Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

URUGUAY: ?ALTERACIÓN DE LA MATRIZ PRODUCTIVA?

Errores y omisiones

4 de abril de 2014

Hemos leído con alguna frecuencia trabajos de Juan Luis Berterretche. Y hemos compartido muchos de los conceptos que vierte.

En “Rebelión” de hoy el autor publica uno cuyo título reproducimos

(Publicado en posta http://postaportenia.blogspot.com.ar/2014/04/uruguay-alteracion-de-la-matriz.html )

También compartimos mucho de lo que el autor escribe. Lamentablemente se le escapan varios errores muy gruesos que ponen en entredicho todo lo correcto que hay en el conjunto.

1) Vemos así que JLB afirma: “la ocupación de 2 millones de hectáreas (20 mil Km2) con plantíos de eucaliptus para la producción de pasta de celulosa en plantas industriales gestionadas por transnacionales en zonas francas, es decir con toda clase de exenciones impositivas.”

Esto no es cierto. La superficie plantada con montes artificiales (que no son sólo eucaliptus, ya que parte de la misma lo está con variedades de pinos que se utilizan, en parte, para producir derivados de madera aserrada, no celulosa) no supera el millón de hectáreas. Según la dirección general forestal del MGAP a 2012 las plantaciones se discriminaban de acuerdo al cuadro que sigue más abajo:

GENERO                             TOTAL

 Pinus                                256.943

Eucalyptus                         726.323

Salicaceas                              6.764

TOTAL                                 980.030

Como se ve, la superficie total de montes artificiales era inferior al millón de hectáreas y del mismo un 25% está formado no por eucaliptus sino por pinos.

No tenemos motivos para dudar la validez de las estadísticas oficiales en este caso. Si JLB los tiene sería bueno que nos lo hiciera saber.

2)   También afirma JLB: “Y la extranjerización de industrias: la frigorífica, por ejemplo, que durante la presidencia de Vásquez pasó en su totalidad a manos de capitales brasileños”. Tampoco es cierto. Recientemente se publicó que una empresa brasileña había comprado el frigorífico Carrasco. Según la misma noticia esta adquisición elevó a 41% el porcentaje de faena en manos de capitales brasileños. Habría que verificar esa información. De todas formas existen plantas en manos extranjeras no brasileñas: el frigorífico San Jacinto (Pérez Compancq, argentino), el frigorífico BPU, en Durazno de capital inglés, y existen, aún, varias plantas en manos nacionales; entre ellas uno de los más grandes, Las Piedras, propiedad de la familia González, también gran terrateniente y, reiteramos, sin agotar el tema: Lorsinal, Pando, Las Moras, Frigo Yi, Solís, Sarubbi, Schneck.

3)   Más adelante, analizando los cambios de la matriz productiva en curso JLB afirma: “Pero por las exigencias de infraestructura del turismo, es seguro que la informática superará con rapidez esas cifras. Este es el único vector de cambio productivo que no puede ser cuestionado: sólo aporta ventajas al país.”

Visto desde una lógica estrictamente ambientalista esto tal vez sea cierto. Desde una lógica económica ello no es tan así. Gran parte (estamos tratando de averiguar cuánto) de esta industria novedosa (en Uruguay no tiene más de 20 años de existencia) está en manos extranjeras. Si nos alarmamos por la extranjerización de la industria frigorífica, no veo por qué habríamos de pasar por alto ese fenómeno en la del software. Es que éste es uno de los sectores más dinámicos de la economía y dejarlo en manos extranjeras no es menos grave que hacer lo propio con la tierra o los frigoríficos.

Pero hay más: si hablamos de software estamos ante dos modelos posibles: el libre y el privativo. La ley sobre compras estatales de software que supuestamente debía dar amplia prioridad al primero sobre el segundo ha terminado siendo una típica engañapichanga progresista dejando todo tipo de escapes para que las empresas públicas compren software privativo. En síntesis, mucho hay de objetable en las formas en que se está desarrollando la industria del software en el país.

4)    Para no extendernos demasiado diremos algo sobre el tema del agua. No tiene sentido insistir sobre la importancia del asunto. Simplemente queremos hacer notar que el mayor despilfarro de agua dulce en el país se produce por la vía de dejar simplemente que ésta se vaya al mar. Por esta vía se arruina (se mezcla con agua salada oceánica) no menos del 50% del agua que llueve. En ese sentido, simplemente para ubicar magnitudes si nos basamos, por ejemplo, en el cálculo que realiza JLB sobre el consumo de agua por los eucaliptus (creo que exagera bastante la cantidad de madera necesaria para producir una tonelada de celulosa, pero eso no cambia la esencia del tema) se constata que toda la producción de celulosa consume aproximadamente el 1% del agua que llueve sobre el territorio nacional. No digo esto para propagandear la plantación masiva de eucaliptus. Ésta tiene varios efectos negativos; en mi opinión el más importante es que inhabilita por largos períodos de tiempo grandes extensiones de tierra mayoritariamente agrícola de buena calidad para la producción de alimentos. En segundo lugar sí genera problemas con el agua, pero a nivel local. Parece indudable que las zonas cercanas a las grandes plantaciones sufren problemas de suministro durante los estiajes. Tema no menor para las pequeñas explotaciones y que contribuye a su desaparición.

En suma: los problemas a raíz de la alteración de la matriz productiva que está sufriendo el país son muchos y variados. Algunos de ellos serían inevitables bajo cualquier régimen socioeconómico. Es indudable que si se extienden los niveles de consumo a nivel de las mayorías habrá que disponer de más bienes. Y esto significa necesariamente presionar sobre los recursos naturales.

Si bien nunca fui estalinista me reconozco integrante de la izquierda marxista leninista desde mi juventud allá por los 60. No estaban de moda los temas ambientales. Por razones objetivas, no se experimentaban los límites que la disponibilidad de recursos impone al crecimiento económico.

Estos se han vuelto hoy de una trascendencia indudable.

Sin embargo el principal problema que tiene el Uruguay se llama capitalismo. Podemos imaginarnos una situación en que todos los problemas ambientales que se denuncian cotidianamente se resuelven en gran medida. En lo esencial en nuestro país bastaría con que bajaran significativamente los precios de media docena de commodities, entre ellos la celulosa, la soja, el hierro y alguno más para que, como por arte de magia, dejáramos de hablar de estos temas.

Persistirían, no obstante, todos los problemas por los cuales la generación a la que yo pertenezco luchó y en muchos casos llegó a dar la vida. 

WILLIAM YOHAI - postaporteñ@ 1145 - 2014-04-08 18:39:05
postaporteñ@_______________________________

Estado, poder y socialismo en Venezuela:

Algunos debates en la izquierda radical

Por: Jorge Orovitz Sanmartino (especial para ARGENPRESS.info) 6/4/14

I
El 12 de febrero comenzó en Venezuela una nueva oleada de desestabilización política protagonizada por los sectores de la derecha fascista, que aunque parece controlada, continúa golpeando al legítimo gobierno de Maduro. A pesar de haber movilizado un contingente menor de activistas radicalizados, las marchas y guarimbas de la ultraderecha han tenido una repercusión inédita en el mundo entero, fogoneadas por la derecha continental y la inmensa mayoría de las corporaciones de medios.

Esta nueva oleada desestabilizadora no es una continuidad lineal de aquellas otras que desembocaron en el golpe del 2002 y el paro petrolero del 2003, el boicot electoral del 2004 y 2005 o la infiltración paramilitar de años anteriores. Sin embargo, persigue los mismos objetivos de desgastar, desacreditar, injuriar y preparar las condiciones a corto o mediano plazo, para voltear al gobierno popular inaugurado por Chávez en 1998. Que la derecha más rancia se haya lanzado con tal virulencia a las calles y que los medios “respetables” del continente, aquellos que se llenan la boca sobre la democracia y el respeto a la ley, le hayan dado una cobertura tal excepcional, fogoneando el movimiento y alentando a extender las barricadas por todo el país, es ya un indicio del propósito y las dimensiones potencialmente peligrosas que se ciernen sobre el proceso venezolano. Por eso, la tarea militante más importante del movimiento obrero y popular en todo el continente, de los sectores antiimperialistas, socialistas y democráticos es rechazar el intento de la derecha más reaccionaria que quiere desalojar a Maduro del poder y movilizar a la opinión pública en defensa del gobierno y el proceso venezolano. ¿Por qué? Porque están en juego no sólo un gobierno popular y antiimperialista, sino un conjunto de conquistas populares, de relaciones de fuerza que el movimiento de masas conquistó en los últimos 15 años y que caracterizan de manera distintiva la situación latinoamericana. Pero son justamente estas tareas, que considero imprescindibles, las que han dividido a la izquierda en Argentina. Porque algunos sectores de la izquierda radical la han retaceado e incluso boicoteado. El FIT, por ejemplo, que se alzó con el mayor caudal electoral en las pasadas elecciones, desapareció de las calles. Brilló, literalmente, por su ausencia. ¿A qué se debe? A que, a mi entender, se mueven sobre la base de una hipótesis estratégica errónea y en base a fundamentos teóricos equivocados. La consecuencia fue una deriva política que la alejó, en realidad se auto excluyó del proceso más importante de la lucha de clases de las últimas décadas. Los dogmas teóricos, la verborragia vacua, los pifies políticos desembocan en no pocas ocasiones en consecuencias antirrevolucionarias

II
Por ejemplo, Jorge Altamira insiste en que “de ninguna manera” se trata de un intento de golpe militar, lo que utiliza como pretexto para eludir el clásico apoyo que los socialistas han dado a todo gobierno democrático frente a un intento de golpe reaccionario (Altamira, 2014 y diversos artículos en la web del PO). Además, se ha convertido en un apologista de la “crisis del régimen”, de su “decadencia” y de su “inevitable colapso”, todo como fruto de la “crisis capitalista mundial”, en el mismo momento en que un gobierno elegido por voto popular y apoyado por la inmensa mayoría de la clase trabajadora y los explotados es desafiado por las fuerzas contrarrevolucionarias internas y exteriores. Claro que no estamos ante un golpista clásico. Pero un golpe militar no nace de un día para otro, se fecunda mediante la intriga, el desgaste y la manipulación, como se ha visto ya en Honduras o Paraguay. Que Capriles y el grueso del MUD no sean de la partida o que Fedecamaras participe en el llamado al diálogo en vez de salir a las calles no quita un gramo la peligrosidad de la movida desestabilizadora. Hoy Capriles juega la carta electoral y Fedecamaras se sienta en la mesa de diálogo porque está fracasando la línea insurreccionalista de López, Machado y Voluntad Popular. Si mañana prende en sectores importantes de la población o en una fracción estimable de las fuerzas armadas, estarán todos juntos en las barricadas. ¿Cuál podría ser el punto de ebullición que Altamira estime pertinente para salir a las calles en defensa de Maduro y del proceso popular bolivariano? ¿Esperará a que, como en el 2002, sectores del ejército lo secuestren de su casa? En ese caso, la izquierda veloz, que se las sabe todas, habría llegado demasiado tarde.

III
La derecha mundial parece más perspicaz, pues se ha lanzado a denunciar a la “dictadura chavista” y a movilizar a la opinión pública mundial, mientras el 80% o más de las muertes y la enorme cantidad de destrozos, incluyendo universidades y bibliotecas como la de San Cristóbal, han sido provocadas por la derecha reaccionaria. Que en ese contexto partidos trotskistas denuncien el paramilitarismo estatal y hablen de un “estado de excepción” parece como mínimo un despiste de magnitudes olímpicas. Se suponía que la izquierda debía reclamar del gobierno el llamado a la movilización popular, la defensa armada y cosas por el estilo, por ejemplo el reclamo de justicia y cárcel a los responsables. Pero parece que el peligro en realidad es del “paramilitarismo”, es decir de los colectivos, Comunas y movimientos militantes y revolucionarios que salen a defender a su legítimo gobierno.
Que los sectores populares han comprendido mucho mejor la situación y, a pesar de la crisis, el desabastecimiento y cierto descontento popular, se han separado de la demagogia ultraderechista y enfrentado las guarimbas habla de un instinto de clase más agudo, más perspicaz y más realista que los apologistas de las “crisis del régimen” y los denunciadores del “estado de excepción”

IV
La consecuencia de un hipotético desalojo del gobierno chavista en Venezuela sería una ofensiva continental contra todas las fuerzas progresistas y de izquierda, una ofensiva antiobrera de la misma magnitud o incluso superior que la de los años 90 y pondría a la defensiva a todos los movimientos populares del continente, incluida la izquierda radical que juega con las palabras y no mide las consecuencias. A Chávez y al chavismo la clase capitalista y los gobiernos imperialistas no le perdonan la dignidad recuperada del pueblo pobre, los gestos plebeyos, la soberanía nacional, el “olor a azufre”, la formación del ALBA, el relanzamiento de la OPEP, el impulso a la UNASUR, el rol protagónico que tuvo en la derrota del ALCA, etc. Venezuela sacó a Cuba del aislamiento, relanzó el debate por el socialismo cuando había sido sepultado tras la caída del Muro de Berlín y emplazó al gobierno de Estados Unidos cuando a su alrededor imperaban aún gobiernos como los de Menem, Cardozo o Salinas de Gortari. Pocos gobiernos han tenido el coraje de plantarse en la política internacional como lo ha hecho y lo sigue haciendo Venezuela. Es un acervo precioso, un legado invalorable de todo el pueblo latinoamericano

V
La clase privilegiada venezolana no le perdona a Chávez el haber transformado por completo el papel en la vida pública de las masas desposeídas. El hombre humilde tiene hoy una potente voz en la sociedad venezolana. Chávez, y su movimiento bolivariano, fueron capaces de visibilizar, de dar parte a los que no la tenían. Creo nuevos ciudadanos, que ganaron el espacio público, ocupan los teatros, bajaron al centro de la ciudad, estudian en universidades, se curan y se dan el tupé insolente de participar en orquestas sinfónicas, reservadas para “las clases superiores”. Por eso, los teóricos de la derecha continental asumen con tanta devoción la lucha contra el monstruo populista, esa demagogia basada en la “soberanía popular”, un estado de ánimo pasajero provocado por retóricos y mesiánicos que acarician el poder invocando mitos religiosos y auspiciando estados febriles de demencia colectiva. Lo que denuncian, sobre todo, no es simplemente la utilización de los pobres, sino el haber interrumpido el orden natural de la dominación por una institución política que los comprende, le da voz y parte, mediante las comunas, los consejos comunales, las cooperativas y organizaciones campesinas, los círculos electorales, entre tantas manifestaciones de la movilización y organización popular. Los Krauze y los Vargas Llosa no se confunden cuando pintan a Caracas como una Macondo con gobernantes alienados y surrealistas que le hablan a los pajaritos, con obreros que se arman en las fábricas y campesinos expropiadores que azotan “al campo”. ¿Es este gobierno asediado el gobierno de la clase capitalista? ¿Es un gobierno nacionalista burgués? Esa categoría, utilizada con tanta facilidad para reemplazar con formulitas usadas de memoria el carácter complejo y contradictorio de procesos populares, no tiene el alcance ni la capacidad teórica de dar cuenta de la realidad venezolana. Esa categoría ya era errónea para caracterizar a los movimientos populistas y nacionalistas de izquierda del siglo XX, tanto de la oleada de los años 40 y 50 como los más de izquierda de los años 70. Pero es mucho más equivocada en las actuales circunstancias. En primer lugar porque no puede dar cuenta de las contradicciones reales del Estado y el gobierno bolivarianos. Y sobre todo, la lucha sorda de la clase capitalista, tanto la nativa como la extranjera y sus corporaciones contra el gobierno venezolano. Por lo menos desde el fallido golpe del 2002 y el paro sabotaje petrolero del 2003, el bloque en el poder está conformado por los sectores populares y el funcionariado estatal, en el que participan los sectores obreros y campesinos. Es un gobierno en el que no participa la burguesía, que lo denuncia con todas sus fuerzas, incluso si se enriquece y saca provecho de las debilidades pasmosas de una economía capitalista sostenida en la renta petrolera. La interpretación de que al no romper con la burguesía el gobierno venezolano no es más que un nacionalismo burgués, tributa a las más simples teorías instrumentalistas del Estado, que buscan inefablemente darle un carácter de clase a priori al gobierno sin analizar su dinámica política, sus contradicciones y sus transformaciones. Como mencionamos en otro trabajo, bajo esta perspectiva el Movimiento 26 de Julio no hubiera podido expropiar a la burguesía cubana, ni el movimiento comunista agrario de Mao derrotar y expropiar a la burguesía compradora china alistada bajo las banderas del Kuomintang. Mientras la caracterización “sociológica” cosifica por anticipado un carácter de clase que no ha sido aun determinado, el estudio de las dinámicas políticas permiten comprender la composición del bloque en el poder por su dinámica política cambiante (Sanmartino, 2007). Así, mientras el liderazgo cubano avanzó hacia la expropiación de la burguesía, el argelino no lo hizo, aunque probablemente a priori, sociológicamente, se hubiera esperado lo contrario. ¿Bajo qué categoría puede explicarse el hecho de que los planificadores estatales intenten sostener un capitalismo de estado mediante subsidios y un mercado protegido para fomentar determinadas ramas de la producción, mientras el capital beneficiado siempre ha boicoteado esa orientación y se haya dirigido hacia las ramas más lucrativas de manera deliberada contra la estrategia estatal? ¿Cómo explicar esa contradicción de clase entre el funcionariado estatal sostenido en el poder político otorgado por el masivo apoyo popular y esa clase capitalista boicoteadora del desarrollo nacional? Sólo una teoría que contemple esa autonomía estatal y las fricciones que se abren con las clases a su interior, puede alumbrar una adecuada estrategia política.

Me parce más pertinente definir al chavismo como un movimiento popular, plebeyo, que sostiene con esfuerzo un capitalismo de estado que no ha roto con la burguesía. Todas las trabas del proceso provienen de estas limitaciones que pueden condenarla al fracaso. Lo que nos lleva a una segunda discusión, ahora en relación al carácter no ya del gobierno sino del Estado, aunque están íntimamente relacionados. Parece más adecuado hablar de un Estado burgués sin que la burguesía lo controle. Un Estado en transición, que refleja una intensa lucha de clases a su interior y que se ve mejor expresado en una teoría relacionista del poder y del Estado antes que en la visión estrecha e instrumental según el manual marxista leninista que hoy sólo se encuentra en la tienda de saldos. Bajo la luz de este manual, la lucha entre la burguesía y el chavismo es una lucha “entre facciones del capital”, el Estado es capitalista sans phrases y por lo tanto sus cuerpos militares parte del aparato represivo del estado burgués, su cuerpo de funcionarios un aparato monolítico al servicio del capital. El mismo delirio se dijo del gobierno de Salvador Allende.

VI
Corrientes de la izquierda radical, tanto trotskistas como autonomistas, han adoptado una estrategia equivocada a lo largo de todo el proceso. Su caracterización los llevó a una hipótesis basada en la espera de una ruptura por izquierda de las masas venezolanas con el chavismo y al intento de llevar una lucha frontal contra el Estado, en vez de darla fuera y dentro del mismo. El corporativismo sindicalista ocupó el lugar de la estrategia socialista. Todo elemento de desestabilización política, de descontento social, de crisis económica alimentó su esperanza, siempre defraudada, de un giro a la derecha del chavismo (pronosticaron miles de estos giros a lo largo de los años), de que se profundice la brecha entre la conciencia actual y la potencial, entre gobierno y clase trabajadora, para que las masas rompan y construyan su “verdadero partido revolucionario”. Ha sido un escenario de espejismos e ilusiones. Lo mismo ha sucedido con el concepto de “socialismo del siglo XXI”. En esa perspectiva, no tiene otro objeto que embaucar a las masas, pues el capitalismo sigue vivito y coleando. Se trata, nada más, que de una operación “retórica”. Claro que la retórica, como la ideología, tiene su fuerza material y hoy millones de personas discuten y exigen el cumplimiento de ese socialismo, del gobierno comunal y reclaman implementar el “golpe de timón”, conceptos que han salido de la “retórica vacía” del “nacionalismo burgués” chavista.

Por eso hay que exaltar la “crisis del régimen”, su “descomposición final” y donde la “derecha reaccionaria” no es más que uno de los dos sectores burgueses en disputa. La consecuencia organizativa fue la creación de sectas marginales completamente al margen del movimiento real de las masas. Y el nombre “chavismo” un epíteto para denunciar a los “descarriados”. Una de las bases teóricas que conducen a este callejón sin salida es la equivalencia deletérea entre populismo y nacionalismo burgués. Si establecemos una frontera móvil entre el populismo como nominación de un pueblo en el que conviven intereses contradictorios y el socialismo como el Estado de nuevo, la relación del segundo sobre el primero no es de antagonismo sino de hegemonía. No son exteriores el uno del otro sino que comparten una amplia zona de intersección, ocupada por los caracteres democráticos populares de los movimientos antiimperialistas y la elevación de las clases explotadas a sujetos políticos (Sanmartino: 2010).

VII
El fenómeno chavista ha sido interpretado en ocasiones como un movimiento que vino a contener y encauzar un movimiento emergente desde abajo, para regimentarlo. Pero el Caracazo fue el producto de la falta de organización y estrategia. Le siguieron la impotencia y el desconcierto. Los únicos movimientos organizados fueron aquellos partido de izquierda como el MAS, Causa R o el MIR que formaban parte del régimen político vigente. Chávez supo canalizar y organizar el descontento espontáneo. El liderazgo de Chávez vino a darle identidad y un centro de gravedad a ese sentimiento. Forjó una nueva conciencia política y alumbró nuevos sujetos populares a los que interpeló y a los que convocó a organizarse. Puede parecer un poco extraño que un militar nacionalista, “desde arriba” forje nuevas instituciones y movimientos emancipatorios. No encaja con aquella visión policial de la historia, como decía Daniel Bensaíd, según la cual unas masas siempre revolucionarias están a la izquierda de direcciones traidoras. En la dialéctica entre Estado-partido y movimiento social, el primero ha cumplido un papel de primer orden, incluso si su intención fue capitalizar, organizar y controlar al movimiento desde abajo. No es muy extraño que así sea en la patria de Bolívar, donde el papel del caudillismo, desde la época de los llaneros, ha cumplido un rol importante en la organización popular. La dialéctica Estado - movimientos sociales sigue siendo una dialéctica abierta donde cooptación, autonomía, interacción se reciclan y redefinen en la propia dinámica del conflicto

VIII
Lo que vive Venezuela hace 16 años no es una revolución, por lo menos en los términos clásicos en que se concebía. Es, más bien, un proceso revolucionario de larga duración, un proceso transicional muy diferente al clásico proceso insurreccional que se dio contra dictaduras o monarquías en el siglo XX. Igual que otros procesos latinoamericanos, se asume el gobierno por vía electoral y se lucha por el aparato de estado, es decir por el poder en el seno mismo de la institucionalidad burguesa. El viejo estado y el nuevo estado se traban en una lucha que es interior a las instituciones, ya sea del poder Ejecutivo como en el poder Judicial o el ejército. Además, como había pronosticado el viejo Engels en 1895 a propósito del progreso electoral de los socialistas alemanes, es ahora la derecha la que se lanza a las barricadas contra la legalidad instituida. Pero este proceso no parece nada pacífico, como se vio en el 2002 y 2003 o como lo sufrió Bolivia en 2008 en Pando y en toda la medialuna del oriente. Los golpes revolucionarios y contrarrevolucionarios se suceden anudados a los mismos procesos electorales, que son también capítulos de esa lucha de clases trabada fuera y dentro de las instituciones. Se necesita teorizar esta nueva situación, el papel de la democracia electoral, la morfología de las nuevas instituciones que nacen del poder popular como las comunas, su inserción y relación con la democracia representativa, en fin, se requiere de una nueva teoría política adaptada a una transición que rompe los viejos moldes teóricos conocidos.

IX
Existe un peligro de tipo inverso, el de evitar toda crítica al gobierno y el estado venezolano, bajo el pretexto de debilitar la lucha principal contra los enemigos del pueblo. Pero el peor favor que se puede hacer con un proceso revolucionario es silencia las críticas y esconder sus errores. Después de quince años del gobierno, y 8 de haber proclamado el objetivo de alcanzar el socialismo, la situación política, incluso antes de la muerte de Chávez, entró en un impasse. Existen problemas fundamentales en el proceso bolivariano que no se pueden soslayar. Ellos nacen, básicamente, de la sobrevivencia del sistema bancario y financiero privado, del mantenimiento de la burguesía importadora y de la estructura rentística de la economía venezolana. Ello hace también al conjunto de aparato estatal, con su burocratismo y corruptelas, tributario de una estructura económico-social rentística que no se ha modificado. La crisis actual, surcada por el desabastecimiento, la falta de divisas y la devaluación, incluso cuando el precio del petróleo sigue aumentando, es un síntoma tanto del redistribucionismo socializante que tanto enerva a las clases privilegiadas como a una estructura productiva incapaz de sostenerlo en el tiempo.

X
La enorme inversión social realizaba en estos años implican un aumento del capital fijo y del consumo que han llevado a una crisis de divisas, pues Venezuela carece de producción propia para abastecer el mercado con productos locales. Todo se importa. A pesar de que Chávez estimuló la creación de un aparato económico paralelo al privado, la creación de fábricas recuperadas, la red de alimentos, la nacionalización de algunas industrias estratégicas y cooperativas, no se ha logrado revertir una situación donde los alimentos y los insumos básicos son importados y requieren divisas que sólo ingresan por la venta de petróleo. Pero la demanda de divisas se multiplica porque, al mismo tiempo Venezuela sufre los mismos problemas de aquellos países monoproductores y exportadores primarios, bajo los síntomas del “mal holandés”, caracterizados por una tendencia secular a la sobrevaluación de la moneda local y a la pérdida de competitividad. El tipo de cambio real cayó, desde 2005, en más de un 44% según datos del BCV, a pesar de las dos rondas de devaluación del bolívar fuerte. No es verdad que Venezuela se haya desindustrializado, pero las exportaciones industriales si disminuyeron y el tipo de cambio real desincentiva la inversión productiva local. La formación bruta de capital fijo es de las más elevadas del continente, pero volcadas en una gran proporción a la construcción de viviendas gracias al programa estatal, lo que es un dato social muy positivo pero que no aumenta la capacidad productiva del trabajo en la economía nacional. En cambio petróleo y manufactura registraron un leve aumento. Las exportaciones siguen siendo, en una proporción abrumadora, sólo petroleras. Como el valor total de la exportación petrolera aumentó considerablemente en el total, la manufactura disminuyó relativamente pero no es un índice de “desindustrialización” como sostienen algunos análisis (Villegas-Sutherland: 2013), pues se mantuvo casi en los mismos niveles

Aunque las conspiraciones y maniobras del poder económico siempre existen, la verdad es que el capital se mueve bajo la lógica de su propia conveniencia. El negocio importador no hace al carácter conspirativo o abstractamente antinacional de la burguesía, sino a la tasa de rentabilidad. El carácter rentístico de la economía promueve el negocio importador y la especulación financiera. El gobierno impuso un control de cambios para retener los dólares, pero el mercado negro se disparó creando una brecha insostenible. Incluso si el Sicad II logra tener éxito en hacer retroceder el dólar paralelo que llegó a estar a 90 bolívares fuertes, esa brecha facilita todos los negociados de sobre y subfacturación y el “turismo” artificial, que desangran las divisas del país. A esto hay que sumar la fuga de capitales mayor a 150 mil millones de dólares.

Mientras el salario real aumentó y la renta petrolera se distribuyó, la única base para sostenerla fueron las divisas petroleras y el endeudamiento externo. Aunque se rechace la devaluación como un “ajuste antipopular” la realidad es que un tipo de cambio real como el actual atenta contra la industria y el empleo. La importación de alimentos baratos disminuye el costo laboral y aumenta artificialmente el salario real, pero, como contrapartida la industria pierde competitividad y empleos. La devaluación actúa en sentido inverso, depreciando la moneda y permitiendo una mayor recaudación fiscal. No se trata de discutir el valor real que debe tener la moneda local sino la relación con la capacidad productiva de la economía. El problema de fondo sigue siendo cómo utilizar el excedente. Algunos sectores critican que la pobreza y la indigencia no han disminuido lo suficiente pero al mismo tiempo reclaman una rápida industrialización. El chavismo estuvo siempre entrampado entre la exigencia de inversión social no productiva que provee legitimidad política y la exigencia de invertir excedentes en las ramas dinámicas y productivas de la economía. En los hechos el empleo público se multiplicó por tres pero no su productividad, evidenciando que en parte actúa como un mecanismo compensador de empleos ante la falta de los mismos en la economía privada. A la larga el país se hace más dependiente, más sometido a los vaivenes del precio internacional y con una economía menos integrada que pierde capacidad productiva. Esto es lo que está en el fondo de los problemas de divisas e inflación que atraviesa el país.

Se combinan, entonces, dos problemas fundamentales. Por un lado sigue siendo el sistema financiero privado el gran intermediario en la compraventa de divisas y en la operatoria del comercio exterior. Por el otro, la falta de producción nacional, agobiada por las mercancías baratas que el petróleo favorece. El mercado no puede por sí mismo resolver el problema. Bajo el imperio del capital Venezuela no se industrializará ni resolverá la crisis de divisas, que reclama de un plan nacional de producción. Pero no hay plan sin absorber por completo el sistema financiero y bancario, que constituye el sistema nervioso de la economía nacional. En definitiva, se ha redistribuido la renta, se han impulsado nacionalizaciones en algunos sectores claves de la economía y se ha promovido de manera aleatoria el desarrollo de la economía social y el control obrero, pero sin plan nacional, sin metas de inversión y sustitución de importaciones, sin el control completo del sistema financiero y del comercio exterior, en definitiva, sin una voluntad política inaudita que contrarreste la tendencia espontánea del mercado, la sobrevaluación, el endeudamiento y la inestabilidad política concomitantes no se solucionarán de manera estructural.

XI
Algunos análisis de la izquierda que se reclama marxista, insisten en que, como la participación del capital sobre el trabajo creció, entonces hay mayor explotación. Pero es equivocado sacar esa conclusión. En primer lugar, en las estadísticas, la producción estatal es parte del capital, y gran parte de sus ingresos son redistribuidos mediante el salario indirecto en la inversión social, beneficios monetarios que no figuran en los ingresos del trabajo en las estadísticas sobre el excedente bruto de explotación. Además, se lo debe medir relacionado al salario real y al crecimiento de la productividad. El coeficiente Gini da una imagen relativa de la distribución del ingreso entre deciles de población. Y como muestra de esta redistribución está el hecho de que el mismo haya descendido desde los 0,4874 de 1997 a los 0.39024 de 2011. Por supuesto la crisis de 2009 y la de 2013 modifican hacia arriba el valor anual, pero a largo plazo se revirtió una regresividad de más de dos década. Otro mito es el del porcentaje de la actividad privada sobre la estatal. Se dice que el PBI privado está en el promedio del 71% luego de las nacionalizaciones y que antes era del 68%, es decir habría aumentado la economía privada. Conclusión el país sería más “capitalista” lo que desmentiría el “verso” del socialismo del siglo XXI. Pero lo que no se toma en cuenta es que ese 71% del PBI privado incluye toda la economía informal, la familiar, la pequeña y mediana, la cuentapropista, etc. Además, el estatismo no es un índice de socialismo. Un socialismo realizado difícilmente pueda y deba nacionalizar kioscos, puestos de pancho y miles de otras actividades que seguirán haciendo los actores privados y estarán reguladas por el mercado. Lo fundamental son las ramas dinámicas y estratégicas de la economía. Ahí si, como dijimos, el punto ciego del proceso venezolano sigue siendo el sistema financiero y bancario, el comercio interior y exterior y el sistema de distribución, puntos neurálgicos de la actividad del país. Por último, aunque no menos importante es el tratamiento que se le da al problema de la burocracia y la corrupción del aparato de estado en los debates de la izquierda. El problema de la burocracia es sobre todo el problema de la estructura rentística de su economía. Y los puestos fundamentales del estado están directamente relacionados con esa renta. La falta de un sistema impositivo medianamente coherente, la cultura paternalista, la exigencia al estado que provea absolutamente todo sin contrapartida productiva, la informalidad y el amiguismo son síntomas de esa estructura. El estado es visto por amplios sectores de la población como ámbito de promoción social y progreso económico para estratos medios y altos y como subsidio al desempleo por los más bajos. La contraloría, la eficiencia, la disciplina y la productividad, en ese contexto fallan inevitablemente. La corruptela y los negociados deben ser tratados no como una carencia moral o un programa deliberado del “nacionalismo burgués” sino como el subproducto ético-cultural arraigado en las más profundas tradiciones. Se trata de una batalla cultural e ideológica de largo aliento, pero también, como lo venimos sosteniendo, de un cambio estructural hacia una economía no rentística, independiente y productiva. Esto no quita la exigencia moral, la lucha ideológica e incluso la emulación socialista en sectores del estado que son consientes y combates contra estos males. Pero requiere un cambio de paradigma productivo. También de organización estatal. La participación popular, la inscripción del poder comunal al interior del sistema de gobierno nacional y no sólo municipal, la contraloría sindical y social, son elementos de democracia directa constituyentes de cualquier propuesta socialista. El único sustituto del mercado es, como decía Trotsky, la democracia de los productores y consumidores. Casos como el de la baja de producción en Sidor y otras empresas nacionalizadas reclaman una urgente revisión de los mecanismos de democracia industrial y de gestión obrera. Por supuesto, estos desafíos son imposibles de llevar a cabo desde el sindicalismo corporativista o desde la apuesta a la “crisis del régimen”, sino desde una perspectiva de radicalización socialista y democrática del proceso más excitante y vigoroso que América latina vive desde los tiempos de la revolución sandinista y el gobierno de Allende en Chile. Un proceso lleno de claroscuros y abierto a enormes oportunidades. La denuncia complaciente de su “fracaso” no revela más que impotencia pedante. Los socialistas participan de las mejores gestas populares, las critican, las empujan, las viven y hasta se funden con ellas, nunca para complacer el sentido común o ser el coro repetidor, sino para partir de él hacia la crítica de todo lo existente.

Jorge Orovitz Sanmartino es sociólogo UBA- IEALC, integrante del EDI (Economistas de Izquierda).
 

Bibliografía:

- Altamira Jorge (2013). A donde va Venezuela. En: http://prensa.po.org.ar/blog/2014/02/27/adonde-va-venezuela-2/

- CEPAL (2012). Estudio económico de América latina y el Caribe. En http://www.eclac.cl/publicaciones/xml/2/48062/estudio_economico2012.pdf
- Juan Villegas y Economista Manuel Sutherland (2013). Venezuela - Devaluación, inflación y crisis. Alternativa: Central Estatal Única de Importaciones (CEUI). En línea: http://testimonio-cronica.blogspot.com.ar/2013/02/venezuela-devaluacion-inflacion-y.html
- Sanmartino, Jorge (2007). Gracias, ¿por hoy paso? Venezuela: La izquierda socialista y el PSUV. En http://old.kaosenlared.net/noticia/gracias-hoy-paso-venezuela-izquierda-socialista-psuv
--- (2010). “Populismo y estrategia socialista en América latina”. En Hugo Calello y Susana Neuhaus (Autores y compiladores): El fantasma socialista

@PostaPortenia - postaporteñ@ 1145 - 2014-04-08 18:31:55
postaporteñ@_______________________________

Apoyo a la Lucha de Pescadores/as Artesanales

Montevideo, 7 de abril de 2014

Carta abierta de la coordinación de vecinos del oeste de Montevideo:

Ante las movilizaciones y reclamos que viene desarrollando la Coordinadora de Pescadores Artesanales, la Coordinación de Vecinos del Oeste quiere manifestar públicamente apoyo a su exigencia de reparación económica ante los daños de la pretendida construcción y funcionamiento de una regasificadora en el oeste de Montevideo (Puntas de Sayago, oeste de Montevideo).

Queremos denunciar junto a ellos la afectación del recurso pesquero, con la destrucción de una importantísima zona de desove de varias especies, entre ellas la de mayor captura, la corvina blanca.

Entendemos que los daños que la regasificadora producirá en el recurso pesquero y en la fuente de trabajo serán incalculables, irreparables, incompensables, permanentes e irreversibles, por las graves afectaciones sociales, económicas, políticas y al ambiente desde que gas Sayago arbitrariamente intenta instalarse en el oeste de Montevideo (zona con una altísima calidad ambiental hasta el día de hoy)

Queremos adjuntar algunas observaciones que hasta ahora han sido ignoradas y que entendemos importante dar a conocer, para ayudar a comprender (en parte) lo que los pescadores/as artesanales están defendiendo y reclamando. Los textos que adjuntamos están relacionados con la afectación a la pesca artesanal y son parte de las observaciones que realizaron oportunamente docentes de la universidad de la republica, la organización Elaw Gaia y la Coordinación de vecinos del oeste de Montevideo. Todas estas observaciones fueron presentadas a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) y en audiencia pública. Entendemos que en su gran mayoría son observaciones ignoradas por las autoridades y la empresa Gas Sayago, y que dan la razón a pescadores artesanales.

   El oeste amenazado, se defiende

 Coordinación de vecinos del oeste de Montevideo

posta - postaporteñ@ 1145 - 2014-04-08 18:05:44
postaporteñ@_______________________________

Carta a mi hermana: María Asunción Artigas Nilo de Moyano

Querida Nena, ya paso tu cumpleaños, (el 26 de marzo), hubieras cumplido 64 años, si los representantes del aparato armado de la burguesía y la oligarquía uruguaya y de América latina no te hubieran secuestrado a ti y a Freddy mi cuñado.
Hoy descansan tus restos, junto al de otros compañeros, que descubrieron la  verdad, mientras otros vivían y siguen haciéndolo en la mentira del sistema, ustedes  pagaron con sus vidas tales pensamientos ideológicos.
Quisiera tenerte a mi lado, pero no puedo, tener tu amor de hermana y el calor de una compañera inseparable en los momentos difíciles; estas presente en cada momento de mi vida, vives en mi y eres parte  mía
Ni tu ni mis compañeros muertos serán condenados al olvido, porque al olvido son solo condenados aquellos que viven su vida en la necedad individualista, y quieren creerse lo que nadie se cree lo que ellos se creen.

 Siempre serás aquella chica, jovencita chiquita y de minifalda que salió de la pobreza tomando conciencia de su situación social y creándome conciencia a mí y al resto de la familia, de quien realmente éramos.
Aunque eso te costara la vida.
“En una revolución  se gana o se muere” decía el “CHE”, y a ti te toco morir.
Y muchos como yo, cargamos la mochila, vaya a saber porque, quedamos vivos.
Nos que damos en esa eterna juventud mirando desde la foto de los desaparecidos, que tanto nos dicen con su mirada.
Tu como Freddy mi cuñado y el resto de mis compañeros  que son mis hermanos de lucha, le ganaron a la muerte, ya que viven  en cada niño marginado y en cada trabajador/a explotado por el sistema.

Aunque ellos no lo sepan, dieron su vida por ellos y así se proyectaron a la eternidad y se fueron de la mano de la libertad de una y de la vida de la otra.
Quiero llorar mucho pero mucho, por no estar junto a ustedes y no cumplir mi deber como revolucionario y estar a su lado.


Mi tumba no anden buscando
porque no la encontraran,
mis manos son las que van
en otras manos tirando
mi vos la que  va gritando
mi sueño el que sigue entero
y sepan que solo muero,
si ustedes van aflojando,
porque el que murió peleando
vive en cada compañero
.


Los cobardes que los asesinaron, como sus secuaces del resto del mundo que matan compañeros de las FARC con asesinatos selectivos .Asesorados por la MOSAD judía, que monta los operativos  de  inteligencia financiados con dinero del tráfico de droga que les cobran a los mercaderes  de heroína de Afganistán.
Siguen usando sus restos como código de silencio entre ellos, y los servicios siguen trabajando y mucho más que en los años 70, montando operativos de inteligencia. Seguimos siendo el país con más milicos de América latina donde se incentiva la marginalidad y el crecimiento del lumpen para que la burguesía justifique la represión y la DEA haga espionaje con la escusa de la droga, cuando son ellos mismos que la manejan a nivel mundial y la incentivan.

Tu y tus compañeros cruzaron la eternidad y trascendieron a la historia y nunca serán condenados al olvido, como algunos pobres infelices necios que todavía no se dieron cuenta que la vida pasa por valores más importantes que los materiales o carnales.

CARTA DEL "CHE" DE DESPEDIDA A SUS HIJOS

Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo más importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.

SALUD COMPAÑEROS

ANÍBAL ARTIGAS 

Aníbal - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:37:42
postaporteñ@_______________________________

Venezuela: Los Trabajadores Siguen Luchando

Manifiesto Sindical Unitario:

Urge un cambio de rumbo en beneficio del pueblo trabajador

Nuestro país está en una encrucijada. La crisis que nos agobia tiene expresiones muy notorias no solo en el campo del ejercicio de las libertades, de los derechos civiles y políticos ?que en los últimos tiempos se evidencia un deplorable avance de la intolerancia, del militarismo, de la represión estatal y de las restricciones?, sino en el terreno de los derechos económicos y sociales consagrados en la Constitución y en las leyes; espacio en el cual los retrocesos son más sentidos por toda la población, y en mayor medida por quienes dependemos de un salario, un sueldo o una pensión

El gobierno, más interesado en mantenerse en el poder que en buscarle solución a las exigencias y a los problemas nacionales, hace añicos las esperanzas de una vida mejor, que se expresaron en el respaldo popular al proceso de cambios que se les ofreció a los venezolanos 15 años atrás.

La institucionalidad prevista en la Constitución (Tribunal Supremo de Justicia, Poder Electoral, Defensoría del Pueblo, Fiscalía y Contraloría General de la República) ha sido secuestrada por el gobierno, dejando a la sociedad ?y en particular a quienes vivimos del trabajo? en la más absoluta indefensión.

Nos declaramos opuestos a cualquier propuesta que signifique un retroceso o la conculcación de los derechos y libertades democráticas, y también condenamos el incremento de la intolerancia y el militarismo en la resolución de los conflictos

La acción cotidiana a favor del gobierno de esos órganos del poder público demuestra claramente que no existe división de poder de poderes y que no hay Estado de Derecho y menos de Justicia, como establece nuestra carta magna

La clase trabajadora padece en carne propia el creciente deterioro de las condiciones de vida y de trabajo, cuestión que ya no puede ser ocultada con discursos y consignas. La disminución del poder adquisitivo del salario no cesa; su valor nominal no tiene nada que ver con el costo de los bienes esenciales para vivir, pues los «aumentos» ?ya sean por decreto o por contrato colectivo? se diluyen en una economía desquiciada, en la cual el dinero no tiene respaldo en la producción nacional de bienes y servicios

El modelo económico estimula la inflación, la especulación y la corrupción, y por consiguiente empobrece a la mayoría y enriquece a unos pocos, a viejas y nuevas oligarquías.

La única diferencia con los «paquetazos» de gobiernos anteriores, es el discurso engañoso y manipulador.  A final de cuentas todas las medidas, como los ajustes económicos, el alza de los precios y las constantes devaluaciones, son más cargas sobre los hombros del pueblo, de los trabajadores, de los que vivimos de un salario

El gobierno desincentiva la industrialización y la producción agrícola llevando además a las empresas estatizadas a una crisis con baja producción o paralizadas, donde se violan los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, no se discuten los contratos colectivos y no se respeta la autonomía sindical; convirtiendo a la importación en la forma de abastecer al país de rubros básicos para la vida de la población, lo cual refuerza la dependencia económica y atenta contra la soberanía alimentaria.

El empleo y el derecho al trabajo dependen cada vez más de la renta petrolera, que el gobierno maneja de manera autoritaria y despótica. Cada día se cierran o se debilitan áreas de inversión productiva: industrias básicas, automotriz y autopartes; cemento, agroindustria, manufactura textil, producción gráfica e impresa; industria química y laboratorios, entre otras

El uso clientelar y chantajista de los empleos en la administración pública ?que no fue inventado en estos 15 años, pero que este gobierno ha llevado a grados exponenciales no conocidos? llega al extremo de desconocer derechos laborales básicos y lesionar la propia dignidad humana al querer controlar hasta la vida personal de quien trabaja en instituciones del Estado. Hoy más que nunca desde el Estado-patrono se promueven todo tipo de contrataciones al margen de la legalidad que ponen a los trabajadores en una situación de extrema vulnerabilidad a la hora de exigir sus derechos laborales

Aun cuando las cifras oficiales del desempleo lo colocan por debajo de 10%, la realidad nos muestra cómo el subempleo y el trabajo informal han alcanzado índices superiores a 40%, con la gran pérdida de capacidad productiva que ello significa, pues se reduce el espacio para el desarrollo de un trabajo sustentable, permanente y amparado por la protección social

El segmento de la clase trabajadora altamente calificada, quienes han hecho mérito por avanzar en sus conocimientos profesionales, esta circunstancia económica y social no les ofrece campo para desarrollar su ingenio y sus habilidades. Y esto no solo tiene un resultado medido en desempleo, subempleo o en fuga de esas capacidades hacia otras naciones, sino que trasciende y se convierte en un obstáculo insalvable para que Venezuela pueda romper las cadenas de dependencia e impulsar un desarrollo económico soberano e independiente

En ese cuadro caótico, los derechos laborales han sufrido un gran descalabro, que se agudiza con la postura antisindical del gobierno. El desconocimiento de la legítima representación sindical a la hora de dilucidar los asuntos inherentes a las relaciones de trabajo ?ya sea respecto a un convenio colectivo, los cambios de la legislación laboral o una política pública? niega el verdadero diálogo social y cercena la autonomía de los trabajadores para seleccionar a la organización sindical que consideren más ajustada a sus intereses de clase

A esa postura antidemocrática, se añade la criminalización de la protesta laboral y social. Mediante el uso desvergonzado de la parcialización de los órganos de justicia se ha apresado, enjuiciado y encarcelado a muchos compañeros, dirigentes sindicales, por el solo hecho de impulsar acciones en defensa de conquistas y reivindicaciones laborales

El derecho a huelga ha sido convertido en delito, cuyo ejercicio acarrea inmediatamente juicio y encarcelamiento, con base en normas punitivas absolutamente contrarias a la Constitución como las previstas en la Ley Orgánica de Seguridad y Defensa Nacional o en la reforma del Código Penal del 2005 y la Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios de 2010, y otras leyes que asocian la función sindical con acciones delictivas y hasta terroristas

En estos difíciles momentos de la vida nacional, no aceptamos que se asuma desde el gobierno o desde la cúpula de los partidos, cualquiera sea su tendencia, que se pueda implementar una salida equilibrada y justa a la crisis política, económica y social, obviando la presencia y participación activa de los trabajadores y de sus organizaciones sindicales y gremiales, y del movimiento popular en su conjunto

Nos declaramos opuestos a cualquier propuesta que signifique un retroceso o la conculcación de los derechos y libertades democráticas, y también condenamos el incremento de la intolerancia y el militarismo en la resolución de los conflictos

Asumimos que la ola de protestas que conmocionan al país evidencia la frustración y la molestia de la mayoría de los venezolanos ante el acelerado crecimiento de los males sociales: inseguridad, desabastecimiento y escasez de bienes básicos, alto costo de la vida, bajos salarios, inexistencia de fuentes de empleo estable y bien remunerado, deterioro en los servicios de salud, educación, vialidad, entre los más sentidos. El movimiento estudiantil está expresando, con el ímpetu que lo caracteriza, su desacuerdo con un modelo que le bloquea el futuro

Frente a las protestas, la respuesta gubernamental ha sido la represión y la violencia, tal y como lo han venido haciendo, desde hace años, contra los trabajadores y las trabajadoras. Utilización de grupos paramilitares y parapoliciales junto a las fuerzas de seguridad del Estado, detenciones, torturas, maltratos físicos y psicológicos; uso de tribunales para imputar y destruir a cualquier ciudadano y crear un clima de terror y amedrentamiento a la usanza de las dictaduras.

En nuestra lucha por hacer respetar los derechos de los trabajadores ?frente a este gobierno o cualquier otro y frente al patrono privado o público?, insistimos en propiciar una economía que apuntale el desarrollo de nuestras grandes capacidades productivas, a la par de enaltecer el cumplimiento de los derechos asociados al trabajo decente

La UNIDAD DE ACCIÓN SINDICAL Y GREMIAL reitera su compromiso indeclinable de impulsar los cambios que beneficien al pueblo trabajador. Esto no solo nos obliga a seguir defendiendo la autonomía y la libertad sindical, el derecho a la contratación colectiva y a la huelga, el salario digno y la seguridad social, sino que también nos reclama participar como combatientes de primera fila en la conquista de una sociedad más justa, más democrática, más libertaria, más solidaria, en una patria donde la soberanía e independencia no sean solo frases propagandísticas sino que estén afincadas en una fortaleza económica y social que auspicie el progreso material y espiritual de todos los venezolanos y la confraternidad con los pueblos del mundo

A partir de hoy, fijamos como objetivos de nuestro Plan de Acción ?que debe ser ampliamente difundido, discutido y mejorado por los trabajadores y trabajadoras en asambleas de sus centros de trabajo? los siguientes:

1. Aumento general de sueldos y salarios y fijación del salario mínimo, tomado como referencia el costo de la canasta alimentaria, como lo prevé la Constitución

2. Revisión anticipada de las cláusulas económicas de los convenios colectivos

3. Se decrete la amnistía para todos los luchadores sociales que están encarcelados, detenidos por las protestas y se dejen sin efecto los juicios abiertos contra dirigentes sindicales y populares por ejercer el mencionado derecho

4. Respeto a los derechos humanos y laborales

5. Derogación de las normas anti sindicales del DLOTTT y de las leyes que criminalizan las protestas

6. Exigimos al Gobierno Nacional que instale de forma inmediata la Mesa de Diálogo Tripartita en cumplimiento con lo aprobado por el Consejo de Administración de la OIT el 27 de marzo

LOS DERECHOS Y GARANTÍAS CONSTITUCIONALES NO SE NEGOCIAN, SE DEFIENDEN

NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA

CESE AL TERRORISMO DE ESTADO – NO A LA TORTURA

SOLO CON DIÁLOGO SOCIAL SE CONSTRUYE UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA

Caracas, 1 de abril de 2014

FACUNDO - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:31:55
postaporteñ@_______________________________

CUANDO LA HISTORIA NO DEBE DE TENER ?VISOS? DE REPETECO

PODER POPULAR

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

GNB – GUARDIA  NACIONAL  BOLIVARIANA

RCA. BOLIVARIANA DE VENEZUELA, 18 de marzo del 2014

Aquellas/os que hace varias décadas, convivíamos en la República de Chile por el mes de septiembre del 1973 tuvimos que asumir amargamente en la práctica que el imperialismo es un verdadero enemigo asesino que no repara en nada y que en función de sus más nefastos intereses se articula tramposamente y ataca con saña para destruir todo lo que al pueblo beneficia.

El dubitar clasista ideológicode la pequeña burguesía dirigente del proceso, no fue capaz de pelear con las armas cuando la mayoría de los trabajadores y pobladores le reclamaban enfrentar el golpe de estado, marchando en días anteriores por cientos de miles desde las seis de la mañana hasta la noche apoyando al gobierno y reclamando defender el proceso hasta las últimas consecuencias.

Cuando era obligatorio actuar para la defensa del gobierno, las chacras políticas pequeñoburguesas no permitieron distribuir las armas, municiones y explosivos que los trabajadores organizados en la CUT – Central Unitaria de Trabajadores de Chile mantenían en custodia, formulando piadosas mentiras que la historia cierta se encargó de demostrarlas infames, una a una.

Muchos pobladores y obreros  habían sido entrenados en el manejo de las armas y los explosivos, pero éstas, en su mayoría, -por seguridad- habían sido distribuidas parcializadas en diferentes fábricas que en el momento preciso de la necesidad de uso se debían haber conjugado desde el punto de vista operativo militar -lo que estaba programado-, y esto no sólo no sucedió, sino que en muchos casos, por fuerza de las mentiras chacreras circulantes, fue impedido por los propios cuadros intermedios del gobierno.

Ésta compleja y difícil experiencia nos enseño, que: ...”en una revolución ¡cuando es tal!, se pelea siempre, porque, en ella se triunfa o se muere”..., el peor error que se comete es creerle al enemigo en aras de la mal llamada “paz” social, por la cual se afirma hablando de lo que no se va a cumplir haciendo, y dónde los tiempos para la pelea son utilizados para gestar en base a mentiras circulantes, nefastas traiciones y potenciar lo más rápido posible la destrucción estratégica de la resistencia, ésta es la clave militar principal que interrelaciona de inmediato el enemigo imperialista.

El pasar de los años se ha encargado entre éstos largos flujos y reflujos de los tiempos históricos el comprender y comprobar con mayor vehemencia porqué la gloriosa Revolución Cubana -única- sigue triunfalmente avanzando con esa impresionante interrelación clasista entre la dirigencia y su pueblo.

También esa misma historia nos ha demostrado en otros varios países dónde hemos participado que el pelear a medias por la revolución sustentada por debilidades ideológicas pequeñoburguesas de las propias dirigencias, las que trampeando la historia camuflajeando sus derrotas dentro del capitalismo “bueno” dónde diciendo “una cosa” y “haciendo otra” se cumple aquello de dar ...”un paso pa' delante y dos pa' atrás”... para integrarse nuevamente al redil de la democracia representativa capitalista contra la que vituperando se ha combatido para -sin pelear, o haciéndolo a medias- rendirse sosegadamente, dejando regados en los recuerdos conmuchas decenas de miles de combatientes caídas/os para siempre por las territorialidades del continente, traicionando vilmente los principios revolucionarios para abrazarse a diario, haciendo acuerdos, componendas y fotografías con las culebras más venenosas de éste doloroso pasado reciente Latinoamericano.

No estamos reprochando a personajes y dirigentillos, ni siquiera incubamos enconos, pero sí, distanciamiento político/ideológico con todas/os ellas/os,  seguimos pensando en ese pasado cierto de nuestros sufridos y heroicos pueblos por el que transcurrimos “aprendiendo” humildemente, para mirar con alegría y orgullo la fotografía de un desfile de las fuerzas populares de la GNB – Guardia Nacional Bolivariana el reciente 18 de marzo del corriente año, que transmite con mucha fuerza, vida y alegría resolutiva para ese futuro de pelea de clase, que tal vez, devendrá pronto en enfrentamientos, es aquí, dónde aparecen nítidos aquellos recuerdos y experiencias que rememoramos, los que se atribulan en nuestras mentes y la conciencia grita con alborozo, ¡otra vez!, ...Patria o muerte, ¡Venceremos!.

Entonces expresamos el único sentimiento que hemos recogido de aquellos tiempos dónde vale más un dirigente que pelee -de verdad- hasta el fin contra el único enemigo de clases imperialista/capitalista que diez que harán verborragia oportunista pa' no pelear, vale más un Camilo Cienfuegos, o un Che Guevara, o muchas/os que no nombro pero que existieron para honra de las revoluciones aún postergadas, que uno de “aquellos” que por ahí andan pirinchiando el cielo con sus libros de mentiritas y los raccontos de sus historietas de pacotillas, o aún “jugando” a decirse ser dirigente.

Nos acercamos a la “hora de los hornos, y no se verá más que la luz” por lo que los latinoamericanos revolucionarios -no importa de dónde- debemos de  alinearnos detrás de esos combatientes bolivarianos, de ese pueblo aguerrido, mujeres y hombres como los de la foto, para crecer en conciencia socialista y con nuestras decisiones solidarias empuñaremos las armas necesarias, dónde sea, para la defensa hasta el fin de la Patria Bolivariana Socialista del Comandante Chávez y de su pueblo heroico.

La revolución Latinoamericana por el Socialismo no permite debilidades de ningún tipo a la hora de la pelea, esto lo aprendimos con creces, y lo vivieron con mucho dolor muchos pueblos latinoamericanos, por lo que el alinearse para la pelea frente al enemigo de clase debe de ser el único grito de guerra para su derrota definitiva, aquí, allá y dónde ese grito nos convoque.

No ubicamos otra postura con la justeza que el momento requiere y desde lejos físicamente, pero desde muy cerca con los corazones rebeldes y dispuestos a participar en la pelea, nos decimos en movilización permanente en la defensa de esos intereses bolivarianos.

Esta es otra oportunidad que nos brinda la lucha de nuestros pueblos latinoamericanos y participar solidariamente sin “mirar” pa'l costado, hacernos los distraídos, o realizar críticas con fulminantes y sesudas teorías ideológicas/políticas sobre la falta de perfumes, papel higiénico, o pasta de dientes para justificar la no participación a la lucha cuando se haga necesario.

Para decir que somos y realmente con nuestra práctica lo demostraremos, tenemos que solamente ser hasta las últimas consecuencias, ¡viva! el pueblo Bolivariano de la Venezuela Socialista libre.

GRUPO MILITANTE DEL FPA – FRENTE PATRIÓTICO ARTIGUISTA

FPA - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:28:36
postaporteñ@_______________________________

Uruguay: Otra vuelta de tuerca en la crisis PLUNA/COSMO

RENUNCIÓ EL PRESIDENTE DEL BANCO REPÚBLICA

En Montevideo, Uruguay, la audiencia en el despacho de la jueza especializada en crimen organizado Adriana de los Santos duró menos de 10 minutos. De pie detrás de su escritorio, la magistrada comunicó al ex ministro de Economía, Fernando Lorenzo, y al renunciante presidente del Banco República, Fernando Calloia -quienes se encontraban sentados junto a sus abogados-, la decisión de disponer sus procesamientos sin prisión por el delito de abuso de funciones, tal como lo había pedido el 21/12/2013 el fiscal Juan Gómez.

Ante la misma situación de apremio en la Justicia, Lorenzo y Calloia actuaron de forma muy distinta. Mientras el exministro de Economía y Finanzas renunció antes de declarar el sábado 21 de diciembre de 2013, para comparecer desde una posición “sin privilegios” –según dijo–, Calloia se mantuvo en el cargo sin sobresaltos. El presidente del BROU recibió críticas desde la oposición, que pidió su remoción, y eludió más de una vez llamados al Parlamento. A más de uno en el Frente Amplio le cayó gruesa esa actitud de Calloia. Incluso dirigentes notorios de la coalición de izquierdas manejaron públicamente que debía renunciar ante el pedido de procesamiento del fiscal Juan Gómez

La jueza uruguaya Adriana de los Santos coincidió con el fiscal Juan Gómez y determinó que el ex ministro de Economía, Fernando Lorenzo, y el hasta el viernes 04/04 presidente del Banco República, Fernando Calloia, "ejercieron una activa e ilegítima participación en la concesión" del aval de US$ 13.885.156 para que la empresa española COSMO pudiera presentarse y ser la única oferente en la subasta de los siete aviones Bombardier CRJ-900 de la liquidada PLUNA, que se hizo el 1° de octubre de 2012.

La resolución de la jueza representa un duro golpe para el Frente Amplio y para el gobierno del presidente José Mujica en pleno año electoral, ya que el caso implica a Lorenzo (una de las principales figuras del Frente Líber Seregni, sector del que fue designado jefe de campaña) y a Calloia (que inició su gestión al frente del Banco República en 2005 con el gobierno de Tabaré Vázquez y renunció ayer tras ser procesado)

"Si bien fui durante toda mi vida un luchador, en este caso me resigno ante el poder de la fiscalía y el Poder Judicial. Me resigno. Esta es una decisión personal", dijo Lorenzo al retirarse del juzgado tras notificarse del fallo

El exministro de Economía, en una rueda de prensa, informó que instruyó a sus abogados, Amadeo Ottati y Mario Spangenberg, para que no apelen la resolución. Calloia, por su parte, se retiró rápidamente de la sede judicial y se negó a hacer declaraciones a la prensa

Lorenzo renunció al cargo de ministro de Economía que ocupaba desde 2010 el 21 de diciembre de 2013, minutos antes de que el fiscal Gómez pidiera su procesamiento.

La historia

En la mañana del 01/10/ 2012, Lorenzo telefoneó a Calloia para pedirle que el Banco República actuara con celeridad para otorgarle el aval a una empresa interesada en obtener la garantía que le permitiera participar en la subasta de los aviones de PLUNA, que se realizaría ese mismo día horas después.

La empresa era la española COSMO, que había sido puesta en contacto con el gobierno por el empresario Juan Carlos López Mena. COSMO resultó ser la única oferente en el remate, ya que ofertó US$ 137.000.000 por las aeronaves pero luego desistió del negocio.

Tras la llamada de Lorenzo, Calloia instruyó al personal del Banco República para que otorgara el aval con rapidez, y eso hizo que no se respetara el procedimiento que regula ese tipo de trámites bancarios

Para la jueza, Lorenzo, "en su carácter de Ministro de Economía y Finanzas, abusando del poder funcional que le confiere su posición institucional, arbitraria e ilegítimamente operó como garante verbal frente al Banco República Oriental del Uruguay de `COSMO S.L. `, que no cumplía en tiempo y forma con los requisitos exigidos por la normativa vigente, pese a lo cual se encontraba interesada en participar en el remate" de los aviones de la ex PLUNA

Y Calloia, "aceptando esta situación irregular, instruyó a personal subordinado a efectos de conceder indebidamente el cuestionado aval, sin la información y documentación mínimas necesarias (...)". Pero la jueza aclara que "la arbitrariedad aludida, no evidencia una intención de enriquecimiento patrimonial personal por parte" de Lorenzo ni de Calloia

Para la jueza De los Santos, "resulta totalmente indiferente la existencia o inexistencia de otros interesados en gestionar el aval y presentarse a la subasta" y dice que Lorenzo y Calloia "no necesariamente" sabían si existían o no otros interesados que estuvieran tramitando una garantía en la banca privada

La jueza "no comparte" la posición del fiscal Gómez, que en su pedido de procesamiento afirmó que con el otorgamiento del irregular aval a COSMO se perjudicó a otros posibles interesados, y citó el caso del Grupo Molinari, Mont Fortelco y la Embajada de Venezuela. Pero también rechazó "los argumentos de las defensas tendientes a demostrar la inexistencia de otros interesados en la concesión del aval ante el BROU"

U24 - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:22:33
postaporteñ@_______________________________

VENEZUELA

Exigimos la instalación de una Comisión Investigadora Independiente que garantice verdad y justicia a las víctimas de la violencia

 03/04/2014

Partido Socialismo y Libertad (PSL)

Ante la detención y destitución de dos alcaldes opositores y separación de M.C. Machado de su cargo de diputada

En el marco de la actual crisis, el gobierno de Nicolás Maduro, utilizando la Fiscalía y los tribunales, ha detenido al alcalde de San Diego, estado Carabobo, Enzo Scarano y al de San Cristóbal, estado Táchira, Daniel Ceballos. Y ahora la Asamblea Nacional, a través de Diosdado Cabello, destituyó a la diputada a María Corina Machado, sin solicitar el allanamiento de su inmunidad parlamentaria. A Scarano y a Ceballos se les suspendió del cargo de alcalde y se les sentenció a condenas de prisión de 10 y 12 meses respectivamente, por desacatar una decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que ordenaba levantar las barricadas y a garantizar el libre tránsito en su jurisdicción.

Ambos alcaldes están adscritos al partido Voluntad Popular del dirigente político Leopoldo López, quien participó en el golpe y en el paro sabotaje del 2002, el cual nosotros enfrentamos junto a miles en las calles. Además, han participado en la campaña por "la salida", mediante la cual un sector de la MUD llama al derrocamiento del gobierno. Nuestra organización ha denunciado el contenido poco democrático de esa campaña, y hemos planteado que es necesario enfrentar la crisis económica, política y social desde una posición independiente de la MUD y del gobierno, comprometida con la defensa de los derechos económicos y las libertades democráticas actualmente bajo ataque.

Por ello, y más allá de que nos encontramos en posiciones políticas antagónicas con estos funcionarios que representan a los grandes empresarios y a los partidos de la MUD, rechazamos la forma arbitraria en que se les separó del cargo. En estos casos las medidas van dirigidas contra dirigentes de la derecha política, pero sabemos por experiencia propia que el gobierno persigue toda disidencia en el terreno político o social, una orientación que se viene aplicando sistemáticamente en los últimos siete años, con más de cuatro mil activistas sindicales, comunitarios, estudiantiles, indígenas y campesinos encarcelados o sometidos a juicio y medidas cautelares por luchar. Es el caso de Rubén González, los 8 trabajadores de Civetchi presos, o los de Transportes Camila en Guayana, sobre los que pesan medidas cautelares desde hace 7 años. Fue el caso de Sabino Romero y Alexander Fernández, presos entre 2009 y 2011 por acusaciones falsas a través de un juicio amañado, o el más reciente de nuestro camarada José Bodas y otros 9 petroleros detenidos y con medidas cautelares por hacer una asamblea defendiendo su contrato colectivo en la Refinería de Puerto La Cruz.

Los trabajadores, los activistas de las comunidades, los luchadores campesinos e indígenas, tenemos que rechazar esta orientación de criminalización de la protesta y persecución de la disidencia política, pues somos quienes sufrimos con mayor rigor su ejecución por parte del gobierno. Ejemplo de ello es el caso de la Zona Educativa de Barquisimeto que acusa de “fascistas” y “desestabilizadores” a maestros de un colegio cuyos estudiantes protestaron trancando una calle a comienzos de marzo.

El gobierno incluso ha creado nuevas leyes que criminalizan diversas formas de lucha utilizadas históricamente por los pueblos, y que convierten el derecho a la huelga y a la movilización en un delito. Mientras tanto, pacta con Fedecámaras, Cisneros y Mendoza, aumenta los precios de los productos de primera necesidad y devalúa la moneda a través del Sicad 2.

Este el verdadero rostro del gobierno de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, que pese a hacerse llamar socialista está comprometido con los intereses de las transnacionales y el gran capital

Rechazamos los procedimientos arbitrarios y antidemocráticos del gobierno, pero no por ello metemos las manos en el fuego por la dirigencia política que propugna una campaña por "la salida" en estos últimos dos meses. Para que se haga justicia y se conozcan las responsabilidades de todos los crímenes y asesinatos cometidos desde febrero hasta la fecha por parte de militares, policías, grupos parapoliciales y grupos de choque pro-MUD, exigimos que se conforme una Comisión Investigadora Independiente con la participación de organizaciones de derechos humanos y familiares de las víctimas, que investigue las muertes, lesiones y violaciones a los derechos humanos

De igual forma exigimos la anulación de todos los juicios contra personas procesadas por protestar o exigir derechos, exigimos libertad plena para José Bodas y los petroleros con medidas cautelares, para Rubén González, los trabajadores de Transporte Camila, los trabajadores presos de Civetchi, y todos los luchadores obreros y populares sobre los que pesan medidas cautelares

PSL - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:19:32
postaporteñ@_______________________________

El doble discurso del "progresista" Eugenio Zaffaroni y el libro que lo incomoda

El Juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni se destacó durante todo el periodo kirchnerista no solamente por manifestar siempre posturas progresistas respecto a diversos temas, sino también por hacer una encendida defensa de los funcionarios de la gestión como el vicepresidente Amado Boudou.

Sin embargo, el juez mas oficialista de la Corte Suprema no fue siempre así. Hace 34 años, Zaffaroni escribió un libro denominado "Derecho Penal Militar" allí no solamente justifica el accionar de las Fuerzas Militares en plena dictadura, sino también manifiesta posturas a favor de la pena de muerte entre otros. Sin duda alguna, un libro que incomoda a más de un progresista k y a el, ya que lo vincula directamente a Zaffaroni con el proceso militar

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).3/4/14

-El Juez de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Zaffaroni no fue siempre un “progresista k” tal como lo es ahora. Hubo otros tiempos donde, su discurso era muy diferente al actual.

En mayo de 1980, escribió, en coautoría con Ricardo Cavallero, un trabajo denominado Derecho penal militar, fue supervisado por dos auditores castrenses. En él sostiene que hay casos en los que no es inconstitucional la“supresión física del infractor”. También argumenta sobre la necesidad de que, en casos de excepción, se promulguen bandos militares que tipifiquen delitos para militares y para civiles.

En el trabajo académico el Juez más oficialista de la Corte expresa “Queremos hacer público nuestro agradecimiento al brigadier auditor doctor Laureano Álvarez Estrada, quien tuvo la gentileza de leer los originales, por las importantísimas observaciones que nos efectuara, y al contraalmirante auditor doctor Ramón León Francisco Morel”, de esta manera arranca Eugenio Zaffaroni en el prefacio de su libro Derecho penal militar: lineamientos de la parte general.

Este trabajo de hace 34 años, incomoda a más de un sector progresista del gobierno y que se pretende ocultar, para evitar que se vincule a su candidato a la Corte Suprema con el Proceso que condujo Jorge Rafael Videla.

El libro fue publicado el 26 de mayo de 1980, en plena dictadura, con coautoría de Ricardo Cavallero, y plantea posiciones inesperadas para el Zaffaroni de nuestros días, como la necesidad de dar muerte a los delincuentes, o la validez de los bandos militares para crear tipos penales.

El antiguo discurso de Zaffaroni

Solo para abrir el libro, el ahora progresista cita a José Ortega y Gasset cuando halagando a las fuerzas armadas dice: “Medítese sobre la cantidad de fervores, de altísimas virtudes, de genialidad, de vital energía que es preciso acumular para poner en pie a un buen ejército. ¿Cómo negarse a ver en ello una de las creaciones más maravillosas de la espiritualidad humana? La fuerza de las armas no es fuerza bruta sino fuerza espiritual”.

El libro que complica a quienes impulsan su candidatura a la Corte, es un verdadero compendio de justificación de las conductas achacadas a los mandos militares durante la guerra contra la subversión, a la que Zaffaroni llama “factores perturbadores”.

En su página 83 justifica la aplicación del Código de Justicia Militar a todos los ámbitos cuando dice “El derecho penal militar no es un derecho excepcional, puesto que no renuncia a los principios generales del derecho y ni siquiera a los principios generales del derecho penal, aun cuando se dé la circunstancia misma de la guerra, sino que los adecua a la necesidad terrible que ella importa”.

El ex juez que consiguió un meteórico ascenso de un juzgado de instrucción a uno de sentencia ni bien asumió el “Proceso” (abril del año 1976) no se conforma con ello y sostiene en la página 93 que “es un incuestionable principio constitucional el de la legalidad penal: no hay delito sin ley previa; sin embargo, en caso de necesidad terribilísima, la ley militar contempla la posibilidad de legislar por medio de bandos militares”.

Zaffaroni no se reduce a eso, sino que en la página 107 aclara que los bandos también pueden ser utilizados en tiempos de paz, con el límite previo de “establecer que la zona afectada por la conmoción interior puede ser declarada zona de emergencia” y precisando que “la conmoción interior puede provenir de acción humana o material”, en clara referencia al accionar de los grupos subversivos e intervenciones militares, como la zona de emergencia declarada en la selva tucumana durante los primeros años de la dictadura.

Zaffaroni se refiere durante todo el libro como punto de referencia a la Ley de Defensa Nacional de aquel entonces, que fue dictada en el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional, rechazada por el progresismo autóctono.

Para terminar de aclarar la validez de los bandos, Zaffaroni deja claro que “el bando es una ley penal material cuya vigencia se limita a la permanencia de la circunstancia de necesidad terribilísima”, es decir, a la duración del gobierno militar.

El hoy cultor de los derechos humanos tampoco se priva de justificar “la necesidad de dar muerte al delincuente”. A estos efectos explica que “la supresión del delincuente jamás tiene el carácter de una pena, pero no es inconstitucional cuando se impone como resultado de una necesidad” y completa sin sonrojarse: “Cuando la supresión física del autor responde a una necesidad terribilísima, nos hallamos con claros supuestos de inculpabilidad que encuadran sin dificultad en el artículo 34, inciso 2, del Código Penal” (inimputabilidad). Es decir, avala la inimputabilidad de quien “suprime” a un delincuente, según sus propios términos.

El aval de Zaffaroni

En el libro, Zaffaroni se dedica a avalar al Proceso en la página 115 cuando dice que “los imaginarios integrantes del grupo de habitantes de la Nación ante el ataque inesperado, habiendo desaparecido cualquier autoridad o siendo incapaz la que resta, para evitar el inminente peligro que de esas circunstancias se deriva para sus vidas y bienes, habrán usurpado justificadamente la función pública”, en evidente referencia a la debilidad del gobierno de María Estela Martínez de Perón, y la irrupción de las fuerzas armadas, por su supuesto justificadas para el abogado progre.

Cada vez más militarista, Zaffaroni completa, sin privarse de nada, que “la eficacia del grupo depende de que sus integrantes se hallen convencidos de que el esfuerzo enorme que realizan y de lograr superar la impresión de que la devastación y el dolor ajeno producen en cualquier ser humano normal, tiene su razón de ser, y no sólo se halla explicado perfectamente sino, también, que es absolutamente necesario y que puede ser coronado con el éxito”, explica.

¿Qué opinaba por aquél entonces Zaffaroni de la pena de muerte?

En innumerables apariciones de los últimos años, el jurista ha dejado en claro su rechazo a esa sanción fatal para castigar a un delincuente.

Pero en el manual de derecho penal militar, sostiene: “No puede afirmarse en forma rotunda que la supresión física del infractor sea inconstitucional en todos los casos que prevé el Código de Justicia Militar, puesto que no nos hallamos frente a la ley penal común sino ante un derecho penal especial que responde a una necesidad tremenda o enorme y que, en algunos casos, se funda en una necesidad que se halla mucho más allá de ésta, es decir, en una necesidad terribilísima”.

Y agrega, a modo de síntesis “La supresión del delincuente jamás tiene el carácter de una pena, pero no es inconstitucional cuando se impone como resultado de una necesidad terribilísima que permite encuadrar el caso como justificación o como inculpabilidad”.

La extraña historia del juez Zaffaroni


POR RODOLFO TERRAGNO ESCRITOR Y POLÍTICO
30/06/13

Días después de arrebatar el poder, Jorge Rafael Videla designó a Eugenio Raúl Zaffaroni al frente del Juzgado Nacional en lo Criminal de Sentencia de la Capital Federal. Al asumir el juzgado, Zaffaroni juró “observar y hacer observar fielmente los objetivos básicos fijados [por la Junta Militar] y el Estatuto para el Proceso de Reorganización Nacional”.

En 2003, cuando Néstor Kirchner lo propuso conjuez de la Corte Suprema, me opuse en el Senado a que se prestara acuerdo a su designación. Quien había convalidado el secuestro y desaparición de la Constitución Nacional no podía ser nombrado su custodio.

En efecto, al jurar fidelidad al estatuto de la Junta, Zaffaroni había aprobado de hecho:

• Que fueran declarados “caducos” los mandatos de la Presidenta, los gobernadores y los vicegobernadores.

• Que se disolvieran el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales, la Sala de Representantes de la Ciudad de Buenos Aires y todos los consejos municipales del país.

• Que fueran removidos los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

• Que también fueran removidos el Procurador General de la Nación y el Procurador del Tesoro.

• Que fueran desplazados los integrantes de los Tribunales Superiores de Justicia de todas las provincias.

• Que Videla asumiera las facultades legislativas.

• Que se prohibiera la actividad política.

• Que se prohibieran, asimismo, todas las actividades gremiales.

No era la primera vez que Zaffaroni incurría en perjurio constitucional. En 1969, al ser designado camarista en San Luis, había jurado lealtad al Estatuto de la “Revolución Argentina”, por el cual Juan Carlos Onganía eliminó la Constitución de un plumazo y asumió la suma del poder público.

Él no lo desmiente. Durante el examen público de sus antecedentes, previo al acuerdo del Senado para su incorporación a la Corte, Zaffaroni respondió así a una pregunta mía: “Juré por el Estatuto del Proceso de Reorganización Nacional, juré por el Estatuto de Onganía, juré por la Constitución reformada por Lanusse en 1973, juré por la Constitución Nacional de 1853 y juré por la Constitución reformada en 1994”.

En el sitio web de la Asociación Madres de Plaza de Mayo aún estaba, en 2003, un “Proyecto contra la Impunidad y, como parte de éste, una denuncia de las Madres a los jueces que juraron por los Objetivos Básicos del Proceso de Reorganización Nacional entre 1976 y 1980.

Se trataba de una “denuncia criminal” contra 437 jueces a quienes se identifica como “represores del Poder Judicial”

En esa lista, ordenada alfabéticamente, figura en el puesto 435: Zaffaroni, Eugenio Raúl.

Como a los otros miembros de esa lista, se lo acusaba de haber sido “partícipe necesario”, en los términos del artículo 45 del Código Penal, de los delitos de privación ilegítima de la libertad; apremios ilegales; sustracción, retención y ocultamiento de personas, entre otros.

Sobre la desaparición forzada de personas, Zaffaroni dijo algo insostenible: “Obviamente, sabíamos que se estaba secuestrando gente. Ahora, cuál era su destino o qué pasaba con la gente, fue lo que, en líneas generales, me enteré en el extranjero [en 1978]”

Y admitió que, después de haberse enterado en el extranjero de lo que sucedía en la Argentina, volvió y siguió siendo juez.

El conocimiento de lo que pasaba en el país tampoco le impidió escribir, en 1980, el sorprendente libro Derecho Penal Militar. La obra fue publicada durante la vigencia de un gobierno militar que proclamaba estar en guerra y que procuraba justificar sus actos en un “estado de necesidad”. Zaffaroni, refiriéndose a “una circunstancia hipotética”, afirmaba en 1980 que, “habiendo desaparecido cualquier autoridad, o siendo incapaz la que resta”, un grupo militar puede “usurpar justificadamente la función pública”.

Esta afirmación coincidía con la retórica empleada por la dictadura para legitimar la toma del poder por la fuerza en 1976.

Hay también coincidencia entre los argumentos que esgrimía la dictadura para cohonestar la represión y los que, con aire académico, Zaffaroni desarrolló en su libro: “derecho penal militar de excepción”, “circunstancias especiales”, “necesidad terrible”, “necesidad terribilísima”, “bando militar como ley material”, “bando militar como tipificador de delitos”, “excepcional necesidad de dar muerte al delincuente”, o “muerte por legítima defensa cuando el delincuente haga armas contra la autoridad”.

Antes de enviarlos a imprenta, Zaffaroni entregó los originales del libro a los auditores de la Aeronáutica y la Marina.

En la introducción, el doctor Zaffaroni y su colaborador, Ricardo Juan Cavallero, dicen: “Queremos hacer público nuestro agradecimiento al brigadier auditor doctor Laureano Álvarez Estrada, quien tuvo la gentileza de leer los originales, por las importantísimas observaciones que nos efectuara, y al contraalmirante auditor doctor Ramón León Francisco Morel”.

El 23 de julio de 2003, me dirigí a Zaffaroni, pidiéndole que me diera su interpretación de este hecho. En su respuesta, el actual juez de la Corte sostuvo: “En la citada obra no se agradece a nadie por funcionario de la dictadura, sino por auditor militar”.

Nadie puede sostener que los auditores de las Fuerzas Armadas fueran ajenos a la dictadura militar. Laureano Álvarez Estrada había sido designado, por decreto 105, del 14 de abril de 1976, subsecretario de Justicia de la dictadura.

 NdeR. : La única impugnación hecha por este motivo la efectuó el Dr. JORGE C. QUADRO  por entonces fiscal de cámaras en SAN LUIS intento contestarle y no pudo

U24 - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:13:33
postaporteñ@_______________________________

ENCUENTRO ? DEBATE:

SOBRE LA CAMPAÑA HACIA UNA CONSULTA POPULAR POR LA SOBERANÍA SOBRE LOS BIENES COMUNES

Los/as invitamos a participar de este encuentro que se realizará el día 9 de abril, a las 18 hs en  la sede de ATE, San Lorenzo 1879, Rosario

En esta oportunidad, nos acompañará el compañero José Rigane, Secretario General de FETERA y Secretario adjunto de la Mesa Nacional de la CTA

Nuestro objetivo es dialogar e intentar organizarnos para caminar hacia esta Campaña tratando de ir construyendo una opinión: poniendo en debate y sensibilizando sobre la Soberanía Popular y el actual modelo de desarrollo.

Somos conscientes que en el actual contexto, de profunda crisis sistémica, los bienes comunes se han convertido en la nueva fuente de negocio del capital. Por ese motivo, la propuesta es debatir sobre el modelo extractivo exportador en el que estamos inmersos, que en función de la rentabilidad ocasiona daños sociales y ambientales irreparables. Analizar el rol que cumplen las corporaciones transnacionales y el Estado. Cuestionar la ideología del “desarrollo” pensado como crecimiento infinito (en un planeta finito) para poner fin, supuestamente, al hambre y la pobreza.  

Consideramos que la Consulta Popular en defensa de nuestros Bienes Comunes es una herramienta que nos permitirá articular las denuncias y acciones de distintos movimientos y organizaciones que luchan en defensa de sus territorios, sus bienes comunes, su vida. Al mismo tiempo que nos permitirá, también, constituir sujeto crítico y participativo que camine, colectivamente, en la búsqueda de alternativas.

Los/as esperamos.

Invitan: CTA – Rosario / ATE – Rosario / Semillas de Rebelión / Paren de Fumigarnos /ATTAC / Casa de la Memoria / Arte por Libertad / El Paraná no se toca / Comisión Regional de DDHH del Cordón Industrial San Lorenzo / Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional.

Casa de la Memoria
http://casadelamemoria.wordpress.com/

Santiago 2815

Rosario

Santa Fe Argentina

@PostaPortenia - postaporteñ@ 1144 - 2014-04-06 09:03:23
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] Siguiente