Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Puede ser que alguien se crea que en Uruguay persiguen a criminal de la dictadura???

La Justicia declaró el pasado lunes  13 /3 el cierre de fronteras y la detención para el ex militar !!!

Orden de captura para Eduardo Ferro por la desaparición de Oscar Tassino

La Justicia ordenó el cierre de fronteras y emitió una orden de captura para el coronel retirado Eduardo Ferro, que viene siendo indagado por la desaparición en 1977 del militante comunista Oscar Tassino.

La jueza penal Dolores Sánchez emitió una orden de cierre de fronteras y un pedido de captura para el coronel retirado Eduardo Ferro, según informó Televisión Nacional (TNU).

A Ferro se lo señala como uno de los responsables del secuestro y posterior desaparición en 1977 del militante comunista Oscar Tassino.

Eduardo Ferro está acusado, entre otros delitos, de la desaparición y asesinato del dirigente comunista Fernando Miranda; de participar en la desaparición de María Claudia García de Gelman (madre de la actual diputada Macarena Gelman); del secuestro en Brasil de los refugiados Universindo Rodríguez y Lilián Celiberti; y del interrogatorio, tortura y desaparición de Andrés Bellizzi y Jorge Gonçalvez, en el centro clandestino de detención Club Atlético en Argentina

Ferro nunca fue procesado por ninguna de las acusaciones contenidas en los expedientes judiciales, indica una nota de Samuel Blixen publicada por el semanario Brecha. Pese a las calificaciones que registra su legajo personal, indicó Carlos Peláez en su columna Cosechando Amigos de Rompkbzas, a Ferro le asignaron a partir de 1992 diversos destinos que lo alejaron de la actividad de inteligencia. Como una forma de protestar por ese alejamiento, Ferro solicitó “pasar a disponibilidad”, hasta que fue reincorporado a la inteligencia años después.

 Fue vinculado al contrabando por Edgard Resola, como el que protegía a su hermano Washington Resola, conocido contrabandista. Según establece una entrevista del periodista Roger Rodríguez, publicada por La República el 8 de julio del 2002 . “El Toto Ferro lo protege y al mismo tiempo, le hace el contacto para darle plata a los colorados”

Ferro no está en Uruguay desde el año pasado, confirmó Bonomi

El Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, reconoció que el coronel (r) Eduardo Ferro sobre quien pesa un cierre de fronteras no está en Uruguay desde diciembre de 2016.

Lo dijo el Jueves 16 de marzo de 2017

El jerarca sostuvo que se desconoce el paradero del militar, acusado del secuestro y la desaparición del militante comunista Óscar Tassino en 1977, y puntualizó que cuando partió del país “no pesaba ninguna medida sobre él”

Por otra parte, consultado acerca de la investigación sobre espionaje militar en democracia, el secretario de Estado sostuvo que no se puede revelar la información que maneja la Policía sobre el Archivo Castiglioni y subrayó que desde su cartera se continuará colaborando con la Justicia. ???

Javier Tassino, hermano de Oscar e Integrante de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, dijo a Informe Nacional que espera que la policía pueda dar con su paradero.

EL PRONTUARIO DE UN CRIMINAL

quien es el coronel ® FERRO

Eduardo Augusto Ferro Bizzozero, uruguayo. Divorciado. C.I. 1.113. 451 -7. Alias: “Oscar”, “Guillermo” “El Toto”. Nació en Montevideo el 10 de abril de 1947.

Gran parte de su adolescencia y juventud transcurrió en la zona de El Prado. Último domicilio conocido: Barrio Pinares, calle OCTANTE 29 S/N – COD.POSTAL 32113

En 1964 ingresó al ejército como cadete en el arma de Ingenieros. Tres años después realizó un curso en la Escuela de las Américas, ubicada en Panamá y dependiente del Ejército de los EE.UU. De los datos biográficos consignados en el libro “A todos ellos – Informe de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos”, surge que en 1967 Ferro egresó como alférez y en 1970 ascendió a teniente segundo.

En 1975, ya en dictadura, pasa a desempeñar “tareas” en el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (O.C.O.A.) y en el centro clandestino de detención y torturas ubicado en los fondos del Batallón Nº 13 de Montevideo, llamado “300 Carlos”. Esta dependencia clandestina e ilegal funcionó antes en una casa ubicada frente a la rambla de Punta Gorda y allí también estuvo Ferro. En el año 1977 operó en Argentina. En noviembre de 1978, otra vez en el marco del Plan Cóndor, participó del secuestro de dos militantes del PVP, Lilián Celiberti y Universindo Rodríguez Díaz junto a los dos hijos de Lilián, de sus domicilios en la ciudad de Porto Alegre. Esta familia se salvo de ser asesinada gracias a la movilización y denuncias internacionales realizadas por el abogado Jair Krischke y el Movimiento Justicia y Derechos Humanos de Porto Alegre. Esa denuncia derivó en el único juicio que finalizó con una condena en Brasil a los participantes de un operativo realizado en el marco del Plan Cóndor.

Pero Ferro demostró luego que su patología era grave. Durante un tiempo el secuestrador persiguió y acosó a Celiberti por todo Montevideo, pretendiendo mantener con ella una relación amorosa. Harta de la situación la valiente mujer citó al militar en un bar y en presencia de muchas personas lo abofeteó reiteradamente provocando la huida del cobarde sujeto. Luego fue jefe de operaciones de la Compañía de Contrainformación e integrante del Departamento III del Servicio de Inteligencia de Defensa (SID). Y después de la dictadura perfeccionó su currículo realizando cursos de paracaidismo (1986), de inteligencia en Alemania (1989); de seguridad electrónica (1991); de información ante problemática de drogas; y, ya en 1997, de buzo táctico militar. Ferro reside en la parada 36 del barrio Pinares de Maldonado y se desplaza en una camioneta 4×4 Ford Ranger, gris metalizado, con vidrios polarizados y cuya matrícula es SAD-3871 – Uruguay, registrada en la Intendencia Municipal de Montevideo. Suele acompañarlo un gran perro ovejero-alemán.

Involucrado en los casos de:

UNO DE LOS ASESINOS DE MARÍA CLAUDIA IRURETA DE GELMAN

Una investigación realizada en el año 2002 por el periodista Roger Rodríguez – publicada en el matutino La República – sobre las circunstancias en que fue asesinada María Claudia Irureta Goyena de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, demostró que Ferro fue partícipe en el crimen de la joven argentina. Después de proporcionar detalles sobre la denominada “base Valparaíso”, ubicada en la calle Francisco de Medina 1525 bis, muy cerca del zoológico de Villa Dolores, el periodista reconstruyó en base a sus fuentes, el momento en que la joven mujer ya despojada de su hija recién nacida fue entregada a quienes finalmente, la asesinarían. “La vida de María Claudia y la disposición de su cuerpo quedó en manos de otros cuatro hombres, también presentes. El policía Ricardo “Conejo” Medina y el capitán de Ejército Ricardo Arab, quienes la habrían traído, y los oficiales Ernesto Rama y Eduardo Ferro, quienes ya sabrían qué y dónde hacerlo. El ex presidente Jorge Batlle tiene detalles sobre lo que ocurrió aquel día en la Base Valparaíso, ya que le confió al senador Rafael Michelini que el “Conejo” Medina había asesinado a María Claudia. También ha trascendido que su cuerpo fue enterrado en el Batallón de Infantería 13. Allí estaría aún su tumba”, relató Rodríguez. Que precisamente es lo que están buscando antropólogos uruguayos y argentinos desde que asumió Tabaré Vázquez como presidente. ( ???)

EL VENDEDOR DE IMPUNIDAD

El 4 de diciembre de 1998, el semanario Brecha sostuvo que “tras la austera fachada de una agencia privada de seguridad funciona un “equipo” que vende una amplia gama de servicios. Entre ellos, y para quien pueda pagarla, vende “tranquilidad” al cliente en conflicto con la ley”. La agencia a que refiere Brecha era “Federal Seguridad”, cuyos socios eran entre otros el empresario radial Miguel Sofía, acusado de integrar “el Escuadrón de la Muerte” que funcionó en Uruguay a principio de los años 70 y asesinara a varias personas. Luego también fue socio el contrabandista Washington Resola, quién tuviera un importante papel en la caída del ex Director de Aduanas, Víctor Lissidini.

La investigación de Brecha, a cargo de los periodistas Ivonne Trías y Carlos Amorín, aseguraba que “el grupo está formado por altos oficiales militares y por civiles, algunos de ellos con antecedentes policiales, y funciona como petit comité secreto dentro de la empresa; esto es, no puede afirmarse que todos los integrantes de la misma participen del grupo. Enterado de las dificultades de un empresario con la Dirección General Impositiva (DGI), por ejemplo, el grupo se ofrece a intermediar, cobrando fuertes sumas de dinero y bienes y asegurando la solución al problema. Este modo operativo, similar al de la mafia, tiene la particularidad regional de contar con la participación asesora o ejecutiva de militares que revistaron en las filas de Inteligencia del Ejército”. Uno de ellos era el coronel Ferro, quien nuevamente adquiría un papel protagónico en actividades delictivas.

PROMOTOR DE LA LEY DE CADUCIDAD

En diciembre de 1986 cuando el Senado de la República discutía el entonces proyecto de Ley de Caducidad, el Senador Luis Senatore dijo a sus pares que al recuperar la democracia uno de los primeros citados por la Justicia Penal fue el coronel Eduardo Ferro, junto a otros militares, para  responder por el secuestro de Lilian Celiberti y Universindo Rodríguez. El juez Ángel Ruibal los citó en dos oportunidades, pero los militares resistieron la convocatoria. Poco después surgió la frase del entonces Comandante en Jefe del Ejército, Teniente General Hugo Medina : “Las citaciones están guardadas en mi caja fuerte”. No es ocioso sostener entonces que la Ley de Caducidad surgió para darle impunidad a Eduardo Ferro, entre otros.

Tan importante era en el esquema de represión ilegal que vivió el país. 

De la condena social NO podrán escapar!!!

El 20 de diciembre del 2004, Eduardo Ferro comenzó a desempeñarse como gerente del Hotel Las Dunas de Manantiales, uno de los establecimientos más importante del Este del país. Ingresó como Jefe de Vigilancia con un salario de 14.000 pesos y en julio del 2005 pasó a ocupar el cargo de Gerente sustituyendo a Ramón de Izequillas, quien fue contratado como asesor en Turismo del gobierno municipal del momento. Después de recibir varias denuncias de empleados y ex empleados del hotel, identificando al militar retirado como responsable de “acciones violentas” contra ellos. En de sus acciones acusó a uno de ellos por robo, pero sin denunciarlo en la Justicia, allanó su casa, lo tomó del cuello y profirió varias amenazas. Otros funcionarios dijeron “sentirse vigilados” por el ahora ejecutivo hotelero y circula la versión de que “realiza escuchas telefónicas clandestinas”. Debido a todas estas denuncias el Torturador fue obligado a renunciar. El Sábado 28 de Mayo de 2011 se realizó un escrache a Eduardo Ferro en Maldonado. La Coordinadora Verdad y Justicia de Maldonado, y Plenaria Memoria y Justicia convocaron a movilizarse hacia el barrio Pinares donde vive el torturador. Se realizó una caravana por la justicia que partió en buses desde Montevideo, para encontrarse en Maldonado con la concentración que partió colocando carteles y pancartas señalando a Eduardo Ferro como torturador impune

 

TODO EL AÑO ES CARNAVAL

PRESENCIA DE LA MINISTRO MUÑOZ EN MEMORIAL

DE DETENIDOS DESAPARECIDOS

Ahora que se apagó el tronar de los tambores. Ahora que ya está frío y no puede tomar baños en la playa Conrad- Mansa de Punta del Este. Ahora que no está invitada a alguna fiesta desenfrenada, donde termine bailando arriba de la mesa.

Ayer martes 14 de marzo, se ve que no tenía que concurrir a ningún evento, de esos que cubre la sección Sociales de Galería de Búsqueda y  otros medios. Entonces, la Sra. Ministro de Educación y Cultura MARÍA JULIA MUÑOZ, decidió concurrir al Memorial de los Detenidos Desaparecidos en el Cerro.

La Sra. Ministro decidió ofrecer su apoyo moral a las víctimas de la Dictadura. Ofrecer desde su cargo en el  Ministerio, algún tipo de reparación moral. Es sabido y por algo algunos la han llamado ‘’ la dama de hierro ‘’ que la Ministro no es para nada propensa a la sensibilidad humana. Y si no, preguntarles a maestros y profesores que se enteraron por su boca del Decreto de Esencialidad. Y si no preguntémosle a  quienes se les negó el amparo a la Ley 18.596, y la Sra. Ministro ha ignorado las Resoluciones de la INDDHH  pidiendo y fundamentando la reconsideración de esos casos.  A la Sra. Ministro, no le caben ni las balas

Los logros en materia de DDHH violados por la Dictadura en el pasado reciente han sido para éste gobierno que se autodenomina de izquierda: insignificantes, casi imperceptibles

Veamos: De cientos de desaparecidos, encontrados 4 cadáveres. De Verdad, Cero.

De Justicia, actualmente son unos 8 o 9 los presos. Y son más de 1.600 los verdugos y asesinos. Disfrutan de una cárcel VIP, o están en sus domicilios, o internados en salas especiales del Hospital Militar. La ‘’ fuerza política ‘’, les mantiene todos sus privilegios, No ha reformado la Caja Militar, ni siquiera se animan a ponerle un impuestito a sus pasividades fastuosas.  Promulgaron 2 leyes reparatorias excluyentes e injustas. Si la SCJ ha estado omisa, el actual gobierno lo ha estado el doble o el triple.

Están violando las normas del Derecho Internacional Humanitario, habiendo ya sido advertidos  y se hacen los sordos ignorando los fallos de la INDDHH.

Últimamente como están quedando tan pegados frente a sus propios votantes, (que no son bobos) y frente a los Organismos Internacionales, han decidido – para llenar el ojo -, secundar las iniciativas de las organizaciones sociales en lo que tiene que ver con MEMORIA. Así es que han contribuido a crear sitios de Memoria (baldosas, placas, memoriales). MINGA DE VERDAD, DE JUSTICIA Y REPARACIÓN

Es así, en ese marco y con ese propósito, que la Sra. Muñoz se apersonó ayer en el Memorial. Era la persona más apta para hacer éste mandado

Juan Miguel García Lamas

 

CRYSOL: En qué país estamos viviendo?

Se cumplen hoy 32 años de la liberación de los últimos presos políticos de la dictadura. Por primera vez, esta celebración de nuestro colectivo organizado, se lleva a cabo junto a  una ceremonia en la cual el Estado reconoce, oficialmente, el 14 de marzo día de la y del expreso político. Una gran conquista. Nuestro reconocimiento a la Comisión Especial de la Ley 18 596 por acoger nuestra solicitud

Lo hacemos como reafirmación de nuestra identidad de luchadores sociales y políticos. Lo hacemos como reivindicación de nuestro compromiso con la democracia y la libertad que ayudamos a forjar. Lo hacemos también como ratificación de nuestro compromiso actual con el futuro del país y horizontes de cambios profundos por los que siempre batallamos y que obviamente, siempre incluyeron, también,  la igualdad de género

En las grandes luchas del siglo  pasado de nuestro pueblo, por luchar, por resistir,  fuimos presas y presos políticos,  supimos resistir en las cárceles del régimen. Estamos y seguiremos estando  orgullosos de ello, de haber sido parte de una epopeya colectiva que cristalizó y forjó el Uruguay actual y  que tiene que seguir avanzando hacia una sociedad justa libre, igualitaria y solidaria

Por eso somos integrantes  de esta herramienta de trabajo plural y participativa, que entre todas y todos estamos construyendo y que denominamos Crysol.

Como sobrevivientes del horror,  de los centros de tortura y de reclusión, de lo peor y más degradante del terrorismo de Estado, hemos asumido la obligación moral de denunciar una y otra vez lo ocurrido, de mantener viva la memoria de los crímenes, de homenajear a las víctimas,  de promover el juzgamiento y castigo penal  de los responsables de los mismos. ¡Es la única manera de  que ellos nunca más vuelvan a ocurrir!

 El poder judicial tiene que actuar!

Le corresponde al Poder Judicial investigar, esclarecer, llegar a la verdad de lo ocurrido, identificar a los responsables y sancionar  las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el período del terrorismo de Estado. Incluso para ordenar excavaciones en los predios militares para buscar a nuestros detenidos desaparecidos.  Para eso está el poder judicial.

Desde octubre del 2011 ya no hay más obstáculos legales que impidan las investigaciones,  ya que se restableció plenamente la pretensión punitiva del Estado. El poder judicial, además,  recuperó su plena independencia y autonomía, avasallada por los defensores de la impunidad.

El tiempo en que estuvo  vigente la ley caducidad no debe computarse  a los efectos del cálculo prescripcional de los delitos y son, como lo señalan las normas internacionales, crímenes de lesa humanidad, imprescriptibles e inamnistiables

Las más de doscientas causas impulsadas y promovidas por las víctimas deben reactivarse y dinamizarse, tienen que avanzar de una vez por todas, sin temor a las presiones políticas, económicas, de los medios de comunicación pro impunidad, de los centros militares y sus cómplices, de los Comandos Barneix.

Es inconcebible, que hasta el día de hoy, a 32 años, no haya un solo procesado por torturas ni por abusos sexuales, recontra probados e incluso admitidos. 

Señores jueces: en qué país estamos viviendo?

La Suprema Corte de Justicia no puede seguir tolerando las maniobras dilatorias, debe alentar el trabajo de los juzgados penales que las poseen, adoptar disposiciones que faciliten y aceleren su labor.  Además debe garantizar que no haya más prisiones domiciliarias injustificadas para  criminales como Ramas y Gavazzo, involucrados personalmente en la desaparición de decenas de ciudadanos.

Hace dos años hicimos entrega a Presidencia de la República de un documento en el cual expresábamos el sentir de nuestro colectivo. Formulábamos un conjunto de propuestas en el marco de lo establecido por las normas internacionales de DDHH, por el sentido común, para seguir avanzando en la superación del pasado reciente. Hasta ahora, nada se ha hecho al respecto. 

Más allá de las buenas intenciones y disposiciones, a nuestro entender se ha avanzado muy poco en aspectos que consideramos relevantes. La no integración  del Pit-Cnt y de CRYSOL en el Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia,  fue un grave error, tal como lo señalamos en su momento y la vida lo ha reafirmado. Lamentablemente.

En lo sustancial, como colectivo organizado, lo reiteramos, seguimos reivindicando cinco grandes orientaciones adicionales que no pueden seguir posponiéndose y que son responsabilidad del poder político.

1) La realización de una ceremonia oficial y pública, al más alto nivel, con la presencia del Presidente de la República y representantes de los tres poderes, en la cual el Estado asuma su responsabilidad institucional por las graves violaciones a los derechos humanos que se cometieron durante el período del terrorismo estatal y se pida disculpas a las víctimas directas, a sus familiares y a la sociedad toda.

2) Implementar de manera inmediata  la disposición legal vigente de someter a Tribunales de Honor a todos los militares procesados y con sentencia firme para que sean apartados de las Fuerzas Armadas y pierdan los inmerecidos beneficios que ostentan como integrantes de ellas. Al mismo tiempo reclamamos  que se modifique la ley jubilatoria de las FFAA, aprobada en 1974, en plena dictadura,  por la cual, 1573 oficiales retirados, en su gran mayoría oficiales del proceso, perciben jubilaciones y pensiones privilegiadas e inmerecidas, en la mayoría de los casos, incluso procesados, con sentencia firme, y prófugos de la justicia

3) Adoptar la decisión, por parte del Poder Ejecutivo, de hacer uso del Artículo 25 de la Constitución de la República que otorga la potestad de repetir contra los responsables de acciones que han generado perjuicios económicos al Estado los costos incurridos en materia de indemnizaciones a quienes han sido procesados y sentenciados por las mismas.  

4) Promover un Plan Nacional de Memoria y Dignificación de las víctimas del terrorismo de Estado en todo el país, que incluya la aprobación de una necesaria Ley de Memoria del pasado dictatorial, abordando la temática de los sitios de memoria,  sin detenerse en ellos, para mantener vivo el recuerdo de  lo ocurrido, para educar en los valores de la libertad a las nuevas generaciones y la construcción de un gran monumento a ellas en un espacio público de primer nivel.

5) De acuerdo a las recomendaciones formuladas por la Institución Nacional de DDHH (INDDHH) en diciembre de 2012 y también por el Relator Especial de las Naciones Unidas, Pablo de Greiff en setiembre del año 2014, enviar al Parlamento a la mayor brevedad  un proyecto de ley de restitución de derechos jubilatorios y pensionarios que  solucione las carencias e insuficiencias de las leyes 18 033 y 18 596.  

La dictadura: un proyecto de país.

La dictadura cívico militar, el terrorismo de Estado, fue un proyecto global e integral  de país. Se comenzó a implementar desde el mismo momento  en que Pacheco Areco impuso las Medidas Prontas de Seguridad el 13 de junio de 1968. Pretendió, y lo hizo, reestructurar la sociedad uruguaya en función de los intereses y las necesidades de las elites económicas. Fue un proyecto de país en el marco de una estrategia continental diseñada e impulsada desde Estados Unidos, que abarcó muy especialmente al Cono Sur.

Fue una tragedia nacional que por el bien del país y de su gente, nunca más debe volver a repetirse. En esa batalla estamos y seguiremos estando, con el recuerdo de tantos y tantos compañeros que ya no están pero que permanecen con nosotros,  siguen vivos en nuestros corazones,  en la lucha permanente de los que hoy seguimos batallando para que se cumplan nuestros derechos,  en nuestras banderas de lucha desplegadas al viento,

Por Verdad, Justicia, Memoria y Reparación y Nunca Más terrorismo de Estado

posta - postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 16:05:50
postaporteñ@_______________________________

Por La Ventana Fue Que Entraron

Nos queremos ir de Haití por la misma puerta que entramos, no queremos salir por la ventana”

Ministro de defensa Nacional, Jorge Menéndez

Menéndez recibió el miércoles 15 a una delegación del PIT-CNT, FEUU, SERPAJ, Observatorio Luz Ibarburu, y Coord. Por el retiro de las tropas de Haití, y les confirmó con total certeza el retiro definitivo de las tropas uruguayas de la MINUSTAH el 15 de abril, en cumplimiento de la ley aprobada en diciembre.

“Nos venimos. Para nosotros la ley es la ley. No tenemos ningún otro interés”.

Un detalle, la entrevista pedida quince días antes había sido pautada para el jueves 16. A último momento, debido a dificultades de agenda, Menéndez la adelantó.

Otro más, al comenzar la entrevista los visitantes le trasmitieron su solidaridad y preocupación por la amenaza de muerte que recibió de un supuesto comando terrorista de militares o ex militares uruguayos, hecho del que poco y nada se sabe todavía. Varias personas vinculadas a las organizaciones presentes y a su trabajo están también en la lista de amenazados.

Mucho se puede decir respecto a lo manifestado por el ministro, preferimos escuetamente dar un calendario de los pasos previstos.

El 15 de abril las tropas uruguayas cesarán definitiva e irreversiblemente su participación en la MINUSTAH que ya lleva 13 años, y se aplicarán los mecanismos fijados con la ONU en contratos previos. Hay en Haití unos 250 efectivos, el grueso retornará de inmediato dependiendo solamente del transporte que suministre la ONU, pero ese día el contingente queda desafectado de la misión. Permanecerán entre 40 y 50 un tiempo más para coordinar el retorno del material, que también vendrá por Naciones Unidas. Y habrá que acondicionar las instalaciones y predios usados, que se transferirán a la sociedad civil haitiana.

Así de simple, así de claro, dando por tierra todas las especulaciones manejadas en el parlamento sobre las “complicaciones” que tendría un retiro que debería prepararse con meses de antelación, que no podía ser “intempestivo” sino “ordenado”.

Eso, simple y claro, es una satisfacción aunque sea tarde y a medias.

La comunicación formal por escrito del retiro a Naciones Unidas, que corresponde a Cancillería que es quien lleva la política internacional, se hizo apenas hace unos 20 días a pesar de que la ley lleva ya tres meses de aprobada. Sobre el envío de ayuda humanitaria al pueblo haitiano que soporta carencias enormes, votada hace cuatro meses, aún no se ha hecho nada. ¿Podrá tal vez usarse el mismo transporte que vendrá con armas y vehículos de combate para, en vez de volver vacío, llevar unidades potabilizadoras y leche en polvo? “A nosotros nadie nos solicitó nada”, dijo Menéndez.

Veamos ese “retiro ordenado”. Ecuador y Bolivia se han retirado completamente hace tiempo, Argentina dejó sólo un hospital, Chile y Brasil han anunciado que se van, EEUU restringe su aporte económico y Francia no quiere seguir pagando. Todos estos cambios o anuncios fueron hechos antes de la transición electoral y el nuevo gobierno en Haití que la ONU quiere “evaluar” para ver qué hace.

Cada pueblo tiene la soberanía de definir su destino. Los haitianos la tuvieron, la tienen y la tendrán”, dice Menéndez. Respecto de eso, algo tenemos para decir.

La MINUSTAH se viene abajo luego de 13 años de ocupación sin ningún “resultado” en las metas declaradas, excepto haber apadrinado la policía haitiana, todavía muy precaria aunque aprendiendo lo peor. En todo lo demás Haití, si es por el Estado, es tan “fallido” como hace 13 años cuando con esa excusa se inició la ocupación sin legitimidad alguna, violando la soberanía del pueblo haitiano y la legislación internacional, por la ventana y como un ladrón. Fallido en todo lo demás, salud, educación, vivienda, trabajo, agua potable.

Sobre las causas de este fracaso en la reconstrucción de un estado neo-colonial “estabilizado” que pueda cumplir su rol asignado sin una tutela o protectorado imperial -de eso se trataba y con eso se seguirá aunque aún no se sepa cómo- podemos tirar apenas algunas líneas sin pretender ponderar el peso relativo de cada factor.

- La decadencia de la hegemonía yanqui en el mundo capitalista. Fenómeno que viene de larga data y que no se puede soslayar, para confirmarlo alcanza escuchar a Trump. La decadencia de la potencia hegemónica era esperable, lo nuevo es que no aparece remplazo en ese papel, y tampoco una alternativa anticapitalista. Este es entonces el caos rampante del mundo.

- En el continente a su vez vivimos la crisis y declinación del ciclo de gobiernos socialdemócratas pos-neoliberales. De distinto matiz, todos ellos en crisis y decadencia, algunos ya derrumbados. La colaboración de estos gobiernos con el proyecto neo-colonial de la MINUSTAH es lo que lo hizo posible, la declinación de ese ciclo también explica el retiro -nada ordenado- que viene ocurriendo. El fracaso del proyecto sub-imperialista de Brasil -uno más y ya van... - ha sido un factor clave en la crisis de la MINUSTAH.

- Y luego Haití. La creciente resistencia del pueblo y la debilidad e inoperancia de su clase oligárquica.

Muy brevemente, son los factores que le vienen dados a Uruguay. Y aquí agregamos los nuestros. Obviamente, la decadencia del ciclo frenteamplista se inscribe en el factor continental que vimos, y el impacto del derrumbe sub-imperial de Brasil deja sin pie también la supuesta oportunidad de “subirse al estribo”.

Y aunque una política popular alternativa sigue faltando, la denuncia a la política mercenaria del Estado uruguayo en Haití ha sido uno algo que no ha faltado. Ha sido muy débil pero no ha faltado. Es el único punto que le ha costado al FA renuncia de diputados.

Y a esto se suma el desgaste militar de la propia política mercenaria. Se llegó a ella como forma de mantener a la institución militar hipertrofiada, onerosa, parasitaria, inútil. Se buscó allí una solución a un problema sin solución, y por eso se hizo uso y abuso. La participación de Uruguay en las llamadas “misiones de paz” ha sido desorbitante y peligrosa incluso para la propia institución militar, que se encuentra ante un desgaste.

Pero el caso de Haití ha sido muy particular, por los nexos históricos entre su pueblo y el nuestro y por pertenecer al mismo continente. Todo lo malo ha resultado aquí peor, porque está en una vidriera.

La combinación de esos factores actuando como una pinza ha provocado una semi rebelión interna en el Frente Amplio. No ha llegado a mayores por la increíble incoherencia de lo que podría ser una oposición interna, salvo alguna excepción. Pero lo poco que ha asomado ya ha hecho mella.

Chaplin en Tiempos Modernos recoge una bandera roja caída por casualidad que además era para otra cosa. Cuando la levanta llega a la calle una furiosa manifestación obrera que queda detrás suyo, como si él la liderase.

No pretendemos ser tan desconsiderados con nosotros mismos. La bandera que agitamos no nos cayó por casualidad, la tejimos y la levantamos muy pocas manos al principio. Pero es evidente que los hechos no nos siguieron a nosotros, nosotros fuimos detrás de los hechos y no siempre bien, con errores a veces graves e injustificables. Los hechos se desencadenaron por su propia dinámica, solamente reivindicamos haberlos previsto, aunque demoraron bastante. Si hubiésemos podido hacer algo mejor las cosas, no digamos otro gallo porque no da, pero algún pollito cantaría. Eso es totalmente secundario, sigamos con lo principal.

¿Qué va a pasar? Las tropas uruguayas se retiran de Haití, la ONU seguirá. Las formas de injerencia aún no están totalmente definidas, se intentará transformar a Haití en un protectorado de la “comunidad internacional” o sea el imperialismo colectivo. Pero se llega tarde con eso, ese colectivo se fragmenta cada día más. En eso no vamos a tratar de adivinar.

Aquí en Uruguay se tratará de disfrazar el fracaso de la aventura mercenaria, hacer de cuenta que se salió “por la puerta grande”. El balance se lo ocurrido será una pelea ideológica más. Y también tenemos la lucha porque Uruguay no participe en ninguna pretendida tutela sobre Haití, que se concrete la ayuda solidaria, y que el país no se embarque en ninguna otra aventura mercenaria en el mundo.

Las tropas uruguayas se retiran de Haití.

A nosotros nos toca que se retiren de Uruguay.

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 15:36:58
postaporteñ@_______________________________

POSTALINAS

La guerra de las Malvinas NO fue una “causa noble”

1) El señor Lualdi sostiene en su nota “El ninguneo y los veteranos de Malvinas”, de Posta Porteña 1738, que la guerra de las Malvinas fue una “causa noble”.

No estoy de acuerdo.

2) Si la ocupación de las Malvinas se hubiera debido a un singular brote antiimperialista, los militares no necesitaban ir tan lejos: tenían en el territorio continental cerca de 2.800.000 Km2 para jugar de locales, en vez de ir de visitantes a unas islas donde el potencial bélico asumía un papel decisivo. Claro que aquí o allá, si de combatir al imperialismo se hubiera tratado, los genocidas habrían debido disparar contra sí mismos: lo implica el señor Lualdi, y ya lo examinaremos en detalle.

3) La Junta tenía que jugar la carta Malvinas antes de que su impopularidad fuera tan ilevantable que hasta la propia acción de recuperación fuera repudiada por la opinión pública. Que la ventana de oportunidad se cerrara habría sido letal: la dictadura no se atrevió siquiera a esperar un corto tiempo a que Gran Bretaña concretara la programada baja de una parte de su flota.

4) Por supuesto, la Junta habría preferido cubrirse de gloria y de impunidad recuperando las islas mediante una operación militar, sí, pero sin guerra ulterior.

Pero la Thatcher también vio el mismo filón, o sea redirigir las tensiones internas hacia un enemigo exterior, con la posibilidad incluso de imponer a la población una disciplina de guerra.

5) Parece que, según el señor Lualdi, la “causa noble” constituyó para un enorme contingente de compatriotas un enfrentamiento con el imperialismo en el campo de batalla, “con las armas en la mano”.

Pero la interpretación del señor Lualdi tropieza en su camino con un rival imprevisto: el señor Lualdi, quien le contesta, tajante: “La verdadera política de Estado, por ejemplo, que el golpe del 24 de marzo de 1976 aplicó a sangre y fuego, se mantiene hasta la actualidad, y es la de dejar a la Argentina sometida al designio de las potencias extranjeras”. A riesgo de ser redundante, los que el señor Lualdi creyó ver combatiendo al imperialismo, el señor Lualdi, en cambio, los señaló como lacayos de las potencias extranjeras. Así de irracional y desintegrado es el pensamiento de los fascistas.

6) Fijémonos en que quien se queja del ninguneo es un verdadero artista de ese arte. Leemos en el tercer párrafo de su texto: “La historia argentina está plagada de brutales ejemplos [de asesinatos políticos organizados, masivos o individuales]. Las masacres de principio del siglo XX, el bombardeo a Plaza de Mayo en 1955, la represión dictatorial desde 1976, etc.” Hay que ser un campeón de saltos acrobáticos para brincar desde principios del siglo XX y caer en 1955 ninguneando la matanza de pilagás en 1947 por el peronismo de Perón y Evita, y, después, ¡oops!, un salto mortal y ninguneamos las muertes de la Triple A y los 800 detenidos-desaparecidos del peronismo de Perón e Isabel.

7) ¿En 1982 había que disparar contra los soldados enviados por la Thatcher, quien necesitaba una guerra por las mismas razones que urgían a los militares genocidas, o contra estos asesinos de miles de personas, que borraron los derechos humanos y políticos de millones de argentinos e impusieron su designio de “destrucción de todo el sistema de producción y patrimonio nacional”, como dice uno de los señores Lualdi?

Dejo planteada la inquietud. Yo tengo mi respuesta.

 Juan del Sur

@juandelsur2

(NdePosta: Bien Juan!!!, nosotros tambien tenemos una respuesta, que es la que tu tienes ....Vamo Arriba !! )

 

A DERROTAR LOS CAUDILLISMOS EN EL ECUADOR

En el Ecuador el caudillismo a lo largo de años, décadas y siglos permanece inalterable, porque el Velasquismo recuerda al Correísmo, por el populismo y la demagogia que son estrategias y engaños al pueblo

Rafael Correa llega a la Presidencia de la República en medio de un avance y desarrollo de la lucha social, y de un proceso de crecimiento de la conciencia de nuestro pueblo, los ecuatorianos cansados de la política neoliberal y la corrupción de los gobiernos de turno, nos movilizamos y peleamos en las calles por un cambio en la conducción del Estado, dando lugar a levantamientos populares que derrocaron a los gobiernos de Bucaram, Mahuad y Gutiérrez.

Correa aprovechando todo ese descontento popular y las aspiraciones de cambio, asume un discurso “progresista” toma algunos planteamientos y reivindicaciones desde los sectores sociales y de izquierda, abanderándose de un supuesto “proyecto de cambio” con lo cual logra el apoyo popular para llegar a la Presidencia; en síntesis es así como inicia la trayectoria política de un gobierno populista, que al asumir el poder actúa con prepotencia, autoritarismo, incapacidad y corrupción,   traicionando una vez más las aspiraciones de un futuro mejor para nuestro pueblo, y dedicándose a gobernar con los mismos oligarcas de siempre a quienes decía combatir y al contrario convirtiendo en blanco de ataque a las organizaciones y movimientos sociales y populares, a los partidos de izquierda.

Lo trágico de esto es que con frecuencia las masas desorientadas confían en gobiernos populistas que sirven a los sectores dominantes. Los líderes erráticos, simuladores y miméticos del populismo las conducen a defender posiciones contrarias a sus intereses.

El escritor ecuatoriano Agustín Cueva afirmo con vehemencia "Velasco no engaño a la izquierda, fueron los propios izquierdistas quienes se engañaron a sí mismo", como también " Los caudillos populistas "fascinan a las multitudes sin dejar de servir a las oligarquías".

Y esta es una de las sangrientas paradojas del populismo en Latinoamérica.

Después de 10 años de gobierno correista, donde de una manera perversamente planificada se autodenominaron revolucionarios y socialistas,  traficaron con planteamientos, símbolos, frases y música revolucionaria, su accionar dejo claro que son enemigos de la organización y movilización popular, el gran logro de este gobierno es el haber distorsionado, tergiversado, manipulado y haber creado confusión en los sectores populares sobre lo que verdaderamente representa una auténtica revolución y el verdadero Socialismo, el gran logro correista fue atacar, dividir, criminalizar al movimiento social organizado y dar vida y protagonismo a  la vieja derecha que decía “atacar”

El populismo correista y el galopante sistema de corrupción se juntan de la mano, alentado por la más descarada impunidad, ejemplo: fue el mejor aliado de siniestros personajes Caso CAPAYA que involucra directamente a las esferas presidenciales y a Jorge Glass de manera especial hoy candidato nuevamente a la Vicepresidencia de la República, y lo último el caso Odebrecht que ocultan nombres para dejar pasar las elecciones.

Es hora de decir ¡BASTA! a todo el baratillo de ofertas demagógicas que de un lado y otro  desesperadamente vienen ofreciendo los de la vieja y la nueva derecha, es por ello que nuestra posición desde las selvas y montañas, desde las calles y plazas, desde lo más profundo de nuestro pueblo, es seguir avanzando en la organización, movilización y lucha popular, manifestamos nuestra firme convicción de continuar construyendo sueños, desarrollando y fortaleciendo las Montoneras Alfaristas como organización revolucionaria de los pueblos del Ecuador, para desde la acción creadora, transformadora y combativa de los obreros,  trabajadores, campesinos, indígenas, montubios, cholos, maestros, jóvenes, estudiantes, amas de casa,  hombres y mujeres del campo y la ciudad, insurgan hacia la conquista de un futuro de justicia y libertad.

Nacimos para vencer, no para ser vencidos,

Patria o Muerte…Venceremos

Ser dignos...Ser libres...

Con Bolívar, Alfaro y el Che

Hasta la victoria siempre

Movimiento Revolucionario Alfarista

Dirección Nacional /MRA-Ecuador

Brigadas Alfaristas del Pueblo 

 

ARG | INFORME Nº 6 MEGACAUSA ESMA

11 de marzo de 2017

El día jueves 3 de marzo se reanudaron las Audiencias con la composición original del tribunal, integrado por los Dres. Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Leopoldo Bruglia

Alegó el defensor de Rubén Ormello (técnico acusado en causa vuelos). Su alegato finalizó el miércoles 8 y a continuación comenzó la actuación del último defensor Sr. Fanego, que defiende a 13 imputados. Continuó alegando el jueves 9. Entre ambas audiencias se completaron aproximadamente  7 hs.

Es por ello que reiteramos “Es imperioso que el Tribunal imponga los criterios que hacen a un normal desarrollo del juicio que ya debería haber terminado. Para ello debe reconocer los innumerables pedidos de las partes querellantes en el sentido de prolongar la duración de las audiencias a 6 horas por día con un cuarto intermedio que no puede extenderse a una hora”.

Sobre el contenido del alegato del abogado defensor debemos decir que sostiene el mismo discurso escuchado por las dictaduras militares que actuaron en la década del ´70. Alega en este caso desde el peronismo de ultra-derecha que actuó en esa época y del cual formó parte. Pretendiendo descargar la responsabilidad de la represión en el gobierno del entonces Presidente Perón y para ello tomó los discursos del 21 de junio de 1973, la conferencia de prensa de enero de 1974 en que anuncia la reforma del Código Penal para endurecer las penas a los subversivos, hace renunciar a los 8 diputados de la Juventud Peronista y luego cita el discurso y los hechos del 1º de Mayo. Por supuesto con un tono y discurso provocador cuestiona a todas las querellas, los testigos, el tribunal y la propia legislación vigente en el país.

La expectativa no está centrada en el pobre contenido del alegato, sino en su extensión.Las audiencias son los miércoles y jueves. La próxima es el 15 de marzo a las 09 hs.    

ASOCIACIÓN DE EX DETENIDOS - DESAPARECIDOS

MVD | CONTRA EL DESALOJO DE LA SOLIDARIA

¡Saquen sus manos de nuestros Centros Sociales!

En estos días llego un cedulón anunciando que el Centro social autónomo La Solidaria, será desalojado el día 21 de Marzo. La lucha de las personas para transformar la realidad no es un fenómeno nuevo, es un camino antiguo que recordamos con DIGNIDAD. Somos parte de cada lucha por la libertad y estamos hechos de ella.

El intento de DESALOJO para este 21 de Marzo, es un esfuerzo vano por detener la auto organización social, sin partidos políticos o iglesias, que posee sus lugares, tiene sus luchas particulares y crea a diario la RESISTENCIA contra los proyectos del Poder. La Solidaria ha demostrado y demuestra diariamente que el mundo de la sociedad de servicios puede ser combatido, que un mundo sin lucro y competencia puede sobrevivir

La casa donde funciona La Solidaria puede ser fácilmente recuperada por las fuerzas del Estado y devuelta a la especulación inmobiliaria, es un hecho de relación de fuerzas, pero sus proyectos de transformación no serán derrotados. En los últimos años los métodos de acción directa, de auto organización se han reproducido y si se pierde un local, solo se pierde una pequeña parte. La Solidaria albergo grupos, actividades e iniciativas siempre con un carácter autogestionado, sin dinero y autónomo. Todas las actividades han sido y serán antiautoritarias, evitando todo racismo o sexismo.  De muchas formas han querido comprarnos y de muchas formas  han querido intimidarnos, pero es un TEJIDO muy fuerte el que nos mantiene. Lo que ha hecho que todo continuara con firmeza, pese a los ataques del Poder, ha sido el complejo de relaciones cuya base es la SOLIDARIDAD. Nuestra responsabilidad es con todo eso. A sus ofertas y a sus palos siempre le hemos opuesto un firme ¡NO!

 ¡Saquen sus manos de nuestros Centros Sociales!

Asamblea abierta del Centro Social Autónomo La Solidaria

CONCENTRACIÓN CONTRA EL DESALOJO DE LA SOLIDARIA

MARTES 21 DE MARZO, 13.30 HS. EN LA SOLIDARIA (Fernández Crespo 1013)

Abrazo fraterno y solidario, Rodolfo Bisquiazzo Aquino

/Montevideo, Marzo 17 de 2017 

- postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 15:31:24
postaporteñ@_______________________________

A PROPÓSITO DE LOS INCIDENTES EN OLAVARRÍA

CRISTIAN NAPIA

PSTU (argentina)

El país amaneció desde muy temprano con la noticia de la trágica muerte de dos personas en el recital del Indio en Olavarría. Y luego le siguió una catarata interminable de (des)informaciones, noticias “amarillistas”, relato de los hechos sensacionalistas, frases hechas contra un supuesto “publico violento”, etc. por absolutamente todos los medios de comunicación hegemónicos. Políticos y organización del recital (la productora del Indio) que lo primero que hacen es deslindar responsabilidades, medios que ahora parecen sorprenderse por un fenómeno que antes alimentaron para vender una revista más, y hasta viejos políticos locales que a la luz de lo de anoche buscan justificar su decisión de prohibir los recitales de Patricio Rey en esa ciudad en 1997

Una gigantesca hipocresía de la que ninguno de ellos está exento para confundir y tapar que con sus millonarias ganancias están matando el rock, la cultura, el arte, y cualquier canal de expresión de miles de pibes y pibas que buscan en esos espacios un lugar desde donde sentir y vivir alternativo al que nos quieren imponer los grandes empresarios del arte y la cultura

Por eso, como ricoteros, como músicos, como personas que disfrutan de la cultura o hacen arte (sea la disciplina y el género que sea), pero sobre todo como trabajadores, necesitamos encontrarle una explicación a lo de anoche. Saber dónde estamos parados. Y fundamentalmente a quien tenemos al lado. Para volver a encontrarle sentido a nuestros sueños y encontrar el camino para hacerlos realidad.

Los responsables directos

Un intendente que ahora sale a decir que el recital “se les fue de las manos” y que no esperaban tanta gente, cuando desde hace meses lo único que hizo fue dar manija para que todo el mundo vaya con el único interés del negocio que podían hacer en la ciudad con la gente que iba a ir a consumir hoteles, campings, comida y sobre todo drogas y bebida. Cervecerías y distribuidoras que aprovechan y venden a más no poder para sacar más ganancias sin tener en cuenta la salud de los pibes ni las consecuencias, y sin ningún límite ni del Estado, ni del intendente, ni de ningún organismo de control, ni de la propia organización del show, que vendida también adentro del predio. Si se vende más, la torta a repartir es más grande aún.

Y una organización del show que se llama a silencio escudándose en un “no nos hacemos eco de trascendidos” y que por eso recién a las 20 hs del domingo 12 está en condiciones de confirmar que murieron dos personas. Parece una cargada.

Un silencio cómplice

Nosotros, “los redonditos de abajo”, por supuesto a los medios y a los políticos no les creemos, porque los primeros que la ligamos somos nosotros, “las bandas”. ¿Pero entonces quien nos dice lo que paso? Si los medios nos “venden pescado podrido”, de lo cual no tenemos dudas, vos Indio que nos decís? Nada. Otra vez “caemos en manos del ángel de la soledad”.

Es el mismo silencio que cuando mataron a Walter BULACIO ¡Y por supuesto que el dolor no lo queremos mediatizar! Cada uno de nosotros “sabemos donde tenemos el dolor”.

Pero esto es distinto a Obras 1991

Sin duda es muy cuestionable la actitud de la banda ante el asesinato de Walter BULACIO en aquel año. El silencio del Indio, Skay y Poly fue un puñal con el cual tuvimos que aprender a convivir hace casi 26 años los que quisimos seguir disfrutando de Patricio Rey y creer que el fenómeno del cual somos parte va mucho más allá de ellos tres.

Pero a Walter lo levanto la policía en la calle y lo mato en una comisaría. Hoy los muertos son adentro del recital que la productora del Indio organizo.

Siempre supimos que la calle era un campo de batalla contra los medios, la policía, el sistema. Pero “la misa” era nuestro lugar.

El maltrato al público

Si fueron 200000, 250000, 300000 o 500000 dan lo mismo. A la luz de los hechos, es seguro que hubo muchísima más gente que la que podía bancar la infraestructura del recital. Pero aun si tomamos la menor cifra, no se puede meter toda esa gente en un campo abierto, por mas grande que sea, sin ningún tipo de subdivisión, sabiendo que 200000 personas van a estar haciendo presión para un solo lado.

Se mete a esa masa de gente en un lugar amplio sin ningún tipo de organización como si fuésemos ganado.

Y va más allá de los dos fallecidos, que según los primeros datos de la autopsia, no murieron por aplastamiento. Se trata del maltrato y los momentos de mierda que pasamos en nuestro lugar. Se trata de que no hubiera control en la entrada, ni de la cantidad de gente que ingresaba, ni del escabio que se ingresaba. Se trata de que la salida era una trampa mortal.

Porque ya no fue por algunos infiltrados hijos de puta que por orden política la fueron a pudrir, como estuvo plagado de eso en los 90. Porque que nos maltrate la cana afuera, no nos sorprende. Pero que nos maltrate la seguridad privada que la organización pone y que nos desatiendan de esa manera ya es otra cosa.

Un último secuestro, ¡no! El de tu estado de ánimo, ¡no!”

Todos aquellos laburantes y pibes/as de los sectores populares que queremos salir a divertirnos, ir a un boliche, ir a escuchar una banda que nos gusta o juntarnos en una plaza con amigos vemos en peligro nuestra vida. La lógica del lucro por sobre todas las cosas de los grandes empresarios y multinacionales se traslada al entretenimiento y la cultura y nos amenaza permanentemente.

El sistema capitalista trata de corromper y poner al servicio de su ganancia las expresiones genuinas transformándolas en modelos prefabricados y estandarizados de consumo masivo.

Así, la cultura rock, que en nuestro país nació y se desarrolló como un movimiento contracultural, paso a estar copado (salvo por varias bandas que resisten en el under) por estos grandes monopolios con los cuales cualquier artista debe transar para que le habiliten lugares para tocar, para editar un disco, un libro o lo que sea. Esto dio un salto con la tragedia de Cromañón en diciembre de 2004.

Más allá de la responsabilidad de la banda (Callejeros), que en su medida la tuvo, detrás de esa tragedia están el Estado y los grandes sellos musicales, multinacionales enormes, que ahogan, reprimen, marginan y condenan a quienes no firmen con ellos, destruyendo todo espacio donde poder expresarse. Post Cromañón, el espacio para producir y difundir una expresión artística quedo demasiado reducido a menos que accedas a tocar en festivales de grandes marcas de gaseosa, cerveza y de empresarios de mucho dinero que producen shows según los parámetros que según ellos venden.

El Indio hace rato no es Patricio Rey

Los Redondos, desde sus inicios y durante muchos años, fueron un icono de ese movimiento contracultural.

Sin profundizar en el carácter de clase de los artistas en el sistema capitalista, Los Redondos nacieron y crecieron como una producción independiente de estos grandes medios, y como tal, eran una amenaza para el negocio de estos grupos económicos. Por eso la hostilidad de la policía para con el público, por eso la prohibición de tocar en algunas ciudades, por eso ciertos estadios estuvieron vedados muchos años para que toquen los Redondos por presión de estos grandes empresarios de la música, por eso los infiltrados en los recitales que tenían como objetivo hacer quilombo para luego desplegar una campaña mediática.

Pero hoy ni el Indio ni Skay siguen siendo eso. Ninguno de ellos sigue siendo una producción pequeña que la tiene que remar contra los grandes. Ya no son una banda que emerge, como Callejeros, y que es chantajeada por los grandes empresarios y se ve presionada (no obligada, porque responsabilidad en lo de Cromañón tienen) a tocar en lugares de mierda si no tranza con ellos.

Hoy las productoras del Indio y Skay-Poly son grandes productoras que facturan muchísimo dinero y con condiciones de prevenir lo necesario para un show de cualquier magnitud.

¿Que las multinacionales siguen siendo hostiles porque les gustaría manejar el negocio de un recital del Indio? No hay dudas. ¿Y que a las grandes multinacionales les conviene que haya lio en un recital del Indio? Tampoco hay dudas.

Pero una producción como la del Indio hoy tiene todos los medios a su alcance para prever eso, garantizar todas las medidas de seguridad, y no verse “sorprendido” en cada recital por esos “intereses oscuros” a los que hace referencia.

La apropiación y el despojo de Patricio Rey

Sucede que, así como la lógica del sistema capitalista lleva a corromper y apropiarse de las expresiones artísticas y culturales para ponerlas al servicio de su ganancia, hace rato se han apropiado de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Se lo han apropiado la sed de ganancias. Y se lo han apropiado gobiernos y Estado. Y se lo han apropiado con el permiso y la complicidad de Solari-Belinson-Poly, a costa del público.

¿Qué es sino Skay inaugurando un teatro-estudio-radio en Vorterix junto al empresario modelo de la industria del rock, Mario Pergolini?

¿Qué es sino el Indio, contra sus principios, exigiendo apoyo a Cristina Kirchner a través del asesino de Kosteki-Santillan, Aníbal Fernández?

Como dijo Semilla Bucciarelli (bajista de Patricio Rey) hace unos años atrás: “si a los dos los agarra Patricio Rey, los caga a patadas en el orto”

“La pregunta por la herencia de los Redondos puede ser una falsa pregunta. (…) No hay deuda con los hermanos del pasado. ¿Dónde hay, así las cosas, efectos de los Redondos? (…)

Hay que buscar los efectos de Patricio Rey no solo en el rock sino en la música en general; no solo en la música sino en el arte en general; no solo en el arte sino en el amplio mapa actitudinal de la vida común. La música no conecta solo con la música; la obra de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota nutre sensibilidades extra musicales; música con efectos urbanos, música con efectos lingüísticos, música con efectos sociales, música con efectos políticos, música con efectos gubernamentales” (“Redondos. A quien le importa”. Por Perros Sapiens)

Por eso, para que los trabajadores nos apropiemos de Patricio Rey, para que nos apropiemos de cualquier expresión artística-cultural, para que nos apropiemos de lo que nos corresponde, es decir, el acceso al arte, es necesario, en primer lugar, que exijamos justicia para que paguen los responsables, sean quienes sean. Y, en segundo lugar, es necesario organizarse y pelear contra Macri y los gobiernos que recortan presupuestos, reprimen y permiten a las grandes empresas el saqueo a costa nuestra para garantizar que podamos producir y contemplar el arte, algo que solo lograremos con un gobierno de los trabajadores

- postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 13:24:31
postaporteñ@_______________________________

Uruguay ¿Y después qué?

El movimiento feminista convocó una multitud sin precedentes. A pesar de que más de 300 mil personas sacudieron las calles, la reverberación parece no haber llegado a los despachos de la casta política que, por el momento, valora con timidez el impacto de la manifestación popular.

Daiana García y Mariana Cianelli

Brecha, 17-3-2017

 “El principal enemigo que tienen las mujeres –permítanme decirlo, no como un consejo sino como una alerta– es el consumo de tabaco.” El presidente Tabaré Vázquez dio voz a este pensamiento el 8 de marzo de 2015 y a esa altura del año los femicidios ya eran 15. Este año, a diferencia de los anteriores, los tradicionales actos protocolares de gobierno por el Día Internacional de la Mujer –esos en los que se “rinden cuentas” de los avances en políticas de género– no protagonizaron la agenda. En cambio, irrumpió una multitudinaria e histórica marcha. “Yo que vos, hoy no hablaría de las muertes por tabaquismo”, advertía una de los cientos de pancartas.

Pese a sus dimensiones, el acontecimiento no fue motivo de reflexión en las sedes partidarias ni en los pasillos del Parlamento. ¿Qué significó para los partidos políticos que alrededor de 300 mil personas formaran otro “río de libertad”? El movimiento social logró una convocatoria que hoy ningún partido político es capaz de reproducir. Sin embargo, no parece que sus dirigentes se sientan interpelados. “Es un buen ejemplo de la sordera”, sintetiza Gerardo Caetano.

Teléfono partidario

El estamento político fue tímido a la hora de dar respuestas. El Frente Amplio (FA), en un comunicado institucional, arriesgó una primera autocrítica: “Ahora tenemos mucho para pensar y escuchar, ¿qué derechos están siendo limitados?, porque ahí se erige una agenda emergente”. Sin embargo, en el grueso de la interna frenteamplista así como en los partidos tradicionales no hubo demasiado lugar para la introspección. La tibieza fue el denominador común.

Desde el MPP (Movimiento de Participación Popular), por ejemplo, no ven en la marcha una alerta. Lo que sucedió el 8 de marzo “no me interpela –reflexiona la legisladora Ivonne Passada– porque me siento parte” del reclamo. En la misma dirección, Lucía Topolansky opina que las problemáticas expuestas ese día pertenecen al “orden cultural” y no deben reducirse al sistema político: “‘No esperemos nada más que de nosotros mismos’, dice el lema Artiguista, y eso fue lo que las mujeres dijeron”.

No sólo se marchó por la violencia de género y los femicidios. También por la igualdad salarial y laboral, el reconocimiento del trabajo no remunerado, el acoso callejero y los obstáculos judiciales, religiosos y médicos a la autonomía de las mujeres que, aunque rompen los ojos, se han incorporado de manera subsidiaria a la agenda de los partidos.

El analista Leo Harari profundiza en la brecha entre las demandas de los representados y la traducción en acciones por parte de los representantes. Explica cómo la política, organizada en una democracia representativa, ha perdido la capacidad de cumplir su función y “aparece cada vez menos relevante para la vida de los pueblos”.(1)

Hace tiempo que cobra fuerza la idea de que los partidos ya no logran encantar. Y en esa misma línea es que el politólogo Adolfo Garcé opina que la histórica convocatoria habla de la necesidad de una parte de la sociedad uruguaya de participar en “causas que entusiasmen”, en “consignas y objetivos en los cuales se pueda creer”.

En un intento por tomar distancia de la apatía de algunos de sus correligionarios, Constanza Moreira cree que luego de este 8 de marzo el FA carga con el desafío de repensarse. Pero advierte que en torno a este tema existe “mucha hipocresía”, ya que si bien muchos marcharon, al levantar la mano para votar acciones afirmativas que permitan a las mujeres acceder a los cargos de representación “nadie está de acuerdo con la paridad” en materia de representación partidaria.

Jerarquía de luchas

En los últimos años la sensibilidad por la agenda de derechos ha ganado espacio en las bancas de los más jóvenes del FA. El diputado socialista Gonzalo Civila considera que la multitud convocada se traduce en una “interpelación profunda” a los partidos políticos, y reconoce que la izquierda institucional tiene aún estructuras “muy machistas”.

Estas configuraciones, que subsisten en la actualidad, tienen que ver con el reclamo histórico que le han hecho los feminismos a la izquierda: ¿por qué subordinar la lucha por la igualdad de género a la lucha de clases? Hace unas semanas el representante de Unidad Popular (UP), Eduardo Rubio, afirmó a Brecha (2) que el común denominador de las desigualdades estructurales es el sistema capitalista: el patriarcado viene después. Para Civila “las luchas no se pueden reducir unas a las otras”. La lucha por la igualdad de género –agrega– es un tema prioritario y “la gran interpelación de la marcha es poder estar a la altura”.

Sin embargo, la apropiación dificultosa de las causas por la igualdad de género no es de exclusividad de la izquierda. La senadora del Partido Nacional (PN) Beatriz Argimón reflexionó a título personal que las personas dijeron “esto no da para más” y que los partidos deberían cuestionarse su significado, pero reconoció que, hasta el momento, el directorio nacionalista no consideró el asunto.

Es una interrogante el camino que tomará el PN, de cepa tradicionalista, de cara a las próximas elecciones y al terreno que ha ganado la denominada “agenda de derechos”. Según Garcé, “ningún partido gana votos alejándose de sí mismo”, ya que los cambios bruscos generan, a su entender, problemas de reputación. En diálogo con Brecha y reforzando esa afirmación, el intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, tomó distancia de algunos temas de la agenda de derechos. Explicó que si bien en el caso del matrimonio igualitario las resistencias del PN eran de forma, con la ley de interrupción voluntaria del embarazo son de contenido, ya que consideran que es “medio contradictorio defender la vida de unos y no de otros”. El dirigente concluyó que las “cuestiones filosóficas” tienen que estar por encima de las “conveniencias políticas, siempre”.

Andrea Maddalena, integrante del Comité Ejecutivo del Partido Colorado –una formación con menos influencia de la Iglesia Católica que el PN–, entiende que la adhesión de algunos políticos a la marcha se enmarca en lo “políticamente correcto”, pero después en el Parlamento las acciones que se toman “no tienen nada que ver con la promoción de la igualdad”. En su visión existe una distancia entre lo que la sociedad grita y lo que los parlamentarios deciden escuchar.

Para Topolansky las problemáticas que tienen que ver con las desigualdades de género no se solucionan con “leyesitas”. Su correligionaria Moreira opina que el tratamiento de la ley de cuotas –y la resistencia que hubo el miércoles para aprobar un texto más ambicioso–, así como la falta de acuerdos dentro de la bancada oficialista para aprobar la ley integral contra la violencia basada en género, dejan al descubierto la “hegemonía patriarcal” que invade el terreno político del que el FA es parte.

Muchas de las tensiones del Parlamento tienen que ver con qué lugar se le da a la lucha por la igualdad de género en las agendas partidarias. El último 8 de marzo el teléfono no sólo sonó para el FA, sino para todo el sistema partidario, que no derrocha encanto ni convocatoria. Mientras en el contexto regional las luces del progresismo se vienen apagando, por estos lados el partido de gobierno debería evaluar cuál puede ser el alcance de su distancia ante estas manifestaciones históricas.

Notas

1) “Réquiem para la democracia representativa”, en Brecha del 6-X-16.

2) “No es nuestra meta ser el voto cincuenta”, en Brecha del 13-I-17.


Feminismos y Progresismos

Arma de doble filo

Rosario Touriño

El andarivel entre el movimiento feminista, con todas sus heterogeneidades, y los partidos de izquierda o de centroizquierda se ha caracterizado por un tránsito problemático y no exento de fricciones. En algunos países hay analistas que han reflexionado sobre los retrocesos implícitos en la cooptación de dirigentes feministas en cargos de gobierno. El ejemplo más comentado en América Latina es el chileno, a raíz de la incorporación de figuras de las organizaciones sociales en el gabinete o en las instituciones especializadas en políticas de género.

Algunas columnas del periódico digital El Mostrador (1) han sido elocuentes al describir este fenómeno de institucionalización del feminismo. El análisis de la socióloga Eda Cleary llega a narrar la existencia de un “feminismo cupular”, como una elite burocratizada “que trabaja en horarios de oficina lejos de la gran diversidad de organizaciones de mujeres y feministas”. Sitúa incluso el fenómeno a partir del primer gobierno de la Concertación (1990-94), que colocó en puestos clave a mujeres que “insistirían en políticas de corte asistencialista antipobreza y pro familia tradicional, pero, por otro, adoptarían un discurso rutinizado de género” y que suscribirían una “lógica de la ‘focalización del gasto social’ y la ‘concursabilidad de los recursos públicos’, que constituyen el corazón mismo del desmantelamiento neoliberal de la responsabilidad universal del Estado en materias sociales (‘peligroso vínculo feminista-neoliberal’)”.

La cuantiosa ayuda internacional para las políticas de género ambientó, para Cleary, el surgimiento durante la transición chilena de una verdadera “aristocracia feminista”, tanto dentro del gobierno como en las organizaciones con relaciones políticas como para acceder a esos recursos: “la política feminista, que otrora fuera resistida por las mujeres machistas”, se convertiría así “en una ‘oportunidad’ para escalar en el mundo de la política partidaria tradicional durante la transición hacia la democracia”.

Cleary también fue muy dura con los gobiernos de Michele Bachelet, no sólo por el discutible apelativo de la “presidenta-madre”, sino por la tardía presentación del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo fundada en tres causales o la defensa a ultranza de la irregular gestión de ministras por su sola condición de género: “El ‘feminismo cupular’ alimentó una suerte de despolitización de los asuntos públicos, obstaculizando la debida rendición de cuentas y tornando incalculable la gestión pública. Su estilo de gobierno ‘matriarcal-autoritario’ sólo remplazó a la ideología patriarcal en una versión femenina”.

Sin embargo, otros columnistas describieron puntos de inflexión en ese país sobre fines del año pasado. Raúl Zibechi (La Jornada, octubre de 2016) analizó que en Chile “el movimiento de mujeres desbordó los diques de contención de las políticas progresistas y las ONG” y que “ese feminismo de arriba está siendo desbordado desde abajo, como lo muestran las masivas marchas del Ni Una Menos”. Nicole Mulsow caracterizó por su lado a 2016 como el año en que Chile “se volvió feminista”.(2)

Notas

1) “La bancarrota del ‘feminismo cupular’

2) El Mostrador, 1-I-17.

Correspondencia de Prensa - postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 13:12:10
postaporteñ@_______________________________

#LasMujeresCubanas ¿Paramos?

Ailynn Torres Santana - SinPermiso -09/03/2017

http://www.sinpermiso.info/textos/lasmujerescubanas-paramos

El 8 de marzo de 2017, por primera vez, está teniendo lugar un Paro Internacional de Mujeres. En más de cincuenta países, mujeres de diferentes procedencias y pertenencias de clase, políticas, culturales, “raciales”, étnicas, de orientación sexual, harán un paro de empleo, consumo y cuidados. El hecho es inédito y plantea nuevos escenarios y rutas de la lucha política contra las opresiones, en sus diferentes despliegues.

Los objetivos del Paro son los siguientes :   

 - Visibilizar la inequidad laboral, erradicar los feminicidios y todas las formas de violencias, y respetar la autonomía en las decisiones sobre los cuerpos de las mujeres

-  Reconocer el trabajo de las mujeres en todas sus dimensiones públicas y privadas

-   Denunciar toda forma de acoso y violencia dentro y fuera del hogar

- Garantizar la equidad en derechos laborales, disminuir las brechas salariales e impulsar la igualdad en representación en cargos de toma de decisiones

-   Proponer campañas de sensibilización entre medios de comunicación y periodistas en relación con la forma en que sus informes perpetúan la violencia de género y afirman estereotipos nocivos

-  Desmantelar las redes de trata de personas y dar castigo a los responsables

-  Rescatar a las mujeres que en la actualidad están desaparecidas y regresarlas con vida a sus familias

-  Respeto al Estado laico.

Cada uno de esos ítems informa un campo complejo de exclusiones que tiene manifestaciones diversas en los espacios públicos y privados de la economía, la política, la sociedad, la cultura. Pero el Paro visibilizará también agendas diferentes sobre las formas en las que se estructuran las desigualdades: las mujeres no somos una categoría unívoca y homogénea; las pertenencias de “raza”, clase, orientación sexual, territorialidad, generación, entre otras, configuran específicas opresiones que a veces distancian las agendas feministas; las realidades, preocupaciones y prioridades de cada una de nosotras.

El Paro denuncia también, en esos registros, las violencias institucionales, políticas y económicas que configuran nuestras sociedades a desmedro de las mujeres. A la par, esas agendas en muchos sentidos diferentes hoy están convergiendo en un acto de fraternidad que se espera regenere la lucha política contra las lógicas del capital en todos los lugares donde se encuentre. Por tanto, hoy es, también, un momento de comprensión y de transformación donde podemos preguntarnos: ¿por qué paran las otras mujeres? ¿Por qué yo pararía? ¿Por qué no? ¿Cómo puedo parar?

Entonces, las mujeres cubanas ¿tenemos razones para parar? ¿Cómo leer el Paro Internacional de Mujeres desde Cuba?

Una búsqueda rápida en la prensa escrita en Cuba ?la oficial y la no oficial? revela una casi inexistencia del Paro Internacional de Mujeres como contenido comunicativo.

En la búsqueda que realicé mientras escribía estas notas, solo encontré dos referencias al Paro. Ayer 7 de marzo, en la sede del Instituto de Filosofía, se anunció la realización de una sesión organizada por la Marcha Mundial de Mujeres y la Red Feminista “Bertha Cáceres” en conmemoración del Día Internacional de las Mujeres. Entre los puntos de la agenda de ese espacio, se anunció una Declaración de Solidaridad con el Paro Internacional de Mujeres. Sin duda, un gesto notable en medio de la desidia, o la negación, de uno de los eventos más trascendentales y revolucionarios del último periodo. Mariela Castro, por su parte, también expresó su solidaridad con el Paro. Continué buscando, pero nada más.

Parece, entonces, que en las agendas de los medios el asunto no es pertinente, o no tiene prioridad en la madeja de cuestiones que importan en primer plano. Es el Paro lo que parece irrelevante; las mujeres no. La prensa nacional y provincial está llena de referencias al 8 de marzo. En Santiago de Cuba está trascurriendo una jornada de celebración por el Día Internacional de la Mujer; lo mismo en Santi Spíritus. Granma fue la provincia seleccionada como sede nacional del homenaje a las mujeres cubanas. Para celebrarlo, se realizarán festivales deportivos, actos públicos en teatros; tablas gimnásticas; ofrendas florales a Mariana Grajales; homenajes a Vilma Espín y a Fidel Castro; intercambios de la dirigencia de la Federación de Mujeres Cubanas con mujeres campesinas y mujeres que participan del Servicio Militar; matutinos coordinados por la Central de Trabajadores de Cuba. La empresa nacional de correos, por su parte, anunció la venta de postales especialmente diseñadas para el día.

Para la ocasión, también se reseñan los diversos espacios de las mujeres en la sociedad cubana. La revista Bohemia, por ejemplo, señala que: “Las mujeres del campo disfrutan de opciones recreativas y culturales, de superación, salud, viviendas y el andar a la moda, pero también coadyuvan a su sostenibilidad desde la creación de valores en la familia y comunidad, con el apego al campo para disminuir el éxodo a las ciudades”. Otras organizaciones recuerdan el elevado por ciento de dirigentes sindicales mujeres, las también elevadas cifras de nuestra participación en los órganos de poder nacionales, y nuestra presencia como fuerza técnica de la nación. Con todo, de las mujeres habla la prensa.

Sin embargo, de ese discurso está ausente, a todas luces, agenda feminista alguna. Las postales vuelven sobre los estereotipos de mariposas, flores y poemas que año tras año se ofrecen como gesto anti-político; los homenajes cumplen con los guiones al uso; y las organizaciones de mujeres despliegan jornadas que difícilmente se comuniquen con el programa que anoté al principio. Como registra un excelente texto de Sandra Álvarez Ramírez publicado por la Agencia Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac), “varios son los mitos que se refuerzan en nuestro país en dicha celebración, los que nos acercan una y otra vez a esa feminidad tradicional que la Revolución social de 1959 puso en crisis en más de una ocasión”. Por eso no se habla del Paro. El Paro Internacional de Mujeres, parece, no nos toca

Si atendemos a la referencia que tiene el 8 de marzo en la Enciclopedia cubana ECURED, habría razón en la ausencia. Allí se dice que “durante décadas, la fecha fue de reclamos femeninos, mas ya a partir del Triunfo de la Revolución el contenido de las actividades por este día es de alegría y reconocimiento a las féminas cubanas, quienes tienen ganado un papel importante en la sociedad”. Las mujeres cubanas, entonces, solo tenemos que celebrar

En efecto, tenemos qué celebrar. La legislación cubana, desde inicios del proceso revolucionario se identificó con la promoción de la equidad de las mujeres en los espacios productivos y de dirección; por la presencia de mujeres en trabajos no tradicionales; por la inclusión dentro de la agenda de gobierno de la igualdad de género; por la universalización de derechos y, por tanto, porque ellos fueran garantizados para toda la ciudadanía. A la vez, las mujeres cubanas tenemos garantizados nuestros derechos a la interrupción voluntaria de los embarazos, a una licencia de maternidad de las más extensas de la región, a una licencia de paternidad que legalmente ?no así culturalmente? permite compartir los cuidados tempranos, a cuidados ginecológicos y ginecobstréticos gratuitos, etc. Entonces, ¿no tenemos por qué parar este 8 de marzo?

Sin desconocer lo anterior, los patrones de desigualdad socioeconómica en Cuba operan con arreglo a pertenencias de género que reproducen procesos históricos de desventajas para las mujeres. Ello se verifica en investigaciones que dan cuenta de una sobrerrepresentación de mujeres en los grupos de menores ingresos y en la franja de pobreza; de una subrepresentación de mujeres en el sector no-estatal de la economía, que es el que provee mayores ingresos; de una subrepresentación de mujeres como receptoras de remesas orientadas a la actividad productiva y de una sobrerrepresentación de ellas como receptoras de remesas destinadas a la reproducción doméstica; de una diferenciación de ingresos entre mujeres y hombres a favor de los últimos; de una subrepresentación de las mujeres en el sector del turismo y su concentración en ocupaciones de menor calificación; de una mayor carga de horas de trabajo en el hogar y en las actividades de cuidado.

La lista podría alargarse con otras cuestiones sobre las cuales, lamentablemente, escasea información pública: la violencia de género en sus diferentes registros; el acoso sexual que parece estar en grave incremento en la Cuba de hoy; la desprotección del trabajo sexual; la exclusión en base a la orientación sexual; las exigencias patriarcales y violentas sobre el cuerpo de la mujer que deviene mercancía que debe cumplir requisitos estéticos que operen con los estándares de seducción, etc.

El listado rápido hecho antes se comunica, en varios asuntos, con la agenda del Paro Internacional de Mujeres. Por tanto, tenemos razones para parar, aunque no aparezca en los medios.

Ahora bien, la falta de información y tejido social e institucional que permita generar ecos, propios, del Paro en Cuba, es solo uno de los problemas. Parar los empleos, el consumo y el cuidado es sumamente complejo incluso en los lugares donde el suceso se viene organizado hace algún tiempo. Los hijos e hijas no pueden ponerse entre paréntesis, tampoco los enfermos a los que las mujeres cuidan, o los ingresos mínimos que necesitamos para sobrevivir. Sin embargo, el Paro es un alto, un “no” frente a la obviedad que impide que pensemos, incluso, por qué no paramos.

Con todo, como mujeres cubanas, aún estamos a tiempo para participar de la iniciativa, que es una de las formas posibles de generar una agenda feminista en la Cuba que tenemos y en la Cuba que soñamos.

Quienes tengamos acceso a internet, podemos buscar información sobre el Paro de Mujeres y contarle a nuestras hijas, nuestras madres, nuestras hermanas, amigas, vecinas, a los hombres que tenemos cerca; podemos armar compendios de información sobre las agendas de las mujeres que pararon y sobre las repercusiones del hecho; podemos, nosotras mismas, hacer un paro a tiempo parcial aún en nuestros puestos de trabajo, si nos decidimos durante la jornada; podemos animar a las personas que tenemos cerca a que se interesen por lo que está pasando y en los objetivos del Paro; podemos invitar a las mujeres del trabajo, de nuestras casas o de nuestros barrios a pensar por qué pararían y, si se animan, a escribirlo en una línea, tomarse una foto, y publicarla en las redes; podemos sugerir a las mujeres que tenemos cerca a hacer un paro parcial de cuidados, y hacerlo nosotras mismas; podemos difundir qué es un Paro de mujeres;  podemos pensar y debatir qué haríamos si pudiéramos parar y organizar una estrategia para próximas ocasiones; podemos compartir las razones por las que, siendo mujer cubana, pararíamos. Yo, por mi parte, hoy paro

envióF.MOYANO - postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 12:51:29
postaporteñ@_______________________________

SASKIA 157

En el monte ayer, creo lo tuvimos un poquito difícil, con Saskia. Apareció un gran peligro casi de la nada en forma de pítbull. Como el perrito, que era macho, comenzó  a correr de lejos, me dio tiempo a tratar de sentarlas con mucho espacio. Saskia de lejos pudo calcular las fuerzas a utilizar para contrarrestar el peligro. Decidió no utilizar la fuerza de Freja porque creyó que con las de ella sólo bastaría. 

Además seguramente quería proteger a su hija. Su táctica se reducía a correr y fintiar al bruto. Que lo que quería el pítbull era morderle la cabeza, destrozarle la cabeza. En algunos momentos me parecía que Saskia podía morder el cuello del pítbull cuando quisiera. Incomprensiblemente, parecía llorar. 

Es que ella sabe que lo tiene prohibido. No puede morder ser humano o animal de ninguna clase. Por eso llora. 

Por eso debo hacerme con parte de la tarea. Saskia corre delante del pítbull que va detrás y yo detrás del pítbull. Freja parece pastar entretenida con otras cosas y el disfrute de la sombra fresca.

 La dueña del perrito llega a la escena en estado de pánico. Yo le digo que debemos levantar la parte de atrás de su perro para que cambie su punto de atención y poder entonces dominarlo. 

Lo agarro de la cola y lo levanto entonces ya no mira la cabecita de Saskia. Se preocupa por la falta de equilibrio. La dueña me ayuda y lo reducimos. Nadie resultó herido y Saskia parece fatigada. Casi en la misma medida que Freja descansada. (Hunddrama.) 

Pienso que drama similar se debe estar manejando entre los distintos partidos representados en el parlamento nacional y en el gobierno uruguayo. 

El caso de los Sanabrias mancha e insulta a todos los políticos del paisito aunque todos sean de la misma naturaleza al practicar la política burguesa. Si alguien roba algo para comer Zubía, el fiscal, pide penas de años de cárcel. 

El padre y el tío de Zubía, generales de la dictadura militar, culpables de todo lo que fueron culpables los generales de la dictadura. Jamás a ellos nadie les pidió ni un día de cárcel. 

A este Francisco Sanabria que ha jugado con el hambre de cientos de ciudadanos vinculados a sus empresas, que no se conoce ni siquiera cuantas son. 

Ciudadanos que trabajaban sin derecho a afiliación sindical y casi sin aporte a BPS. Bueno, a este señor, muy cercano políticamente al diputado Cardoso, pobre diablo colorado que trabaja para Pedrito que confunde gritos, amenazas, reclamos de otras cuentas, que no aclaran como hizo para no recordar a su ex-cuñado y casi sin consciencia que ese ex-cuñado es su suplente en la bancada de diputados. (Sinnesförvirring.)

Parece tener como lema que en los campos se grita, se manda y no se le paga a nadie. A esta altura y con Sanabria, Francisco, lejos, no se sabe dónde y parece que nadie está interesado en saber algo. 

Se maneja la posibilidad de haber puesto la familia, el dinero para la campaña del partido colorado en el departamento de Maldonado que ganó Antía. 

Así que el Paco Sanabria seguirá la misma suerte de impunidad que ha tocado a los Zubía y a cuanto milico comprometido en la dictadura que aparezca. (Stora brottslingar.) Aunque los juzguen culpables con penas de treinta años. Como a los juzgados por el caso Gelman.

Para sacar un poco de presión a esta situación siempre se trae a la mesa el caso de las estafas del FONASA. A nadie se le ocurre empezar a meter preso a los dirigentes de las sociedades médicas que son los verdaderos culpables de que esto funcionara así. 

Pero en el fútbol todo va aparentemente como el presidente del país lo ha planificado. El campeón de seguro será Nacional apoyado por Tenfield  y el periodismo deportivo en general. Cerro, por quemar una banderita de Peñarol en su estadio recibió en su tribuna Chile una paliza de garrotazos dado por la Guardia Republicana, la pérdida de 12 puntos, y no poder usar su estadio por 5 fechas. Por caso mucho más grave a Nacional casi le piden perdón. (Otrolig orättvisa.) 

El presidente aprovecha esta alza triunfalista para aparecer con algunos ministros en Juan Lacaze para explicar, no porque se cerraban empresas que tenían una buena cantidad de trabajadores, hablar de la falta de protección, nada de eso. 

Solamente se llegó hasta allí para mostrar que hiciera como hiciera, jamás se tendría la cantidad de gente ocupada que tenía FANAPEL. 

Por otra parte los partidos representados en el parlamento parecen estar de acuerdo en mejorar la situación oficial de la mujer. Me pareció ver en la televisión mujeres que se dicen feministas que se felicitaban por una resolución oficial que las posesionará en los mismos cargos que fueron ejercidos por hombres con las mismas funciones. 

Algunas cosas me parecen extrañas primero, en mi país las mujeres tienen y cantan canciones que hablan de sus luchas. Aquí no he escuchado. En mi país hay representantes campesinas, obreras y amas de casa comunes representadas en el movimiento feminista. Aquí sólo he visto representantes de clase media que buscan subir socialmente al lugar de hombres con poder. (Var finns kvinnokämparna?)

En Argentina se han juntado miles y miles de personas para escuchar a un cantante popular llamado Indio Solari. De Uruguay fueron unos cuantos fanáticos. Como me entero hasta Olavarría llegaron entre 300 mil a 400 mil personas para escuchar a Solari. 

La presión sobre la gente habría causado dos muertes y muchos heridos. Al gobierno argentino vapuleado el ocho de marzo por el paro, demostración y la combatividad de las protestas de mujeres argentinas. Le vino bárbaro para tomarse una revancha aunque sea medio traída de los pelos. Macri tuvo la oportunidad de declarar que todo lo que no era oficial es negativo y malo contra el país.  Que la culpa de los problemas en Olavarría era de los Kirchner.

Creo que en Brasil incluso fue peor que en Argentina. En un discurso oficial Temer reivindicó el papel tradicional de las mujeres brasileñas con lo que se debe haber ganado el odio de una inmensa mayoría. 

En Chile los pacos carabineros volvieron a cargar contra las mujeres. Aquí en tranquilidad, las mujeres de clase media que aparecen en la televisión como feministas son todas oficialistas, Tabaré respira tranquilo. (Kvinnokamp!)

De todos modos la mayor parte de América Latina está muy enojada con la resolución del parlamento israelí de declarar territorio de Israel los asentamientos judeo-sionistas hechos en territorios palestinos. Parece que con el tiempo pierde más y más aire la pretensión regional de llegar a tratados de libre comercio con otras regiones. 

Mientras tanto aquí se sigue tratando de acordar con UPS la forma de hacer efectivas las ganancias finlandesas. 

El patrón de AFE (ferrocarril uruguayo) es el estado uruguayo. La gente de AFE resolvió movilizaciones para mejorar sus condiciones de trabajo. El gobierno no defiende el derecho sindical a la protesta y reclamo. Quiere que los sindicatos no sean problema contra las inversiones finlandesas. Si ellos le hubieran dado lo que pedían no habría reclamos, pero no, el peso de cualquier acuerdo debe descansar sobre los que trabajan. 

Es la ideología oficial. El PIT-CNT comparte totalmente la línea oficial del gobierno de Frente Amplio. Y se dedica frontalmente a sabotear todo lo que vaya contra esa línea.  Como hizo con el Festival Solidario por Haití. Apareció apoyando pero después no fue nadie. Por suerte estaba Viglietti, un grupo llegado de Haití, un grupo de Congo y representantes culturales populares uruguayos. (Svek.)

En Europa parece que “la derecha” los similares a Trump, maduran una gran victoria en las próximas elecciones generales en toda Europa. La discusión parece se va calmando. Las radios, las televisiones, diarios y revistas europeos siguen reproduciendo lo que publica la CNN o la Fox. Siguen contando que el asesino Obama que recibió el Premio Nobel de la Paz por bombardear pueblos indefensos y su psicópata ministra de relaciones exteriores Clinton, que organizaba bajo el nombre de defensa de la democracia, genocidios, son héroes queridos y admirados por el mundo.

Particularmente, creo que la Unión Europea no puede firmar ningún tratado de libre comercio ni siquiera con Uruguay, porque parece también que está muy próxima su disolución.Tampoco la NATO lo tiene muy claro. Turquía forma parte de la NATO, pero ahora el sentimiento anti musulmán se extiende por Europa y la mayoría de los países europeos rechaza a Turquía y reprime a los turcos. Cierran mezquitas y los persiguen. 

Sigo leyendo con atención lo que mi amigo Gabriel Inzaurralde escribe con el título “La Posverdad en el País de Anna Frank”. Lo último que leí me gustó mucho. Comparto la descripción que hace mi amigo de cómo ven América Latina y los latinoamericanos los europeos. 

No voy a copiar la excelente prosa de Gabriel pero voy a decir lo que me gustó de su escrito número VII. 

Entre 1880 y 1950 millones de inmigrantes llegaron a la América del Sur de Europa y Turquía.Huían de la persecución política del Progrom, del hambre y de la guerra. No era situación igual a la actual porque aquellos que llegaron a Sudamérica eran muchos, muchos más. Gabriel mostró fotos de europeos miserables que llegaban a los puertos de Montevideo y Bueno Aires. 

La ignorancia europea intentó defenderse entonces plantearon -“Seguramente los emigrantes europeos respetaron la cultura de ustedes.” 

Gabriel respondió -“No tanto. Eran mayoría. Nos cambiaron la manera de comer y bailar.” 

Se rieron pero volvieron a tratar de dejar en claro su superioridad cultural -“Pero todos lograron hablar correctamente el idioma español, verdad?” 

Gabriel respondió -“Inventaron otro. Un español con acento que no era de Castilla ni criollo. Un español raro y nuevo, que suena italiano, que tiene giros y muestras del gallego, del vasco y hasta del yiddish”. Y agrega Gabriel - “Es la lengua que hablo yo”. En el caso de Gabriel es el lunfardo del Rio de la Plata. En cualquier caso terminó diciendo -“Esos inmigrantes nos trajeron de Europa su invento más prodigioso, algo que nos cambió la vida.” 

Todos los que escuchaban intentaron adivinar. Preguntaron -“La disciplina? La biblia protestante? La ginebra Bols? El bandoneón? El concepto del ahorro? -“ No”, responde Gabriel, “la huelga general!”

Cuando recuerdo esto me emociono y mis ojos se llenan de lágrimas. 

Todavía en las noches me despierto creyendo que sigo en el hospital con el Papo. Me quedo un tiempito despierta recordando algunas situaciones, por ejemplo aquella cuando Luis estaba en coma y la médica ni siquiera lo miró pero estaba muy preocupada por mi origen y por qué había elegido vivir aquí. Parece que en ningún momento le pasó por la cabeza que el paciente podía morir. Al final pensé, pero no lo dije, que la próxima vez que alguien me preguntara lo mismo yo respondería - “Estoy aquí porque me encantan mis perritas cimarronas y mi loro Loke.” 

El Papo cuando lea esto se va a enojar. Que tan delicadito  ya no está.

SALUD  Y  R. S.

BITTAN - postaporteñ@ 1741 - 2017-03-17 12:38:09
postaporteñ@_______________________________

De la Operación Cóndor a la Operación Lava Jato:

El final de la lucha entre izquierdas y derechas y la necesidad

de la Voz Autónoma del tercero excluido

José Ángel Quintero Weir -  RUPTURA.INFO 7/3/17

 sólo cuando nuestro corazón habla el cuerpo se estremece
El que sueña, en La última leyenda
.

Dedicado con el más profundo respeto a Boaventura de Sousa Santos

I.-  Contextualización

Lo primero que debemos decir es que el presente texto resulta de la necesidad imperante de hablar, de no poder seguir guardando silencio, pues, ciertamente, ante la confusión de nuestra realidad venezolana en la que, evidentes delincuentes con prontuario criminal pueden ser limpiados de sus crímenes por la voluntad del primer mandatario nacional y convertirlos en proveedores de Justicia Suprema, no sería “tan grave” o, por lo menos, sería comprensible en el contexto de la búsqueda de permanencia en el poder, sino que se hace grave cuando, académicos e intelectuales asumidos como lo más preclaro del pensamiento crítico, humanista y de izquierda, lo justifican, precisamente, a partir del hecho de que tales criminales están al servicio de la permanencia en el poder de quien verbalmente se asume como gobierno de izquierda o revolucionario.

Así, hace tiempo que habíamos decidido no opinar más, sobre todo, porque internacionalmente comenzamos a sentir la presión del silencio y, en términos de la “lucha Libre”, “la puesta de espaldas” que amigos comenzaban a ejercer sobre nosotros, no sólo poniendo en duda nuestras apreciaciones, sino solicitando la cancelación de invitaciones que, para ellos, algunos “desprevenidos”, aún se atrevían a hacernos. Por decir un ejemplo, la penúltima vez que estuve en México fui invitado por algunos profesores de la Facultad de Economía de la UNAM, quienes, llegaron a definirse en algún momento como “zapatistas-pejistas”. Por supuesto, tal bodrio ideológico resultaba inaceptable para los zapatistas, sobre todo, cuando era el PRD (del Peje-López Obrador) en Chiapas, y en los territorios zapatistas quienes planificaban, dirigían y ejecutaban los más terribles planes de división, confrontación y paramilitarismo en contra de las comunidades zapatistas y del EZLN. Ni hablar de Oaxaca.

En todo caso, los mencionados profesores, ya cuando me disponía a regresar a Venezuela me invitaron a un supuesto encuentro con estudiantes de la Facultad de Economía; en verdad, se trataba de dos de sus tesistas cuyos trabajos versaban acerca de Venezuela y, por supuesto, la “revolución bolivariana” “anti-imperialista”, y todos los etcéteras que el lector quiera sumar.

La invitación fue más bien una especie de celada en la que, estos sabios de la economía “socialista” querían confrontar y desencarnar a este “derechista”, “anti-bolivariano” y “anti-chavista” que andaba peregrinando sus ideas “contra-revolucionarias” por América Latina, y, por supuesto, ellos, “zapatistas-pejistas”, no sólo estaban destinados a confrontarlo sino a liquidarlo con el poder de la ciencia económica y académica, nada menos con dos de sus más preparados pupilos tesistas quienes, además, acababan de regresar de una estancia de “investigación” en Caracas.

La cosa es que casi un año después fui invitado por estudiantes del posgrado de Estudios Latinoamericanos de la UNAM a un Congreso sobre Pedagogía Crítica a realizarse en la Facultad de Ciencias Políticas. Debo decir, que fue la UNAM quien me envió los boletos aéreos; sin embargo, a la hora del evento, esos estudiantes que se atrevieron a invitarme realmente no encontraban su propio rostro, pues, algo pasaba. El hecho es que me habían pagado un boleto altamente costoso, que representaba por lo menos casi seis meses mi sueldo como Profesor Titular de la Universidad del Zulia en Venezuela, para que yo dijera, en 10 minutos lo que ha representado una lucha de cerca de 20 años por nuestra Educación Autónoma en las comunidades indígenas de Venezuela.

Ningún profesor del mencionado posgrado se acercó, no a escucharme a mí, sino a sus propios alumnos; en fin, sentí el más profundo desprecio de quienes, luego, en medio del debate, pusieron de manifiesto su verdadero pensar: representábamos una visión profundamente crítica de eso que se ha pretendido exponer como la visión de un gobierno “revolucionario”, “anti-imperialista” y de “izquierda”, atacado por la derecha y por los “traidores” (como yo) venidos de la izquierda.

Antes de terminar esta contextualización absolutamente necesaria, no puedo dejar de mencionar como recuerdo en nuestro accionar político en Venezuela, que a finales de los 60 y comienzos de los 70, nuestra labor como militantes de las FALN, era visitar legalmente, a los presos políticos en la Cárcel Nacional de Maracaibo. En verdad, las FALN sólo tenían allí a un preso (Felipe Rojas), quien purgaba una condena de 15 años por rebelión militar, los demás presos pertenecían a otras organizaciones políticas como la OR (Organización de Revolucionarios), entre los que se encontraba Jorge Rodríguez, padre del hoy Alcalde del Municipio Libertador en Caracas y dirigente máximo del Partido de Gobierno, quien, para ese tiempo debía ser un niño que, años después, perdió a su padre al ser asesinado por la policía política en la tortura luego de haber sido entregado por quien, posteriormente, Chávez nombró Vice-Ministro de Cultura de la “Revolución Bolivariana”

En fin, y para no hacer más largo esta contextualización; de lo que queremos hablar es acerca de la debacle conceptual, política e ideológica de eso que, hasta ahora, conocemos como “pensamiento crítico”, “humanístico de izquierda”, sobre todo, cuando le metemos la lupa en las circunstancias políticas actuales. Por sólo mencionarles un último ejemplo, hasta el momento en que esto escribo (enero 19 de 2017; 4:43 pm), han sido reportados 90 niños wayuu muertos por desnutrición en La Guajira colombiana; sabemos de otros tantos en el costado venezolano, pero nos es imposible ofrecer cifras, pues, para la “revolución bolivariana” es “contra-revolucionario” que los médicos ofrezcan cifras de todos los niños que mueren de inanición, o de las madres wayuu que mueren en los partos.

En todo caso, las cadenas de televisión colombianas (RCN; El Tiempo, entre otras), mediante hermosas mujeres vestidas como para ir de bodas, reportan, como si cualquier cosa, que otro niño wayuu ha muerto por hambre, y, de inmediato, pasa a las noticias del espectáculo, no sin antes anunciar que los acuerdos de paz con las FARC van viento en popa, que los guerrilleros de este grupo están recibiendo, como fue el compromiso, unos 600 dólares diarios, algo así como mi sueldo de dos años y medio, pues, actualmente, el mismo es de 20 dólares mensuales. Esto lo digo porque, en efecto, yo tengo ese sueldo miserable, pero lo tengo, ahora imagínense a las familias wayuu, perseguidas por el gobierno colombiano, venezolano y las guerrillas (FARC y ELN); definitivamente, están muriendo de mengua en medio de la celebración de la izquierda y la derecha por los acuerdos de Paz (que más bien deben ser denominados como de Requien in Pax de los wayuu).

Finalmente, queremos dejar claro que el presente texto (que esperamos sea nuestra última palabra acerca de este asunto), no busca tocarles la llaga a los de la “izquierda” (aunque ciertamente será casi imposible no hacerlo), porque nos hayamos pasado a la derecha, tal sería una haragana interpretación no necesariamente atribuible a la muchedumbre, a “las masas”, ni siquiera a los gobernantes de izquierda o derecha quienes suelen utilizarla para descalificar su planteamiento; sino que quienes más la usan son, precisamente, intelectuales muy bien y académicamente formados en el “saber de la ciencia social, filosófica y política”, tipos y tipas que pueden recitar textos completos de Kant a Marx y escribir largos tratados de filosofía de Liberación sin la liberación de los pueblos; en fin, si dependiéramos de estos sujetos, definitivamente, hasta los zapatistas estuvieran jodidos, mucho más nosotros los indios venezolanos que, no hemos logrado (aunque en esas andamos), levantarnos como los zapatistas y decir, ¡Por el amor de Dios, ya basta!

Así, pues, ya deben saber por dónde va la vaina con este escrito, porque lo cierto es que no va ni por la derecha, pero tampoco por la izquierda, sino por la necesidad de hacer visible la voz de esos terceros excluidos de cualquier idea de liberación como si no existieran, o como si toda liberación fuera exclusiva y sólo posible de ser prodigada desde la misma colonialidad del poder y del saber, sea esta de derecha o de izquierda; de tal manera que la voz no escuchada hasta ahora y de la que los zapatistas son nuestros más evidentes voceros (que no Evo Morales y, mucho menos, el MAS de su Vicepresidente por mucho que citen a Marx o a Lenin), en tanto que, hablan desde el corazón de un pensar otro mundo realmente posible en donde, hasta ellos, los traidores, puede que quepan (si en verdad recuperan su condición humana)

Vale decir, cuando la derecha y la izquierda nos pretenden ofrecer este momento como una nueva confrontación de estos dos supuestos exclusivos mundos, nosotros, indios, sabemos que ellos hablan de cómo zanjar sus diferencias de poder a partir de nuestra definitiva liquidación como pueblos y, sobre todo, como posible voz que los demás pobres no indios puedan aferrarse y proponerse a seguir en función de la construcción de una muy otra sociedad.

Advertimos, finalmente, que muy probablemente no llegue a usar lo que la academia tiene como muy metodológicamente preciso, el llamado “aparato crítico” (nunca he entendido por qué se trata de un aparato que entiendo como mecánico), y del que tanto gustan los lectores de revistas científicas y académicas; sin embargo, desde ya, y para bajar la neurosis de cualquiera, confieso de antemano que muchas de las ideas que aquí expresaré tiene autores previos, que no me estoy fusilando a nadie sino que actuó de acuerdo a lo que políticamente nuestros pueblos consideran correcto, es decir, toda palabra que nos ayude a recuperar nuestra mano de lucha es valedera y para nada importa su nombre, pues, todo nuestro saber se ha levantado históricamente en el perfecto equilibrio entre el renombre (KEINI) adquirido por quien es capaz de crear un elemento transformador de nuestra existencia y, al mismo tiempo, por el individual apaciguamiento de su renombre (keitita) que el mismo sujeto realiza para que su creación sea en verdad palabra de todos en la comunidad. No me adueño, pues, de la palabra de los otros, ni siquiera de la mía que, justamente ahora y después de haberlos claramente advertido, les comenzaré a exponer como homenaje a Boaventura de Sousa Santos, aunque muy probablemente, él no la apruebe, pero sabemos que lo llevará a lo que nosotros llamamos ayunka amo e’inkarü (pensar con el corazón), y de seguro sabrá explicar desde otra perspectiva lo que es pensar (AYUNKA) desde una epistemología del sur.

Así, y sin más preámbulos, entrémosle al asunto y, lo haremos, intentando ser entendidos por mi hermano, quien nunca entiende lo que lee que yo digo en la internet. Comencemos.

II.- Donde hablamos del tácito acuerdo entre la ciencia social desde la izquierda apuntalando proyectos económicos de la derecha

Comenzaremos por lo más actual, pero para poder ir más atrás en el tiempo, pues, sólo de esa forma creemos poder explicar mejor lo que para Boaventura es la expresión de una realidad que debe ser entendida desde una “sociología de las emergencias”. Para nosotros, sin embargo, la lucha cotidiana de los pueblos indígenas de Venezuela y de toda Abya Yala se trata de la permanente confrontación entre la imposición (ya desde la derecha o desde la izquierda) de las “urgencias que impone su lucha por el poder”, en contra del tiempo de “la memoria de la comunidad” que, desde la conquista y colonia europea hasta nuestro presente republicanamente criollo y occidentalizado, ha sido permanentemente descalificada por la colonialidad del poder y del saber (ya de derecha o de izquierda), pues, a su parecer, el pensar y accionar indígena siempre resulta lento en su desplazamiento económico y político, parsimonioso en su organización social y, casi detenido en una especie de “tiempo azul” espiritualmente concebido, tratado y ejercido.

Así, pues, y entrando en tema, nos parece fundamental narrar un hecho recientemente ocurrido en la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad del Zulia, a raíz del debate provocado por el Decreto del Presidente Maduro que impone, a troche y moche, un programa de explotación minero masivo y extraordinario mediante el llamado Arco Minero del Orinoco (AMO) que, superficialmente, él y sus adláteres nos presentan como única y desesperada salida revolucionaria del Estado-gobierno bolivariano para enfrentar la urgencia de lograr sostener su poder frente al ataque imperialista de una supuesta guerra económica que busca, sobre todo, liquidar la esperanza revolucionaria que en toda Suramérica sembró el Eterno Comandante Chávez, instaurando un camino, no sólo para el continente, sino para todo el Planeta Tierra. (¡Chale!)

Así, dada la urgencia económica que los imperialistas imponen al gobierno revolucionario, la única vía de sostener económicamente la continuidad del proyecto liberador y socialista de izquierda en todo el continente y el Caribe, se debe lograr, “tácticamente” (dicen sus economistas y reconocidos intelectuales), obtener la suficiente liquidez monetaria necesaria para dar continuidad a los programas sociales instaurados por El Eterno y, para ello, el Estado-gobierno revolucionario debe usufructuar la entrega indiscriminada y vergonzante de cualquier parte del territorio nacional, sobre todo, en el contexto de nuestra evidente quiebra económica. Por ello, una antropóloga de izquierda de la muy ilustre Universidad del Zulia, al no encontrar otro argumento más convincente para un público entre desprevenido y asombrado, terminó reventando en una desesperada declaración en la que decía algo como esto (citamos de memoria): “si estos pueblos indígenas van a morir por la explotación del Arco Minero, por lo menos, lo harán en manos de la revolución y no de la derecha”

En cualquier otro momento, frente a una barrabasada como esta, nos hubiéramos conformado con decir: huelgan los comentarios. Sin embargo, las circunstancias económico-políticas y sociales actuales de Venezuela nos impide dejar dudas acerca de lo que pensamos, pues, no sólo se trata de que diariamente vemos a nuestros hermanos padecer el hambre hereje; YUKPAS desarraigados pidiendo limosnas en los semáforos de las principales avenidas de la ciudad de Maracaibo; barí que mueren de paludismo o tuberculosis, niños wayuu que mueren de desnutrición en la Guajira, y cientos de miles mujeres, ancianos y ancianas haciendo interminables filas para conseguir alimentos o medicamentos para alargar la más terrible de las existencias; sino que, además, los factores de poder (llámese “institucionalidad democrática”, partidos del poder y de la oposición; Tribunal Supremo de (In)Justicia, así como factores de poder internacional: UNASUR, CELAC; ONU, OEA, etc., se presentan quebradas en su cuerpo y espíritu, pues, quien dirige la UNASUR es un reconocido financiado por narcotraficantes y asesinos como Pablo Escobar Gaviria; la CELAC no es más que el nuevo espacio de dominio político internacional del Estado-gobierno Militar más longevo en el mundo, sólo equiparable en dominio y atrocidades a Corea del Norte (hablamos de Cuba), y la ONU y la OEA, se presentan como unas viejas e inofensivas viudas de la Guerra Fría, siempre cuidándose de no decir algo que vaya más allá de la defensa de su manutención heredada; vale decir, un Secretario General de la ONU o de la OEA, no es otra cosa que un objeto puesto y dispuesto para no decir y no hacer nada, eso sí, cobrando en dólares y con todos los gastos pagados con el hambre y la miseria de los de abajo de todo el mundo.

De tal manera, pues, la antropóloga de marras no está muy lejos del contexto del pensamiento de la llamada “comunidad internacional” a la que le vale madres si pueblos enteros son masacrados; si lenguas y culturas desaparecen; si un gobierno aquí o allá viola los derechos humanos de cientos, miles o millones de seres en cualquier parte del mundo; porque de lo que parece tratarse es de la global naturalización de tales violaciones, pues, cómo reclamarle a Cuba la violación de los derechos humanos de todos aquellos pequeños seres que, terminan por lanzarse a enfrentar un mar de tiburones en balsas de tablas o flotadores de llantas de camiones si, al mismo tiempo, la Ley Patriota enarbolada por George Bush es capaz de legalizar la tortura; si  Kin Yon Un, heredero del trono en Corea del Norte asesina y lanza a los perros a su familia por considerarlos traidores de derecha si, al mismo tiempo, cualquier turco, sirio o libanés puede ser pateado a las orillas del metro en Berlín, París o Londres.

O que, finalmente, el gobierno socialista de Michelle Bachelet le aplique a los Mapuches la Ley antiterrorista impuesta por el superderechista Augusto Pinochet para juzgarlos por defender sus territorios; o que Lula da Silva o Dilma Rousseff en Brasil persigan, apresen y juzguen indios que luchan contra la construcción de grandes represas en sus territorios; o que Evo Morales enfrente militarmente a los indios del TIPNIS opuestos a que sus territorios sean divididos por una carretera que sólo beneficia a las transnacionales y a la Odebrecht. En todo caso, nuestra conclusión no puede ser otra que aquella a la que muy previamente llegó el Sub-Comandante Marcos al decir que, “la izquierda (en América Latina) no es más que el otro brazo de la derecha.

En este sentido, la antropóloga a la que hacemos referencia no está fuera de contexto; sin embargo, su atrabiliaria, racista y ETNOCIDA interpretación de la realidad económica y política de Venezuela; por la que, no menos de ocho pueblos indígenas estarían siendo condenados a desaparecer de un plumazo para beneficio económico de las más oscuras mafias rusas, chinas y canadienses quienes, desde ya, ostentan concesiones que les otorgan la posesión territorial de unos 112 mil kilómetros cuadrados (algo así como del 12% del territorio nacional), a orillas del río Orinoco; ya que, a su parecer, tal entrega se justifica en la medida en que tal usufructo del territorio nacional y de nuestra soberanía se hace nada menos que en función del sostenimiento en el poder de un supuesto proyecto de revolución de izquierda con un más que supuesto papel histórico en la liberación general de América Latina.

Pero, es justo decir que la entrega del territorio nacional no es un hecho nuevo, ni se trata de algo inventado por la izquierda, hoy representada por extraños seres como Alí Rodríguez o Julio Escalona; por el contrario, lo único que podemos decir es que, estos extraños seres le enseñaron a Chávez lo que ya antes en Venezuela, el pensamiento colonial había establecido como nuestra supuesta condición natural de ser un territorio susceptible de ser repartido, entregado o vendido, por sus gobernantes, sean estos los reyes de España o sus Presidentes republicanos “para bien de la población criolla nacional mayoritaria”; solo que, lo repartido, entregado o vendido, siempre resultan ser los territorios de los pueblos indígenas. Así, pues, la antropóloga no ha dicho nada que históricamente no haya sido dicho o hecho previamente; por tanto, en la lógica de la derecha o de la izquierda nada hay que reprocharle, pues, como parte de su formación en la disciplina científica que ostenta, demuestra claramente su fidelidad conceptual a los preceptos que han conformado su espíritu. Vale decir, es una auténtica representante de la colonialidad del saber para la sustentación de la colonialidad del poder, lo que supone, entre otras cosas, que la ciencia que desarrolla sólo alcanza a ser ciencia, hasta el momento en que su ideología entra en el verdadero terreno de la liberación de los pueblos y, llegado a este punto, siempre es preferible decir: ¡que se jodan los indios!     

III.- Donde hablamos del final de la lucha entre derechas  e izquierdas, o por mejor decir, he aquí su desmadre, ahora nos toca hablar a nosotros

A.- De la Operación Cóndor a la Operación Lava Jato

Hace algunos años, el sociólogo Immanuel Wallerstein planteó que la vuelta al capitalismo más ortodoxo (también nombrado como neo-liberalismo), se estableció en el mundo justo en Inglaterra con la asunción del poder por Margaret Thatcher y, en América Latina, en Chile, con Augusto Pinochet luego del sangriento derrocamiento del Presidente Salvador Allende en 1973. Según Wallerstein, este giro económico-político resultó de la conclusión a la que los grandes factores de poder económico mundial arribaron, pues, consideraron que el periodo del llamado Estado de bienestar instaurado en el mundo después de la II Guerra Mundial había llegado a su fin.

No podía ser de otra manera, pues, al final de la guerra en 1945, los Estados Unidos militarmente victoriosos y con una inmensa capacidad de producción industrial, no contaba con una población en condiciones económicas de comprar el volumen de mercancías que estaba en capacidad de producir ya que, ni Inglaterra, Alemania, Italia y Europa en general, estaban en condiciones de ello. Así, restaurar el mercado fue el propósito fundamental del llamado Plan Marshall que, en efecto, nunca se trató de la benevolencia del victorioso frente a los derrotados, apoyándoles económicamente para reconstruir las ciudades que sus mismas bombas habían destruido; o recomponer el aparato industrial destruido por la guerra, sino que la reconstrucción de infraestructuras y recomposición del aparato industrial requería de una masa de trabajadores que, por esa vía, dejaban su condición de parados por la guerra y pasaban a ser asalariados con una capacidad salarial para comprar.

Esto implicó, que el propio imperialismo norteamericano impulsara una política de fortalecimiento de los aparatos estatales nacionales como vehículos de un superficial proceso de industrialización; pero también, una “descolonización” controlada, pues, en modo alguno se trataba de auspiciar ningún proyecto de auténtica liberación, sino de la necesidad de crear nuevos mecanismos de dominación en el contexto de la nueva etapa de acumulación capitalista que, entre otras cosas, exigía la liberación de las colonias en virtud de su condición de consumidores.

Por tanto, el llamado proceso de “descolonización” nunca tuvo como propósito liquidar la colonialidad de las naciones sometidas, sino de la liberación de mercados de consumidores antes bajo el dominio de una potencia colonial particular. Al mismo tiempo, esta especial “descolonización” dejaba a merced de empresas transnacionales el desarrollo de industrias, fundamentalmente extractivistas en África y Asia, antes sujetas al poder colonial de Inglaterra, Francia, Alemania o Italia. Durante esta “descolonización” controlada, los Estados Unidos se reservaron todo el arco de islas del Mar Caribe (sin contar a Cuba y Puerto Rico, pues, para el imperialismo norteamericano éstas estaban fuera de discusión ya que las habían obtenido luego de su “victoria” militar contra España en 1898). Así, todas las pequeñas islas que componen este arco, así como algunos territorios continentales como la llamada hasta ese momento Guyana Inglesa (territorio venezolano apropiado por Inglaterra), y la Guyana Francesa, vivieron una especie de traspaso de propiedad en la continuidad del tutelaje de sus antiguos imperios.

En todo caso, el Plan Marshall no se propuso otra cosa que restaurar el mercado mundial en beneficio del aparato industrial y productor de mercancías de los Estados Unidos en base a: 1) Apoyar económicamente el proceso de restauración de las infraestructuras destruidas por la guerra en los países europeos (Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, etc.); 2) Impulsar un proceso controlado de “descolonización” en términos de mercado y no de independencia política para las antiguas colonias antes sometidas, ya por países del Eje Nazi (Alemania-Italia-Japón), como por países aliados como Francia e Inglaterra, pues, a fin de cuentas, para el capitalismo la hermandad cuesta y el vencedor siempre cobra; y, 3) Este proceso de descolonización controlado suponía la necesidad de impulsar el fortalecimiento de los aparatos estatales, no sólo en las colonias “liberadas”, sino también, en países que como Venezuela, fueron fieles suplidores de petróleo durante la guerra, pero cuya explotación petrolera estaba en manos de Inglaterra y Holanda, quienes, antes de la Guerra Mundial, llegaron a ser aliados de Alemania para cobrar a la fuerza a Venezuela, supuestas deudas del Estado venezolano y por lo que, de manera conjunta, atacaron militarmente los puertos de Maracaibo y Puerto Cabello en tiempos del Dictador Cipriano Castro, quien, en medio de estos ataques, muy a pesar de su talante dictatorial en contra de la población, lo que expresa y criminalmente era ejecutado por su más frío lugarteniente y compadre: Juan Vicente Gómez; pues bien, ante el ataque anglo-germano, Cipriano Castro lanzó un discurso superficialmente anti-imperialista por el que, aún hoy, la izquierda nacional lo enarbola como parte del acervo del pensamiento anti-imperialista venezolano, y, por lo mismo, la izquierda se ha encargado de despojar a la dictadura de Castro de sus más crueles crímenes y, por añadidura, al encargado de ejecutarlos materialmente:  Juan Vicente Gómez.

Así, al final de la II Guerra Mundial el poder estadounidense hizo “caída y mesa limpia”, especialmente, en lo que se refiere al llamado “patio trasero” de su dominación imperialista en América Latina. Este momento es interpretado por Rómulo Betancourt como una “tardía llegada” de los norteamericanos al negocio petrolero venezolano, pues, desde Castro y Gómez, éste había permanecido en manos de inglesas y holandesas.

Ahora que, cuando hablamos de negocio petrolero, nos referimos al hecho de que por encima de cualquier dato de explotación o producción petrolera efectiva, se trataba de un verdadero dominio territorial nacional que, para ese momento, según el mismo Betancourt, Gómez había entregado cerca del 80% del territorio nacional a empresas inglesas y holandesas que, dicho sea de paso, debían incluir a familiares y muy allegados al dictador, como socios en los contratos de explotación, por lo que las regalías generadas debían ser entregadas de manera directa a los mismos y, por esa vía, llegar al dominio del Dictador.

Ahora bien, para 1973 el llamado Plan Marshall y su período de Estado de Bienestar, según el parecer de los más poderosos factores de poder económico mundial, había llegado a su fin; sobre todo, porque el capital financiero se había robustecido en unas dimensiones que exigía abrir cauces a nuevas inversiones y, por otro lado, porque el fordismo como sistema de producción resultaba ya un modelo anacrónico a la luz del avance de las nuevas tecnologías que, al mismo tiempo, pusieron punto final al proceso de sustitución de importaciones que el imperialismo había establecido como nuestro camino al desarrollo y sobre cuya lógica, desde los años 50 a los años 70, la derecha (social-demócrata o social-cristiana) y las fuerzas de izquierda en todos sus matices, se disputaban el poder de los Estados.

En todo caso, un nuevo contexto en el proceso de acumulación capitalista se presentaba y en este nuevo escenario, no era el capital industrial (y la producción industrial) el factor determinante para los centros del poder económico mundial, sino que el capital financiero exigía paso libre a sus inversiones en cualquier parte del mundo, sobre todo, en aquellas áreas territoriales a las que, en su momento, la producción industrial y su tecnología no estaba en capacidad de ocupar y territorializar. Por supuesto, tal exigencia requería de una absoluta libertad de penetración y dominio de espacios y territorios que, de alguna u otra forma, el anterior Estado de bienestar y, sobre todo, la lucha de comunidades que sustentadas en el discurso legal de los Estados-gobiernos de la época, habían logrado medianamente proteger espacios territoriales propios que, en el nuevo contexto resultan fundamentales al nuevo periodo de acumulación; sin embargo, y como quiera que sea, el proceso anterior de fortalecimiento de los Estados-nacionales hizo posible la construcción de todo un discurso legal que, al nuevo contexto de acumulación capitalista le resultaba, por lo menos, agobiante.

Es este, pues, el contexto económico y político sobre el que en los años setenta se instauran y sustentan las dictaduras militares en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y hasta Brasil, y cuyo desarrollo permitió sustentar el diseño y ejecución de la llamada Operación Cóndor, considerada por los militares en el poder como una acción política-militar necesaria, no sólo como puntal para su sostenimiento en el poder, sino como sustento social a la nueva etapa de acumulación capitalista de los grandes factores de poder económico mundial que, ciertamente, muy conscientes estaban de los efectos sociales del giro económico-político que, como consecuencias, traería lo que ahora imponían.

De tal manera que, no es posible entender en toda su dimensión la Operación Cóndor sin ubicarla en el espacio económico-político que los factores de la colonialidad impusieron como lugar para su existencia, muy a pesar de nuestra voluntad política, social o cultural, pues, nunca se ha tratado de lo que pensemos o de la fuerza con que gritemos nuestras consignas, ya contra las dictaduras militares del Cono Sur, o contra los mismos criminales militares que hoy en Venezuela, por ejemplo, se autocalifican como de izquierda, lo que muchas veces ha puesto a dudar a nuestros vecinos suramericanos a brindar cualquier apoyo a la lucha de nuestras comunidades, aún sabiendo de nuestra desgracia.

Por tanto, es posible decir que la Operación Cóndor no fue necesariamente un invento personal de los militares dictadores en el Cono Sur, sino que resultaba una acción que ellos ejecutaban en el contexto de implantación de la nueva etapa de acumulación y que requería,  el control social a muerte.

Desde esta perspectiva, la Operación Cóndor no sólo se trató de la confabulación criminal para liquidar enemigos políticos de las dictaduras, sino de una verdadera “limpieza territorial”, esto es, la desaparición de todo sujeto cuya memoria política asomara la posibilidad de reterritorializar la lucha social contra el capital; de allí la práctica de despojar  a las madres de sus hijos luego de asesinarlas. Esto, que para cualquier ser humano no puede menos que resultar abominable; se trata de una práctica históricamente establecida en nuestro continente por los conquistadores europeos en contra de las poblaciones indígenas pero que, posteriormente, fue igualmente desarrollada por los gobiernos republicanos en casi todo el continente pero con gran  intensidad en los países del cono sur, que lanzaron verdaderas campañas militares que terminaron por desaparecer a los ONÁS, los Kaweskar, diezmar a los Mapuches, a los KALCHAKIS y los indios fueguinos, a quienes se liquidaba en función y en virtud de la imposición territorial de la modernidad, sus niños sobrevivientes, igual fueron objeto de entrega a familias criollas de la época.

Aclaramos que lo anteriormente dicho, nada tiene que ver con ninguna especie de pago de Karma por daños previamente ejecutados u omitidos por los criollos en su hacer, sino que la Operación Cóndor como la Operación de Liquidación indígena en todo el Cono Sur de América, no responde sino a la misma imposición del proceso de acumulación capitalista que exigió, en ambos momentos históricos, la liberación de espacios territoriales de la presencia física o expresión material de cualquier población presente en los mismos; pero también, de toda memoria cuya presencia contradiga radicalmente el modelo a imponerse. Ahora que, justo es decir, la única diferencia entre el dolor indígena y el de las madres de los desaparecidos durante las dictaduras, es que los pueblos indígenas, liquidados y desmembrados, nunca tuvieron la posibilidad de que las madres-abuelas despojadas de sus nietos indios, pudieran protestar en las plazas públicas de Chile, Argentina y Uruguay. Ellos, sencillamente, dejaron de existir aunque están vivos, pues, allí, tercamente siguen los mapuches, ahora perseguidos como terroristas, los CALCHAQUÍS siguen viviendo y r-existiendo porque en verdad, para ellos, la muerte es mentira.

Así, pensar que la Operación Cóndor solo se trató de la criminal persecución de militantes de izquierda (que ciertamente lo fue), por las dictaduras militares derechistas, sin establecer sus vinculaciones con la nueva etapa de acumulación capitalista a la que tal Operación daba respuesta política y militar, fue una falsa apreciación política que provocó una equivocada orientación de la lucha de los movimientos sociales afectados por esa Operación; pero también, del movimiento social en general, pues, ello atizó la existencia en un mismo movimiento como el peronista; por ejemplo, de grupos que desde la izquierda (los Montoneros), enfrentaban a la dictadura militar en Argentina, pero, asimismo, grupos como la AAA (La Triple A), ultraderechistas de igual origen peronista, formaban parte de los escuadrones de muerte que, en más de una oportunidad, se encargaron de ejecutar las acciones de secuestro, tortura y muerte en el contexto de la Operación Cóndor.

Sobre esta falsa premisa la izquierda latinoamericana no sólo justificó históricamente su derrota política; sino que, a contravuelta, se vale del mismo argumento para justificar sus propios crímenes políticos hoy ejecutados por algunos de sus representantes en el ejercicio del gobierno con los mismos propósitos: permanecer en el poder; pero sobre todo, para justificar una orfandad ética que parece perder, justo en el ejercicio del poder desde la misma lógica y continuidad de la colonialidad; es por ello que, la izquierda en los gobiernos llamados progresistas de fines de los noventa, no sólo naturalizó al capitalismo como sistema del que, a su parecer, resulta imposible desprenderse y por lo que sus teóricos más representativos justifican bajo un supuesto etapismo o periodo de transición que, una vez tomado el poder, resulta ser inevitable al proceso de instauración definitiva del poder popular y, para ello, cabe la posibilidad de hacer uso político de los vicios propios del capitalismo como mecanismo y/o plataforma válida para la sustentación económica del supuesto “proyecto de liberación”.

He allí, pues, el contexto del actual “escándalo” de la Operación Lava Jato. Vale decir, hacer y obtener dinero a través de negocios como el narcotráfico o la corrupción política y administrativa de la derecha, parece a la izquierda, no sólo permisible sino hasta necesario, en tanto que, como eufemismo, verbalmente sustenta la continuidad de su lucha por la transformación del mundo sí y sólo sí, ellos tienen el poder; sin embargo, por ser la transformación social del mundo un objetivo muy a largo plazo, resulta para ellos natural entender que en el camino algunos de sus miembros, por añadidura, termine enriquecido o como representando a una “nueva burguesía”, a costa del dolor, del hambre y la miseria de todos los excluidos.

fin parte 1 

Ruptura - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 20:06:59
postaporteñ@_______________________________

De la Operación Cóndor a la Operación Lava Jato: (2)

1. b) La Operación Lava Jato o el fin de la izquierda en América Latina

La instauración de la nueva etapa de acumulación capitalista, muy por encima de los cálculos de sus impulsores en el Consenso de Washington, no se haría sin recibir la respuesta crucial de los pueblos que supieron en sus carnes la condena a muerte de su historia. Así, a poco más de una década después del derrocamiento de Salvador Allende, 1988 para ser exactos, Carlos Andrés Pérez gana holgadamente las elecciones en Venezuela basando su campaña en una especie de vuelta a la abundancia económica que, producto del boom de los precios del petróleo durante su primer mandato (1973-1978) hizo posible la creación del espejismo de lo que él llamó “la Gran Venezuela”, esto es, el ingreso al país de una cantidad de divisas por concepto de venta de petróleo, que permitió a su gobierno generar la ficción de “riqueza” al punto de regalar a Bolivia un barco refrigerado (El Sierra Nevada), para las exportaciones de este país que aún hoy, no tiene un puerto de anclaje propio; dicho sea de paso, tal regalo fue altamente cuestionado por la izquierda venezolana, especialmente, por los partidos que con Chávez y hasta hoy día, merodean en el gobierno como mosquitos a la piña dulce. En todo caso, en el contexto de fines de los años ochenta, la holgada victoria electoral recientemente obtenida le pareció suficiente a Carlos Andrés Pérez como para instaurar la nueva etapa de acumulación exigida por los grandes factores de poder económico y político mundial, sin acudir a la fuerza criminal militar impuesta en los países participantes de la Operación Cóndor.

Los acontecimientos inmediatamente posteriores a su toma de posesión como Presidente en la que, por cierto, un invitado muy especial fue Fidel Castro, dejaron al desnudo su falsa lectura del nuevo contexto histórico-político latinoamericano. He llegado a pensar que Carlos Andrés Pérez nunca llegó a entender, que tanto para el pueblo que había votado por él en diciembre de 1988, como para los grandes factores de poder económico mundial, él ya no representaba lo que creyó representar. Es por ello que jamás vio venir el estallido social de febrero de 1989, apenas retirándose la corte de invitados a su toma de posesión y justo inmediatamente de declarar su primer ajuste económico para enfrentar la crisis que, con su “popularidad”, pensó implantar sin que hubiera un solo muerto. El Caracazo le estalló en pleno rostro y pienso que aún hoy, en su tumba, su espíritu estará preguntándose ¿qué pasó?, ¿por qué pasó lo que pasó?

Aturdido por el estallido social de quienes estaba convencido controlaba con su verbo, tampoco vio venir las intentonas golpistas de 1992 (4 de febrero y 27 de noviembre del mismo año), jamás sospechó de las vinculaciones de su propio Ministro de Defensa (Ochoa Antich), o del propio expresidente Rafael Caldera, y todos los llamados “notables”, entre los que se encontraban dueños de periódicos, periodistas, intelectuales de izquierda y de derecha, quienes, no sólo sabían lo que estaba por suceder, sino que apoyaron lo que efectivamente sucedió.

En todo caso, el Caracazo (1989), así como la Marcha por el Territorio y la Dignidad en el Ecuador, La Guerra del Agua en Cochabamba (Bolivia), hasta el levantamiento armado de las comunidades mayas zapatistas de Chiapas en 1994 (México), pusieron patas arriba la mesa del poder en toda América Latina/Abya Yala, y por lo que, sobre la ola de sangre derramada por los pueblos y comunidades de abajo, elementos posicionados como pertenecientes a la ideología de izquierda, alcanzaron electoralmente asumir los gobiernos en Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina y Venezuela, enarbolando como banderas propias, la necesidad de una transformación radical y fundamental de sus constituciones en lo que representaría el nuevo pacto social, cuyo acento estaría (prometieron), en la necesidad de defensa de las comunidades.

En este contexto, la esperanza era total y todo parecía indicar que, efectivamente, por lo menos Suramérica vivía un esplendor, y, muy especialmente Venezuela, pues, el costo mundial del barril petrolero pasó de 8 dólares en 1998 a 25, luego a 35, después a 43, y ya para el 2010 promediaba los 140 dólares el barril; vale decir, un nuevo y más descomunal boom de precios petroleros hacía posible sustentar cualquier proyecto de transformación social en nuestro país y, asimismo, apoyar cualquier otra iniciativa en esta dirección en todo el continente.

Pero, he allí que la visión colonial de la izquierda en el poder, y, sobre todo, la haraganería intelectual de sus más “preclaros ideólogos”, nunca se atrevieron a sobrepasar el concepto de “renta del suelo” como factor esencial no sólo para la eufemística formación de una  burguesía nacional que, según ellos, esta vez sí sería nacionalista y revolucionaria; sino que mucho menos, intentó siquiera salirse del redil del consabido acasillamiento electoral de los excluidos mediante programas de asistencia y, por el contrario, darle continuidad al proceso de enriquecimiento de sus oportunistas satélites, tal como solían hacer aquellos a quienes, supuestamente, la “revolución” había liquidado, esto solían resumirlo sus más insignes burócratas con la expresión: “Necesitamos tener el poder para poder”

En este sentido, podemos atrevernos a decir que la categoría “renta del suelo” y su dominio, ha resultado ser el fundamento conceptual del proceso sobre el que, tanto la derecha como la izquierda en América Latina, en diferentes momentos históricos, han sustentado tanto sus críticas como sus justificaciones a la particular corrupción material y simbólica de cada uno de ellos; por mejor decir, no es posible comprender el por qué se produce la llamada Operación Lava Jato sin apelar a la historia de la categoría “renta del suelo” en tanto que, sin importar la ideología, es su “dominio” y “control” lo que orienta ética y políticamente a cualquier fuerza que en un momento determinado llega a detentar el poder del Estado-gobierno en cualquier república de América Latina.

Dicho de otra manera, y, en conclusión, para los marxistas latinoamericanos (militantes o intelectuales), quien domina la “renta del suelo”, sea por explotación petrolera, carbón, cobre, o cualquier elemento hoy designado con el término inglés commodities, puede perpetuar su poder eternamente, pues, se da por hecho que el dominio material de la renta constituye el fundamento del poder mismo y de aquel que lo detenta, y, para ello, en nada interviene su definición ideológica como de derecha o de izquierda, pues, a fin de cuentas, ambas ideologías parten del mismo lugar de ver el mundo; esto es, se trata de la misma visión occidental del poder colonial en contra de los de abajo no occidentales.

Establecido así el origen teórico de nuestro desmadre nacional, creemos ahora necesario aclarar la idea que la expresión Lava Jato encierra en sí misma, cosa a la que los medios de divulgación ni siquiera intentan poner atención. Así, Lava Jato es una expresión muy propia del portugués hablado en Brasil que, como vemos, se conforma mediante dos términos: Lava (del verbo lavar, lavado; lo lavado), y Jato (pronunciado fonéticamente como: yato), se trata de una acción realizada a chorro, es decir, el lavado del que se habla se hace a propulsión a chorro, lo que semánticamente se refiere al lavado de dinero en grandes cantidades, o del lavado a chorro de grandes cantidades de dinero

A sabiendas de esta traducción y, sobre todo, por la imposibilidad de ocultar el hecho de que miles de millones de dólares han sido saqueados por los gobernantes de izquierda, o  el lavado de miles de millones de dólares provenientes del tráfico de narcóticos y puestos a  circular ilegalmente o, fuera del control del mercado, ya como parte de sobornos, o para la constitución de empresas, o para la compra de éstas, especialmente, las referidas a medios de comunicación, es por lo que elementos como Alí Rodríguez o Luis Britto García, intentan convertir en un acto de fuerza teórica, en sustento del proceso de conformación de una inexistente burguesía nacional capaz de contribuir con sus “inversiones” a los cambios político-económicos que, como parte del desarrollo de las fuerzas productivas es lo que hará posible el fortalecimiento de una clase obrera en condiciones de construir, por sí sola, el socialismo. La magnitud de tal sofisma sólo es comparable con el tamaño del enriquecimiento obtenido por estos teóricos y demás petardistas

Sin embargo, desde la más elemental sabiduría popular ya sabíamos que después de la muerte de Bolívar y del fin de la Gran Colombia, todo gobierno criollo siempre resultó en sí mismo, la expresión de la corrupción del espíritu de aquellos que alcanzaron el poder gubernamental del Estado en cualquier lugar de América y que, para su sustentación y continuidad, siempre terminan alimentando con dineros de la hacienda pública (producto de su dominio de la renta), a sujetos que, así enriquecidos, se conforman falsamente como clase “burguesa” nacional; pero que siempre está más comprometida con la continuidad en el poder de sus benefactores que con algún proyecto de “desarrollo” nacional que, les obligaría a invertir capitales que nunca están dispuestos a realizar sino es por la vía del Estado-gobierno, de allí que la permanencia del benefactor en el ejercicio del poder siempre resulta fundamental a la existencia de “sus apóstoles”.

Vale decir, la historia económica y política de América Latina no puede ser comprendida desde una visión, digamos, ortodoxa del marxismo (que es la que ha abundado entre nosotros), ya que en relación a la formación de la clase burguesa, por ejemplo, ésta nunca es el resultado de un proceso de acumulación en el contexto del desarrollo de las fuerzas productivas, sino de la corrupta complicidad entre quienes ejercen el poder político del Estado-gobierno y determinados sujetos que el mismo poder político promueve a través del drenaje de parte de la renta en función de la sustentación económica y continuidad del poder político de los gobernantes

Ahora bien, si en el contexto de implantación de la nueva etapa de acumulación capitalista en los 70, la Operación Cóndor resultaba militar y criminalmente necesaria a los intereses de los dictadores, quienes, por esa vía creyeron extender y resguardar su dominio político en el espacio territorial del cono sur involucrado; asimismo, la Operación Lava Jato ha representado una acción conjunta entre los Estados-gobiernos, particularmente auto-definidos como de izquierda o progresistas, en función de la desviación de recursos económicos a través de grandes comisiones por contratos otorgados a grandes empresas, por el mero ejercicio de su poder, especialmente de construcción, como la brasilera Odebrecht y que, en buena parte, eran destinados a la sustentación en el poder de esos mismos factores que, en nombre de la redención social, saqueaban a sus pueblos, pues, otra muy buena parte de tales desviaciones eran destinadas al enriquecimiento personal de algunos elementos pertenecientes a las estructuras de poder en todos y cada uno de los países involucrados (Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Nicaragua, Cuba y pare usted de contar)

Ello, muy a pesar de que “de los dientes hacia afuera”, el discurso de los líderes hablaba de la posibilidad de transformar nuestras sociedades y aún del mundo, en algo más allá del dominio de la renta del suelo o de su entrega para su explotación por las transnacionales.

No de balde, en Venezuela, por ejemplo, el discurso de Chávez y sus acólitos se tiñó de un patrioterismo que ha terminado en el absurdo de un nacionalismo más vinculado al nazi-fascismo alemán donde palabras como “patria” o “libertad” fueron manipuladas hasta el punto de torcer su significación hasta llegar a referirse, en términos del poder, justamente a todo lo contrario de su significación originaria.  

Por otro lado, es importante señalar que así como la Operación Cóndor pudo ser silenciada o enmascarada por el tiempo que duraron las dictaduras involucradas en sus crímenes, precisamente, por la complicidad imperialista y la violencia que éstas esgrimían en contra de sus enemigos; la Operación Lava Jato pudo ser enmascarada ante los pueblos por la coyuntura del boom de los precios de las materias primas (commodities) en el mercado mundial; así, los altos precios del petróleo que llegó alcanzar los 140 dólares el barril en la década que va de 2002 a 2012, hizo posible el espejismo de la vuelta de la Gran Venezuela de CAP, ahora llamada “Revolución Bolivariana” es por lo que ahora, a los efectos del desmadre que hoy tenemos como resultado, CAP y Chávez son la misma mierda (con sus diferencias de detalle, claro está)

En todo caso, en el momento en que se produce la caída de los precios mundiales de los energéticos y demás commodities, porque, al fin y al cabo, se trata de mercados no controlados por los revolucionarios ahora en el poder de nuestros Estados dependientes y que, en la lógica del capitalismo mundial antes y ahora en su nueva fase de acumulación, nunca han dejado de ser algo más que proveedores de materias primas y/o energéticos; es cuando la máscara de la supuesta abundancia que, dicho sea de paso, todos los gobiernos de izquierda adjudicaron a su sola presencia, se cae estrepitosamente y toca al pueblo comenzar a sacar cuentas y, ciertamente, estas no cuadran, sobre todo, cuando vemos; por ejemplo, en Venezuela, a Tarek El Aisami como dueño de empresas en Venezuela y los Estados Unidos; comprando periódicos a través de testaferros y con cuentas bancarias (hoy cerradas por el Imperio) en los Estados Unidos, Panamá y el Reino Unido; o a un Diosdado Cabello que puede darse el lujo de enviar a su hija, aspirante a ser cantante, a vivir y estudiar en París sin que se sepa cómo le hace con su pensión de militar retirado o su dieta de Diputado para cubrir sólo el boleto de avión; o también ver a una Cristina Kirchner como dueña de hoteles exclusivos, o ver por la televisión a uno de sus favorecidos lanzar maletas llenas de dólares al interior de un convento,  al tiempo que unas monjitas se hacían las weyas de que no sabían lo que traían las maletas y que no era otra cosa que parte del botín que, para el funcionario kirchnerista, se trataba de lo que creía haber ganado, pues, en la lógica del ejercicio de la colonialidad del poder no existen límites éticos, pues, la sociedad no existe, sino el Yo personal del presidente, sus ministros y cualquier puto acólito (con el perdón de la palabra)

 En todo caso, se trataba de parte de lo que el pueblo argentino más pobre había sido despojado por sus traidores; pero, lo mismo podríamos decir de Chávez, Lula, Evo, Lugo, los sobrinos de Maduro, y pare usted, otra vez, de contar.

En todo caso, no es nuestro interés tratar de demostrar la pudrición que corroe el espíritu de nuestras naciones en todo el continente, pues, se trata de hechos observables día a día y, para saberlo, en verdad no necesitamos de CNN, pues, en Venezuela este desfalco que sobrepasa una década y media se ha traducido en un empobrecimiento que, por sólo mencionar un ejemplo, un maestro de primaria, un profesor de secundaria, un académico universitario o un médico cirujano, para sobrevivir, debe realizar por lo menos dos labores adicionales; esto es, debe ser maestro y luego ser taxista; o vendedor de hotdogs (perros calientes), al tiempo que los sobrinos del Presidente confiesan haber sacado grandes cantidades de droga en aviones de PDVSA a través de la rampa presidencial, o que elementos del gobierno exhiban sus grandes fortunas y  propiedades restregándolas, sin el menor recato, en el rostro de los que hoy sobreviven revisando diariamente la basura de finos restaurantes o de mercados populares (¿Qué dirá el Santo Padre, que vive en Roma?)

En fin, la Operación Lava Jato no ha sido más que la conformación de una red dirigida y ejecutada por los detentadores del Estado-gobierno en Venezuela, Brasil y Argentina, por solo mencionar los más importantes Estados-gobiernos involucrados en lo que pareciera ser la globalización latinoamericana de la corrupción, instaurada luego de la lucha y muerte de las comunidades de abajo que pusieron sus espaldas para que éstos miserables treparan a las más altas esferas del poder político en sus respectivos países y que, al igual que los militares de las dictaduras de los años 70 de la Operación Cóndor, una vez en el poder,  parecieron acordar una red de corrupción económico-política que, ciertamente, les ha permitido hacer fluir y trasladar grandes cantidades de dinero extraídos de las arcas públicas para beneficio de sí mismos y de sus allegados y a costa del hambre y miseria de los pueblos.

Todo esto nos lleva a concluir que, al responder a la misma lógica del poder y su ejercicio, es posible establecer (en medio de las diferencias), un singular paralelismo entre la llamada Operación Cóndor y la Operación Lava Jato. Es casi seguro que mis muy pocos lectores con corazón de izquierda nos acusen de comparar peras con manzanas, pues, ciertamente, aparentemente resultan incomparables la Operación Cóndor y la Operación Lava Jato, especialmente, dada la condición de violencia policial-militar de la primera y de corrupción económica la segunda, y no podemos más que reconocer la razón de un argumento como este, pues, ciertamente, hoy es posible tener casi con absoluta certeza la cantidad de muertos y desaparecidos durante la Operación Cóndor; por el contrario, resultará muy  difícil determinar con precisión el alcance del daño que el latrocinio de la Operación Lava Jato ha impuesto sobre la carne y corazón de nuestros pueblos, no sólo en cuanto a la expansión de la pobreza y el hambre en cifras poblacionales, sino en sus vinculaciones con la maximización de la violencia que, por hambre, por sólo mencionar una variable, en Venezuela, se ha disparado a magnitudes imposible de cuantificar; igualmente resulta difícil cuantificar el número de muertes que por falta de medicamentos, o niños que mueren al nacer por falta de insumos en los hospitales se han producido durante los últimos dos o tres años, pues, la desaparición de las estadísticas de inflación del Banco o de muertos registrados en las morgues y hospitales, ha sido la orden de silencio más severamente vigilada por la revolución bolivariana; por tanto, no nos es posible cuantificar el número de muertos y desaparecidos; así como será muy difícil determinar el alcance de los daños generados por desnutrición a los sobrevivientes de la crisis en el contexto de la Operación Lava Jato en Venezuela, Brasil,  o Argentina.

En todo caso, una cosa sí debe quedar definitivamente clara: tanto para la Operación Cóndor como para la Operación Lava Jato, los detentadores del poder (de Derecha los primeros y de Izquierda los segundos) de los Estados-gobiernos, en efecto se confabularon en función del mismo objetivo: someter ya por la fuerza, ya por el control de los recursos económicos legales (pero también de negocios ilegales como el narcotráfico), en una especie de control del hambre, a sus pueblos y, ambos, justifican sus acciones en virtud de la necesidad de su perpetuidad en el poder de sus Estados; por lo que, podemos concluir, que para los excluidos, desde la colonialidad no es posible un proyecto liberador de los de abajo.  

1.  c) La voz del Tercero Excluido en la construcción de otro mundo posible

Debo confesar, que sólo mencionar la idea del final de la izquierda, ciertamente, me conmueve, pues, como quiera que sea, que a pesar de que durante los últimos 30 años he buscado despojarme de toda parafernalia ideológica aprendida desde la colonialidad occidental en la que, igualmente, he sido víctima y victimario, lo que me ha llevado a enfrentar mi propia historia personal en la que por mucho tiempo estuve convencido de representar a un hombre de izquierda; entender que tal definición sólo formaba parte de mi aceptación o sometimiento colonial; por momentos, se torna en la aceptación de quienes me acusan de pertenecer o ser un hombre de derecha

Así, pensar en el final de la izquierda (tal como aprendimos a serlo), siempre resulta considerar nuestro propio final como sujetos participantes de la historia de imposición de esa noción; pero también (eso me alienta), la necesidad de resurgir desde un pensamiento otro, pues, se trata de un acto de conciencia individual o, por lo menos, de difícil socialización; sobre todo, porque se trata del momento en que el sujeto es visto y se siente visto como fuera de todo conjunto; esto es, se trata de un sujeto aparentemente solitario, enfrentado a dos supuestos poderosos enemigos: la ideología (y los ideólogos) de derecha y la ideología (y los ideólogos) de la izquierda, pues, al fin y al cabo, como una escopeta de doble cañón, ambos le dispararán con la misma fuerza desde sus dos cañones como al tercero excluido o, ajeno al espacio natural de lucha que da vida a la historia de su existencia material y simbólica.  

Esto le dije a Julio, un amigo añuu que conozco desde que era un adolescente,  quien a pesar de haber perdido un brazo nunca había dejado de trabajar como el mejor constructor y reparador de embarcaciones en la Laguna; pero que hoy día, en medio de la paralización total de la pesca, ninguno de sus compañeros necesita de su trabajo. Hablo de esto con Julio porque en sus comienzos, él se enroló en la revolución chavista, su casa era sede del Consejo Comunal y la bandera roja del PSUV, raída y sucia, aún ondea en el techo de su rancho. Pero, hoy Julio se debate entre la fe en que el gobierno enviará comida cada dos o tres meses, y la fe en que sólo Cristo basta para mitigar el hambre de sus hijos; es decir, Julio va y viene entre el opio de la revolución y el opio de la religión. Sin embargo, cada vez la esperanza se le pone más lejos, y por momentos recuerda  junto a Santos, su padre, ya casi ciego, el tiempo en que la pesca era tan abundante en la Laguna, que cualquier niño podía pescar con arco y flecha.

Cuando eso recuerdan, aclaramos, para nada se refieren a gobiernos anteriores, sino justo al tiempo en que todas las familias de la comunidad podían, de manera autónoma, satisfacer sus necesidades materiales, y, cuando esto rememoran, es posible observar cómo ensanchan su pecho, pues, se trata de manifestar en el gesto, la dignidad implícita en su recuerdo.

La aclaratoria nos parece importante, pues, para los añuu, como para la totalidad de las naciones indígenas de Venezuela, siempre ha habido conciencia acerca de una pertenencia al Estado-nación determinada por una sujeción orientada por la colonialidad del Estado sobre las comunidades y pueblos. Dicho de otra forma, siempre han sabido los pueblos indígenas que, no importa quién esté de berrnadoran en Venezuela,  su condición es la del excluido que sólo cuenta al momento de contabilizar los votos para establecer en el poder en el gobierno central, al berrnadoran de turno.

Sin embargo, cuando se establece la nueva Constitución Nacional de 1999 (aprobada en 2000), todo un capítulo parecía reconocer, al fin, la existencia de 24 naciones indígenas y, por tanto, generó la apariencia de inclusión de los mismos, con una carga de derechos supuestamente suficientes para el ejercicio de su ciudadanía. Tal “inclusión”, fue celebrada por todos los pueblos, y enarbolada por la izquierda latinoamericana y mundial, como un acto de justicia por más de 500 años esperado. Todos nos fuimos con la finta: la derecha, al acusar a Chávez de ser un comunista que pretendía igualar a unos indios “desprovistos de cultura”, y la izquierda, al creer que, en verdad, Chávez hacía lo que hacía porque era comunista. Craso error

La explicación se asienta; por un lado, en el cambio político que los factores de poder económico mundial consideraron necesario ejecutar, pues, habían asimilado por las luchas sociales de fines de los 80 la repulsión popular a las medidas económicas correspondientes a la etapa de acumulación que, ciertamente, habían hecho estallar a los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina. Por el otro, porque la expansión del capital financiero requería marcos constitucionales y jurídicos capaces de brindar seguridad legal a sus inversiones en espacios donde las poblaciones indígenas estarían directamente involucradas por tratarse de proyectos a realizarse en sus territorios ancestrales y tradicionales.

De hecho, es Venezuela el último país en modificar su Constitución Nacional en toda  Suramérica, a los efectos de hacer posible la definición del estatus territorial de las poblaciones indígenas y, por esa vía, abrir cauce a la construcción del marco legal y jurídico a las nuevas inversiones que requería de tales espacios. Por mejor decir, ya en Brasil, por ejemplo, incluso en el contexto de la dictadura militar, tales cambios constitucionales hicieron posible el inicio de la demarcación territorial de los pueblos indígenas de la Amazonía, delimitación que, dicho sea de paso y aunque parezca contradictorio, fue detenida o minimizada, por lo menos en la cantidad de hectáreas reconocidas a los pueblos indígenas, precisamente durante el gobierno de Lula Da Silva luego de la dictadura. En todo caso, las Constituciones en Ecuador, Bolivia y hasta en Colombia habían abierto el cauce al reconocimiento territorial y la condición de los pueblos indígenas, negros y campesinos, en función de ofrecer estabilidad jurídica a las inversiones de los grandes factores de poder económico mundial y a los nuevos proyectos de explotación en la nueva etapa de acumulación capitalista.

Pero, además, la Constitución Bolivariana impuesta por Chávez y sus seguidores, resulta la única que, en toda Suramérica, no reconoce el estatus territorial de los espacios ocupados previamente a la existencia de los Estados-nacionales por los pueblos y comunidades indígenas, a quienes taxativamente reconoce como pueblos pero despojando a este concepto de todas sus implicaciones políticas expresas en la definición hecha por Naciones Unidas al respecto y, por el contrario, mantiene el criterio colonial de su condición no humana; en tanto que, sólo les reconoce como una especie biológica que sólo requiere de un “hábitat” para su existencia y reproducción biológica; de tal manera que, lo que nunca se atrevieron a hacer ni la dictadura militar de Brasil o el gobierno derechista de Álvaro Uribe en Colombia, lo hizo Chávez en favor de las transnacionales, pero además, con el aplauso de toda la intelectualidad de izquierda venezolana, latinoamericana y mundial.

Ahora bien, nos parece igualmente importante señalar que no existe país en toda América Latina cuente con una historia Constitucional más larga que Venezuela, precisamente, porque desde la disolución de la Gran Colombia de Bolívar, que por supuesto, generó su propia Constitución, unas 28 o 29 constituciones nacionales han sido elaboradas, aprobadas y sancionadas por los grupos que, coyunturalmente, arriban al ejercicio del poder político del Estado-gobierno, y la Constitución de Chávez no escapó a este designio, pues, en ella nada participaron los eternamente excluidos que sólo sirvieron como espalda/escalón para su ascenso al poder y como voto contable para su aprobación; más, nunca como palabra susceptible de ser considerada importante para la definición de un “contrato social” en el que sus propias vidas estaban en juego. Todo ello, justificado por Chávez y buena parte de los ideólogos de la izquierda latinoamericana, como necesidad para sostener el poder para poder, dicho por el cual, podía aplicarse toda la fuerza para someter a los pueblos y comunidades, pero evitar a cualquier precio una confrontación directa (y sólo como gesticulación verbal), con las transnacionales imperialistas norteamericanas, rusas o chinas.

Entonces, llegamos al día de hoy, y vemos, que entre los argumentos más poderosos, por ingenuos, de los más “sanos” izquierdistas que aún intentan sustentar sus cuestionamientos al gobierno chavista de Maduro como una posición netamente “revolucionaria”, en tanto que, para ellos, lo que cuenta es defender el supuesto “legado” de Chávez, “quien sí era bueno, mientras que Maduro y Diosdado son malos”; si esto no lo dijeran en el más dramático de los contextos que sufre todo el país, en el que ellos mismos atestiguan cómo la gente muere de mengua, o sobrevive buscando comida en la basura, ciertamente, sólo debería provocar risa; pero es el mismo contexto el que lo transforma en cinismo y, por ello, no puede menos que provocar la más grande arrechera a cualquier persona que cuente, por lo menos, con un centímetro de corazón humano.

No obstante, sabemos que los más grandes factores de poder mundial, así como las grandes transnacionales y los Estados-gobiernos (de derecha o de izquierda), no sólo se imponen a la fuerza o con la fuerza militar sino que, igualmente, son capaces de cambiar su discurso sustentado por “cientistas sociales” financiados a través de aparatos de investigación social financiados al efecto, en función de generar los “nuevos” conceptos que sustenten y drenan las luchas sociales de irreverentes y rebeldes comunidades de indios, negros, campesinos y pobladores pobres de las ciudades que, pueden caer fácilmente en la red discursiva tejida con palabras como: comunas; consejos comunales; patria para todos; economía verde; economía sustentable; minería ecológica; socialismo ecológico; etc., etc.; pues, todo ello se traduce en la práctica, en criminales programas de políticas públicas, siempre conformados por planes de viviendas; escuelas públicas con programas educativos coloniales de libre sometimiento; programa de asistencia o sometimiento por hambre; carnetización de los sometidos; porque, tanto para la derecha y la izquierda, su sostenimiento en el poder se ha de sustentar:

1) Control total del proceso económico por parte del Estado centralizado; 2) Control de la clase Media que, en el contexto de un gobierno de derecha, se sustenta en la creación de la permanente esperanza de su posible ascenso social y, en el contexto de un gobierno de izquierda, como su emparejamiento con las clases sociales más desposeídas y excluidas; y, 3) El fortalecimiento al máximo del aparato del Estado por sobre una población cada vez más empobrecida, debilitada y minusválida, sobre todo, frente a unas Fuerzas Armadas que, no sólo cuentan con las armas (que ya es mucho decir), sino provistas de una impunidad que busca aterrorizar y liquidar cualquier sueño liberador de los de abajo así sometidos.   

En todo caso, hoy nos es posible decir, que luego de 28 o 29 Constituciones Nacionales siempre elaboradas a la medida y aspiraciones del dictador de turno, nunca antes como ahora está planteada la posibilidad de darle un vuelco a toda la estructura de esto que llaman Estado, y que a capa y espada defienden como concepto y estructura final y única, tanto la derecha (que son sus originarios inventores), como la izquierda que, en el caso de América Latina, ya lo hemos visto, sólo aspiran a perpetuarse en su poder a través del dominio de la renta del suelo y el sub-suelo de sus propias naciones en su propio beneficio de poder y a costa de la vida de sus propios pueblos. Por tanto, de acuerdo a la memoria de nuestras naciones indígenas y comunidades campesinas, negras y pobres de las ciudades, no hay nada nuevo que ver; es decir, nada nuevo puede venir como propuesta tanto de la derecha como de la izquierda como posibilidad de futuro para nuestras naciones.

En este sentido, consideramos que este es nuestro tiempo; es decir, no es posible volver a dejar en manos de elementos ajenos al pensamiento de nuestras comunidades nuestra futura existencia, pues, por más de dos siglos han demostrado su quiebre definitivo, esto es, para ellos no hay palabra desde abajo que valga; es por eso que hoy es posible ver y comprobar cómo partidos políticos contrarios al gobierno, son capaces de negociar por fuera de las necesidades de la gente sus propios intereses desde el pensamiento del tercero, hasta ahora, siempre excluido de todos los procesos de cambio político históricamente dados en Venezuela.

En fin, estamos convencidos de que una posibilidad de reconstrucción de nuestro país es posible; pero, tal reconstrucción si quiere ser verdadera, no será posible sin la palabra hasta hoy excluida en la redacción de todas las Constituciones Nacionales elaboradas para beneficio de quienes, en su momento, se adueñaron del poder del Estado-gobierno. Así, y a contracorriente de lo que pueda pensar como Estado socialista o desde el Sur nuestro amigo Boaventura de Sousa Santos, para que éste en verdad exista, por lo menos, en Venezuela, es necesaria la destrucción del Estado Chavista, sobre todo, en sus compromisos con las transnacionales y mafias rusas y chinas; pero, fundamentalmente, en cuanto al pacto social que pueda ser elaborado y constituido en virtud del respeto a la palabra de todos los que a lo largo de la historia política de esto que hoy todos conocen como República Bolivariana de Venezuela, no pueda ser posible sin el horizonte ético de los pueblos y comunidades indígenas, negras, campesinas y de los pobres excluidos de las ciudades

 De no ser así, la lucha seguirá en el mismo crucial punto, cada vez más mortalmente violenta; lo contrario, que es lo que esperamos, supone la posibilidad de repensarnos desde la perspectiva de los pueblos y esto sí que pudiera constituir otra historia que contar.

Ruptura Tercer Camino, Venezuela

 
José Ángel Quintero Weir - postaporteñ@ 1740 - 2017-03-14 20:05:26
postaporteñ@_______________________________

QUIÉN CANTARÁ A LAS NIÑAS DE GUATEMALA?

Niñas, con su suerte echada antes de nacer. Niñas sacrificadas, de cuerpecitos ardiendo antes de llegar a ser mujer

En el atardecer del 8 de marzo, (Suecia), leí por primera vez lo acontecido en Guatemala en el llamado "Centro de Rehabilitación Hogar Seguro Virgen de la Asunción en San José Pinula, al suroeste de la Ciudad de Guatemala. (No es un centro de rehabilitación sino un refugio)

El mundo se seguía conmemorando el 8 de marzo, las voces no habían acallado en reclamo por los derechos de las mujeres y contra la violencia machista.

Mi primer pensamiento al leer el horror fue la coincidencia con la fecha, nuevamente volví a ver las hogueras, esta vez en Guatemala, devorando cuerpos de niñas, mi segundo pensamiento fue: Cómo las recordaremos?, De las miles de organizaciones que alrededor del mundo marcharon habrá alguna que haga suya el pavor, dolor, de estas niñas?.

En el diario Vanguardia.es leí por primera vez esa misma tarde de lo ocurrido. En él se informaba que el incendio se produjo cuando las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren, según familiares.

Un joven de 16 años relató cómo la revuelta iniciada desencadenó la desgracia. Unos 40 menores intentaban escapar del centro, sin éxito.  Por la mañana, algunas de las jóvenes se encontraban encerradas bajo llave en un aula. Según las primeras pesquisas, una de ellas prendió fuego a unos colchones y ahí se originaron las llamas, que las trabajadoras del centro, con extintor en mano, fueron capaces de controlar.

La casa hogar, a cargo de la Secretaría de Bienestar Social, tiene a unos 748 menores, aunque su capacidad es de 400, entre ellos además de pequeños huérfanos o víctimas de violencia están también recluidos algunos acusados de pertenecer a pandillas o de delitos criminales, denunciaron los familiares.

Pasando los días llegan nuevas informaciones de lo sucedido, las niñas perdieron la vida por inhalación de monóxido de carbono y graves quemaduras. Tras las primeras pesquisas se ha sabido que se hallaban encerradas bajo llave en un cuchitril de cuatro metros de largo. Las niñas que aún sobreviven presentan quemaduras de segundo y tercer grado en más del 50 por ciento de sus cuerpos.

Los medios de información se han referido a las niñas como delincuentes, provenientes de hogares disfuncionales, des menospreciando sus vidas. Digamos por un momento que es así, merecen entonces quemarse en la hoguera?

El Hogar ha sido investigado desde 2016 cuando salió a la luz que las autoridades violaban a las niñas y adolescentes y por trata de personas con fines de explotación sexual. A pesar de las pruebas contundentes, de las denuncias por el estado de calamidad en el que las tenían, instalaciones no aptas para refugio de personas, nada pasó.

Esto era de conocimiento público para el 8 de marzo de este año, entonces cabe preguntarse: Por qué las organizaciones, las mujeres guatemaltecas que se unieron a la marcha, las feministas, estudiantes, periodistas de 'izquierda', medios alternativos guardaron silencio?

Niñas nadie

Niñas en su gran mayoría de origen indígena, pobres, mujeres. No cuentan. Desde las redes sociales hierven de comentarios después del trágico desenlace, pero dónde estaban antes?.

Del mismo modo las organizaciones de mujeres internacionales no se han pronunciado, no han llamado a salir a las calles, es más fácil protestar por las redes sociales, les han vuelto la espalda. O bien quizás se planten dudas si eran o no criminales. Apesta, todo esto apesta

Estas niñas viven en una situación de abandono y orfandad en lo que se puede y debe calificar centro de torturas del Estado

Un día sí y otro también leemos en diferentes medios sobre centros de tortura en diferentes partes del mundo, en el pasado y en el presente, recordando, recodándonos las atrocidades pasadas en tiempos de dictadura en América Latina. Seguimos pidiendo Justicia. Así debe ser.

Pedimos él Nunca más. Pero sigue sucediendo diariamente. Las cárceles, los centros de menores, las mujeres encarceladas, niños privados de libertad, etc. Qué hacemos?. Callamos.

No sentimos vergüenza, ni nos sentimos culpables, de ahí que no protestamos, denunciamos por lo tanto somos culpables.

Es triste muy triste que muchas de las niñas no tengan quien las reclame, quien las acompañe a su destino final después de un corto viaje. Nuevamente olvidadas.

El Papa Francisco lamentó la muerte de las 40 niñas y adolescentes en el centro de rehabilitación de Guatemala."Esa tragedia es un grito para que escuchemos la realidad que atraviesan los menores de edad".

No hay nada como los Ángelus dominicales del papa Francisco para expresar su cercanía al pueblo de Guatemala que vive el luto por el grave y triste incendio. Recordó también a todas 'las chicas y chicos víctimas de la violencia, maltrato, explotación y de las guerras. En otro momento el Papa comentó que no se puede 'continuar fingiendo que no vemos y no escuchamos' esta realidad de flagelo a la niñez.

Al menos a mi me llama la atención el nombre del centro de rehabilitación Virgen de la Asunción y me pregunto cuánto la 'Virgen' está relacionada a la Iglesia Católica.

 Francisco lamenta la violencia en todas sus formas, al mismo tiempo va en camino del perdón y olvido a los curas violadores de la iglesia. Que mucho hay que decir sobre ellos en Guatemala.

En Guatemala, especialmente las comunidades rurales, las mujeres sufren una doble condena: por género y por etnia. Son las primeras en abandonar la escuela, sus posibilidades de incorporarse al mercado laboral se reducen. Para las mujeres indígenas la oportunidad de trabajar fuera de la casa es en práctica inexistente. Su rol se limita a ser madres, e incluso como tal vuelven a ser discriminadas.

En un país donde el 79,2% de la población indígena vive en situación de pobreza, el modelo social prima al hombre: los padres son los primeros en alimentarse, dando luego prioridad a sus hijos varones. La madre y esposa en la última en comer. Las sobras de la miseria.

"Contra la mujer hay violencia psicológica, física y económica. Hay mucha dependencia, la mujer está supeditada al hombre.

Más allá de Guatemala, en los países de América Latina, con gobiernos progresistas o no, convierten a  las niñas y adolescentes en mercancías, en objetos para la esclavitud y violencia sexual. Las mujeres pobres son desechables.

En Uruguay los principales destinos de la trata son España, Italia, México, EEUU y Brasil. Negocio redondo. El gobierno cierra el ojo. Guarda silencio, cuántas son las mujeres desaparecidas en Uruguay?

Al igual que en Guatemala, en Uruguay más de 5.000 niños y adolescentes viven con familias de acogida o en hogares del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) son niños de familias pobres, desmembradas, que sufrieron algún tipo de abuso, bajo el cuidado del Estado. Uruguay es el país de la región con la tasa más alta de niños y adolescentes institucionalizados. Según UNICEF 2013, proporcionalmente Uruguay tiene casi siete veces más niños en instituciones que Brasil, cuatro más que Paraguay, tres veces más que Argentina y casi el doble de Chile.

Interesante sería saber la situación de estos niños, jóvenes, la real, que no se hable no quiere decir libre de problemas. En especial, la situación de las niñas, adolescentes, ellas, las que no tienen voces propias.

Volvemos a un tema que la izquierda no toca, incluso aquellos que dentro del FA dicen serlos. Es que no dan votos. 

Las niñas de Guatemala no murieron de amor

PELUSA - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 19:53:44
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] [808] [809] [810] [811] [812] [813] [814] [815] [816] [817] [818] [819] [820] [821] [822] [823] [824] [825] [826] [827] [828] [829] [830] [831] [832] [833] [834] [835] [836] [837] Siguiente