Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

José "FD" Mujica Un presidente que siempre sorprende

Y una historia de trajes

17 de agosto de 2011

Comentar "la última" del presidente sería trabajo de tiempo completo para  cualquier analista político o económico.

La realidad presenta suficientes temas concretos importantes como para dedicarse a seguir la verborrea presidencial. Pero a veces uno no puede menos que ceder a la tentación. En definitiva, todavía hay mucha gente en este país que toma sus palabras en serio, aunque tenemos la esperanza de que cada vez sea menos.

Hoy el matutino oficialista nos informa lo siguiente (1):
     
“SEÑALES. DIJO QUE EL MUNDO ENVIA INFORMACION CONTRADICTORIA SOBRE LA SITUACION FINANCIERA

Mujica responderá a la crisis con ambicioso plan de inversiones

El Presidente Mujica anunció que el "programa anticrisis" de su gobierno incluirá impulsar el ferrocarril, la navegación de cabotaje, los dragados, trabajos en puertos, mejorar la matriz energética y las rutas, y atender los compromisos sociales”.

Y agrega:

"Por el contrario, en el gobierno estamos convencidos de que hay que tener una actitud activa. Desde el punto de vista financiero tener los mayores recaudos que se puedan, y eso es lo que hemos venido haciendo y, por otra parte, propiciar todo tipo de inversiones que pueden contribuir directa o indirectamente a mejorar el costo país; nos parece que esa es la respuesta más eficaz", expresó Mujica.

Y sigue:

“Por ello, resaltó que es de suma importancia para el gobierno ocuparse de "el ferrocarril, la navegación de cabotaje, realizar los dragados, trabajos en los puertos, la energía en todas sus variables, las rutas, la caminería rural y obras hidráulicas de regadío".

Y, respecto al hierro de Cerro Chato-Valentines afirma:

“Por otro lado, Mujica se refirió a la decisión de la minera Aratirí de "enlentecer" sus trabajos en Uruguay. "Desde el comienzo nos quedó claro que la empresa estaba muy apurada por una valoración con respecto a la existencia del mineral disponible en el mundo, donde evaluaban un buen precio hasta 2015. No me extraña que se desencanten un poco ante las dificultades que tenemos en materia de medir el impacto ambiental, pero no podemos caminar más rápido de lo que nos dan nuestros recursos humanos. No vamos a aceptar cualquier cosa y esto seguramente no les ha gustado".

En primer lugar nos llama la atención la preocupación de Mujica por una crisis que, hasta ahora, en nuestra región es hipotética.

Porque su planteo, junto a una mención al “keynesianismo” que aparece en el texto, parece traer remembranzas al “New deal” que llevó adelante entre 1933 y 1938 el presidente FD Roosvelt (de ahí el título del trabajo) en los EEUU durante la gran depresión.

La situación de Uruguay hoy no tiene absolutamente nada que ver con aquella. Desde 1929 EEUU y el resto del mundo se arrastraban en una crisis de profundidad desconocida hasta entonces. Y el fenómeno distintivo de la misma era la DEFLACIÓN. Deflación es la caída generalizada y sostenida de los precios, o sea, lo contrario de inflación.

Y los EEUU tuvieron deflación durante cuatro años seguidos en aquella época. ¿porqué? Porque las monedas del mundo estaban regidas por el patrón oro.

No se podía emitir dinero por encima de cantidades que rompieran una determinada relación con el oro que cada nación tenía como reserva. Y como la cantidad de oro existente en el mundo era, a efectos prácticos, constante, la emisión monetaria estaba, en los hechos prohibida.

Para evitar esto Roosevelt dictó una orden ejecutiva(2) que obligaba a los ciudadanos de EEUU a entregar todo el oro que poseían a la Reserva Federal a cambio de una suma de 20,67 dólares por cada onza troy. La pena por no hacerlo: una multa que equivaldría hoy a 170 mil dólares o diez años de prisión o ambas.

En los hechos esto significó la ruptura del patrón oro y abrió la posibilidad para una emisión monetaria que habilitó el gasto en inmensos proyectos de obra pública, auxilio a la población sin trabajo, casa o comida, y la creación de organismos de control, algunos de los cuales subsisten hoy día y que crearon el orden económico que predominó durante la segunda guerra mundial y la postguerra.

Orden económico que fue desmontado a partir de los 70 para reinstalar las políticas neoclásicas o neoliberales vigentes hoy.

El inspirador en el plano técnico de la economía política de estas medidas fue John Maynard Keynes, un economista inglés.

Pero claro, para lograr implantar estas medidas Roosevelt tuvo que enfrentar al dominio del capital financiero de la época. La estabilidad monetaria, o mejor aún, la deflación, son el sumun de las aspiraciones de dos tipos de personas y empresas: los acreedores y los ricos.

En ambos casos, quienes poseen dinero o el derecho a cobrarlo de otros mediante el pago de deudas reciben un beneficio claro cuando los precios son estables y, mucho mejor si los mismos bajan. Porque el poder de compra del dinero que poseen y/o del que denomina sus créditos es mayor. Se les facilita así hacerse con los activos de los pobres y de los deudores en mayor proporción.

El relato público neoliberal al uso identifica a los asalariados como beneficiarios de la estabilidad de precios. Pero ésta es una verdad a medias. Es perfectamente posible establecer un régimen de reajustes automáticos, como el vigente hoy en Uruguay. Aunque éste sea imperfecto de todas formas asegura a los asalariados al menos la mitigación de los efectos de la inflación. Pero, cuidado, cuando se produce estabilidad de precios y hay crisis, los capitalistas no tienen ninguna dificultad para imponer recortes de salarios o despedir trabajadores.

Tal sucedió claramente en la gran depresión a nivel mundial y también en la última crisis que sufrió nuestro país, en la cual los trabajadores perdieron salario por la vía de la inflación, pero también por las rebajas generalizadas de salarios nominales y además, por supuesto por reducciones horarias o despidos masivos.

Vemos pues cual es el trasfondo del “ajustismo antinflacionario” que llena el discurso de los economistas del sistema hoy. Claro, no tenemos ya patrón oro.

La deflación es un fenómeno (y nos referimos ahora a los precios de los productos de consumo habitual, no a los activos tipo inmuebles) imposible al no existir el patrón oro. De todas formas, la estabilidad de precios es una especie de “ideal económico” del pensamiento dominante. Que digamos esto no significa “santificar” la inflación, fenómeno que cuando trasciende ciertos límites distorsiona todo el funcionamiento de la economía.

Y, por cierto, castiga duramente a los asalariados.

Pero, volviendo a las afirmaciones de Mujica, y tratando, tarea siempre difícil, de entender lo que quiso decir, pensamos que simplemente, bajo el rótulo de “keynesianismo” está escondiendo y justificando de paso, la política de autorizar-fomentar la instalación de grandes inversiones extranjeras a cualquier precio.

Gruesa falsificación conceptual….

 El keynesianismo se basaba en el aumento del gasto público utilizando, de ser necesaria, la emisión de dinero por parte del estado o el relajamiento de los controles a los bancos para lograr lo mismo mediante el crédito. Era, en los hechos, la destrucción de la teoría monetarista vigente en la época según la cual todo el dinero emitido tenía que estar respaldado por oro.

Keynes rompe, así, uno de los fundamentos de la teoría económica vigente, que como siempre sucede estaba, tal como explicamos más arriba basada en los intereses de los ricos.

Lo que Mujica nos propone, en suma, ahora bajo el cuco de la próxima crisis, es que autoricemos, a como de lugar, a cuanto emprendimiento propongan los grandes capitales extranjeros.

Mujica no habla, ciertamente, de aumentar el gasto público. Habla de autorizar la extracción de hierro por Aratirí-Zamin Ferrous con un mínimo de control ambiental y en las condiciones originales según las cuales estaba planteado el negocio: 95% para la empresa, 2% para los superficiarios (seguramente gran parte ellos mismos) y 3% para el estado.

Habla para justificar el contrato de inversión con Montes del Plata. Habla, probablemente de otros emprendimientos mineros depredadores que estarán (solo ellos lo saben) en la vuelta y, probablemente de alguna que otra pastera.

Todos estos emprendimientos basados en algo común: la explotación y exportación, sin agregado de valor, de recursos naturales. Por ello no menciona la discusión económica respecto a Aratirí. Porque esa es, realmente la madre del borrego que preocupa a la empresa. Saben bien, Mujica y la empresa que la autorización ambiental está.

Apenas hará falta, cual ocurrió con Montes del Plata una llamadita telefónica a la DINAMA. Pero, el tema económico, en la medida que ha roto la barrera del desconocimiento público absoluto es potencialmente explosivo. Es demasiada plata.

En estos días hemos leído declaraciones sobre el tema de la crisis y como enfrentarla a diversos jerarcas. Las medidas concretas han estado completamente dentro del esquema monetarista-neoliberal. Pedir más plata prestada para “blindar” las finanzas públicas.

Y Mujica ha reconocido que esto tiene un costo. Porque esas líneas de crédito generan intereses.

¿Pero de verdad nos “blindan” de algo?

Veamos: este año el país deberá enfrentar pagos de capital e intereses de su deuda pública por 4800 millones de dólares. El superávit primario (balance del presupuesto del estado antes del pago de intereses) estará en el orden del 3% del PBI, unos 1200 millones de dólares. O sea, la deuda pública crecerá globalmente más de 3000 millones.*

Pero existe un pasivo oculto que, sistemáticamente los analistas económicos se niegan a reconocer. En los bancos hay depositados, según el BCU, 20000 millones de dólares. De ellos, 16000 millones están a la vista. O sea, sus dueños pueden reclamarlos en cualquier momento.

 En las condiciones actuales, una corrida bancaria es imposible. Pero no sucede lo mismo si se produce un cambio, que no será brusco a partir de hoy, pero que perfectamente puede ocurrir a partir de un proceso de degradación de la economía que tal vez se inicie en un futuro no lejano.

Y, en ese caso, las cifras de reserva que tiene en sus arcas el BCU (10.000 mil millones de dólares por todo concepto) serían absolutamente insuficientes. Salvo que, se haya producido un cambio esencial, conceptual de política económica y el estado no sea más “garante de última instancia” de los depósitos bancarios.

Desde el punto de vista temporal el desarrollo de un fenómeno de este tipo insumiría no menos de  2 a 3 años. La historia puede ser una guía, aunque sabemos que no sirve para trasladarla mecánicamente a efectos de predecir el futuro.

Utilizándola con tal relatividad recordemos que la crisis financiero-cambiaria de 2002 se produjo después que el producto bruto interno (PBI) venía cayendo por 3 años consecutivos. Para que sucediera se combinaron: 1) la caída del PBI. 2) un desempleo masivo. 3) una fuga de capitales que se aceleró en enero de 2002 cuando el gobierno Batlle se negó a sostener al Banco Galicia. 4) un par de fraudes bancarios de grandes dimensiones 5) una serie de errores gruesos de manejo y comunicación; entre los cuales: a) la negativa a apoyar al Banco Galicia en enero de 2002.

b) la continúa apelación, mientras el dinero huía de los bancos a raudales, a la “confianza”  sin tomar, como era lógico la medida de congelar los depósitos mientras se resolvía el fondo de la situación.

c) El auxilio, hasta e agotamiento de las arcas del estado, a los bancos vaciados (grupo Montevideo y Comercial) y la posterior firma del ruinoso tratado con los socios internacionales de éste.

Por lo que se ve actualmente, estamos lejos de una situación de ese tipo. Pero, recordemos, cuando Brasil devaluó en enero de 1999 todos los analistas veían al país “blindado” ante cualquier crisis.

Otros puntos de diferencia con aquellos tiempos: los EEUU tuvieron una breve y suave recesión en 2001, fruto del estallido de la burbuja de las “punto com”, que fue resuelta inflando una nueva burbuja, la inmobiliaria que estalló en 2007-2008 y que puso en quiebra virtual a casi todo el sistema bancario estadounidense y europeo. Las medidas tomadas  para salvar a los bancos se pueden resumir en lo de siempre: los activos “tóxicos”, o sea cuyo valor real de haber salido al mercado hubiera sido mucho menor al que representaban, fueron transferidos, a dicho valor facial al estado, vía agencias estatales de vivienda, la Reserva Federal u otros organismos.

Se trató en definitiva de una transferencia masiva de pasivos de los bancos al estado. Pues estos recibieron, a cambio de dichos activos “tóxicos” bonos del tesoro de los EEUU.

Nada nuevo bajo el sol si recordamos la crisis que asoló Uruguay en 1982  y 2002. en todos los casos estas historias terminan con gruesas inflaciones de las deudas públicas.

La diferencia hoy es que a pesar de la mayor extensión y profundidad de la crisis, podríamos decir infinitamente mayor, desde el punto de vista de los países productores de materias primas estamos frente a un nueva situación:

 la reversión de la relación de precios entre productos industriales y tecnológicos y precios de materias primas.

Para decirlo gruesamente: mientras hace algunos años había que vender por lo menos un par de vacas para comprar una computadora, hoy con una vaca  compramos dos.

Por si esto fuera poco, una de las medidas esenciales que se tomaron en el mundo desarrollado para paliar la crisis fue la política conocida como ZIRP o, en español, política de tasa de interés cero. Dicha política ha provocado un aflujo de capital buscando rentabilidades mayores que las ínfimas tasas de interés que pagan los bancos. Y, claro, en estas orillas ha recalado parte de esos capitales.

No podemos dejar de decir, de paso, que la tendencia a la apreciación de los precios de los recursos naturales, en primer lugar el petróleo, pero también los alimentos que sí producimos parece responder a un factor duradero: la etapa del crecimiento económico exponencial está colisionando con los límites del planeta.

O como dijo alguien: quien afirme que se puede crecer en forma ilimitada en un planeta finito es una de dos cosas; un loco o un economista.

De estos factores ha dependido, hasta ahora, la sostenida bonanza que tenemos desde los años finales (2003-2004) de la última crisis económico financiera.  Resulta, por tanto llamativa la frecuente mención de la próxima crisis por parte de los responsables de la política económica y de la política en general. Desde el ministerio de economía y la Vicepresidencia y Presidencia de la República hemos escuchado decir cosas del tenor: “cuando llegue la crisis no vamos a aplicar ajustes económicos, por el contrario se aumentará la inversión pública y el gasto social; se acabaron las políticas neoliberales”.

¿Será así? En sus antecedentes se pueden respaldar en que, efectivamente, en 2009 se produjo un aumento de la inversión pública. Pero, claro, los embates de aquella crisis en la región fueron mínimos, había “resto” más que suficiente para hacerlo sin recurrir a medidas profundas.

Y, nunca está de más señalarlo, se trató de un año electoral.

Lo que sucede es que, si se dan circunstancias realmente difíciles, para tomar medidas de estímulo económico cuando los capitales huyen, las arcas están secas, la moneda se devalúa, no hay más remedio que ponerse el traje de FD…..y golpear al capital financiero, a los terratenientes, a las empresas trasnacionales, a los acreedores internacionales, a los ricos en general.

Y, nos parece que al señor José Mujica Cordano ese traje le queda grande.

Y no estamos hablando del tamaño de ambos países.

* Es imposible, con los medios a mi alcance realizar un cálculo exacto. Prácticamente todos los días hábiles el BCU emite letras y bonos por montos variables y cancela papeles emitidos con anterioridad. Un seguimiento detallado de este flujo necesitaría conocimientos e información de los que no dispongo.

1) http://www.larepublica.com.uy/politica/467790-mujica-respondera-a-la-crisis-con-ambicioso-plan-de-inversiones

WILLIAM YOHAI - postaporteñ@ nº 607 - 2011-08-19 22:35:07
postaporteñ@_______________________________

SUDA AMÉRICA

Sábados de 16 a 17 hs por Radio Gráfica FM 89.3

El próximo domingo 21 de Agosto, encuentro de colectividades Latinoamericanas, con la participación de representantes oficiales de , República del Ecuador, República del Paraguay, Estado Plurinacional de Bolivia, República bolivariana de Venezuela, República Oriental del Uruguay, República de Cuba y por Argentina, la Secretaría de Cultura de la Nación. Tendremos charlas sobre la integración de los pueblos y luego toda la música para pasar un buen momento con nuevos amigos, intercambio de culturas. Tenemos confirmada la presencia de músicos Cubanos, Paraguayos, Argentinos y Uruguayos, si te animas, también puede estar tu música.

Domingo 21 de Agosto de 17 a 22 hs, salón de Radio Gráfica Avda. Reg. de Patricios 1941 CABA.

La entrada es libre y gratuita, no se suspende por mal tiempo. Trae tu bandera, que no falte ninguna ni ninguno

Queremos conocerlos, que nos conozcan y que en principio se conozcan ustedes.

                     LOS ESPERAMOS

fm_suda_america@hotmail.com.ar

JUAN RIVERO - post@ nº 607 - 2011-08-19 22:29:10
postaporteñ@_______________________________

BYE-BYE MINUSTAH

por Dady Chery

Traducido por FERNANDO MOYANO

Como una de sus primeras medidas de gobierno, el ministro de Defensa brasileño Celso Amorim tiene previsto concluir la participación de Brasil en la notoria Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). Diversos sectores del gobierno brasileño, incluyendo el Ministerio brasileño de Relaciones Exteriores están de acuerdo con Amorim, quien dice que lo importante ahora es la formulación de una estrategia de salida.


Amorim tomó juramento el jueves, 4 de agosto y recién asumió el cargo el lunes siguiente, pero ya el sábado tuvo una reunión en el Palacio Presidencial con los comandantes y jefes de Estado Mayor del Ejército de Brasil para discutir un posible descenso del nivel de las tropas. De acuerdo con uno de los participantes en esta reunión, hubo una "convergencia de opiniones" acerca de las tropas brasileñas.

Lo más conveniente es que brasileños sean los primeros en salir de Haití. Después de todo la inserción de tropas de la ONU en el país comenzó como un proyecto de Brasil en los primeros días de la presidencia de Lula. Fue parte de la campaña de Brasil para demostrar su solvencia en materia de seguridad en el mundo con el fin de obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Amorim, entonces ministro de Relaciones Exteriores, fue uno de los principales arquitectos de la participación de Brasil.

Las tropas comenzaron a llegar en junio de 2004, poco después del secuestro de Aristide, para reforzar la administración ilegal que siguió al golpe. El primer comandante de la MINUSTAH, un brasileño, se quejó de la presión que se les hacía de recurrir a la violencia y renunció a su cargo en el otoño de 2005. El segundo comandante, también de Brasil, se suicidó en enero de 2006.

La fuerza ha continuado creciendo, con el contingente brasileño que ahora suman 2.160 hombres, aunque en Brasil esta aventura militar ha sido polémico desde el principio. Amorim atribuye su repentino cambio de humor sobre Haití al "crecimiento de la economía y el retorno gradual a la normalidad democrática".

Hay muchas razones para qué la MINUSTAH deba irse, pero las justificaciones de Amorim no están en la lista de las 10 primeras, para mí, a saber: 

1.      La MINUSTAH continuamente acosa y humilla a los haitianos. Sus actividades favoritas incluyen rociar con gas pimienta a los haitianos y confiscar caprichosamente licencias de conducir y computadoras.

2.      En la MINUSTAH los delincuentes comunes disfrutan de impunidad. A pesar de más de que 00 soldados han sido expulsados de Haití por prostitución infantil y cargos relacionados, los soldados de la MINUSTAH tienen impunidad para la mayoría de sus delitos, incluidas violaciones numerosas y la asfixia en agosto de 2010 de un adolescente haitiano que trabaja en una base de Nepal de la MINUSTAH.

3.      La MINUSTAH subvierte la democracia. Junto con los EE.UU., Canadá y Francia, las elecciones la MINUSTAH decidió la exclusión del 80 por ciento del electorado haitiano, y puso a un duvalierista, Michel Martelly, en el poder en mayo de 2011.

4.      La MINUSTAH interfiere en los asuntos políticos de Haití. El ex jefe de la MINUSTAH, Edmond Mulet, recomienda que se mantengan los cargos penales en contra del presidente legítimo de Haití, Jean-Bertrand Aristide, a fin de mantenerlo ilegalmente fuera de Haití.

5.      La MINUSTAH actúa como una fuerza de ocupación. Tropas de la MINUSTAH, junto con los paramilitares haitianos, han emboscado y asesinado a más de 4.000 miembros de Fanmi Lavalas - el partido de Aristide - poco después de que Aristide fue depuesto en 2004 en un golpe de Estado urdido por los EE.UU., Canadá, Francia y la elite de Haití.

6.      La MINUSTAH ha operado como un destacamento más de las pandillas anti-Aristide. La MINUSTAH llevó a cabo numerosas redadas en barrios pobres como Cité Soleil para matar a los civiles que apoyaban a Aristide. En algunos de estos incursiones los soldados de la MINUSTAH dispararon a decenas de miles de personas en las viviendas y escuelas. (Vea el vídeo en:

7.      Tropas de la MINUSTAH mostraron una espectacular cobardía después del terremoto de enero de 2010. Durante las primeras 36 horas después del terremoto, las tropas no prestaron asistencia a haitianos, en vez de ello se ocuparon en perseguirlos uno a uno.

8.      La MINUSTAH introduce vándalos y vectores de enfermedad. En octubre de 2010, la MINUSTAH ocasionó una epidemia de cólera en Haití. Hasta el momento, la epidemia ha matado a más de 5.900 haitianos. La MINUSTAH encubrió el hecho de que varios soldados nepaleses llegaron a Haití enfermos con cólera y todavía sigue mintiendo sobre su papel en la epidemia. Incluso ahora, el 06 de agosto 2011, la MINUSTAH sigue volcado su materia fecal en los ríos de Haití.

9.      La presencia de tropas de la ONU en suelo haitiano es ilegal. La MINUSTAH en Haití es la única fuerza de la ONU en un país que no está en guerra.

10.  El pueblo haitiano desprecia a la MINUSTAH. Los Haitianos en el país y en el extranjero, jóvenes y viejos, ricos y pobres, han hecho saber que no quieren a la MINUSTAH en Haití. Epítetos comunes para las tropas son "Vole kabrit" (ladrón de cabras!), "Kakachwet" (Cagador!), "Kolera" y "Pédofil!"


La ONU está al tanto de los crímenes de la MINUSTAH, que son bien conocidos por la gran mayoría de los compatriotas del Sr. Amorim. Todos ellos saben que Haití estaba en mejor situación en 2004 cuando las tropas entraron por primera vez el país, que en los meses anteriores al terremoto, y tienen una fuerte oposición a la participación de su país en una ocupación extranjera.

Un ejemplo especialmente elocuente fue Ricardo Seitenfus, quien perdió su puesto como representante de Brasil ante la OEA en Haití poco después de hablar en una entrevista el pasado mes de diciembre. Seitenfus dijo lo siguiente:


"El actual sistema de Naciones Unidas para evitar conflictos no es apropiado para Haití. Haití no es una amenaza internacional. No estamos en medio de una guerra civil. Haití no es Irak o Afganistán ... Pero a mí me parece como si en la escena internacional, Haití estuviese pagando por su proximidad a los EE.UU. Haití ha sido objeto de una atención negativa por parte del sistema internacional. Se usó a las Naciones Unidas para formar una coalición de poderes y transformar los haitianos en prisioneros en su propia isla. "

Sin embargo, los llamados para que Brasil se retirase de Haití han caído en oídos sordos. Las verdaderas razones de la próxima retirada se encuentran en la situación político-económica brasileña actual y en un reciente fallo de un tribunal holandés.

Desde 2004, los contribuyentes de Brasil han tenido que pagar más de mil millones de Reales [600 millones de dólares] para gastarlos en la MINUSTAH. Sólo el año pasado, el mantenimiento de las tropas brasileñas en Haití costó R $ 426 millones, 140 millones los costos anuales y otros gastos, más 286 millones para la ayuda humanitaria enviada después del terremoto.

En principio, la ONU debería reembolsar estos gastos, pero en los últimos años los reembolsos ascendieron a sólo el 16 por ciento de los pagos efectuados por el gobierno brasileño. Además, los sueldos de las tropas de la MINUSTAH de Brasil han superado los R $ 41 millones por año - pero estos costos no se cuentan en los gastos de la misión brasileña porque estas personas igual tendrían derecho a su salario si estuviesen en Brasil.

El gobierno brasileño ha sabido todo sobre este derramamiento de sangre, por supuesto, pero tiene una venda en los ojos y mantiene el acuerdo, un soborno político de los EE.UU. a cambio de un asiento en el Consejo de Seguridad. En más de siete años, esta plaza no se ha materializado.

Aun siendo tan alto como el costo actual de la MINUSTAH, es probable que haya que pagar más. En una decisión histórica el mes pasado, un tribunal holandés dictaminó que el gobierno de los Países Bajos fue responsable del incumplimiento de sus soldados de la ONU en proteger a tres hombres musulmanes bosnios de ser asesinados por los serbios durante la masacre de Sebrenica 1995. Hasta ahora, las acusaciones contra soldados de la ONU por sus delitos han sido pasados por alto. Esta decisión abre la posibilidad de demandar a los países que participan en las fuerzas de la ONU por los crímenes de sus soldados.

El pueblo de Cap Haitien, la segunda ciudad más grande de Haití, la protesta es contra las Naciones Unidas para acabar con el flagelo del cólera en Haití. Este mismo mes, el 6 y 7 de agosto, la MINUSTAH se vio una vez más vertiendo las heces en un río que abastece de agua potable - esta vez el río Guayamouc cerca de Hinche.


Teniendo en cuenta el papel de Brasil en la integración de la MINUSTAH, el gobierno brasileño podría ser responsable de todos los crímenes de la MINUSTAH. En cualquier caso, las tropas brasileñas en Haití están acusados de los asesinatos de los partidarios de Aristide y numerosas agresiones sexuales.


La tristemente célebre masacre de 2006 Cité Soleil con participación de estas tropas fue captada en video (ver: ). Personas asesinadas por fusiles de alta potencia y M50S disparados desde helicópteros de combate, incluidos niños, mujeres embarazadas y hombres desarmados a las 4 am mientras dormían en sus camas. Mertina Lelene de veinticuatro años recibió un disparo en su casa y sobrevivió, pero perdió su bebé de seis meses de edad.

La semana antes del ataque de Naciones Unidas había varios grandes manifestaciones en Cité Soleil exigiendo el retorno del derrocado presidente Jean-Bertrand Aristide. Los residentes creen que la justificación de “arrestar a una base de secuestradores” era una excusa para un castigo colectivo contra la comunidad por manifestaciones como éstas.


La introducción del cólera en el país ocurrió justo después del asesinato Gilles Gerard Jean de 16 años de edad, que desencadenó feroces batallas entre haitianos y tropas de la ONU. Innumerables protestas han tenido lugar en el país y el extranjero, y se están transformando en demandas de reparación. Una propuesta es que el presupuesto actual de la MINUSTAH de $ 2,5 millones por día se destine a la indemnización de las víctimas del cólera y el suministro de agua potable a los haitianos. Como decimos en Haití: "Ayibobo" (Amén).

En Brasil los vientos políticos están soplando en dirección completamente diferente a las voces reaccionarias, junto con la presión de los familiares de los asesinados en los 21 años de la dictadura, que presionan para crear una Comisión de la Verdad para investigar y castigar los crímenes. Ya hay tres mandos militares se han visto obligados a renunciar. De hecho, Amorim debe su posición en parte a la resistencia del ex ministro de Defensa, Nelson Jobim, a la Comisión de la Verdad.

Aquellos de nosotros que queremos ver a Haití recuperar su independencia debemos apoyar los esfuerzos de Brasil hacia una Comisión de la Verdad y todos los proyectos en todas partes para que soldados de la ONU den cuenta de sus crímenes.


En Haití, donde "crecimiento" significa trabajo esclavo y "democracia" elecciones fijadas por la ocupación directa, queremos hoy un poco menos de “crecimiento” y un poco más de democracia y verdad.

Si Amorim está buscando una estrategia de salida, me gustaría sugerirle: ¿Qué hay neter las tropas de la MINUSTAH en bolsas de embalaje de, transportarlas por carretera al aeropuerto Toussaint Louverture y mandarlas a Río en los vuelos de TAM?

La salida de las tropas brasileñas debe significar el principio del fin de la MINUSTAH. Los brasileños son su mayor contingente, con más de una cuarta parte del número total de tropas.

El resto proviene de Argentina, Bolivia, Canadá, Chile, Ecuador, Francia, Guatemala, Japón, Jordania, Nepal, Paraguay, Perú, Filipinas, Corea del Sur, Sri Lanka, los EE.UU. y Uruguay. Como muchos de los crímenes cometidos por estas tropas son bien conocidas y pueden ser fácilmente documentados en juicios, estos países también descubrirán pronto que su "mantenimiento de la paz" se ha convertido en una carga.

Uno se puede preguntar por qué los países sudamericanos con gobiernos supuestamente de izquierda y nacionalistas, como Bolivia y Ecuador, apoyan la ocupación de Haití. Después de todo, Cuba y Venezuela han demostrado ampliamente cuánto más se puede lograr mediante la contribución de médicos y trabajadores de salud pública, en vez de soldados, a Haití.

Pero no todo tiene que ser dicho en esta despedida. Es mejor mostrarles la puerta a los miembros restantes de la MINUSTAH y a pedirles que no den un portazo a su salida.

Dady Chery se crió en el seno de una numerosa familia de trabajadores en Port-au-Prince, Haití. Emigró a Nueva York cuando tenía 14 años y desde entonces ha viajado por todo el mundo, vivido en Europa y varias ciudades de Norteamérica. Escribe en inglés, francés y su créole nativo, tiene un doctorado. Se la puede contatactar adc@dadychery.org. Este artículo fie publicado en Axis of Logic, donde Chery es columnista.

FER MOYANO - post@ nº 607 - 2011-08-19 22:27:28
postaporteñ@_______________________________

EL PELUDO NO AVANZA EN NADA

50 AÑOS ENTERRADOS EN EL BARRO

COMO BURROS DE LADRILLERÍAS

 

A mí me llaman peludo / Y he nacido en Bella Unión

Soy uno de los que pudo / Meterle miedo al patrón

He venido caminando / Desde artigas hasta acá,

Todo el camino gritando "Viva Sendic y UTAA".

Apenas soy un cañero /  Y he nacido en Bella Unión,

¡cuente conmigo, aparcero, Para la revolución!

 

Alfredo Zitarrosa

 

LA ZAFRA DEL 2011 ESTA MARCHANDO  

 

Hace medio siglo un hombre llamado Raul Sendic cayó como bendición en esta tierra tan rica y llena de miseria pal peludo cortador de caña de Bella Unión.  

Convivio entre peludos, conoció el sufrimiento de nuestras familias.  Sus reivindicaciones fueron escuchadas y comprendidas.  

 Nace hace medio siglo nuestro sindicato, la gloriosa y querida UTAA. El costo de este hombre, el Bebe Sendic, fue la clandestinidad y cárcel (tortura) pero dejo su legado a todo su pueblo.

Hoy se sigue con su consigna TIERRA PAL QUE LA TRABAJA.

Lastima que muchos no comprendan esto o la lucha no les sirve, para demostrar que la tierra es una salida de la miseria.  

UTAA lo demostró claramente hace pocos meses (sus dirigentes) ya que no apoyó a un grupo de peludos decididos, que ocupo un predio de un tal Norman Gutiérrez, brasileño, nada menos con gente en su empresa evadiendo todas las leyes, por lo que tanto se lucha.

Estos ocupantes del Grupo de Trabajadores Rurales de Bella Unión,  quedaron sin el apoyo de UTAA o de sus principales dirigentes. Claro el ocupante no era el dirigente sino el más humilde sin trabajo, total, algunos de los dirigentes no precisan, tienen ya su pedacito de tierra.  

Son cosas que pasan, el peludo no avanza en nada, 50 años enterrados en el barro como burros de ladrillerías.  

Los convenios son firmados sin el apoyo del Peludaje y para el colmo  de tres años acá en Bella Unión ni se habló de los 50 años de UTAA.  

Pero fuera de Bella Unión, parece todos estar enterados.  

Parece  que es solo comprender de internet,  para estar enterados, pero que sabemos nosotros de esto, los Peludos...

No estamos contra un festejo tan importante pero... ¿como puede ser que el delegado de grupo con mas 50 cortadores ni sepan de lo que se va a organizar para el cumpleaños numero 50? ¿o es que los peludos no participamos más en las asambleas?  

El sindicato es muy importante para que 2 o 3 lo manejen; son  muchos años llevando a UTAA al descreimiento.  

 El mejor festejo es la dignidad de los peludos. Terminar con los míseros salarios de hambre y la zafralidad.  

¡Hay muchísimos Peludos que siguen tus ideales BEBE!  

Un gran abrazo a un Peludo de Fierro que siempre esta con los mas de abajo, que  siempre se los ve junto a los peludos. El tal “CHOLO” Gonzalez, pero  resulta que el ni sabe bien  que están organizando los festejos de su tan querida UTAA.

Juan Kovalchuck - Diego Suarez

 

PD:

El texto, que se publica, es tal cuál fue recibido por mi, fue redactado por un Grupo  de Trabajadores Rurales de Bella Unión, de cerca de 60 Peludos, que comparten el contenido del mismo. Cabe destacar que los Peludos se enteraron de los festejos que se llevaran a cabo por los 50 Años de UTAA, por la información que recibo de Posta Porteña y de facebook. Se las hice llegar al hijo de un Peludo de 18 años vía facebook. Creí sumamente necesario hacérselos saber, ya que a través del contacto que mantenemos casi a diario con los Peludos, me di cuenta que no estaban enterados de dicho acontecimiento.  

 Salute Marina Montero

MONTERO-PELUDOS - post@ nº 606 - 2011-08-19 06:57:27
postaporteñ@_______________________________

UN Cardiólogo EN Madrid

Hablamos con el Dr. Carlos Américo Suzacq Fiser

represor en los dos mundos

 

Acumular información es sólo el primer paso hacia la sabiduría, pero compartir información es el primer paso hacia LA COMUNIDAD”

Henry Lewis Gates

En diciembre de 1974  Carlos Suzacq  era practicante de medicina. Este hijo de un Dr. de igual nombre trabajaba en el Regimiento de Caballería 6 y en el Hospital Militar.

En el 6to de Caballería, este  realiza las fichas médicas a más de 40 detenidos y torturados. Suzacq pudo comprobar las consecuencias de las torturas en Luis Eduardo Gonzalez Gonzalez  que continua desaparecido En 1976 se recibe de Dr. y continua en el Hospital Militar.

Esta es una de las firmas que aparecen en algunas historias clínicas y que hay que revisar con lupa

Con la experiencia adquirida acá se va a España y trabaja en las prisiones militares.

En 1990 es acusado de "imprudencia profesional con resultado muerte" en el juicio al etarra  Mikel Zalakain Odriozola. Este Dr. vive actualmente en una de las zonas residencia les de Madrid y tiene varias clínicas cardiologías de renombre(915 649 944

C/ Serrano 199 - 28016 Madrid)

El 31 de diciembre de 2007 lo llame por teléfono a Madrid y pude hablar con el. Le transmití nuestro interés en conocer el destino de Luis Gonzalez  ya que fue el último que lo vio con vida. Apelamos a un posible arrepentimiento y/o conveniencia para que nos dijera la verdad.

El Dr. Suzacq admitió estar en la fecha y los lugares indicados pero dijo no recordar nada más. Posteriormente evito toda comunicación

Hoy siguen las trabas a la justicia para investigar el destino de Luis Gonzalez .Cada tanto algún ex guerrillero oficialista desliza la posibilidad de un perdón o amnistía encubierta y se toman medidas en dicha dirección

Según voceros de la Iglesia Católica este perdón sin condiciones no tiene que ver con el sacramento de la confesión y el perdón de Dios Para que Dios perdone (según los papistas) tiene que haber una confesión y un arrepentimiento real que estos asesinos  no tienen por más católicos que puedan ser

Ya que no hay arrepentimiento ni voluntad de no repetir las practicas terroristas de Estado cuanto antes se facilite el acceso a la Justicia antes nos dedicaremos a actividades productivas

                                                       

AVANCES en LA INVESTIGACIÓN de las

HISTORIAS CLINICAS del Hospital Militar

La Comisión Interministerial creada para cumplir la sentencia sobre el caso Gelman esta impulsando medidas para acceder a las principales fuentes documentales sobre el destino de los compañeros desaparecidos

El Presidente Mujica va a solicitar oficialmente a su par  de Estados Unidos la desclasificación de los documentos relacionados con los desaparecidos

La continuación de las gestiones esta en manos del ministro Almagro con el apoyo de las organizaciones de DDHH Muchos de estos documentos van a ser probatorios para varias causas judiciales y es necesario que se corrijan los plazos de prescripción de las mismas Lo mismo pasara con los documentos actualmente en poder del Ministerio de Defensa Nacional

Es evidente la inconsistencia de  pedir acceder a la documentación de un país extranjero y a la vez impedir el acceso a la documentación local

Un primer paso fue autorizar al equipo de investigadores dirigidos por Álvaro Rico el ingreso al archivo pasivo de las historias clínicas del hospital militar Lo consistente es que accedan a todos los archivos del MDN

Después de varios años de intensas gestiones y diversas propuestas por fin podemos decir que se están tomando algunas medidas apropiadas.

Confiamos en la capacidad técnica y en la voluntad política de este equipo de investigadores al que hay que darle el máximo apoyo.

En poco tiempo tendrán que ubicar   las historias clínicas de los expresos políticos  camufladas en un universo de 400.000 carpetas Para acceder a estas carpetas numeradas se utilizan registros alfabéticos que relacionan el nombre del paciente con el numero de la carpeta. En el caso del personal militar esto es fácil porque se conserva el registro. En el caso de los presos este índice se mantiene oculto y hay que hacer la revisión carpeta por carpeta

Hay mucha información dispersa que puede ser útil para facilitar dicha tarea .

Tenemos que apelar al trabajo colectivo y ponernos a disposición para cualquier tarea de apoyo que este equipo necesite En primer lugar completar el listado de compañeros detenidos en el hospital militar con las fechas lo mas aproximadas posibles Completar el listado de médicos militares que firmaban los partes médicos de los detenidos Informar si tienen copia de alguna historia clínica o referencia documental de su existencia

LEWIS ROSTAN - post@ nº 606 - 2011-08-19 06:54:11
postaporteñ@_______________________________

Ricardo Carrere?. HA PARTIDO UN LUCHADOR

En el año 1972 las bandas fascistas asolaban los liceos de Montevideo intentando intimidar por la fuerza las reuniones estudiantiles y de lucha por la defensa de las libertades que poco después serían arrasadas por la dictadura. Ricardo era  por esos años un activo militante del Partido Comunista Revolucionario, uno de los escasísimos reductos ideológicos en la lucha contra el fascismo ascendente. El 11 de agosto, estas bandas acaudilladas por el manco Ulises, Haroldo Rosso, zapato Mangini, Manini y otros facinerosos al servicio de la oligarquía, los burgueses y como parte de la basura nazi fascista que anidaba en el ejército de los Cristi, Zubía, Goyo Álvarez y otros, tomaron por asalto el Nocturno 8, de 8 de octubre frente al ESMACO, asesinando en enfrentamiento desigual al primer mártir maoísta SANTIAGO RODRÍGUEZ MUELA (aquellos con armas de fuego y éste con una silla como elemento para detenerlos).

Ricardo, joven propagandista, muñido de una guitarra, compone entre los días 12 y 13, momento del multitudinario entierro del joven trabajador y estudiante, el  Himno en homenaje al mártir y por las luchas venideras:

 

Servir al pueblo

 

Luchar, vivir,

Para al pueblo servir,

Luchar como Santiago

Dispuestos a morir

 

El Charla cayó

El Charla murió

El Charla es nuestro ejemplo

De cómo accionar

 

El pueblo jamás

Te olvidará….

Las estrofas que seguían se me perdieron en la memoria del tiempo, pero lo que importa es que esa fibra antifascista, prendió muy fuerte en toda esa generación, y quienes pese a ser muy golpeados con años de prisión como Ricardo, nunca perdieron el norte del pueblo en su camino libertario, continuamos y continuaron en la senda de la lucha ancestral antiimperialista, anticolonialista y antioligárquica.

Así es que veo a aquel muchacho, compañero del viaje a China y a Albania, junto a Lewis y otros compas, previo a los sucesos antes comentados, con un Ricardo treinta y pico de años después, levantado las mismas banderas contra la opresión de las multinacionales de las fábricas de celulosa y los latifundios forestales que asolan en medio de los gobiernos ´´progres`` actuales, la economía, las tierras y las mejores aguas del Uruguay.

Esa fibra de los auténticos hijos de nuestro pueblo, de las raíces artiguistas, que aflora de una u otra forma.

En Ricardo Carrere, con quien sólo intercambié unas pocas palabras después de tantos años, en el abrazo del puente en 2004, junto al pueblo entrerriano luchador, que tomando caminos no estructurados hoy desde partidismos, pero si con esa conciencia total por un Uruguay diferente, ya desde una ONG como GUAYUBIRA, ya dictando conferencias o publicando libros reveladores sobre la entrega de nuestras riquezas al poder multinacional extranjero en un Uruguay frenteamplista, veo un compañero de los muy necesarios que precisamos hoy.

Y que es claro que su ausencia se va a notar, como fuente ideológica e investigativa, pero su espíritu luchador  cobrará mas fuerza en las nuevas camadas de jóvenes que hoy despiertan a esta cruda realidad de un Uruguay con 24.000 millones de deuda, 5 millones de hectáreas vendidas al extranjero, zonas francas/regalía al invasor imperialista, latifundios forestales de 250 mil hectáreas, 80% de salarios sumergidos, avance de proyectos devastadores como Montes del Plata, vaivenes con minería a cielo abierto como Aratirí, un millón de pobres…..

Por eso compas como Ricardo, que supieron unir magistralmente la lucha antiimperialista a la lucha por la preservación del medio ambiente, la historia les tiene reservado un lugar muy especial junto al corazón y la razón de los pueblos que luchamos en este milenio, a las ya conocidas calamidades destructivas del capitalismo, la sucesión de acontecimientos que estos egoístas que mandan en el mundo, pretenden, llevará a la destrucción ecológica del mismo.

Y el pueblo lo impedirá y abrirá nuevos caminos de unidad para detenerlos, y es claro que el recuerdo de Ricardo va a estar en estos nuevos/viejos desafíos que nos imponen los enemigos de la pública felicidad y de la humanidad entera

JORGE IANNANDREA - post@ nº 606 - 2011-08-19 06:51:25
postaporteñ@_______________________________

POSTALINAS

PROBAR DE TODO

 

Como en el viejo almacén del  (PC) Paseo Colón, "donde van los que tienen perdida la fé"...

Dos ex tupamaros integrarán la comisión de marco ideológico del congreso colorado. En dos semanas se lanzarán las ocho comisiones técnicas que trabajarán en diferentes áreas temáticas y producirán documentos para poner a consideración del Congreso Ideológico del Partido Colorado (PC), previsto para fin de año.

El jueves se reunirán por primera vez los presidentes de todas las comisiones para coordinar y comenzar con el trabajo de discusión, luego de que en los últimos días se terminaran de designar sus integrantes. Se supo, por ejemplo, que el ex integrante del Movimiento de Liberación Nacional (MLN), Kimal Amir, presidirá la comisión denominada "Concepciones ideológicas globales.

La democracia, el republicanismo y el liberalismo como pilares del PC del siglo XXI".

En líneas generales, este ámbito definirá "qué significa pertenecer al PC o ser batllista". Público El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) resolvió ayer realizar un pedido de informes a cada uno de los entes sobre el gasto de publicidad. Alberto Iglesias (Uruguay es Posible) explicó a la diaria que pedirán el monto total por cada uno de los entes en el año anterior a la asunción de los representantes de la oposición y en el período siguiente hasta la actualidad. Además se pedirán detalles de los criterios de otorgamiento y cómo se distribuyó entre Montevideo y el resto del país.

La solicitud se enmarca en los recientes dichos de José Mujica durante una reunión de presidentes, en la que sugirió distribuir la asignación de publicidad en función de la cobertura de la crónica roja. Amir estuvo preso durante la dictadura por ser militante tupamaro, durante su exilio en Suecia se abrió del MLN y a su regreso se vinculó con la Corriente Batllista Independiente (CBI), liderada por Manuel Flores Silva.

Desde hace algunos años, Amir trabaja en el PC junto con el senador y ex intendente de Rivera, Tabaré Viera (Propuesta Batllista). También participará de la comisión el ex tupamaro Mario Píriz Budes, señalado históricamente desde el MLN como el responsable, por delator, de la detención de varios militantes. Píriz Budes abandonó el MLN en 1972.

Actualmente, según dijo a la diaria, no se considera colorado: "soy independiente, un socialista sin apellido". "No trabajo para el PC, pero con Viera tenemos buena comunicación en el plano político e ideológico y estoy dispuesto a dar esa discusión (en la comisión) en todo lo que ayude a esclarecer la realidad. Soy un tipo que estudió mucho a Domingo Arena y las tradiciones del pensamiento de izquierda", dijo Píriz Budes a la diaria. Tanto él como Amir forman parte del equipo de colaboradores del semanario probista Opinar.

Entre los lineamientos acordados para esta comisión deberá abordarse el "desarrollo de los últimos aportes de la teoría republicana" y de la "teoría socialdemócrata".

"La historia misma del PC es la síntesis del pensamiento político liberal y el pensamiento republicano", afirma el documento con las pautas para establecer que deben discutirse los "nuevos desarrollos conceptuales del liberalismo, como es el caso del liberalismo igualitario". Otro de los puntos del orden del día es "crítica a los populismos". "El debate universal da por superadas las corrientes de pensamiento antiliberales y autoritarias que primaron en la cultura nacional desde la década del 60 del siglo pasado, a esa crisis profunda le sigue paradójicamente un renacimiento del populismo en la región, lo que debería considerarse", reza el documento. "Pertenecemos a un grupo de centro y esto es lo que queremos imprimir dentro del PC", dijo el convencional César García (Proba).

"El objeto político es la socialdemocracia, siempre ha estado alineado a ese proceso el PC. Lo que tratamos de reivindicar es que la socialdemocracia vuelva a tomar un rol esencial", aseguró. García aseguró que el partido "se alejó de esa postura" que tenía a principios de los ochenta por "tendencias políticas y generacionales".

"No es lo mismo el partido conducido por personas de 40 a 50 años que gobernado por personas de más de 60", completó. Y añadió que la "bandera del batllismo", hoy reivindicada por todos los sectores como un diferencial, será reivindicada para el PC. "Las luchas internas deberán dirimirse de otra forma", planteó García, editor responsable de Opinar

PUBLICADO EN La Diaria

 

EL DESASTRE YA COMENZO

Hola, apenas para comentarles que el desastre que va a aportar a este país la planta de celulosa MONTES DEL PLATA, ya comenzó!!!

Sabido es que Colonia del Sacramento vivía hasta ahora del cada vez más numeroso y variado turismo. Últimamente cada vez mas , los turistas estaban decidiendo pasar al menos una noche en ese lugar maravilloso. Uno diría que bueno! Si.

Pero- y ahora- como le explicamos a esos turistas que querían pasar una noche en colonia, que no podrán hacerlo, tal como tenían planeado?

Si. Es que muchísimos turistas habían reservado para esta primavera, hoteles 3 estrellas. Pero esos hoteles están avisando a quienes tenían reservas (incluso con señas dadas) que cancelan esas reservas porque han alquilado el hotel completo para los operarios de Montes Del Plata.

Hay un hotel que lo alquilo por 3 años. Otro hotel que lo alquilo por 6 meses. Hoteles buenos, céntricos. Plantean que ganaran mucho mas, con menos problemas y dinero seguro...

Como pueden ver, la desocupación a nivel de trabajadores vinculados al turismo ya esta comenzando.

Antes de comenzar a ensuciar, a destrozar el medio ambiente, el rio, el aire...

Ya comenzaron la "operación desastre"!

Chau al turismo, chau a los dulces y quesos caseros, (porque en un lugar altamente contaminado, nada será "natural"). Chau pesca en arroyos, en el rio Cufré o el Rosario... Al diablo con la historia... Ahora, será el lema "viva la madera"!.

Y que va a pasar cuando se termine de construir la planta de celulosa, y apenas queden trabajando unos pocos, tal como sucede en Fray Bentos?

Pues ya no habrá turismo, ni quesos, ni nada, y COLONIA pasara de ser uno de los Departamentos con menos desocupación, a ser uno con altísimo índice de desocupados. ¿Donde esta la ventaja, la ganancia?. Obvio, en los bolsillos de los políticos corruptos, los "regresistas" del gobierno! Que horror!!!

Por favor difundan esto,  para que todo el mundo se entere. !!!!

Saludos.

Graciela

 

Elecciones en Argentina

si seguimos negando la realidad.....volveremos a equivocarnos.......!!!!

los abrazo a todos...!!!pero negar q la gente...o la barra se expreso....!!!

escuchen...por favor

Pablo Sapriza

---

   Ya que tan inteligentes se consideran podrían bajar un cambio y comprender en profundidad a las "multitudes".  paso a paso los argentinos vamos desarrollando una revolución social y cultural pese a los golpes recibidos periódicamente.

Volvemos a la carga una y otra vez.

Hasta la victoria siempre.

 Joaquin.

POSTA - post@ nº 606 - 2011-08-19 06:47:06
postaporteñ@_______________________________

¡SER JOVEN SIEMPRE Y GRITAR SIEMPRE, HASTA LA VICTORIA, ?LÍBER ARCE / LIBERARSE?!!!

“Ser joven y no ser revolucionario es hasta una contradicción biológica”

(Ché)

 

Dolor, estupor, muchísima bronca y también muchísima necesaria reflexión, producen en el mundo entero los brutales ataques contra el movimiento popular en varios puntos del planeta, muy especialmente sobre la población juvenil obrero-estudiantil y amplísimos sectores crecientemente marginalizados de la sociedad capitalista en crisis agónica pero también ferozmente genocida.

No se trata de furiosas y justificadas explosiones populares y respuestas autoritarias a ellas, aisladas o localizadas únicamente en el área “clásica” del capitalismo dependiente.

Son, por un lado, manifestaciones generales muy claras y universales del descontento social cada vez más extendido y profundo, producido tanto en las “neocolonias” como en el llamado “primer mundo”, por medidas político-económicas de la burguesía internacional tratando de garantizar, como siempre, que las crisis no afecten ni a sus ganancias ni a su status parasitario.

Son, también, la evidencia de que la represión y la violencia estatal, traducen la incapacidad de la clase dominante en pretender seguir legitimando un modo de producción y un sistema político-social basado en la explotación y la opresión, que multiplica sin cesar su propio anacronismo congénito y autocondenatorio, y que invariablemente descarga todo el peso del desastre económico-financiero sobre los más jodidos en todo el mundo.

Las movilizaciones callejeras del presente, son la reacción popular –predominantemente espontánea e inorgánica, por ahora- ante las maniobras del poder político-económico-militar trasladando las pérdidas al pueblo trabajador, con disminución de salarios, recorte de la asistencia social, más desocupación y severos perjuicios para la educación y la salud públicas en todas partes.

Cuando nuevamente es la juventud del pueblo trabajador la que se coloca al frente de la protesta y la resistencia con verdadero heroísmo que jamás podrán emular las juventudes comprometidas con la clase dominante, hoy, 14 de Agosto del año 2011, “Día del Niño” en el almanaque criollo del mercantilismo imperial, una parte importante del pueblo oriental rememora y conmemora los 43 años del cobarde asesinato de Líber Arce.

Como si se tratara de un antojo irónico de la fatalidad histórica y a la vez “el designio sobrenatural” y premonitorio de la casualidad, Líber Arce, nada menos, hubo de llamarse el estudiante de odontología ejecutado por el pachecato anticomunista y antiobrero, el 14 de agosto de 1968, año al que bien puede llamársele de la muerte sin resurrección posible del paradisíaco y ya absurdo Uruguay batllista y “civilista”.

“Liber Arce”, se convertía, automática y necesariamente, en “Liberarse”, y este “nombre-consigna” se asoció espontáneamente en el imaginario popular, más allá de cualquier análisis teórico o lógica política, al primer secuestro político del “Uruguay moderno”, ocurrido una semana antes de la masacre obrero-estudiantil, en la persona de un abominable representante del régimen pachequista llamado Ulysses Pereira Reverbel, ya fallecido y merecidamente olvidado por todo el mundo.

Jerarca de UTE responsable de la reciente represión del ´67 / ´68 sobre los trabajadores del ente estatal y autor impune de la muerte de un canillita, en el departamento de Artigas  (cuando el trabajador voceaba la tapa de una publicación amarilla que apuntalaba a Pereira como protagonista principal de una “fiesta” de corruptas y corruptos del régimen “tirando la casa por la ventana” con gastos equivalentes al salario promedio de mucho más de un año de veinte trabajadores públicos y privados), Pereira Reverbel fue liberado unas horas antes de la masacre.

Los fragmentos que adjuntamos de una crónica del periodista César Di Candia, no obstante su carácter nada “izquierdista”, ilustran muy bien sobre el clima  político vivido en aquellos tiempos fermentales preñados de rebeldía e irreverencia nacidas también de los embates antipopulares de la burguesía oligárquica, en medio de una de las crisis periódicas del sistema, a las que se respondía –con violencia y nada más que violencia- como hoy se responde en el presente aquelarre terminal del sistema capitalista.

La ocasión puntual  de este domingo de Uruguay “protegido ante la crisis” y aturdido por el asedio de la prédica “inversionista” a ultranza, no da para extenderse en consideraciones de mayor profundidad, pero sí para poder apreciar cómo aquellos tiempos, a pesar de la ilusión de “salvataje bueno del capitalismo humano” que hoy parece dominar el panorama subjetivo nacional, no son esencialmente distintos a estos tiempos en los que, aquí también, van incubándose las condiciones para que el descontento y la bronca no vengan solamente “del extranjero”, en un mundo con fronteras cada vez más desdibujadas y con urgencias y angustias humanas básicamente idénticas y unificadoras, sea donde sea y se hable el idioma que se hable.

Describía Di Candia:

“(…) La desaparición de Pereira Reverbel fue el detonante final de un estado de violencia que azotaba diariamente a la sociedad del país, en especial la de la capital. El 9 de agosto, el ministro del Interior Eduardo Jiménez de Aréchaga ordenó sorpresivamente el allanamiento de la Universidad de la República, las Facultades de Agronomía, Arquitectura y Medicina y la Escuela Nacional de Bellas Artes. En conferencia de prensa explicó la razón de sus actos: la certeza de que en esos lugares se depositaban armas, panfletos violatorios de las Medidas Prontas de Seguridad vigentes y todo tipo de elementos de apoyo al MLN. El día inmediato, un comunicado oficial del ministerio detalló lo encontrado: en Arquitectura, grampas, bombas incendiarias, cócteles Molotov, varillas de hierro y revólveres de distinto calibre. En Agronomía, hondas para arrojar proyectiles, piedras y una catapulta de madera. En Bellas Artes volantes ofensivos, afiches relativos al gobierno, cartelones y recipientes con ácido. En Medicina manifiestos incitando a la lucha armada, trozos de hierro, grampas y hondas. En la Universidad Central, cartuchos de perdigones, bombas de alquitrán y manifiestos subversivos.

El Consejo Directivo Central de la Universidad contraatacó de inmediato y en un duro manifiesto emitido ese mismo día, denunció que el asalto se había llevado a cabo sin ninguna gestión previa ante las autoridades, que durante el mismo las fuerzas policiales causaron ingentes destrozos y sustrajeron material docente y documentación por valor de varios millones de pesos y que las autoridades universitarias responsabilizan de ese hecho que no tenía precedentes en la historia del país ni en las épocas de los gobiernos más despóticos que ha padecido la República, al presidente de la República Jorge Pacheco Areco y sus ministros, muy especialmente a aquellos que ostentaban títulos universitarios.

En realidad, si bien las autoridades habían fracasado en la obtención de elementos subversivos, (ningún movimiento insurreccional contra un gobierno se lleva a cabo con algunos revólveres, grampas tipo miguelito, panfletos, afiches, varillas de hierro y catapultas caseras de madera) el argumento de la falta de autorización previa esgrimido por la Universidad era pueril. La exigencia de una requisa avisada o prevenida era de una inocencia tal, que parece difícil de concebir en autoridades universitarias.

(…)

La gravedad de los hechos que se acaban de relatar, quedó opacada ese mismo día, como consecuencia de la previsible reacción estudiantil. En respuesta a la acción policial en los centros de enseñanza referidos, que fue tomada como una violación a la autonomía universitaria, las calles céntricas de Montevideo fueron invadidas por miles de estudiantes en actitud francamente agresiva. Los allanamientos se llevaron a cabo a las tres de la madrugada, pero a las 9.30, cuando los primeros estudiantes entraron a los locales y comprobaron lo sucedido comenzaron a manifestar su protesta de una manera que al principio fue inorgánica y luego culminó con violencias y enfrentamientos trágicos. "Sin que se pudiera establecer dónde se formaban los grupos" -dice la crónica del diario El País del 10 de agosto- "a lo largo de la mañana y cerca del mediodía, contingentes estudiantiles hicieron su aparición en puntos distantes de la zona céntrica causando perjuicios al normal desplazamiento vehicular y consiguiendo incluso desviar a varios ómnibus con sus muestras de hostilidad que se materializaron con el golpetear sobre ellos. Efectivos policiales de Seguridad y de la Guardia Republicana no se dieron tregua en correr de un lado a otro para disolver a los grupos que pronto se reagrupaban en otros lugares. (...) Cuando eran las siete de la noche, los disturbios adquirieron mayor gravedad. Para esa hora, pese a que el edificio de la Universidad Central seguía ocupado por un número indeterminado de estudiantes, los efectivos que se mantenían cerca del lugar parecían no ser suficientes. Era visible que a pesar del intenso gaseamiento a que la Universidad era sometida, las pedreas no cesaban y por el contrario aumentaban en su intensidad. Fue en esas circunstancias que hicieron su aparición en la zona numerosos grupos de estudiantes que también arreciaron contra las fuerzas del orden, que en su momento se vieron desbordadas. La violencia desencadenada a todo lo largo de la calle 18 de julio y esporádicamente en calles paralelas, se prolongó por espacio de más de dos horas, al cabo de las cuales la policía logró dominar la situación restableciéndose paulatinamente el orden. Pasados los primeros momentos de agudo confusionismo, en medio de un mar de agudas y contradictorias versiones, se pudo ir teniendo una idea aproximada del saldo provisional de heridos que las refriegas habían dejado. Mario Toyos, de diecisiete años, estudiante de Preparatorios de Agronomía en el IAVA, recogido en la intersección de Eduardo Acevedo y Lavalleja, al cual una granada de gas lacrimógeno le había estallado en su cabeza, sufrió fractura y hundimiento del cráneo con pérdida de masa encefálica. Se advirtió la presencia de gas en el cerebro". Hubo, además, varios estudiantes heridos de bala y cinco policías trasladados al Hospital Militar, pero todos ellos fuera de peligro.

Como corolario de lo actuado por el Ministerio del Interior en la Universidad y otros centros de estudio, el Poder Ejecutivo, ante la gravedad de la agitación estudiantil, solicitó al Senado la venia para destituir a los miembros del Consejo Central Universitario. Seguramente, la medida era coherente con la firmeza que se había propuesto del gobierno, pero no contribuyó a aliviar la situación. Más irritados de lo que ya estaban, los estudiantes volvieron a largarse a las calles el día lunes realizando manifestaciones de acuerdo a los horarios de sus clases. Volvamos a la crónica de los diarios: "Nuevos y graves desórdenes volvieron a registrarse ayer al chocar estudiantes y policías en distintos puntos de la capital. Un saldo no definitivo ni oficial de los disturbios comprendía a varios estudiantes heridos de bala -uno de gravedad-, diecinueve policías heridos, algunos también de bala y numerosos comercios dañados como consecuencia de las intensas pedreas. No hay constancia tampoco de la cantidad de personas afectadas por la acción de los gases lacrimógenos disparados con profusión para poner fin a las revueltas. Tras varias horas de lucha, el inicialmente compacto contingente de estudiantes fue cediendo hasta que los últimos buscaron refugio en el edificio de la Universidad, desde donde a partir de las nueve de la noche, se les permitió su retiro sin ningún requisito previo (...) Las autoridades policiales advierten con creciente preocupación que la propagación de falsas informaciones está contribuyendo a acrecentar el ya demasiado enrarecido clima que un día sí y otro también (...) desemboca en actos de la más desenfrenada violencia. (...) Esta recomendación alude directamente a volantes que ayer fueron distribuidos en distintos puntos de la ciudad bajo el título: “¿Por qué se oculta la muerte del estudiante Mario Toyos?" En realidad, Toyos no había fallecido, aunque seguía grave.

Las docenas de gaseados, heridos de bala y lastimados producidos en la Universidad y sus alrededores (exactamente dos meses después y a una escala mucho mayor pasaría lo mismo en las universidades de París) fueron consecuencia de una muerte terrible, que todavía hoy es esgrimida como un símbolo de la resistencia estudiantil.  Los hechos habían ocurrido cerca del mediodía, en las proximidades de la Facultad de Veterinaria.

La crónica policial del diario El País, los recogió de esta manera: "En la seccional novena se tuvo conocimiento de que alrededor de cuatrocientos estudiantes se hallaban concentrados con evidentes propósitos de manifestar.  El grupo se había concentrado frente mismo a la Facultad, en General Prim entre Julio César y Larrañaga y hasta allí se dirigieron un oficial y tres agentes a bordo de un jeep. El oficial confió en su persuasión y descendió, dirigiéndose hacia la concentración pretendiendo hablar con los estudiantes. Su actitud quizá fue mal interpretada y de inmediato se le rodeó y derribó, por lo que el funcionario accionó su arma de reglamento vaciando el cargador. A consecuencia de su proceder, Líber Artes (textual) oriental, soltero de veintiocho años domiciliado en Chimborazo sin número, estudiante de veterinaria, cayó gravemente herido alcanzado en la región inguinal. Se le condujo al Hospital de Clínicas donde fue sometido a una prolongada intervención quirúrgica. La Jefatura de Policía dispuso en relación a este episodio, la inmediata separación de los funcionarios actuantes, la instrucción de una información sumaria y el sometimiento de los mismos a la Justicia".

Un parte médico referido al estado de salud del estudiante Líber Arce, (ahora sí escrito correctamente) expedido a medianoche en el Hospital de Clínicas, luego de advertir que el estado del paciente era muy grave, expresaba textualmente, entre otros conceptos médicos: "Diagnóstico lesionar del enfermo. Anemia aguda, paro cardíaco que se recuperó con masajes. Herida de arteria femoral izquierda en la confluencia de la femoral superficial y profunda con pérdida de sustancia y arrancamiento de la arteria femoral profunda".

Líber Arce que no era estudiante de veterinaria como consigna la información antedicha, sino que estudiaba para auxiliar de odontología, falleció a la mañana siguiente.

Para unos, había sido un agitador social, un estudiante eterno de 28 años que promovía desórdenes en un centro de enseñanza que no era el suyo. Para otros, el hijo de un obrero que desde temprana edad se había afiliado a la Unión de Juventudes Comunistas e incluso había viajado a Moscú y luchaba por las causas populares. Fue velado en el atrio de la Universidad y la inmensa multitud que acompañó su cuerpo hasta el cementerio del Buceo, transformó el hecho en un sorprendente y doloroso plebiscito popular contra la política del gobierno.

Era muy claro a esa altura -y las elecciones de 1971 habrían de confirmarlo- que el país (con prescindencia de las simpatías o antipatías que despertara el movimiento tupamaro) se había radicalizado hondamente y desde el punto de vista ideológico estaba separado en dos mitades casi exactas.

La casualidad enlaza a veces lo trágico con lo frívolo. La misma noche en que Líber Arce agonizaba, se presentaba en el teatro Solís Maurice Chevalier, seguramente el cantante francés más famoso del siglo, quien estaba de gira por América para festejar sus 80 años.

Como era previsible, la agitación no cesó con el entierro de Líber Arce, aunque todos reconocieron que había tenido lugar en medio de un recogimiento que era el reflejo de la propia congoja de los participantes. Pero a la noche cambiaron las cosas, cumpliéndose las predicciones de quienes pensaban que la calma terminaría junto con el acto del sepelio. El diario El País, que traía en su portada una enorme foto en colores del incendio de un auto y otra de la vidriera de la sucursal Cordón del Banco de Crédito hecha añicos, coronadas por un gran titular que decía: Pese al pedido de calma grandes daños y desmanes, se refería a lo ocurrido de acuerdo a este resumen. "Unos cuatro mil revoltosos, se adueñaron anoche de toda la avenida 18 de julio dedicándose a destrozar escaparates y vidrieras comerciales. Blancos predilectos de los desordenados parecieron ser los locales bancarios ubicados a lo largo de la avenida. Muebles de un club político fueron substraídos y amontonados en la calles, donde les prendieron fuego apedreándose después a los bomberos. Posteriormente se produjeron saqueos en varios de los comercios destrozados. Muchos de los manifestantes empuñaban armas de fuego que fueron disparadas contra casas comerciales. La policía estaba ausente de la calle". Por su parte, la versión oficial de los sucesos proporcionada por la propia Jefatura de Policía de Montevideo, decía lo siguiente. "La Jefatura de Policía hace saber que con posterioridad al sepelio del estudiante Líber Arce, llevado a cabo con total normalidad, se organizaron sorpresivamente manifestaciones integradas por grupos de cuatrocientas a quinientas personas que convergieron desde la av. Rivera y desde la av. 8 de octubre, sobre la av. 18 de julio. Algunos manifestantes portaban armas de fuego, toda clase de elementos arrojadizos y garrotes. Al llegar a una sucursal bancaria en la av. 18 de julio y Magallanes, efectuaron varios disparos de armas de fuego y nutrida pedrea. Ocasionaron múltiples destrozos en los comercios céntricos rompiendo luminosos y vidrieras. En la firma Ovalle Hnos. causaron el destrozo total de sus vidrieras y se dieron al saqueo de la mercadería existente. Los diarios El Día y El País fueron objeto de pedrea que causaron ingentes daños en vidrios de las puertas y acceso. Canal 4 de televisión y un club político de las inmediaciones, fueron el blanco de los desmanes, con rotura de decenas de vidrios. Retiraron sillas del club mencionado y colocándolas en la vía pública les prendieron fuego. Los acrílicos del cine Censa sufrieron grandes daños".

En este clima y sin que una cosa tuviera que ver con la otra, fue dejado en libertad para sorpresa de todos, el presidente de UTE Ulysses Pereira Reverbel”. (Hasta aquí, el sesgado aunque elocuente relato del colorado Di Candia).

Por su parte, el texto de este comunicado del viejo e incipiente MLN, complementa a la distancia temporal e ideológica, la visión histórica de los acontecimientos clave hoy conmemorados por miles de estudiantes latinoamericanos reunidos en lo que seguramente será una impresionante marcha desde la Universidad hasta el Palacio Legislativo, a unas pocas horas de la marcha hacia la Embajada de Chile convocada anoche en Montevideo por el colectivo estudiantil de ese país (parecerá muy pobre, tal vez, pero esto es internacionalismo práctico):

Declaraba el MLN de entonces:

"Frente al ataque violento y desembozado que seis o siete grandes banqueros, especuladores, latifundistas y comerciantes erigidos en ministros y gobernantes, están llevando a cabo contra derechos y libertades fundamentales de nuestro pueblo.

Frente al ataque fascista contra las auténticas organizaciones sindicales, estudiantiles y populares, expresado fundamentalmente por la reglamentación sindical, los apaleos, la militarización y las detenciones registradas.

Frente a la inmoralidad que significa la congelación de salarios e ingresos de los sectores más empobrecidos, mientras se mantienen intactos los intereses de quienes son los causantes de la crisis que sufre el país y después de haber enriquecido los bolsillos de unos pocos especuladores que ocupan cargos de gobierno a instancias de una devaluación fraudulenta.

Frente a la entrega de nuestro país al capital norteamericano a través del Fondo Monetario Internacional y de la injerencia cada vez mayor de las dictaduras vecinas en nuestros asuntos (...) lo que corresponde es organizar la defensa del pueblo, continuar la lucha organizándose adecuadamente para responder a la violencia reaccionaria con la lucha revolucionaria. (...) Por ello, y como advertencia de que nada quedaráimpune, y de que la justicia popular sabráejercerse por los canales y de la forma que corresponda y convenga, es que hemos detenido al señor Ulises Pereira Reverbel, digno representante de este régimen, estanciero, defensor de grandes contrabandistas de Artigas, asesino a mansalva de una persona sin haber pagado su crimen, perseguidor de los obreros de UTE y uno de los principales ideólogos de la política imperante"

(Firma: Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros), 7 de agosto de 1968).-

GABRIEL CARBAJALES - post@ nº 606 - 2011-08-19 06:43:30
postaporteñ@_______________________________

A Propósito de ?Mundialito?

“Dame fútbol, quiero fútbol/pasión que nunca se agota

Dame fútbol, quiero fútbol/que arregla las almas rotas”

(Ignacio Copani)


En el mes de noviembre se estrenó en salas de todo el país “Mundialito”, una película que combina materiales de archivo y documentales para, desde la retrospectiva del tiempo, indagar en los pormenores del evento así llamado, organizado por la dictadura entre diciembre de 1980 y enero de 1981.

Lamentablemente, dejé pasar el tiempo del estreno y hasta el momento no pude conseguir el video que la reproduce. Por lo mismo, voy a hacer algo que nunca hice, esto es, comentar una pieza sin haberla visto o leído.

En rigor, se trata de un detalle menor, en la medida que no es la película lo que quiero comentar, sino un testimonio que sirvió eficazmente de promoción al citado filme, a saber, el del “Cabeza” Marcelo Estefanell, que narrando la reacción colectiva vivida en el Penal de Libertad luego del gol de la victoria convertido por Waldemar Victorino en la final contra Brasil, expresa: “Fue la única vez en 13 años de preso en que presos y soldados festejamos algo juntos”.

La introducción del testimonio de un preso político en una documental que escudriña en un acontecimiento deportivo y social acontecido tres décadas atrás es un hallazgo y hace tanto al mérito de la película como a su intento de aportar una visión integradora del fenómeno. Ese hallazgo fue muy bien explotado, al punto que en la televisación de los partidos del campeonato apertura, la frase del Cabeza, con el nombre del autor, aparecía insistentemente sobre la pantalla. Por añadidura, casi toda la propaganda del filme ponía en primer plano la frase del prisionero, que daba cuenta del inusual festejo que supuestamente se vivió en el Penal.

A medida que uno se va poniendo viejo, comienza a abominar del racionalismo y el dogmatismo de los años juveniles. Confía más en la intuición y algo me decía que lo de Marcelo (por lo demás, un compañero sin tacha) no me gustaba.

Fui al diccionario de la Real Academia Española (RAE) a buscar el término “junto” y como adjetivo lo hallé equivalente a “unido, cercano”. Como locución propositiva, lo definía como “en compañía”, o lo que es más sugestivo: “en colaboración con”

Si alguna duda tenía sobre lo que mi querido compañero quería interpretar de aquel inusual festejo entre “presos y soldados”, en una columna que el Cabeza escribió para un portal de Internet (www.180.com.uy) encontré una formulación más extensa :

“En el Mundialito del ’80, pese a que fue inventado por la dictadura y pensado como broche de oro de un plebiscito que nunca se imaginaron perder, en la final contra Brasil, cuando el gol del triunfo hecho por Victorino consagró el título de campeón, por primera vez, presos y carceleros, durante diez segundos gritamos juntos un gol. El fútbol, ese milagro social casi inexplicable, nos hermanó por un instante”.

En lo que a mi refiere, la apelación a la “hermandad”, aunque más no fuera por “diez segundos”, fue la enmienda que empeoró el soneto, ya que la inmisericorde RAE la define como “amistad íntima, unión de voluntades”, o, peor aún, como “gente aliada y confederada”.

Como era de esperarse, esas inocentes expresiones de Marcelo encontraron exégetas dispuestos a ir más allá, interpretando esos dichos, refiriéndose a “el fútbol como movilizador de emociones y sentimientos, de reencuentros y unidad”(www.vivocablecolor.com.uy). O, dando palos para nuestro sufrido gallinero, diciendo que era la primera vez que presos y carceleros festejaban juntos un acontecimiento que muchos decían era solo ‘pan y circo’”(www.arte7.com.uy).

Lo risueño de esto es que, cuidándome de incurrir en comunes paranoias, ese “muchos decían era solo ‘pan y circo’” va dirigido al personaje que en “El hombre numerado” (celebrado libro de Marcelo Estefanell) emitía ese juicio acerca del Mundialito, y que para mi desdicha soy/era yo (como decía el “Loco” Macario: “Que rigor, que hasta los mirones cobran”).

El 12 de diciembre del año pasado, desde el diario argentino Página/12, la periodista Mariana Mactas profundiza la versión del alborozado y fraternal festejo diciendo: “…tupamaros en cautiverio que pasaron de negar el campeonato (“pan y circo”) a abrazarse con sus carceleros festejando un gol”. De seguir revisando el pasado con esta celeridad pronto estaremos recordando el sabor de los besos que nos dimos.

En semiótica, la “ambigüedad pragmática” se produce cuando una palabra, sintagma u oración es susceptible de dos o más significados o interpretaciones. El referido es un caso típico. Se introduce una “ambigüedad pragmática” en una noción que hasta ese momento no admitía discusión (en este caso la radical ajenidad entre víctimas y verdugos) y admitida esa intrusión (en este caso la palabra “juntos” o el concepto de “hermandad”), se abre la puerta a otras palabras que hubiera sido inconcebible que asomaran sin la cabecera de puente creada a través de la ambigüedad inicial, por lo que no es sorprendente que tras ella desembarque la tropa de los “reencuentros”, de la “unidad”, y de los “abrazos”.

Este tipo de operativas obran como la imperceptible deriva de las placas tectónicas, que configuran y desconfiguran los continentes de la memoria, sin que podamos darnos cuenta, desde la finitud de nuestra percepción, de que algo está cambiando, no sólo en la materialidad del suelo que pisamos, sino en la propia historia que precedió y explicitó al presente.

En consecuencia, y siguiendo al pie de la letra a mi hermano Marcelo, cuando titula “Quién calla, otorga” auna columna en la que condena la violación a los derechos humanos en Cuba, me creo con derecho a realizar algunas precisiones, en buena medida porque creo que estas construcciones subjetivas sólo son posibles si los protagonistas guardan silencio

En primer lugar, es preciso decir que el gol de marras no fue el único que se gritó en el penal de Libertad de manera unánime. Recuerdo en particular el tercer gol de “Cascarilla” Morales en la hora contra Colombia, en un 3 a 2 como local que no impidió que quedáramos afuera del Mundial de 1982. El hecho de que las menciones a otros antecedentes sean tan magras, no sólo tiene que ver con la discrecionalidad con la que se irradiaban los partidos de fútbol en el Penal, sino también con las paupérrimas performances de la selección de esos tiempos.

No obstante, existieron otras ocasiones en que tanto los carceleros como los presos gritaron (unos del lado de afuera y otros de adentro de la celda) los goles de Uruguay. Recuerdo particularmente la conquista del X Sudamericano Sub-20 por parte de la celeste. También el 11 de octubre de 1981, gritamos por unanimidad el gol de Carlitos Berrueta en las semifinales del final Sub-20 de Australia, minutos antes que Romulus Gabor (Balón de Oro de aquel torneo) nos vacunara por partida doble dejándonos fuera de la competencia.

A propósito de ello, quiero mencionar un hecho que sucedió pocas horas después de aquella eliminación, en la madrugada del 12 de octubre y que ha sido cuidadosamente silenciado.

En esa oportunidad, el silencio difícil de describir que tienen las cárceles por las noches, se rompió con el ruido de los cerrojos de las celdas, con el estrépito de objetos rotos, con voces de mando, con pasos y corridas. El tumulto no era en el 2º Piso, sino en el 3º, ocupado íntegramente por los presos comunistas.

Encaramado en la mesa de cemento pude ver parcialmente lo que allí sucedía. Habían sacado a los presos de las celdas sin darles tiempo a vestirse, poniéndolos de piernas abiertas con las manos contra la pared. El estruendo que se escuchaba indicaba que se estaba procediendo a destruir sus escasas pertenencias.

El operativo de demolición –al que se añadió el maltrato físico- duró al menos una hora. Al otro día pudimos comunicarnos con los “primos” por la ventana y nos narraron lo acontecido. Todo se redujo a buscar un chivo expiatorio y lo hallaron entre los presos comunistas, tal vez porque en algún lugar de su oscuro cerebro, los cancerberos los identificaron con Rumania y con los goles de Gabor.

En esta oportunidad, pese a que presos y guardianes gritaron el gol de Berrueta, no existieron apelaciones a la “unidad”, ni a quiméricas “hermandades”, ni los preconizados “abrazos” y brilló por su ausencia “ese milagro social casi inexplicable” (…)“movilizador de emociones y sentimientos, de reencuentros y unidad”.

Dicho esto, quiero hablar de fútbol, de la pasión que nos acompañó durante todo ese período, que nos permitió hacer más llevaderos aquellos años que parecían interminables, que fue clave de cultura, pero también que significó –hoy lo veo con claridad- una formidable herramienta de resistencia.

“Bailarín compadrito”

Para quienes compartimos durante más de una década el cautiverio en el Penal de Libertad, el fútbol era una emoción sólo comparable a la visita quincenal en la que, vidrio por medio, nos comunicábamos con nuestros familiares durante media hora.

A esa sublime y por lo general frustrante experiencia, se añadía la de quienes teníamos niños chicos, que gozábamos del privilegio (o del derecho, aunque ese concepto estuviera por entonces bajo sospecha) de disfrutarlos una vez al mes, también durante media hora, en un pequeño jardincito acondicionado al fondo del locutorio.

La reconstrucción de la historia del fútbol en el Penal de Libertad es asunto abstruso, ya que la fragmentación en áreas, pisos, sectores y alas, a la que procedieron sistemáticamente las sucesivas direcciones del establecimiento, condujo a que sea imposible tener una visión global de lo que sucedía en los distintos compartimientos.

Para entender esto es preciso tener en cuenta que el Penal contaba con cinco pisos, a los que se agregaron posteriormente cinco barracas, emplazadas a más de cien metros de la planta central, en función de la superpoblación que sufrió la cárcel por el incremento desmesurado de la represión.

De manera paulatina, los pisos fueron separados rigurosamente en sectores (A y B) –controlados desde el panóptico central- y al interior de los sectores también se estableció con el tiempo la compartimentación entre las alas derecha e izquierda.

Por supuesto, que la estricta separación inicial entre los pisos (las barracas eran un universo aparte) se mantuvo y se profundizó, discriminando entre aquellos que los militares consideraban “peligrosos” o que llevaban sobre sus espaldas carátulas más pesadas, a quienes entendían como más “livianos”. Consecuentemente, aquéllos que integraban esta categoría (relativamente arbitraria y manipulada, como todas las cosas que emergían de esas cabezas) podían desarrollar diferentes tareas, como cocina, panadería, jardinería u otras actividades que permitían la vida colectiva y, fundamentalmente, evadirse del encierro en la celda.

Con el tiempo, la discriminación registró otro gradiente de segregaciones. Por ejemplo, se concentró en el tercer piso a los presos del Partido Comunista, que comenzaron a afluir en masa al Penal a partir de 1976, o se habilitó un piso para los “seispuntistas”, ese original fenómeno político que tuvo una fuerte implantación en la cárcel durante la segunda mitad de los ’70.

Por lo mismo, lo que evoco está referido fundamentalmente a cómo vivimos el fútbol en el 2º Piso y particularmente me tengo que referir al sector B, ala derecha, donde durante algún tiempo compartimos la vida con Marcelo y otra veintena de compañeros.

El 2º Piso era el de “máxima seguridad”, es decir, estaba absolutamente compartimentado del resto del Penal, no “bajaba” a realizar ningún tipo de tareas y, en términos generales, padecía de condiciones de trato más duras. La diferencia que existía en su interior era la separación por sectores y la misma no era menor. Mientras en el sector A cada celda albergaba dos prisioneros, en el B el régimen era de soledad, lo que comportaba obvias desventajas, pero también algunos beneficios. Este último punto tiene que ver con la especial atención que se nos prestaba por parte de los compañeros de los otros pisos, obsesivamente preocupados por hacernos llegar una palabra de aliento, por darse maña para procurarnos comida abundante, en pocas palabras, por “mimarnos” particularmente y en la medida que podían.

De esa pasta estaba hecha esa generación.

En esas condiciones, si la visita quincenal era nuestra Meca, el santuario cotidiano era el recreo, una salida al confinamiento que, no obstante, estaba llena de incertidumbres. La primera de ellas era la mera posibilidad de acceder al recreo por estar sancionado. En general, las sanciones eran producto del capricho y la crueldad. A veces, con pequeñas atenuaciones, se prolongaban durante meses y en general la fila de quienes bajaban al recreo estaba notoriamente raleada. Otra categoría la constituía el “islazo” (que así le llamábamos), que implicaba el aislamiento absoluto (en general durante treinta días) de quienes caían en ese lote y por añadidura la pérdida de la soñada visita. La “isla” estaba constituida por quince celdas organizadas en tres categorías, de acuerdo a una escala de rigores. A las más inhóspitas las llamábamos “jaulas de tigre” y eran generalmente las destinadas a los presos del 2º Piso y a aquellos compañeros a los que se aplicaba un trato que rondaba con la sevicia.

Las “jaulas de tigre” eran un cubículo cortado longitudinalmente por una reja, que comprimía aún más su reducida superficie. De esa manera los carceleros podían abrir la puerta de hierro y contemplar -en ocasiones hostigar- al prisionero, del cual lo separaba una reja interior. En la celda no había nada, salvo un murito de ladrillo de un metro de altura y metro y medio de largo. Detrás de esa pared había un agujero en el piso para hacer las necesidades y sobre el mismo un caño del que salía agua cuando la habilitaban desde el exterior de la celda.

En ocasiones, ese surtidor de agua no era abierto durante días enteros y sólo lo hacían de madrugada, de manera que el sueño del preso se interrumpiera con el atormentador sonido del agua que caía en el centro de la taza. No había nada más, salvo el colchón, que quien habitaba la isla debía dejar fuera de la celda, para que la guardia se lo permitiera recoger a medianoche, para ser retirado a las seis de la mañana. No eran pocas las noches que no lo entregaban y había que dormir sobre el suelo de baldosas.

Las “jaulas de tigre” eran, además, un excelente escenario para los suicidios, inducidos o directamente fraguados, como lo fue en 1981 –después del fraternal Mundialito- el de Horacio Ramos, el “Gorila” y el de otros queridos compañeros, algunos de los cuales permanecen en un lastimoso olvido.

La isla tuvo un “atleta” en el Gallego Martínez, uno de los pioneros del Penal, que pasaba más en esas instalaciones siniestras que en el celdario. Eso era debido a su condición de militar (de la que nunca renegó) y a esa rebeldía ejemplar que siempre nos aportó aliento. En una ocasión, tuve un incidente con un oficial y marché a la isla durante treinta días

Ya estaba allí el estoico “Capitán”. Lo escuchaba en la celda 13, ubicada junto a la 12, en la que yo estaba, caminando –como yo también lo hacía- en diagonal los cuatro pasos que el espacio habilitaba y silbando obsesivamente “Bailarín compadrito”, interrumpiéndose de a ratos para responder altivamente los intentos de cargada de los oficiales que venían a tomarle el pelo, la mayoría de ellos ex subalternos suyos o de promociones inferiores. Cumplidos mis treinta días de aislamiento volví al celdario, hasta que veinte días después, no recuerdo si por una razón baladí o simplemente sin razón alguna, volví a ingresar a la misma celda 12, teniendo pared por medio nuevamente al Gallego, invariable en su resistencia y en la melodía espasmódica que le ponía ritmo. Volvieron a transcurrir otros treinta días con sus correspondientes noches y de nuevo retorné al celdario. ElGallego siguió confinado unos días más, completando los 97 días, luego de los cuales, colchón al hombro, transitó el camino hacia el celdario con una espléndida sonrisa en su cara franca.

Años después, en 1998, el mismo día en que Francia aplastaba a Brasil en la final de la Copa del Mundo, el Gallego se marchaba para siempre. El día anterior, intempestivamente, su sufrida aorta se abrió a lo largo, sin dejar espacio para la sutura. Lo acompañé con su hermana María Elena, desde la antesala del CTI, sé que le llegó mi saludo y que me lo correspondió. Al día siguiente, sonó mi celular cuando esperaba el ómnibus en la calle Millán y el otro lado me trajo el llanto de la hermanita que me lo dijo todo. Es uno de los tantos remordimientos que aún guardo. Le corté, me senté en un murito y miré al vacío un rato largo. No quise ver al “bailarín compadrito” dando su última y definitiva corrida.

“La Edad de Oro”

La mención a esos obstáculos que había que rebasar para llegar al recreo diario, así como el progresivo fraccionamiento de la cárcel en áreas, pisos, sectores y alas, resulta un requisito obligado para llegar al fútbol. En el período de tiempo en que en Uruguay se jugó el Mundialito (entre el 30 de diciembre de 1980 y el 10 de enero de 1981) la estructura unitaria que había tenido el Penal de Libertad a poco tiempo de haber sido habilitado como lugar de reclusión para los presos políticos (la primera tanda llegó el 30 de setiembre de 1972) se había fragmentado en aproximadamente treinta aldeas aisladas entre sí, lo que impide reconstruir una historia que sea síntesis y resumen de todos esos segmentos

Por lo tanto, lo que se pueda decir sobre la vida diaria de cada uno de estos módulos está inevitablemente condicionado por el escorzo que da la perspectiva.

Lejos había quedado la “Edad de Oro” del fútbol del Penal, en la que la compartimentación no iba más allá de la definida por la pertenencia a uno de los cinco pisos

Por lo demás, no existía la división en sectores ni en alas, las sanciones eran episódicas, carentes de concierto y sistematicidad y el momento en que los presos rompían filas para disfrutar del recreo, era tan jubiloso como aquél tan bien descripto por la poética de Serrat: “y uno es feliz como un niño, cuando sale de la escuela”.

El escenario del recreo eran cuatro canchas alambradas dispuestas frente al celdario. Una era la de basket, que tenía sus cultores e incluso algunos jugadores de selección (como la Gata García, Carlitos Haller o Bernardo Larre Borges); la segunda era la de voleibol, que tenía la curiosa particularidad de no ser tal, ya que casi nunca estaba habilitada la red correspondiente. En cambio tenía un aro soldado en la punta de uno de los caños que sostenía la red, por lo que en ocasiones servía para practicar basket alrededor de ese único aro. El hecho de que el sostén del aro fuera al mismo tiempo el de la inexistente red de voleibol, hacía explicable que a media altura hubiera un gancho destinado a amarrar la red de marras. Ese artefacto cobró notoriedad cuando Pedrito Ríos, al cabo de un salto felino, se enganchó en el adminículo, abriéndose el escroto desde el perineo a la punta del capullo, con tal fortuna que logró salvar las joyas del tesoro y todo se arregló con un rosario de puntos de sutura y la paciencia con que tuvo que soportar durante meses bromas alusivas.

Las otras dos canchas eran de fútbol y respectivamente las denominábamos la “chica” y la “grande”. La primera estaba inmediatamente frente al celdario y si a alguien se le ocurriera ponerse en exquisito, le encontraría el defecto que tenía una pendiente que inclinaba pronunciadamente uno de sus flancos contra el alambrado perimetral. La cancha grande estaba al fondo, en el linde con una torreta de control y relativamente cerca de ese territorio para nosotros desconocido sobre el que se emplazaban las barracas.

En la “Edad de Oro” la concurrencia a esas dos canchas (particularmente a la grande) era nutrida, exacerbada por el hecho de que en aquellos orígenes, la elección de la cancha a la que se concurría era optativa. Incluso se había formado una Liga de Fútbol y Julito Ricardi -un obrero de la bebida que poseía la formalidad que suelen tener los trabajadores cuando de fútbol se trata- negociaba la integración de los equipos durante el recreo, apuntando a sus integrantes en una carpeta, tratando de buscar un equilibrio de potenciales que inevitablemente dejaba descontento a todo el mundo.

La superabundancia de players y el desnivel de sus aptitudes era tal que Julito propuso armar dos categorías: la primera, integrada por los jugadores más dotados, y la segunda la de los “chuminga”, que concentraba equipos cuyo cotejo podría haber competido ventajosamente con un aguafuerte de Goya.

Del magín de Julito y de su paciente tarea componedora salieron los equipos. El más fuerte (en el que tuve el orgullo de jugar) fue acusado por el Pelado Balmelli (un portuario duro, histrión y gran compañero) de ser “el cuadro oficialista” y ese nombre le quedó. Por supuesto, para fundamentar ese infundio el Pelado urdió una estrafalaria patraña de la que Julito Ricardi, supuestamente chantajeado con yerba, tabaco y una revista deportiva, salía muy mal parado. Un chascarrillo digno de un psicoanalista porque el “Coca Cola” (que así le decíamos por su condición de refresquero) podía soportar que se le pusiera en tela de juicio en cualquier esfera, menos en la referida a su moral deportiva.

Es memorable también la fuerza que le hizo al cuadro oficialista el de la “Difunta Correa”, liderado por el Chiquito Beca, que para animar a sus huestes les hacía besar una medallita hecha en guampa, supuestamente bendecida por la santa. Con anterioridad a cada partido, los jugadores del equipo se reunían y besaban con devoción la imagen, con excepción del arquero, que demostrando que el sentido del humor no era su fuerte, se negaba a hacerlo, alegando ser “ateo y materialista”.

Con el tiempo encuentro explicación para el relativo liberalismo que se vivió por entonces en una cárcel que progresivamente fue adquiriendo características durísimas. Por un lado, nuestros carceleros estaban demasiado ocupados en procesar la represión extramuros para tener en cuenta el perfeccionamiento del sistema carcelario como herramienta de destrucción. Por otro, la “Patota”, que haría su negocio criminal con el auge de la “coordinación represiva”, aún no tenía en filas militares la hegemonía absoluta que lograría a partir de 1976.

En ese sentido, hubo un antes y un después del golpe militar en la Argentina, como también hubo un antes y un después de la guerra de Malvinas y el consiguiente derrumbe de la Junta Militar en la otra orilla.

Neutralizada la oposición interna luego de la masiva represión al Partido Comunista, quedó el camino expedito para pensar la cárcel como laboratorio para el exterminio, según el modelo que explicitara el mayor Farías, el de “la guillotina seca”, refiriéndose al libro autobiográfico homónimo del francés René Belbenoit, prisionero durante quince años en la Isla del Diablo.

Los años infames

Los cambios en las condiciones en el Penal fueron notorios a partir de 1976. Ya por entonces se había procedido a la separación a los sectores (A y B) y en poco tiempo también fueron separadas las alas (derecha e izquierda). La compartimentación entre los respectivos módulos comenzó a ser cada vez más rigurosa y las expresas instrucciones que los carceleros tenían al respecto se manifestaban en sanciones de nuevo tipo, como por ejemplo la causal de “pretender familiarizarse con reclusos de otro sector”.

Esa “familiarización” podía ser simplemente un saludo, una guiñada o meramente dirigir la mirada a otro sector que no fuera el propio. El maltrato se volvió habitual y era perceptible una direccionalidad planificada en los pormenores de la represión. Se rastreaban los segmentos más vulnerables, se inducían los desequilibrios y se ponía el dedo sobre cualquier llaga que se encontrara. El trato a los familiares se hizo intolerablemente infame, se buscaron procedimientos sofisticados para enfrentar presos contra presos y recrudeció el uso del personal médico (en particular psicólogos y psiquiatras) para los trabajos de destrucción.

Sin embargo, no se incrementaron los “flauteos”, nombre que le dábamos al traslado de presos a cuarteles para reinterrogarlos, ni los interrogatorios in situ. Era obvio que ya no se trataba de tareas de inteligencia, sino un objetivo de control y desgaste de una masa humana que ya no constituía un problema en términos operativos, pero que debía ser constreñida, desgastada y, de ser posible, destruida a partir de sus segmentos más débiles.

A partir de ese momento, puedo referir la historia a través de los años que permanecí recluido en el ala derecha del sector B, espacio en el que se desarrollan los hechos que narra Marcelo Estefanell en el testimonio que aporta a los autores de “Mundialito”.

En el 2º B, el incremento del control y la compartimentación obligaron a una fuerte reconversión en los hábitos de los 25 presos que habitábamos el ala. La soledad, que hasta entonces tenía espacios de apertura a través del contacto con sectores donde la convivencia era de a dos, nos volvió más introspectivos (no necesariamente más introvertidos); más lectores e incluso más librescos; más cuidadosos de la conducta individual (en esas condiciones, quedar a la descubierta equivalía a ser “boleta”) y, aunque pueda parecer una contradicción con lo anterior, más colectivistas. Teníamos claro que en esas condiciones estaba ausente la primera muralla de contención contra el desequilibrio, que por lo común (no siempre) era el compañero de celda, por lo que había que estar alerta a las señales que anunciaban la progresión de la locura.

Esa percepción iba de la mano de otra más profunda, a saber, que la locura nos rondaba, más aún, que estaba agazapada en todos nosotros y que incluso se expresaba en muchas de nuestras convicciones. Así, disolvíamos con ramalazos de auto ironía nuestros enfrentamientos retóricos, en torno a la contradicción principal y la fundamental; o a la tri o tetra dimensionalidad de la materia; o a la anticipación del subdesarrollo sobre la dependencia, o viceversa

Sabíamos que todo eso era parte de nuestra propia e intransferible locura y sabíamos también que no sobreviviríamos si no cultivábamos y a la vez controlábamos esa locura, compuesta de un abanico que iba desde las abstracciones delirantes a la pura inmediatez del animal que lucha por sobrevivir. Y en la resolución de esa inestable síntesis, el fútbol ocupaba un sitial preponderante.

Había pasado la edad dorada de la liga de Julito, del juego atildado del equipo oficialista o del ímpetu místico de la Difunta Correa. Lejos había quedado el tiempo en que éramos más de cien confluyendo en una cancha de fútbol, habiendo espacio para ligas, categorías y exuberancias de variado tipo.

De golpe nos encontramos con que éramos 25, pero también esa era una cifra engañosa. La proliferación de sanciones, de arrestos a rigor y de verdugueos de variada índole, hacía que a la hora de bajar al recreo, la columna de los presentes fuera esmirriada. Para empeorar la situación, con evidente puntería, los ideólogos de ese experimento concentraban en nuestro sector a tres o cuatro enfermos psiquiátricos graves (obviamente inhábiles en términos futbolísticos), a los que teníamos forzosamente que cuidar, medicar y defender a capa y espada.

Uno de los primeros efectos que tuvo esa nueva situación fue que nuestra obsesión por el fútbol comenzó a trasladarse al terreno de la pura idealidad. Ya no se trataba de la descarga lúdica de correr detrás de la pelota, sino de hablar de fútbol, de leer sobre fútbol, de pensar en términos futboleros, en una suerte de regresión hegeliana al espíritu puro.

Sabedores de nuestra pasión, los carceleros se regocijaban haciéndonos malas jugadas. En las contadas ocasiones en que nos tocaba descender a una de las canchas de futbol con el número suficiente para hacer un picado decente, nos hacían bajar de riguroso mameluco, obligándonos a “trillar” de a dos en fondo, con las manos en la espalda, por la cinta de asfalto que discurría frente al celdario.

A veces no nos ataban enteramente las manos y los interlocutores podían ser más de dos. En ocasiones podían ser tres y excepcionalmente hasta cuatro. A uno de esos trilles le llamábamos “Tierra de Campeones”. Estaba integrado por el Tony Rossi , el Pombito Méndez, Roberto Bervejillo y el Chiquito Beca (casualidad o no, todos ellos hinchas de Peñarol). Ponían un admirable ardor en disecar la coyuntura futbolística, predecir resultados y anticipar performances

Por lo demás, interactuaban, ya que el Tony tenía tono profesoral, Roberto era mordaz, el Pombito moderaba y el Chiqui adolecía del espíritu de la contradicción. Tanto era así que durante algún tiempo defendió la tesis de que Maradona era un “paquete” (le decía “Bella Donna”) hasta que los hechos le demostraron lo contrario y se llamó a silencio.

Los discípulos de Onán

Nos volvimos desesperados consumidores de revistas deportivas, lo que nos llevó a internacionalizarnos. En sentido estricto, diría que a argentinizarnos.

Por ese entonces nos llegaba una revista deportiva uruguaya muy mala, que reflejaba la declinación del fútbol uruguayo. Como compensación, nos volvimos ávidos consumidores de dos revistas argentinas: Goles y El Gráfico. El problema que teníamos era que a lo sumo llegaba una por cabeza y una vez por mes, por lo que había que esperar que el preciado material completara un trayecto irritantemente lento, transportado de ventanilla a ventanilla por el fajinero, demorándose cuando una guardia verduga impedía pasar nada y con la constante amenaza de que una requisa o un mero acto de arbitrariedad rompiera o secuestrara lo que para nosotros era una Biblia sagrada.

 La demora en la circulación de la revista era motivo de enojos y también de sutiles maniobras de hegemonía retórica. Quien la había leído, en la medida que era poseedor de un saber que no había llegado al resto de los presos, era requerido, aportaba información reservada, hilvanaba largos monólogos sobre temas iniciáticos, lo que alimentaba más de una vanidad y a menudo hacía que sospecháramos sobre la intencionalidad que había tenido algún atascamiento de la revista en determinadas celdas.

La preferida era Goles, una revista que nos hacía pensar en la persistencia de una contracultura popular en un medio particularmente adverso. Su presentación no se comparaba con la de su pariente rico, es decir, con El Gráfico, pero tenía algunos cronistas que escribían como los dioses y que, sin abandonar la temática futbolera, nos daban vislumbres de lo que sucedía en lo profundo.

Debo confesar que al rememorar esas lecturas urgentes, no discrimino entre lo importante y lo que no lo era, y recuerdo casi de manera textual algunas crónicas de partidos intrascendentes. Recuerdo particularmente mi risa y mi deleite ante la crónica de un cotejo entre Gimnasia y Esgrima y Racing . Era la crónica de un partido que cortaba el hipo. Sin embargo, era una nota tan bien construida, tan maravillosamente precisa en la comunicación, que llegaba al clímax cuando el 1 a 1 en que se mantenía el match y el lleno total de las tribunas, ponía un marco irrealmente entusiasta a un partido espantoso. Como si fuera hoy recuerdo el placer que me provocaba aquella imagen de ese partido intolerable: “las espaldas inmensas de Di Bastiano, la prodigación de Gottfrit, los torturantes fouls de Espósito”. Al cabo de los años me asombra cómo algo tan olvidable y minúsculo como esto se haya conservado en mi memoria como fuente de deleite. En la distancia, teniendo en cuenta la magnitud de la tragedia argentina en esos años, recién ahora entiendo porqué no he querido ir al rescate de algunas de esas lecturas de entonces. Tengo miedo al dolor que significaría enterarme del destino de alguno de esos muchachos que siempre sentí que escribían para nosotros.

En ese período no sólo nos volvimos internacionalistas en materia futbolística, sino también feroces minimalistas. Sabíamos de memoria las alineaciones, no sólo de Boca, River o Huracán, sino también algunos equipos de la B argentina. Esperábamos la siguiente edición, expectantes por el resultado del choque entre Morón y Nueva Chicago, o por el desarrollo de la complicada interna de River, o por saber a quién le había pegado esta vez la hinchada de Chacarita, o por las incidencias del clásico rosarino. Discutíamos ardorosamente sobre el estilo del Flaco Menotti y el de Griguol, pero no faltaban los hinchas de la escuela del Narigón Bilardo o del Toto Lorenzo. Simultáneamente, seguíamos la trayectoria de los uruguayos que iban a jugar a la otra orilla y vaticinábamos si harían historia o se quedarían en el puro farol.

Por añadidura, se nos pegaban los nombres de los jugadores. Por esa época llamábamos al sargento de piso “Pinino”, por su parecido con el puntero izquierdo de River , Mas, y a su sucesor (una de las peores lacras que pisó el penal) la “Pepona”, aludiendo a la Pepona Reinaldi, que había llegado de Belgrano de Córdoba a los millonarios. A mí, por esa época me bautizaron como “Pascuttini”, por el supuesto parecido futbolístico que tenía con el zaguero de Rosario Central, al que por supuesto nadie había visto jugar, pero la imaginación tiene sus fueros.

Otro rebautizado era Wladimir Turiansky, el único comunista que estuvo durante dos años en el 2º B, rodeado de tupamaros y que se supo ganar tanto nuestro respeto como nuestro cariño. Tan abominable jalvita como admirable compañero, Wladimir había pasado a ser “Metreveli”, remedando al habilidoso volante de las selecciones soviéticas de los ’60.

Más dudoso era el “Toti” que designaba al Tony Rossi, una apelación cáustica que le prodigó el Chiqui, relacionándolo con el Toti Veglio, fina media puntada del Ciclón que terminó su carrera en Boca, aludiendo a su supuesta condición de fiolo del medio campo, atento a la estrategia y a la distribución del juego pero sin que se le cayera una gota de transpiración.

En esa imaginería, el negro Bolita González era “Biri-Biri”, un fantasma africano que recaló en Peñarol en los ’70; el Canario Antúnez por su vehemencia era “Troncoso” y el habilidoso Negro Medina era el “Tata”, aunque esta era una referencia literaria (otro tópico común), salida del personaje de “Gran Sertao Veredas” (Riobaldo “Tatarana”), en el fantástico libro de Joao Guimaraes Rosa.

En otra oportunidad, luego que tras muchos intentos fallidos, logramos armar un nueve contra nueve en la cancha grande, al negro Bolita no se le ocurrió otra cosa que agacharse en mitad de la cancha y disimuladamente aliviar sus esfínteres. Un milico buchón desde la torreta dio la voz de alarma y el pobre negro dio con sus huesos en la Isla. A partir de allí, consumada la inferioridad numérica, el partido se desniveló. El comentario final estuvo a tono con la argentinización dogmática del fútbol que padecíamos por entonces: “El partido estaba parejo hasta que echaron a Simeone”, en referencia obvia a Carmelo Simeone,  el Cholo, defensa boquense de los ’60 que no tiene parentesco con Diego Simeone, mundialista en los ’90 con la selección argentina, pero si heredó su apodo.

Un problema adicional en el período de decadencia eran los árbitros. En la “Edad de Oro” eran superabundantes, pero cuando comenzaron a parcelarnos no podíamos darnos el lujo de perder a un jugador de cancha para dedicarlo a ese menester. A la hora de recordar a los encargados de impartir justicia debo mencionar a Julito Ricardi, cuya ciencia arbitral consistía en dejar jugar, permitiendo que los contendientes se masacraran cordialmente sin dar un pitazo (lo que por otra parte era imposible ya que no había pito). Pero el mejor, sin duda, fue el Tony Rossi, sobre todo por su capacidad para aguantar las puteadas que se le dedicaban en el caso de fallos polémicos.

Tanto delirio no era otra cosa que la abstracta revancha por tanto futbol concreto que nos retaceaban. Esporádicamente podíamos conformar dos equipos comme il faut y teníamos confrontaciones en regla. Creo que el ser humano no puede vivir sin la polarización; pero creo también que la vida se vuelve mucho más disfrutable si a esas polarizaciones se les da un sentido lúdico. Así, fuimos agotando las posibles combinaciones antinómicas: Peñarol-Nacional; Montevideo-Interior; guachos y veteranos; foquistas y partidistas; pares e impares. Ya no nos quedaba que inventar y esa cana venía para largo.

Así fue que una mañana esplendorosa de media estación, todo estaba dispuesto, “el pan y el vino” que glosara Benedetti estaban sobre la mesa. Nos tocaba cancha grande, los carceleros estaban inusualmente tranquilos, no había sancionados y el corazón nos latía fuerte esperando la hora del trancazo y el desahogo. Era el fútbol que volvía a nuestras vidas.

Entonces pasó el Beatle Ferrario (fino pintor y dibujante) repartiendo el café y el pancito de la mañana, indagando sobre nuestras opciones sexuales, que obviamente, en esas circunstancias, eran del todo binarias. Recuerdo que interpelado sobre si me masturbaba o no respondí sin darle importancia al tema: “A cara e’ perro”, lo que el Beatle ceremoniosamente apuntó en una hojita. El resultado fue que sobre la base del sondeo formó dos equipos. Como se podría anticipar de antemano, los discípulos de Onán ganamos 5 a 1. Sin pretender ofender a nadie, creo que para empezar, en la ocasión fuimos más sinceros que nuestros ocasionales adversarios.

Como un domingo sin fútbol

“Triste como un domingo sin fútbol”, solía decir el Chiquito. Y era efectivamente así. Algún sábado, algún domingo, a veces sábados y domingos, los altavoces nos traían el sonido del fútbol. Los relatores se turnaban. A veces era Kesman, otras veces Víctor Hugo, en ocasiones Casco, cada cual con su particular modalidad, pero todos nos traían el sonido de la Arcadia, sin el cual las tardes de fin de semana invitaban a la depresión.

En lo previo y a posteriori comentábamos cada partido y anticipábamos la próxima fecha. Sabíamos al dedillo la tabla de goleadores, la conformación de los equipos, sus puntos fuertes y sus debilidades. Acodados en la ventana, fuimos testigos del ascenso y la caída de innumerables jugadores, ahondábamos en la estrategia de cada director técnico y discutíamos acerca de qué pieza de su equipo había que cambiar o qué planteamiento táctico hacer en función del rival.

Pero a veces los altavoces irradiaban solo el silencio y mientras nos paseábamos por la celda calculábamos por la altura del sol si el partido había empezado. Cuando nos resignábamos a que no lo transmitirían, tratábamos de aguzar el oído para escuchar en la radio del cabo de guardia o del escopetero el grito de gol. Esas tardes vacías era cosa de tener una buena lectura para abstraerse y olvidarse por un rato del fútbol, que se estaba desarrollando sin nuestra presencia, prendidos ansiosamente al antepecho de la ventana.

Alguna vez también pudimos escuchar nocturnos por la Libertadores, como aquel inolvidable Peñarol-Cobreloa en Santiago, con el gol del Nando Morena en la hora, o como el partido que le ganamos al Flamengo de Zico en Maracaná, con el gol de Jair de tiro libre. Otras veces, las más, nos acompañaba el silencio.

“Las cuarenta”

Han transcurrido treinta años. Muchos de aquellos muchachos ya son sólo memoria. Muchas cosas han cambiado con el paso de andadura del tiempo, el mundo ha cambiado y parafraseando a García Lorca, bien podríamos decir: “pero yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa”.

En la retrospectiva del tiempo es posible recordar nuestra vida en prisión desde otros perfiles. Ninguna de las miradas que se dirijan a ese tiempo y a ese espacio puede jactarse de ser objetiva. De una manera u otra todas estarán infeccionadas por la propia subjetividad, por lo que hemos hecho con nuestra propia vida y por lo que la vida hizo con nosotros.

Pero también esas miradas adolecen de una debilidad adicional. Son la mirada de la “normalidad” proyectadas sobre el espejo de la locura, de aquella “locura” que paradójicamente era lo que nos preservaba de caer en el abismo de la depresión, la degradación y la muerte en la que nos querían precipitar.

Era una “locura” caracterizada por la versatilidad, la inmediatez y el oportunismo. Era a un tiempo dogmática y cargada del áspero y primitivo empirismo del cuerpo a cuerpo cotidiano que nos imponían.

Cuando nos privaban del fútbol, nuestras conversaciones eran de una diversidad asombrosa y esa versatilidad, que oscilaba entre las mayores abstracciones y las más groseras bajadas a tierra, era la que nos hacía sentir vivos. Intuíamos que estábamos inmersos en una guerra de movimientos y que para sobrevivir era preciso que no nos encontraran dos veces en el mismo lugar.

Así, combinábamos discusiones sobre lingüística con las últimas estupideces dichas por el vicealmirante Márquez; polemizábamos sobre quién era más grande, si Faulkner o Hemingway; al tiempo que dudábamos si los fármacos que le estaban dando a nuestros locos eran auténticos o puro placebo. La reflexión sobre el uso de plásmidos en la investigación genética, o la gravitación del citocromo C en el origen de la vida, o la sencillez magistral de los logaritmos neperianos, se combinaban con el comentario de cómo iba evolucionando la herida en los huevos de Pedrito Ríos, o por la constatación de que el sargento de piso era puto. Un motivo favorito de conversación era la ironización despiadada y humorística sobre la distancia que mediaba entre nuestros sueños y la realidad y en esa constelación errática, el fútbol (y también el tango para muchos de nosotros), tenía un papel preponderante.

Consecuente con esa condición, quiero terminar estas líneas no desde la monótona normalidad que me ha impuesto la vida de hombre libre, sino recurriendo a las metáforas saltarinas de aquella, nuestra otra vida, sacando de la mochila de los recuerdos, de manera arbitraria, uno de esos sucesos que componían nuestra cotidianeidad.

Una mañana, mientras esperábamos la salida al recreo alineados de cara a la pared contra la puerta de nuestras respectivas celdas, sonó la alarma y nos hicieron tirar al piso con las manos sobre la nuca. Estaba junto al Chacal, mi vecino, sintiendo el frío de las baldosas, en el momento en que un oficial, que monitoreaba el sainete, restregó como al descuido el cuero de sus botas contra nuestras caras. Para distender una posible reacción, el Chaca –que se nos fue hace pocos meses- masculló con la boca contra el piso: “Paciencia”

En respuesta, haciendo gala del histrionismo que tanto me ayudó en horas difíciles, en voz más alta le respondí: “‘Que tango, hermano. Francisco Gorrindo: ‘Paciencia’, ‘Gólgota’, ‘La Bruja’ y ‘Las cuarenta’”. El Chaca, que sabía menos de tango que la Venus de Milo, siguiéndome la corriente, me respondió en un susurro: “Para qué más”. No acabó de decir eso y sentimos a nuestras espaldas y desde la altura la voz: “067 y 097, tienen una sanción por hablar durante la alarma”. Pobre gordo, por payaso le hice comer un garrón que aceptó con la bonhomía y la fraternidad de siempre.

Al principio no supe por qué la línea discontinua del recuerdo me trajo a la memoria ese incidente. Ahora lo sé. Tal vez sea –me digo de manera arbitraria- porque con los años vamos relativizando el espesor de realidad que tenían aquellas cosas que antaño nos movilizaban hasta dar la vida por ellas. Recién ahora comprendo a Antonio Machado cuando decía: “Converso con el hombre que siempre va conmigo”, pero a diferencia del maestro, no le doy a ese soliloquio connotaciones místicas

Es simplemente un cotejo del hoy con el ayer, de este hombre maduro con aquél botija alucinado que pierde siempre en la comparación, con una salvedad: era mejor persona, era más puro, más altruista. Por lo demás, a menudo no puedo evitar pensar que no era más que un tonto al que, no obstante, no puedo menos que envidiar.

Algo análogo puede decirse de aquella tropa funambulesca y lamentable. Con el correr del tiempo anoto más cosas en su debe, sin embargo, entre todos los pecados y pecadillos que jalonaron su pasaje por la historia, hay uno en el que no la encuentro incursa. Ese es que, aun en los momentos más difíciles, cuando todo parecía perdido, parafraseando y corrigiendo a “Las cuarenta”,   nunca, pero nunca, la vieron “pasar del brazo con quién no se debe pasar”. Ni siquiera por diez segundos.

 

José López Mercao

El “Negro” – Nº 097
El Negro Lopez - post@ nº 605 - 2011-08-17 18:36:20
postaporteñ@_______________________________

A veces es triste la verdad Por eso debe buscársele remedio

Ni reír ni llorar: comprender.

Baruj Spinoza

 

En la obra lúcida y sensible de Serrat, la frase “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio” refulge como la más estúpida y reaccionaria que pueda uno imaginarse, digna de alguien que combine idiotez y fascismo en sus valores máximos.

No sé qué pasa en los demás países, pero en la Argentina, si uno suele hablar a diario con otras personas, o escucha la radio o a quienes hablan por TV, es seguro que al cabo de cada jornada la habrá oído varias veces.

Eso no habla bien de nosotros

En números absolutos es, probablemente, la frase hecha más usada en nuestra sociedad, y dentro de la producción de Serrat debe superar en relación de cien a uno a la que le sigue: “Niño, deja ya de joder con la pelota”.

Teniendo presente este dato, ¿a alguien podrían asombrarle los resultados electorales de ayer (y de siempre)?

No, la gente vota en relación a cuánto conoce del funcionamiento de la realidad, vota como vive, vota como profundamente es.

Además, si vamos al caso, la gente, los ciudadanos, votan todos días:

votan por Tinelli, votan cuando llenan ciertas salas de cine y dejan vacías otras, votan con el trato que dispensan a sus prójimos y al espacio público, votan cuando asignan su interés y sus energías a los avatares de los futbolistas profesionales, a la vez que desplazan al fondo de sus prioridades lo que los haría comprender, crecer y cambiar

Ayer no pasó nada.

Nada nuevo, quiero decir

 

Lo diferente es que el voto de ayer está protocolizado: libreta, sobre, cuarto oscuro (o secreto para la orientalidad), boleta, urna.

 Y otorga avales y prerrogativas concretos.

Por eso, esta mañana, González Oro, Feinmann y todos los demás en Radio 10 no estaban contentos: estaban exultantes, enloquecidos con el triunfo de Cristina.

Para puntualizar en algunos resultados, CFK ganó en los distritos actualmente con conflictos sociales en Salta y Jujuy, aplastó en Formosa, y el “asqueante” —Fito Páez dixit— electorado de la Capital también la prefirió. Macri, desde Europa, la felicitó y ponderó su llamado a la unidad nacional.

No hacía falta el tal llamado: la unidad nacional existe de hecho; la gran masa de los votantes de los partidos mayoritarios son precisamente las víctimas de sus políticas.

Víctimas y victimarios, todos unidos no triunfaremos, algunos perderemos como en la guerra.

En las motivaciones de esta elección suicida podemos anotar el miedo al cambio, la defensa de las migajas que caen del festín de los explotadores, el “Fútbol para Todos” y el temor a ser alcanzados por las consecuencias de la crisis del sistema… que con su voto están avalando.

Spinoza constataba:

 “Está visto que no existen valores absolutos. No hay más que deseos y conflictos de deseos”. ¡Grande, el neerlandés!

Pero, ¿qué pasa cuando esos conflictos no se expresan en actos, o se expresan de modo aberrante, por ejemplo, cuando un pelagatos se identifica con futbolistas que ganan millones o con presidentes que roban millones?

Pasa que a veces la verdad es triste, desastrosa.

Pero lo bueno es que tiene remedio. Hacia el futuro, se entiende.

 El remedio no actúa sobre el pasado, pero sí podemos suprimir o limitar los efectos de lo que hicimos mal o de algún suceso infausto que nos afectó.

También podemos aprender —si reflexionamos— de nuestros errores.

Serrat, el sabio, el genial, nos previene —en la misma canción, “Sinceramente tuyo”, en la cual se le soltó la cadena— de la inutilidad de fabricarnos una realidad alucinatoria:

Del derecho y del revés / uno solo es lo que es / y anda siempre con lo puesto

 

No nos subamos al delirio de sentirnos amados por Macri o por Cristina.

Más vale, probemos crecer.

Juan del Sur - post@ nº 604 - 2011-08-16 13:10:42
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] [808] [809] [810] [811] [812] [813] [814] [815] [816] [817] [818] [819] [820] [821] [822] [823] [824] [825] [826] [827] [828] [829] [830] [831] [832] [833] [834] [835] [836] [837] [838] [839] [840] [841] [842] [843] [844] Siguiente