socialista y el petismo en el próximo período.

Todo eso hace parte de una disputa narrativa y un balance de lo que pasó en Brasil y en América Latina en la última década y media. La izquierda socialista apunta, por encima de todo, a la insuficiencia de las políticas del lulismo. El petismo va a enfatizar los logros obtenidos bajo los gobiernos de Lula y Dilma. Tal disputa de narrativa es clave para el futuro de la izquierda brasilera. Definirá cual fuerza de izquierda socialista en el próximo período.

-Correio da Cidadania: ¿Vislumbra la posibilidad de que la idea de elecciones generales gane fuerza en el sentimiento popular?

José Correia Leite: Para completar, tendremos que saber cuál será la bandera de enfrentamiento al gobierno Temer. En este año, en lo inmediato, no puede ser otra que nuevas elecciones. Sabemos que no existe correlación de fuerzas para eso, pero puede existir y tornarse opción masiva caso que el gobierno Temer no consiga presentar soluciones estabilizadoras de corto plazo. Puede ser también un elemento de inestabilidad, de peso, para el gobierno Temer. El problema es que esa bandera ha sido bloqueada por el propio PT, con el argumento de que Dilma tiene que agotar todo el proceso legal del impeachment. Pero así perderemos el momento de levantar esa bandera, que debería estar pronta para salir a las calles ahora mismo.

Mientras tanto, el petismo está discutiendo que no puede levantar esa bandera ahora, porque perjudica la defensa de Dilma en el Senado y el Supremo Tribunal Federal. Es un preciosismo completo. Estas instituciones están comprometidas con el golpe institucional. Por eso, la única posibilidad de revertir el juego e impedir que el gobierno Temer se asiente, es cuestionar su legitimidad y apuntar que el cambio de gobierno debe estar de acuerdo con la voluntad soberana del pueblo, con nuevas elecciones.

Claro que idealmente tales elecciones deberían ser también elecciones parlamentarias, a fin de barrer la corrupción generalizada que toma cuenta del Congreso. Pero eso sólo sería posible con una sublevación popular en las calles, contra el orden político, como en 2013, pero de modo muy amplificado. No me parece que eso esté en el horizonte, inclusive por el desgaste institucional del PT y el grado de articulación entre golpistas, instituciones, grandes medios...

La demanda sobre la convocatoria de nuevas elecciones para presidente es relativamente simple de hacer y ser entendido por el pueblo, en torno del 60% de las personas ya prefiere nuevas elecciones. Pero la idea pierde validez y caduca, caso el gobierno Temer termine el año estable. Pero, en un plazo inmediato, es la bandera que puede mover la correlación de fuerzas de la actual coyuntura

- postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 18:43:30
postaporteñ@_______________________________

SASKIA 124

No quiero seguir con el tema, pero Freja ayer en la noche se robó de la mesada de la cocina 200 gramos de manteca que se terminó de comer sobre la alfombra roja que tenemos en el comedor, momento en que la descubrió el Papo. Saskia, que siempre está al tanto de todo, escuchó saltar de nuestra cama al piso de madera y correr al comedor a ver de qué se trataba. Fue un descuido nuestro y espero que no le haga mal. Saskia y Freja están gorditas, rozagantes, fuertes, vivaces y no tienen porque pasar todo el día pidiendo comida. Últimamente las tendencias de Freja han llegado al límite de lo tolerable. Cuando uno termina de comer ella va y pasa la lengua sobre la mesa, entonces estallan las malas palabras del Papo (Tigger mat.)

Loke es todo lo contrario, come poquito, come muy poquito, toma poquita agua, se baña mucho y no permite nada sobre la mesa ratona del living porque la considera su territorio personal. 

Tengo que tener cuidado con vasos, tasas, platillos que si me descuido terminan en el suelo. 

Hace un tiempo el Papo Luis lo acusó de haberle robado una milanesa de su plato. 

Parece que en un descuido, mi ”andrógino” cotorra quacker tomó con su pico la milanesa del plato, movió las alas pero prefirió salir corriendo por la brillante pista de la mesa ratona arrastrando la milanesa que, creo, era más pesada que él. 

Yo me río mucho cada vez que el Papo cuenta, entre enojado y risueño, la aventura y pelea por la milanesa con Loke. Lo de ”andrógino” es porque no sabemos si es él o ella. Por la forma como pelea con los varones y lo dulce y galán que se comporta con las féminas, agregado a que todavía no ha puesto un huevo, nos inclina a pensar que se trata de un loro masculino. 

 Yo estaba presente cuando Claudio llegó con una amiga, conocida o novia,( que nosotros no preguntamos sobre esos temas). Una muchacha muy simpática a quien Loke, que estaba suelto, no dejó de acosar todo el tiempo que estuvo en la casa. Quería caricias, quería charlar. Al final el Papo le comentó a Claudio  ”Loke me preguntó si tiene ”WhatsApp” y número de teléfono”. Claudio y Luis se reían como Vikingos o Papas Noeles. Pero la verdad no sabemos de qué sexo es Loke, si andrógino o butch, macho o hembra. No nos importa demasiado pero es un poco incomodo hacer frases tratándolo de él, si en verdad es ella y viceversa. Su nombre es tanto femenino como masculino.(Vad är Loke?) 

Las dudas sobre el sexo de Loke son perfectamente aplicables a las apariencias de los políticos burgueses en todo el mundo. Defienden los intereses del capitalismo mostrándose populistas o populares. En casos como España el Partido Popular es el más conservador y de derecha y se llama Popular. 

En Suecia los moderados (Moderaterna) partido más a la derecha dice ser el verdadero representante de la clase trabajadora. En diez años de gobierno se dedicó sistemáticamente a destrozar las organizaciones obreras. Si bien su más grandes víctimas fueron los jubilados. Su política fue dirigida a aumentar las privatizaciones y las ganancias capitalistas. 

La socialdemocracia sueca no está demasiado lejos de estas posiciones. Se arroga la autoría de la sociedad de bienestar sueca y a la hora de buscar aliados, los encuentra a la derecha.

 El partido de izquierda que una vez fuera partido comunista, que luego perdiera el leninismo y más tarde dentro de la corriente eurocomunista dejó de ser también marxista. Hoy no sabe si es verde o feminista. Tienen muchos trabajadores pero su política es un poco confusa. Hace algunos años querían mejorar el aparato represivo sueco.

El Partido del Medio Ambiente nunca fue de izquierda y nunca fue de derecha. Su imagen oficial es la de un partido progresista que odia la manipulación genética en frutas y verduras y defiende la “ballenita blanca” y cuidan el derecho de tener pepinos curvos y no derechos como propone la Unión Europea. Todo lo que acabo de nombrar es una franja en medio del partido nazi SD (Sverigedemokraterna.) y su brutalidad, y el romanticismo anarco-sindicalista de la SAC y su inoperancia (Ingen riktig vänster kvar )

Aquí en Uruguay es casi lo mismo. Todas las representaciones políticas en el parlamento burgués dicen ser populares. Todos están de acuerdo en la democracia representativa y no directa. Todos están de acuerdo en el derecho general de cada ciudadano a ser político 5 minutos cada 5 años después de los cuales todos vuelven a ser civiles, sino tienen práctica política oficial por no haber sido elegidos, todos vuelven a la vida civil. Todos están de acuerdo en la política económica legada por la dictadura. Todos están de acuerdo en que no aparezcan los desaparecidos y en la Ley de Impunidad. Ley que se apuró a redactar el partido blanko, hoy de Pompita, ante la amenaza de los milicos. Apoyado por Huidobro y su partido, el Frente Amplio. Y el partido Kolorado, hoy de Pedrito, cuyo padre fue el primer dictador. 

Los dos partidos minoritarios comparten toda la legalidad salida del gobierno y sus instituciones. Uno, el de Miéres, “el menor”, sabe que defiende los intereses  de los grandes capitalistas. El otro más minoritario todavía, Asamblea Popular creo que no es consciente y creo que quiere defender otra cosa pero los veo en lo mismo, en definitiva creen posible gestionar el aparato político de la burguesía, el estado capitalista, de manera más honesta y por lo tanto mejor. Así lo veo yo. 

Últimamente todos han estado juntos, con Novick, decidiendo la política general que debe llevar la guerra contra los pobres. A. Popular no ha estado de acuerdo con nada de lo propuesto y aprobado. 

Han propuesto, dicen, por necesidad de eficacia y rapidez que la instrucción, que hasta el momento lleva adelante el poder judicial por medio de jueces, pase a ser de los fiscales en las comisarías con el material recogido y entregado por el Ministerio del Interior. 

De hecho se pasa del sistema judicial al Ministerio del Interior. 

Serán los milicos y no los jueces quienes propondrán los delincuentes. Justicia es un tema que se acuerda entre las representaciones burguesas del Parlamento y el Gobierno. No se discute, al gusto de cómo quieren todos los periodistas oficialistas, si y no por la gente que lo sufrirá. Tendrá que ser solamente aceptado.

 Como creen los partidos tradicionales que debe ser y Gorzi, que dice en televisión que no le gusta Maduro pero parece que le encanta Netanyahu. El común de la gente no tendrá la menor noción de que es justicia. Pensándolo bien a través de las seriales yanquis llegan criterios que insinúan una cierta objetividad de la palabra justicia.

 Es evidente para estos criterios que si alguien roba un chupete, o un pedazo de pan, es un criminal, un delincuente. Si alguien trafica drogas o consume, dependerá del lugar que ocupe su familia en la lucha de clases. Por ejemplo Pompita, a quien todo el mundo tiene por borracho igual que su padre y madre, ladrón igual que su madre y padre y drogadicto porque le gusta. Costumbres que lo hicieron asesino de tres personas. Motivo por el cual tuvo que salir para EEUU donde la gente dice que compró su título de abogado. Por suerte para él pudo su padre, durante su periodo como Presidente de la República, salvar sus estancias de Florida mientras Pompita ,niño, se dedicaba con sus amiguitos a la destrucción o, mejor dicho, transformación en un basurero de la casa presidencial. Su condición de presidente lo salvó más tarde a Pompita de todos los otros delitos, lo convirtió en Patroncito de estancia, que es todo lo que amerita y es necesario para gobernar el país. Se lo puede ver tratando de mostrar la cara que para él tiene que tener un verdadero gobernante en cada foto o nota de tv. Es igual a la que uno supone debe mostrar un patrón de estancia tradicional.

Pedrito es lo mismo quizás un poquito más grave. Su familia de vieja tradición Blanka y ruralista en tiempos de su padre se transformó en Kolorada y dictatorial. Durante su gobierno propuso y dirigió el golpe de estado de 1973. Su familia fue protagonista y culpable de todos los crímenes de la dictadura. Pedrito aparece en los medios con porte de más estadista que Pompita que llega sólo a mal criado. Pedrito es abogado y también dueño de varias estancias, gran terrateniente, hambreador de trabajadores rurales, contrabandista, gran contrabandista de ganado en pie. Y ahora aparece implicado como dueño de empresas yutas en Panamá. Una de esas empresas le sirvió para comprar los campos que antes pertenecían a Rausa y hacer un gran negocio registrado en los Panamá Papers. 

Pedrito es digno hijo de su familia. Ahora se muestra enojado por la falta de información que el gobierno del Frente Amplio hace llegar al pueblo. Se dice demócrata y sus ansias de llegar a ocupar la presidencia del país lo puede transformar en peligroso. Mieres es igual pero en escala menor. Y algunas simpatías mías muy personales, más el desconocimiento casi completo, me impide decir mucho de Asamblea Popular, nunca he tenido nada que ver con el seis puntismo y nunca me gustaron los amigos de los milicos. 

La iglesia católica apostólica romana, con sede en el vaticano, aprovecha la ocasión de contar con un presidente, católico y pro judío sionista, para ganar espacios apoyado por el estado el estado uruguayo. Siempre que puede aparece mostrándose como lo que no es, una iglesia del estado. Se hace pagar todo lo que puede sin dar razón a nadie. Regentea una capilla en el Hospital militar, que pertenece al estado y es la única que vende al dios fascista de origen judío gordo y sionista. Se arroga derechos como si perteneciera al estado laico donde vivimos. Es solo una mas y si la iglesia católica tiene derecho todas las otras también y hay muchas más.

Lo que más me asombra de todo esto es la cantidad de palabras y disciplinas que todos estos engañadores dicen y practican, Levantando la vista y con gesto de autoridad hablan del artículo tal, del código tal, el apartado tal, el inciso tal vinculante o no vinculante, de acuerdo a la constitución, al código civil o penal siguiendo los tratados internacionales firmados por Uruguay etc. etc. La gente del gobierno del Frente Amplio a todas estas cosas agrega que defienden el derecho de los ciudadanos más débiles. Los medios de comunicación por lo general y los más importantes toman partido, los partidos tradicionales. Piden más represión, más cárcel, más cámaras, reporteros más idiotas que Gorzi y Nogueira y su derecho exclusivo de envenenar a la gente con estupideces y con mundos muy lejanos de la realidad de alguien que gana 15.000 pesos por mes.

El PIT-CNT, llega tan lejos que dice ser la única organización que representa a los trabajadores de todo el país mientras mata la solidaridad de clase, con sus acciones propone el divisionismo, no apoya jamás a ningún sindicato que luche por sus derechos y siempre está de acuerdo con el gobierno burgués

Estoy deseando que llegue el día de la marcha del silencio. Es la manifestación donde se reivindica verdad y justicia. Se pide que el ejército, que hoy pretende disputar con la iglesia la enseñanza de los jóvenes para conseguirles trabajo en la Guardia Republicana y para aprender a reprimir con orgullo, que ese ejército diga de una vez por todas donde están los detenidos desaparecidos por la dictadura cívico-militar que asoló al país y nos dejó esto vergonzoso que hoy tenemos. A lo mejor se acerca el tiempo de manifestar a voz en cuello que en este estado no hay justicia ni la más mínima expresión y que seguirá igual mientras exista la ley de impunidad

Saskia llega del monte con Freja traídas por Nelson. Yo acabo de decirle a Luis que me encantaría tener nuevamente una camada de Saskia porque creo que ella guarda en sus genes lo más puro de su raza y que merece perdurar sobre el planeta más allá de su vida. El Papo salta de contento. Corre a la puerta y le cuenta a Nelson lo que se acaba de decidir. Nelson también se pone muy contento y reclama “Una de las perritas que tenga es para mí, será mi perro particular personal y mascota. Quiero tener una descendiente directa de Saskia”. El Papo ya le dijo que sí. Ahora sólo nos queda comenzar todos los trámites y conseguir el próximo padre de los cachorros de Saskia. Yo recuerdo lo feliz que fui cuando tuvo por primera vez, la gran ayuda que recibimos de todos los amigos que ayudaron. Recuerdo los días que pasé sin dormir, del agradecimiento tan profundo que sentí por Silvia y Nelson por su ayuda, de la desesperación por no poder salvar un cachorro. De la inmensa pena cuando los cachorritos comenzaron a irse a sus nuevas casas, y por la alegría que siento hoy cuando veo que todavía me reconocen. De cuando recuerdo como caí fundida al final del proceso. De esa camada nos quedamos con la dulce Freja que hoy es una “vaquita” que mueve el rabo por cualquier cosita pero que fue la más chiquita y desvalida de la camada.

Me intriga saber también que pasará con Loke rodeado de cachorritos. Espero no me los picoteé ni me los “ensucie”

SALUD Y R. S.

BITTAN - postaporteñ@ 1607 - 2016-05-20 18:26:02
postaporteñ@_______________________________

Porque a tuitos ellos les han puesto marca Y tienen envidia de verme orejano

Mensaje del Secretario General de la OEA al Presidente de Venezuela

  18 de mayo de 2016

Presidente Nicolás Maduro,

No soy agente de la CIA. Y tu mentira, aunque repetida mil veces, nunca será verdad. De todas formas conviene aclararlo, aunque esto sea denegar el absurdo. Mi conciencia está limpia, Presidente, y mi conducta mucho más. No hay ninguna amenaza que me puedas hacer que ni remotamente roce a ninguna de las dos.

No soy traidor. No soy traidor ni de ideas, ni de principios, y esto implica que no lo soy de mi gente, los que se sienten representados por los principios de libertad, honestidad, decencia, probidad pública (sí, de los que suben y bajan pobres del poder), democracia y derechos humanos. Pero tú sí lo eres, Presidente, traicionas a tu pueblo y a tu supuesta ideología con tus diatribas sin contenido, eres traidor de la ética de la política con tus mentiras y traicionas el principio más sagrado de la política, que es someterte al escrutinio de tu pueblo.

Debes devolver la riqueza de quienes han gobernado contigo a tu país, porque la misma pertenece al pueblo, debes devolver justicia a tu pueblo en toda la dimensión de la palabra (incluso encontrar a los verdaderos asesinos de los 43 y no los que tienes presos por sus ideas, aunque no sean ni las tuyas ni las mías). Debes devolver los presos políticos a sus familias.

Debes devolverle a la Asamblea Nacional su legítimo poder, porque el mismo emana del pueblo, debes devolver al pueblo la decisión sobre su futuro. Nunca podrás devolver la vida a los niños muertos en los hospitales por no tener medicinas, nunca podrás desanudar de tu pueblo tanto sufrimiento, tanta intimidación, tanta miseria, tanto desasosiego y angustia.

Que nadie cometa el desatino de dar un golpe de Estado en tu contra, pero que tú tampoco lo des. Es tu deber. Tú tienes un imperativo de decencia pública de hacer el referéndum revocatorio en este 2016, porque cuando la política esta polarizada la decisión debe volver al pueblo, eso es lo que tu Constitución dice. Negar la consulta al pueblo, negarle la posibilidad de decidir, te transforma en un dictadorzuelo más, como los tantos que ha tenido el continente.

Sé que te molesta la OEA y mi trabajo porque entre los Ceibos estorba un Quebracho. Lamento informarte que ni me inclino ni me intimido.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Maduro se refirió al excanciller uruguayo como

 un "traidor desde hace tiempo".

"Algún día contaré su historia (...). Fue una jugada maestra que hicieron los gringos, la CIA, con un agente, Almagro. Yo sé todo. Lo conozco muy bien. Sé sus secretos.", aseguró el mandatario venezolano.

Luego agregó, como quien pronuncia una maldición: "Te secarás, Almagro. Estás seco".

Sin hacer referencia a la carta de Almagro, Maduro pareció acusar recibo de esta y dijo este miércoles durante una transmisión conjunta en radio y televisión que "la única dictadura que hay en Venezuela es la de las conspiraciones".

Quien sí entró en la polémica abiertamente fue la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, que respondió a la misiva de Almagro con un mensaje en su cuenta de Twitter:

"Sr @Almagro_OEA2015 cada vez que declara destila su odio contra Venezuela y sus autoridades legítimas. Ud forma parte de la escoria imperial", escribió la ministra.

"La palabra pueblo no cabe en su boca que solo repite libretos que le dictan sus amos imperiales! Ud jamás dará órdenes a Venezuela! #FueraAlmagro", agregó.

No parece que la diplomacia continental vaya a tener un trabajo fácil para lograr que las relaciones entre Venezuela y la OEA vuelvan a guardar las formas protocolares.

Lea también:Maduro acusó a Almagro de ser agente de la CIA

Almagro a Maduro:

“Si impides el referendo serás un dictadorzuelo más"

El secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, acusó al presidente de Venezuela de traicionar a su pueblo en mensaje público en el que le pidió devolverle la decisión del futuro a su pueblo.

Que nadie cometa el desatino de dar un golpe de Estado en tu contra, pero que tú tampoco lo des. Es tu deber. Tú tienes un imperativo de decencia pública de hacer el referéndum revocatorio en este 2016, porque cuando la política está polarizada la decisión debe volver al pueblo, eso es lo que tu Constitución dice", sostiene Almagro en su declaración, publicada este 18 de mayo en la página virtual de la OEA.

"Negar la consulta al pueblo, negarle la posibilidad de decidir, te transforma en un dictadorzuelo más, como los tantos que ha tenido el continente", agrega Almagro. Este mensaje, el más duro y personal de Almagro contra Maduro, llega después de que este martes el presidente venezolano lo acusara de ser un "agente de la CIA" y advirtiera: "Sé todo, lo conozco muy bien. Sé su secreto. Te secarás Almagro. Estás seco".

"No soy agente de la CIA. Y tu mentira, aunque repetida mil veces, nunca será verdad. De todas formas conviene aclararlo, aunque esto sea denegar el absurdo. Mi conciencia está limpia, presidente, y mi conducta mucho más. No hay ninguna amenaza que me puedas hacer que ni remotamente roce a ninguna de las dos", se defendió hoy Almagro.

Maduro debe "devolver al pueblo la decisión sobre su futuro"

"No soy traidor de ideas ni de principios (...) Pero tú sí lo eres, presidente, traicionas a tu pueblo y a tu supuesta ideología con tus diatribas sin contenido, eres traidor de la ética de la política con tus mentiras y traicionas el principio más sagrado de la política, que es someterte al escrutinio de tu pueblo", prosigue la misiva.

Almagro, que publicó varios mensajes de Twitter con el contenido de esta carta, instó a Maduro a "devolver la justicia" al pueblo, a "devolver los presos políticos a sus familias", a "devolver a la

Asamblea Nacional su legítimo poder" y a "devolver al pueblo la decisión sobre su futuro". "Debes devolver la riqueza de quienes han gobernado contigo a tu país, porque la misma pertenece al pueblo, debes devolver justicia a tu pueblo en toda la dimensión de la palabra -incluso encontrar a los verdaderos asesinos de los 43 y no los que tienes presos por sus ideas, aunque no sean ni las tuyas ni las mías-. Debes devolver los presos políticos a sus familias", pide el excanciller uruguayo.

En Venezuela ha sido alterado del orden constitucional

"Debes devolverle a la Asamblea Nacional su legítimo poder, porque el mismo emana del pueblo, debes devolver al pueblo la decisión sobre su futuro. Nunca podrás devolver la vida a los niños muertos en los hospitales por no tener medicinas, nunca podrás desanudar de tu pueblo tanto sufrimiento, tanta intimidación, tanta miseria, tanto desasosiego y angustia", agrega. El mensaje de Almagro, el más duro que ha emitido desde que asumiera el cargo hace casi un año, llega cuando está elaborando un informe sobre la situación en Venezuela y evalúa la posibilidad de aplicar la Carta Democrática a ese país.

La oposición venezolana, con mayoría en el Parlamento desde enero, quiere convocar un referendo revocatorio contra Maduro este año, algo que el Gobierno ya ha dicho que no ocurrirá. Una delegación opositora visitó a Almagro en Washington hace tres semanas para pedir que la OEA aborde la situación del país, algo que Almagro podría forzar con el artículo 20 de la Carta Democrática.

Este punto lo autoriza para convocar un Consejo Permanente cuando en un Estado miembro se dé "una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático". La última consecuencia de la Carta es la suspensión como miembro de la organización, algo para lo que se necesitan dos tercios de los votos en una Asamblea General extraordinaria y que solo ocurrió tras el golpe de Estado en Honduras de 2009.

JOV (efe, dpa)

 

 

En Uruguay / Mujica: "Adiós, Almagro"

 

El Observador 18/5/16

El MPP le retiró el apoyo político al excanciller Luis Almagro que está enfrentado con Venezuela

El expresidente y senador del Movimiento de Participación Popular (MPP), José Mujica marcó este miércoles claramente que su sector le quitó el apoyo político a quien fuera su canciller Luis Almagro, actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), luego del cruce que protagonizó con el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Almagro, otrora defensor del régimen chavista de Venezuela y ahora crítico, se enfrentó varias veces en cruces de declaraciones con mandatario.

Ese cambio de posición le costó a Almagro ser cuestionado en el MPP al punto que se maneja su expulsión del sector, según dijeron a El Observador fuentes frenteamplistas. No obstante, una decisión de esa magnitud no se tomará hasta que Almagro venga a Uruguay a hacer sus descargos.

En las últimas elecciones nacionales, Almagro fue electo senador del MPP al estar en el lugar quinto de la lista a la Cámara Alta.

Maduro dijo ayer que habló con Mujica antes que asumiera Almagro en la OEA y acusó al secretario general de ser un espía de la CIA (servicio de inteligencia de Estados Unidos) y un traidor.

El Observador consultó a Mujica sobre ese punto...

“Ya fui claro en su momento y hablé una vez. No tengo que andar repitiendo todos los días. Se acabó, adiós Almagro. Pero tampoco voy a repetir lo que dice Maduro. Yo tengo mi visión" dijo Mujica.

En noviembre pasado, el semanario Búsqueda informó de una nota enviada por Mujica a Almagro luego que éste en una carta de 18 páginas se refiriera críticamente a la situación política que se vivía entonces en Venezuela.

Almagro envió esa carta a las autoridades electores de Venezuela luego que la administración Maduro se negó a recibir a observadores de la OEA para las elecciones parlamentarias de diciembre que finalmente ganó la oposición.

Esa misiva fue calificada como "equilibrada" por el ministro de Economía Danilo Astori.

Sin embargo, en el MPP no se vio así. Mujica en la carta a Almagro de noviembre pasado le escribió: "Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós y me despido".

El senador Mujica opinó ayer sobre lo que ocurre en Venezuela.

"Las contradicciones en Venezuela son muy duras, le pegó fuerte el petróleo y le ha acentuado la crisis económica. Me deja absorto las declaraciones de actores por un lado y por el otro, parece que todos juegan a plus".

"Hago votos para que la sociedad venezolana empiece a mirar con otro realismo las dificultades que tiene porque con las declaraciones que están haciendo es como un choque de trenes sin salida, esa es mi impresión que me da a la distancia", comentó el expresidente uruguayo.

Consultado sobre si la OEA debería activar la clausula democrática contra Venezuela, Mujica dijo que, al igual el caudillo blanco Luis Alberto de Herrera, apoya el no intervencionismo.

"No creo que la OEA active la clausula democrática ni otro organismo internacional. No se puede sostener este criterio dual que se sostiene en Uruguay. Cuando miran a Brasil dicen, no intervención y decisión de los pueblos. Que los venezolanos se arreglen entre ellos. No nos metamos de afuera a intentar arreglar lo que no pueden arreglar ellos. Me parece que ese es el problema. Desde ese punto de vista me embarco en la vieja bandera del doctor Herrera, no solo para Venezuela, para todos lados. No al intervencionismo. Deje que los pueblos arreglen sus problemas porque cada vez que se interviene de afuera lo único que se hace es agravarla. Eso no quiere decir que cada cual tenga su posición. Eso es otra cosa", comentó Mujica.

- postaporteñ@ 1606 - 2016-05-18 20:55:45
postaporteñ@_______________________________

CONSECUENCIAS DEL EXTRACTIVISMO EN AMÉRICA LATINA

Entrevistamos al ecólogo uruguayo y miembro del Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES), Eduardo Gudynas, sobre el problema del extractivismo y sus consecuencias.


Sergio Flores

Viernes 13 de mayo de 2016  

Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL) 

Eduardo Gudynas es docente universitario, ex secretario ejecutivo del CLAES y autor de una decena de libros sobre la problemática ecológica y social, la cual viene abordando desde hace más de 20 años. En 2010 fue seleccionado para integrarse al Panel Intergubernamental para el Cambio Climático. En esta entrevista nos centramos en el problema del extractivismo y sus consecuencias ambientales, sociales, políticas y económicas.

Eduardo, a raíz de los accidentes y conflictos con megamineras como la Barrick Gold o multinacionales petroleras como Chevron comenzó a hablarse de un término del que muy pocas personas saben su significado. ¿Podría explicarles a los lectores de LID qué es el extractivismo?

- En su sentido estricto, los extractivismos son la apropiación de grandes volúmenes de recursos naturales, o bajo procedimientos muy intensivos, donde la mitad o más son destinados a la exportación a los mercados globales. Se refiere a casos como la megaminería a cielo abierto, las plataformas petroleras en la Amazonia, o los monocultivos de soja. Digo en sentido estricto porque este uso del término responde a su historia, a los usos de los movimientos sociales que reaccionaban contra esos emprendimientos por sus impactos, y al dejar en claro que implican una subordinación a la globalización.

¿Y cuál es su papel en una economía como la argentina?

- Los extractivismos por un lado producen adicción y por el otro generan los llamados derrames, entre los cuales están los económicos. La adicción ocurrió bajo los altos precios de las materias primas. Los gobiernos encontraron que la manera más sencilla de hacer crecer las economías nacionales y captar excedentes era promover todo tipo de exportaciones de minerales, hidrocarburos o agroalimentos. Pero eso generó derrames tales como erosionar sus sectores industriales y agroindustriales. Por ejemplo, Brasil se convirtió bajo los gobiernos de Lula y Dilma en el primer exportador latinoamericano de minerales, mientras importaba cada vez más productos de consumo, y con ello su industria nacional se debilitó. El éxito exportador en muchos países significó pérdidas industriales que pasaban desapercibidas por los altos precios de los commodities. Son economías de enclave, atadas a la globalización.

¿Qué impacto tiene a nivel social y medioambiental?

- Los efectos sociales y ambientales de los extractivismos son demoledores. Por ejemplo, la megaminería a cielo abierto, con esas enormes canteras donde se extraen millones de toneladas por año, son, en un sentido riguroso, amputaciones ecológicas. No queda nada allí; la destrucción ecológica es total. La explotación petrolera en Ecuador, Perú o Bolivia, ha dejado vastas áreas con todas sus aguas contaminadas. Los monocultivos de soja están detrás de la pérdida de bosques y praderas naturales, el deterioro del suelo o la contaminación por agroquímicos. Paralelamente, estos tipos de actividades desplazan comunidades locales, generan muy poco empleo, se implantan con crecientes niveles de violencia y violando derechos. Toda la evidencia muestra que no existen extractivismos de esta intensidad que sean amigables ni con la sociedad ni con el ambiente.

¿Podría decirse que todos los gobiernos sudamericanos son extractivistas?

- Lo impactante es que desde el 2000 todos los gobiernos sudamericanos han colocado a los extractivismos en el centro de sus estrategias de desarrollo.

Pero, la organización de esos extractivismos, el papel del Estado, el uso de los excedentes que se capturan, y la legitimación política, son diferentes entre los gobiernos conservadores y los progresistas.

Bajo presidencias conservadoras o de derecha encontramos la invocación al simple crecimiento económico y dejar esos sectores en manos de empresas transnacionales. En los gobiernos progresistas es distinto. Todos invocan mayor presencia del Estado en el uso de los recursos naturales, algunos buscaron captar más excedente, tal como ocurrió con el petróleo en Bolivia, Ecuador y Venezuela, y los legitiman como necesario para atacar a la pobreza.

El problema es que a medida que se los examina con detalle se encuentra que no todo el dinero captado a los extractivismos va a los pobres, ni siquiera que sea el aporte fundamental para sostener a las economías nacionales, y además, que en verdad el propio Estado termina subsidiando esas actividades y a las empresas.

Entonces, sea por la senda conservadora o la progresista, todos terminan dependientes de la globalización, porque es allí donde tienen que vender sus materias primas; se subordinan cada vez más a la búsqueda de inversores extranjeros.


Al analizar los extractivismos usted insiste en diferenciar izquierda y progresismo. ¿Podría explicar ese concepto?

- Los extractivismos se han fortalecido precisamente por esa divergencia entre izquierda y progresismo.

Por izquierda me refiero a los movimientos y agrupamientos que lograron detener los gobiernos neoliberales, y triunfaron en elecciones en varios países. Era una izquierda abierta, plural, y que, por ejemplo, ponía en discusión las estrategias de desarrollo, exploraba la radicalización de la democracia o tenía íntimas relaciones con los nuevos movimientos sociales. La izquierda que se ubicó dentro del Estado, dentro de los gobiernos, poco a poco se convirtió en progresismo.
El progresismo es otro bicho político, con cambios sustanciales en varios aspectos. No es una nueva derecha; no comparto acusaciones recientes que tildan por ejemplo a Evo Morales o Rafael Correa de nuevos neoliberales

Pero tampoco son fieles al espíritu de aquella izquierda original, y eso se observa, pongamos por caso, por su adhesión a los extractivismos que, más allá de todos los slogans, impone una dependencia a la globalización, o a la represión que hacen contra las comunidades locales u organizaciones sociales que denuncian sus impactos.
El progresismo, para decirlo muy resumido, renunció a debatir sobre el desarrollo, insiste en un Estado compensador que descansa en esquemas de asistencialismo, la lucha por la justicia quedó encerrada en ayudar en dinero a los más pobres y el consumismo popular

Los ensayos para radicalizar la democracia se detuvieron, muchos se conformaron con el mero seguimiento a un líder que esperan se perpetúe en el poder. Políticamente han hecho todo tipo de acuerdos y convenios con actores conservadores.
El progresismo aparece ahora como agotado, en el sentido de no poder generar nuevas ideas. A la vez, escala en conflictos con organizaciones ciudadanas, sindicatos, campesinos o indígenas.

¿Qué posición debería tener una izquierda consecuente ante el problema que implica el extractivismo?

Entiendo que el mejor antídoto al agotamiento de los progresismos, y a la obsesión con los extractivismos, es recuperar muchas de las posturas de aquella izquierda abierta, plural y democrática. Dicho de otra manera: salir del progresismo por izquierda.
Mencionaré algunas cuestiones candentes que muestran las contradicciones entre extractivismos, izquierdas y progresismos.

En el caso del sindicalismo, debemos observar hacia Brasil. Allí, en las grandes empresas extractivistas, como la petrolera Petrobras o la minera Vale, los sindicatos tenían papeles protagónicos en su gestión, sea por vía directa o por ser accionistas desde sus fondos de pensión. Esos actores sindicales cayeron en un progresismo extremo, y nada decían de la brutal crisis de corrupción en la petrolera o de la pésima gestión de la minera que desembocó en el más grave accidente ambiental en América Latina en 2015. Cualquiera de esas dos crisis terminó afectando a la propia base de trabajadores y al país. El antídoto a este tipo de posturas es recuperar un sindicalismo que sea a la vez crítico, independiente y comprometido con los trabajadores.
El desastre de Minas Gerais, Brasil, en noviembre de 2015

En el caso de los movimientos sociales, es inocultable que los progresismos se han terminado peleando con muchas organizaciones de base y movimientos populares, como pueden ser distintos colectivos urbanos, actores que defienden la diversidad sexual, ambientalistas, campesinos, indígenas, etc. Por ejemplo, Rafael Correa tiene disputas con los grandes sindicatos, con la federación indígena, hostiga a las ONGs, reniega a las demandas feministas, etc.

La izquierda, por el contrario, tiene que recuperar una discusión fraterna con todas esas tradiciones. Seguramente muchas de ellas serán trabajosas, pero en eso está la propia esencia de la izquierda.
Otro frente tiene que ver con el papel de la propiedad. Es muy común encontrarse con quienes sostienen que la alternativa a los extractivismos es simplemente pasar todas las empresas mineras, petroleras o agropecuarias a una propiedad estatal. Están muy equivocados y me parecen que no entienden el fondo del problema, y por eso varios terminaron siendo progresistas.
Me explico: bajo la actual fase del capitalismo, el régimen no predetermina el tipo de gestión en la apropiación de los recursos naturales. La empresa extractivista, para ser exitosa y rentable, compite en exportar hacia los mercados globales, y por lo tanto acepta la globalización, y busca en bajar todo lo que pueda sus costos para elevar sus ganancias, y por ello externalizan sus impactos sociales y ambientales.

Así lo hacen, desde la estatal PDVSA, las corporaciones chinas o las transnacionales de Wall Street. La disputa sobre el capitalismo está hoy mucho más centrada en la estructura y función de las cadenas de producción, antes que en la propiedad del primer eslabón, que es la extracción del recurso natural.

Es por eso que muchas transnacionales petroleras aceptan que esa primera fase la hagan las compañías estatales, ya que de todas maneras terminarán haciendo convenios y controlarán la comercialización de los hidrocarburos.
Algo similar pasa en el agro. Por ejemplo, el grupo agrícola Los Grobo se ufana de casi no tener tierras propias, pero queda en claro que ellos controlan los paquetes tecnológicos, las superficies bajo monocultivos, y la comercialización.
En fin, se pueden listar muchos ejemplos de este tipo. Buena parte de ellos tienen que ver con algunos ejes, dentro de los que destacó que esa izquierda que imagino debe poner en discusión el desarrollo, el papel del Estado, y sus ideas sobre la justicia. Por eso mismo debe ser plural, abierta y democrática, ya que debe dialogar con una amplia diversidad de actores.

¿Qué tipos de experiencias políticas pueden reivindicarse como un buen precedente para luchar contra el extractivismo en América Latina? ¿Qué limitaciones o déficits presentan en tu opinión?

- El continente está repleto de experiencias locales. Un gran conjunto corresponde a reclamos de información, denuncias o resistencias frente a los extractivismos, donde las comunidades aprenden sobre ese tipo de desarrollo, sus impactos sociales y ambientales, y ensayan prácticas de organización. Otro gran conjunto, posiblemente aún incipiente en Argentina, pero más potente por ejemplo en los países andinos, ocurre cuando se articulan esas demandas locales en reclamos nacionales o regionales, y en presentar alternativas al extractivismo.

O sea, son movimientos donde se discuten e imaginan cómo la economía nacional podría dejar de ser dependiente de los extractivismos.

Entonces, encontramos pongamos por caso, las propuestas de moratoria petrolera en Ecuador, que sería algo así como pensar una Argentina que no dependa solamente del gas de Vaca Muerta u otros yacimientos.
Por lo tanto muchas de las limitaciones responden a poder cruzar ese umbral de pasar desde la demanda local a una propuesta política nacional de alternativas al desarrollo convencional.
Las alternativas a los extractivismos imponen salir de los desarrollos convencionales por izquierda, en el sentido de estar comprometidos con la justicia social, pero además sumándole un componente de justicia ecológica, un ingrediente ineludible para una renovación de la izquierda en el siglo XXI.

- postaporteñ@ 1606 - 2016-05-18 20:23:23
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] Siguiente