Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

postalinas

Llamamiento de solidaridad internacional con los campesinos y los obreros agrícolas del oasis de Jemna (Túnez)

En estos momentos, y en el contexto del proceso revolucionario en Túnez, los campesinos y los trabajadores del campo del oasis de Jemna piden encarecidamente a los trabajadores y trabajadoras del todo el mundo una acción de solidaridad con su justa causa para mantener la propiedad comunitaria sobre el oasis de Jemma.

El oasis de Jemna es realmente propiedad histórica de los campesinos desde los tiempos de sus antepasados. Fue expropiado por los colonos franceses y luego por el estado tunecino al final de la colonización.

Durante la Revolución del 17 diciembre de 2010 y el 14 de enero de 2011, los campesinos consiguieron abolir la propiedad del estado tras heroicas luchas. Luego organizaron la producción y la gestión del oasis de una manera colectiva y en el marco de una micro-economía realmente solidaria. Ha dado un impulso notable a la acción de desarrollo humano a escala local. (Financiación de varios proyectos de enseñanza, salud, infraestructuras, etc.).

Es por esto que Jemna sigue y seguirá como uno de los rayos de sol y luz de esperanza de la Revolución para los desheredados de Túnez y de todo el mundo.

Actualmente el estado tunecino, en el marco de un ataque contra-revolucionario, intenta desesperadamente de re-expropiar el oasis para cederlo a propietarios mafiosos, locales o extranjeros. Esa es la suerte que tienen reservada para todas las tierras comunales que representan el 10 % de la superficie de las tierras cultivables en Túnez.

Vuestra solidaridad con los campesinos y los obreros agrícolas de Jemna es pues muy necesaria para enfrentar a los desafíos a los que están confrontados los desheredados del mundo entero.

Podéis enviar vuestras firmas y vuestros correos electrónico ha: gorkemduru@gmail.com

Video de la asamblea:

http://luchainternacionalista.org/IMG/mp4/jemma_video.mp4

REPARACIÓN HISTÓRICA PARA CAMPESINOS E INDÍGENAS DE EL IMPENETRABLE, CHAQUEÑO

Resistencia, sábado 8 de octubre de 2016

El Frente Nacional Campesino (FNC) informa a la opinión pública que dicha organización reclama una reparación histórica para el Pueblo Criollo de El Impenetrable chaqueño y los Pueblos Indígenas del Chaco.

a)      Las familias campesinas del Pueblo Criollo del Norte chaqueño, descendientes de los que se asentaron desde antes que existiera presencia del estado argentino en El Impenetrable chaqueño, convivieron y conviven en los montes junto a los milenarios pueblos originarios, tienen derecho irrenunciable a la tierra para vivir, para producir y desarrollarse en armonía con la naturaleza.

b)      Los hijos, las hijas, los nietos, las nietas del PUEBLO CRIOLLO que se asentaron con su ganadería en los montes chaqueños desde hace más de 100 o 200 años tienen derechos legítimos y legales al igual que LOS PUEBLOS INDÍGENAS a contar con una reparación histórica que les devuelva aunque sea en partes lo que el estado nacional y provincial les adeuda desde hace siglos en: Tierra, Agua, Producción, Vivienda, Caminos, Energía, Salud, Educación, Comunicación, justicia, etc.

c)      Las medidas de gobierno, las decisiones políticas, los programas y proyectos, las políticas de estado, las normas y/o marcos jurídicos deben reconocer, considerar e incluir la presencia y los derechos ancestrales del PUEBLO CRIOLLO en El Impenetrable chaqueño. Las autoridades de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial de los niveles: municipal, provincial y nacional como también los organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales deben respetar la historia, la cultura, la tradición, la producción, los conocimientos y técnicas ancestrales del PUEBLO CRIOLLO de El Impenetrable chaqueño.

d)      Recomendamos a las autoridades competentes (municipales, provinciales y nacionales) abran el dialogo con todas las organizaciones del PUEBLO CRIOLLO y de los PUEBLOS INDÍGENAS para:

- Discutir propuestas de soluciones a los conflictos por TIERRA de los pueblos criollos e indígenas en los departamentos Gral. Güemes y Almirante Brown, en particular en la Reserva Grande e Interfluvio Teuco Bermejito

- Trabajar en la regularización de tenencias de tierras en conjunto con todas las organizaciones, e implementar políticas diferenciadas positivas en las adjudicaciones para el PUEBLO CRIOLLO así como a los PUEBLOS INDÍGENASTrabajar con las organizaciones criollas e indígenas: Programas, Proyectos y Planes en el marco de una REPARACIÓN HISTÓRICA para los PUEBLOS CRIOLLOS E INDÍGENAS DE EL IMPENETRABLE CHAQUEÑO.

Por otra parte:

·  Rechazamos y denunciamos las arbitrariedades que se cometen contra criollos e indígenas en El Impenetrable chaqueño por parte de particulares y funcionarios públicos.

·  Denunciamos la destrucción del monte nativo, que perjudica a las familias campesinas e indígenas; al medio ambiente; a las poblaciones urbanas; al pueblo del Chaco; al estado provincial y nacional.

·   Denunciamos el trabajo en negro y semiesclavo que utilizan los obrajeros y sus cómplices para llevar adelante la expoliación del monte nativo.

·  Denunciamos el aumento de la pobreza en El Impenetrable chaqueño como consecuencia de los desmontes; la usurpación de tierras; las sucesivas emergencias climáticas; el debilitamiento de la ganadería campesina de monte; y la falta de políticas públicas diferenciadas y apropiadas para el desarrollo sustentable de la región.

Por último, reconocemos como positivo el dialogo iniciado con el Sr. Walter Ferreira, Presidente del Instituto de Tierras del Chaco, solicitamos encarecidamente al gobierno de Chaco se abra el diálogo a todas las organizaciones, para buscar soluciones a los graves problemas que afecta a El Impenetrable y prevenir hechos de injusticias incluso violencia que se viene suscitando contra familias criollas e indígenas.

Cordialmente.

Pedro Palavecino PRESIDENTE

Asociación Civil Comunitaria Juana Azurduy

Gervasio Juárez PRESIDENTE

Asociación Civil Comunitaria El Caudillo

Raul Cuellar PRESIDENTE Asociación Civil Unión de Campesinos Criollos de El Impenetrable 

Benigno López COORDINADOR

Frente Nacional Campesino

OTRA VEZ VIENEN POR NOSOTROS:

NI UN SOLO DESPEDIDO EN MERCEDES BENZ

07/10/2016

En el día de hoy la empresa Mercedes Benz anunció que no pueden garantizar el nivel de producción hasta el año 2018 y las medidas de ajuste empezarían por el inminente despido de 550 compañeros. Y si la producción sigue bajando, será mayor el número de compañeros en la calle. Los encargados de dar el anunció fueron el cuerpo de delegados y la Comisión Interna del SMATA.

El Sindicato, lejos de convocar a asamblea general para consultar a los trabajadores sobre qué medidas tomar, proponer un plan de lucha contra los despidos, ha actuado como vocero de la patronal. Su única propuesta fue no hacer horas extras. Es decir, pretende hacer pasar como medida de lucha, una acción que en realidad beneficia a la patronal, que necesita reducir las horas de trabajo por la caída de la producción.

Está claro que la empresa, una vez más, ha decidido que la crisis por la que atraviesa la paguen sus trabajadores y el sindicato, una vez más, se está encargando de dar luz verde a los despidos. Los mismos sindicalistas que ante cada reclamo salarial o de condiciones de trabajo se encargan de advertirnos que “hay que cuidar los puestos de trabajo”, ahora se ocupa de lo contrario: garantizar los despidos. En lugar de defender nuestros intereses, defienden los de la patronal. En vez de preocuparse por nuestros puestos de trabajo, se preocupan por la ganancia de la empresa. Como ya explicamos (Ver: UOM y SMATA arreglan suspensiones), estos puestos de trabajo no van a recuperarse si la producción vuelva a aumentar, porque es lo que ha pasado luego de cada ola de despidos.

Frente a estos ataques de la patronal y el sindicato es necesario que los trabajadores nos organicemos. Debemos exigir la Asamblea General y votar un plan de lucha contra los despidos. Si hay menos horas de trabajo, entonces que las horas se repartan sin afectar el salario. Que el cinturón se lo ajuste la patronal.

Ni un compañero despedido!

Por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario

Que la crisis la paguen los capitalistas

Razón y Revolución

- postaporteñ@ 1676 - 2016-10-10 12:51:48
postaporteñ@_______________________________

Incertidumbre política y desencuentros sociales en el laberinto electoral ecuatoriano

Ecuador encara sus próximas elecciones con un sistema de partidos debilitado. La disposición a la desinstitucionalización incide directamente en la posibilidad de impulsar una línea ideológico-programática en las organizaciones políticas.

Por Manuela Celi Moscoso

Nueva Sociedad /  Octubre 2016

Desde 2006, Ecuador adhirió a la tendencia regional progresista con la llegada a la presidencia de Rafael Correa, un outsider político que abanderaba un proyecto de amplia convocatoria, con una consigna «anti-partidocracia» y la promesa de refundación del Estado. Para entonces, y en función de la historia nacional reciente, el futuro de dicho gobierno resultaba impredecible en un país en el que los últimos diez años se habían caracterizado por una significativa crisis política con bloqueos institucionales e interrupciones presidenciales recurrentes. Sin embargo, su sostenida e inédita popularidad rompió con las inercias de dicha inestabilidad, permitiéndole no sólo tres periodos consecutivos sino también la constante mayoría parlamentaria de su partido –Alianza País (AP) – durante casi una década.

Hoy en día, la frágil configuración del sistema político comienza a sacudir el escenario nuevamente, develando los límites propios de una democracia que no termina de configurarse institucionalmente ni de desarrollar un sustento social efectivo. A las puertas de unas nuevas elecciones presidenciales y legislativas, el Ecuador enfrenta un contexto menos previsible y el sistema de partidos, como un espejo en el que se reflejan todos los límites y distorsiones de la política nacional, parece despertarse de su letargo temporal con todas y cada una de las características que indujeron una crisis de representación no superada. Así, con las condiciones dispuestas para una nueva medición de fuerzas en las urnas, cabría preguntarse ¿Qué pasó durante esta década con las organizaciones políticas en el país y cómo se proyecta el escenario electoral?

Una revisión de los fenómenos que gravitan sobre el sistema de partidos ecuatoriano tras el retorno a la democracia –entre 1979 y 2006– pareciera aludir a un oxímoron. Se advierte un multipartidismo fragmentado, débilmente institucionalizado, de alta volatilidad electoral así como considerables niveles de dispersión y polarización. Dichas condiciones bajo las que las organizaciones políticas se relacionaban, transitando entre el conflicto, el pacto y la alternancia, indujeron al inevitable desgaste de su legitimidad con un vínculo representativo reducido a coyunturas electorales, vaciado de contenido y de propuesta.

La emergencia de Rafael Correa desarticula a las élites tradicionales. Desde entonces, el sistema de partidos ha experimentado al menos tres momentos. El primero corresponde al periodo de ascenso y consolidación de AP a partir del 2006. En una coyuntura de profunda desafección política y de debilitamiento de las estructuras tradicionales de organización, el oficialismo ganó rápidamente espacios de representación y mostró su supremacía electoral en múltiples ocasiones /1

Bajo estas condiciones, se fue consolidando un sistema de partido único en el que se desdibujan los límites entre el gobierno, el Estado y el partido de gobierno. Asimismo, no se evidencia una concepción orgánica del movimiento, pues es el presidente Correa quien lo encarna de forma casi excluyente, diluyéndose también la distinción entre la figura y la organización. El personalismo, característico del quehacer político nacional, se recrudece.

En consecuencia, se fue configurando un imaginario político-social maniqueísta, sobre todo desde el discurso oficial, ante el cual diversos sectores denuncian la ausencia de diálogo y el desconocimiento de interlocutores válidos por parte del gobierno-partido. Paralelamente, los nuevos y/o renovados actores políticos, escuetamente organizados, reproducen los límites históricos que frenan su capacidad de reconstituirse. Algunos sectores de izquierda mantuvieron cierta posibilidad de incidencia basada en su apoyo y dependencia a AP; la derecha se debilitó aún más, con la mayoría de sus referentes aislados y con el desmantelamiento progresivo de sus organizaciones.

Un segundo momento se inicia con las elecciones generales del 2013, cuyo antecedente son los comicios para Ejecutivo y Legislativo del 2009 que si bien confirmaron la preponderancia de AP, evidenciaron también sus fraccionamientos internos. El abanico electoral de izquierda se desplegó a través de los canales de participación impulsados por ex militantes del oficialismo; quienes, aunque no tuvieron éxito, sentaron las bases para una oposición posterior desde la misma autoadscripción progresista. De igual manera, las elecciones de 2013 estuvieron marcadas también por un proceso previo de reinscripción de partidos que, en medio de múltiples cuestionamientos de legitimidad y trasparencia, implicó la pérdida de personería jurídica de varias organizaciones. Así, se profundizó la tendencia al debilitamiento y la desinstitucionalización del sistema de partidos.

Sin embargo, los comicios de 2013 marcan una diferencia. Se evidencia una temprana etapa de reconfiguración de sectores de derecha que venían constituyéndose o reagrupándose y que encontraron una coyuntura electoral para tratar de reposicionarse. El sistema de partido único empieza a resquebrajarse y las condiciones políticas y sociales van generando no sólo oportunidades, sino también una demanda de nuevos proyectos electorales. Es entonces cuando saltan a la palestra partidos como CREO y SUMA, mientras AP continúa perdiendo apoyos y en su discurso político se acentúan tanto los contenidos como las dinámicas defensivas.

La oferta electoral de binomios que buscan la Presidencia refleja la situación del sistema de partidos. La derecha populista tradicional –PRE, PSP, PRIAN– se muestra notablemente debilitada con unos resultados que oscilan entre el 7% y el 4%. Por su parte, la izquierda que emerge de las discrepancias al interior de AP –Ruptura 25 y Unidad de las Izquierdas– carece de los recursos para competir con su anterior aliado, obteniendo resultados inferiores al 3%. Finalmente, la nueva derecha –CREO y SUMA– aunque obtiene un porcentaje de voto poco significativo, va posicionándose a nivel local con figuras reconocidas en la Costa y en la Sierra, respectivamente.

El escenario político que dejan los comicios seccionales un año después (2014), apuntala la tendencia hacia la lenta y aún difusa reconstrucción del sistema de partidos en la medida en que AP pierde varios de sus bastiones locales más importantes. De forma paralela, y aunque de manera deficiente, las estrenadas fuerzas logran mantenerse en el tiempo. Se van filtrando, con relativo éxito, disputas discursivas de poder y la posibilidad de confrontación entre distintos proyectos políticos. AP, aunque se mantiene mayoritaria, afronta la presencia de nuevos adversarios que cuestionan su gestión y proyección. En consecuencia, el oficialismo instalará en adelante un discurso confrontativo ante los riesgos de lo que denomina la «restauración conservadora».

Hoy, faltando aproximadamente cinco meses para las elecciones generales, el escenario presenta una dosis de incertidumbre inédita durante los últimos diez años. Si bien AP mantendría un potencial apoyo electoral relativo que, en las condiciones de fraccionamiento político, sustentaría sus posibilidades de acceder a la Presidencia, su fuerza sigue anclada principalmente a la figura de Rafael Correa. Esto pone al partido frente a la crítica situación de carecer de un sucesor que cuente con la precedente popularidad de Correa. El debate actual al interior de la organización pone en evidencia tanto sus divisiones como su condición inorgánica frente a un principio central de democracia interna: los mecanismos de selección de candidatos.

El 1 de octubre del presente año, en la quinta convención de AP, se proclama la candidatura oficialista. Se trata del ex vicepresidente de Rafael Correa, Lenin Moreno, figura que encarna lo que el movimiento pretende apuntalar en la coyuntura electoral: un continuismo con rectificaciones

Su discurso incorpora un giro respecto de la dinámica confrontativa, propia del liderazgo de Correa. En la primera entrevista como candidato, Moreno repite de forma reiterada palabras como diálogo, tolerancia, humildad, respeto, amabilidad, cariño que, vaciadas de contenido, responden más a una estrategia política discursiva que a un renovado plan de gobierno

 De igual manera y, en esa misma perspectiva, asegura vagamente reformas en temas álgidos como las relaciones internacionales, la productividad o el gasto público. Sin embargo, más allá de esa supuesta apertura al cambio, la ausencia de cuadros políticos nuevos –y la fuerza de los ya afianzados en las esferas de poder, más no de representación social– permite intuir que los posibles espacios cooptados por el oficialismo no ofrecerán más que una redistribución de los mismos.

Por otro lado, el actual sistema de partidos en reconstitución, una vez más bajo los parámetros y tiempos que impone el cortoplacismo electoral, se caracteriza por la debilidad de sus actores, por lo que muchas de las organizaciones políticas apuestan por alianzas coyunturales. Existen tres iniciativas claras en este sentido –La Unidad, Acuerdo Nacional por el Cambio y Compromiso Ecuador– y si bien sus principales figuras permiten claras distinciones ideológicas –discursivas y de trayectoria–, la predisposición a una flexible y policromática negociación se ha puesto ya de manifiesto. El escenario pareciera constituirse nuevamente a partir de una polarización anodina, bajo un predecible formato «pro AP vs. anti AP»; mientras las iniciativas refundadoras sobrevuelan, como expresión de una suerte de historia circular, sobre el debate nacional.

En la medida en que el oficialismo aún parece conservar cierta capacidad de convocatoria y control institucional, el resto de fuerzas apuntan a ganar representación en el espacio posible: la Asamblea. Al parecer, un balotage constituiría la única condición con la que podría tambalear la reelección de AP para la Presidencia pero el evidente fraccionamiento de la oposición deja pocas posibilidades a dicho escenario/2

 En contraste, la negativa opinión pública respecto de la Asamblea /3 permite intuir una distribución de fuerzas distinta en los próximos comicios, haciendo de ese el principal escenario de disputa.

Así, el sistema de partidos instaurado en el país no sólo ofrece un panorama desalentador sino que incluso resulta incomprensible, tras diez años de estabilidad y de reforma que pudieron sentar las bases para un sistema político con mejores condiciones, correspondiente con la promesa de consolidación democrática, reiterada como objetivo gubernamental en el discurso oficial. Estamos nuevamente frente a fuerzas frágiles y coyunturales. No se ha logrado (re)construir la representación política, considerando que una condición fundamental es la pluralidad, mermada por la concentración de espacios institucionales y de poder del oficialismo y el progresivo debilitamiento del resto de organizaciones.

La inherente disposición a la desinstitucionalización incide directamente en la posibilidad de impulsar una línea ideológico-programática en las organizaciones políticas, congruente con el quehacer representativo, tanto político como de gestión pública. Los partidos y alianzas de hoy, incluido AP, reeditan el formato de «maquinaría electoral», sin democracia interna, constituidos de arriba hacia abajo, personalistas y carentes de anclajes sociales significativos. A su vez, los candidatos, como efecto de dicha flaqueza organizacional, reproducen el nocivo clivaje regional que parecía ya superado y que los convierte en figuras locales, en desmedro de una perspectiva nacional.

Las opciones finalmente empujan a una decisión entre un continuismo marcado por el desgaste y las distorsiones del proyecto original de AP, frente a una oposición sin propuestas alternativas, que apela al «voto castigo» o a la expectativa de una suerte de voto por descarte.

1.  Fueron 6 los procesos impulsados durante este periodo: 1) Consulta popular para instalar Asamblea Constituyente: gana el «Sí» con un 81,72% , 2) Elección de asambleístas constituyentes: AP gana 80 de 130 escaños, 3) Referéndum aprobatorio de la nueva Constitución: gana el Sí en 23 de las 24 provincias 4) Elecciones presidencial 2009: gana Correa en primera vuelta con un 51,99%, 5) Elecciones legislativas 2009: gana AP el 45,86% de los escaños y 6) Referéndum constitucional y consulta popular: gana el Sí en todas las preguntas.

 2.  Se esperan como mínimo 5 binomios para los comicios presidenciales. La derecha fracciona a su electorado con al menos dos opciones (SUMA y la Unidad). La izquierda enfrenta a AP con una coalición que aún no logra acuerdos respecto de sus candidatos (Acuerdo Nacional por el Cambio) y que no tendría la fuerza necesaria frente al oficialismo. Además, existen algunas figuras, con y sin partido, que también han manifestado su intención de candidatizarse, lo que no hace más que dispersar el voto en porcentajes irrelevantes.

 3.  Según Latinobarómetro 2016, quienes afirman tener «poca» o «ninguna» confianza en la Asamblea suman un 64%, en contraste con el 49% que arrojó la encuesta 2013.

NUSO.org - postaporteñ@ 1676 - 2016-10-10 10:52:40
postaporteñ@_______________________________

¡NO DEJEN MORIR A JIHAD!!!

¿Dónde fue a parar aquello de Uruguay, país de Asilo? ¿Dónde?

 

“A tal punto se atina, en estas peculiarísimas condiciones, a ahondar en el análisis, que me atrevo a confesarte algo: si bien no puedo hacer un plan quinquenal de mis pesadillas, sí puedo soñar despierto y por capítulos. Y así voy desgranando, desmenuzando, lo que quise y lo que quiero, lo que hice y lo que haré. Porque algún día podré volver a hacer cosas, ¿no te parece? Algún día abandonaré este raro exilio y me reintegraré al mundo, ¿no? Y seré alguien distinto, creo, incluso, que alguien mejor, pero nunca el enemigo del que fui o el que soy, sino más bien el complementario.”


Mario Benedetti. Primavera con una esquina rota

En Uruguay es casi imposible saber cuántos refugiados hay ni en qué difíciles condiciones viven. Unos dicen 300, otros 400, otros 600. Es una realidad invisibilizada.
Pero existe un organismo, CORE (Comisión de Refugiados), que se forma a partir de que “Uruguay es Estado parte de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y de su Protocolo de 1967. T

ambién ha ratificado los instrumentos universales más relevantes sobre derechos humanos… La CORE está integrada por representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, la Dirección Nacional de Migración, la Universidad de la República, un representante del Congreso Nacional, una organización no gubernamental sin fines de lucro y el ACNUR, que participa con voz pero sin voto…”

¿Ha oído usted que este organismo nos informe y haga algo por los refugiados?
¿Sabe usted que cualquier persona refugiada tiene derecho a saber los términos y condiciones de su refugio?

¿Sabe usted que en Guantánamo hubo niños y ancianos presos?
¿Sabe usted que fue Estados Unidos quien definió quién era terrorista y abrió Guantánamo?

¿Sabe usted que secuestró gente, la torturó y que nunca hubo juicios?
¿Sabe usted que el gobierno uruguayo y el de Estados Unidos hicieron un trato secreto para traer a los presos de Guantánamo?

Estamos viviendo, como humanidad, una tragedia interminable, de guerras por las energías, por el agua; por los territorios. Millones de refugiados por el mundo buscan un sitio donde vivir.
Las mentiras han sido muchas. Las esperas, demasiadas.

Hoy los uruguayos hablamos de Jihad.

¿Qué podemos decir de él?
Sufrió 13 años de torturas, un año y medio de destierro y lleva una huelga de casi 60 días. Solo quiere encontrase con su familia en un país de cultura árabe. Allá en Siria ha muerto parte de su familia, incluido su hijo mayor. Su familia es parte de eso que los que se disputan los territorios llaman “daños colaterales”

Podemos pensar que es un desagradecido. Que Uruguay lo recibió de Guantánamo, que le dio casa y 15 mil pesos. ¿Sabe usted que todo eso para todos los ex presos de Guantánamo se termina en enero de 2017? El 30/01/17 se termina el convenio firmado. No hubo ni habrá amparo ni reparación ninguna por parte de Estados Unidos.

Podemos sumarnos al castigo y condenar a Jihad por no aceptar lo que le “dieron”, después de quitarle trece años de su vida.
O podemos sentir que es su derecho; su derecho a ir donde él desea. Su derecho a ser libre.

¿Creemos posible que Jihad, después de todo lo sufrido, debe aceptar y adaptarse lejos de su familia, su tierra y su cultura, en condiciones críticas de vida?

La huelga de Jihad sacó a luz su drama concreto, y con él el drama colectivo.
Podemos mirar para otro lado.
Podemos ver que se está muriendo en una huelga de hambre y decir “que se muera”.
O podemos razonar que él fue una de las 800 personas secuestradas por comandos de Estados Unidos, sometidas a las peores torturas, en una de las peores cárceles del mundo creadas por los yanquis en 2002.

Podemos ver que el cerco tendido se debe a que fue condenado a muerte porque no lo doblegaron. Lo condenaron por no callar. Por denunciar. Porque él junto a otros expresos lleva adelante un juicio en Washington para divulgar las imágenes del martirio de la tortura y la alimentación forzosa.

La única manera de devolverle una fracción de la vida arrancada a Jihad es dejarlo en libertad y que pueda ir al reencuentro de sus hijos, su esposa y su madre.

La única manera de no ser su verdugo es dejar de mentir, es dejar de hacerle los mandados a los del norte.

La única y rápida salida es que el gobierno uruguayo diga al mundo y sus embajadas que Uruguay le da toda la documentación para que Jihad pueda ir a un país árabe.
La única manera de que Uruguay no sea su verdugo es que no lo dejen morir, que le otorguen la documentación adecuada para que pueda viajar.

Pongámonos por un momento en su pellejo: no nos sumemos al castigo de Estados Unidos.
No seamos cómplices de las barbaries de los poderosos.

De nada vale hablar contra las discriminaciones si discriminamos.
Ser sirio no es un delito.
Ser árabe tampoco es un delito.
Ser musulmán, tampoco.

Hoy es cuestión de horas: Jihad otra vez le suma a su huelga de hambre la huelga seca: no ingiere líquidos.

Nuestra alerta es humanitaria. Es solidaria. Es un alerta que apela a nuestra historia de pueblo solidario con el perseguido.

¿Dejaremos morir a Jihad?

- postaporteñ@ 1675 - 2016-10-07 20:09:13
postaporteñ@_______________________________

Timochenko: entrampando a las FARC y aceptando una trampa peor

por: Narciso Isa Conde | 6-10-2016, Santo Domingo, RD

Antes de la realización del plebiscito, el comandante en jefe de las FARC-EP, Timoleón Jiménez (Timochenko), en carta titulada "Doctor Uribe, conversemos tranquilamente" le solicitó al tristemente célebre ex-presidente de Colombia, lo siguiente:

"Lo queremos a Usted sentado a la Mesa de la Reconstrucción y Reconciliación Nacional. No a la mesa del capricho personal o las exigencias carentes de generosidad. Continuemos la marcha a partir de lo alcanzado que ya aplauden las naciones de todos los continentes, que responde al derecho de gentes, a tratados internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad de la República, que aplauden mandatarios de todo el mundo y hasta el Papa Francisco."

"Proponemos al país entero un acuerdo político para reordenar entre todos la nación colombiana. Nadie quedaría por fuera, queremos que Usted sea partícipe de él, doctor Uribe, conversemos. Fue Usted un formidable adversario que nunca nos dio cuartel, pero como ve, seguimos aquí, en la brega, trabajando incansables por la nueva Colombia. Venga esa mano, le extendemos la nuestra con un ramo de olivo. La paz sí que merece dejar atrás orgullos. Resuélvase."

Minutos después, conocidos los resultados de esa "consulta popular" y la propuesta del presidente Santos convocando a un diálogo con las fuerzas políticas, que con la activa, vehemente y mentirosa participación de Álvaro Uribe Vélez Uribe y Andrés Pastrana (ambos ex -presidentes) lograron que él NO se impusiera sobre el SI por un margen casi insignificante dentro de una votación en general famélica, el Comandante en Jefe de las FARC ha insistido en participar en las nuevas negociaciones.

Un nuevo esfuerzo reaccionario, una nueva maniobra, evidentemente destinada a emendar el Acuerdo de la Habana para complacer a los supuestos triunfadores. Un paso que a mí realmente no me extraña.

· DE TRAMPA EN TRAMPA

Si ya de por sí Timochenko, -asesorado por el escribidor-guerrillero Gabriel Ángel y otros dirigente de FARC-EP- había aceptado un texto en el que se excluía la Constituyente Popular y Soberana, se renunciaba a importantes cambios estructurales y se aceptaba el monopolio de las armas en poder de un Estado terrorista, intervenido por el Pentágono y montado sobre el sistema que históricamente ha provocado la guerra sucia que se intenta concluir, este nuevo paso solo podría conducir a concesiones o imposiciones más onerosas que las ya aceptadas, las cuales de seguro motivaron una parte significativa de la enorme abstención popular (63%) y la debilidad del SI ante el magro voto duro por el NO.

El significado de esa precipitada reacción me parece claro: en su tramo final -no así a lo largo de los primeros tres años de los DIÁLOGOS DE LA HABANA- la jefatura de Timochenko pudo maniobrar exitosamente y logró meter a las FARC en una verdadera trampa, y no conforme con eso ahora pretende introducirla en una trampa peor.

Esto así porque los que revolucionarios que se doblan conceptualmente una vez, siguen doblándose siempre. Si no, pregunten sobre lo acontecido con los comandantes Facundo Guardado, Fermán Cienfuegos y Villalobos del FMLN de El Salvador.

· UN TRÍO FUNESTO, UN INTERLOCUTOR FLOJO Y UNA PENDIENTE ENJABONADA

La nueva encerrona anti FARC y anti-insurgencia, post-plebiscito, ha sido concertada entre tres figuras funestas de la política colombiana: Santos, Uribe y Pastrana, que persiguen acorralar más a las fuerzas partidarias de una paz justa y digna, de una paz que arranque de raíz las causas estructurales de la guerra.

En el caso de Timochenko y compartes se trata evidentemente de una inclinación a aceptar una nueva trampa agregada a la anterior, en una ruta que asume las características de una pendiente enjabonada por WASHINGTON hacia la claudicación iniciada con el sorpresivo e injustificable compromiso de desarme y desmovilización unilateral de las FARC, que en tales circunstancias equivale a derrota militar.

Esto centrado en el logro de una legalidad y una participación política de las fuerzas insurgentes -previamente desarmadas- dentro del orden santanderista establecido; participación legal que estaría aun más amenazada por la criminalización adicional y el conjunto de medidas exigidas por Uribe y por Pastrana, sumadas todas a un Estado represivo y criminal que se mantendría sin alteraciones fundamentales.

· UN DISTANCIAMIENTO A RECTIFICAR

Muy lejos estaría todo esto de las propuestas y las transformaciones que permitirían avanzar hacia una Nueva Colombia, formuladas desde años tanto por la FARC como por el ELN y todas las fuerzas democráticas y de izquierda de Colombia.

El límite del cese al fuego solo hasta el 31 de octubre del año en curso anunciado en estos días por Santos, no está ajeno a esta nueva maniobra consensuada en las alturas del poder. Es pura amenaza, chantaje, presión…para seguir doblando más a los que ya cedieron y tratar de situar en condiciones más difíciles a los/as que no están dispuestos/as a este tipo de rendición; creando condiciones para la subversión imperialista en VENEZUELA y de otros procesos soberanos como los de Ecuador y Bolivia.

Y en ese contexto resulta curiosa la aparente ingenuidad de Timoleón Jiménez o Rodrigo Londoño Echeverri (Timochenko) cuando en su cuenta de Twitter se decide por preguntar: "y entonces después, ¿la guerra?" Parece que Timo no entendió el meta-mensaje de Santos y sus jefotes militares cuando lo sorprendieron con el estruendo de los cazas-bombarderos israelíes en la Ceremonia de CARTAGENA, quienes evidentemente le dijeron soterradamente que solo tolerarían la convivencia con los jefes guerrilleros cuando renuncian plenamente a una paz digna, con justicia social y soberanía, relegan las transformaciones, se "amansan" y aceptan que su "guerrillerada" sea desarmada y metidas en corrales con el nombre de "zonas veredales", para pasar desde allí a una vida civil controlada y bajo amenaza de cárcel, represión y asesinatos.

De verdad no sé como Timochenko y los que así están procediendo pueden compaginar esa conducta político-ideológica con las consideraciones que hiciera el Secretariado de las FARC-EP en vida de Manuel Marulanda al presentar su propuesta de paz, en la que se emiten estas contundentes opiniones sobre Álvaro Uribe y su gobierno y se presentan estas consideraciones sobre el régimen político y el Estado vigente en ese hermano país:

"Por chifladura o demagogia electorera, Uribe ha anunciado estar dispuesto a oficializar una zona de encuentro para firmar la paz en tres meses, 43 años de confrontación no se superan en tan corto tiempo. La problemática política, económica, social y cultural, ambiental y de soberanía del país no se puede resolver en 3 meses, a no ser que algunas de las partes hayan derrotado al contendor, y este no es el caso. Uribe no es el hombre para la paz en Colombia. No está programado por los gringos para eso. Un tipo que ni siquiera reconoce la existencia del conflicto armado no logrará la paz por ninguna vía. Solo un nuevo gobierno y democrático, soberano, podrá lograr la paz negociada, NO UN GOBIERNO TÍTERE DE LA Casa Blanca. Se necesitaría un gobierno compenetrado con la necesidad de paz, que apoyado en el pueblo y el interés nacional tome la decisión de regresar las tropas a los cuarteles, de reducir drásticamente el presupuesto de guerra a favor de la inversión social y exigir la salidas del país de las tropas y asesores estadounidenses entrometidos en el conflicto interno y factor atizador de la guerra, para darle paso resuelto a los diálogos de paz". (Un acuerdo nacional por la Paz. MANIFIESTO de las FARC, pág. 10, Novena Conferencia de las FARC-EP, septiembre 2007)

Pastrana fue el presidente que en el 2000 usó los Diálogos del Caguán para intentar asesinar a Marulanda y sorprender luego con el llamado PLAN PATRIOTA impuesto por el PENTÁGONO, que se tradujo en miles de muertos y millones de desplazados.

Y Santos ha vuelto enseñar sus garras luego de un sinuoso repliegue "pro-paz", bloqueando la Constituyente, la desmilitarización, el rescate de la soberanía y las transformaciones estructurales, e imponiendo un plebiscito chueco.

El reciente pacto entre esas tres nefastas figuras no augura nada bueno, solo apretar el cerco contra la insurgencia procurando liquidarla con una siniestra combinación de la vía política y el exterminio dosificado. Misión perversa, pero de todas maneras difícil de imponer a plenitud.

Insistir en renegociar en ese nuevo escalón y con esos interlocutores es sencillamente suicida y por suerte se torna mucho más evidente, lo que de seguro hace cada vez más intragable esa ruta claudicante en amplios sectores de las FARC-EP, en toda la insurgencia y en un amplio campo popular, democrático y de izquierda, que de tontos/as no tienen un pelo. El sentido común recomienda una rectificación profunda.

 

Una lectura diferente de los resultados del

plebiscito del 02 de octubre

Caracas, octubre 05 de 2.016

Carlos E. Lippo  - En ensartaos.com.ve

Son varios los artículos publicados en este mismo portal en los cuales habíamos exteriorizado nuestra consideración, fundada en hechos históricos y políticos, en relación a que los acuerdos firmados entre las FARC y el gobierno colombiano presidido por Juan Manuel Santos, sometidos a consideración del electorado el pasado 02 de octubre, eran totalmente ineficaces para conducir ni una “terminación del conflicto”, que era el objetivo declarado del gobierno, ni mucho menos a una “paz con justicia social”, que era el propósito de la insurgencia armada.

El último de esos artículos titulado “Acuerdo FARC-Santos: un supremo acto de desidia política y de alta traición a la patria latinoamericana” (1), ha tenido el curioso efecto de haberme granjeado no pocas jocosas felicitaciones de algunos amigos por el triunfo del “No”, así como el irónico comentario de una atenta lectora que me ha hecho llegar un mensaje de correo señalándome:

“Ganó el NO, ¡me imagino que ahora usted está muy feliz!”. Si esta es la situación entre nosotros, imagino cuan duro debió ser defender su posición para quienes desde la trinchera de la izquierda revolucionaria colombiana se negaban a engolosinarse con un anticipado triunfo del "Sí".

Pareciera entonces que no es ocioso reiterar que no soy un guerrerista insensible al tema de la paz. Soy amante de la paz, como cualquier humano decente, sólo que me niego a hablar de la paz en abstracto y a militar al lado de quienes por las razones que sea defiendan a ultranza esa abstracción. Paz era la “Pax Romana”, impuesta por Augusto a sangre y fuego tanto a sus propios conciudadanos como a los de los pueblos conquistados, sólo para garantizar la estabilidad del Imperio Romano. Paz es también la que a diario impone el estado sionista de Israel en los asentamientos ilegales de la Palestina irredenta, después de haber aniquilado a sus legítimos habitantes originarios y haber demolido sus hogares, sólo para satisfacer sus terroristas e ilegales proyectos de expansión.

Tengo la convicción de que los firmantes de los acuerdos sometieron a la consideración del electorado colombiano una propuesta de paz engañosa puesto que el gobierno Santos tenía que saber que no contaba con las fuerzas necesarias para garantizar la terminación del conflicto aun en el hipotético caso de que las FARC en pleno dejasen las armas y por otra parte el secretariado de las FARC tenía que tener plena conciencia de que el texto acordado está muy lejos de garantizar la pretendida justicia social.

Eso sí, ambos actores lograron convencer de que lo firmado representaba al menos una sólida base para la construcción de la paz a una inmensa mayoría de la comunidad internacional, una parte de ella animada de las más genuinas intenciones y la otra sólo motivada por la inmensa oportunidad que se abriría para ponerle la mano a los ingentes recursos naturales de Colombia y los demás países vecinos, Venezuela entre ellos. Este hecho, aunado a la creencia de que una inmensa mayoría del pueblo colombiano aun teniendo conciencia de lo engañoso de la propuesta no tendría más opción que emular a quien estando en trance de caer al fondo de un precipicio se aferra a un clavo caliente para no caer, les hizo confiar de manera infundada en un avasallante triunfo en el plebiscito. Es por ello que el acto de firma del pasado día 26 de septiembre fue un acto de celebración adelantada, sólo ensombrecido por el vuelo rasante de las aeronaves de guerra ordenado, quien podría dudarlo, por quienes realmente detentan el poder en el vecino país; acción de la que pudo haber estado enterado el presidente Santos pero que en todo caso fue una desagradable sorpresa para el comandante Timochenko.

Un breve análisis de los resultados me conduce a hacer la siguiente lectura de los mismos:

- El pueblo colombiano, infinitamente más sabio que sus políticos, tanto de la derecha como de la izquierda, y con mucho más conocimiento real de la situación que la comunidad internacional bien intencionada, no se tragó la oferta engañosa de paz de los firmantes de los acuerdos; considero que ello explica en buena medida el incremento de la abstención en el plebiscito, en relación a las últimas elecciones presidenciales.

- La cantidad de votos obtenida por cada una de las opciones en juego demuestra que estamos en presencia de un verdadero empate, no sólo técnico sino también político, porque ¿en qué hubiera cambiado el escenario político del país si los valores se hubiesen invertido? Ello no impedirá sin embargo que un psicópata como Álvaro Uribe, después de reponerse de la agradable sorpresa que le produjo este empate y como el cachorro privilegiado del imperio sionista-norteamericano que él es, pueda empeñarse en proponer una campaña de exterminio de las FARC.

- Queda absolutamente demostrada, sin atenuantes de ninguna especie, la quiebra total de la “democracia intervenida” colombiana a la cual pretendía integrarse impúdicamente la alta dirección de la insurgencia armada, así como la de su extremadamente corrupto sistema de validación electoral, plagado de sobornos y de las más variadas formas de coacción sobre los votantes.

- Al desprestigio de la izquierda domesticada que hace vida en el congreso y al de la izquierda activa marginada (PCC, Piedad Córdoba, etc.), se une ahora el de la alta dirigencia de la insurgencia armada, todas ellas entusiastas promotoras del “Sí”, no sólo por su prepotencia al desechar la posibilidad de un resultado adverso, sino por no haber previsto tampoco el qué hacer en el caso de que este resultado eventualmente se diese.

Algunas reacciones iniciales de los principales actores del plebiscito me merecen los siguientes comentarios:

·   Santos y Uribe una vez repuestos de su sorpresa inicial siguen en lo suyo, que no es otra cosa que seguir buscando la mejor manera de complacer a sus amos imperiales. Más temprano que tarde terminarán acordándose en la forma más expedita para erradicar la insurgencia armada porque en el exterminio de ella está la raíz de su concepción de paz; una “Pax Romana”, o mejor dicho, una “Pax Gringa”

·     Las izquierda domesticada y la marginada, siguen sin dar pie con bola, porque ¿qué sentido podría tener la convocatoria de una Asamblea Constituyente, que ellos están recomendando, si en las actuales condiciones ésta tendría una evidentísima mayoría Santos-Uribista?

·   El actual equipo negociador de las FARC apenas ayer, una vez que Santos anunciase la expiración del cese al fuego para el 31 de octubre, ha dado muestras de responsabilidad para con sus dirigidos que se encuentran dispersos por los campos y las selvas de la Colombia profunda, a través de un mensaje Twitter del número tres en la jerarquía Fariana, Félix Antonio Muñoz (a) Pastor Alape, que señala textualmente: "Todas nuestras unidades deben empezar a moverse a posiciones seguras para evitar provocaciones". Y añadiría yo, no sólo para evitar  provocaciones, sino el más que seguro ataque de las fuerzas militares, policiales y paramilitares del narcoparamilitar estado colombiano, siendo que estas dos últimas jamás respetaron cabalmente el cese al fuego bilateral.

En la misma línea de esta directriz del tercero al mando, considero que el secretariado de las FARC en lugar de sentarse a negociar en lo inmediato con la dupla Santos-Uribe, debe avocarse de manera perentoria a la preservación de los recursos humanos, materiales y financieros de la organización, sin necesidad de romper unilateralmente el cese al fuego acordado.¡La Historia No se ha acabado!

Con la directiva que sea capaz de concitar los mayores apoyos y teniendo como principio la no dejación de las armas hasta tanto no se experimente un cambio sustancial en la política criminalmente represiva del estado colombiano que otorgue alguna credibilidad a las eventuales garantías ofrecidas, las FARC deben intentar retomar sus posiciones iniciales sobre los cambios estructurales necesarios para alcanzar la pretendida paz con justicia social.

Considero que las FARC deben también intentar una actualización de sus tesis doctrinarias con la intención de ponerlas a tono con las de las demás fuerzas progresistas de la región, haciendo suyo el ideal bolivariano en especial a lo atinente a latinoamericanismo, antiimperialismo e integración regional.

¡La paz verdadera sólo será posible tras la derrota militar del imperio y sus aliados de la OTAN!

¡De pie o muertos, nunca de rodillas!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

(1)

 https://www.ensartaos.com.ve/es/2016/10/01/acuerdo-farc-santos-un-suprem...

Envió chino

posta y Colombia

Excelente material, sobre todo las opiniones y datos del proceso de "paz" en Colombia. Ojala se vaya manteniendo y mejorando el nivel en general.

Sería necesario hacer conocer más a P.P. en el resto de Sudamérica para ampliar la visión regional y avanzar en integración que - a mi modo de ver - es un gran Debe aun.

Adelante, mucha paciencia y respeto a las variantes de opinión de todos los exponentes.

Saludos fraternales y - otra vez como dice la cra. Sueca - Salud y R.S.!

J.C.I.

- postaporteñ@ 1675 - 2016-10-07 20:00:12
postaporteñ@_______________________________

MVD | La ilusión de libertad, la manipulación y el "enjambre"

Venimos de vivir un fin de semana intenso, días de "agites" varios. Entre el viernes 31 de setiembre y el domingo 02 de octubre se juntaron: marcha de la diversidad, inauguración de la Bienal de Arte en el parlamento, día del Patrimonio, al tiempo que se celebraban los 10 años del colectivo medio activista Rebelarte con un evento, "Barullo".

Sin contar a los faranduleros, eventos y más eventos todos en mayor o menor grado participando con sus diversidades del mismo mandato de la sociedad del espectáculo. La tan promovida integración y diversidad desde el poder, solo pretende anular las contradicciones reales existentes en la sociedad entre dominado y dominador.  Fragmenta, compacta, homogeniza con el solo fin de controlar.

De lado opaco, menos visible también se sucedían otros eventos, otras resistencias, otras decisiones, otros acuerdos, otras miserias. Estos no tienen o no tenían ni ONGs que subsidien, ni estado que financie, ni fundaciones, ni instituciones políticamente correctas para albergarlos. La prensa oficialista solo hizo foco en donde debía hacerlo, en la zona de luz que ocultaría todo el resto sumiéndolo en las sombras.

Montevideo gris y decadente se vistió de luces de colores, gente maquillada, embanderada, sonriente. Creo que nadie reclamaba nada, todo era fiesta, fiesta de ser diversos; ¡vaya descubrimiento! Un mega evento programado por un gobierno especialista en las desapariciones sociales, feas, esas que molestan, a la buena cara que las circunstancias y las investiduras obligan.

La inauguración de la Bienal de Arte en el Parlamento, también vestido de luces y colores legitimando al poder y a los negocios, con políticos altamente cuestionados por su falta de ética cortando la cintita de la inauguración, copa en mano y mucha foto; una sensación fugaz de felicidad.

El asunto es participar, ser parte; no importa lo que seas ni quien seas al fin, todos en la misma, todos iguales, todos diversos. Vimos en esos días a una ministra de la educación en actitud payasesca reír y saludar agitando sus manos, mientras un grupo de estudiantes la escrachaban.

Gesto que buscaba lo confuso, anular el hecho transgresor de los estudiantes, pretendiendo amortiguar el efecto mediático.

¿Quién puede ignorar la manipulación de las multitudes a través de la propaganda y los medios de comunicación incluyendo los medios digitales en primera línea?

La multitud que no marchó, sino que pasó fugazmente por 18 de Julio, era un" enjambre" como bien lo define el filósofo coreano Byung- Chul Han. Según Byung el enjambre no genera ningún "nosotros", carente de alma solamente obedece, se moviliza, de desplaza a donde la conducen para luego dispersarse, sin más; sin meta, sin pensamiento.

No es coherente en sí, no se manifiesta en una voz .Otra de las características del enjambre digital es que está compuesto por un conjunto de individuos aislados. Su fugacidad no desarrolla energías políticas.

 Pensamos lo importante de hacer una lectura de estos fenómenos sociales, desde un agudo estudio de la sociedad digital a fin de entender las nuevas realidades  incluyendo una que nos preocupa  particularmente y es el de la participación en  las organizaciones sociales. Retomando la línea de análisis de Byung, hoy ya nos son multitudes las que se movilizan sino enjambres;  la masa por el contrario  es capaz de atacar las relaciones existentes de dominación.

Posee un espíritu voluntario susceptible de la acción en común.  Un enjambre digital es fugaz, está  compuesto de individuos solos, inmersos dentro de una decadencia de lo comunitario y de lo solidario.

Por ello es que hoy el "compañero", no es el mismo de antes, ni la palabra, ni el compromiso; todos imbuidos de un espíritu ilusoriamente libre nos comportamos como lo que somos; sujetos  neoliberales, determinados al ser partícipes de una misma economía. Eso es lo que explica la creciente tendencia al egoísmo y la atomización.

El vaciamiento de los espacios comunitarios, la insolidaridad, tendrían aquí su explicación. Ello es lo que impide la formación de una fuerza capaz de  cuestionar realmente al sistema capitalista.

Al comienzo hablamos de  manipulación y nos centramos específicamente en los medios digitales, porque pensamos que desde allí es que el poder ejerce su dominio. Quien controla la imagen y la información controla a toda una sociedad; hemos superado el biopoder, vivimos ya en la era psicopolítica.

Pero que nos ocultaron las luces, el ruido o el barrullo en estos días?

Nos ocultaron los tratados de libre comercio que se están  firmando con Chile  y China; al tiempo que Jihad ex preso de Guantánamo, con un más que dudoso estatuto en nuestro país lleva más de 55 días de huelga de hambre sin que se avizore una solución, ante pedido de ser recibido en algún país árabe , con su familia. El barrullo nos ocultó que el INAU y el MIDES cierran centros para discapacitados en el litoral, dejando a más de 200 personas sin atención, que la IMM cerró un Centro de Cultura como Pera de Goma favoreciendo así un proceso de gentrificación, uno de los tantos en la ciudad de Montevideo.

Que la próxima instalación de una planta de celulosa en Paso de los Toros a disparado la especulación inmobiliaria en la zona, que el empleo de fumigaciones en forma arbitraria nos está contaminando además de las personas y animales, la comida. Así podríamos seguir nombrando todos los eventos en la zona de la sombra que las luces de la diversidad nos dejó.

Vamos a cerrar estas reflexiones abriendo algo en relación a un deseo,  Como podríamos potenciarnos siendo un "nosotros " en comunidad y plena conciencia de ella? Veríamos con buenos ojos una red de medios que englobe a todos los que hace años estamos en la vuelta y a los recién llegados.

Hoy por hoy a pesar de que casi todos se nombren colectivos, cada quien se transforma en un emisor más  y no dejamos de actuar de modo individualista . Pero construir un "nosotros"  implica conciencia y compromiso , dos cosas que no abundan en la sociedad en donde vivimos. Sepamos que cada momento es igual al otro, como cada noticia anula la próxima produciendo desinformación.

Hay dos cosas fundamentales en la resistencia al modelo actual de sociedad y es primero recuperar el tiempo y la lentitud como actitudes, salir del control, del panóptico para poder construir comunidad.

Pregunta: estamos dispuestos a salir del mundo de las ilusiones, dejar el enjambre para construir esos otros espacios de vida y resistencia?

Luna para el Semanario Alternativas

oct 2016

- postaporteñ@ 1675 - 2016-10-07 19:42:11
postaporteñ@_______________________________

Colombia: reconciliación o venganza ¿Se reanuda la guerra?

Julio Escalona

Octubre, 04 de 2016

Parece que esta fue la pregunta que estuvo presente en Colombia. La incomprensión, la guerra mediática y el tardío arrepentimiento y condena de los secuestros por las FARC, llevó a que triunfara la abstención

La campaña uribista se fundó en la venganza y en la necesidad de renegociar los acuerdos. (Esto es lo que dijo Humberto de la Calle, el negociador representante del gobierno: Si uno convoca un plebiscito una opción es el no. Lo que me preocupa es la idea de “voten no para que renegociemos y tengamos un buen acuerdo”. Esa invitación es suicida. Si gana el ‘no’ tendremos enormes dificultades para retomar las conversaciones. Alfonso Cano, que era el jefe de la delegación de las FARC en las conversaciones de Tlaxcala, en 1991, cuando se rompió la negociación, dijo a la delegación del Gobierno: “Nos vemos dentro de 5.000 muertos”.El País. España. Sábado, 1° de octubre de 2016).)

Cobrarle a las FARC los secuestros y otros hechos de violencia, olvidando, como dice Humberto de la Calle, el negociador gubernamental,  “que también hay otros victimarios”. Se refiere a los asesinatos en masa realizados por el ejército colombiano aliado con paramilitares, alentados por el uribismo en alianza con mafias de narcotraficantes. La justicia transicional se ha planteado el castigo de los que se consideren delitos de las FARC (secuestros, ajusticiamientos…) y de la fuerza pública (falsos positivos, fosas comunes, descuartizamientos con la sierra eléctrica, desplazamiento masivo de campesinos para quitarles las tierras...)

Creo que aún no  hay acuerdos. (Me parece adecuado citar textualmente la afirmación de Humberto de la Calle. Veamos: Yo entiendo la furia contra las FARC. Lo que no entiendo es que sea selectiva, si no somos capaces de entender que también hay otros victimarios no vamos a lograr una paz real en Colombia. Me preocupa que haya personas que, aunque no lo confiesen, en el fondo de su cerebro mantienen la idea de que su violencia es buena. No hay violencia buena y mientras alguien siga pensando que sí, la paz seguirá siendo frágil. El Paìs. España. Sàbado, 1° de octubre de 2016)

Renegociar los acuerdos de paz, como plantea Uribe, es la venganza. El respaldo del Si por la ONU, CELAC, UNASUR, el Papa y otros líderes mundiales, no fue suficiente para derrotar el escepticismo y la guerra mediática.

El No debe ser analizado con más profundidad. Fue una derrota para Santos con vistas a las futuras elecciones presidenciales y su candidato Humberto La Calle. Fue también una derrota para las FARC pues, por muchas razones, en particular la campaña mediática, el juicio contrario a las FARC tuvo mucho que ver con los resultados. Desde el año 2007, cuando el Presidente Chávez organizó la operación “Emmanuel”, escribí varios ensayos solicitando una rectificación de las FARC en ciertos aspectos, siendo uno de ellos la política de secuestros. Incluso, algunos aspectos vinculados problemas tácticos vinculado con las nuevas tecnologías militares, especialmente vinculas con los sistemas satelitales y el uso de la tecnología informática.

Surge un nuevo diálogo y Uribe reclama un puesto y tratará de excluir a las FARC para con temas procedimentales y la tranca sobre la justicia transicional intentar borrar 4 años de negociaciones,  ¿arrinconar a las FARC, buscar caminos para destruirlas colocándolas a la defensiva, con líderes al descubierto para asesinarlos?

Santos ha ratificado el cese al fuego. Pero, ¿son imposibles concesiones de Santos a las presiones de Uribe? La derecha y la campaña mediática quieren ver a las FARC asesinadas o presas. Las negociaciones pueden tomar un nuevo giro  para arrinconar a las FARC. Ellas deberían denunciar a Uribe y convertirlo en objeto de la justicia transicional. (Después de escrito este artículo Santos estableció que el cese al fuego termina el 31 de octubre, lo que generó una pertinente pregunta de las FARC “¿Entonces, continúa la guerra?”. El presidente Maduro emitió una firme declaración ordenando tomar medidas de emergencia en la frontera ante la posibilidad de que continúe la guerra e instó al presidente Santos a respetar los acuerdos de La Habana y prorrogar el cese al fuego de manera indefinida).

El sujeto del plebiscito son las víctimas, que votaron aplastantemente por el Sí. El No, gana en regiones alejadas del conflicto, con peso clave de la oligarquía y de la dictadura mediática. Son las víctimas las que deben acusar a los responsables de la violencia, son ellas las que deben hablarle a los abstencionistas. Dirigirse a la ONU y demás instituciones internacionales. Las FARC deberían completar su autocrítica y reiterar la petición de perdón hermanándose con las víctimas.

La autocrítica de las FARC debe ser absolutamente sincera. Es necesario derrotar la guerra mediática centrada en que los acuerdos de La Habana significan impunidad para los delitos de las FARC

El pueblo de Colombia debe tomar las calles de manera absolutamente pacífica para reclamar el cumplimiento de los acuerdos de La Habana y rechazar las presiones de Uribe fundadas en la venganza y la siembra del miedo. Las FARC no van a aceptar la renegociación. Si Santos unilateralmente ratifica la suspensión del cese al fuego, ¿eso significa que se pueden promover encuentros armados con las FARC? ¿Se trataría de un chantaje sobre las FARC? Presumiblemente, las FARC, para realizar consultas a través la conferencia guerrillera organizada urgentemente antes de la firma de los acuerdos de La Habana realizada en Cartagena, tuvo que flexibilizar medidas de seguridad y protección. Presumiblemente también, los movimientos y la realización misma de la reunión, fueron monitoreadas por la CIA quien en la actualidad  debe poseer información muy sensible sobre la seguridad de la guerrilla y sus mandos operacionales

¿Pretende ahora Santos –probablemente cediendo ante las presiones de Uribe- montar un chantaje sobre las FARC amenazándoles con golpes demoledores contra su estructura militar, sino aceptan renegociar puntos sensibles de los acuerdos? ¿Simultáneamente, buscar la generación de conflictos internos entre los militantes y cuadros medios de las FARC y sus máximos dirigentes por considerar que no se previeron las tradicionales trampas de la oligarquía colombiana, la que ahora envalentonada con el triunfo del No, puede amenazar con la destrucción de las FARC?

La interrupción del cese al fuego, que si Santos ratifica la fecha del 31 de octubre para su finalización, ¿podría materializarse mediante operaciones encubiertas usando a los paramilitares? Todo esto es muy complejo y probablemente imprevisible.

La oligarquía colombiana siempre ha aspirado a las destrucción de las FARC, nunca ha aceptado negociaciones, por eso como ya ocurrió en el pasado, en los tiempos del exterminio de la Unión Patriótica, esa oligarquía lo que ha hecho es aprovechar las negociaciones para tratar de llevar a cabo la “solución final”: el exterminio definitivo de las sectores patrióticos.

Uribe es fiel representante de esa tradición y puede estar viendo claramente, que con el triunfo del No, las FARC, como nunca antes, pueden haber quedado expuestas a un eventual intento de aniquilamiento o debilitamiento extremo, no simplemente militar sino político. Ese es el sueño de Uribe, pues este desenlace puede tener efectos serios para las próximas elecciones presidenciales creando las condiciones para la derrota del candidato de Santos y el triunfo del candidato uribista, lo que representaría colateralmente una amenaza para Venezuela.

¿Y si esta perspectiva se estuvo pensando previamente ante la eventualidad del triunfo del No como resultado del plebiscito? Obviamente, sea cuál sea el resultado de estas, mis presunciones, sin duda EEUU ha estado detrás de todos estos planes. Como se  dice, amanecerá y veremos.

Tengo la seguridad de que las FARC no se rendirán. Desafortunadamente, si la paz se frustra ahora, la violencia será mayor y parafraseando al poeta César Vallejo en una referencia que él hizo a la guerra civil española, me atrevería a decir: si Colombia cae, niños de Colombia y de la región latinocaribeña como vais a dejar de nacer...

Pero todas estas son presunciones de alguien que se ha pasado los años y no se ha rendido nunca ni se rinde, viendo como el poder mundial se las viene arreglando para frustrar la paz y radicalizar la violencia. Hablo transido de dolor por los muertos del Mediterráneo  y el dolor de los niños y jóvenes de Siria.

Observen cómo Rusia se ha negado a aceptar el chantaje y las amenazas de guerra y lo que ha hecho es reforzar sus aprestos militares en Siria y desafiar a EEUU. ¿A dónde llegaremos? Desde el Medio Oriente se puede extender una llamarada que incendie al planeta en correspondencia con los designios imperiales

Yo no me resigno. Creo en José Martí: “Es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la luz”. La luz de la paz. En los momentos más difíciles, oscuros, hay que seguir apostando por la paz. No hay otra opción. Probablemente, en Colombia y en Siria se está decidiendo  el futuro de la humanidad y el planeta. Estamos con el pueblo de Colombia y los pueblos del mundo.

 

Colombia, Premio Nobel de la Paz, gracias Uribe

Esta mañana me caí muy temprano de la cama, como de costumbre comencé por la prensa sueca. Creo que fue en Dagens Nyheter donde leí la lista de postulados; rápidamente, sin detenerme mucho. En realidad el Premio Nobel de Paz hace rato dejó de interesarme. Simon Peres, Barack Obama, señores de la guerra, sirven de ejemplo.

Lo leí tan apresuradamente debo haber pasado el nombre de Santos. Horas después el gran anuncio. Santos Premio Nobel de la Paz.

Interesante. Justamente después de haber ganado el NO, a pesar de poca diferencia y una mayoría que no votó.

Los que no votaron lo hicieron por indiferencia, o porque ya no creen en las miles de promesas incumplidas, o bien, porque dentro de los acuerdos en La Habana muchos quedaron fuera? Por ejemplo los indígenas, las colectividades negras, muchos referentes del sindicalismo, las mujeres y la violencia, por dar ejemplos.

Lo que no se puede negar es que ganó Uribe.A Uribe lo daban por muerto. Políticamente muerto.

Gran parte de la campaña de Uribe se basó en el miedo, viejo y efectivo miedo, miedo al comunismo, a la revolución bolivariana que vaciaría las iglesias de santos remplazándolas por estatuas de Chávez, o de Fidel Castro. O bien que llevara a Colombia a una Venezuela.

Uribe respaldado por los terratenientes, que temían que la implantación de la restitución de tierras les arrancara lo que ellos han usurpado a indígenas y campesinos que hoy deambulan por Colombia.

La mala memoria. Álvaro Uribe vs Juan Manuel Santos. Fue en el 2005 cuando Santos pasa a dar apoyo al gobierno de Uribe promoviendo su  reelección y apostó por una segunda reelección.

En el año 2006 Santos es nombrado como ministro de Defensa cargo que ejerció hasta 2009, durante ese tiempo ejecutó miles de operativos contra las FARC como el ataque contra el campamento guerrillero en territorio ecuatoriano donde murió el comandante Raúl Reyes y la Operación Jaque que en el 2008 se liberó a la ex candidata presidencial Ingrid Bentancourt, a tres estadounidenses y a 11 militares y policías secuestrados.

Cabe recordar que en aquellos años Hugo Chávez daba abiertamente su apoyo a las FARC, a pesar de las recomendaciones de Fidel Castro, que nunca las apoyó.

Cuando la Corte Constitucional le negó a Uribe la posibilidad de buscar una tercera elección presidencial, Santos se presentó como candidato del uribismo a los comicios de 2010, y los ganó.

El distanciamiento de Santos, ahora presidente de Colombia fue al anunciar a Germán Vargas Lleras, reconocido opositor a Uribe, como ministro del Interior.

En agosto de 2010, pocos días de asumir la Presidencia, Santos se reúne con Hugo Chávez restableciendo las relaciones diplomáticas entre los dos países. Uribe calificó a Santos de hipócrita, ya que cuando era ministro demostró una enconada oposición al gobierno bolivariano.Después de este encuentro Chávez deja de apoyar a las FARC.

Qué pasará ahora en estas reuniones Santos-Uribe después del NO?.

Recordemos que tres ex funcionarios del gobierno de Uribe son investigados e incluso detenidos. Uribe dice que sus colaboradores no cuentan con las garantías jurídicas necesarias para la ejecución de los respectivos juicios. Dice que son perseguidos políticos. Santos sostiene lo contrario que en este 'país sí hay garantías jurídicas para la ejecución de juicios'.

Nos sorprende que él No haya ganado, pero en lo personal no estoy muy sorprendida. Me explico: En las últimas elecciones presidenciales el candidato uribista Oscar Iván Zuluaga estuvo muy cerca de derrotar a Santos. De hecho le ganó en la primera ronda, pero perdió en el balotaje.

Ahora la oposición impulsada por Uribe triunfa en el plebiscito.

El Comité Noruego del Nobel apoyó a la decisión del mandatario de invitar a todas las partes a participar en un amplio diálogo nacional, para que el proceso de paz no muera tras el fracaso en el referendo'. Dijo además que ha sentado las bases para el desarme verificable de las FARC y un proceso histórico de reconciliación nacional.

Los Nobeles del Norte escandinavo nada dijeron de desarmar a los paramilitares ni de las 7 bases estadounidenses, pero sí en forma silenciosa agradecieron a Santos por el envío de tropas a la OTAN, y al proyecto que quiere incorporar a Colombia a la OTAN. (Regalito: Premio Nobel de la paz).

¿Paz?

Hay muchas cosas que no se dicen. Las FARC por ejemplo no han comunicado que muchos de sus integrantes no aceptan desarmarse y no creen en La Paz que les ofrecen de La Habana.

De donde lo mires parecería ser que la violencia en Colombia es un asunto entre las FARC y los gobiernos de las últimas cinco décadas.

United Fruit Company: 110 años de golpes de estado.

Repúblicas bananeras

No es historia pasada, Unites Fruit Company fue creada en 1899, ha cambiado de nombres pero sigue estando detrás de Golpes de Estado en América Latina. Con sus propias bandas asesinas, logran influencia, sobornan políticos, apoyan escuadrones de la muerte, paramilitares para asegurarse más riquezas de la explotación de los obreros agrícolas.

En Colombia, la United Fruit pidió al Ejército reprimir a 3 000 trabajadores de la empresa que llevaban un mes en huelga en 1928. Se les calificaba de comunistas. El cónsul de EE.UU. en el país reportó casi, 600 víctimas.

En 1970, la United Fruit se funcionó nada menos que con Zapata Corporation, fundada por la familia Bush, y pasó a llamarse United Brands. En 1990, cambió de nombre que es el que lleva actualmente, Chiquita Brands. En Colombia y Honduras, la compañía prosiguió sus prácticas y penetró el poder de estos países.

En 1997, Chiquita Brands pagó millones de dólares a las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), grupo paramilitar colombiano. Les transportó armas en sus barcos y dio órdenes para que eliminaran a dirigentes campesinos y sindicalistas, que se le enfrentaban. Diez años después, en 2007, admite su felonía y paga una multa de 25 millones de dólares por decisión de una corte estadounidense. El acuerdo no incluía revelar a los ejecutivos implicados. Álvaro Uribe y Bush implicados.

La firma de abogados Covington & Burling LLP, representa a Chiquita Brands, quien en los últimos tres años le ha pagado decenas de miles de dólares a través de gastos de cabildeo. El actual fiscal general y secretario de Justicia de Obama, Eric Holder, fue el abogado de la Covington, que defendió a Chiquita Brands al ser acusada por su apoyo logístico a los paramilitares en Colombia.

Terrorismo en Colombia

Con más de 15.000 hectáreas de banano sembradas en Colombia, la historia de Chiquita Brands ilustra perfectamente cómo se desarrolló el Terrorismo de Estado en Colombia.

Mientras el presidente de Colombia Álvaro Uribe salía ante los medios a decir que la extradición podría ser aplicada a los directivos de Chiquita Brnads, la Fiscalía afirmaba que apenas se debía investigar y el ministro de Defensa y Seguridad Nacional Juan Manuel Santos decía que jurídicamente no se podía.

Desde 1997 hasta 2004, época en la que Chiquita financió a los paramilitares, este grupo generó en el Urubá antioqueño cerca de 60.000 desplazados, murieron 3.778 personas, entre los que se encuentra 432 víctimas de las 62 masacres; entre las más recordadas de ésta época están la de Urabá, en enero de 1998, donde un grupo paramilitar quemó con ácido a 11 campesinos para hacerlos confesar que eran guerrilleros, y luego los asesinó.

Multinacionales, capitalismo y guerra sucia en Colombia

El caso de Chiquita, es el más conocido por haberse demostrado en los tribunales, no es el único; existen denuncias en contra de otras empresas multinacionales por su apoyo al paramilitarismo y por el presunto uso de sicarios para asesinar sindicalistas, como la Drummond, Dole Food, Del Monte, Petrobas, Coca Cola, Nestlé entre varias otras. 

El Tribunal Permanente de los Pueblos investigó el 2008 varios casos de denuncias que vinculaban a multinacionales con escuadrones de la muerte.

Y es que la guerra sucia es, en Colombia, un mecanismo de acumulación de Capital. La violencia (violencia que no es ni en abstracto ni con mayúsculas, sino una violencia de clase muy precisa) es parte normal de los negocios en Colombia, donde la riqueza prolífera regada por sangre campesina y popular.

Ahora renuncia Juan Carlos Vélez al Centro Democrático.

Intereses son intereses y por supuesto que no varios sino muchos grupos empresariales lógicamente deben haber aportado en favor del NO y de Uribe.La pregunta es ahora: Qué pasará después del 31 de octubre?.

Uribe habla de impunidad.

Según Uribe los guerrilleros deben pagar las penas con prisión por los crímenes cometidos; especialmente por ser culpables de crímenes de lesa humanidad.

Y los paramilitares, los sicarios que llevan cometiendo crímenes de lesa humanidad por más de 50 años, incluso mucho antes de la existencia de las FARC?. Esos crímenes no se cuentan. Fue el Estado.

Son increíbles las palabras de Uribe pidiendo que cese el narcotráfico, siendo él un representante más del Estado Colombiano narcotraficante.

Reina la impunidad en Colombia, los criminales andan sueltos, no son crímenes de guerra, son crímenes de lesa humanidad de parte del Estado.

No hay paz sin justicia social.

Se puede hablar de paz en una sociedad injusta?. Los caminos elegidos por las guerrillas fueron en busca de una sociedad mejor para tod@s  l@s colombian@s, las razones siguen siendo las mismas que hace mucho más de 50 años, hoy hay más desplazados, la tierra pertenece a los grandes terratenientes, las riquezas naturales se las siguen llevando empresas multinacionales, no se escuchan las demandas del pueblo, y a pesar de los tratados firmados a favor de la Paz en la Habana durante este tiempo ha habido muertes, amenazas a dirigentes populares.

Santos y sus amigos fueron los que llevaron a cabo las mayores masacres de militantes populares obedeciendo los mandatos de Washington, impulsaron el extractivismo, firmaron la Alianza del Pacífico pusieron en marcha más tratados de libre comercio. La paz que ofrece la burguesía y que apoya Estados Unidos es con el fin de desarmar la guerrilla. A pesar que la Paz que ofrece Santos no es la paz que representa al pueblo vale la pena buscar una salida.

En La Habana se sentaron en gran mesa redonda los representantes y practicantes del terrorismo de Estado, la burguesía colombiana que buscan la paz para seguir haciendo negocios.

Muy lejos de la paz de Jacobo Arenas y Marulanda que hablaban de la toma del poder, pero todo ha terminado en un empate técnico. Muchas promesas de parte del gobierno y sin dejar olvidar la existencia del ejército siempre dispuesto a seguir con su táctica de eliminación selectiva. Mientras Santos habla de paz y recibe el Nobel no podemos pasar por alto algo inquietante: Mientras la guerrilla se desarma otros animan a la guerra gracias a la contribución de EE.UU., Israel y la Unión Europea.

La Paz en Colombia con sabor a menú chino

Aún sin saber los resultados del plebiscito se preparaba un menú chino. Los negocios son negocios y los chinos no pierden tiempo. El embajador colombiano en China, Óscar Rueda dijo a la agencia Xinhuanet que el acuerdo de la paz en Colombia servirá a las inversiones chinas, entre otros ámbitos, en el desarrollo agrícola del vasto territorio que estaba en manos de la guerrilla.

'Aparecen nuevos proyectos que forman parte el acuerdo de paz y que el Gobierno colombiano debe cumplir (como es el desarrollo del campo), explicó el embajador. Agregó: "Colombia tiene más de un millón de kilómetros cuadrados, pero el dato importante es que la mitad del territorio es selva virgen, y muchas veces el Estado no tenía posesión por problema de guerrilla".

"Entonces, imagínese que a través de proyectos de infraestructura logramos hacer vías para penetrar a ese territorio y dedicarlo a la agricultura, a la producción de alimentos".

Colombia paga la reforma agraria a la china.

El embajador puntualizó, 'podemos decir ahora, señores de China, yo les propongo que ustedes construyan la vía para llegar a estos territorios. Colombia paga a China la construcción de la vía y ésta puede explotar 30.000 hectáreas de maíz, soya o sorgo. Este es un ejemplo.

Olvidó decir el embajador que se le permitirá a China el uso de transgénicos, productos Bayer-Monsanto.

Las inversiones chinas podrán además beneficiarse de que 'al no tener ya el frente guerrillero, con un costo muy alto, se calcula diario 22.000 millones de pesos (unos 8 millones de dólares), hay un dinero que se puede reorientar hacia temas de inversión en educación, en justicia y en salud. Y eso significa infraestructuras, eso significa construcción, eso significa inversión'.

Cree el pueblo colombiano que realmente los gobiernos burgueses, neoliberales, seguidores del Conceso de Washington invertirán en educación, justicia, salud?.

Creo que sinceramente las FARC además de desarmadas han dejado el terreno libre para el continuo saqueo de los pueblos. Pero más allá de lo que podamos creer de las FARC, de la acción guerrillera las cosas no cambian mucho. Desde 2008 Pekín y Bogotá mantienen un tratado de protección recíproca de inversiones con medio centenar de firmas chinas ya establecidas en Colombia, principalmente en infraestructura, en el sector petrolero y comunicaciones.

Justo en estos momentos el canciller chino, Wang Yi viaja a Colombia, a felicitar al Premio Nobel de la Paz, a hablar del posconflicto, de la forma cómo China se puede vincular a esta nueva etapa.

China siempre solidaria

China participó en el tema de la solución del conflicto ayudando en el Consejo de Seguridad de la ONU.China ayuda muy activamente en el 'gran problema que deja el conflicto con la guerrilla, que son las minas antipersonales que están sembradas en una parte del territorio con equipos de desminado. Ayuda gratis?

Creo que tanto l@s colombian@s como los latinoamericanos debemos conocer mejor nuestra propia historia, avivar el pensamiento crítico, sensibilizarnos más, y que significa realmente violencia.

Estoy perdiendo el romanticismo que marcó para muchos de nosotros la lucha revolucionaria de los 60/70. Por eso dudo. Que se hayan realizado en La Habana los encuentros no garantiza nada, (al menos a mí)

El pueblo colombiano ha tenido que tomar una decisión política democrática en un país sin democracia. El problema está en el modelo económico, en la corrupción que es parte del poder, y no se resuelve con un voto.

Creo también que la pregunta no fue bien formulada como tampoco se ha informado plenamente sobre los contenidos. A la gente no se les preguntó: quiere la paz o la guerra?. Se les preguntó si apoyaban un documento que contiene distintos aspectos y del cual la gran mayoría no tenía buena y clara información.

Por lo demás se apuró el día de votación sin que la gente pudiera analizar el documento, al menos de sus seis principales temas, se necesitaba más tiempo para pensar, reflexionar sobre todo en temas como la justicia, la política, la verdad histórica.

Se necesitan otros acuerdos, como el tipo de modelo económico que se centre más en el desarrollo, en lo ecológico, en la dignidad humana. En acuerdos que funcionen para el bien de todos y no de la élite de los de siempre.

La izquierda o bien algunos intelectuales de izquierda que apoyaron el SÍ, no han sido del todo sinceros. La mayoría de nosotros, gente de a pie, no conoce todos los enredos que se traman, no se han tomado el tiempo o no quisieron dar la cara a lo que verdaderamente se esconde detrás de todo esto.

Creo que realmente abalaron a Santos como un príncipe de la paz, olvidando su pasado oscuro bastante reciente. Por supuesto apoyo la paz. Pero, qué paz?

En un mundo en guerra, indiferente al dolor, a la angustia, a la muerte, tortura, etc., podemos confiar en los tratados de paz?. La paz del amo? Del que oprime?

Quienes son los buenos, los malos?. Estamos condenados a elegir el menos malo?. Y, quién es el menos malo?.

El mundo ya no es lo mismo. Hoy son otros los problemas. El medio ambiente se ha convertido en un tema central. Importa a todos o, debería importar.

Puede haber paz cuando la gente muere de hambre?. Puede haber paz cuando envenenamos el planeta?. Puede haber paz en Colombia cuando solamente en minería a cielo abierto se va contaminando la tierra, el agua, la naturaleza en general?. Y se suman los desplazados por problemas ambientales?.

Mi respuesta personal es No. Lo que no puedo responder es cómo vamos a revertir tanta miseria humana. Qué camino tomar?

Un buen fin de semana para tod@s.

Pelusa

- postaporteñ@ 1675 - 2016-10-07 19:34:40
postaporteñ@_______________________________

Colombia: Plebiscito por la paz, antagonismo traumático

Libardo Sarmiento Anzola (1)

1.      Resultados

La cotidianidad de las cuatro últimas generaciones de colombianos ha transcurrido en medio de un costoso, cruento y doloroso conflicto interno bélico

Según el registro oficial de la Unidad para las Víctimas de la Presidencia de la República, los mártires de esta guerra civil suman ocho millones durante el período 1985-2015. Los datos institucionales referencian 260.000 asesinatos, 45.000 desaparecidos, 6,8 millones de desplazados por la violencia y el despojo de 4,2 millones de hectáreas a los pobladores pobres del campo. Además de los campesinos y pueblos indígenas y afros, la guerra afectó de manera directa a comunidades populares urbanas, defensores de derechos humanos, sindicalistas, líderes populares, ambientalistas, militantes de partidos de izquierda e intelectuales demócratas.

El más reciente cálculo del Global Peace Index, realizado por el Institute for Economics and Peace (IEP) muestra que el impacto económico de la violencia en Colombia ha crecido 53% desde 2008 hasta alcanzar los US$ 139.481 millones en el año 2015, equivalente al 30% del Producto Interno Bruto. Además es el séptimo país en el mundo que más impacto negativo de carácter económico, político, social, cultural y ambiental ha tenido la violencia dentro de su territorio.

El 2 de octubre de 2016, la sociedad colombiana se encontró ante la posibilidad histórica de terminar la confrontación armada e iniciar la construcción de una paz duradera y sostenible. La renuncia generalizada a la violencia como forma de hacer política requería el compromiso de la sociedad.

De acuerdo con el proyecto de Ley Estatutaria N° 156 de 2015 Cámara y 94 de 2015 Senado, el Congreso autorizó que “el Presidente de la República con la firma de todos los Ministros, podrá someter a consideración del pueblo, políticas, disposiciones y temas necesarios, para la implementación de un Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado, a través de un plebiscito por la paz”. El 18 de julio de 2016 la Corte Constitucional le dio el aval al Plebiscito por la Paz como el mecanismo para refrendar los acuerdos de paz que días después firmarían el Gobierno Nacional y las FARC-EP, esto es, el 24 de agosto de 2016.

La única pregunta a la cual deberían responder los colombianos con un Sí o un No era la siguiente: “¿Apoya usted el acuerdo final para terminar el conflicto y construir una PAZ estable y duradera?” El triunfo del “Sí” refrendaría democráticamente los acuerdos de paz y ordenaría al Gobierno y demás entidades del Estado a tramitar las normas necesarias para implementarlos; con la victoria del “NO” se abortaría todo el proceso seguido durante los últimos seis años (2 exploratorios y 4 de negociación).

El Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera entre el Gobierno y las FARC contempló seis temas: i) Política de desarrollo agrario integral; ii) Participación política; iii) Fin del conflicto; iv) Solución al problema de las drogas ilícitas; v) Víctimas; vi) Implementación, verificación y refrendación. Dos pruebas debería superar el plebiscito en las urnas para ser vinculante: i) ganar por mayoría simple él Sí; ii) superar el umbral aprobatorio del 13% del censo electoral, esto es, alcanzar como mínimo cuatro millones y medio de votos.

El total de población habilitada para participar en el plebiscito del 2 de octubre de 2016 alcanzó la cifra de 34.899.945 (51,7% mujeres y 48,3% hombres). El número de votantes que se abstuvieron de ejercer su derecho político sumó 21.833.898, esto es, 62,6%. El 37,4% que acudió a las urnas se distribuyó de la siguiente forma: votos inválidos (votos no marcados y nulos) 257.189 (0,7%); votos por el SÍ, 6.377.482 (18,3%); votos por el NO, 6.431.376 (18,4%)

En las 33 entidades territoriales del país (sumando a Bogotá como Distrito Capital y “Consulados”, esto es, los 203 puestos de votación donde los 600 mil colombianos habilitados que viven en el exterior podrían votar) el Sí ganó en 20 (60,6%) y el NO en 13 (39,4%). En resumen, como siempre sucede en la exánime democracia colombiana, la reducida pero poderosa y organizada oligarquía extremo-derechista (18 de cada 100 colombianos) impuso su voluntad e intereses, con mentiras, manipulaciones y amenazas, a las mayorías nacionales.

De las 33 entidades tomadas como referencia para el análisis, once (33,3%) concentran en conjunto el 70.6% del total de sufragios posibles al contar, cada una, con más del 3% de las personas habilitadas. De estas, en cinco ganó el NO: Antioquia, Cundinamarca, Norte de Santander, Santander y Tolima; en seis ganó el SÍ: Bogotá D.C., Atlántico, Bolívar, Córdoba, Nariño y Valle del Cauca

El año de 1914 tuvo lugar las primeras elecciones directas en Colombia. Durante la última centuria, el promedio de abstención (renuncia a emitir el voto en una votación) es de 51,8%. En el plebiscito del 2 de octubre de 2016 la abstención política registró un valor porcentual de 10,8 puntos por encima del promedio histórico, esto es, 62,6%

2       Antagonismo traumático

El número de votos válidos en el plebiscito por la paz sumo 12.808.858. Con la mínima diferencia de 53.894 sufragios (0,2% respecto al total de votantes habilitados), el NO resultó triunfador. Estadísticamente la diferencia entre los resultados de las dos opciones es espuria.

El empate técnico no obedece a un relativismo cultural, según el cual la percepción del conflicto social depende de la pertenencia del observador a uno u otro grupo, en favor o en contra de refrendar los acuerdos Gobierno-insurgencia. La división entre las dos percepciones «relativas» implica una referencia oculta a una constante, a un núcleo traumático, un antagonismo fundamental que la sociedad colombiana es incapaz de simbolizar, explicar o asimilar, un desequilibrio crónico en las relaciones sociales que impide que la ciudadanía se estabilice en un todo armonioso

Las diferentes percepciones expresadas en el plebiscito, incluidos quienes se abstuvieron de acudir a las urnas, son tres intentos mutuamente excluyentes de lidiar con este antagonismo traumático, de sanar la herida histórica mediante el consenso democrático de construir colectivamente una estructura simbólica equilibrada, incluyente y justa. Lo «Real» no es el fenómeno expresado en los resultados del plebiscito por la paz, sino el núcleo traumático del histórico antagonismo entre clases sociales que distorsiona la visión del individuo frente a quienes, de una parte, tienen intereses en prolongar una guerra de la cual obtienen réditos y, de otra, a los que defienden el anhelo de paz con igualdad, democracia, trabajo digno, justicia social y soberanía (2)

Los estudios que emprendió el economista, historiador, escritor y político socialista colombiano Antonio García Nossa (1912-1982) sobre la movilización insurreccional de los comunes de labriegos libres, artesanos, obreros de manufactura, peones y clases medias en 1781, coloca de presente este núcleo traumático o antagonismo fundamental de la sociedad colombiana. En la insurrección de los comuneros se encuentra, según García, embrionariamente, la trama de la historia contemporánea de la sociedad colombiana, entendida como un contrapunto dialéctico entre la movilización popular orientada hacia la ruptura y superación –consciente o inconsciente- de las estructuras hispano coloniales de dominación y dependencia –modernizadas sólo a partir de la primera guerra mundial (1914-1918) y de la subsiguiente integración a la metrópoli norteamericana– y la acción defensiva-ofensiva de las familias conservadoras, castas, burócratas, curas fanáticos, militares, políticos mafiosos, intelectuales fascistas y profesionales derechistas, oligarquías o clases dominantes; en el sentido de conservar aquellas estructuras (estrategia conservadora) o de promover la desarticulación o aplastamiento de la organización y movilización popular y de la clase trabajadora por medio de la violencia institucionalizada (estrategia contrarrevolucionaria)(3)

3       Democracia exánime

La mayoría de la población apta para participar en el plebiscito por la paz, 63 de cada 100, se abstuvo de participar; expresión de la grave crisis de la democracia liberal colombiana.  Este tipo de democracia que nació con las revoluciones burguesas de los siglos XVIII y XIX en Europa y América, en su esencia, deja la soberanía popular relegada a una mera función electiva que le otorga poder exclusivo de gobierno a las oligarquías y a la representación de políticos profesionales. Al eliminarse la participación directa en la toma de decisiones (quedando sometida simplemente a una voluntad de cada proceso electoral), el pueblo termina perdiendo todo contacto inmediato con la solución de sus problemáticas, para dejarlas en manos de una minoría clase política de la sociedad, ajena también a esos problemas sociales populares y laborales.

En el plebiscito del 2 de octubre de 2016, 20 de las 33 entidades territoriales del país (sumando a Bogotá y “Consulados”) registran niveles de abstención superiores al promedio nacional: 71,7%. Con la excepción de Arauca y Caquetá, la mayoría de la población votante lo hizo por la opción del SÍ en estas entidades de alta abstención

En la capital del país, con el 15,9% del potencial de sufragantes, ganó el SÍ al sumar 1.423.612 votos en favor (25,7% respecto al total distrital). El distrito capital concentra una alta proporción del voto libre, informado y consciente de Colombia. Independiente del estrato socio-económico, en todas las localidades de la ciudad el porcentaje de abstención fue inferior al promedio nacional y mayoritariamente ganó el SÍ. Sólo en tres localidades, las que concentran la población que vive bajo condiciones de extrema pobreza y los desplazados por la violencia, ganó el NO: Bosa, Ciudad Bolívar y Usme

Este fenómeno combinado de rechazo y abstención, en las localidades más excluidas y pobres de Bogotá, se explica por seis razones: i) el resentimiento en contra de las políticas antipopulares y neoliberales del Gobierno Santos; ii) las mentiras y manipulaciones publicitadas desde las campañas por el NO (en particular sobre los supuestos y exagerados beneficios económicos que recibirían los excombatientes); iii) la incomprensión referente a la figura jurídica y al contenido del plebiscito; iv) ignorancia política; v) desesperanza aprendida, en cuanto la persona se siente indefensa, cree no tener control sobre la situación y piensa que cualquier cosa que haga será inútil; vi) considerar que era una continuidad del enfrentamiento Santos-Uribe; vii) apego a una cultura que ha permeado desde arriba a todas las capas sociales de solucionar los problemas mediante la violencia y el exterminio.

Estas siete razones que explican la alta abstención y el voto negativo a la refrendación de los acuerdos de paz no son exclusivas de los sectores poblacionales que viven en condiciones de miseria y de desplazamiento forzado; atraviesan a la sociedad colombiana en todos sus espacios territoriales de hábitat. Hay que agregar que si bien la juventud estaba a favor del SÍ, esta mostró su animadversión de acudir a las urnas (su dependencia del mundo virtual lo ocasiona); a deshoras hizo conciencia del error, tratando de borrar el error con postreras movilizaciones en favor de la paz. La izquierda, apática, indecisa y autista, poco hizo en favor de una concientización social en favor del SÍ y, menos aún, logro ofrecer una propuesta seductora de futuro a la sociedad colombiana. 

De los 600 mil nacionales habilitados para votar en el extranjero sólo lo llevó a cabo el 13,9%, reflejando un alto desafecto de quienes están arraigados en tierras foráneas por los destinos del país natal. Con la excepción de Estados Unidos, en los demás consulados ganó la preferencia por el SÍ (44.801 votos por el Sí y 37.995 votos por el NO)

En los seis departamentos que integran la región Caribe (Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, la Guajira y Magdalena) tres de cada cuatro potenciales votantes se abstuvo. En todas estas entidades territoriales fue prevalente el voto por el SÍ. La razón de esta alta abstención fueron tres: i) el impacto del huracán Matthew: las intensas lluvias impidieron que los ciudadanos salieran a votar; ii) las maquinarias políticas no se utilizaron para movilizar a los electores; iii) como no estaba en juego las elecciones de los “caciques” políticos, no operó el tradicional clientelismo y la compra de votos.

En efecto, cuatro días después de la realización del plebiscito por la paz, en el cual por una diferencia mínima ganó el No y fue rechazado el acuerdo final de paz con las FARC-EP, el senador Armando Benedetti, presidente del Partido de la Unidad Nacional, sugirió que las votaciones podrían repetirse si la Corte Constitucional así lo considera. De acuerdo con Benedetti, la realización normal del plebiscito en la Costa se vio afectada por el paso del huracán Matthew lo que ocasionó que por algunas horas los puestos de votaciones en el Atlántico, Magdalena y La Guajira estuvieran cerrados y además, los ciudadanos no salieran a votar. Por esta razón podría, según él, la Corte Constitucional revisar el informe del Consejo Nacional Electoral y ordenar que se repita el plebiscito.

En nueve de las regiones más afectadas por el conflicto armado, con mayor pobreza y menos institucionalidad, ganó el voto por el SÍ: Amazonas, Choco, Cauca, Nariño, Putumayo, Guainía, Guaviare, Vaupés y Vichada. No obstante, en estos departamentos el nivel de abstención promedio fue del 68%.

En uno de los principales centros agrícolas, industriales, comerciales y financieros del país, el Valle del Cauca, ganó el apoyo a la refrendación de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC-EP por parte del 18,6% del potencial de ciudadanos habilitados; el NO fue refrendado por el 16,9% y la abstención alcanzó el 63,9%. En la capital, Cali, votaron 589.451 ciudadanos, el 54,3% lo hicieron por el SÍ y el 45,7% por el NO. En otros centros importantes de la economía y el turismo del país, Boyacá y San Andrés, igualmente salió triunfador, aunque con escaso margen, el SÍ.

La victoria del NO obtuvo el apoyo de 6.431.376 sufragantes, superando en tan sólo el 0,4% el número de votos por el SÍ (6.377.482). En 13 entidades territoriales el rechazo a los acuerdos del Gobierno con la insurgencia fue mayoritario: Antioquia, Arauca, Caldas, Caquetá, Casanare, Cundinamarca, Huila, Meta, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander y Tolima. En estas entidades territoriales el nivel de abstención registró un promedio de 10.1 puntos porcentuales por debajo del promedio nacional: 52,4%.

Los rezagos de la república señorial, el latifundio ganadero, las economías extractivas dominadas por empresas transnacionales, una clase media rural fundamentada en el tipo patriarcal y católico de la familia antioqueña, la vigorosa influencia conservadora del partido del clero que subyuga la conciencia popular, el principio crematístico para medir la funcionalidad de toda actividad social fundamentado en el individualismo egoísta y la contra ética del “fin justifica los medios” y el escalamiento del paramilitarismo como poder político, social y cultural en la mayoría de municipios que integran estas regiones  explican estos resultados adversos al fin del conflicto armado y a la construcción de la paz.

En una de las principales ciudades de Colombia, Medellín, 431.173 ciudadanos votaron en favor del NO (63%) y 253.548 por el SÍ (37%). La cultura urbana, la economía moderna y un nivel educativo más elevado, no son suficientes para hacer evolucionar y transformar civilizadamente la mentalidad colonial, las creencias y formas de vida atávica, y el espíritu patriarcal, violento y de vindicta.

Se ha dicho que los extremos se tocan. En el departamento de Arauca, con arraigada presencia del ELN, ganó la opción por el NO (30.274 votos). Por el SÍ votaron 28.653 ciudadanos. Se abstuvieron de votar 115.537 ciudadanos, el 65,4%, influenciados por el rechazo del ELN al proceso de negociación Gobierno- FARC-EP. El ELN afirma que “los anhelos de paz con equidad, justicia social y soberanía tal como lo requieren las mayorías, exige la unión de todas y todos quienes buscamos una Colombia donde el pueblo y la nación sean partícipes y protagonistas de las nuevas construcciones; sin tal protagonismo popular y social, no es posible el logro de la paz” (Revista Insurrección 549)

4.      Odio y actitud psicótica

El odio sobre determinó los resultados del plebiscito por la paz. El odio es una pasión que lleva a hacer daño a alguien o desearle mal. Esta fue la principal motivación de las campañas por el NO, al opugnar los acuerdos de paz entre el Gobierno y la insurgencia. Pero además, en los líderes de estos movimientos de ultraderecha política-religiosa-empresarial-militar predomina la actitud psicótica: la de un autoproclamado Salvador que imagina que su ley interior es la Ley para todo el mundo. Para que el mundo siga sus preceptos, el “Mesías” recurre a construcciones paranoicas, al complot de fuerzas ocultas: el centro de la publicidad por el NO buscaba generar el miedo de las masas ante la amenaza “castrochavista” o la entrega del Estado a los “terroristas encabezados por Timochenko”

Pero también los líderes de los partidos ultraderechistas son megalómanos (condición psicopatológica caracterizada por fantasías delirantes de poder, relevancia, omnipotencia y por una henchida autoestima), no conciben un proceso de transformación social sin su dirección y liderazgo, de lo contrario patean el tablero sin reparar en costos de vidas, económicos y sociales.

5.      De la APEN (1935) al MUR (2016)

La violencia es un método consuetudinario empleado para las clases dominantes en Colombia para el ejercicio político y para oponerse a cualquier reforma social o apertura democrática que afecte sus intereses. El crimen y la impunidad son facilitados por el sectarismo político que practican.

Así, por ejemplo, las reformas impulsadas durante el gobierno de Alfonso López Pumarejo, elegido en 1934, incluían nuevas formulaciones del derecho de propiedad, un replanteamiento de las relaciones entre el Estado y la Iglesia, y una serie de medidas modernizadoras en el campo social y político que pretendían dar solución a la crisis económica de 1929 y a los graves conflictos rurales y obreros de la década de 1920. Para neutralizar estas reformas, se creó la APEN (Asociación Patriótica Económica Nacional) en marzo de 1935. Este fue un movimiento político formado por terratenientes, latifundistas, industriales, financieros, intelectuales, altos políticos y veteranos de las guerras civiles colombianas.

Fue creado para oponerse abiertamente al movimiento de masas campesino y, sobre todo, para arrasar con la política de Alfonso López Pumarejo. La APEN tuvo una actividad intermitente hasta los años 1940, enlazándose con período histórico de Colombia en el siglo XX conocido como “La Violencia”, conflicto que causó 300.000 asesinatos y el desplazamiento forzoso de más de dos millones de personas, equivalente casi a una quinta parte de la población total de Colombia, que para ese entonces alcanzaba los 11 millones de habitantes. La superación de este período se realizó a través de un pacto de élites conocido como “Frente Nacional”, vigente en Colombia entre 1958 y 1974, caracterizado por el reparto del poder entre las oligarquías y la exclusión política de los sectores populares.

La historia se repite. En agosto de 2016, se dio vida en Colombia al Movimiento de Unidad Republicana en contra de los acuerdos de paz Gobierno Nacional-FARC-EP y del plebiscito que refrenda popularmente los acuerdos. Hacen parte de este movimiento dos expresidentes de la República, exalcaldes, dirigentes políticos (en su mayoría de los partidos Centro democrático, Conservador y Liberal), empresarios (sobresale el nabab Ardila Lule, dueño de RCN y zar de las bebidas edulcorantes, conocido por sus inclinaciones militaristas), ganaderos, militares retirados,  dueños de medios de comunicación (principalmente los periódicos de Medellín), dirigentes de gremios agropecuarios,  alta jerarquía de la iglesia católica (en especial, Monseñor Libardo Ramírez Gómez, presidente del Tribunal Eclesiástico Colombiano), intelectuales y columnistas defensores de la derecha nacional, entre otros. En general, esta oposición que recoge la ultra derecha político-religiosa- empresarial-militar-intelectual de Colombia enarbola las banderas de la defensa de Dios, patria, familia y propiedad. 

6. El “NO”, campaña de mentiras, miedo y amenazas

El excandidato a la alcaldía de Medellín y gerente de campaña por el No del Centro Democrático, Juan Carlos Vélez, confesó, en entrevista con el periódico La República, que “apelamos a la indignación, queríamos que la gente saliera a votar verraca (de mal genio)”, pero ejemplo “la imagen de Santos y ‘Timochenko’ con un mensaje de por qué se le iba a dar dinero a los guerrilleros si el país estaba en la olla, la publiqué en Facebook y tuvo un alcance de seis millones”.

La profundización de esta campaña fue mandar el mensaje direccionado para ‘sacar la piedra de los electores’, por estrato y ubicación geográfica, afirmó el excandidato del Centro Democrático: “En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios”; “en cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos: en la Costa individualizamos  el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela; y  aquí (Antioquia y Eje Cafetero) el No ganó sin pagar un peso. En ocho municipios del Cauca pasamos propaganda por radio la noche del sábado centrada en víctimas”.

Los principales financiadores de esta sucia campaña (estrategia de la “clínica del rumor”, la llaman los asesores políticos) fueron la Organización Ardila Lülle, el Grupo Bolívar, el Grupo Uribe, Colombiana de Comercio (dueños de Alkosto) y Codiscos. La organización Ardilla Lule, propietaria de los medios de RCN, y desde el canal de televisión su directora, Claudia Gurisatti, fue una de las principales críticas de los acuerdos y de la campaña del NO.

En paralelo, los líderes del Centro Democrático llamaron en su auxilio a las iglesias cristianas y evangélicas, para adoctrinar a sus creyentes en contra de los acuerdos de paz entre la insurgencia y el gobierno.

Los resultados del plebiscito muestran la fuerza que tienen los grupos de extrema derecha en Colombia. Utilizan todos los medios de lucha para imponer sus intereses e ideología: la violencia, el exterminio, el miedo, la mentira y la corrupción. La derecha es cínica y manipuladora, por ello son resabiados y expertos en las artes de la Propaganda Negra. El triunfo del NO se dio en forma mañosa y artera.

7.     Miedo a la verdad

Las Naciones Unidas han indicado que en los procesos de paz, debe respetarse plenamente el derecho de las víctimas a la verdad, a la justicia y a obtener reparación y garantías de no repetición. La verdad consiste en el reconocimiento que la sociedad y las instituciones hacen acerca de las violaciones cometidas, las víctimas perjudicadas por ellas y los responsables de tales hechos. El derecho a la justicia permite el reconocimiento de las víctimas; las respalda en sus reclamos y exigencias, las protege y restablece formalmente sus derechos. La reparación es el mecanismo fundamental para hacer justicia a las víctimas y evitar la repetición de las violaciones; mediante la reparación se identifica el daño, se reconoce a las víctimas, se les protegen sus derechos y se busca anular los efectos de las violaciones que han sido cometidas.

El principal miedo que tiene la ultraderecha en Colombia es que se conozca la verdad; esto es, que un día la sociedad colombiana y la opinión pública mundial conozcan la verdad sobre los autores del genocidio ocurrido en el país durante los últimos sesenta años. Los líderes de estos partidos políticos, movimientos sociales, iglesias, militares y grupos paramilitares, intelectuales de derecha, burócratas, empresarios, empresarios, dueños de los medios de comunicación y representantes de las transnacionales buscan por todos los medios enterrar la verdad y evitar ser juzgados por crímenes de lesa humanidad.

Los artículos 5º y 7º del Estatuto de la Corte Penal Internacional —aprobado en Colombia por la Ley 742 de 2002— incluyen los crímenes de lesa humanidad entre las conductas punibles sobre las cuales ejerce su competencia ese alto tribunal. Un crimen de lesa humanidad es el que por su carácter especialmente grave ofende no sólo a la víctima, sino a toda la familia humana. 

El Punto 5 del acuerdo de paz contiene el tema de “Víctimas”. Desde el Encuentro Exploratorio de 2012 entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, se acordó que el resarcimiento de las víctimas debería estar en el centro de cualquier acuerdo. El acuerdo crea el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que contribuye a la lucha contra la impunidad combinando mecanismos judiciales que permiten la investigación y sanción de las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario, con mecanismos extrajudiciales complementarios que contribuyan al esclarecimiento de la verdad de lo ocurrido, la búsqueda de los seres queridos desaparecidos y la reparación del daño causado a personas, a colectivos y a territorios enteros.

El filósofo griego Aristóteles solía decir que “No basta decir solamente la verdad, más conviene mostrar la causa de la falsedad”

8.     La encrucijada

Colombia se encuentra ante una situación difícil o comprometida en que hay varias posibilidades de actuación y no se sabe cuál de ellas escoger. Esta es una de las encrucijadas decisivas de su historia, que requiere buscar una gran confluencia por la paz con justicia y la solución negociada al conflicto bélico interno. 

En los acuerdos de paz firmados entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, con el ánimo de consolidar aún más las bases sobre las que se edificaría la paz y la reconciliación nacional, una vez realizado el plebiscito que refrendara política y popularmente estos acuerdos, se comprometían a convocar a todos los partidos, movimientos políticos y sociales, y a todas las fuerzas vivas del país a concertar un gran ACUERDO POLÍTICO NACIONAL encaminado a definir las reformas y ajustes institucionales necesarios para atender los retos que la paz demande, poniendo en marcha un nuevo marco de convivencia política y social. Con la crisis política que generó los resultados del plebiscito del 2 de octubre de 2016, este compromiso y propósito se hacen más necesarios que nunca.

Es importante impedir un acuerdo excluyente, entre las oligarquías que han conducido históricamente al desastre de país que tenemos. No es posible, en pleno siglo XXI, otro Frente Nacional para el beneficio de las clases dominantes en Colombia.

La sociedad democrática colombiana debe enfrentar, de manera decidida al sector minoritario de la sociedad colombiana alineado con las ideologías de extrema derecha y las lógicas de guerra y exclusión, con sus fines deshumanizantes y sus actividades explotadoras del trabajo nacional y depredadoras y rentistas de la riqueza territorial mediante el modelo neoliberal que arbitraria y violentamente impusieron al país.

Congruentes con el llamado del movimiento popular y democráticos que empieza a escucharse en todo el país: “Ni el SÍ le pertenece a Santos, ni el NO a Uribe. La Asamblea Constituyente es el camino”

1/ Economista político y filósofo humanista. Docente de la especialización en Derechos humanos de la UPTC. Integrante de los comités editoriales de los periódicos Desde abajo y Lemond Diplomatiq, edición Colombia. Miembro del Centro interdisciplinario de Derechos Sociales y Desarrollo, Cartagena de Indias.

2/ Zizek, Slavoj; (2016). Contragolpe absoluto. Para una refundación  del materialismo dialéctico. Ediciones Akal, España, p. 111.

3/ García, Antonio; (1981). ¿A dónde va Colombia? Tiempo americano editores Ltda., Colombia, p. 16.

LACM - postaporteñ@ 1675 - 2016-10-07 19:00:46
postaporteñ@_______________________________

Nieto 121: Una pieza en el rompecabezas de la historia

El hijo del Gringo Menna y Ani Lanzillotto del PRT - ERP

Estela Carlotto contó que las Abuelas y la Conadi ubicaron al joven porque su acta de nacimiento está firmada por una partera que participó en otros casos de niños apropiados durante la última dictadura. Su familia espera el encuentro. “Te amamos y no vamos a poner condiciones”, le dijo su hermano Ramiro.

“Nuestra patria es como un rompecabezas destrozado por la dictadura. Cada nieto que encontramos, cada resto que se identifica, es una piecita que colocamos. Necesitamos la ayuda de todos para armarlo. Y del Estado, claro”, dijo Alba Lanzillotto durante la conferencia de prensa realizada en la casa de las Abuelas de Plaza de Mayo para informar oficialmente sobre el encuentro de su sobrino, el hijo de su hermana Ana María Lanzillotto y de Domingo “El Gringo” Menna, ambos secuestrados en Villa Martelli el 19 de julio de 1976, cuando ella estaba embarazada de ocho meses.

El niño que nació durante el cautiverio de su madre es hoy un hombre de 40 años, que ya sabe que fue apropiado, pero que todavía no se reunió con la familia que lo buscó todos estos años. A él le dedicaron su tía y su hermano Ramiro muchas de las frases que dijeron ayer, con la esperanza, casi certeza, de que las escuchara por televisión. “Acá hay una familia que tiene 40 años de amor para darte. No vamos a poner condiciones, sabemos que no es fácil lo que estás pasando, el camino a recorrer no es fácil, pero cuanto antes mejor”, dijo Ramiro Menna, con esa pelada y esa barba que, dicen, su hermano tiene casi por duplicado.

La conferencia empezó poco después de la una, cuando los integrantes de la gran familia Menna Lanzilotto se fueron acomodando de parados detrás de la mesa que los separaba de fotógrafos, camarógrafos, periodistas e invitados. Sobre el mantel bordó había dos micrófonos, una foto de Ana María Lanzillotto, el Gringo Menna y un Ramiro bebé y un ramo de jazmines. Chicos de todas las edades se mezclaban con los ya grandes nietos, con Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora y Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas. Los fotógrafos se desesperaban por la imagen de una niña de unos tres años y pullover fucsia que levantaba la foto de los padres desaparecidos del nuevo nieto, el caso 121 a los efectos de la estadística de las Abuelas.

Hubo aplausos para recibir a Alba, que caminaba apoyada en su bastón y que jugaba de local, ya que durante años fue secretaria de Abuelas de Plaza de Mayo. Avanzaba despacio y muy sonriente. Saludaba a los amigos a la distancia. Ramiro llegó con el puño en alto y su remera del Frente Riojano de Organización Popular, la organización en la que milita en Chepes, el pueblo donde se instaló cuando decidió dejar de ser cura salesiano y volver de Etiopía, donde se enamoró de su mujer. “Ana María Lanzillotto presente, ahora y siempre”. “Domingo Menna presente, ahora y siempre”. La frase que habitualmente cierra actos y reuniones, esta vez la abrió.

Los fotógrafos y camarógrafos seguían gritando y empujando, mientras Estela Carlotto, presidenta de las Abuelas, hacía gestiones para que todos pudieran ver. “La próxima vez lo hacemos en el CCK”, bromeó. Hubo aplausos. Justo hacían su entrada el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj y el representante de Derechos Humanos de la Cancillería, Leandro Despouy. “El Estado asume su compromiso al estar acá. No es gratuito. Significa que va a haber respuestas. Hay que esperarlas”, dijo Carlotto a modo de mensaje. Luego saludó a los presentes: “gracias por venir, nos hace mucha falta festejar, quedan muchas cosas por hacer y las tenemos que hacer entre todos, qué mejor que encontrar a los nietos que nos han robado”. Lo siguiente fue contar la historia de este joven, adulto, que recuperó su identidad. Sobre todo, la historia de sus padres y de cómo fue apropiado, aunque ese es un rompecabezas al que todavía le faltan piezas.

Ana María Lanzillotto y Domingo “El Gringo” Menna eran miembros del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Ana María nació el 22 de abril de 1947 en La Rioja. Tenía una hermana melliza, María Cristina, Tina. “En esa época no había ecografías y mi mamá no sabía nada. Cuando salió una la partera le dijo: “Doña Brígida, hay otra”, contó ayer Alba, que tenía 19 años cuando nacieron sus dos hermanas menores a las que los cinco mayores cuidaron casi como hijas. María Cristina también fue secuestrada durante el terrorismo de Estado. Sus restos fueron hallados en una fosa común en Avellaneda. Las “melli” estaban siempre juntas. En 1964 se recibieron de maestras y viajaron a estudiar a Tucumán: Ani, Derecho, y Tina, Escribanía. Allí tomaron contacto con el PRT y comenzaron su militancia.

Domingo Menna nació en Italia en 1947 y luego se instaló en Tres Arroyos. Empezó a militar en Córdoba, donde viajó a estudiar Medicina. Participó del Cordobazo y de la fuga del penal de Rawson. “Un día se presentó en la puerta de casa, `Soy el compañero de Ani y quiero hablar con su madre`. Se encerraron en la pieza. Cuando salieron, El gringo ya se la había metido en el bolsillo”, recordó Alba.

Ani y El Gringo fueron secuestrados el 19 de julio de 1976 en un operativo en el que el Ejército también capturó a los dirigentes del ERP Mario Roberto Santucho –que tenía previsto dejar el país al día siguiente– y Benito Urteaga. Ambos estaban en un departamento de Villa Martelli junto a Ana María y Liliana Delfino, la compañera de Santucho. Santucho y Urteaga fueron asesinados en el lugar o heridos de gravedad. El hecho fue presentado por los medios de la época como “un éxito en la lucha contra la subversión judeomarxista” que había permitido “aniquilar a la dirección de la organización revolucionaria”. Ani estaba embarazada de ocho meses y, por testimonios de sobrevivientes, se supo que fue llevada a Campo de Mayo, igual que el Gringo, secuestrado ese mismo día. Ella también fue vista en el centro clandestino “Puente 12” o Proto Banco. Su hijo nació en alguno de esos centros clandestinos de detención. Ramiro estuvo desaparecido hasta la primera o segunda semana de agosto de 1976, cuando su familia lo ubicó en una comisaría.

Las Abuelas informaron ayer que desde 2004 investigan denuncias sobre quien, ahora se sabe, es el sobrino de Alba y hermano de Ramiro: “El equipo de investigación había reunido documentación para aproximarse a él y plantearle la posibilidad de que fuera hijo de desaparecidos. Paralelamente, la Comisión Nacional Por el Derecho a la Identidad (Conadi) estaba realizando una investigación en colaboración con el juzgado federal Nº 3 de La Plata”. Es que el acta de nacimiento del hijo de Ana María y Domingo estaba firmada por la médica Juana Franicevich, quien ya había firmado las partidas de dos nietos restituidos.

En junio, miembros de la Conadi contactaron al sobrino de Alba y le propuso hacerse los análisis en el Banco Nacional de Datos Genéticos. El aceptó, pero estaba convencido de que era hijo de las personas que lo habían criado. La directora ejecutiva de Conadi, Claudia Carlotto, –ayer no estuvo en la conferencia debido al fallecimiento de su ex esposo Bruno Huck– le informó el lunes que las sospechas eran fundadas. Que era hijo de Domingo Menna y Ana María Lanzillotto.

“Es como que los chicos nacen de nuevo. Pero como deberían ser, como personas libres”, dijo Alba. Ramiro y Alba agradecieron a las Abuelas, a la Conadi y al Banco de Datos Genéticos. Ramiro dijo que entendía que la aparición de su hermano no era un hecho privado. “Lo siento como un logro de nuestra patria que se reconstruye en el marco de una lucha que siempre fue por la emancipación”. A la vez, le mandó un mensaje de tranquilidad a ese hombre al que todavía no conoce y que está asimilando esta noticia que le cambió la vida para adelante y para atrás: “Te damos tiempo, esperemos que sea más corto que largo. Te amamos y no vamos a poner condiciones. Sabemos que no es fácil lo que estás pasando”. Alba completó: “estamos anhelando el gran abrazo”.

Página 12 6/10/16 envió La Turca 

- postaporteñ@ 1675 - 2016-10-07 18:42:04
postaporteñ@_______________________________

Colombia: El Plebiscito, La Paz y la Derrota

Ahora hasta la IZQUIERDITA nos quiere hacer creer que todo se circunscribe al SI de Santos y el NO de Uribe, desconociendo los miles de matices del SI y del NO y la ABSTENCIÓN. Una manera de evadir el debate interno que nos señala la profunda crisis ideológica y política en que se encuentra esta izquierda 

LACM

El Plebiscito, La Paz y la Derrota

GearóidÓLoingsigh

04/10/2016

Sin lugar a dudas, la victoria del No en el plebiscito del 2 de octubre fue una sorpresa para muchos, incluso los de la campaña por el No.  Representa una derrota múltiple, por un lado, Santos fue derrotado en las urnas, el Acuerdo Final fue derrotado y las FARC también. La derrota no es la misma en cada caso.

Santos perdió su intento electoralista de ligar la suerte del plebiscito al futuro de su candidato presidencial Humberto de La Calle.  El Acuerdo fue derrotado sin siquiera formar parte del debate real y por supuesto fueron derrotadas las FARC, parte del No claramente votó expresando su rechazo a la organización.  También hubo otra derrota, el deseo de los colombianos de vivir en paz.  Aunque la verdad es que esa última derrotase veía venir de todas formas, pues el Acuerdo propone terminar la balacera con las FARC y no tanto conseguir la Paz.

¿Cómo llegamos a este punto?

El voto No, es la consecuencia de una serie de actos, acuerdos y connivencias del gobierno, las FARC, la izquierda legal y las ONG.

El primero de esos fue la adopción del modelo irlandés de un proceso a puerta cerrada cuyo contenido y discusiones fueron un secreto y el pueblo no tenía ni voz ni voto, no tenían ningún derecho de saber ni opinar.  Los llamados expertos pensaban que eso era mejor Vicenç Fisas de la Escuela de Cultura de Paz de Barcelona dijo "Sería terrible que tuvieran que hacer un comunicado diario, como en el Caguán o en Cuba, con el ELN, entre el 2005 y 2007. A los medios hay que pedirles paciencia" /1

 Exagera, en los casos citados, no emitieron comunicados diarios, y en este proceso, tampoco se quedaron callados, pero la idea fundamental era: hagámoslo a espaldas del pueblo, exigía paciencia del pueblo no de la prensa.

El pueblo no participó, no obstante algunos foros (donde asisten y escuchan más que nada) y el envío a la Habana de miles de propuestas.  Nadie sabe qué pasó con las propuestas que les llegaron.  Las organizaciones que llegaron a Cuba, opinaron pero no saben qué pasó con sus opiniones, el debate era entre dos, el Estado y las FARC.  Después de cuatro años de decirle a la gente que no tienen derecho a participar sino solo a figurar, aunque es inesperado, lo que ocurrió en el plebiscito no es tan extraño.

En el debate, la campaña de exparamilitares, paramilitares, narcotraficantes, terratenientes, grandes empresas, representados por el Centro Democrático de Colombia, mintió una y otra vez.  Pero la verdad es que el Sí también mintió.  La izquierda hablaba de reforma agraria cuando el Acuerdo lo descarta y el documento de las FARC presentado en su Conferencia X lo reconoce /2

 Habrá impunidad para los militares y los empresarios a quienes equiparan a los rebeldes de las FARC (en sí un insulto grave, el rebelde es opositor altruista, los militares, criminales del Estado y los empresarios, criminales en busca de su propio beneficio).  Estos y muchos más temas no formaron parte del debate por una sencilla razón.

La izquierda colombiana hizo una alianza con el gobierno de Juan Manuel Santos en nombre de la paz, no sólo cuando pidieron votar por él en la segunda ronda en 2014, sino en el marco de las discusiones sobre la paz.  Aceptó que el pueblo no tuviese ni voz ni voto y cuando comenzaron a publicar los borradores de los acuerdos, no dijeron nada sobre el vergonzoso contenido. 

Se callaron en nombre de la pazLa izquierda legal, del Polo, y las ONG, con algunas excepciones, no es un mundo poblado por idiotas sino tiene mucha gente inteligente, capaz, analítica y hasta algunos con consciencia.  Empero, no dijeron nada sobre los vacíos de los acuerdos.  Nunca  abrieron ese debate.   La izquierda aceptó que es mejor no discutir y confiaban en el cansancio de la guerra para ganar un plebiscito.

¿Quienes votaron No?

Nada más saber el resultado, comenzaron a señalar que las ciudades votaron No y el campo Sí, las víctimas Sí y las no víctimas No. 

Sin embargo, la situación es mucho más compleja y no se puede reducir a crudos argumentos como ese.  Es cierto que Antioquia es el departamento que mayor impacto tuvo a favor del No.  Pero cuando miramos a municipios rurales, como Segovia, escenario de la masacre de 1988 cuando el Partido Liberal (donde militaba Uribe en ese entonces) dio la orden a los paramilitares y militares y masacraron a 43 personas por haber votado por la UP y en contra de los liberales vemos otra realidad.  En 1996, el capitán Cañas dirigió un grupo paramilitar que masacró a 13 personas en dos barrios del pueblo.  En 1997 los paras y los militares mataron a 250 personas, muchos de ellas defensores de derechos humanos.  En 1998, el ELN atacó el oleoducto y el incendio posterior, no intencional, incineró a 84 personas en Machuca, Segovia.  Luego en 2001, los paras mataron a siete personas en ese mismo lugar, por nombrar solo unos hechos.  No hay duda, el municipio tiene sus víctimas, ha vivido la guerra como ningún otro, pero votó claramente por el No.  Sin embargo, solo votaron 19% de la población.

En Bojayá lugar donde más de cien personas murieron en un ataque de las FARC contra los paramilitares atrincherados en el pueblo, 96% votaron Sí.  Parece ser contundente, y se utilizó como prueba de esa división rural/urbana víctima/ no víctima.  Pero apenas 30,37% de los votantes inscritos salieron a votar en ese municipio.  Segovia y Bojayá son pruebas de algo que los medios, la izquierda, el Estado y las ONG no quieren reconocer, es que las razones por el No son más complejas y la abstención derrotó a todos, ninguno de ellos pudo motivar a la gente a votar.  Casi 63% de la población no salió a votar y en los municipios más afectados por la violencia la abstención ascendió a cifras entre el 70% y 80% /3

Todo eso es el resultado de un proceso a las espaldas de la gente. Que Uribe aprovechó la ignorancia de la gente, metió temas de miedo, apeló a un catolicismo reaccionario logrando meter hasta los derechos de los LGBTI en el debate, pues sí.  Pero lo hizo ante una izquierda que en alianza con el Estado decidió que era mejor pedir a unos ignorantes votar que educar, debatir y discutir.

El vacío de ignorancia es una creación del mismo proceso, es un requisito del proceso.  Los que votaron Sí tampoco lo hicieron pensando en el contenido.  Algunos creían que habría reforma agraria, justicia, verdad etc.  Pero realmente votaron por estar cansados de la guerra.  Y ahora que Uribe entra a negociar  “cambios” volverán a votar que sí, independientemente del contenido de los cambios.

Constituyente

Las FARC pidieron una Constituyente desde muy temprano en el proceso pero aceptaron sin más la respuesta negativa del Estado.  También lo aceptó la izquierda y las ONG, pues estas últimas, como buitres, van donde la plata y no había plata en seguir peleando por una Constituyente.  Sin embargo, ahora se revive la idea.  Una Constituyente no se puede hacer a las carreras, pero es la única posibilidad de dar vida a ese deseo de vivir en paz y a la vez construir un escenario para luchar contra la impunidad, las empresas mineras, las leyes de despojo entre otras cosas.  Pero para hacer eso, el Polo, tiene que romper su alianza con el Estado, la derecha ha dicho que no está dispuesta a una paz a cualquier precio, así la izquierda también tiene que decir “paz sí, pero no a cualquier precio”, es decir todo lo contrario de los cuatro años que llevan de rodillas con el autoengaño de que un proceso de paz solucionaría todo.  Cuando uno pide poco está garantizado que le van a dar menos

1/ El Tiempo (29/09/2012) Entrevista con Vincenç Fisas www.eltiempo.com

2/Véase www.las2orillas.co¿Que discutieron las FARC en sesión cerrada durante los 7 días de la X Conferencia?

3/ Las cifras de la votación están disponibles en www.registraduria.gov.co

 

Saludos,  y una corrección frente a la UP

Efectivamente en el 1985 las FARC abre la posibilidad de una solución negociada con el gobierno, Las FARC propone el surgimiento de un partido político al que llamaron UNIÓN PATRIÓTICA, partido que aglutinó mucha población, entre ellos intelectuales, académicos, sindicalistas, estudiantes, campesinos y amas de casa, toda la población excluida y que creía que era posible hacer cambios bajo las condiciones de la clase dominante, sin embargo a los 36 días de creada la UP, asesinaron al primer líder campesino miembro de la UP, así inicia la respuesta demencial de la clase dominante, el hoy jefe negociador de las FARC llegó a congresista de Colombia como miembro de la UP.

En 1989 la clase en el poder utiliza a los miembros del Partido Comunista para convencer a Marulanda que se sumara a la Asamblea Nacional Constituyente negociada con el M-19, aprovechando esta visita y con la complicidad de los camaradas de PCC creyeron que Marulanda se descuidaría y bombardearon Casa Verde, lugar del famoso teléfono rojo entre el líder de las FARC y el presidente de Colombia, este hecho hizo que las FARC rompiera relaciones con el PCC y llamara a sus cuadros a devolverse al monte porque no le podía garantizar la vida  en las ciudades y determinan no seguir en la UP, los cuadros directivos de la UP continúan en la política, aislados de las FARC, pero el entonces VICEPRESIDENTE acuño la frase que: LA UP era el brazo político de las FARC y con eso se justificó el genocidio contra la UP, los muertos de la UP no eran guerrilleros de las FARC fueron un grupo de "izquierdistas" que no imaginaron que la clase gobernante realizara un genocidio contra este grupo. 

Los Candidatos presidenciales asesinados fueron: Jaime Pardo Leal, un abogado que se había desempeñado como Juez de la República y fundador del sindicado de empleados judiciales ASONAL JUDICIAL, el otro candidato asesinado fue un profesor universitario llamado BERNARDO JARAMILLO, quien decía que no era de izquierda que era un demócrata y que no lo asesinaría porque no era de izquierda.  No murió ningún guerrillero en éste Genocidio.  Asesinaron civiles que creían que se podía hacer política.  Ninguno de los muertos tenía un arma en sus manos ni jamás la había empuñado. 

Después de la muerte de Jaime Pardo Leal,  el camaleón sindicalista ANGELINO GARZÓN (Vicepresidente de Santos) asume como Presidente del Partido, renuncia por miedo, asume el otro traidor sindicalista GARZÓN, quien juraba y gritaba que él no era de izquierda, aún así lo amenazan y renuncia, asume como presidente la maestra de escuela AIDA ABELLA, hoy presidente aún.  Con este recuento les quiero expresar que no es cierto que hayan muerto guerrilleros en el genocidio contra la UP.  El pre candidato a presidencia que propuso las FARC fue BRAULIO HERRERA a quien devolvieron para el monte porque lo podía matar, la historia de Braulio es triste, después se la contaré.  GENOCIDIO FUE CONTRA CIVILES SIN ARMAS Y QUE JAMÁS EMPUÑARON UN ARMA. 

Gracias por la atención.

D Nelma Forero Sánchez

 

Colombia: sorpresas, paradojas y lecciones

Nueva Sociedad

Por Juan Duchesne-Winter

Octubre 2016 nuso.org

A la guerra en Colombia se le acabó el combustible. Pero luego del triunfo del No, el uribismo quiere montarse en el carro de paz que Santos puso en marcha, lo que abre un escenario de incertidumbre y retrocesos conservadores.

El plebiscito colombiano, en el que ganó sorpresivamente el repudio al acuerdo de paz, ha actuado como una piedra de cuarzo en la que se traslucen múltiples posicionamientos del espectro político dentro y fuera del país. En Colombia, dichos posicionamientos añaden paradojas a la sorpresa: inmediatamente después de la derrota del voto afirmativo, apuntan a la irreversibilidad del proceso de paz. Pero primero echemos un vistazo desde afuera.

Ya se produjeron los necesarios rasgamientos de vestiduras y los innumerables lamentos por parte de la coalición del Sí y de la comunidad internacional. Ya hubo vítores de la oposición en Venezuela y Cuba, cuyos gobiernos coadyuvaron al proceso de paz. Muchos venezolanos y cubanos de la oposición identificaron al movimiento de paz colombiano con una conspiración «castrochavista» de hippies y gays, algo en lo que coincidieron con el discurso del movimiento del No, un bloque de uribistas y de religiosos muy homogéneo en su conservadurismo.

Resulta particularmente triste que mientras en Venezuela Nicolás Maduro tilda a todos sus opositores de «burgueses fascistas» –en una obvia distorsión de la realidad–, muchos de los opositores venezolanos, cuando miran a Colombia, aplican el mismo rasero reduccionista y tildan a todos los pacifistas de «castrochavistas», igualito como llama Uribe a todos sus opositores.

Estos posicionamientos resultan aleccionadores. Otros observadores internacionales, entre los que de destacaron algunos de Argentina, criticaron la intensa reacción frente a los resultados expresada por quienes respaldaron el Sí. Les advirtieron que respetaran el voto democrático, que no redujeran el voto por el No a un simple apoyo a la guerra y que no se refirieran a los votantes del No con tono de superioridad moral. Curiosamente, es a quienes han apostado por la paz y por la consulta democrática a quienes estos críticos les ofrecen lecciones de democracia y equidad cuando manifiestan honda preocupación con los resultados. La frustración y aprehensión de quienes participaban en la coalición que promovía el proceso de paz es entendible.

Tomemos en cuenta el contexto concreto. El movimiento del No es dirigido por políticos que históricamente han utilizado la guerra para aumentar su poder. Son aquellos a los que los especialistas han definido como los «señores de la guerra». Ese mismo movimiento (agrupado en torno del partido Centro Democrático dirigido por Álvaro Uribe) que denuncia que el acuerdo de paz sentaría a guerrilleros en el Congreso y les otorgaría impunidad todavía tiene sentados en el mismo Congreso a individuos estrechamente ligados al paramilitarismo, al narcotráfico y a la usurpación ilegal de tierras, amparados precisamente en la impunidad. Ciertamente, es motivo de enorme preocupación que ese sector haya ganado un plebiscito con una campaña belicista colmada de posicionamientos muy conservadores, como la «defensa» de tonos homofóbicos y misóginos de la familia tradicional que se coló de contrabando en la campaña del No.

Pese al resultado nefasto del plebiscito y paradójicamente por obra del mismo, se producen giros interesantes. Surgen indicios de que el cese al fuego, la otorgación de inmunidad y el proceso de desarme ya son irreversibles. En las últimas horas los bandos se han comportado de tal manera que se suman al camino hacia la paz.

El momentum de las negociaciones y del propio proceso plebiscitario en sí mismo ha generado un rodaje indetenible. Como afirmó el jefe de las negociaciones, Humberto de la Calle, independientemente del resultado plebiscitario, la paz se está abriendo un espacio en Colombia. Mientras, el analista Javier Duque Daza nos advierte que «antes de celebrarse el plebiscito, Uribe y sus allegados bombardearon los medios con el coro de que ‘el plebiscito es injusto, tramposo e irrespetuoso’. Estos atributos perversos desaparecieron con su triunfo y se sienten legitimados para ‘cambiar el rumbo’ a las negociaciones».

Uribe pide ahora sumarse a una reanudación de negociaciones en representación de la voluntad expresada electoralmente. Habla de buscar unidos un pacto nacional. Pide amnistía general a guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En un mensaje no muy velado a sus huestes paramilitares en la noche de la victoria electoral, pidió que se proteja a las FARC y que se mantenga el cese de hostilidades. Francisco «Pachito» Santos, quien fuera vicepresidente de Uribe, actúa como el «loquito» del movimiento del No

Con su habitual dedicación al lanzamiento de consignas para ver como son recibidas en la opinión pública, declaró que el movimiento del No acepta el 80% de los acuerdos y solo quiere discutir cambios en el 20% restante. Es que ahora Uribe quiere montarse en el carro de paz que Santos puso en marcha. Es su chance de reinstalarse en la iniciativa política nacional. Los votos lo avalan y lo inducen a transmutar su señorío de la guerra en un señorío de la paz, pues le dan la oportunidad de convertir en política de convocatoria nacional una política belicista que solo le venía redituando como política sectaria y que ya le rindió el máximo posible.

Ante un rendimiento decreciente de la política belicista, la derecha ya se ha ido decantando por otros caballitos de batalla, temas históricos del conservadurismo, relativos a la ley y el orden, los derechos de terratenientes y patronos, la explotación irrestricta de los recursos minerales y la lucha contra las drogas. A ellos se les suman aspectos de la agenda neoliberal, la defensa de la familia y la religión, algo en que han desplegado una actividad inusitada. Basta citar como un ejemplo estelar el estribillo de que el «castrochavismo» quiere convertir a toda Colombia en gay, uno de esos cuentos pintorescos del discurso posmoderno de derechas que han resultado más efectivos.

Por otro lado, las FARC abandonarán la guerra. No les darán el gusto de proseguir la guerra a los belicistas porque, simplemente, no tienen condiciones para hacerlo. Las FARC se autoliquidaron políticamente hace décadas, cuando montaron la logística criminosa del secuestro y la tributación del narcotráfico. Con su actuación militarista, sanguinaria y autoritaria, cayeron en su propia emboscada, de tal manera que toda la pericia militar, la militancia tenaz y el apoyo incondicional de reductos territoriales no les han valido de mucho. Ahora son completamente incapaces de alcanzar la iniciativa estratégica en el plano político-militar. En las declaraciones más recientes han asegurado que mantienen el cese definitivo del fuego y siguen firmes en los acuerdos pese a la derrota del plebiscito, la que consideran como una suspensión política pero no como la invalidación jurídica de un proceso de paz que ya es irreversible

El proceso está, de hecho, refrendado por el marco jurídico nacional e internacional y se puede reanudar en el nuevo escenario político brindado por el resultado plebiscitario inesperado. Además, el líder guerrillero Rodrigo Londoño –alias «Timochenko»– y su equipo ya pidieron perdón a las víctimas y fueron perdonados. No pueden causar más víctimas. Lo único que los devolvería a la guerra sería una violación de los acuerdos que garantizan que los guerrilleros no serán apresados y liquidados física o políticamente, es decir, un atentado a su supervivencia personal y política.

No solo las FARC están comprometidas con las víctimas. También lo está el país. Los representantes de las víctimas acudieron a La Habana y, tras ello, desarrollaron una campaña activa, emotiva y elocuente por el Sí. Hubo reuniones que ya son históricas entre las víctimas y las FARC. Fueron encuentros de arrepentimiento y perdón muy profundos y conmovedores. Como dice la antropóloga Constanza Ussa, las víctimas le dieron una lección al país. Esta no se reflejó inmediatamente en el plebiscito, pero su impacto es indeleble. Esa lección representa, por conexión histórica directa, a las víctimas del paramilitarismo.

Uribe levantó la estructura paramilitar y después se jactó de haberla desmovilizado, en unas negociaciones de paz celebradas con su propia gente sin que mediara plebiscito alguno y con total impunidad. Algunos jefes paramilitares fueron entregados a la justicia estadounidense en virtud de acusaciones relacionadas con la ley antidroga de ese país, pero no por motivo de sus crímenes de lesa humanidad cometidos en Colombia

El paramilitarismo se destacó por sus atrocidades (secuestros, torturas, violaciones, mutilaciones, descuartizamientos con motosierras, asesinatos en masa) y su número de víctimas fatales es varias decenas de veces mayor que el de las FARC. También se incluyen las víctimas del Ejército, cuya más repulsiva atrocidad fue cazar en sus casas y en las calles a miles de jóvenes desprevenidos e inocentes de toda actividad subversiva, para asesinarlos y reportarlos como bajas de guerrilleros: los infames «falsos positivos». Además, el Ejército y la Policía nacional fueron cómplices de muchas matanzas cometidas por los paramilitares creados por Uribe.

Todo el arco político ha coincidido en que podrían producirse nuevas rondas de negociación que incluirán a los más diversos sectores sociales y políticos del país: a víctimas y victimarios, a la Presidencia, a los partidos de la coalición del Sí (Partido de la Unidad, Partido Liberal, Polo Democrático y otros), al partido de Uribe, a las FARC y a representantes de las comunidades indígenas y afrodescendientes. El gobernador de Nariño, Camilo Romero, ha convocado a los departamentos que fueron escenarios principales de la guerra y en la mayoría de los cuales ganó el voto por el Sí (como Cauca, Putumayo, Nariño, Chocó, Guaviare, Vaupés, entre otros) a formar un eje de la paz para exigir la continuidad del proceso. Las retaguardias de las FARC y los puntos de concentración para efectuar la entrega de armas están mayormente en departamentos que votaron por la paz.

Informalmente, ya se escuchan posiciones que afirman la posibilidad de crear un corredor de desmovilización, desarme y reintegración de los guerrilleros a la sociedad en la zona de paz delineada por esas jurisdicciones. El primer paso para el desarme ya se dio definitivamente: es el silenciamiento de las armas. De ahí en adelante, es cuestión de métodos y garantías. A esta guerra se le acabó el combustible. El proceso iniciado por Santos ha conseguido arrastrar a todos. Es probable que sea producto de astucias azarosas y paradójicas de una razón histórica sin sujeto rector, compuesta de ambiciones, despistes, errores, excesos y perfidias, pero también de generosidad, bondad y lucidez. Así se han desmovilizado las pasiones más violentas. De ahora en más habrá debates furibundos, tendenciosos, antagónicos, de buena y mala fe. Pero serán debates. Ojalá nunca más sean balas.

El SI y el NO, ¿y ahora qué?

Libardo Sánchez Gómez

Del blog el viajero 4/10/16

Lo que ocurrió en Colombia fue asunto de locos, personajes del mundo entero asistieron a la  firma definitiva de los acuerdos entre FARC  y Gobierno, sin pensar que  de definitivo no tenían nada. Lo lógico era que el show se reservase para después que el pueblo los refrendase. De todas maneras,  el  NO triunfador era algo que nadie esperaba ni siquiera los ganadores,   y menos  que el pueblo le diera la espalda al plebiscito.En el fondo quienes triunfaron, aún, no saben que ganaron.

La abstención se explica fácilmente porque casi nadie leyó los acuerdos, ya que  no existe la cultura de la lectura, y quienes lo leyeron encontraron que la normatividad vigente va en contravía de lo acordado, por ejemplo, a la democratización de la tenencia de la tierra el Régimen contestó  recientemente haciendo aprobar la Ley ZIDRES, que estimula la concentración de ésta. Así que  no había una real motivación,   en las 297 páginas de los Acuerdos FARC – Gobierno no había una sola medida que alentara al pueblo  víctima de la violencia y demás males propios del sistema socioeconómico. Santos, en su afán de mostrar resultados contundentes referentes al sometimiento de la guerrilla, no permitió la más mínima reforma  socioeconómica para aliviar dura situación,   y las FARC en su afán   pacifista cedieron hasta su espíritu guerrero.

Para tratar de entender lo ocurrido en las urnas hay que analizar por separado las distintas posiciones adoptadas tanto por los triunfadores como por los perdedores y   los abstencionistas. Al NO triunfador pertenecen  los sectores más retrógrados de la sociedad, a la encabeza está el ex presidente Álvaro  Uribe, siniestro, fanático y enfermo mental;  y le secunda  un  primo del presidente Juan Manuel,  Francisco Santos, mejor conocido entre sus seguidores como Pachito, este individuo adolece de serias deficiencias en su cociente intelectual. En el NO  participó una mezcla ecléctica de  población  perteneciente a los más diversos sectores sociales, en primera línea  la oligarquía terrateniente, directamente interesada en que la guerra continúe, pues vive de ella y es la que desplaza, usurpa y acumula la tierra  robada. No obstante, la  gran masa del  NO  es gente perteneciente al pueblo excluido, que carece  de conciencia de clase, con un común denominador: el odio y la irracionalidad,  pero no el odio entre clases sociales  sino odio intraclase.

En cuanto al SI perdedor, también, está nutrido por una variopinta gama de seguidores. Hay que destacar los  que propician  la entrega de la guerrillas conocidos como los “pazólogos”, entre ellos se encuentran intelectuales, académicos y políticos de “izquierda”, que no quieren   llevar a las espaldas el INRI de seguidores de la guerrilla En el SI había políticos como la senadora Claudia López y Antonio Navarro quienes votaron afirmativamente, con el  afán de eliminar “por las buenas” a las FARC de la faz de la tierra.  Desde luego que muchos votantes del SI creyeron que era la manera correcta  de buscar soluciones.

  Las  FARC  en realidad no tenían plan B. Una vez más  la cúpula queda sin brújula, así que “quien no sabe para dónde va cualquier camino  le  servirá”. Cuando las tropas de los distintos Frentes  ya avanzaban hacia los campos de concentración ahora no saben para dónde ir. Se  especulan todo tipo de medidas a seguir en el inmediato futuro.

Quienes quieren la entrega de la guerrilla a como dé lugar  proponen una Constituyente y en el mismo sentido están los que impulsaron la anulación del voto. Lo que no se tiene en cuenta  es  que, de antemano, se sabe que esta  sería dominada, entre otros, por  Álvaro Uribe y el ex procurador quienes mandarían al país entero al Medioevo

Otros dicen que se tramite en el Congreso su aprobación, pero qué clase de Paz podrá eclosionar en este nido de criminalidad. Otros dicen que se renegocie lo acordado y se borre lo poco que se le concedió a la insurgencia, nada de curules y  que vayan derecho a la cárcel a purgar largas penas

Por otra parte el Centro Democrático, quien se siente con toda la autoridad para imponer condiciones,  sostiene que no se trata de negociar ni renegociar ningún acuerdo, pues según sus voceros  en Colombia no hay ninguna guerra civil ni conflicto alguno sino simplemente una agresión por parte de un puñado de “terroristas”; desde esta visión lo correcto es exigirle a los “terroristas” que  se sometan y punto

Estas  dos últimas  propuestas para muchos son algo menos que salidas insensatas, pero dada la debilidad y ganas de entregar  las armas  mostrada por la cúpula negociadora de las  FARC en la Mesa de “sometimiento” no es raro que   terminen aceptando.

Tanto las bases como la cúpula fariana deberán  hacer un examen de conciencia para ver qué pasó, qué está fallando, porqué el pueblo no responde; en una profunda reflexión  estará el que se hundan o por el  contrario  salgan  airosas. En todo caso  las FARC deberían dar un vuelco total e inmediato a la orientación que han venido observando

Pero antes que nada tendrían  que remover o, por lo menos, recomponer la dirección máxima y la cúpula negociadora

Timochenko podrá ser un excelente cardiólogo, pero no tiene el corazón ni el cerebro para dirigir una guerrilla del nivel de las FARC, muestra no estar convencido de la justeza de la guerra ni de las graves causas  que la motivaron y las  profundas transformaciones sociales que se requieren para superarla.Si así fuera no estarían hablando de paz sin que se toquen las viejas estructuras económicas, causantes de la tragedia humana que vive la mayoría de la gente.

Al jefe máximo se le ve más como un abuelo consentidor que un combatiente al frente de hombres de hierro. Y en cuanto a los principales voceros se les nota el cansancio y las ganas de dejar el monte. Esta situación ha sido percibida por el grueso de la base, varios Frentes antes de ir al plebiscito se apartaron de los acuerdos. Se dice que en el momento de escribir esta nota muchos guerrilleros totalmente confundidos  se están replegando hacia sus territorios,preparándose para reiniciar la lucha. No creen en nadie y no tienen por qué hacerlo. Ahora que la iniciativa la tiene Álvaro Uribe tendrán que estar preparados porque en cualquier momento las fuerzas militares van a intentar aniquilarnos, para no tener que renegociar.  

Pero las FARC, con unos voceros renovados, podrán convertir el revés del NO en una oportunidad para sacar adelante lo que por el afán de  complacer al Régimen quedó en el tintero,  las salvedades podrían ser una línea roja que daría seriedad a los negociadores rebeldes.

Exigir la reforma agraria integral, sería un hecho que justificaría el haberse sentado a negociar la salida política al conflicto. Suficiente haberse reconocido como victimarios, algo que nunca debió haberse aceptado, como para ir a la cárcel como vulgares criminales.  Ahora se les quiere pedir  que dejen las armas sin posibilidad alguna, en la práctica,  de hacer política, pues esta votación demostró que, dada la matriz mediática negativa,  nunca llegarían al Congreso. En cuanto a   la Guerrillerada de base mientras se aclara el futuro inmediato tendrá conformar un mando colegiado entre representantes tanto de los Frentes declarados “disidentes” como de los que, previsiblemente, se les sumen

envió NELMA FORERO

posta - postaporteñ@ 1674 - 2016-10-05 20:43:14
postaporteñ@_______________________________

SASKIA 137

Mis perritas cimarronas se acaban de ir con Nelson. Son apenas un poco más de las ocho. Ellas parecen como que sienten la cercanía de su paseo de los martes y se ponen como locas esperando que suene el timbre que anuncia Nelson en la puerta. Las orejitas, el rabo y los ojitos dicen que están contentas y dispuestas a disfrutar. Ellas se van y la casa queda dividida en dos, la parte donde yo escribo y el resto que está bajo el vuelo observador y gritón de un hincha de Cerro de plumas rojas y verdes. Luis es como un vínculo que se sienta frente a mí, se levanta, va a preparar el mate, rezonga y se ríe con Loke después como Ronaldinho, mira para un lado y corre para el otro tratando de engañar la marca de Loke que quiere estar sobre mi hombro pero molesta. Me corta el pelo, picotea mis orejas y se acerca peligrosamente al teclado de mi computadora. (Papegojbandit.)

En la mañana pude ver una página que Claudio tuvo la gentileza de mandarme. Claudio es uno de los amigos que ayuda a corregir esto que por casualidad se llama Saskia. Nombre holandés para una canción sueca que cantaba su autor Cornelis Vreswijk describiendo un almuerzo obrero donde se gesta sin drama y con ingenuidad sana la relación, no sabemos si puntual, pero creíble entre uno de los obreros y Saskia la mesera que trabaja en el local de ventas de comida y los sirve a la hora del almuerzo. (Servitris) 

Lo que me hizo llegar Claudio esta mañana me hace sentir un poco orgullosa. Me gusta mucho lo que escriben en Posta Porteña Juan del Sur y Daniel Irigaray porque nombran mi Saskia, piensan bien de ella y agregan cosas que me sirven para tratar de mejorarla. 

Yo no soy nacida en Uruguay. Yo he nacido en Suecia en el norte entre ríos congelados, nieve, osos, alces y lobos. Si tuviera  que darle un color al norte donde yo nací, hice la escuela y el liceo, lo pintaría de rojo. El norte sueco es lugar de mineros que extraen hierro, cortadores de árboles para las industrias papeleras e industrias no tan poderosas como las del sur Saab Scania, Volvo, ABB, ASEA etc., pero sí, más conscientes de la condena a la explotación que pesa sobre todos los obreros del mundo. (Norrland)

Hace años comparto mi vida con Luis, refugiado, llegado a Suecia después de la cárcel y la tortura. No sólo fui su profesora de sueco en la Escuela Popular Superior de Jakobsberg (Jakobsbergs folkhögskola) sino que también siempre me jugué en las calles o en las tribunas defendiendo el grito de justicia de los que llegaban exiliados a mi país. 

En realidad comencé yendo a la pelea en defensa del pueblo vietnamita que luchaba por su liberación. Este tipo de actitudes y actividades las aprendí de muy pequeña en el hogar de Örnsköldsvik (Övik) en mi familia de padre comunista, boxeador, buen jugador de ajedrez y estibador del puerto y madre socialdemócrata que trataba de organizar la casa y ayudar a organizar junto a sus compañeros de partido, la región del norte sueco. Yo no seguí sus orientaciones políticas pero sí su rebeldía y su constancia. 

Luis es anarquista, lo fue toda su vida y no se dedicó a leer solamente. Por lo que me cuentan sus compañeros siempre ha sabido estar en la primera línea. Para él la solidaridad con todo el que pelea contra los sistemas que reproducen explotación, dominación, engaño y represión es una causa sagrada en la cual, alguien como él, debe apoyar solidariamente. Yo no tengo su misma historia, pero pienso y me defino muy parecido a como lo hace él. El lee y milita desde los once años, cree que leer también es militar y me río muchísimo cuando los prejuicios de aquellos que invitan a no leer y que dicen haber leído ellos mismos a Marx quieren ponerse por sobre alguien que se dice anarquista, pero que no niega haber leído a Marx, a Lenin, a Mao, a Trotsky etc. etc. 

Desde esta página que yo escribo con algunas faltas de ortografía, sintaxis, y por supuesto con muchas faltas de historia y de conocimiento de las experiencias latinoamericanas, como ayer seguimos respetando a todo el que pelea contra la explotación sin preguntarles si son anarquistas, trotskistas, leninistas, marxistas, tupas o ambientalistas y siempre me parece estúpido invitar a no leer como lo hacía Göbbels.

El Papo Luis me ha contado como desde su punto de vista, se han comportado en la cárcel y la tortura algunos personajes de las distintas organizaciones representadas en el Penal de Libertad y los cuarteles, y allí los comunistas o marxista-leninistas llegaron tarde. Llegaron después de haberse jugado a una versión progresista de los milicos que dieron el golpe de estado. Sus jefes más encumbrados sostenían en la cárcel que ellos eran un partido legal y que no tenían nada que ocultar de sus actividades por haber sido legales y amparadas por la constitución burguesa. No reconocieron la tortura hasta que algunos de sus militantes la sufrieron. 

Actualmente muchas de esas organizaciones populares que sufrieron la dictadura se han pasado a la defensa del orden y derecho constitucional burgués. Gestionan el estado de los que ayer eran sus enemigos, tratando de provocar y aprovechar la movilidad social que los eleve de clase. Como dice un amigo “El queso no alcanza para todos.”

Los engaños son relativamente fáciles de observar para alguien  como yo nacida en otro lugar donde ya he escuchado los mismos cantos de sirenas. El mismo papel de los sindicatos como el SUNCA que se auto-proclama vanguardia provocando la división de la clase obrera y abrazándose con los enemigos. 

Los últimos días he visto cosas que a pesar de todo me han chocado mucho. He visto a una ministro de educación gritando que ella lucha y pelea por la educación en este país. Dice que está bien que los estudiantes reclamen con protestas y movilizaciones. Al mismo tiempo que intenta hacerle tiras sus organizaciones, y no pelea por el presupuesto que la educación reclama. 

Después una presidenta de la República AFAP que habla de las ventajas que tienen esas organizaciones para los que han generado valor durante toda su vida de trabajo y que ahora la alimenta a ella y a otros burócratas, que les usan los aportes de los años trabajados. 

Después lo más tétrico es ver a Pompita a los gritos en un local lleno de gente a sueldo para que lo escuchen y que griten en su apoyo. El príncipe idiota parece que amenazara al gobierno con un golpe de estado o similar si no le hacen caso. Todo muy, muy patético. En la semana se han juntado con Pedrito, El Guapo y algún otro, para ver si pueden hacer una alianza que los represente en las próximas lejanas elecciones generales. Ellos prometen ser más feroces defensores de la derecha tradicional y poderosa del país. Entre otras cosas proponen algo así como una guerra civil donde los habitantes de Pocitos, Malvín Sur, Carrasco y Punta Gorda tengan derecho a armarse y permiso para matar. (Hämndlystna.). Pedrito va a interpelar al ministro del interior, no se para que. Seguro que para ganar espacio en los medios de comunicación. 

Nogueira, el segundo de Gorcy en Buscadores, un pobre diablo mediocre que siempre reclama su lugar, de más loro que Loke, que todos ya sabemos de su bajo coeficiente mental, pide poniendo carita de audaz pensador político burgués la condena perpetua contra aquellos que incurran en faltas contra “la gente bien”. No pidió la misma pena para los asesinos de jóvenes del Marconi. Ni nunca lo escuché hablar contra la ley de impunidad que para él es legítima, constitucional e indiscutible. (Högervriden)

En Colombia todo suena raro. El plebiscito del domingo dijo No a “los acuerdos del paz”. Debo decir que me cayó muy mal ver a Raul Castro felicitando a Tirios y Troyanos con una sonrisa satisfecha después que las FARC aceptaran respetar la constitución injusta y feroz de los colombianos burgueses, Bien, el domingo, en el plebiscito la mayoría dijo que no a los acuerdos. El KuKaracho Mujica, los audaces e inteligentes tertulianos de buscadores y casi todos los que he escuchado dicen que la izquierda perdió y que la derecha votando el No fue la ganadora. 

Desconozco muchísimo la realidad colombiana, pero me imagino que yo votaría No pero desde la izquierda en situación similar. 

Yo creo que las masas organizadas llevando como banderas las de los creadores de valor que son robados en este sistema, quiero decir de los proletarios, son los únicos capaces de crear una sociedad justa donde los derechos humanos efectivamente estén por sobre cualquier valor en plata. Las armas de las FARC podrían haber defendido una revolución social llevada adelante por las masas organizadas. No siendo así, tiendo a creer que Si y No son lo mismo, aunque yo en Colombia hubiese votado que No. (Ett överraskande val.)

Nelson acaba de tocar el timbre. El Papo pasó como un viento a buscar a sus cimarronas que, además de perritas encantadoras, son el símbolo de la rebeldía y de la no rendición. 

Cuando pregunté a Claudio, que es el que más sabe de nosotros sobre la vida en el campo y la especial actitud de los cimarrones, ¿por qué Saskia siendo tan pequeña hace que perros más grandes huyan cuando ella muestra los dientes? Claudio contestó -“Ella les dice con gestos que pueden entender los otros” - “Si quieren peleamos, pero la pelea es a muerte. Yo estoy dispuesta, si ustedes están dispuestos, largamos.”

 Esto de alguna manera me recuerda aquellas palabras del Che que anunciaban que en una revolución verdadera se gana o se muere.

SALUD Y R. S.

BITTAN - postaporteñ@ 1674 - 2016-10-05 20:06:00
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] Siguiente