Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Acuerdo YPF?Repsol

" REPSOL llegó ganando y con el acuerdo votado en Diputados se va ganando”

25 de abril de 2014, por Prensa FeTERA  Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina

La Cámara de Diputados aprobó en la madrugada de ayer la ley de indemnización a la empresa Repsol por la expropiación del 51% de las acciones de YPF. José Rigane, secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía (FeTERA) y Adjunto de la CTA Nacional, expresó que “Repsol, como tantas otras empresas multinacionales, llegó al país ganando millones de dólares y ahora se va del país también ganando millones”

“De esta forma, el Gobierno le está haciendo un regalo de despedida después del desastre que hizo la petrolera española en el país”, expresó.

El dirigente de la CTA criticó las 42 abstenciones que hubo en Diputados y enfatizó que “no conducen a nada, no aportan nada al debate y no expresan una postura a favor o en contra de la soberanía o de las multinacionales”.

Rigane, quien fue uno de los invitados de la oposición para intervenir en los debates de las comisiones de “Energía y Combustibles” y “Presupuesto y Hacienda” de la Cámara de Diputados de la Nación, agregó que “a Repsol le resulta económicamente ventajoso este acuerdo, porque se lleva de la Argentina una compensación sustanciosa después de haber vaciado y destruido la empresa, perder innumerables pozos petroleros y haber entregado un pasivo que todavía hoy no sabemos cuánto perjudicará al país”.

Además, manifestó que “el pueblo argentino necesita participar, debatir y ser protagonista de los temas estratégicos si es que queremos ser un país con un pueblo soberano. De lo contrario las multinacionales, junto con las políticas de los gobierno de turno, intentarán torcer siempre la balanza a favor de sus intereses”.

El dirigente de los trabajadores de la energía finalizó diciendo que “entendemos que debe ser un objetivo y una fuerte política la recuperación de YPF, en pos de una empresa petrolera que sea pública, 100 por ciento nacional, que sea Sociedad del Estado, no por repetir experiencias pasadas, pero sí que esté socializada e integrada, con representación de los que defienden el medio ambiente, con representación de los trabajadores y, por supuesto, del Estado Nacional”.

acta - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 11:33:16
postaporteñ@_______________________________

¿Hacia dónde van los gobiernos de izquierda y progresistas?

Roberto Regalado

El auge de los movimientos sociales y la elección de gobiernos de izquierda y progresistas, son dos de los grandes acontecimientos ocurridos en América Latina en las postrimerías del siglo XX y los albores del XXI. Pese a la aún hoy no resuelta tensión entre «lo social» y «lo político», es decir, entre las formas de organización y lucha social, y las formas de organización y lucha política, la relativa convergencia de ambas fue la que contuvo y desaceleró la avalancha reaccionaria que azotó a la región en las décadas de 1980 y 1990, festín de la concentración y transnacionalización de la riqueza y el poder político, con su correlato de agravamiento de la pobreza, la miseria y la exclusión social.

Cuando en el mundo se enseñoreaban el desconcierto y el abatimiento provocados por el colapso de los paradigmas comunista y socialdemócrata europeos, en América Latina, la irrupción de los nuevos movimientos sociales y la determinación de un amplio espectro de fuerzas políticas de izquierda de emprender lo que se conoció como búsqueda de alternativas al capitalismo neoliberal, abrieron nuevos caminos en sustitución de los que cerraban. Por esos caminos hemos avanzado desde entonces, pero al adentrarnos en segunda década del siglo XXI, ya no basta con hablar de «nuevos» movimientos ni de «búsqueda» de alternativas.

En rigor, los llamados nuevos movimientos sociales surgen en los años sesenta (¡hace ya más de cinco décadas!) en los Estados Unidos, Europa Occidental y América Latina, con características derivadas de la situación de cada región. En la nuestra, su identificación y reconocimiento generalizado como tales data de los años ochenta (hace ya más de tres décadas) porque hasta entonces habían estado entremezclados con los movimientos clandestinos e insurgentes surgidos bajo el influjo de la Revolución Cubana.

Ese es el momento en el cual: 1) el cambio en la situación internacional y regional provoca el declive de la lucha armada, y relega a las organizaciones sociales y políticas tradicionales a planos secundarios y hasta marginales; 2) los nuevos movimientos sociales demuestran ser inmunes al efecto de la crisis terminal del «socialismo real» y el advenimiento del mundo unipolar; y, 3) se evidencia su condición de protagonistas principales de la lucha contra el neoliberalismo y contra las más diversas formas de opresión, explotación y discriminación. En lo referente a los gobiernos de izquierda y progresistas, a más de trece años de la victoria de Hugo Chávez en la elección presidencial venezolana de 1998, ya son diez los existentes en América Latina continental, parte de los cuales está en su tercer período consecutivo, otra en el segundo y el resto en el primero

Es conocido que los procesos históricos, como el tránsito de una formación económico social a otra, por ejemplo, del feudalismo al capitalismo, tardan siglos y atraviesan por etapas de avance y retroceso. No está de más recordar los setenta y cuatro años en la fracasada experiencia de la Unión Soviética. Visto desde esta perspectiva, las cinco décadas transcurridas desde el nacimiento de los «nuevos» movimientos sociales, las tres décadas transcurridas desde que se les reconoce como tales en América Latina, y el poco más de una década transcurrido desde el inicio de la elección de los gobiernos latinoamericanos de izquierda y progresistas, son lapsos incomparablemente breves. Pero, desde otra perspectiva, en esos largos procesos históricos se abren y cierran «ventanas de oportunidad», cuyo aprovechamiento los acelera y cuyo desperdicio los derrota o, al menos, los retrasa. Es en esta perspectiva en la que tenemos que ubicarnos

Marx afirmaba que capital que no crece, muere. En forma análoga podemos decir que proceso de transformación social revolucionaria o de reforma social progresista que no avanza, muere: abre flancos a la desestabilización del imperialismo y la derecha local, y fomenta la desmovilización, el voto de castigo y la abstención de castigo de los sectores populares defraudados. Por eso es que debemos preguntarnos en qué medida los «nuevos» movimientos sociales, que en los años sesenta, setenta, ochenta y noventa estuvieron a la altura de las circunstancias, se han convertido en movimientos social-políticos, es decir, han logrado desarrollar la vocación y la capacidad de luchar por una transformación social revolucionaria. Y también, por las mismas razones, debemos preguntarnos si los actuales gobiernos de izquierda y progresistas están enrumbados hacia la edificación de sociedades «alternativas» o si serán un paréntesis que, en definitiva, contribuya al reciclaje de la dominación del capital

 El objetivo de estas preguntas no es calificar o descalificar a una u otra fuerza política o social-política, o a uno u otro gobierno de izquierda o progresista, sino recordar una sentencia del siglo XX que no pierde vigencia en el XXI: sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario

Como es lógico, entre la izquierda de épocas anteriores y la actual, hay similitudes y diferencias. Una similitud es que, como ocurrió de manera periódica en los siglos XIX y XX, el comienzo de una nueva etapa histórica obliga a la izquierda a formular nuevos objetivos, programas, estrategias y tácticas. Una diferencia es que, tanto las corrientes revolucionarias, como las corrientes reformistas del movimiento obrero y socialista nacido en el siglo XIX, habían elaborado y debatido sus respectivos proyectos políticos mucho tiempo antes de que la Revolución Bolchevique en Rusia (1917) y la elección del primer ministro laborista Ramsey McDonald en Gran Bretaña (1924), llevaran al gobierno, por primera vez, a representantes de una y otra, mientras que la izquierda latinoamericana actual llegó al gobierno sin haber elaborado los suyos. La izquierda latinoamericana llega al gobierno sin descifrar la clave para dar el salto de la reforma social progresista a la transformación social revolucionaria, sin la cual quedará atrapada en el mismo círculo vicioso de reciclaje del capitalismo concentrador y excluyente que la socialdemocracia europea. Este es el problema pendiente: construir la imprescindible sinergia entre teoría y praxis revolucionaria

Los denominados gobiernos de izquierda y progresistas electos en América Latina desde finales de la década de 1990, son en realidad gobiernos de coalición en los que participan fuerzas políticas de izquierda, centroizquierda, centro e incluso de centroderecha. En algunos, la izquierda es el elemento aglutinador de la coalición y en otros ocupa una posición secundaria. Cada uno tiene características particulares, pero es posible ubicar a los más emblemáticos en dos grupos. Estos son: a) gobiernos electos por el quiebre o debilitamiento extremo de la institucionalidad democrático neoliberal, como ocurrió en Venezuela, Bolivia y Ecuador; y, b) gobiernos electos por acumulación política y adaptación a las reglas de juego de la gobernabilidad democrática, caracterización aplicable a Brasil y Uruguay. Además, están los casos de Nicaragua, El Salvador, Paraguay, Argentina y Perú, sobre los cuales el espacio no nos permite siquiera unas escuetas palabras de referencia

¿Cómo se explica la elección de gobiernos de izquierda y progresistas en el mundo unipolar donde imperan la injerencia y la intervención imperialista?

Se explica por cuatro razones fundamentales, tres de ellas positivas y una negativa. Las positivas son:

1)    El acumulado de lucha de las fuerzas populares libradas en la etapa abierta por el triunfo de la Revolución Cubana, en la cual, aunque no alcanzaron los objetivos máximos que se habían planteado, demostraron una voluntad y capacidad de combate que obligó a las clases dominantes a reconocerles los derechos políticos que les estaban negados.

2)   La lucha en defensa de los derechos humanos que forzó la suspensión del uso de la violencia más descarnada como mecanismo de dominación

3)   El aumento de la conciencia, la organización y la movilización social y política registrado en la lucha contra el neoliberalismo, que sienta las bases para la participación política y electoral de los sectores antes marginados.

Como contraparte, la razón negativa es la apuesta del imperialismo norteamericano a que la unipolaridad le permitiría someter a los países latinoamericanos a los nuevos mecanismos transnacionales de dominación, motivo por el cual dejó de oponerse de oficio a todo triunfo electoral de la izquierda, como había hecho históricamente

A todo lo anterior debe agregarse un factor volátil: el voto de castigo a las fuerzas políticas de derecha por los efectos socioeconómicos de la reestructuración neoliberal, es decir, un voto no ideológico, ni político, y mucho menos cautivo de la izquierda, que ésta puede perder si su ejercicio de gobierno no satisface las expectativas

¿Por qué fuerzas políticas y social-políticas de la izquierda latinoamericana llegan al gobierno sin siquiera haber esbozado las líneas gruesas de sus proyectos estratégicos o, aún peor, en algunos casos sacrifican sus proyectos estratégicos para llegar al gobierno?

Ello es resultado de cuatro factores que ejercen una influencia determinante en las condiciones y características de las luchas populares en el subcontinente:

1.   El salto de la concentración nacional a la concentración transnacional de la propiedad, la producción y el poder político (la llamada globalización), ocurrido en la década de 1970, tras un proceso de acumulación de premisas finales que se desarrolla durante la segunda posguerra mundial, que cambia la ubicación de América Latina en la división internacional del trabajo y modifica la estructura socioclasista

2.   La avalancha universal del neoliberalismo, de la década de 1980, desarticula las alianzas sociales y políticas construidas durante el período nacional desarrollista y establece las bases de la reestructuración de la sociedad y la refuncionalización del Estado sustentadas en función de la concentración y transnacionalización de la riqueza

3.   El derrumbe de la URSS y el bloque europeo oriental de posguerra, entre 1989 y 1991, que le imprime un impulso extraordinario a la reestructuración neoliberal, provoca el fin de la bipolaridad estratégica, que actuó como muro de contención de la injerencia y la intervención imperialista en el Sur durante la posguerra y tiene un efecto negativo, a corto plazo, para la credibilidad de todo proyecto social ajeno al neoliberalismo, no solo anticapitalista, sino incluso apenas discordante con él, efecto que llega a ser devastador para las ideas de la revolución y el socialismo

4. La neoliberalización de la socialdemocracia europea, en sus dos grandes vertientes, la Tercera Vía británica y la Comisión Progreso Global de la Internacional Socialista, en la década de 1990, que recicla la doctrina neoliberal cuando su inducida credibilidad se desploma, la encubre con una presentación humanista, «light» y «progre»

Téngase en cuenta que los primeros triunfos de fuerzas de izquierda y progresistas en elecciones presidenciales latinoamericanas, el de Chávez en Venezuela (1998) y el de Lula en Brasil (2002), se producen cuando el efecto acumulado de estos factores está en su apogeo, en particular, es el momento de mayor impacto en América Latina de las ideas de la Tercera Vía y la Comisión Progreso Global. Esos factores combinados ejercen una influencia determinante en los gobiernos de Brasil, Uruguay, Argentina y otros, y una influencia menos evidente, pero también efectiva, en los de Venezuela, Bolivia y Ecuador

Tras el derrumbe de la URSS, el desaparecido dirigente revolucionario salvadoreño Schafik Hándal empezó a repetir una idea que parece simplona, pero es más profunda que un sinnúmero de doctas reflexiones: «Habrá socialismo –decía Schafik– si la gente quiere que haya socialismo».

Las preguntas que se derivan de esta idea son: ¿Quiere que haya socialismo la gente de Venezuela, Bolivia, Ecuador, los países cuyos procesos políticos se corresponden con la definición de revolución entendida como acumulación de rupturas sucesivas con el orden vigente? ¿Quiere que haya socialismo la gente de Brasil, Uruguay, Nicaragua u otros países latinoamericanos gobernados por fuerzas de izquierda o progresistas?

A estas preguntas tenemos que añadir otras: ¿sabe la gente de esos países qué es socialismo? ¿Comparten los líderes de esos países nuestro concepto de socialismo que, al margen de las diferentes condiciones, características, medios, métodos y vías, implica la abolición de la producción capitalista y del sistema de relaciones sociales que se erige a partir de ellas y en función de ellas? ¿Hay en esos procesos fuerzas políticas capaces de concientizar a la gente para que quiera que haya socialismo? ¿Lo están haciendo? Todas estas preguntas son cruciales, pero las definitorias son las dos últimas

Planteada en términos teóricos, la idea, en apariencia simplona, de Schafik implica que para avanzar en dirección al socialismo los procesos de reforma o transformación social de signo popular que hoy se desarrollan en América Latina necesitan:

teoría revolucionaria; organización revolucionaria; bloque social revolucionario, basado en la unidad dentro de la diversidad; y solución del problema del poder, este último entendido como la concentración de la fuerza imprescindible para producir un cambio efectivo de sistema social.

Podemos hablar de protoformas de esos cuatro elementos en Venezuela, Bolivia y Ecuador, y quizás en algunos otros gobernados por fuerzas de izquierda y progresistas, pero en ninguno se puede hablar de formas acabadas

Nada de esto es nuevo. De todo ello habla desde hace años y, quizás, hasta de manera sobredimensionada, porque a esos elementos se atribuye el papel determinante en la formación de la identidad del futuro socialismo latinoamericano. Sin dudas, su papel será crucial, pero lo determinante es cómo, cuándo, dónde y en qué condiciones tendrá lugar el acceso al poder político, sea mediante su conquista o construcción. Sin estas respuestas, no puede hablarse de Socialismo del Siglo XXI Socialismo en el Siglo XXI, Vivir Bien, Buen Vivir, o cualquier noción similar, más que como una utopía realizable de contornos aún muy difusos.

- Roberto Regalado  es Doctor en Ciencias Filosóficas, profesor-investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU) de la Universidad de La Habana y coordinador de varias colecciones de la editorial Ocean Sur. En este artículo se esbozan algunas ideas contenidas en su libro La izquierda latinoamericana en el gobierno: ¿alternativa o reciclaje?, Ocean Sur, México D.F. 2012 (259 pp.).

Este texto es parte de la revista “América Latina en Movimiento”, No 475, correspondiente a mayo de 2012 y que trata sobre "América Latina: Las izquierdas en las transiciones políticas” disponible en 

http://alainet.org/publica/475.phtml

envió MANDRAKE - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 11:31:23
postaporteñ@_______________________________

Las Manos de Filippi - Crisis Internacional (adelanto de "Marginal y Popular")

"Hacen negocios con la BarricK Goldy te convencen que el cianuro es lo mejor..."

http://youtu.be/G8_lNO_85mM

CRISIS INTERNACIONAL

Crisis Internacional
Vacían los Estados para salvar al Capital
Y todos los Gobiernos Nacionales y Popular
Nunca van a querer ver a la gente luchando en la calle
Con un planteo independiente de La Mafia o de La Patronal.

Van a meter a la gente en la casa
Que por la tele se entere de lo que pasa
Con un discurso copado de izquierda
Te venden flores
Te entregan mierda

Nacional y Popular
La Masacre de Once
Quién la va a pagar?

Nacional y Popular
Cuando se tiene que optar
Primero la Burguesía Nacional

Crisis Internacional...

Leyes Antiterroristas para Andalgalá
Pero a Cirigliano
No se lo puede tocar

Todos los boludos
Apoyando el Modelo
Que la Crisis la pague el Obrero

Crisis Internacional
Que la pague el Capital
El Gobierno me la quiere aplicar
(Repite)...

envió FACUNDO - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 11:19:00
postaporteñ@_______________________________

Venezuela- ?El debate hoy es cómo frenar la violenta ofensiva de la derecha neoliberal?

Entrevista al politólogo Franck Gaudichaud

 Valeria Ianni (Argentina)

Publicado el 19 marzo, 2014 /Revista La Llamarada

Venezuela se debate entre los intentos desestabilizadores de la derecha, los límites propios del proceso bolivariano y la posibilidad de que sea la clase trabajadora y el movimiento popular los que hagan avanzar un proyecto no exento de tensiones y contradicciones.

Entrevista a Franck Gaudichaud, miembro del equipo editorial de Rebelión.org, doctor en Ciencia Política y autor de varios libros sobre América Latina, con una investigación -dirigida por Michael Löwy- sobre Poder Popular y Cordones Industriales bajo el gobierno de Allende en Chile (1970 -1973).

¿Cómo caracterizas la situación actual en Venezuela? ¿Qué es lo que se dirime allí?

Franck Gaudichaud: Como punto de partida, hay que reconocer que estamos en medio de una tremenda guerra mediática global en contra del proceso bolivariano. Por eso es fundamental crear espacios de contrainformación. Para comenzar, frente a tanta desinformación, hay que volver a subrayar que el proceso bolivariano es un proceso de largo plazo de amplias conquistas sociales (salud, educación, reducción de la desigualad), democratización (nueva Constitución), de creciente empoderamiento e inclusión política de las clases populares, en una relación muy tensa con el líder carismático que ha sido Chávez. También que este proceso ha sido clave en la constitución de nuevas soberanías nacional-populares y en la creación del ALBA, UNASUR y CELAC. Así que un importante retroceso en Venezuela y el regreso del neoliberalismo en ese país tendrían importantes e inmediatos efectos colaterales en toda la región. Todo esto parece obvio, pero es indispensable subrayar lo esencial y las relaciones de fuerzas geopolíticas en momentos en que los medios de comunicación dominantes -y la oposición venezolana- hablan de “dictadura castro-comunista” y de “genocidio en Venezuela…

La situación actual es sumamente tensa debido a que el sector más reaccionario de la oposición apostó a la violencia y la desestabilización desde la calle.  En tal contexto, hay una tendencia dentro de las filas de las izquierdas a descomplejizar nuestro entendimiento de la coyuntura, diciendo que se está contra el imperialismo o a favor del golpe de estado “fascista”. Esta lectura binaria me parece nefasta

Por supuesto, hay que denunciar y oponerse de manera unitaria a la intentona “insurreccional” de la derecha. Sabemos que los EE.UU. tienen claros intereses geopolíticos en esta desestabilización; los lazos entre los “Halcones” de Washington y la fracción de la oposición encabezada por Leopoldo López en Venezuela, no son una teoría de complot, sino información objetiva. También hay una intervención real desde Colombia y el “uribismo”, así como incursiones paramilitares, sobre todo en el estado fronterizo de Táchira. Estos elementos son importantes

 Ahora, ¿estamos ante un golpe de estado, estilo abril de 2002? Se puede hablar de “fascismo”, sin con ello conseguir definir la dinámica de la oposición al chavismo. Yo creo que no: primero porque las relaciones de fuerza reales son distintas a 2002. El estado mayor y las Fuerzas Armadas apoyan claramente al gobierno, sin fisura por ahora; la gran burguesía no apuesta a la violencia y a una salida extra constitucional. Fedecámaras y los principales patrones (como Mendoza de la Polar) participaron de la conferencia de paz con Maduro y condenaron la violencia en las calles. Es decir, los elementos claves de la coyuntura de abril de 2002, no están al día en la coyuntura actual. Eso sí, hay un sector de la derecha en torno a Leopoldo López que apuesta claramente a la violencia callejera, haciendo un llamado a derrocar a Maduro. Y lo preocupante: este sector logró movilizaciones muy importantes. En el estado de Táchira, en Mérida con el movimiento estudiantil, pero también en las calles de Caracas. Es cierto que los participantes de esas movilizaciones provienen esencialmente desde los barrios altos, desde la clase alta, media alta pero también de clase media ya no tan alta. Sectores violentos de la derecha están ganando espacio en la sociedad, haciendo uso de la violencia en contra de trabajadores y militantes barriales, edificando barricadas (las “guarimbas”): son responsables de la gran mayoría de los asesinatos de las últimas semanas. La oposición neoliberal está parcialmente fragmentada, pero a la vez cada uno ocupa su papel en contra del proceso: desde Henrique Capriles o COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente), que dicen apostar al diálogo después de sucesivas derrotas electorales hasta partidos como Voluntad Popular de Leopoldo López o como la asociación Súmate y la diputada María Corina Machado, que apuestan a crear un clima semi-insurreccional, sin esperar las próximas elecciones. Algunos analistas como Ignacio Ramonet han destacado la existencia de un “golpe de Estado lento”, basado en las teorías de desestabilización de Gene Sharp.

Pero, yo creo que desde la izquierda anticapitalista, el tema clave no es solo denunciar todo eso, sino también seguir pensando “abajo y a la izquierda” para entender -de manera crítica y dialéctica- cuáles son los elementos dentro del propio espacio del chavismo que permiten que se exprese tanto descontento en varios estratos de la sociedad, y no solo desde parte del movimiento estudiantil. En este sentido, tenemos que indagar también las contradicciones y debilidades de la “revolución bolivariana” y escuchar las voces críticas del movimiento popular y revolucionario dentro y fuera del chavismo. En Rebelión hemos publicado también varios autores venezolanos que van en esa dirección: Roland Denis, Simón Rodríguez P., Javier Biardeau, Gonzalo Gómez, etc.

¿Cuáles son esas principales debilidades propias del chavismo?

Primero habría que diferenciar el chavismo gubernamental del pueblo trabajador bolivariano. Yo entiendo que hay tensiones ahí, sobre todo a un año de la partida de Hugo Chávez que fue un gestor central del proceso, capaz de oscilar entre lo vertical del líder y la horizontalidad de la participación popular. En la era del “chavismo sin Chávez”, Maduro tiene la legitimidad democrático-electoral: ganó la elección presidencial, de manera justa, y las municipales confirmaron esa nueva victoria bolivariana en las urnas (con 17 victorias sobre 18 elecciones). Pero Maduro no tiene el liderazgo carismático de Chávez, mientras, al mismo tiempo hay una degradación económica acelerada. Por supuesto, se habla mucho de inseguridad, la derecha en particular, pero representa también una gran preocupación diaria para las clases populares. Es en el plano económico donde afloran más los problemas últimamente: el Banco Central de Venezuela reconoce un desabastecimiento a una altura del 28% de los productos y una inflación de 56% en el 2013 que corroe los salarios de los trabajadores.

La mala gestión económica y del tipo de cambio refuerza la especulación, el mercado negro y al acaparamiento por parte de la burguesía compradora a una escala mayor. Algunos economistas marxistas como Manuel Sutherland o Víctor Álvarez hablan de la fuga de capitales más grande de América del Sur. Son varios “planes Marshall” que se fugan así hacia Miami. Es cierto, la inflación y el desabastecimiento son producto de la ofensiva de las clases dominantes, pero también de una política económica ineficiente. La corrupción es otro tema de fondo después de 15 años de proceso bolivariano: ¿cómo pretender construir “socialismo del siglo XXI” en esas condiciones de corrupción burocrática? Frente a las dimensiones del fenómeno, ligado al modelo del capitalismo petro-rentista todavía hegemónico(1) no basta con tener un ministerio del “poder popular”… No veo otra solución que crear fiscalización desde abajo, democracia participativa y consejos de trabajadores, reforzar los consejos comunales existentes. En caso contrario, ¿cómo parar durablemente la ofensiva de la derecha? ¿Con diálogo y paz con los sectores patronales, con la Mesa de Unidad Democrática, con Cisneros y la boliburguesía?

Por otra parte, recordemos la impunidad hasta hoy para los responsables del golpe de abril de 2002 o de los asesinatos de abril de 2013. También es muy preocupante la impunidad frente al sicariato anti-sindical que existe en el país, los niveles de represión en contra de algunas huelgas obreras o la creciente militarización de algunos territorios (lo que provocó malestar y distanciamiento público por parte del gobernador bolivariano del estado de Táchira). En estos días, el presidente Maduro y la fiscalía han reconocido la responsabilidad de la guardia nacional y de la policía bolivariana en la muerte y maltrato a varios manifestantes, ojala eso no quede impune, porque el Estado tiene que ser el garante de los derechos fundamentales.

Te referiste críticamente al camino que se está tomando desde el gobierno para frenar la ofensiva de la derecha: ¿Cuál sería, para vos, el camino más efectivo para enfrentar a la derecha?

Sin duda, como lo proponen algunos sectores anticapitalistas venezolanos, la mejor manera de defenderse es la profundización de la revolución y de las conquistas del proceso; es reforzar una visión crítica y popular, independiente de la burocracia o de la boliburguesía, apuntando a un empoderamiento desde abajo. Yo creo que está perfectamente justificado el intento por parte del gobierno de poner paños fríos a la violencia callejera, el llamado al diálogo y a la paz. Ahora, diálogo y paz sí, pero ¿para qué y con quién?

Ojalá el diálogo prioritario sea hacia los sectores populares movilizados, los trabajadores organizados que buscan los caminos del poder popular, el campesinado que quiere reforma agraria, el pueblo indígena, junto con más anuncios concretos para mejorar la situación económica. Por supuesto, Maduro ya hizo anuncios frente a la “guerra económica”, pero además de la “ley de precios justos”, positiva, fueron medidas de ajuste y devaluación. Al contrario pequeñas corrientes como Marea Socialista y otras fuera del chavismo (libertarias, marxistas, trotskistas) proponen hacer frente a la derecha neoliberal tomando medidas revolucionarias: por ejemplo, tomar el control del comercio exterior, pero con fiscalización ciudadana (para evitar la corrupción); combatir fuertemente la especulación y centralizar las divisas extranjeras; intervenir el sistema bancario bajo control social para que la renta petrolera ya no sea captada en parte por los acaparadores; apoyar con más decisiones los consejos comunales, la producción nacional de alimentos y un sistema de planificación nacional democrático, etc. Insisto, solo estoy retomando declaraciones de colectivos bolivarianos y anticapitalistas venezolanos. Por cierto avanzar en esta dirección significa también comenzar a pensar las contradicciones internas al movimiento popular, asumir sus debilidades e limitaciones, como también el peso del bonapartismo político presente en el PSUV por ejemplo.

¿Qué analogías y qué diferencias encontrás entre el proceso de Chile durante el gobierno de Allende y el de Venezuela? Más que nada, en función de la relación entre los espacios de organización popular y un Estado que, a pesar de todos los cambios, sigue siendo un Estado capitalista.

Primero, eso me parece esencial: en Venezuela, todavía existe el estado capitalista, aunque con una nueva institucionalidad mucho más democrática. Predomina el capitalismo estatal-rentista y más del 70% del PIB está en manos del sector privado. Ubicarse estratégicamente significa primero saber dónde estamos parados. En 1973 en Chile, la Unidad Popular significó como en Venezuela grandes conquistas democráticas, sociales, empoderamiento desde abajo, apoyadas además en una clase obrera muy organizada en el plano sindical y político. De hecho, en Venezuela una gran deficiencia es que no se logró construir un movimiento obrero y sindical clasista y democrático, autónomo de la burocracia estatal. Otro elemento interesante de la experiencia chilena es la relación tensa entre movimiento popular y el gobierno Allende. Yo estudié los cordones industriales (2) como organismos sui generis de poder popular y, en varios momentos, los cordones fueron capaces de pararse frente a Allende y reclamar medidas revolucionarias. Otro punto de debate es justamente hasta qué punto podemos confiar en la institucionalidad, en la posibilidad de “usar” el Estado para reformar desde arriba la sociedad: es decir, si construimos socialismo desde el estado o si construimos socialismo desde el poder popular constituyente, el control obrero y la participación ciudadana. Cuando en Venezuela, por ejemplo, experiencias de cogestión como en SIDOR han sido rápidamente ahogadas. Lo mismo con el complicadísimo  tema de la violencia política, del papel del imperialismo y de las FFAA: lo cierto es que en Venezuela, a diferencia de la vía chilena, se ha pensado el proceso como “pacífico pero armado”. Hay en Venezuela una dinámica cívico-militar bien diferente de la experiencia chilena. Más allá de eso, la “revolución bolivariana” actualiza un debate pendiente de la Unidad Popular: ¿qué podemos hacer con el Estado y con qué tipo de Estado? ¿Hasta qué punto el gobierno, las elecciones, son una herramienta de conquista democrática y cómo apoyarse decididamente en formas de poder popular para avanzar? ¿Cómo enfrentar desde la mejor relación de fuerza posible a las derechas y el imperialismo?

- Valeria Ianni es historiadora argentina, integrante del colectivo “Hombre Nuevo”http://agrupacion-hombrenuevo.blogspot.com.ar/

Notas:

1  Ver: F. Gaudichaud, “Las tensiones del proceso bolivariano: nacionalismo popular, conquistas sociales y capitalismo rentista”, Rebelión, dic. 2012, www.rebelion.org/noticia.php?id=160554.

 2  Ver: F. Gaudichaud, Poder popular y cordones industriales en Chile, Santiago, LOM, 2004.

enviado X ELANO - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 11:17:09
postaporteñ@_______________________________

La lucha automovilística por la abolición del peatonado

Luis E. Sabini Fernández

En primer lugar, debemos comprobar que las formas más radicales y revolucionarias para cumplir semejante objetivo han ido siendo dejadas de lado; el arrollamiento directo, por ejemplo, hoy día únicamente a cargo de algunos ortodoxos que siguen reclamando el uso exclusivo de las calles y avenidas para el automovilismo.

Nos hemos ido dado cuenta que esa postura no tiene buena prensa y por eso nos hemos ido enriqueciendo con un arco de posibilidades mucho mayor, y que podemos alojar no sólo directamente en la liza en disputa sino en muchos otros ámbitos, algunos totalmente abstractos o administrativos, pero que tienen mucho peso a la hora de obtener nuestros objetivos.

Sin agotar su enumeración: seguir manteniendo cruces con semáforos solo para autos. El peatón allí es ignorado por completo y dado que todavía existen, tienen que arreglárselas por sí mismos para cruzar en los intersticios entre rojas y verdes, con márgenes de error que siempre cargarán en su contra si finalmente son atropellados;

Hay cada vez más ejemplares del peatonado que están haciendo conciencia de que al cruzar caminando derecho deberían tener preferencia sobre automovilistas si éstos doblan. Ese poder, que muchos peatones usan descaradamente no hacen sino atrasar nuestra marcha y nos despoja de un derecho que legítimamente habíamos obtenido por el uso, hasta un pasado bien reciente.

Es una lucha difícil. En la capital estamos a punto de perder definitivamente esa batalla. Pero en el GBA, nuestros derechos siguen imponiéndose. Y tenemos que estar particularmente alertas para que el peatonado bonaerense no contraiga los procederes porteños, porque en tal caso el retroceso nuestro será muy costoso.

En las zonas que no están destinadas a hacer caja para la policía y las redes empresarias que controlan el negocio de los estacionamientos, es decir prácticamente en todo el AMBA, salvo el microcentro, Recoleta, Barrio Norte y poco más, es importante defender nuestros derechos al estacionamiento libre incluyendo los bordes de las rampas, por ejemplo, ya que el automovilismo ha perdido ya mucho espacio con la aparición de los molestosos contenedores de residuos.

Igualmente, en veredas particularmente estrechas, es nuestro derecho estacionar en ellas transversalmente haciendo que los peatones bajen el cordón aunque anden en sillas de ruedas, con changuitos, en bici o se muevan con dificultad.

Un fenómeno nos está cercenando a nosotros, a quienes con sus impuestos sostenemos prácticamente toda la estructura vial urbana: el avance del bicicleterío. No sólo molestan todo el tiempo; eso se podría decir hasta de los motociclistas, pero ésos al menos están motorizados, como nosotros y hacemos un culto común a la velocidad. Los ciclistas ni eso. Apenas al aire puro  y excusas para no gastar en gimnasio. El aire más puro se consigue con aire acondicionado, como lo sabe cualquier automovilista que haya tenido la fortuna de conducir un vehículo de los modernos. Y el físico se cuida óptimamente en un gimnasio con entrenadores que nos guían científicamente.

¡Viva el automovilismo rey de rutas, calles, senderos… y avenidas! 

LSabini - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 11:02:31
postaporteñ@_______________________________

EL PRIMERO DE MAYO, A PLAZA DE MAYO

En este primero de mayo, día internacional de los trabajadores, convocamos a la Plaza de Mayo y a todas las plazas del país por:

-Un plan de lucha hasta derrotar los techos salariales y el ajuste que quieren imponer el gobierno, los gobernadores y las patronales. Después del gran paro nacional del pasado 10 de abril, por un nuevo paro general de 36 horas con movilización a la Plaza de Mayo. Para que la crisis la paguen los capitalistas, y no los trabajadores.

-3.000 pesos de aumento de emergencia para activos y jubilados.

-Salario mínimo equivalente al costo de una canasta familiar. 82% móvil del último salario para todos los jubilados.

-Paritarias libres. No a los techos salariales. Actualización mensual de todos los salarios, jubilaciones y pensiones según el real costo de vida. Paritarios elegidos por asamblea.

-Abajo los tarifazos en el gas, el agua y el transporte popular.

-Abajo la precarización laboral, los contratos temporarios y el trabajo en negro. Pase a planta de todos los trabajadores. No a la rebaja de los aportes patronales.

-Prohibición por ley de despidos y suspensiones.

-Apoyo a la ley presentada por los diputados y legisladores del Frente de Izquierda de aumento de salario y prohibición de despidos.

-Eliminación del impuesto al salario.

-Apoyo a la huelga general de los docentes salteños y todas las luchas de los trabajadores contra el techo salarial y el ajuste.

-Absolución de los petroleros condenados de Las Heras. Libertad a los dirigentes petroleros presos por luchar. No a la criminalización y judicialización de las luchas. Repudio a la represión de los dirigentes del Seom-Jujuy y desprocesamiento de su comisión directiva y delegados. Cese de los procesos penales que sufren más de 5.000 luchadores en todo el país. Apoyo a la ley por el cese de las causas penales y condenas a los luchadores presentada en el Congreso Nacional.

-Contra la burocracia sindical en todas sus variantes, sean las oficialistas (Caló, Yasky) o aquellas que responden a la oposición patronal (Moyano, Barrionuevo, Micheli).  Por una nueva dirección en los sindicatos, independiente del Estado y del gobierno y los partidos y políticos patronales. Plena democracia sindical. Por la coordinación de las luchas. Si tocan a uno, tocan a todos.

-Defensa de los piquetes, del derecho de huelga y todos los métodos de lucha del movimiento obrero. Rechazamos los proyectos de ley del gobierno y de Massa contra el derecho a la manifestación popular.

-Por la reestatización bajo control de trabajadores y usuarios de las empresas privatizadas, sin resarcimiento a sus vaciadores (YPF, Edenor, Edesur, Cirigliano, Metrovías y otros).

-Plan nacional de obras públicas bajo control obrero para resolver el déficit de viviendas del pueblo trabajador.

-No al pago de la deuda externa. Ni un peso para Repsol ni al Club de París.

-Por la independencia política de los trabajadores.

-Solidaridad internacional con las luchas de los trabajadores contra el capital y el imperialismo.

Frente de Izquierda y de los Trabajadores (PO-PTS-Izquierda Socialista)

Encuentro Sindical Combativo (Atlanta)

Sindicatos y agrupaciones en el plenario del SUTNA y otras organizaciones: Nuevo MAS, Frente Nacional Pueblo Unido, P. R. (ml), Convergencia Socialista e Interdistrital y Frente Resistencia Nacional

nuevo mas - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 11:00:49
postaporteñ@_______________________________

SE LA COMIÓ EL LOBO

José Antonio Vera

Una de las “caperucitas rojas”, como se le conocía a las camionetas que utilizaba la tiranía estronista para arrear y desaparecer presos políticos, ha sido rescatada y está en exhibición desde este miércoles 23 de abril, en la sede del Museo de la Memoria, en el centro de Asunción.

El vehículo, que estaba en posesión de un particular, es una Chevrolet Custom, de lujo, motor naftero de seis cilindros, fabricado en Argentina, y con su matrícula original Número 15264 fue trasladado en la mañana desde la Fiscalía de San Lorenzo, ciudad a 20 kilómetros de la capital, en un recorrido que duró cuatro horas y se convirtió en una jornada política, aplaudida por numerosas personas que transitaban por la ciudad.

El Abogado y Premio Nobel Alternativo, Martín Almada, acompañado por muchos activistas de los derechos humanos, y responsables del Museo, encabezó el rescate y el traslado de la “caperucita”, todo un símbolo que hace recordar a miles de paraguayos el terror imperante en esas tres décadas y medio (1954/89).

La pintura colorada de la camioneta representa, en sí, el color del Partido, gobernante aún, que fue una de las patas del trípode, cuyo vértice era el General Alfredo Stroessner y las otras dos el Ejército y los grandes comerciantes, dúo que acunaba a uno de los núcleos más fuertes del corrupto empresariado, arropados todos en una impunidad total.

El vehículo había sido encontrado por Almada y un grupo de víctimas de la dictadura, en un estacionamiento asunceno hace tres años y, tras su incautación, producto del empeño de la dirección del Museo y de la Dirección General Verdad, Justicia y Reparación, “comenzó la difícil gestión ante la Fiscalía para destinarlo al Museo y ponerlo en exhibición, con el fin de contribuir a que la ciudadanía tome cada día mayor conciencia del horror que significó el estronismo, cuya ideología sigue vigente en el país”, declaró Almada.

Esas camionetas, “igual que los Ford Falcon en Argentina, fungieron durante años de centros itinerantes de torturas, en el llamado ablande, en el lenguaje de los asesinos, que hoy viven confortablemente en todos los barrios de Asunción, cobrando una buena jubilación, asisten a las misas todos los domingos y hasta, en ocasiones, son vistos como buenos vecinos”, añadió el profesional.

“La sola presencia de las caperucitas en los barrios, resultaba traumática para cualquier ciudadano”, dice el Diario ABC del 29 de julio de 1997, cuyo propietario es Aldo Zucolillo, quizás el hombre más rico del país y uno de los que más se benefició financieramente en los 35 años del régimen, a pesar de sufrir la clausura al final de la dictadura.

Zucolillo “era quien le vendía las caperucitas a Stroessner”, afirma el periodista Nemesio Barreto en su libro “Historia sincera de Paraguay”, en el que recuerda que el dictador apadrinó la apertura de la publicación, el 08 de agosto de 1967,  como “un diario joven que confía en la patria”, y cuya presencia en el acto fue resaltada en primera página.

Es tal el poder económico y político que acumula Zucolillo desde sus numerosas empresas de prensa, comercios, inmobiliarias y agrícolas-ganaderas, que en muchos ambientes se le considera la persona que marca la agenda de los tres poderes del Estado.

Sus editoriales, identificados con la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), manifiestan admiración por el imperialismo norteamericano y odio a los procesos políticos de Cuba, Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador y Brasil. Uruguay es menos vilipendiado.

J.A.Vera - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 10:58:25
postaporteñ@_______________________________

ELENA PONIATOWSKA PREMIO CERVANTES 2013

Por Juan Carlos Cena especial para Latitud Periódico

25 de abril del 2014

Suena el teléfono, México D.F. la voz de Zarco Flores, ferrocarrilero mexicano, me anuncia el premio Cervantes para Elena… como si también fuera nuestra. Y sí, casi lo es, también somos ferroviarios, es una cuestión de identidad en el oficio. Después platicamos y corta. Detrás de su voz se sienten corridos y rancheras y los vivas mexicanos. Están festejando a Elena, la que escribió sobre ellos. Una gran novela sobre el movimiento ferrocarrilero mexicano”: El tren pasa primero. Primer premio de la editorial Alfaguara

Dice Elena Poniatowska en la contratapa de: El tren pasa primero. ”El tren es la vida, qué duda cabe. Pero si bien ser ferrocarrileros es asunto de hombres, ninguno de ellos es nada sin las mujeres. Madres, esposas, maestras, amantes, rieleras, transitan por estas páginas con poderosa presencia, con la fuerza inabarcable que late dentro de cada una. Son lo que los hombres no alcanzan a ser, o ni siquiera imagina”

Afirma Trinidad Pineda Chiñas, protagonista de la novela: “Tuve hambre y frío, sentí que ningún fuego, ningún abrazo me calentarían, pero sé que si un solo hombre lucha y no se deja morir, la vida vale la pena”

“Un día el tren pasó frente a sus ojos y en el ruido de esa máquina escuchó el relato de su vida; supo el porqué de la indomable ansia de saber que lo empujaba siempre más allá de los límites. En efecto, el tren lo llevó a todo: a lugares que nunca imaginó, a incontables saberes, oficios, personas, posibilidades, y sobre todo al instante en que habló a sus compañeros ferrocarrileros con tal ardor y convicción que los convirtió en vanguardia de la lucha de los trabajadores. Y pararon de cabeza al país y al régimen”

BREVE HISTORIA DE LOS FERROCARRILES MEXICANOS

En 1898, en junta de ministros presidida por Porfirio Díaz, el Ministro de Hacienda José Ives Limantour presentó una larga exposición sobre, lo que a su juicio debería ser, la política del régimen en materia de ferrocarriles en México, que dio origen a la primera Ley sobre Ferrocarriles expedida por Porfirio Díaz, y publicada en el Diario Oficial, el 13 de mayo de 1899.
También llama la atención su aspiración de extender la red ferroviaria hacia los puertos, más importantes, como Acapulco, Zihuatanejo, Manzanillo, Mazatlán, Guaymas y Tampico. El importante y ambicioso plan, aprobado por Porfirio Díaz, fue un sueño que se ha prolongado hasta el presente, pues hoy en día nuestra industria ferroviaria es absolutamente dependiente de los Estados Unidos de América, seguimos comprando los rieles al extranjero, amén de las locomotoras y las vías México-Acapulco; Durango-Mazatlán; las vía corta México–Tampico y México–Zihuatanejo siguen siendo proyectos inconclusos, parte de ese sueño que tuvo Limantour y que compartimos todavía muchos ferrocarrileros”

Porfirio Díaz, que no era un soñador como Limantour, -además, dudo que los dictadores sueñen-, pero que tenía, sin embargo, cierto sentido realista, lo demuestra en su concepción sobre la política a realizar con la construcción y desarrollo de los ferrocarriles, decía: Don Benito Juárez y Lerdo de Tejada, creían que entre México y los Estados Unidos debía existir el desierto; pero yo digo lo contrario: debe existir comunicaciones no sólo con los Estados Unidos sino con el mundo entero... Por eso mi gobierno se preocupó por la construcción de ferrocarriles. (Los Ferrocarrileros de Mario Gill – México 1971 – Editorial Extemporáneos)

Este proyecto porfiriano fue pagado con subsidios que el gobierno otorgaba a los concesionarios, en efectivo, en tierras, bonos de las deuda pública, etc. Que se elevaba en proporción directa de las dificultades que el trazo de la línea férrea. (Idem M. Gill).

El estado mexicano paga con la misma moneda que el estado argentino, y los que se benefician, en el caso mexicano, son los norteamericanos, y en el nuestro los ingleses: es el mismo idioma colonial en el mismo tiempo calendario.

La concepción que tenía sobre la campaña al desierto Julio Argentino Roca en nuestras pampas era clara, cuando decía: La ola de indios bárbaros que ha inundado por espacio de siglos las fértiles llanuras ha sido por fin destruida. Son las mismas que las de la oligarquía porfirista que no entendió jamás, como la nuestra, el sentido económico de una red de ferrocarriles y su proyección nacional. La concebían, en ambas geografías, en función de sus intereses.

En un folleto publicado por esa época, reproducido por Mario Gill en la obra citada, la oligarquía mexicana se pronunciaba apoyando el proyecto del F.C. de Presidio del Norte (Ojinaba) al Mar de Cortés, diciendo: A medida que se adelante en la construcción del ferrocarril, proporcionalmente, tendrán a retirarse los salvajes quienes oirán en los silbidos de las locomotoras su sentencia de muerte... Se poblarán haciendas en esos llanos hasta ahora desiertos, y el numeroso ganado, los millares de caballos y ovejas que antiguamente corrían sin dueño por esas llanuras, ocuparan el sitio de la nueva aldea que sólo fue teatro de desolación...

Esa era la idea que tenía la oligarquía porfiriana de la función de los ferrocarriles, como Roca, servil de los ferrocarriles ingleses y a la oligarquía pampeana. Es decir, el ferrocarril fue utilizado como un instrumento de dominio, un medio para penetrar, para así, ampliar y consolidar sus latifundios feudales arrebatando sus tierras a los grupos de indígenas que las poseían.

Hay que reconocer que, aquí y allá, esa imagen de los ferrocarriles había sido inspirada en el ejemplo de los progresistas yanquis. Pero acá, los Roca, se inspiraban en el apotegma sarmientino de: Civilización o barbarie.

Estos progresistas del norte llevaron sus rieles a través de la llanura del oeste norteamericano arrollándolo todo, asesinando y arrebatando sus tierras a los indios que se oponían al paso de las vías por sus propiedades e, inclusive, invadiendo el territorio de un país vecino. En esta ofensiva ferrocarrilera de los industriosos vecinos, México perdió el territorio de la Mesilla y, muchos indios y mexicanos que habían quedado de aquel lado de la nueva frontera perdieron sus propiedades, su plácido sueño pastoral y, en muchos casos: la vida.

En México las empresas ferrocarrileras norteamericanas no tuvieron esos obstáculos. Las tierras se les entregaron gratis y aún se les ofrecieron jugosos subsidios. Ellos fijaron los trazos (como los ingleses acá) de acuerdo a sus intereses, trazos alevosos que facilitaron el saqueo de nuestras tierras. (Obra citada Mario Gill)

LA REVOLUCIÓN MEXICANA

La revolución mexicana se hizo en tren. La locomotora es la protagonista principal de la revolución dice Elena Poniatowska. Por otro lado Salvador Zarco, ferrocarrilero mexicano que junto a Demetrio Vallejo jugaron un papel fundamental por la defensa de los Ferrocarriles Nacionales de México que: “La locomotora es la protagonista principal de la revolución. Pancho Villa volaba trenes para ganar batallas y destruía los rieles”.

“Creo que el tren es una figura importantísima y olvidada. Ahora en mi país, para nuestra desgracia, ya no hay trenes de pasajeros. Es una pérdida enorme. El tren está ligado al destino, a la finalidad del hombre, al descubrimiento de horizontes nuevos”. Como una fuerte queja Zarco Flores, se aparta un tantito de la historia.
Retorna y nos dice con fuerza: “El general Francisco Villa, el Centauro del Norte, a no dudar, revolucionó el uso del ferrocarril en la Revolución Mexicana y puedo decir que como buen jinete, casi hizo relinchar los trenes”.

“El Ejercito Libertador del Sur de Emiliano Zapata se especializó en volar puentes y rieles para obstaculizar el movimiento de los trenes militares federales. Pero también le encontró otra utilidad: el 29 de marzo de 1911, se valieron de una locomotora de la hacienda de Chinameca, en Morelos, para forzar sus portones e irrumpir en ella, haciéndose de 40 rifles Savage, gran cantidad de parque y de los caballos de la finca”

“Pero fue el General Francisco Villa quien revolucionó el uso militar del ferrocarril. Villa, adelantándose a su tiempo, llegó a contar en sus trenes militares, hasta con cuarenta furgones habilitados como hospital. Esmaltados de blanco por dentro, con los últimos adelantos de la época y con el instrumental quirúrgico necesario. A esos hospitales ambulantes situados en la retaguardia, eran trasladados y atendidos todos los heridos, incluso los del bando contrario.

“El general Villa también destinó un furgón de ferrocarril a la empresa cinematográfica Mutual Film Corp., la cual durante 1914 filmó en los campos de batalla una película con el tema “Villa y la Revolución”.

“Pancho Villa reclutó para su causa a muchos ferrocarrileros y precisamente uno de ellos, de nombre general Rodolfo Fierro, fue su brazo derecho y su más fiel colaborador y soldado”.

Elena Poniatowska grafica como nadie toda la épica de los ferrocarrileros mexicanos. Nunca dejó estar al lado de ellos, en todas las épocas, en tiempos tormentosos y en los días calmos. Su libro no es una simple calificación descriptiva del ferrocarrilero mexicano, más bien trató de ir a buscar y graficar esa identidad. A cada paso halló lo real maravilloso de esa unidad. Como decía Julio Cortázar: lo fantástico hay que encontrarlo no saberlo. Elena fue en su búsqueda, lo encontró luego lo retrató en su obra: El Tren Pasa Primero.

Juanca CENA - postaporteñ@ 1156 - 2014-04-27 10:57:16
postaporteñ@_______________________________

Las reformas económicas en Cuba, los intelectuales contestatarios y la cuadratura del círculo

 Rodolfo Crespo (España) Colaboración

Dedicado al compañero cubano Fernando Martínez Heredia, cuyos análisis de la reforma económica en Cuba, nos incitan a reflexionar, cual debe ser el modelo de sociedad a escoger, en medio de la bifurcación histórica en la que se encuentra el sistema-mundo capitalista moderno.

En los últimos tiempos han aflorado en los sitios digitales de la izquierda, cada vez con mayor frecuencia, artículos contestatarios de intelectuales cubanos preocupados por las contradicciones que generan las transformaciones económicas que realiza Cuba desde hace unos años, iniciadas casi simultáneamente después de la salida del poder de Fidel Castro, y ejecutadas por su sustituto y hermano Raúl Castro, que por ironías del destino era considerado otrora el “cancerbero” de la Revolución cubana.

Entre las figuras que destacan está el ensayista Fernando Martínez Heredia y el infatigable estudioso y poseedor de la mejor biografía (dentro de unas poco más de dos decenas), escrita hasta hoy, sobre José Martí –el héroe nacional cubano- Luis Toledo Sande.

Pero no son sólo figuras de la intelectualidad cubana, el trovador Silvio Rodríguez, también ha opinado bastante en los últimos tiempos. En una de las canciones de su álbum Segunda Cita de 2010 (“Sea señora”) aboga por abandonar la idea de la revolución como concepto histórico para Cuba y respalda el de la evolución (“A desencanto, opóngase deseo. Superen la erre de revolución.”); y más recientemente, en una entrevista al diario mexicano de tendencia de izquierda La Jornada, previo a una gira por el país azteca, el cantautor, la letra de cuyas canciones denotan tanta sabiduría filosófica y profundidad en el conocimiento de la historia (y no sólo de su país), nos asombraba (y decepcionaba), cuando remarcaba en lo mismo: “Sigo pensando que hay momentos de la historia que son revolucionarios, pero que la mayoría de las veces de lo que se trata es de evolucionar”, aunque la desilusión con el cantautor, se hace mucho mayor, cuando leemos en la citada entrevista su servil posición frente a la riqueza, cuando dice que “Los ricos no tienen que dejar de serlo, sólo pensar un poco en los que no tienen su suerte. Perdón por la utopía, pero cualquier otro camino me parece injusto e infinitamente más doloroso”. (1)

¿Esa fue la conclusión a la que llegó el cantante cubano tras salir de su concierto del barrio marginal “Finca El Fundador”, en Canímar, Matanzas en diciembre de 2013, una de cuyas casas por delante y por detrás fue tomada en instantánea por el fotógrafo Alejandro Ramírez Anderson?,  (Cara A y Cara B) ¿Se proyecta el músico cubano cuando pensando un poco en los que no tienen su suerte, a lo más que puede llegar es a ofrecer por los pobres de su tierra (cuya pobreza no es su culpa) conciertos gratis?. Parece ser que el compositor antillano no ha rebasado los marcos exiguos e insuficientes del socialismo utópico, ya superado por la historia y la práctica revolucionaria desde hace más de 200 años.

 Vea ambas fotos fueron tomadas en el Barrio marginal “Finca El Fundador” Canímar, Matanzas, Cuba durante el concierto que dio en el mismo Silvio Rodríguez en diciembre de 2013. Tomada del sitio cubano contra el terrorismo mediático Cubadebate. Disponible en http://www.cubadebate.cu/fotorrepor...junto a otras

En contraste con la posición anterior están las de los dos intelectuales citados, encomiables, valientes, críticos, en los que sin embargo apreciamos ingenuidades.

Al terminar su exposición con trabajadores y alumnos de la Universidad de Ciencias Informáticas en la Habana el 11 de marzo de 2014, uno de los presentes, Juan Manuel, hizo la siguiente pregunta al compañero Martínez Heredia: “¿Qué estrategia integral podemos desplegar para que prime el factor subjetivo y las personas sean capaces de resistir las duras condiciones objetivas?”(2). A esta pregunta, sólo cabe una respuesta: sí aquellos a los que se le pide el sacrificio saben que el mismo tendrá al final un resultado feliz, lo harán a gusto; o en otras palabras: sí la abnegación y las privaciones no son de por vida, si las mismas se hacen en post de alcanzar un objetivo muy concreto y cuantificable, una sociedad nueva más justa y próspera, menos desigual y polarizada, como parece ser el caso de quien hace la pregunta, el martirio y el padecimiento se soportarán estoicamente. Pero precisamente esto, es lo que la izquierda viene pidiendo a las masas, desde que prácticamente se constituyó como tal ideología en el siglo XIX (serenidad, resignación, paciencia) y sobre todo desde que llegó al poder, lo cual en la mayoría de los estados del sistema-mundo moderno alcanzó entre 1945 y 1970, sin haber podido darle merecido cumplido en la mayoría de los casos. (3)

En el caso cubano, para sólo recordar algunas promesas mencionaremos, el proceso de “rectificación y tendencias negativas” que se llevó a cabo a mediados de la década de 1980, el famoso “programa alimentario”, la “agricultura urbana”, etc., ninguno de los cuales (y no digo que no dieran algún fruto) a la luz de los resultados satisfizo las expectativas de nadie. ¿Y qué consecuencias ha traído esto? Lo mismo que desde 1968 [con continuación en los sucesos de 1989 (4)] ha ocurrido en todo el mundo frente a la “vieja izquierda” asentada en el poder: desilusión, desconfianza, incredulidad, desaparición de la fe y extinción de la esperanza en un mundo mejor.

En palabras de Wallerstein, la izquierda en el poder (y la cubana no está exenta de ello) “ofreció el opio de la esperanza, y fue tragado entero. Se tragó a los no menos importantes líderes de los movimientos antisistémicos del mundo, que se movilizaron en la promesa de la esperanza” (5) los que por supuesto no pudieron cumplir su palabra, siendo señalada la misma por los pueblos (justa o injustamente, y eso lo veremos más adelante) como “una señal de ineptitud, en el mejor de los casos, o de corrupción y complicidad [con los dueños del sistema-mundo moderno] en el peor”. (6)

Y, ¿por qué no pudieron cumplir su promesa con los pueblos?, ¿por qué, por ello mismo, la “píldora” de la esperanza y la fe, la resistencia y el aguante, como estrategia de reclamo de apoyo en las masas, que es, parece ser, la respuesta lógica que busca a su pregunta Juan Manuel (hacer primar “el factor subjetivo [para] resistir las duras condiciones objetivas) (7), ya no surte ni surtirá efecto?

Volvamos a Wallerstein “La construcción del socialismo en el mundo en que vivimos, caso de que llegue a producirse, se presenta todavía ante nosotros como una opción, ni mucho menos como una certeza. Las denominadas ‘experiencias socialistas’ existentes [y las que han existido] pueden ofrecernos muchas lecciones valiosas acerca de su lado negativo y pocas de su lado positivo. Merece la pena recordar que, al final, el marxismo-leninismo funcionó en realidad más como ideología de desarrollo nacional que como ideología de construcción socialista. El desarrollo nacional, no obstante, en esencia es un concepto ilusorio dentro del marco de una economía capitalista mundial. Nunca se alcanzará, ni siquiera de manera parcial, en la mayoría de los países. La razón de que el marxismo leninismo se esté extinguiendo en calidad de ideología estriba en que eso mismo está ocurriendo con todas las ideologías desarrollistas”. (8)

En otro lugar Wallerstein es también muy enfático y claro al respecto: “es inútil analizar los procesos de desarrollo social de nuestras múltiples "sociedades" (nacionales) como si fuesen estructuras autónomas, de evolución interna, pues fueron y son de hecho en primer lugar estructuras creadas por procesos de escala mundial y moldeadas como reacción a ellos”. (9)

Y en la misma obra hace una advertencia a aquellos que, aún creen que pueden alcanzar a los que están en los puntos de máximo desarrollo del sistema, o incluso entrar dentro del selecto grupo: “La geografía de todo el sistema ya no puede expandirse, por lo tanto el alcance geográfico del centro [zonas del sistema donde se absorbe la mayor cantidad del excedente producido] tampoco puede extenderse. Un cambio notable en el cual las áreas geográficas se asemejen a las zonas centrales requerirá más que nunca un juego donde nadie gane. Si entra una nueva zona, una zona antigua debe salir” (10)

 No creemos que las reformas lleven a los cubanos a entrar a formar parte de la zona central de la economía-mundo capitalista, a cambio de la salida de alguno de los países que hoy la integran. Incluso, aquellos estados y zonas agraciadas con la anterior ola de expansión capitalista ocurrida después de concluida la Segunda Guerra Mundial, lo que se conoce como los “treinta gloriosos”, no se debió a un esfuerzo particular desplegado en éstos países por un grupo de avezados economistas ni a la aplicación de una perspicaz política económica, “El hecho de que en 1950 muchos más lugares geográficos parecieran haberse "desarrollado" en comparación con 1750 no es debido a que una o dos decenas de estados hubieran "desarrollado" su economía "nacional". Una o dos decenas llegaron a abarcar los frutos principales de la expansión y el desarrollo de la economía-mundo capitalista en su conjunto. Los estados de la OCDE no "alcanzaron" su "desarrollo nacional", se les "impuso". Lo que se desarrolló fue la economía-mundo capitalista…(11)

Por eso el impacto de la Historia de Cuba (cuya enseñanza Martínez Heredia ve “…de muy baja calidad: simplista, omisa, sin conflictos ni contradicciones y formalista” (12) para levantar la moral de la gente, surtirá muy poco efecto (lo cual no quiere decir que no se revise los programas y el adiestramiento de la misma) pero tampoco con ello se anulará el aspecto estructural que dice que lo que se desarrolla no son las economías nacionales como hemos visto sino la economía mundial. Y en ese sentido sí estamos de acuerdo con el historiador y filósofo caribeño de que “El problema actual cubano no puede abordarse solamente desde la coyuntura” (13), aunque tampoco podemos ser tan reduccionistas para condicionar ésta a los últimos 55 años, hay que ir más hacia atrás, hay que verla incluso en el contexto de la economía-mundo capitalista, desde sus propios orígenes, cuando el Caribe fue insertada en ella, desde un principio, en su área periférica

Los cubanos deben saber que la espectacularidad y monumentalidad de la Habana, su fastuosidad, se debe al enorme papel que en su tiempo tuvo la Isla, y sobre todo las zonas aledañas a su actual capital, en la división internacional capitalista del trabajo, como productora de azúcar de caña (en una época en que no se conocía aún la extracción de la misma de la remolacha), sobre todo después de la destrucción de la colonia francesa de Haití en 1792, cuando pasó a ocupar el lugar de suministradora por excelencia de la gramínea a toda la economía-mundo capitalista (en expansión en aquel entonces), cuando era precisamente el azúcar el primer producto de exportación del mercado mundial, según el historiador cubano (malogrado al final de su vida intelectual) Manuel Moreno Fraginals (14). Lo mismo ocurrió alrededor de la primera y segunda guerra mundial (Cuba vio ensanchar su papel como suministradora mundial de azúcar, al verse interrumpida por la contienda bélica la producción de las grandes áreas de remolacha), aunque fue un fenómeno más coyuntural y por ello efímero.

Todo el atropellado relato anterior muestra, que las grandes oportunidades históricas que ha tenido Cuba (y esto es válido para todos aquellos países que conforman el sistema interestatal de estados que constituyen el sistema-mundo capitalista) han estado vinculadas al desarrollo y las necesidades de la economía capitalista mundial y que, como bien dice el compañero Fernando Martínez Heredia, “el socialismo economicista no podrá darle una salida socialista y eficaz a la situación actual”(15), donde la magia del mercado está tratando de suplantar a la magia de la planificación (y fíjense bien que subrayo la magia), por cuanto que el mercado en líneas generales (y esto debe quedar claro para todos los cubanos) no resultará un instrumento de bienestar económico más eficaz para Cuba de lo que ha sido la planificación, puesto que las principales dificultades económicas de la mayor Isla caribeña han provenido, aún provienen y previsiblemente aún provendrán, no de sus mecanismos económicos internos, sino de su posición estructural en la economía capitalista mundial, como parte integrante de su vasta y extensa área periférica.

Lo que sí sigue siendo paradójico para los que observamos las contradicciones que generan las reformas que se efectúan en la Isla, es el hecho, de que sus contestatarios intelectuales al examinarlas y verificarlas, nunca hacen frente a las medidas de corte mercantilista que hoy se toman en la Isla, como pareciendo que ante las mismas no hay más opción, quedando solo la alternativa del pataleo (16)

Pero hay otros aspectos de esta cuadratura del círculo de los revolucionarios cubanos

¿Cómo pedir a los jóvenes cubanos mantenerse exentos de la enajenación, si ésta es provocada no sólo por iniciativas como la del “edificio en Centro Habana en que han hecho un sistema de red con treinta y cinco entradas [donde]socializan los ‘paquetes’ que se adquieren; [y donde]cada uno aporta una cuota irrisoria al colectivo” para, presumiblemente divulgarse las últimas novedades del producto cultural banal de factura occidental, sino también por la creciente mercantilización de su entorno, y por “los seriales y las películas norteamericanos a los que [los] somete todos los atardeceres y las noches la televisión cubana”(¡sic!) (17)? ¿Esto no es pedir la cuadratura del círculo?

Otro aspecto importante que se lleva a cabo en Cuba tiene que ver con la estructura de sus relaciones de propiedad. En la reforma económica cubana juega un papel fundamental la propiedad cooperativa (un tipo de propiedad intermedia entre la propiedad estatal y la privada), la que parece tener reservada un papel principal, aunque sin desplazar como rectora en el conjunto de las relaciones de propiedad a la propiedad estatal; lo que ocurre en el caso actual de Cuba (y esto es lo preocupante y regresivo) es que la propiedad cooperativa, que no es un hecho económico nuevo en la Isla, se nutre de la propiedad estatal, que cede espacio y no (y esto sí sería progresivo) de la propiedad privada, la que también engorda y gana terreno, sobre todo, a través de negocios de nueva creación y en la agricultura, aunque en este caso a través de la modalidad de usufructo de tierras estatales

Y no debemos olvidar que sí para un campesino la cooperativa es un paso de avance, para un obrero la misma es un paso de retroceso.

Si esto es algo no sólo demostrado sino evidente, ¿por qué los cubanos escogen hoy en el terreno de la propiedad un camino regresivo?

La causa profunda de todo ello, radica en el hecho, de que la empresa estatal cubana funcionó durante 30 años con la comodidad (y posibilidad casi ilimitada de ser ineficiente) que ofrecían los factores geopolíticos en los que se movió la Isla a largo de tres décadas, pero la conclusión de los mismos, tras la desaparición de la URSS y el mal llamado “campo socialista”, obligan a las empresas cubanas (con independencia del tipo de propiedad de la que provengan y de la redistribución de ingresos que efectúen al interior de las mismas) a actuar con una lógica capitalista, porque se mueven (nunca han dejado de hacerlo) dentro de una división internacional capitalista (no hay otra) del trabajo, y esto es lo que está ocurriendo hoy; tras un cuarto de siglo de aquel impacto, o adaptan su mecanismo o perecen, y esa es la causa de que la propiedad estatal y las empresas vinculadas a la misma se adelgacen. No es que se esté inventando un nuevo tipo de socialismo, es la empresa estatal soltando lastre para sobrevivir. Este proceso no debe entenderse simplemente como que los ejecutores de la reforma económica cubana hayan decidido reservar para la empresa estatal solo los medios de producción fundamentales, que por extensión son también generalmente los más complejos, resolviendo traspasar el resto a la propiedad cooperativa. La cuestión es más importante, el Estado cubano ha tomado la estratégica decisión de quedarse con aquellas empresas que generan un alto valor agregado, que debidamente protegidas (esto es, creándole un espacio de operaciones cuasi monopólico) estarán en condiciones de competir ventajosamente con sus similares de cualquier parte del mundo, más si tenemos en cuenta que tendría entre sus haberes una mano de obra bien organizada, disciplinada, cualificada y barata (18)

Pero, ¿qué implica todo este movimiento en la estructura de las relaciones de propiedad para el trabajador cubano?, ¿qué ocurrirá con su nivel de ingresos actuales?

La respuesta es básicamente nada, el nivel de ingresos más o menos se mantendría constante, podría subir, pero sin espectaculares cambios a la vista. En el sector estatal, como ya lo hemos visto en nota aclaratoria a pie de página, la mayor recompensa se basa en la ventaja comparativa que le ofrece el monopolio estatal de todas sus operaciones, y lo fundamental, la fuerza de trabajo barata bien preparada disponible con que cuenta. Sí el sector estatal pierde este atributo, que le da capacidad competitiva por excelencia, desaparece como tal en la jungla del entramado capitalista mundial, y los reformadores de la economía cubana lo conocen muy bien; por tanto, en este sector sólo ingenuos son capaces de predecir alzas en el nivel de excedente que pueden recibir sus trabajadores. Decir lo contrario, es seguir aferrado al componente geopolítico fundamental al que se abrazó la economía capitalista mundial desde el siglo XIX, para contentar a los productores de la riqueza, mientras llegara la promesa (no factible para todos) de ampliarles las tarta que recibían: crearles esperanza. Y las expectativas sobre ingresos, calidad material de vida, salarios, etc., de la población cubana es, considerándolo relativamente, de niveles tan extraordinariamente altos, que la generación actual de valor de sus empresas no pueden permitirse el lujo de cubrirlo; y esto no es un hecho sólo cubano, es mundial, es pudiéramos decir la situación crucial (de extrema gravedad por añadidura) que enfrenta el sistema-mundo capitalista actualmente, ante la imposibilidad creciente para satisfacer tales exigencias, sin poner en peligro la incesante acumulación de capital, que es la esencia y razón de ser del mismo.

Y por último estaría el sector privado que desarrolla su actividad en todas las esferas (las de mayor y menor valor agregado), e incluso, en un proceso aún en desarrollo, podrían controlar medios de producción fundamentales; de todas formas, la extensión y tamaño futuro del mismo, no creo que alguien esté hoy en capacidad de predecir, máxime si se trata de una reforma en curso. Aquí los trabajadores cubanos no deben tener el menor tipo de dudas; éste es el sector capitalista de la economía cubana, y sí hoy en muchos renglones donde operan pueden darse el lujo de pagar a los obreros empleados salarios más altos que los que pueden recibir (y de hecho reciben) los trabajadores insertados en los otros dos tipos de propiedad, no debe perderse de vista tampoco, que son trabajadores expuestos a los niveles más altos de intensificación de los ritmos del trabajo en Cuba, además de ser los más explotados

Permítaseme recordar una perogrullada, pero explotación no es sinónimo de percibir bajos salarios (al menos no siempre es absolutamente igual), la explotación se mide proporcionalmente por la parte recibida del valor agregado creado, en relación con la que se apropia el empresario capitalista dueño de los medios de producción, y en este sentido el trabajador cubano de las empresas privadas es considerablemente y con mucha diferencia el más explotado de su clase obrera; empíricamente basta ver las diferencias ostensibles, visibles a la simple observación, entre el nivel de vida, exhibición de riqueza, ostentación de lujos, pompas y confortabilidad de las viviendas de los capitalistas cubanos y la de sus trabajadores.

Tampoco creemos que los capitalistas cubanos, se contenten eternamente, con la continuación de la situación de equilibrio actualmente existente, ni satisfechos con mantener indefinidamente retribuciones altas por las operaciones realizadas en su sector de operaciones. Nadie olvide, que si pudieran algún día, (accediendo a los puestos de poder o cooptando a los que lo ejercen) ante la escasez de mano de obra abundante y barata en Cuba (19) estarían de buena gana dispuestos a hacer, lo que hicieron sus pares antes de 1959, cada vez que el sector estrella de la economía cubana (el ya mencionado sector azucarero) necesitó brazos, para disminuir costos, devaluar la mano de obra nativa y aumentar la rentabilidad del capital: no escatimar esfuerzos para traer a empobrecidos haitianos y jamaicanos a realizar las horribles zafras azucareras. Y ni siquiera hay que recordar que, en el entorno que rodea Cuba, hay cuantioso “material humano de desecho” dispuesto a vender su pelleja por tres escasas monedas.

¿Se rebelarán estos trabajadores del sector privado cubano contra sus explotadores capitalistas?, ¿se organizarán y/o les permitirán aglutinarse en estructuras propias?, ¿cómo compaginarán los actuales sindicatos cubanos, cuyo irrestricto apoyo al gobierno de la Isla es indiscutible, la defensa de un cada vez más numeroso grupo de trabajadores expuestos a la inclemencia de voraces capitalistas, cuya existencia e incluso leyes para blindar su derecho de propiedad, son promulgadas y defendidas por ese mismo gobierno?, ¿no es ésta otra de las tantas cuadraturas del círculo de las actual reforma económica cubana?.

¿En realidad es cierto que los cubanos han renunciado al derecho de expropiación de la propiedad privada capitalista?, o ¿el socialismo del siglo XXI, del que con tanto ensalzamiento se oye hablar por ahí de construir, a mucha vieja y nueva izquierda, se edificará coexistiendo en el tiempo y conviviendo en el espacio con el contrario antagónico de siempre: la propiedad privada capitalista?, en otras palabras ¿han abandonado los cubanos, la tan vieja como presente y actual consideración, de la relación capital-trabajo como la contradicción fundamental del mundo contemporáneo, hecho básico, si se aspira a erigir una nueva sociedad más democrática y menos polarizante que la actual, y donde esté desterrada la explotación del hombre por hombre?.

Hay también otro intelectual cubano, el escritor y novelista, Leonardo Padura que también ha hecho abundantes consideraciones sobre las reformas cubanas en los últimos tiempos, y aunque denota escasos conocimientos económicos (lo cual no es un óbice para exponer criterios) por ser quien es, se le ha publicado prolíficamente últimamente.

Pero qué dice, cómo valorar lo que escribe. Pues, además de lo que ya se ha dicho (muestra de poco conocimiento económico, sobre todo del capitalismo, lo cual es extensible a muchos cubanos) observamos mucha ingenuidad en sus apuntes, sí es que no trabaja conscientemente a favor de los que en el mundo quieren insertar a Cuba plenamente en los circuitos de la economía capitalista mundial (aunque, como ya se ha dicho en su área periférica).

En su último artículo, para la revista española Sin Permiso, arremete contra “el anquilosado sistema económico”(20) cubano porque, según el periodista, “El mar de fondo está en la macroeconomía que, a pesar de los cambios introducidos, no logra despegar y se mantiene en crecimientos anuales que se mueven algo por encima del dos por ciento” (21). Sólo recordar que, para llegar a la expectativa de un 5 ó 6 por ciento de crecimiento, el gobierno cubano tuvo que recientemente modificar la ley de inversión extranjera en la Isla, con una oferta muy a la baja de los intereses del pueblo cubano (reduciendo a la mitad el impuesto sobre las ganancias para la mayoría de las inversiones, con un tipo impositivo del 15% sobre el beneficio neto). Menos mal que ya va entendiendo algo de economía política del capitalismo el Premio Nacional de Literatura en Cuba en 2012, cuando al final de su artículo se pregunta, sí “el problema que se presenta de cara al futuro económico y social del país estaría en saber cómo el capital extranjero actuará efectivamente en el desenvolvimiento del país y, sobre todo ­el gran misterio: cómo los 11 millones de residentes en la isla podrán insertarse dentro de una sociedad más mercantilizada y competitiva”(22), a lo cual responde con la sorna interrogación que ya contiene la respuesta, del que también irónicamente dedicó al genial Trotsky,  su afamada obra “El hombre que amaba los perros”: “¿Será vendiendo lo único que les queda, o sea, su fuerza de trabajo, como lo advierte la filosofía marxista en la que se fundamenta la política oficial cubana?” (23)

¿A qué conclusión podemos llegar entonces? Nada mejor que la advertencia del compañero Roberto Regalado, el experto cubano en el conocimiento de la izquierda latinoamericana, con algo dicho en 2006, seguramente pensando en la izquierda del continente, pero que hoy 8 años después, también es aplicable al caso cubano, cuando decía que “la reforma progresista del capitalismo solo prosperó en aquellos lugares y momentos en que fue compatible con el proceso de reproducción del capital. Esa compatibilidad no existe hoy, ni en América Latina [ni en Cuba], ni en ninguna otra región del mundo. Puede argumentarse que, a raíz del agravamiento de las contradicciones del capitalismo, es imposible que esa compatibilidad vuelva a presentarse. De esta realidad se deriva que, tarde o temprano, el contenido popular y la “envoltura” capitalista de los procesos políticos desarrollados hoy por la izquierda latinoamericana entrarán en una contradicción insostenible: solo una transformación social revolucionaria, cualesquiera que sean las formas de realizarla en el siglo XXI, resolverá los problemas de América Latina.” (24)

A lo cual se suma aquella idea del ya desaparecido revolucionario salvadoreño Schafik Jorge Handal, que el propio Regalado se ha encargado de publicitar, “Habrá socialismo –decía Schafik– si la gente quiere que haya socialismo”, y más o menos lo mismo que preguntaba el politólogo cubano, en su artículo ¿Hacia dónde van los gobiernos de izquierda y progresistas? [En América latina] (25) tenemos que hoy hacérselas a los cubanos: ¿Quieren qué haya socialismo?, ¿Saben lo implica regresar al capitalismo?, ¿conocen los cubanos que en la admiración actual de la “economía de mercado” y su substrato material la propiedad privada, hay algo muy iluso, algo que no entiende el drama de quien llega tarde a un modelo enfermo y ya caduco?, ¿no saben los cubanos que esa “economía de mercado” y sus valores egoístas e insostenibles, que hoy le quieren vender desde dentro y desde fuera, sólo ve en el “atraso” de Cuba lo que ha visto en China, Viet Nam y alguna que otra zona atrasada en el resto del mundo, como un balón de oxígeno que le permita sobrevivir un poco más, importándole un bledo la vida de su población, como ingenuamente o no, nos la han querido presentar en los últimos tiempos el señor Padura y demás?., ¿serán capaces los cubanos de encontrar a su propiedad estatal (bastante parecida a un capitalismo de estado asistencialista) otro proyecto alternativo, donde la consecución del beneficio siempre acrecentado (cuyo principio como modelo sistémico rector ya se agota) no sea el patrón que rija a la producción de bienes materiales?.

Esperamos que sí. Los antisistemas, explotados y excluidos de este mundo no exigimos otra cosa

Notas

1. Contrasta mucho este nuevo pensamiento del cantante de música protesta cubano con aquel que seguramente inspiró la letra de su canción “Vamos a Andar”, grabada en 1980 y quizá no por casualidad cabeza de lista de las canciones de su álbum “Rabo de nube” (un verdadero himno de combate contra los dueños del sistema-mundo capitalista) cuando decía “Vamos a andar hundiendo al poderoso alzando al perezoso sumando a los demás…” En la citada entrevista la regresión de Rodríguez es palpable, basta señalar el titular y subtitular que para dicha entrevista selecciona el periódico mexicano: “Soñar con imposibles es posible; ignoro si aferrarse tenga sentido” y “Antes creía que la poesía salvaría el mundo; hoy, que ayuda a mejorar”. La Jornada 1 marzo 2014. Disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2014/03/...

2. Martínez Heredia, Fernando. "Ningún lenguaje es inocente. El inocente es uno, si se lo cree". Rebelión 3 abril 2014. Disponible en http://www.rebelion.org/noticia.php...

3. Y esto ha ocurrido porque si bien “Uno de los puntos fuertes de los movimientos antisistémicos es que han llegado al poder en un gran número de estados. Esto ha cambiado la política vigente en el sistema mundial. Pero este punto fuerte ha sido también su punto débil, dado que los llamados regímenes posrevolucionarios continúan funcionando como parte de la división social del capitalismo histórico. Por tanto, han actuado, queriendo o sin querer, bajo las implacables presiones de la tendencia a la acumulación incesante de capital. La consecuencia política a nivel interno ha sido la continuada explotación de los trabajadores, aunque de una forma reducida y mejorada en muchos casos. Esto ha llevado a tensiones internas paralelas a las existentes en estados que no eran ‘posrevolucionarios’, y esto a su vez ha provocado la aparición de nuevos movimientos antisistémicos dentro de estos estados. La lucha por los beneficios ha proseguido tanto en estos estados posrevolucionarios como en todas partes, porque, dentro del marco de la economía-mundo capitalista, los imperativos de la acumulación han operado a lo largo del sistema. Los cambios en las estructuras estatales han alterado la política de la acumulación, pero todavía no han sido capaces de terminar con ella”. Wallerstein, Immanuel. “El capitalismo histórico”. Editorial Siglo XXI. España 2012. 2ª Edición. Página 59. (subrayado de Wallerstein)

4. “1989, La continuación de 1968”. Giovanni Arrighi, Terence K. Hopkins e Immanuel Wallerstein. Ponencia elaborada para el XI Coloquio sobre Economía-Mundo, “¿1989: el fin de una era? Stamberg, 28 al 30 de junio de 1991. Publicada en “Review”, Fernand Braudel Center. Vol. XV Nº 2. Primavera 1992. Está disponible para imprimir y leer (no para copiar) en http://www.iade.org.ar/uploads/c87b....

5. La traducción es nuestra, el original en inglés es: “Liberalism offered the opiate of hope, and it was swallowed whole. It was swallowed not least by the leaders of the world’s antisystemic movements, who mobilized on the promise of hope.” States? Sovereignty? The Dilemmas of Capitalists in an Age of Transition" by Immanuel Wallerstein. Discurso de apertura en la conferencia sobre "Estado y Soberanía en la Economía Mundial," University of California, Irvine, 21 hasta 23 febrero, 1997. Disponible en: www2.binghamton.edu/fbc/archive/iwsovty.htm

6. “1989, La continuación de 1968”. Artículo ya citado.

7. Martínez Heredia, Fernando. Artículo citado. Rebelión 3 abril 2014. Disponible en http://www.rebelion.org/noticia.php...

8. Wallerstein, Immanuel. “Marx, Marxismo-leninismo y experiencias socialistas en el sistema mundial moderno”. Capítulo 6 del libro “Geocultura y Geopolítica. Ensayos sobre el moderno sistema mundial”. Pág. 137. Editorial Kairós. Barcelona.2007

9. Wallerstein, Immanuel. “¿Desarrollo de la sociedad o desarrollo del sistema-mundo?”. Capítulo 5 del libro “Impensar las ciencias sociales. Límites de los paradigmas decimonónicos”. Editorial Siglo XXI. Segunda Edición en español 1999. Pág. 85.

10 y 11. Wallerstein, Immanuel. “Desarrollo: ¿Cinosura o ilusión?”. Capítulo 7 del libro “Impensar las ciencias sociales. Límites de los paradigmas decimonónicos”. Editorial Siglo XXI. Segunda Edición en español 1999. Pág. 131.

12 y 13. Martínez Heredia, Fernando. Artículo citado. Rebelión 3 abril 2014. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php...

14. Un año después de abandonar Cuba pidiendo ¡asilo! en Miami, en la considerada segunda mejor obra suya después de El Ingenio (cuyo primer tomo fue motivo de elogio por el Che Guevara), “Cuba/España. España/Cuba. Historia común”. 1995 Grijalbo Mondadori, llega a afirmar esta aberración histórica “Uno de los axiomas inviolables de Estados Unidos ha de ser su concepto de América para los americanos que no necesariamente ha de ser interpretado como América para los norteamericanos” pág. 241 (subrayados de Fraginals), además de referirse en más de 40 ocasiones al término “historia tradicional” para apuntar algo nuevo desgajándose de su anterior enfoque.

15. Martínez Heredia, Fernando. Artículo citado. Rebelión 3 abril 2014. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php...

16. La cuadratura del círculo se aprecia incluso en las altas esferas; los mismos que actualizan el modelo económico, donde el componente mercantil es apabullador sobre los demás, se permiten decir hablando ante los delegados al VIII Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) que “debemos encontrar nuevas formas que sin mercantilismo cultural… aseguren la renovación y continuidad de los procesos culturales” Discurso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez VIII Congreso de la UNEAC 12 abril 2014. Disponible en: http://www.granma.cu/cultura/2014-0...

17. Martínez Heredia, Fernando. Artículo citado. Rebelión 3 abril 2014. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php...

18. Un solo ejemplo ilustra esto: Un trabajador español de un hotel Iberostar devenga un salario mensual de 1200 euros, mientras que el mismo empleado de la misma cadena hotelera, pero en Varadero, Cuba, no cobra más de 50 euros, y eso sin contar el valor de los insumos hoteleros, que en la Isla son incomparablemente inferiores a los existentes en la península Ibérica.

19. Según proyecciones, para 2030 el 30% de la población cubana superará los 60 años, mientras que datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) indican que en 2050 Cuba se encontrará entre los 11 países más envejecidos del mundo, con un 38% de su población con edades superiores a los 60 años. Consultar: “Cuba en números. Lo que el Censo dejó”. http://www.cubadebate.cu/noticias/2... Para un serio análisis del problema a nivel mundial (donde se aborda también el problema cubano al respecto) consultar Wim Dierckxsens “Población Fuerza de Trabajo y Rebelión en el siglo XXI”. Disponible en: http://www.irteen.net/wp-content/up...

20, 21,22 y 23. Padura, Leonardo. “¿Crece o no crece Cuba?”. Disponible en: http://www.sinpermiso.info/textos/i...

24. Regalado Álvarez, Roberto. “La izquierda latinoamericana hoy Reforma o Revolución”. Rebelión 9 enero 2006. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php...

25. Regalado Álvarez, Roberto. “¿Hacia dónde van los gobiernos de izquierda y progresistas?”. Disponible en: http://alainet.org/active/54926

fuente De la xarxa de webs d'Esquerra Unida

@PostaPortenia - postaporteñ@ 1155 - 2014-04-25 15:37:01
postaporteñ@_______________________________

postalinas

10a marcha al Puente 12- Gualeguaychú 2014

El 27  de abril otra marcha para un nuevo abrazo al puente

 Los cros QUE  PUEDAN VIAJAR A GUALEGUAYCHÚ CON LA ASAMBLEA DEL CALLEJÓN , PARA EL PRÓXIMO DOMINGO  y VOLVER A  ABRAZAR FRATERNAL Y SOLIDARIAMENTE A NUESTROS HERMANOS ENTRERRIANOS EN SU HEROICA LUCHA CONTRA EL MONSTRUO DEPREDADOR Y CONTAMINANTE DE BOTNIA-UPM . ,

POR FAVOR HABLAR CON L@S CR@S SELVA AL 099280793 Ò PABLO AL 099219183. 

Convocantes  algunas de las organizaciones nucleadas en la ASAMBLEA NACIONAL PERMANENTE EN DEFENSA DE LA TIERRA Y LOS BIENES NATURALES.

Huidobro: El Ombligo de las FFAA

EFH siempre defendió a lo represivo  y es saludable que haya compañeros que lo digan clarito…. fue el primer Amodio.  Habría que insistir en la identidad y continuidad del militarismo y aparatismo tupa dirigido por este siniestro personaje a principios de los 70 y el actual militarismo y aparatismo de esos mismos personajes, ¡siempre es cuestión de ellos como milicos y jefes aparatistas de lo milico!

En otro número de Posta, 1154 de 24/4 si dejásemos de lado lo de los trapitos sucios de siempre de los uruguayos, debiera titularse…"la catástrofe de los gobiernos progresistas"…todo se está cayendo a pedazos desde Venezuela a Ecuador y Bolivia…y es muy importante! La realidad ya está superando lo que se dice: el mito del progresismo sigue vivo cuando la realidad del mismo está en las últimas…, pero tal vez sea necesario para que quienes los apoyen se caigan con ellos…

Desde nuestro lado sigue habiendo poca visibilidad sobre lo que puede cambiar en el capitalismo y el imperialismo con el fin de esa cara linda con que nos vendieron la misma mierda de siempre, tan capitalista e imperialista como la otra…., aunque tal vez esté indicando que es a nivel mucho más global que se vendrá abajo toda la mentira: yo apuesto a que la catástrofe financiera y monetaria (fin del dólar y el euro)…no está nada lejos.

Abrazo

Ravachol

La CTA convoca a marchar el 8 de mayo

La Central de Trabajadores de la Argentina convoca a todas las organizaciones del campo popular este 8 de mayo a las 16 horas a una gran marcha para expresar el repudio al proyecto de ley impulsado por el Gobierno Nacional para limitar el derecho a manifestarse y para acompañar la presentación del proyecto de Ley de Organizaciones de Trabajadores y Trabajadoras Sindicalizados dirigida a terminar con el Unicato. La concentración se realizará frente a la sede del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para marchar al Congreso de la Nación.

Después del contundente Paro Nacional del 10 de abril la CTA sigue reclamando un Salario Mínimo Vital y Móvil equivalente a la Canasta Básica Familiar, no inferior a $9.000; Extensión del Salario Mínimo Vital y Móvil a todos los trabajadores, incluyendo a los del sector público provincial y municipal, y a los que perciben planes sociales; Aumento jubilatorio de emergencia y 82 % móvil para jubilados y pensionados; Terminar con la precarización laboral; Eliminación del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores y Derogación de la Ley de Riesgos del Trabajo.

El proyecto de regular la protesta es inconstitucional en tanto y en cuanto pretende reglamentar un derecho constitutivo del sistema democrático al exigir una notificación de 48 horas ante la autoridad policial para realizar una movilización y establecer que será el Ministerio de Seguridad el que decida si la manifestación se considera legítima o ilegítima. 

La CTA no admite que sea facultad del Poder Ejecutivo decidir la ilegalidad o legalidad de una protesta que se expresa por medio de una manifestación pública, mucho menos cuando de esta calificación dependa la represión inmediata o no de la misma.

En lugar de imaginar argucias de toda laya para reprimir la protesta social y restringir el derecho a peticionar, el Gobierno debería preocuparse en dar respuestas a las demandas populares insatisfechas a más de treinta años de retornada la democracia a nuestro país.

La mejor forma de convivencia no es la que intenta limitar o reprimir la protesta sino la que propicia instancias de participación y de expresión de los distintos actores sociales.

Asociar protesta a caos es un latiguillo que han utilizado desde el fondo de nuestra historia los sectores dominantes para “poner orden” cada vez que el pueblo cuestionó a fondo sus intereses políticos, sociales, ideológicos y económicos.

Cuando existen cinco mil militantes populares procesados y se amenaza con una condena a cadena perpetua a los petroleros de Las Heras en Santa Cruz, sanción considerada ejemplar por la propia Presidenta de la Nación, y ante la persistente negativa del poder a garantizar el derecho a la libertad y democracia sindical, la CTA convoca al conjunto de la sociedad a manifestar masiva y pacíficamente su rechazo a este nuevo intento de sofocar la protesta y respaldar la Nueva Ley Sindical junto al resto de reivindicaciones salariales y laborales

Buenos Aires, 24 de abril de 2014

Juan Carlos Giuliani  - Pablo Micheli

 

RAÚL SENDIC

Hombre y mito

Exposición institucional del museo de la memoria

Viernes 25 de abril a las 17.00 hs.

“ … aquél que nació muy niñín, mirando al cielo,

y que luego creció, se puso rojo

y luchó con sus células, sus nos, sus todavías, sus hambres, sus pedazos.”

César Vallejo (Pedro Rojas)

Raúl Sendic Antonaccio, conocido como “el Bebe” nació el 16 de marzo de 1925 en Chamangá, paraje rural del departamento de Flores, Uruguay, y falleció el 28 de abril de 1989 en París, donde acudió para atenderse de la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, parecida a una esclerosis lateral amiotrófica. Tenía 64 años. Concluía la vida de un hombre que fue un símbolo y una leyenda.

Raúl Sendic fue el quinto hijo de Victoriano Sendic y Amalia Antonaccio. Cursó la educación primaria en la escuela rural del lugar, y la secundaria en Trinidad, la capital de Flores. En 1943, al terminar la secundaria se traslada a Montevideo y se inscribe en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, al tiempo que comienza a trabajar en un estudio jurídico. Obtiene el título de Procurador pero nunca llegó a “dotor” pues abandonó faltándole el último examen

En el liceo comenzó su militancia gremial, se integró al Partido Socialista Uruguayo y en 1956 asistió como representante del partido Socialista al Congreso Internacional de Roma. En 1957 comienza su trabajo sindical entre los trabajadores rurales del norte del país, junto a otros militantes socialistas y comunistas, que da lugar a la creación de varios sindicatos, siendo el más conocido el de los trabajadores azucareros (UTAA) en 1961

En 1960 viajó a Cuba y conoció las transformaciones revolucionarias emprendidas por el pueblo cubano. En 1963, tras el robo de armas del club “Tiro Suizo” de Nueva Helvecia, es requerida por primera vez su captura, permaneciendo largos años clandestino. Participó como fundador en el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros en 1966, que impulsará una estrategia insurreccional y la lucha armada como parte inseparable de la militancia. Fue apresado en agosto de 1970, participando de la fuga del penal de Punta Carretas en setiembre de 1971 junto a otros 110 prisioneros, por un túnel excavado desde la cárcel. En 1972 fue nuevamente detenido, tras un intenso tiroteo que lo dejó gravemente herido al destrozarle una bala la mandíbula. Tras 13 años de detención en condiciones infrahumanas, como rehén de la dictadura uruguaya que se instauró con el golpe de Estado del 27 de junio de 1973, fue liberado con la recuperación de la democracia el 14 de marzo de 1985. Participa de la reorganización del MLN-T que se integra a la vida política democrática, y en la fundación del Movimiento por la Tierra.

Raúl Sendic Antonaccio tuvo cinco hijos: Raúl Fernando, Ramiro, Jorge Raúl, Alberto y Carolina.

El 28 de abril de 2014 se cumplen 25 años de su muerte, y 50 años de la marcha de los cañeros de Bella Unión bajo la consigna de “Por la Tierra y con Sendic”

El Museo de la Memoria – MUME presenta esta exposición de un hombre que fue una referencia ineludible en nuestra historia reciente. Un hombre que, en el acierto o en el error, defendió con su vida sus ideas y puso su cuerpo en la lucha por la justicia social.

 "RAÚL SENDIC. Hombre y mito" se podrá visitar hasta el sábado 31 de mayo de 2014.

Centro Cultural y Museo de la Memoria

Avda. de las Instrucciones 1057, casi Bvar. José Batlle y Ordoñez

@PostaPortenia - postaporteñ@ 1155 - 2014-04-25 15:10:03
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] Siguiente