Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Chile: los gorilas estaban entre nosotros (6)

autor Helios Prieto

© 1973 Ed. Tiempo Contemporáneo. Bs. As., Argentina -2014 Ed. Viejo Topo. Santiago, Chile

Resistencia y represión 

En dos días de heroica resistencia la cabeza del proleta­riado chileno rodó por el suelo. Sin dirección, librando una guerra de posiciones contra un ejército moderno, sin armamento porque el reformismo había usado la consigna de “armamento popular” sólo para asustar a la burguesía, sorprendido por el aluvión de hierro y fuego que llovía sobre su cabeza disparado por los generales “allendistas” cuya incorporación al gobierno había sido celebrada como un triunfo, aislado de las masas de obre­ros menos politizados y del campesinado, enfrentado al grueso de la “clase media” que apoyó activamente –mediante la delación– a la represión, el destacamento más politizado del proletariado santiaguino resistió sin coordinación, aislada y heroicamente durante tres o cuatro días. El día 11 la Junta Militar citó, mediante un bando, a los principales dirigentes de la UP y funciona­rios de gobierno; la mayoría de los hombres que había jurado hasta esa mañana que “el fascismo no pasaría”, se entregaron mansamente. Otros –menos confiados al destino que les reservaban los militares– corrieron a buscar refugio en las embajadas. Desde el 30 de junio al 11 de setiembre no hubo un sólo día en que no apareciera en los diarios de la UP un artículo mofándose de las “ratas fascistas de Patria y Libertad” que luego del fracaso de la intentona de Souper buscaban asilo en las embajadas. Es indefendible la actitud de gente que empujó hasta último momento al proletariado a un enfrentamiento suicida y que –cuando éste se produjo– pensó solamente en salvar su pellejo (y, en algunos casos, además sus dólares)

 La dirección del MIR fue la única que pasó a la clandestinidad para continuar la resistencia. Por otra parte esta organización era la única que tenía el aparato necesario para hacerlo, el resto de la izquierda había creí­do tanto en sus propias mentiras que no tenía la menor preparación para esa emergencia. Un hecho demuestra el grado de ingenuidad de esa gente. El plan de defensa de la residencia presidencial de Tomás Moro comenzaba diciendo que, teniendo en cuenta la situación política nacional, el enemigo estaría integrado por “formaciones irregulares”. No estaba prevista siquiera la posibilidad de un enfrentamiento con tropas regulares: la lealtad de las FFAA estaba descontada. No es extraño entonces que bastaran unos pocos rockets disparados por aviones y helicópteros para que ese plan, cuidadosamente elaborado por especialistas durante años y para el que se contaba con los medios de guerra necesarios, se desmoronara en pocos minutos

El PC no fue capaz de mantener en la clandestinidad durante más de 15 días a su Secretario General. Luis Fi­gueroa, miembro de su comisión política y presidente de la CUT, se refugió en una embajada. Frente a la salvaje represión desatada el día 11 los partidos de izquierda se comportaron en formas diferentes. La mayoría de los dirigentes del PS se entregaron a los militares o se refugiaron en las embajadas, pero los cuadros medios de la izquierda socialista tuvieron un comportamiento heroico y sobrellevaron el castigo mayor; ellos fueron los que intentaron dar dirección a la resistencia en las fábricas y barriadas

El PC no ofreció resistencia seria. En las fábricas en que tenía mayoría no hubo lucha y los militares entraron sin oposición. No podía faltar el detalle pintoresco propio de las extraviadas mentes de sus dirigentes: impartieron órdenes a sus militantes de no romper sus carnets y de llevarlos encima. Miles de ellos cayeron presos en sus lugares de trabajo, sin oponer resistencia, pero con el carnet y el brazalete del partido (que había servido para actuar como fuerza de orden contra la “ultraizquierda” en las manifestaciones) en el bolsillo. Luego de ser for­zados a comérselos fueron trasladados a los campos de concentración

El MIR dio órdenes de replegarse en orden y comba­tiendo. Sus militantes combatieron junto a los obreros pero –conscientes de que la derrota del reformismo era inevitable– se retiraban en orden cuando la resistencia era imposible. Gracias a esta línea tuvieron pocas bajas y conservan intacta su organización en la clandestinidad. Las FFAA advirtieron que no tomarían prisioneros. Aquel que fuera sorprendido resistiendo sería fusilado en el acto aunque se rindiera. Por una vez en su vida los generales chilenos cumplieron su palabra. Más de doscientos in­tegrantes del GAP que combatieron al lado de Allende en la Moneda, luego de su rendición, fueron trasladados a campos de exterminio donde se los fusiló. En todas partes, cuando alguien era encontrado en posesión de un arma, si ésta había sido disparada se lo fusilaba; si no había sido disparada el oficial al mando efectuaba un disparo con ella y luego venía el fusilamiento. El que era sorprendido pintando consignas contra la junta era fusilado en el mismo paredón. En los cuatro primeros días se combatió en todas las calles y barrios de Santiago, Durante las 24 horas se oía el tronar de la artillería y las respuestas de las armas livianas empuñadas por los obreros. Al amanecer, las descargas sin respuesta de los pelotones de fusilamiento

En las fábricas la situación de los combatientes era desesperada. Para terminar su obra criminal y prolongar la agonía de los obreros, el día 12 radio Moscú, emisora escuchada por los combatientes, propaló la falsa noti­cia de que el general Prats marchaba desde el sur sobre Santiago al frente de sus tropas. Había que continuar resistiendo para ayudar a “los soldados de la patria”. La Junta militar chilena, más humanitaria al fin que los burócratas del Kremlin, presentó el día 13 ante las cámaras de televisión a un general Prats tembloroso y balbuceante, con las manos presumiblemente esposadas bajo el escritorio, que aseguró que no tenía la menor idea de encabezar nada contra la Junta y que el día 10 (¿conocedor de la inminencia del golpe?) había soli­citado permiso para ausentarse del país, permiso que ahora solicitaba nuevamente. Dos días más tarde un veloz automóvil cruzaba la frontera y lo depositaba en un cuartel de la gendarmería argentina

Durante esos días el tradicional chauvinismo de los chilenos se transformó en abierta xenofobia. El general Bonilla dijo por televisión que “no dejaría piedra sobre piedra hasta que el último extranjero (sic) abandonara  territorio chileno”. Aviones de la FACH volanteaban Santiago llamando a la población a “denunciar a los extremistas” y advirtiendo que “no habrá piedad para los mercenarios extranjeros que han venido a asesinar chilenos”. Los vecinos denunciaban a los extranjeros para que fueran trasladados a los campos de concen­tración y luego procedían a tomar por asalto sus casas para saquearlas. La población La Legua, cercana a la fábrica textil Sumar, fue uno de los focos más serios de resistencia. Durante cuatro días los militares no pudieron entrar en ella porque cada intento era duramente resisti­do: un ómnibus de carabineros y dos tanquetas fueron destruidos por los combatientes; las mujeres y los niños arrojaban agua hirviendo a los carabineros. Al cuarto día los obreros decidieron retirarse pero cometieron el error de dejar algunas mujeres y niños. Los soldados entraron a la población, pusieron a decenas de mujeres y niños en fila y los fusilaron. Dos días después, cuando algunos pobladores retornaron a sus hogares el ejército los rodeó nuevamente con tanques; esta vez entró el general Bonilla rodeado de corresponsales extranjeros para mostrar que las noticias de un supuesto bombardeo a la población eran falsas. Luego de las experiencias vividas ¿qué poblador se atrevería a denunciar la masacre delante de los militares? Este show miserable, mediante el que se engañaba sólo el que quería ser engañado se repitió en cada una de las poblaciones masacradas. Cuando los obreros en las fábricas enarbolaban la bandera de rendición, el ejército entraba, los hacía formar fila en el patio y un oficial seleccionaba a los que “habían hecho resistencia”; estos eran fusilados delante de sus compañeros.

El Estadio Chile, un estadio de box y básquetbol, fue el primer campo de concentración habilitado por la Junta. Cuatro mil detenidos fueron ubicados en las butacas, los considerados “peligrosos” –todos los extranjeros entre ellos– tuvieron que permanecer 48 horas boca abajo, en el suelo, con las manos en la nuca, sin poder moverse, haciéndose sus necesidades encima, sin comer ni beber. Los soldados caminaban encima de ellos y pasaban ca­rretillas cargadas con ladrillos sobre sus cabezas. A la luz artificial del Estadio se agregaron reflectores antiaéreos que durante las 24 horas del día enceguecían a los dete­nidos, estos oían permanentemente el ominoso sonido de los disparos con que en los sótanos se fusilaba a los condenados. El primer día un niño de 10 años fue fusilado ante los 4.000 detenidos como advertencia. El folklorista Víctor Jara gritó: “Patria o Muerte. Venceremos”, los militares comenzaron a golpearlo salvajemente delante de los prisioneros; su cadáver, horriblemente mutilado y sin ningún disparo apareció en la excavación del metro al día siguiente. Los diarios anunciaron púdicamente su muerte sin mencionar la causa

Oficiales del Ministerio de Defensa barajaban una cifra de 12.000 muertos en la primera semana. En los campos de concentración habilitados apresuradamente se agolparon alrededor de 20.000 prisioneros. Debe tenerse en cuenta que Chile tiene nueve millones de habitantes, de modo que — proporcionalmente— los militares produjeron el “Yakarta” que prometieron a través de sus amigos “nacionales” meses antes. La magnitud de la masacre guardó relación directa con la tensión que se había acumulado entre las clases en los últimos meses. La clase obrera había tomado en serio el palabrerío “izquierdista” de los dirigentes y había sobrepasado los límites que estos querían imponerle. El programa de la UP contemplaba la estatización de 150 fábricas en todo el período de Allende. Cuando se produjo el golpe pertenecían al “área social” 310 fábricas que habían sido intervenidas para responder a las exigencias de la clase obrera que las había tomado desobedeciendo los llamados a la disciplina de la dirección. Muchos centenares más habían sido devueltas por el gobierno, pero los obreros las habían ocupado nuevamente creando una situación irregular que La UP no podía resolver porque para ello era necesario emplear los métodos que después utilizó la Junta

Los partidos de la burguesía que hasta el 11 de setiembre habían combatido al gobierno más democrático de la historia chilena y latinoamericana... en nombre de la democracia y la libertad, se apresuraron a apoyar a la Junta Militar

El Partido Nacional se autodisolvió aconsejando a sus miembros colaborar con el nuevo gobierno. De esta forma le sugería a los militares la necesidad de disolver  todos los partidos políticos y perpetuarse en el poder. Este partido de terratenientes, financistas e industriales asociados al imperialismo no tiene nada que ganar en la lucha política. y prefiere una dictadura militar.

El Partido Demócrata Cristiano, representante de los intereses de la burguesía industrial, hasta el 22 de agosto había respaldado al gobierno en la medida en que éste recuperaba para la burguesía chilena las riquezas básicas, efectuaba una reforma agraria capitalista y lesionaba los intereses del capital financiero internacional; pero lo había combatido para defender a la burguesía industrial tratando de contener el avance de la clase obrera sobre las empresas de capitales nacionales. De ahí que su táctica apareciera como “centrista”, ya que para ponerle límites a los afanes estatistas de la burocracia burguesa y a los ataques del proletariado debió aliarse frecuentemente con el Partido Nacional; pero para posibilitar que la “revolución agraria y antiimperialista” continuara hasta los límites que con­venían a la burguesía nacional, apoyó en cada momento crítico al gobierno. Producido el golpe este partido tenía que reacomodarse ante la nueva situación, aceptando la derrota de su aliado y colocándose en condiciones de influir a los militares para impedir que favorecieran los intereses de los terratenientes y el capital financiero en desmedro de la burguesía industrial y comercial. Apoyó el golpe pero preparándose para discutir en el futuro las medidas económicas de la Junta. Sólo un pequeño grupo sin influencia interna amagó con una tibia defensa de los derechos humanos. Bernardo Leighton, fundador del partido y viejo aliado de la UP, presentó un recurso de hábeas corpus para varios funcionarios del gobierno anterior que estaban detenidos en lugares desconocidos. La Corte Suprema de Justicia –que en época de Allende había posado de campeona de la justicia y la defensa de los derechos humanos, hasta el punto de destacar un juez en el Cuartel de Investigaciones a las pocas horas de la detención del fascista-terrorista Thieme para “evitar que se lo sometiera a apremios ilegales”– respondió al hábeas corpus con una comunicación de cuatro líneas aclarando que, de acuerdo a las facultades que otorgaba el estado de sitio en tiempo de guerra, las FFAA podían hacer lo que quisieran con sus prisioneros. Así terminó la defensa de las libertades de la Democracia Cristiana

Dos días después que el secretario general de la Junta Militar declarara que había 500 muertos y 6.000 detenidos (cifra muy inferior a la real), el ex ministro de defensa del gobierno de Frei, Sergio Ossa, salió en Colombia en defensa de las FFAA y aseguró que en Chile no había más de 95 muertos y que no había detenciones masivas. Estas declaraciones fueron publicadas en Chile en el diario “La Prensa”, órgano del PDC

Pero los militantes del PC educados durante años en el embrutecedor mito del carácter democrático de la Democracia Cristiana no se resignaban a una realidad que no se ajustaba a su ideología oficial. El día 29 de setiembre un grupo de cuadros de este partido comen­taba con entusiasmo –en el Estadio Nacional donde se encontraban detenidos– la noticia de la formación de un nuevo “partido socialcristiano” encabezado por Tomic, el hombre del pacto secreto con Allende en 1970, pacto según el cual ambos se comprometían a cerrarle el camino al candidato nacional en el caso que obtuviera la primera mayoría; el político que había viajado a China en 1972 y había vuelto rodeado de la adulación de la prensa de la UP; el aliado fiel que según los esquemas tácticos del PC dividiría a la DC si ésta se embarcaba en una “aventura golpista”. Según los ingenuos cuadros del PC el nuevo partido “socialcristiano” arrastraría a las bases de la DC hastiadas de la colaboración de Frei con la Junta Militar. Ese mismo día 29, Tomic declaraba a “La Stampa”, “Il Mesaggero” y “Corrieri della Sera” de Italia, que “no todo es negativo en el movimiento desencadenado el 11 de setiembre por dolorosos que hayan sido algunos de sus aspectos (?) para muchos chilenos. Por varios motivos la situación anterior era insostenible (. ..) la experiencia de la UP había fracasado. Fue la consecuencia inevitable (el subrayado es nuestro) de los errores capitales contenidos en el programa político inicial y su realización política, social y económica”. Más adelante Tomic defendía a Frei y desmentía terminantemente la formación del “partido socialcristiano”. Los comunistas deberían resignarse a seguir buscando un burgués democrático

El cardenal Silva Henríquez, aliado del PC hasta pocos días antes, atribuyó la declaración del Papa lamentando los sucesos de Chile, a una errónea información y afir­mó el carácter democrático y humanitario de las FFAA chilenas. El Congreso Nacional aceptó sin hesitaciones su disolución.

Como veremos enseguida, todo esto no impide que los PC de todo el mundo sigan apelando a los “sectores democráticos de la burguesía y la Iglesia”. Dos sema­nas después del golpe, el comandante de carabineros e integrante de la Junta, general Mendoza, anunció que la primera etapa de la represión había terminado y que comenzaba “la verdadera limpieza de extremistas”. En la “primera etapa” la Junta había prometido no efectuar despidos masivos de trabajadores por razones ideológicas y no atacar sus conquistas económicas y sociales. Estas falsas promesas buscaban aislar a los combatientes de su base social; exterminados los primeros el peso de la represión comenzó a caer sobre la segunda.

A fines de setiembre el rector de la Universidad, un demócrata cristiano golpista que cuidaba su imagen “presidenciable” y no quería comprometerse en una purga en la universidad, fue reemplazado por interven­tores militares menos prejuiciosos. Patrullas militares comenzaron a presentarse en todos los lugares de trabajo con listas de los simpatizantes de la UP y se los llevaban detenidos a los campos de concentración; a partir de ese momento todos quedaban sin trabajo.

En los campos de concentración los militares siguen la siguiente política: el personal de custodia trata correcta­mente a los prisioneros y permite visitas de correspon­sales y parlamentarios extranjeros quienes atestiguan –cínicamente– que los detenidos gozar de buen trato. El personal del servicio de inteligencia tortura salvajemente a los militantes de base –en especial a las mujeres y a los adolescentes– para arrancarles falsas declaraciones incriminando a los cuadros medios y a los dirigentes. Con esto se persigue un doble propósito: desmoralizar a los militantes de base y formar un grueso expediente con acusaciones falsas contra los dirigentes para que los Consejos de Guerra los condenen al fusilamiento o a largas penas de prisión. A estos futuros condenados se los tortura solamente en casos excepcionales, los mili­tares saben que por la fuerza de los criterios clasistas los periodistas y personalidades que visitan los campos se preocupan por la suerte de los dirigentes y no por la de los anónimos militantes de base. Aquellos gozarán de “todas las garantían que otorgan los tribunales militares en tiempo de guerra” (!?). En las zonas donde hay me­nos control internacional, diariamente se aplica la “ley de fugas” a decenas de personas, los diarios oficialistas informan de estos asesinatos en notas que parecen todas salidas de la misma matriz

En esta “segunda fase” de la represión (en realidad, es la tercera porque como vimos, la primera empezó durante los últimos días del gobierno de Allende), comenzó la agresión económica contra las masas. El presidente de la Junta, general Pinochet, anunció que el costo de la vida aumentará, a fin de año, en un 1.600 %, a esta altura ya debe estar cerca de esa cifra. El salario promedio de un obrero industrial en época de Allende era de ocho dólares al mes (esta era La base material del “economismo” que la UP reprochaba a la clase obrera); la Junta ha conge­lado los salarios y ha establecido penas de tres a veinte años de presidio mayor para los que inciten o hagan huelgas. Esta brutal agresión al nivel de vida de las masas obedece a la necesidad de corregir las distorsiones que introdujo el proyecto reformista de la UP en el mercado capitalista. El dólar estaba subvaluado hasta tal punto que la importación de artículos alimenticios y bienes industriales se hacía con el cambio, un dólar: setenta escudos; mientras que la cotización real era de un dólar mil trescientos escudos. De esta forma se subvencionaba el consumo y se posibilitaba que los capitalistas pagaran salarios extraordinariamente bajos; mientras sus mujeres pudieran conseguir algunos artículos a precios oficiales, aunque eso les significara largas horas de cola, los obreros se conformaban con sus bajos salarios, especialmente cuando hacer huelgas era considerado “sedicioso”. Esta era una fuente de ganancias extraordinarias para los capi­talistas que no respetaban los precios oficiales y derivaban la mayor parte de su producción al mercado negro

Pero la UP no tenía otra salida ya que sus posibilidades de “vía pacífica al socialismo” residían en la cantidad de votos que obtuviera en las elecciones. Además de esta forma los burócratas de la UP aumentaban sus posibilidades de consumo suntuario: un automóvil Citroën o su similar, el Fiat 600, costaban, a precio oficial, alrededor de 500 dólares. Por eso la producción de automóviles estaba vendida íntegramente hasta 1975. Una de las primeras medidas de la Junta fue devaluar el escudo fijando dos tipos de cambio: uno para la importación de alimentos y maquinarias a 800 escudos el dólar y otro para el turismo a 1300. Esta devaluación incidió de inmediato en los precios internos ya que Chile importa la mayor parte de los alimentos que consume, ahora los obreros demócrata cristianos que tanto se quejaban de las colas y el desabastecimiento, sabrán, realmente lo que es el hambre y la miseria

continuará 

PRIETO - postaporteñ@ 1347 - 2015-02-15 06:11:04
postaporteñ@_______________________________

La solución sin Estado: Institucionalización del Socialismo Libertario en Kurdistán

Segunda parte

Alexander Kolokotronis, t r u t h o u t, miércoles 11 de febrero

http://truth-out.org/news/item/29059-the-no-state-solution-ins

[Continuamos con la segunda parte de esta nota, que dividimos en partes dada su extensión, y que continuaremos] FM

La construcción de una Red de Solidaridad

Como lo dijo un miembro del Congreso de la Sociedad Democrática (DTK) "no se trata sólo de autonomía, se trata de autonomía democrática". Como tal, esto ha significado la organización de instituciones fuera del Estado que se basan y funcionan según la autoorganización y la autogestión. El tejer juntos de una red de solidaridad es, en parte, una producto macro-político de la relación entre dichas instituciones. Estas instituciones se están construyendo en numerosas niveles locales concéntricos.

En su artículo Jongerden y Akkaya citan a un miembro de una junta de vecinos en una de las zonas más pobres de la ciudad de Amed, que dice; "Nuestro objetivo es hacer frente a los problemas en nuestras vidas, en nuestro barrio, y resolverlos por nosotros mismos sin ser dependientes o necesitar el estado". Es lo que mejor expresa el significado de las comunidades kurdas que buscan establecer la Autonomía Democrática. De esta forma, Jongerden y Akkaya definen Autonomía Democrática como las "prácticas en que las personas producen y reproducen las condiciones necesarias y el deseo de vivir a través de la participación directa y la colaboración de unos los otros".

Sin embargo, es la combinación de Autonomía Democrática y Confederalismo Democrática lo que posibilita "el ir más allá del estado-nación". Esto se manifiesta "como un modelo de red de auto-organización de pequeña escala localizada y la auto-administración." Con el Congreso de la Sociedad Democrática (DTK), una red de este tipo se da a sí misma su forma institucional y su perfil. En 2005, el DTK fue fundado, con la intención de reunir a una diversidad de grupos.

El DTK incluye una cuota de género: para su funcionamiento debe cumplir con que al menos el 40% de sus miembros y puestos de dirección estén ocupados por mujeres. La estructura organizativa del DTK consiste en la Asamblea General, que se reúne al menos dos veces al año, y el Comité Permanente. La Asamblea General se forma con al menos 1.000 delegados, el 60% de los cuales provienen de organizaciones de base, y el 40% de son funcionarios elegidos tales como los representantes o alcaldes. La Asamblea General elige un Comité permanente de 101 personas. También hay un Consejo de Coordinación, que consta de 15 personas, y trabaja en las áreas ideológicas,

La Ciudad de Amed - Norte de Kurdistán

Amed, una de las ciudades más grandes de la región y que por las estimaciones oficiales tiene más de 1,5 millones de habitantes, es parte del DTK. Al igual que en otras ciudades de Kurdistán, Amed se compone de concejos y asambleas en todos los niveles. Esto incluye los consejos de calle, juntas de vecinos, 13 consejos de distrito, y un ayuntamiento. El consejo de la ciudad se compone de 500 personas, que incluye el alcalde, funcionarios electos, delegados de organizaciones de mujeres y de jóvenes, organizaciones no gubernamentales, partidos políticos y otros.

El consejo de la ciudad se organiza en torno a cinco áreas: sociales, políticas, ideológicas, económicas y ecológicas. Dentro de estas cinco áreas comités se forman, que todos tenemos el ya mencionado 40% de cuota de género. El área de política tiene un Comité Coordinador, que incluye consejos de mujeres (no son estrictamente los consejos de las mujeres, que son auto-organizados, y los consejos mixtos de género) consejos juveniles, partidos políticos, entre otros. El área económica se centra en la formación de cooperativas. El área social se concentra en cosas como la educación y la salud

Respecto de los asuntos jurídicos, los comités manejan los conflictos y controversias. Su objetivo es participar en la resolución de conflictos a fin de que las partes pueden llegar a un consenso. Esto se aplica a cuestiones que atraviesan toda una gama de problemas. En otras zonas del norte de Kurdistán, como Gewer, comisiones legales no se integran solo con abogados, sino también con activistas feministas y políticos

La ciudad de Heseke - Kurdistán occidental

Heseke, en Rojava posee un diseño institucional similar a Amed. Como en Amed el DTK tiene una cuota de género del 40%. Su ayuntamiento está compuesto por 101 personas, así como cinco representantes de otras cinco organizaciones, incluyendo el PYD y la Juventud Revolucionaria. También hay un consejo de coordinación, que se compone de 21 personas. Heseke cuenta con 16 consejos de distrito

Los consejos distritales tienen entre 15 a 30 personas, que se reúnen cada dos meses. Entre 10-30 comunas comprenden un distrito determinado, con 20 municipios que se componen aproximadamente de unas 1.000 personas. Esto significa que por lo menos hay 1 delegado por cada 100 personas en un distrito, que es una representación mucho más directa que muchas otras estructuras institucionales de todo el mundo. Hay que tener presente también la frecuencia de convocatoria de asambleas de los pueblos, un fenómeno que también se extiende a través del Kurdistán y sirve como la base para la Autonomía Democrática; muchas áreas en Kurdistán tienen asambleas populares semanales

En Heseke "las comunas tienen comisiones que abordan todas las cuestiones sociales, como la organización de la defensa, la justicia, la infraestructura, los jóvenes, la economía, y la formación de cooperativas". Las comisiones de temas de ecología se ocupan también del saneamiento y de problemas ecológicos específicos. También hay "comités para la economía de las mujeres, para ayudar a las mujeres a desarrollar independencia económica" (TATORT...)

Esta estructura también envía delegados al consejo general de Rojava. Al igual que en muchas otras áreas en el Kurdistán, se prefieren las resoluciones y decisiones que se tomen por consenso en lugar del voto mayoritario simple

(Continuará...)

envió F.Moyano - postaporteñ@ 1347 - 2015-02-15 05:51:53
postaporteñ@_______________________________

Argentina: Ante la marcha convocada para el 18F

En esta nota explico las razones de por qué considero que no tiene sentido que la izquierda forme parte o convoque a esta marcha.

Rolando Astarita [Blog]

Convocatoria y consignas

En términos generales, podemos decir que la conveniencia de participar en una movilización está determinada por quién la convoca y por las consignas convocantes, en una coyuntura dada. Coyuntura que hay que analizar a la luz de una teoría que ponga el foco en la lucha de clases, y en la función de las instituciones estatales en el capitalismo.

Empecemos entonces señalando que esta marcha está llamada por  “la comunidad judicial”, más precisamente, por los fiscales enfrentados a Gils Carbó. O sea, por gente que es parte esencial del aparato represivo del Estado y que estuvo, y sigue estando, comprometida con los servicios de inteligencia. A igual que están comprometidos con los servicios de inteligencia Gils Carbó y los fiscales K que la siguen. Todos, en este respecto, tienen una función de clase definida. De hecho, estos fiscales no han hecho prácticamente nada por frenar, a lo largo de años, los cientos y miles de atropellos contra trabajadores y el pueblo humilde; o contra la militancia y partidos de izquierda, o las organizaciones sociales “críticas y díscolas”.

Pero además, a la marcha no sólo irá mucha gente que está indignada por la responsabilidad del gobierno en la muerte de Nisman, sino también altos dirigentes políticos, que son insoslayables a la hora de definir el carácter de la movilización. Entre ellos, notorios tránsfugas del kirchnerismo, (como Massa), y ex altos funcionarios de Menem o de la De la Rúa que, cuando estuvieron en el poder, utilizaron el aparato del Estado para hacer operaciones de todo tipo en su propio provecho. A igual que lo han hecho los gobiernos K desde 2003 a la fecha

En cuanto a las consignas, el 18 F se convoca con los lemas “Todos somos Nisman”, “Por la República”, se aclara que “no es una marcha contra nadie” y que hay que ir “sin consignas políticas”. Pero precisamente, lo que hace falta son posiciones políticas. Posiciones políticas que cuestionen esta República y su sistema de dominio, garante fundamental de las relaciones de explotación. La primera actitud de clase, del que es explotado y oprimido, es de distancia y de crítica frente al sistema de dominación y opresión, y frente a todos sus defensores. El punto de partida nunca puede ser el del “consenso callado”.

Una contradicción al seno del Estado

Vuelvo más abajo sobre esta cuestión de las consignas, pero antes permítaseme una consideración de tipo general, que ayudará a entender algunas de las líneas de fuerza que se cruzan en la actual coyuntura argentina. La cuestión que quiero plantear es que el Estado está atravesado por una contradicción irresoluble: en tanto aparato de dominación del capital, debe responder a los intereses comunes del “capital en general”. En este sentido, el Estado encarna la comunidad universal del capital. Sin embargo, el Estado siempre es particular, y a su frente siempre se encuentra una fracción particular de la clase dominante. Por eso, y en tanto sus instituciones tienden a autonomizarse, el “capital en general” corre el riesgo de verse perjudicado por fracciones particulares del capital con acceso privilegiado al Estado, o por los mismos altos mandos gubernamentales.

Naturalmente, esta cuestión remite al problema tan discutido por los marxistas sobre la “autonomía relativa” del Estado (véase, por ejemplo, Ralph Miliband, “Estado, poder y democracia capitalista”, en Repensar a Marx, autores varios, Madrid, 1988, Editorial Revolución, trabajo del que tomo varios conceptos). Es que por un lado, el Estado está movido por fuerzas capitalistas (depende de ellas) y está dedicado a la defensa de los intereses de esas fuerzas. Pero esto no debe llevar a una lectura puramente economicista o reduccionista del rol del Estado. Máxime cuando el Estado alcanzó, ya desde la segunda mitad del siglo XX, un inmenso poder e influencia. En palabras de Miliband, “el Estado necesita imperativamente más espacio vital para contener de forma eficaz la presión que viene desde abajo, y los que ejercen el poder y dependen de la legitimación electoral quieren más espacio vital para tener oportunidades de mantener el puesto”. Por eso, el impulso a la independencia del Estado bajo el capitalismo ya no se da en circunstancias excepcionales, como pensaban Marx y Engels. Así como el capital controla medios de producción, de comercio, finanzas y de comunicación fundamentales –y esto pone límites a la autonomización del Estado- el Estado toma poder propio.

El control y la represión antirrevolucionaria es así un campo propicio para la autonomización del Estado. En la medida en que aumentan las tensiones sociales, o la lucha de clases se intensifica, se necesita una intervención del Estado que se decide con independencia de los capitales particulares. Por lo tanto, de aquí deviene una tensión entre el asentimiento de la clase dominante de conjunto cuando se trata de reprimir al “subversivo”, y la negativa de los sectores que no están en control del aparato del Estado cuando este es utilizado en su perjuicio. Por la misma dialéctica, también surgen tensiones cuando el aparato estatal se autonomiza y es utilizado como palanca de acumulación de capital (que a su vez sustenta poder político). Esta última cuestión no es señalada por Miliband, pero adquiere especial relevancia en Argentina, y en otros países capitalistas (y fue destacada por Bakunin)

Para “bajarlo” a tierra con dos ejemplos extremos: de conjunto la clase dominante argentina no tuvo mucho problema en tapar y disimular el asesinato de militantes del MTP que habían atacado el regimiento de La Tablada (bajo el gobierno del democrático Raúl Alfonsín), Pero muchos protestan y dan pelea cuando, utilizando el aparato del Estado, y apelando al fraude, la corrupción, los dineros negros, los Menem, los Kirchner o los Lázaro Báez se enriquecen a más no poder. O cuando desde el aparato del Estado se hacen toda clase de maniobras para perjudicar a tal o cual disidente de la oposición burguesa. Por este motivo, un Massa o un Alberto Fernández, que cuando formaron parte del gobierno K dejaban hacer al agente de inteligencia Stiusso cualquier tipo de inmundicia, hoy ponen el grito en el cielo por “la forma en que el gobierno K utiliza los servicios de inteligencia”. Sin embargo, cualquiera de ellos asume como “natural” que el Estado ejerza inteligencia sobre los “molestos”. Y por otro lado, las disidencias al seno de la clase dominante, y sus representaciones políticas, en torno al “uso y abuso” del aparato estatal, pueden abrir fisuras serias que, en circunstancias específicas, son factibles de ser utilizadas por la izquierda para avanzar sus posiciones.

Libertades democráticas

Este es entonces el marco más general en que se produce la muerte violenta de Nisman –nunca debe olvidarse: a los pocos días de haber denunciado a Cristina Kirchner y a su canciller- y en que fiscales “no K” llaman a marchar en homenaje a Nisman.

Con este trasfondo, una cuestión clave es que, lamentablemente, la clase trabajadora no ha tenido, en tanto clase, una posición crítica e independiente del gobierno y de la oposición burguesa, y la burocracia. Una postura de denuncia del rol del aparato represivo y de la represión, y del papel del gobierno K (y de los anteriores gobiernos) en el mantenimiento y fortalecimiento de ese aparato. Una denuncia que debería acompañarse de la exigencia de libertades democráticas. Por ejemplo, reflotar el caso Julio López; denunciar el gatillo fácil que sigue asesinando impunemente en los barrios populares; denunciar y avanzar en la investigación del operativo X: exigir la derogación de la ley antiterrorista; pedir el juicio por crímenes de lesa humanidad a Milani y denunciar el hostigamiento a la familia Ledo; denunciar los encubrimientos del caso AMIA y Embajada de Israel; denunciar las patotas sindicales y su convivencia con fuerzas represivas estatales, y similares.

Para esto, hay que tomar distancia crítica de la “comunidad judicial” de conjunto, (por eso es necesario que “no todos seamos Nisman”), del gobierno K y del resto de las fuerzas burguesas. Por eso también, la clase obrera no tiene que estar en silencio. Por supuesto, tampoco es salida aplaudir y cantar estúpidas alabanzas a la presidenta. Es necesario fijar una posición de clase, autónoma de las fracciones burguesas, y del Estado en su conjunto.

En definitiva, las libertades democráticas que se consigan (y siempre serán precarias en tanto subsista el modo de producción capitalista) solo podrán ser el resultado de una actitud de clase de este tipo. Hoy deberíamos admitir que está lejos la posibilidad de acabar con el Estado capitalista (esta afirmación me diferencia de buena parte de la izquierda). Sin embargo, aun en los marcos de este sistema, una movilización independiente de la clase obrera podría obtener mejoras. Para esto, hay que tomar distancia de los dos sectores burgueses que se enfrentan. Esto último no niega que, en ciertas circunstancias, se pueda coincidir con una u otra fracción política burguesa, o de la burocracia, en algún reclamo puntual, con objetivos precisos y enfrentamiento delimitado. Para dar algunos ejemplos: si, por el motivo que fuere, una fuerza no socialista (puede ser un partido político, una institución como la Iglesia, una dirección sindical) denuncia los asesinatos en la comunidad Qom, de Formosa; o se opone a la ley antiterrorista; o pide el procesamiento de Milani, no habría impedimento en participar en alguna forma de unidad de acción.

La marcha no representa avance alguno para los trabajadores

Pero este no es el caso de la marcha del 18 F. Ninguna de las fuerzas que convocan es progresiva para la clase trabajadora. No hay tampoco consignas progresivas. Ni la clase obrera, ni las fuerzas socialistas, pueden marchar para identificarse ingenuamente con Nisman, ni con los fiscales, ni con la República burguesa y su Estado. Convocar a esta marcha solo podría traer perjuicios para el logro de una conciencia de clase, independiente del poder burgués. Se puede decir que lo mío -una movilización independiente de la clase- es, por ahora, una expresión de deseo. Pero es la única salida de fondo posible. No veo otra.

Rolando - postaporteñ@ 1346 - 2015-02-13 15:47:23
postaporteñ@_______________________________

EL PROYECTO

Que hay detrás del proyecto del “Nuevo Hospital de Clínicas”?

El cuestionario para los gremios elaborado por el grupo técnico designado por la comisión de líneas estratégicas, plantea como propósito promover la participación en el relevamiento de necesidades, problemas y propuestas, a los efectos de construir colectivamente el proyecto de lo que desde ahora pasan a llamar nuevo hospital.
Una nueva metodología de participación para un nuevo hospital se impone, metodología que toma como marco teórico de referencia los modelos impulsados desde la unión europea. Se pregonan nuevas formas de gobierno (governament) en red (governance) utilizando esquemas limitados de participación con el objetivo de lograr entornos institucionales y/o locales mas gobernables (gobernability), amortiguando así la conflictividad social, y forzando consensos que permitan sortear los obstáculos que la participación organizada pueda representar. 
De acuerdo a lo que pudimos relevar y observar, en la práctica se materializan formas de gobierno, con control político y técnico de los procesos participativos. La experiencia europea y latino americana nos dice que mediante este simulacro de participación se intentan construir consensos virtuales de arriba hacia abajo. 
Mediante estas nuevas formas de concebir la participación, las instituciones públicas son cooptadas por representantes de asociaciones corporativas, con el objetivo de incidir en la formulación de las políticas públicas, bajo el control del interés privado. 
Lejos de abonar en el sentido de políticas incluyentes, que estimulen la participación organizada de los gremios, esta política de consulta-consenso se propone desmovilizar las organizaciones de clase, a los efectos de reducir su poder de incidencia y control en la gestión pública. 
El cuestionamiento a la legitimidad representativa de los sindicatos, el debilitamiento de los organismos de cogobierno, el fortalecimiento de las funciones ejecutivas, con modelos verticales de dirección, el doble voto al presidente de la comisión directiva, dan cuenta de un modelo que desconfía de la participación de órdenes y gremios en el gobierno y gestión institucional. Esta se concibe como simple consulta o apoyo complementario para legitimar las propuestas que en última instancia serán definidas por los técnicos; y presentadas, ante la opinión pública, como resultado de un proceso consensuado de participación. 
Como ya han señalado algunos autores, el recelo a los procedimientos participativos por parte de los técnicos se da porque la elaboración de diagnósticos y propuestas es considerada tarea exclusiva de expertos. La manipulación de la participación no vinculante, la falta de debate organizado, acarrea impotencia y frustración entre los principales involucrados del proceso de cambios propuestos: los trabajadores, los estudiantes y los usuarios.
Este modo tecnocrático de gobierno, idealiza el equilibrio, y ve en el conflicto una patología social. Estimula el corporativismo funcional de las profesiones, jerárquicamente ordenadas, controladas, y centradas a la luz de un modelo médico hegemónico, biologicista, que se resiste y busca perpetuarse. 
La libertad sindical, reconocida desde el punto de vista declarativo, en la práctica es considerada un obstáculo a los intereses productivistas que el eficientismo médico empresarial, a través de las teorías del incentivo y la competitividad, busca imponer en el campo de la salud. 
Hoy se nos impone la categoría de nuevo hospital como sinónimo del futuro hospital. Como sabemos, los conceptos nunca son neutros, encierran en sí contenidos históricos y marcan rumbos en sus definiciones. 
Las modificaciones que se presentan refieren a viejas concepciones, que con cierta dosis de pragmatismo han sido adaptadas a nuevas coyunturas sociales y políticas. Lo que se nos plantea como nuevo y moderno, es tan viejo como el ordenamiento jerárquico vertical que el pensamiento tecnocrático liberal ha impuesto. 
Lo realmente nuevo para el paradigma humanista de desarrollo humano, el que impulsamos los trabajadores, es aquel que impulsa la profundización democrática de nuestra sociedad, el diálogo interdisciplinario de los integrantes del equipo de salud, el fortalecimiento del cogobierno universitario, el fomento a la cultura de participación organizada de los gremios, y no el que nos pretende retrotraer al viejo modelo profesionalista napoleónico, que quiere hacer de la UDELAR una fábrica de tecnócratas competitivos para el mercado. 
Quienes plantean desarrollar la formación de los integrantes del equipo docente asistencial en el espíritu individualista y competitivo, con sus ideales de productividad empresarial, de forma elegante nos convidan a alejarnos de los organismos democráticos de nuestra UdelaR, cuestionando la participación organizada de los ordenes en el cogobierno; por considerar que la misma dificulta y obstaculiza la eficacia y toma de decisiones en la gestión. 
No creemos que sea conveniente, para los fines universitarios, encerrar a docentes, funcionarios y estudiantes dentro del recinto hospitalario de la facultad, y desconectarlos de la agitada agenda institucional, política y social que el entorno nacional y mundial nos determina. No alcanza con transmitir información y saberes científicos generados en otras latitudes si no somos capaces de aplicarlos y adaptarlos de manera crítica y creativa a nuestras reales necesidades. 
Romper la dependencia implica generar políticas de Estado comprometidas con la investigación, aprovechar al máximo nuestros recursos humanos, construyendo equipos multi e interdisciplinarios que adhieran al intercambio de saberes, pero que además asuman con ética y compromiso universitario las tareas de investigación, docencia y extensión que la praxis social del momento histórico nos exige. 
Nuestra universidad, a través del art. 2 de su ley orgánica, nos compromete con el desarrollo, el bienestar social, cultural y la defensa de la democracia. La autonomía, el cogobierno, el entrelazamiento de las labores integradas dentro del equipo de salud, dan carácter y fundamento sólido al que hacer universitario. Una actitud universitaria que no solo debe transmitir información para acrecentar el saber, que no solo capacite para saber aplicar los conocimientos, sino que además, forme a la luz de los valores democráticos, la participación, el pensamiento crítico, y el compromiso con la sociedad; aprovechando las vetas educativas que mediante el diálogo participativo se nos abren, elaborando soluciones colectivas a las dificultades, conflictos, y problemas que cotidianamente se nos presentan.

UNIÓN DE TRABAJADORES DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS

PIT-CNT

ISABEL - postaporteñ@ 1346 - 2015-02-13 15:47:03
postaporteñ@_______________________________

¿qué pasaba antes de 1990? ¿SOCIALISMO EN CUBA?

Dije hace unos días: Sólo diré ahora que estoy total y completamente convencido que Cuba fue, hasta el derrumbe de la URSS y la instauración del "período especial en tiempos de paz" un país socialista. Entendiendo por tal al período de dictadura revolucionaria del proletariado tal cual la define Marx en la "Crítica del programa de Gotha".

Lo lamento en el corazón, pero no es posible encarar el tema sin recurrir a un par de extensas citas de las famosas “Glosas marginales” también conocidas como “Crítica al programa de Gotha”

Es un texto fundamental, pero encima, brevísimo. Ineludible para todo aquel que tenga, con algún fundamento teórico, intención revolucionaria. En aras de la brevedad (el texto completo se encuentra muy fácilmente a través de internet) no lo reproduzco en su totalidad. Para los que no lo han leído....háganlo. Y para los que, como yo, lo leyeron por primera vez hace muchos años...reléanlo

El primer párrafo que citamos define ya de pique un criterio básico de cualquier sociedad y no necesita explicación. “Pero, dejemos la tesis, tal como está, o mejor dicho, tal como viene renqueando. ¿Qué conclusión habría debido sacarse de ella? Evidentemente, ésta:    "Como el trabajo es la fuente de toda riqueza, nadie en la sociedad puede adquirir riqueza que no sea producto del trabajo. Si, por tanto, no trabaja él mismo, es que vive del trabajo ajeno y adquiere también su cultura a costa del trabajo de otro

Lo hemos incluido aquí porque, precisamente este es uno de los fundamentos de la política cubana hacia el tema: no podían existir personas que no trabajaran o estudiaran. Existía, a tal fin, una ley “de la vagancia” (no recuerdo si ese era efectivamente su nombre). Se sancionaba precisamente el hecho de que alguien “viva del trabajo ajeno”. La sanción: ya que no trabajaba voluntariamente lo hacía en forma forzada

Creo que el meollo de la cuestión, o sea, cuánto se apegaba la realidad cubana por lo menos hasta que el derrumbe del campo socialista y la consiguiente crisis económica impuso medidas que mediatizaron esta política social y económica se resuelve a partir de una atenta lectura de lo que sigue y su comparación con aquella

En la sociedad actual, los medios de trabajo son monopolio de los dueños de tierras (el monopolio de la propiedad del suelo es, incluso, la base del monopolio del capital) y de los capitalistas. Los Estatutos de la Internacional no mencionan, en el pasaje correspondiente, ni una ni otra clase de monopolistas. Hablan de "los monopolizadores de los medios de trabajo, es decir, de las fuentes de vida". Esta adición: "fuentes de vida", señala claramente que el suelo está comprendido entre los medios de trabajo

Esta enmienda se introdujo porque Lasalle, por motivos que hoy son ya de todos conocidos, sólo atacaba a la clase capitalista, y no a los dueños de tierras. En Inglaterra, la mayoría de las veces el capitalista no es siquiera propietario del suelo sobre el que se levanta su fábrica

Tal afirma textualmente Marx. En Cuba se estatizó la totalidad de los medios de producción con excepción de una parte (aproximadamente un 20%) de la tierra. Pero esta propiedad privada tenía limitaciones: a) no se podía (y todavía hoy es así) enajenar. b) El propietario sólo podía trabajarla directamente con su familia. Estaba prohibida la contratación de mano de obra asalariada. c) El régimen de préstamos y apoyos diversos del estado a los pequeños (el límite máximo eran 65 hectáreas) productores se complementaba con la obligación de vender la producción, salvo una parte reservada para el autoconsumo, al estado a unos precios que, de hecho abolían la captación de renta por parte del campesino.

La estatización comenzó ya desde el principio con las grandes empresas industriales y de servicios así como los latifundios, en primer lugar extranjeros. Continuó en 1962 con la industria y comercio “medianos”, o sea, que contrataban mano de obra asalariada y se completó en 1968 con el pequeño comercio. En suma, a partir de entonces los cubanos adultos eran: a) estudiantes universitarios a dedicación completa. Y aquí no se podía repetir cursos. El que no aprobaba los exámenes después de un número razonable de intentos quedaba afuera. b) trabajadores asalariados. Y enseguida profundizaremos en el tema de la significación del “salario” en aquel contexto. c) jubilados d) eran al mismo tiempo a y b.

Estaban, como dijimos arriba los campesinos individuales y posteriormente los cooperativistas cuando algunos de aquellos se transformaron voluntariamente en estos.

Dice entonces Marx:

3. "La emancipación del trabajo exige que los medios de trabajo se eleven a patrimonio común de la sociedad y que todo el trabajo sea regulado colectivamente, con un reparto equitativo del fruto del trabajo
"Donde dice "que los medios de trabajo se eleven a patrimonio común", debería decir, indudablemente, "se conviertan en patrimonio común". Pero esto sólo de pasada.

¿Qué es el "fruto del trabajo"? ¿El producto del trabajo o su valor? Y en este último caso, ¿el valor total del producto, o sólo la parte de valor que el trabajo añade al valor de los medios de producción consumidos?

Eso del "fruto del trabajo" es una idea vaga con la que Lassalle ha suplantado conceptos económicos precisos.

¿Qué es "reparto equitativo"?

¿No afirman los burgueses que el reparto actual es "equitativo"? ¿Y no es éste, en efecto, el único reparto "equitativo" que cabe, sobre la base del modo actual de producción? ¿Acaso las relaciones económicas son reguladas por los conceptos jurídicos? ¿No surgen, por el contrario, las relaciones jurídicas de las relaciones económicas? ¿No se forjan también los sectarios socialistas las más variadas ideas acerca del reparto "equitativo"?

Para saber lo que aquí hay que entender por la frase de "reparto equitativo", tenemos que cotejar este párrafo con el primero. El párrafo que glosamos supone una sociedad en la cual los "medios de trabajo son patrimonio común y todo el trabajo se regula colectivamente", mientras que en el párrafo primero vemos que "el fruto íntegro del trabajo pertenece por igual derecho a todos los miembros de la sociedad".

¿"Todos los miembros de la sociedad"? ¿También los que no trabajan? ¿Dónde se queda, entonces, el "fruto íntegro del trabajo"? ¿O sólo los miembros de la sociedad que trabajan? ¿Dónde dejamos, entonces, el "derecho igual" de todos los miembros de la sociedad?

Sin embargo, lo de "todos los miembros de la sociedad" y "el derecho igual" no son, manifiestamente, más que frases. Lo esencial del asunto está en que, en esta sociedad comunista, todo obrero debe obtener el "fruto íntegro del trabajo" lassalleano.

Tomemos, en primer lugar, las palabras "el fruto del trabajo" en el sentido del producto del trabajo; entonces, el fruto del trabajo colectivo será la totalidad del producto social.

Ahora, de aquí hay que deducir:

Primero: una parte para reponer los medios de producción consumidos.

Segundo: una parte suplementaria para ampliar la producción.

Tercero: el fondo de reserva o de seguro contra accidentes, trastornos debidos a fenómenos naturales, etc.

Estas deducciones del "fruto íntegro del trabajo" constituyen una necesidad económica, y su magnitud se determinará según los medios y fuerzas existentes, y en parte, por medio del cálculo de probabilidades, pero de ningún modo puede calcularse partiendo de la equidad.

Queda la parte restante del producto total, destinada a servir de medios de consumo.

Pero, antes de que esta parte llegue al reparto individual, de ella hay que deducir todavía:

Primero: los gastos generales de administración, no concernientes a la producción.

Esta parte será, desde el primer momento, considerablemente reducida en comparación con la sociedad actual, e irá disminuyendo a medida que la nueva sociedad se desarrolle.

Segundo: la parte que se destine a satisfacer necesidades colectivas, tales como escuelas,instituciones sanitarias, etc.

Esta parte aumentará considerablemente desde el primer momento, en comparación con la sociedad actual, y seguirá aumentando en la medida en que la nueva sociedad se desarrolle.

Tercero: los fondos de sostenimiento de las personas no capacitadas para el trabajo, etc.; en una palabra, lo que hoy compete a la llamada beneficencia oficial.

Sólo después de esto podemos proceder al "reparto", es decir, a lo único que, bajo la influencia de Lassalle y con una concepción estrecha, tiene presente el programa, es decir, aIa parte de los medios de consumo que se reparte entre los productores individuales de la colectividad.

El "fruto íntegro del trabajo" se ha transformado ya, imperceptiblemente, en el "fruto parcial",aunque lo que se le quite al productor en calidad de individuo vuelva a él, directa o indirectamente, en calidad de miembros de la sociedad

Y así como se ha evaporado la expresión "el fruto íntegro del trabajo", se evapora ahora la expresión "el fruto del trabajo" en general

En el seno de una sociedad colectivista, basada en la propiedad común de los medios de producción, los productores no cambian sus productos; el trabajo invertido en los productos no se presenta aquí, tampoco, como valor de estos productos, como una cualidad material, poseída por ellos, pues aquí, por oposición a lo que sucede en la sociedad capitalista, los trabajos individuales no forman ya parte integrante del trabajo común mediante un rodeo, sino directamente. La expresión "el fruto del trabajo", ya hoy recusable por su ambigüedad, pierde así todo sentido

De lo que aquí se trata no es de una sociedad comunista que se ha desarrolladosobre su propia base, sino, al contrario, de una que acaba de salirprecisamente de la sociedad capitalista y que, por tanto, presenta todavía en todos sus aspectos, en el económico, en el moral y en el intelectual, el sello de la vieja sociedad de cuya entraña procede. Congruentemente con esto, en ella el productor individual obtiene de la sociedad -- después de hechas las obligadas deducciones --exactamente lo que ha dado. Lo que el productor ha dado a la sociedad es su cuota individual de trabajo. Así, por ejemplo, la jornada social de trabajo se compone de la suma de las horas de trabajo individual; el tiempo individual de trabajo de cada productor por separado es la parte de la jornada social de trabajo que él aporta, su participación en ella. La sociedad le entrega un bono consignando que ha rendido tal o cual cantidad de trabajo (después de descontar lo que ha trabajado para el fondo común), y con este bono saca de los depósitos sociales de medios de consumo la parte equivalente a la cantidad de trabajo que rindió. La misma cantidad de trabajo que ha dado a la sociedad bajo una forma, la recibe de esta bajo otra distinta.

Aquí reina, evidentemente, el mismo principio que regula el intercambio de mercancías, por cuanto éste es intercambio de equivalentes. Han variado la forma y el contenido, porque bajo las nuevas condiciones nadie puede dar sino su trabajo, y porque, por otra parte, ahora nada puede pasar a ser propiedad del individuo, fuera de los medios individuales de consumo. Pero, en lo que se refiere a la distribución de estos entre los distintos productores, rige el mismo principio que en el intercambio de mercancías equivalentes: se cambia una cantidad de trabajo, bajo una forma, por otra cantidad igual de trabajo, bajo otra forma distinta.

Por eso, el derecho igualsigue siendo aquí, en principio, el derecho burgués, aunque ahora el principio y la práctica ya no se tiran de los pelos, mientras que en el régimen de intercambio de mercancías, el intercambio de equivalentes no se da más que como término medio, y no en los casos individuales.

A pesar de este progreso, este derecho igualsigue llevando implícita una limitación burguesa. El derecho de los productores es proporcionalal trabajo que han rendido; la igualdad, aquí, consiste en que se mide por el mismo rasero: por el trabajo.

Pero unos individuos son superiores, física e intelectualmente a otros y rinden, pues, en el mismo tiempo, más trabajo, o pueden trabajar más tiempo; y el trabajo, para servir de medida, tiene quedeterminarse en cuanto a duración o intensidad; de otro modo, deja de ser una medida. Este derecho iguales un derecho desigual para trabajo desigual. No reconoce ninguna distinción de clase, porque aquí cada individuo no es más que un trabajador como los demás; pero reconoce, tácitamente, como otros tantos privilegios naturales, las desiguales aptitudes individuales y, por consiguiente, la desigual capacidad de rendimiento. En el fondo es, por tanto, como todo derecho, el derecho de la desigualdad.El derecho sólo puede consistir, por naturaleza, en la aplicación de una medida igual; pero los individuos desiguales (y no serían distintos individuos si no fuesen desiguales) sólo pueden medirse por la misma medida siempre y cuando que se les coloque bajo un mismo punto de vista y se les mire solamente en un aspecto determinado ; por ejemplo, en el caso dado, sólo en cuanto obreros, y no se vea en ellos ninguna otra cosa, es decir, se prescinda de todo lo demás. Prosigamos: un obrero está casado y otro no; uno tiene más hijos que otro, etc., etc. A igual trabajo y, por consiguiente, a igual participación en el fondo social de consumo, uno obtiene de hecho más que otro, uno es más rico que otro, etc. Para evitar todos estos inconvenientes, el derecho no tendría que ser igual, sino desigual.

Pero estos defectos son inevitables en la primera fase de la sociedad comunista, tal y como brota de la sociedad capitalista después de un largo y doloroso alumbramiento. El derecho no puede ser nunca superior a la estructura económica ni al desarrollo cultural de la sociedad por ella condicionado.

En una fase superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo, y con ella, el contraste entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, sólo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués y la sociedad podrá escribir en sus banderas: ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades!

Aun prescindiendo de lo que queda expuesto, es equivocado, en general, tomar como esencial la llamada distribución y poner en ella el acento principal.

La distribución de los medios de consumo es, en todo momento, un corolario de la distribución de las propias condiciones de producción. Y ésta es una característica del modo mismo de producción. Por ejemplo, el modo capitalista de producción descansa en el hecho de que las condiciones materiales de producción les son adjudicadas a los que no trabajan bajo la forma de propiedad del capital y propiedad del suelo, mientras la masa sólo es propietaria de la condición personal de producción, la fuerza de trabajo. Distribuidos de este modo los elementos de producción, la actual distribución de los medios de consumo es una consecuencia natural. Si las condiciones materiales de producción fuesen propiedad colectiva de los propios obreros, esto determinaría, por sí solo, una distribución de los medios de consumo distinta de la actual. El socialismo vulgar (y por intermedio suyo, una parte de la democracia) ha aprendido de los economistas burgueses a considerar y tratar la distribución como algo independiente del modo de producción, y, por tanto, a exponer el socialismo como una doctrina que gira principalmente en torno a la distribución. Una vez que esta dilucidada, desde hace ya mucho tiempo, la verdadera relación de las cosas, ¿por qué volver a marchar hacia atrás? “

La cita es extensa (los subrayados son míos), pero no tiene desperdicio. 1) aquí está definida, con claridad meridiana, la concepción de las dos “etapas” que Marx preveía para lo que hoy algunos llaman “postcapitalismo”: a) una que llama “dictadura revolucionaria del proletariado”. Y Marx le atribuye tanta importancia al asunto que afirma-1-“...Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar:

1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases...”

Sociedad sin clases y podemos agregar, en consecuencia, sin estado

A esta fase de transición postcapitalista que Marx llama “dictadura revolucionaria, etc.” Lenin la llamó “socialismo”. Con lo cual yo pecador confieso: SOY MARXISTA LENINISTA. Tal cual me “acusa” Ricardo -2-

Que no es lo mismo que ser “estalinista”, término peyorativo, por lo menos para mucha gente, que tiene el gran problema de ser impreciso. O sea, se aplica tanto a quienes defienden la actuación, incluyendo sus políticas represivas, de Iosif Visariónovich Dugashvili cuanto a quienes manifiestan actitudes autoritarias en la vida política. Desde ambos puntos de vista rechazo el calificativo. Y, por supuesto, en el segundo caso encuadran muchos que se manifiestan como “antiestalinistas”, incluyendo no pocos anarquistas.

Aclarados los términos, cuando afirmamos que “Cuba era un país socialista” nos estamos refiriendo a la primera fase, de transición, entre el capitalismo y el comunismo.

2) Según la gente que ha leído extensamente a Marx y a Engels estos no profundizaron ni se extendieron sobre las características que tendrían las sociedades post capitalistas. Por ello todos recurrimos a la “Crítica del programa...” para referirnos al tema. La cita que colocamos supra es, sin embargo prístinamente clara respecto a las características esenciales de la primera fase. El trabajador recibirá, como fruto de su trabajo, lo que le corresponda en relación a la cantidad y calidad de éste. O sea la cantidad de valor generada al ejecutar el mismo de la cual se deducirá una lista de montos que irán a lo que podríamos llamar necesidades para el mantenimiento de la propia sociedad y la ampliación de su capacidad productiva. Marx los detalla y nos permitiríamos agregar los ingentes recursos imprescindibles para la defensa militar de una tal “dictadura revolucionaria del proletariado”. No lo dice, pero no hace falta. Porque precisamente si estamos ante una dictadura serán necesarios medios para ejercerla.

Aquí aparece una cuestión clave: “Así, por ejemplo, la jornada social de trabajo se compone de la suma de las horas de trabajo individual; el tiempo individual de trabajo de cada productor por separado es la parte de la jornada social de trabajo que él aporta, su participación en ella. La sociedad le entrega un bono consignando que ha rendido tal o cual cantidad de trabajo (después de descontar lo que ha trabajado para el fondo común), y con este bono saca de los depósitos sociales de medios de consumo la parte equivalente a la cantidad de trabajo que rindió. La misma cantidad de trabajo que ha dado a la sociedad bajo una forma, la recibe de esta bajo otra distinta.”

Y: ¿qué sucedía en Cuba? Precisamente esto que Marx describe con tanta claridad. El trabajador percibía, a cambio de la “jornada social de trabajo (que) se compone de la suma de las horas de trabajo individual” un “bono”...¿qué forma asumía ese “bono”? Pues la forma de “salario” en forma de “dinero”. ¿Cuál es la esencia de todo esto?

Que, abolida la propiedad privada de los medios de producción (con las estrictas limitaciones que definimos más arriba) el “salario” ya no es lo mismo que lo que así se llama en la sociedad capitalista. ¿porqué? Sencillo: la clave del asunto está en la apropiación del excedente. En el capitalismo el trabajador recibe exactamente lo que, dadas unas condiciones históricas determinadas, necesita para reproducir la mercancía que vende al capitalista: la fuerza de trabajo.

Sucede que en Cuba no había capitalistas. Por lo tanto no existía la apropiación privada del excedente o plusvalía. Por lo tanto el dinero no asumía la forma de capital en tanto acumulación de riqueza destinada a reproducirse y ampliarse en manos de los capitalistas. Y el salario no era más que el “bono” del que hablaba Marx. Porque de alguna forma hay que materializar estos principios que él y Engels enunciaron en forma sintética pero clara y precisa.

Si no hay capitalistas porque no hay propiedad privada de los medios de producción no hay por lo tanto capital. Y tampoco hay explotación. Pero se mantiene la injusticia que Marx atribuye a esta fase del desarrollo: “Aquí reina, evidentemente, el mismo principio que regula el intercambio de mercancías, por cuanto éste es intercambio de equivalentes. Han variado la forma y el contenido, porque bajo las nuevas condiciones nadie puede dar sino su trabajo, y porque, por otra parte, ahora nada puede pasar a ser propiedad del individuo, fuera de los medios individuales de consumo. Pero, en lo que se refiere a la distribución de estos entre los distintos productores, rige el mismo principio que en el intercambio de mercancías equivalentes: se cambia una cantidad de trabajo, bajo una forma, por otra cantidad igual de trabajo, bajo otra forma distinta.

Por eso, el derecho igual sigue siendo aquí, en principio, el derecho burgués, aunque ahora el principio y la práctica ya no se tiran de los pelos, mientras que en el régimen de intercambio de mercancías, el intercambio de equivalentes no se da más que como término medio, y no en los casos individuales.”

Y, más adelante agrega: “Cabe, entonces, preguntarse: ¿qué transformación sufrirá el régimen estatal en la sociedad comunista? O, en otros términos: ¿qué funciones sociales, análogas a las actuales funciones del Estado, subsistirán entonces? Esta pregunta sólo puede contestarse científicamente, y por más que acoplemos de mil maneras la palabra pueblo y la palabra Estado, no nos acercaremos ni un pelo a la solución del problema.

Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado

Para graficar podemos dar algunos datos concretos: en el hospital que yo trabajaba-estudiaba la limpiadora ganaba alrededor de 100 pesos. El médico recién recibido 230 y los especialistas, la escala más alta, alrededor de 350. En este caso no había diferencias por concepto de cumplimiento-sobre cumplimiento de normas. Diferencias que existían en fábricas y haciendas estatales, por ejemplo. Y si estas diferencias salariales pueden parecer grandes debemos aclarar que existía la “libreta de abastecimiento” o racionamiento que asignaba a todo el mundo sin distinciones una cantidad de bienes esenciales, tanto alimentos cuanto de higiene, ropa, calzado, etc. Esta dotación se adquiría con muy poco dinero. Además educación y salud eran total y absolutamente gratuitas. En el primer caso al estudiante se le entregaban libros y útiles necesarios. Si no vivía en la ciudad en que estudiaba se le daba, además, alojamiento, alimentación, ropa, calzado, y un pequeño estipendio para gastos. Por lo tanto la mencionada diferencia salarial se minimizaba en gran medida.

LA BUROCRACIA

Y aquí nos encontramos con la otra “madre del borrego” de la discusión. Se sostiene que la existencia de una burocracia vitalicia sustituiría a la burguesía como clase dominante succionadora de plusvalía. Yo viví 10 años entre los 70 y los 80 en Cuba. Sí, había una burocracia. Existía, por un lado el estado. A partir de 1976 cuando se aprueba la constitución socialista se establece un sistema electoral directo (para los representantes a nivel municipal) e indirecto (parlamento nacional y ejecutivo). Y se puede señalar que hasta hace muy poco tiempo (y aún hoy) se han repetido nombres en los principales cargos. Existía, además el partido comunista, único. Y allí también se repetían no totalmente, pero en gran medida, ciertos nombres.

Como no tuve contacto directo con las altas esferas no puedo informar de su nivel de vida. Y tengo la sospecha de que Fidel Castro no vivía exactamente como un obrero cualquiera. Si les puedo decir que, hasta el nivel medio por lo menos, los dirigentes no tenían un nivel de vida distinto a los demás. En ese sentido vivía mejor un técnico especializado que un responsable de nivel medio del partido o del estado. Y, ya que estamos, lo mismo aplicaba a los oficiales del ministerio del interior y las fuerzas armadas.

Cuando hablamos de este tema resulta imprescindible explicar como se elegían los miembros del Partido Comunista. Para llegar a ser miembro del mismo era imprescindible que una asamblea del centro de trabajo eligiera a la persona como “vanguardia”. Para ello el propuesto (que no podía ser auto propuesto) debía reunir, a juicio de la mayoría de sus compañeros de trabajo o estudio, condiciones vinculadas a la actitud frente al trabajo, el compañerismo, la participación en las organizaciones de masas (comités de defensa de la revolución, sindicato, federación de mujeres cubanas, etc.) y la fidelidad a los ideales revolucionarios. Ser miembro del “partido” implicaba estar sujeto a una permanente crítica social. Se suponía que estos debían tener una conducta intachable en cada aspecto de su vida, pública, pero también privada. Y no se admitía socialmente el acceso a privilegios materiales.

EL INTERNACIONALISMO

Hasta aquí nos hemos limitado a analizar la parte económica del planteo de Marx y Engels y su reflejo en la realidad cubana. Pero la construcción de la sociedad comunista no puede ser solamente un problema económico. En realidad si la base económica descrita es una pre condición para aquella el comunismo es, esencialmente, una cuestión de conciencia. En esto destaca el trabajo teórico pero también práctico de Ernesto Guevara. Ya desde los primeros tiempos de la revolución triunfante cubana, y aún antes, durante la guerra revolucionaria el Che resalta las condiciones éticas y políticas que definen al hombre (y a la mujer, naturalmente) comunistas.

Desarrolla la teoría, pero también marca las pautas a través de su intachable conducta personal. Su legado persistirá en Cuba hasta muchos años después. Es así que, por lo menos mientras nos tocó vivir allí, el trabajo voluntario fue un pilar de la vida social.

El internacionalismo encarna también ese desarrollo de la conciencia hacia el ser humano comunista. La participación civil y militar en incontables países del tercer mundo de hombres y mujeres cubanas que dejaban la comodidad de sus vidas cotidianas para afrontar dificultades materiales, lejanía y peligro en aras de cumplir lo que, correctamente, se consideraba un deber hacia el resto de la humanidad demuestra una política seria y coherente en pos de aquel desarrollo de la conciencia.

Citamos otra vez a Marx:

Por oposición al Manifiesto Comunista y a todo el socialismo anterior, Lassalle concebía el movimiento obrero desde el punto de vista nacional mis estrecho. ¡Y, después de la actividad de la Internacional, aún se siguen sus huellas en este camino!

Naturalmente, la clase obrera, para poder luchar, tiene que organizarse como clase en su propio país, ya que éste es la palestra inmediata de su lucha. En este sentido, su lucha de clases es nacional, no por su contenido, sino, como dice el Manifiesto Comunista, "por su forma". Pero "el marco del Estado nacional de hoy", por ejemplo, del imperio alemán, se halla a su vez, económicamente, "dentro del marco" del mercado mundial, y políticamente, "dentro del marco" de un sistema de Estados. Cualquier comerciante sabe que el comercio alemán es, al mismo tiempo, comercio exterior, y la grandeza del señor Bismarck reside precisamente en algún tipo de política internacional.

El profundo contenido internacionalista de la revolución cubana se manifiesta ya desde sus primeros años. La solidaridad concreta con los movimientos guerrilleros latinoamericanos, la participación militar para colaborar en la defensa de la Argelia revolucionaria contra la monarquía de Marruecos (felicitaciones a Moyano por difundir el testimonio de Ben Bella y extraer de él las debidas conclusiones) son claros ejemplos.

Cuando triunfa la revolución cubana el país cuenta con 6.000 médicos. Tras las primeras medidas revolucionarias, en particular la expropiación de los latifundios e ingenios azucareros yanquis, el imperialismo instrumenta una política dirigida a atraer a los profesionales universitarios y técnicos como forma de debilitar la economía y las condiciones sociales de Cuba. Poco tiempo después quedarán en el país apenas 3.000 de aquellos médicos. Se lanza una política destinada a formar en forma rápida, no sólo médicos sino toda la gama de profesionales de la salud. Y también desde los primeros tiempos Cuba desarrollará la solidaridad internacionalista en el plano de la salud. Lo hará asimismo en la educación tanto a través de miles de maestros y profesores que acudirán a los más remotos rincones del planeta cuanto a miles y miles de jóvenes de países del tercer mundo que estudiarán a distintos niveles allí. En el Congo Brazzaville en la primera mitad de los 60 una misión militar cubana apoyó al gobierno revolucionario que allí existía contra los ataques de la vecina República Democrática del Congo apoyada por imperialistas belgas y de EEUU. Simultáneamente comenzará el apoyo a los revolucionarios del Movimiento de Liberación Popular de Angola y a otros de la región. Esta colaboración culminará en 1975 con el envío masivo de tropas a Angola las cuales detendrán el ataque de los esbirros de la CIA dirigidos por Holden Roberto (y cabe agregar aquí apoyados también por China) en el norte y de las tropas sudafricanas en el sur. En el Congo Brazzaville Cuba llevará adelante la primera campaña de vacunación infantil en la historia del país.

En Etiopía cuando cae la monarquía de Haile Selassie había 300 médicos para un país de 30 millones de habitantes. Muy pronto los médicos cubanos superarán esa cifra. A continuación se fundará con profesores cubanos la primera escuela de medicina del país. Tropas cubanas apoyarán a la joven revolución etíope contra la invasión de Somalia bajo instigación y apoyo imperialistas.

No creo necesario extenderme aquí sobre este capítulo fundamental de la historia de la revolución cubana. Resalto su importancia para calificar a la misma como socialista (o dictadura revolucionaria del proletariado). A diferencia de la política estalinista Cuba no descuidó jamás ese deber sagrado. Para terminar me parece imprescindible expresar mi opinión sobre un tema que para muchos marxistas parece irrelevante o incluso inexistente: el papel de determinados individuos en la historia. No puede ser casualidad que todos los procesos revolucionarios (por lo menos los que yo conozco) estén indisolublemente ligados a un nombre. Trátese de Rusia, China, Vietnam, Korea, Argelia, Angola. Nicaragua es, tal vez, una excepción. Aunque debemos señalar que el proceso de unificación de las tendencias dentro del sandinismo en un sólo frente que propició la toma del poder en 1979 fue impulsada por Fidel Castro.

Aún procesos que resulta difícil catalogar claramente como revoluciones (Bolivia, Ecuador y Venezuela) se desarrollan bajo el signo de personalidades descollantes.

Lo mismo sucedió durante las revoluciones de independencia en América Latina. Evidentemente no se trata de casualidades históricas. Por alguna razón los pueblos necesitan al emprender caminos de liberación que implican rupturas más o menos radicales del orden existente de guías que funcionen como unificadores.

No puede haber revolución claro está sin condiciones revolucionarias. También es claro que los procesos revolucionarios no siempre suceden cuando se dan aquellas. A la injusticia básica de la sociedad capitalista (a veces con elementos feudales o aún esclavistas) se suman algunos elementos que parecen constantes: a) guerra, b) invasión extranjera c) profunda crisis económica d) dictaduras militares feroces.

Este breve planteo viene a cuento cuando intentamos comprender la naturaleza de la revolución cubana. Su existencia es difícil de imaginar sin Fidel. De la lectura de la historia del proceso que conduce al derrocamiento del régimen de Fulgencio Batista y la posterior transformación socialista de éste destaca el papel gigantesco que esta personalidad desempeña en todas sus etapas. No hubiera habido revolución sin las condiciones sociales, económicas y también políticas que estaban presentes en la Cuba de los 50. Resulta difícil concebir la revolución cubana sin Fidel.

La presencia de esta personalidad histórica marcará ciertas características definitorias del proceso revolucionario cubano. Para lo bueno, pero también para lo malo.

La dura confrontación con el imperialismo y la burguesía cubana actuando como instrumento de aquel impondrá múltiples acciones defensivas. Por un lado el desarrollo de una importante fuerza militar. Digamos de paso que estas fuerzas armadas tendrán características diferenciales claves de las que funcionan en los demás países de América Latina y cuyo historial represivo y criminal en pos de los intereses de la burguesía y el imperialismo es conocido. Su raíz estuvo en el Ejército Rebelde que derrotó a las fuerzas de la tiranía batistiana. Se trataba de unas fuerzas armadas constituidas por un pequeño núcleo profesional y un amplio contingente (desconozco los números exactos pero hablamos de cientos de miles de hombres y mujeres) de combatientes milicianos. En cada centro de trabajo y estudio a nivel universitario gran parte de los trabajadores-estudiantes eran, al mismo tiempo, milicianos. Estaban adscritos a una unidad que era movilizada periódicamente para llevar adelante maniobras militares. La movilización, en estos casos completamente voluntaria, podía incluir las misiones internacionalistas.

Hacia fines de la década del 70 cuando Reagan asume la presidencia de EEUU la retórica anti cubana se acentúa. El país opta por profundizar su esquema de defensa adoptando la concepción, tomada de los vietnamitas, de “guerra de todo el pueblo”. La instrucción militar se generaliza e incluye amas de casa y gente mayor de edad en condiciones físicas aceptables. Se distribuyen depósitos (conocidos por muy poca gente) de armas, municiones y alimentos destinados a ser utilizados en caso de invasión extranjera por parte de amplios sectores de la población debidamente organizada. La mencionada instrucción militar se dirige hacia tácticas de guerrilla urbana y rural. Curiosas medidas por parte de una “burocracia dictatorial” que crea así las condiciones para su propio derrocamiento.

En un trabajo de gran relevancia de Fernando Martínez Heredia (que fue y es aún hoy un seguidor y difusor de las ideas del Che y un partícipe crítico de la revolución) leemos:

Si exceptuamos el caso de Martí, las prácticas revolucionarias fueron lo dominante en la historia de las posiciones y propuestas de los radicales entre 1868 y 1959. Pero en su conjunto, ellos elaboraron un cuerpo de pensamiento que constituye una acumulación cultural de un valor inapreciable, que es necesario que rescatemos y asumamos conscientemente. Una de las características de todo orden posrevolucionario es la de devaluar, pasar al olvido o manipular las experiencias y las ideas radicales, con el fin de borrar su singularidad y su influencia.

El triunfo en 1959 de una guerra revolucionaria que constituyó al mismo tiempo una escuela política radical, dirigida por una organización férreamente unida, decidida y con vocación de poder, y a su cabeza Fidel, el líder político más descollante del siglo XX cubano, le permitió al país escoger la opción máxima posible: hacer una revolución socialista de liberación nacional que transformara a fondo las relaciones sociales y humanas y las instituciones. Pronto la nueva época exigió un formidable aumento de las capacidades intelectuales de la mayoría de las personas, y de la calidad del contenido y el papel del pensamiento social. La praxis era el motor, pero ella debía ser organizada y consciente. El aumento de capacidades y la formación política eran imprescindibles, porque, por primera vez en nuestra historia, los objetivos a alcanzar requerían una rigurosa intencionalidad, una conducción política y social cada vez más compleja, una distribución creciente del poder, un planeamiento eficaz, una crítica radical de la modernidad capitalista y del modelo socialista predominante y, al mismo tiempo, pensar la revolución que se hacía y elaborar intelectualmente las características de la nueva sociedad que se pretendía.

Entonces al joven héroe Ernesto Guevara, uno de los más destacados seguidores de Fidel y totalmente identificado con él en cuanto a las ideas, le tocó desempeñar el papel principal en la producción de un pensamiento social de la Revolución cubana y en las relaciones de este con las ideas socialistas del mundo de su tiempo.

El Che había tenido que aprender en muy poco tiempo cómo era Cuba y cómo participar eficazmente en su proceso revolucionario. A la vez, debió utilizar los instrumentos de pensamiento marxista que ya poseía sin someterse a la doctrina. Esa es una entre tantas lecciones que nos ha dejado. Cuando el periodista uruguayo Carlos María Gutiérrez le preguntó, en febrero de 1958, si él era marxista, el Che le respondió que había tenido que olvidar en la guerra todo lo que había aprendido antes. Ganó esa batalla consigo mismo y de inmediato puso su peso personal en ayudarnos a todos a pelear y ganar una batalla de ideas en el seno del proceso revolucionario, a favor de todas las liberaciones y por la creación de nuevas personas y una sociedad socialista.

Les sugiero que estudien aquella contienda de ideas. El Che que puede conocerse de ese modo es más humano y más grande, y a su escala también lo es la Revolución cubana de los años sesenta, esa maravilla enigmática para las nuevas generaciones que han sido privadas de su conocimiento, como si por un tiempo las cubanas y los cubanos en masa hubieran padecido una sublime locura.”

Y si tantas cosas sucedieron en las décadas posteriores, antes de la debacle brutal del período especial, una de las cuales es sin duda el relativo olvido que se produjo en torno a las ideas económicas del Che incluyendo la fermental polémica que sostuvo, entre otros, con Bettleheim ello no obsta para que, en la práctica, el núcleo de su pensamiento se llevara adelante. El cálculo económico no alcanzó nunca a predominar como mecanismo de asignación de recursos o fijación de remuneraciones. Mucho de lo bueno (y de lo malo) que se llevó adelante en Cuba en aquellos años tiene la marca de Fidel.

Es por ello que dijimos en la reunión citada por los compañeros del PT con el fin de discutir las perspectivas del proceso cubano que el tema debería ser tratado, por todos quienes manifestamos una intención revolucionaria con “amor”.

Porque estamos hablando, repitiendo a Martínez Heredia de “esa maravilla enigmática para las nuevas generaciones que han sido privadas de su conocimiento, como si por un tiempo las cubanas y los cubanos en masa hubieran padecido una sublime locura.”

Me permito extender esa bella caracterización al período que nos tocó vivir en la Isla.

1 Carta a Joseph Weydemeyer

Fuente:C. Marx & F. Engels, Obras Escogidas, en tres tomos, Editorial Progreso, Moscú, 1974, t. I.
Digitalización: Juan Rafael Fajardo, para el Marxists Internet Archive, marzo de 2001

2)  ver RICARDO/ postaporteñ@ 1329 - 2015-01-22 

http://postaportenia.blogspot.com.ar/2015/01/1329-la-irracionalidad-de-una-cosa-no.html

WILLIAM YOHAI - postaporteñ@ 1346 - 2015-02-13 12:38:14
postaporteñ@_______________________________

Postalinas y Chamuyos

BALDOSA POR EL PADRE PANCHO SOARES y su hermano en TIGRE

La Comisión Directiva de la CTA Regional Norte adhiere a la convocatoria de Barrios por la Memoria, Verdad y Justicia para la colocación de la baldosa en memoria del Padre Pancho y su hermano Arnaldo, que se realizará mañana 13 de febrero a las 18 horas en la entrada de la Iglesia Nuestra Señora de Caacupé, Larrea al 500, Tigre. Luego del acto y la misa, a cargo del sacerdote Jorge Marengo, se llevará a cabo un festival con el grupo musical “La Lija”

El padre Francisco “Pancho” Soares era conocido por su opción por los pobres y su compromiso social. Fue una de las primeras víctimas eclesiásticas del estado terrorista junto a su hermano Arnaldo. En las barriadas de Tigre lo conocían como el cura zapatero, el de la bicicleta destartalada y su firmes convicciones. El asesinato de los hermanos Soares se perpetró días después de que Pancho realizara un responso en el que se señaló con nombre y apellido a los responsables del secuestro, tortura y fusilamiento de tres delegados gremiales combativos.

A Pancho Soares lo asesinaron un mes antes del inicio de la dictadura militar; al padre Carlos Mugica, el 11 de mayo de 1974; al obispo Enrique Angelelli, el 4 de agosto de 1976; y a las monjas francesas, Léonie Duquet y Alice Dumont, en 1977. Todos ellos pertenecían a la iglesia tercermundista que cuestionaba profundamente al sistema capitalista, defendido por la jerarquía eclesiástica

SECRETARÍA DE DERECHOS HUMANOS CTA ZONA NORTE: César Luis Nieto


Contacto de prensa: Jorge Carrizo 011-15-61620501

¡Paren las rotativas!: ¡Krisabelita dijo una verdad!

La ancestral aspiración peronista

"A ellos les dejamos el silencio"

El peronismo nació totalitario. Sus parteros fueron un grupo de militares con simpatías nazifascistas, asustados por la aparición en el horizonte de un horrible oso rojo.

Como muchos otros gobiernos totalitarios de todo el mundo, ha obtenido apoyos electorales plebiscitarios.

A despecho de ellos, jamás se ha desprendido de sus credos originarios. Por ejemplo, del que considera a una oposición presente y activa como un  mal intolerable.

En las primeras presidencias de Perón logró eliminarla plenamente. Lo intentó, a sangre y fuego, en el período 73-76.

Pudo ignorarla en la década de la pizza y el champán, a favor del uno a uno y el deme dos.

Y este gobierno no puede ni suprimirla ni ignorarla: la padece, y cómo.

Añora aquellos viejos tiempos.

"A ellos les dejamos el silencio".

Es casi una plegaria.

juan-del-sur.blogspot.com

@juandelsur2

Juan del Sur

Paremos los desalojos en la costa de Rocha

En momentos en que gran parte de la población se dedica a disfrutar del descanso veraniego y de las festividades de carnaval, el Estado aprovecha la distracción para aplicar nuevas medidas represivas.

Hace relativamente poco tiempo, los vecinos de Barra de Valizas y Aguas Dulces han notado la presencia y el patrullaje permanente de la Guardia Republicana en la zona, realizando requisas y amenazas violentas a los pobladores del lugar y a visitantes.

Ante esta situación, un conjunto de vecinos decidieron realizar un petitorio, acompañado de firmas, exigiendo al Municipio de Castillos que dé explicaciones sobre la instalación de una sección de la Guardia Republicana en Aguas Dulces, para tener en claro quien dio la orden, porque motivos y durante cuánto tiempo van a durar los patrullajes.

El mismo día (Lunes 9 de Febrero) en que se movilizaron los vecinos hacia el Municipio de Castillos, la Guardia Republicana irrumpe en los hogares del Barrio Las Malvinas, ubicado entre Valizas y Aguas Dulces, exigiendo de manera agresiva, los datos de todos los habitantes del lugar.

Lo que sucedería luego sería lo que muchos ya veían venir. Rumores a través de los medios de comunicación, de se comenzaron a realizar las denuncias por usurpación, contra los habitantes de Las Malvinas, con el fin de desalojarlos de sus casas.

La situación actual es la de un control permanente de la Guardia Republicana dentro del padrón 1645, dentro del cual se encuentra el barrio Las Malvinas y que abarca todo el monte que se encuentra entre Valizas y Aguas Dulces. A los vecinos se les prohíbe juntar leña, se les secuestran los animales y se les prohíbe terminantemente construir en la zona.

El destino que el Estado pretende darle al padrón no es muy claro. Hay varios vecinos que están luchando hace tiempo para que no se privatice ese lugar para, venderlo y hacer chacras marítimas. No hay que olvidar que hace un tiempo atrás Mujica, de manera altanera, anuncio que “esos arenales valen pila” y que “hay que cortarlos en pedazos y venderlos”, a pesar de que a los ambientalistas “les guste lagartear y tomar mate mirando  los ciervos”. Ahora, según el diputado José Carlos Cardoso, después de un prolongado debate, Mujica solicita que el padrón sea derivado al Servicio de Parques del Ejército, como sucedió con el Parque Nacional de Santa Teresa.

Con esto queda demostrado que por más que gobierne quien gobierne, el aparato Estatal es un instrumento que funciona en defensa de la propiedad privada y en defensa del lucro empresarial.

La resistencia en defensa de la tierra para quien la habita y la cuida, debe expandirse sobre toda la región, a través del aporte solidario de quienes decidan hacerse cargo de esta lucha

Ni un desalojo

Tocan a uno tocan a todos

Tierra para quien la habita y la cuida

BRUNO

- postaporteñ@ 1346 - 2015-02-13 07:27:34
postaporteñ@_______________________________

SASKIA 73

La primera cita para saber algo más sobre Goyan fracasó por culpa del mal tiempo, llegamos tarde y no sabíamos a dónde íbamos. El lunes pasado tuvimos otra oportunidad para enterarnos si iba a ser un pájaro clandestino y exótico y también para enterarnos si era él o ella. Por las dudas conseguimos dos jaulas, una grande y una pequeña. En la pequeña lo trasladamos y de ser necesario es más fácil de ocultar. Aquí el experto en conspiración y seguridad es el Papo con suerte variada. Al final llegamos a la cita con Patricia 45 minutos antes empujados por el miedo a llegar tarde.

La veterinaria experta en animales exóticos resultó muy simpática. Desde el principio de la consulta quedó claro, muy claro, que el centro de la situación era Loke. El único nombre que manejó hasta el final fue el de Loke, y fue también el que encabezó unos papeles que Patricia escribía. Después de las formalidades se calzó unos guantes de goma fina, tomó a Goyan y lo miro de todos lados, exclamando -Que bonito! Hace tiempo no veía una cotorrita quaker tan bonita y además …..

-¿Podría sacarle unas fotos porque hace muchísimo tiempo que no veo alas en sus vainas. De sacar las vainas donde vienen encapsuladas se ocupan los padres y ahora lo tendrán que hacer ustedes. Se trata de presionar las vainas, rascarlas hasta crear el polvillo de plumas, entonces las alas quedaran libres. Llegados a este punto, choqueados por la palabra cotorrita, pudimos recién preguntar -¿No es un papagayo? - Oh, no, dijo ella. Es el pájaro más común de nuestro país. El Papo exclamó –Una plaga!. Pensando en las cotorras que pasan por sobre nuestra terraza rumbo a los eucaliptos de la playa del Cerro, que está a unos doscientos metros de nuestra casa.

Yo pregunté si era nena o nene? La doctora mirándome y dejando a Loke recostado boca arriba quietito, me dijo que en esta clase de pájaros frecuentemente no se puede saber quién es macho y quién es hembra. Dijo también que eran los únicos loritos que hacían su casa, de palitos, grande y comunitaria en la cima de los árboles. (En liten krake.)

Le explicamos que ya lo queríamos mucho, casi rogándole que le diera el estatus de papagayo o loro amazónico de lindos colores. La doctora dijo que de colores nada sólo verde, que seguramente iba a hablar mucho, que son muy sociables, simpáticos y queribles. Nos dio una lista, que el Papo perdió en seguida de salir de la consulta, con todo lo necesario para una dieta balanceada. Ya en la vereda Luis comentó – La cotorra también es cimarrona acordándose indirectamente de Saskia y Freja que esperaban en casa.

Cuando llegamos fuimos recibidos con la alegría de siempre. Freja, que no es ni siquiera cotorra sino perro cimarrón, intentaba hablar. Creo que quería saber dónde habíamos estado sin ellas. Mientras pegaba con el rabo a todo lo que había a su alrededor. Saskia más calma pero igual de contenta miró la jaula en que venía Loke con un poco más de atención. Los cinco volvimos a ser familia aunque pienso que Saskia a pesar de sus formalidades es el bicho más peligroso de la casa. A pesar de que Goyan me mueve hacia la ternura más profunda, no puedo dejar de plantearme qué es lo que lo transforma en algo tan común y casi sin valor a los ojos de los de fuera de casa. La pregunta vuelve a pesarme en la cabeza. Qué es verdad y qué no es verdad?

En los últimos días he estado escuchando a algunos de los llamados politólogos. Me impresionó mucho Botinelli, alguien me aclaró que era de familia Kolorada, muy reaccionaria, yo no lo conozco. Acaba de publicar un libro. El prólogo lo escribió el mismo Cucaracho Pepe Mujica. Aparentemente se trata de lo que le pareció más importante de los vaivenes de la política en los últimos veinte años. A pesar de que yo preciso muchos datos sobre personas concretas para utilizar en la comprensión de lo que dicen los informativos, que hablan de muchas personas que no conozco. No creo que lo compre. Y todo por las respuestas que dio al flaquito de lentes que quedó en el lugar del enanito reaccionario del informativo del canal 4. Planteó que Blankos y Kolorados no habían perdido por destrozo las elecciones a la Presidencia. A mí me parece que sí. Pero me vuelvo a preguntar si alguna de estas dos verdades es falsa.

En un momento decidí acostarme, cerrar los ojos y tratar de responderme más o menos razonablemente algunas cuestiones sobre este tema. Estuve mirando algunos apuntes de la época en que Andrés nos visitaba más seguido y se daban discusiones muy interesantes en la mesa grande de nuestro comedor. No sé quién fue, que una vez aseguró, que conocimiento e ideología a pesar de ser elementos que están dentro de nuestra cabeza eran cosas distintas, que el conocimiento tiene algo de ideológico, la ideología puede tener algo de conocimiento. Creo que fue más o menos eso lo que escuché y, o apunte en mis papeles. En conversaciones posteriores me enteré de la existencia de dos cuestiones elementales. El ser y el pensamiento. El ser es todo lo que existe fuera de nuestra cabeza y el pensamiento sería conocimiento e ideología. El conocimiento es lo que se sabe del ser. Para obtenerlo se precisan herramientas; conceptos apropiados para la producción de saber específico. Cuando algunas zonas de ese saber quedan en blanco o sin desarrollar, ese espacio tiende a cubrirse con ideología. La ideología es en general creencias, intuiciones, conjuntos de sistemas especulativos más o menos elaborados o desarrollados. No es saber científico pero puede ser algo así como saber ideológico. En todo caso estas cuestiones tienen cada una su historia y del grado de precisión y extensión de su desarrollo depende el saber de cada época, o quizás mejor dicho, el saber de cada una de sus épocas. No me queda claro si la ideología tiene su historia. Lo que sé que no tiene, es un objeto real del cuál ser su conocimiento, cosa que el conocimiento si tiene.

Si algo de lo que he dicho es verdad entonces podría asegurar que Saskia sabe más de lo suyo que Botinelli sobre política. Saskia entiende que su posición en la casa puede cambiar rotundamente para peor si ella intenta algo de lo que su instinto le pide, por ejemplo comerse a Loke. Botinelli sólo puede tratar de armar un sistema ideológico para tratar de hacer realidad su deseo de que los partidos tradicionales no fueron vapuleados de manera escandalosa por el Frente Amplio. Moverá seguramente más ideología para tapar los grandes manchones de incoherencia de su planteo. Ya de por si ideológico. No sé, pero me parece que por reaccionarias que sean sus categorías de pensamiento, y lo voy a decir por la pinta que tiene en la televisión, creo que él está impulsando, trabajando para los partidos tradicionales y como todo trabajo tendrá su remuneración, sospecho que trabaja a sueldo de los partidos de la Concertación. El lenguaje de su cuerpo no puede reprimir los tics que alguna gente tiene cuando miente y digo que estuvo mostrando señales de mentir durante toda la entrevista televisiva. (Lögnarens kroppspråk.)

Saskia esconde sus intenciones a todo el que no la conoce como yo y el Papo. Lo único que tiene en común con Botinelli es que los dos son perros guardianes, pero ella es cimarrón y el otro un simple perro faldero de la burguesía, lo mismo que Mujica, el MPP y todo el Frente Amplio.

Pero volviendo al asunto del ser y el pensamiento. Aclaro que todo lo dicho son elucubraciones mías basadas en cosas que he escuchado en discusiones y leído en libros que no encuentro en mi biblioteca, que es un caos, y en idiomas que cada vez siento más sepultados por el español.

Me enfrento a tres cosas de distintas naturaleza. La primera la cosa que está fuera de nuestra cabeza que tiene su propia historia y manera de producirse. La segunda el proceso de pensamiento que se produce dentro de mi cabeza y que es conocimiento de algo que está fuera. Su historia es la historia del conocimiento de esa cosa de fuera. Tercero la ideología cuya historia sería la historia de las sociedades que la producen junto a los niveles políticos y económicos.

Ahora creo que debo pensar más sobre este tema y buscar materiales que me ayuden a tener una idea más clara de cómo funcionan estas cosas. Eso porque estoy muy interesada en poder conocer realidades concretas como la de esta República Oriental del Uruguay. Pongo todo el nombre, porque Luis se niega a ser de Uruguay. Alega que Uruguay es un río mitad argentino y mitad de la República Oriental. Se considera oriental como más de mil millones de chinos, japoneses, coreanos etc. (Historia, ideologi, ekonomi. tankar och konkret verklighet?)

Ahora voy a aprovechar que Saskia y Freja están con Nelson en el monte para poner a Loke sobre mi vientre, ver cómo va trepando, ponerse sobre mi hombro y esconder su piquito en mi pelo. Mientras tanto voy a seguir masticando algunas cosas que Claudio y Gerardo me dijeron ayer cuando se enteraron del tema que me preocupaba. Al Papo y a mí nos tiene sin cuidado que Loke sea una cotorrita verde caída de un árbol que por diferentes vías llegó a nuestra casa. Ya lo adoramos y le damos el mismo lugar que tienen nuestras preciosas Saskia y Freja. En casa somos una cotorra cimarrona, dos perritas cimarronas, una vikinga y un oriental. Todo, a pesar de algunas tensiones pasajeras, funciona muy lindo, por suerte, esfuerzo y cariño. (En lycklig familj.)

BITTAN - postaporteñ@ 1346 - 2015-02-13 07:24:42
postaporteñ@_______________________________

La solución sin Estado: Institucionalización del Socialismo Libertario en Kurdistán

Alexander Kolokotronis, t r u t h o u t, miércoles 11 de febrero

http://truth-out.org/news/item/29059-the-no-state-solution-ins

Primera parte

[Este artículo sobre la experiencia comunitaria en Kurdistán ha sido publicado por el diario electrónico estadounidense t r u t h o u t (“La verdad a la luz”). Como es un poco extenso lo voy a traducir y enviar en dos o tres partes. En esta primera se plantean los antecedentes y formulaciones teóricas, las partes siguientes exponen la experiencia práctica] FM

Lo que en general fuera de su territorio se conoce como la Revolución Rojava, es un cambio importante en la filosofía política y programática que ha tenido lugar en el Kurdistán. Sin embargo, este cambio no se limita a la región de Rojava, o lo que muchos llaman el Kurdistán sirio o Kurdistán occidental - una región donde el Partido de la Unión Democrática (PYD) ha participado activamente en este cambio. En la parte "turca", o más bien el norte de Kurdistán, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha sido el líder más importante. En Kurdistán Oriental (dentro de las fronteras iraníes) el Partido por la Vida Libre en Kurdistán (PJAK) ha llevado también a un cambio en la orientación ideológica. Es un movimiento en expansión que se define por "usa sociedad ecológica, democrática, y de igualdad de género" - una conjunto de ideas, instituciones y prácticas que componen el panorama político, económico y social de "Autonomía Democrática" y "Confederalismo Democrático"

Como se indica en "Autonomía Democrática en Kurdistán del Norte" - un libro escrito por un grupo de TATORT Kurdistán (una organización de defensa de los derechos humanos con sede en Alemania, "TARTOT" se traduce "en la escena del crimen") que para su investigación se trasladó de Alemania a Kurdistán"el cambio de paradigma hacia la Autonomía Democrática y Confederalismo Democrática ha significado renunciar, en vez de eso, a la creación 'de un estado-nación socialista', buscando de la creación de "una sociedad donde las personas puedan vivir juntos sin instrumentalismo, patriarcado, racismo, 'una sociedad ética y política' con una estructura de base democrática de autogestión institucional" (TATORT Kurdistán, Autonomía Democrática en Kurdistán del Norte). En resumen, la "democracia sin Estado"

Contrariamente a lo que muchos podrían creer, el cambio ideológico no tuvo lugar en los últimos meses, ni siquiera el último año pasado. Más bien, hace aproximadamente una década que apareció, cuando Abdullah Öcalan, líder histórico del antes marxista-leninista PKK, proclamó la Declaración del Confederalismo Democrático. En ella Öcalan desautorizó el Estado-nación, por considerar que una entidad organizativa que es un obstáculo a la autodeterminación en vez de una expresión de ésta. Öcalan afirma: "Dentro de Kurdistán, el confederalismo democrático se establecerá en las aldeas, pueblos y asambleas de la ciudad, y a sus delegados se les confiará la real toma de decisiones". Para Öcalan esto significa "el confederalismo democrático de Kurdistán no es un sistema estatal, sino un sistema democrático de un pueblo sin un estado "

Este sistema de Autonomía Democrática y Confederalismo Democrático se compone de las redes de las empresas autogestionadas de trabajadores, entidades de autogobierno comunal, así como las federaciones y asociaciones operativas de grupos superpuestos de acuerdo a los principios de auto-organización. Más aun, estos nucleamientos funcionan según la democracia participativa directa, así también las estructuras vecinales a través de un sistema de consejos.

El año 2005 no sólo fue un período de cambios teóricos o ideológicos. También marcó el inicio de la construcción de los consejos. En el medio urbano, esto tuvo lugar en los niveles concéntricos de barrio, distrito y ciudad. En 2008 y 2009 se reorganizaron estos consejos con el fin de incluir el ingreso y el poder de varias "organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de mujeres y el medio ambiente, partidos políticos y los grupos profesionales como periodistas y abogados" (TATORT...).

Sin embargo, antes de seguir es importante discutir las raíces ideológicas de Confederalismo Democrático.

Las raíces teóricas del Confederalismo Democrático

Mucho se ha dicho acerca de la influencia del eco-anarquista americano Murray Bookchin sobre Abdullah Öcalan, encarcelado desde su arresto en 1999. De hecho, a través de sus abogados, Öcalan se contactó con Bookchin. Desafortunadamente, Bookchin estaba demasiado enfermo para entrar en un diálogo serio con Öcalan, pero, Bookchin envió sus deseos de que los kurdos sean capaces de avanzar con éxito hacia una sociedad libre. Sin embargo, la influencia más amplia de Bookchin en el movimiento Confederalista Demócratico no puede pasarse por alto.

Bookchin es extraño para muchos fuera - e incluso dentro – de los círculos anarquistas. Sin embargo, la dimensión de su actividad política y sus escritos es inmensa. Como Janet Biehl dice en su artículo"Bookchin, Öcalan, y la Dialéctica de la Democracia", tras la muerte de Bookchin en 2006 el PKK fue más lejos al llamar Bookchin"uno de los más grandes científicos sociales del siglo XX"

Bookchin definió lo que él llama Ecología Social en su libro Rehaciendo la sociedad, diciendo que "los problemas básicos que ponen la sociedad contra la naturaleza surgen de dentro del desarrollo social mismo" y que haber puesto sociedad y naturaleza en una oposición binaria ha sido la vez descriptivamente erróneo y prescriptivamente destructivo. Más elaborada y sucintamente, "la dominación del hombre por el hombre precedió a la noción de dominar la naturaleza. De hecho, la dominación humana del ser humano dio lugar a la misma idea de dominar la naturaleza "

Con la ecología social Bookchin buscó ampliar en alcance, matices y profundidad la forma en que vemos los sistemas de opresión y las formas en que se entrelazan y frecuentemente sirven a la producción de la jerarquía social. Bookchin mira tanto a las raíces de la jerarquía como a sus diversas manifestaciones e institucionalizaciones se apoyan mutuamente, así como a las condiciones de su abolición y fundar instituciones sobre la base de las relaciones no jerárquicas

Al igual que muchos anarquistas, Bookchin ve al Estado como la más alta manifestación de la organización jerárquica. ¿Por qué la oposición al Estado? En las propias palabras de Bookchin de su libro Rehaciendo la sociedad :

“Como mínimo, el Estado es un sistema profesional de coacción social, - no sólo un sistema de administración social, como todavía es ingenuamente considerado por el público y muchos teóricos políticos. La palabra 'profesional' debe destacarse tanto como la palabra 'coacción'. Existe coacción en la naturaleza, en las relaciones personales, en las comunidades no estatales y no jerárquicas. Si solo utilizamos la coacción para definir al Estado, lo estaríamos reduciendo un fenómeno natural, lo que sin duda no es. Solamente cuando la coacción se institucionaliza en una forma profesional, sistemática y organizada de control social, es decir, cuando las personas son arrancados de su vida cotidiana en la comunidad y se llega no sólo a 'administrar', sino a hacerlo con el respaldo del monopolio de la violencia, es que podemos hablar con propiedad de Estado”. (Bookchin, Rehacer la sociedad).

En términos de identidad, la coacción es utilizado por el Estado a los efectos de moldear un crisol de culturas y etnias en lo Joost Jongerden y Ahmet Hamdi Akkaya señalan a en su artículo "El Confederalismo Democrática como Primavera Kurda: El PKK y la búsqueda de la Democracia Radical”, en el libro La Primavera Kurda, como el intento de forjar "una población de única identidad". Las más de las veces, este tipo de proyectos son violentos. El Estado turco no ha sido una excepción.

Turquía no permite que se hable otra lengua que la turca, ni que se enseña en las instituciones estatales, incluyendo las escuelas públicas, y las con frecuencia se llevan a cabo redadas en una franja de municipios y organizaciones de la sociedad civil. El caso de Abdullah Demirbas es un ejemplo del trato que recibe toda la población kurda de Turquía. Fue elegido en 2004 como alcalde de Sur, un distrito en Amed. Una de sus promesas fue la de conducir su administración en kurdo, sin embargo, de acuerdo con TATORT Kurdistán "tres años más tarde el Consejo de Estado lo destituyó por usar el kurdo, asirio, e Inglés en la prestación de los servicios municipales." Fue reelegido en marzo de 2009 por una aún margen más amplio, pero en mayo fue detenido de nuevo por supuestos vínculos con la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), así como por "crímenes de idioma", por lo que fue condenado a dos años de prisión.

Si bien hay diferencias entre Bookchin y el pueblo kurdo al que Bookchin ha influido, lo que ha sido más fuerte en este ascendente son las metas de la construcción de "doble poder" y la implementación de un sistema de gobierno que se compone de diferentes formas no estatales, la construcción de una democracia igualitaria.

Con una estrategia de construcción de doble poder se busca el objetivo de construir, de acuerdo con Janet Biehl en su artículo antes mencionado,"un contrapoder ... contra el Estado-nación." Esto significa la construcción de una estructura social en paralelo. O más bien, la construcción de un complejo en red de instituciones alternativas decididamente diferente y actúan en contradicción y oposición al sistema dominante, o sea el Estado-nación y el capitalismo. Esta idea no es original de Bookchin, ya que la podemos encontrar en forma explícita de Vladimir Lenin y León Trotsky, y aún antes en los escritos de Pierre-Joseph Proudhon. También el mismo Öcalan abarca esta perspectiva de construcción de doble poder dual con el llamado las"necesarias asociaciones regionales de administración municipal que formarían una red" y como tales "una administración política no-estatal".

(Continuará...)

envió F. Moyano - postaporteñ@ 1346 - 2015-02-13 07:14:48
postaporteñ@_______________________________

SE CUMPLEN 31 AÑOS DE UNA GRAN INJUSTICIA

 

Uruguay, departamento de Flores, 10 de febrero del 2015

Poder referir el “todo” de ésta ignominia que durante tantos años hemos estado sufriendo en silencio como familia revolucionaria uruguaya, a la espera de poder “cumplir” con los designios más sentidos de nuestros sentimientos  que nos permitieran aplicar los derechos humanos universales, protestamos, declarando, que: se debe de agregar un nuevo desaparecido al elenco actual de nuestro país. Pasamos a relatar los detalles más significativos.

¡REVOLUCIONARIOS!, ORIGINARIOS DEL DEPARTAMENTO DE FLORES

Este es un grito de dolor y rebeldía que pronuncia una familia grande cuantitativamente, que por su propia historia se transformó en una gran familia cualitativamente. Originaria de unos de los últimos departamentos creado con un tramposo gran ardid político por el Presidente de la República, Gral. Máximo Santos con la Ley N° 1854 del 30 de diciembre de 1885 sobre el territorio que pertenecía a la 3era. Sección Judicial de San José. La denominación de Flores al nuevo departamento es en homenaje al Brigadier Venancio Flores, quien tuviera destacada actuación militar y política en la vida del país en las décadas de 1840, 1850 y 1860 y que era oriundo del mismo.

La particularidad inequívoca de la identificación política tradicionalista de éste departamento considerado reaccionario de centro derecha y del origen de una familia trabajadora, permitiría suponer que las ideas revolucionarias  por allí no harían “causa”, por lo que, de la unión de Don Pedro Montes (27 de septiembre del 1912), (fallecido) y de Doña Francisca Estévez de León (8 de mayo del 1918), (fallecida), nacen 9 hijas/os pródigos en ambiente pobre, de sacrificios y angustias.

Gestándose en paralelo!, la empecinada historia ya marcaba con profundos surcos las huellas políticas/ideológicas en el paraje rural de Chamangá, en el sureste del departamento de Flores contagiando con el sincero amor revolucionario desde otra familia numerosa (5) -Sendic/Antonaccio-, dónde el quinto hijo nacido fue el histórico jefe guerrillero uruguayo Raúl Sendic Antonaccio, “el Bebe”, por lo que, las nuevas tradiciones de ese departamento reaccionario cambiaron en la dirección de la construcción de la ¡Revolución Tupamara!. Así se explica éste reclamo

LA GENERACIÓN QUE SE INMOLÓ DETRÁS DE LA REVOLUCIÓN ¡VERDADERA!

Los Montes/Estévez por su orden fueron naciendo y haciendo: Rosa, 8 de noviembre de 1938, militante revolucionaria de izquierda, (viva); María Angélica, 31 de mayo de 1945, presa por militante Tupamara en la cárcel de Punta de rieles (72/75), brutalmente torturada por los inmorales esbirros de la dictadura que asoló nuestra patria, (fallecida en el 2011); Alba, 3 de mayo de 1946, presa torturada por militante Tupamara en la cárcel Central (72/77), (viva); Elsa del Carmen, 31 de mayo de 1947, (falleció en 1973); Mabel, 28 de octubre de 1949, militante del MLN-Tupamaros desde 1969, clandestina en todo el período de la dictadura, -entre otros- cuidó y crió a los dos hijos de su hermana María Angélica quién estaba presa, (fallecida en el 2007); Olga, 3 de abril de 1951, cayó presa y torturada por Tupamara  en la cárcel de Cabildo (70/71), salió al exilio y retornó 1985, (viva); Pedro Miguel, 2 de enero de 1955, militante del MLN – Tupamaros, clandestino, salió al exilio en 1972, (preso político en la cárcel de “La Pica” Distrito de Maturín, Estado de Monagas, Rpa. Bolivariana de Venezuela, asesinado por los militares Venezolanos en 1984; Hugo, 9 de febrero 1957, militante revolucionario político y sindical del SUNCA – Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos, (vivo); Ema, 13 de noviembre de 1958, militante revolucionaria en la izquierda de nuestro país

De los 9 hermanas/os quedan 5 vivos actualmente y fallecieron 4, un verdadero  escuadrón militante revolucionario de orientales porongueros que dieron y dan lo mejor de sí, por todas/os nosotras/os con sus heroicos ejemplos, pero queremos remarcar en especial la historia inigualable de Pedro Miguel, el  “Goli”, joven militante Tupamaro que con apenas 17 años, pasó su clandestinidad y el exilio luchando hasta su muerte contra la oprobiosa dictadura que asolara nuestro país 

¿POR QUÉ? EL “GOLI” Y SU VERDADERA HISTORIA DE VIDA REVOLUCIONARIA

En honor a lo hecho en aquellos años y que hasta ahora sólo lo hemos “conversado” en forma muy compartimentada -entre muy pocas/os- , nos vemos en la razón y obligación de hacerlo público, en la medida, que protestamos con todas nuestras fuerzas, para que “entren” en razones no burocráticas nacionales e internacionales y lograr el objetivo que con tanto ahínco, -durante muchos años, en el silencio exigido por los gobiernos de turno- hemos llevado adelante -una y mil veces- sus hermanas/os, compañera, hijas, otros familiares, compañeras/os de militancia de aquellos tiempos, por lo que la verdad interrogadora, ¡aflora!

A finales de la década de los 70 y comienzos de la del 80, muchos de nosotros pasábamos clandestinamente de un país a otro por Latinoamérica y el Caribe, para realizar acciones expropiatorias de finanzas, las que eran enviadas a las organizaciones de familiares de presos políticos de nuestro país, o de colaboraciones con las organizaciones de países que mantenían sus luchas revolucionarias, como: Bolivia, Chile, Colombia, Venezuela, México, Nicaragua, Guatemala, San Salvador, y otros.

Estas acciones expropiatorias se hacían con infraestructura instalada, o itinerante, según fuera necesario técnicamente y en vez de racontar  en exceso, sólo tomaremos una como símbolo de lo hecho. En uno de esos países, operábamos en una sola célula “especial” de expropiaciones, constituida por una cra. Mexicana (viva), un cro. Guatemalteco, (sin información), dos cros. orgánicos del PCU – Partido Comunista del Uruguay, (fallecidos), y tres compas del MLN – Tupamaros, (dos vivos y uno fallecido), coordinados todos en un único local clandestino operativo de depósito, diremos de dos nombres con mucho simbolismo histórico que sabían de éstas acciones clandestinas; a) el Secretario General de la CNT – Convención Nacional de Trabajadores del Uruguay, el canario Félix Díaz; y b) el cantautor Alfredo Zitarrosa. Las finanzas reunidas que fueron cuantiosas, se reenviaban para “blanquearlas” a la ciudad de Barcelona (España) y se giraban con diversos nombres y apellidos bajo la sigla de las iniciales CNT, al Uruguay

En el caso del Goli y las acciones expropiatorias en la República de Venezuela, sólo diremos que se hicieron varias, y a partir de una de ellas en la población de Zaraza, Edo. de Guárico, cayeron presos algunas/os compas, como siempre pasa la tortura hace “su trabajo” sobre los más débiles, y hubo traiciones varias, entre ellas, el Goli fue cantado vilmente, por lo que fue preso a la cárcel de la Pica, Dto. de Maturín, Edo. de Monagas, el 16 de octubre de 1983 y muere el 15 de febrero de 1984, ya cayendo la oprobiosa dictadura en el Uruguay

Cuando el “Goli” va preso contaba casi con 29 años de edad, según la documentación que tenemos sufría una enfermedad crónica al corazón y debía tomar permanentemente y de por vida sus medicamentos.

¿Qué sucedió entonces?

El “Goli” hizo un infarto al miocardio que terminó con su vida. ¿Por qué?: en el pabellón de los presos políticos de aquella nefasta cárcel dentro del cuartel San Carlos de la Pica, dónde se alojaban en pésimas condiciones 53 militantes políticos, por una represión de balacera y gases lacrimógenos contra de ellos, comienzan una huelga de hambre para protestar por las horribles condiciones en que se encontraban presos, ésta acción de protesta dura 27 días, -desde el 19 de enero hasta el 14 de febrero de 1984-

DECLARACIÓN – COMUNICADO DE LOS PRESOS POLÍTICOS DE LA PICA

La Pica, 18 de febrero de 1984

---”El 14 de febrero de 1984, los presos políticos de la Pica pusimos cese de la huelga de hambre que iniciamos el 19 de enero del año en curso, luego de llegar a acuerdos con el Coronel Hugo Darío Pérez Guevara (Director General Sectorial de Defensa y Protección Social del Ministerio de Justicia)....

las autoridades se comprometieron, a:

3.- Garantizar asistencia médica adecuada, permanentemente, eliminando las restricciones impuestas en la consulta médica semanal,agilizando los traslados para exámenes médicos especializados suministrando a tiempo las medicinas indicadas por el médico, y....

Éste convenio fue desoído, desautorizado y roto al otro día de estar en vigencia, el 15 de febrero,...por: General de Brigada Deonido Murga Cabrices -Jefe de la Guarnición Militar de Maturín y por el Jefe del departamento de Procesados Militares, Mayor (GN) Omar Perdomo Varela.”...

¡SUCEDIÓ!, TAL CUAL..., EL DÍA DESPUÉS

...”El día 15-02-84, a las 8,15 minutos de la mañana exigimos a las autoridades militares la presencia de un médico, debido a que el preso Pedro MONTES (y otros presos) acusaban más gravemente los efectos del ayuno. Minutos después el preso Pedro Montes pierde el conocimiento y lo llevamos a la puerta del pabellón, teniendo que realizar una fanfarria para que lo pudieran trasladar al hospital “Manuel Núñez Tovar”. La respuesta fue un despliegue represivo en forma inmediata sin que apareciese algún oficial. A las 9 a.m. aparece el Teniente Ramón Duarte y Pedro Montes es sacado con respiración y pulso muy débil y sin recuperar el conocimiento.

Los presos políticos de la cárcel de la Pica consideramos que este retardo de 45 minutos en el pabellón; el tiempo transcurrido en el Departamento de Procesados Militares, unido a la negligencia de no haber traído al médico el día anterior (14-02-84), así como también la mala asistencia médica prestada durante el conflicto de huelga de hambre, carga la responsabilidad por la pérdida de la vida del preso Pedro Montes a las autoridades militares de ésta cárcel en particular al Mayor Omar Perdomo Varela así como al General de Brigada (Ej.) Deonido Murga Cabrieces y al Fiscal Militar Capitán Luis Belie Guerra, quienes se han encargado de crear un ambiente de retaliación y ensañamiento hacia los presos políticos de este colectivo.”...

...”Finalizamos haciendo un llamado al pueblo venezolano y a los sectores democráticos, progresistas y revolucionarios, a exigir el cumplimiento de los acuerdos de la reciente huelga de hambre y a defender con su vigilancia y movilización la vida y los derechos del centenar de presos políticos que actualmente permanecen secuestrados en las diferentes cárceles del país.”...

POR EL COLECTIVO DE PRESOS POLÍTICOS DE LA CÁRCEL DE LA PICA

           Miguel TENÍAS F.                 Marlenys BOADA             Miguel BLANCO

OTRA GOTA QUE COLMA EL VASO

La Pica , 21 de febrero de 1984

Señores: Exiliados Uruguayos

...”Nos dirigimos a ustedes con el objeto de informarles la situación que vivimos los presos políticos recluíos en ésta cárcel y a la vez solicitar vuestra solidaridad en el desarrollo de la campaña de denuncias y divulgación de la situación aquí existente.

...”La comprobación práctica de nuestras apreciaciones quedó evidenciada a pocas horas de finalizada la huelga, cuando el compañero Pedro Montes Estévez muere a consecuencia de la falta de atención médica. Durante el transcurso de la huelga, las autoridades se negaron, reiteradamente, a suministrarle a este compañero los medicamentos necesarios  para atender una dolencia cardíaca de la cuál éste padecía. Al finalizar la huelga, y a sólo unas pocas horas de haberse comprometido las autoridades militares a respetar la vida de los presos políticos y a suministrar la atención médica necesaria, el compañero Pedro Montes sufrió un agravamiento de su estado de salud y le fue  negada la atención urgente que requería no solamente él, sino también los 53 presos que permanecimos durante 27 días sin ingerir alimentos.”...

TAMBIÉN HUBO EXPRESIONES POLÍTICAS, ¡AÚN!, SIN RESULTADOS

...”El compañero Tupamaro Pedro Montes Estévez fue enterrado en el Cementerio Municipal de Maturín en la manzana 02, bloque 10, lote 20, en la parcela 61, el día 20 de febrero de 1984 por la mañana, ésta muerte motivó un derecho de palabra de diputados de las organizaciones políticas MIR y Liga Socialista en el Congreso Nacional, para denunciar “gravísimas violaciones a los derechos humanos consagrados en la Constitución Nacional, por parte de las autoridades de la Cárcel de la Pica”...

...”En el acto de enterramiento, los profesores Euribes Guevara y Jorge Méndez, directivos del Partido Comunista de Venezuela y la Nueva Alternativa respectivamente, en la zona, declararon para la prensa, lo siguiente: -Consideramos que la muerte del compañero Pedro Montes es una consecuencia del martirio al cual fueron sometidos por la intransigencia y la torpeza, que en todo momento manifestaron las autoridades del Penal de “La Pica”  para con los justos planteamientos que realizaba el colectivo de presos políticos, los cuáles se vieron obligados a ir a una huelga de hambre.-

Consideramos que este nuevo crimen de la “democracia representativa” no puede quedar impune. A tal efecto hacemos un llamado a la conciencia de las autoridades del Estado de Monagas, especialmente a la Asamblea Legislativa, a que abra una averiguación por éste caso.”...

AL DÍA DE HOY, NADA A CONCLUIDO EN HECHOS CIERTOS

Desde hace años -todas/os las/os que nos suscribimos a éste- realizamos trámites en los correspondientes Ministerios de Venezuela y de Uruguay, Embajadas y Embajadores, leguleyos y burócratas para poder trasladar sus restos a nuestro país para darle sepultura aquí, como se lo merece un héroe de su talla, agravada la situación, porque no “aparecen” sus restos en el lugar oficialmente enterrados, por lo que, lo declaramos como “otro” desaparecido al que no podremos encontrar para rendirle honores.

GLORIA ETERNA A PEDRO MONTES ESTÉVEZ, UN REVOLUCIONARIO DE ¡VERDAD!

COLECTIVO “LOS QUE NUNCA SE RINDIERON”

A Pedrito, el que nunca dudó

Al que su muerte prematura marcó de forma cruel y aleatoria por no ver crecer a sus hijas e irónicamente preservo en sus convicciones estando ausente del aluvión de traiciones a la memoria de quienes corrieron su misma suerte

TATO LÓPEZ

posta - postaporteñ@ 1345 - 2015-02-11 21:17:53
postaporteñ@_______________________________

Discusión entre marxianos

https://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/gotha/gothai.htm

Ese es el vínculo a la Crítica al Programa de Gotha, de Marx. Este texto ha sido tomado como referencia en la actual discusión sobre Cuba. En base a él William Yohai sostiene que al menos antes del colapso de la URSS y el llamado período especial hubo socialismo en Cuba; sobre si también es así en la actualidad no está seguro.

Voy a dar mi punto de vista sobre esto

Ese texto ha cargado sobre sus espaldas la responsabilidad de ser allí donde Marx dice algo sobre cómo sería una sociedad comunista y el tránsito a ella desde la sociedad capitalista. En realidad se trata de unos pocos párrafos de esa nota. Los ponemos al final.

Primero intentaré resumir los conceptos contenidos allí que me parecen claves y plantear algunas cuestiones generales, antes de entrar en Cuba

1.    A lo que nosotros llamamos (mal) "socialismo", Marx lo llama "primera fase del comunismo", o sea: una sociedad de transición que rompe con el capitalismo y se encamina a una sociedad sin clases. Conserva durante un tiempo muchos aspectos del capitalismo de los que no es posible desprenderse de golpe  (En mi opinión ese cambio de denominación facilita a veces la desfiguración del concepto. Es al menos llamativo que Marx use precisamente la expresión “socialismo vulgar” o simplemente “socialismo” para referirse a las ideas que critica sobre esa sociedad de transición)

2.    En ese período de transformación impera una forma específica de poder político que Marx llama "dictadura del proletariado", pero no explica mucho sobre eso

3.    En cambio tiene explicaciones muy valiosas sobre la base económica que hace posible dejar atrás la herencia del capitalismo y desarrollar gradualmente la sociedad comunista. Lo que me llama la atención es que esas explicaciones vayan totalmente en contra de lo que se entiende en general por “socialismo”

a.    Marx traza la diferencia entre el capitalismo y esa nueva sociedad en transición en las relaciones de producción, y dentro de ellas pone su acento en la división social del trabajo. En cambio, la visión “vulgar” del socialismo se refiere siempre a las formas de la propiedad

b.    Lo que se suele llamar “socialismo real” se diferencia del capitalismo en el modo de distribución, pero mantiene la misma división social del trabajo. Marx señala que el “socialismo vulgar” es la doctrina que piensa al modo de distribución como algo “independiente”, mientras que él en cambio sostiene que la transformación social es a partir de las condiciones materiales de la producción y la forma de división del trabajo, eso hace cambiar la forma de distribución. Un factor crucial es el desarrollo cultural de la sociedad, porque la división social del trabajo no es un hecho caprichoso. ¡Todo al revés!

Ahora bien, estos planteos de Marx tienen un extra texto, algunos supuestos que, unos se encuentran dispersos en otros textos de Marx y Engels, y otros se pueden deducir claramente. Señalemos dos

1.    La revolución comunista esperada empezaría en los países capitalistas centrales, donde se han desarrollado más las fuerzas productivas. Marx y Engels esperaban que la revolución comenzase al menos en la mayoría de esos países en forma más o menos próxima en el tiempo

2.    Ese proceso de transición sería una época relativamente breve en términos históricos. De otra manera no se entendería que Marx eligiese esa expresión: “dictadura del proletariado

Sobre estos puntos es obvio que Marx estaba equivocado

a) Las revoluciones anticapitalistas de masas no empezaron en el centro sino en la periferia del sistema. La primera, en Rusia, fue vista a principio como una situación excepcional (“el eslabón más débil”). En realidad era al revés, fue la relativamente más próxima al centro de las que se desencadenaron en forma independiente (o sea, no por arrastre de ésta)

b) Quienes protagonizaban estas luchas se encontraron, por lo tanto, con un panorama bien distinto al que suponía la teoría. Una de las ideas absurdas que se propusieron fue buscar la forma de acomodar la realidad a eso que estaba planteado en la teoría. Inventar para los países periféricos una revolución que no fuese “socialista” sino una “revolución nacional, democrática y antiimperialista”, que los condujese a la condición de países capitalistas de tipo central, y entonces sí aplicar la receta. Ya nos ocupamos de ese esquema

c) Otro planteo es que, cuando el país que hace una revolución no tiene aún las condiciones supuestas para el socialismo, pasa por una “sociedad de transición al socialismo”. Esa la teoría elaborada por León Trotsky en “La revolución traicionada” y otros escritos

Su idea rectora parte de un concepto básico del marxismo: una época histórica de transformación social se abre cuando el desarrollo de las fuerzas productivas hace necesario un cambio en las relaciones de producción. Pero Rusia tenía un desarrollo insuficiente (mucho más atrás de los países capitalistas centrales en ese tiempo) como para llevar adelante, asegurar y sostener una transformación tan profunda como la requerida. Esa es la contradicción fundamental que encuentra Trotsky en el dilema histórico de la revolución rusa y la URSS.

En forma muy breve pero clara, la idea está planteada en este fragmento de Marx, del Prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política, un texto al que hicimos referencia en una nota anterior (un fragmento que suele ser olvidado, porque no dice algo que nos guste).

Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más elevadas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado dentro de la propia sociedad antigua”.

Si los compañeros repasan atentamente la Crítica al programa de Gotha, verán que Marx da por hecho que la cosa está planteada al revés, las fuerzas productivas ya han alcanzado el grado de desarrollo suficiente y las nuevas relaciones sociales de producción pueden aparecer y desplegarse. Nunca se le ocurrió otra cosa.

Como creo que allí está señalada una de las claves de las contradicciones que rigen toda nuestra época, no me parece que tenga sentido despachar eso a la ligera. Quiero volver sobre este tema en notas futuras

d) También merece un trato más detenido lo de “dictadura del proletariado”. Marx propone esa idea dentro del contexto teórico de una revolución obrera en sociedades donde esa clase es mayoritaria y políticamente madura y ejerce su hegemonía social en forma directa y espontánea a través del movimiento de masas, también su concepto de partido político proletario en ese punto histórico es coherente con esto. Las revoluciones históricas ocurren en contextos muy diferentes. Y es obvio que las formas políticas serían diferentes. Así, el esquema de “dictadura del proletariado” sirvió para escudar las mayores aberraciones

De modo que en esta nota, y en referencia a Cuba, voy a discutir solamente un punto. Lo demás prefiero tratarlo luego con más detenimiento

¿Podemos HOY calificar a Cuba de “socialista”?

Vamos a plantear esta pregunta en ese contexto de definición que hemos dado a este término, como equivalente a “primera fase del comunismo” y transición hacia la sociedad comunista entendida como sociedad colectivista sin clases y sin relaciones mercantiles

Una sociedad de transición hacia eso, necesariamente ha de ser una sociedad que vive este proceso:

·         Disminuyen las desigualdades sociales

·         Aumenta el control colectivo de los productores directos sobre la producción

·         Retroceden las relaciones de mercado

Si el proceso real va en sentido contrario a ese en esos terrenos principales (como ocurre hoy en Cuba), eso no puede ser socialismo

A partir de todo lo informado y analizado sobre la situación actual en Cuba y el proceso en marcha (entre ellos los textos de Rolando Astarita) doy por probado que el curso actual es en ese sentido contrario al desarrollo del socialismo

Para llegar a esta conclusión, parto de la premisa que tomo, precisamente, de ese texto de Marx, Crítica al programa de Gotha

Socialismo” (si así mal llamamos a la “primera fase de la sociedad comunista” en términos de Marx) no quiere decir un determinado tipo de sociedad estable, sea la que sea, sino por el contrario, una sociedad definida en términos de proceso, por aquello a lo que apunta, una sociedad que supera al capitalismo, que lo destruye, y no que lo reconstruye

Por supuesto, esto no agota el tema para nada. No puede decirse que se viva en Cuba un proceso de restauración capitalista similar al ocurrido en otros “países socialistas”. Pero que las cosas ocurran en forma diferente y a un ritmo diferente no excluye que en definitiva no sea éste un proceso anti-socialista

En el avance podemos tener desviaciones obligadas, caminos forzados, e incluso retrocesos parciales, porque la historia no es lineal. Pero ya tenemos demasiada evidencia como para concluir que lo que ocurre hoy en Cuba desborda ese intento optimista de ver las cosas así. Es el colapso (aunque sea un colapso en parte contenido) de un intento fracasado de revolución socialista. (Para quedarme, y me quedo, con la mejor descripción posible de las cosas)

Cómo se llegó a esto, por qué, si puede haber una reversión de este retroceso y en qué condiciones, todos esos son temas abiertos, que podemos ir tratando en otras notas. No hay más remedio que hacerlo así.

¿Fue la revolución cubana una revolución socialista? ¿Qué pasó? Mi idea es caracterizar a revolución cubana como una revolución de intención socialista (por más que a Ricardo no le guste ese término), pero también una revolución frustrada en esa intención

Eso no implica desconocer los avances logrados por la revolución cubana, todo lo contrario, pero eso es otro tema. Una revolución socialista NO ES la consecución de logros parciales por importantes que sean, si no se logra una ruptura definitiva con el capitalismo

A ver si nos entendemos: Lo que estoy haciendo es una constatación. NO ES UN JUICIO DE VALOR

Digo esto porque en este punto es usual, y es correcto al menos en su sentido último, hacer referencia al acoso imperialista, el aislamiento de Cuba, al impase de la revolución mundial y al contexto internacional desfavorable

Digo esto porque muchas veces estos límites objetivos de la realidad se traen a santo de “¿y qué otra cosa podían hacer los cubanos?”

Desde mi punto de vista, eso REFUERZA la idea que estoy sosteniendo

Si lo que queremos hacer es una constatación más allá del juicio de valor, entonces una cosa es reconocer la situación, y otra muy distinta es encontrar culpables o encontrar inocentes. ¿Estoy culpabilizando a Fidel, Raúl o Mengueche? No estoy planteando la cosa en esos términos

¿Qué alternativas hay hoy? ¿Qué quiere decir hoy en concreto “revolución mundial”, más allá de frases?

Habrá que ir por partes. Trataremos. Aquí solo quise responder a la pregunta que William no responde por no sentirse capaz de hacerlo. Si nos atenemos a las ideas de Marx en Crítica el programa de Gotha, hoy en Cuba no hay socialismo

Este es el texto de Marx:

"En el seno de una sociedad colectivista, basada en la propiedad común de los medios de producción, los productores no cambian sus productos; el trabajo invertido en los productos no se presenta aquí, tampoco, como valor de estos productos, como una cualidad material, poseída por ellos, pues aquí, por oposición a lo que sucede en la sociedad capitalista, los trabajos individuales no forman ya parte integrante del trabajo común mediante un rodeo, sino directamente. La expresión "el fruto del trabajo", ya hoy recusable por su ambigüedad, pierde así todo sentido

"De lo que aquí se trata no es de una sociedad comunista que se ha desarrollado sobre su propia base, sino, al contrario, de una que acaba de salir precisamente de la sociedad capitalista y que, por tanto, presenta todavía en todos sus aspectos, en el económico, en el moral y en el intelectual, el sello de la vieja sociedad de cuya entraña procede. Congruentemente con esto, en ella el productor individual obtiene de la sociedad -- después de hechas las obligadas deducciones -- exactamente lo que ha dado. Lo que el productor ha dado a la sociedad es su cuota individual de trabajo. Así, por ejemplo, la jornada social de trabajo se compone de la suma de las horas de trabajo individual; el tiempo individual de trabajo de cada productor por separado es la parte de la jornada social de trabajo que él aporta, su participación en ella. La sociedad le entrega un bono consignando que ha rendido tal o cual cantidad de trabajo (después de descontar lo que ha trabajado para el fondo común), y con este bono saca de los depósitos sociales de medios de consumo la parte equivalente a la cantidad de trabajo que rindió. La misma cantidad de trabajo que ha dado a la sociedad bajo una forma, la recibe de esta bajo otra distinta.

"Aquí reina, evidentemente, el mismo principio que regula el intercambio de mercancías, por cuanto éste es intercambio de equivalentes. Han variado la forma y el contenido, porque bajo las nuevas condiciones nadie puede dar sino su trabajo, y porque, por otra parte, ahora nada puede pasar a ser propiedad del individuo, fuera de los medios individuales de consumo. Pero, en lo que se refiere a la distribución de estos entre los distintos productores, rige el mismo principio que en el intercambio de mercancías equivalentes: se cambia una cantidad de trabajo, bajo una forma, por otra cantidad igual de trabajo, bajo otra forma distinta

"Por eso, el derecho igual sigue siendo aquí, en principio, el derecho burgués, aunque ahora el principio y la práctica ya no se tiran de los pelos, mientras que en el régimen de intercambio de mercancías, el intercambio de equivalentes no se da más que como término medio, y no en los casos individuales

"A pesar de este progreso, este derecho igual sigue llevando implícita una limitación burguesa. El derecho de los productores es proporcional al trabajo que han rendido; la igualdad, aquí, consiste en que se mide por el mismo rasero: por el trabajo.

"Pero unos individuos son superiores, física e intelectualmente a otros y rinden, pues, en el mismo tiempo, más trabajo, o pueden trabajar más tiempo; y el trabajo, para servir de medida, tiene que determinarse en cuanto a duración o intensidad; de otro modo, deja de ser una medida. Este derecho igual es un derecho desigual para trabajo desigual. No reconoce ninguna distinción de clase, porque aquí cada individuo no es más que un trabajador como los demás; pero reconoce, tácitamente, como otros tantos privilegios naturales, las desiguales aptitudes individuales, y, por consiguiente, la desigual capacidad de rendimiento. En el fondo es, por tanto, como todo derecho, el derecho de la desigualdad. El derecho sólo puede consistir, por naturaleza, en la aplicación de una medida igual; pero los individuos desiguales (y no serían distintos individuos si no fuesen desiguales) sólo pueden medirse por la misma medida siempre y cuando que se les coloque bajo un mismo punto de vista y se les mire solamente en un aspecto determinado ; por ejemplo, en el caso dado, sólo en cuanto obreros, y no se vea en ellos ninguna otra cosa, es decir, se prescinda de todo lo demás. Prosigamos: un obrero está casado y otro no; uno tiene más hijos que otro, etc., etc. A igual trabajo y, por consiguiente, a igual participación en el fondo social de consumo, uno obtiene de hecho más que otro, uno es más rico que otro, etc. Para evitar todos estos inconvenientes, el derecho no tendría que ser igual, sino desigual.

"Pero estos defectos son inevitables en la primera fase de la sociedad comunista, tal y como brota de la sociedad capitalista después de un largo y doloroso alumbramiento. El derecho no puede ser nunca superior a la estructura económica ni al desarrollo cultural de la sociedad por ella condicionado.

"En una fase superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo, y con ella, el contraste entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, sólo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués y la sociedad podrá escribir en sus banderas: ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades!
...
"La distribución de los medios de consumo es, en todo momento, un corolario de la distribución de las propias condiciones de producción. Y ésta es una característica del modo mismo de producción. Por ejemplo, el modo capitalista de producción descansa en el hecho de que las condiciones materiales de producción les son adjudicadas a los que no trabajan bajo la forma de propiedad del capital y propiedad del suelo, mientras la masa sólo es propietaria de la condición personal de producción, la fuerza de trabajo. Distribuidos de este modo los elementos de producción, la actual distribución de los medios de consumo es una consecuencia natural. Si las condiciones materiales de producción fuesen propiedad colectiva de los propios obreros, esto determinaría, por sí solo, una distribución de los medios de consumo distinta de la actual. El socialismo vulgar (y por intermedio suyo, una parte de la democracia) ha aprendido de los economistas burgueses a considerar y tratar la distribución como algo independiente del modo de producción, y, por tanto, a exponer el socialismo como una doctrina que gira principalmente en torno a la distribución

...
"Naturalmente, la clase obrera, para poder luchar, tiene que organizarse como clase en su propio país, ya que éste es la palestra inmediata de su lucha. En este sentido, su lucha de clases es nacional, no por su contenido, sino, como dice el Manifiesto Comunista, "por su forma". Pero "el marco del Estado nacional de hoy", por ejemplo, del imperio alemán, se halla a su vez, económicamente, "dentro del marco" del mercado mundial, y políticamente, "dentro del marco" de un sistema de Estados

...
"Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado"

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1345 - 2015-02-11 20:49:56
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] [808] [809] [810] [811] [812] [813] [814] [815] [816] [817] [818] [819] [820] [821] Siguiente