Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Algunas cuestiones globales para tener en cuenta con el abordaje de la Salud

11 de Julio de 2013 -  Mauricio Troche

Economía Política y Salud

Antes toda economía era economía política y los economistas aceptaban que los parámetros dentro de los cuales funcionan los mercados estaban determinados por la política y la historia. (Por supuesto que los resultados de las relaciones de mercado también forjan el poder político y la historia.)

Durante la mayor parte del siglo XX, las grandes corrientes económicas hicieron caso omiso de la acción política como determinante de los mercados, preocupadas quizá por la elegancia de su modelización cuantitativa de las relaciones económicas y las economías

Durante ese tiempo, la economía política llegó a identificarse estrechamente con el marxismo, que se centraba en las dimensiones políticas de la economía. No obstante, los no marxistas, incluso los economistas neoliberales, siguen utilizando el término.

La economía política trata de entender cómo funciona la economía global (y cómo afecta la salud) para ubicar los análisis económicos en un entorno político y entender el juego entre política y economía. 

Los economistas políticos reconocen una serie de dinámicas que orientan la economía mundial. Una de estas dinámicas es el “crecimiento por productividad”, que se aplica a situaciones en las cuales los trabajadores pueden producir más en el mismo tiempo y ganar más al acceder a capital y tecnología (suponiendo que tienen acceso a mercados); algunas tendrán como meta mejorar la salud mientras que en otras se invertirá en  mayor productividad y, por lo tanto, mantendrán la dinámica

Otra dinámica, opuesta a este “crecimiento por productividad”, es la que se puede describir como “excedente de productividad” o crisis de sobreproducción

Se aplica a situaciones en las que una creciente productividad pone en peligro el empleo (porque se necesitan menos trabajadores para satisfacer el mercado) y también la demanda (porque al caer la demanda de mano de obra también se reduce la demanda de los consumidores), al igual que la actividad económica

La economía política de la salud se refiere a un cuerpo de análisis y a una perspectiva de la política de la salud que persigue entender las condiciones que determinan la salud de la población y el desarrollo de servicios de salud en un contexto macroeconómico y político más amplio

Sin embargo, las relaciones entre desarrollo económico y desarrollo de la salud son complejas y se pueden analizar desde diversas perspectivas: o el crecimiento económico produce mayores recursos para la salud (mejores condiciones de vida y servicios de salud);o las mejoras en la salud contribuyen al crecimiento económico (mayor productividad de la mano de obra y menor demanda de gastos de salud); o se intercambia la salud del pueblo por crecimiento económico (‘accidentes’ mineros, ambientes poco saludables) y la correspondiente “carga de enfermedad” es el precio de este crecimiento; o el estancamiento perjudica la salud (por ejemplo, cuando el desempleo conduce a resultados negativos para la salud, quizá como resultado del “excedente de productividad”); o ganadores y perdedores (efectos de distribución cuando la competencia por ventajas económicas y políticas mejora las perspectivas de algunos y empeora las de otros)

ADPIC y las grandes empresas farmacéuticas

El Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) prescribe un régimen de propiedad intelectual de muy amplio alcance en relación con la propiedad intelectual de carácter comercial, que persigue garantizar a los propietarios plena protección y beneficios de propiedad

A finales de los años noventa había creciente indignación en todo el mundo por la manera como se utilizaba el régimen ADPIC para aumentar al máximo las ganancias de las grandes empresas farmacéuticas, a expensas del acceso a fármacos que salvan vidas, sobre todo para el tratamiento de SIDA.

El ejemplo de la empresa Cipla de la India tipifica esta situación pues logró vender medicamentos antirretrovirales a Médicos sin Fronteras a un costo de aproximadamente 5% del precio que cobraban las grandes farmacéuticas. En 1999, un grupo de 28 empresas farmacéuticas internacionales demandó al gobierno sudafricano porque había pasado por encima de los propietarios de patente al adquirir fármacos en el exterior (importación paralela)

La campaña local y mundial en contra de esta demanda empujó a las farmacéuticas a retirarla en 2001 (y a pagar las costas del juicio)

 En diciembre de 2001, en la reunión del Consejo Ministerial de la OMC en Doha, Qatar, la OMC aceptó el principio de que la salud pública es más importante que las ganancias y comprometió a la organización a encontrar alguna forma de autorizar licencias obligatorias para exportar fármacos a países pobres que no tienen una industria genérica propia. Estados Unidos se ha opuesto a esta iniciativa y ha intentado sabotearla desde el inicio

 En este tema o investigaremos cómo funciona el acuerdo ADPIC; o historias de los temas y campañas sobre la propiedad intelectual y las farmacéuticas; o el papel de Estados Unidos en la imposición de normas de comercio a favor de las grandes empresas farmacéuticas mediante la intimidación bilateral o los acuerdos regionales de “libre comercio”; o las lecciones aprendidas de la campaña por el acceso a tratamiento (CAT) y de Médicos sin Fronteras.

Comercio y salud Introducción

 El comercio puede ser una vía mucho mejor que la asistencia al desarrollo para elevar los niveles de vida y fomentar el desarrollo económico en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, el actual régimen mundial de normas económicas está demasiado inclinado en contra de los intereses de los países en vías de desarrollo. Cada año hay un flujo masivo de Sur a Norte

Las normas que rigen el comercio mundial están formalizadas en los 23 tratados y acuerdos que son negociados y ejecutados bajo la égida de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Es necesario conocer las normas formales de la OMC y cómo se aplican para entender la manera como el comercio injusto perjudica la salud

Sin embargo, tras la OMC hay una compleja configuración de partes interesadas disputándose ventajas y grupos de apoyo con distintos intereses y perspectivas. Asimismo, es necesario partir de ciertas suposiciones sobre lo que acontece en la economía mundial en general para analizar las relaciones de comercio y la salud

La Comisión de la OMC sobre Macroeconomía y Salud presentó los vínculos entre salud y economía como círculo virtuoso, mejor salud como insumo (y producto) del desarrollo económico, y planteó que se debería impulsar la iniciativa de orientar el financiamiento para el desarrollo a enfermedades como el SIDA y la malaria, pues era obvio que constituían obstáculos para el desarrollo económico

Es una pena que la Comisión no haya emprendido un análisis más amplio de los vínculos entre economía y salud. Algunas áreas de comercio tienen una relación más estrecha (o, por lo menos, más obvia) con la salud que otras; por ejemplo, ADPIC (Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio) y AGCS (Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios)

Sin embargo, es posible que el Acuerdo sobre Agricultura sea el más importante en términos de impacto sobre la salud. En este tema investigaremos el origen de las Instituciones de Bretton Woods, incluyendo la OMC, con énfasis particular en el papel de esta última. Adoptaremos una perspectiva general de los acuerdos específicos que afectan la salud, con énfasis particular en el Acuerdo de Agricultura.

MT - postaporteñ@ 993 - 2013-07-17 19:04:02
postaporteñ@_______________________________

Sobre un libro de mi vecino de la calle Domingo Arena

X Alejandro Baroni (*)

El Teniente Coronel (r) del Ejército José Nino Gavazzo publicó su testimonio de vida personal (Artemisa Editores, setiembre 2012), hilvanando su relato, diciendo y omitiendo, en lo que es dos maneras de decir.
Da su contribución a la verdad.
El libro ha recibido silencio, pero yo tengo mis motivaciones- más o menos conocidas por mí- para conversar sobre el texto.

El autor permanece declarando la guerra desde la cárcel de Domingo Arena y se considera un “preso político”.
En el texto aparece una suerte de estrategia - parece ser que se dio cuenta que es necesario un argumento y una estrategia más allá de la acción táctica militar – roza a la política, propone otros jueces y doctrina judicial, y espera un cambio de gobierno.
Un cambio que desea podrá inducir otras actitudes e interpretaciones en jueces, fiscales y Suprema Corte, otros equilibrios y poderes, similar pero diferente al que ocurrió a partir del 2005, con la asunción del Frente Amplio.

Declara que no siente “odios ni rencores”.
No apunta a ningún arrepentimiento ni señala errores propios.
Deja caer que “la lealtad no paga”.
Menciona “derechos humanos” y derechos humanos, con ironía primero y como propios en segundo lugar.
Dedica un capítulo a los “apremios físicos” que, dice, debió hacer, en un contexto de “guerra” y en defensa de “toda la sociedad agredida”.
Cree que “los generales no pueden equivocarse”, por ser generales.

En solitario, aparentemente, arremete contra los mandos contemporáneos del Ejército, subrayando a aquellos que actuaron desde el 2005. A sus setenta y tres años, enuncia un pensamiento igual, palabras más o menos, que el que dice tenía como militar activo, cuando en 1971 persiguió tatuceras tupamaras en Minas o cuando se integró- por propia elección- al Servicio de Información y Defensa (SID), fue Segundo Jefe en el regimiento de combate Artillería Nº 1 en La Paloma, cercano al Cerro de Montevideo, o coordinó en Automotores Orletti, Buenos Aires.

Hoy manifiesta que no ha cambiado. No está dentro del relato de su pensamiento que se pueda cambiar. Siente que sus camaradas militares que miran hoy las cosas desde perspectivas algo diferentes a la suya, han traicionado los valores militares y, particularmente le han traicionado a él.

Insiste: para él tampoco ha cambiado la sociedad. No la observa. Desde el nacionalismo militar del “Deber, Honor, Patria” que le inculcó su tradición familiar y la Escuela Militar, los “terroristas”, “vetustos comunistas” y “desubicados anarquistas” fueron y son sus enemigos. Para él, sólo puede esperarse mentiras del comunismo.

No es el Obersturmbannführer Adolf Eichmann, de quien pudo mostrarse era un eficiente ejecutante de órdenes, organizador de puntuales trenes de exterminio nazis, quien pudo haber seguido otra carrera, y cuando joven tal vez pertenecido a alguna corriente socialista de izquierda. No es el Capitán de Navío Jorge Tróccoli, que de joven pudo haber sido bancario y que, terminada la dictadura, concurrió a la Facultad de Humanidades de la Universidad de la República para reflexionar

Su vida parece haber sido marcada desde el vamos por la tradición de su padre, seguida voluntariamente, como destino predeterminado. Fue “natural” para él ingresar al Liceo Militar en lugar de continuar en el Liceo público. El padre, Coronel del Ejército, un solitario que, retirado, mateaba con dos vecinos, uno de ellos militar, pero lejos del resto de sus camaradas, había pedido pase a retiro por “motivos de principios” que no son aclarados en el libro.
Egresado como Alférez, Gavazzo fue destinado al mismo cuartel en donde había revistado su padre. Cuenta que allí, cuando se hace cargo, se deslumbra. Y recuerda su niñez y adolescencia felices dentro de esos muros.
A sus veintiún años, se juró “nunca dejar un servicio o alejarse del mismo, ni permitir que nadie lo hiciera”.
Dos de sus hijas se casaron con militares. Antes de su propio casamiento, “había solicitado autorización para contraer enlace, la que me fue concedida previo conocimiento de mi futura esposa por parte de mis superiores”, viajando luego en luna de miel hacia Río de Janeiro, en “un avión C-47 de la Fuerza Aérea Brasileña”.
Pasa por el liceo Militar, al que califica como “liceo pobre”, viaja en ómnibus de CUTCSA, usa la voiturette del padre para ir a sus destinos militares, siendo jinete siente incomodidad cuando alterna con la “rancia” sociedad del Carrasco Polo, en su casa paterna se calefacciona con estufa a kerosene, gana magros sueldos militares luego de la baja del servicio hasta –ya retirado- carga de combustible garrafas de supergas y gerencia un frigorífico de sus amistades. No muestra, no declara bienes resaltantes.

Es un ejecutor/portador de órdenes complaciente y declaradamente convencido- estuvo en casi todas las acciones de primera fila “antisubversiva”. Se presenta como un militante obediente.

De sus acciones militares de 1972 no habla mucho. Sí particularmente a partir de 1973. Fue seleccionado una y otra vez

Sus jefes de turno- de orientaciones diferentes- lo convocaron al servicio para misiones especiales, y todo lo cumplió aparentemente sin objeciones. Dice que le pidieron que matara a Gregorio Álvarez- su camarada adversario que hoy ocupa el mismo predio- de lo que zafa.
Cuenta sólo una actividad política personal: cuando se produce la famosa asamblea del Centro Militar en la que se discute si el Ejército debe rendir homenaje a los militares caídos en lucha contra las guerrillas de América Latina, vota apoyando el homenaje. En la otra posición estaban Seregni, Pomoli y otros generales, quienes entendían que el Ejército no debía entrar en cuestiones políticas. Se presenta en ese momento como “ferviente partidario” de Jorge Pacheco Areco

Se cuida de objetar al General Seregni, apenas menciona su actividad previa a la Asamblea del Centro Militar, y hace lo mismo con los militares frentistas opuestos al golpe. Dice haber sido alumno del Coronel Pedro Montañés en el Instituto Militar de Estudios Superiores, y omite que interrogó a miembros de la Corriente 1815 – grupo militar antigolpista- de la que aquél era líder

Sirvió a las órdenes del Coronel Trabal, propulsor y negociador de una salida militar “peruanista” pero no parece ni declara haber captado ni registrado el periplo político de su admirado jefe, de quien dice “predica con el ejemplo”.
Sobre los “viejos rectos tupas”, dice que han cambiado, al abandonar su antiguo poder militar por el político. Sus sucesores jóvenes, dice, se parecen a los “vetustos comunistas” y los “desubicados anarquistas”, dejándolos en “ínfima minoría”. 
Al golpe de febrero 1973, con los Comunicados militares y la aparición del COSENA, lo denomina “crisis institucional”

A la dictadura, “gobierno de facto” necesario. Pese a su cercanía operativa con Trabal, el avance político de los militares parece pasarle inadvertido. Recibe la orden- otra ver ejecutor/portador elegido- de los mandos, (en particular de un General XX que no identifica) de detener al Gral. Antonio Francese, Ministro del Interior del gobierno, orden que no llega a ejecutar porque Francese renuncia.

Luego de cerrado el acuerdo de Boisso Lanza entre los mandos militares y Bordaberry, su también admirado y respetado Jefe General Esteban Cristi desmantela el SID, envía a Trabal a Francia, dispersa a los negociadores militares del Batallón Florida que participaron en la tregua de 1972 y destina al autor con un puede rendir más, a ser Segundo Jefe del Grupo de Artillería Nº 1, en primera línea de lucha contra el MLN en proceso de cambios

No más inteligencia institucional. Para el ejecutor/portador de órdenes silencioso comienza 1973

Emite dos o tres opiniones que tienen interés.

Habla de “neutralización” militar en 1972 y discute con aquellos que sostienen que había sido una “derrota”

 Esto es con su horizonte puramente militar y medido por la actividad moral de los combatientes-cuando observa privilegiadamente desde su servicio que los repliegues a Argentina, Chile y Europa preservan a mucha gente

 Insistiendo con el plano militar, dice que las organizaciones alzadas en armas “menospreciaron” a las Fuerzas armadas en cuanto a su moral, comenzaron un reclutamiento masivo de personas con ineficiente formación política, militar y moral, que accedieron a la dirección- luego de capturados los más formados- sin “capacidad para ello”

Esa victoria militar que se transforma luego en derrota política- aparece fugazmente la palabra política- esa derrota no es de su incumbencia, ni su responsabilidad.
Y una perla para los historiadores: afirma que “el golpe de Estado de 1973 fue un hecho político que para nada influyó… en las operaciones militares… contra los terroristas que se llevaban a cabo en ese momento”

Conoce de primera mano las reestructuras del MLN, OPR 33 y sus actividades en Chile y Argentina.
Se desprende del relato que interroga con tortura-omite la palabra- física y psicológica, en la búsqueda-dice- de información. Existe un límite, muy difuso, entre la búsqueda de información y el daño físico, psíquico, moral y su mensaje obvio a la ciudadanía

Puedo dar fe de que su agresión en las cámaras de tortura se detuvo en casos cuando la información buscada le fue dada, o la persona resistía el daño, no hablaba y entonces no valía la pena continuar

Pero su periplo es muy intenso, largo y en proceso de ser conocido.
Interesa reproducir sus valoraciones y distinciones entre las personas detenidas: según él las mujeres fueron “más duras de carácter” y de “comportamiento más inteligente” que los hombres, los “más viejos” lo mismo respecto a los más “recientemente integrados” a las organizaciones, los obreros “minoritarios” eran “por lejos más concientizados e inteligentes que los estudiantes”.
Se le encargan operaciones “secretas”, como llevar a Héctor Amodio a una conferencia de prensa, no hay intervención contra las nuevas estructuras del MLN que no lo tenga como protagonista, ni contra los OPR 33 que permanecen en el país.
Pasa luego nuevamente al SID, bajo las órdenes de Prantl

Interviene en el seguimiento y captura de la “fracción proletaria” del MLN que decide volver al Uruguay, así como persigue a los que habían renunciado a la lucha armada y se replegaban hacia el exterior

Coordina-informa-sistematiza-planifica- activa el Cóndor, junto con las SIDES argentinas, chilenas, brasileñas

Visita, conoce, negocia con los militantes que se replegaron hacia Argentina, de toda procedencia

De sus pares argentinos recibe información acerca del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) y negocia con ellos. Una parte de esos militantes es traída al Uruguay y legalizada, otra parte desaparece en Argentina
Trabaja- no dice cómo- junto a Aníbal Gordon en Orletti

No menciona una palabra acerca de los asesinatos de Michelini, Gutiérrez Ruiz, Barredo y Whitelaw, ni la persecución a Ferreira Aldunate que pudo ser mortal

Se presenta como una figura fundamental en la lucha contra las organizaciones uruguayas con actividad en Argentina. No menciona que fue reconocido actuando junto a Gordon y al Inspector Campos Hermida en la represión e incautación de bienes del Partido Comunista en el Uruguay. Tampoco que fue señalado en Argentina por su actuación junto a otros militares uruguayos. Varias veces exhibió su rostro e identidad, en otras lo ocultaba.
Una y otra vez se desmarca de la conducta de la SIDE argentina, de las patotas paramilitares y de los represores que buscan dinero. Admite haber recibido abundantes dólares de sus camaradas argentinos y dice haber entregado el dinero al Comandante en Jefe del Ejército, el Teniente Gral. Julio César Vadora – a quien no nombra- “quien dispuso del uso del mismo”. No rebate la acusación que carga de haber participado en operaciones de “rescate” de prisioneros por dinero.

Obedeciendo al General Amauri Prantl, jefe del SID, colabora con su publicación extraoficial y ultranacionalista “El Talero”, sin redactar él una palabra.
Ingresa a la logia “Tenientes de Artigas”, inducido por el General Ballestrino, que lo decepciona y se retira a los pocos meses, acusando a la logia de inconsecuencia y baja moral. Para él, no se podía ser fiel al Ejército y a una de sus logias, simultáneamente.
Católico, no concibe entrar a la masonería, cuando es invitado a hacerlo. Concibe sólo una orientación y una lealtad. Acelera su proceso de aislamiento personal.
Prantl pierde la pulseada por el liderazgo en el ejército con Gregorio Álvarez y arrastra a Gavazzo a la desgracia: es obligado a firmar su retiro voluntario, a ganar menos sueldo como militar y estar cada vez más a la intemperie
Declara que su familia pasa a ser su cable a tierra, exclusivamente. Ya sin escudos militares, empieza a ser acusado judicialmente y hostigado por quienes denomina “muertos vivos”, “energúmenos”, “bandas de forajidos”, “cascarriaje”, ”siervos”, “violadores de mis derechos humanos”, “enardecidos paranoicos”, “trastornados”. Renuncia a hacer denuncias judiciales contra los hostigamientos, “escraches” y amenazas, confía sólo en sus propias armas de guerra- que conserva y exhibe- y en eventuales mandos o camaradas militares puntuales.

El devenir que termina en una Ley de Caducidad de la Pretensión punitiva del Estado, corresponde a un determinado estado de opinión, a la salida de la dictadura, de las mayorías y minorías en el Parlamento, de las características del Presidente de entonces, de la presión militar. Julio M. Sanguinetti gana el gobierno porque entronca con el deseo extendido de un cambio en paz. Los civiles eligieron cambiar en paz.

Los redactores de la Ley dejaron una ventana abierta: el Artículo 4º. No les dio para menos, ¿qué pasó? Aparentemente no pudieron dejar de punir determinados hechos. Inconstitucional y rabiosamente político, el Artículo 4º dejaba en manos del Poder Ejecutivo la cuestión de si se juzgaba a un raptor de niños, o a un delincuente económico, por ejemplo. El Presidente de ese entonces, cerró esa ventana. El viento siguió soplando y nuevas trancas cargaba la ventana, hasta que las mayorías cambiaron. El Artículo 4º empezó a ser habilitado por el nuevo gobierno del Frente Amplio, y Sanguinetti se transformó en un atendible periodista y escritor sobre la temática.

Esta nueva situación fue fatal para Gavazzo

Tanto había trillado por los campos de la represión, tanto se había prestado a las operaciones más delicadas y ejecutivas de la dictadura, portado los vaivenes de sus jefes, tanto había confundido la política con acción militar, tanto había “apretado gañotes” sistemáticamente – en terreno demasiado fértil - y participado en la detención de personas que luego nunca aparecieron, que no se dio cuenta que había caído definitivamente el apoyo civil de aquella dictadura cívico-militar. Aquella “sociedad agredida” que defendía ahora miraba las cosas de otra manera. Se le quitaba la anuencia para escribir la ley. Fue preso, entonces, en paz.

Desde luego, jueces y fiscales atendieron a la nueva ley, a la nueva interpretación política y a las nuevas miradas cívicas sobre el Artículo 4º y aparecieron delitos donde antes no había.
Gavazzo omite que cuando redactaba los partes a la Justicia Militar con las declaraciones y confesiones obtenidas bajo tortura, bastaba una confesión o señalamiento de alguien- cercano, lejano o desconocido no importaba- para que el acusado fuera procesado, aunque guardara silencio, no admitiera las acusaciones y no hubiera pruebas. Tal era la ley de entonces. Los jueces y fiscales, habilitados por la nueva ley, formaron convicción con testimonios y pruebas circunstanciales, y, en su caso, abundantes. Y si algo le fue adjudicado de más, pasó desapercibido en la montaña de circunstancias, y si algo no le cargaron en el expediente, lo mismo.

Los tupas viejos y algunos más hemos cambiado, sí, lentamente. Más o menos.
Varios supimos que había que cambiar.
Algunos dejaron las armas, de hablar de ellas, de fascinarse con ellas, otros se depuraron de la paranoia que veía otros golpes militares en la década de 1990. Permanece por ahí algún enamoramiento de las viejas tesis, de la coherencia teórica, de la mujer que ya no es, sin atreverse al divorcio saludable, aquel que reconoce y tal vez agradece los buenos momentos vividos.
Unos cuantos no reclamaron ni reclaman venganza o justicia procesal, sí comprenden, apoyan a quienes desean saber de sus familiares, compañeros e hijos desaparecidos, han asimilado el fin de la “guerra fría” y reconocido las condiciones diferentes, saben que no hay nada escrito, que la verdad la escribimos todos, han retomado el gusto por la política, novia de la que se habían distanciado, sin dejar de quererla.
Hemos logrado cierta paz, que permite pensar y construir futuro. Ese que no está escrito.

Mi decisión personal de no hacer denuncias judiciales colabora para esa mi paz interior. Tal vez para poder hacer mejor nuevos caminos, o espantado por la rigidez y torpeza de los sistemas judiciales, o por esquivar ser verdugo. No lo sé. Otros, tal vez logren paz de otra manera. Deseo ser leal con quienes necesitan buscar sus familiares y amigos desaparecidos, aclarar hechos delictivos, o que están dañados y no pudieron reconstruir, pero sin apoyar revancha ni búsqueda de dinero- si me doy cuenta. No creo que lo punitivo sea fundamental aunque pueda en casos paradigmáticos ser simbólico-como el caso de Gavazzo- y evito la grave confusión de considerar como víctimas a los rebeldes que acertaron y erraron, y que, capturados, fueron muertos, torturados o desaparecidos. Ante todo, fueron rebeldes. (1)
Las cosas se transformaron de la mejor manera, inesperadamente tal vez, uno de los derrotados de entonces es el Presidente de la República José Mujica, quien, sin romper con su pasado, está reescribiéndolo. Como el Pepe ha planteado, podríamos enviar a unos cuantos viejos a prisión domiciliaria, a sus casas, con sus seres queridos, demostrando que no somos iguales a ellos.

Y yo modificaría el código, y colocaría inscripciones descriptivas de sus delitos en sus ropas, como “torturé para defender la sociedad”, “hice desaparecer personas”, “robé niños a sus padres”, obligatorias de llevar mientras realizan trabajos comunitarios, de acuerdo con su estado de salud. Así de igual procedería con un golpeador de mujeres de la actualidad, con su cartel identificatorio “golpeo a mi pareja”, mientras corta el pasto de la plaza del barrio, o de la escuela. Mientras ellos hacen su trabajo comunitario, nosotros, en silencio, sin agredir física ni verbalmente, tal vez nos haremos mejores al ver que las peores conductas las realizan gente como uno, nacidas en los mismos barrios e hinchas de los mismos cuadros de fútbol.

La derrota política y moral del nacionalismo ordenador, antidemocrático, represivo, moralmente conservador, de personajes iluminados por un destino- todo eso es Gavazzo - es lo más importante logrado y a desarrollar. Argumentar y persuadir sobre estos logros nos mejora. La reescritura del pasado es la conversación decisiva y tiene mucho para hacer (2)

De cómo maduremos todo esto, superando las primeras reacciones legítimas, primitivas, punitivas, de corto alcance, demasiado apoyadas en demandas de justicia para los derrotados de entonces y en la rechazable metodología represiva de los triunfantes, dependerá el devenir.
En la sociedad, ¿está derrotada decisivamente la moral conservadora, ordenadora, controladora, represiva, inequitativa, que demanda protección para sus privilegios? ¿Está descartado que otra vez más sea reivindicada mayoritariamente como aceptable o necesaria la acción de una persona como Gavazzo?
No.

Según el autor del libro, su encarcelamiento es obra de la venganza de aquellos “neutralizados”, de la traición de camaradas suyos y del cambio del partido de gobierno. En la calle Domingo Arena, encerrado junto a camaradas, unos cercanos y otros lejanos, él hace su juego sin paz.

Enero, 2013

(*) Editor de Librevista

Notas
(1) "...yo no hablo nunca del aspecto negativo de mi vida, en primer lugar porque no quiero ser compadecido. Fui un combatiente que no ha tenido suerte en la lucha inmediata y los combatientes no pueden ni deben ser compadecidos cuando han luchado no por obligación sino por lo que han querido conscientemente" Antonio Gramsci. 
(2) invito a investigar la conducta- durante la dictadura cívico-militar- de medios de prensa y comunicación, de las cámaras empresariales, de asociaciones civiles, instituciones educativas civiles y militares, actividad social y política desde las instituciones armadas hacia la ciudadanía, de actitudes civiles en la vida cotidiana y más

LIBREVISTA - postaporteñ@ 993 - 2013-07-17 18:58:15
postaporteñ@_______________________________

Uruguay: En 1999 se invertía el 2,4 por ciento del PBI, en 2011 el 2,8

Sobre el espacio fiscal y el gasto en educación pública

Escrito por: Pablo Messina/ Martín Sanguinetti*

 - BRECHA | Pág. 11 | 12/07/2013

El actual conflicto de los gremios de la educación, en el marco de la rendición de cuentas, ha despertado reacciones diversas. Tal vez la más significativa sea de parte del Poder Ejecutivo, respondiendo que tanto el gasto en educación como los salarios de los docentes y trabajadores de la enseñanza en general llegaron a niveles históricos. Los números indican que se ha mejorado, pero no tanto como se quiere pensar.

Un elemento nuevo en la lucha gremial, es que no sólo se solicita mayor presupuesto para la educación, sino que las plataformas también agregan presiones para aumentar la carga fiscal y caminar hacia un sistema tributario más justo. En este sentido, la propuesta más exhaustiva proviene del SUNCA y fue aprobada por el PIT-CNT

La misma cuestiona el tan preciado espacio fiscal por el lado de los ingresos y se ha constituido en parte de la plataforma de todo el campo popular
Es interesante analizar estas discusiones en dos niveles:

por un lado la situación de la educación y del gasto público en general, y por otro, la posibilidad de incrementar las arcas del Estado para atender estos pedidos. No obstante, en este artículo hacemos hincapié en la primera parte, pero cabe resaltar que esta separación es sólo con fines analíticos, siendo para quienes escriben un acierto de las organizaciones sociales abordar esta lucha como una sola, en el entendido de que tanto la orientación del gasto como quien soporta la mayor carga impositiva resultan de una disputa que marca qué modelo de país se quiere

¿HA CRECIDO EL GASTO EN EDUCACIÓN?

Suele argumentarse que el gasto en educación ha crecido como nunca antes y, tal vez por ello se exige, como pocas veces en la historia, desde el Ejecutivo así como también desde la oposición y la prensa que ese mayor esfuerzo se traduzca en resultados concretos. La exigencia es pertinente y debería ser de absoluta centralidad en la agenda pública de nuestra sociedad. Lo que amerita cuestionarse es qué ha sucedido con el gasto en educación.
La llegada del gobierno progresista implicó un aumento en el gasto en educación sobre el PBI

De hecho, el actual gobierno tenía un compromiso histórico con las reivindicaciones gremiales de llegar a invertir allí el 4,5 por ciento del PBI. Y aquí empieza el dilema. A partir de 2005 se comenzó a mirar el gasto público por “área programática” y no por inciso

Esta idea –que en sí misma no es mala– implicó que se incluyeran como gasto en educación ítems que no formaban parte de los reclamos del movimiento sindical y popular en lo que hace al gasto educativo.

Ejemplo de esto son: la Escuela Policial y la Militar y otros programas nuevos ejecutados fuera de los incisos tradicionales de la educación (ANEP y UdelaR).

Con esta nueva contabilidad, el gobierno argumenta que ya cumplió con el prometido 4,5 por ciento, Ahora bien, si miramos el gasto corriente tomando sólo la UdelaR y la ANEP con relación al PBI corriente, podemos observar que el esfuerzo que realiza el país para financiar la educación ha mejorado sustancialmente

Por ejemplo, en el año 1999, primer año de estancamiento económico, se destinaba el 2,7 por ciento del PBI a la educación, mientras que en 2011 se destinaba el 3,9 por ciento. Esto quiere decir a priori que, a pesar de no alcanzar las promesas del 4,5, se ha mejorado.
Pero es necesario mirar con mayor detalle ese indicador. Al igual que pasa con los salarios, para saber cuánto es el esfuerzo real es necesario medirlo por el poder de compra de ese presupuesto

Para ello ajustamos por inflación el PBI y el gasto en educación, y con este ajuste vemos el esfuerzo real que realiza el país en educación

 Hecho esto, se constata que los datos no son tan alentadores: en 1999 se invertía el 2,4 por ciento del PBI y en 2011 el 2,8. Para decirlo de manera perceptible: con el presupuesto de 2011 podemos comprar de sistema educativo (horas docentes, inversión en escuelas, etcétera) casi lo mismo que en 1999. Esto se debe a que la inflación de la educación superó a la inflación promedio de la economía. Si a esta cifra la miramos por estudiante, como la matricula ha crecido para todo el sistema educativo, el esfuerzo real realizado por estudiante en 2011 es un 10 por ciento menor que en 1999

En este contexto, llama la atención que se exijan resultados criminalizando a los cuerpos docentes. Usualmente se suceden modelos, recetas importadas que deberíamos de imitar para transitar el desarrollo, pero se esconden las bases materiales de dichos modelos: Cuba gasta 13 por ciento del PBI en educación; Nueva Zelanda gasta 7,2; Finlandia 6,8; y en la región, Brasil gasta 5,6 y Argentina 6 por ciento. Todos muy por encima del 3,9 uruguayo
A su vez, se habla del fuerte incremento salarial de los trabajadores de la enseñanza. Hoy los salarios del sector apenas alcanzaron un poder de compra un 12 por ciento mayor que en 2001, año previo a la crisis económica

El panorama es incluso más desalentador cuando contextualizamos los salarios de la enseñanza en relación con el resto de la economía. Un trabajador promedio de la enseñanza en 2011 ganaba 16.186 pesos, si clasificamos la economía en 34 sectores de actividad y los ordenamos por el salario promedio, la enseñanza se encuentra en el puesto número 20 a pesar de ser el sector con mayor participación relativa de trabajadores calificados
En este contexto, es más fácil comprender por qué los docentes hacen una huelga, por qué los maestros convocaron a una marcha multitudinaria el viernes 28 de junio y por qué los sindicatos de la UdelaR se declararon en conflicto

La situación es grave: si bien los incentivos para hacer una carrera docente no sólo son económicos, ésta es una de las causas que explica la falta de maestros, la caída sistemática de la matrícula de magisterio e IPA, la falta de formación permanente de los docentes, enfermedades laborales por sobre exigencia de horario laboral, faltas y problemas edilicios.

INCENTIVOS A PRIVATIZAR LA EDUCACIÓN

Los institutos de enseñanza privada están exentos del pago de todo impuesto por el artículo 69 de la Constitución. A modo de ejemplo, en el año 2011 según estimaciones de la DGI, la enseñanza privada dejó de aportar a Rentas Generales un 0,25 por ciento del PBI. Cuando el Estado exonera del pago de un impuesto a una empresa o persona es similar a que realice un gasto directo en ella por ese monto

Es decir, el Estado hizo un gasto directo que significó 150 millones de dólares sobre este tipo de establecimientos sólo por IVA e IRAE en beneficio de los hogares de mayores ingresos, que son quienes asisten mayoritariamente a la educación privada.
A su vez, mientras que la enseñanza privada no paga ningún aporte patronal ni al BPS ni al FONASA –cabe aclarar que estos no son impuestos sino contribuciones–, el sistema público paga 19,5 al BPS y un 5 por ciento al FONASA; esto quiere decir que de cada 100 pesos al rubro salarios en educación, un poco más de 20 pesos son para financiar la seguridad social, siendo este aporte muy superior al resto de la economía, que es de 7,5 por ciento.
Este incentivo a la privatización se combina con las recientes iniciativas de los liceos financiados por donaciones de empresas como es el caso del liceo Impulso del barrio Casavalle. Dicha construcción fue posible por la ley 18.083, artículo 78, que permite a las empresas descontar el impuesto a la renta de las actividades empresariales y el impuesto al patrimonio por el hecho de donar dinero.

Por cada 100 pesos que una empresa dona, esta ley les permite exonerar 75 pesos de sus impuestos. Por lo tanto, el Estado es socio mayoritario de liceos privados, pero no hace uso de esa mayoría. Por ello, en estos liceos se viola la laicidad y además se restringe el ingreso de estudiantes, en franca contradicción con los principios de la educación pública


Estos ejemplos, sumados a la instauración de varios proyectos ejecutados fuera de la órbita de ANEP -UdelaR –que se caracterizan por ser de corta duración y sin tener en cuenta a los protagonistas del sistema educativo: docentes, trabajadores y estudiantes–, van armando filas para que el movimiento sindical retome históricas luchas

Una vez más queda demostrado que esas luchas son la base fundamental para que los movimientos sociales demanden, se piensen y propongan una nueva forma de construir la sociedad con independencia de criterio para marcar agenda y hacerse sujetos de la historia.

*     Economistas


1.     Para realizar dicho ajuste, para la educación y para el PBI se utiliza el deflactor de las cuentas nacionales publicado por el BCU

COMENTARIOS a ESTA NOTA

Están mal hechas las cuentas. No se puede tomar en cuenta el porcentaje del PBI real sin tener en cuenta el TOTAL del PBI real.
Si decimos que el porcentaje 4,5 lo podemos multiplicar por el IPC debemos multiplicar también el total del PBI... es decir el otro 95,5 por ciento. El PBI real es también menor al PBI nominal por el efecto del aumento de precios.

Es decir supongamos que el PBI tiene un valor de 100 pesos. EL 4, 5 por ciento son 4 pesos y medio. En la nota se dice que en realidad tomando en cuenta las variaciones de precios este porcentaje para la educación es menor a 2,9 pesos. Los escritores no toman en cuenta que los 100 pesos del total del PBI no son tales.

También se le debe aplicar el mismo razonamiento haciendo que el valor disminuya de la misma manera que lo hace el porcentaje "real" que le quieren calcular. La cuenta da 4,5 por ciento de "algo", indistintamente si son variables reales o nominales.
¿Se habrán equivocado sin querer o quieren justificar algo sea como sea?

Y que no se me acuse de nada... yo estoy totalmente a favor de un aumento a los maestros y profesores, pero con la mentira no vamos a ningún lado.

PEDRÍN

pablo - postaporteñ@ 993 - 2013-07-17 18:38:27
postaporteñ@_______________________________

Paraguay: UN PAÍS EXTRAVIADO

José Antonio Vera

Una imagen, recurrente en las primeras planas de diarios y noticiosos televisivos, muestra a un hombre grande, robusto, cuando aprieta fuerte una mano débil y pequeña de un pequeño hombre, que entrega humildemente sus dedos para que el poderoso los estruje mirándolo con una sonrisa sobradora. Ellos son el Embajador de Estados Unidos en Paraguay, James Thessin y el Canciller producto del golpismo saliente, Félix Fernández Estigarribia.

La foto, que “vale más que mil palabras”, expresa antiestéticamente el servilismo, la venalidad institucional y el entreguismo en un solo paquete, cuyo contenido ocultan esas amplias sonrisas de satisfacción y agradecimiento que, desde siempre, ofrece a los pies del amo la inconsciencia colonizada.

Ese papel de sometidos lo viene cumpliendo el gobierno ilegítimo del Partido Liberal que asaltó la Presidencia de la República el 22 de junio del año pasado, presidido por Federico Franco, representante de una de las fracciones más borroneadas de la impresentable cúpula partidaria, quien en víspera del final de su usurpado mandato, este 15 de agosto, está acelerando sus patrañas de mandadero angurriento y amoral.

Paraguay es un país que simula una pieza de teatro dividida en cuatro actos:

1) el período colonial, donde en 1747 destacó una rebelión comunera, encabezada por José de Antequera y Castro, 45 años antes que la insurrección en la Gran Granada

2) la República, de las más avanzadas en América, que comenzó en 1813, con José Gaspar Rodríguez de Francia, hasta su muerte en 1840 y la prolongación del proceso que fue ahogado en 1865, con la invasión de Argentina, Brasil y Uruguay, en la Guerra de la Triple Infamia, y 4) más de un siglo de vaivenes y sobresaltos institucionales

Desde el final de esa invasión, formalmente en 1870 pero proseguida de múltiples formas por varias décadas, incluyendo la formación de los dos mayores partidos, el Colorado y el Liberal, creación de Brasil el primero y Argentina el segundo, en estos últimos 143 años, este pueblo ha vivido sin identificar su ADN cultural, alienado y acomplejado por su origen indígena-campesino no asumido.

Esa guerra destrozó el país, enterrando su identidad, la cual apenas intuyen hoy algunos esfuerzos de rescate.

Su raíz lingüística, el guaraní, ha estado sometido desde siempre, como si encerrara alguna vergüenza, agravada por signos chovinistas que utilizan dañinamente el bilingüismo como muestra de superioridad cultural respecto a los países vecinos, sin conciencia de que esa lengua del pueblo originario más numeroso de este territorio, recién comienza a ser reivindicada por unos pocos pensadores en una lucha difícil contra el yopará, que es el vínculo oral omnipresente en la población paraguaya.

El Estado es un territorio ocupado por una oligarquía sin patria, obsecuente con los dictados del imperio, que aprovecha la división, indefinición ideológica e improvisación programática  de las pocas fuerzas políticas alternativas, incapaces de capitalizar la voluntad de cambios que reclama la ciudadanía, harta del dogal institucional y de la corrupción del binomio colorado-liberal.

Respecto al futuro inmediato del país, el desnorte reina, a pocas semanas de asumir formalmente la Presidencia, en la práctica el empresario Horacio Cartes ya se posesionó, aparecen algunos indicios que, en grueso, marchan contra los intereses populares y las buenas relaciones que Paraguay necesita cultivar con el mundo y, en especial con las naciones vecinas, miembros del MERCOSUR

Basta observar la campaña insultante, arrogante y soberbia que impulsan los grupos más rancios del empresariado, de los partidos políticos y los medios de comunicación falseada, contra los gobiernos vecinos, en una postura cretina que les impide ver que el país, comercial y económicamente, depende en buena medida del bloque regional, reforzado con el reciente ingreso de Venezuela, que rompió el rechazo de los últimos cinco años del parlamento paraguayo, servil a la estrategia estadounidense de destruir la integración. En buena medida, Paraguay es tributario en los servicios de educación y salud de Argentina y Brasil

Después de un balbuceo inicial del Presidente electo, que hasta llegó a ilusionar la ingenuidad respecto a un posible apoyo suyo a la ampliación del MERCOSUR, que hubiera sido un buen cálculo de conveniencia para Paraguay y de posesión personal, posibilitando el retorno al grupo tras un año de suspensión a causa del Golpe de Estado, Cartes fue cambiando de posición y se sumó al coro denigrador de Venezuela y del bloque, empleando en los últimos días frases muy descalificadoras, poco recomendables para estimular una vecindad de cooperación.

Esa misma ambivalencia del próximo Presidente, se expresa en la política interior, en la que un día se pronuncia contra la idea de aplicar un gravamen a la agroexportación, semanas después ordena a su peonada parlamentaria que apoyen el proyecto y, cuando el Senado se pronuncia obediente, da marcha atrás y deforma la decisión, en beneficio directo de las corporaciones transnacionales del agronegocio, que en los primeros cinco meses de este año, han producido por cerca de 6.000 millones de dólares, aportando sumas ridículas al fisco.

La única señal clara, entonces, en este país confuso, con miseria ideológica y gran corrupción política y administrativa, es que Cartes está reinstalando la figura del Tendotá, ese personaje todopoderoso que encarnó perversamente el General Alfredo Stroessner al frente de la tiranía Partido-Ejército-Oligarquía, entre 1954 y 1989, fecha ésta última que marcó la decisión de Estados Unidos de desprenderse de sus peones más gastados en la región,  suplantándolos por hombres de su confianza, bajo el viejo mandamiento de que “serán hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta”.

Desde hace más de un siglo, Paraguay es un enclave dependiente de las potencias extranjeras y siempre muy codiciado, primero por sus excelentes tierras y sus frutos abundantes de soja, maíz, girasol, trigo y el algodón de fina calidad, producto que habría inspirado al imperio británico para impulsar a los tres países invasores en la Guerra de la Triple Alianza, “de la infamia”, como la calificó Eduardo Galeano.

Londres tenía dos claros objetivos:

1) hacerse de esa fibra que tanto necesitaba para su poderosa industria textil y

2) endeudar a los tres gobiernos lacayos, con préstamos que les concedió para financiar el  conflicto, en una operación que numerosos expertos han calificado de estafa colosal, porque esos Estados belicosos apenas recibieron menos de la mitad de libras esterlinas que registraban los documentos de los créditos, pero se vieron forzados a pagar el 100 por ciento que nunca les llegó.

Aplastada la República Popular, el país quedó sin brújula hasta el día de hoy en un escenario ocupado en el medio siglo inmediato por numerosos Golpes de Estado, con mandatarios que duraban 24 horas o 30, 90 días, gozando apenas durante unas dos décadas de un pequeño número de dirigentes ilustrados, pero comandado el resto por lo más rancio del Partido Colorado, con buenos tramos de humillante colaboración liberal, y bajo la batuta de la Casa Blanca hasta hoy.

El próximo 15 de agosto, jueves, el sospechoso empresario Cartes, con la pompa de todo ritual vacío del pueblo pensante y evolucionado, recibirá la banda presidencial de manos ilegítimas, en una ceremonia que mostrará la superficialidad y mediocridad institucional conocidas, preparada para ocultar los innúmeros vicios y delitos de las cúpulas oligárquicas y partidarias, tarea que cumplen a satisfacción los medios de la comunicación alienante, expertos en confundir a la ciudadanía.

Aparte de los invitados extranjeros y las personas que por su función oficial deberán asistir al acto, la animación del espectáculo, como lo enseña la tradición, estará a cargo de la apoltronada masa de dóciles parlamentarios, viejos y jóvenes burócratas de los aparatos partidarios, los hurreros contratados y los grupos del funcionariado estatal, algunos por voluntad y otros arreados, en un total estimado en unos 350 mil, el 70 por ciento colocado por  los colorados, el 25 por los liberales y el resto de origen diverso.

La sola novedad en el ceremonial, será la presencia de agentes de Israel en la escolta personal y familiar, hecho que obliga a reflexionar acerca del verdadero grado de libertad, respecto a Estados Unidos y al sionismo, de que gozará Cartes en su quinquenio de mandamás.

J.A.Vera - postaporteñ@ 993 - 2013-07-17 18:27:36
postaporteñ@_______________________________

Exposición de los años sesenta al golpe de Estado

Museo de la Memoria y Centro de Fotografía

El Museo de la Memoria y el Centro de Fotografía de Montevideo invitan a visitar la muestra De los años sesenta al golpe de Estado a partir del miércoles 26 de junio en la CdF Fotogalería Ciudad Vieja, Calle Piedras frente a la Plaza del Museo del Carnaval

Desde el 26 de junio al 31 de julio de 2013

La muestra

El 27 de junio de 1973, el presidente Juan María Bordaberry decretó la disolución del Parlamento, instaurando una dictadura  que se extendió durante doce años.

No fue un acontecimiento repentino e inesperado, sino el desenlace de un largo proceso de deterioro del sistema político democrático, claramente reconocible a partir de 1968, pero cuyas raíces más profundas deben ubicarse en la crisis económica que  se inició a mediados de la década de 1950 y la conflictividad social derivada de esta situación.

En este contexto, desde los últimos años de la década de 1960  los diferentes gobiernos utilizaron como estrategia para contener la alta movilización política y gremial, el abuso de ciertos  instrumentos legales, el desborde represivo y la adjudicación de  nuevas funciones a las Fuerzas Armadas. Ello explica que en el  momento del golpe ya se hubieran producido detenciones, censuras y prohibiciones, además de comprobarse que la aplicación  de torturas a detenidos era una práctica habitual.

La alianza de militares y civiles que gobernó desde la disolución  del Parlamento buscó promover transformaciones profundas en la política, la economía y la sociedad uruguaya.

Entre sus primeras medidas el nuevo régimen suspendió la actividad de los partidos políticos y decretó la disolución de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT), disponiendo la clausura de todos sus locales y el arresto de sus dirigentes. Por decreto se suprimió el  derecho a la huelga de los trabajadores.

A finales de 1973, ya estaba intervenida la Universidad e ilegalizada casi la totalidad de las agrupaciones políticas y estudiantiles de izquierda. Además,  el control que el régimen tenía sobre la información que circulaba públicamente, ejercido a través de la censura y la clausura de  muchos medios de comunicación, dificultaba en gran medida la difusión pública de esta situación.

En su mayoría procedentes del archivo del Diario El Popular  (perteneciente al Partido Comunista del Uruguay ), las fotografías que integran esta muestra testimonian algunos aspectos de este proceso pautado por el ascenso del autoritarismo, la movilización social y la ruptura institucional.

elbio - postaporteñ@ 993 - 2013-07-17 18:11:53
postaporteñ@_______________________________

Reclamo por HAITÍ en Montevideo

CARTA ABIERTA A PRESIDENTES DEL MERCOSUR 

 
En el día de la Fecha, 12 de julio, en horas del mediodía, en una concentración frente al Edificio Sede del MERCOSUR, en ocasión de la CUMBRE del MERCOSUR, las COORDINADORAS Uruguayas , Argentina, y Brasileras" POR EL RETIRO DE LAS TROPAS DE HAITÍ", en conjunto con organizaciones sociales haitianas, uruguayas , argentinas, brasileras, e internacionales, coordinados con los Movimientos del ALBA, hicimos entrega al Presidente Maduro, Presidente Pro Témpore del MERCOSUR, la siguiente
CARTA ABIERTA A TODOS LOS PRESIDENTES MIEMBROS PLENOS, ASOCIADOS Y OBSERVADORES DEL MERCOSUR.                                                                                                                                             
                                                                                                                                                                                                             Montevideo 12 de julio 2013
 
 
 
Sr. Presidente Pro Témpore del MERCOSUR, Presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro:
Por su intermedio queremos hacer llegar hoy  a todos y cada uno de los Presidentes de los países miembros, asociados y observadores del MERCOSUR el clamor hasta ahora no escuchado de las organizaciones sociales que representan a amplios sectores de nuestros pueblos, referidos a la actitud tomada por los gobiernos de Uruguay, Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia, Chile, Ecuador  ante el pedido de los EEUU y el Consejo de Seguridad de la ONU, de relevar a los ejércitos golpistas de EEUU, Francia y Canadá que ocuparon en febrero del 2004 Haití, secuestrando a su legítimo Presidente Bertrand Aristide. 
Solo 4 meses después, estas potencias,  implementan las Misiones de PAZ, MINUSTAH, para transferir a gobiernos latinoamericanos y otros, la tarea de desconocer brutalmente el DERECHO INALIENABLE DEL PUEBLO HAITIANO A SU AUTODETERMINACIÓN,  desembarcando tropas de ocupación que nunca NINGÚN GOBIERNO LEGITIMO DE HAITÍ RECLAMÓ.
A partir del golpe de Estado, las potencias invasoras han designado gobiernos provisionales, organizando elecciones ilegítimas, con el Partido Lavalas mayoritario proscripto, con cortes electorales provisorias no electas   democráticamente, y participación de solo el 20% del electorado.
La presencia de la MINUSTAH ha significado para el pueblo haitiano 9 años de opresión económica, política, social y militar.
Ninguno de los propósitos de "estabilización", "reinstitucionalización del Estado"," cooperación humanitaria", "desarme de bandas armadas" que amenazan a la población, han sido practicados, la inestabilidad se ha acentuado.
Por el contrario, la desocupación, la explotación extrema del trabajador en zonas francas, el hambre, la continuidad de las políticas norteamericanas  de saqueo del  oro, plata y cobre, la represión de los sectores populares,  son razón y causa de la DESESTABILIZACIÓN de un pueblo oprimido.
 
Vale la pena preguntarse cómo hemos podido  acoplarnos al pensamiento soberbio y racista de los imperios coloniales que inferiorizan a los pueblos considerándolos incapaces de autogobernarse.
¿No resulta anacrónico con el discurso y la voluntad de independencia e integración de la Patria Grande que hoy campea en muchas zonas de América?
¿Se puede afirmar que un pueblo que resistió a la catástrofe del terremoto del 2010 basado principalmente sobre sus propias fuerzas, sus formas ancestrales de solidaridad y autogestión, en el medio de la devastación, con muy escasas ayudas alimentarias, a excepción de la extraordinaria colaboración de los médicos cubanos que desde hace 12 años lo asisten   y a la que se sumó la ayuda civil venezolana, no es capaz de decidir su destino?,  un pueblo que revolucionó al mundo demasiado temprano para los intereses imperiales, logrando la emancipación en una revolución social anticolonial, libertaria y antiesclavista en 1804-1806?
 
Ese pueblo, como todos, tiene memoria, y por eso, solo lo han podido dominar por la fuerza bruta, por el genocidio, desde entonces hasta ahora.
 
Ya no es creíble la promesa de "colaborar humanitariamente" y "ayudar a reinstitucionalizar". En 9 años, destinados a eso, la MINUSTAH no lo hizo.
Pero además ¿puede un ejército invasor ayudar a reinstitucionalizar?
¿No es un perfecto contrasentido?
Las únicas "instituciones" que la MINUSTAH y el imperio, la ONU, la OEA, la comisión presidida por Bill Clinton, pueden crear, son las funcionales a la continuidad de su dominación y opresión.
 
Solo el PUEBLO HAITIANO PUEDE ELEGIR SU FORMA PROPIA DE ORGANIZACIÓN SOCIAL, NADIE LO PUEDE HACER POR EL. Y DEBE HACERLO LIBREMENTE, LE GUSTE A QUIEN LE GUSTE Y SINO TAMBIÉN.
 
Por eso es inapelable la obligación urgente de retirar todas las tropas de Haití. Ellos deben resolver sus propios problemas como cada uno de nuestros pueblos hace lo propio.
 
Hoy hay 6 de los 10 departamentos de Haití declarados en Hambruna. Retiremos los ejércitos y utilicemos ese dinero en contribución a lo que el pueblo haitiano, a través de la institucionalidad que él mismo se dé, nos reclame.
 
Por último,  la MINUSTAH  es responsable de haber introducido el cólera en Haití que ha causado ya 8.000 muertos y 800.000 enfermos, dejando miles de niños huérfanos que cargan con una nueva estigmatización social.
La epidemia continúa desarrollándose y la ONU se niega a cumplir con el protocolo de 7 Recomendaciones elaboradas por un grupo de expertos que ella contrató. La ONU se ampara en la "inmunidad de las tropas" para desentenderse de la reparación que le están exigiendo legalmente, 5.000 víctimas del cólera.
¿Cómo catalogar a este operativo de la ONU, basado en la "inmunidad-impunidad", que se niega a detener una epidemia letal, introducida por sus propios efectivos, teniendo en sus manos todos los recursos materiales y humanos para hacerlo?
¿No se parece mucho a un genocidio?
¿Seguirán hoy  los gobernantes latinoamericanos  implicados en la MINUSTAH, siendo parte de este instrumento imperial, a costo de la tragedia y el genocidio haitiano? 
 
Señoras y Señores Presidentes de los países miembros, asociados  y observadores del MERCOSUR,
 en nombre de nuestros pueblos, y del Pueblo Haitiano ¡ DETENGAN YA ESTA INTERVENCIÓN QUE NUNCA DEBIÓ SER ,  y  RECONOZCAN A  HAITÍ, PARTE DE ESTA PATRIA GRANDE, EL DERECHO  A SU AUTODETERMINACIÓN!.
 
Las organizaciones abajo firmantes  exigimos:
 
 
-EL RETIRO INMEDIATO DE TODAS LAS TROPAS  EXTRANJERAS de HAITÍ.
 
-Que la ONU INDEMNICE EN FORMA INMEDIATA  a las miles de víctimas del cólera.
 
-LA  UTILIZACIÓN URGENTE DE LOS RECURSOS HASTA AHORA DESTINADOS A LAS TROPAS MILITARES,  PARA DETENER LA EPIDEMIA Y ASISTIR EN SALUD a la población haitiana en todo lo que el pueblo reclame, sin que ello signifique un nuevo endeudamiento.
 
- El  RECONOCIMIENTO DEL PUEBLO  DE HAITÍ POR SUS SACRIFICIOS QUE ILUMINARON EL CAMINO, EN EL PROCESO INCONCLUSO DE LA EMANCIPACIÓN   DE LOS PUEBLOS DE NUESTRA AMÉRICA.
 
 
 
Firmas:
 
 
Guillermo Chifflet - Ex Diputado y Fundador del Frente Amplio- Uruguay, que renunciara a su cargo  en Sala, en el año 2005 al no acompañar el voto  de su organización F.A., por el envío de las tropas a HAITÍ/ Dr. José Díaz- ex Diputado Nacional (PS-F.A.) y ex Ministro del Interior (2005--2007) / Comité Democrático Haitiano- Henry Boisrolin (Haití)/ PAPDA (Plataforma por un Desarrollo Alternativo- Haití)/ Nora Cortiñas (Madre Plaza de Mayo-Línea Fundadora) Argentina/SERPAJ-  Uruguay/ Coordinadora  por el Retiro de Tropas de Haití (Uruguay)/  Comisión Nacional por el  Agua y la Vida(Uruguay)/Redes-AT Uruguay/ FEUU. (Federación de Estudiantes Universitarios de Uruguay)/  PIT-CNT -Plenario intersindical de Trab. - Convención Nacional de Trabajadores (Uruguay)/  FFOSE-PIT-CNT (Uruguay)/UTHC- PIT-CNT (Uruguay)/ COFE- PIT-CNT (Uruguay)/  UCRUS- PIT-CNT (Uruguay)/ Plenaria Memoria y Justicia (Uruguay)/CO.N.O.S.UR (Comisión Nacional de Organizaciones sociales del Uruguay) Julio Faravelli/ Comité de Solidaridad por el retiro de tropas argentinas de Haití (Argentina)/CTA-  Central de Trabajadores Argentinos  (Argentina)/Diálogo 2000 (Argentina)/ Comisión Pro. HAITÍ (Brasil)/ Jubileo Sur (Argentina y Brasil)/ Junta Americana Por los Pueblos Libres (sede Paraná- Entre Ríos)/ SEPLA (Sociedad de Economía Política y Pensamiento Crítico Latino América.)/AGMER, (Asociación de Maestros- MARÍA GRANDE) y comisión DDHH de CTA Entre Ríos. Mauricio Castaldo -Sec. Gral. / Luis H. Vignolo- (Periodista y Direc. Gral. de la Fundación Vivian Trías) Uruguay/ Prof. Garabed Arakelian- (Docente, Vice-Presidente de la Fundación Vivian Trías) Uruguay/ David Rabinovich- (Periodista y Vice-Presidente de la Fundación Vivian Trías) Uruguay
 
 

columnas publicadas por el Observatorio Antiimperialista Manuel Ugarte, sobre el poder financiero, la independencia, y el reclamo por la liberación de Haití realizado en Montevideo, con la intervención de Luis Lafferriere, Fortunato Calderón Correa y Alberto Dorati.

http://observatorioantiimperialista.blogspot.com.ar/2013/07/distintas-organizaciones-pidieron-el.html

http://observatorioantiimperialista.blogspot.com.ar/2013/07/lafferriere-este-modelo-es-neocolonial.html

http://observatorioantiimperialista.blogspot.com.ar/2013/07/el-poder-financiero.html

monica - postaporteñ@ 993 - 2013-07-17 16:27:26
postaporteñ@_______________________________

NO A LA REIVINDICACIÓN POLÍTICA DEL GENOCIDIO

Organismos de DDHH argentinos  repudian designación de Milani

 

(Agencia Walsh) los repudios a la designación de Cesar Milani, al frente del ejército, los organismos de DDHH manifiestan, que esto solo puede entenderse como una búsqueda de mayor eficacia en la implementación de la ley antiterrorista, y es una provocación y un avasallamiento del clamor y la lucha del pueblo contra la impunidad.

Los Organismos de DDHH abajo firmantes repudiamos enérgicamente el nombramiento delGral. César Milani al frente del Estado Mayor General del Ejército Argentino.

Este personaje de oscuro prontuario represivo en la década del ´70, en tanto se ha señalado su participación en el “Operativo Independencia” en Tucumán como subteniente especializado en inteligencia en el Batallón de Ingenieros de Construcción 141 de La Rioja, en comisión en Tucumán, entre febrero de 1976 y febrero de 1977; ha sido también denunciado como consustanciado con los levantamientos “carapintadas” en los ´80 y su condenable carrera la ha desempeñado en el área de Inteligencia del Ejército, cuya conducción ejerce desde 2007.

Con tales antecedentes llega este militar al más alto escalafón dentro de una Fuerza que todavía sigue rindiendo cuentas ante la justicia por los crímenes cometidos.

Sólo podemos entender esta designación en los términos de la búsqueda de una más eficaz aplicación de la Ley Antiterrorista sancionada por el Congreso Nacional a instancias del Poder Ejecutivo y que fuera ampliamente repudiada por el conjunto de los Organismos de Derechos Humanos.

El nombramiento de Milani es la representación práctica y simbólica de la continuidad de la impunidad siendo que él, al igual que muchísimos de los que participaron en la represión durante la Dictadura genocida, continúa en actividad en las fuerzas armadas y se los premia con ascensos y puestos de mando.

A la vez, recordamos que no han sido negadas las denuncias contra Milani por haber sido el cerebro del proyecto de espionaje del que han sido objeto las organizaciones populares, conocido por proyecto X.

Queremos expresar nuestro más absoluto rechazo a tal designación entendiéndola como una provocación y un avasallamiento a los más de 36 años de lucha de nuestro pueblo en contra de la impunidad.

Asociación de Profesionales en Lucha – APeL

Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos – AEDD Centro de Profesionales por los Derechos Humanos – CEPRODH

Colectivo de Abogados y Abogadas Populares "La Ciega"

Colectivo Memoria Militante

Hijos La Plata

Liberpueblo

Unión por los Derechos Humanos

...y siguen firmas

walsh - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:08:34
postaporteñ@_______________________________

ANOCHE VI A UN TRAIDOR

Esteban Valenti

Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

12.07.2013

Anoche vi durante dos horas y 20 minutos la entrevista de Gabriel Pereyra a Amodio Pérez. Antes había leído el mamotreto de 12 páginas en El Observador. No soy un masoquista, me sentía obligado, por razones políticas y profesionales, como periodista y como político. Y por curiosidad.

No le iba a dar mayor importancia, aunque ya en dos programas de radio en los que participo semanalmente tuve que opinar, pero además viendo al traidor en todo su “esplendor” me surge del alma, del estomago y de la cabeza la necesidad de opinar.

Yo no soy ni pretendo ser objetivo en este análisis. Estoy involucrado, tuve duros enfrentamientos ideológicos y políticos con el MLN en esos años y después, y el periodo al que se refiere Amodio Pérez tiene que ver con un momento muy particular, muy tenso, muy importante de mi vida. Aclaro.

Tengo una ventaja, sobre alguno de esos temas tengo información y formación. A pocas palabras...

Amodio Pérez fue un gran traidor, lo confiesa en varias oportunidades en la entrevista, y sigue siendo un traidor manipulador en la actualidad. Es un traidor contumaz y reiterado.

Reconoce que entregó a Julio Marenales y reconoce que le dieron un salvoconducto a el y su compañera, otra importante dirigente del MLN para salir del país, mientras cientos y miles de sus compañeros y otros luchadores populares eran torturados, encarcelados, desparecidos y mantenidos durante muchos años en prisión.

Toda una parte de su entrevista es para intentar sembrar dudas sobre las dimensiones de su traición, y para demostrar que él no fue el causante de la derrota del MLN. Sobre esto no tengo la menor duda, la derrota del MLN fue el resultado de sus graves errores políticos, militares tanto en el plano táctico como estratégico.

La traición de Amodio Pérez no se mide en la cantidad de nombres y locales que entregó a los militares, ni en la entrega de la cárcel del pueblo, que algunos ya reconocieron que fue un operativo utilizado para meter a Pérez hasta el cuello en la traición y hacerlo cambiar de bando. Y eso es lo que hizo, un jefe del MLN de primer nivel, con cargos, con una mística y una imagen en toda la organización y ante la sociedad en su conjunto se pasó de bando. Esa fue su gran traición.

Ni lo torturaron, ni le tocaron un pelo y se pasó al bando enemigo, los ayudó en todo lo que pudo, y sobre todo los ayudó a transmitir la imagen del desbande, del desastre total y lo hizo públicamente. Y los militares lo utilizaron muy bien, y él, que era y es un tipo inteligente y minucioso, como el se define, lo sabía perfectamente y a su compañera que también era una dirigente. Y convenció a otros a traicionar y lo confiesa impúdicamente.

El periodista que en ciertos aspectos abunda en detalles y preguntas pasa por algo cosas fundamentales. Es posible que sea por pertenecer a otra generación. Pero nos quedamos con las ganas – ante las reiteradas muestras de “modestia” de parte de Amodio hubiéramos querido saber en cuales operaciones había participado, con que responsabilidades y qué cargo había ocupado en el MLN – Ese capítulo es todo un gran y evidente entrevero. Un entrevero organizado.

Amodio fue uno de los principales jefes del MLN, y sus discrepancias, su oposición a ciertos planes, no cambian absolutamente nada, simplemente son un intento un poco tardío de darle cobertura política a su traición.

Amodio además colaboró durante un largo año, desde que se dio vuelta hasta octubre de 1973 en armar todo el organigrama del MLN en las diferentes etapas, en hacer inteligencia fina, profunda sobre características y definiciones internas de la organización. Cuando no les sirvió más para nada, le dieron dos pasaportes y lo dejaron en la frontera.

Ahora aparece 40 años después. Inocentemente.

El primer síntoma de que Amodio Pérez miente es cuando mueve la boca.

Aunque en algún momento cuente detalles que pueden ser ciertos, es el conjunto, es el relato que trata de construir el que es una gran mentira, una nueva traición.

El relato de las libras esterlinas de oro olvidadas primero en el asiento de un auto y luego guardadas bajo un murito en un gallinero, son una tomadura de pelo mayor. Nos trata a todos de estúpidos. Los militares de la dictadura se movían por dos grandes intereses: información-inteligencia y plata-botín. Amodio debe haber traficado con ambas cosas. No tengo pruebas, tengo sentido común.

Amodio habla en la mayoría de los casos de personas muertas que no tienen posibilidad de defenderse. Los otros son parte de la contienda, pero hay un tercer grupo, que podría corroborar o negar sus palabras: los militares de la dictadura.

El primero es el mayor retirado Armando Méndez, en ese entonces un joven y muy prometedor oficial con tareas muy por encima de su cargo. Ese no va a tener ningún interés en hablar. Los otros que saben, son muchos de los jefazos de la dictadura, los que están presos.

¿Alguien cree que Gregorio Álvarez, no sabe el nombre falso que les dieron a Amodio Pérez y a su compañera en sus documentos, en su pasaporte para viajar a España y radicarse? Si tiene la memoria frágil, lo averigua con una llamada telefónica....y sabe o puede averiguar otros detallecitos. Así que Amodio Pérez le da a este grupo de dictadores un enorme sartén por el mango. Que desinteresado, que ingenuo...

Luego de la catarata de palabras y versos surgen muchas preguntas: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Por qué ahora?

Voy a tratar de ser lo menos conspirativo posible, pero hay cosas inevitables. Veamos algunos detalles. Si se observa cuidadosamente la entrevista podrá apreciarse en una parte que el periodista sabe que Amodio va a hablar de los militares que sugirieron atacar a los cuatro soldados en la puerta de la casa del general Gravina.

Pero eso no es lo grave, lo grave es que ante tamaña barbaridad casi no repregunta, no pide un mínimo de datos. ¿Quién le dio a Amodio esa información?

¿O le vino el prurito de mantener esos temas en secreto?

O ¿hace streep tease pero se deja el sombrero y el periodista lo acepta?

Es un infundio total, todos los que conocemos algo de esa época sabemos que esos militares, no eran pro tupamaros, y se los acusa nada menos de orientar al MLN a matar a sus camaradas de armas. Es una mentira colosal, la peor de todas, un mandado de un traidor que sigue traicionando, ahora en el año 2013. Tiene una vocación irrefrenable de delator y traidor.

Amodio Pérez sigue siendo un engranaje miserable de la vieja máquina de la dictadura y sus resabios. Eso es lo que se desprende de todo el reportaje y de toda la operación. Y esto recién comienza.

Algo quisieron hacer con este tránsfuga en las elecciones del 2009 ¿se acuerdan? Ahora lo están preparando mejor. Si le abrimos a este traidor una rendija, va a supurar veneno durante todo el tiempo que pueda.

Política, traición y guerrilla.

Todo el relato de Amodio es un monumento a la falta de un mínimo sentido de la política, de la historia, de la realidad uruguaya.

A veces es un miserable pretexto. Cuando habla del “Plan Hipólito”, es decir de los atentados del 14 de abril, el los mira desde la enana perspectiva de su visión, no habla del pueblo uruguayo, de sus trabajadores luchando, del Frente Amplio surgido de las elecciones, de la correlación de fuerza, nada de nada.

El habla de su confrontación con Sendic y Fernández Huidobro y otros sobre el plan Hipólito y el Tatú”, de un mundo cerrado y separado de cualquier otra realidad. Y todo el relato es eso y nada más que eso.

El MLN fue derrotado y contribuyó de manera importante a la derrota de todo el movimiento popular por parte de las fuerzas más reaccionarias y antidemocráticas de la sociedad uruguaya por sus errores políticos y militares, pero sobre todo políticos y porque vivía en una realidad creada e inventada por ellos mismos. Así de duro.

El relato de que a la hora de los hornos, del horno grande de la dictadura, tanto si se considera que comenzó el 9 de febrero, en Boizo Lanza o el 27 de junio del 73, el MLN ya no existía ni política ni militarmente. No hay nadie que pueda negarlo con un mínimo de decencia. No existía, ni como guerrilla, ni como organización político-social. Yo militaba en la universidad, un lugar clave para saberlo y percibirlo.

El relato de que la dictadura fue un enfrentamiento prolongado entre el demonio de la guerrilla y el demonio de los dictadores es una falsedad del tamaño del estadio Centenario lleno.

Ese relato se dejó crecer y se alimentó por tres vertientes diferentes, por los que nunca hicieron autocrítica en serio, simplemente rodaron y dejaron que esa historia rodara; por la derecha democrática que necesitaba ese relato para justificar muchas, demasiadas cosas y lavar sus culpas y sus complicidades, que las tuvieron, y la tercera la de los dictadores para justificar sus horrores.

Y una cuarta vertiente, fue la de muchos que nos callamos o nos hicimos los distraídos y dejamos rodar la pastilla.

La catarata de libros, relatos, artículos y cuentos que hemos recibido y tragado en estos años no son responsabilidad de sus autores, sino muchas veces de nuestros silencios. Cada uno cuenta la historia como le conviene. Y eso sucedió. Y a llorar al cuartito, pero como dice Benedetto Crocce, toda buena historia es actual. Y comienza a emerger la verdadera historia, no como pretende Amodio, otra versión, sino un relato real de lo que sucedió, con diferencias, matices, equilibrios y hechos. La historia se basa en hechos, documentos, y lamentablemente en declaraciones de traidores. Lo que hay que saber es leer. Hay gente capaz y seria para seguir trabajando.

Tres consideraciones finales:

Primero, está muy bien que alguien haya hecho la labor periodística de entrevistar al traidor. Los uruguayos estamos grandecitos para que alguien nos censure y nos diga lo que podemos y lo que no debemos leer para no envenenar nuestras cándidas mentes. Como es obvio, luego el autor queda sometido a la crítica y el análisis de rigor.

Segundo: Desde el fondo del alma: qué grande es la izquierda uruguaya que a todos nos ha dado una identidad nueva, renovada, verdaderamente democrática, unitaria, plural, discutidora, buscadora de la verdad, exigente en el debate.

Grande el Frente Amplio, con los que nos equivocamos, los que cometimos errores, los que tuvimos debilidades democráticas muy grandes, los que hicimos autocrítica explícita y hasta el hueso y los que eligieron otro camino. Grande el FA por integrar nuestros pasados tan diversos, nuestra historia tan diferente y muchas veces enfrentada y darle una fuerza política unitaria y transformadora. Grande no con la izquierda, sino con el país, porque eso ayudó a toda la sociedad uruguaya en su conjunto a los cambios y a la democracia.

Y grande por tratar y seguir tratando a los traidores como tales.

Tercero. Honor a los miles de uruguayas y uruguayos que sufrieron la tortura, la muerte,  la cárcel y para todos aquellos que siguieron siendo luchadores dignos y altivos a pesar de afrontar las formas más crueles del dolor. Para los que no traicionaron.  

uy-press - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:06:11
postaporteñ@_______________________________

Comentarios al artículo de Esteban Valenti

14 de julio de 2013- elmuertoquehabla.blogspot

Aunque también  sufrió las consecuencias de la traición del lamentable Jorge “Charleta” Guldenzoph, Esteban Valenti no fue una de las víctimas directas de Héctor Amodio Pérez, Por eso mismo, los dichos de Esteban Valenti sobre el traidor cobran mayor valor, superan distancias, entienden que fuera quien fuere la organización traicionada, el agraviado es el movimiento popular.

Los tupamaros comenzamos con los análisis autocríticos en 1973, unos en el Penal de Libertad (la “Carta de los Presos”) y otros en Chile, Simposio de Viña del Mar.

De los compañeros en el exilio, recuerdo el trabajo del grupo “Rumbos”,  el de Modernell  (“Sacuza”).  El de Jorge Torres se titula sugestivamente “Con la derrota” y “La Revolución Necesaria”  el de Andrés Cultelli. Apenas salido de las cárceles. Fernández Huidobro también escribió un relato de las principales anécdotas de los primeros años del MLN (T).

A la III Convención Nacional, realizada en 1985, la primera en la legalidad, se presentaron cerca de 80 análisis críticos sobre la derrota del movimiento guerrillero en el contexto de la historia protagonizada por el pueblo uruguayos desde 1950 en adelante. 

A estos numerosos análisis se les deben agregar cientos de entrevistas a diferentes integrantes del MLN(T), una buena parte de ellas compiladas en los libros de Clara Aldrighi, Leonardo Haberkorn  y en el recientemente presentado “Rehenas”.  Existen obras de literatura de Butazzoni y de Liscano que entrañan profundas críticas al pasado guerrillero.

Una lectura muy superficial todos estos trabajos sirve para comprobar tres cosas:

1) Nadie, absolutamente nadie, responsabiliza a la traición la derrota del Movimiento; todos tendemos a bucear en las concepciones y errores políticos antes de acordarnos del episodio Amodio Pérez

 2) todos, absolutamente todos, echan una mirada crítica a las relaciones del movimiento guerrillero con el movimiento popular  y a las formas organizativas que contribuyeron a la derrota (aparatismo, sancionismo, militarismo, etc.). Demuestran claramente que los integrantes del movimiento guerrillero no “vivía en una realidad creada e inventada por ellos mismos”.

3) Casi todas estas autoras y estos autores que pertenecieron a la guerrilla, mantienen su visión crítica sobre la democracia liberal,  más preocupada  por los aspectos formales que por la participación popular, especialmente en lo medular de una vida democrática: la distribución de la riqueza y del ingreso nacional.  Si los ricos son cada vez más ricos y los pobres un poco menos pobres, la brecha social se ahonda por muy progresistas que sean los gobiernos. 

Digo “casi todas y casi todos” intencionadamente, muchos tupamaros han hecho como Esteban, dejaron de pretender revolucionar la democracia burguesa y  están del otro lado del mostrador... estoy convencido que hay una masa de comunistas y tupamaros que no estamos dispuestos a hacer esa autocrítica.

 Un abrazo respetuoso

Jorge Zabalza

posta - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:03:55
postaporteñ@_______________________________

Contrapunto Entre Un Roto Y Un Descosido

El Sr. Esteban Valenti, es un “renegado” (“los renegados son los peores” acostumbraba a  decir su antiguo protector y mentor, Rodney Arismendi, pero era una de sus tiradas anti-trotskistas, que eran obligatorias para todo Secretario General de aquellos tiempos).

Valenti en cambio, protagonizó un gambito original, que solo fue posible después de la implosión de la URSS, renegó para la derecha, se pasó al campo burgués, como tantos antiguos miembros de la “nomenklatura” soviética. No cazó en el ramo del gas, ni del petróleo, ni de los bosques u otros productos primarios de exportación como hicieron sus antiguos congéneres del “partido guía”.

Valenti agarró para el empresariado nacional, en el ramo de la publicidad que había aprendió entre los camaradas italianos durante las campañas electorales de la península itálica.

Y acá hizo carrera de director de campañas electorales frentistas al lado del Sr. Astori. Actualmente es uno de sus “operadores mediáticos”.

Del período “comunista” le quedó la vieja fobia sectaria (típicamente estalinista) contra el viejo MLN-Tupamaros (y toda otra izquierda rival, particularmente si tenían prédica en los círculos obreros sindicalizados).

Nos llamaba “los iluminados” para  que la militancia tenga memoria de las barbaridades ideológicas que se comenten en un país subdesarrollado y dependiente como Uruguay, en nombre de la denominada “lucha ideológica”, buscando la primacía de la formación propia aún a riesgo de sacrificar todo (1).

O, dicho de otra manera, la actitud “comunista” que reivindicaba Marx en su célebre Manifiesto, no tiene puntos de contacto alguno, con la práctica “comunista” que introdujo el difunto Stalin, cuando agarró la manija en la Unión Soviética y terminó metiendo ante el paredón (después de obligarlos a envilecerse mediante torturas infames) a todo el viejo Comité Central Bolchevique, los compañeros de Lenin, que hicieron la Primera Revolución Obrera Victoriosa, después de la Comuna de Paris. En la cama, de todos ellos, murieron Lenin y Stalin, los otros fueron todos ajusticiados vilmente.

Después y a lo largo de muchos años, los comunistas en América Latina, eran defensores rabiosos, violentos y patoteriles de toda invasión soviética, de toda condena a honestos comunistas críticos, que defendían a rabiar, y por tanto de todos los crímenes que se realizaron en “los campos” del Círculo Polar Ártico, en la lejana Siberia.

La crítica al “socialismo real”, la realizada por obreros e intelectuales comunistas, y que es muy superior a las críticas de los intelectuales burgueses a sueldo del Imperialismo, los encontró siempre al lado de la burocracia soviética contra esos heroicos camaradas comunistas, y se festejaban sus muertes y deportaciones. Todos ellos eran “perros” y “traidores” y estaba bien torturarlos, detenerlos, enviarlos a trabajos forzados y asesinarlos.

Sus obras estaban prohibidas leerlas en los partidos comunistas occidentales y muchos pagaron con la expulsión lo que se entendían eran “desviaciones”.

Valenti fue educado en todo esto: el marxismo adulterado de los manuales soviéticos, las prácticas sectarias y el oportunismo de adaptarse “a los virajes”.

 Para el movimiento popular es un irrecuperable, un lastre, un elemento que aporta solo negativamente.

Su último “aporte” con pretensiones teóricas, fue una crítica al folleto de Lenin, “El Estado y la Revolución” donde creyó encontrar los gérmenes de las desviaciones estalinistas. Es decir nuestro novel pensador no se elevó más allá de la crítica mal intencionada de los Conquest, los Thompson, y tantos otros panegiristas burgueses y a sueldo, desfachatadamente, de los peores círculos imperialistas (2)

Ahora tomó la pluma para comunicarnos “Que ayer vi a un traidor”. Se refería al Sr. Amodio Pérez, cuestión que este acepta plenamente (sin haber pasado por la Lubianka) y por eso habría que señalarle: “Chocolate por la noticia!!!”.

El tema Don Valenti, no es el “traidor” Amodio, SINO LOS OTROS TRAIDORES QUE ESTÁN EN SILENCIO PROLONGADO Y SE ESCUDAN DETRÁS DE AMODIO. Por si no se desayunó.

Que Amodio traicionó lo conoce el movimiento popular uruguayo y particularmente los tupamaros hace sus buenos, casi 40 años. Fíjese Ud.!!!!

Lo que está “tapadito”, pero empieza a salir a luz, cada vez con más fuerza, es que Amodio no fue el único traidor (ni él ni la troika que tradicionalmente se asocia con su nombre o sea: la “flaca” Mercedes y el “Tino” Piriz Bude). Y ahí Don Valenti, justamente ahí, es que comienzan los problemas para muchos.

Digamos también –antes de pasar a lo otro, lo central- que no ignoramos porqué “el operador Valenti” sale ahora, comedidamente, a la palestra.  Lo hace porque en el Frente, hay quienes especulan con “los trasiegos electorales” y se apresuran a que los factibles disidentes se vayan de sus tiendas actuales, desencantados y vayan a engrosar otros caudales electorales, que los posibles receptores necesitan urgentemente para afirmarse al seno de la “interna” frenteamplista.

O sea un vasto juego especulativo, altamente especulativo, que no es nuestro tema. Son derivaciones de los conciliábulos entre cuatro paredes, donde todos se anotan para parecer “originales” y sacar conclusiones, actitudes, posiciones que ayuden a la causa propia.

Al Roto de Valenti, le sale en contrapunto El Descosido de Jorge Zabalza.  Empecemos por sus elogios a Valenti: ..”los dichos de Esteban Valenti sobre el traidor cobran mayor valor, superan distancias, entienden que fuera quien fuese la Organización traicionada, el agravio ( ¿? meramente agravio ¿y los muertos?) es al movimiento popular”.

Nos alegramos que Zabalza se sienta hermanado con Esteban Valenti, “que superen distancias” y hasta “entiendan” cualesquiera que sean las acepciones que el término “entiendan” tenga.

Pero Zabalza nos quiere señalar que solo la traición de Amodio es un “agravio al movimiento popular”, que lo es, sin duda alguna. Solo que deja de lado otros “agravios” hechos tanto al movimiento popular como específicamente a la militancia tupamara, que para nosotros, es lo que cuenta.

 Al fin y cabo, con las traiciones, los que dejaron el cuero en la estacada fueron los militantes y compañeros tupamaros. Con las traiciones del “aparato” de la Orga, de los jefes, a ver si nos entendemos, porque los otros aparatos de otros partidos también dejaron el tendal de sus propios militantes muertos, pero eso es harina de otro costal. Y conviene no entreverar las cosas.

Cada cual, dentro de filas, debe hacer sus propias investigaciones y velar por los sacrificados inútilmente.Evaluar los errores propios, los de los jefes, los de los que sacrificaron militantes, la responsabilidad de las diferentes traiciones y sus niveles.

Lo tendrá que hacer el antiguo Partido Comunista, lo tendrá que hacer el GAU, lo tendrá que hacer el PVP, para mencionar solo algunos de los partidos y organizaciones reprimidas, pero vamos a no generalizar demasiado la cosa con “los agravios al movimiento popular” porque es una forma de salirse por peteneras, sacar la pelota al óbol, y restarles fuerzas a la seriedad y rigurosidad del análisis propio.

Después de esa desafortunada introducción, Zabalza entra en materia, citando libros de crítica de la militancia propia: desde el malogrado recientemente “Urraca” Modernell y su opúsculo crítico, a los también compañeros Cultelli, y el “gordo” Jorge Torres, que produjeron obritas un poco mayores. Se pasea incluso, brevemente, por el Simposio de Viña del Mar.

Todo “filo”, vamos a decir las cosas como son, porque a eso antes no se le dio la más mínima bolilla.

 Todo aporte crítico se vio siempre con recelo. Y el mismo se extendía de “la obra” al autor.La militancia tiene que guardar “la subalternidad debida” a la egolatría de los jefes, deben ser entes, no militantes consientes.

No tenemos mayores antecedentes sobre lo que pasó con Modernell y con Torres, pero en cambio tenemos información de primera fuente con lo que pasó con la “autocritica” de Cultelli. Cultelli hizo varias copias de su manuscrito original, la repartió entre compañeros que creyó sus albaceas testamentarios y capaces de publicar su obra. Uno de ellos fue Julio Marenales. Ni Marenales desde “su” MLN, ni el “fondo Raúl Sendic” estaban dispuestos a tomar cartas en el asunto y publicar la obra.

Así ha tratado siempre “el aparato” y “los jefes” a sus militantes!!!!

Si no andaban de “negritos” o “fogoneros” “FLIT” con ellos.

Al final, un grupo de compañeros, sin apoyo material oficial, tomó en sus manos el asunto, recogió el manuscrito, lo armó finalmente (constataron que un reportaje final que Cultelli había incluido y pensaba publicar, fue secuestrado) y, dos de los compañeros viajaron a Bs. As. dónde la solidaridad militante argentina se encargó de publicarlo sin cobrar un peso. Como uno de esos compañeros se llama S.A., Zabalza sabe bien a quién nos referimos y sabrá también que el testimonio es veraz.

Luego de su introducción Zabalza entra en materia para afirmar lo siguiente que culminará en tres numerales: “A la III Convención Nacional, realizada en 1985, la primera en la legalidad, se presentaron cerca de 80 análisis críticos sobre la derrota”.

No tenemos motivos válidos para suponer que la afirmación de Zabalza no sea cierta, pero digamos también que esos “80 análisis críticos sobre la derrota” no los conoce ni la militancia ni el movimiento popular, si siquiera el público en general.

Y el tema no es ninguna casualidad, que ni a mimeógrafo se han publicado, que no están registrados en archivo web alguno, y no tenemos noticia de que esté depositado en fondo documental ídem, como sucede con otras organizaciones latinoamericanas (el MIR chileno, el PRT argentino).

El “aparato” y los jefes, los “históricos” se han encargado de que no tengan publicidad, que no los conozca nadie, que no sirvan de antecedente. Saben todos ellos muy bien porqué y Zabalza también lo sabe (3)

Venimos sosteniendo desde hace varios años –esta no es ocurrencia de último momento, ni cosa que se le parezca- que además de los “80 análisis críticos sobre la derrota” los jefes tuvieron tantos o más (me animaría a decir cientos de testimonios directos, en conversación personal y privada, buscada por ellos) también de información crítica sobre los motivos de la derrota y sobre ciertas traiciones que no se circunscriben a Amodio y al resto de la “troika”, PERO DECIDIERON “TAPAR TODO”. Y todo sigue tapado, desde 1985 hasta el 2013 presente.

Pero además todas las críticas jamás se reflejaron en la política que se practicó, lo cual quiere decir solamente una cosa: los “jefes”, el “aparato” se pasaron todo por el quinto forro (como decíamos antes).

El “aparato” y “los jefes” funcionaron siempre como un gran recolector de información de las bases que ellos decidían utilizar a discreción. La base aportaba, la cúpula digería a lo Pantagruel sin que la información volviera a la base.

Así fueron cimentando la pre-eminencia, su(s) ventaja(s). Del trabajo de los demás. Unos trabajaban “de trueno” y otros embolsaban “la llovida”.

La usura intelectual, una variable de la política del rentista pequeño burgués, muy típica del Uruguay del “medio pelo”.

El “aparato” y “los jefes” sancionaban o cancelaba sanciones que habían establecido las bases también a discreción.

Es el caso de las “sanciones” que tenía la “tronca” Topolansky, que no le impedían militar, pero tenía prohibido tener responsabilidades y cargos en la estructura, hasta que un “jefe”, su marido, tomó cartas en el asunto: le levantó las sanciones sin dar cuenta a nadie y hasta la incluyó en las listas parlamentarias.

Así está, esta señora, ahora, en el Senado. Lo mismo sucedió con la mujer ( Susanita) de un actual ministro que ahora es diputada parlamentaria y anda con la “barra brava” de Peñarol a cuestas sin tener méritos de militancia alguna 

El “aparato” y “los jefes” decidieron que había que sostener diálogos con las logias de la inteligencia militar y mantuvieron diálogos (y ¿quién sabe qué más?) con los mismos. A uno de esos diálogos concurrió el Sr. Zabalza (y pudrió todo) como lo confiesa en el libro “Cero a la Izquierda”.

¿Sabían las bases que hacían Marenales, EFH, Mujica, el Tambero allí o, fueron a esas reuniones sin permiso y sin anuencia, con “agenda libre” para negociar cualquier cosa?(4)

Y como cada libertad del “aparato” y “los jefes” lleva posteriormente a que “cada jefe” hace lo que “se le canta” después siguió el “referente” Mujica haciendo sus “contactos particulares” desde el Ministerio de Ganadería, con los círculos del capital agrario, estableciendo sus contactos con la Asociación y la Federación Rural, sin permiso y sin anuencia, hasta lograr los firmes apoyos que le permitieran levantarse como un candidato presidencial a la “interna”

. De esos cabildeos en los que participó también Agazzi (fue cómplice), surgieron situaciones bien bizarras, como el reproducir Agazzi, el verso que le vendían los grupos de presión agrario, de que sus campos “de basalto” no les producían ni 1.000 dólares de renta anual, episodio que ha narrado también otro “compañero” bastante especializado en los temas y que responde a las iniciales de W.Y., cuestión, como la anterior, que Zabalza puede identificar y  que, por lo tanto, es garantía de veracidad.

En Uruguay, como siempre, somos pocos y nos conocemos todos.

Zabalza, que después del 85, llegó al vértice de la pirámide (hasta que lo bajaron del cielo a escobazos), convirtiéndolo en un paria y  en un leproso político, sabe perfectamente todas estas cuestiones y las que no sabe directamente se las barrunta. No es tonto, en cambio, es avieso y cuando cuadra, maniobrero.

Pero Zabalza fue formado (y deformado) en la mentalidad del “aparato”. Es “aparatista” en todo, o sea quiere hacer lo mismo que el “aparato” viene practicando desde siempre: el poder discrecional, el reino del subjetivismo propio, que es también la arbitrariedad elevada a la quinta potencia.

Que nadie los controle, que todos se sometan a sus caprichos, que no haya organismos a los que se deban, informes que se deban dar, cortapisas, limitaciones: en suma la libertad particular para mí y la esclavitud formal para el resto.  La Organización soy YO, como aquel que decía (en francés monárquico) L'ÉTAT, C'EST MOI.

¿ Ha reflexionado Zabalza que todo eso es una quimera, una aspiración casi demencial, imposible en una sociedad civil como la nuestra, un retroceso a las formas caudillescas, cuando la Banda Oriental era una pampa, escasamente poblada, con la inmensa mayoría de la gente analfabeta, sin sociedad civil digna de su nombre, sin organismos representativos de la voluntad popular, sin opinión pública electora, sin prensa, sin burocracia elemental capaz de registrar acuerdos, levantar un acta, archivar los hechos de gobierno realizados, con la discriminación generalizada de la mitad (o sea las mujeres)?

¿O el ideal es, la sociedad del “socialismo real” (el otro era el “utópico”) donde el líder gobierna hasta que se muere, todos le juran “lealtad”, él es el “gran timonel”, el que dice la última palabra, y al final consumen a la sociedad toda, arruinan la producción, hacen crecer una burocracia que fagocita la vida social. Lo que fue el socialismo modelo estalinista que la gente celebró que reventara y se fueran todos, de una buena vez, al diablo?

¿Comprende ahora Zabalza, las implicaciones que tienen los combates contra “el aparato” y la dictadura discrecional “de los jefes”?

Vayamos ahora, al resumen en tres puntos, de los que tomaremos meramente dos y, reducidos a sus aspectos fundamentales.

Dice Zabalza en el primero: “Nadie, absolutamente nadie, responsabilizó a la traición la derrota del Movimiento, todos tendimos a bucear en las concepciones y errores políticos antes de acordarnos del episodio Amodio Pérez”.

Habrán tendido mucho a bucear, quizás, pero como la derrota se produjo después que había ascendido en marzo (el 16 de marzo de 1972) una nueva dirección que componían Marenales, EFH y Rosencof, habría que haber comenzado por separar a esos “compañeros” de cualquier posibilidad de ocupar una dirección, manipular los archivos de los “80 análisis críticos  sobre la derrota”, y someterlos a un tribunal de evaluación de responsabilidades.

Si eso se hubiera hechos nos habríamos ahorrado muchos años de majaderías continuadas del Sr. EFH y del Sr. Marenales.

De todas sus mentiras grandes y chiquitas, de todas sus chicanas y de todo el mal que hicieron los tres. Pero no se hizo.

 Así que bucearon, demasiado y al final terminaron como siempretomando resoluciones equivocadas basadas en criterios erróneos, para “reproducir” todos los males que antes nos habían llevado a la derrota.

En el parágrafo dos, de sus tres conclusiones, Zabalza estampa: …”Demuestran claramente que los integrantes del movimiento guerrillero no vivían en una realidad creada e inventada por ellos mismos”.

Señalemos a Zabalza que no se trata, para nada, de “los integrantes del movimiento guerrillero” o sea la mayoría, que eran las bases. Se trata del “aparato” y se trata de “los jefes”.

Esos sí vivían totalmente disociados de la realidad, en una burbuja de “mariscaleo” donde seguían con los viejos mitos del “aparato mínimo”, y habían llegado a la brillante conclusión de “la indestructibilidad del aparato” que se dijo (hasta por Sendic) antes del 14 de Abril, yque fue el fundamento para que Candan Grajales pensara que la Operación Hipólito “se asimilaba”

 Los que salían recién de la prisión estaban atiborrados de “informes” que daban una visión parcial de la realidad, y los que estaban en la dirección como Rosencof, callaban lo que no les convenía porque estaban en el jueguito de mantenerse en el poder, lo cual consiguieron, pero implicaba callarse la boca y jugarla “de seguidor y por fiel”, ya que apoyo de las bases no tuvo nunca.

La realidad fue que “no se asimiló nada”, y nos pasaron a dar un surtido completo, “pa' tabaco, hojilla y fósforos” como decíamos antes.

Nos bailaron un malambo arriba del lomo, o como decía Marenales hace unos años (en Suecia) y haciéndose el inocente: “Fuimos a meter la cabeza en la cueva del tigre, y el tigre nos comió la cabeza”.

”La cabeza”, o sea a todos ellos, que eran “los jefes”, ”los dueños del aparato”.A las “bases” y a los muertos no los mencionaba

Hasta aquí, la “primera pata” de la cueca, vayamos ahora a “la segunda”.

El Plan Tatú,es la segunda “pata” de la cueca. Se planifico mal, sin evaluaciones críticas, justamente lo que no hace un oficial de estado mayor, que presenta a su superior (que era Sendic), las variables en juego para que éste las analice y tome las resoluciones o disposiciones más racionales posibles. A su vez, después, esas posibles variaciones se transmiten a los otros mandos involucrados de acuerdo a sus escalas de rango y necesidad de conocimiento.

Un oficial de estado mayor y sus colaboradores más inmediatos, tiene que conocer cabalmente el terreno (aspecto geográfico), saber los elementos militares (potencia de fuego y munición que dispone) conocer el grado del entrenamiento del personal subalterno, prever los problemas de adaptación de hombres urbanos a un medio rural como el nacional y sus humedades y lluvias que arruinan la salud, conocer que disponibilidad se tiene de comunicación eficiente y efectiva, también de vías alternativas en el caso de que éstas fallen, conocer el grado de entrenamiento de los oficiales subalternos y su capacidad para tomar iniciativa y resolver sobre el terreno los diferentes problemas que se puedan plantear, inclusive el equipamiento con que se cuenta, la logística médica, un sinfín de problemas que todos deben analizarse antes de entrar en acción.

Si se constata que no hay condiciones, se modifica el plan original y su buscan soluciones alternativas.

Zabalza que tiene pretensiones de teórico militar, que fue entrenado en Cuba, que era uno de los oficiales del Estado Mayor del Interior, debería conocer el ABC que no puede ignorar un oficial de estado mayor.

Pero en la ORGA, hablábamos de Columnas, Jefaturas, Estados Mayores al bardo. Se usaba terminología de la cual, en realidad, se ignoraba todo, particularmente el fundamento.

Todo era “jarabe de pico”, y el reino de los atrevidos y los audaces.

En lo del Plan Tatú, estuvo además, la pretensión, el intento, de abrirse un lugarcito abajo del sol, encontrar el caminito “para arriba”. Bien caro que le costó a la militancia toda esa falta de profesionalidad y a Zabalza casi le cuesta la vida.

Esperemos, que estas notas, le sirvan para una reflexión que hace tiempo viene eludiendo. Que abandone el “vedetismo” del cual es prisionero.

Que se deje de falsos orgullos y tome la necesaria dosis de modestia, que antes era el emblema de todo verdadero tupamaro. Por respeto a todos los compañeros que cayeron.

Y, aunque no lo crea, con mucha fraternidad

notas

(1)   Además de eso, que al fin y al cabo es venial, meramente sectario, utilizaba los “grupos de choque” para atacar los que en las asambleas identificaban en posiciones tupamaras, lo cual es mucho más grave y hubo con enfrentar con hechos defensivos de similar violencia e intensidad.

(2)   Que casi todos los teóricos “comunistas estalinistas” formados en el aparato de Arismendi son una verdadera calamidad teórica, lo demuestran constantemente cada vez que toman la pluma: es un marxismo ramplón, con pretensiones, repetitivo y adocenado. Desde Lorier a Caetano, no tienen un solo marxista digno de las mejores tradiciones leninistas

(3)   El motivo es bien sencillo, si las bases se comunicaban horizontalmente, si los discrepantes y críticos hacían frente común, los “aparatistas” y “jefes” tenían corta vida política.

(4)    Esta es la base de los “chalaneos” con la cúpula militar. De la política de “perdonar a los pobres viejos presos” y de los olvidos de los familiares de los presos, inclusive de las políticas estatales de reclamar “sanciones” de la juez Motta. Todo eso se preparo y aceitó antes y, con Mujica se puso activamente en funcionamiento, bastó mandarle un casette, para que le temblara la chiquizuela y se arrugara en el chicote, este fanfarrón que padece “el síndrome de Estocolmo”, al igual que el Sr. EFH

c.e.r. - postaporteñ@ 992 - 2013-07-16 19:00:53
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] Siguiente