Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

NO A LA REIVINDICACIÓN POLÍTICA DEL GENOCIDIO

Organismos de DDHH argentinos  repudian designación de Milani

 

(Agencia Walsh) los repudios a la designación de Cesar Milani, al frente del ejército, los organismos de DDHH manifiestan, que esto solo puede entenderse como una búsqueda de mayor eficacia en la implementación de la ley antiterrorista, y es una provocación y un avasallamiento del clamor y la lucha del pueblo contra la impunidad.

Los Organismos de DDHH abajo firmantes repudiamos enérgicamente el nombramiento delGral. César Milani al frente del Estado Mayor General del Ejército Argentino.

Este personaje de oscuro prontuario represivo en la década del ´70, en tanto se ha señalado su participación en el “Operativo Independencia” en Tucumán como subteniente especializado en inteligencia en el Batallón de Ingenieros de Construcción 141 de La Rioja, en comisión en Tucumán, entre febrero de 1976 y febrero de 1977; ha sido también denunciado como consustanciado con los levantamientos “carapintadas” en los ´80 y su condenable carrera la ha desempeñado en el área de Inteligencia del Ejército, cuya conducción ejerce desde 2007.

Con tales antecedentes llega este militar al más alto escalafón dentro de una Fuerza que todavía sigue rindiendo cuentas ante la justicia por los crímenes cometidos.

Sólo podemos entender esta designación en los términos de la búsqueda de una más eficaz aplicación de la Ley Antiterrorista sancionada por el Congreso Nacional a instancias del Poder Ejecutivo y que fuera ampliamente repudiada por el conjunto de los Organismos de Derechos Humanos.

El nombramiento de Milani es la representación práctica y simbólica de la continuidad de la impunidad siendo que él, al igual que muchísimos de los que participaron en la represión durante la Dictadura genocida, continúa en actividad en las fuerzas armadas y se los premia con ascensos y puestos de mando.

A la vez, recordamos que no han sido negadas las denuncias contra Milani por haber sido el cerebro del proyecto de espionaje del que han sido objeto las organizaciones populares, conocido por proyecto X.

Queremos expresar nuestro más absoluto rechazo a tal designación entendiéndola como una provocación y un avasallamiento a los más de 36 años de lucha de nuestro pueblo en contra de la impunidad.

Asociación de Profesionales en Lucha – APeL

Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos – AEDD Centro de Profesionales por los Derechos Humanos – CEPRODH

Colectivo de Abogados y Abogadas Populares "La Ciega"

Colectivo Memoria Militante

Hijos La Plata

Liberpueblo

Unión por los Derechos Humanos

...y siguen firmas

walsh - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:08:34
postaporteñ@_______________________________

ANOCHE VI A UN TRAIDOR

Esteban Valenti

Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

12.07.2013

Anoche vi durante dos horas y 20 minutos la entrevista de Gabriel Pereyra a Amodio Pérez. Antes había leído el mamotreto de 12 páginas en El Observador. No soy un masoquista, me sentía obligado, por razones políticas y profesionales, como periodista y como político. Y por curiosidad.

No le iba a dar mayor importancia, aunque ya en dos programas de radio en los que participo semanalmente tuve que opinar, pero además viendo al traidor en todo su “esplendor” me surge del alma, del estomago y de la cabeza la necesidad de opinar.

Yo no soy ni pretendo ser objetivo en este análisis. Estoy involucrado, tuve duros enfrentamientos ideológicos y políticos con el MLN en esos años y después, y el periodo al que se refiere Amodio Pérez tiene que ver con un momento muy particular, muy tenso, muy importante de mi vida. Aclaro.

Tengo una ventaja, sobre alguno de esos temas tengo información y formación. A pocas palabras...

Amodio Pérez fue un gran traidor, lo confiesa en varias oportunidades en la entrevista, y sigue siendo un traidor manipulador en la actualidad. Es un traidor contumaz y reiterado.

Reconoce que entregó a Julio Marenales y reconoce que le dieron un salvoconducto a el y su compañera, otra importante dirigente del MLN para salir del país, mientras cientos y miles de sus compañeros y otros luchadores populares eran torturados, encarcelados, desparecidos y mantenidos durante muchos años en prisión.

Toda una parte de su entrevista es para intentar sembrar dudas sobre las dimensiones de su traición, y para demostrar que él no fue el causante de la derrota del MLN. Sobre esto no tengo la menor duda, la derrota del MLN fue el resultado de sus graves errores políticos, militares tanto en el plano táctico como estratégico.

La traición de Amodio Pérez no se mide en la cantidad de nombres y locales que entregó a los militares, ni en la entrega de la cárcel del pueblo, que algunos ya reconocieron que fue un operativo utilizado para meter a Pérez hasta el cuello en la traición y hacerlo cambiar de bando. Y eso es lo que hizo, un jefe del MLN de primer nivel, con cargos, con una mística y una imagen en toda la organización y ante la sociedad en su conjunto se pasó de bando. Esa fue su gran traición.

Ni lo torturaron, ni le tocaron un pelo y se pasó al bando enemigo, los ayudó en todo lo que pudo, y sobre todo los ayudó a transmitir la imagen del desbande, del desastre total y lo hizo públicamente. Y los militares lo utilizaron muy bien, y él, que era y es un tipo inteligente y minucioso, como el se define, lo sabía perfectamente y a su compañera que también era una dirigente. Y convenció a otros a traicionar y lo confiesa impúdicamente.

El periodista que en ciertos aspectos abunda en detalles y preguntas pasa por algo cosas fundamentales. Es posible que sea por pertenecer a otra generación. Pero nos quedamos con las ganas – ante las reiteradas muestras de “modestia” de parte de Amodio hubiéramos querido saber en cuales operaciones había participado, con que responsabilidades y qué cargo había ocupado en el MLN – Ese capítulo es todo un gran y evidente entrevero. Un entrevero organizado.

Amodio fue uno de los principales jefes del MLN, y sus discrepancias, su oposición a ciertos planes, no cambian absolutamente nada, simplemente son un intento un poco tardío de darle cobertura política a su traición.

Amodio además colaboró durante un largo año, desde que se dio vuelta hasta octubre de 1973 en armar todo el organigrama del MLN en las diferentes etapas, en hacer inteligencia fina, profunda sobre características y definiciones internas de la organización. Cuando no les sirvió más para nada, le dieron dos pasaportes y lo dejaron en la frontera.

Ahora aparece 40 años después. Inocentemente.

El primer síntoma de que Amodio Pérez miente es cuando mueve la boca.

Aunque en algún momento cuente detalles que pueden ser ciertos, es el conjunto, es el relato que trata de construir el que es una gran mentira, una nueva traición.

El relato de las libras esterlinas de oro olvidadas primero en el asiento de un auto y luego guardadas bajo un murito en un gallinero, son una tomadura de pelo mayor. Nos trata a todos de estúpidos. Los militares de la dictadura se movían por dos grandes intereses: información-inteligencia y plata-botín. Amodio debe haber traficado con ambas cosas. No tengo pruebas, tengo sentido común.

Amodio habla en la mayoría de los casos de personas muertas que no tienen posibilidad de defenderse. Los otros son parte de la contienda, pero hay un tercer grupo, que podría corroborar o negar sus palabras: los militares de la dictadura.

El primero es el mayor retirado Armando Méndez, en ese entonces un joven y muy prometedor oficial con tareas muy por encima de su cargo. Ese no va a tener ningún interés en hablar. Los otros que saben, son muchos de los jefazos de la dictadura, los que están presos.

¿Alguien cree que Gregorio Álvarez, no sabe el nombre falso que les dieron a Amodio Pérez y a su compañera en sus documentos, en su pasaporte para viajar a España y radicarse? Si tiene la memoria frágil, lo averigua con una llamada telefónica....y sabe o puede averiguar otros detallecitos. Así que Amodio Pérez le da a este grupo de dictadores un enorme sartén por el mango. Que desinteresado, que ingenuo...

Luego de la catarata de palabras y versos surgen muchas preguntas: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Por qué ahora?

Voy a tratar de ser lo menos conspirativo posible, pero hay cosas inevitables. Veamos algunos detalles. Si se observa cuidadosamente la entrevista podrá apreciarse en una parte que el periodista sabe que Amodio va a hablar de los militares que sugirieron atacar a los cuatro soldados en la puerta de la casa del general Gravina.

Pero eso no es lo grave, lo grave es que ante tamaña barbaridad casi no repregunta, no pide un mínimo de datos. ¿Quién le dio a Amodio esa información?

¿O le vino el prurito de mantener esos temas en secreto?

O ¿hace streep tease pero se deja el sombrero y el periodista lo acepta?

Es un infundio total, todos los que conocemos algo de esa época sabemos que esos militares, no eran pro tupamaros, y se los acusa nada menos de orientar al MLN a matar a sus camaradas de armas. Es una mentira colosal, la peor de todas, un mandado de un traidor que sigue traicionando, ahora en el año 2013. Tiene una vocación irrefrenable de delator y traidor.

Amodio Pérez sigue siendo un engranaje miserable de la vieja máquina de la dictadura y sus resabios. Eso es lo que se desprende de todo el reportaje y de toda la operación. Y esto recién comienza.

Algo quisieron hacer con este tránsfuga en las elecciones del 2009 ¿se acuerdan? Ahora lo están preparando mejor. Si le abrimos a este traidor una rendija, va a supurar veneno durante todo el tiempo que pueda.

Política, traición y guerrilla.

Todo el relato de Amodio es un monumento a la falta de un mínimo sentido de la política, de la historia, de la realidad uruguaya.

A veces es un miserable pretexto. Cuando habla del “Plan Hipólito”, es decir de los atentados del 14 de abril, el los mira desde la enana perspectiva de su visión, no habla del pueblo uruguayo, de sus trabajadores luchando, del Frente Amplio surgido de las elecciones, de la correlación de fuerza, nada de nada.

El habla de su confrontación con Sendic y Fernández Huidobro y otros sobre el plan Hipólito y el Tatú”, de un mundo cerrado y separado de cualquier otra realidad. Y todo el relato es eso y nada más que eso.

El MLN fue derrotado y contribuyó de manera importante a la derrota de todo el movimiento popular por parte de las fuerzas más reaccionarias y antidemocráticas de la sociedad uruguaya por sus errores políticos y militares, pero sobre todo políticos y porque vivía en una realidad creada e inventada por ellos mismos. Así de duro.

El relato de que a la hora de los hornos, del horno grande de la dictadura, tanto si se considera que comenzó el 9 de febrero, en Boizo Lanza o el 27 de junio del 73, el MLN ya no existía ni política ni militarmente. No hay nadie que pueda negarlo con un mínimo de decencia. No existía, ni como guerrilla, ni como organización político-social. Yo militaba en la universidad, un lugar clave para saberlo y percibirlo.

El relato de que la dictadura fue un enfrentamiento prolongado entre el demonio de la guerrilla y el demonio de los dictadores es una falsedad del tamaño del estadio Centenario lleno.

Ese relato se dejó crecer y se alimentó por tres vertientes diferentes, por los que nunca hicieron autocrítica en serio, simplemente rodaron y dejaron que esa historia rodara; por la derecha democrática que necesitaba ese relato para justificar muchas, demasiadas cosas y lavar sus culpas y sus complicidades, que las tuvieron, y la tercera la de los dictadores para justificar sus horrores.

Y una cuarta vertiente, fue la de muchos que nos callamos o nos hicimos los distraídos y dejamos rodar la pastilla.

La catarata de libros, relatos, artículos y cuentos que hemos recibido y tragado en estos años no son responsabilidad de sus autores, sino muchas veces de nuestros silencios. Cada uno cuenta la historia como le conviene. Y eso sucedió. Y a llorar al cuartito, pero como dice Benedetto Crocce, toda buena historia es actual. Y comienza a emerger la verdadera historia, no como pretende Amodio, otra versión, sino un relato real de lo que sucedió, con diferencias, matices, equilibrios y hechos. La historia se basa en hechos, documentos, y lamentablemente en declaraciones de traidores. Lo que hay que saber es leer. Hay gente capaz y seria para seguir trabajando.

Tres consideraciones finales:

Primero, está muy bien que alguien haya hecho la labor periodística de entrevistar al traidor. Los uruguayos estamos grandecitos para que alguien nos censure y nos diga lo que podemos y lo que no debemos leer para no envenenar nuestras cándidas mentes. Como es obvio, luego el autor queda sometido a la crítica y el análisis de rigor.

Segundo: Desde el fondo del alma: qué grande es la izquierda uruguaya que a todos nos ha dado una identidad nueva, renovada, verdaderamente democrática, unitaria, plural, discutidora, buscadora de la verdad, exigente en el debate.

Grande el Frente Amplio, con los que nos equivocamos, los que cometimos errores, los que tuvimos debilidades democráticas muy grandes, los que hicimos autocrítica explícita y hasta el hueso y los que eligieron otro camino. Grande el FA por integrar nuestros pasados tan diversos, nuestra historia tan diferente y muchas veces enfrentada y darle una fuerza política unitaria y transformadora. Grande no con la izquierda, sino con el país, porque eso ayudó a toda la sociedad uruguaya en su conjunto a los cambios y a la democracia.

Y grande por tratar y seguir tratando a los traidores como tales.

Tercero. Honor a los miles de uruguayas y uruguayos que sufrieron la tortura, la muerte,  la cárcel y para todos aquellos que siguieron siendo luchadores dignos y altivos a pesar de afrontar las formas más crueles del dolor. Para los que no traicionaron.  

uy-press - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:06:11
postaporteñ@_______________________________

Comentarios al artículo de Esteban Valenti

14 de julio de 2013- elmuertoquehabla.blogspot

Aunque también  sufrió las consecuencias de la traición del lamentable Jorge “Charleta” Guldenzoph, Esteban Valenti no fue una de las víctimas directas de Héctor Amodio Pérez, Por eso mismo, los dichos de Esteban Valenti sobre el traidor cobran mayor valor, superan distancias, entienden que fuera quien fuere la organización traicionada, el agraviado es el movimiento popular.

Los tupamaros comenzamos con los análisis autocríticos en 1973, unos en el Penal de Libertad (la “Carta de los Presos”) y otros en Chile, Simposio de Viña del Mar.

De los compañeros en el exilio, recuerdo el trabajo del grupo “Rumbos”,  el de Modernell  (“Sacuza”).  El de Jorge Torres se titula sugestivamente “Con la derrota” y “La Revolución Necesaria”  el de Andrés Cultelli. Apenas salido de las cárceles. Fernández Huidobro también escribió un relato de las principales anécdotas de los primeros años del MLN (T).

A la III Convención Nacional, realizada en 1985, la primera en la legalidad, se presentaron cerca de 80 análisis críticos sobre la derrota del movimiento guerrillero en el contexto de la historia protagonizada por el pueblo uruguayos desde 1950 en adelante. 

A estos numerosos análisis se les deben agregar cientos de entrevistas a diferentes integrantes del MLN(T), una buena parte de ellas compiladas en los libros de Clara Aldrighi, Leonardo Haberkorn  y en el recientemente presentado “Rehenas”.  Existen obras de literatura de Butazzoni y de Liscano que entrañan profundas críticas al pasado guerrillero.

Una lectura muy superficial todos estos trabajos sirve para comprobar tres cosas:

1) Nadie, absolutamente nadie, responsabiliza a la traición la derrota del Movimiento; todos tendemos a bucear en las concepciones y errores políticos antes de acordarnos del episodio Amodio Pérez

 2) todos, absolutamente todos, echan una mirada crítica a las relaciones del movimiento guerrillero con el movimiento popular  y a las formas organizativas que contribuyeron a la derrota (aparatismo, sancionismo, militarismo, etc.). Demuestran claramente que los integrantes del movimiento guerrillero no “vivía en una realidad creada e inventada por ellos mismos”.

3) Casi todas estas autoras y estos autores que pertenecieron a la guerrilla, mantienen su visión crítica sobre la democracia liberal,  más preocupada  por los aspectos formales que por la participación popular, especialmente en lo medular de una vida democrática: la distribución de la riqueza y del ingreso nacional.  Si los ricos son cada vez más ricos y los pobres un poco menos pobres, la brecha social se ahonda por muy progresistas que sean los gobiernos. 

Digo “casi todas y casi todos” intencionadamente, muchos tupamaros han hecho como Esteban, dejaron de pretender revolucionar la democracia burguesa y  están del otro lado del mostrador... estoy convencido que hay una masa de comunistas y tupamaros que no estamos dispuestos a hacer esa autocrítica.

 Un abrazo respetuoso

Jorge Zabalza

posta - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:03:55
postaporteñ@_______________________________

Contrapunto Entre Un Roto Y Un Descosido

El Sr. Esteban Valenti, es un “renegado” (“los renegados son los peores” acostumbraba a  decir su antiguo protector y mentor, Rodney Arismendi, pero era una de sus tiradas anti-trotskistas, que eran obligatorias para todo Secretario General de aquellos tiempos).

Valenti en cambio, protagonizó un gambito original, que solo fue posible después de la implosión de la URSS, renegó para la derecha, se pasó al campo burgués, como tantos antiguos miembros de la “nomenklatura” soviética. No cazó en el ramo del gas, ni del petróleo, ni de los bosques u otros productos primarios de exportación como hicieron sus antiguos congéneres del “partido guía”.

Valenti agarró para el empresariado nacional, en el ramo de la publicidad que había aprendió entre los camaradas italianos durante las campañas electorales de la península itálica.

Y acá hizo carrera de director de campañas electorales frentistas al lado del Sr. Astori. Actualmente es uno de sus “operadores mediáticos”.

Del período “comunista” le quedó la vieja fobia sectaria (típicamente estalinista) contra el viejo MLN-Tupamaros (y toda otra izquierda rival, particularmente si tenían prédica en los círculos obreros sindicalizados).

Nos llamaba “los iluminados” para  que la militancia tenga memoria de las barbaridades ideológicas que se comenten en un país subdesarrollado y dependiente como Uruguay, en nombre de la denominada “lucha ideológica”, buscando la primacía de la formación propia aún a riesgo de sacrificar todo (1).

O, dicho de otra manera, la actitud “comunista” que reivindicaba Marx en su célebre Manifiesto, no tiene puntos de contacto alguno, con la práctica “comunista” que introdujo el difunto Stalin, cuando agarró la manija en la Unión Soviética y terminó metiendo ante el paredón (después de obligarlos a envilecerse mediante torturas infames) a todo el viejo Comité Central Bolchevique, los compañeros de Lenin, que hicieron la Primera Revolución Obrera Victoriosa, después de la Comuna de Paris. En la cama, de todos ellos, murieron Lenin y Stalin, los otros fueron todos ajusticiados vilmente.

Después y a lo largo de muchos años, los comunistas en América Latina, eran defensores rabiosos, violentos y patoteriles de toda invasión soviética, de toda condena a honestos comunistas críticos, que defendían a rabiar, y por tanto de todos los crímenes que se realizaron en “los campos” del Círculo Polar Ártico, en la lejana Siberia.

La crítica al “socialismo real”, la realizada por obreros e intelectuales comunistas, y que es muy superior a las críticas de los intelectuales burgueses a sueldo del Imperialismo, los encontró siempre al lado de la burocracia soviética contra esos heroicos camaradas comunistas, y se festejaban sus muertes y deportaciones. Todos ellos eran “perros” y “traidores” y estaba bien torturarlos, detenerlos, enviarlos a trabajos forzados y asesinarlos.

Sus obras estaban prohibidas leerlas en los partidos comunistas occidentales y muchos pagaron con la expulsión lo que se entendían eran “desviaciones”.

Valenti fue educado en todo esto: el marxismo adulterado de los manuales soviéticos, las prácticas sectarias y el oportunismo de adaptarse “a los virajes”.

 Para el movimiento popular es un irrecuperable, un lastre, un elemento que aporta solo negativamente.

Su último “aporte” con pretensiones teóricas, fue una crítica al folleto de Lenin, “El Estado y la Revolución” donde creyó encontrar los gérmenes de las desviaciones estalinistas. Es decir nuestro novel pensador no se elevó más allá de la crítica mal intencionada de los Conquest, los Thompson, y tantos otros panegiristas burgueses y a sueldo, desfachatadamente, de los peores círculos imperialistas (2)

Ahora tomó la pluma para comunicarnos “Que ayer vi a un traidor”. Se refería al Sr. Amodio Pérez, cuestión que este acepta plenamente (sin haber pasado por la Lubianka) y por eso habría que señalarle: “Chocolate por la noticia!!!”.

El tema Don Valenti, no es el “traidor” Amodio, SINO LOS OTROS TRAIDORES QUE ESTÁN EN SILENCIO PROLONGADO Y SE ESCUDAN DETRÁS DE AMODIO. Por si no se desayunó.

Que Amodio traicionó lo conoce el movimiento popular uruguayo y particularmente los tupamaros hace sus buenos, casi 40 años. Fíjese Ud.!!!!

Lo que está “tapadito”, pero empieza a salir a luz, cada vez con más fuerza, es que Amodio no fue el único traidor (ni él ni la troika que tradicionalmente se asocia con su nombre o sea: la “flaca” Mercedes y el “Tino” Piriz Bude). Y ahí Don Valenti, justamente ahí, es que comienzan los problemas para muchos.

Digamos también –antes de pasar a lo otro, lo central- que no ignoramos porqué “el operador Valenti” sale ahora, comedidamente, a la palestra.  Lo hace porque en el Frente, hay quienes especulan con “los trasiegos electorales” y se apresuran a que los factibles disidentes se vayan de sus tiendas actuales, desencantados y vayan a engrosar otros caudales electorales, que los posibles receptores necesitan urgentemente para afirmarse al seno de la “interna” frenteamplista.

O sea un vasto juego especulativo, altamente especulativo, que no es nuestro tema. Son derivaciones de los conciliábulos entre cuatro paredes, donde todos se anotan para parecer “originales” y sacar conclusiones, actitudes, posiciones que ayuden a la causa propia.

Al Roto de Valenti, le sale en contrapunto El Descosido de Jorge Zabalza.  Empecemos por sus elogios a Valenti: ..”los dichos de Esteban Valenti sobre el traidor cobran mayor valor, superan distancias, entienden que fuera quien fuese la Organización traicionada, el agravio ( ¿? meramente agravio ¿y los muertos?) es al movimiento popular”.

Nos alegramos que Zabalza se sienta hermanado con Esteban Valenti, “que superen distancias” y hasta “entiendan” cualesquiera que sean las acepciones que el término “entiendan” tenga.

Pero Zabalza nos quiere señalar que solo la traición de Amodio es un “agravio al movimiento popular”, que lo es, sin duda alguna. Solo que deja de lado otros “agravios” hechos tanto al movimiento popular como específicamente a la militancia tupamara, que para nosotros, es lo que cuenta.

 Al fin y cabo, con las traiciones, los que dejaron el cuero en la estacada fueron los militantes y compañeros tupamaros. Con las traiciones del “aparato” de la Orga, de los jefes, a ver si nos entendemos, porque los otros aparatos de otros partidos también dejaron el tendal de sus propios militantes muertos, pero eso es harina de otro costal. Y conviene no entreverar las cosas.

Cada cual, dentro de filas, debe hacer sus propias investigaciones y velar por los sacrificados inútilmente.Evaluar los errores propios, los de los jefes, los de los que sacrificaron militantes, la responsabilidad de las diferentes traiciones y sus niveles.

Lo tendrá que hacer el antiguo Partido Comunista, lo tendrá que hacer el GAU, lo tendrá que hacer el PVP, para mencionar solo algunos de los partidos y organizaciones reprimidas, pero vamos a no generalizar demasiado la cosa con “los agravios al movimiento popular” porque es una forma de salirse por peteneras, sacar la pelota al óbol, y restarles fuerzas a la seriedad y rigurosidad del análisis propio.

Después de esa desafortunada introducción, Zabalza entra en materia, citando libros de crítica de la militancia propia: desde el malogrado recientemente “Urraca” Modernell y su opúsculo crítico, a los también compañeros Cultelli, y el “gordo” Jorge Torres, que produjeron obritas un poco mayores. Se pasea incluso, brevemente, por el Simposio de Viña del Mar.

Todo “filo”, vamos a decir las cosas como son, porque a eso antes no se le dio la más mínima bolilla.

 Todo aporte crítico se vio siempre con recelo. Y el mismo se extendía de “la obra” al autor.La militancia tiene que guardar “la subalternidad debida” a la egolatría de los jefes, deben ser entes, no militantes consientes.

No tenemos mayores antecedentes sobre lo que pasó con Modernell y con Torres, pero en cambio tenemos información de primera fuente con lo que pasó con la “autocritica” de Cultelli. Cultelli hizo varias copias de su manuscrito original, la repartió entre compañeros que creyó sus albaceas testamentarios y capaces de publicar su obra. Uno de ellos fue Julio Marenales. Ni Marenales desde “su” MLN, ni el “fondo Raúl Sendic” estaban dispuestos a tomar cartas en el asunto y publicar la obra.

Así ha tratado siempre “el aparato” y “los jefes” a sus militantes!!!!

Si no andaban de “negritos” o “fogoneros” “FLIT” con ellos.

Al final, un grupo de compañeros, sin apoyo material oficial, tomó en sus manos el asunto, recogió el manuscrito, lo armó finalmente (constataron que un reportaje final que Cultelli había incluido y pensaba publicar, fue secuestrado) y, dos de los compañeros viajaron a Bs. As. dónde la solidaridad militante argentina se encargó de publicarlo sin cobrar un peso. Como uno de esos compañeros se llama S.A., Zabalza sabe bien a quién nos referimos y sabrá también que el testimonio es veraz.

Luego de su introducción Zabalza entra en materia para afirmar lo siguiente que culminará en tres numerales: “A la III Convención Nacional, realizada en 1985, la primera en la legalidad, se presentaron cerca de 80 análisis críticos sobre la derrota”.

No tenemos motivos válidos para suponer que la afirmación de Zabalza no sea cierta, pero digamos también que esos “80 análisis críticos sobre la derrota” no los conoce ni la militancia ni el movimiento popular, si siquiera el público en general.

Y el tema no es ninguna casualidad, que ni a mimeógrafo se han publicado, que no están registrados en archivo web alguno, y no tenemos noticia de que esté depositado en fondo documental ídem, como sucede con otras organizaciones latinoamericanas (el MIR chileno, el PRT argentino).

El “aparato” y los jefes, los “históricos” se han encargado de que no tengan publicidad, que no los conozca nadie, que no sirvan de antecedente. Saben todos ellos muy bien porqué y Zabalza también lo sabe (3)

Venimos sosteniendo desde hace varios años –esta no es ocurrencia de último momento, ni cosa que se le parezca- que además de los “80 análisis críticos sobre la derrota” los jefes tuvieron tantos o más (me animaría a decir cientos de testimonios directos, en conversación personal y privada, buscada por ellos) también de información crítica sobre los motivos de la derrota y sobre ciertas traiciones que no se circunscriben a Amodio y al resto de la “troika”, PERO DECIDIERON “TAPAR TODO”. Y todo sigue tapado, desde 1985 hasta el 2013 presente.

Pero además todas las críticas jamás se reflejaron en la política que se practicó, lo cual quiere decir solamente una cosa: los “jefes”, el “aparato” se pasaron todo por el quinto forro (como decíamos antes).

El “aparato” y “los jefes” funcionaron siempre como un gran recolector de información de las bases que ellos decidían utilizar a discreción. La base aportaba, la cúpula digería a lo Pantagruel sin que la información volviera a la base.

Así fueron cimentando la pre-eminencia, su(s) ventaja(s). Del trabajo de los demás. Unos trabajaban “de trueno” y otros embolsaban “la llovida”.

La usura intelectual, una variable de la política del rentista pequeño burgués, muy típica del Uruguay del “medio pelo”.

El “aparato” y “los jefes” sancionaban o cancelaba sanciones que habían establecido las bases también a discreción.

Es el caso de las “sanciones” que tenía la “tronca” Topolansky, que no le impedían militar, pero tenía prohibido tener responsabilidades y cargos en la estructura, hasta que un “jefe”, su marido, tomó cartas en el asunto: le levantó las sanciones sin dar cuenta a nadie y hasta la incluyó en las listas parlamentarias.

Así está, esta señora, ahora, en el Senado. Lo mismo sucedió con la mujer ( Susanita) de un actual ministro que ahora es diputada parlamentaria y anda con la “barra brava” de Peñarol a cuestas sin tener méritos de militancia alguna 

El “aparato” y “los jefes” decidieron que había que sostener diálogos con las logias de la inteligencia militar y mantuvieron diálogos (y ¿quién sabe qué más?) con los mismos. A uno de esos diálogos concurrió el Sr. Zabalza (y pudrió todo) como lo confiesa en el libro “Cero a la Izquierda”.

¿Sabían las bases que hacían Marenales, EFH, Mujica, el Tambero allí o, fueron a esas reuniones sin permiso y sin anuencia, con “agenda libre” para negociar cualquier cosa?(4)

Y como cada libertad del “aparato” y “los jefes” lleva posteriormente a que “cada jefe” hace lo que “se le canta” después siguió el “referente” Mujica haciendo sus “contactos particulares” desde el Ministerio de Ganadería, con los círculos del capital agrario, estableciendo sus contactos con la Asociación y la Federación Rural, sin permiso y sin anuencia, hasta lograr los firmes apoyos que le permitieran levantarse como un candidato presidencial a la “interna”

. De esos cabildeos en los que participó también Agazzi (fue cómplice), surgieron situaciones bien bizarras, como el reproducir Agazzi, el verso que le vendían los grupos de presión agrario, de que sus campos “de basalto” no les producían ni 1.000 dólares de renta anual, episodio que ha narrado también otro “compañero” bastante especializado en los temas y que responde a las iniciales de W.Y., cuestión, como la anterior, que Zabalza puede identificar y  que, por lo tanto, es garantía de veracidad.

En Uruguay, como siempre, somos pocos y nos conocemos todos.

Zabalza, que después del 85, llegó al vértice de la pirámide (hasta que lo bajaron del cielo a escobazos), convirtiéndolo en un paria y  en un leproso político, sabe perfectamente todas estas cuestiones y las que no sabe directamente se las barrunta. No es tonto, en cambio, es avieso y cuando cuadra, maniobrero.

Pero Zabalza fue formado (y deformado) en la mentalidad del “aparato”. Es “aparatista” en todo, o sea quiere hacer lo mismo que el “aparato” viene practicando desde siempre: el poder discrecional, el reino del subjetivismo propio, que es también la arbitrariedad elevada a la quinta potencia.

Que nadie los controle, que todos se sometan a sus caprichos, que no haya organismos a los que se deban, informes que se deban dar, cortapisas, limitaciones: en suma la libertad particular para mí y la esclavitud formal para el resto.  La Organización soy YO, como aquel que decía (en francés monárquico) L'ÉTAT, C'EST MOI.

¿ Ha reflexionado Zabalza que todo eso es una quimera, una aspiración casi demencial, imposible en una sociedad civil como la nuestra, un retroceso a las formas caudillescas, cuando la Banda Oriental era una pampa, escasamente poblada, con la inmensa mayoría de la gente analfabeta, sin sociedad civil digna de su nombre, sin organismos representativos de la voluntad popular, sin opinión pública electora, sin prensa, sin burocracia elemental capaz de registrar acuerdos, levantar un acta, archivar los hechos de gobierno realizados, con la discriminación generalizada de la mitad (o sea las mujeres)?

¿O el ideal es, la sociedad del “socialismo real” (el otro era el “utópico”) donde el líder gobierna hasta que se muere, todos le juran “lealtad”, él es el “gran timonel”, el que dice la última palabra, y al final consumen a la sociedad toda, arruinan la producción, hacen crecer una burocracia que fagocita la vida social. Lo que fue el socialismo modelo estalinista que la gente celebró que reventara y se fueran todos, de una buena vez, al diablo?

¿Comprende ahora Zabalza, las implicaciones que tienen los combates contra “el aparato” y la dictadura discrecional “de los jefes”?

Vayamos ahora, al resumen en tres puntos, de los que tomaremos meramente dos y, reducidos a sus aspectos fundamentales.

Dice Zabalza en el primero: “Nadie, absolutamente nadie, responsabilizó a la traición la derrota del Movimiento, todos tendimos a bucear en las concepciones y errores políticos antes de acordarnos del episodio Amodio Pérez”.

Habrán tendido mucho a bucear, quizás, pero como la derrota se produjo después que había ascendido en marzo (el 16 de marzo de 1972) una nueva dirección que componían Marenales, EFH y Rosencof, habría que haber comenzado por separar a esos “compañeros” de cualquier posibilidad de ocupar una dirección, manipular los archivos de los “80 análisis críticos  sobre la derrota”, y someterlos a un tribunal de evaluación de responsabilidades.

Si eso se hubiera hechos nos habríamos ahorrado muchos años de majaderías continuadas del Sr. EFH y del Sr. Marenales.

De todas sus mentiras grandes y chiquitas, de todas sus chicanas y de todo el mal que hicieron los tres. Pero no se hizo.

 Así que bucearon, demasiado y al final terminaron como siempretomando resoluciones equivocadas basadas en criterios erróneos, para “reproducir” todos los males que antes nos habían llevado a la derrota.

En el parágrafo dos, de sus tres conclusiones, Zabalza estampa: …”Demuestran claramente que los integrantes del movimiento guerrillero no vivían en una realidad creada e inventada por ellos mismos”.

Señalemos a Zabalza que no se trata, para nada, de “los integrantes del movimiento guerrillero” o sea la mayoría, que eran las bases. Se trata del “aparato” y se trata de “los jefes”.

Esos sí vivían totalmente disociados de la realidad, en una burbuja de “mariscaleo” donde seguían con los viejos mitos del “aparato mínimo”, y habían llegado a la brillante conclusión de “la indestructibilidad del aparato” que se dijo (hasta por Sendic) antes del 14 de Abril, yque fue el fundamento para que Candan Grajales pensara que la Operación Hipólito “se asimilaba”

 Los que salían recién de la prisión estaban atiborrados de “informes” que daban una visión parcial de la realidad, y los que estaban en la dirección como Rosencof, callaban lo que no les convenía porque estaban en el jueguito de mantenerse en el poder, lo cual consiguieron, pero implicaba callarse la boca y jugarla “de seguidor y por fiel”, ya que apoyo de las bases no tuvo nunca.

La realidad fue que “no se asimiló nada”, y nos pasaron a dar un surtido completo, “pa' tabaco, hojilla y fósforos” como decíamos antes.

Nos bailaron un malambo arriba del lomo, o como decía Marenales hace unos años (en Suecia) y haciéndose el inocente: “Fuimos a meter la cabeza en la cueva del tigre, y el tigre nos comió la cabeza”.

”La cabeza”, o sea a todos ellos, que eran “los jefes”, ”los dueños del aparato”.A las “bases” y a los muertos no los mencionaba

Hasta aquí, la “primera pata” de la cueca, vayamos ahora a “la segunda”.

El Plan Tatú,es la segunda “pata” de la cueca. Se planifico mal, sin evaluaciones críticas, justamente lo que no hace un oficial de estado mayor, que presenta a su superior (que era Sendic), las variables en juego para que éste las analice y tome las resoluciones o disposiciones más racionales posibles. A su vez, después, esas posibles variaciones se transmiten a los otros mandos involucrados de acuerdo a sus escalas de rango y necesidad de conocimiento.

Un oficial de estado mayor y sus colaboradores más inmediatos, tiene que conocer cabalmente el terreno (aspecto geográfico), saber los elementos militares (potencia de fuego y munición que dispone) conocer el grado del entrenamiento del personal subalterno, prever los problemas de adaptación de hombres urbanos a un medio rural como el nacional y sus humedades y lluvias que arruinan la salud, conocer que disponibilidad se tiene de comunicación eficiente y efectiva, también de vías alternativas en el caso de que éstas fallen, conocer el grado de entrenamiento de los oficiales subalternos y su capacidad para tomar iniciativa y resolver sobre el terreno los diferentes problemas que se puedan plantear, inclusive el equipamiento con que se cuenta, la logística médica, un sinfín de problemas que todos deben analizarse antes de entrar en acción.

Si se constata que no hay condiciones, se modifica el plan original y su buscan soluciones alternativas.

Zabalza que tiene pretensiones de teórico militar, que fue entrenado en Cuba, que era uno de los oficiales del Estado Mayor del Interior, debería conocer el ABC que no puede ignorar un oficial de estado mayor.

Pero en la ORGA, hablábamos de Columnas, Jefaturas, Estados Mayores al bardo. Se usaba terminología de la cual, en realidad, se ignoraba todo, particularmente el fundamento.

Todo era “jarabe de pico”, y el reino de los atrevidos y los audaces.

En lo del Plan Tatú, estuvo además, la pretensión, el intento, de abrirse un lugarcito abajo del sol, encontrar el caminito “para arriba”. Bien caro que le costó a la militancia toda esa falta de profesionalidad y a Zabalza casi le cuesta la vida.

Esperemos, que estas notas, le sirvan para una reflexión que hace tiempo viene eludiendo. Que abandone el “vedetismo” del cual es prisionero.

Que se deje de falsos orgullos y tome la necesaria dosis de modestia, que antes era el emblema de todo verdadero tupamaro. Por respeto a todos los compañeros que cayeron.

Y, aunque no lo crea, con mucha fraternidad

notas

(1)   Además de eso, que al fin y al cabo es venial, meramente sectario, utilizaba los “grupos de choque” para atacar los que en las asambleas identificaban en posiciones tupamaras, lo cual es mucho más grave y hubo con enfrentar con hechos defensivos de similar violencia e intensidad.

(2)   Que casi todos los teóricos “comunistas estalinistas” formados en el aparato de Arismendi son una verdadera calamidad teórica, lo demuestran constantemente cada vez que toman la pluma: es un marxismo ramplón, con pretensiones, repetitivo y adocenado. Desde Lorier a Caetano, no tienen un solo marxista digno de las mejores tradiciones leninistas

(3)   El motivo es bien sencillo, si las bases se comunicaban horizontalmente, si los discrepantes y críticos hacían frente común, los “aparatistas” y “jefes” tenían corta vida política.

(4)    Esta es la base de los “chalaneos” con la cúpula militar. De la política de “perdonar a los pobres viejos presos” y de los olvidos de los familiares de los presos, inclusive de las políticas estatales de reclamar “sanciones” de la juez Motta. Todo eso se preparo y aceitó antes y, con Mujica se puso activamente en funcionamiento, bastó mandarle un casette, para que le temblara la chiquizuela y se arrugara en el chicote, este fanfarrón que padece “el síndrome de Estocolmo”, al igual que el Sr. EFH

c.e.r. - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:00:53
postaporteñ@_______________________________

Mire, déjese de joder

Zabalza sobre Amodio: “Lo cazaría del cogote”

Los ex guerrileros prefieren callarse frente

a la versión histórica de Amodio Pérez

 

Gonzalo Charquero y Leonardo Pereyra- 12.07.2013-El Observador

Risas sardónicas, cortes abruptos de teléfono, simple silencio. Los dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional (MLN-Tupamaros) no quieren ni oír hablar de Héctor Amodio Pérez, el ex guerrillero que rompió el silencio después de cuarenta años para dar su versión de los hechos que conmovieron al país en las décadas de los 60 y 70.

“Déjese de joder”, terminó diciéndole Jorge Zabalza al periodista que lo llamó para preguntarle su opinión sobre los dichos de Amodio. Y le cortó sin más. Antes, admitió que si se encontrara cara a cara con su ex compañero lo agarraría “del cogote”.
Mauricio Rosencof prefirió burlarse. “Estoy todavía prendido al partido de Uruguay y disfrutándolo (se ríe). Hay historias sobre las que cae el telón y hay otras que se las lleva el agua de la cisterna”, dijo el ex guerrillero.

Por su lado,Marcelo Estefanell manifestó que Amodio Pérez sigue teniendo todos los tics de un hombre que actúa en la ilegalidad

En la entrevista que publicó r El Observador, Amodio dijo, entre otras cosas, que el fracaso de la revolución tupamara NO FUE CULPA DE SU DELACIÓN, SINO DE LOS ERRORES ESTRATÉGICOS DE LA CÚPULA DEL MLN. “Los líderes indiscutidos nos llevaron al matadero”, declaró en Madrid, donde se encuentra residiendo desde hace años.

Desde que Amodio comenzó a dar su versión de los hechos, sus ex compañeros lo trataron como a un apestado o, aún peor, como a un muerto en vida. “Para mí es hombre muerto”, dijo la hoy senadora Lucía Topolansky.

Entre risas, el también senador Ernesto Agazzi dijo que detrás de la reaparición de Amodio hay un “operativo político” y cuestionó al diario: “El Observador lo podría nombrar a Amodio como integrante del consejo editor.

Parece que son hinchas de Amodio Pérez. Parece que están interesados en poner ese tema en la agenda pública. ¿Cómo se van a dedicar números enteros, suplementos, a una persona que es un cadáver político y que no es un actor?”, comentó.

Por su lado, Rosencof fue especialmente sarcástico.

A continuación se transcribe el breve diálogo telefónico con un periodista de El Observador:


¿Cómo vive las apariciones de Amodio Pérez?


Estoy todavía prendido al partido de Uruguay y disfrutándolo (ríe) Te voy a decir una única cosa, ¿si? Mirá, hay historias sobre las que cae el telón y hay otras que se las lleva el agua de la cisterna. Es todo lo que tengo para decir.

¿Le haría alguna pregunta a Amodio Pérez?


Ninguna. Eso es lo que tengo para decir y no le des más vueltas. Te agradezco y me emociona tu atención pero vos registrá lo que digo, que lo que digo es lo que dije.

¿No quiere hacer ninguna apreciación sobre el Plan Hipólito, por ejemplo?
No, no, no tengo nada que precisar. Hice un comentario sobre los telones y el tirar de las cadenas.

¿Hay una concepción generalizada entre los compañeros de la época de no hablar más del tema? Topolansky ha dicho que Amodio es un hombre muerto.


(Se ríe) Qué lo parió, bo. Qué entrenamiento estás agarrando! Bueno, muchas gracias por llamar y por la gentileza. Lo que te dije es eso. Me parece bárbaro las vueltas que le das al perro antes de echarse. Lo que te dije es eso y qué voy a hacer.



SIN GANAS


Zabalza en cambio NO OCULTÓ SU ENOJO.

Este es el texto de la conversación telefónica:


¿Cómo toma las apariciones públicas de Amodio Pérez?


Ahora estoy tomando mate, tranquilo.

¿Le genera algo particular?


No, no, no. NO TENGO NADA QUE PREGUNTARLE. Lo cazaría del cogote, ¿sabe? Es lo único que haría.

¿Por qué?


De puro malhumorado que soy.

Durante la entrevista, Amodio Pérez realizó alusiones a usted. Lo mencionó como uno de los responsables del interior y cuestionó que se haya desmantelado el movimiento en Montevideo


¿Ah, sí? Bueno, está bien. Eso dice Amodio. Usted toma la palabra de Amodio como si fuera la verdad revelada, ¿no?

Y bueno, los tupamaros éramos… los que estuvimos presos fuimos alrededor de tres mil,entre mujeres y hombres. ¿Por qué no consulta a otras personas? A otros que andan por ahí. Más fácil si hay más testigos y más gente. Yo por mi parte no voy a contestar ninguna entrevista. No tengo ganas.

¿Le molesta hablar del pasado?


No, hablar del pasado no. Hablar con un traidor que durante toda una página, yo la vi en Internet, se dedica a decir de que él ordenó los papeles de la OCOA pero que eran papeles sin importancia y que el no traicionó a nadie, pero lo soltaron porque eran muy humanitarios los militares. Dice algo así; que preservaban la vida.

¿Se da cuenta usted que contradicción, no? Los militares preservaron la vida de Amodio Pérez y de Alicia Rey Morales y desaparecieron a más de 200 compañeros. ¿Le parece que eso es creíble? Si usted quiere creerlo, créalo. Eso va por su cuenta.

¿Usted dice que no fue así?


Mire, déjese de joder. (cortó)

El Observador intentó comunicarse cinco veces con el actual ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, señalado por Amodio Pérez como uno de los responsables del MLN en el momento de la caída del grupo.


En una de esas oportunidades, su secretario personal atendió el celular y señaló que el ministro estaría “todo el día de reunión en reunión”, por lo que sería difícil ubicarlo.
 De cualquier manera, Fernández Huidobro ya había dicho que no le daría “ni la más mínima pelota” a “chusmeríos baratos”

n.de.r : las negritas y subrayados son de posta de este matutino al que algunos llaman El Ortivador

observa- - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 18:57:13
postaporteñ@_______________________________

Comentarios sobre la nota de Carlos A. Boga

Me permito (con el respeto debido) opinar y/o agregar algunos conceptos sobre el artículo de Carlos A. Boga, CAB, de la Posta Nº 988, del 6-Julio-2013

Como tú dices que has aprendido en la "Universidad de la Vida", también nosotros hemos pasado por ella. Y pienso que lo más fundamental, es no dar importancia a los "odios" que se generen en los demás (en éste caso de los explotadores) cuando el fin es el apoyo y el amor a las mayorías. Es más relevante e importante de como la gente y las mayorías nos juzguen, que como nos van a odiar o juzgar aquellos otros, cosa siempre secundaria e irrelevante.

Y es así como tú anotas: cuando le caemos bien a alguien, le caemos mal a otros. Por lo mismo, es preferible que nos odien los enemigos de los pueblos (políticos, etc.) y no el pueblo. Aquellos son parte del sistema y se avienen al mismo por conveniencia propia, por interés, hasta por miedo o presión, de pasarse a la posición más cómoda, segura y menos problemática de la sociedad: estar junto al Poder... sin corazón, flojos principios y acciones antipopulares. Sus actitudes dependerán de como se les "dé la mano" y cuan firmes tengan sus principios

Sobre ese tema de los "principios" y que pueden tener sus "finales" (ya que como dices "no hay principios sin finales") opino que con los amigos y la familia, tal vez los "finales" sean sustituidos, obviados o minimizados por el amor y/o el respeto y la comprensión (y de forma mutua). Tengo amigos y familiares con otros "principios" o escala de valores, pero el respeto mutuo y el amor (en mi caso) siempre primarán. Los "principios" SÍ deben ser (o deberían ser) comunes y perennes entre nosotros y nuestros compañeros.

Sobre que el "fin no justifica los medios", pienso que no se puede de antemano, ser tan rígido, aunque sí lo prioritario será el respeto máximo posible en la lucha contra el enemigo.... y que de  su accionar, dependerá el límite de nuestra "justificación" y "respeto" hacia él.

Te resistes a emplear la palabra "códigos" porque son de mafiosos... y empleas las de ética, moral, valores, acuerdos, etc. Bien, eso último son tus "códigos" y me parece perfecto, también son lo míos. No temas citar ésa palabra, pues los "códigos" de los mafiosos, no son nuestros "códigos", así como su "moral" y su "ética" no tienen nada que ver con las nuestras. 

Sobre tu concepto de "absolutismo", creo que luchar por la justicia social, por la dignidad de los demás, contra los abusadores, violentistas y vivillos de toda calaña, en sí son principios "absolutistas" y una verdad incuestionable a defender. Y la "óptica" de los que piensan lo contrario, no tendrán importancia ni serán tenidas en cuenta, porque simplemente van contra los pueblos y las mayorías honestas de los países.

Y sin duda que nuestro "ángulo" de observación será diferente, pero hay ángulos y ángulos. No nos deberá importar ni tener en cuenta el ángulo con que observan los hechos los abusadores sociales, sencillamente, no nos debería preocupar en lo más mínimo, pues ya sabemos cuáles son... y como obran. Nos debe preocupar, sí, y mucho, en cuanto a evaluar su poder y ver con cual contamos nosotros, "ángulo" fundamental a tener en cuenta al iniciar cualquier movimiento.

Y volvemos al intercambio de opiniones de más arriba sobre "si el fin justifica los medios". Si los fines son loables, o sea de simplemente una siquiera digna justicia social (no de conquista, ambición, robo, asesinato, abuso contra los pueblos y las mayorías con fines espurios, como ha pasado generalmente en la Historia) los medios a emplear para ésa lucha, dependerán del grado y nivel de "medios" que use el enemigo para oponerse a ésos fines (y de los que eventualmente poseamos nosotros). Si no, jamás se alcanzarán las metas. (Por desgracia y regla general y a largo plazo, el enemigo por ahora tiene un poder ilimitado: ver el estado actual del mundo).

Sobre el caso de R. Reed y muchos otros "cros." que en el pasado defendían lo que hoy no hacen, debemos reconocer que por desgracia está en la propia naturaleza de algunos seres humanos, tirar por la borda los principios e ideales que una vez sostuvieron con "dureza, convicción, transgresión, etc." Nadie tiene la bola de cristal para adentrarse en el alma de los dirigentes (o cros.) y poder escudriñar si más tarde se volverán traidores o morirán con sus convicciones intactas. En nuestra historia reciente, tenemos varios casos de éste tipo de traidor, que obra por miedo en algunos casos, acomodarse y pasarse al otro lado del mostrador en otros, etc. olvidándose de aquellos que dejaron su pellejo en el camino.

Lamentablemente puede alguien volverse así, por una infinidad de motivos, justificables o no, y esto ha sucedido en toda la Historia de la Humanidad. Para esto no hay recetas ni soluciones... es solo jugársela a "color" o "par o impar" como en la ruleta, si no existen previamente otras herramientas para neutralizar tales particulares situaciones.

Excelentes opiniones sobre "Dirigentes y Dirigidos". Y agrego que cualquier dirigente autoritario y sordo para escuchar lo que dice y vive el pueblo, la gente, y que un día se encarama en el poder para pisar a los demás, siempre será un vergonzoso "héroe" triunfador a lo Pirro, o con pies de barro, a quien nunca lo deberían perdonar los pueblos. Cuanto más poder adquiera junto a sus cómplices, mayor debería ser la reprobación o castigo que reciba algún día. Y el aplauso vendrá solo de ellos mismos, sus cómplices, no del pueblo ni de la gente honesta. Y sus "equivocaciones" serán meras transas con los explotadores. Como dices, sin duda, que ése objetivo logrado será efímero (aunque sirve a sus "fines comerciales particulares").

Por otra parte, me permito opinar que por el momento, y en vista de la situación local y mundial, me temo que los protagonistas hoy están siendo los enemigos de los pueblos, y no ellos. No olvidemos que el Poder Mundial (económico-militar especialmente) hace dos siglos que está lenta pero seguramente trabajando para el control de la Humanidad, y esto hoy no es más una mera idea conspirativa, sino que la estamos palpando en la marcha del mundo día tras día.

Y que por desgracia, como bien dices, la Historia de la Humanidad y los pueblos en sí, siempre estuvieron sujetas a algún imperio que les impuso su fuerza y su injusticia. No hay garantía alguna que una vez desaparecido algún día el actual imperio USA, la humanidad caiga en otro, llámese Chino, Sionista, Ruso, una componenda entre ellos, o un Nuevo Orden Mundial, etc. Debemos preguntarnos hoy: ¿podrá tener futuro el ser humano?  Y sin duda como bien dices, la Historia Humana es la Historia del saqueo, del crimen, del abuso, del genocidio, de la injusticia que han usado los dominadores de todos los tiempos.

Y vuelvo a reiterar lo veleidoso del ser humano, que ni las constituciones ni las leyes son (en infinidad de casos) tampoco barreras que contengan la pérdida de sus principios. Ciertos seres humanos, aún conservan una zona animal-reptil "no civilizada" en su cerebro, lo que los hace impredecibles en su accionar (presente) y futuro

En cuanto a salvar un examen "por cualquier medio" pienso que aquí sí, el fin no justifica los medios. Ésa frase no es un axioma, se aplicará según cada caso particular. Para que la sociedad tenga profesionales dignos y capaces, deberán dar su examen con toda rigurosidad y honestidad, el único "medio" posible.

Respecto a que "los principios no son negociables" (y lo traduzco como una mezcla entre principios políticos y sociales), debería ser así, sin duda. Y la diferencia de "principios" entre los seres humanos, creo humildemente que es por la razón de que ningún ser humano es intelectualmente igual a otro, porque nos educamos de fuentes diferentes, y ésas diferencias básicas de óptica y principios en las que todos tendríamos que tener un ideal común, solo podrían ser subsanadas con una rígida educación general desde la niñez. Allí tendría que enseñarse a todos, el respeto y amor al semejante, el antirracismo, la no discriminación de ningún tipo, la oposición a los tiranos y abusadores "antirrazas", el trabajo digno, la honradez y el verdadero civismo, para generar ciudadanos conscientes. Solo así podrían casi desaparecer aquellas básicas "contradicciones de principios", y tales principios morales y éticos básicos, serán el común de la Humanidad.

Pero como esto no serviría al sistema global socio-económico actual, ni a los Poderes locales y foráneos del cual dependemos, quedará solo como una quimera de complicada aplicación hoy día. No olvidemos que somos un país altamente dependiente.

 

P.M.C.

14-7-13  

posta - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 18:49:40
postaporteñ@_______________________________

No Por Mucho Madrugar, Se Amanece Más Temprano

…” los hechos del pasado reciente me pudrenGabriel Pereyra, el Observador, edición digital 11 de julio de 2013.

El viaje a Madrid, el simulacro de “seguridad” de los años 60 (en la época de los chips electrónicos que permiten seguimientos por pantalla digital), los varios días de vivencia que se condensan en 6 horas de entrevistas, y en  la emisión  televisiva de la entrevista en un programa especial  de más de dos horas y pico de “En la mira” ,el resumen de los mismos en el Suplemento anunciado con bombos y platillos, todo, terminó en un fiasco de proporciones.

Como señalamos en una larga serie de artículos, Amodio Pérez no aportó los elementos necesarios para una comprensión cabal de los sucesos que inician -el 14 de abril de 1972- una derrota fulminante del viejo MLN-Tupamaros, que ya está al alcance de la mano el 18 de mayo de 1972 (el día del “hostigamiento” al general comandante del Ejército, Florencio Gravina y que terminó con los cuatro soldados ajusticiados). Es decir un mes después de iniciadas las operaciones bélicas conducidas por el ejército.

Una fecha más es necesario que los lectores tengan en la memoria: a partir del 16 de marzo de 1972 la dirección de la organización la integran Candan Grajales, Mauricio Rosencof, EFH y Julio Marenales (1)

La mayoría de ellos habían recuperado su libertad en Septiembre de 1971, a través de una operación combinada desde la cárcel y con el apoyo desde el exterior del resto de la organización, más la logística para el traslado de todos ellos luego de evadidos y la movilización desencadenada en la zona del Cerro-Teja a efectos de distraer el aparato represivo y dividirlo.

Toda esta fase final tiene –con mucha probabilidad- un antecedente: la caída de toda la dirección en la calle Almería, acontecimiento de agosto de 1970.

Esa caída desencadenó una crisis interna de proporciones. Quedaron rotos los vínculos orgánicos entre los núcleos de la capital y los núcleos del interior. Y el asunto se complicó aún más por la caída de una dirección alternativa casi inmediatamente y luego la búsqueda de los acuerdos para componer una nueva dirección que no fueron aceptados y reconocidos por todos los organismos.

Lo que en cierta manera salvó la situación fue la combatividad de masas desarrollada en la calle, que permitió el respiro necesario por las diversiones militantes que protagonizaban para la reestructuración y el crecimiento continuado de la organización.

La crisis de la caída de Almería repercutió no solamente entre el interior del país y la capital, repercutió también entre los presos del Penal de Punta Carretas y las direcciones que afuera intentaban superar el mal momento. Los éxitos de la represión, el creciente número de dirigentes presos, mostraban carencias, discontinuidades, nuevos estilos de dirección y de accionar que no siempre eran aceptados plenamente por los dirigentes presos.

El deseo de obtener la libertad de los que estaban presos, sus discrepancias de forma y de fondo con los que los sustituían, las presiones ejercidas desde afuera por los núcleos que respondían a los antiguos jefes y que se sentían abandonados en todas sus iniciativas ponían en relieve una serie de diferencias que abarcaban desde la línea política, al accionar táctico, el centro geográfico de los esfuerzos (interior o capital) y las mismas alianzas que se realizaban entre grupos de dirigentes enfrentados a otros grupos.

La formación de una columna “guacha” en Chile con los presos que logran salir por “la opción” aumentará estos problemas, luego, en el futuro (2)

El estado corrompido pero liberal, no lograba deshacerse de las trabas constitucionales y de toda la legalidad liberal vigente. La presidencia de Pacheco había significado un formidable impulso de derechización (largos periodos de gobierno bajo “medidas de Seguridad” que se reiteraban apenas la combatividad social aumentaba), se sumaba a esto un Parlamento cómplice de mayorías de ambos partidos burgueses tradicionales, donde sus núcleos más reaccionarios pujaban firmemente por el abandono de toda la legalidad que al final llevó al golpe de estado.

La crisis de la “gobernabilidad” en Uruguay no escapaba a la mirada vigilante de los estados vecinos (Brasil y Argentina) ni los planes del gendarme mayor del continente los EE.UU. de América que cuidaban celosamente su “patio trasero” sacudido por crisis convulsivas y procesos de movilización y cambio que era necesario frenar antes de que llegaran a un grado de desarrollo superior.

Todos estos desarrollos simultáneos es lo que dan a la época (o el período) sus características únicas e irrepetibles. Por eso mismo son muy difíciles de abarcar para las nuevas generaciones que no estén empapadas con un conocimiento cabal de todos sus principales aspectos.

Y es lo que se refleja en la entrevista mostrada en la pantalla de VTV, de Amodio Pérez, realizada en algún barrio de la periferia de Madrid. Solo que Amodio –conocedor a fondo de esos pormenores- elige usar la entrevista para desarrollar sus viejas fobias y concentrarse en presentarse de la mejor manera posible. Esfuerzo en el que fracasa estrepitosamente.

Amodio eligió la opción de colaborar y atrapado en la misma fue el Capitán Mandrake, que viajaba de uniforme con los milicos en sus “camellos” y los testimonios de los que fueron capturados durante esos recorridos montevideanos son ciertos. La expresión del libro de Álvaro Alfonso en su libro “Jugando a las escondidas” de que “Te la hago cortita y al pie. Les entregó la cárcel del pueblo y todo el MLN” es una triste realidad.

También es totalmente cierto el testimonio del recientemente fallecido Ricardo Perdomo, cuando señaló:

“Lo repetiremos para que no haya dudas: no fue solo Amodio el que entregó infraestructura, armas y hombres. (Había quienes) eran llevados por los milicos a las calles para apuntalar compañeros que se resistían y dentro de cuarteles para convencer a los díscolos. Uno de los casos más emblemáticos lo viví personalmente y fue el interrogatorio que me hizo el compañero de dirección (Adolfo) Wassen Alaniz”

Son todos estos testimonios los que chocan con la versión oficial de las “historias” mentirosas de EFH, la biografía del Sr. Marenales, y los recientes esfuerzos realizados desde “Brecha” para fortalecerlos con intervenciones como las de Samuel Blixen y otros (entre ellos Clara Aldrighi) la versión oficial de que Amodio no puede ser testigo (3) y es además “el causante” de la derrota del año 72. A esos esfuerzos se suma -y es lamentable- Jorge Zabalza.

Un verdadero “frente único” donde se suman la derecha tradicional, con sus órganos mediáticos (radio, diarios y televisión), con el “oficialismo” tupamaro gobernante y los restos (aún dispersos y en putrefacción) de algunos “aparatistas”.

Todos ellos hacen causa común, en lo que intentan imponer,“la verdad acordada”, “de ellos”, que está totalmente reñida con la verdad histórica, con los hechos reales.

Y en ese intento entran también, son parte de la patraña, la falta de autocrítica de los oficialistas gobernantes (aunque curren en todas las oportunidades públicas con un pasado que no es de ellos sino colectivo), los olvidos con respecto a las “violaciones a los Derechos Humanos”, el perdón “de los viejitos” que son los criminales de uniforme y todos sus aliados retirados y refugiados en los círculos y clubes de la interna militar.

Sobre esas derivaciones reflexionan poco, los que forman “cadena” en el “frente común”. Cuando la juez Motta en un reciente programa de televisión señaló que todos ellos (se refería a EFH y a Mujica) no pueden ser testigos creíbles porque padecen “del síndrome de Estocolmo”, aunque causó escándalo, dijo una gran verdad.

No es de extrañar entonces, que Gabriel Pereyra, señale repetidamente a lo largo de su artículo que todo esto “lo pudre”. Se siente alienado. Hay una realidad extraña que se le impone y esa realidad se teje con hilos de verdad, de media verdad y de mentiras flagrantes.

Todos los actores buscan “su salvación”, disminuir sus responsabilidades y/o culpas. Contemplamos la cobardía humana y la irresponsabilidad en toda su extensión. Miente EFH, miente Marenales, miente Amodio Pérez. Pero entre tantas mentiras interesadas surgen datos, fechas, elementos, que permiten leer entrelíneas y hacer el esfuerzo de reconstruir lo que se quiere negar.

Digamos también que ningún hombre político (o con pretensiones de tal) escribe desde que el mundo es mundo sino para justificarse.

¿Qué son las obras de Churchill, sino un gigantesco esfuerzo de justificarse como el imperialista británico de viejo cuño que era?

¿Qué son las obras de ciertos actores uruguayos de aquel periodo –desde Bordaberry a Sanguinetti- sino intentos pueriles de lo mismo? Y sin embargo también son fuente histórica testimonial y no hay historiador que pueda apartarse después de leerlas de la sensación de suciedad, mentiras, medias verdades y justificaciones interesadas que los acompañan.

El pasado reciente uruguayo, está envenenado por todas esas mentiras interesadas. Son el reflejo de los intereses en juego. Y esos intereses son de clase, a pesar que tome la forma personal de memorias o justificaciones de ciertas acciones políticas.

Y a todas esas mentiras y medias verdades, a todas esas falsificaciones deben sumarse las de todos los epígonos, los secretarios, escuderos, corre-ve-y-dile, mandaderos, periodistas, intelectuales que se benefician con las prebendas y migajas, los cargos y canonjías que se derraman de la mesa del poder, para el beneficio personal.

En tiempos del neo-liberalismo rampante, en tiempos del “hacé la tuya” la verdad histórica está cubierta –en nuestro tiempo- de demasiado velos interesados. No debemos olvidarlo.

Pero ese pasado reciente, que lo hicieron hombres y mujeres que murieron y lo padecieron por los valores que les eran caros: la lealtad, la devoción a una causa, el respeto personal a sí mismos, a sus mujeres y a sus hijos, sus convicciones políticas, no fue un esfuerzo vano y no puede ponerse en la misma balanza de ciertos corifeos que escriben para justificarse.

El viejo MLN-Tupamaros seguirá siendo en las mentes de los orientales, lo más alto que produjo la izquierda nacional en la crisis estructural de los años 60.

Toda esa multitud de hombres y mujeres jóvenes que se lanzaron “a tomar el cielo por asalto”, a cambiar la sociedad toda, a sacrificarse en el intento de que “los más infelices sean los más privilegiados” era lo mejor de nuestro pueblo, porque estaban dispuestos a dar la vida por los ideales en los que creían.

Mostraron que el camino de la revolución social, puede encontrarse, inclusive con formas originales, como nunca se habían visto.

Rompieron con la generación de sus padres y el “no te metás”, rompieron con la izquierda miope que estaba encerrada en la lucha parlamentaria y las quimeras de transiciones pacíficas que pregonaban algunos de esa misma izquierda.

Rompieron con el egoísmo tradicional de las clases dominantes, con el pacifismo que inculcaban desde la escuela, con todos los dioses falsos que levantaba la burguesía dependiente uruguaya.

Desafiaron, consientes, más allá de nuestra miserable burguesía, al mismo imperialismo yanqui.

Le marcaron que los orientales saben marcar a los torturadores enviados y ajusticiarlos.

Sabían y resistieron el dogma de que la democracia política mentirosa que padecíamos no puede combatirse con métodos radicales y enérgicos. 

Crearon y metieron en la “cárcel del pueblo” a tanto pillo, delincuente prevaricador y despojador y les vieron llenarse los ojos de pánico y el espíritu de zozobra.

Pero no supieron imponerse a sus falsos jefes. No supieron sacárselos de arriba. No lograron pegarles el puntapié en el trasero que todos ellos se merecen.

Esa es la tarea que queda pendiente y que no realizará nuestra generación.

Lo realizaran las nuevas generaciones. Los que hoy mismo salen a la calle para hacer sentir sus protestas, defender la tierra, salvar el agua, impedir los proyectos de la mega-minería y la venta del patrimonio nacional. La están haciendo los jóvenes y futuros educadores cuando enfrentan a este gobierno incapaz y a sus burocracias sindicales vendidas e incompetentes.

Y harán y romperán los caminos y vías, reconstruirán todo desde el comienzo, riéndose de los fracasos pasados y sirviéndoles los mismos para tomar nuevos impulsos.

Se verá entonces lo que señalaba Zitarrosa:

“No hay cosa más sin apuro, que un pueblo haciendo su historia”.

Notas

(1)   Como todo conocedor del calendario sabe, marzo, viene antes que abril (el 14) y antes también que mayo (el 18). De esa manera ciertas “responsabilidades” quedan perfectamente claras, por más que algunos hagan el esfuerzo de sacarse el lazo de la pata. En el caso de EFH, Marenales y Rosencof la cuestión es demasiado clara. Pero hay más: El Sr. Rosencof con la liviandad que lo caracteriza, se permitió glosar la decisión con el comentario “de las posibles consecuencias” (y vaya que las hubieron!!!), después que la reunión había terminado y acotó, citando a Candan Grajales la respuesta de éste: “Se asimila, se asimila”.

O sea Rosencof no se animó a plantear firmemente lo que formula veladamente, en forma de aprensiones. Lo mismo, es decir con la misma irresponsabilidad actuaron los Srs. EFH y Marenales. Jugaban a la guerra total, desencadenando el “Plan Hipólito” sin discutir seriamente las consecuencias de sus iniciativas. De esa manera liviana actuaban estos “jefes”, decidiendo sobre vidas y muertes ajenas de sus militantes sin mayores preocupaciones. Más que jefes responsables, eran aventureros, preocupados solamente por sus jerarquías.

(2)   Al tema de estas diferencias, se refiere extensamente Amodio en su entrevista. Y mucho más detallada es su carta número 4 (también conocida como carta de renuncia, ver la colección de estas cartas publicada por El Observador).

Se trata del reconocimiento franco que no existía un mecanismo de sucesión de responsabilidades establecido, mecanismo que garantiza la continuidad de una línea, inclusive la solución de problemas concretos que se plantea entre los grupos de una manera racional. El Plan Tatu, que fue desarrollado en el Penal, en sus líneas generales, era una mera formulación de deseos, que no contemplaba la evaluación y la implantación del plan de una manera gradual, midiendo los fracasos y modificando el plan inicial de acuerdo a esos mismos fracasos. Cuando se aplicó luego de la fuga, con el traslado de militantes fugados (y urbanos) al interior, todas las carencias, faltas de planificación y defectos fundamentales se pusieron en evidencia. Zabalza que fue uno de sus propulsores, jamás menciona un balance que haya hecho de aquel gran desaguisado (y era uno de los jefes del Estado Mayor del Interior) y luego pasó, en sus opúsculos, a desarrollar otras teorías peregrinas de insurrección ciudadana, sin mayores preocupaciones.

Son ejemplos bien claros de malas jefaturas, de deseos convertidos en realidad sin mayor evaluación de pros y contras, lo que no debe hacer ningún jefe guerrillero que se respete.

Por eso fuimos derrotados y tantos perdieron la vida en el cumplimiento del deber.

(3)   Toda la prensa que recibió la primicia de las cartas (Brecha, El País, La República, Búsqueda y La Diaria) desde diferentes vertientes que hemos analizado se sumaron a la conjura oficial. La República en el colmo de la estupidez llegó a estampar estos conceptos miserables:

“Aunque sea el mismísimo Amodio, ¿Quién puede creerle a un traidor? ¿Tiene derecho a opinar y criticar a los demás alguien que no ha pedido disculpas por haber traicionado? Por todo esto hoy tampoco publicaremos las cartas de Amodio”.

Habría que responderles a estos Torquemadas chiquitos y criollos que hasta los criminales nazis tuvieron derecho a decir sus descargos en Núremberg y que esos testimonios son fuente de referencia histórica aún hoy día.

Para que se vea que la estupidez humana no tiene límites, particularmente entre el “medio pelo” del prejuicio criollo.

c.e.r. - postaporteñ@ 991 - 2013-07-12 20:03:13
postaporteñ@_______________________________

María Elena Curbelo fue "tupa" y Rehén de la Dictadura

El Dr. “Transparente” Marcos García , director del Hospital de Bella Unión, reconoció que es unos de los dueños  de la emergencia pública local; o sea está en los dos lados del mostrador nos hizo recordar a la “La clínica del Dr. Cureta”, célebre historieta  argentina publicada en la revista Humor y creada por los brillantes Jorge Meijide (Meiji) y Eduardo Omar Camilongo (Ceo) en la tira cuenta la historia del dueño de un centro médico que vive preocupado solamente por su bienestar económico y se hizo tan pero tan famosa que fue llevada al cine en el año 1987 por Alberto Fischerman.

El doctor Cureta es un profesional al que le interesa más el dinero que la profesión y la atención de los pacientes., y por tanto es el símbolo y la personificación  de los médicos inescrupulosos preocupados sólo por el dinero, donde la medicina no es social sino comercial y donde lo que importa es  beneficio-costos, baja rentabilidad, baja calidad;  o sea los doctores  como  Marcos García, Federico Eguren, y Barcelona   representan sin ponerse colorados esto,  y la compañera Maria Elena es todo lo contrario

Posta

La pediatra se "fugó" pero tenía carné de ASSE

ASSE asegura que no le negó traslado; exigía ser derivada por el hospital

La pediatra de Bella Unión se "fugó" del hospital en taxi sin tener el alta y cuando iba una ambulancia del Casmu a buscarla. Su esposo sostiene que debió ser trasladada por ASSE porque tiene carné de usuaria; se investigará doble afiliación.

Federico Castillo Diario El País-10/07/2013

El episodio de la pediatra María Elena Curbelo, denunciado por los usuarios del Hospital de Bella Unión, ya tiene ribetes de película: fuga sin autorización médica, un taxi devorando kilómetros en la ruta mientras la paciente era asistida por un tanque de oxigeno.

La versión de los usuarios, que denunciaron en carta a las autoridades sanitarias que a la pediatra -que estaba internada por un cuadro respiratorio- la tenían que haber derivado a Montevideo en una ambulancia de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y no en un móvil de la mutualista Casmu, fue respaldada ayer a El País por el esposo de la profesional, Walter González

Dijo que su mujer tiene un carné de usuaria de ASSE, que es "donde se atiende regularmente", y que la afiliación al Casmu es "de hecho" por ser socia del Sindicato Médico del Uruguay (SMU). El Casmu no tiene Policlínica y ningún tipo de cobertura en Bella Unión. Marie Elena Curbelo tiene cobertura del Casmu solo en Montevideo.

La pediatra es conocida y referente en Bella Unión. Fue una de las que se puso al hombro hace unos años la tarea de bajar los altos índices de mortalidad infantil y desnutrición en el asentamiento Las Láminas.

Su esposo afirmó que al comprobar que no iba a ser trasladada por una ambulancia del hospital, y también porque se "demoraba" la alternativa del viaje en ambulancia del Casmu, optaron por "sacarla" del centro de salud, conseguir un tubo de oxigeno, y costear un taxi a $ 11.500 para que continúe su tratamiento médico en Montevideo. La decisión de pedir el traslado había partido de su neumóloga personal en la capital, Ethel Merovich.

El director del Hospital de Bella Unión, Marcos García, afirmó ayer que "en ningún momento se le negó la atención y en ningún momento se le negó el traslado".

"La coordinadora del Casmu envió un fax permitiendo la atención en el hospital y luego fue ingresada y fue vista por el personal médico del hospital, que consideraron que tenía que ser trasladada a Montevideo en coordinación con su médica tratante en Montevideo. Se procedió a hacer los trámites correspondientes, que fue coordinar con el Casmu, mediante su emergencia móvil", explicó García.

Según datos médicos a los que accedió El País, Curbelo había consultado en la emergencia del hospital el lunes 1° de julio por síntomas gripales. Un día más tarde, el martes 2, volvió a la emergencia con un cuadro "respiratorio leve".Los test rápidos de influenza A y B dieron negativo, pero se decidió su internación.

Le diagnosticaron enterocolitis y neumopatia aguda y se coordinó el traslado a Montevideo. El miércoles 3, a las 19:30 la paciente "se retira del hospital por sus propios medios a contra voluntad medica", dice un informe. La pediatra se recupera ahora en la capital. Está "estable" y en internación domiciliaria, informó su marido.

En un documento de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) se informó que la paciente se retiró de la sala "en contra de la voluntad del médico".

Usuarios denuncian al director

Los usuarios del Hospital de Bella Unión han denunciado en varias oportunidades distintas "irregularidades" en el centro de salud. La última apunta al director del hospital, Marcos García, a quien acusan de "conflicto de intereses" por ser uno de los dueños de la emergencia móvil privada local.

En una entrevista, García reconoció que era uno de los propietarios de la empresa, pero aclaró que había delegado su función y por lo tanto no tenía incidencia en el vínculo entre la empresa privada y el "sub sistema público", del cual es ordenador primario.

"Delegué mi función en la emergencia para poder trabajar en el hospital, porque acá, la transparencia está ante todo" aseveró.

El funcionario admitió que U Emergencia Móvil le pertenece a él, junto a Federico Eguren ex director del hospital y a un tercer médico, de apellido Barcelona.

La "empresa vino a llenar un vacío existente", afirmó el médico.

posta - postaporteñ@ 991 - 2013-07-12 19:47:15
postaporteñ@_______________________________

Treinta y Tres 2 meses Después Proponemos Debate

Será al aire libre en la plaza 19 de abril el próximo

miércoles 17 de julio a las tres de la tarde

 Ese día se cumplen dos meses del acto de entrega del Petitorio Popular impulsado por la Comisión en Defensa de la Tierra, que propone declarar al departamento de Treinta y Tres “libre de minería metalífera de gran porte”, iniciativa que fue acompañada por 4582 firmas.

Con tal motivo, la referida Comisión ha decidido lanzar nuevamente el reto que el año pasado no tuvo respuesta de parte de los apoyadores de la minería.

Como se recordará, estuvo a punto de concretarse un debate entre representantes del Partido Socialista dispuestos a defender la minería y los abogados Enrique Viana y Gustavo Salle que tienen posturas contrarias a la megaminería que se pretende justificar invocando una “diversificación de la matriz productiva del país.” Ese debate no se concretó porque el Partido Socialista, que en principio se había mostrado dispuesto, luego comunicó que no aceptaba la invitación.

Ahora se lanza nuevamente el reto y ya están confirmados los panelistas que representarán a la Comisión en defensa de la Tierra.

Son el Ingeniero Químico Ignacio Stolkin, Doctor en ciencias técnicas del Instituto Politécnico de Zúrich, ex profesor grado 5 Facultad de Ciencias de Uruguay, ex profesor grado 4 Facultad Química del Uruguay, y Germán Parula, un conocido divulgador científico e investigador, integrante de dos organizaciones movilizadas contra los megaproyectos mineros en nuestro país: Alianza Pacha Mama (indigenista) y MOVUS (Movimiento por Uruguay Sustentable).

El nuevo llamado a debate está siendo lanzado a través de todos los medios de difusión del departamento de Treinta y Tres y Departamentos vecinos.

La cita es a la hora 15 en plaza 19 de abril,  ubicada en el centro de la capital olimareña. La dinámica propuesta es comenzar por entregarle el micrófono a quien desee explicar los motivos que le llevan a apoyar la minería metalífera en el Departamento, para luego hacer lo propio con los voceros de la oposición a este modelo extractivo. Por razones de tiempo se proponen dos intervenciones alternadas, no superiores a quince minutos cada una. También habrá espacio para que el público pueda formular preguntas y objeciones a los argumentos presentados por los panelistas, por lo que la instancia tendría una extensión total aproximada a unos noventa minutos con la tónica de un ateneo popular a micrófono abierto.

 La última novedad registrada en Treinta y Tres en torno al tema minero, se conoció el pasado jueves 4 de julio en la Junta Departamental, cuando fue aprobado el proyecto de Directrices Departamentales que dispone la nueva Ley de Ordenamiento Territorial, cuyo capítulo dedicado a la minería solo tuvo tres votos en contra, por lo cual por amplia mayoría la Junta se expidió a favor de la Minería de Gran Porte.

La jornada del miércoles será complementada con una volanteada en la zona céntrica de la ciudad, actividad en la que se pondrá en manos de los transeúntes y automovilistas en general, el siguiente texto:

 EN DEFENSA DE LA TIERRA, EL AGUA Y LOS RECURSOS NATURALES

Hace dos meses entregamos 4582 firmas proponiendo que el Departamento de Treinta y Tres se declare “Libre de Mega minería metalífera a cielo abierto” Hoy, a la luz de los hechos y la información científica que sigue sumando pruebas, estamos más convencidos aún, de que la Mega Minería no es el camino al desarrollo y la prosperidad de nuestro Departamento ni de nuestro País. En vísperas de un nuevo aniversario de la Jura de la Primera Constitución de la República, ratificamos nuestra demanda de que se respete su artículo 47:

 “La protección del medio ambiente es de interés general. Las personas deberán abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación graves al medio ambiente.”

COMISIÓN EN DEFENSA DE LA TIERRA

Julio 17 de 2013 

A.Terán - postaporteñ@ 991 - 2013-07-12 19:37:00
postaporteñ@_______________________________

Tragedia de Castelar

ANORMALIDADES NORMALES DEL SEÑOR RANDAZZO VIGILAR Y CASTIGAR

PARTE I

A veces me pregunto si el mundo está gobernado
Por personas inteligentes que nos están embromando,
O por imbéciles que hablan en serio.
Mark Twain

Por Juan Carlos Cena especial para Villa Crespo Digital - MONAREFA

7 de julio del 2013

Este trabajo está dedicado al compañero Leonardo Andrada, ferroviario de estirpe, protagonista de la última huelga ferroviaria en 1991/199. Resistiendo las políticas de desguace y cerramiento del ferrocarril de Carlos Menem y la traición de los burócratas. Maquinista del F.C. Sarmiento, asesinado en la madrugada de día ocho de febrero de este año por ser honesto, valiente, solidario y coherente en todos sus comportamientos.

El fue el que dio la alarma al compañero que lo relevaba en la estación Castelar, de que la formación que se estrelló en estación Once tenía freno largo, es decir, no tenía casi frenos. Cuando un accidente de estas características ocurre y es anunciado no es una anormalidad sino un crimen, murieron 52 personas y más de 800 accidentados.

http://www.villacrespomibarrio.com.ar/2013/monarefa/anormalidades%20parte%20una.htm

JCCena - postaporteñ@ 991 - 2013-07-12 19:32:04
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] Siguiente