Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

postalinas

 

Estimado Diputado Esteban Pérez

Francamente, no me sorprendió la decisión adoptada por la Dirección del MPP en relación a su persona y cargo, teniendo en cuenta la conducta de esta fuerza política desde hace ya varios años al participar en la ocupación de Haití sin la menor autocrítica y el respeto sincero a la dignidad del pueblo haitiano

. En este sentido, todo hombre o mujer perteneciente al MPP que, conforme a su conciencia, ha determinado oponerse a esa política criminal, merece el reconocimiento y la solidaridad plena del pueblo haitiano y quedará en la memoria y el corazón del mismo como así también del propio pueblo uruguayo.

Me imagino su desilusión, pero al mismo tiempo su tranquilidad y paz interior al no querer seguir de manera obsecuente lo injustificable. Tan injustificable como lo ha sido la llamada "Guerra de Triple Alianza" que destruyó al pueblo paraguayo.

Con estas palabras simples y sinceras, me gustaría que aceptaras mi humilde solidaridad en nombre del pueblo haitiano.

Un saludo latinoamericano y como lo decimos en Haití: ¡¡AYIBOBO!!

Henry Boisrolin

 

VOLVER

Uno no es lo que recuerda, sino lo que no puede olvidar"

Paula Maurell (De la pieza teatral Volver)

Dos regresos marcaron mi vida, enero 2005 a Uruguay.Volví queriendo creer en la posibilidad de la esperanza.

El otro, agosto 2012 a Buenos Aires con aquellos mismos sueños con los que me había marchado, lucha, solidaridad, humanidad, unidad y otros tantos adjetivos u objetivos.

Fue recientemente que me di cuenta que en mis maletas traía la utopía del siglo XX que marcó la vida de muchos y la mía.

Sin olvidar que ese siglo XX está marcado de catástrofes humanas, progresos materiales y esa enorme capacidad de destruir la faz de la tierra.

Durante las últimas décadas de aquel siglo, se fueron también cocinando gobiernos progresistas en América Latina y los gobiernos socialistas en algunos países europeos.

Se fueron dejando de lado cualquier cambio verdaderamente revolucionario.

El socialismo a fracasado según dicen al caer el muro de Berlín.

La verdad, que el socialismo o comunismo no ha existido, fue solamente el reparto del mundo luego de la segunda guerra mundial decretado por las dos potencias del mundo, y sus lacayos.

Por las décadas de los 60 y 70 se prendieron hogueras de transformación inspiradas en la Revolución Cubana, pero sobre todo en el pensamiento de Ernesto "Che" Guevara. El hombre nuevo

De tanto en tanto se prenden hogueras, las hemos visto en el 2012, confusas sí, pero que aún arden bajo las cenizas.

Hoy me encuentro en Buenos Aires que me trajo a la realidad del siglo XXI, el de los productos light.Como light nos van vendiendo el capitalismo.

Te engordan con mentiras, con verdades a medias, con corrupción de los nuevos corruptos, algunos de ellos otrora revolucionarios y te disfrazan la memoria como en ese vergonzoso asado en el ESMA.

Porque sí compas, la memoria también se ha convertido en negocio de unos pocos en el caso de Argentina a pesar de los juicios, causas abiertas, encarcelamientos.

Del otro lado del río, la impunidad perdura y perdura, y al que no olvida se le castiga.

Ayer jueves 7 de marzo por casualidad me encontraba en Plaza de Mayo.

Estaba un grupo de estudiantes de ciencias sociales, argentinos y extranjeros Grao Gras y el profesor hablaba de los desaparecidos. Fue en ese momento que me hicieron recordar de la marcha de los jueves de Madres, como también me enteré que las madres llegaban en una camioneta.

No tardó mucho en llegar un grupo de personas adultas, hombres y mujeres con pancartas de desaparecidos, se fueron arrimando algunos jóvenes.

Eran muy pocos, los quedé observando un instante y me acerqué. Había más pancartas que gente y me ofrecí a llevar una, la de Daniel, desaparecido en 1976.

Este grupo comenzó a circular inmediatamente, a los pocos minutos, llega la camioneta de Madres, colocándose entonces un pequeño grupo delante nuestro, encabezando la marcha.

Luego me enteré que era la parte oficialista de Madres.

El oficialismo después de un par de rondas se detiene en un acto político por la muerte de Chávez y el repetido discurso de la presidenta sobre el tema.

El grupo que yo seguía siguió marchando durante una hora y Daniel y yo los seguíamos.

Terminada la marcha suelen reunirse en un bar y fui invitada a participar.

Por primera vez me encuentro con personas que conservan la memoria intacta del pasado, pero a la misma forma viven este presente.

El tiempo de desaparecidos en democracia, de presos torturados, tiempos de gatillo fácil de persecuciones.

Tiempos en que nos quieren imponer la "ley anti terrorista" que los dueños del mundo exigen a los gobernantes, sean quienes sean.

Hoy a la tardecita recordando el día de ayer me vino a la memoria una estrofa de un poema de Darío: "que solos se quedan los muertos".

Desde este Buenos Aires "querido", con las nieves del tiempo blanqueando la cabellera, con viejas y nuevas penas pero sin olvidos de ayer y de hoy les saludo.

Hasta siempre

Pelusa

 

QUE HACEN CON EL IDEALISMO ¿?

Lo que paso con los mineros y con elcacique yukpa Sabino Romero,son parte del aparato represor que por años utilizaron los neo liberales y que el gobierno de izquierda entre comillas a sabido imitar muy bien para su beneficio y también  lo de la Dra. Mota era un piojo que molestaba y que fue removido;  podemos dar gracias que no la ejecutaron  y al cacique lo ejecutaron como a tantos en carreteras secundarias y carentes de testigos;  esa es la forma que el capitalismo actúa.

Acá tierras que carecen de dueño y que las posee el gobierno departamental, se las adjudicó a un supuesto dueño  el cual esta redituando con el sudor de la clase obrera .nada de que la tierra es para el que la ocupa o la trabaja!!!

Hay que dársela al capitalismo así genera ingresos en rentas generales.

Con el idealismo artiguista se limpian el culo ese es el gobierno que tenemos

JUAN G

posta - postaporteñ@ 926 - 2013-03-08 20:44:56
postaporteñ@_______________________________

Ojos abiertos sobre Uruguay

 

En su último libro, el escritor Rolo Diez analiza con lucidez la polémica sobre los DDHH en el paisito oriental

Un pensador sombrío ha dicho que nada se parece más a la muerte que el deseo realizado. La frase hace pensar en búsquedas, anhelos que dejan de existir y esperanzas que se agotan cuando se encuentra lo que se ha buscado. Una bella mujer, el éxito, lo que sea.

Por ejemplo, y a pesar de que hoy se trate de progresismo y no de socialismo, hace pensar en los ex guerrilleros que lucharon décadas para llegar al gobierno y al poder, y desde ahí cambiar la vida; y aún más que en ellos, obliga a recordar la sangre derramada para que esos cambios sucedieran.

¿En qué sentido los deseos de las fuerzas populares se han cumplido, o –jugarretas del lenguaje– en cuál otro sentido la realidad que vivimos trae desencuentros con las mejores expectativas, distintos mensajes del ya no ser, de las “arenas que la vida se llevó?”…

En El engranaje, guion cinematográfico nunca filmado de Jean Paul Sartre, se cuenta esta historia: el presidente de un país árabe es sospechado de corrupción y complicidad con las empresas internacionales que explotan las riquezas petroleras del país. Un general progresista hace una revolución y se convierte en nuevo presidente. Pronto recibe a los delegados de las empresas petroleras y éstos le hacen ver una realidad distinta a la que él pensaba. El nuevo presidente empieza a negociar con los petroleros. Un aguerrido coronel nacionalista se enfrenta con él y lo derroca. Por la tarde vienen los delegados de las empresas petroleras y lo convencen de que está equivocado. Empieza otra vez la negociación. Mientras, un romántico capitán…

Los nuevos gobernantes quedan entrampados en las mismas situaciones que combatieron. Una vez y otra, en las calles se desplaza la esperanza hacia un nuevo salvador, pero ningún gobernante escapa al engranaje. La esperanza del pueblo es inútil.

Manuel Scorza escribe en La tumba del relámpago: “La rabia comienza a sofocar a Genaro Ledesma. El aletazo de un pensamiento sombrío lo rozó, las revoluciones campesinas fracasaron siempre. Por eso nos fascinan. Los Emiliano Zapata, los Garabombo, los Raymundo Herrera, los Agapito Robles mueren puros. Los campesinos no llegan al poder, no tienen la oportunidad de corromperse. No les da la ocasión de transformarse de oprimidos en opresores”.

En su artículo “Algo habrá hecho el haitiano”, a propósito de la violación de un muchacho cometida por soldados uruguayos, miembros de la Misión de Paz de la ONU instalada en Haití, y muy a propósito de la situación en el Uruguay de hoy, Verónica Engler escribe: “Cada vez está más claro el significado de la frase ‘no es lo mismo ser gobierno que oposición’. Una vez en el gobierno se pierde el horizonte revolucionario, se defiende lo que otrora se atacó, se vende la integridad al bajo precio de la necesidad y se termina siendo un poco más de lo mismo con matices de políticas sociales y algún que otro detalle de poca monta”.

Mi desayuno de café con optimismo me lleva a rechazar toda fatalidad. Lo fatal es inevitable, y si es inevitable no es culpa de nadie y no hay motivos para enojarse. El gran titiritero mueve los hilos y todos bailan al son que les impone.

¿Qué puede hacer una hoja en la tormenta? ¿Qué culpa tenía Edipo si el tipo que mató era su padre y la mujer con quien se acostó era su madre? Ninguna. Pero no es el caso.

Los gobiernos progresistas (esta palabra es funcional y nos permite diferenciarlos de los que son claramente de derecha) de América Latina son lo que son, como diría Perogrullo. En general –de acuerdo con una jerga difundida– se los puede considerar de centro-izquierda y separarlos de aquellos alineados férreamente con Estados Unidos y poco proclives a disminuir la profunda brecha de inequidad que separa los ricos de los pobres. Lo que no se puede es confundir los términos progresista y revolucionario.

De ahí que muchos compañeros revolucionarios –de los que aún quedan para contarla– protagonistas de las épicas jornadas de 1960 y 1970, no se sientan representados por gobiernos que realizan una práctica más asistencial que de verdadera redistribución de la riqueza y muestran distintos –opinables, polémicos– niveles de firmeza o conciliación frente a las políticas del capital globalizado.

Los revolucionarios siguen siendo lo que siempre han sido: mujeres y hombres interesados en modificaciones sociales que impliquen que “la tortilla se vuelva”–aunque no piensen que a los ricos se les deba aplicar la dieta especial propuesta por la canción–.

En cambio, el mundo ya es otro y, al menos en la etapa histórica que atravesamos, no ofrece alternativas profundas –a menos que se quiera ser bombardeado humanitariamente por Estados Unidos y sus valerios de la OTAN– de un cambio radical verdaderamente revolucionario.

La redistribución de fuerzas en el mundo unipolar, la pérdida de conquistas sindicales logradas en el curso de los siglos XIX y XX, y el retorno del capitalismo salvaje, con su maquillado nombre de flexibilización laboral como forma normal de relación entre los dueños de medios de producción y los trabajadores, obliga a moderar exigencias, a pedir sí, pero no a pedirlo todo y tratar de aprovechar lo que se pueda de los gobiernos que nos tocan.

Y es ahí donde aparecen las distintas valoraciones que pueden hacerse –y se hacen– sobre los llamados gobiernos progresistas.

Desde “son unos fascistas” a “lo están haciendo bien porque hacen lo posible”, el tema es discutido en la izquierda y genera un abanico de posiciones diferentes.

Básicamente hay dos aspectos centrales que pueden definir el carácter progresista o no de un gobierno determinado.

Uno es la ya mencionada redistribución de la riqueza.

¿Qué se hace, no para suprimir –que ese fue el negocio nuestro y no se pudo–, pero sí para disminuir no la brecha sino la zanja cloacal, cada vez más profunda, más injusta y vergonzosa que separa las condiciones de existencia de los ricos de las de los pobres e indigentes?

Actitud indispensable –y exigible– en un gobierno que quiera llamarse progresista. “Redistribuir hoy es aumentar los salarios para devolver al pueblo trabajador uruguayo por lo menos el poder adquisitivo que le quitó la dictadura”: Raúl Sendic.

¿Se está haciendo eso? Es pregunta. Aquí sólo hablamos de Verdad y Justicia. Deliberadamente eludimos internarnos en un análisis puntual de aspectos que no son motivo de este libro.

Claro que también podemos recordar que el derecho a comer y no hundirse en la miseria es simplemente expresión del derecho a la vida y, como tal, el más humano y elemental de los derechos. Otros compañeros harán esa discusión y darán su veredicto sobre el progresismo o no del gobierno del Frente Amplio uruguayo. Deben hacerlo y lo están haciendo.

El segundo tema principal respecto de los gobiernos progresistas es el que aquí tratamos: Verdad y Justicia.

¿Qué se hace y qué no se hace en la relación del hoy con la historia del pueblo, y qué se hace o no con la necesidad de reparar los daños causados y sancionar los crímenes cometidos por los usurpadores del gobierno en la etapa de las dictaduras impuestas por Estados Unidos en el Cono Sur, supuestamente en nombre del orden y la ley, pero en realidad para evitar cambios en un orden social injusto: impedir que se toque un solo centavo de cuentas bancarias insultantemente adineradas, o un metro de tierra de los inmensos latifundios improductivos, o que se establezca una dieta –que tenga en cuenta los intereses populares– a la voracidad del capital.

Ninguna piedad con la realidad Rolando Aurelio Diez, más conocido como Rolo Diez en el mundo periodístico y editorial, pero sobre todo en el caldero efervescente de la militancia revolucionaria de los 60 y 70, ha irrumpido con un nuevo libro: Si abrí los ojos, título que retoma un verso de un hermoso poema del poeta español Blas de Otero y que cobra plenamente su sentido anticipatorio a medida que el lector se sumerge en un texto que a golpes de crónica, informe periodístico, investigación histórica y relato de no ficción, va haciendo visible un conflicto, un drama, una tragedia que pareciera –a la manera hegeliana– no tener una resolución históricamente avanzada, por lo menos en lo inmediato.

El gran protagonista es el paisito de enfrente, del cual Rolo se declara –como Artigas– argentino de la Banda Oriental. Y a caballo de ese título autoconcedido la emprende, sin mucha diplomacia ni retórica bizantina, con un tema que tiene en vilo, no sólo a los uruguayos sino a quienes estamos de este lado del charco: el tratamiento de las violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno y la justicia uruguayos.

El relato –por darle un nombre convencional a lo que es en realidad como un coro o una ópera multimedia– va y viene, viene y va del pasado más o menos inmediato, el triunfo del Frente Amplio y el renacer de la esperanza, a los tristes días de la derrota del MLN tupamaros. Recorre, impiadoso, cárceles, cuarteles, salas de torturas, cloacas y calles húmedas de la Ciudad Vieja. Cita al Bebe Sendic, recuerda la traición de Amodio, se detiene largamente en los encuentros de dirigentes tupamaros con oficiales del Ejército y vuelve a nuestros días para abrumarnos con declaraciones de funcionarios que fueron víctimas y hoy parecieran transformarse en defensores o encubridores de quienes fueron sus victimarios.

No hay piedad en este libro porque los hechos que relata son impiadosos, crudos, tozudos hijos de una realidad atravesada por los claroscuros de la condición humana sujeta a la tensión de circunstancias históricas extremas. Tampoco hay bronca, ni impaciencia. Hay exigencia militante, preguntas quemantes, compromiso irrenunciable con una causa que es la misma en ambas orillas. Hay un grito que está contenido en el final del poema de Blas de Otero: “…si abrí los labios hasta desgarrármelos”

publicado en Miradas al sur  3/3/13

miradas - postaporteñ@ 926 - 2013-03-08 20:39:43
postaporteñ@_______________________________

Cuestión ambiental: punto ciego del Gobierno Argentino

 

Por Maristella Svampa* Y Enrique Viale**

Con el auspicio oficial, la explotación del gas no convencional (shale gas) está utilizando en nuestro país la controvertida metodología de la fractura hidráulica, causante de contaminación de aguas y activación de fallas geológicas que originan movimientos sísmicos. Es preciso advertirlo

07/03/13

A ningún observador podrá escapársele que la cuestión socioambiental es un punto ciego del gobierno kirchnerista.

Más allá del sorprendente “ambientalismo selectivo” -según la acertada expresión del periodista Darío Aranda-, que Cristina Fernández e intelectuales oficialistas expresaran en estos días, en nombre de los árboles arrancados de modo ilegal por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, el caso es que el kirchnerismo nunca se interesó en incorporar a la agenda política dicha discusión.

Antes bien, de modo sistemático el gobierno nacional pretende obturar el debate negando las graves consecuencias ligadas, por ejemplo, a la expansión del agronegocio y de la megaminería. No hay más que evocar las eternas dificultades para una aplicación real y efectiva de las Leyes de Bosques y de Glaciares, logros vinculados a las luchas del movimiento socioambiental.

Por si esto fuera poco, bajo el influjo de una necia visión “eldoradista” se avanza ciega e imprudentemente -de la mano de la nueva YPF- en la explotación del gas no convencional (shale gas), con la controvertida metodología de la fractura hidráulica o Fracking, técnica que consiste en inyectar grandes cantidades de agua, sustancias químicas tóxicas y arena, a elevada presión, a fin de producir micro-fracturas en la roca madre que almacena los hidrocarburos.

Las consecuencias ambientales son de corto plazo: contaminación de aguas subterráneas y superficiales y activación de fallas geológicas que originan movimientos sísmicos.

En función de la controversia que rodea esta técnica experimental, el Fracking ya fue prohibido en Francia y Bulgaria, así como en Vermont (Estados Unidos) y Quebec (Canadá), mientras que en Nueva York y otras regiones de Europa se han aprobado moratorias (suspensión)

. El tema es de tal gravedad que en el país del norte se creó un movimiento cultural antifracking, con Yoko Ono, Robert de Niro y Salman Rusdhie entre sus firmantes.

Incluso Hollywood registró el impacto, como lo muestra la película todavía no estrenada en Argentina, Promise Land, protagonizada por Matt Damon.

Pero si se buscan detalles de lo que produce el Fracking, hay que ver el documental de Josh Fox, Gasland (Tierra del Gas) y tomar nota de lo que el director encontró en cuatro estados de Estados Unidos: contaminación del agua, riesgo de explosión de casas, impacto en la salud de las personas y animales, sentimiento de la población de haber sido estafados, dificultades de acceso a la información, en fin, imposibilidad de vivir una vida normal.

En Argentina son cuatro las cuencas de gas no convencional, varias las provincias amenazadas e incontables los problemas ambientales que irán a sumarse a los ya existentes. Neuquén es la pionera del Fracking, de la mano de una compañía privada (Apache), que hoy opera cerca de Zapala, sin el consentimiento de la comunidad mapuche Gelay-Ko, a quienes pertenecen esas tierras.

Hace unos días, la Presidenta inauguró la exploración de gas no convencional, cerca de Comodoro Rivadavia, donde tampoco se consultó a la población.

Por otro lado, el oficialismo dejó en claro que no tolerará ningún “mal antecedente”

Cinco Saltos, ciudad rionegrina que a fines de 2012 aprobó una ordenanza prohibiendo el Fracking, sintió todo el peso de la admonición: hace unos días la intendenta la vetó, debido a las presiones del senador Miguel Ángel Pichetto y del gobernador Alberto Wereltinek.

Mientras esto sucede, en Río Gallegos, se anunciaron tres pozos de exploración

El vertiginoso corrimiento de las fronteras del extractivismo amenaza incluso lugares como Entre Ríos, que se asienta sobre el acuífero guaraní, la reserva de agua dulce más grande de Sudamérica, a lo cual se agrega el riesgo sísmico y la cercanía con la central nuclear de Atucha.

Recientemente, la ministra francesa de Ambiente, Delphine Batho, invocó el principio precautorio y ratificó la prohibición del Fracking en dicho país, asegurando que “en ninguna parte del mundo se demostró que esta explotación pueda hacerse sin daños considerables para el entorno y para la salud humana”

Es esta inversión de la carga de la prueba la que nos obliga -y así lo proponemos- a la inmediata declaración de una moratoria de esta modalidad de explotación en todo el territorio argentino.

En una de sus iluminaciones proféticas, el filósofo Walter Benjamin escribió “Marx dice que las revoluciones son las locomotoras de la historia. Pero tal vez las cosas sean diferentes. Quizá las revoluciones sean la forma en que la humanidad, que viaja en ese tren, acciona el freno de emergencia”

 Con un gobierno que no debate y un Estado que no consulta ni controla, la llegada del Fracking nos advierte que es hora de accionar el freno de emergencia.

*Socióloga, investigadora del Conicet

**Abogado ambientalista

Ambos son miembros de Plataforma 2012

enviado por

E.ABELEIRA - postaporteñ@ 926 - 2013-03-08 20:39:28
postaporteñ@_______________________________

QUE RISA ME DA

 

por el Prof. Pizzorno
 
Cuando observo ocupando muchos cargos de gobierno a ciertos personajes que a finales de los 60 y principios de los 70 integraban el MLN (Movimiento de Liberación Nacional) a través del cual y siguiendo el ejemplo de la Revolución Cubana pretendieron hacer la misma en Uruguay.
Hicieron su aparición en 1963 con el asalto al Club de Tiro de Nueva Helvecia, al principio utilizaron la llamada "violencia cortés" por la cual realizaban asaltos a financieras y bancos de donde tomaban los libros de contabilidad y los enviaban a la justicia para que investigara sobre las jodas que existían en este país. Ya más sobre finales de los años 60 pasaron propiamente a la lucha armada.
Sus integrantes en general eran originarios de familias burguesas de clase media alta, jóvenes idealistas que luchaban por un mundo mejor, más justo, más solidario y más humano.
Sostenían que su accionar iría operando como un foco que arroje luz al resto de la sociedad oriental y que la lucha armada era la única vía para la liberación nacional. Argumentaban que los partidos tradicionales eran inoperantes y el modelo estaba agotado por lo tanto creían luchar por una segunda independencia de América Latina. El "Che" había enseñado el camino (pese a que en su visita al Uruguay aconsejó que este país no estaba para guerrillas), sin embargo nuestros muchachos Tupamaros hicieron oídos sordos a la recomendación del gran estadista y se jugaron por la lucha, por la revolución.
El movimiento fue ganando adeptos y al principio una simpatía en general de la población que los veía como una especie de Robin Hood modernos a quienes estaban sacando a luz a "la rosca" que manejaba el país que se venía hundiendo en una crisis económica.

Entre 1968 y 1971 pasaron de lleno a las acciones violentas compuestas de robos, secuestros y asesinatos, su corolario final llegaría en abril de 1972  enumeraré aquí algunas de las principales acciones en las cuales participaron aquellos anti-imperialistas, nacionalistas y defensores de la libertad de los oprimidos entre quienes se encontraban los señores Mújica, Fernández Huidobro y otros actores políticos de nuestro gobierno.

8/68 Secuestro de Pereira Reverbel que era asesor de Pacheco y Presidente de UTE

2/69 Asalto a la Financiera Monty

6/69 Con la llegada de Rockefeller al país volaron las instalaciones de la General Motors en Sayago

9/69 Secuestro de Gaetano Pellegrini dirigente de la Asociación de Bancos y director de La Mañana y El Diario

10/69 Toma de Pando fracasada dejando varios muertos heridos

11/69 Asesinato en un ómnibus de un agente de la Metropolitana acusado de torturas

12/60 Asalto al Banco Francés e Italiano

4/70 Asalto a Mailhos de donde llevan 300000 dólares en oro

4/70 Asesinato del inspector Morán Charquero acusado de torturas

5/70 Robo de armas del Centro de Instrucción de la Marina

7/70 Secuestro del norteamericano Dan Mitrione

8/70 Secuestro del norteamericano Claude Fly experto en sueldos

8/70 Aparece el cadáver de Dan Mitrione

9/70 Atentado a la planta de Sudamtex

9/70 Atentado al Bowling de Carrasco

1/71 Secuestro del embajador británico Jackson

3/71 Secuestro por segunda vez de Pereira Reverbel, liberado un año después cuando cayó la Cárcel del Pueblo

5/71 Secuestro de Carlso Frick Davie liberado en la misma ocasión que el anterior

7/71 Secuestro del empresario Jorge Berembau

7/71 Evasión de 38 presas de la cárcel de mujeres

9/71 Evasión de 111 presos del Penal de Punta Carretas
Luego entre Noviembre y Diciembre hicieron una tregua unilateral en donde el MLN dio su apoyo crítico al recién fundado Frente Amplio.

Lo que ocurrió luego es historia conocida, los sucesos del sangriento 14 de abril del 72 con ataques tupamaros que causan varias víctimas, la declaración del Estado de Guerra Interno por el parlamento y la posterior reacción de las fuerzas conjuntas que en pocos días liquida y apresa a varios dirigentes tupamaros haciendo que el grupo quede desarticulado.

El golpe es otra historia en la cual no entraremos en este capítulo.

Hubo negociaciones entre los jefes del movimiento y los militares durante 1973, incluso tenían puntos de encuentro en ciertos aspectos de la vida del país. Dicen que por un error de un comando que aún estaba activo y asesino al hermano del Goyo fue el desencadenante de la ruptura de militares y guerrilleros.

En razón de todo esto no nos resulta extraño el amor de Huidobro al ejército en nuestros días conjuntamente con muchos de sus compañeros de guerrilla y ahora de política (no todos, algunos vieron como era la mano y se fueron a su casa dignamente sin abdicar de sus principios).

Por eso es que me da risa; aunque debería ser pena pero es mejor reír que llorar al ver a estos personajes dedicados antes a las actividades que se detallamos y que respondían a una ideología libertaria de la época, una lucha contra el capitalismo, contra la desigualdad social.

Que tenemos hoy en nuestro bendito y bananero Uruguay, tenemos a los Mújica, los Huidobro, las Topolansky, los Rosadillas, los Marenales, los Agazzis, los Bonomis todos bailando al ritmo del Imperio del norte, haciendo mandados por doquier, colaborando con la ONU (entidad al servicio del Imperio) enviando tropas adonde le pidan.

Intentando hacer más fuerte el aparato represivo, dominando al Poder Judicial que es servicial a los de arriba, trayendo cuanto capital buitre venga a devorar la riqueza nacional por 2 pesos; la contaminación no importa, les importa la platita ge ge.

Si hasta me parece todavía escuchar en la 44 aquel 25 de Agosto del 94 a los dos amigos del alma de Mújica y Huidobro llamando a resistir la extradición de los vascos, había que ir al Filtro a combatir, total la carne de cañón son otros no ellos.

Ahora ellos mismos son carnecita tierna para el lobo devorador del capital que quisieron combatir y se los morfó a todos.

Para peor se marearon con el poder, fueron ganados por la soberbia y quienes criticaban y denunciaban "la rosca", graciosamente la integran y la estimulan entre sus acólitos.

Los viejos ideales se los llevó el viento, como la muerte se llevó a tantos idealistas delatados por quien Ñato haya cantado donde vivía porque otra cosa curiosa en todo el proceso es que los jefes tupamaros no murieron a manos de los militares, mayoritariamente los crímenes cometidos por los verdes fueron contra muchachos/as jóvenes que de repente su pecado fue pegar un cartel o tirar un panfleto, o estar en un sindicato.

Podemos reírnos al ver como honran la deuda externa pagando religiosamente a costa del hundimiento de la sociedad oriental, me rio de cómo no tocan a los ricos y castigan al que trabaja con impuestos abusivos, me rio como levantan la manito tupamara para aprobar los aumentos de sueldos en el las cámaras, para ellos todo para el pueblo nada, se acuerdan cuando decían que "habrá patria para todos o pa naides" jua jua patria para todos ellos.

Me pregunto si estos gobernantes tupamaros podrían vivir ahora con el salario de un obrero medio, me gustaría verlos hacer malabarismo para llegar a fin de mes, pero claro que ganando 150 palos como están hoy se guardaron la revolución en el ano.

Se les puede observar como a reptiles; negociando en cada mesa maquillajes de ocasión.

Se acabaron las mateadas populares, se acabaron las ideas libertarias, se acabó la guerra al capital, a los que antes secuestraban ahora le lustran los zapatos, con la lengua. Todo cambia dijo el pastor Tabaré, sin duda que sí, los que antes tiraban bombas hoy reprimen al que protesta por pan.

Qué país bárbaro este.

¡Como el URUGUAY no hay!

la profeturf - postaporteñ@ 926 - 2013-03-08 20:36:45
postaporteñ@_______________________________

POLÉMICA SOBRE LA ADJUDICACIÓN DE LOS FONDOS DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA

 

“Los fondos concursables del MEC son un filtro”, dijo Raúl Rodríguez



Diario El Telégrafo-Locales | 16 Ene

El director del Taller de Teatro, Raúl Rodríguez, quien recientemente firmara en Moscú un convenio con la Universidad Estatal de las Artes Teatrales de Rusia (Gitis), como representante para Uruguay y Latinoamérica de esta prestigiosa casa de estudios, criticó la manera en que se administran en el país fondos destinados al área cultural.

Rodríguez --con su grupo-- se ha presentado a varios programas pero no ha resultado elegido, cuando los seleccionados se vienen reiterando sin solución de continuidad. “Nos presentamos al fondo de fortalecimiento de las instituciones artísticas del Uruguay porque tenemos la necesidad de obtener apoyo para la creación dentro de nuestra escuela de teatro de un taller nacional e internacional”, dijo a EL TELÉGRAFO.
Por “el acuerdo de gran importancia que hemos firmado en Moscú, junto al embajador Cabral, por el cual soy el representante legal y artístico de Gitis en Uruguay y América Latina.

Al mismo tiempo el Taller de Teatro de Paysandú pasa a ser la institución que lleva adelante todo el desarrollo de ese proyecto que implica, entre otras cosas la selección de estudiantes latinoamericanos para realizar estudios en Moscú”, agregó.

Desde que por estos días “comenzarán a llegar alumnos de diferentes partes de Latinoamérica, nos presentamos solicitando ese apoyo para agregar la infraestructura necesaria, a través del mejoramiento de las dos casas contiguas que tiene nuestra institución, donde estará la residencia de los estudiantes.

Lo presentamos con todo lo que nos solicitó, con la documentación que apoyaba nuestro proyecto a nivel local e internacional”. Entre esa documentación figuraba “la declaración de interés departamental de parte de la Junta Departamental, la opinión de Cancillería y la del embajador de Uruguay en Rusia”.
“Pensamos que por ser un hecho inédito, y especialmente teniendo en cuenta las vinculaciones con la universidad rusa, íbamos a tener la posibilidad de un apoyo del MEC”, expresó Rodríguez, antes de lamentar que “esto no ocurrió.

El MEC o el Jurado que este puso no consideró ninguna de estas cosas relevantes y ahora todo lo que hagamos en adelante depende de nuestro propio esfuerzo y nuestros limitados recursos”. “Tristemente, esta historia se repite para nosotros y también para otros grupos y personas vinculadas al teatro que conocemos”, expresó.

“Es una realidad que el presupuesto cultural a partir de este gobierno es superior al de gobierno anteriores; eso no está en cuestión. Lo que se cuestiona es a quiénes van destinados estos fondos, porque en su gran mayoría siempre son destinados a las mismas instituciones y personas”.
“Nunca hemos recibido, a pesar de la trayectoria que tenemos, apoyo alguno del MEC”, destacó Rodríguez.

Desde su punto de vista, “los fondos concursables, como otros, son en definitiva filtros que permiten beneficiar por una parte a grupos o personas o instituciones que el ministerio considera afines, o que desarrollan tareas que les parece que son las mejores, dejando de lado a otras instituciones que no son afines política ni ideológicamente.

Hay hijos y hay entenados, eso es evidente”.
“El aumento del presupuesto para la cultura ha aumentado, es cierto, pero nadie puede negar tampoco que la calidad artística y cultural no ha crecido, en muchos sentidos ha decaído. Siempre se premia a las mismas instituciones y a los mismos grupos, tanto en el Interior como en Montevideo”, opinó.
Por otra parte, Rodríguez destacó que el grupo tiene “la experiencia de trabajar con otros gobiernos, tanto colorados como blancos, con los cuales no tenemos parentesco ideológico ni político. Pero hay que reconocer que esos filtros no existían.

Podíamos presentar un proyecto y un ministro, o un director de Cultura entender que era bueno y declararlo de interés nacional, cultural y darnos apoyo económico. Con dolor tenemos que decir que eso actualmente no existe”.

Ahora solo queda “empezar con nuestro propio esfuerzo y con el apoyo que nos pueda dar la sociedad, la Intendencia. Es un proceso nuevo, pues una escuela de formación teatral que era local pasa a ser nacional e internacional”. Para Paysandú “implica un salto en calidad porque este tipo de escuela no existe en el país.

Algunos de los estudiantes extranjeros vienen a fortalecerse en el sistema Stanislavksy, algunos con la intención de ser seleccionados para ir a Moscú y otros para aplicar lo que aprendan al trabajo diario del actor”.

DIARIO EL TELÉGRAFO DE PAYSANDÚ, 16 de Enero de 2013

REPLICA DEL SUBSECRETARIO DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA (MEC)

Subsecretario de Cultura defiende rigurosidad de fondos concursables ante declaraciones de Rodríguez

Locales | 30 Ene  el Telégrafo

El subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura, maestro Oscar Gómez, salió al cruce de declaraciones del director de teatro Raúl Rodríguez, quien había asegurado que “los fondos concursables del MEC son un filtro”. 
Rodríguez expresó en EL TELÉGRAFO del 16 de enero, en la página 20, precisamente con ese titular, que “los fondos concursables, como otros, son en definitiva filtros que permiten beneficiar por una parte a grupos o personas o instituciones que el ministerio considera afines, o que desarrollan tareas que les parece que son las mejores, dejando de lado a otras instituciones que no son afines política ni ideológicamente. Hay hijos y hay entenados, eso es evidente”.
Gómez era ministro interino de Cultura cuando llegó el momento de homologar a los ganadores de los fondos concursables, por lo que el expediente cuenta con su firma final. “Yo firmé la homologación del fallo y me estudié un expediente de 500 páginas. Y me sentí incómodo cuando leí en EL TELÉGRAFO las expresiones de Rodríguez”, declaró.
Recordó que el MEC “solicitó un presupuesto de casi 2,5 millones de dólares para un fondo de desarrollo de infraestructuras culturales en el Interior del país, para todo el quinquenio. Y participaron más de 85 propuestas de instituciones, gobiernos locales y departamentales. Los fondos no pueden cubrir los 85 pedidos, por lo que se hizo una selección en base al plan de gestión sustentable, al apoyo de la comunidad y a la propuesta artística para ámbitos muy plurales”.
“Creo que Rodríguez no estuvo nada feliz al decir que trabajamos por afinidad ideológica.

Porque el primer lugar lo ocupa la Intendencia de Paysandú -sin afinidad ideológica-, que obtuvo un fondo de 1.293.000 para la Escuela de Música, en mobiliario y equipos”, indicó el subsecretario de Cultura.
Pero además “el segundo puesto es el del teatro Artigas de Cardona, Soriano.

El alcalde de Cardona, Raúl Bertinat, recibirá 607.737 pesos a utilizarse en equipamiento, climatización e iluminación del teatro”. Y así detalló los nueve proyectos que fueron seleccionados, la mayoría otorgados a departamentos con intendencias gobernadas por el Partido Nacional.
“Es la primera vez que en la historia que el MEC promueve fondos de infraestructura no para comprar el cine Plaza en el kilómetro cero de Montevideo, sino para el Interior del país. Pero no al voleo, sino a aquellos proyectos sustentables, fuertes, con un buen plan de gestión”, dijo y exhortó a que “quienes no salieron seleccionados mejoren su proyecto para el 2013”.
Y entre los proyectos no aprobados destacó “el de la Casona de AGE en Tarariras, Colonia, un proyecto que personalmente me interesaba mucho porque ahí irá un centro MEC y porque hay una excelente biblioteca popular infantil.Pero no pudo ser”.

“Hubo rigurosidad por parte del jurado, integrado por reconocidas personalidades de la cultura. La firma de homologación es la mía y por tanto me hago responsable en todo, de aciertos y de errores”, subrayó Gómez.
Consultado sobre si conocía el proyecto del Taller de Teatro, presentado por Raúl Rodríguez (la recuperación de una casa para adecuarla a las necesidades de una escuela de teatro asociada a Gitis), el subsecretario de Cultura indicó que “vino a entrevistarse conmigo. 
Antes de viajar a Moscú estuvo conmigo para lograr fondos para los pasajes, lo que no pudo ser. Conozco perfectamente el proyecto.

Me parece formidable pero había nueve que eran más formidables que el de él y esos recibieron el premio”. “El teatro que elabora el grupo de Rodríguez recoge la experiencia del teatro independiente en Uruguay, de Campodónico y Atahualpa del Cioppo. No digo que su proyecto no sea formidable, el tema es que cuando es un concurso, hay que operar en base a sus fundamentos y bases”, sostuvo. “Estamos comprometidos con los proyectos de mejora de infraestructura en el Interior del país. Pero no desde un punto de afinidad ideológica.

El resultado del concurso es claro y así lo demuestra. Queremos financiar esos sueños, pero como son tantos, hay que someterlos a concurso. 
El procedimiento ha sido riguroso y transparente.

Por eso me sentí incómodo con los dichos de Rodríguez. No son verdaderos.

Simplemente eso. Y lo que he explicado creo lo comprueba”, concluyó el maestro oriundo de Colonia, quien desde el 3 de febrero de 2012 es el subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura



RESPUESTA A LA REPLICA DEL SUBSECRETARIO MAESTRO OSCAR GÓMEZ

SOLICITADA

Diario El Telégrafo-Locales | 24 Feb. 

Sr. sub secretario de Educación y Cultura Maestro Oscar Gómez 

En una réplica a la entrevista que me hiciera el diario EL TELÉGRAFO, publicada el 16/1, usted hace referencia a los proyectos ganadores del Fondo para Recuperación y Construcción de Infraestructura para el Desarrollo de Actividades Artística Culturales en el interior del país, prácticamente todos ellos adjudicados a instituciones oficiales del Interior, Intendencia de Paysandú, Rocha, Treinta y Tres, Lavalleja, municipios de Cardona y Río Branco, así como Escuela de Reparaciones y Construcción Navales de Carmelo, Colonia, Asociación de Fomento Rural, etcétera.

¡Y es una picardía suya Sr. sub secretario!, porque bien sabe que no es a ese fondo al que hacemos referencia, sino a los Fondos Concursables, y también a otros fondos como el Fondo de Apoyo al Fortalecimiento de Instituciones Artísticas del Uruguay, cuya convocatorio dice explícitamente que está “dirigido a aquellas instituciones artísticas emergentes del sector privado del interior del país”.

Y es ahí, en este tipo de fondos, dirigidos a lo privado, donde se ejerce ese filtro del que hablamos en la nota del diario EL TELÉGRAFO. Allí se premia en general a los que están alineados con el gobierno, y a los que se considera que su actividad en el plano artístico no resulta peligrosa, léase que no desarrolla la personalidad, no estimula el espíritu crítico, etcétera.

En una palabra, que no procesan verdaderos hechos artísticos, salvo honrosas excepciones que sin duda hay.

Porque también este gobierno, como los anteriores, es defensor del sistema capitalista, y necesita ciudadanos manipulables, por lo tanto jamás se va a estimular plenamente a los verdaderos artistas. Y esto Sr. Sub Secretario también es ideológico, profundamente ideológico. Usted como perteneciente a un partido de clase como fue el Partido Comunista, debe saber muy bien a lo que hago referencia cuando digo, ideológico. No se trata de cintillos políticos.

Usted alardea de que se hayan premiado a intendencias nacionalistas: ¿y qué?

¿Dónde está la diferencia ideológica entre el gobierno al que usted pertenece y el Partido Nacional? Por otra parte usted dice disimuladamente (¡o no!) que falto a la verdad por una crítica (que no es mía sola, sino la de muchos artistas), que hago a la práctica que desarrolla el MEC con la adjudicación de los Fondos, pero al mismo tiempo afirma conocer nuestro proyecto, porque “Antes de viajar a Moscú estuvo conmigo para lograr fondos para los pasajes, lo que no puede ser.

Conozco perfectamente el proyecto”. Y ahí sí, se lo digo con todas las letras, sin eufemismo, usted falta a la verdad.

Yo solo tuve una entrevista con usted el día 6 de marzo con motivo de mi viaje a México, ya pautado para el día 7 de marzo. Aclaremos que esa entrevista debió ser con su antecesora, la tan añorada por muchos de nosotros, María Simón (porque a todos nos consta de la manera abrupta e injusta como fue destituida).

En esa entrevista con usted le informé que mi viaje a México se debía a una invitación para dictar un Taller de Actuación, y también para participar como artista de teatro uruguayo en un homenaje que los organizadores realizarían al Maestro Atahualpa Del Cioppo.

Por esa razón le solicité que enviara una nota a dichos organizadores, agradeciéndoles el gesto de ese homenaje (¡ojalá le hiciéramos aquí alguna vez!) y de paso en reconocimiento una vez más, por toda la solidaridad demostrada por los artistas y pueblo mexicanos con los teatristas uruguayos en los años negros de la dictadura fascista en nuestro país.

A usted le pareció que era de orden hacerla y abundó en razones por las cuales debía hacer esa nota de reconocimiento, ¡pero esa nota nunca llegó! También le dije que estaba extrañado porque había enviado con muchos días de anticipación una solicitud de declaración de interés cultural para esa actividad, y me estaba yendo con ninguna resolución. Aclaremos que esa declaración, no implica para nada apoyo de carácter económico, lo dice a texto expreso la misma.

Pues bien: ni llegó la nota, ni tampoco nunca se declaró de interés cultural esa actividad. Muchos meses más tarde me vengo a enterar, casi por casualidad, que el asesor interino para actividades escénicas, Sr. Iván Solarich, estampó en la solicitud que esta había llegado tarde.

Estampó esa falsedad alrededor de 20 de marzo y la misma había llegado al MEC en los primeros días de febrero. Incluso me consta que estaba en la Dirección de Cultura, porque no había caminado tres cuadras después de la entrevista con usted, cuando me llamaron de allí para pedirme el programa de las actividades en México, algo que ya había enviado, pero que volví a hacerlo en ese mismo instante desde el ciber más próximo.

¡Y sobre el proyecto vinculado a la Universidad Estatal de las Artes Teatrales de Rusia - GITIS, nunca pude hablarle sobre eso porque en esa fecha, aún no estaba planteado!

Recién con motivo de nuestro viaje como grupo teatral a Rusia y Bielorrusia en junio - julio 2012, se me hizo el planteo formal por parte de la rectora de GITIS. ¡Y mucho menos pedirle pasajes!

¡Eso no es cierto!

Porque si bien le conté de la gira programada, ya hace mucho tiempo que sé que el dinero ya no lo autorizan los ministros, y mucho menos los sub secretarios en el MEC. Que todo lo derivan a los fondos (¡o sea a los filtros!)

Para esa fecha además ya nosotros como grupo habíamos realizado muchas giras internacionales, casi sin ningún apoyo. La última antes de la entrevista, a Ecuador y Colombia, íntegramente financiada por nosotros (cosa que también le informé).

Por tanto usted no conoce nada de este proyecto, salvo lo que leyó en EL TELÉGRAFO. No tiene la menor idea de lo que significa para el teatro de nuestro país un vínculo con la única universidad del mundo dedicada enteramente a la formación teatral, y la posibilidad real de que podamos enviar, a través de este proyecto, a estudiantes teatrales uruguayos a realizar estudios allí.

Usted firmó, pero no leyó esas 500 hojas a que hace mención. Solo homologó lo que otros habían decidido. Y éste es uno de los grandes males de este gobierno. Funcionarios de jerarquía, por las decisiones que deben tomar, que dependen de jurados y asesores. Y dependen porque no saben, no entienden, no conocen sobre el área donde se les ha colocado para ejercer una función directriz.

Esa es la gran diferencia, convine decirlo, entre usted, y también el Ministro Erlich, con la Ing. María Simón. Solo bastaba una conversación con ella, para darse cuenta del conocimiento que tenía en materia cultural y artística. ¡Y así le fue!

Para terminar le digo: trabajo como docente teatral en casi todos los países de nuestro continente. Lo he hecho y lo hago también en Rusia, Irán, Polonia, Francia, etcétera, pero me presento a sus fondos para hacer un humilde taller en mi país y me bochan. ¿Usted no desconfiaría?


Raúl Rodríguez Da Silva

 


 

"LEÑA AL FUEGO", bajo la conducción del periodista HERMAN SCHILLER, se emite los sábados por AM 770, Radio Cooperativa, de 14 a 16. También nos puede seguir por internet:

www.radiocooperativa.com.ar

 

raul rodriguez - postaporteñ@ 926 - 2013-03-08 20:19:40
postaporteñ@_______________________________

Se fue Juancito Almiratti

 

El 27 de febrero, con 80 años sobre las espaldas, se fue Juancito Almiratti, ingeniero de profesión, revolucionario por vocación y poseedor de una personalidad difícil de describir en palabras.

Sin embargo, esa dificultad no estriba en las características sobresalientes de alguno de los perfiles de Juancito, sino en lo contrario, en su total y absoluta sencillez y sobre todo, en el humor que irradiaba permanentemente y seguramente sin proponérselo.

Sobre sus orígenes como militante tengo una ignorancia casi absoluta y creo que esa ignorancia es generalizada, como si Juancito hubiera pasado a la clandestinidad con la celebridad mediática que le otorgaba su título de “ingeniero” y allí hubiera empezado todo. No tengo constancia de militancia anterior, de su participación en otros grupos de izquierda, ni de activismo social, ni de perfiles ideológicos contestatarios, ni de nada. Todo de acuerdo con la sobriedad que rodeaba la figura de Juancito, que un día –él sabría por qué- decidió comprometerse y dejarlo todo, siendo un hombre joven, pero ya un empresario exitoso con un promisorio futuro de buen burgués.

Ayer le pregunté a Azzarella sobre el motivo que lo llevó a la clandestinidad y la respuesta estuvo a tono con el personaje: “Lo único que sé es que una noche recibió una llamada telefónica y cuando colgó dijo: ‘Me tengo que ir’. Y se fue”.

Sencillamente, como este miércoles lo hizo de manera definitiva.

Era hombre de temple y un formidable escapista. Creo que una de sus claves era que más allá de su afabilidad, de su capacidad para tratar a todos de la misma manera, de esa sencilla fraternidad que irradiaba, había cosas que las decidía ante sí mismo, sin consultar a nadie. Y tal vez en esa poderosa personalidad de Juancito, que decidía los rumbos de su vida por sí y ante sí, esté la clave de su decisión de darlo todo por una causa que se encontraba en las antípodas de su perspectiva profesional y social.

Eso lo demostró en repetidas ocasiones y la más conocida es su fuga del juzgado al que fue conducido, sin avisarle a nadie que lo haría, aprovechando el instante infinitesimal que la guardia se distrajo, echando a correr por la puerta de salida. Eso es solo una muestra de su carácter decidido y repentinista.

Durante su velatorio me enteré por boca de “Manolo” Domínguez de otro de los rasgos de esa personalidad: su astucia.

Días antes Manolo había concurrido al mismo juzgado y a su regreso al Penal de Punta Carretas había sido inquirido por Juancito acerca de las condiciones en que lo llevaron y lo trajeron. Se enteró que en la sede del juzgado le sacaban las esposas, para volver a ponérselas luego de comparecer ante el juez. Le preguntó además si había alguna custodia adicional y Manolo le dijo que en la puerta quedaba un guardia armado con un Máuser. La pregunta de Juancito lo dijo todo: “¿Y tirará?” “Creo que no”, respondió Manolo con gesto dubitativo.

Así fue que cuando le llegó el turno, todo aconteció como lo anticipara Manolo y en el segundo que los guardias se distrajeron y vio la ocasión, Juancito echó a correr hacia la puerta, empujó al fusilero que la custodiaba y emprendió carrera hacia la esquina. Pero en algo se equivocó Manolo: el milico tiró y rozó su sien izquierda con una munición capaz de perforar el mejor blindaje.

Fue un hecho individual y heroico, pero en boca de Juancito era una humorada, sobre todo cuando contaba que al doblar la esquina sintió un ardor en la sien, se llevó la mano allí y se dijo a sí mismo: “¡Shangue!”

 Porque así hablaba Juancito, convirtiendo la “s” en “sh” y sorteándose a menudo las consonantes, lo que añadía comicidad a sus relatos de antihéroe, que muy a menudo me hacían recordar a los personajes que interpretaba el inolvidable Alberto Sordi.

Luego, con unos pesos que había preservado dentro de la cárcel, se tomó un taxi y partió con rumbo a la clandestinidad. O así al menos lo contó siempre, lo que nos lleva a otra cualidad de Juan, la de saber ser un noble simulador.

No hace 24 horas que me enteré que eso era una mentira. No existían los pesitos, no existió el taxi, sí existió la casa de un colega en las cercanías que a media tarde tuvo el presente griego de Juancito sangrante golpeando en su puerta. Haciendo honor a la amistad lo escondió en el sótano y así capeó lo peor de la tormenta.

Obviamente que la ficción del taxi fue un artilugio para preservar a su protector y sólo se lo confió a su amigo del alma, el “Paco” Sclavo que con el adiós de Juan se sintió exonerado de preservar el secreto y me lo confió al pié de su féretro. Resumiendo sus cualidades agregamos otra: era sumamente astuto.

Precisamente con el Paco había hecho sus primeras armas como escapista, cuando los detuvieron con su amigo al volante y aprovechando la oscuridad del camino vecinal y los pastos altos que lo flanqueaban, pese a su corpulencia y su andar lento, supo anticiparse al arresto y se perdió en la oscuridad, recibiendo una avalancha de disparos que milagrosamente no lo tocaron. La narración de esa anécdota también era la del antihéroe: “Me revolcaba entre los yuyos como un gushano y las balas me picaban por todos lados”, contaba, y nos hacía reír sin proponérselo.

Y tenía también la memoria del elefante, noble animal al que se asemejaba por su cuerpazo y su paso cansino. Muchos años después, cuando se pudo encontrar con Manolo, que logró anclarse en el exilio europeo, recordó el incidente y con una sonrisa le dijo: “Hijo de puta, me dijiste que no iba a tirar”. Todo eso ante las protestas de Manolo que decía que eso era sólo una presunción.

También junto a sus restos, Azzarella me contó las circunstancias de su primer arresto, insólitas, como casi todo lo referido a Juan. Estando éste en la clandestinidad, su esposa había recibido un diagnóstico de leucemia de un hijo (que felizmente a la postre resultó falso) y desesperadamente salió a rastrear a su esposo por la geografía de Montevideo. Consiguió el dato de que había sido visto en determinada zona y luego de días de búsqueda lo encontró. Fue así que no fue la pasión sino la angustia lo que los llevó a la casa de citas en que los detuvieron. Se resistió valientemente, de nuevo hubo disparos, algún herido de levedad y después lo que recuerda Azzarella, la formidable paliza que le dieron in situ, que para su esposa significó un recuerdo traumático que llevó de por vida y que para quiénes la escuchábamos de boca de Juan era motivo de regocijo por el humor que ponía en sus detalles.

Es que además de todo lo que mencionaba antes, Juancito tenía otra característica, era capaz de desdramatizar todo, sobre todo sus propios padecimientos.

La fuga autogestionada de Juancito nos resultó providencial. Tuvo una participación decisiva en las sucesivas y masivas fugas de compañeras y compañeros, monitoreando con su profesionalidad el proceso de apoyo a las evasiones, tanto desde dentro como fuera de las cárceles.

Su participación fue decisiva también en la expropiación de las libras de Mahilos, uno de los más grandes apoyos a las finanzas de una organización sobrepoblada de clandestinos. Hubo otras cosas, pero él hasta el final de sus días las guardó en su memoria y no seré yo quien quebrante secretos tan bien guardados.

En cuanto a su “torpe aliño indumentario”, al decir de Machado, podríamos decir que el poeta se queda corto. Al menos en la cárcel, la vestimenta de Juancito no se diferenciaba mucho de la de un linyera. A eso agregaba su poca afición al aseo. Así lo recordamos en Punta Carretas, trillando indiferenciadamente con presos políticos o comunes, midiéndolos a todos con la misma vara, escuchando sus confidencias, dando una mano cuando se podía.

El universo de aquella generación era abundante en personajes y magro en prototipos. Podríamos agregar que entre los personajes, el que sobresalía era Juancito. Entre otras cosas porque su humor no era un atributo, sino que era constitutivo de sí mismo. El humorista hace reír a sabiendas de que está logrando ese efecto. El humor, en Juancito, era cosa constitutiva, en su lenguaje, en sus dichos, en la conformación de las frases y en otra de sus grandes cualidades, el prodigioso sentido común que poseía. En más de una ocasión le vi desarticular alguna brillante exposición retórica de algún compañero con una observación que podía parecer perogrullesca, pero que, bien considerada- desmoronaba la pretendida construcción teórica.

A ese sentido común me refiero al hablar de Juancito.

Su capacidad para observar y para retorcer el lenguaje, hacía que los apodos que adjudicaba se transformaran en eternos. Tanto es así que cuando llegué al lugar de su velatorio me encontré con Marx Menéndez y Julio Faravelli, con quiénes compartimos cárceles y caminos. Ambos me dijeron que no bien fueron presentados a Juan, inmediatamente los rebautizó. Marx extendió la mano, se presentó y recibió la réplica inmediata: “¿Vos Marx?, Marxito sos vos”, y así quedó para la eternidad. Lo propio sucedió con Julio: “¿Faravelli? Que vas a ser Faravelli, Farabute sos vos”.

Especialmente Marxito me encomendó que hablara también de las pálidas, en este caso, del maltrato que Juancito recibió en el Penal de Libertad cuando ciertas inflexiones dogmáticas nos llevaron a menospreciar a ejemplares compañeros por su origen social y en el caso de Juancito una insuficiente base doctrinaria que hoy veo que era una absoluta estupidez que hacía desconocer una de sus mayores virtudes,  a saber, la robusta sensatez y el apego a la realidad que poseía.

Pero más que de maltrato yo hablaría de “ninguneo”, algo que quizás es peor. Creo que eso estuvo limitado a poca gente, particularmente a alguna que quedó por el camino, pero también participaron en eso buenos compañeros influenciados por el clima dogmático que nos había ganado puertas adentro.

Paradójicamente, tengo una opinión matizada de ese “dogmatismo”. Por un lado fue un blindaje ante una situación tremendamente agresiva, por otro lado, fue una herramienta para construir una suerte de realidad virtual que llevó a generar una escala de méritos y deméritos tremendamente injusta y que en algunos casos rondaba lo irracional. Sin embargo, no creo que ese fuera un fenómeno general, ni siquiera relevante. Pero que existió, existió.

Por supuesto que si eso fue percibido por Juancito, seguramente –tal como él diría-, “le importaría un carajo”.

Anoche llamé muy tarde al “Chocho” Paiva –creo que lo desperté- porque, contra mis previsiones, estaba muy triste. Pensé que la personalidad de Juancito me reconciliaría más con la sonrisa que con la tristeza, pero no resultó. Hablando de esas cosas me refirió una anécdota contada por uno de sus hijos, que ilustra que aquello del desaliño, de la aparente indiferencia ante las cosas del entorno era pura apariencia –“puro farol”, como diría él-.

En una oportunidad, en tiempos que ejercía la ingeniería al frente de su empresa, encaró la construcción de un enorme silo. Una de las características que tiene esa modalidad de construcción es que los cálculos previos deben ser muy afinados ya que luego que se comienza a hormigonar la suerte está echada. En consecuencia, cualquier error previo, por insignificante que sea, puede dar por tierra con la construcción.

Entonces el hijo contaba que su padre estuvo varias noches sin dormir, yendo y viniendo de su casa al silo, inquieto por el resultado, como un editor se desvela ante un eventual error en las páginas cuando estas están en rotativa y es imposible volver atrás. En más de una ocasión Juancito demostró que esa aparente indiferencia hacia los detalles escondía una naturaleza híper responsable.

Poco antes, por su porte y su memoria lo comparé con un elefante. Tenía también algo en común con los paquidermos: una naturaleza cómicamente vengativa. Eran proverbiales sus discusiones constructivas con el “Inge” Manera, que Juancito culminaba lapidariamente: “A mí nunca se me cayó una pared”, cosa que, según Juan, le había sucedido al “Inge” en una oportunidad.

A mí me lo demostró en 1972, cuando estábamos hacinados esperando que nos volvieran a llevar a la tortura. Primero me sucedió a mí. Me sacaron, me dieron la felpeada de rigor y me devolvieron unos días después. Acto seguido le tocó a Juancito, que justamente fue a parar a la misma unidad. Con esa torsión maníaca que teníamos en las circunstancias extremas, cuando le anunciaron a Juancito que lo “flauteaban”, me dio por convencerlo que para resistir los shocks eléctricos me había hecho mucho bien ingerir mucho azúcar. Inventé una teoría estrafalaria e inverosímil sobre la naturaleza de la electrolisis en la sangre y lo hice comer azúcar durante una hora. Al final, cuando no podíamos más de la risa, le di cuenta de que era una broma.

Al retorno, memorioso y vengativo como el buen elefante que residía en él, me dijo: “Y vos no te hagas el vítima, que me dijeron que te la dieron con una picana a pilas. No te me vengas a hasher el héroe”. Me fundió, porque era cierto, la cosa había sido bastante liviana y creo que por esas cosas que uno tiene, la magnifiqué un poco. Nuevamente Juancito me hizo bajar a tierra.

Luego de la fuga, cayó nuevamente en el bolsón del 14 de abril. Yo caí diez días después y nos reencontramos en Cárcel Central, que ofició como posta para llevarnos a Punta de Rieles, hacernos itinerar por cuarteles y dar con nuestros huesos en el Penal de Libertad, donde el azar quiso que a Juancito le tocara el 013, es decir, la “yeta”, lo que es una cuasi demostración de que el humor lo buscaba.

Por esos días el Escuadrón de la Muerte, que estaba muy activo, había publicitado una lista de sentenciados a muerte, que estaba encabezada por Alejandro Artucio, maestro de abogados, un ícono entre los compañeros. Por añadidura, Artucio defendía a Juancito, lo que le sirvió para hacer una más de sus humoradas: “Qué me voy a ir yo de acá, botija, si mi abogado es golero del Escuadrón”.

De aquellos días en los que estábamos juntos y hablábamos hasta la madrugada tratando de buscar una explicación a lo que estaba sucediendo, empezamos a hacer –en broma- una especie de librillo que se llamaría “Las citas de Juancito”.

Me gustaría recordarlas, pero era la visión del sentido común proyectada sobre la tragedia y debo reconocer (si bien recuerdo el contexto y no los textos) que Juancito, a su particular manera, era más sabio que nosotros. Sólo recuerdo la primera: “Una guerrilla para más o menos ganar tiene que ser medio victoriosa, porque si no cualquier gil se te hace contra”.

Lo que remite a otra de las características del Juan, eso del “más o menos”, o del “medio”, es decir, la manera con que relativizaba todo lo que decía, a contrapelo de la pedantería que a menudo nos ganaba, sobre todo a los más jóvenes.

Luego que salimos de Libertad la vida nos fue separando por diferentes caminos. Con Juancito no fue la excepción.

Lo vi más de una vez en la casona del Servicio Ecuménico Solidario (SES), que fue lugar de reunión y de cobijo para todo aquél que precisara una mano, donde se procesaban insumos y apoyos (particularmente para el movimiento cooperativo), donde invariablemente se le encontraba junto al “Paco” Sclavo, como si luego de aquella noche de fuego graneado en la que uno “la quedó” y el otro escapó entre el paso espeso, hubieran decidido no separarse.

Nos encontramos en movilizaciones, en asambleas de ex presos, con una ceguera que progresivamente le iba ganando terreno pero a la que peleaba con su astucia de siempre, haciéndose experto en reconocerte por la voz y hasta por el tacto. Me contaba ayer el “Conguito” que la última vez que lo vio lo hizo de esa manera. Sin palabras, le tocó la cabeza y le dijo: “Estás más alto”. Era otra de sus ironías, en realidad era Juancito el que estaba más bajo.

Me prevenía “Marxito”: “no escribas como esos para los que todos los que se mueren son buenos. Contá cuando se hacía cargo de los papeles del funcionamiento interno y las manos le temblaban, pero igual asumía, como asumió todo siempre, porque era uno de los mejores de entre nosotros”

Sí, lo recuerdo, como recuerdo que todos convivimos con el miedo (menos Arturo). Y en el balance final doy gracias a la vida por haber vivido todo lo que viví junto a la mejor gente que conocí en mi vida

No es que todos fuéramos “en el buen sentido de la palabra buenos”, como se definía Machado. Es más, creo que esos compañeros buenos, simple y sencillamente buenos que convivieron con nosotros en esos años no eran muchos. Los había.

Seres a los que no conocí jamás una mala actitud, por mínima que fuera y que no menciono por pudor. Los demás, con alguna rara excepción, éramos gente con más pliegues o con algún perfil más defectuoso, pero en definitiva, gente muy buena y generosa

Quiero terminar estas líneas diciendo que a medida que envejezco creo menos en la casualidad y más en la causalidad, menos en Dios y más en los Ángeles, entendiendo por ello a esos mediadores enviados por no sé quién (tal vez por nadie) para revelarnos alguna cosa que teníamos delante de las narices y que, no obstante, permanecía escondida en algún repliegue de la memoria

Quiso la suerte que al retornar de la despedida a Juancito me cruzara con Javier Miranda, el hijo del escribano Fernando Miranda, cuyos restos fueran encontrados junto a los de Ubagesner Chávez en una chacra de Pando. Lo saludé y no pude evitar recordar que precisamente a esa chacra iba el “Paquito” Sclavo y Juancito cuando los emboscaron y el Juan se les escabulló entre los pastos. No pude evitar recordar que esa madrugada los esperaba en la misma chacra junto a uno de nuestros principales dirigentes. No pude evitar pensar en nuestra huída precipitada de la chacra con un NSU cargado hasta el agobio con cajas que contenían las libras que había expropiado Juancito (una fortuna por entonces) y que meticulosamente me había hecho contar el dirigente, experto en balances

Recuerdo que luego de muchas vueltas, el jefe me dejó en Montevideo, frente al Mercado Modelo y hubieron de pasar casi tres años para que me enterara que ese prócer, “de cuyo nombre no quiero acordarme”, había transferido parte de ese tesoro sagrado a su propio bolsillo.

Aún no sé qué cosa fue, pero algo me cerró. Algo que me habla de una historia de padres e hijos, de hombres y de mocosos, de héroes y de tumbas, de fraternidades que van más allá de la muerte y también de traidores. Porque en toda historia que se precie de tal no pueden faltar los mártires, pero tampoco los traidores

Por entonces tenía diecinueve años y era un chiquilín iluso, algo engreído, lleno de certidumbres y lo suficientemente inmaduro para no darme cuenta que tendría que haber aprendido más cosas de gente como Juancito, que me doblaba en edad

No sé si es o no una fortuna haber sido uno de los más jóvenes de aquella falange y poder escribir estas crónicas de una generación que hoy se está yendo de a poco. Pero sé que tengo que agradecerle a la vida el haber estado entre sus filas y poder hoy conservar en mi retina la última imagen de Juancito, de gorra y pantuflas, con un viejo pantalón y un buzo de color indescifrable, adivinándome por la voz y diciéndome con la sonrisa de siempre: “¿Qué pasha botija?”

 

José López Mercao

MARXITO - postaporteñ@ 925 - 2013-03-05 08:05:32
postaporteñ@_______________________________

Canta en Festival en Paysandú la sobrina de Carlos Cabezudo...

 

Golpe bajo - Laura González Cabezudo

http://www.youtube.com/watch?v=InxSvOMm5YE

 te espero siempre en la esquina  de Braceras y Giménez

Carlos Federico Cabezudo Pérez. Nació el 24 de abril de 1948 en la ciudad de Mercedes. Al momento de su desaparición en Buenos Aires, entre el 26 y el 30 de diciembre de 1977, residía en la calle Avelino Díaz 1744, en Capital Federal, y se desempeñaba como profesor de matemáticas y obrero.

Militante de los gremios estudiantiles y de docentes y militante político, haciéndolo en el Partido Comunista Revolucionario del cual era dirigente.

Su firme oposición al golpe de estado fascista lo obligó a asilarse en Argentina, donde fue un activo impulsor de la resistencia contra la dictadura, participando de la UAL: Unión Artiguista de Liberación, una coordinación antidictatorial integrada por: Grupos de Acción Unificadora GAU, Patria Grande de Don Enrique Erro y Juan Chenlo, Movimiento de Liberación Nacional MLN, Partido Comunista Revolucionario, Agrupaciones y Militantes Socialistas y algunos otros.

En el marco de una feroz persecución y represión a la UAL, fue detenido el 30 de diciembre de 1977 en un apartamento de la calle Avelino Díaz, junto Andrés Carneiro Da Fontoura (Pocho), Carolina Barrientos y una cuarta persona presumiblemente Eduardo Gallo (El Peludo Gallo).

Hay testimonios de que fue visto en las cárceles clandestinas de Pozo Banfield en Argentina y en La Tablada en Uruguay.

Permanece como detenido-desaparecido hasta el día de hoy.

posta - postaporteñ@ 924 - 2013-03-04 20:06:19
postaporteñ@_______________________________

EL SUPREMO TRIBUNAL: EL PUEBLO

 

UNO

En nuestros barrios de la súper poblada periferia suburbana, particularmente en aquellos de densísima población muy joven y muy pobre y de poquísima o casi nula “educación” formal y con una carencia total de información sobre las cosas de este mundo, la palabra “Suprema” alude tan solo a la exquisita pechuga de pollo de laboratorio, que más bien brilla por su ausencia en los hogares –que son la mayoría- donde apenas se compran muy asiduamente cinco kilos de menudos o alitas por 50 mangos y algún caldito sintético de los más berretas para el sancocho grasiento cotidiano, con los fideos sueltos más baratos y menos proteicos del mercado, y ¡date por feliz y contento tanto al mediodía como de noche!…

¿”Corte”?...Corte es el puñal casero/canero “exportado” extramuros como aporte “cultural” de esa otra inmensa población juvenil alojada en los tenebrosos campos de concentración del neoliberalismo criollo. Circunstancialmente se lo puede sustituir por el pico roto de alguna botella de “checha” en las frecuentes y absurdas trifulcas callejeras en las que dos por tres la queda algún botija lleno de mala vida y peor futuro…

“Corte” es también la bolilla que te da o no te dá la chiquilina o el chiquilín que tenés entre ceja y ceja y que cruza la calle dejándote en el limbo absoluto…

Es, también, sobre todo para las muchachas, el “corte” del “corte y confección” ya casi en desuso gracias a la garra chino/coreana con que nos vestimos en el “Uruguay productivo” invadido de la peor porquería manufacturada por otros jóvenes esclavizados en las fábricas asiáticas del gran monopolio multinacional.

¿”Justicia”?...Esta sí que es la más brava…

Para la inmensa mayoría de la juventud casi analfabeta y sumergida en la ignorancia planificada del capitalismo, “justicia”, aunque se escriba con mayúscula y esté bien presente en todas las campañas electorales acompañada de la palabra “social”, es una palabra decididamente exótica, rara, “de museo”, empleada casi que exclusivamente por el “zurdaje” fuera de moda que te habla de explotados y explotadores y de unos desaparecidos que también eran muy jóvenes y que en general ni se sabe por qué desparecieron ni tampoco parece importar demasiado en una maldita sociedad en la que la drogadicción, el desempleo y la brutalidad policíaca te van haciendo desaparecer a vos mismo todos los días, al menos como ser social desplazado y desterrado por su antónima, la injusticia intrínseca y crónica del sistema capitalista…

¿”Justicia”, ché…?...

Con suerte, te enterás de algo que se arrime erróneamente a su significado cuando la quedaste y te mandan a juez para que te apliquen esa “ley” que te dirán que es “igual para todos” (para todos los que son como vos, subalimentados a caldos sintéticos y alitas transgénicas, chupados por la falopa y la miseria, ninguneados por el legendario y también desaparecido “Estado de bienestar” burgués dependiente de la época de los Batlle, los otros Batlle).

Conviene tenerlo presente -y no es ninguna exquisitez lingüística o semántica lo preocupante.

La mayoría de la gente ni sabe qué es la famosa SCJ (“Suprema Corte de Justicia”!!!) ni para qué mierda existe.

Es ya muy poca la población mínimamente informada acerca de la irreal “separación de poderes” o de cuáles son nuestros Derechos Humanos fantasiosamente amparados por una caterva de burócratas e inmorales que saben muy bien a quiénes sí deben amparar y defender incondicionalmente, hagan lo que hagan, por unas treinta monedas y un culpable y denigrante buen pasar aburguesado de mucho consumo de “supreme” y otros manjares, aunque de idéntica pobreza espiritual y cultural a la de los “estamentos” más bajos del paupérrimo mundo burgués.

 

Generación tras generación de orientales marginados al mango, engrosan los volúmenes de pueblo re-humilde que ignora qué es la taquillera SCJ, qué es la mentada “justicia”, para qué sirve, para qué sirve la especie humana (dan ganas de decir…) y sus trampas al solitario regido por salvajes pautas de vida y de muerte.

Una docena de años de fascismo desembozado y casi 30 de opresión no menos fascista exitosamente camuflada en la envoltura perfecta del “sufragio universal”, con el aditamento funesto de la cháchara demagógica y populista de los ex revolucionarios haciendo mandados a lo puro lambetas, vienen borrando de la memoria y la conciencia de importantísimos sectores sociales, prácticamente todas las secuelas más terribles del terrorismo de Estado del “proceso cívico-militar” iniciado en aquellos ´60 de plena y majestuosa vigencia de la “democracia republicano-representativa-liberal”.

 

Cada día que pasa, se multiplica e intensifica el mazazo de olvido y perdón con que se quiere adormecer y matar al subjetivo colectivo de un pueblo laburante que, sin embargo, no se sabe de dónde saca fuerzas e ímpetus de dignidad y entereza como para, esporádicamente al menos, rebelarse y decir de nuevo “¡No pasarán…¡Juicio y castigo!”.

La aculturación y la desinformación perfectamente diseñadas y sincronizadamente ejecutadas, funcionan como anillo al dedo para un sistema y una clase dominante que por un lado trata de que todo el mundo se olvide de la tortura y los desaparecidos y todas las barbaridades de los más fascistas, y, por otro, sigue consumando el más salvaje terrorismo de Estado que significa el ocultamiento sin fin del “destino final” de los que ordenaron hacer desaparecer de por vida, para neutralizar las potencialidades de resurgimiento activo y comprometido del movimiento popular oriental destrozado en los ´70/´80.

El sistema quiere hacer olvidar todo de prepo, pero el prepo es su rasgo natural permanente, que, llevado a extremos de exacerbación salvaje, alguna facturita debe pagar, necesariamente, por más jodidos que estemos.

Se sostiene el terrorismo de Estado con más terrorismo de Estado mimetizado hasta por ahí nomás, porque sus víctimas castigadas hasta la muerte, no son parias sin familia, sin amigos, sin compañeros, sin gente que además de llorar para siempre a sus mártires, no han cesado de andar para arriba y para abajo clamando por eso que en los barrios más pobres ni se sabe qué es, porque brilla por su ausencia como la suprema de pollo y como el trabajo, la educación, la consideración social y otras muchísimas cosas que apenas podés entrever a pesar de los chiches electrónicos de la miseria capitalista digitalizada.

DOS

Los recientes, desfachatados y escandalosos fallos de la SCJ “uruguaya” han inducido a mucha gente –a la inmensa mayoría, es seguro- a creer que cinco pintas peritos en todo e infalibles en nada, son la máxima y omnipotente autoridad política de este país de mentira inventado por el imperio británico tras derrotar a un movimiento popular oriental que quiso ir mucho más allá que romper con las cadenas de la corona española o los cerrojos de la oligarquía bonaerense.

Que quiso romper con todos los lazos de dependencia e impunidad semifeudales de cualquier autoritarismo imperialista o proimperialista, viniera de donde viniera.

Parece que hubiésemos creído que el todopoderoso “quinteto de nos” del Pasaje de los DD.HH. y Plaza Libertad, es el único responsable de seguir poniendo estúpidamente “palos en la rueda” (para emplear una metáfora muy querida por el oficialismo y asociados para referirse a los reclamos y las movilizaciones populares) en la legítima aspiración del pueblo trabajador de que de una vez por todas, después de tanto manoseo y terrorismo de Estado prolongado, haya verdad y justicia –juicio y castigo- con los delincuentes de “lesa humanidad” del no del todo extinguido “proceso cívico-militar”.

Parece que no entendemos cabalmente el mensaje clasista burgués “oculto” en las “incuestionables” decisiones de esta pequeña murguita almidonada, patética, trágicamente ridícula y petulante, que decide y decide, a sabiendas, por cierto, de que absolutamente nada de lo que decida cambiará de fondo el curso de la historia.

(Una historia que no la escriben legisladores, fiscales, ministros o botones, o dirigentes partidarios, sino simples mujeres y hombres que para vivir deben trabajar y sudar la gota gorda sin poder dedicarse a “la política” o a sesudas interpretaciones de la constitución o las sagradas escrituras amorosamente redactadas por los cagatintas del poder).

El claro aunque “jurídicamente” disfrazado mensaje de la clase dominante y sus castas y estamentos coercitivo-represivos transmitido por la SCJ, grafica sin la más mínima ambigüedad algo ya terminantemente asumido desde el mismo momento en que los verdugos de uniforme volvieron a tomar mate y escocés en sus reductos cuarteleros impregnados de cobardía y profesionalismo homicida: una docena de “cabezas de turco” –los más quemados- simbólicamente presos, y centenares y centenares de denuncias sepultadas en los discos duros del No Poder Judicial, son el “techo” que es capaz de “conceder”, de soportar, de asimilar por las buenas, de “pagar”, en definitiva, la misma clase sumisa con el imperio, que en 1972 autorizó (ordenó, en realidad) cualquier tipo de vejámenes contra el movimiento popular en nombre de la “seguridad nacional” y los “valores democrático-republicanos” que durante más de una docena de años se pasarían por el traste olímpicamente sin que a ningún ministro de la SCJ se le ocurriera una tímida objeción siquiera que podría haberle significado terminar como muchísima gente sencilla y buena, desaparecida, asesinada, presa, exiliada o escrachada en las listas negras de los servicios y del empresariado “demócrata”.

Este “techo” no está definido ahora; lo definieron ya cuando levantaban sus manitos trémulas de odio al pueblo votando el “estado de guerra interno” del año ´72.

Y los “cabeza de turco”, por más que sean una docena, se los arrancó el pueblo a pesar de la ley de impunidad que terminará siendo simple papel higiénico para los ministros de todas las cortes habidas y por haber y para todos aquellos que pretendieron hacer la vista gorda y de hecho traicionaron lo más sagrado para un revolucionario: la justicia, no ésa de pacotilla del diario “El País” y la CNN, sino la justicia popular, la única verdaderamente realizable, más tarde o más temprano.

Sean cuales hayan sido los pretendidos alcances de tal o cual “pacto” entre las castas dirigentes de un lado y del otro del mostrador hace 30 años o hace unos minutos nomás, seguirá siendo como siempre ha sido: los que no podemos ser ni representados ni responsabilizados del cumplimiento de transas y conciliaciones entre “iluminados” y oscuros represores, seremos los que haremos los gastos, todos los gastos, contra aquella impunidad del “proceso” y esta del “progresismo” que nos caga a versos y se va hundiendo en su propio excremento.

TRES

(Estas reflexiones medio calenturientas, son una desprolijidad incorregible; pero no se intentará ordenarlas o enmendarlas, sino que se las dejará como lo que son, arrebatos, tinguiñazos apenas olfativos, “insumos” de intuición, dirían mis amigos más jóvenes y menos contaminados de ignorancia educada, pincelazos inspirados en la convicción de que habrá “verdad y justicia”, “juicio y castigo”, “no olvido y no perdón”, si somos capaces de reconstruir la lucha contra TODA LA IMPUNIDAD CAPITALISTA, la misma lucha por la que dieron sus vidas las víctimas de los impunes del “proceso” y muchísima gente, desde siempre, desde cualquier puesto de combate del pueblo trabajador, así haya sido la lucha meramente sindical que reivindicaba lo que la burguesía jamás reconocerá en los hechos: derechos, dignidad, atributos únicamente ostentables por quienes no viven de los demás.

Nuestro triunfo total, certero y terminante sobre la impunidad, por cierto que tendrá que ver con jueces y juezas valientes y llenos de dignidad que han sido capaces de no defender lo indefendible y de contribuir a mostrar el rostro real del capitalismo tan sucio como su culo

. Por supuesto que tendrá que ver con cada movilización que hayamos desarrollado reclamando la cárcel para los verdugos; con cada movida que signifique demostrar la falacia opresora de leyes, códigos, enmiendas interpretativas y otras yerbas propias del estado burgués.

Pero es fundamental tratar de contribuir cada minuto, cada día y cada noche, a neutralizar lo más posible la obra de oscurantismo que se pretende enraizar en las almas y las mentes de los más jóvenes y los más pobres y castigados, porque ellos habrán de ser, sí o sí, los protagonistas clave de la verdadera guerra social que un día nos colocará de cara al principal acto de JUSTICIA de la historia: LA REVOLUCIÓN.

Con ella, todos nuestros muertos, todas las víctimas del capitalismo que somos todos los humildes de este mundo, tendrán la justicia merecida, la sublime justicia de que nadie viva de la explotación y el sufrimiento de nadie, y que nadie deba dar su vida para vivir como seres humanos.

Este es el peor castigo para los enemigos del pueblo, vivir de su sudor, o morir peleando por “la patria de la impunidad” en los tribunales de las calles atestadas de gente que ni sabía qué quería decir “suprema corte de justicia”, pero que sabía hacer justicia de verdad).

Gabriel –Saracho- Carbajales,

4 de marzo de 2013

sara - postaporteñ@ 924 - 2013-03-04 19:57:28
postaporteñ@_______________________________

Aclaración necesaria en cuanto a la ley de impunidad y el texto interpretativo

 

Me parece necesario aclarar ciertas cuestiones en  lo relativo a la derogación y la anulación

Muchos compañeros que escriben utilizan el término derogación y evidentemente lo dan como la medida necesaria para terminar con la impunidad. No es así

Derogación, como siempre me lo decía Helios Sarthou, significa de acá para adelante, por lo tanto no incluye todo lo anterior y es lo anterior justamente lo que queremos juzgar

Lo correcto, lo único correcto en el caso de la ley de caducidad de la pretensión punitiva del Estado, Nº 15.848 de 22 de diciembre de 1986, es la anulación

Lo otro, la derogación significa el mantenimiento de la impunidad

Es por eso que en los artículos de la ley interpretativa sancionada recientemente y declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia, no se menciona la palabra anulación.

Se puede llegar a pensar, los mal pensados por supuesto, que ha sido exprofeso, buscando esta resolución de la Corte, previsible y ajustada a la ley en la jurisprudencia actual, que pondría como responsables de la continuación de la impunidad a la Suprema Corte de Justicia y no a aquellos que continuamente proclaman la necesidad de terminar con la porfiada memoria.

Como dijo la jueza Mariana Mota, el retardo manifiesto que implica, tanto su traslado, como la declaración de inconstitucionalidad, significará en los hechos que en vez de justicia estaremos escribiendo libros de historia, porque cuando llegue la resolución que buscamos, estaremos todos perteneciendo a esa historia.

Quizás es lo que se busca, mencionó.

Quizás es lo que se busca, digo.

Pero reitero, para no incurrir en el error que continuamente veo en compañeros que están dispuestos a luchar por la memoria y la justicia, para que los criminales ocupen el lugar que deberían en cualquier lugar meramente honesto, un calabozo hasta el fin de sus malos días, que la medida es la ANULACIÓN  de la ley, NO la derogación.

El Parlamento uruguayo declara la inconstitucionalidad, cosa que no le corresponde, en vez de declarar la anulación, cosa que si puede y debe hacer.

* Dice Helios Sarthou :

Contra lo que se podía pensar el nuevo texto, aunque pretendía recoger las objeciones, ratifica la utilización de la acción de inconstitucionalidad por la vía del pronunciamiento por el Parlamento, cambiando solamente algunos términos y declarando que los artículos 1,3 y 4 de la ley 15848 violan los artículos 4, 72,83 y 233 de la Constitución de la Republica y por eso carecen de valor jurídico alguno.

De ello, resulta en forma evidente que el Parlamento aparece ejerciendo la función de declarar violatoria de la Constitución, los artículos 1, 3 y 4 de la ley 15848 acordándole a esa inconstitucionalidad la carencia de valor jurídico alguno a las disposiciones mencionadas.

El Parlamento puede sin duda efectuar una declaración de esa naturaleza pero sin alcance alguno más que como el de una mera opinión porque el cometido del control de constitucionalidad de las normas y los efectos pertinentes a esa inconstitucionalidad solo puede ser resuelto por el Poder Judicial con intervención de la Suprema Corte.

El nuevo texto persiste en la usurpación por el Poder Legislativo de la función de contralor de la Inconstitucionalidad de las leyes que de acuerdo al texto constitucional, -cosa que nadie discute- incumbe solamente al Poder Judicial y a su órgano máximo. 

EDUARDO ABELEIRA - postaporteñ@ 924 - 2013-03-04 19:51:45
postaporteñ@_______________________________

DEBATE ABIERTO

 

Sr. MAIKI, yo también doy por finalizada la discusión de la presunta muerte de Chávez, en tal caso fue una operación de algún medio interesado, y no fue mi intención justificarla. Pero a lo que yo me referí (y creo es un debate importante) es al posicionamiento de los luchadores sociales ante los gobiernos llamados "revolucionarios", caso Chávez, Evo Morales o hasta Rafael Correa.

Si el Sr. Chávez es tan revolucionario como dice, que también lo sea en los demás países, no crea que podrá hacer la revolución solamente en Venezuela.

Si para ellos es preferible un gobierno del Fraude Amplio o del Kirchnerismo, perdonen, pero en esa yo no tranzo, no puedo ver la cara de los compañeros de lucha y estar apoyando eso.

¿Qué podemos hacer nosotros si nuestros representantes del "socialismo" miran con buenos ojos a los gobiernos explotadores de nuestros pueblos.

Gracias a La Posta he leído artículos de usted, con los cuales he coincidido en la mayoría de los temas. Y resulta raro leer esto de su autoría:  "¿Y la izquierda radical, la verdadera izquierda? Esa no cuenta, porque no está en condiciones todavía de alcanzar el gobierno o el poder"

Algo con cierto grado de acierto, pero gran parte de ninguneo.

Entonces yo pregunto:

¿Que nos queda a los luchadores de los pueblos latinoamericanos que estamos en lucha constante contra gobiernos corruptos que nos entregan al gran poder multinacional?.

Si bien la alternativa de izquierda todavía está en crecimiento, para eso es la tan necesaria UNIDAD DE LOS QUE LUCHAN.

Pero lo que no podemos hacer es ir tras furgón de cola de gobiernos QUE NO NOS REPRESENTAN, ese es un error que nos mataría, y jamás podremos lograr algo. 

Sé que es difícil, pero también es necesario. Crear algo nuevo, una alternativa de cambio, tenga el nombre que tenga, pero que nos una a todos en la lucha.

El Capitalismo tiene sus disfraces, el salvaje (Piñera, Santos), el "Capitalismo serio" nacional-popular-progresista (Cristina, Mujica, Lula, Humala, Lugo, etc.), y hasta el revolú (Chávez, Evo, Correa), pero todos van dejando y dejarán caer definitivamente sus caretas.

Los luchadores tienen que estar al margen de estas facciones afines al Capital, creando unidad y organización en las luchas contra estos gobiernos y sus socios empresarios multinacionales.

Queda el debate abierto

Por la unidad de la izquierda que lucha, abajo que los que entregan !!!

Saludos desde Buenos Aires

FACUNDO - postaporteñ@ 924 - 2013-03-04 19:48:57
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] [808] [809] [810] [811] [812] [813] [814] [815] [816] [817] [818] [819] [820] [821] Siguiente