Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Venezuela : Masacres y desapariciones forzadas

Por Luis Fuenmayor Toro

RUNRUNES  04/12/2016

El título del artículo recordará a los lectores los trágicos sucesos de finales de septiembre 2014, con los alumnos de la Escuela Rural Normal de Ayotzinapa, a unos 470 Km al sur de ciudad México, quienes fueron agredidos toda una noche por la policía municipal de Iguala, ubicada 260 Km al norte de Ayotzinapa, con saldo de 9 muertos, 43 jóvenes desaparecidos y 27 heridos, que incluían normalistas, maestros y periodistas, así como jóvenes futbolistas y ciudadanos comunes ajenos a las pugnas de los estudiantes y la policía. Éstas se originaron al secuestrar los estudiantes, en su mayoría del primer año y, por tanto muy jóvenes, unos autobuses para viajar días después a ciudad México y asistir a la conmemoración de la masacre de Tlatelolco.

Las investigaciones demostraron que los policías de Iguala y los de Cocula entregaron a los estudiantes detenidos al grupo narcotraficante “Guerreros Unidos”, que termina asesinándolos, quemándolos en el cementerio de Cocula y lanzando sus cenizas a un río cercano, al suponer que había infiltrados del narco grupo enemigo “Los Rojos”, que supuestamente junto con el Director de la Normal organizaban las protestas estudiantiles contra el Alcalde de Iguala, José Luis Abarca, miembro de “Guerreros Unidos”. Todo este encadenamiento de redes delictivas nos demuestra el estado de pudrición y descomposición existentes en México, pues estas situaciones no son algo localizado en el estado de Guerrero sino en toda la extensión de ese país.

En Venezuela ocurren desde hace tiempo hechos idénticos, por lo que hemos alertado de que estamos en un Estado cuyos altos funcionarios son parte de una red de delitos atroces como los de Ayotzinapa. Los negocios cambiarios, el narcotráfico y el contrabando de extracción de combustible y de metales, que involucran a las direcciones gubernamentales nacionales y regionales y de PDVSA; las comisiones que distribuidas entre funcionarios públicos, por operadores financieros y comerciales; los delitos de secuestro, robo, extorsión y desvalijamiento, que involucran a todos los cuerpos policiales y a la Guardia Nacional; los asesinatos masivos y los dirigidos a dirimir liderazgos, cobrar cuentas o silenciar delatores, son parte de lo que nos ocupa

¿En qué se parecen las masacres de Barlovento y Tumeremo?

La matanza con saña hecha por la Guardia Nacional en Barlovento, luego de una OLP al mando de un teniente coronel, de 12 jóvenes detenidos, sin antecedentes ni vinculaciones delictivas según la Fiscalía, torturados, con tiros en la cabeza y mutilaciones de miembros, sepultados en fosa abierta para ello y hallados el 25-11-2016. La matanza por la Guardia Nacional con un teniente al mando, de 9 hombres en Cariaco el 11-11-2016; la desaparición de 28 mineros en Tumeremo, el 4-3-2016, masacrados por bandas que se disputan el control del oro y sepultados por sus asesinos, hecho negado por el gobernador del estado, son indicadores claros del estado de nuestra pudrición, muy similar o mayor incluso que la mexicana.  

 

OLP: operativos represivos de exterminio 

José Rafael López Padrino

BLOG 4/12//16

Las masacres de la Paragua (6 asesinados, 10/06), Cariaco (9 asesinados, 11/16) y la de Barlovento (11/16) donde 12 personas fueron asesinadas y enterradas en fosas comunes, no pueden consideraras como hechos aislados.

Estos asesinatos han sido el producto de la institucionalización de la violencia y de las ejecuciones extrajudiciales en el marco de la militarización de la seguridad ciudadana. Desde la puesta en práctica del “Operativo de Liberación y Protección del Pueblo” (OLP) más de 850 venezolanos según Provea han sido ejecutados extrajudicialmente. Victimas que han sido presentadas como “abatidos en enfrentamiento” en los partes de guerra a la opinión pública presentados por el general Gustavo González (egresado de la Escuela de las Américas), así como por el narco-general Néstor Reverol. Las redadas emprendidas bajo las OLPs han terminado convirtiéndose en operaciones de exterminio de jóvenes en zonas populares del país.

Con la llegada al poder del fachomilitarismo bolivariano (1998) se dio inicio a la aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional Bolivariana (DSNB) y del establecimiento del control militar del Estado que incluyó la militarización de la seguridad ciudadana. Pruebas de la aplicación deDSNB son la Ley Orgánica contra la delincuencia organizada y financiamiento al terrorismo (LODAFAT), la creación del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (CESPPA) y más recientemente la puesta en ejecución de las OLPs.

La LODAFAT fue aprobada a fin de criminalizar y judicializar las luchas del movimiento estudiantil, popular y sindical venezolano. Por su parte el Cesppa constituye un organismo milico-policial que tiene por objeto unificar el flujo informativo sobre los aspectos estratégicos sensibles que estipule arbitrariamente el Estado. Por su parte las OLPs representan la demostración más fehaciente de la militarización de la seguridad ciudadana. Constituyen funestos operativos de exterminio en los cuales decenas de personas han sido aniquiladas a manos de efectivos de la pestilente bota militar y agentes de los cuerpos de seguridad. 

Lamentablemente el anémico intelectual de Maduro le ha dado continuidad a la vieja visión maniquea del amigo-enemigo del nazista Carl Schmitt y su perverso terrorismo de Estado. Apela al uso de la fuerza militar para la defensa de la Patria contra un fantasioso “enemigo interno”. Bestialidad que los lleva a tipificar como enemigo interno a estudiantes, obreros, presuntos delincuentes, disidentes políticos, campesinos, o cualquier otro sujeto no afín con su barbarie.

El régimen se comporta de manera muy similar a los regímenes autoritarios y a las dictaduras militares del siglo XX y XXI. Maduro y su pranato utiliza con rígida lógica militar la concepción de Schmitt para erosionar aún más el Estado de derecho y justificar la sistemática violación del derecho a la vida. Mientras los voceros del régimen “claman victorias” por el abatimiento de “peligrosos maleantes”, los familiares y testigos aseveran que los “abatidos” fueron en realidad detenidos sin que hubiesen hecho resistencia alguna y luego aparecieron en las morgues con signos de haber sido asesinados por disparos a corta distancia (quemarropa) y otros con muestras evidentes de haber sido torturados. Este es el caso de uno de las víctimas en la masacre de Barlovento a quien le fracturaron el cráneo producto de la tortura y mintieron al afirmar que la causa de la muerte había sido un ataque de epilepsia. Una muestra contundente de la vocación humanista que caracteriza a las soldadas y soldados de la patria del que tanto nos habla Padrino López (egresado también de la Escuela de las Américas).

La militarización de la seguridad ciudadana impuesta por el régimen es contraria a lo establecido en nuestra Carta Magna (CM) y en diversos tratados y convenios internacionales que establecen muy claramente el carácter civil de los órganos de seguridad ciudadana. Para nadie es un secreto que los integrantes de la Fuerza Armada Nacional (FAN) no disponen de capacitación alguna para realizar labores de seguridad ciudadana, muy al contrario, son formados para exterminar al enemigo. 

Definitivamente, estamos en presencia de la tortura y de ejecuciones extrajudiciales amparadas por un Estado forajido las cuales han sido institucionalizadas por el régimen espurio y represor de Maduro. Las masacres de la Paragua, de Cariaco y de Barlovento tienen la misma impronta facha-asesina que los ajusticiamientos acaecidos en el Barrio San Vicente, de la ciudad de Maracay (5/08/15). Vale recordar que los artículos 43 y 55 de la CM consagran: la inviolabilidad del derecho a la vida, estableciendo además que ninguna ley podrá establecer la pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla y la obligación de los cuerpos de seguridad del Estado de respetar “la dignidad y los derechos humanos de todas las personas”. Los éxitos de las OLPs no son más que (“body counts” al mejor estilo de los milicos colombianos) de inocentes ajusticiados por el Estado venezolano en el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional Bolivariana.

Las declaraciones falaces del chafarote Padrino López eludiendo sus responsabilidades  y desvinculado a la FAN de las torturas, desapariciones forzadas, y ajusticiamientos extrajudiciales cometidos por sus efectivos en Cariaco y Barlovento lo hacen cómplice y encubridor de estos crímenes. Su supuesto apego al respecto de los derechos fundamentales lo utiliza como coartada para ocultar sus directrices y las fechorías de sus subalternos.

En el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional Bolivariana eliminar al enemigo interno -sea cual sea- no es un delito, es un mérito, es una labor patriótica bolivariana. La Paragua, Cariaco y Barlovento por mencionar las más recientes masacres así lo demuestran.

- postaporteñ@ 1701 - 2016-12-05 17:17:25
postaporteñ@_______________________________

'Somos todos keynesianos', ¿de nuevo? (2)

Salvar al capitalismo y socializar la inversión

Rolando Astarita [Blog]

 Los pasajes que hemos citado en la parte anterior de la nota evidencian la aguda conciencia que tenía Keynes de la necesidad que el Estado garantizara a los empresarios un clima político y social favorable a sus negocios.

Una preocupación que es congruente con el objetivo último de la TG: responder a las amenazas que representaron para el dominio del capital la Revolución Rusa y las convulsiones sociales que le siguieron. Keynes estaba profundamente compenetrado de esta cuestión. Su objetivo era reformar al sistema capitalista, para salvarlo, y atenuar los conflictos de clase.

En esta perspectiva, en la TG, en el último capítulo, aboga por la progresiva disminución de las diferencias sociales mediante impuestos a las herencias y la riqueza. También sugiere que el Estado debería ejercer influencia sobre la propensión a consumir a través de los impuestos, fijando la tasa de interés y “quizás por otros medios” (p. 332). Sin embargo, la tasa de interés no sería suficiente para garantizar la inversión óptima, y por eso afirma que “una socialización bastante completa de las inversiones será el único medio de aproximarse a la ocupación plena” (ibid., pp. 332-333).

Una propuesta anticipa en el capítulo 12. Esa eventual socialización de la inversión sería congruente, además, con su idea de que se estaba en transición hacia otra forma de sociedad (¿o capitalismo?) en la que desaparecería el rentista. Por rentista entendía al inversor que vive de los beneficios, sin cumplir rol productivo alguno. Keynes pensaba que los capitalistas serían progresivamente reemplazados por administradores de empresas, quienes cobrarían un salario por su función.

Sin embargo, también rechaza la estatización de los medios de producción: “… no se aboga francamente por un sistema de socialismo de Estado” (ibíd., p. 333). Como alternativa a la administración estatal, era partidario de entidades gubernamentales descentralizadas y cuerpos públicos semi-autónomos, que deberían operar bajo los auspicios del Estado, como las universidades o el Banco de Inglaterra. Pero no brinda ninguna indicación precisa de cómo implementar esa política. Consustanciado con el liberalismo burgués, rechaza al Estado “totalitario y homogéneo” que “parece resolver el problema de la desocupación a expensas de la eficacia y la libertad” (ibíd. pp. 334-335). Aunque pensaba que la época del laissez faire había pasado, su objetivo último era la defensa del individualismo, “la mejor salvaguarda de la libertad personal, si puede ser purgado de sus defectos y abusos” (ibíd., p. 334). La intervención del Estado debía estar orientada a ese fin.

Con esta perspectiva, Keynes termina inclinándose por un compromiso con la teoría económica establecida. Sostiene que es válida en tanto admita que las fuerzas del mercado, por sí mismas, no llevan al pleno empleo y uso de los recursos. Y si bien el Estado debía intervenir en la economía, “el interés personal determinará lo que se produce, en qué proporción se combinarán los factores de la producción con tal fin, y cómo se distribuirá entre ellos el valor del producto final” (p. 333). Por eso, afirma que si se generan las condiciones apropiadas, “el libre juego de las fuerzas económicas” desarrollaría al máximo la potencialidad de la producción. Este aspecto, el más conservador, del pensamiento de Keynes, por lo general es disimulado por los poskeynesianos de izquierda. Pero constituyó un punto de apoyo importante para lo que vendría después, la síntesis keynesiana - neoclásica. También es significativo que Keynes haya aceptado, en principio, el modelo IS-LM, elaborado por Hicks.

Desde un enfoque marxista, podemos decir que la TG encierra una tensión imposible de desconocer. Es que la propuesta de socializar la inversión y la (prevista) eliminación del aspecto rentístico del capitalismo, apuntan a un régimen que no es capitalista. En igual sentido, el objetivo del pleno empleo entra en conflicto con el rol disciplinador de la desocupación sobre la fuerza de trabajo, y de contención de las demandas salariales. Una cuestión que en los años 1940 plantearon los keynesianos Joan Robinson y Michal Kalecki (véase aquí).

Pero por otra parte, Keynes nunca cuestionó los fundamentos de la economía neoclásica; menos todavía, los orígenes de la ganancia, el interés o la renta. Alababa los beneficios del capital y los mercados libres, y prescribió la intervención estatal como el precio necesario para la preservación del sistema.

El IS-LM

A poco de publicada la TG, sus ideas centrales fueron adaptadas al modelo IS-LM, con el que todavía se enseña Macroeconomía en las facultades de Economía. En este modelo, la inversión se relaciona negativamente con la tasa de interés; el ahorro depende positivamente del ingreso; y en equilibrio, el ahorro es igual a la inversión. Con estas relaciones se determina la curva IS, que da todas las combinaciones de tasa de interés e ingreso a lo largo de las cuales el ahorro es igual a la inversión (o sea, el mercado de bienes está en equilibrio). Por otra parte, se postula que la demanda de dinero depende positivamente del ingreso y negativamente de la tasa de interés; y que la oferta monetaria es exógena (determinada por el Banco Central). Con estas relaciones se determina la curva LM. La curva nos dice que para cada oferta monetaria dada existe una relación entre tasa de interés e ingreso que mantiene al mercado monetario en equilibrio. La intersección de las curvas IS y LM dan entonces el ingreso y la tasa de interés de equilibrio de la economía.

De manera que en este modelo no se considera el tiempo económico; tampoco hay lugar para la incertidumbre, ni para los atesoramientos generalizados (que son típicos de las crisis capitalistas de sobreproducción); el mercado de bienes y el aspecto monetario de la economía están estrictamente separados (las curvas IS y LM son independientes); y la eficiencia marginal del capital, que en la TG determinaba, junto a la tasa de interés, la inversión, ha desaparecido. Todo esto configura un esquema esencialmente walrasiano. El mismo John Hicks, el creador del modelo, reconocería con los años que el IS-LM no representa el pensamiento de Keynes (véase Hicks, 1980-1981).

Al IS-LM se le agrega luego la curva Phillips, que establece que los salarios se relacionan inversamente con la desocupación. Por lo tanto, los precios, que se determinan por un recargo sobre los salarios, también se relacionan inversamente con la desocupación. Pero además, se establece un rasgo “keynesiano”: los salarios nominales y los precios son rígidos a la baja. Así, la desocupación se explicará por la negativa de los trabajadores (o de sus sindicatos) a aceptar bajas del salario. A esto se le llamará “desocupación keynesiana”. Aunque Keynes dice, repetidas veces en la TG que la principal causa de la desocupación no es la negativa de los trabajadores a aceptar bajos salarios; en otros términos, que podía existir desocupación de largo plazo con precios y salarios flexibles y mercados competitivos. De hecho, sostener –como se dice en la Macroeconomía de posguerra- que la desocupación se debe a la inflexibilidad a la baja de los salarios, es repetir lo que ya decía el mainstream antes de la publicación de la TG. Además, esta tesis dejó allanado el camino para que, en los años 1970, cuando la desocupación comenzó a aumentar en los países capitalistas, los monetaristas argumentaran que había que flexibilizar salarios (y condiciones laborales) para aumentar el empleo.

De conjunto el IS-LM representa un esquema de equilibrio general con imperfecciones. Otros aportes –por caso, la teoría de Tobin sobre la inversión, el enfoque de demanda de dinero de carteras- acentuaron los rasgos neoclásicos del keynesianismo de posguerra. Es la Macroeconomía de la síntesis keynesiana-neoclásica. Los poskeynesianos llamaron a esta teoría keynesianismo bastardo, o keynesianismo hidráulico.

En base a estas ideas, se sostiene entonces que si la economía no está en el pleno empleo, un poco de estímulo monetario o fiscal corregirá la deficiencia. Por eso la política del Estado es “la sintonía fina”, destinada a superar “las rigideces” que obstaculizan el pleno uso de los recursos. Así, la esencia de la política keynesiana pasaba por compensar las caídas del consumo y de la inversión estimulando la demanda mediante gasto fiscal y políticas monetarias expansivas. Como decía el manual de Economics de Samuelson (que fue clave en la elaboración de la síntesis neoclásica keynesiana), las políticas fiscales –junto a las monetarias- podían evitar las fluctuaciones cíclicas, una tasa de inflación del 5% anual no era cosa de gran preocupación, y si fuera necesario para sostener el empleo, era aceptable un nivel de deuda creciente. Estas ideas orientaron las políticas “keynesianas” de los gobiernos capitalistas en la posguerra. Y, con algunas modificaciones menores, hoy están de nuevo en ascenso.

Keynes y el keynesianismo bastardo

Las políticas económicas que elaboró el consenso neoclásico de posguerra, sin embargo, tienen poco que ver con lo que sostuvo Keynes. Una cuestión sobre la que han llamado la atención muchos poskeynesianos. Por ejemplo, y refiriéndose a gobiernos de Brasil, Chile, Perú, Bolivia, de las décadas de 1970 y 1980, Bresser Pereira y Dall'Aqua escriben:

“Este populismo económico comúnmente ha sido legitimado por un cierto tipo de ‘keynesianismo’ que da énfasis exclusivo a la demanda efectiva, revirtiendo la ley de Say y recomienda el uso indiscriminado de política fiscal y déficit fiscal como medios de estabilización cíclica. El ejemplo extremo de este enfoque es el intento de legitimar aumentos salariales como una forma de promover el consumo y sostener la demanda agregada” (Bresser Pereira y Dall'Aqua, 1991, p. 30).

En el mismo sentido, Meltzer (1981) observó que en la TG no se aboga por políticas contracíclicas, y que el eje de su propuesta pasa por estabilizar la inversión, y prevenir las fluctuaciones. Por eso, agrega Meltzer, Keynes se oponía a influenciar el consumo a través de cambios no planeados del gasto del gobierno y los impuestos. Lo cual era coherente con su énfasis en el rol de las expectativas, ya que buscaba, ante todo, reducir la inestabilidad.

En la misma línea de pensamiento, Kregel (1985) planteó que Keynes no proponía déficits gubernamentales como parte de su política de pleno empleo. Por el contrario, cuando fue funcionario del Tesoro, en la década de 1940, aconsejó separar los ítems del capital y de los gastos corrientes en cuentas separadas. Los gastos públicos de inversión aparecerían en el presupuesto de capital, y serían financiados con deuda o con el cobro de servicios a los usuarios. En cuanto al presupuesto ordinario, si se mantenía el pleno empleo, debería estar equilibrado en el largo plazo, de manera que la deuda pública bajara en términos del ingreso nacional. Los déficits, siempre según la visión de Keynes, eran el resultado del fracaso de las políticas destinadas a sostener el pleno empleo, más que un remedio al desempleo durante una recesión. De hecho, en la TG Keynes solo contempla la posibilidad de déficit en el caso de que disminuyera el empleo y el gobierno debiera incurrir entonces en mayores gastos. Kregel subraya también que el objetivo era estabilizar la inversión en el largo plazo, y que Keynes era escéptico acerca de la eficacia de las medidas destinadas a estimular el consumo de corto plazo.

Seccareccia (1995), por su parte, señala que en los 1940 Keynes propuso que el National Investment Board, que tenía como objetivo lograr el pleno empleo, controlara entre dos tercios y tres cuartos del flujo de inversión disponible. Así el NIB asumiría el rol de un banco público de inversión. Pensaba también que en períodos de alto crecimiento los gobiernos deberían tener superávit fiscal en el presupuesto corriente, y que estos excedentes debían ser trasladados al presupuesto de capital, de manera de ir reemplazando el peso muerto de la deuda por deuda productiva o semiproductiva. Esto significa que la inversión pública sería productiva. O sea, ponía el acento en la composición del gasto. Seccareccia  observa que las políticas “keynesianas” usuales, en cambio, hacen hincapié en el nivel neto de la inversión pública, sin importar su composición. Por otra parte, Keynes decía que el gobierno debía utilizar los excedentes generados por la inversión no para extinguir sus deudas, sino para expandir estratégicamente su capital. Así se socializaría gradualmente una creciente porción de la economía.

Brown-Collier y Collier (1995) también subrayan que la política de Keynes para promover el pleno empleo y reducir las fluctuaciones era la socialización de la inversión:

“La escala de la inversión social dependería de la propensión al ahorro, de la distribución del ingreso, del sistema de impuestos y de las convenciones de los negocios. Keynes pensaba que la inversión social probablemente oscilaría entre el 7,5% y el 20% del ingreso nacional neto. Es importante señalar que Keynes no creía que tal inversión pública desplazaría (crowd out) la inversión privada. El monto de la inversión social necesaria estaría determinado por la insuficiencia de la inversión privada, comparada con el monto de ahorro que estaría disponible a un nivel de output de pleno empleo” (Brown-Collier y Collier, 1995, p. 343).

Brown-Collier y Collier citan asimismo la explícita oposición de Keynes al gasto deficitario en el sentido de “recaudar menos impuestos que el gasto corriente estatal que no es de capital como un medio de estimular el consumo” (ibid.). La única excepción era con referencia a las contribuciones de la seguridad social. Consideraba que los déficits eran el resultado de la caída de los ingresos debida a la caída de la actividad económica, y por lo tanto la mejor manera de evitarlos era compensar las fluctuaciones de la inversión privada con cambios diseñados en la inversión pública (véase ibíd., p. 344).

Por otra parte señalemos que Keynes nunca propuso financiar los déficits públicos con emisión monetaria, como acostumbran hacer algunos gobiernos “keynesianos”. Incluso en el Breve tratado sobre la reforma monetaria, escrito en 1923, había abogado por la estabilidad de precios. Consideraba que era necesario para que los contratos fueran predecibles, lo que ayudaría a la estabilidad económica.

 Consecuencias políticas

Los keynesianos de izquierda también han destacado las implicancias políticas de la identificación de la política recomendada por Keynes con el keynesianismo que califican de “hidráulico”, o “bastardo”. Es que los elevados déficits fiscales, el elevado endeudamiento y la inflación, terminan convirtiéndose en un objetivo del ataque de los partidarios de las políticas más abiertamente neoliberales, como las que se implantaron en la mayoría de los países a partir de los años 1970. En palabras de Seccareccia:

“Dado que este keynesianismo híbrido y ad hoc del período temprano de la posguerra descansó en un modelo primitivo hidráulico de macroeconomía que retuvo la mayoría de los supuestos subyacentes del modelo neoclásico, sus inconsistencias internas hicieron de él un blanco fácil de los ataques monetaristas y de los nuevos clásicos que iban a surgir en los 1970 y 1980” (p. 45).

En América Latina en particular, cuando la combinación “keynesiana” de altos déficits fiscales, creciente endeudamiento o inflación, se hace insostenible –y se manifiesta en caída de la inversión, fuga de capitales, fuertes restricciones externas-, se genera el consenso político para los bruscos giros hacia los programas de “ajuste” o neoliberales.

Es claro, además, que muchos de los programas que han aplicado o aplican gobiernos que se consideran a sí mismos de izquierda y keynesianos, no son más que versiones, más o menos de derecha, del keynesianismo bastardo. Por eso también muchas veces esos mismos gobiernos terminan aplicando los ajustes “neoliberales” cuando la situación se hace insostenible. Naturalmente, la distancia que media entre sus “recetas keynesianas” –del tipo, mantener la demanda a base de déficit fiscal creciente-, y propuestas como socializar la inversión, o provocar “la eutanasia del rentista”, es cuidadosamente disimulada.

Se puede decir por eso que algunos radicals de hoy son solo viejos Samuelsons devaluados. De alguna manera esta gente intuye que no es prudente explorar determinados límites del sistema.

Textos citados:


Bresser Pereira, L. y F. Dall’Acqua (1991): “Economic populism versus Keynes: Reinterpreting budget deficits in Latin America”, Journal of Post Keynesian Economics, vol. 14, pp. 29-38.
Brown-Collier, E. K. y B. E. Collier (1995): “What Keynes Really Said about Déficit Spending”, Journal of Post Keynesian Economics, vol. 17, pp. 341-355.
Hicks, J. (1980-1981): “IS-LM: An explanation”, Journal of Post Keynesian Economics, vol. 3, pp. 139-154.
Keynes, J. M. (1986): Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, México, FCE.
Kregel, J. A. (1985): “Budget Deficits, Stabilization Policy and Liquidity Preference: Keynes's Post-War Policy Proposals”, en F. Vicarelli (ed.), Keynes's Relevance Today, Londres, Macmillan, pp. 28-50.
Meltzer, A. H. (1981): “Keynes’s General Theory: A Different Perspective, Journal of Economic Literature, vol. 19, pp. 34-64.
Seccareccia, M. (1995), “Keynesianism and Public Investment: A Left-Keynesian Perspective on the Role of Government and Expenditures and Debt”, Studies in Political Economy, vol. 46, pp. 43-78.

- postaporteñ@ 1701 - 2016-12-05 17:03:31
postaporteñ@_______________________________

Trump, Finanzas y La Izquierda Nacional

Rolando Astarita [Blog]

El triunfo de Trump impulsó a muchos intelectuales y políticos del campo nacional y popular, o de la izquierda nacional, a interpretarlo como una derrota de “la financiarización del capital”.

Según este enfoque, y aun con los reparos que genera su discurso racista, machista y xenófobo, Trump representaría una alternativa “al modelo especulativo financiero” (Ricardo Foster, “Trump, crisis neoliberal y el fantasma de la derecha extrema”, Página 12, 17/11/16).

La idea central que subyace a esta caracterización es que las crisis, la desocupación, la polarización social creciente y la explotación, no tienen como causa última el modo de producción capitalista, sino una forma del capital, a saber, el capital financiero. Por eso se saluda todo aquello que, de alguna manera, pueda ser interpretado como un retroceso del “capital financiero”. Aunque a veces haya muchos problemas para explicar incluso en qué consiste exactamente el “capital financiero” (ver aquí). Y aunque haya que forzar esas “distinciones” al punto de despreciar datos y hechos abrumadores. Hay en todo esto una sociología de “relatos”, puestos al servicio de seguir distinguiendo alas “progresistas” del capital.

Mi punto de partida es el opuesto; la raíz de los problemas está en la relación de propiedad privada del capital. Y es esa relación la que funda la unidad de todas las formas del capital. De hecho, el capital dinerario solo obtiene ganancias prestando al capital productivo (industria, comercio, agro) o mercantil (comercio, banca); y viceversa, el capital productivo, o mercantil, revierte constantemente a las formas dinerarias. Por caso, los fondos líquidos de las amortizaciones o acumulación de plusvalía se invierten en el sector financiero durante períodos más o menos prolongados; para volver a lanzarse luego a la producción o el comercio. Las tensiones se dan dentro de este marco.

Desde este enfoque –que está inspirado en la teoría del capital de Marx- no hay lugar entonces para la distinción tajante entre el capital “dañino” (el financiero o dinerario, apátrida, para colmo) y el capital “bueno” (industrial y productivo). La cuestión no es meramente académica, o teórica. Tiene importancia política. El socialismo debe mantener una posición crítica y hostil hacia todas las formas del capital. Este es el punto de quiebre con los programas pequeño burgueses y nacionalistas que abogan por la colaboración de los trabajadores y los oprimidos con el ala “progresista” de la clase dominante.

En cualquier caso, pienso que las designaciones que está haciendo Trump para su futuro gabinete encajan bastante bien en la tesis “unidad del capital por sobre las diferencias”. Y es imposible de explicar con la tesis “división del capital por sobre la unidad”. Al respecto, es ilustrativa la nota de ayer (30/11/16) de Bloomberg, titulada “Wall Street gana de nuevo en tanto Trump elige banqueros, millonarios”.

En ella se informa que Trump eligió a Steven Mnuchin para el puesto de secretario del Tesoro, y a Wilbur Ross para dirigir el Departamento de Comercio. Si bien los pasados biográficos no son lo decisivo para caracterizar la política de un gobierno, en este caso son sin embargo ilustrativos. Aquí van algunos datos.

Mnuchin fue ejecutivo de Goldman Sachs, y dirigió un hedge fund. Tuvo negocios en común con otros millonarios, incluyendo a George Soros y John Paulson, que dirigen fondos de inversión. Mnuchin, junto a Soros y Paulson, compraron el banco IndyMac durante la crisis, por 1.600 millones de dólares, para revenderlo en 2015 por 3.400 millones. Bajo dirección de Mnuchin el banco llevó adelante más de 36.000 ejecuciones hipotecarias. Stephen Bannon, jefe de estrategia de Trump, también trabajó en Goldman Sachs.

En cuanto a Wilbur Ross, designado para el Comercio, se trata también de un multimillonario (según Forbes, su fortuna es de 2.500 millones de dólares), dirige la firma de inversión WS Ross & Co. En 2016 la empresa fue penalizada por la SEC por sus prácticas poco claras. Roos es conocido como “el rey de la bancarrota” por sus operaciones para reestructurar empresas fallidas. En 2006 la minera Coal Group, subsidiaria de WS Ross & Co, fue demandada por negligencia en la explosión de la mina Sago, en Virginia Occidental, en la que murieron 12 mineros. La empresa fue acusada de no cumplir los estándares de seguridad laboral. Se pone aquí de manifiesto las formas que adopta la imbricación capital dinerario (fondos de inversión, etcétera) y capital productivo (en este caso, una minera).

Una vez designado, Roos declaró que su prioridad es bajar los impuestos a las empresas estadounidenses para estimular el crecimiento económico; y se declara enemigo del Tratado de Libre Comercio con México. Observemos que esta oposición al TLC es la parte “progre” del programa de Trump que rescata la izquierda nacional

Bloomberg también informa que el miércoles (cuando se produjo la designación de Mnuchin y Ross), “treparon las acciones de las grandes firmas de Wall Street, con Goldman Sachs subiendo el 3,6%, el mejor desempeño en el promedio del Dow jones”.

No hay sorpresas. Trump no vino de otro planeta. Es un producto genuino de su clase, la clase capitalista. Como lo son las personas que lo acompañan. Encarnan una relación social que no puede no basarse en la explotación del trabajo. Es el terreno concreto, material (en tanto socialmente condicionado) en el que se acaban las fantasías del progresismo ilustrado

- postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 17:23:23
postaporteñ@_______________________________

LA REVOLUCIÓN CUBANA Y FIDEL CASTRO

Marcelo Marchese

30.11.2016 / Uy-press

Las unánimes mitologías describen espíritus buenos y adversos, la proyección al cielo, o al infierno, de las diversas facetas del ser humano. Ninguno de nosotros es puro, pues infinitas tendencias luchan en nuestro espíritu. A la hora de evaluar a Fidel y la revolución cubana, debemos pensar en esta suma de contradicciones, en caso contrario no sacaremos enseñanzas de esa experiencia histórica

Fidel en la lucha contra la dictadura tuvo una actuación valiente, comenzando por su manera de transformar su juicio en una condena al despotismo. Luego, arrojando dogmas a un lado, adoptó la táctica guerrillera, la única que podría llevarlo a la victoria. Tras el desembarco del Granma, según las crónicas oficiales, dirigió la guerrilla con habilidad y la llevó a la toma del poder. En este proceso hizo evidente su deseo por alejar a cualquiera que pudiera hacerle sombra, pues era dominado por una egolatría patológica. Ante la figura en ascenso de Guevara, lo saca del combate y lo degrada un tiempo a la posición de entrenador de guerrilleros; cuando el carismático Frank País le pide para combatir en la Sierra Maestra, le ordena que permanezca en Santiago de Cuba, convirtiéndolo en fácil víctima de la represión.

Coraje e inteligencia no se le pueden negar. En cuanto a sus otras supuestas virtudes, no podemos sopesarlas desde aquí, pues la bruma informativa del culto a la personalidad altera cualquier mirada. De Stalin también se cantaban maravillas, y no era otra cosa que un ególatra cobarde, miserable e inepto.

Por más que la personalidad de Fidel haya incidido en el destino de la revolución, dejémoslo en paz y vayamos a lo que importa: ¿por qué causas ascendió y luego fracasó la revolución cubana?

Una revolución se pude definir de muchas maneras, pero jamás se puede dejar de lado un hecho inobjetable: es una gran explosión democrática y a esto no escapa ni la revolución inglesa del XVII, la norteamericana y francesa del XVIII, las fallidas revoluciones europeas del XIX o la revolución rusa del XX. Concebimos la democracia como un sistema en el cual votamos representantes de tarde en tarde, pero democracia significa poder del pueblo y no existe una muestra más elocuente de ese poder que esa hora en que gran parte de una población, por fuera de las instituciones oficiales y organizadas a su manera, se lanzan de lleno a la vida política, arriesgan sus vidas, crean un poder paralelo y logran derrocar a una tiranía con la esperanza de instalar un nuevo tiempo.

La revolución cubana, como las precedentes, fue un estallido de democracia en tanto luchó contra la tiranía, y ese empuje fue tan poderoso que se derramó cierto tiempo tras la toma del poder. Luego, como en las revoluciones anteriores, el empuje democrático se retrajo, las organizaciones revolucionarias se debilitaron y, como suele suceder, una élite burocrática absorbió el poder que la sociedad relegó.

¿Por qué las revoluciones tropiezan siempre con la misma piedra? No podemos aquí señalar como culpables solamente a los líderes enfermos de poder, pues la sociedad permitió que ellos se convirtieran, en base a su prestigio y al poder adquirido, en la nueva casta dirigente. La solución al enigma de la tragedia de las revoluciones, va por el lado de entender que una revolución es la sustitución de una vieja cultura política por una nueva, que se puede definir como más democrática, con mayor incidencia del conocimiento que anida en una sociedad, conocimiento que los órdenes políticos basados en una grosera división de la riqueza desatienden. La nueva cultura estira sus músculos al crear un poder paralelo, sea en el terreno social, como en el caso de los soviets, sea en el terreno geográfico, como en el caso de los guerrilleros de la Sierra Maestra. Luego se mantiene oscilando cuando busca organizar lo nuevo y allí, por debilidad, fracasa, pues la vieja cultura tuvo un poder de resistencia superior al poder de empuje de la nueva.

Algunos teóricos afirman que la nueva cultura se ha creado en Cuba en tanto se liquidó el poder de la burguesía y los medios de producción pasaron a manos del Estado. Es asombroso que tenga audiencia un razonamiento tan estúpido. La vieja cultura no es sustituida en absoluto en tanto el capitalismo adopta una nueva forma, que llamaremos capitalismo de Estado, en el cual los medios de producción pasan a manos de un Estado controlado por una élite que se convierte en la nueva burguesía, que llamaremos burguesía de Estado, la que disfruta de privilegios y en suma, del ejercicio del poder. No es suficiente arrebatar de unas pocas manos los medios de producción para colocarlos en otras pocas manos hipócritas; de lo que se trata es del real control de los medios de producción por parte de la sociedad, algo que implica que la soberanía radique en una población permanentemente abocada a la cosa política.

Se trata de que el trabajador opine y participe y decida sobre las cosas que suceden en su ámbito de trabajo, y se trata de que el ciudadano opine, participe y decida sobre las cosas que pasan en la vida de todos. Para que esto suceda, amén de crearse una nueva institucionalidad, se precisa de libertad de pensamiento para generar, experimentar y contrastar las ideas necesarias al destino del país. Sin libertad de pensamiento no existe ninguna posibilidad de crear lo nuevo.

Sin libertad de pensamiento y soberanía popular, no existe posibilidad ninguna de llevar a cabo el permanente aprendizaje político que requiere una democracia y por esto, en los meses de un proceso revolucionario, grandes masas humanas aprenden lo que les hubiera llevado un siglo en tiempos normales. Cuando la revolución cubana se deja absorber por el dogma stalinista del partido único, niega, por definición, la libertad de pensamiento al establecer, a modo religioso, una verdad revelada que osifica las ideas: como el partido es el depositario del poder, todos los arribistas ingresan a él y el arribista tiene más tendencia a seguir órdenes como buen funcionario, que a pensar con cabeza propia.

La vieja cultura política que no ha sido derrotada, emerge, se adueña de los líderes y los convierte en sus agentes, en tanto la población que pretendía construir un nuevo poder se lo deja arrebatar, pues la nueva cultura no se ha desarrollado lo suficiente, pues la humanidad aún no ha creado esa cultura y una serie de mitos pesan sobre el hombre, tales como la preeminencia del juicio de los técnicos o funcionarios por encima del juicio de la democracia. Los técnicos son la memoria viva de parte del conocimiento adquirido por la humanidad, pero la toma de decisiones debe incluir sus juicios y los juicios de otros que también están implicados, quienes por su posición saben, tienen algo que decir y serán beneficiados o perjudicados por los caminos tomados.

Otra losa encima del hombre es la necesidad de un amo que todo lo regule, como si el viejo primate que fuimos, sometido a un primate más fuerte, viviera aún en nosotros. Necesitamos un amo, glorificamos un amo. No importa si ese amo es Jesucristo, el héroe de la patria en lucha por la independencia o el líder infalible de la revolución, que tiene el derecho de hablar cuatro horas de corrido. Erigir a cualquiera en amo significa ahogar la capacidad de pensar con cabeza propia y ya el nuevo amo, con certeza, perseguirá a quienes pretendan pensar por sí mismos y por eso los radiará del poder, o radiará a cualquiera con prestigio, como Camilo Cienfuegos, derribado en su avioneta; Guevara, expulsado luego de su discurso en África contra la URSS (1); Huber Matos, apresado veinte años y torturado a diario, y Ochoa, juzgado de forma ridícula para revivir los procesos de Moscú.

Se podrá argüir que la revolución no fue derrotada, habida cuenta de sus logros en los niveles de educación y salud. Estos logros son inobjetables, pero precisamente son logros de la revolución, obedecen a aquella impresionante energía liberada, pero los logros de una revolución no pueden medirse en el aire: se trata de ver si lo alcanzado guarda relación con el potencial que se tenía, y a la hora de medir en su totalidad el proceso cubano, no podemos sino lamentarnos de la pobreza de una sociedad primero financiada desde afuera y luego tributaria del turismo.

La nueva cultura democrática no puede ser instalada por medidas administrativas y en general, un proceso brutal, no gradual ni combinado de traspaso de riquezas a órbita estatal, suele generar una merma en la producción y la entronización de una nueva casta. Si por un lapso prolongado, las riquezas generadas en el nuevo orden son menores que las riquezas generadas en el viejo, la revolución recibe un golpe mortal.

Así llegamos a una sociedad que alcanzó buenos niveles de salud y educación, pero en otros aspectos se encuentra desesperada, prostituida y con ansias de emigrar, amén de que la libertad de pensamiento, motor imprescindible de los cambios, se encuentra bajo el yugo del partido único que, al igual que otros países nada revolucionarios, hereda el poder como si fuera una realeza.

¿Es necesaria una revolución? ¿Será posible una revolución? Que el 1% acapare tanta riqueza como 3500 millones de individuos, ya es una respuesta suficiente a la primera pregunta y eso sin mencionar una industria del medicamento que investiga remedios que cronifican las enfermedades, una industria de las armas y la seguridad que estimula la guerra y la inseguridad, una tierra, un aire, un agua y un fuego contaminados y una pobreza espiritual como jamás alcanzó el hombre a lo largo de su historia. La segunda pregunta es más complicada. Sólo sabemos que haremos posible el cambio si construimos una nueva cultura política para suplantar a la actual, tan inteligente, pero tan ayuna de sabiduría. Tal vez no se trate de elaborar la utopía, pues estamos en una situación previa, más elemental. Ante el brutal retroceso de la civilización, se trata de procesar las experiencias del pasado e incorporar la vasta memoria de la humanidad para pensar y elaborar ideas, compartirlas, debatir sin miedo, cumplir con los deberes del ciudadano, eliminar el maniqueísmo paralizante y el argumento de autoridad que degrada el pensamiento y así desatar las fuerzas escondidas que ningún régimen ha sabido utilizar.

(1)  En el 67 Guevara pretendía que se le prepara el terreno en el selvático Beni, naciente sur del Amazonas, pero se lo destinó a los montes del oriente de Bolivia, donde sobrevivió un año.

- postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 17:16:11
postaporteñ@_______________________________

Otro escándalo en ASSE y van...

Por Jorge Ciasullo Correo de los Viernes 652 - 2/12/16

La empresa Siemm, que le vende servicios de ambulancias al Hospital de Bella Unión, fue cuestionada por el Tribunal de Cuentas, por la relación existente entre sus propietarios y el Estado. La intervención- según se denuncia - de la entonces Ministra Susana Muñiz, fue fundamental para su contratación. Las aclaraciones de la entonces Ministra nos recuerda aquello de: “la mujer del César no solo tiene que serlo sino parecerlo”

El pasado 25 de noviembre el diario El País, publicó un extenso informe relacionado con la contratación de un servicio de ambulancias para el hospital de Bella Unión. La empresa beneficiada es - Siemm, creada en el año 2011- siendo sus propietarios dos directores del Pereira Rosell y uno del Centro de Salud de Salto. También la gerente financiera del Hospital, es una de las socias de un estudio contable que le lleva los números a Siemm. Por si todo lo anterior fuera poco, según declaraciones de los involucrados, médicos, enfermeros y choferes se desempeñan tanto en el hospital como en la empresa.

Asimismo, “tuvieron participación activa” en la creación de la empresa, los responsables de seguridad Vial y otros funcionarios del MSP.

En diciembre del año 2011 (cuando se creó la empresa), Susana Muñiz, entonces directora de los centros de salud de 2º Nivel de Atención en el Interior de ASSE, consideró que la contratación de Siemm “beneficia a la población”, solicitando que se contratara a la mencionada empresa.

Llamativamente, recién en marzo de 2013, la firma fue habilitada por el Ministerio de Salud Pública (MSP), pocos días después de asumir como Ministra Susana Muñiz. 

En noviembre de 2013, una auditoría interna de ASSE, advirtió que existía: “conflicto de intereses” en la contratación de esta firma. Sobre el particular, son terminantes el Artículo N° 46 del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf) y la Ley 17.060, que establece que los funcionarios no pueden venderle servicios al organismo en que trabajan.

Como dato adicional, por lo menos interesante, el llamado a licitación para otorgar el servicio fue por $ 2.500.000, pocos meses después, se le habían adjudicado a la empresa ganadora (Siemm) traslados por casi 6 millones de pesos. Cabe suponer que podría haber habido otros oferentes, si en el llamado se hubiera establecido esa cifra o la posibilidad de alcanzarla en tan poco tiempo.

El pasado 28 de noviembre, la hoy presidente del Directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, divulgó en los medios una nota, en la que establece que su actuación ha sido” transparente y cristalina” y que el hecho de haber participado como Ministra, en la inauguración de los servicios de la empresa Siemm al hospital de Bella Unión, en nada la involucra, como tampoco en los cientos de inauguraciones y cortes de cinta en los que en su calidad de secretaria de estado participó. Agregando una serie de consideraciones relacionadas con su “exitosa” gestión, pero que no van al fondo de la cuestión. Concretamente, su interés manifiesto reiteradamente, en que se contratara a esta empresa.

Desde hace años, se han denunciado situaciones irregulares en ASSE, sin que, aparentemente, nadie tomara cartas en el asunto. Por ejemplo:

- Una auditoria detectó que funcionarios tercerizados cobraran dos salarios- como funcionarios públicos y como empleados de la empresa tercerizada -(El Observador 10/12/2015).

- Se gastaron $ 20 millones sin justificación (El Observador 20/12/2015).

- En junio de 2013 pagó 2,7 millones por un sobretecho para el hospital de Rio Branco que se voló al mes (El País 10/06/2016).

Podría sostenerse que los hechos denunciados y consignados anteriormente, todos surgidos de distintas auditorias o denuncias, son propios de la oposición, sin embargo, el Senador de Asamblea Uruguay, Luis Gallo, también en forma pública, ha denunciado diversas irregularidades:

- “En ASSE se aplica una estrategia política contraria a la reforma de la salud” (Océano FM-Programa No Toquen Nada 07/06/2011);

“ASSE no cuenta con una estrategia y se han tomado decisiones administrativas que no mejoran la calidad de los servicios” (La Diaria 07/06/ 2012);

- “En ASSE hay una asociación corporativa-política entre el MPP usuarios y funcionarios” (Octubre 2010-El Observador 30/07/2013);

- Denuncia la participación del director de ASSE Alfredo Silva, presionando para la contratación de la empresa Buena estrella para la limpieza del hospital Maciel (El País, 18/07/ 2014).

En definitiva, parecería llegada la hora que más allá de intereses políticos-corporativos y sus actos administrativos no siempre “transparentes y cristalinos”, ASSE cumpla con su visión institucional:

“Ser la organización referente en atención a la salud en nivel nacional que promueve una atención humanizada, de acceso equitativo y que brinde un servicio de excelencia”.

- postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 17:09:37
postaporteñ@_______________________________

VNZL | Andrés Antillano: 'El gobierno está secuestrado por los cuerpos de seguridad'

Por:  | -APORREA

Diciembre 01 de 2016

 La masacre de Barlovento la llamaron. Entre el 25 y 26 de noviembre se hallaron 12 cuerpos en dos fosas comunes en avanzado estado de descomposición en Barlovento. Sus familiares ya habían denunciado su desaparición luego de que más de 20 jóvenes fueran detenidos sin una orden judicial o presunción de flagrancia en una operación de la OLP que desplegó 1300 funcionarios en la región costera del estado Miranda. Mes y medio estuvieron desaparecidos los muchachos, para luego aparecer ejecutados en el medio de la nada.

Andrés Antillano, estudioso del tema y activista por los derechos humanos, conversó con Supuesto Negado sobre este caso que vuelve a poner en el ojo del huracán no solo a la Operación para la Liberación y Protección del Pueblo, sino en general a las políticas de seguridad implementadas por el Estado.

El ministro Reverol calificó este hecho como un caso aislado. ¿Se le puede categorizar así?

Yo distinguiría “aislado” de “premeditado”. Yo no creo que sea una política premeditada, que haya una orden de alto nivel que haya autorizado a actuar de esa manera. Pero eso no quiere decir que sea un hecho aislado o fortuito.

En cuanto a cómo responde a una tendencia, en los últimos 2 años han sido persistentes los episodios de muertes a manos de las policías, incluso, algunos conocidos por la opinión pública. Tenemos por ejemplo el caso que pasó en Aragua, donde se filmó a unos funcionarios ejecutando a 3 detenidos. Denuncias de muertes de personas detenidas y sometidas a manos de cuerpos de seguridad, han sido constantes. Y están las cifras que dan los organismos, el Ministerio de Interior, la Fiscalía, esas estadísticas son vehementes.

El año pasado aumentaron en más de un 80% las muertes a mano de la policía, fueron más de 2 mil muertos. Eso representa más del 10% del total de muertes violentas durante este periodo. Y, durante este año, según fuentes extraoficiales  pero muy certeras, esa cifra supera ya los 5 mil, cuando aún no ha terminado el año. Es decir que hay una práctica de violencia policial letal sostenida, digamos que en muchos casos parece evidente, hay suficientes indicios que se trata de ejecuciones sumarias, y por demás, extra legales porque no existe la pena muerte. Pero aun suponiendo que la mayoría de los casos hayan sido resultado de enfrentamientos armados, hablaría de una política de alta letalidad por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

No reduciría el asunto a la OLP. La OLP es un dispositivo que hace muy visible el problema, pero que distrae del centro de la situación. Estas muertes a manos de las policías se han repetido durante los operativos, que superan ya los 200, pero también en actuación de distintos cuerpos de seguridad: la GNB, el Cicpc, la PNB, policías municipales y estadales, incluso de signo político distinto, puede pertenecer a alcaldía o gobernaciones que manejan la oposición o el oficialismo. Aquí hay un consenso terrible al creer que la violencia policial, la mano dura, el exterminio es una manera eficaz de resolver los problemas de violencia del delito cuando todos los datos dicen que no. Es tan evidente que no es un hecho aislado, pues con unos días de diferencia ocurrió un hecho similar, dantesco, en Sucre, en Cariaco.

Entonces, no es un hecho aislado, no creo que sea intencionado ni que haya órdenes para eso. Pero tolerar que la policía utilice la violencia como forma de resolver el problema, no controlarla, ponerles tareas y tácticas de alta agresividad conducen a este tipo de episodios. Hay una política que, por acción o inacción, está contribuyendo con un exterminio. Es una política de exterminio porque hablamos de más de 5 mil muertes durante 2016.

Apenas con unos días de diferencia ocurrió un caso similar en Cariaco, Sucre. ¿Por qué Barlovento entonces ha tenido mayor exposición mediática y relevancia?

Quisiera insistir en que el problema no se reduce a la OLP, sino que es una política mucho más amplia, extensa y mucho más difusa. El número de homicidios en manos de la policía de Miranda, por poner una que no actúa en la OLP, ha crecido muchísimo en estos últimos 2 años. No es solo la OLP sino es una especie de permisividad para usar la violencia como forma de enfrentar la violencia.

Hay varias razones de por qué esto ocurre en Miranda. El problema es que la policía, a pesar de todas las denuncias, solo exceptuando los casos como el de Aragua con escenas macabras, no se investigan. Por el contrario, terminan las autoridades de los cuerpos policiales o de los responsables, legitimando y protegiendo a los cuerpos de seguridad. Entonces, hay una escalada de violencia y cada vez respetan menos las formas y las apariencias. No digo que es un problema de apariencias, pero son capaces de actuar de forma torpe, que creo que fue lo que pasó en Barlovento.

Los cuerpos de seguridad actúan confiados de que son intocables y que bajo el argumento de la lucha contra la delincuencia pueden hacer lo que les dé la gana. En este caso no hubo cuidado de las formas. Fue muy evidente y la comunidad se movilizó, que fue muy importante. Asesinaron a personas inocentes, que no creo que sea el factor determinante porque incluso si fueran delincuentes esta medida no se justifica porque implica rebajar la justicia al mismo nivel del crimen y así se pierde la superioridad moral de la justicia.

También hay que ver que la OLP ha sufrido un desgaste. Porque al principio la gente lo aplaude porque cree que es una solución, pero luego, cuando ve que no es una solución y que la violencia y el delito siguen campeando, y luego empiezan a tocar a gente más cercana, el apoyo se revierte. Esta política también responde al fracaso de las políticas anteriores de seguridad, pero con niveles de violencia inaceptable pues tratan de solucionar lo que no se pudo antes.

¿En casos como este se pudiese hablar de falsos positivos?

Yo creo que aquí el Gobierno está secuestrado candorosamente por los cuerpos de seguridad. Es una razón política, e incluso económica importante. Justificar el problema del delito mayor al existente. Por eso es que el discurso del paramilitarismo, que viene del ministro anterior, se impuso.

Yo hago en los barrios estudios sobre la violencia, y estos muchachos que están armados, sin duda cometen delitos muy graves que deben ser castigados en el marco de la legalidad, son los mismos muchachos que durante estos años de Revolución no han sido atendidos. No han recibido educación, están fuera del sistema de trabajo o no han sido incorporados en los espacios de participación. Esos muchachos son los hijos de la señora del consejo comunal, del vecino que participa en las misiones, pero que no hay políticas para ellos. Esos no son paramilitares colombianos. Pero ¿de qué sirve ese discurso del paramilitarismo colombiano? En los barrios eso ha sido un gran invento muy funcional para los cuerpos de seguridad porque construyó un enemigo que justifica la violencia policial y esa violencia es muy rentable para los cuerpos de seguridad. Es muy rentable porque eso les permite un mayor presupuesto, mayor utilidad pública, mayor poder político.

Pero de cara al mundo del delito también hay un gran negocio en la violencia policial. Hay funcionarios policiales, por ejemplo, que se lucran de las armas que le venden a estas bandas que existen en los barrios. Entonces, mientras más violencia y más ataques haya en contra de los delincuentes, más demanda tendrán de armas. Las armas y las municiones que usan los delincuentes no vienen del exterior, no caen del cielo, no vienen de Colombia y por supuesto no las producen en el barrio. Se las venden funcionarios de los cuerpos de seguridad. No solo eso, también están las prácticas extorsivas: hay personas que caen detenidas y les piden dinero o para no ir presos o para que no los maten. Entonces, mientras más violencia practican los cuerpos de seguridad, más oportunidades hay para la extorsión, para los mercados ilícitos.

Hablando de las armas, en estos operativos las cifras entre detenidos o abatidos no se compaginan con las armas incautadas, ¿cómo se explica esto?

La única situación que autoriza a un funcionario policial a accionar su arma de fuego es contra otra persona que pone en peligro su vida o la vida de terceros. Entonces, estos partes policiales que ha dado el mismo ministro, en el que por ejemplo mueren 20 personas y solamente consiguieron 8 armas de fuego significa que se reconoce que al menos 12 personas fueron ejecutadas, porque no podrían disparar si no es para neutralizar a un adversario armado. Pero es posible también que tenga que ver con un desvío de armas. Pero igual, creo que se trata de lo que ya expliqué, de grandes ejecuciones, asesinatos, para llamarlo con todas las letras. Asesinatos por parte del Estado, porque aunque no sean autorizados de forma explícita por funcionarios de alto nivel, estos funcionarios policiales encarnan al Estado para la gente más modesta.

Ha habido detenciones de personas robando comida con una altísima exposición de los cuerpos de seguridad como gran logro. ¿Se relaciona con eso?

El sistema penal y la policía sirven para reproducir relaciones de desigualdad. Sirven para reproducir un orden injusto, del capitalismo. Porque trata de manera distinta a los poderosos y a los débiles. Persigue y se ensaña contra los delitos de los débiles, de los pobres mientras tolera los ilegalismos de los poderosos. Es decir, no verás una foto donde aparezca un alto funcionario de un supermercado, un mercal o responsables de la Polar presos o incluso un funcionario de la GNB comprometido con el contrabando de extracción, como lo sabemos todos, que muchos están comprometidos con eso, nunca los verás expuestos de esa manera.

Los cuerpos de seguridad se ensañan contra los sectores más pobres. Por eso cuando actúan con violencia lo hacen no contra los delincuentes más poderosos sino contra los más vulnerables. Cabría recordar que una de las primeras cosas con las que acabó Chávez fue acabar con el hurto famélico, es decir el robo en condiciones de hambre. Esto contradice por completo la idea de una sociedad más justa y más solidaria, que estemos persiguiendo a muchachos que están buscando matar el hambre. Y eso revela el carácter de clase de los cuerpos de seguridad y el sistema penal.

En el caso de Barlovento la respuesta del Gobierno ha sido inmediata y contundente. ¿Se puede hablar de un respaldo por parte del Estado? ¿Esto podría contribuir a que no se repitan estos episodios fatales?

Estoy de acuerdo en que la respuesta fue oportuna y contundente y esto hay que subrayarlo. Es muy importante porque si uno ve cómo se comporta la muerte por resistencia a la autoridad, que es como mayormente se registran este tipo de episodios, históricamente se ven abruptas caídas cuando se toman medidas. Por ejemplo, en el caso de los estudiantes asesinados en el barrio Kennedy por parte de funcionarios policiales, en esa época los asesinatos en manos de los policías venían creciendo porque tenían una especie de licencia para poder reducir la inseguridad.

¿Qué ocurre? Que el ministro para la época, Jesse Chacón, decide que se investigue hasta las últimas consecuencias hasta que se detienen a los implicados y luego se detienen este tipo de procedimientos y caen abruptamente las muertes por resistencia a la autoridad. Es decir, una respuesta clara por parte del poder para que no sigan ocurriendo estos episodios tiene un efecto inmediato en la reducción de asesinatos por parte de los cuerpos de seguridad.

Por eso insisto en que no creo que sea una política premeditada por las autoridades, pero si el Ejecutivo lo tolera entonces seguirá ocurriendo.

- postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 17:04:54
postaporteñ@_______________________________

POSTALINAS

Uruguay / Nueva obstrucción al trabajo periodístico

El Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAinfo) desea expresar su repudio a la actitud del empresario Edgardo Novick, líder del Partido de la Gente, quien el jueves 1 de diciembre convocó a una conferencia de prensa y no aceptó que los periodistas le realizaran preguntas. 

Además de eso, le recriminó a un periodista que intentó interrogarlo sobre una de sus afirmaciones, pero Novick lo ignoró en reiteradas ocasiones y al finalizar su declaración le recriminó: “¿Por qué me interrumpís? Ya dije que no iba a aceptar preguntas”. 

La actitud del empresario y político configura una amenaza a la libertad de expresión de los periodistas al impedirles realizar su trabajo y avanza en una mala práctica que se ha extendido en los últimos tiempos entre gobernantes, políticos y personalidades públicas. Asimismo implica un obstáculo para que la población acceda de manera adecuada a informaciones de interés público que lo involucran, lo cual afecta la calidad democrática. 

Es oportuno recordar que esta no es la primera vez que Novick protagoniza episodios que amenazan la libertad de expresión, ya que en anteriores ocasiones sus guardaespaldas impidieron el acceso de periodistas a la Corte Electoral y utilizó el recurso de enviar videos editados a los medios para que difundieran sus opiniones sin someterse a los requerimientos periodísticos. 

CAinfo también resalta la necesidad de que los periodistas y los medios de comunicación hagan público este tipo de actitudes a fin de que la población esté informada sobre hechos que afecten su derecho de acceso a la información. En este sentido desea resaltar la actitud del informativo de Canal 4 que, a diferencia de los otros canales privados, informó sobre la actitud de Novick. 

LINK: http://www.telenocheonline.com/politica/bonomi-senalo-lacalle-pou-y-novick-respondieron.html

  

ARG | HOMENAJE A LOS DOCENTES UNIVERSITARIOS DETENIDOS DESAPARECIDOS POR LA DICTADURA MILITAR  



El lunes 5 de diciembre a las 18.30 horas se colocará una Baldosa por la Memoria en homenaje a los docentes universitarios de todo el país detenidos desaparecidos / asesinados por el terrorismo de Estado. El acto organizado por la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) se realizará en la sede nacional, Pasco 255 – CABA, junto con el colectivo Barrios x Memoria y Justicia Balvanera que se sumaron a la iniciativa.

La dictadura cívico militar persiguió a la comunidad universitaria. Estudiantes, docentes, graduados y no docentes de todas las universidades públicas y privadas fueron puestos en la mira de la represión ilegal y clandestina. Como resultado, miles de desaparecidos, asesinados y sobrevivientes de los Centros Clandestinos sufrieron torturas y el exilio.

Así lo decía el General de Brigada Acdel Edgardo Vilas en agosto de 1976 en una conferencia de prensa realizada en Bahía Blanca, donde dejó constancia del lugar que le asignó la dictadura genocida a la universidad. Dijo: “Debemos anular las fuentes en las que se nutre, forma y adoctrina el delincuente subversivo. Y esa fuente es la universidad y los colegios secundarios”.

Inmenso ha sido el daño causado, que solo pudo llevarse a cabo con la complicidad de civiles , tan dispuestos a cometer delitos de lesa humanidad, como los militares y así lograr una universidad cívico-militar, elitista , medieval y arancelada.

En el caso particular de los docentes universitarios desaparecidos y asesinados por el terrorismo de Estado nos proponemos aportar a las investigaciones realizadas en aras de lograr un listado nacional. Esta Baldosa por la Memoria en su homenaje nos compromete en esa inmensa tarea a cuarenta años del golpe cívico-militar.

¡¡¡30.000 detenidos desaparecidos PRESENTES!!!

BARRIOS  X  MEMORIA  Y  JUSTICIA -  BALVANERA

                           BALDOSAS POR LA MEMORIA 

       GRUPO AUTÓNOMO  - HORIZONTAL - AUTOFINANCIADO 

- postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 16:55:33
postaporteñ@_______________________________

Paraguay: Concentración mediática afecta libertad de expresión

Servindi, 1 de diciembre, 2016.- Gremios de periodistas y comunicadores presentarán el viernes 2 de diciembre un detallado informe sobre cómo la concentración de medios de comunicación afecta la libertad de expresión en Paraguay 

La audiencia especial concedida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) permitirá interpelar al Estado Paraguayo para que adopte medidas concretas con relación a esta situación.

La audiencia fue solicitada por el Sindicato de Periodistas del Paraguay, el Foro de Periodistas Paraguayos y la Asociación de Radios Comunitarias y Medios Alternativos del Paraguay, 

La presentación estará a cargo de Santiago Ortiz, secretario general del SPP, y del abogado Dante Leguizamón, en representación de las tres organizaciones de comunicadores y de familiares de víctimas de periodistas asesinados.

La audiencia se realizará en el marco del 159° periodo ordinario de sesiones que se celebra en la ciudad de Panamá el viernes a las 11:00 Am, en el Hotel Radison Decapolis, sede de las sesiones de la CIDH, en Panamá.

El informe aborda tres temas: la inseguridad y violencia como amenazas para el trabajo de los periodistas, la concentración de medios en manos de pocos sectores y del entorno gubernamental y la discriminación y dificultades para el reconocimiento de las radios comunitarias y medios alternativos;

Inseguridad, violencia e impunidad amenaza labor de periodistas

En la solicitud de audiencia ante la CIDH se denuncia que “la situación de la libertad de expresión en Paraguay se encuentra marcada por un alto grado de impunidad de los crímenes perpetrados contra periodistas.

A ello se agrega la falta de políticas públicas de prevención y protección para el ejercicio del periodismo, la concentración de medios masivos de comunicación en pocas manos y la falta de una ley de servicios de comunicación audiovisual que garantice la diversidad y el pluralismo.

También se observan las excesivas limitaciones a las radios comunitarias y que no están acordes a los estándares internacionales de derechos humanos.

Desde el 1991 se han asesinado a 17 periodistas por el ejercicio de su oficio en Paraguay y el 40 por ciento de estos asesinatos han ocurrido en los últimos 3 años y se encuentran impunes.

Además de los asesinatos, en Paraguay se han incrementado las amenazas y agresiones contra periodistas, especialmente por denunciar el narcotráfico y sus vínculos con políticos y policías locales.

La mayoría de los crímenes se producen en las zonas fronterizas con el Brasil, regiones donde se desarrollan actividades ilícitas del tráfico de drogas asociadas a países vecinos como Brasil y Argentina.

Justamente la denuncia de este tipo de hechos son los que desencadenan las amenazas y los asesinatos.

Las propias autoridades paraguayas reconocen la penetración del crimen organizado en las fuerzas de seguridad y un informe final de la Comisión Bicameral el 70 por ciento de la Policía Nacional estaría infiltrada por el crimen organizado.

Las redes criminales financiadas por el narcotráfico han permeado sectores del poder político, desde el nivel local hasta el nacional, añade el citado informe.

Concentración, discriminación y dificultades para reconocer radios comunitarias y medios alternativos

El documento presentado ante la CIDH sostiene que en los últimos años se ha incrementado la concentración de medio de comunicación en pocas manos.

Si bien la Constitución paraguaya rechaza el monopolio de medios de comunicación, sin embargo, no se refiere al oligopolio o al acaparamiento de medios de comunicación, aspectos que han sido motivo de debate público.

Existen cuestionamientos acerca del rol de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) entidad encargada de la supervisión y el control efectivos de la concentración de medios en Paraguay.

La CONATEL es cuestionada por darle mayor relevancia a la eficiencia económica dentro del mercado de las telecomunicaciones, antes que privilegiar la pluralidad de perspectivas, necesaria en una sociedad democrática.

El acceso de las radios comunitarias al espectro radioeléctrico ha sido menoscabado a pesar de que la Ley de Telecomunicaciones reconoce su presencia.

Existen un conjunto de obstáculos legales que impiden en la práctica el funcionamiento de los medios comunitarios, y además son objeto de persecución policial y decomiso de equipos.

Una reforma a la Ley de Telecomunicaciones en el 2011 restringió la potencia y el alcance de las radios comunitarias y se ha prohibido la utilización de la publicidad y otras fuentes de financiamiento.

Los procesos administrativos para obtener las licencias correspondientes están cargados de formalismos innecesarios y se prolongan por tiempos irracionales o simplemente no se adjudican las mismas, empujando a las emisoras a la ilegalidad.

De otro lado, Paraguay no cuenta con ninguna ley de servicios de comunicación audiovisual que organice democráticamente los espacios de radiodifusión, que regule la concentración de medios y garantice la participación de todas las voces y la sociedad.

Informe de fondo: caso Santiago Leguizamón

Los gremios de periodistas y comunicadores respaldan e impulsan el informe de fondo en la causa 13030 sobre el caso de Santiago Leguizamón, periodista acribillado por sicarios de la mafia en abril de 1991.

El informe solicita a la CIDH que admita la violación por parte del Estado Paraguayo del derecho a la vida, a la libertad de pensamiento y expresión y a la integridad personal; garantías judiciales y protección judicial.

Los demandantes piden a la CIDH que recomiende al Estado paraguayo disponer la reparación integral de los derechos afectados y que en el caso de que no cumpla con dichas recomendaciones, se someta el caso a conocimiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

- postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 16:33:29
postaporteñ@_______________________________

SASKIA 145

Mis mascotas nunca sabrán lo que esto es. Perder la referencia, la voz que solía sacarme las dudas o la palabra escrita firmada por el que aclaraba o encaminaba una reflexión.

Nunca hemos estado en Cuba pero desde el final de la secundaria siempre fue una meta, fue mi utopía. Yo, burra detrás de la zanahoria, la zanahoria la Cuba de Fidel. En los últimos años incluso he soñado alguna vez un pretendido paisaje cubano donde me veía junto a Saskia, Freja y el Papo. A Loke seguramente no lo tenía en cuenta en el sueño por ser un poquito tarambana y por el temor de perderlo entre tantas hermosuras tropicales y no verlo más, ni jugar ni pelear con él como es habitual. (Drömmen om Kuba.)

Recibí la noticia el 26 en la mañana cuando escuchaba la radio sueca en el bosque con mis perritas. Llamé para casa donde ya estaban Alba y Claudio además de Luis. Luis atendió el teléfono y yo le dije, tratando de no asegurarlo, en todos los medios suecos hablan de la muerte de Fidel. 

Nunca fue necesario decir el apellido. El Fidel del que nosotros hablábamos siempre, en todo tiempo fue el mismo, Fidel Castro Ruz, Comandante Supremo de la Revolución Cubana que triunfó el primero de enero de 1959. 

Por radios, revistas, periódicos, libros, materiales de militantes, siempre buscamos estar al tanto de lo que decía. Sirvió para que nos formáramos en todo el mundo y fue siempre para nosotros honesto, valiente, sincero y confiable. (Ett ideal.) 

Cuando empecé a buscar sus escritos era bastante pequeña como para no saber español. En la televisión se le podía escuchar la voz durante horas sin entenderla, dependía de una traducción a veces difícil de seguir. Con los años empecé a desconfiar de las traducciones. 

Cuando aprendí español también había crecido y me era más fácil reaccionar. Recuerdo que pensé que las traducciones no eran malas. Hoy lo que me molesta mucho es casi todo lo que se difunde por los medios masivos de comunicación. Casi todo lo que escucho y lo que leo es en español. Casi todos los que hablan o escriben son gentes mayores de edad. Me pregunto entonces dónde debo buscar respuesta a las cosas que se dicen. 

Ayer el Papo Luis me decía que escuchó al líder de una banda de rock que condenaba, con sonrisa simple, sencilla, que las voces oficiales de los pobres eran de gente rica. Los pobres no tenían derecho a decir lo que ocurría y lo que pensaban sino era lo mismo que decían los ricos. (Rätt) 

Lo veo todos los días aquí en mi querido barrio del Cerro, invadido por la policía republicana que pide documentos y pone de plantón por el sólo hecho de ser joven, pobre y del Cerro. En otros lados arman y organizan a jóvenes de la misma edad pero que son ricos y por eso tienen derecho a matar. Aquí hasta yo sé donde nacen los problemas en el fútbol. Todos saben donde nacen, pero esto continúa. Veo a los culpables en la televisión diciendo que ellos no son culpables, que los culpables son los criminales, que sus cuadros de fútbol son inocentes y no deben pagar culpa alguna. 

Soy hincha de Cerro. Al momento de las elecciones en Cerro el ambiente era de mafiosa impunidad. El que perdió no quedó contento. Al ganador y parte de su familia le dieron una paliza como para que no se acercaran más al club. 

Nuevas elecciones y el perdedor las gana por ser la única lista que se presentó. No lo votó casi nadie y nosotros aquí en casa no iremos a ver a Cerro mientras él sea el presidente. Todos, diría que en el país, saben que este hombre responde al dueño del fútbol uruguayo. Las organizaciones del fútbol aceptaron como válidas las elecciones en Cerro y este presidente es aceptado y reconocido como el verdadero, legal y genuino, presidente de Cerro. (Skrämmande!)

Ahora desde España el presidente del país se muestra furioso con la violencia del fútbol uruguayo. Lo primero que hace, dentro de su furia, es limpiar de culpas a los culpables y prometer represión, mucha más represión. Sinceramente creo que la represión como siempre será para los cuadros de las barriadas pobres y en especial la de Cerro que además se asienta en un lugar que es codicia para Novick y su reciente partido, para todos los partidos del país y para la Intendencia de Montevideo. El Cerro de Montevideo es el que da nombre a la ciudad, además es muy bonito y el Rio de la Plata y la bahía se ven como cuadro hecho por el mejor pintor. 

El partido de gobierno aquí en Uruguay parece querer robarle, a los partidos tradicionales, sus votantes y militantes de ultraderecha. En estos momentos el presidente está en Galicia. Fue a España en busca de inversores españoles. Como siempre promete el más alto índice de explotación de los trabajadores uruguayos. (Ute och fiskar.)

Por primera vez escuché en la televisión decir a un analista, a pago de los partidos tradicionales, que es muy probable que el partido de gobierno otra vez gane las próximas elecciones. 

Pero yo no sé qué hacer con los que opinan, dan noticias, hacen escuchar su voz en todas las casas. A mí me suenan tan imbéciles. 

Escucho lo que dicen presentándose como neutrales sobre la muerte de Fidel Castro y sus consecuencias. Escuché a Nogueira (de Buscadores de Gorzy) pataleando como niño mal criado gritando que Estados Unidos en 15 minutos, si quería, invadía a Cuba y la sometía. Por la manera como presenta la situación en Buscadores y también en otros espacios en otros canales, como el del rey del fútbol, donde él también tiene espacio, los destinos de una sociedad son los caprichos de sus gobernantes. Para él las clases sociales son grupos de amigos que comen asados y toman vino juntos. El programa de la revolución cubana fue el capricho de Fidel Castro, para Nogueira. (Tanketorka) A este idiota jamás lo escuché hablar de justicia y menos de defender a un pueblo que lo merece, ejemplo el palestino o el saharaui. Parece orgulloso de estar del lado de los poderosos que le prometen dejarlo festejar de un triunfo siempre fácil como si fuera propio y a sueldo.

Recordemos que Fidel abandonó hace algunos años los puestos de dirigencia que el pueblo con su voto en cada cuadra le asignó. Todos gritan que la revolución contra el burdel creado por EEUU en Cuba fue algo que estuvo bien, pero que después Fidel se apropió del poder y se hizo dictador. Eso es totalmente falso y es un invento de los que miran desde el punto de vista de los que tuvieron que repartir sus riquezas con el pueblo cubano. Estos hoy viven en Miami. Su voz en los medios es CNN y Radio Martí. 

Para los pobres de Cuba eso significó escuela, salud y el asumir como cosa suya propia, los destinos de su país. Todo estado es una dictadura no porque a mí se me antoje, sino porque siempre responde a la clase que es hegemónica. En Cuba parece que no es la burguesía y eso molesta.  Las partes más pobres y carenciadas en América Latina y África le deben al pueblo cubano el haber recibido maestros y médicos sin tener que pagarlos. Además, no sé cómo es ahora, pero hace relativamente poco tiempo que la Escuela de Médicos Cubana recibía estudiantes que no podían pagarse la carrera en sus propios países y allí en Cuba, se recibían de médicos becados por el pueblo cubano. Pueblo que tuvo por su voluntad como máximo dirigente a Fidel Castro digno comandante para un pueblo digno. (Grandiost)

Saskia está sentada y me mira fijamente cuando estoy terminando de escribir. Más atrás Freja con sus patitas hacia mí, está tirada a lo largo sobre el piso. Tiene los ojos tan negros que me cuesta darme cuenta que también me mira. Presiono una tecla y siento que está mojada. Estoy llorando. Mis perritas saben que estoy triste y se preocupan por mí. Del otro lado de la cortina escucho el grito de guerra de Loke “Cerro! Cerro! Carajo!” El Papo aparece en la puerta asombrado y gesticulando. Me dice “Ese tipo, el presidente del país, además de ser médico fue presidente del Club Atlético Progreso que en su época fue Campeón Uruguayo. Trata de limpiar de culpa a los dirigentes de los cuadros grandes. Parece que no supiera cómo funciona y se organiza el fútbol uruguayo y quien le paga y de qué forma a las barras bravas. Parece mentira. Espero que como médico funcione de otra manera.”

FIDEL  CASTRO  SIEMPRE  FUE  DE  LOS IMPRESCINDIBLES!  

SALUD Y R. S.

BITTAN - 1700 - 2016-12-03 16:29:09
postaporteñ@_______________________________

El Contexto De La Revolución Haitiana

Fragmento del prólogo de Samir Amin al libro

Piel Negra Máscaras Blancas de Frantz Fanon

La historia de la relación de Francia con sus colonias esclavistas es distinta de la historia de la relación de Gran Bretaña con las Américas esclavistas y de la de Estados Unidos con su colonia esclavista interna.

La primera y única revolución social que conoció el continente americano, hasta tiempos muy recientes, fue la de los esclavos de Santo Domingo (Haití), que conquistaron su libertad por sí mismos. La pretendida «Revolución americana» del siglo XVIII, como las posteriores de las colonias españolas, no fueron sino revueltas de las clases dominantes locales que buscaban librarse de los tributos que pagaban a la madre patria para continuar con la misma explotación de los esclavos y de los pueblos conquistados que emprendieron las metrópolis del capitalismo mercantilista. Nunca tuvieron una revolución en el sentido completo del término

La Revolución de Santo Domingo coincidía con la del pueblo francés. El ala radical de la Revolución francesa simpatizaba, pues, de forma natural con la revolución de los esclavos que conquistaban por propia mano su libertad y se convertían por ese hecho en auténticos ciudadanos. Pero, por supuesto, los colonos del lugar no lo entendían así.

El retroceso de la Revolución francesa se tradujo en las Antillas en el restablecimiento de la esclavitud, que fue nuevamente abolida por la Segunda República en 1848 sin que, sin embargo, se aboliera su estatus colonial hasta 1945, fecha a partir de la que se abre un capítulo nuevo de su historia. ¿Qué querían? ¿Cuáles debían ser los objetivos estratégicos de la lucha anticolonialista? ¿La independencia (por lejana que pareciera), la asimilación o la construcción de una «verdadera unión francesa», es decir, de un Estado multinacional, más o menos federado o confederado?

Hoy podemos creer que la única opción progresista sólo podía ser la independencia. Pero en la época las cosas se presentaban de una forma más compleja, sobre todo entre los años 1946 y 1950.

Los partidos comunistas de las Antillas y Reunión pelearon en el terreno de la asimilación y acabaron por lograrla. El resultado se impone hoy: la asimilación ha creado tal dependencia económica y social que resulta difícil concebir que el movimiento pueda invertirse y que las Antillas y Reunión puedan un día (para lo mejor o lo peor) ser independientes. Aparente paradoja: si las Antillas y Reunión se han convertido hoy en algo indisociable de Francia, se debe a los esfuerzos coronados por el éxito de los comunistas de la Francia metropolitana y de las colonias implicadas.

La derecha, que siempre se opuso a la asimilación de los derechos, que ayer defendía la esclavitud y más tarde el estatuto colonial, no hubiera podido evitar que el movimiento condujera aquí, como en las Antillas británicas y en Isla Mauricio, a la reivindicación independentista.

El contraste centros/periferias es pues inherente a la expansión mundial del capitalismo realmente existente en todas las etapas de su despliegue desde sus orígenes. El imperialismo que es propio del capitalismo ha revestido diversas y sucesivas formas en relación estrecha con las características específicas de las sucesivas fases de la acumulación capitalista: el mercantilismo (de 1500 a 1800), el capitalismo industrial clásico (de 1800 a 1945), la fase posterior a la Segunda Guerra Mundial (de 1945 a 1990) y la globalización en camino de construirse. En este marco de análisis, el colonialismo es una forma particular de expansión de determinadas formaciones centrales (calificadas por este hecho de potencias imperialistas) fundadas sobre la sumisión de los países conquistados (las colonias) al poder político de las metrópolis.

La colonización es entonces «exterior», en el sentido de que las metrópolis por un lado y las colonias por otro, constituyen entidades distintas, aunque las segundas estén integradas en un espacio político dominado por las primeras. El imperialismo en cuestión es capitalista y no debe ser confundido con otras formas anteriores de dominación eventual ejercida por un poder sobre distintos pueblos. La amalgama que trata el imperialismo del capitalismo moderno en términos análogos a como se analiza el imperialismo romano no tiene mucho sentido. Los Estados multinacionales (los imperios austrohúngaro, otomano, ruso y la URSS) constituyen igualmente fenómenos históricos distintos (en la URSS, por ejemplo, las transferencias financieras iban del centro ruso a las periferias asiá­ticas, de manera inversa a lo que ocurre en los sistemas coloniales). La primera colonización capitalista fue la de las Américas, conquistadas por los españoles, los portugueses, los ingleses y los franceses.

En sus colonias americanas, las clases dirigentes de las metrópolis conquistadoras instauraban sistemas econó­micos y sociales particulares, concebidos al servicio de la acumulación en los centros dominantes de la época. La asimetría Europa atlántica/América colonial no es ni espontánea ni natural, sino perfectamente construida. El sometimiento de las sociedades indias conquistadas entra en esta construcción sistémica. El injerto de la trata negrera en este sistema se destina igualmente a ajustar su eficacia en tanto sistema periférico, sometido a las exigencias de la acumulación en los centros de la época. El África negra, de donde proceden los esclavos, es de hecho la periferia de la periferia americana. La colonización se despliega rápidamente más allá de las Américas, entre otras cosas por la conquista de la India inglesa y de las indias holandesas en el siglo XVIII y después, a partir de finales del siglo XIX, de África y el Sudeste Asiático. Los países que no fueron abiertamente conquistados (China, Irán, el Imperio Otomano) fueron sometidos a tratados desiguales que hacen que su calificación de semicolonias tenga pleno sentido.

La colonización es «exterior» vista desde la metrópoli, esto es, desde las naciones más industrializadas y, sobre todo, las más avanzadas en su modernización social gracias al empuje de sus movimientos obreros y socialistas y de las conquistas democráticas. Pero aquellos avances nunca beneficiaron a los pueblos de las colonias. La esclavitud en la etapa anterior a este despliegue, los trabajos forzados y otras formas de sobreexplotación de las clases populares, la brutalidad administrativa y las masacres coloniales jalonan esta historia del capitalismo realmente existente. En este lugar deberíamos hablar del verdadero «libro negro» del capitalismo, en el que se cuentan las víctimas por decenas de millones.

Estas prácticas, por supuesto, ejercieron una influencia devastadora en las propias metrópolis; proporcionaron la peana para la deriva racista de las culturas de las elites dirigentes e incluso de las clases populares, que se convirtieron en medio de legitimación del contraste democracia en la metrópoli/autocracia salvaje en las colonias.

La explotación de las colonias beneficia al capital del centro en su conjunto, y las metrópolis sacan una ganancia suplementaria que determina su posición en la jerarquía mundial (Gran Bretaña obtiene su hegemonía gracias a la importancia de su imperio; Alemania, que llegó tarde, aspira a apropiárselo). Los fenómenos de colonialismo interno se producen por las combinaciones particulares de la colonización de población, por una parte, y la lógica de la expansión imperialista, por otra. La acumulación primitiva en los centros asume la forma de una expropiación sistemática de las capas pobres del campesinado y crea en consecuencia un excedente de población que la industrialización local no es siempre capaz de absorber íntegramente, dando así lugar a poderosas corrientes migratorias.

Más tarde, la revolución demográfica asociada a la modernización social se expresa en el descenso de la mortalidad que precede al de la natalidad, reforzando, por lo tanto, la emigración. Inglaterra proporciona el ejemplo precoz de esta evolución, debido a la generalización de los «cercamientos» a partir del siglo XVII. La formación de Nueva Inglaterra es el producto de esta coyuntura que rinde cuentas de la naturaleza de los movimientos políticos/ideológicos que acompañan esta inmigración. Los «pobres» (víctimas del desarrollo capitalista en la metrópoli) reaccionan sumándose a sectas oscurantistas antiilustradas que organizan su partida y su asentamiento en Nueva Inglaterra. Este origen impregnará poderosamente la ideología americana y le dará un carácter marcadamente reaccionario

Pero lo esencial, para las clases dirigentes de la Inglaterra capitalista/imperialista de la época, no era esta emigración sino la constitución de colonias normales construidas para servir los objetivos de la acumulación en la metrópoli: las colonias esclavistas de la Norteamérica inglesa. La yuxtaposición de estos dos conjuntos de entidades dará a la formación social de Estados Unidos su carácter específico, fundado sobre un modelo de colonialismo interno. Nueva Inglaterra se beneficiará del poco interés que la metrópoli tenía en ella. Se alza, pues, como centro autónomo, se impone como intermediario en la explotación de las colonias esclavistas, apropiándose en primer lugar del comercio marítimo que le permite su control, y comienza una industrialización precoz. Estados Unidos añade, pues, a su formación un nuevo centro capitalista/imperialista (Nueva Inglaterra) y su propia colonia interna (el Sur esclavista). Los efectos de esta conjunción en la formación de la cultura política de Estados Unidos han sido decisivos

El colonialismo interno no ha sido un producto exclusivo de la historia de Estados Unidos. Encontramos características en parte comparables en América Latina y en Sudáfrica. La península ibérica no se situaba a la vanguardia del desarrollo del capitalismo. Pero nolens volens esta conquista se inscribe en la formación mercantilista del capitalismo naciente. El sojuzgamiento brutal de los indios, después el relevo que supone la importación de esclavos africanos, hallan su lugar en este nuevo marco. Con la salvedad de que el sistema no funcionaba en beneficio de centros nuevos, ni en España ni en Portugal, y menos aún en las colonias de América.

La función colonial de América Latina tuvo que ser recuperada por los verdaderos centros en formación, Inglaterra en primer lugar, relevada más tarde en el siglo XIX por Estados Unidos (que proclamó su vocación de convertirse en los dueños únicos del continente a partir de la doctrina Monroe, 1823). Los españoles y los portugueses cumplían una función de intermediarios parecida a la que las burguesías compradoras ocuparían en Asia y en el Imperio otomano.

La colonización interna en América Latina tuvo igualmente consecuencias políticas y sociales del mismo tipo que las generadas por la colonización en general: el racismo con respecto a los negros (especialmente en Brasil), el desprecio ante los indios. Esta colonización interna no se cuestionó más que en México, cuya Revolución (1910-1920) se sitúa por esta razón entre las «grandes revoluciones de los tiempos modernos». Y puede que esté en camino de cuestionarse en los países andinos con el renacimiento de las reivindicaciones «indigenistas» contemporáneas, por supuesto en una coyuntura local y global nueva.

En Sudáfrica, la primera colonización de población (la de los bóers) se inscribía más bien en la perspectiva de constitución de un Estado «blanco puro», que implicaba la expulsión (o el exterminio) de los africanos, más que su sometimiento. La conquista británica, por el contrario, se marcó de entrada el objetivo de someter a los africanos a las exigencias de la expansión imperialista de la metrópoli (la explotación de las minas en primer lugar). Ni los antiguos colonos (los bóers), ni los nuevos (los británicos) fueron autorizados a erigirse en centro autónomo.

El Estado bóer del apartheid intentó hacerlo tras la Segunda Guerra Mundial, asentando su poder sobre su colonia interna (negra en lo esencial). Pero no logró sus fines debido a una relación numérica desfavorable (una gran mayoría negra) y a la resistencia in crescendo de los pueblos sometidos, que finalmente venció. Los poderes establecidos tras el final del apartheid han heredado esa cuestión de la colonización interna, sin que hasta el presente hayan aportado una solución radical. Pero ése es un nuevo capítulo de la historia.

El caso de Sudáfrica es especialmente interesante desde el punto de vista de los efectos del colonialismo sobre la cultura política. No es sólo que el colonialismo interno se haga aquí visible hasta para un ciego, ni siquiera que haya producido la cultura política del apartheid sino que pone en evidencia también que los comunistas de ese país han sabido extraer un análisis lúcido de lo que es el capitalismo realmente existente. El Partido Comunista de Sudáfrica fue, durante la década de 1920, el promotor de la teoría del colonialismo internó (una teoría que adoptó en los años treinta un líder negro del Partido Comunista de Estados Unidos, Hayword, pero que sus camaradas «blancos» no siguieron). Había deducido las consecuencias: que los ingresos elevados de la minoría «blanca» y los increíblemente bajos percibidos por la mayoría «negra» constituían el derecho y el envés de la misma cuestión

Yendo incluso más lejos, ese PC se había atrevido a hacer la analogía con el contraste que oponía (en el Imperio británico) los salarios ingleses y los ingresos del trabajo en la India. Para él, como para la III Internacional de la época, estos dos aspectos de la misma cuestión (la del capitalismo real) eran indisociables. La teoría comunista sudafricana del colonialismo interno conducía a la conclusión de que, a escala del sistema capitalista mundial, el colonialismo, en apariencia externo para las grandes potencias imperialistas, es evidentemente interno. El PC de Sudáfrica y la III Internacional de la época habían inculcado esta conclusión en la cultura polí­tica de la izquierda (comunista). Y en esto rompieron radicalmente con la izquierda socialista de la II Internacional socialcolonialista, cuya cultura política negaba esta asociación inherente a la realidad mundial.

He escrito que Sudáfrica es un microcosmos del sistema capitalista mundial. Reúne en su territorio los tres componentes de este sistema: una minoría que se beneficia de la renta de situación de los centros imperialistas, dos componentes mayoritarios, casi igualmente repartidos entre un «tercer mundo» industrializado (los países emergentes de hoy) y un «cuarto mundo» excluido (los ex bantustanes), análogo a las regiones no industrializadas del África contemporánea.

Las proporciones entre las cifras de las poblaciones de estos tres componentes y las que describen la jerarquía de sus ingresos per cápita son más o menos las mismas que caracterizan el sistema mundial actual. Este hecho contribuyó sin duda a la lucidez que tuvieron los comunistas sudafricanos de la época. Esa cultura política hoy se ha perdido. No solamente en Sudáfrica, con el alineamiento (tardío) del PC a las tesis banalizadas del «racismo» (que da estatuto de causa a lo que no es sino un efecto), sino también a escala mundial con el alineamiento socialdemócrata de la mayoría de los comunistas.

La colonización de Palestina por Israel ilustra ante nuestros ojos contemporá­neos la permanencia de la acumulación por desposesión.

¿Evoluciona el sistema mundial contemporáneo en la dirección de una nueva generalización de las formas del colonialismo interno? La profundización de la crisis social en sus periferias, que acogen a la mitad campesina de la humanidad, producida por la ofensiva generalizada del capital (la estrategia de «cercamiento a escala mundial») engendra una presión migratoria gigantesca, que vendría a compensar el estancamiento demográfico relativo de los centros de la Tríada.

La hipótesis de un colonialismo interno generalizado, que caracterizaría la fase por venir del capitalismo mundial, sigue siendo discutible debido a las verdaderas resistencias políticas e ideológicas que suscitaría en Europa la adopción de un modelo de este tipo, que implica la institucionalización del «racismo». Por el contrario, el modelo «comunitarista» inspirado por la práctica de Estados Unidos parece constituir aquí el peligro absolutamente real de la «americanización de Europa».

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1700 - 2016-12-03 13:24:27
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] Siguiente