Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Francia cruzó el Rubicón

Boris Kagarlitsky - Rabkor - http://rabkor.ru/columns/editorial-columns/2017/05/08/france-crossed-rubicon/

Francia eligió como presidente a Macron (*).La palabra "elegir" no es muy apropiada en circunstancias en que una parte significativa de los franceses se negaron deliberadamente a votar, mientras que otros votaron pero sin entusiasmo, sin tampoco ninguna simpatía por el candidato, que se les impone como el menor de los males.

Sin embargo la victoria de Macron no sólo no significa el final de la crisis socio-política en la Unión Europea,  marca el comienzo de una nueva fase aún más dramática de la crisis.Lo ocurrido irreversible: los círculos gobernantes hicieron claramente una elección a favor de continuar el curso actual a cualquier precio. No hay concesiones al humor público que lo vayan a poner en peligro. Y se ofrecerán nuevos cambios tácticos en la decisión de dejar todo como esté. Esto conducirá a aún más amargas luchas y conflictos más duros que serán imposibles de resolver en el marco de las instituciones tradicionales.

En este sentido, el Rubicon se ha cruzado.Y no sólo para Francia, sino para todo el continente.

Desde 2016, el sistema neoliberal se enfrenta a un reto de rebelión de las masas de votantes, que tomaron la forma de movimientos populistas de derecha y de izquierda.Aunque a derecha e izquierda los políticos que expresan el estado de ánimo de la protesta no están dispuestos a unirse ni siquiera en acciones tácticas, sus partidarios a nivel de base, se mueven de manera diferente. El estado de ánimo de protesta de las masas no son emitidos en forma de bloques ideológicos, y por lo tanto se movilizan durante el curso, siguiendo lo que es en el momento más fuerte tácticamente y pueda tener una mayor posibilidad de éxito.

El hecho de que estas tendencias mayoritariamente de derecha, habla no solo del estado de ánimo público y sus fluctuaciones, también de la cobardía y la corrupción de los políticos predominantes de la izquierda, que están perdiendo incluso al ganar las elecciones. El más revelador en este sentido resultó ser el ejemplo de Grecia, donde el partido Syriza ganó un referéndum para luego implementa la misma política contra la que llamó a luchar

El efecto Syriza tendrá impacto sobre la izquierda en Europa occidental durante mucho tiempo, hasta que no se produzca en gran escala en completo barrido de partidos y líderes que encarnan las políticas de adaptación al sistema, y el movimiento llegue a un nuevo escenario en que el discurso políticamente correcto de la izquierda liberal no pueda echar raíces.

A su vez, la élite de Europa y EE.UU., a diferencia de la izquierda, han aprendido de los acontecimientos del año pasado.En contraste con los círculos gobernantes rusos que ni de su experiencia ni de la de los aprenden nada, los intereses financieros de la Unión Europea se dieron cuenta de que había una situación política cualitativamente nueva, que requiere un cambio radical del enfoque. Las inesperadas derrotas en referéndum en el Reino Unido e Italia y la elección de Donald Trump en Estados Unidos no pasaron sin dejar rastro. Políticamente, 2017 comenzó con una revancha de las élites neoliberales. En Estados Unidos la administración Trump fue bloqueada en el Congreso por una coalición informal de demócratas y republicanos, y al mismo tiempo la mayoría republicana continúa implementando la legislación de medidas de austeridad, sin atreverse a llegar a una ruptura con su propio partido. Como Trump no tenía una estrategia propia, asumió una serie de compromisos y esto resultó en la práctica en una parálisis de poder.

En paralelo, el experimento político más importante se llevó a cabo en Francia.Ante la poderosa ofensiva del populismo anti-liberal expresado no sólo en el éxito del Frente Nacional de Marine Le Pen, también en un repentino aumento en la popularidad de Jean-Luc Mélenchon, que levantó demandas parecidas pero desde la izquierda, los círculos gobernantes decidieron sacrificar sus organizaciones políticas tradicionales, socialistas y republicanos, haciendo la apuesta por un nuevo candidato, Emmanuel Macron.

En estas elecciones Francia vio algo hasta ahora casi sin precedentes: el populismo liberal. Macron es una especie de monstruo de Frankenstein, un proyecto político diseñado artificialmente por los medios de comunicación, con un programa ecléctico armado de recorte de consignas y demandas de los diferentes partidos, que tiene un solo propósito y una sola función: ganar la elección a cualquier precio

Si lo entendemos primaria y primitivamente al populismo como la disposición irresponsable a prometer cualquier cosa a cualquiera, Macron es la encarnación más pura del populismo, casi en su "tipo ideal" de Max Weber

En menos de un año, su figura creció desde cero, por la enorme inyección financiera para una campaña de una escala sin precedentes en los medios de comunicación. Macron era antes casi desconocido, y eso ha jugado un papel positivo porque no estaba desacreditada como parte del viejo sistema político que llevo a la revuelta que promovía Marine Le Pen.

Viendo los resultados electorales, el experimento fue un éxito.El único problema es que luego de las elecciones, ni el proceso económico objetivo ni lucha social cesarán. Aunque por el objetivo de Macron y la comunidad financiera que lo respalda sea evitar cualquier cambio, dejar todo como está no será posible. En este contexto de conflictos no resueltos y la crisis sistémica en curso, las políticas de austeridad no solo deberán continuar sino que también se profundizarán. Las medidas antisociales iniciadas por el gobierno de Francois Hollande, serán reemplazados por una política aún más radical, en la misma dirección. Es poco probable que a los franceses les guste eso.

El gobierno de Macron, que no se basa en partidos poderosos y de masas, o en fuerzas o movimientos sociales, en realidad está colgando en el aire. El apoyo del capital financiero y los medios de comunicación puede ser un factor decisivo para ganar una elección, pero no lo suficiente para llevar a cabo un gobierno. Se tendrá que basar, por una parte en los restos de las antiguas fuerzas políticas, ya desacreditadas, y por otra parte, recurriendo a métodos cada vez más autoritarios para llevar a cabo el desmantelamiento gradual de las instituciones republicanas y democráticas.

Sin nadie para proteger estas instituciones más que Marine Le Pen ya que, con la excepción de Jean-Luc Mélenchon, los políticos de izquierda están desacreditados por su apoyo Macron

Y no sólo en la segunda vuelta - durante todo el ciclo electoral de 2017, en realidad no ocultaron el hecho de que su único propósito es proteger el orden existente ante la amenaza del Frente Nacional.Fueron ridículas las declaraciones de los líderes de los partidos comunista y socialista, llamando a todos a apoyar en las elecciones Macron para, a continuación, iniciar una lucha decisiva con él. La reacción de la clase obrera en Francia ante tal comportamiento de "sus" partidos mostró un trasiego hacia el Frente Nacional

El curso siguiente de los hechos no hará sino exacerbar la polarización, anulando a la izquierda liberal, condenándola a la marginación.En el futuro se ve solamente a Jean-Luc Mélenchon que logró escapar de esta trampa, aunque sigue siendo una gran pregunta hasta que punto será capaz de continuar el triunfo logrado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Marine Le Pen y sus seguidores son hoy la principal fuerza de oposición en Francia. Pese a que no pudo llegar al Elíseo, el logro de su campaña fue superar la idea de su candidatura y su partido son una fuerza nacionalista marginal, por fuera de la política seria sin ninguna posibilidad en la lucha por el poder.

Con el apoyo recibido en las elecciones, las fuerzas combinadas de todos los demás partidos no alcanzarán para excluir al Frente Nacional en el Parlamento.

La perspectiva de la izquierda en estas circunstancias depende de si mismo Jean-Luc Mélenchon, o cualquiera de los otros políticos de izquierda puedan, no sólo para consolidar su posición como líder del nuevo movimiento, sino también sobre si serán capaces de tener un diálogo con los votantes de Marine Le Pen.

La lógica de la resistencia a la política antisocial de Macron dicta esa necesidad, algo que también es obvio para el votante común de derecha, e impensable para los intelectuales de izquierda

De hecho, son los intelectuales liberales los que, junto con las burocracias partidarias, los que controlan las estructuras de los partidos de izquierda, siendo los defensores más fieles del orden existente, en lo que representan no sólo los intereses generales de la burguesía, sino también los del sector más reaccionario y más irresponsable de la clase dominante

La irresponsabilidad social de los financieros y la soberbia despectiva de los intelectuales hacia las masas se complementan perfectamente.

Superar la influencia de los intelectuales políticamente correctos y su discurso es el problema principal, de la solución de esto depende la supervivencia de la izquierda como fuerza política. Si este problema no se resuelve, la tarea de defensa de los valores republicanos, los derechos sociales de los franceses y las tradiciones democráticas, dependerían en última instancia del Frente Nacional. Entonces la reactivación de la izquierda europea tendrá que hacerse en otros países, y en circunstancias políticas completamente diferentes.

(*) Del lunfardo, macró grande, gran proxeneta. NT

envióF.MOYANO - postaporteñ@ 1767 - 2017-05-11 20:48:45
postaporteñ@_______________________________

POSTALINAS

A 69 años de la limpieza étnica,

¡Palestina resiste!

MVD | Nos concentramos en solidaridad con sus presos políticos en huelga de hambre

El 15 de mayo se cumplen 69 años de la proclamación del Estado de Israel, que para el pueblo palestino significó la NAKBA (catástrofe: ??????): las fuerzas sionistas destruyeron 500 localidades árabes, asesinaron a 13.000 personas, hirieron a 30.000 y expulsaron de sus tierras y hogares a 800.000 (la mitad de la población palestina).

Desde esa fecha, el Estado de Israel ha continuado con su política de limpieza étnica, colonización, genocidio y apartheid, desplazando al pueblo palestino de su territorio, ocupándolo militarmente, destruyendo sus viviendas y robando sus tierras para construir  en ellas colonias exclusivamente judías, todas ilegales según  la ONU y el Derecho Internacional.

El régimen israelí se sostiene a base de represión y aniquilación de toda expresión de legítima resistencia del pueblo palestino para no ser borrado de su tierra. Israel se vale de las masacres periódicas, las ejecuciones cotidianas y la prisión masiva para imponer su dominación. Un 40% de la población palestina ha pasado por las cárceles. Hoy hay 6500 presos políticos palestinos, incluyendo 300 niños y 500 personas en detención “administrativa” (por tiempo indefinido, sin cargos ni juicio).

Este año la conmemoración de Al-NAKBA se da en el momento en que más de 1500 presos están en huelga de hambre desde el 17 de abril, bajo la consigna LIBERTAD y DIGNIDAD, reclamando simplemente que se respeten sus derechos humanos fundamentales. 

La protesta ha recibido el apoyo de todos los partidos políticos palestinos, dentro y fuera de las cárceles. En calles y plazas de Palestina y de todo el mundo crecen las expresiones de solidaridad con la huelga de hambre, a la que se han sumado desde estudiantes británicos hasta obispos cristianos. 

Por este motivo, y para denunciar al régimen sionista de apartheid, realizaremos una concentración solidaria con la resistencia del pueblo palestino durante 69 años y con los presos políticos en huelga de hambre, el lunes 15 de mayo, a las 19 horas, en Plaza Libertad

A partir de las 17 horas habrá difusión con la instalación de una muestra gráfica

CONTRA LA OCUPACIÓN, LA COLONIZACIÓN, EL APARTHEID y EL GENOCIDIO DEL PUEBLO PALESTINO

POR LA INMEDIATA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS

BOICOT, DESINVERSIÓN Y SANCIONES AL ESTADO  DE ISRAEL

¡PALESTINA LIBRE!       ?????? ???  

CONVOCAN:

Agremiación Federal de Funcionarios de la Universidad de la República (AFFUR)

Unión de Funcionarios del CODICEN (UFC)

Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES)

Comité Palestina Libre (CPL) / Sur Sur Por Palestina

Tendencia Clasista y Combativa (TCC) / Plenaria Memoria y Justicia

Colectivo Contraimpunidad

Comité Palestina Libre / Uruguay

 

¿Más becas para estudiar o becas por militar?

8 DE MAYO DE 2017

Hemos propuesto en el seno de la FEUU eliminar la línea 8 y transferir esos rubros a becas, nuestra moción se va a tratar en el próximo Federal de la FEUU y prometemos informar públicamente cómo se posiciona cada Centro de Estudiantes, Agrupación y miembro integrante del Federal, ya sea por la incidencia política activa que se tome o por la pasiva, que es también una forma de manifestar posición sobre el tema.

¿Que es la línea 8?

Nos referimos al presupuesto que destina la Universidad de la República para financiar actividades que “promueven” la participación y el cogobierno universitario.

Los fondos universitarios están organizados en varios programas: enseñanza, investigación, bienestar, mejora edilicia, etc. La llamada línea 8, mucho menos conocida entre los universitarios y, de hecho, difícil de encontrar en la amplia documentación en línea de la Universidad, se diferencia profundamente de lo que queremos defender cuando luchamos año a año por el Presupuesto Universitario.

Esta línea fue promovida por el ex rector Rodrigo Arocena para poder “hacer favores” a los gremios que pertenecen a la interna de la UdelaR y cada gasto requiere la firma de rectorado

En los papeles, está entre los cometidos de este rubro el apoyo a investigaciones relacionadas con el cogobierno desde los gremios/federaciones, a actividades de los centros de estudiantes vinculadas al cogobierno universitario, al mejoramiento de equipamiento técnico destinado al trabajo de cogobierno de los órdenes y funcionarios, y a actividades que impliquen la participación de los órdenes en encuentros nacionales e internacionales.

¿Por qué queremos eliminar la línea 8?

Casi todas las veces que la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), va a pedir fondos de línea 8, lo hace para pagar los pasajes de delegaciones al exterior, organizar toques o campamentos.

Y conocemos la historia de la aplicación de esta línea a la interna de los gremios estudiantiles, y cómo durante el rectorado de Arocena se utilizó para organizar talleres a favor de la Segunda Reforma Universitaria que aquél promovía. Han quedado en la historia de la Federación famosos “militantes línea 8”, cuyo papel es realmente para el olvido.

Por esto, no es un tema de gestión. Es un problema POLÍTICO

Para que exista la independencia política gremial debemos tener independencia financiera.

Para poner una analogía más clara, imagine que un sindicato utilice fondos de la patronal para financiar un viaje de una delegación al exterior u organizar un encuentro de trabajadores: esto sería claramente impresentable.

Nuestra Federación no puede tener este tipo de financiamiento impresentable ante las masas estudiantiles. Debe tener recursos gremiales propios, de acuerdo a las tradiciones sindicales de nuestro país

No podemos sumergirnos en una lucha por el 6% del presupuesto para ANEP - UdelaR y al mismo tiempo utilizar fondos de la misma para fines políticos y gremiales. Debemos ser coherentes en nuestro discurso y en nuestro accionar

Desde la Agrupación de Estudiantes 21 de junio hemos sido críticos y hemos exigido la eliminación de esta línea en lo que refiere a la FEUU, ya que los representantes gremiales en el cogobierno deben poder moverse con independencia real, deben poder financiar sus actividades (charlas, toques, debates) con recursos propios y no con parte del presupuesto de la Universidad.

En esta misma línea vemos la posibilidad y la necesidad de destinar estos fondos a becas universitarias. Los fondos de línea 8 son parte del presupuesto universitario y en este sentido fueron legítimamente adquiridos, es por esto que creemos que sí deben ser utilizados para cubrir necesidades materiales estudiantiles y no para tapar agujeros gremiales.

Si la “línea 8” fuera un ómnibus, su destino actual es la sujeción política y la corrupción; sus pasajeros, paniaguados militantes universitarios que ocupan los asientos amarillos cerca del chofer.

¡Cambiemos el destino de estos rubros para que vayan a quien los necesite!

Nuestro Gremio y Nuestra Agrupación están facultados moralmente para hacer esta propuesta, ya que nunca votamos ninguna financiación por línea 8 y hemos sido desde la primera hora adversarios de la misma, además de estar al día con la cuota gremial que a la FEUU hay que abonar mensualmente.

A los compañeros honestos de otros Centros de Estudiantes y agrupaciones, que han heredado malas prácticas y que no han tenido nuestra suerte, les pedimos que se inspiren como nosotros en el Caballo, cuando hacía rectificaciones y autocrítica:

«Esto que traigo aquí no es un discurso. No es un discurso. No, señor. Estos datos constituyen un informe altamente secreto sobre la economía. Y esto que traigo aquí no es un discurso sino los secretos sobre la economía. De esas cosas que se escriben y se dicen en secreto para que el enemigo no lo sepa. No. Aquí las tenemos. No las decimos para que el enemigo no sepa. El enemigo realmente nos importa un bledo. Y si algunas de las cosas que decimos las explota el enemigo y nos produce profunda vergüenza, bienvenida sea la vergüenza. Bienvenida sea la pena. Si sabemos convertir la vergüenza en fuerza. Si sabemos convertir la vergüenza en espíritu de trabajo. Si sabemos convertir la vergüenza en dignidad. Si sabemos convertir la vergüenza en moral.»

Fidel Castro(1)

Agrupación de Estudiantes 21 de junio

Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educación

CEHCE - ASCEEP - FEUU

(1). Discurso pronunciado en la conmemoración del XVII Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, 26 de julio de 1970. Tomado de “Fidel y la autocrítica en temas económicos” https://www.youtube.com/watch?v=YRwVVo8to1g.

 

Dr. García: NO ES ASÍ (1)

El proyecto de ley gubernamental destinado a contrarrestar la sangría de recursos para paliar el déficit del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas ha generado opiniones negativas por parte de representantes y líderes de la oposición. Al abordar dicho asunto, en su columna semanal el sábado 7 de mayo, el senador Dr. Javier García hace alusión de manera equivocada a las leyes que se aprobaron durante la primera administración del Dr. Tabaré Vázquez para resarcir a quienes fueron víctimas directas del terrorismo de Estado. Ellas no pudieron trabajar de manera formal  y hacer los aportes correspondientes para acceder a una jubilación.

El primer aspecto, nada menor por cierto, a tener en cuenta es que dichas leyes, Ley 18 033 y Ley 18 596, fueron aprobadas a 21 años y a 24 años respectivamente del retorno a la institucionalidad democrática. Se precisaron más de 20 años para que el Estado comenzara a cumplir con sus obligaciones legales por el daño y el perjuicio ocasionado a miles de uruguayos.  El gobierno del Dr. Tabaré Vázquez tuvo que hacer frente al daño ocasionado originalmente y también a las secuelas originadas por la inacción de los diferentes gobiernos  que se sucedieron desde el 1° de marzo de 1985 para abordar la problemática, que en ese entonces, 2006, era acuciante.

El segundo aspecto a remarcar es que ambas leyes no son leyes de recompensa. Son leyes de resarcimiento, de reparación, por el daño ocasionado por los agentes estatales desde el 13 de junio de 1968 hasta el fin de la dictadura cívico militar. El Dr. Tabaré Vázquez no tuvo un gesto generoso y complaciente hacia los viejos luchadores sociales y políticos como lo da a entender el senador en su columna.

El Dr. Tabaré Vázquez envió un proyecto de ley, revolucionario en el contexto uruguayo, en el cual reconoció que esos miles de personas fueron víctimas del accionar ilegal de los funcionarios del Estado y que por lo tanto debían ser reparados, a costas de Rentas Generales, de acuerdo a las normas de Derechos Humanos

Con todo respeto hacia Cambadu y sus integrantes, los viejos luchadores sociales y políticos, no llevamos cuentas como hacen los almaceneros al evaluar los procesos históricos y sociales. Más allá de carencias e insuficiencias  que dichas leyes tienen, las mismas significaron en la realidad uruguaya, pautada por la cultura de la impunidad, un avance radical que debe ser apreciado y valorado. Los beneficiarios de dichas leyes no eran delincuentes, como aún se sostiene públicamente por parte de algunos sectores, ni ciudadanos carenciados que debían ser auxiliados por el Estado, como dejaba entrever la tesis equivocada de “no luchamos para ser reparados”

Luego de 21 años de retorno a la  democracia, el Estado reconoció mediante la Ley 18 033 que los beneficiarios de ella eran víctimas del terrorismo estatal y que debían ser reparados de acuerdo a las normas vigentes. Fue aprobada con los votos de todos los partidos con representación parlamentaria en dicho momento. Fue un gran logro de la sociedad, de las normas de DDHH y también de nuestro colectivo organizado que asumió dicha lucha hasta concretarla

El Dr. Javier García, aunque no es abogado, sabe muy bien que no hubo “presos malos y presos buenos”, gente que agarró los fierros o impolutos militantes por la democracia. Esa clasificación de las víctimas directas del terrorismo estatal es errónea y terrible. Da a entender que en algunos casos se justificaría o podría aceptarse la violación de los DDHH, el derecho a no ser privados de la libertad ilegítimamente, a ser juzgados de manera imparcial o a no ser torturados y/o sufrir condiciones de reclusión aberrantes.

Juzgados militares: inconstitucionales

La inmensa mayoría de quienes fueron procesados y condenados, al amparo de la Declaración del Estado de Guerra interno, votada por el Parlamento el 15 de abril de 1972, lo fueron por parte de tribunales militares. Los tribunales militares no pueden juzgar civiles. Los tribunales militares no son algo parecido o similar a los juzgados del Poder Judicial. Como afirmó en su momento el coronel ® Dr. Néstor Bolentini, uno de los protagonistas del proceso, ante la Asamblea General: “La justicia militar no hace justicia: sus jueces son auxiliares y asistentes de las Fuerzas Armadas en operaciones”

La definición de los beneficiarios de la ley que formula el senador Dr. Javier García es improcedente y equivocada, induce a error acerca de las características de la misma. Los costos que ella origina, además, son responsabilidad, en todo caso, del accionar de las Fuerzas Armadas durante el período nefasto. El Estado simplemente cumplió con su obligación de reparar. Asumió la herencia maldita de la dictadura, al igual que la descomunal deuda externa

Por lo demás, lo hizo de una manera inadecuada, como es de público conocimiento. Tal como lo señaló la Institución Nacional de DDHH (INDDHH)  y el Relator Especial de las Naciones Unidas Pablo de Greiff, el Estado tiene que reparar sin discriminaciones ni exclusiones. Al hacerlo no debe obligar a renunciar a otros legítimos derechos como ha ocurrido. No todos los sometidos a tribunales militares son reconocidos como presos políticos, no todos los expresos políticos son reparados y también tienen que renunciar a sus jubilaciones y pensiones, incluso las de sobrevivencia

La aprobación de una nueva ley que supere las carencias de las leyes aprobadas hasta el momento es un debe del actual gobierno para hacer justicia con miles de luchadores sociales. El Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia (GTVJ) ya lo ha señalado y las demoras, las lentitudes,  en un colectivo de edad avanzada, son demoledoras.

CRYSOL / Opinando N° 7 – Año 6 –  11 de mayo de 2017

- postaporteñ@ 1767 - 2017-05-11 20:48:34
postaporteñ@_______________________________

Somos protagonistas de la primera rebelión popular venezolana del siglo XXI

Prensa Provea 11/5/17

Tras más de un mes de manifestaciones ininterrumpidas, realizadas de manera masiva en todo el territorio nacional, Provea califica el actual ciclo de protestas como la primera rebelión popular realizada en Venezuela durante el siglo XXI, por la exigencia de libertades democráticas y la vigencia de los derechos humanos.

Provea realiza desde el año 1989 un Informe Anual sobre la situación de Derechos Humanos en Venezuela, por lo que posee elementos cuantitativos y cualitativos para realizar dicha afirmación, desde una perspectiva de exigencia de derechos. La misma se sustenta por la suma de los siguientes elementos:

1) Extensión cronológica:  El ciclo de movilizaciones, que se inició el 01 de abril de 2017 en Caracas -un día después del reconocimiento de “ruptura del hilo constitucional” por parte de la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz-, se ha mantenido ininterrumpido hasta el 10 de mayo (fecha de redacción del presente texto), es decir, durante cuarenta días continuos.

2) Extensión geográfica: Las protestas han ocurrido en los 24 estados del país, tanto en las ciudades principales como en pueblos y comunidades pequeñas.

3) Cantidad de protestas realizadas: Hasta el 07 de mayo se habrían realizado 946 manifestaciones en todo el país, según datos del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, un promedio de casi 26 protestas diarias.

4) Desterritorialización de la protesta: A diferencia de movilizaciones anteriores contra el proyecto bolivariano, el descontento se ha expresado en todas las capas de la sociedad y en comunidades que anteriormente eran identificadas como “bastiones” del oficialismo, disolviendo la polarización del territorio urbano que caracterizó la política venezolana durante mucho tiempo. Esta situación está siendo propiciada por el aumento de la pobreza y la exclusión; la grave escasez de alimentos y medicinas que deteriora la calidad de vida de la ciudadanía –sobre todo de los más pobres- y atenta contra los derechos a la salud y la alimentación, comprometiendo la vida de millones de venezolanos; la frustración ante cientos de promesas que supuestamente garantizarían un mejor vivir; la ausencia de respuestas por parte de las autoridades ante las demandas ciudadanas; el aumento de la violencia y los abusos policiales en las comunidades pobres del país mediante operativos como el OLP, entre otros.

5) Contexto no democrático en el que ocurren: Las protestas representan la resistencia ciudadana contra la dictadura instaurada en el país a partir de cuatro decisiones: a) Sustituir el orden constitucional por un Decreto de Estado de Excepción; b) Suspensión indefinida del derecho a la participación popular mediante el voto; c) Derogación de las competencias de la Asamblea Nacional y violación de la inmunidad parlamentaria; d) Políticas económicas que han generado el aumento de la pobreza y exclusión sin posibilidad de garantizar derechos sociales. Estas medidas han extinguido el Estado de Derecho en Venezuela, impidiendo la garantía para los derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales de la población.

6) Diferentes actores de la represión que no logran inhibir la protesta ciudadana:

El “Plan Zamora”, aplicado a partir del pasado 19 de abril y sustentado en el Decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica, ha institucionalizado la participación conjunta de la Fuerza Armada, Policía Nacional Bolivariana, SEBIN y organizaciones paramilitares en labores de represión a manifestaciones, bajo una lógica bélica que se ampara en la doctrina de la seguridad nacional y el reforzamiento de la tesis del enemigo interno, para justificar el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. A esta situación se suma la instrumentalización del Sistema de Justicia para penalizar y privar de libertad a cientos de manifestantes, a pesar que en muchos de los casos registrados, el  Ministerio Público ha desistido presentar acusaciones contra los mismos debido a la ausencia de elementos probatorios para comprobar la comisión de delitos. En un nuevo y alarmante patrón represivo, en el contexto de la aplicación del “Plan Zamora”, se suma el sometimiento generalizado de civiles detenidos en manifestaciones a la Justicia Militar. Esta práctica, violatoria del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del artículo 261 de la Constitución Nacional, desconoce el derecho a ser juzgado por el juez natural, vulnera el derecho a la defensa de cientos de detenidos y pone a la dictadura de Nicolás Maduro al lado de otras dictaduras de América Latina que han empleado esta vergonzosa práctica para intentar acallar la disidencia y el descontento popular, generando con ello graves violaciones a los derechos humanos.

7) Consolidación de patrones represivos registrados en anteriores ciclos de protesta, y aumento de la crueldad en la represión:     varios de los patrones represivos registrados durante el ciclo de protestas de 2014, se repiten en esta rebelión popular por el retorno a la democracia en Venezuela. a) Uso excesivo e indiscriminado de la fuerza contra manifestantes y población civil no vinculada a las manifestaciones, que incluye el empleo excesivo de sustancias tóxicas –incluso con el objetivo de causar el máximo daño físico posible a manifestantes y transeúntes-, perdigones de plástico, empleo de munición potencialmente letal; golpizas a manifestantes, entre otros; b) ataques a zonas residenciales, centros educativos y centros de salud; c) Actuación de civiles armados y grupos paramilitares para contener y reprimir manifestaciones pacíficas; d) Obstáculos innecesarios para el ejercicio del derecho a la manifestación y proliferación de zonas de exclusión para el uso del espacio público por parte de la ciudadanía; e) Torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes contra detenidos; f) Incomunicación de detenidos y violaciones al derecho al debido proceso y el derecho a la defensa; g) Robos por parte de agentes de la fuerza pública contra manifestantes y/o transeúntes no vinculados a las manifestaciones; h) Campañas de estigmatización; acoso y hostigamiento contra manifestantes, activistas sociales, dirigentes políticos y defensores de Derechos Humanos, a través del sistema nacional de medios públicos y mediante la divulgación de fotos y direcciones de domicilio a través del “Manual del Combatiente Revolucionario” por parte de funcionarios del Estado; i) Ataques a periodistas, trabajadores de la prensa y hostigamiento a medios de comunicación.

En 40 días de protesta han fallecido 39 personas, casi una persona en promedio al día, muertes que lamentamos profundamente y que evidencian los sacrificios de los pueblos cuando se rebelan contra las tiranías. Según el Foro Penal Venezolano, 1.991 personas han sido arrestadas, un promedio de 50 personas diariamente, permaneciendo detenidas 653, de las cuales 404 se encuentran a la espera de un fiador y 157 privadas de libertad. Por su parte 116 personas habrían sido pasadas, inconstitucionalmente, a tribunales militares. Según el Ministerio Público 787 personas habrían resultado lesionadas. Estos patrones de actuación se producen en medio de un aumento en la crueldad de la represión -sin precedentes-, al menos en los registros levantados por Provea desde 1989. Sin embargo, resaltamos que el recrudecimiento de la represión y el incremento de la crueldad por parte de los represores, no ha apagado la voluntad pacífica de lucha de los venezolanos por el restablecimiento de la democracia en nuestro país, al contrario, las manifestaciones se multiplican y se diversifican día a día, manteniendo fundamentalmente, su vocación no violenta.

8) Un movimiento masivo y extendido de protesta que usa la No Violencia como estrategia, y con ello el ejercicio del derecho a la manifestación pacífica: El carácter mayoritariamente pacífico de las manifestaciones fue reconocido por la Fiscal General, doctora Luisa Ortega Díaz. La ausencia de imágenes de manifestantes armados ha llevado a las autoridades a la difusión de fotografías falsificadas.

9) Un proceso de indignación de multitudes con características propias: Aprendiendo de sus propias experiencias y adaptando lo que han visto en redes sociales de otras latitudes, los manifestantes han desarrollado estrategias que le dan a esta rebelión popular sus particularidades, generando símbolos de la resistencia pacífica que han dado la vuelta al mundo. Es importante destacar la voluntad de los manifestantes de reconcentrarse ante la avanzada represiva, retomar la calle y continuar la lucha desafiando la represión, lo cual es símbolo del ánimo de resistencia a la Dictadura.

10) Un liderazgo compartido entre la gente y los diputados de la Asamblea Nacional: Los parlamentarios se han visto presionados por la multitud a asumir una agenda permanente de movilización y acompañar a la gente en las convocatorias, siendo también víctimas de la represión al encabezar muchas de las protestas dando ánimo y conducción. No estamos en presencia de un liderazgo tradicional, sino de uno compartido generado en red: Un enjambre.

11) Protagonismo de una generación de activistas “millenials”: A diferencia de generaciones de activistas anteriores, cuyos modelos provenían mayoritariamente de la izquierda marxista, la presente generación de jóvenes activistas tienen como referentes la cultura digital, los video juegos, las novelas gráficas, series de televisión y películas, así como referentes sociales más recientes como la primavera árabe y las propias protestas del 2014.

12) La calle ha sido escenario para el despliegue de manifestantes de diferentes generaciones: Junto a los jóvenes “millenials”, las movilizaciones han sido protagonizadas también por adultos contemporáneos y personas de la tercera edad, lo que le da un carácter intergeneracional a las protestas.

13) Ante la hegemonía comunicacional y la censura, la indignación de las multitudes ha construido sus propios canales de información, divulgación y convocatorias: Mediante el uso intensivo de redes sociales y mecanismos de autorregulación de contenidos, manifestantes se mantienen alta y rápidamente informados. Algunas de las redes más utilizadas han sido WhatsApp, Twitter y Periscope.

14) Carácter propositivo del movimiento: el actual movimiento de indignación rechaza el golpe de Estado al Parlamento y el Fraude Constituyente, pero también exige el regreso a la “democracia”, que se ha convertido en un valor cuya significación está siendo llenada por las aspiraciones y deseos de los manifestantes en la calle. Durante los hechos del Caracazo, la indignación popular masiva, pero sin conducción y objetivos claros, emergió contra un paquete de medidas económicas de corte neoliberal y condujo a que millones de personas se lanzaran a las calles a manifestar su descontento, lo que generó una respuesta altamente represiva por parte del gobierno de Carlos Andrés Pérez

Sin embargo, a pesar de la trascendencia histórica de dichos sucesos para el cambio político y la garantía de derechos en nuestro en país, el movimiento de indignación de “El Caracazo” adoleció de capacidades organizativas y políticas que permitieran transformar la indignación en acción y propuestas claras para construir una democracia de derechos. En 2017, la experiencia popular y la lenta pero indetenible despolarización de la sociedad, elevan la indignación a un escenario de propuesta y construcción de una sociedad democrática, con justicia social y derechos para todos. Seguimos siendo hijos del Caracazo, esta vez, con la capacidad de reconocer los errores y aciertos del pasado y del presente, pero con la mirada puesta en el futuro

En Venezuela y América Latina la historia se repite. En plena dictadura de Anastasio Somoza en Nicaragua la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señaló sobre la prolongada suspensión de garantías constitucionales y régimen de excepción en ese país: “Las disposiciones mencionadas que conformaron el régimen de emergencia prevaleciente en Nicaragua, crean en la realidad socio—política de este país una estructura legal desde el punto de vista de la formalidad normativa; pero, desde el punto de vista material, ella se traduce en situaciones de amoralidad jurídica individual y colectiva, por cuanto se presta para una sistemática y generalizada violación de los derechos humanos”. Esa misma Comisión, tan criminalizada por quienes gobiernan en Venezuela, justificó en 1979 el derecho a la rebelión del pueblo Nicaragüense y la propia insurrección sandinista contra la dictadura de Somoza: “Los daños y sufrimientos provocados, por estas violaciones han hecho surgir entre la población nicaragüense, de la manera más patente, un intenso y general sentido favorable al establecimiento de un sistema que garantice la observancia de los derechos humanos”. Este derecho a la rebelión democrática, consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y conocido también como el “nunca más de la humanidad”, legitima la acción de los pueblos para enfrentar las tiranías y reclamar el establecimiento de un régimen de derecho.

En la Venezuela de 2017 estamos en presencia de una nueva rebelión, esta vez contra la primera dictadura del siglo XXI. A la fecha, la fractura del gobierno de Nicolás Maduro y la resistencia ciudadana siguen en ascenso

15) Las lamentables víctimas que deja la Rebelión Popular genera dolor pero disposición de lucha.   Al momento de escribir este texto 39 personas han fallecido en el contexto de la protesta, varias de ellas asesinadas por la acción represiva del Estado. La lastimosa pérdida de vidas humanas que generalmente ocurren en toda rebelión contra las dictaduras y por la democracia, no ha intimidado a la población quien se mantiene día a día en la calle. El gobierno no ha logrado desmoralizar a quienes han decidido tomar las calles a lo largo y ancho del país. El dolor se viene transformando en más fuerza para exigir justicia, garantías para los Derechos Humanos y respeto a la voluntad popular.

Sigamos siendo protagonistas de esta rebelión pacífica y democrática que nos podrá conducir a una mejor Venezuela. Cada quien desde sus posibilidades, capacidades y lugar geográfico, puede ayudar a que esta rebelión termine en un histórico triunfo popular.

Paramilitares en Venezuela

intentan desmovilizar y generar terror entre manifestantes

Tras el inicio de un nuevo ciclo de protestas y la consolidación de un patrón de violación de derechos humanos denunciado en manifestaciones anteriores, la actuación de grupos de civiles armados para reprimirlas, se ha discutido en diferentes ámbitos sobre cuál debería ser el nombre que se le debería dar a dichos grupos: Colectivos, parapoliciales o paramilitares, entre los principales. La intención del presente texto es realizar una aproximación, desde una mirada de derechos humanos, sobre la correcta calificación.

Colectivo, paramilitar y parapolicial

El inicio del uso de la palabra “Colectivo” para denominar agrupamientos comenzó luego del Mayo Francés dentro de la izquierda europea, no social-demócrata, para diferenciarse de los partidos comunistas, a quienes consideraban parte de las estructuras burocratizadas de dominación de la época. De estas maneras iniciativas en Alemania e Italia, de izquierda radical, en teoría opuesta a la concepción leninista de la organización de grandes partidos de masas, pasaron a calificarse a sí mismas como “Colectivos”. En la década de los 80´s dentro de la izquierda europea se consideraba a un “Colectivo” como una célula o nucleamiento de militantes de la extrema izquierda, término que después de la caída del Muro de Berlín empezó a utilizarse en América Latina.

Paramilitar se denominan las organizaciones particulares que tienen una estructura, entrenamiento, subcultura y, con frecuencia, una función igual a las de un ejército, pero que no forman parte de manera formal a las fuerzas militares estatales

Las organizaciones paramilitares sirven a los intereses del Estado, o sus grupos de poder y, generalmente, están fuera de la ley. Dentro de sus miembros pueden estar fuerzas policiales, militares, mercenarios e integrantes de escuadrones de asalto o grupos de seguridad privados.

La principal diferencia entre una formación “paramilitar” y una formación “guerrillera”, ambas influenciadas por la forma de pensar y organizarse de los militares, es que la primera actúa amparada por el Estado mientras que la segunda se le opone para intentar imponer un gobierno diferente. El Ejecutivo venezolano, en diferentes momentos, denunció la existencia de grupos “paramilitares” en su contra, realizando un uso incorrecto del término, pues si existían núcleos de insurgencia armada debía denunciar la presencia de “guerrillas”. En contraste, se documentó y denunció la existencia de una organización guerrillera apoyada y, presuntamente, tolerada y financiada por el Ejecutivo, el Frente Bolivariano de Liberación, que conceptualmente debe considerarse como una organización paramilitar.

Por otra parte, la Real Academia de la Lengua Española considera “parapolicial” a una organización irregular que realiza funciones propias de la policía al margen de esta, realizando con ello actos ilegales. COFAVIC afirma que son grupos de funcionarios adscritos a las policías regionales de carácter civil, quienes en abuso de sus funciones oficiales asesinan, desaparecen, amenazan o lesionan a personas previamente seleccionadas, a través de aparatos de inteligencia informales, ligados a estructuras estatales. Venezuela ha conocido la existencia de grupos “parapoliciales”, como los llamados “grupos exterminio” que existieron en el estado Portuguesa en el año 2001. Según la investigación realizada por Cofavic sobre el fenómeno, “no se encontraron evidencias que exista algún tipo de sometimiento a alguna cadena de mando propia entre los funcionarios policiales implicados en la actuación de grupos parapoliciales. Lo que existe es una evidente complicidad entre los funcionarios policiales o simple solidaridad automática, que surge por la corrupción existente y bajo la convicción de que su actuación aporta beneficios a la sociedad”. No obstante la ONG detectó la participación de funcionarios de alta gradación, por lo que no descarta algún tipo de orden jerárquico a lo interno [1]

Lo anterior nos permite hacer distinciones entre parapoliciales y paramilitares. Los primeros tienen a las fuerzas policiales como referentes, realizan labores de inteligencia para hacer intervenciones selectivas concretas contra determinados individuos, sin que eso implique el control territorial de las zonas donde operan. Por otra parte su orden jerárquico es difuso y clandestino. Por su parte, los grupos paramilitares tienen al funcionamiento de las Fuerzas Armadas como referente, ocupan territorialmente zonas urbanas o rurales, sobre las cuales realizan labores de control territorial y visibilizan los grados jerárquicos existentes en su organización, pues les enorgullece la cadena de mando presente en su organización.

Paramilitarismo y responsabilidad del Estado

En América Latina la experiencia colombiana sobre la aparición y expansión de organizaciones paramilitares ha permitido la aparición de sentencias judiciales que se han erigido como “jurisprudencia” acerca de la responsabilidad del Estado en las violaciones de derechos humanos cometidas por estos grupos. Al no lograr justicia en la jurisdicción interna colombiana, algunos casos emblemáticos fueron llevados a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

En el caso conocido como Masacre de Mapiripán (detención, tortura y asesinatos de 49 personas en el municipio Mapiripán, Departamento del Meta), la sentencia de la Corte IDH establece la responsabilidad del Estado no sólo por acción, sino también por la tolerancia frente a sus operaciones: “Se ha documentado en Colombia la existencia de numerosos casos de vinculación entre paramilitares y miembros de la fuerza pública en relación con hechos similares a los ocurridos en el presente caso, así como actitudes omisivas de parte de integrantes de la fuerza pública respecto de las acciones de dichos grupos (…) -se ha- documentado los casos representativos de violaciones del derecho a la vida, en los que se alegó que el gobierno y las fuerzas armadas colaboraron con los paramilitares en asesinar, amenazar o desplazar a la población civil”. Al alegar responsabilidad, la Corte expresó que el Estad debía responder por la omisión de sus autoridades, quienes estaban en condiciones de proteger a la población, pero no lo hicieron. Por tanto miembros de las Fuerzas Armadas colombianas, al no actuar como la ley les ordenaban violaron obligaciones internacionales contraídas por el Estado. Otro elemento fue la legislación promovida que permitió la existencia de este tipo de organizaciones, que posteriormente mutarían en paramilitares. La sentencia establece: “el Estado ha jugado un papel importante en el desarrollo de los llamados grupos paramilitares o de autodefensa, a quienes permitió actuar con protección legal y legitimidad en las décadas de los setenta y ochenta y es responsable de manera general por su existencia y fortalecimiento”.

En otra sentencia, la del Caso 19 Comerciantes contra Colombia (detención, desaparición y ejecución en 1987 de 19 personas en el municipio de Puerto Boyacá, Magdalena Medio), se introducen más elementos sobre la responsabilidad del Estado: “A pesar que Colombia alega que no tenía la política de incentivar la constitución de tales grupos delincuenciales, ello no libera al Estado de la responsabilidad por la interpretación que durante años se le dio al marco legal que amparó a tales grupos “paramilitares”, por el uso desproporcionado dado al armamento que les entregó y por no adoptar las medidas necesarias para prohibir, prevenir y castigar adecuadamente las referidas actividades delincuenciales”. Sobre el hecho que los actos hayan sido cometidos por “civiles” y no por reconocidos funcionarios estatales, se apunta: Para establecer que se ha producido una violación no se requiere determinar, como ocurre en el derecho penal interno, la culpabilidad de sus autores o su intencionalidad, y tampoco es preciso identificar individualmente a los agentes a los cuales se atribuyen los hechos violatorios. Es suficiente la demostración de que ha habido apoyo o tolerancia del poder público en la infracción de los derechos”. Por otra parte se agregó que  en “un hecho ilícito violatorio de los derechos humanos que inicialmente no resulte imputable directamente a un Estado, por ejemplo, por ser obra de un particular o por no haberse identificado al autor de la transgresión, puede acarrear la responsabilidad internacional del Estado, no por ese hecho en sí mismo, sino por falta de la debida diligencia para prevenir la violación o para tratarla en los términos requeridos”.

La experiencia internacional ha determinado que al ser grupos que actúan con la complicidad y en coordinación con las Fuerzas Armadas, recibiendo financiamiento directo e indirecto para su funcionamiento y han disfrutado de una legalidad favorable tanto para su conformación como para la realización de sus operaciones, las actividades de los grupos paramilitares se consideran violaciones de derechos humanos, que no prescribirán en el tiempo.

No todos los colectivos son paramilitares

El fenómeno en nuestro país es incipiente, consolidado institucionalmente tras la aprobación del denominado Plan Zamora, el 18 de abril de 2017, actuando en un contexto de estado de excepción y emergencia económica inconstitucional.

Si bien la mayoría de estas organizaciones se presentan bajo la denominación “Colectivos”, como explicamos al inicio esta etiqueta tiene una larga historia en las ideas políticas que excede ampliamente a grupos amparados por el Estado para la realización de labores de contención de la protesta ciudadana. Incluso, en sentido estricto, la niega. Los colectivos de extrema izquierda, en la mayoría de las experiencias, se enfrentan al Estado, no lo refuerzan. No obstante una multiplicidad de iniciativas de incidencia social y política se ha creado bajo este nombre, a partir de 1999, en Venezuela. Algunos realizan trabajo de tipo cultural o comunitario, teniendo relaciones con otros “colectivos” urbanos de colaboración, competencia o enfrentamiento. Esto nos lleva a la siguiente conclusión: No todos los colectivos venezolanos son paramilitares, aunque la mayoría de los paramilitares se presenten a sí mismos como “Colectivos”.

Una muestra de las tensiones existentes entre ambos fue la rueda de prensa realizada el 09 de julio de 2016 por el secretario general del partido Tupamaros en el estado Trujillo, Jaime Montilla, ante la acusación de haber sido responsables de hechos vandálicos ocurridos en la ciudad: “Ayer lo vimos, se suscitaron hechos delictivos de un grupo denominado colectivos, pero que no son ningunos colectivos porque los colectivos fueron creados por el presidente Chávez precisamente para hacer trabajo en colectivo, y hay hampones y delincuentes que se han autodenominado con estos grupos de trabajo para mal poner a organizaciones políticas como nosotros”. Montillo continuó su denuncia con estas palabras “lo que sucedió ayer lo rechazamos contundentemente, por un lado los estudiantes manipulados y financiados por la derecha y por el otro lado grupos hamponiles que se hacen llamar colectivos bajo la mirada complaciente de la Guardia Nacional y los cuerpos de seguridad del estado salieron a arremeter contra los ciudadanos, atracándolos con armas en las manos”. Montilla estableció la vinculación de estos grupos paramilitares con autoridades estatales: “uno de los que ha auspiciado a este grupo que salió ayer es el antiguo general del Sundde (Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos). Con mucha responsabilidad decimos ya basta, a nosotros no nos van a endosar delitos o las cosas mal hechas de algunas personas que tienen la gran responsabilidad de dirigir los destinos del Estado”.

Función del paramilitarismo en el contexto venezolano

La experiencia colombiana sirve para entender la función del paramilitarismo en contextos de conflictos, estableciendo sus objetivos en la situación venezolana.

Pensando en Colombia Adrián Galindo establece que la finalidad del paramilitarismo es la desarticulación y dislocación de movimientos contra hegemónicos. “El objetivo de los despliegues clandestinos es preservar la imagen democrática del gobierno, reforzando el falso perfil de neutralidad de los cuerpos represivos del Estado, policiacos y militares, y evitar presiones internacionales por la violación de derechos humanos. Por medio del discurso del “actor independiente” o “incontrolable”, es decir, de grupos armados que se salen del control del gobierno y que éste, a pesar de todos sus esfuerzos, no logra contener, se desresponsabiliza al Estado y se deja impunes a quienes los financian, apoyan, asesoran y justifican”. Galindo continúa: “Es importante recalcar que a pesar de que el paramilitarismo es una estructura clandestina, su accionar esta cuidadosamente planeado y existe una cercana convivencia con las estructuras del poder político, lo cual tiene como uno de sus principales resultados la impunidad, el terror y la parálisis social. En este sentido, uno de los objetivos principales del paramilitarismo es la desmovilización total, la difusión del terror, el inmovilismo político, la desarticulación de la sociedad y el aislamiento de sus fracciones más radicalizadas. En pocas palabras, organizar el terror en la sociedad”. Más adelante el analista establece: “La violencia paramilitar se inscribe en un conjunto de técnicas coercitivas gubernamentales que, por medio de la violencia reguladora planificada, buscan facilitar el tránsito hacia un Estado autoritario de corte policial-militar. El paramilitarismo también es un dispositivo de control territorial; es una forma de disputa geográfica que busca controlar físicamente el territorio”.

Tomando los elementos que se adecúan al conflicto, los objetivos de la promoción del paramilitarismo en Venezuela serían

1) Desmovilización de las manifestaciones de descontento con el gobierno ante la ineficacia de la represión institucional

2) Difusión del terror entre la población para que se inhiba de exigir sus derechos en el espacio público

3) Controlar territorios urbanos de valor simbólico para el gobierno (zonas populares)

4) Violar derechos humanos de personas que ejercen su derecho a la manifestación pacífica, obstaculizando que estas violaciones sean adjudicadas a funcionarios estatales.

5) Encargarse de la realización de labores delictivas, preservando la imagen de neutralidad de las Fuerzas Armadas y policiales, resguardando así la imagen democrática del gobierno.

En la experiencia de Provea el trabajo con víctimas de ataques de grupos paramilitares hemos constatado la eficiente generación de terror por parte de estas organizaciones. Mientras en el 80% de los casos de violación de derechos humanos, por parte de funcionarios policiales y militares, los afectados tienen la disposición de ofrecer su testimonio o formalizar la denuncia en las instancias respectivas. En contraste, en el 95% de los casos de víctimas de agresión paramilitar, los afectados ni siquiera desean relatar su testimonio, anónimamente, a la ONG. Mucho menos formalizar la denuncia en el Ministerio Público o la Defensoría del Pueblo.

Al tener como referente el funcionamiento de las Fuerzas Armadas los Paramilitares incorporan algunos de sus elementos de operación estratégica, por lo que no necesitan un brutal despliegue de la fuerza para lograr sus objetivos. Aunque hay casos de personas asesinadas en el contexto de protestas en donde se ha señalado a estas organizaciones como responsables, o detención de personas por parte de civiles encapuchados, en muchas oportunidades sólo basta su presencia física para lograr neutralizar o disuadir el ejercicio de la protesta. Provea visitó una comunidad de la parroquia San Pedro, municipio Libertador de Caracas, que fue objeto de la presencia de 6 parejas de motociclistas, encapuchadas, miembros de un grupo paramilitar en horas de la noche del 21 de abril de 2017. El grupo paramilitar se estacionó en una de las esquinas durante varias horas, mientras conversaba con integrantes del Consejo Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) de la cuadra. Según los testimonios recopilados por Provea, los miembros del CLAP indicaron a los paramilitares nombres y número de apartamentos de las personas que habrían participado en un cacerolazo en horas anteriores. Los vecinos indicaron a Provea que desde esa noche habían dejado de participar en cacerolazos por temor a las represalias.

Una preocupante hipótesis es que cuando estos mecanismos simbólicos pierdan eficiencia, la actuación de los paramilitares en el conflicto venezolano aumente sus niveles de brutalidad, y con ello la violación sistemática de derechos humanos, que incluya el derecho a la vida, la integridad personal y la libertad personal.

[1] https://issuu.com/ddhhcofavic/docs/grupos_parapoliciales_en_vzla_cofavic

Provea / Coordinación General

PROVEA - postaporteñ@ 1767 - 2017-05-11 20:48:22
postaporteñ@_______________________________

NECESARIO, PERO NO SUFICIENTE

El libro sobre EFH y otros comentarios

Víctor L. Bacchetta

Es muy necesario, imprescindible se puede agregar, saber cuál ha sido la conducta de los militantes que pretenden ser revolucionarios. En esto se han centrado básicamente los comentarios y debates particulares sobre Amodio, EFH y otros integrantes del MLN Tupamaros, acentuado últimamente por el libro de María Urruzola.

Sin embargo, no es suficiente. No es suficiente como explicación o interpretación de esas conductas y, lo que es más importante, no alcanza para extraer de estos hechos todas las enseñanzas personales y políticas que se requieren, si pretendemos seguir luchando por un cambio revolucionario en nuestras sociedades.

Antes que nada, no cabe duda de que las traiciones individuales no explican la derrota de un movimiento revolucionario. Inclusive en las grandes revoluciones se registraron infiltraciones y traiciones en el más alto nivel, como Malinovski en el Comité Central del Partido Bolchevique, sin que torcieran el curso de los hechos.

Una anécdota. En el auge de las acciones del MLN, en Cuba se emitió una telenovela que reflejaba este caso y entre los personajes pusieron a un traidor. Hubo uruguayos que cuestionaron el hecho, alegando que los Tupamaros no tenían traidores. Era la experiencia revolucionaria cubana que indicaba esa posibilidad.

Asimismo, es claro que en aquellos años los que militábamos en la izquierda teníamos presente la posibilidad de la detención y la tortura. Nos preparábamos por tanto, sobre todo leyendo a revolucionarios como Julius Fucik y otros. Pero nadie, absolutamente nadie, puede asegurar cómo se va a comportar en ese momento.

En la izquierda uruguaya no se ha discutido abiertamente la cuestión de los militantes que cantaron bajo la tortura y las organizaciones no han tenido una actitud clara sobre estos casos. Se sabe que es una falla posible de la persona y, humanamente, no la podemos condenar, sobre todo si la persona la reconoce como tal.

Pero una vez confirmado el hecho, si esa persona quiere seguir militando, lo apropiado es que no desempeñe cargos o tareas de responsabilidad. No por cinco años, nunca. Sencillamente, porque la posibilidad de la falla ya está comprobada y, habitualmente, el enemigo se aprovecha de esa debilidad para volver a utilizarla.

Otra historia es cuando esa persona no reconoce u oculta esa falla y, mucho peor, pasa a colaborar con el enemigo. Esta es claramente la traición

En la persona de EFH, la calificación ya se la dieron compañeros de su organización con mucha mayor autoridad que yo para hacerlo. No obstante, se le siguen dando vueltas a este personaje, entrando incluso en un análisis de tipo sicoanalítico, pero que no aporta algo más sustantivo desde el ángulo político-social.

En cuanto al libro de Urruzola, digamos que es una buena investigación periodística y un éxito comercial. Obviamente, tiene unas implicaciones políticas notorias, sobre las cuales ni la editorial ni la autora pueden alegar inocencia. Pero no va más allá de lo que rodea a EFH y la autora no parece habérselo propuesto.

Las implicaciones políticas pueden afectar seriamente a aquellas personas y sectores partidarios que han usufructuado de la leyenda heroica de una generación para sus fines políticos e individuales. Fines reducidos a la subsistencia electoral en el marco del sistema, pues hace rato que renunciaron a aquellos valores.

No deja de ser saludable desenmascarar ese fraude. Las respuestas ensayadas por los involucrados son patéticas, no desmienten ninguno de los hechos presentados. Pero hay otra faceta subyacente en ese libro y es que puede contribuir, también, a generar una mayor desmoralización de los militantes honestos.

Aquí se evidencia la carencia del análisis, porque mucho más importante que las fallas y traiciones individuales, que existieron y seguirán existiendo, es la renuncia (llámenlo traición, si quieren, pero es de otro tipo) a los valores y objetivos revolucionarios. Una falla o traición individual no es suficiente para explicar este hecho.

Urruzola intenta explicar el impresionante viraje ideológico del Ñato en una coherencia sobre el papel del ejército nacional que EFH habría tenido desde los orígenes de su militancia. Esa idea del “ejército Artiguista” fue una fantasía de sus últimos días de la cual los propios militares se rieron, mientras la usufructuaban.

Esa coherencia personal de EFH no existió, basta con una lectura de sus escritos y declaraciones. Cuando el Ñato recurre a la Constitución y las leyes para justificar su defensa de las FFAA o el Pepe afirma que son el bastión de la Nación, no hace falta ningún documento secreto para identificar a los renegados.

Fantasía como el porcentaje de las FFAA que habría que conquistar para viabilizar los cambios o el parentesco de los mandos con ex-presos políticos, que parecen ignorar cómo funcionó el ejército. "El mismo soldado que te estaba pasando el mate, a los 10 minutos te está torturando", me contó una vez Jaime Pérez.

O el cuento del "diálogo entre ex-combatientes", como si hubiera existido una guerra y fuera una relación entre iguales, que evidencia una gran ignorancia o engaño sobre la naturaleza del ejército profesional. Hasta Gavazzo se dice traicionado por la institución que lo abandona a su suerte cuando ya dejó de serle útil (*)

La historia ha mostrado que una gran derrota del movimiento popular y revolucionario puede provocar una desmoralización capaz de alcanzar incluso a sus líderes. Este hecho es el problema más importante a resolver para el presente y el futuro, por el lugar que han ocupado estos personajes y su influencia política.

Es natural que esa renuncia no se vaya a expresar como tal, sobre todo cuando tales personajes tienen grandes ambiciones de poder. Pero más allá de la inteligencia y la capacidad del Ñato y otros para mentir y seducir, lo preocupante es la confusión de sus seguidores y su influencia sobre las grandes masas.

Esto no lo consiguieron por su sola cuenta sino que, más bien, coronaron el proceso ejecutado por la dictadura para anular el nivel de conciencia del movimiento popular. Tras haber aplastado a las organizaciones, dedicaron casi 10 años a desmantelar la enseñanza y controlar férreamente la vida social y política.

La posibilidad de una revolución la definen las condiciones objetivas y subjetivas de un momento histórico, independiente de la voluntad de los partidos y las clases (**). Ergo, los factores determinantes de la derrota son las concepciones y el desempeño de las organizaciones revolucionarias en medio de esa coyuntura.

Entonces, más allá de las cuestiones personales, tenemos que abocarnos a analizar esos factores. En primer lugar, evaluar si Uruguay se encontraba o no en medio de una coyuntura revolucionaria, porque la oportunidad de las acciones y métodos de lucha no es absoluta, depende del momento histórico concreto.

A continuación, evaluar las características del momento histórico presente, el estado de conciencia del pueblo y su disposición para las luchas. Partiendo de esta realidad, podremos definir las formas de organización y de acción adecuadas para acercarnos otra vez a posibles instancias de decisión revolucionaria.

(*) Ver en "Gavazzo sin piedad", de Leonardo Haberkorn, Random Penguin House Grupo Editorial, Editorial Sudamericana Uruguaya S.A., mayo de 2016.

(**) Una situación revolucionaria está determinada por tres signos principales: 1) La imposibilidad para las clases dominantes de mantener inmutable su dominación; 2) Una agravación superior a la habitual de la miseria y los sufrimientos de las clases oprimidas; y 3) Una intensificación considerable de la actividad de las masas. “Sin estos cambios objetivos, no solo independientes de la voluntad de los distintos grupos y partidos, sino también de la voluntad de las diferentes clases, la revolución es, por regla general, imposible” (V. I. Lenin)

VLB - postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 22:38:55
postaporteñ@_______________________________

"Las fuentes de Urruzola están en El Bocón; no es serio"

con MAURICIO ROSENCOF

Resumen de la entrevista que concedió a Caras y Caretas 5/5/17

Corría 1972 y el golpe ya se había desencadenado, aunque aún faltaran varios meses para concretarse. Pero venía de antes, de cuando el Ejército comenzó a tomarse licencias para matar, torturar y violar, sin tiempo, sin apuro, sin el apremio de tener que rendir alguna vez alguna cuenta. Los interrogatorios no tuvieron fecha de vencimiento hasta 1985. Los asesinatos, tampoco.

El Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) venía de integrar un aparato de resistencia desde antes de las elecciones de 1971: se llamó “Contraofensiva”. Lo comandaban el general Líber Seregni, un grupo de militares antigolpistas, el Partido Comunista del Uruguay, el propio MLN-T y algunas fuerzas de autodefensa de otros sectores frenteamplistas y democráticos. Lo cuenta Seregni en el libro Mano a mano, de Fernando Butazzoni. La resistencia armada se desangraba día a día. Con ese telón de fondo nació la posibilidad de una tregua entre militares y guerrilleros, que significara en términos prácticos salvar de una muerte segura a decenas de militantes y restablecer conductos de negociación y diálogo que pacificaran una situación que, de tan extrema, presagiaba el infierno.

Los militares, con la colaboración de traidores como Héctor Amodio Pérez y Alicia Rey Morales, que negociaron su libertad a cambio de “ordenar papeles”, utilizaron sus habilidades para vencer al MLN-T e intentar quebrarlo. “Esos militares son los mismos que hoy festejan cuando la hija de un entrañable militante que también sufrió las penurias de la prisión política se presta para un juego perverso y deleznable de enchastre colectivo”, dijo Rosencof

¿Leíste el libro de María Urruzola?

Dentro de poco se cumplen 70 años de la Comedia Nacional, que se inauguró con una obra de Ernesto Herrera que se llamaba El león ciego. Es un caudillo guerrero. La última frase del león ciego, que son las últimas palabras de la obra, después de las cuales cae el telón, son: “A esos cajetillas, cobardes, los cambiás por mierda y perdés plata”.

Ese libro por el que me preguntás no lo leí, pero imagino que tiene la tarifa. Respecto de lo que se publica en ese libro, quiero recordar que, tanto en este caso como en otros que son muy dolorosos, se está rompiendo una regla que va más allá de la ética periodística y que tiene que ver con una ética humana. En el marco de aquellos interrogatorios que hicieron los militares, donde murieron compañeros y compañeras, donde fueron violadas compañeras, donde se vivieron cosas horrorosas, allí existe un respeto, creo que universal, y es la primera vez que se rompe de esta manera.

Ese pretendido documento que se publica anda dando vueltas desde hace 20 años. El periodista Álvaro Alfonso vino un día a mi casa y me lo mostró. Me dijo que le había llegado y me preguntó mi opinión. Y cómo será la cosa que no lo publicó, nunca lo mencionó, creyó que era carne podrida y no le dio bola. Nunca más se movió eso, hasta que hace tres años apareció publicado en un periódico muy menor, que se llama El Bocón. Es decir: las fuentes de Urruzola están en El Bocón. No es serio. Incluso en el libro se desliza que este documento tiene algo que ver con el llamado Archivo Castiglioni, y nada que ver. Los archivos de [Elmar] Castiglioni fueron encontrados hace un año, y esto anda dando vueltas desde hace 20. Cuando Amodio Pérez dice que él y su mujer negociaron su libertad, su traslado a España, su cuidado y protección durante todos estos años, a cambio de “ordenar papeles”, está mintiendo

¿Por qué lo dice?

Porque hizo mucho más que ordenar papeles: delató gente sistemáticamente. Sabía mucho, y si no sabía algo, tenía bien claro quién sabía. Se paseó por todos los cuarteles señalando gente, diciendo que este o aquel sabía tal o cual cosa porque había participado en tal o cual acción. Hubo compañeros que se cortaron las venas por Amodio, porque no había manera de pararse frente a él, porque había entregado a decenas de compañeros. Y entregarlos era entregarlos a la tortura sistemática, si tenías suerte. De lo contrario, era la muerte. Ese es Amodio, el que aparecía y se paraba frente a vos y les decía a los milicos: “Este se llama tanto, atendía en tal lugar, sus horarios son estos, está de novio con tal persona, su alias es tal”. Todo. Entre él y Armando Méndez armaron toda esa basura. Y hay algo que me importa mucho aclarar, porque lo han repetido muchas veces e incluso ahora se suman indios que eran de nuestras tolderías y ahora caen en la violación de una ética de respeto, porque están destruyendo gente que ni de cerca se merece esto.

Esto arranca con el diario El País cuando trae a Amodio en el marco de la elaboración de la agenda de lo peor de la oposición. Lo trae, le pone abogados, le paga los gastos, lo mantiene. Y en la historia universal hay algo que genera un desprecio, un asco universal, incluso para los beneficiarios de una traición: son esos individuos, esas basuras que no son respetadas ni siquiera por quienes se benefician de ellos. Aquí tenés a El País, Amodio y Urruzola conformando una cooperativa de mala leche que cuenta con tamberos variopintos. Y esto provoca una sensación de tristeza profunda, de náuseas, de asco, con algunos con quienes vivimos cosas tremendas y no pueden distinguir diferencias políticas de bajezas de este tipo. Da tristeza ver la degradación de un hombre, da pena. Esto marca un hito de indecencia del que no se vuelve.

 Mujica dice que es un libro contra la memoria de Fernández Huidobro y que se propone bloquear su eventual candidatura presidencial

Lo leí, pero Pepe se equivoca. Es un libro político que busca cagar a todo el mundo: a la militancia, al Frente Amplio, a la perspectiva del futuro, a todos. No hay nadie contento con esta basura, salvo lo peor de la oposición. Leí a un columnista en El País que decía que tienen que aparecer otros interrogatorios, que eso es bueno, que aporta. ¡Por favor! Ese hombre tiene la altura de los cívicos de la dictadura cívico-militar, encaja perfectamente. Es exactamente igual que el canje del que te hablé en El león ciego.

En el libro se habla de las negociaciones en el Batallón Florida. Usted participó en ellas.

Sí, y quiero aclarar algunas cosas, porque se dicen inexactitudes de todo tipo. Incluso hay historiadores que repiten una mentira, y uno se sorprende. Nadie negoció nunca ninguna rendición incondicional. Nunca. Eso es falso. En toda esta historia, además, falta un nombre que no se menciona mucho, sino al pasar y como un actor muy secundario, y en realidad fue un caballo de Troya que nos quisieron meter.

¿De quién habla?

En determinado momento, los mandos medios del Ejército, sobre todo del Batallón Florida, empezaron a sentir que mientras los mandos superiores se daban la tal vida, ellos debían salir a la calle y enfrentar a una organización que tenía potencial de fuego. Yo estuve conversando una cantidad de horas con Esteban Cristi y el Goyo [Gregorio Álvarez] en el noveno de Caballería, porque ellos estaban muy preocupados con eso. Nunca fue una propuesta nuestra la búsqueda de una salida con cierta negociación, fue de ellos. Cristi me dijo que nos iban a pedir la rendición incondicional, y yo le respondí que por ese camino no había entendimiento posible. En esa conversación el Goyo me dice que se podría negociar alguna cosa.

De pronto me sacan un día de la cana y me llevan al Batallón Florida y me encuentro con el Ñato, el Nepo, el Inge y Mauro, que arregló con ellos que no quería participar en esas reuniones, y canjeó información por estar preso seis años, aunque al final estuvo diez. Salió el día del décimo aniversario del asesinato de Ramón Trabal, asesinato en el que no participamos por ningún lado. Pues bien, en esa reunión estaban [el coronel Carlos] Calcagno y Armando Méndez. Pero aparece alguien más: Alicia Rey Morales.

La pusieron como si fuera una dirigente presa, al mismo nivel que al Ñato, al Nepo y a mí. Nosotros escuchamos la propuesta y nos callamos. Al rato le dije a Calcagno:

“Mirá, si esto es un planteo, en serio lo que acaban de hacer es de cuarta, porque todos sabemos quién es Alicia Rey. Y acá la pusieron ustedes”. Era obvio. Nosotros avanzamos en la negociación hasta que llegamos a seis puntos de acuerdo, nada de incondicionalidad. Esos seis puntos están publicados, no son una novedad. Incluso nosotros les dijimos que no éramos dirigentes del MLN, que ya estábamos presos y que el MLN funcionaba sin nosotros, y ellos plantearon la posibilidad de hacer un contacto con alguien que estuviera afuera, para trasladar lo que se había conversado adentro y que resolvieran. El contacto se hizo, se respetó ese lugar, no cayó nadie por ese contacto. Hubo cosas que plantearon y que era imposible aceptar, como que se entregara [Raúl] Sendic. Incluso hubo una propuesta de que Sendic se fuera al exterior, y él se negó. Jamás hubo una negociación en el marco de una rendición incondicional; eso es falso por donde se mire. Un día nos anuncian que iban a venir los comandantes en Jefe, es decir, que el asunto venía avanzando.

Estábamos a un paso de terminar con ese baño de sangre, liberarían a los presos salvo a nosotros, se buscaría la forma de institucionalizar el movimiento, etcétera. Porque estábamos perdiendo esa guerra, con muchísimo dolor y sin resistencia posible. A las muchachas de abril, entraron a su casa y las acribillaron. Era una locura. Ese día, cuando vienen los comandantes, nos afeitan y todo. Estaban [el general Florencio] Graviña, el Goyo, Cristi, los hermanos Zubía, Zorrilla, Trabal. Nos reunimos con ellos, querían vernos.

¿Qué pasó después?

Se cortó. Pero se cortó de una manera abrupta, porque en la madrugada fueron Zorrilla, Cristi y Graviña a hablar con [Juan María] Bordaberry para que refrendara el acuerdo, y Bordaberry pidió tiempo para hablar con sus asesores, entre los cuales estaban Julio María Sanguinetti, [Álvaro] Pacheco Seré, Mederos. Y Bordaberry dijo que no había acuerdo. Se vino abajo todo.

 ¿Por qué menciona a Alicia Rey?

Porque nosotros teníamos la opinión de que la más inteligente de esa pareja era Alicia, mientras que Amodio era el más tronco. Fueron los dos los que participaron en esa basura que hicieron, porque los militares no les iban pagar pasajes, estadía y protección sólo porque Amodio marcara a alguna gente mientras la novia dormía plácidamente en un cuartel. Los milicos no son bobos. El peso de esa mujer era muy importante en esa pareja, y por eso nos la quisieron poner. Alicia era más inteligente que Amodio; él ordenó papeles y ahora la ética de una periodista le da un valor de material incuestionable. Lo que se está rompiendo con este libro y con el eco mediático que está teniendo es la dignidad, es la ética, es la moral mínima que se debe tener. Es inadmisible que se esté discutiendo esta canallada. Se han dicho barbaridades terribles, como que negociábamos cosas por pequeños beneficios personales. ¡Por favor! Después de estas reuniones terminamos en un pozo 11 años y medio. No pueden tener el tupé de decir estas barbaridades. Una cosa es tener discrepancias con el Ñato, y otra cosa es caer en este pozo negro.

LOS INTERROGATORIOS QUE OBTUVO ZELMAR

“En los días en que el Parlamento agonizaba, Zelmar Michelini y Guillermo Chifflet se encontraros en los pasillos del Senado. Zelmar tenía una carpeta con interrogatorios que había obtenido de forma clandestina. Chifflet los leyó y escribió sobre ellos. Estos interrogatorios no están hoy sobre la mesa. Desaparecieron con Zelmar o andan por ahí. Pero no son los que publicó el periódico El Bocón hace tres años. Esos son los que incluye y maneja María Urruzola. Los interrogatorios que publica son los ‘papeles ordenados’ que le significaron la libertad a Amodio Pérez y a Alicia Rey Morales, ambos al servicio del entonces teniente de Inteligencia Armando Méndez”.

- postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 22:31:49
postaporteñ@_______________________________

Es el asiento el que moldea el culo (VII)

Despacho de Aparicio Méndez, Presidente. Reunión de la Junta de Comandantes

Queirolo; Che Aparicio, traé tres café
Aparicio: ¡Pero cómo che Aparicio traé tres café! ¡Yo soy el Presidente!!!
Queirolo: Bueno, está bien, traé cuatro

Anónimo 

 

En nuestra nota anterior en esta serie de comentario al libro "Eleuterio Fernández Huidobro, sin remordimientos" de María Urruzola (pedimos disculpas a la redacción de PP y también al lector por tantas notas sobre el tema, tratamos que sean cortas,? y faltan pocas) terminábamos con una ironía sobre el plan estratégico de convencer a tu enemigo de adoptar la formación que más favorezca tu plan.

La ironía debe ser usada con cuidado, puede dar a confusión. Porque en verdad, hacer que tu enemigo haga lo que te favorezca, es parte del arte de la estrategia. Pero no es lo mismo estrategia que una caricatura de estrategia

Hace 25 siglos SUN TZU explicaba que el arte de la guerra es hacer que tu enemigo termine haciendo lo que más te sirve. O, hace un siglo y en otro terreno, Capablanca mostraba como llevar al rival a la jugada que le abriese a él el camino, pero no andaba voceando su plan para que todos vean lo genio que era, se lo callaba.

O si se quiere, una cosa es forzar al enemigo por la presión de los actos de guerra, y otra sentarse a "convencerlo". Mucho menos desde una posición de debilidad absoluta -prisionero del enemigo- y entregando además lo poco que se tiene. A eso, y mandarse la parte de ser un gran estratega, lo llamo caricatura de estrategia.

Una de esas genialidades estratégicas posteriores del Ñato fue "ganarse al ejército" sosteniendo la teoría de que el golpe militar en Uruguay fue hecho por civiles, y los militares sólo cumplían órdenes

Es una versión tan disparatada y una distorsión tan grande de los hechos, que no valdría la pena ni prestarle atención si no fuese porque hay mucha gente en la izquierda, y muy respetables incluso y sin duda inteligentes e informados, que sigue hablando de "dictadura cívico-militar" en vez de dictadura militar, que es lo que fue.

El libro de María, y también las intervenciones de ella en la polémica que siguió, abordan ese tema en dos aspectos: documentar la campaña pro-militar de EFH, y entrar en la evaluación de lo que en realidad pasó.

¿Fue o no fue una dictadura militar? El tema no es simple cuestión de palabras, tiene gran importancia política. Voy a discutir aquí los argumentos de los que dicen que no.

> También participaron civiles

En América Latina tenemos mucha experiencia en dictaduras militares, hemos conocido unas cuantas. ¿Alguien sabe de una en que no haya participado ningún civil? Si por haber alguno ya no puede ser una dictadura militar, esa caracterización carece de sentido. Las dictaduras no son ?abstracciones

> La dictadura fue implantada para cumplir los objetivos de la clase dominante, integrada por civiles.

?Fue uno de los argumentos preferidos de EFH. Es tan absurdo que hasta molesta tener que ocuparse de esto.

Desde las clases de Historia del Liceo, en un fenómeno político distinguimos FORMA y CONTENIDO. La dominación social puede tener un mismo contenido bajo distintas formas políticas según las circunstancias. Es por eso que el concepto de forma política tiene sentido. La dominación burguesa tiene muchas formas diferentes, república democracia, monarquía constitucional, dictadura militar, bonapartismo, populismo autoritario, fascismo, etc. Todas ellas tienen el contenido último de responder al programa de clase de la burguesía, pero la forma depende de muchas cosas.

Si una dictadura militar dejaría de ser tal por responder al interés de una clase social mayoritariamente de civiles, sólo podríamos hablar así si los militares constituyen ellos una clase social.

Qué curioso, hay algunos casos excepcionales en la historia en que los miliares son eso, una clase social constituida como tal, pero ahí no hablamos de dictadura militar. El régimen político de Esparta era, dentro su círculo restringido, bastante "democrático". Y hasta usamos el término "democracia militar" (todo al revés) para referirnos a las aldeas cosacas campesinas militarizadas semi-autónomas en el imperio ruso.

> Al principio no fue una dictadura militar sino un fascismo civil

Este argumento ha sido muy usado. María en parte lo considera, aunque lo descarta. Se sostiene que una  corriente civil fascista formó parte de este proceso, aun antes que la presencia militar fuese relevante.

En tiempos de la apertura democrática el libro "Fascismo y dictadura" de Nikos Poulantzas era una referencia en este tema, hoy no tanto. Tomaremos algunos conceptos con cierta amplitud.

El fascismo es un régimen de dominación burguesa con características específicas, diferenciada de otras como la dictadura militar. Se implanta en un proceso, en el cual hay un punto de no retorno en el que se impone la forma fascista sobre las otras alternativas posibles. El fascismo se explica por las condiciones concretas de la lucha de clases, en un escenario en que la burguesía debe recurrir a alguna forma de movimiento de masas para atacar al movimiento obrero es ascenso, y las formas de dominación tradicionales están muy desgastadas y también es complicado recurrir al instrumento militar, al menos temporalmente. Hay también formas políticas intermedias, entre el fascismo y la dictadura militar clásica, como el franquismo.

Un planteo diferente fue hecho por Rodney Arismendi para el cual la dictadura uruguaya fue fascismo, un fascismo sui generis sin convocatoria de masas, y las fuerzas armadas cumplieron el rol del partido fascista, lo que es como decir "un fascismo que no es fascismo". El politólogo argentino Guillermo O'Donnell propone otra categoría, "Estado burocrático-autoritario", una especie de dictadura militar pero de carácter más tecnocrático que la viejas formas tradicionales, con una "orientación eficientista".

Está claro que en América Latina, y más en Uruguay, donde los milicos no se destacan por un elevado desarrollo técnico ni una amplia cultura, a algún civil tenían que recurrir para hacerse cargo de la administración del Estado. Lo que demostraron fue precisamente lo contrario, la combinación de la impericia con las ganas de quedarse ellos con toda la torta los llevó a una gran ineficiencia de gestión.

La inoperancia de los militares uruguayos tiene por base su disociación social. No fue solamente técnica o administrativa, también política,? vista en el fracaso del plebiscito de 1980 que Gabriel García Márquez llamó "El cuento de los militares que se creyeron su propio cuento". A propósito de eso Luis Eduardo González, discípulo de O'Donnell, aplicó la categoría "autoritarismo burocrático" en "Uruguay, la apertura inesperada"

Cuando se habla de punto de no retorno es porque en los procesos de este tipo hay ambigüedades y mezclas. Si solamente podríamos aplicar una categoría cuando el fenómeno es químicamente puro desde el inicio, no habría análisis. Lo que importa es el factor que termina siendo dominante. La pregunta no es si hubo civiles y cuándo, sino por qué fueron desplazados por los militares

Repasemos las cosas. Primero hubo una iniciativa autoritaria y represiva de Pacheco. Fue la primera respuesta fuerte de las clases dominantes a la crisis política emergente. Logró un cierto predicamento de masas de tipo fascista, pero necesitaba mucho más que eso. Lo que hizo en definitiva es abrirles la puerta a los militares. Asociado a ellos pero en realidad subordinado a ellos, Bordaberry dio el golpe. Intentó llevar adelante un proyecto más claramente fascista, pero no tenía nada como para hacerlo, los militares lo sacaron. Pusieron un fantoche civil de presidente, pero al mismo tiempo coparon casi toda la administración pública e hicieron un desastre. Los únicos límites que encontraron fueron por parte del imperialismo y los organismos internacionales.

Es curioso que haya sido en el último tramo de la dictadura, cuando se agotaba, que un militar ocupó la presidencia. La dictadura militar uruguaya tuvo la característica de la DEBILIDAD de su pata civil. El aislamiento militar ha sido analizado, por ejemplo, por Pedro Montañez o por Luis Stolovich. Para comprender ese aislamiento hay que comprender las características de la formación social uruguaya. Que EFH se queje de lo poco "comprensivos" que son los civiles uruguayos con los militares, es su problema.

> Hablar de dictadura militar es facilitar la impunidad de los civiles.

Dejé este argumento para el final. Es el criterio de CUI BONO, "¿Quién se beneficia?". Es imposible tener una discusión política sobre cualquier tema sin que aparezca esta cuestión, el problema es que no puede ser el único criterio porque nos lleva a visiones unilaterales, siempre alguien se beneficia y otro se perjudica.

En este caso vamos a contestar este argumento con dos cosas. Uno, no tiene nada que ver; dos, es al revés.

Nada que ver. Caracterizar esto como dictadura militar, fascismo sui generis, autoritarismo de la torpeza o lo que sea NO IMPIDE juzgar y condenar a civiles como Juan Carlos Blanco o el que sea. Si algo lo impide es otra cosa, y la confusión no ayuda. Voy a poner el ejemplo francés, con las elecciones se ha vuelto a plantear el tema de los colaboracionistas con la ocupación nazi en la guerra. Que haya habido franceses que colaboraron no le quita el carácter de ocupación extranjera, ni impide juzgarlos.

Es al revés. El problema acá no es la impunidad de los civiles sino de los militares. Lo que importa es que no fueron algunos militares, ni un grupo o un sector o un ala. Fue la institución, orgánicamente. Ese es el sentido en este caso del concepto DICTADURA MILITAR

Precisamente aquí el problema de "quién se beneficia" es que EFH quiso beneficiar a los militares y por eso armó el relato de los civiles que dirigían

Voy a mencionar un hecho: el juicio por el asesinato de Nibia Sabalzagaray.

María hace un aporte invalorable, da hechos conocidos pero los ve mucho más claramente.
"La joven comunista había sido detenida en la pensión en la que vivía por un grupo de hombres de civil, por lo que no se sabía si todos eran “funcionarios militares y policiales, equiparados y asimilados”, como establece la ley, o si eventualmente había también civiles... La incógnita sobre la identidad de los represores hizo que el caso fuera extraordinario... se creó un malentendido que permanece aún sobre lo que decidió el Poder Ejecutivo presidido por Tabaré Vázquez... fue el primer caso que se elevó al Poder Ejecutivo presidido por un político del Frente Amplio, como establece el artículo 3, y este respondió que estaba comprendido en la Ley de Caducidad para los militares que hubieran intervenido, y que en el juzgado interviniente podía seguirse la investigación para los civiles que eventualmente hubieran participado. Era algo obvio. Casi una redundancia. No era necesario que el Poder Ejecutivo lo dijera, pero de allí nació el mito de que Tabaré Vázquez había excluido el caso Sabalzagaray de la Ley de Caducidad. No fue así. El expediente avanzó hasta que se llegó a la conclusión de que todos los que habían intervenido en la detención de la joven eran militares. Sólo restaba, por decisión del Poder Ejecutivo presidido por Tabaré Vázquez, archivarlo. Sin embargo, la fiscal [Mirtha Guianze] decidió elevar un recurso de inconstitucionalidad de la Ley, con muy pocas esperanzas de lograrlo. Pero los milagros a veces existen: la Corte declaró inconstitucional la Ley de Caducidad en el caso de Nibia"

¡Ni para evitar que se anulase la ley de caducidad de rebote y por error -que fue lo que en verdad pasó- ni para eso hubo civiles en la dictadura militar!

? Si hubiese habido aunque fuese uno, ma qué impunidad de civiles, lo hubiese recontra encanado y los militares nada. Pero no había ninguno, todos eran militares.??

Digo que la ley de caducidad está anulada de hecho, aunque formalmente siga existiendo como letra muerta y el tema de prescripción de los delitos sea una batalla todavía no resuelta. Para los que pensamos que la forma jurídica es expresión de las fuerzas reales, consecuencia y no causa, la ley de impunidad es una cosa y la impunidad real es otra. Hacer caer la ley es hacer caer el fetiche de la ley y poder mostrar así a la gente que la impunidad se mantiene A PESAR de que la ley ya no está operativa. Completar la anulación formal es importante en el terreno simbólico, pero más importante es mostrar que eso no va a modificar las cosas, y que hay que llevar la lucha a otro plano.

El caso de Nibia siguió teniendo consecuencias. Miguel Dalmao fue procesado en noviembre 2010 por Rolando Vomero. Mujica, siendo presidente, lo fue a visitar. En junio EFH salió en su defensa: "está pagando el pato por cuenta de otro. Lo que me duele más es el o los responsables de ese asesinato que dejan que un camarada siga estando donde está para seguir sanos y salvos ellos. Eso me merece el más grande de los repudios... Él... a lo mejor sabe incluso quién fue... hay que tener muy poco carácter militar para dejar que un camarada..."

No le resulta inmoral en cambio que encubriese a los posibles asesinos, y de hecho él tampoco aporta dato alguno al juzgado. En 2013 Dalmao termina siendo condenado por Dolores Sánchez a 28 años por“homicidio muy especialmente agravado”. Muere en diciembre 2014

La dictadura militar, orgánica, de la institución militar como tal, es un tema. El papel cumplido por algunos jefes tupamaros como el Ñato y otros, es otra cosa.

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 22:26:13
postaporteñ@_______________________________

POSTALINAS

UN RATON CON LAS PATAS EN LA MASA

“En toda mi actividad política, nunca vi, nunca intuí, nunca sospeché, de que el MLN, después del 85, tuviese alguna actividad financiera o de otro tipo que rompiera las normas de la legalidad. Nos integramos a la democracia sin cartas en la manga, sin trampear”, respondió el ex tupamaro Luis Rosadilla, consultado sobre las actividades ilegales del MLN en democracia.
La mañana de El Espectador, 26 de abril de 2017

Veamos qué le dijo a Ignacio Álvarez en Pan y Circo, preguntado por el mismo tema, el 24 de noviembre de 2007:

"Mire Álvarez, si usted tiene la pretensión de que yo conteste esas cosas que dijeron los medios, tendría que tener uno atrás que por lo menos me pinche, y alguno adelante que sacuda una capucha". (...)

-¿En realidad no sería lógico pensar que no se quiere reconocer algo así porque puede ser comprometedor y hay un pacto de silencio que debe respetarse?

-Por supuesto que sobre muchas cosas tiene que haberlo.

-Y hay pactos de silencio que usted respeta...

-En todas las organizaciones políticas hay niveles de reserva, en decisiones que se toman, en relaciones que se tienen, en discusiones. En todas las organizaciones políticas creo que deben de haber áreas de reserva.

-¿Usted formaba parte del llamado Grupo de los 17?

-No contesto.

-¿Es un pacto de silencio también?

-No contesto.

-El Grupo de los 17, para definirlo, era una dirección paralela del MLN, donde hay nombres que han trascendido como el de Sendic, Zabalza, Mujica, Fernández Huidobro, Manera y Marenales. Y se planteaban tres objetivos, usted corríjame...

-Yo no lo voy a corregir porque desde ya le digo que sobre eso no contesto. Para mí eso no existe. No contesto.

*En los próximos días será publicada la entrevista completa en Youtube.

Federico Leicht

 

Globalito en ex imprenta Polo / 14 de mayo /

¡en apoyo a la lucha obrera!

 

A tres meses de la ocupación de la ex imprenta Polo, el Colectivo Globale se propone apoyar la lucha de los obreros/as gráficos con una actividad dirigida a niños y niñas.

Será el domingo 14 de mayo a las 16 horas en Paysandú 1179, esquina Cuareim.

De esta forma, nos preparamos hacia una nueva edición de Globalito que ocurrirá en el 9º Festival de Cine Documental Globale en setiembre de este año.

Entendemos que niñas y niños conforman un sector particularmente vulnerable en la sociedad actual. Es por esta razón que en el tercer año consecutivo de Globalito y en los nueve como colectivo, nos proponemos llevar adelante proyecciones y talleres dirigidos a ellos.

Niños y niñas están expuestos a la manipulación y condicionamiento mediático de forma permanente. El sistema todo, y en particular la publicidad y el comercio, tienen como objetivo hacer de los más pequeños potenciales consumidores.

Es por ello que pensamos en llegar a los más jóvenes con proyecciones desde otra estética y otros contenidos, diferentes a la que proponen los medios de comunicación y las redes sociales. Apuntamos a sensibilizar en valores: comunidad, solidaridad, amistad, cuidado de la tierra.

De algún modo es plantar una semilla en esa construcción colectiva de otro mundo más justo y solidario

 

Carta al futbolista FABRA - de la JAPL

 

Señor Frank Yusti Fabra Palacios:

Los integrantes de la Junta Abya yala por los Pueblos Libres –JAPL- deseamos saludar su actitud, y decirle que los habitantes de este suelo, que sufrimos la imbecilidad racista por 500 años, ya lo tenemos en nuestros corazones.

Como habrá escuchado, es una enfermedad difícil de curar, porque ataca por el lado de la ignorancia, cuando en verdad nació desde el poder para despojar, esclavizar y matar a nuestros pueblos de Abya yala (América) y también del África, cuna de toda la humanidad.

 En la Argentina llamamos “padre del aula” al dirigente que más alentó la xenofobia contra las personas de color con ascendientes en nuestro continente o en África. Calibre usted la magnitud de nuestra enfermedad, metida en las instituciones y en el bronce.

A muchísimos argentinos nos honra su aporte, señor Fabra, a través del deporte, y nos conmueve su sensibilidad. Lamentamos que, con su juventud, se vea atacado por una condición que es y debe ser su orgullo y el nuestro. Al darle usted las gracias a su mamá ha dejado un precioso y conmovedor legado para todos nosotros, no lo dude.

No queremos responder con la indiferencia. Por eso le pedimos perdón a usted y a todos los deportistas, mujeres y hombres víctimas de los gritos racistas. Pero entenderá usted que los principales responsables de este estado de cosas fueron llamados aquí “civilización”. De ahí que algunos repiten nomás lo que les inculcó el sistema.

Aprovechamos para manifestarle a Usted el agradecimiento a tantos hermanos colombianos, haitianos, cubanos, paraguayos, bolivianos, peruanos, chilenos, orientales, en fin, y muchos que sería largo enumerar, con quienes constituimos esta bella “patria grande” y de quienes aprendemos a diario el sentido de unidad, hermandad, solidaridad y valentía. Sólo una oligarquía y una alta burguesía europeizadas, serviles, se permitieron continuar con las atrocidades del genocida. Pero, señor Frank: lo auténtico está en su corazón dolido.

Lo saludamos con un abrazo de hermanos, gratificados con sus modos. Los que quisieron ofenderlo se ofendieron a sí mismos.

Sabemos además, que usted ha nacido un 22 de febrero, una fecha histórica para nosotros, los hijos de Artigas y Ansina, porque desde 1814 simboliza la resistencia heroica a la prepotencia metropolitana “civilizatoria”.

Si su cuna en Colombia es la localidad antioqueña de Nechí, y significa oro puro, oro natural, tenga por seguro que no olvidaremos a su pueblo, cuando uno de sus hijos nos entrega aquí su talento con una presencia que hace honor a su origen. Quizá esta circunstancia nos estimule a conocer mejor la heroica epopeya de los cimarrones y los palenques de Benkos Biohó, y compararla con la no menos heroica resistencia de nuestros gauchos y charrúas.

Señor Fabra: Usted en un minuto destruyó, con su silencio y sus lágrimas, lo que el sistema opresor europeizado y la tilinguería vernácula edificaron a sangre y fuego por 500 años.

Nos ha dado una lección. ¡Salud! ¡Y que vivan los hijos de Nechí! Con qué gusto recibiremos su palabra, un día, para que nos ilustre.

Junta Abya yala por los Pueblos Libres

Mayo de 2017. Paraná, Entre Ríos, Argentina

Viejos Desarrollos, Nuevas Alternativas

8 Mayo, 2017

Celebrado una década apostando por alternativas democráticas y ecológicas en Perú, desde CLAES y la RedGE (Red Peruana por una Globalización con Equidad) anunciamos un ciclo de eventos, que incluyen:

CURSO: VIEJOS DESARROLLOS Y NUEVAS ALTERNATIVAS.

Un curso intensivo, en Lima, del 13 al 15 de junio de 2017. En este curso se explorarán alternativas de desarrollo en el Perú y América del Sur, buscando aportar a un debate que busca alternativas al desarrollo convencional en nuestros países, con nuevos instrumentos de evaluaciones de impactos sobre los derechos de las personas y de la Naturaleza.

Modalidad: sólo por inscripción, con cupos limitados, con una carga de aproximadamente 20 horas lectivas, con asistencia completa. Todas las personas interesadas deben presentar su candidatura para participar del curso. Al presentar su candidatura se entiende que se comprometen con su presencia permanente durante los dos días y medio que dura el curso.

MESAS REDONDAS:

Ciclos de tres mesas redondas abiertas al público para reflexionar sobre desarrollo y alternativas, energía y cambio climático, y la situación internacional.

PROFESORES Y PANELISTAS:

Eduardo Gudynas (CLAES, Uruguay) / José De Echave (CooperAcción, Perú) / Lucio Cuenca (OLCA, Chile) / Gerardo Honty (CLAES, Uruguay) / Marco Gandarillas (CEDIB, Bolivia) / Francisco Rhon (CAAP, Ecuador) / y otros expertos a confirmar.

Informes y postulaciones: cursosredge@gmail.com

Informaciones en la web:

 http://redge.org.pe/actividadesRedge/actividad/1202/1

- postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 22:18:35
postaporteñ@_______________________________

VNZL | Implosión, confrontación y militarización: Escenarios que plantea la ?Constituyente Maduro?

Los escenarios que plantea la Constituyente “popular” de Maduro

El analista Benigno Alarcón opina que, al cerrar la vía electoral, la Constituyente "agudizará" el conflicto

Por AFP 09 DE MAYO DE 2017 

¿Será la Constituyente del presidente Nicolás Maduro el punto de quiebre de la crisis venezolana? ¿Qué rol jugarán los militares? ¿Podrá la oposición forzar unas elecciones generales? Maduro enfrenta desde el pasado 1 de abril protestas opositoras que exigen comicios generales para sacarlo del poder y que dejan hasta ahora 36 muertos.

En medio de esa ofensiva convocó una "Asamblea Constituyente popular", según él para resolver un conflicto que se agravó luego de que la oposición asumiera el control del Parlamento en 2016, e inflamado por el colapso económico. Pero sus adversarios descartaron participar porque la mitad de los asambleístas serán elegidos entre sectores controlados por el chavismo, lo que a su juicio niega el voto universal. Así, la convocatoria plantea varios escenarios.

He aquí los principales:

Confrontación

El analista Benigno Alarcón opina que, al cerrar la vía electoral, la Constituyente "agudizará" el conflicto. "La gente seguirá en la calle tratando de generar un cambio político. Esto va a complicar las cosas mucho más"

Alarcón cree que la intención es generar un "suprapoder", controlado por Maduro, que asuma las facultades del Legislativo, y también "generar un factor de distracción" para evitar elecciones. Las presidenciales están pautadas para diciembre de 2018, mientras este año deberían celebrarse las de gobernadores (pospuestas en 2016) y de alcaldes.

"Parece una jugada para distraer la atención y dividir a la oposición, que no funcionará", comentó a la AFP Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano. Shifter estima que, dada la actual volatilidad, "es difícil imaginar que una Constituyente prospere".

"Siguen el comportamiento de los enfermos terminales: sé que me voy a morir, pero si vivo un día más es ganancia. Andan en esa filosofía, viendo si sucede algo que los salve milagrosamente: si se descubre la cura, si sube el precio del petróleo", subraya Alarcón.

Siete de cada diez venezolanos rechazan la gestión del heredero político de Hugo Chávez (1999-2013).

Implosión 

Las manifestaciones dejan además cientos de heridos y detenidos, de los cuales 73 han sido enviados a prisión por orden de tribunales militares, según la ONG Foro Penal. Los opositores denuncian una violenta "represión", pero el gobierno dice que enfrenta el "terrorismo" de una "insurgencia armada"

La persistencia de las protestas obligaría a Maduro a endurecer las medidas de contención y, eventualmente, podría perder el apoyo de una Fuerza Armada a la que ha conferido amplio poder político y económico. Los militares le han jurado "lealtad incondicional". Pero "si las Fuerzas Armadas concluyen que la represión es demasiado costosa y que habría que seguir un camino constitucional para salir de la crisis, es posible que se abran paso unas elecciones generales", afirma Shifter. Alarcón cree que el sector militar "está viendo qué tan sostenible es la situación".

No obstante, un quiebre va a depender de la protesta, pues "si la calle se apacigua será mucho más complicado". La implosión también podría venir de chavistas contrarios a la Constituyente, según el analista Michael Penfold.

La fiscal general, Luisa Ortega, de línea oficialista, se ha convertido en una piedra en el zapato tras denunciar detenciones arbitrarias y una "ruptura constitucional" por decisiones -anuladas parcialmente- con las que el máximo tribunal asumió las facultades del Parlamento.

Militarización

Alarcón no vislumbra un golpe de Estado militar o una guerra civil, pero sí una "militarización" creciente, pues la suerte de Maduro está atada cada vez más a la Fuerza Armada. "El gobierno depende enteramente de los militares, que fijan las reglas de juego y las condiciones para mantener el statu quo o para cambiarlo. El sector militar decidirá si aquí se va a un cambio o no", sostuvo. -

Negociación 

Maduro logró sentar a la oposición en una mesa de diálogo a fines del año pasado y desactivar masivas protestas en su contra, luego de que la justicia frenara el trámite de un referendo para revocar su mandato.

Con la popularidad golpeada y la brújula pérdida, la oposición se retiró del proceso auspiciado por el papa Francisco, quien, ante la escalada de violencia, volvió a pedir en estos días una solución negociada.

"Hay fisuras en el chavismo y diferencias en la oposición, pero hay tanto en juego, incluyendo la viabilidad del país, que podría haber un proceso exitoso si hay voluntad por ambos lados. Sin embargo, no será fácil bajo ninguna circunstancia", anotó Shifter.

 

Venezuela: La mala gestión de Maduro

Cuando leemos noticias de la situación política en Venezuela, refiriéndome principalmente a medios alternativos, parecería ser que solo la derecha es quién en contra del llamado de Maduro a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, dejando de lado o bien haciendo oídos sordos a las diferentes voces que tampoco están de acuerdo.

Es innegable que la derecha fascista venezolana pretende tomar nuevamente el rumbo del país y que para conseguirlo está dispuesta a usar todos los medios que estén a su alcance. A estos individuos no les interesa la crisis económica, ni las necesidades básicas del pueblo, ni el des abastimiento ni la inseguridad.

Ante las situaciones bien conocidas un nuevo acontecimiento Maduro promueve la salida de Venezuela de la OEA que incluso tiene visos de inconstitucionalidad. No terminaba de amanecer cuando el Presidente Maduro vuelve a sorprender proponiendo a los venezolanos nada más ni nada menos que la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La reacción de la oposición agrupada en la MUD no tardó en rechazarla y calificarla de Golpe contra la Constitución y llamó a la rebelión contra la misma.

La propuesta desestabilizó a la oposición y posiblemente profundizará las divisiones internas de la derecha venezolana.

Del mismo modo se puede apreciar un reagrupamiento de las distintas tendencias dentro del chavismo.

La proposición de una Asamblea Nacional Constituyente no es un tema nuevo, ya después de las últimas elecciones se llamaba a convocarla para superar la grave crisis política, económica y social que atraviesa el país. Maduro y la oposición hizo caso omiso.

A pesar de lo que quieren hacer creer, Maduro enfrenta una pérdida de apoyo popular. Maduro invoca a esta 'constituyente' como subterfugio de una 'consulta popular' que tiene como única finalidad la 'creación' de circunscripciones electorales nacionales, regionales y municipales, en donde éstas últimas tengan mayor peso electoral en espacios que ellos tengan controlados bajo presión política.

Esta convocatoria no se hace conforme con los preceptos originarios en que Hugo Chávez convocó la ANC de 1990. La misma sólo puede ser convocada previa consulta popular; el CNE debe convocar elecciones regionales y en ese mismo escenario electoral a través de un referendo consultativo, preguntar al pueblo sí está de acuerdo con la posibilidad de una constituyente.

Una Asamblea Nacional Constituyente sería legítima si el pueblo aprueba su convocatoria.

Para convocar a una constituyente se debe preguntar al pueblo, si la aprueba o la rechaza a través de un referendo consultativo. De lo contrario seguiremos viendo más represión, más muertes, más represalias.

No se puede pasar por alto un punto muy importante que el proceso se haría bajo el "estado de excepción", fuerzas represivas, militarización, exclusión de figuras de la izquierda y también de la derecha, a las que se les ha negado la personería jurídica, sumando restricciones a las libertades de prensa, organización sindical y política que se instrumenta desde el gobierno.

Los Consejos Comunales para gestionar servicios a nivel comunitario del llamado "Poder Popular", son presentados como 'democracia participativa' y constituyen un mecanismo de cooptación controlados desde el Estado

Los Consejos Comunales, estatizados o cooptados nunca fueron expresión de un verdadero poder popular, en un principio tuvieron algún tipo de autonomía, pero rápidamente fueron cooptados y terminaron estatizados.

El 'Poder Popular' controlado por el madurismo podría designar representantes a la nueva ANC (sindicatos, movimientos sociales, et) le asegurarían una mayoría al oficialismo. 

Con el llamado de Maduro para convocar una asamblea constituyente muestra sin dejar dudas el fracaso de su gestión en la conducción del país.

Estados Unidos (el imperialismo) supo aprovechar las debilidades estructurales fundamentales de Venezuela para su guerra en el período post Chávez, destacando dos puntos: una economía rentista dependiente y la inexistencia de un liderazgo revolucionario verdadero.

Lamentablemente, desde los tiempos de Chávez hay que resaltar que se subestimó el problema económico. No fueron capaces de desarrollar las bases de una economía productiva, soberana e independiente. Predicaban la independencia política pero practicaban la dependencia económica. Hoy aprovecha el imperialismo la táctica y estrategia.

Si las cosas están como están hoy, no es por imperialismo, sino porque quienes dirigen Venezuela no han sido competentes para revertir la ofensiva.

Todo lo que ocurre en Venezuela está vinculado a la vieja estructura económica, la crisis del modelo rentista y extractivista petrolero, que modela lo político, social y cultural. 

No se puede usar la "guerra económica" como justificación de todos los males sería evadir responsabilidades del gobierno.

Las raíces son una crisis del sistema de explotación capitalista mundial que ha afectado los precios de las materias primas, entre ellas el petróleo.

Venezuela se ha acostumbrado a importar casi todo y al reducirse el ingreso de la renta petrolera se reduce la capacidad de importar bienes y servicios, por ello la escasez

El Gobierno Bolivariano no cambió el rumbo implantado desde los tiempos de Juan Vicente Gómez.

Hay mucho más que decir de Venezuela, la revolución bolivariana, socialismo del siglo XXI, y la influencia del imperialismo. Lo dejo para otro momento.

- postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 20:21:58
postaporteñ@_______________________________

Elecciones, tradición socialista y una Pregunta-Problema

Rolando Astarita [Blog]

Dado que el país está entrando en la campaña electoral, me parece conveniente recordar el criterio que tradicionalmente guiaba a los partidos socialistas, o al menos, a sus alas marxistas revolucionarios, en elecciones legislativas. La cuestión me parece necesaria en tanto en algunos grupos marxistas parece primar el afán de conseguir votos y bancas por sobre cualquier otra consideración.

En ciertos casos incluso se pone el acento en el “carisma” y la cara bonita de los candidatos, y se procura que estos luzcan como “estadistas” ante la opinión pública, con propuestas “viables y razonables”. La contrapartida es que no se señala con la suficiente firmeza, en los medios públicos -porque la prensa partidaria es otra cosa-, las limitaciones insalvables del parlamentarismo. Concretamente, no se dice con claridad que los problemas fundamentales de las masas trabajadores no se solucionan votando leyes (un caso concreto de cretinismo parlamentarioaquí).

En oposición a estos criterios, en lo que sigue presento dos pasajes que sintetizan la tradición socialista de participación en elecciones parlamentarias. En ambos pasajes el eje es la tarea de agitación y propaganda de las ideas del socialismo, y se refieren exclusivamente a las elecciones legislativas.

El primero es de Wilheim Liebknecht, líder de la socialdemocracia alemana:

“Las revoluciones no se hacen consiguiendo el permiso de los altos poderes que tienen la autoridad; el ideal socialista no puede ser alcanzado en el marco del Estado actual; debe derrocar el Estado para asegurar la posibilidad de vida. Ninguna paz con el Estado actual. Fuera la adoración del sufragio universal y directo. Tomemos  parte con toda nuestra energía, como lo hemos hecho hasta ahora, en las elecciones. Pero usemos las elecciones solo como un medio de agitación, y no dejemos de señalar que la urna nunca puede ser la cuna del Estado democrático. El sufragio universal no alcanzará su influencia final y decisiva sobre el Estado y la sociedad hasta después de que haya sido definitivamente eliminado el Estado policial y militar” (The Speeches of Wilhelm Liebknecht, vol. 7, Voices of Revolt. New York: International Publishers, 1928

 http://germanhistorydocs.ghi-dc.org/docpage.cfm?docpage_id=2820).

El segundo pasaje es de Lenin, muy influenciado por Liebknecht y la socialdemocracia alemana; obsérvese el carácter general del criterio:

“Si para los politicastros burgueses de todos los países, desde los kadetes rusos hasta los “librepensadores” alemanes o los “radicales” democráticoburgueses de Francia, lo más importante es el éxito inmediato, lo más importante es ganar una banca de diputado, para un partido socialista lo más importante es la propaganda y la agitación entre las masas, lo más importante es la defensa de las ideas del socialismo y de una consecuente y abnegada lucha por una democracia completa (“Las elecciones en Petersburgo”, septiembre de 1909, Obras Completas, t. 16, p. 20).

Dejo planteado, por último, una pregunta-problema: ¿deben los marxistas presentarse a cargos ejecutivos? Si lo hacen, ¿no está asumiendo con ello que un gobierno “socialista”, sin acabar con el Estado, puede transformar la sociedad en un sentido socialista? ¿O se pretende cambiar la naturaleza de clase del Estado mediante reformas electorales?

Además, ¿no sería un mensaje de ruptura ideológica y política con la burguesía y la pequeña burguesía presentarse solo a las elecciones parlamentarias, explicando abiertamente por qué los marxistas no tomamos responsabilidad alguna de conducción en el Estado burgués?

rolando - postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 20:08:25
postaporteñ@_______________________________

Historia Clínica del asesino de León Trotsky

Leonardo Padura

 08/05/2017  Revista Ñ

El novelista cubano escribe un capítulo desconocido del final de Ramón Mercader en 1978.

El doctor Miguel Ángel Azcue, oncólogo, seguramente habría tardado muchísimos años en saber quién había sido, en realidad, aquel paciente a quien, en los primeros meses de 1978, le diagnosticó, sin margen de dudas, un cáncer de amígdalas en fase avanzada. Incluso, es más que probable que el médico jamás hubiera llegado a saber la identidad de aquel español cetrino y avejentado que fue traído a su consulta por el propio director del hospital, el doctor Zoilo Marinello.

Para que el 21 de octubre de 1978 el doctor Azcue pudiera enterarse de quién había sido en verdad aquel paciente enigmático (y ya entenderán por qué uso este calificativo) tuvo que ocurrir toda una serie de coincidencias, preparadas y desarrolladas casi por un destino superior, interesado en revelarle al médico una historia recóndita y alarmante.

El primer hecho imprescindible para que todo el montaje se hiciera efectivo fue que el 20 de octubre, devorado por aquel cáncer que el doctor Azcue vio y diagnosticó de inmediato, muriera en La Habana Ramón Mercader del Río, el invisible asesino de Trotsky. El segundo hecho indispensable es que, contra lo que se había dispuesto, la noticia del fallecimiento de Mercader atravesara las férreas cortinas del anonimato y el silencio, y por alguna vía se filtrara a la prensa internacional. Porque, de más está decirlo, la prensa cubana nunca publicó esa ni ninguna otra noticia relacionada con la presencia durante cuatro años o con la muerte, en Cuba, del español que en 1940 había asesinado violentamente al segundo hombre de la Revolución de Octubre.

Los otros hechos que se conjugaron para que el médico se asombrara hasta la conmoción fueron que aquel 21 de octubre de 1978, el doctor Azcue y su colega, el doctor Cuevas, salieran de La Habana hacia Buenos Aires para participar en un congreso de oncología al que habían sido invitados. De no haber existido ese congreso y la invitación, Azcue y Cuevitas –como todos llaman al experimentado oncólogo cubano– no habrían estado a bordo de la nave de Aerolíneas Argentinas, una de las que por ese entonces cubría el trayecto La Habana-Buenos Aires. Pero es que si en lugar de viajar con la compañía rioplatense, lo hubieran hecho con Cubana de Aviación, quizás Azcue y Cuevas tampoco habrían accedido a la verdad: la diferencia radica en la prensa que, en una y otra aerolínea, se entrega a los pasajeros

En Cubana, prensa cubana; en Aerolíneas Argentinas, prensa argentina. Los periódicos cubanos, como se ha dicho, hubieran contribuido a mantener a Azcue en la ignorancia, al menos un día más, o tal vez muchos días más, quizás, incluso, por siempre; la prensa argentina, en cambio, le mostró un titular que desde el primer momento lo conmovió en muchos sentidos –“Muere en La Habana el asesino de León Trotsky”– y una foto que lo removió de arriba abajo: aquel Ramón Mercader que aparecía en el periódico tenía que ser el mismo paciente que, meses atrás, él y Cuevitas habían diagnosticado con cáncer... y así se lo ratificó a Azcue su colega del Hospital Oncológico y compañero de fila en el avión de Aerolíneas Argentinas donde, para casi completar las conjunciones de esta historia, le habían entregado a los médicos un periódico de Buenos Aires y no uno de La Habana.

Pero es que en realidad la historia de la relación del doctor Azcue con el asesino de Trotsky había comenzado treinta y ocho años antes, en México D.F., cuando siendo un niño le escuchó decir a su padre que habían asesinado al líder soviético en su casa de Coyoacán. Azcue, que había nacido en España, había llegado muy joven en México y no se trasladaría a Cuba hasta unos 20 años después, había vivido desde entonces con la curiosidad desvelada por aquella historia que había conmovido no solo a su padre, un republicano español, sino a millones de hombres en el mundo

Del asesino de León Trotsky pudo conocer, a lo largo de todos esos años, lo poco que todos sabían: que su nombre (presumiblemente falso) era Jacques Mornard, que aseguraba ser un trotskista desencantado aunque todos sabían que era un embuste, que había matado a Trotsky con un piolet, con mucha premeditación y toneladas de alevosía, y que por ese crimen cumplía veinte años de condena en cárceles mexicanas... y prácticamente nada más. Quizás esa misma nata de misterio, silencio, complot y engaños que se habían condensado alrededor de la figura del asesino, mantuvieron vivo, a través del tiempo, el interés de Azcue por aquel hombre: lo mantuvo en México, lo trajo consigo a Cuba y lo conservaba casi perdido en un rincón de su memoria –pero vivo y latente– cuando subió en el avión de Aerolíneas Argentinas y abrió el periódico que lo enfrentaría con una verdad conmovedora: él, Azcue, había tenido ante sí a aquel asesino, le había hablado, lo había tocado y había sido el encargado de decirle que muy pronto iba a morir.

Azcue siempre recordaría vívidamente la tarde en que el doctor Zoilo Marinello lo enfrentó con aquel paciente. El hecho de que el director del hospital le pidiera que, con sus otros colegas oncólogos especialistas en “cabeza y cuello”, examinara a aquel español, que era un caso “suyo”, motivó la curiosidad de Azcue. Luego, el hecho de que aquel hombre al cual, según él mismo, lo habían visto muchos médicos (no dijo quiénes ni dónde) que no habían sido capaces de diagnosticar el evidente y muy extendido cáncer de amígdalas que lo estaba matando, generó la sorpresa del team de especialistas y marcó una muesca en la memoria del médico. Por último, el hecho de que el tratamiento de consuelo –unas pocas radiaciones– que Azcue y sus colegas le aconsejaron al paciente, ante lo extendido de la enfermedad, no le fuera suministrado en el Hospital Oncológico, sino en otra institución, terminó de fijar en el recuerdo de Azcue la estampa de aquel paciente específico que, de lo contrario, tal vez se habría convertido en uno más de las decenas, cientos de personas que examinaba cada año.

En la recomendación del director del hospital había además varios elementos que solo meses después, cuando supo quién era en verdad su paciente, el doctor Miguel Ángel Azcue comenzó a valorar: el doctor Zoilo Marinello era un viejo militante comunista, hermano del político y ensayista Juan Marinello, uno de los líderes del antiguo Partido Socialista Popular (Comunista) más reconocidos en Cuba. Como el médico sabría mucho más tarde, Ramón Mercader y su madre, Caridad del Río, tenían relaciones de amistad con algunos de esos viejos militantes comunistas cubanos, entre ellos el propio Juan Marinello y el músico Harold Gratmages, con el que –mucho, mucho más tarde lo sabría Azcue– había trabajado Caridad cuando Gratmages fungió como embajador cubano en París (1960-1964). Por lo tanto, si alguien sabía o tenía que saber quién era el republicano español invadido por el cáncer, ese hombre era Zoilo Marinello. No se trataba, pues, de una recomendación corriente.

También fue años después de la muerte de Mercader y de haber sabido su identidad, que el doctor Azcue tendría una nueva y extraña conmoción relacionada con aquel tétrico y oscuro personaje. Ocurrió en la zona montañosa del centro de la isla, el Escambray, donde existe un museo dedicado a “la lucha contra bandidos”, como fue calificada desde los años de la década de 1960 la guerra de baja intensidad que se desarrolló en esa zona entre las guerrillas de opositores al sistema y las milicias y el ejército revolucionario. En aquel museo, entre muchas fotos, hay una de un grupo de combatientes “cazabandidos” en la que aparece un hombre que... ¡según Azcue debe ser Ramón Mercader! ¿Es posible que cuando todos lo creíamos en Moscú Mercader estuviera en Cuba, colaborando con los cuerpos cubanos antiguerrillas o de contrainteligencia? Aunque las evidencias que se manejan hacen poco factible esa posibilidad, el doctor Azcue piensa que solo si Mercader tenía un gemelo, el hombre de la foto museable (no identificado en las explicaciones escritas de la muestra) no es él.

Veinticinco años después de la muerte de Ramón Mercader, mientras yo comenzaba a realizar la investigación para la escritura de la novela sobre el asesinato de Trotsky que titularía El hombre que amaba a los perros, tuve la desgracia y la suerte de conocer al doctor Miguel Ángel Azcue. El motivo fue en principio doloroso y preocupante: a raíz de la extirpación de una pequeña verruga que mi padre tenía en la nariz, la biopsia de oficio que se realiza en esos casos había dado positivo, o sea, que existían células cancerígenas. De inmediato me movilicé para ver qué podíamos hacer con mi padre y, como siempre hacemos en Cuba, la primera opción fue buscar un camino directo hacia la posible solución: el camino de los amigos.

Entonces le escribí a mi viejo amigo y compañero de estudios José Luis Ferrer, que vive desde 1989 en Estados Unidos, pues su madre, la doctora María Luisa Buch, había sido la subdirectora del Hospital Oncológico (a las órdenes del doctor Marinello) y, aunque ella había muerto, seguramente quedarían amigos en el staff de la institución. Por esta vía, apenas unos días después llegué con mi padre de la mano a la consulta del doctor Azcue, quien, desde el principio, tomó el caso como suyo y –hoy lo sabemos: y aquí radica la parte afortunada de la historia– salvó la vida de mi padre.

Fue en una de esas visitas a la consulta del doctor Azcue y cuando ya le había regalado algunos de mis libros y surgido una amistad extra hospitalaria cuando le comenté que estaba preparando la escritura de una novela sobre el asesino de Trotsky. Recuerdo que la mirada del buen médico se clavó en la mía antes de decirme, con sorna y con orgullo: –Pues yo conocí a ese hombre y tengo con él una historia increíble...

© Leonardo Padura, escritor cubano. Autor de “El hombre que amaba a los perros” (Tusquets)

EH - postaporteñ@ 1766 - 2017-05-10 20:03:48
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] Siguiente