Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

De la Operación Cóndor a la Operación Lava Jato:

El final de la lucha entre izquierdas y derechas y la necesidad

de la Voz Autónoma del tercero excluido

José Ángel Quintero Weir -  RUPTURA.INFO 7/3/17

 sólo cuando nuestro corazón habla el cuerpo se estremece
El que sueña, en La última leyenda
.

Dedicado con el más profundo respeto a Boaventura de Sousa Santos

I.-  Contextualización

Lo primero que debemos decir es que el presente texto resulta de la necesidad imperante de hablar, de no poder seguir guardando silencio, pues, ciertamente, ante la confusión de nuestra realidad venezolana en la que, evidentes delincuentes con prontuario criminal pueden ser limpiados de sus crímenes por la voluntad del primer mandatario nacional y convertirlos en proveedores de Justicia Suprema, no sería “tan grave” o, por lo menos, sería comprensible en el contexto de la búsqueda de permanencia en el poder, sino que se hace grave cuando, académicos e intelectuales asumidos como lo más preclaro del pensamiento crítico, humanista y de izquierda, lo justifican, precisamente, a partir del hecho de que tales criminales están al servicio de la permanencia en el poder de quien verbalmente se asume como gobierno de izquierda o revolucionario.

Así, hace tiempo que habíamos decidido no opinar más, sobre todo, porque internacionalmente comenzamos a sentir la presión del silencio y, en términos de la “lucha Libre”, “la puesta de espaldas” que amigos comenzaban a ejercer sobre nosotros, no sólo poniendo en duda nuestras apreciaciones, sino solicitando la cancelación de invitaciones que, para ellos, algunos “desprevenidos”, aún se atrevían a hacernos. Por decir un ejemplo, la penúltima vez que estuve en México fui invitado por algunos profesores de la Facultad de Economía de la UNAM, quienes, llegaron a definirse en algún momento como “zapatistas-pejistas”. Por supuesto, tal bodrio ideológico resultaba inaceptable para los zapatistas, sobre todo, cuando era el PRD (del Peje-López Obrador) en Chiapas, y en los territorios zapatistas quienes planificaban, dirigían y ejecutaban los más terribles planes de división, confrontación y paramilitarismo en contra de las comunidades zapatistas y del EZLN. Ni hablar de Oaxaca.

En todo caso, los mencionados profesores, ya cuando me disponía a regresar a Venezuela me invitaron a un supuesto encuentro con estudiantes de la Facultad de Economía; en verdad, se trataba de dos de sus tesistas cuyos trabajos versaban acerca de Venezuela y, por supuesto, la “revolución bolivariana” “anti-imperialista”, y todos los etcéteras que el lector quiera sumar.

La invitación fue más bien una especie de celada en la que, estos sabios de la economía “socialista” querían confrontar y desencarnar a este “derechista”, “anti-bolivariano” y “anti-chavista” que andaba peregrinando sus ideas “contra-revolucionarias” por América Latina, y, por supuesto, ellos, “zapatistas-pejistas”, no sólo estaban destinados a confrontarlo sino a liquidarlo con el poder de la ciencia económica y académica, nada menos con dos de sus más preparados pupilos tesistas quienes, además, acababan de regresar de una estancia de “investigación” en Caracas.

La cosa es que casi un año después fui invitado por estudiantes del posgrado de Estudios Latinoamericanos de la UNAM a un Congreso sobre Pedagogía Crítica a realizarse en la Facultad de Ciencias Políticas. Debo decir, que fue la UNAM quien me envió los boletos aéreos; sin embargo, a la hora del evento, esos estudiantes que se atrevieron a invitarme realmente no encontraban su propio rostro, pues, algo pasaba. El hecho es que me habían pagado un boleto altamente costoso, que representaba por lo menos casi seis meses mi sueldo como Profesor Titular de la Universidad del Zulia en Venezuela, para que yo dijera, en 10 minutos lo que ha representado una lucha de cerca de 20 años por nuestra Educación Autónoma en las comunidades indígenas de Venezuela.

Ningún profesor del mencionado posgrado se acercó, no a escucharme a mí, sino a sus propios alumnos; en fin, sentí el más profundo desprecio de quienes, luego, en medio del debate, pusieron de manifiesto su verdadero pensar: representábamos una visión profundamente crítica de eso que se ha pretendido exponer como la visión de un gobierno “revolucionario”, “anti-imperialista” y de “izquierda”, atacado por la derecha y por los “traidores” (como yo) venidos de la izquierda.

Antes de terminar esta contextualización absolutamente necesaria, no puedo dejar de mencionar como recuerdo en nuestro accionar político en Venezuela, que a finales de los 60 y comienzos de los 70, nuestra labor como militantes de las FALN, era visitar legalmente, a los presos políticos en la Cárcel Nacional de Maracaibo. En verdad, las FALN sólo tenían allí a un preso (Felipe Rojas), quien purgaba una condena de 15 años por rebelión militar, los demás presos pertenecían a otras organizaciones políticas como la OR (Organización de Revolucionarios), entre los que se encontraba Jorge Rodríguez, padre del hoy Alcalde del Municipio Libertador en Caracas y dirigente máximo del Partido de Gobierno, quien, para ese tiempo debía ser un niño que, años después, perdió a su padre al ser asesinado por la policía política en la tortura luego de haber sido entregado por quien, posteriormente, Chávez nombró Vice-Ministro de Cultura de la “Revolución Bolivariana”

En fin, y para no hacer más largo esta contextualización; de lo que queremos hablar es acerca de la debacle conceptual, política e ideológica de eso que, hasta ahora, conocemos como “pensamiento crítico”, “humanístico de izquierda”, sobre todo, cuando le metemos la lupa en las circunstancias políticas actuales. Por sólo mencionarles un último ejemplo, hasta el momento en que esto escribo (enero 19 de 2017; 4:43 pm), han sido reportados 90 niños wayuu muertos por desnutrición en La Guajira colombiana; sabemos de otros tantos en el costado venezolano, pero nos es imposible ofrecer cifras, pues, para la “revolución bolivariana” es “contra-revolucionario” que los médicos ofrezcan cifras de todos los niños que mueren de inanición, o de las madres wayuu que mueren en los partos.

En todo caso, las cadenas de televisión colombianas (RCN; El Tiempo, entre otras), mediante hermosas mujeres vestidas como para ir de bodas, reportan, como si cualquier cosa, que otro niño wayuu ha muerto por hambre, y, de inmediato, pasa a las noticias del espectáculo, no sin antes anunciar que los acuerdos de paz con las FARC van viento en popa, que los guerrilleros de este grupo están recibiendo, como fue el compromiso, unos 600 dólares diarios, algo así como mi sueldo de dos años y medio, pues, actualmente, el mismo es de 20 dólares mensuales. Esto lo digo porque, en efecto, yo tengo ese sueldo miserable, pero lo tengo, ahora imagínense a las familias wayuu, perseguidas por el gobierno colombiano, venezolano y las guerrillas (FARC y ELN); definitivamente, están muriendo de mengua en medio de la celebración de la izquierda y la derecha por los acuerdos de Paz (que más bien deben ser denominados como de Requien in Pax de los wayuu).

Finalmente, queremos dejar claro que el presente texto (que esperamos sea nuestra última palabra acerca de este asunto), no busca tocarles la llaga a los de la “izquierda” (aunque ciertamente será casi imposible no hacerlo), porque nos hayamos pasado a la derecha, tal sería una haragana interpretación no necesariamente atribuible a la muchedumbre, a “las masas”, ni siquiera a los gobernantes de izquierda o derecha quienes suelen utilizarla para descalificar su planteamiento; sino que quienes más la usan son, precisamente, intelectuales muy bien y académicamente formados en el “saber de la ciencia social, filosófica y política”, tipos y tipas que pueden recitar textos completos de Kant a Marx y escribir largos tratados de filosofía de Liberación sin la liberación de los pueblos; en fin, si dependiéramos de estos sujetos, definitivamente, hasta los zapatistas estuvieran jodidos, mucho más nosotros los indios venezolanos que, no hemos logrado (aunque en esas andamos), levantarnos como los zapatistas y decir, ¡Por el amor de Dios, ya basta!

Así, pues, ya deben saber por dónde va la vaina con este escrito, porque lo cierto es que no va ni por la derecha, pero tampoco por la izquierda, sino por la necesidad de hacer visible la voz de esos terceros excluidos de cualquier idea de liberación como si no existieran, o como si toda liberación fuera exclusiva y sólo posible de ser prodigada desde la misma colonialidad del poder y del saber, sea esta de derecha o de izquierda; de tal manera que la voz no escuchada hasta ahora y de la que los zapatistas son nuestros más evidentes voceros (que no Evo Morales y, mucho menos, el MAS de su Vicepresidente por mucho que citen a Marx o a Lenin), en tanto que, hablan desde el corazón de un pensar otro mundo realmente posible en donde, hasta ellos, los traidores, puede que quepan (si en verdad recuperan su condición humana)

Vale decir, cuando la derecha y la izquierda nos pretenden ofrecer este momento como una nueva confrontación de estos dos supuestos exclusivos mundos, nosotros, indios, sabemos que ellos hablan de cómo zanjar sus diferencias de poder a partir de nuestra definitiva liquidación como pueblos y, sobre todo, como posible voz que los demás pobres no indios puedan aferrarse y proponerse a seguir en función de la construcción de una muy otra sociedad.

Advertimos, finalmente, que muy probablemente no llegue a usar lo que la academia tiene como muy metodológicamente preciso, el llamado “aparato crítico” (nunca he entendido por qué se trata de un aparato que entiendo como mecánico), y del que tanto gustan los lectores de revistas científicas y académicas; sin embargo, desde ya, y para bajar la neurosis de cualquiera, confieso de antemano que muchas de las ideas que aquí expresaré tiene autores previos, que no me estoy fusilando a nadie sino que actuó de acuerdo a lo que políticamente nuestros pueblos consideran correcto, es decir, toda palabra que nos ayude a recuperar nuestra mano de lucha es valedera y para nada importa su nombre, pues, todo nuestro saber se ha levantado históricamente en el perfecto equilibrio entre el renombre (KEINI) adquirido por quien es capaz de crear un elemento transformador de nuestra existencia y, al mismo tiempo, por el individual apaciguamiento de su renombre (keitita) que el mismo sujeto realiza para que su creación sea en verdad palabra de todos en la comunidad. No me adueño, pues, de la palabra de los otros, ni siquiera de la mía que, justamente ahora y después de haberlos claramente advertido, les comenzaré a exponer como homenaje a Boaventura de Sousa Santos, aunque muy probablemente, él no la apruebe, pero sabemos que lo llevará a lo que nosotros llamamos ayunka amo e’inkarü (pensar con el corazón), y de seguro sabrá explicar desde otra perspectiva lo que es pensar (AYUNKA) desde una epistemología del sur.

Así, y sin más preámbulos, entrémosle al asunto y, lo haremos, intentando ser entendidos por mi hermano, quien nunca entiende lo que lee que yo digo en la internet. Comencemos.

II.- Donde hablamos del tácito acuerdo entre la ciencia social desde la izquierda apuntalando proyectos económicos de la derecha

Comenzaremos por lo más actual, pero para poder ir más atrás en el tiempo, pues, sólo de esa forma creemos poder explicar mejor lo que para Boaventura es la expresión de una realidad que debe ser entendida desde una “sociología de las emergencias”. Para nosotros, sin embargo, la lucha cotidiana de los pueblos indígenas de Venezuela y de toda Abya Yala se trata de la permanente confrontación entre la imposición (ya desde la derecha o desde la izquierda) de las “urgencias que impone su lucha por el poder”, en contra del tiempo de “la memoria de la comunidad” que, desde la conquista y colonia europea hasta nuestro presente republicanamente criollo y occidentalizado, ha sido permanentemente descalificada por la colonialidad del poder y del saber (ya de derecha o de izquierda), pues, a su parecer, el pensar y accionar indígena siempre resulta lento en su desplazamiento económico y político, parsimonioso en su organización social y, casi detenido en una especie de “tiempo azul” espiritualmente concebido, tratado y ejercido.

Así, pues, y entrando en tema, nos parece fundamental narrar un hecho recientemente ocurrido en la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad del Zulia, a raíz del debate provocado por el Decreto del Presidente Maduro que impone, a troche y moche, un programa de explotación minero masivo y extraordinario mediante el llamado Arco Minero del Orinoco (AMO) que, superficialmente, él y sus adláteres nos presentan como única y desesperada salida revolucionaria del Estado-gobierno bolivariano para enfrentar la urgencia de lograr sostener su poder frente al ataque imperialista de una supuesta guerra económica que busca, sobre todo, liquidar la esperanza revolucionaria que en toda Suramérica sembró el Eterno Comandante Chávez, instaurando un camino, no sólo para el continente, sino para todo el Planeta Tierra. (¡Chale!)

Así, dada la urgencia económica que los imperialistas imponen al gobierno revolucionario, la única vía de sostener económicamente la continuidad del proyecto liberador y socialista de izquierda en todo el continente y el Caribe, se debe lograr, “tácticamente” (dicen sus economistas y reconocidos intelectuales), obtener la suficiente liquidez monetaria necesaria para dar continuidad a los programas sociales instaurados por El Eterno y, para ello, el Estado-gobierno revolucionario debe usufructuar la entrega indiscriminada y vergonzante de cualquier parte del territorio nacional, sobre todo, en el contexto de nuestra evidente quiebra económica. Por ello, una antropóloga de izquierda de la muy ilustre Universidad del Zulia, al no encontrar otro argumento más convincente para un público entre desprevenido y asombrado, terminó reventando en una desesperada declaración en la que decía algo como esto (citamos de memoria): “si estos pueblos indígenas van a morir por la explotación del Arco Minero, por lo menos, lo harán en manos de la revolución y no de la derecha”

En cualquier otro momento, frente a una barrabasada como esta, nos hubiéramos conformado con decir: huelgan los comentarios. Sin embargo, las circunstancias económico-políticas y sociales actuales de Venezuela nos impide dejar dudas acerca de lo que pensamos, pues, no sólo se trata de que diariamente vemos a nuestros hermanos padecer el hambre hereje; YUKPAS desarraigados pidiendo limosnas en los semáforos de las principales avenidas de la ciudad de Maracaibo; barí que mueren de paludismo o tuberculosis, niños wayuu que mueren de desnutrición en la Guajira, y cientos de miles mujeres, ancianos y ancianas haciendo interminables filas para conseguir alimentos o medicamentos para alargar la más terrible de las existencias; sino que, además, los factores de poder (llámese “institucionalidad democrática”, partidos del poder y de la oposición; Tribunal Supremo de (In)Justicia, así como factores de poder internacional: UNASUR, CELAC; ONU, OEA, etc., se presentan quebradas en su cuerpo y espíritu, pues, quien dirige la UNASUR es un reconocido financiado por narcotraficantes y asesinos como Pablo Escobar Gaviria; la CELAC no es más que el nuevo espacio de dominio político internacional del Estado-gobierno Militar más longevo en el mundo, sólo equiparable en dominio y atrocidades a Corea del Norte (hablamos de Cuba), y la ONU y la OEA, se presentan como unas viejas e inofensivas viudas de la Guerra Fría, siempre cuidándose de no decir algo que vaya más allá de la defensa de su manutención heredada; vale decir, un Secretario General de la ONU o de la OEA, no es otra cosa que un objeto puesto y dispuesto para no decir y no hacer nada, eso sí, cobrando en dólares y con todos los gastos pagados con el hambre y la miseria de los de abajo de todo el mundo.

De tal manera, pues, la antropóloga de marras no está muy lejos del contexto del pensamiento de la llamada “comunidad internacional” a la que le vale madres si pueblos enteros son masacrados; si lenguas y culturas desaparecen; si un gobierno aquí o allá viola los derechos humanos de cientos, miles o millones de seres en cualquier parte del mundo; porque de lo que parece tratarse es de la global naturalización de tales violaciones, pues, cómo reclamarle a Cuba la violación de los derechos humanos de todos aquellos pequeños seres que, terminan por lanzarse a enfrentar un mar de tiburones en balsas de tablas o flotadores de llantas de camiones si, al mismo tiempo, la Ley Patriota enarbolada por George Bush es capaz de legalizar la tortura; si  Kin Yon Un, heredero del trono en Corea del Norte asesina y lanza a los perros a su familia por considerarlos traidores de derecha si, al mismo tiempo, cualquier turco, sirio o libanés puede ser pateado a las orillas del metro en Berlín, París o Londres.

O que, finalmente, el gobierno socialista de Michelle Bachelet le aplique a los Mapuches la Ley antiterrorista impuesta por el superderechista Augusto Pinochet para juzgarlos por defender sus territorios; o que Lula da Silva o Dilma Rousseff en Brasil persigan, apresen y juzguen indios que luchan contra la construcción de grandes represas en sus territorios; o que Evo Morales enfrente militarmente a los indios del TIPNIS opuestos a que sus territorios sean divididos por una carretera que sólo beneficia a las transnacionales y a la Odebrecht. En todo caso, nuestra conclusión no puede ser otra que aquella a la que muy previamente llegó el Sub-Comandante Marcos al decir que, “la izquierda (en América Latina) no es más que el otro brazo de la derecha.

En este sentido, la antropóloga a la que hacemos referencia no está fuera de contexto; sin embargo, su atrabiliaria, racista y ETNOCIDA interpretación de la realidad económica y política de Venezuela; por la que, no menos de ocho pueblos indígenas estarían siendo condenados a desaparecer de un plumazo para beneficio económico de las más oscuras mafias rusas, chinas y canadienses quienes, desde ya, ostentan concesiones que les otorgan la posesión territorial de unos 112 mil kilómetros cuadrados (algo así como del 12% del territorio nacional), a orillas del río Orinoco; ya que, a su parecer, tal entrega se justifica en la medida en que tal usufructo del territorio nacional y de nuestra soberanía se hace nada menos que en función del sostenimiento en el poder de un supuesto proyecto de revolución de izquierda con un más que supuesto papel histórico en la liberación general de América Latina.

Pero, es justo decir que la entrega del territorio nacional no es un hecho nuevo, ni se trata de algo inventado por la izquierda, hoy representada por extraños seres como Alí Rodríguez o Julio Escalona; por el contrario, lo único que podemos decir es que, estos extraños seres le enseñaron a Chávez lo que ya antes en Venezuela, el pensamiento colonial había establecido como nuestra supuesta condición natural de ser un territorio susceptible de ser repartido, entregado o vendido, por sus gobernantes, sean estos los reyes de España o sus Presidentes republicanos “para bien de la población criolla nacional mayoritaria”; solo que, lo repartido, entregado o vendido, siempre resultan ser los territorios de los pueblos indígenas. Así, pues, la antropóloga no ha dicho nada que históricamente no haya sido dicho o hecho previamente; por tanto, en la lógica de la derecha o de la izquierda nada hay que reprocharle, pues, como parte de su formación en la disciplina científica que ostenta, demuestra claramente su fidelidad conceptual a los preceptos que han conformado su espíritu. Vale decir, es una auténtica representante de la colonialidad del saber para la sustentación de la colonialidad del poder, lo que supone, entre otras cosas, que la ciencia que desarrolla sólo alcanza a ser ciencia, hasta el momento en que su ideología entra en el verdadero terreno de la liberación de los pueblos y, llegado a este punto, siempre es preferible decir: ¡que se jodan los indios!     

III.- Donde hablamos del final de la lucha entre derechas  e izquierdas, o por mejor decir, he aquí su desmadre, ahora nos toca hablar a nosotros

A.- De la Operación Cóndor a la Operación Lava Jato

Hace algunos años, el sociólogo Immanuel Wallerstein planteó que la vuelta al capitalismo más ortodoxo (también nombrado como neo-liberalismo), se estableció en el mundo justo en Inglaterra con la asunción del poder por Margaret Thatcher y, en América Latina, en Chile, con Augusto Pinochet luego del sangriento derrocamiento del Presidente Salvador Allende en 1973. Según Wallerstein, este giro económico-político resultó de la conclusión a la que los grandes factores de poder económico mundial arribaron, pues, consideraron que el periodo del llamado Estado de bienestar instaurado en el mundo después de la II Guerra Mundial había llegado a su fin.

No podía ser de otra manera, pues, al final de la guerra en 1945, los Estados Unidos militarmente victoriosos y con una inmensa capacidad de producción industrial, no contaba con una población en condiciones económicas de comprar el volumen de mercancías que estaba en capacidad de producir ya que, ni Inglaterra, Alemania, Italia y Europa en general, estaban en condiciones de ello. Así, restaurar el mercado fue el propósito fundamental del llamado Plan Marshall que, en efecto, nunca se trató de la benevolencia del victorioso frente a los derrotados, apoyándoles económicamente para reconstruir las ciudades que sus mismas bombas habían destruido; o recomponer el aparato industrial destruido por la guerra, sino que la reconstrucción de infraestructuras y recomposición del aparato industrial requería de una masa de trabajadores que, por esa vía, dejaban su condición de parados por la guerra y pasaban a ser asalariados con una capacidad salarial para comprar.

Esto implicó, que el propio imperialismo norteamericano impulsara una política de fortalecimiento de los aparatos estatales nacionales como vehículos de un superficial proceso de industrialización; pero también, una “descolonización” controlada, pues, en modo alguno se trataba de auspiciar ningún proyecto de auténtica liberación, sino de la necesidad de crear nuevos mecanismos de dominación en el contexto de la nueva etapa de acumulación capitalista que, entre otras cosas, exigía la liberación de las colonias en virtud de su condición de consumidores.

Por tanto, el llamado proceso de “descolonización” nunca tuvo como propósito liquidar la colonialidad de las naciones sometidas, sino de la liberación de mercados de consumidores antes bajo el dominio de una potencia colonial particular. Al mismo tiempo, esta especial “descolonización” dejaba a merced de empresas transnacionales el desarrollo de industrias, fundamentalmente extractivistas en África y Asia, antes sujetas al poder colonial de Inglaterra, Francia, Alemania o Italia. Durante esta “descolonización” controlada, los Estados Unidos se reservaron todo el arco de islas del Mar Caribe (sin contar a Cuba y Puerto Rico, pues, para el imperialismo norteamericano éstas estaban fuera de discusión ya que las habían obtenido luego de su “victoria” militar contra España en 1898). Así, todas las pequeñas islas que componen este arco, así como algunos territorios continentales como la llamada hasta ese momento Guyana Inglesa (territorio venezolano apropiado por Inglaterra), y la Guyana Francesa, vivieron una especie de traspaso de propiedad en la continuidad del tutelaje de sus antiguos imperios.

En todo caso, el Plan Marshall no se propuso otra cosa que restaurar el mercado mundial en beneficio del aparato industrial y productor de mercancías de los Estados Unidos en base a: 1) Apoyar económicamente el proceso de restauración de las infraestructuras destruidas por la guerra en los países europeos (Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, etc.); 2) Impulsar un proceso controlado de “descolonización” en términos de mercado y no de independencia política para las antiguas colonias antes sometidas, ya por países del Eje Nazi (Alemania-Italia-Japón), como por países aliados como Francia e Inglaterra, pues, a fin de cuentas, para el capitalismo la hermandad cuesta y el vencedor siempre cobra; y, 3) Este proceso de descolonización controlado suponía la necesidad de impulsar el fortalecimiento de los aparatos estatales, no sólo en las colonias “liberadas”, sino también, en países que como Venezuela, fueron fieles suplidores de petróleo durante la guerra, pero cuya explotación petrolera estaba en manos de Inglaterra y Holanda, quienes, antes de la Guerra Mundial, llegaron a ser aliados de Alemania para cobrar a la fuerza a Venezuela, supuestas deudas del Estado venezolano y por lo que, de manera conjunta, atacaron militarmente los puertos de Maracaibo y Puerto Cabello en tiempos del Dictador Cipriano Castro, quien, en medio de estos ataques, muy a pesar de su talante dictatorial en contra de la población, lo que expresa y criminalmente era ejecutado por su más frío lugarteniente y compadre: Juan Vicente Gómez; pues bien, ante el ataque anglo-germano, Cipriano Castro lanzó un discurso superficialmente anti-imperialista por el que, aún hoy, la izquierda nacional lo enarbola como parte del acervo del pensamiento anti-imperialista venezolano, y, por lo mismo, la izquierda se ha encargado de despojar a la dictadura de Castro de sus más crueles crímenes y, por añadidura, al encargado de ejecutarlos materialmente:  Juan Vicente Gómez.

Así, al final de la II Guerra Mundial el poder estadounidense hizo “caída y mesa limpia”, especialmente, en lo que se refiere al llamado “patio trasero” de su dominación imperialista en América Latina. Este momento es interpretado por Rómulo Betancourt como una “tardía llegada” de los norteamericanos al negocio petrolero venezolano, pues, desde Castro y Gómez, éste había permanecido en manos de inglesas y holandesas.

Ahora que, cuando hablamos de negocio petrolero, nos referimos al hecho de que por encima de cualquier dato de explotación o producción petrolera efectiva, se trataba de un verdadero dominio territorial nacional que, para ese momento, según el mismo Betancourt, Gómez había entregado cerca del 80% del territorio nacional a empresas inglesas y holandesas que, dicho sea de paso, debían incluir a familiares y muy allegados al dictador, como socios en los contratos de explotación, por lo que las regalías generadas debían ser entregadas de manera directa a los mismos y, por esa vía, llegar al dominio del Dictador.

Ahora bien, para 1973 el llamado Plan Marshall y su período de Estado de Bienestar, según el parecer de los más poderosos factores de poder económico mundial, había llegado a su fin; sobre todo, porque el capital financiero se había robustecido en unas dimensiones que exigía abrir cauces a nuevas inversiones y, por otro lado, porque el fordismo como sistema de producción resultaba ya un modelo anacrónico a la luz del avance de las nuevas tecnologías que, al mismo tiempo, pusieron punto final al proceso de sustitución de importaciones que el imperialismo había establecido como nuestro camino al desarrollo y sobre cuya lógica, desde los años 50 a los años 70, la derecha (social-demócrata o social-cristiana) y las fuerzas de izquierda en todos sus matices, se disputaban el poder de los Estados.

En todo caso, un nuevo contexto en el proceso de acumulación capitalista se presentaba y en este nuevo escenario, no era el capital industrial (y la producción industrial) el factor determinante para los centros del poder económico mundial, sino que el capital financiero exigía paso libre a sus inversiones en cualquier parte del mundo, sobre todo, en aquellas áreas territoriales a las que, en su momento, la producción industrial y su tecnología no estaba en capacidad de ocupar y territorializar. Por supuesto, tal exigencia requería de una absoluta libertad de penetración y dominio de espacios y territorios que, de alguna u otra forma, el anterior Estado de bienestar y, sobre todo, la lucha de comunidades que sustentadas en el discurso legal de los Estados-gobiernos de la época, habían logrado medianamente proteger espacios territoriales propios que, en el nuevo contexto resultan fundamentales al nuevo periodo de acumulación; sin embargo, y como quiera que sea, el proceso anterior de fortalecimiento de los Estados-nacionales hizo posible la construcción de todo un discurso legal que, al nuevo contexto de acumulación capitalista le resultaba, por lo menos, agobiante.

Es este, pues, el contexto económico y político sobre el que en los años setenta se instauran y sustentan las dictaduras militares en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y hasta Brasil, y cuyo desarrollo permitió sustentar el diseño y ejecución de la llamada Operación Cóndor, considerada por los militares en el poder como una acción política-militar necesaria, no sólo como puntal para su sostenimiento en el poder, sino como sustento social a la nueva etapa de acumulación capitalista de los grandes factores de poder económico mundial que, ciertamente, muy conscientes estaban de los efectos sociales del giro económico-político que, como consecuencias, traería lo que ahora imponían.

De tal manera que, no es posible entender en toda su dimensión la Operación Cóndor sin ubicarla en el espacio económico-político que los factores de la colonialidad impusieron como lugar para su existencia, muy a pesar de nuestra voluntad política, social o cultural, pues, nunca se ha tratado de lo que pensemos o de la fuerza con que gritemos nuestras consignas, ya contra las dictaduras militares del Cono Sur, o contra los mismos criminales militares que hoy en Venezuela, por ejemplo, se autocalifican como de izquierda, lo que muchas veces ha puesto a dudar a nuestros vecinos suramericanos a brindar cualquier apoyo a la lucha de nuestras comunidades, aún sabiendo de nuestra desgracia.

Por tanto, es posible decir que la Operación Cóndor no fue necesariamente un invento personal de los militares dictadores en el Cono Sur, sino que resultaba una acción que ellos ejecutaban en el contexto de implantación de la nueva etapa de acumulación y que requería,  el control social a muerte.

Desde esta perspectiva, la Operación Cóndor no sólo se trató de la confabulación criminal para liquidar enemigos políticos de las dictaduras, sino de una verdadera “limpieza territorial”, esto es, la desaparición de todo sujeto cuya memoria política asomara la posibilidad de reterritorializar la lucha social contra el capital; de allí la práctica de despojar  a las madres de sus hijos luego de asesinarlas. Esto, que para cualquier ser humano no puede menos que resultar abominable; se trata de una práctica históricamente establecida en nuestro continente por los conquistadores europeos en contra de las poblaciones indígenas pero que, posteriormente, fue igualmente desarrollada por los gobiernos republicanos en casi todo el continente pero con gran  intensidad en los países del cono sur, que lanzaron verdaderas campañas militares que terminaron por desaparecer a los ONÁS, los Kaweskar, diezmar a los Mapuches, a los KALCHAKIS y los indios fueguinos, a quienes se liquidaba en función y en virtud de la imposición territorial de la modernidad, sus niños sobrevivientes, igual fueron objeto de entrega a familias criollas de la época.

Aclaramos que lo anteriormente dicho, nada tiene que ver con ninguna especie de pago de Karma por daños previamente ejecutados u omitidos por los criollos en su hacer, sino que la Operación Cóndor como la Operación de Liquidación indígena en todo el Cono Sur de América, no responde sino a la misma imposición del proceso de acumulación capitalista que exigió, en ambos momentos históricos, la liberación de espacios territoriales de la presencia física o expresión material de cualquier población presente en los mismos; pero también, de toda memoria cuya presencia contradiga radicalmente el modelo a imponerse. Ahora que, justo es decir, la única diferencia entre el dolor indígena y el de las madres de los desaparecidos durante las dictaduras, es que los pueblos indígenas, liquidados y desmembrados, nunca tuvieron la posibilidad de que las madres-abuelas despojadas de sus nietos indios, pudieran protestar en las plazas públicas de Chile, Argentina y Uruguay. Ellos, sencillamente, dejaron de existir aunque están vivos, pues, allí, tercamente siguen los mapuches, ahora perseguidos como terroristas, los CALCHAQUÍS siguen viviendo y r-existiendo porque en verdad, para ellos, la muerte es mentira.

Así, pensar que la Operación Cóndor solo se trató de la criminal persecución de militantes de izquierda (que ciertamente lo fue), por las dictaduras militares derechistas, sin establecer sus vinculaciones con la nueva etapa de acumulación capitalista a la que tal Operación daba respuesta política y militar, fue una falsa apreciación política que provocó una equivocada orientación de la lucha de los movimientos sociales afectados por esa Operación; pero también, del movimiento social en general, pues, ello atizó la existencia en un mismo movimiento como el peronista; por ejemplo, de grupos que desde la izquierda (los Montoneros), enfrentaban a la dictadura militar en Argentina, pero, asimismo, grupos como la AAA (La Triple A), ultraderechistas de igual origen peronista, formaban parte de los escuadrones de muerte que, en más de una oportunidad, se encargaron de ejecutar las acciones de secuestro, tortura y muerte en el contexto de la Operación Cóndor.

Sobre esta falsa premisa la izquierda latinoamericana no sólo justificó históricamente su derrota política; sino que, a contravuelta, se vale del mismo argumento para justificar sus propios crímenes políticos hoy ejecutados por algunos de sus representantes en el ejercicio del gobierno con los mismos propósitos: permanecer en el poder; pero sobre todo, para justificar una orfandad ética que parece perder, justo en el ejercicio del poder desde la misma lógica y continuidad de la colonialidad; es por ello que, la izquierda en los gobiernos llamados progresistas de fines de los noventa, no sólo naturalizó al capitalismo como sistema del que, a su parecer, resulta imposible desprenderse y por lo que sus teóricos más representativos justifican bajo un supuesto etapismo o periodo de transición que, una vez tomado el poder, resulta ser inevitable al proceso de instauración definitiva del poder popular y, para ello, cabe la posibilidad de hacer uso político de los vicios propios del capitalismo como mecanismo y/o plataforma válida para la sustentación económica del supuesto “proyecto de liberación”.

He allí, pues, el contexto del actual “escándalo” de la Operación Lava Jato. Vale decir, hacer y obtener dinero a través de negocios como el narcotráfico o la corrupción política y administrativa de la derecha, parece a la izquierda, no sólo permisible sino hasta necesario, en tanto que, como eufemismo, verbalmente sustenta la continuidad de su lucha por la transformación del mundo sí y sólo sí, ellos tienen el poder; sin embargo, por ser la transformación social del mundo un objetivo muy a largo plazo, resulta para ellos natural entender que en el camino algunos de sus miembros, por añadidura, termine enriquecido o como representando a una “nueva burguesía”, a costa del dolor, del hambre y la miseria de todos los excluidos.

fin parte 1 

Ruptura - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 20:06:59
postaporteñ@_______________________________

De la Operación Cóndor a la Operación Lava Jato: (2)

1. b) La Operación Lava Jato o el fin de la izquierda en América Latina

La instauración de la nueva etapa de acumulación capitalista, muy por encima de los cálculos de sus impulsores en el Consenso de Washington, no se haría sin recibir la respuesta crucial de los pueblos que supieron en sus carnes la condena a muerte de su historia. Así, a poco más de una década después del derrocamiento de Salvador Allende, 1988 para ser exactos, Carlos Andrés Pérez gana holgadamente las elecciones en Venezuela basando su campaña en una especie de vuelta a la abundancia económica que, producto del boom de los precios del petróleo durante su primer mandato (1973-1978) hizo posible la creación del espejismo de lo que él llamó “la Gran Venezuela”, esto es, el ingreso al país de una cantidad de divisas por concepto de venta de petróleo, que permitió a su gobierno generar la ficción de “riqueza” al punto de regalar a Bolivia un barco refrigerado (El Sierra Nevada), para las exportaciones de este país que aún hoy, no tiene un puerto de anclaje propio; dicho sea de paso, tal regalo fue altamente cuestionado por la izquierda venezolana, especialmente, por los partidos que con Chávez y hasta hoy día, merodean en el gobierno como mosquitos a la piña dulce. En todo caso, en el contexto de fines de los años ochenta, la holgada victoria electoral recientemente obtenida le pareció suficiente a Carlos Andrés Pérez como para instaurar la nueva etapa de acumulación exigida por los grandes factores de poder económico y político mundial, sin acudir a la fuerza criminal militar impuesta en los países participantes de la Operación Cóndor.

Los acontecimientos inmediatamente posteriores a su toma de posesión como Presidente en la que, por cierto, un invitado muy especial fue Fidel Castro, dejaron al desnudo su falsa lectura del nuevo contexto histórico-político latinoamericano. He llegado a pensar que Carlos Andrés Pérez nunca llegó a entender, que tanto para el pueblo que había votado por él en diciembre de 1988, como para los grandes factores de poder económico mundial, él ya no representaba lo que creyó representar. Es por ello que jamás vio venir el estallido social de febrero de 1989, apenas retirándose la corte de invitados a su toma de posesión y justo inmediatamente de declarar su primer ajuste económico para enfrentar la crisis que, con su “popularidad”, pensó implantar sin que hubiera un solo muerto. El Caracazo le estalló en pleno rostro y pienso que aún hoy, en su tumba, su espíritu estará preguntándose ¿qué pasó?, ¿por qué pasó lo que pasó?

Aturdido por el estallido social de quienes estaba convencido controlaba con su verbo, tampoco vio venir las intentonas golpistas de 1992 (4 de febrero y 27 de noviembre del mismo año), jamás sospechó de las vinculaciones de su propio Ministro de Defensa (Ochoa Antich), o del propio expresidente Rafael Caldera, y todos los llamados “notables”, entre los que se encontraban dueños de periódicos, periodistas, intelectuales de izquierda y de derecha, quienes, no sólo sabían lo que estaba por suceder, sino que apoyaron lo que efectivamente sucedió.

En todo caso, el Caracazo (1989), así como la Marcha por el Territorio y la Dignidad en el Ecuador, La Guerra del Agua en Cochabamba (Bolivia), hasta el levantamiento armado de las comunidades mayas zapatistas de Chiapas en 1994 (México), pusieron patas arriba la mesa del poder en toda América Latina/Abya Yala, y por lo que, sobre la ola de sangre derramada por los pueblos y comunidades de abajo, elementos posicionados como pertenecientes a la ideología de izquierda, alcanzaron electoralmente asumir los gobiernos en Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina y Venezuela, enarbolando como banderas propias, la necesidad de una transformación radical y fundamental de sus constituciones en lo que representaría el nuevo pacto social, cuyo acento estaría (prometieron), en la necesidad de defensa de las comunidades.

En este contexto, la esperanza era total y todo parecía indicar que, efectivamente, por lo menos Suramérica vivía un esplendor, y, muy especialmente Venezuela, pues, el costo mundial del barril petrolero pasó de 8 dólares en 1998 a 25, luego a 35, después a 43, y ya para el 2010 promediaba los 140 dólares el barril; vale decir, un nuevo y más descomunal boom de precios petroleros hacía posible sustentar cualquier proyecto de transformación social en nuestro país y, asimismo, apoyar cualquier otra iniciativa en esta dirección en todo el continente.

Pero, he allí que la visión colonial de la izquierda en el poder, y, sobre todo, la haraganería intelectual de sus más “preclaros ideólogos”, nunca se atrevieron a sobrepasar el concepto de “renta del suelo” como factor esencial no sólo para la eufemística formación de una  burguesía nacional que, según ellos, esta vez sí sería nacionalista y revolucionaria; sino que mucho menos, intentó siquiera salirse del redil del consabido acasillamiento electoral de los excluidos mediante programas de asistencia y, por el contrario, darle continuidad al proceso de enriquecimiento de sus oportunistas satélites, tal como solían hacer aquellos a quienes, supuestamente, la “revolución” había liquidado, esto solían resumirlo sus más insignes burócratas con la expresión: “Necesitamos tener el poder para poder”

En este sentido, podemos atrevernos a decir que la categoría “renta del suelo” y su dominio, ha resultado ser el fundamento conceptual del proceso sobre el que, tanto la derecha como la izquierda en América Latina, en diferentes momentos históricos, han sustentado tanto sus críticas como sus justificaciones a la particular corrupción material y simbólica de cada uno de ellos; por mejor decir, no es posible comprender el por qué se produce la llamada Operación Lava Jato sin apelar a la historia de la categoría “renta del suelo” en tanto que, sin importar la ideología, es su “dominio” y “control” lo que orienta ética y políticamente a cualquier fuerza que en un momento determinado llega a detentar el poder del Estado-gobierno en cualquier república de América Latina.

Dicho de otra manera, y, en conclusión, para los marxistas latinoamericanos (militantes o intelectuales), quien domina la “renta del suelo”, sea por explotación petrolera, carbón, cobre, o cualquier elemento hoy designado con el término inglés commodities, puede perpetuar su poder eternamente, pues, se da por hecho que el dominio material de la renta constituye el fundamento del poder mismo y de aquel que lo detenta, y, para ello, en nada interviene su definición ideológica como de derecha o de izquierda, pues, a fin de cuentas, ambas ideologías parten del mismo lugar de ver el mundo; esto es, se trata de la misma visión occidental del poder colonial en contra de los de abajo no occidentales.

Establecido así el origen teórico de nuestro desmadre nacional, creemos ahora necesario aclarar la idea que la expresión Lava Jato encierra en sí misma, cosa a la que los medios de divulgación ni siquiera intentan poner atención. Así, Lava Jato es una expresión muy propia del portugués hablado en Brasil que, como vemos, se conforma mediante dos términos: Lava (del verbo lavar, lavado; lo lavado), y Jato (pronunciado fonéticamente como: yato), se trata de una acción realizada a chorro, es decir, el lavado del que se habla se hace a propulsión a chorro, lo que semánticamente se refiere al lavado de dinero en grandes cantidades, o del lavado a chorro de grandes cantidades de dinero

A sabiendas de esta traducción y, sobre todo, por la imposibilidad de ocultar el hecho de que miles de millones de dólares han sido saqueados por los gobernantes de izquierda, o  el lavado de miles de millones de dólares provenientes del tráfico de narcóticos y puestos a  circular ilegalmente o, fuera del control del mercado, ya como parte de sobornos, o para la constitución de empresas, o para la compra de éstas, especialmente, las referidas a medios de comunicación, es por lo que elementos como Alí Rodríguez o Luis Britto García, intentan convertir en un acto de fuerza teórica, en sustento del proceso de conformación de una inexistente burguesía nacional capaz de contribuir con sus “inversiones” a los cambios político-económicos que, como parte del desarrollo de las fuerzas productivas es lo que hará posible el fortalecimiento de una clase obrera en condiciones de construir, por sí sola, el socialismo. La magnitud de tal sofisma sólo es comparable con el tamaño del enriquecimiento obtenido por estos teóricos y demás petardistas

Sin embargo, desde la más elemental sabiduría popular ya sabíamos que después de la muerte de Bolívar y del fin de la Gran Colombia, todo gobierno criollo siempre resultó en sí mismo, la expresión de la corrupción del espíritu de aquellos que alcanzaron el poder gubernamental del Estado en cualquier lugar de América y que, para su sustentación y continuidad, siempre terminan alimentando con dineros de la hacienda pública (producto de su dominio de la renta), a sujetos que, así enriquecidos, se conforman falsamente como clase “burguesa” nacional; pero que siempre está más comprometida con la continuidad en el poder de sus benefactores que con algún proyecto de “desarrollo” nacional que, les obligaría a invertir capitales que nunca están dispuestos a realizar sino es por la vía del Estado-gobierno, de allí que la permanencia del benefactor en el ejercicio del poder siempre resulta fundamental a la existencia de “sus apóstoles”.

Vale decir, la historia económica y política de América Latina no puede ser comprendida desde una visión, digamos, ortodoxa del marxismo (que es la que ha abundado entre nosotros), ya que en relación a la formación de la clase burguesa, por ejemplo, ésta nunca es el resultado de un proceso de acumulación en el contexto del desarrollo de las fuerzas productivas, sino de la corrupta complicidad entre quienes ejercen el poder político del Estado-gobierno y determinados sujetos que el mismo poder político promueve a través del drenaje de parte de la renta en función de la sustentación económica y continuidad del poder político de los gobernantes

Ahora bien, si en el contexto de implantación de la nueva etapa de acumulación capitalista en los 70, la Operación Cóndor resultaba militar y criminalmente necesaria a los intereses de los dictadores, quienes, por esa vía creyeron extender y resguardar su dominio político en el espacio territorial del cono sur involucrado; asimismo, la Operación Lava Jato ha representado una acción conjunta entre los Estados-gobiernos, particularmente auto-definidos como de izquierda o progresistas, en función de la desviación de recursos económicos a través de grandes comisiones por contratos otorgados a grandes empresas, por el mero ejercicio de su poder, especialmente de construcción, como la brasilera Odebrecht y que, en buena parte, eran destinados a la sustentación en el poder de esos mismos factores que, en nombre de la redención social, saqueaban a sus pueblos, pues, otra muy buena parte de tales desviaciones eran destinadas al enriquecimiento personal de algunos elementos pertenecientes a las estructuras de poder en todos y cada uno de los países involucrados (Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Nicaragua, Cuba y pare usted de contar)

Ello, muy a pesar de que “de los dientes hacia afuera”, el discurso de los líderes hablaba de la posibilidad de transformar nuestras sociedades y aún del mundo, en algo más allá del dominio de la renta del suelo o de su entrega para su explotación por las transnacionales.

No de balde, en Venezuela, por ejemplo, el discurso de Chávez y sus acólitos se tiñó de un patrioterismo que ha terminado en el absurdo de un nacionalismo más vinculado al nazi-fascismo alemán donde palabras como “patria” o “libertad” fueron manipuladas hasta el punto de torcer su significación hasta llegar a referirse, en términos del poder, justamente a todo lo contrario de su significación originaria.  

Por otro lado, es importante señalar que así como la Operación Cóndor pudo ser silenciada o enmascarada por el tiempo que duraron las dictaduras involucradas en sus crímenes, precisamente, por la complicidad imperialista y la violencia que éstas esgrimían en contra de sus enemigos; la Operación Lava Jato pudo ser enmascarada ante los pueblos por la coyuntura del boom de los precios de las materias primas (commodities) en el mercado mundial; así, los altos precios del petróleo que llegó alcanzar los 140 dólares el barril en la década que va de 2002 a 2012, hizo posible el espejismo de la vuelta de la Gran Venezuela de CAP, ahora llamada “Revolución Bolivariana” es por lo que ahora, a los efectos del desmadre que hoy tenemos como resultado, CAP y Chávez son la misma mierda (con sus diferencias de detalle, claro está)

En todo caso, en el momento en que se produce la caída de los precios mundiales de los energéticos y demás commodities, porque, al fin y al cabo, se trata de mercados no controlados por los revolucionarios ahora en el poder de nuestros Estados dependientes y que, en la lógica del capitalismo mundial antes y ahora en su nueva fase de acumulación, nunca han dejado de ser algo más que proveedores de materias primas y/o energéticos; es cuando la máscara de la supuesta abundancia que, dicho sea de paso, todos los gobiernos de izquierda adjudicaron a su sola presencia, se cae estrepitosamente y toca al pueblo comenzar a sacar cuentas y, ciertamente, estas no cuadran, sobre todo, cuando vemos; por ejemplo, en Venezuela, a Tarek El Aisami como dueño de empresas en Venezuela y los Estados Unidos; comprando periódicos a través de testaferros y con cuentas bancarias (hoy cerradas por el Imperio) en los Estados Unidos, Panamá y el Reino Unido; o a un Diosdado Cabello que puede darse el lujo de enviar a su hija, aspirante a ser cantante, a vivir y estudiar en París sin que se sepa cómo le hace con su pensión de militar retirado o su dieta de Diputado para cubrir sólo el boleto de avión; o también ver a una Cristina Kirchner como dueña de hoteles exclusivos, o ver por la televisión a uno de sus favorecidos lanzar maletas llenas de dólares al interior de un convento,  al tiempo que unas monjitas se hacían las weyas de que no sabían lo que traían las maletas y que no era otra cosa que parte del botín que, para el funcionario kirchnerista, se trataba de lo que creía haber ganado, pues, en la lógica del ejercicio de la colonialidad del poder no existen límites éticos, pues, la sociedad no existe, sino el Yo personal del presidente, sus ministros y cualquier puto acólito (con el perdón de la palabra)

 En todo caso, se trataba de parte de lo que el pueblo argentino más pobre había sido despojado por sus traidores; pero, lo mismo podríamos decir de Chávez, Lula, Evo, Lugo, los sobrinos de Maduro, y pare usted, otra vez, de contar.

En todo caso, no es nuestro interés tratar de demostrar la pudrición que corroe el espíritu de nuestras naciones en todo el continente, pues, se trata de hechos observables día a día y, para saberlo, en verdad no necesitamos de CNN, pues, en Venezuela este desfalco que sobrepasa una década y media se ha traducido en un empobrecimiento que, por sólo mencionar un ejemplo, un maestro de primaria, un profesor de secundaria, un académico universitario o un médico cirujano, para sobrevivir, debe realizar por lo menos dos labores adicionales; esto es, debe ser maestro y luego ser taxista; o vendedor de hotdogs (perros calientes), al tiempo que los sobrinos del Presidente confiesan haber sacado grandes cantidades de droga en aviones de PDVSA a través de la rampa presidencial, o que elementos del gobierno exhiban sus grandes fortunas y  propiedades restregándolas, sin el menor recato, en el rostro de los que hoy sobreviven revisando diariamente la basura de finos restaurantes o de mercados populares (¿Qué dirá el Santo Padre, que vive en Roma?)

En fin, la Operación Lava Jato no ha sido más que la conformación de una red dirigida y ejecutada por los detentadores del Estado-gobierno en Venezuela, Brasil y Argentina, por solo mencionar los más importantes Estados-gobiernos involucrados en lo que pareciera ser la globalización latinoamericana de la corrupción, instaurada luego de la lucha y muerte de las comunidades de abajo que pusieron sus espaldas para que éstos miserables treparan a las más altas esferas del poder político en sus respectivos países y que, al igual que los militares de las dictaduras de los años 70 de la Operación Cóndor, una vez en el poder,  parecieron acordar una red de corrupción económico-política que, ciertamente, les ha permitido hacer fluir y trasladar grandes cantidades de dinero extraídos de las arcas públicas para beneficio de sí mismos y de sus allegados y a costa del hambre y miseria de los pueblos.

Todo esto nos lleva a concluir que, al responder a la misma lógica del poder y su ejercicio, es posible establecer (en medio de las diferencias), un singular paralelismo entre la llamada Operación Cóndor y la Operación Lava Jato. Es casi seguro que mis muy pocos lectores con corazón de izquierda nos acusen de comparar peras con manzanas, pues, ciertamente, aparentemente resultan incomparables la Operación Cóndor y la Operación Lava Jato, especialmente, dada la condición de violencia policial-militar de la primera y de corrupción económica la segunda, y no podemos más que reconocer la razón de un argumento como este, pues, ciertamente, hoy es posible tener casi con absoluta certeza la cantidad de muertos y desaparecidos durante la Operación Cóndor; por el contrario, resultará muy  difícil determinar con precisión el alcance del daño que el latrocinio de la Operación Lava Jato ha impuesto sobre la carne y corazón de nuestros pueblos, no sólo en cuanto a la expansión de la pobreza y el hambre en cifras poblacionales, sino en sus vinculaciones con la maximización de la violencia que, por hambre, por sólo mencionar una variable, en Venezuela, se ha disparado a magnitudes imposible de cuantificar; igualmente resulta difícil cuantificar el número de muertes que por falta de medicamentos, o niños que mueren al nacer por falta de insumos en los hospitales se han producido durante los últimos dos o tres años, pues, la desaparición de las estadísticas de inflación del Banco o de muertos registrados en las morgues y hospitales, ha sido la orden de silencio más severamente vigilada por la revolución bolivariana; por tanto, no nos es posible cuantificar el número de muertos y desaparecidos; así como será muy difícil determinar el alcance de los daños generados por desnutrición a los sobrevivientes de la crisis en el contexto de la Operación Lava Jato en Venezuela, Brasil,  o Argentina.

En todo caso, una cosa sí debe quedar definitivamente clara: tanto para la Operación Cóndor como para la Operación Lava Jato, los detentadores del poder (de Derecha los primeros y de Izquierda los segundos) de los Estados-gobiernos, en efecto se confabularon en función del mismo objetivo: someter ya por la fuerza, ya por el control de los recursos económicos legales (pero también de negocios ilegales como el narcotráfico), en una especie de control del hambre, a sus pueblos y, ambos, justifican sus acciones en virtud de la necesidad de su perpetuidad en el poder de sus Estados; por lo que, podemos concluir, que para los excluidos, desde la colonialidad no es posible un proyecto liberador de los de abajo.  

1.  c) La voz del Tercero Excluido en la construcción de otro mundo posible

Debo confesar, que sólo mencionar la idea del final de la izquierda, ciertamente, me conmueve, pues, como quiera que sea, que a pesar de que durante los últimos 30 años he buscado despojarme de toda parafernalia ideológica aprendida desde la colonialidad occidental en la que, igualmente, he sido víctima y victimario, lo que me ha llevado a enfrentar mi propia historia personal en la que por mucho tiempo estuve convencido de representar a un hombre de izquierda; entender que tal definición sólo formaba parte de mi aceptación o sometimiento colonial; por momentos, se torna en la aceptación de quienes me acusan de pertenecer o ser un hombre de derecha

Así, pensar en el final de la izquierda (tal como aprendimos a serlo), siempre resulta considerar nuestro propio final como sujetos participantes de la historia de imposición de esa noción; pero también (eso me alienta), la necesidad de resurgir desde un pensamiento otro, pues, se trata de un acto de conciencia individual o, por lo menos, de difícil socialización; sobre todo, porque se trata del momento en que el sujeto es visto y se siente visto como fuera de todo conjunto; esto es, se trata de un sujeto aparentemente solitario, enfrentado a dos supuestos poderosos enemigos: la ideología (y los ideólogos) de derecha y la ideología (y los ideólogos) de la izquierda, pues, al fin y al cabo, como una escopeta de doble cañón, ambos le dispararán con la misma fuerza desde sus dos cañones como al tercero excluido o, ajeno al espacio natural de lucha que da vida a la historia de su existencia material y simbólica.  

Esto le dije a Julio, un amigo añuu que conozco desde que era un adolescente,  quien a pesar de haber perdido un brazo nunca había dejado de trabajar como el mejor constructor y reparador de embarcaciones en la Laguna; pero que hoy día, en medio de la paralización total de la pesca, ninguno de sus compañeros necesita de su trabajo. Hablo de esto con Julio porque en sus comienzos, él se enroló en la revolución chavista, su casa era sede del Consejo Comunal y la bandera roja del PSUV, raída y sucia, aún ondea en el techo de su rancho. Pero, hoy Julio se debate entre la fe en que el gobierno enviará comida cada dos o tres meses, y la fe en que sólo Cristo basta para mitigar el hambre de sus hijos; es decir, Julio va y viene entre el opio de la revolución y el opio de la religión. Sin embargo, cada vez la esperanza se le pone más lejos, y por momentos recuerda  junto a Santos, su padre, ya casi ciego, el tiempo en que la pesca era tan abundante en la Laguna, que cualquier niño podía pescar con arco y flecha.

Cuando eso recuerdan, aclaramos, para nada se refieren a gobiernos anteriores, sino justo al tiempo en que todas las familias de la comunidad podían, de manera autónoma, satisfacer sus necesidades materiales, y, cuando esto rememoran, es posible observar cómo ensanchan su pecho, pues, se trata de manifestar en el gesto, la dignidad implícita en su recuerdo.

La aclaratoria nos parece importante, pues, para los añuu, como para la totalidad de las naciones indígenas de Venezuela, siempre ha habido conciencia acerca de una pertenencia al Estado-nación determinada por una sujeción orientada por la colonialidad del Estado sobre las comunidades y pueblos. Dicho de otra forma, siempre han sabido los pueblos indígenas que, no importa quién esté de berrnadoran en Venezuela,  su condición es la del excluido que sólo cuenta al momento de contabilizar los votos para establecer en el poder en el gobierno central, al berrnadoran de turno.

Sin embargo, cuando se establece la nueva Constitución Nacional de 1999 (aprobada en 2000), todo un capítulo parecía reconocer, al fin, la existencia de 24 naciones indígenas y, por tanto, generó la apariencia de inclusión de los mismos, con una carga de derechos supuestamente suficientes para el ejercicio de su ciudadanía. Tal “inclusión”, fue celebrada por todos los pueblos, y enarbolada por la izquierda latinoamericana y mundial, como un acto de justicia por más de 500 años esperado. Todos nos fuimos con la finta: la derecha, al acusar a Chávez de ser un comunista que pretendía igualar a unos indios “desprovistos de cultura”, y la izquierda, al creer que, en verdad, Chávez hacía lo que hacía porque era comunista. Craso error

La explicación se asienta; por un lado, en el cambio político que los factores de poder económico mundial consideraron necesario ejecutar, pues, habían asimilado por las luchas sociales de fines de los 80 la repulsión popular a las medidas económicas correspondientes a la etapa de acumulación que, ciertamente, habían hecho estallar a los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina. Por el otro, porque la expansión del capital financiero requería marcos constitucionales y jurídicos capaces de brindar seguridad legal a sus inversiones en espacios donde las poblaciones indígenas estarían directamente involucradas por tratarse de proyectos a realizarse en sus territorios ancestrales y tradicionales.

De hecho, es Venezuela el último país en modificar su Constitución Nacional en toda  Suramérica, a los efectos de hacer posible la definición del estatus territorial de las poblaciones indígenas y, por esa vía, abrir cauce a la construcción del marco legal y jurídico a las nuevas inversiones que requería de tales espacios. Por mejor decir, ya en Brasil, por ejemplo, incluso en el contexto de la dictadura militar, tales cambios constitucionales hicieron posible el inicio de la demarcación territorial de los pueblos indígenas de la Amazonía, delimitación que, dicho sea de paso y aunque parezca contradictorio, fue detenida o minimizada, por lo menos en la cantidad de hectáreas reconocidas a los pueblos indígenas, precisamente durante el gobierno de Lula Da Silva luego de la dictadura. En todo caso, las Constituciones en Ecuador, Bolivia y hasta en Colombia habían abierto el cauce al reconocimiento territorial y la condición de los pueblos indígenas, negros y campesinos, en función de ofrecer estabilidad jurídica a las inversiones de los grandes factores de poder económico mundial y a los nuevos proyectos de explotación en la nueva etapa de acumulación capitalista.

Pero, además, la Constitución Bolivariana impuesta por Chávez y sus seguidores, resulta la única que, en toda Suramérica, no reconoce el estatus territorial de los espacios ocupados previamente a la existencia de los Estados-nacionales por los pueblos y comunidades indígenas, a quienes taxativamente reconoce como pueblos pero despojando a este concepto de todas sus implicaciones políticas expresas en la definición hecha por Naciones Unidas al respecto y, por el contrario, mantiene el criterio colonial de su condición no humana; en tanto que, sólo les reconoce como una especie biológica que sólo requiere de un “hábitat” para su existencia y reproducción biológica; de tal manera que, lo que nunca se atrevieron a hacer ni la dictadura militar de Brasil o el gobierno derechista de Álvaro Uribe en Colombia, lo hizo Chávez en favor de las transnacionales, pero además, con el aplauso de toda la intelectualidad de izquierda venezolana, latinoamericana y mundial.

Ahora bien, nos parece igualmente importante señalar que no existe país en toda América Latina cuente con una historia Constitucional más larga que Venezuela, precisamente, porque desde la disolución de la Gran Colombia de Bolívar, que por supuesto, generó su propia Constitución, unas 28 o 29 constituciones nacionales han sido elaboradas, aprobadas y sancionadas por los grupos que, coyunturalmente, arriban al ejercicio del poder político del Estado-gobierno, y la Constitución de Chávez no escapó a este designio, pues, en ella nada participaron los eternamente excluidos que sólo sirvieron como espalda/escalón para su ascenso al poder y como voto contable para su aprobación; más, nunca como palabra susceptible de ser considerada importante para la definición de un “contrato social” en el que sus propias vidas estaban en juego. Todo ello, justificado por Chávez y buena parte de los ideólogos de la izquierda latinoamericana, como necesidad para sostener el poder para poder, dicho por el cual, podía aplicarse toda la fuerza para someter a los pueblos y comunidades, pero evitar a cualquier precio una confrontación directa (y sólo como gesticulación verbal), con las transnacionales imperialistas norteamericanas, rusas o chinas.

Entonces, llegamos al día de hoy, y vemos, que entre los argumentos más poderosos, por ingenuos, de los más “sanos” izquierdistas que aún intentan sustentar sus cuestionamientos al gobierno chavista de Maduro como una posición netamente “revolucionaria”, en tanto que, para ellos, lo que cuenta es defender el supuesto “legado” de Chávez, “quien sí era bueno, mientras que Maduro y Diosdado son malos”; si esto no lo dijeran en el más dramático de los contextos que sufre todo el país, en el que ellos mismos atestiguan cómo la gente muere de mengua, o sobrevive buscando comida en la basura, ciertamente, sólo debería provocar risa; pero es el mismo contexto el que lo transforma en cinismo y, por ello, no puede menos que provocar la más grande arrechera a cualquier persona que cuente, por lo menos, con un centímetro de corazón humano.

No obstante, sabemos que los más grandes factores de poder mundial, así como las grandes transnacionales y los Estados-gobiernos (de derecha o de izquierda), no sólo se imponen a la fuerza o con la fuerza militar sino que, igualmente, son capaces de cambiar su discurso sustentado por “cientistas sociales” financiados a través de aparatos de investigación social financiados al efecto, en función de generar los “nuevos” conceptos que sustenten y drenan las luchas sociales de irreverentes y rebeldes comunidades de indios, negros, campesinos y pobladores pobres de las ciudades que, pueden caer fácilmente en la red discursiva tejida con palabras como: comunas; consejos comunales; patria para todos; economía verde; economía sustentable; minería ecológica; socialismo ecológico; etc., etc.; pues, todo ello se traduce en la práctica, en criminales programas de políticas públicas, siempre conformados por planes de viviendas; escuelas públicas con programas educativos coloniales de libre sometimiento; programa de asistencia o sometimiento por hambre; carnetización de los sometidos; porque, tanto para la derecha y la izquierda, su sostenimiento en el poder se ha de sustentar:

1) Control total del proceso económico por parte del Estado centralizado; 2) Control de la clase Media que, en el contexto de un gobierno de derecha, se sustenta en la creación de la permanente esperanza de su posible ascenso social y, en el contexto de un gobierno de izquierda, como su emparejamiento con las clases sociales más desposeídas y excluidas; y, 3) El fortalecimiento al máximo del aparato del Estado por sobre una población cada vez más empobrecida, debilitada y minusválida, sobre todo, frente a unas Fuerzas Armadas que, no sólo cuentan con las armas (que ya es mucho decir), sino provistas de una impunidad que busca aterrorizar y liquidar cualquier sueño liberador de los de abajo así sometidos.   

En todo caso, hoy nos es posible decir, que luego de 28 o 29 Constituciones Nacionales siempre elaboradas a la medida y aspiraciones del dictador de turno, nunca antes como ahora está planteada la posibilidad de darle un vuelco a toda la estructura de esto que llaman Estado, y que a capa y espada defienden como concepto y estructura final y única, tanto la derecha (que son sus originarios inventores), como la izquierda que, en el caso de América Latina, ya lo hemos visto, sólo aspiran a perpetuarse en su poder a través del dominio de la renta del suelo y el sub-suelo de sus propias naciones en su propio beneficio de poder y a costa de la vida de sus propios pueblos. Por tanto, de acuerdo a la memoria de nuestras naciones indígenas y comunidades campesinas, negras y pobres de las ciudades, no hay nada nuevo que ver; es decir, nada nuevo puede venir como propuesta tanto de la derecha como de la izquierda como posibilidad de futuro para nuestras naciones.

En este sentido, consideramos que este es nuestro tiempo; es decir, no es posible volver a dejar en manos de elementos ajenos al pensamiento de nuestras comunidades nuestra futura existencia, pues, por más de dos siglos han demostrado su quiebre definitivo, esto es, para ellos no hay palabra desde abajo que valga; es por eso que hoy es posible ver y comprobar cómo partidos políticos contrarios al gobierno, son capaces de negociar por fuera de las necesidades de la gente sus propios intereses desde el pensamiento del tercero, hasta ahora, siempre excluido de todos los procesos de cambio político históricamente dados en Venezuela.

En fin, estamos convencidos de que una posibilidad de reconstrucción de nuestro país es posible; pero, tal reconstrucción si quiere ser verdadera, no será posible sin la palabra hasta hoy excluida en la redacción de todas las Constituciones Nacionales elaboradas para beneficio de quienes, en su momento, se adueñaron del poder del Estado-gobierno. Así, y a contracorriente de lo que pueda pensar como Estado socialista o desde el Sur nuestro amigo Boaventura de Sousa Santos, para que éste en verdad exista, por lo menos, en Venezuela, es necesaria la destrucción del Estado Chavista, sobre todo, en sus compromisos con las transnacionales y mafias rusas y chinas; pero, fundamentalmente, en cuanto al pacto social que pueda ser elaborado y constituido en virtud del respeto a la palabra de todos los que a lo largo de la historia política de esto que hoy todos conocen como República Bolivariana de Venezuela, no pueda ser posible sin el horizonte ético de los pueblos y comunidades indígenas, negras, campesinas y de los pobres excluidos de las ciudades

 De no ser así, la lucha seguirá en el mismo crucial punto, cada vez más mortalmente violenta; lo contrario, que es lo que esperamos, supone la posibilidad de repensarnos desde la perspectiva de los pueblos y esto sí que pudiera constituir otra historia que contar.

Ruptura Tercer Camino, Venezuela

 
José Ángel Quintero Weir - postaporteñ@ 1740 - 2017-03-14 20:05:26
postaporteñ@_______________________________

QUIÉN CANTARÁ A LAS NIÑAS DE GUATEMALA?

Niñas, con su suerte echada antes de nacer. Niñas sacrificadas, de cuerpecitos ardiendo antes de llegar a ser mujer

En el atardecer del 8 de marzo, (Suecia), leí por primera vez lo acontecido en Guatemala en el llamado "Centro de Rehabilitación Hogar Seguro Virgen de la Asunción en San José Pinula, al suroeste de la Ciudad de Guatemala. (No es un centro de rehabilitación sino un refugio)

El mundo se seguía conmemorando el 8 de marzo, las voces no habían acallado en reclamo por los derechos de las mujeres y contra la violencia machista.

Mi primer pensamiento al leer el horror fue la coincidencia con la fecha, nuevamente volví a ver las hogueras, esta vez en Guatemala, devorando cuerpos de niñas, mi segundo pensamiento fue: Cómo las recordaremos?, De las miles de organizaciones que alrededor del mundo marcharon habrá alguna que haga suya el pavor, dolor, de estas niñas?.

En el diario Vanguardia.es leí por primera vez esa misma tarde de lo ocurrido. En él se informaba que el incendio se produjo cuando las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren, según familiares.

Un joven de 16 años relató cómo la revuelta iniciada desencadenó la desgracia. Unos 40 menores intentaban escapar del centro, sin éxito.  Por la mañana, algunas de las jóvenes se encontraban encerradas bajo llave en un aula. Según las primeras pesquisas, una de ellas prendió fuego a unos colchones y ahí se originaron las llamas, que las trabajadoras del centro, con extintor en mano, fueron capaces de controlar.

La casa hogar, a cargo de la Secretaría de Bienestar Social, tiene a unos 748 menores, aunque su capacidad es de 400, entre ellos además de pequeños huérfanos o víctimas de violencia están también recluidos algunos acusados de pertenecer a pandillas o de delitos criminales, denunciaron los familiares.

Pasando los días llegan nuevas informaciones de lo sucedido, las niñas perdieron la vida por inhalación de monóxido de carbono y graves quemaduras. Tras las primeras pesquisas se ha sabido que se hallaban encerradas bajo llave en un cuchitril de cuatro metros de largo. Las niñas que aún sobreviven presentan quemaduras de segundo y tercer grado en más del 50 por ciento de sus cuerpos.

Los medios de información se han referido a las niñas como delincuentes, provenientes de hogares disfuncionales, des menospreciando sus vidas. Digamos por un momento que es así, merecen entonces quemarse en la hoguera?

El Hogar ha sido investigado desde 2016 cuando salió a la luz que las autoridades violaban a las niñas y adolescentes y por trata de personas con fines de explotación sexual. A pesar de las pruebas contundentes, de las denuncias por el estado de calamidad en el que las tenían, instalaciones no aptas para refugio de personas, nada pasó.

Esto era de conocimiento público para el 8 de marzo de este año, entonces cabe preguntarse: Por qué las organizaciones, las mujeres guatemaltecas que se unieron a la marcha, las feministas, estudiantes, periodistas de 'izquierda', medios alternativos guardaron silencio?

Niñas nadie

Niñas en su gran mayoría de origen indígena, pobres, mujeres. No cuentan. Desde las redes sociales hierven de comentarios después del trágico desenlace, pero dónde estaban antes?.

Del mismo modo las organizaciones de mujeres internacionales no se han pronunciado, no han llamado a salir a las calles, es más fácil protestar por las redes sociales, les han vuelto la espalda. O bien quizás se planten dudas si eran o no criminales. Apesta, todo esto apesta

Estas niñas viven en una situación de abandono y orfandad en lo que se puede y debe calificar centro de torturas del Estado

Un día sí y otro también leemos en diferentes medios sobre centros de tortura en diferentes partes del mundo, en el pasado y en el presente, recordando, recodándonos las atrocidades pasadas en tiempos de dictadura en América Latina. Seguimos pidiendo Justicia. Así debe ser.

Pedimos él Nunca más. Pero sigue sucediendo diariamente. Las cárceles, los centros de menores, las mujeres encarceladas, niños privados de libertad, etc. Qué hacemos?. Callamos.

No sentimos vergüenza, ni nos sentimos culpables, de ahí que no protestamos, denunciamos por lo tanto somos culpables.

Es triste muy triste que muchas de las niñas no tengan quien las reclame, quien las acompañe a su destino final después de un corto viaje. Nuevamente olvidadas.

El Papa Francisco lamentó la muerte de las 40 niñas y adolescentes en el centro de rehabilitación de Guatemala."Esa tragedia es un grito para que escuchemos la realidad que atraviesan los menores de edad".

No hay nada como los Ángelus dominicales del papa Francisco para expresar su cercanía al pueblo de Guatemala que vive el luto por el grave y triste incendio. Recordó también a todas 'las chicas y chicos víctimas de la violencia, maltrato, explotación y de las guerras. En otro momento el Papa comentó que no se puede 'continuar fingiendo que no vemos y no escuchamos' esta realidad de flagelo a la niñez.

Al menos a mi me llama la atención el nombre del centro de rehabilitación Virgen de la Asunción y me pregunto cuánto la 'Virgen' está relacionada a la Iglesia Católica.

 Francisco lamenta la violencia en todas sus formas, al mismo tiempo va en camino del perdón y olvido a los curas violadores de la iglesia. Que mucho hay que decir sobre ellos en Guatemala.

En Guatemala, especialmente las comunidades rurales, las mujeres sufren una doble condena: por género y por etnia. Son las primeras en abandonar la escuela, sus posibilidades de incorporarse al mercado laboral se reducen. Para las mujeres indígenas la oportunidad de trabajar fuera de la casa es en práctica inexistente. Su rol se limita a ser madres, e incluso como tal vuelven a ser discriminadas.

En un país donde el 79,2% de la población indígena vive en situación de pobreza, el modelo social prima al hombre: los padres son los primeros en alimentarse, dando luego prioridad a sus hijos varones. La madre y esposa en la última en comer. Las sobras de la miseria.

"Contra la mujer hay violencia psicológica, física y económica. Hay mucha dependencia, la mujer está supeditada al hombre.

Más allá de Guatemala, en los países de América Latina, con gobiernos progresistas o no, convierten a  las niñas y adolescentes en mercancías, en objetos para la esclavitud y violencia sexual. Las mujeres pobres son desechables.

En Uruguay los principales destinos de la trata son España, Italia, México, EEUU y Brasil. Negocio redondo. El gobierno cierra el ojo. Guarda silencio, cuántas son las mujeres desaparecidas en Uruguay?

Al igual que en Guatemala, en Uruguay más de 5.000 niños y adolescentes viven con familias de acogida o en hogares del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) son niños de familias pobres, desmembradas, que sufrieron algún tipo de abuso, bajo el cuidado del Estado. Uruguay es el país de la región con la tasa más alta de niños y adolescentes institucionalizados. Según UNICEF 2013, proporcionalmente Uruguay tiene casi siete veces más niños en instituciones que Brasil, cuatro más que Paraguay, tres veces más que Argentina y casi el doble de Chile.

Interesante sería saber la situación de estos niños, jóvenes, la real, que no se hable no quiere decir libre de problemas. En especial, la situación de las niñas, adolescentes, ellas, las que no tienen voces propias.

Volvemos a un tema que la izquierda no toca, incluso aquellos que dentro del FA dicen serlos. Es que no dan votos. 

Las niñas de Guatemala no murieron de amor

PELUSA - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 19:53:44
postaporteñ@_______________________________

CONSIDERACIONES SOBRE EL POPULISMO DE IZQUIERDA

11/03/2017 | Roger Martelly y Samy Joshua  /Viento Sur 

No se discutirá aquí sobre la noción general y aproximativa de “populismo”, cuyo uso se ha incrementado regularmente desde los años 1990. Designando principalmente a las derechas radicalizadas, afecta en la actualidad a la derecha y la izquierda. Peyorativo en la mayor parte de los casos, el término ha sido retomado de forma positiva, hasta por la izquierda más “radical”

Se analiza aquí este “populismo de izquierda”

El argentino Ernesto Laclau ha sido uno de los primeros en intentar pensar el fenómeno. En los años 1960 se apartó de la izquierda clásica, apoyando al peronismo en el poder. A continuación, a la vez que perseguía su diálogo con el marxismo, se ha dedicado a mostrar sus límites. Rebelde a la idea de una sobre determinación de la superestructura económico-social, rechazando la convicción de un papel intrínsecamente revolucionario de la clase obrera, Laclau ha buscado enunciar las condiciones de reagrupamientos transclasistas con el objetivo de la toma del poder

Para él, la ruptura social no resulta de las contradicciones internas del capitalismo –la extensión de la forma mercantil y de la salarización-, sino de negaciones externas basadas sobre la realidad del antagonismo y sobre el ejercicio de la voluntad

La acción revolucionaria consiste pues en inscribirse en la conflictualidad general para construir “bloques de hegemonía” –Laclau reutiliza el lenguaje gramsciano- que reagrupan a grupos objetivamente diferenciados en un movimiento común. El pueblo, pensado no en términos de clases sociales sino como una manifestación política de la plebe y de los excluidos, se convierte así en un operador de hegemonía, como el “bloque jacobino” que evocaba Gramsci en relación con la revolución francesa

Laclau se ha convertido en una referencia para los proyectos políticos que se instalan en la crisis de la izquierda histórica

 La apuesta de Pablo Iglesias y de Podemos se expresa cuando dice que “La línea de fractura –explica Iglesias- opone ahora a los que, como nosotros, defienden la democracia (…) y a los que están del lado de las elites, de los bancos, del mercado ? están los de abajo, y los de arriba (…) una elite, y la mayoría”/1. Interrogado por Jean-Luc Mélenchon, un responsable boliviano próximo al presidente Evo Morales sigue una línea de conducta idéntica:

“¿Entonces como os definís? preguntaba yo –Nosotros decimos: Somos el pueblo”/2. 

Seducido, el líder francés aprovecha la ocasión. Si es cierto que, tanto en Bolivia como en España, “el sistema no tiene miedo de la izquierda sino que tiene miedo el pueblo”, entonces la solución política no es la de reagrupar a la izquierda sino constituir el “Frente del pueblo”

La filósofa Chantal Mouffe da en la actualidad cartas de nobleza a la negativa de la antigua línea de división. En el 2008, en un ensayo sobre Las ilusiones del consenso, aceptaba todavía su pertinencia, a la vez que rediscutía su utilización/3

En el 2016, en una entrevista a la revista Regards, vuelve sobre su afirmación de ayer. Si entonces creía en la importancia de la frontera entre la derecha y la izquierda, es que ella pensaba que era posible radicalizar a la socialdemocracia y volverle a dar una identidad de izquierda. Desde el instante en que esa hipótesis se convierte en irrealizable, a partir del momento en que la socialdemocracia ha mostrado su incapacidad para resistir al tropismo liberal, la referencia a la izquierda es una ilusión. Lo que hay que unir no es la izquierda sino el pueblo. “Hablar de populismo de izquierda significa tomar nota de la crisis de la socialdemocracia, que no permite, a mi entender, restablecer esa frontera entre la izquierda y la derecha”

Reclamándose del pensamiento antagonista de un Carl Schmitt para rechazar “la ilusión del consenso”, ella hace de la confrontación entre el “ellos” y el “nosotros” la clave de las movilizaciones populares. Considerando, como Laclau, que la racionalidad no basta para poner al pueblo en movimiento, busca definir los afectos movilizadores, que encuentra en la vieja oposición entre el pueblo y la élite.

No sirve para nada, concluye, dar la espalda a un populismo que no es sino la expresión exacerbada de un pueblo desposeído de sus derechos a decidir. Pero, para evitar que el antagonismo no gire al enfrentamiento liberticida de enemigos –lo que mantiene Carl Schmitt- y para que se contenga en el combate político de adversarios, es necesario disputar al populismo de extrema derecha el liderazgo sobre las capas populares dominadas por el resentimiento. Para ello, hay que oponer un “populismo de izquierda”· que desplaza el “ellos”, de los extranjeros y los emigrantes hacia la élite de los mercados y de la gobernanza.

Ellos y nosotros, las élites y el pueblo: se borran a la vez la pareja antigua de la burguesía y el proletariado y el de la derecha y la izquierda.

El impasse de un populismo de izquierda

Las declaraciones de Chantal Mouffe constatan el fracaso de las izquierdas europeas en frenar el desarrollo de las extremas derechas. Se afirma pues que es realista. Su enunciado es simple; sin embargo es discutible ¿Por qué? Porque, si las categorías populares existen concretamente, el pueblo no existe: es a construir políticamente. Chantal Mouffe lo sabe pero deja entender que la voluntad política unida a la referencia al pueblo basta para constituirle.

Sin embargo, el pueblo no se construye por la referencia nominal al mismo o porque se le distinga de su supuesto contrario (la élite). Puede si se agrupa alrededor del proyecto que le emancipa al mismo tiempo que permite a la sociedad entera emanciparse.

En la amplia lucha social, la suma de los componentes movilizables no es nada sin el vínculo que haga de los mismos una fuerza coherente y no un simple agregado numérico. ¿Basta para obtener ese vínculo que los dominados tengan un adversario común? ¿La finanza? Ella no se ve ¿La élite?

Sus fronteras son muy imprecisas, según los casos demasiado expansivas o demasiado restringidas. El adversario o el enemigo puede ser el funcionario “privilegiado” contra el asalariado del sector privado, el trabajador estable contra el asalariado precario, el demasiado pobre que no paga impuestos contra el apenas más rico que los paga. El enemigo más cómodo es de hecho el más próximo: en general está por abajo de cada uno y no se “nos” parece. El enemigo inmediato es “el otro”, sobre todo cuando se nos repite que el tiempo es el de la guerra de las civilizaciones y de la defensa de la identidad amenazada.

¿Qué es pues lo que puede unificar al pueblo para su emancipación? Ni el adversario, ni el enemigo. Ni clase contra clase, ni campo contra campo, ni centro contra periferia, ni los de abajo contra los de arriba, ni pueblo contra élites: el corazón de todo antagonismo está en el choque de proyectos de sociedad en que se basa.

En los años 1930, es al alzarse al nivel de “todos” de la globalidad social que el “nosotros” obrero y asalariado no se ha cerrado sobre sí mismo y ha permitido el impulso mayoritario que ha sacado al mundo obrero del gueto en el que los poseedores encerraban a las “clases peligrosas”.

Así pues, es más pertinente afirmar que el impacto movilizador del movimiento crítico popular debería encontrarse, no en la exaltación de un “nosotros” opuesto a un “ellos”, que no es un dato sino eventualmente un resultado, sino en la activación de los valores populares de igualdad-ciudadanía-solidaridad, ligada con un proyecto global de emancipación, que tiene necesariamente una dimensión nacional, pero que no es “sobre todo nacional”. Lo que falta en la actualidad al impulso popular es un proyecto coherente de ruptura con el orden-desorden existente.

Hay que distinguir esta cuestión en el curso largo de las temporalidades en las que se desarrollan los enfrentamientos. Toda confrontación de este segundo tipo recoge los aspectos del “nosotros” y del “ellos”, alrededor de elementos de movilización que solo se apropian en contexto. No hay ninguna posibilidad de determinar de una vez por todas esos elementos, ya que justamente el contexto es cambiante. Lenin, luchando contra todo dogmatismo “izquierdista” en la materia, decía que la situación revolucionaria (y se podría con precaución extenderlo a toda situación de confrontación global en una formación social dada) se concreta en dos elementos.

“Es solamente cuando ‘los de abajo’ no quieren y que ‘los de arriba’ ya no pueden vivir en la antigua manera, cuando la revolución puede triunfar. Esta verdad se expresa de otra forma en estos términos: la revolución es imposible sin una situación de crisis nacional (que afecta a explotadores y explotados)”

¿Esto es todo en términos de contenidos? Si, esto es todo. Pero hay que subrayar la segunda parte, que se olvida a menudo: la gran crisis nacional. La cual afecta a “explotadores y explotados”, pero que, como su nombre indica, en primer lugar a la misma “nación”, o dicho de otra forma al conjunto de clases y capas que la componen. En octubre de 1917, esta “gran crisis” se ancla en la guerra salvaje que destroza Europa. En el 2015, en Grecia, se basa sobre la política de los memorándums impuestos por la Troika.

Dicho de otra forma, con el populismo de izquierda el debate no consiste sobre el “ellos” y el “nosotros”, sino, mientras el contexto no ponga en el orden del día una confrontación conectada en sentido estricto, con la definición del “ellos” y del “nosotros” y, con ello, sobre la forma de construirlos. Por ejemplo, definir la separación por la cuestión de la identidad no es la misma cosa que hacerlo sobre la de la igualdad, y por lo tanto, no es el mismo “pueblo” el que se contribuye así a construir.

Hay que volver de nuevo sobre el asunto. Un proyecto no es un programa sino lo que da sentido a las medidas más emblemáticas de un programa político. Como todos los partidos, el Frente Nacional tiene un programa, pero no es ese programa lo que le da su atracción sino su idea simple implícita: “ya no estamos en nuestra casa; no lo estaremos mientras se tolere la presencia de quienes nos impiden estarlo”.

Más que del catálogo programático, el proyecto está más bien del lado del “gran relato”, del imaginario que hace consciente a un grupo que está en el corazón de la historicidad. El proyecto así concebido fue antiguamente el de la “Santa Igualdad” de los sans culottes parisinos durante la Revolución Francesa (se designaba con el término de sans-culottes o “sin calzones” a los partidarios del sector más a la izquierda en 1789, miembros de las clases sociales que realizaban labores manuales como artesanos, obreros y campesinos, ndt), del “comunalismo” de Babeuf, del socialismo y del comunismo del movimiento obrero. Eso fue lo que se llamó la “República Social”, en la tradición republicana y obrera de Francia, con su súmmum con la Comuna de París.

Relacionando el combate obrero y la izquierda política, los responsables del socialismo y el comunismo históricos no sacrificaron a la clase. Comprendieron que la multitud de las categorías populares dispersadas no podría convertirse en pueblo en sentido político (el actor central de la ciudad) sin que la política se conecte con la experiencia social concreta, en un combate por la dignidad en o/y contra las instituciones existentes. Es por la acción política y con ello por un trabajo voluntario de subversión de la izquierda, como los obreros franceses han pasado del “nosotros” al “otros”, del repliegue comunitario al conjunto de toda la sociedad.

Sobre la base de esta amplia ambición, el socialismo jauresiano y sus herederos disputaron el magisterio de la izquierda a las formaciones más moderadas. Sobre esta base el mundo obrero pudo ocupar un lugar mayor en el interior del “bloque jacobino” del que habla Gramsci. Alrededor de esa visión prospectiva el movimiento obrero pudo, no poner fin al capitalismo (las tentativas del siglo XX para conseguirlo fracasaron aunque obtuvieron compromisos que han modulado el movimiento del capitalismo durante algunos decenios). Sin ese proyecto, el “nosotros” de las categorías más populares está abocado sea al aislamiento y a la ineficacia política (el modelo americano), sea colocado en posición subalterna por encuadramientos populistas que aniquilan los progresos posibles de la emancipación popular.

Salvo aceleraciones brutales de las que no se puede prever el contenido y que no dependen de nosotros, un tal proyecto debe por supuesto inscribirse en el largo plazo y su horizonte debe ser la alternativa a las lógicas dominantes de la competencia y de la “gobernanza” ¿Puede imponerse hoy en toda la sociedad, en todo el pueblo? No, ya que el pueblo está dividido y desorientado. Pero es posible, desde ahora, crear un movimiento mayoritario a favor de una transformación global, económica, social, cultural, en la que el espíritu de ruptura ya no esté ya minorizado, como lo está desde el comienzo de los años 1980.

Unir a los divididos-as

Así pues es un problema más amplio. Si se reemplaza “pueblo” por “proletariado” se ganará con ello en precisión, pero sin desembarazarse del problema: no solamente estas entidades no se dan como tales (se construyen en las luchas), sino que ellas están de tal forma divididas que necesitan un proyecto para unificarlas. No se trata pues de purismo de los conceptos. Cuando tenemos un proletariado tan numeroso, la diferencia con el pueblo, aunque exista, pierde su fuerza. Por supuesto hay que guardarse de efectos puramente estadísticos.

Es correcto definir el proletariado por los que “solo tienen su fuerza de trabajo para vender”, es decir de asimilar a la clase asalariada potencial a los parados y precarios y las mujeres no activas económicamente. Lo que permite evitar un obrerismo demasiado estrecho (según el que el metalúrgico es un proletario pero no la cajera ya que ella no produce valor en un sentido marxista estricto...)

Pero sin duda es demasiado extensivo. Es evidente que las cimas del aparatado de Estado, de los medios de comunicación, de los PDG (presidentes-directores generales, ndt) (sin considerar la posibilidad que sean además accionistas), etc., aunque asalariados son de la burguesía, no del proletariado. “Élites” si se quiere usar el lenguaje de Laclau. Es necesario pues definir al proletariado como los que solo tienen la fuerza de trabajo para vender y no tienen ningún interés vital en el mantenimiento del sistema. Y eso incluye a mucha gente.

En lo que se refiere al “pueblo”, a partir del momento en el que se restablece el tipo de conflictualidad que le corresponde, entre otros elementos por los aspectos de clase en el sentido tradicional y el cuestionamiento del modo de producción capitalista (y eso es lo que hace más o menos alguien como Mélenchon), ya no es ahí donde es necesario buscar la divergencia con el populismo de izquierda

La clave aquí es saber si conviene distinguir “el pueblo” como un dato pasivo y “el pueblo” que se construye como tal (“para sí”) y así acordar que existe la conflictualidad. En este sentido, toda construcción de este tipo, en un contexto dado, toma efectivamente la forma de una delimitación del “ellos” y del “nosotros”. Pero la dificultad es que el “nosotros” si solo puede existir por la lucha contra un “ellos” no se limita a eso. Es necesario, en el mismo movimiento, que defina lo que le constituye en tanto que tal, “para sí”, como dice la fórmula.

Además, aunque se empiece por “la clase” y ya que ésta debe no solamente emanciparse para sí misma sino liberar a toda la humanidad, se trata pues de un programa “para el pueblo”. Gramsci va más lejos, reclamando un programa de “salvamento de la nación”, que incluye a la política educativa, artística, urbanística, etc.

Pero el debate sobre “el sujeto revolucionario” no se limita a estas precisiones. Tanto en un caso como en el otro no se trata de una visión puramente estática sino de una construcción, por la lucha, y entre “ellos” y “nosotros” (otra forma de retomar el “en sí” y el “para sí”). Pero incluso así hay una cuestión principal que se deja explícitamente de lado en las consideraciones de Mouffe (lo que es desde un cierto punto de vista es la razón de ser de su teorización)

El pueblo (o la clase) está dividido estructuralmente, y no solamente por los artefactos, sino también por las luchas. Si, como dice Engels, “en la familia el hombre es el burgués y la mujer desempeña el papel del proletariado”, no es el mismo pueblo que se construye si las mujeres ocupan un lugar subordinado en el mismo o si las mujeres se encuentran incluidas y de forma igualitaria. Lo que supone que sus reivindicaciones propias se integren en el combate general y coloreen al mismo. Esto se puede extender a todas las categorías discriminadas de una forma u otra (incluso las pequeñas ciudades versus grandes ciudades). Hablar del 99% es a la vez justo y demasiado amplio. Justo (digamos que con un margen del 10%), si se adopta el criterio “casta/austeridad”. Pero demasiado amplio si se toman en cuenta multitud de otros factores.

Como unificar todo ello sin aplastar tal o cual parte es (para nuestras sociedades) la cuestión estratégica decisiva. Ciertamente, este terreno se encuentra poderosamente ocupado por los post-modernos, fascinados por la fragmentación, y casi hostiles a toda perspectiva unificadora. Pero la victoria de Trump está haciendo mover las cosas a toda velocidad. Véase por ejemplo la evolución de Judith Butler, iniciada, además, un poco antes. Hay que tomarla en serio cuando dice: “Ahora debemos considerar necesariamente la creación de un partido socialista en los Estados Unidos, un partido que pueda tomar apoyo en sólidas alianzas de solidaridad con otros países. Occupy Wall Street y otros movimientos antiglobalización han denunciado la crisis económica y sus consecuencias así como la profundización de las desigualdades”.

Polaridad a izquierda

Es ahí donde se encuentra el dualismo de la izquierda y la derecha. Hay que acordar que los dos términos no deben designar a partidos, entidades inmóviles, especies de cajones en los que bastaría colocar a las personas individuales, las corrientes políticas y las organizaciones. Definir a la izquierda y la derecha por la acumulación de sus componentes no sirve para nada. Lo que cuenta no es el título de las etiquetas sino el movimiento que opone a las corrientes: cada polo no es nada sin la polaridad que les relaciona con los otros.

Renunciemos, al menos de entrada, a la lógica clasificatoria. No tratemos de decretar en un debate sin fin quien es de izquierda y quien no lo es. Determinemos más bien lo que produce, todo a la vez, la unidad relativa de las izquierdas y su heterogeneidad. Sustituyamos la metáfora de las cajas en las que están sabiamente colocadas las “familias” por la de los polos magnéticos. El polo agregado de las partículas y, en un campo de fuerzas, lo que cuenta es la capacidad de atracción de cada uno de los polos. A partir del momento en el que la revolución instala a la política como un espacio distinto de conflictos ella inscribe una lógica de polaridad en el orden de los comportamientos y de las representaciones. La izquierda, anclada en la idea, no del progreso en general, sino de la perfectibilidad de la especie humana, considera que la igualdad entre los hombres es el único fundamento legítimo del orden social: la derecha, convencida de lo contrario (homo homini lupus) hace del orden y la autoridad el fundamento intangible de toda sociedad.

Pero, al mismo tiempo que la revolución instala la polaridad central, produce otra polaridad en el interior de cada campo. A derecha, abre una distinción entre quienes se preguntan si es preciso introducir orden en el espacio nuevo abierto por la Declaración de los Derechos y los que estiman que el orden no se puede conseguir plenamente si no se deriva de la desigualdad jurídica de los cuerpos y de la autoridad de derecho divino.

En la izquierda francesa es otra polaridad la que se dibuja desde 1789 y que se profundiza transformándose en los decenios siguientes. Desde el comienzo, todo depende de la forma como se concibe el campo de la igualdad: ¿debe permanecer la del derecho o convertirse en la de las condiciones? La mayoría de los miembros de la Asamblea Constituyente de 1789 (el núcleo del futuro liberalismo) se inclinó por la primera hipótesis; las “sociedades populares” y clubs políticos creados en la misma época (base del movimiento sans-culotte) se inclinaron más bien por la segunda opción

Más tarde, una vez aclarado que la Revolución va a “detenerse ahí donde ha comenzado” (Bonaparte), la cuestión se desplaza substancialmente. Permaneciendo insobrepasable la nueva sociedad burguesa, ¿hay que inscribirse en sus mecanismos (el juego del mercado y del Estado) para corregir sus rasgos más negativos? En sentido inverso, siendo por naturaleza desigualitaria la sociedad nueva (“capitalista” se dirá en el siglo XIX), ¿no es necesario, para quien quiera la igualdad de condiciones, considerar su transformación radical, hasta su desaparición si fuera preciso? ¿Lo deseable es imposible? ¿Lo imposible lo es para siempre? ¿Acomodarse o subvertir?) La relación global con el orden social dominante se convierte en el pivote de organización y del campo político de la izquierda.

Las formas concretas de la tensión cambiaron (los de la hoja -nombre que se daba a los monjes cistercienses; de manera similar a lo que ocurrió con los jacobinos su nombre fue adoptado por un club, en este caso de tendencia moderada; Wikipedia- y montañeses, girondinos y jacobinos en la época de la Revolución de 1978, más tarde oportunistas y radicales, radicales y socialistas, socialistas y comunistas, social-liberalismo y antiliberalismo...)

La polaridad ha persistido. Los elementos distintivos se han desplazado, soberanía, nación, derecho de sufragio, laicidad, derecho social, reforma y revolución, pero el principio de distinción permanece intacto. En cada momento histórico se juega el papel propulsor de cada polo, adaptación al “sistema” o ruptura con él

De forma voluntariamente pendular, predomina el espíritu de adaptación o el de ruptura. Pero es en una polaridad dual, a derecha como a izquierda, como se distribuyen las ideologías (cambiantes), las prácticas (evolutivas) y las organizaciones (efímeras). La polaridad de la derecha y de la izquierda sirve de base a la unidad de la izquierda, no concretada en organizaciones sino en su principio (el principio de igualdad o más bien el principio de igualdad-libertad o de “igualibertad” como sugiere Étienne Balibar). La polaridad interna en la izquierda construye su diversidad

La ventaja de la metáfora de los polos es que excluye toda continuidad simple. El juego de los contrarios se anuda a través de una fluidez constante de sus formas, lo que desanima toda visión estática de las categorías cerradas o de “campos” intangibles. “Abajo” ninguna muralla china separa a las izquierdas, incluso aunque se opongan vivamente. Cada estabilización relativa de un polo o de un sub-polo se encuentra en pasado un tiempo cuestionada por nuevas diferenciaciones, a medida que el sistema social se transforma. Ello no obsta a que se reproduzcan las polaridades esenciales, en la medida suficiente para que sigan siendo los principios activos de distinción y de la clasificación de las corrientes en el largo plazo.

En el siglo XX, en toda Europa, la polaridad fundamental en la izquierda se ha fijado fundamentalmente –pero no exclusivamente- sobre la competencia entre el comunismo y el socialismo, uno asociado a la Revolución de Octubre (de filiaciones ulteriores diversas, como se sabe), el otro al del Estado del Bienestar. En Francia, ha dado como resultado la integración del socialismo en los dispositivos institucionales (1936-1959 y 1981-2012), la expansión y después el debilitamiento del comunismo de filiación bolchevique-estalinista, la marginalización del bolchevismo de extrema izquierda en la diversidad de su anclaje

En total, los años 1970-1990 han traído consigo a la vez el fracaso del Estado del Bienestar y la desaparición del bloque del Este. Desde el punto de vista estrictamente formal hay un equivalente entre la crisis de la vieja socialdemocracia y la de origen bolchevique; sin embargo, se puede considerar que hay un doble agotamiento de una variante de la reforma socialdemócrata y de una forma histórica de la revolución. No obstante, no se puede concluir que tiene lugar una obsolescencia del dilema entre la “reforma” y la “revolución”. Si hay obsolescencia quizá se verá en la tentación esencialista del singular: toda reforma no es “la” reforma y toda ruptura no es “la” revolución. Pero la toma de posición entre la ruptura y la acomodación permanece activa.

Un polo popular y no populista

Lo esencial consiste en que la polémica de la igualdad es cardinal cuando funciona la polaridad de la derecha y de la izquierda/4.

Aceptar hoy la desaparición de la diferenciación política origina presenta pues dos inconvenientes principales.

En primer lugar es olvidar que toda transformación, parcial o radical, se basa sobre movimientos mayoritarios. Una ambición transformadora obliga a pensar mayorías que no se basen de entrada en inciertas proximidades sociales sino sobre concepciones integradas de la dinámica social. A decir verdad, no sirve para nada reagrupar al “pueblo” si no es alrededor de un proyecto que ponga fin a su alienación. Desde este punto de vista, el tríptico de la igualdad, de la ciudadanía y de la solidaridad, es sin duda el único que permite basar en el largo plazo al movimiento popular sobre otros efectos que el miedo del otro, la amargura y el resentimiento, fermento histórico de todas las derechas extremas.

Agreguemos que estamos en uno de esos momentos en los que se nos explica, sabia o más groseramente, que el tiempo de la igualdad está sobrepasado y que ha venido el tiempo de la identidad. Ya no sería la distribución la base del equilibrio social, sino la protección de las identidades. “Estar en nuestra casa” sería el súmmum del bienestar y de la libertad. No debemos aceptar ni un solo instante este paradigma: la causa de todos nuestros males es la desigualdad galopante, emparejada con la exacerbación de las discriminaciones, la anemia de la ciudadanía y la erosión de las solidaridades. Ella es la que es necesario tender a reabsorber.

Pero si la igualdad debe permanecer en el corazón de los combates populares, la izquierda permanece un operador mayoritario necesario; una izquierda transformada, reequilibrada, refundada, totalmente incompatible con el social-liberalismo dominante. Una izquierda, pues, que debe aspirar a ser popular, crítica, innovadora, lo que la obliga a dar abiertamente la espalda a lo que el socialismo impone en Francia desde hace más de tres decenios, no solamente desde la deriva hacia la derecha de la gestión Hollande-Valls.

Más que fijarse el objetivo utópico de reagrupar “un pueblo entero” que no es más que una abstracción, más vale fijarse la ambición de apoyarse sobre las expectativas populares y sobre el movimiento crítico existente para volver a dar sentido a las mayorías populares de izquierda, centradas no sobre el combate contra “la élite”, sino contra un sistema social que produce la división entre explotados y explotadores, dominantes y dominados, alienadores y alienados, categorías populares y élites.

Desde entonces se afirma la ligazón necesaria entre la constitución del “pueblo” como objeto político y la refundación radical del clivaje derecha-izquierda. A poco que cada uno de sus términos sea reprecisado, la trilogía antigua de la igualdad, de la ciudadanía y de la solidaridad puede volver a ser un principio de reagrupamiento para una mayoría (no para la totalidad) de las clases populares. No hay política popular consecuente que no sea de izquierda: a la inversa, se puede temer que no hay populismo que no deje demasiado espacio a la derecha

La tentación de un populismo de izquierda no es ciertamente una abominación, tiene sólidos argumentos, pero puede convertirse en un callejón sin salida. Se pretende combativo, pero tiene el riesgo de preparar las derrotas futuras.

No se disputa la nación a la extrema derecha: se abre la soberanía popular hacia todos los espacios políticos sin distinción. No se le disputa la identidad colectiva, nacional o de otro tipo: se aboga por las libres identificaciones, por el libre juego de las pertenencias y por la revalorización de la igualdad, única base duradera de lo común.

No se disputa el populismo a la extrema derecha: se deslegitima su influencia oponiéndole la constitución de un polo popular de emancipación. Y “popular” no es “populista”. Es este polo de la dignidad popular lo que debe concentrar los esfuerzos.

Notas

/1 Pablo Iglesias, 22 de noviembre de 2014.

/2 Jean-Luc Mélenchon, L´Ère du peuple, Fayard, 2014 (reedición 2016).

/3 Chantal Mouffe, On the political, Routledge, 2005 (traducción al español de Soledad

Laclau, En torno a lo político, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007).

/4 Norberto Bobbio, Derecha e izquierda, Taurus, 2014

VS - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 19:48:54
postaporteñ@_______________________________

Frente al Progresismo Fallido ¡Vayamos por otro 8 de marzo!

FRENTE PATRIÓTICO ARTIGUISTA

       TRABAJAMOS OTEANDO EL FUTURO

                             URUGUAY, mes de marzo del 2017

EL MUNDO EXPLOTADOR SE CONFLICTÚA ACELERANDO SU AUTODESTRUCCIÓN, TRABAJEMOS JUNTOS PARA ACELERAR SU CAÍDA. DEBEMOS DE ORGANIZARNOS FEDERADA Y CONFEDERADAMENTE BAJO LOS PRINCIPIOS RECTORES DEL ANTICAPITALISMO Y EL ANTIIMPERIALISMO, ELABORANDO COLECTIVAMENTE LOS FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO REVOLUCIONARIO FEDERADO ARTIGUISTA PARA LA FORMACIÓN DEL BUEN VIVIR.

Sonó el gong de alerta tardía y el séquito ejecutivo que desgobierna salió de inmediato, raudo ysilencioso hacia la ciudad de Juan Lacaze para remendar  temporariamente las consecuencias directas de su progresismo fallido,con fondos de “seguro de paro”, salido de nuestros bolsillos”

Ciudad sabalera de alegrías y sacrificios compartidos, la que “supo ser” fuerte bastión del frenteamplismo coloniense. Importante universo trabajador honesto, el que es, miserablemente estafado por los desgobiernos que elige con sus votos.

Desde hace años que las/os trabajadoras/es lacacinas/os ,-al igual que las/os de todo el país-, se vienen autodestruyendo -a sabiendas-, a merced de la ignominiosa explotación del capitalismo progresista. Proletarios que consecuentemente fueron retrocediendo durante estos tres desgobiernos -sin estrategia-, al paso fiel de las directivas del pitceneté anticlasista que diabólicamente acompasó y acompañó sumisamente lo que se “veía venir” desde hacía “tanto tiempo”, aceptando  ¡una vez más!, -con cara de “yo no fui”-, al capitalismo explotador progresista destructivo: “hacer, ¡la suya!, y, de ¡las suyas!”  ¿Verdad ustedes?

Estos perversos laderos  se enredan vergonzosamente revueltos en las lejanías lejanas del exterior, con: los más connotados capitalistas explotadores; y con los incapaces gobernantes “viajeros” de turno, para comportarse (vendiendo imagen), como distinguidos representantes “ejecutivos sindicales” del capitalismo explotador progresista.

Viajeros azarosos internacionalistas, petulantes mentirosos, y peores farsantes, han ido subliminando  tramposamente los decires/ haceres en la lucha de clases, del: “si, pero ¡no!”, para lograr mantener disciplinadamente -hasta ahora-, a las huestes afiliadas bajo el “manto cubrelotodo” ideológico/político del progresismo frenteamplista, para, así, encaminar arteramente “sus pasos” en la única dirección del despeñadero al precipicio de la rentabilidad capitalista que decide a partir del gobierno de turno que administra el “Estado de todos”, el parate y cierre de la industria, ¡por si, y, para sí!, por no, ¡ser rentable!

Estos sinvergüenzas  no han razonado que la vida, no tiene: ni productividad, ni rentabilidad. Si tiene, alegrías y felicidad para vivirla dignamente, ¡por todas/os!

¿Cuántas veces ha sucedido esto?, en los tres desgobiernos frenteamplistas.

¿Cuántas/os trabajadoras/es quedaron sin trabajo?

¿Se puede cambiar ésta realidad, en el capitalismo explotador progresista?

Cuando la ecuación productividad/rentabilidad  falla y no resulta, ¡no hay dios, que los pare! Se “pone” en funciones al sistema capitalista inmoral estafador utilizando alguna de las variantes programadas por las leyes aprobadas dentro del cajón de los boniatos encepados.  Pero sobre todo, se ¡cierra la empresa!, dejando a sus trabajadoras/es ¡sin trabajo!, lo que significa: la infelicidad de la familia, el dolor y la angustia de todas/os sus miembros; la destrucción de sus vidas y la pérdida del derecho humano elemental amparado por la Constitución de la República, al: trabajo para mantener una vida digna

De esto son responsables directos: los ejecutivos de los desgobiernos frenteamplistas, y en especial del gobierno de turno; y de la dirección sindical  actual del PIT-CNT

Desde Juan Lacaze, observamos atentamente la fotografía publicada por la prensa, dónde se “ven” las dos caras de desconcierto de los dos ministros que ladean a ambos lados de la dupla mandamás, que parecen “anunciar” más derrotas con sus desazonadas miradas hacia el despeñadero, “presagiando” el derrumbe del progresismo explotador capitalista. ¿Podrán?, ser capaces de ver más allá de ésta realidad que se repite, y que se repetirá permanentemente porque es el capitalismo el que, ¡se derrumba indeteniblemente!, y ¡ellos!, infestados de opaca altanería,  como la costurerita  que,...da el mal paso,… tratan de seguir remendándolo al mejor estilo franciscano.

EL CAMINO ESTÁ PERGEÑADO, LO HACE EL PROGRESISMO FRENTEAMPLISTA

Según publicación registrada en nuestra prensa:

...”La deuda externa-más endeudamiento para pagar la deuda

El 31/1/17, el Director de Planificación de la OPP, Fernando Isabella, anunciaba en su reporte trimestral en el que estimó que nuestro país -éste año-, emitirá deuda (en el mercado local e internacional) por US$ 2.050 millones este año. Incluso, parte de ese monto podría ser en una nueva unidad a crearse, indexada al Índice Medio de Salarios Nominales (IMSN), prevé además desembolsos de organismos multilaterales por US$ 550 millones, uso de reservas por US$ 200 millones y "otros" por US$ 170 millones.

Con esos, US$ 2.970 millones prevé cubrir pagos de intereses de deuda por US$ 1.492 La Unidad de Gestión de Deuda (UGD) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) publicó millones, amortizaciones por US$ 1.338 millones, un déficit primario de US$ 120 millones y "otros" por US$ 20 millones. La deuda pública dio un salto grande este año ubicándose en U$S 33.269 millones en el tercer trimestre, y con intereses anda por los U$S 50.000 millones.”...

...”Según el MPP

Para ese sector del Frente Amplio se debe revisar "a fondo la actual composición del precio del boleto en la que la variable del ajuste acaba siendo el salario". "Creemos imprescindible discutir la financiación de este sistema y los márgenes de ganancia que obtienen hoy los empresarios del transporte y mucho más cuando solo una empresa concentra cerca del 70 % del transporte urbano", señalaron.

Según el desnorteado diputado Battistoni, la intención del MPP es "hacer un llamado de atención", porque no se sabe "dónde están los grandes agujeros del sistema de transporte". Para considerar este tema más en profundidad, el sector tiene pensado mantener una entrevista con el intendente Martínez. "Hay que analizar cómo se reparte el precio del boleto. Hay una fórmula que le llaman la paramétrica que hace muchos años está inamovible", subrayó.”...

...”Según predice la OPP

Por eso este mes la Oficina Nacional de Servicio Civil creó un laboratorio que busca analizar el futuro de la función pública, un intento de apaciguar la reforma del Estado menos esperada, la liderada por la revolución robótica

Los robots, tanto en su versión de máquinas humanoides como en complejos sistemas informáticos, harán también de las suyas en el sector agropecuario, que hoy compone el 5% del empleo uruguayo. Según cálculos de OPP, se espera que haya un 88% de automatización del trabajo en el campo y un 83% en las industrias de ensamblaje e instalaciones, como la automotriz. Pero lejos de ser una amenaza, la tecnología puede ser el mejor aliado para mejorar la productividad en un país que tenderá al envejecimiento. Bienvenidos al Uruguay del futuro.

Según los cálculos de prospectiva a los que llegó la OPP, en el escenario más favorable la cantidad de hijos por mujer apenas podría superar la tasa de reposición (para que la población no se achique cada vez más) y se posicione en 2,1 hijos en promedio. Hoy la cifra se ubica apenas por debajo de 1,9 y la tendencia marca que, para 2050, estaría entre el 1,7 y 1,3. A la vez, la promoción de políticas que contrarresten esta tendencia puede que "atente" contra los derechos humanos:

Nos dice el demógrafo Juan José Calvo: ..."No tenemos que incentivar a que la gente tenga más hijos, porque le sirve a la economía"…

Nos dice el Director de Planificación de la OPP Fernando Isabella: ..."Se deberá regular la tecnología para que contribuya a la productividad y no quede en manos de unos pocos, destruyendo los puestos de trabajo"…

NOS PREGUNTAN,...Y FORMATEAMOS LAS RESPUESTAS

Para el FPA la estructuración de las formas de como deberemos de marchar juntos y unidos en la construcción colectiva de los haceres revolucionarios, hace su eje estratégico sobre los acuerdos políticos/ideológicos por el Socialismo Revolucionario Artiguista Federado y Confederado haciendo cuestión de principios innegociables el ANTICAPITALISMO y el antiimperialismo

¿Por qué federados y confederados?

 - Organizados en Federación el principio rector ideológico que rige es el antiimperialismo, a partir del internacionalismo solidario estratégico por el buen vivir. La forma de organización se basa en el federalismo rotativo coordinado y debe de mantener al igual que la fuerza de gravedad su atracción esférica concentradora hacia un sólo punto como su utopía

- Organizados en Confederación se podrán asumir haceres conjuntos de federaciones anticapitalistas dentro de acuerdos políticos tácticos que deberán cambiar o reformar -en conjunto-, estructuras de propiedad privada  económicas/productivas -en transición- pactadas y acordadas en la dirección estratégica anticapitalista/antiimperialista hacia la concreción de la propiedad colectiva social por el Socialismo Revolucionario Artiguista.

Durante más de un siglo y medio se fundamentó -teóricamente- a la organización política partidaria internacionalista como vanguardia de la clase obrera la que se instrumentaba -en todo el mundo- sobre el centralismo democrático,... ésta, ha perdido su vigencia de aplicación objetiva, a partir de la historia materialista dialéctica transcurrida durante todos esos años, y sobre todo por la desaparición cuantitativa objetiva de uno de los aspectos de la contradicción principal de la lucha de clases, el: proletariado.

Los esquemas de poder de nuevo tipo que se van formateando dentro de las estructuras del capitalismo internacional  buscan y definen la transmutación del “obrero” mayoritariamente por el “trabajador” como categorías sociales. Esto hace, que la nueva concepción estratégica de poder en la dirección del Estado Revolucionario deberá estar fundamentada teóricamente por la ideología que identifique como esencia al aspecto que cambia como uno de los polos de la contradicción principal, al trabajador.

Por lo que, la conocida “dictadura del proletariado”  de concepciones Leninistas u otros, deberán ser sustituidas y fundamentadas por la teoría de nuevo tipo a elaborar y por las Organizaciones Federadas Democráticas Revolucionarias Artiguistas para la construcción del Socialismo Revolucionario Artiguista Federado

La diversidad de sub categorías sociales que conforman a la categoría “trabajadores” exige contemplar y contener una interrelación de gestiones democráticas muy amplia con intereses diversos, lo que obliga a estructurarse sobre una democracia coordinada rotativa federada de trabajadores organizados.

La esencia que regirá a éste tipo de Organizaciones Revolucionarias será la defensa irrestricta del medio ambiente; la igualdad de género; la predominancia estratégica de la propiedad productiva social; y la del interés colectivo por sobre el privado social/política/ideológicamente, en todas las direcciones estratégicas del país.

EL SOCIALISMO DE NUEVO TIPO, CRECE Y SE CONSOLIDA PARA ¡QUEDARSE!

Ha sonado otro gong, que zamarreó con ímpetu al inmovilismo por el transcurrimos desde hace tiempo. La movilización de más de 300.000 protestadoras/es  sucedida el 8 de marzo, marchando por la principal avenida de nuestro país, ha hecho aflorar con mucha fuerza las broncas y rebeldías contenidas de cientos de miles de cabezas pensantes y de puños crispados reclamando los derechos humanos más sentidos, ¡Sus derechos!, estafados.

Se vislumbra como un cortocircuito en uno de los interruptores más importantes de nuestra sociedad. Éste fogonazo no fue un imprevisto casual, sino un “previsto causal

Fue la expresión puntual de sectores de masas estratégicas definidoras que comienzan lentamente a balbucear que no están en armonía con el actual desgobierno y disparan certeramente sobre la diana de la primera alarma masiva, es decir, se realizó una contundente ¡protesta!.

Esta movilización protestataria podrá irrumpir en “solitario” hasta el 20 de mayo, o, ¡no! Aunque las de los 20 de mayo, no han tenido, -nunca-, de las 21 realizadas, los mismos efectos.

¿Por qué? No será hora de cambiar el “reclamo en silencio”, por la protesta en jolgorio charrúa. Los estilos de los haceres buscan con sus irrupciones distintas lograr mayores impactos como protesta organizada. Hace 32 años que los políticos en conjunto nos mienten, y nosotros, esperamos, ¿qué?, de ellas/os. ¿Porqué?, continuar a creerles a tanta “sabandija inmoral”. ¡Vayamos por otro 8 de marzo!

Continuamos a trabajar en colectivo para sembrar futuro en la dirección estratégica del buen vivir por el Socialismo Revolucionario Artiguista Federado, lo hacemos en jolgorio charrúa construyendo los caminos revolucionarios para seguir avanzando en la dirección trazada para acometer  las tareas que se requieren, en forma organizada, para el ¡bien común!.

CONCEBIR ENTRE TODAS/OS EL BUEN VIVIR ARTIGUISTA ES HACER LA UTOPÍA

LA LUCHA POR EL SOCIALISMO, ES EL DERECHO A CONSTRUIR UNA VIDA DIGNA

FPA - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 19:21:57
postaporteñ@_______________________________

Los milicos son como los perros entre ellos....se huelen el culo para identificarse

Los servicios de inteligencia en el mundo, están conectado entre ellos independientemente del  estado, muchos de los mismos estos a los que pertenecen.

En Holanda hubo un caso de un dirigente de una guerrilla latinoamericana, que viajaba en un tren solo y se le sentó una chica muy bonita  a su lado, ella y o casualidadhablaba perfecto el castellano. Palabra, va palabra viene se bajaron juntos del tren y el apareció muerto a los días.

Daniel Rey Piuma a poco de estar en Ámsterdam, en una oportunidad le paso lo mismo solo que la chica lo tomo del brazo con la escusa que la seguían dos individuos y como entre bomberos no nos pisamos la manguera, Daniel se dio cuenta de que era una operación de inteligencia. Y le dijo a la chica “seguí de largo que te alcanzo que mi señora esta en el baño”.  A los dos minutos pasaron dos individuos muy corpulentos de traje, lo miraron a Daniel con cara de quien las cosas no le salieron como habían planificado y siguieron de largo y Daniel se fue cambiando de vagón y se bajo en la primera estación

A mí personalmente: me llevó Daniel a Holanda, me saco el pasaje el mismo y a los pocos días apareció en la casa un empleado de la agencia para devolverle el pasaje, aduciendo que lo tenía que sacar yo con  un mes de anticipación

Daniel por haber sido un servicio infiltrado, se dió cuenta que ese empleado no era tal, sino un integrante de servicio nacional de inteligencia de  los países bajos (AIVD, por siglas en neerlandés)

 El pasaje junto con la invitación de la visita se manda con un mes de anticipación

¿Adivinen porque? Es para que la inteligencia se contacte con otros servicios de del mundo, como Uruguay o la misma CIA para saber quién es el que va de visita y quien lo invita.

Pero desgraciadamente, como uno anduvo tanto entre víboras, aprende a pensar cómo piensan ellas, como decía SUN TSU si quieres ganar una batalla, ponte en la cabeza de tu enemigo para conocer todos sus puntos débiles, la soberbia de  muchos generales les provoco perder grandes batallas”   , como le dijo un general vietnamita a un reportero europeo  Como hicieron para ganarle la guerra al ejército más poderoso del mundo que nunca había perdido una, ¿y saben que le contesto el general?...por  su soberbia.

Así que cuando llegue al aeropuerto de Ámsterdam, este veterano de barrio de La Teja que hablaba ingles como los indios de las películas yanquis, se perdió y fui a la policía aeroportuaria holandesa, la cual tengo que reconocer, que no te tratan con la soberbia y la brutalidad que se trata por estos lares, un chico joven que hablaba castellano le entregue todos mis documentos, la invitación y el celular de Daniel y los pocos euros que me  había mandado mi amigo , previendo que la inteligencia me revisara. Y el posible interrogatorio de este oficial, muy simpático él. Lo llamó a Daniel y nos dimos la mano.

Cuando lo encontré a Piuma  y le conté, me dijo” hiciste lo más inteligente que yo no pensé, porque con eso ya los haces responsables a ellos que estas acá y no tenes nada que ocultar, les estas avisando que llegaste.

Haber... los servicios son inteligentes, porque disponen de los medios para hacerlo, sobre logística, dinero y mucho, y u infraestructura. Y esa es su mayor debilidad, Su propia estructura que cuando los sacas de ellas, no saben qué hacer, no figuraba en el curso que les dieron de inteligencia.

Hay reportajes a servicios con nombres cambiados y u identidades falsas, realizados por periodistas de como montaron operaciones encubiertas. La inteligencia es la misma, lo que cambia es la tecnología que poseen, y por demás ellos son mucho más dialecticos que nosotros, pero en esencia si

Leemos a los 5 mejores generales chinos que fueron maestros en inteligencia. Del cual se copiaron muchos grandes generales y hoy son leídos por muchos empresarios de trasnacionales y multinacionales. Su ventaja va en el anonimato que en muchos casos no es así y en toda su tecnología.

Conté en más de una oportunidad, que nos llama van a la casa de Rey Piuma y nos preguntaban en ingles como estábamos sin decir quién era, y Daniel les decía ” mientras ustedes  nos vigilen bien para que no nos pase nada”

La diferencia de la inteligencia tan mediocre y bananera que hay en A. Latina Es que los agentes hablan hasta 5 idiomas y están por lo menos estudiando 3 años.Y hacen inteligencia de frontera y fuera de sus países.

Acá la CIA y el Pentágono y los otros servicios como el israelí los forman para hacer  inteligencia interna y sobre todo con una formación política como las de las FF.AA., totalmente reaccionaria y con un tremendo resentimiento social y una soberbia hacia el civil de la peor. Con una tremenda falta de educación, cultura y profesionalismo, comparado de los servicios por lo  menos de los países bajos.

Un familiar que ahora vive en Suecia fue de la fuerza y un día me dijo “los milicos son como los perros…. Se encuentran y se huelen el culo entre ellos para saber cuál de los dos mea y muerde mejor al civil, y cuida a su amo el poder"

La inteligencia siempre hizo espionaje a los refugiados, con los quebrados que nunca dijeron y se callaron bien la boca  en el Penal andaban señalando compañeros que no se habían aguantado la maquina, pero tuvieron los huevos para decírselo, mientras muchos comandantes vendieron una historia que a los únicos que los benefició fue a ellos, y esa historia hoy se está descubriendo sola.

Somos lo que hacemos y no  lo que decimos que hacemos.

Y si no fíjense ¿qué pasa con los desaparecidos señores del gobierno? Pasaron 40 años y la seguimos pateando para adelante. A veces pienso que la conciliación de clases les llego a muchos ex compas que yo creo y los masones siguen metiendo la cola del diablo, los de las FF.AA. Y los del gobierno

Y bueno los milicos son como los perros y Daniel me dijo “sabes que es verdad y es así, nunca lo había pensado y ahora que me lo decís es así”

La búsqueda de los restos de los desaparecidos es una maniobra política muy bien montada por el gobierno y por el poder, y los milicos para hacer correr el tiempoy las comisiones…. ¿qué comisiones hay comisiones?… a si la afroumbandista que descarga... como el mano santa , así me meto en una comisión, vivo del estado y salgo de la pobreza en la cual vivo.

No se dan cuenta que nos están tomando el pelo, haciendo  congreso de DD.HH. Y como fue el juicio en Italia donde desde los abogados uruguayos que parecían servicios de inteligencia hasta el propio gobierno y ese acomodado que ni siquiera uruguayo es y vive de garrón del estado. Fue toda una obra de Shakespeare.

El señor Mario Guillermo, muchos no saben quién es, el rey de Holanda el marido de la Máxima Zorreguieta la reina , cuyo padre no pudo entrar a Holanda por estar implicado a  violaciones a los derechos humanos en la dictadura, fue ministro de Videla.Y este borracho salió a decir que en Argentina no hubo desaparecido ni violaciones a los DD.HH.

Piuma le metió un juicio y él le mando a la inteligencia del estado y le dieron vuelta la casa de Daniel. Lo quería meter preso a toda costa, pero él tuvo un abogado latino muy bueno y se quedo con las ganas. Igual se tuvo que aguantar un interrogatorio, tipo serial policiaca de los años 60 con una luz fuertísima y 4 servicios de inteligencia que no pasaban de los 26 años, jamás lo tocaron y las preguntas fueron realizadas  con mucho profesionalismo.

Igual que en A. Latina, que  te tratan para el culo, te esposan y te amenazan, y no te dan maquina porque ahora no pueden. Pero te comes el plantón y el  mal trato y la soberbia que ellos son el poder y que con uno pueden hacer los que les cante

¿La culpa de todo eso saben quién la tiene?……….el propio  gobierno que tranzó con las clases dominantes y no cambio la formación de la fuerzas de seguridad ni de las FF.AA.

La inteligencia en Uruguay, está en un periodo de acumulación de información, y el esquema represivo ya fue totalmente reformado.

Arriba los que luchan. Como me decía La Nena, mi hermana, ¿40 años desparecidos?

A  y les aviso a esa comisión  de DD.HH. que encontró esos archivos en el FUSNA, que los van a conocer dentro de un año.

Rey Piuma hacia 30 años que sabía de ellos yo sé buena parte de lo que dicen los mismos, como la  máquina de picar carne, las carpas y casas que armaban dentro del galpón para torturar o los uniformes del ejército que se ponían para engañar a los torturados, y el cuarto chiquito con una ventanita con una luz muy potente para interrogar a los detenidos antes de llevarlo a la maquina y muchos no se les podían tomar las huellas por los gritos  que pegaban por tener los dedos quebrados por el señor militar de “carrera " y les quebraba los dedos en la tortura  : el capitán TRÓCCOLI que un pelotudo porta apellido fue a la casa y le dio un abrazo esperando que le contara algo ,es más o menos como ir hablar con Putin que te cuente quien de la KGB enveneno a su ex agente .

O los compañeros casi desnudos con los ojos vendados atados a una piolita a un palenque. Les sacaban una foto antes de pegarles un tiro en la cabeza y meterlos en la máquina de picar carne y la computadora que trajo TRÓCCOLI de la  ESMA, que dicho sea de paso no fue ningún invento. TRÓCCOLI es masón al igual que el jefe del FUSNA de esa época y comerciaron armas con la P-due

Y todavía hay más, así que ¿un año para abrir los archivos? Repito la búsqueda de los restos de los desaparecidos es una maniobra para dejar que corra el tiempo y zafen los milicos.

Y seguirán siendo soberbios, represores y convencidos y resentidos sociales creyéndose que ellos son los dueños de la verdad y los peores pichis son los civiles.

Ellos viven en el mundo de ellos y se relacionan entre ellos por eso no son ninguna clase social son una casta que son todos familia entre ellos Bueno mercenarios existieron en todas las épocas

Para ellos todo lo que es cultura es zurdo, por eso son tan brutos y frustrados y resentidos de aquellos que tienen cultura.

Son los sirvientes del verdadero poder

“El TorturadoTortura Los Sueños Del Torturador”

EDUARDO GALEANO

EL BOCA - postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 18:59:56
postaporteñ@_______________________________

VNZL | NICARAGUA COMO MODELO

Con un abanico de adversarios tan amplio que va desde Trump hasta la extrema izquierda venezolana, Nicolás Maduro opta por un nuevo modelo: el nicaragüense. Sus medidas son claras: ilegalizar partidos políticos y liquidar a la oposición.

 Tomas Straka

Marzo 2017 Nueva Sociedad /NUSO

El Partido Comunista de Venezuela (PCV) ha decidido pasar a la ilegalidad. Al menos eso manifestó su Buró Político el pasado 20 de febrero, como remate de una serie de declaraciones que sus dirigentes han venido haciendo desde que el Consejo Nacional Electoral (CNE), máximo órgano de Venezuela en aspectos comiciales, anunció las medidas para renovar los permisos de los partidos políticos existentes a finales de enero. De no cambiar las condiciones, afirman, no tendrán en problemas en volver a ser ilegales, como ya lo fueron entre 1948 y 1958, cuando fue proscrito por la Dictadura Militar; y entre 1962 y 1969, cuando se suspendieron sus actividades debido a la insurrección guerrillera que promovía el Frente de Liberación Nacional del que formaba parte

Sin embargo, a diferencia de las dos ocasiones anteriores, esto no ocurriría en el marco de la Guerra Fría y ni de un duro enfrentamiento con gobiernos anticomunistas, sino precisamente en medio de un gobierno que se proclama socialista, con estrechos lazos con Cuba y del que, además, ¡ha sido aliado hasta la víspera!

¿Qué es lo que pasa entonces? Aunque el problema puede hacer pensar en una resurrección del proyecto de unir a toda la izquierda en un solo partido como intentó sin éxito Hugo Chávez en 2008 cuando creó el Partido Socialista Unido de Venezuela, cuyo solo nombre es bastante indicativo al respecto; hay algo bastante mayor en juego y lo del PCV es, acaso, sólo el efecto colateral de esa situación de envergadura.

Muchos consideran que lo que se propone es replicar la experiencia de Nicaragua, en la que el partido del gobierno iría solo a las elecciones o, a lo sumo, enfrentado a un par de partidos de comparsa. En efecto, después de suspender el proceso para convocar un referéndum para revocar el mandato de Nicolás Maduro el 20 de octubre de 2016 mediante las sentencias de unos tribunales de provincia que muchos consideran írritas; y de enfriar la protesta opositora gracias a la Mesa de Diálogo con presencia del Vaticano, en el que del gobierno a cambio de bajar la presión de calle hizo un conjunto de promesas que, hasta el momento, no se han cumplido en prácticamente ningún caso, tiene ante sí el reto de un cronograma electoral con un 80% de desaprobación

Según todos los estudios, no hay modo de que obtenga un triunfo en las elecciones regionales y locales inicialmente pautadas para el año pasado, ni en las presidenciales del año próximo. Ante eso, y después de dilatar una y otra vez las elecciones regionales, el CNE anunció que primero es necesario, en atención a la ley electoral vigente, iniciar primero un proceso de renovación de los partidos.

Según esta ley, creada en 1965 en medio de la guerra de guerrillas, aquellos partidos que no han presentado candidatos propios en las dos últimas elecciones o que presentándolos obtuvieron menos del 1% de los votos, deben demostrar que al menos el 0,5% de los electores inscritos están dispuestos a ser sus militantes. Como los partidos de oposición se han presentado en los últimos comicios en un solo bloque, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), todos tienen que pasar por el proceso. Pero este no es el problema. El punto está en que el CNE puso unas condiciones que hacen casi imposible superarlo con éxito, comoquiera que deben reunirse las firmas en lapsos de dos días y en sólo 360 puntos en todos el país

 Además, previamente se ha prohibido la doble militancia. Así, sólo los partidos que tengan muchos militantes y una maquinaria muy aceitada, tienen alguna posibilidad electoral. De lo contrario, nada más quedará la MUD en legalidad. Pero sobre ella también pende una demanda por supuesto fraude en la recolección de firmas para convocar el referéndum (tal fue la base de las sentencias del 20 de octubre). Si todo el juego sale como parece haber sido planeado, en las elecciones regionales y presidenciales próximas (pensemos que se convocarán finalmente), la oposición no podría participar.

Pero es casi imposible hacer una ofensiva de ese alcance sin que el «fuego amigo», como se dice en el argot militar, no afecte a alguno de los del mismo bando. Las medidas afectan al PCV y a otros aliados como Patria Para Todos (PPT), una escisión de la legendaria Causa R (Causa Radical), un movimiento creado por el ex comandante guerrillero y filósofo Alfredo Maneiro con el objetivo de renovar la izquierda en los años setentas; y Redes, otro partido de izquierda

Esto ha hecho que algunas de las voces más desafiantes vengan ahora de la extrema izquierda. El Buró Político del PCV retó al gobierno de asumir las «consecuencias históricas» de la ilegalización, mientras Juan Barreto, periodista y dirigente de Redes, ha afirmado por su parte que «nos encapucharemos» para seguir la lucha, en alusión a los «encapuchados», como se llamó en la década de 1990 a los jóvenes que hacían disturbios en las universidades con los rostros tapados. Entre el 11 y 14 de mayo se reunirá el XV Congreso del PCV, y ya se han apuntado representantes de muchos partidos comunistas del mundo para venir a respaldarlo en la eventualidad de una salida de la legalidad.

Este panorama, unido al reacomodamiento en el gobierno de sectores considerados de línea dura y una creciente tensión internacional, tanto con los nuevos gobiernos de latinoamericanos que no son aliados, como con la administración Trump, que se ha mostrado muy dura con la venezolana, auguran unas pruebas aún más duras para la democracia.

Mientras el Secretario del Tesoro de EEUU, Steve Mnuchin, ha acusado sin ambages al vicepresidente Tareck El Aissami de narcotraficante, en un episodio más de lo que promete ser un asunto muy largo, en el que ya están presos en EEUU los sobrinos («narcosobrinos», en la jerga periodística) del presidente Maduro; los comunistas del mundo se unen para enfrentarlo. Nicaragua parece el modelo a seguir. Es el único aliado en firme que le queda, pero con un abanico de adversarios tan amplio que va desde Trump hasta la extrema izquierda, el modelo nicaragüense de Maduro es una apuesta muy alta y peligrosa. La posible ilegalidad de todos los partidos, incluyendo al PCV, pone el conflicto venezolano en otro nivel. No siempre es posible copiar lo que a otros les ha dado resultado y hay «consecuencias históricas» que es mejor evitar.

Venezuela situación con la prensa:

El Pitazo | Comunicado: Contuvimos ataques cibernéticos

Correo del Caroní | Comunicado:

Dignidad y trabajo frente al ataque a los medios libres y la democracia

- postaporteñ@ 1739 - 2017-03-14 18:48:04
postaporteñ@_______________________________

Las amenazas del "comando Barneix" o son los avisos ¿?

El comando que lleva el apellido de un general que se suicidó difundió este mensaje: “Por cada suicidio de ahora en más, mataremos a tres elegidos azarosamente de la siguiente lista”, entre funcionarios y activistas de DD.HH.

El Comando Barneix todo indica que sería un grupúsculo de militares y servicios de inteligencia, difundió su intimidación por medio de la red Tor, un sistema que permite navegar en Internet sin ser detectado, esto sucedió a mediados de febrero último a través de correos electrónicos

Quienes son los  13 amenazados

Jorge Menéndez Ministro de defensa, Jorge Diaz el fiscal de Corte, el prestigioso Jurista francés Louis Joinet, el Presidente del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos brasileño (MJDH), Jair Krischkela ex vicecanciller María Belela Herrera, la ex fiscal Mirtha Guianze, los abogados Oscar Goldaracena, Pablo Chargoñía, Juan Errandonea, Federico Álvarez Petraglia, Juan Fagúndez y Hebe Martínez Burlé y la italiana Francesca Lessa, investigadora de la Universidad de Oxford. 

La amenaza llegó por correo electrónico a "jerarcas de gobierno", aunque no se conoce su naturaleza ni la razón de la misma.
El grupo refiere al general retirado Pedro Barneix, a quien el presidente Tabaré Vázquez encargó un grupo de investigación sobre detenidos-desaparecidos durante su primera gestión.
Barneix fue un prestigioso oficial en democracia, llegando a dirigir Inteligencia Militar durante la administración de Jorge Batlle.
Pero la denuncia del asesinato de un joven heladero  carmelitano, ALDO  “chiquito” PERRINI  en 1974, lo puso en la mira de la justicia.
Barneix era un joven oficial de inteligencia en el cuartel de Colonia donde Perrini murió a consecuencia de la tortura.
Estaba encargado de los interrogatorios, cuando el comerciante Perrini -su familia todavía tiene una heladería en el centro de Carmelo- fue apremiado físicamente por defender a una mujer detenida en la misma razzia.
El detenido murió camino a Montevideo, cuando era trasladado al hospital Militar.
Pese a que el cuerpo de Perrini mostraba señales de tortura, el juez militar determinó que se trataba de una muerte natural.
Al ser procesado por la muerte de Aldo "Chiquito" Perrini, el general Barneix se suicidó en setiembre de 2015

 Los PROBLEMAS del Sr. MENÉNDEZ


Menéndez fue subsecretario y fue confirmado como ministro tras el fallecimiento de Eleuterio Fernández Huidobro.
El ministro Menéndez ha tenido conflictos recientemente con personas del ámbito militar, fundamentalmente cuando anunció en enero pasado la reactivación de los llamados tribunales de Honor para militares procesados de la dictadura (1973-1985) y la aplicación del artículo 25 de la Constitución que autoriza al Estado a ir contra ellos en caso de dolo, y lo más importante… por que el Ministro puede ser  que se meta con la reforma de la Caja Militar

El ex director de Defensa Nacional, Víctor Braccini, ( integrante de la barra del Ñato) lo acusó de haber trabajado para “despedazar” lo que “había creado” Fernández Huidobro.
Braccini dijo que el ministro sucesor terminó "rodeándose de funcionarios sin ninguna formación ni orientación política”.
Menéndez anunció que adoptará medidas contra sus dichos.

En octubre de 2016, sancionó al coronel retirado Ruben Hartmann, edil suplente de la Junta Departamental de Florida por el Partido Nacional.
Hartmann había hablado en el V Encuentro Nacional de Retirados de las Fuerzas Armadas que se realizó en la Piedra Alta, Florida.
Allí, había enviado “saludos” a “camaradas retirados que por el fatalismo agrio de las circunstancias en que les tocó vivir, hoy se encuentran privados de su libertad".
"Firmes y dignos, que esa consigna sea el centinela de nuestro proceder”

Finalizó su oratoria diciendo: “Muchas gracias y por ahora empezamos a volver”.

Entre los que fueron "amenazados" por ese tal Comando Barneix, está Francesca Lessa, una italiana que en este momento está becada por Oxford para investigar en el Río de la Plata sobre el Cóndor. Es muy  buena como investigadora.

Resulta que ella se puso a revisar documentos (donde se supone nadie había buscado) y encontró en el último momento del juicio en Roma , un pedido para que certificaran que TRÓCCOLI seguía prestando servicios en la ESMA en 1979, donde según ese documento venía revistando. Era para la expedición de un pasaporte. No se puede creer que nadie lo haya visto antes. Es más bien imposible que esto sucediera que opinara el avvocato Favio galiani ???

 Para Francesca Lessa La Operación Cóndor fue "una coordinación del terror, más allá de cualquier frontera, no solo geográfica sino también moral”

Destaca como principal dificultad actual para lograr justicia en el operativo de exterminio de opositores políticos en las dictaduras sudamericanas, entre 1975 y 1980, la coordinación judicial entre los países, a pesar de los avances tecnológicos

Lessa, originaria de la región de Piamonte e hija de una profesora de secundaria (Verbania, 1980) Como miembro del Latin America Centre de la Universidad de Oxford, se ha especializado en la Operación Cóndor.

Lessa se instaló con apoyo académico en Buenos Aires en octubre de 2014 por dos años, para asistir al juicio al Plan Cóndor, llevado a cabo en el Tribunal Oral Federal 1 de la Capital Federal, entre marzo de 2013 y mayo de 2016. Fue el primer juicio dedicado íntegramente al operativo, ya que hasta ahora lo que había existido eran juicios por casos individuales.

Allí catorce ex jefes militares y de inteligencia argentinos y uno uruguayo fueron condenados a penas de entre 8 y 25 años de prisión por más de un centenar de privaciones ilegítimas de la libertad y otros delitos de lesa humanidad

En el caso del coronel uruguayo Manuel Cordero Piacentini (1938), condenado a 25 años de prisión, y como eran sus argumentos, para zafar,  por dra un  ejemplo, opinó Lessa que "trataban de minimizar su papel o alegar que ellos no habían cometido esos crímenes. En su caso además alegaba que se le acusaba por crímenes que no estaban incluidos en su extradición (desde Brasil)". Debe decirse que en su caso no solo fue reconocido por una víctima, sino que además lo acusó de haberla violado.

 Agrega que en general, además, "decían que no estuvieron en el lugar del crimen o que desconocían a las víctimas. No negaban los crímenes, pero desmentían haber tenido un rol directo. Hablaban de un contexto donde había una 'amenaza del terrorismo, la subversión', de que ellos habían 'defendido la patria', de que la amenaza podía ser cualquier persona, por lo que se les dificultaba identificar a los subversivos reales. Pero en general estaban convencidos de lo que habían hecho, aunque nunca aceptaron haber cometido torturas o asesinatos"

Lessa define a la Operación Cóndor como "una coordinación del terror, más allá de cualquier frontera, no solo geográfica sino también moral", con un periodo intensivo entre 1976 y 1978, que terminó en 1980 cuando Chile y Argentina comenzaron a tener problemas fronterizos, además de haber ya "terminado la tarea".

"Impactan sus operativos, por su alto nivel de planificación, con una persecución muy detallada. Una represión muy sistemática", que oficialmente mató a 377 personas (177 uruguayos, 72 argentinos, 64 chilenos y 25 paraguayos).

Para esta académica, probablemente lo único comparable, aunque en otro contexto, es la acción de Estados Unidos en la "guerra contra el terrorismo", con el secuestro de militantes islámicos en diversos países para su traslado a Guantánamo.

 También el brasilero Jair Krischke, el mismo ha dicho que piensa que apareció en la lista por su labor antes y durante el juicio contra el ex coronel uruguayo Manuel Cordero Piacentini. En mayo de 2016, el militar fue condenado en Buenos Aires a 25 años de prisión por varias desapariciones en el marco del Plan Cóndor. El presidente del MJDH con sede en Porto Alegre declaró en el juicio y cumplió un papel clave para detectar al genocida en Brasil, quien había sido extraditado a la Argentina en 2010. El referente de los Derechos Humanos dice: “es la primera vez que recibí amenazas por la prensa”  El buscador de militares acusados por violaciones a los derechos humanos encontró a Cordero y explica que hay otro como él que continúa prófugo en su país. Se trata del uruguayo Pedro Antonio Omar Mato

“Este tipo nació en Rivera, se jubiló y cruzó la frontera que es una calle que la separa de Santana do Livramento. Su madre es brasileña, tomó la partida de nacimiento de ella, la suya y pidió la ciudadanía en mi país”

Y agrego sobre las “amenazas” “Esta gente no tiene límites. Son los huérfanos de Eleuterio Fernández Huidobro, el ex ministro de Defensa que los protegía. Él murió en agosto del año pasado y el viceministro que lo sucedió, quien tiene otra postura sobre las violaciones a los derechos humanos, por algo está en la lista de los amenazados”.

Todo esto nos llama poderosamente la atención ya que el grupo de amenazados es verdaderamente tan pero tan heterogéneo...  que si bien tomamos lo de Francesca  y Jair y lo destacamos , y que hay entre los amenazados  verdaderos representantes de DDHH…en verdad pensamos  que lo del Grupito Barneix es un mensaje  a la “interna”  del gobierno, más que una verdadera amenaza, para algunos, aunque sí es cierto que  para otros es :  no se metan mas, pero de verdad en la lista  algunos están de adorno...

posta - postaporteñ@ 1738 - 2017-03-13 12:08:36
postaporteñ@_______________________________

POSTALINAS

TOÑO…¿DÓNDE ESTÁS HERMANO?

QUIÉN TE HIZO DESAPARECER? POR QUÉ Y CUÁNDO?

Preguntas incómodas que se formula Peralta Larrosa.

¿O tal vez se las formula a quienes callaron hace décadas y permitieron que los causantes de la debacle del MLN tergiversaran la historia y aparecieran como líderes y vencedores?

Me inclino por la segunda opción. Pero es inútil esperar respuesta. No porque no se conozca, sino porque ya desde 1972, en el cuartel Florida, cuando Fernández Huidobro, Marenales, Mujica, Rosencof y Wassen sentaron las bases para la entrega-detención del Bebe Sendic, el MLN consintió en aceptar la falsedad de la historia en aras de ocultar las propias responsabilidades. No era necesario hacerlo. El MLN había sido derrotado por la acción de los traidores, a quienes se identificaba con nombre y apellidos: Píriz Budes, Alicia Rey y el principal de todos: Amodio Pérez.

Muchos de los que entonces callaron y aceptaron ser cómplices en la falsa historia hoy siguen callando, con lo que contribuyen a mantener en sus pedestales a falsos líderes, algunos de los cuales son responsables de las detenciones de docenas de compañeros, a sabiendas de muchos, pero cuyas detenciones nos han sido adjudicadas a los arriba citados.

Para conocer la verdad sobre el destino de Pedro Eizmendi es necesario desmadejar la historia.  Entonces surge una nueva pregunta:

Los que conocen las respuestas, ¿por qué callan?

Amodio

 

TOÑO ¡!!

Recibimos y publicamos de un compa un extracto   una nota publicada el  6 de septiembre de 2011  en e lblog del muerto

Que dice:

Recordando algunos de los fugados en el abuso, me viene a la memoria el de Pedro Eizmendi Cabrera, un compa, joven de la Aguada, hoy muerto y desaparecido, si bien no aparece en las listas "oficiales" de los desaparecidos. Sera por que fue otro "abuso" y fundador del MLN su ejecutor.

Luego acusa directamente, pero como no sabemos de quien es el escrito, nos reservamos el nombre -nder-


….fue su asesino, esto sucedió en Estocolmo, Suecia en marzo de 1976. Según dicen el responsable  fue colaborador de los milicos desde su fuga del cuartel en compañía de otros 3 presos,  donde empezó su carrera delatora.

En 1985 el MLN recibió información de la ejecución de Eizmendi en Estocolmo, pero sus jefes de entonces, Mujica, Marenales, Eleuterio, y otros pesados, hoy integrantes del gobierno, decidieron no tomar cartas en el asunto, argumentando que era dar de comer a los leones

Sería interesante saber, hoy que impide llevar una investigación? tendrán miedo que salte mierda y salpique a otros topos colaboradores.
HASTA CUANDO?

Cristina

Cruzando el puente milonga…..

Regalo recuerdos, si alguien los quiere antes de tirarlos que lo diga.

Y no los regalo porque no me gusten, sino porque me sobran.

Hay algunos bastante lindos, hay amores fallidos y alguno que otro lindo, uno nunca fue un Don Juan, Voy a agarrar  varias bolsas y las voy a llenar de recuerdos. Quien dice recuerdos dice, cosas, razones, pasiones, hay de todo.

Personas no pongo en la bolsa, pero si su foto. Hay enojos, todos al pedo, pero esos los voy a quemar. Hay vergüenzas también pero esas tengo que mirar y quedarme con alguna, no vaya a ser que me digan sinvergüenza.

A Artigas y a Sendic los doy, y seguro que en el sitio donde voy a entregar mis bolsas de recuerdos,  esas me las quitan de las manos, porque son muy lindas.

Pero a mí ya no me sirven para nada. Me sirvieron y mucho eh, ojo, pero voy a tirar a los héroes .Son las actitudes de esos dos históricos (y muchos más) los que no regalo ni en pedo. Pero, las personas, él Bebe y su vida personal, solo los vivió él. Lo personal es solo pintura, tinta. No contenido.

Y todo eso sin hablar de las circunstancias que nos mueven mágicamente.

Estoy dándolo casi todo, solo me quedo con, amor a hijos y amigos, defender la alegría como el viejo. Me quedo el futbol a y sobre todo a las mujeres, si todavía ando por estas galaxias es por la gracia de lo femenino, y su fascinante olor a galletita.

Pelusa decime algo sobre lo de Mercedes Vigil, que me pareció muy inteligente y limpio La mina anda volando. Y no me vengas con tristezas; que si es de clase oligarca y encima es interesantona. Yo en eso no pienso más. Me enganchó tu última entrega, sobre todo lo de los egipcios y eso.

Se está poniendo interesante el no-debate que se está dando, menos mal que hay mujeres que no se dejan llevar por victimismos y hacen su propia pelea durante la vida, abriéndose paso a sí mismas y con eso a las demás, sin quejas, con las armas que sean. Por ellas mismas, sin pancarta

Educación sobre este y otros mil temas éticos que no están actualizados en las escuelas. A eso sí, hay  que salir a la calle y exigirlo. Abrazo.

DANIEL IRIGARAY

 

Chavismo otorgó la réplica de la espada de Urdaneta

a Cristina Kirchner

El ministro para la Cultura, Adán Chávez, viajó a Argentina para recibir un Doctorado Honoris Causa que la Universidad Nacional de Lanús en Argentina otorgó, en su mención post mortem, a Hugo Chávez Frías.

VAD -Emisora Costa del Sol FM 7

Chávez aprovechó la ocasión para entregar la réplica de la espada del General Rafael José Urdaneta a la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Así lo informó el ministro por medio de su cuenta oficial de la red social Twitter @Adan_Coromoto     “Hoy hicimos entrega, en nombre de nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro, la réplica de la espada del General Urdaneta a nuestra hermana, guerrera incansable y valiente Cristina Fernández. ¡Honor a quien honor merece!”.

La réplica de la espada constituye una de las más altas distinciones que otorga el Gobierno Nacional a personalidades cuyo legado han marcado diversos ámbitos de la lucha libertaria de las naciones

Recordemos que desde diciembre pasado, un juez argentino procesa a Cristina Fernández de Kirchner por corrupción. El juez Ercolini investiga una presunta cadena de responsabilidades que arranca en la ex presidenta y desciende por toda la estructura oficial de la obra pública. Por eso, el procesamiento no se ha limitado a Kirchner: alcanza también al ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; a Lázaro Báez, dueño de la empresa investigada y preso por presunto lavado de dinero y a José López, ex secretario de Obras Públicas. Este último está detenido desde el 14 de junio pasado.

Esta espada es una de las piezas históricas más importantes que actualmente forman la colección del Museo Histórico, General Rafael Urdaneta, ubicado en la ciudad de Maracaibo Estado Zulia. Este sable tiene impreso el signo de la victoria de la batalla de Carabobo, pero también tiene el significado de la lealtad.

ENCUENTRO DE COMUNISTAS DE CABA Y GRAN BUENOS AIRES

EN AVELLANEDA

18 de Marzo 2017, 9hs / Av. Pavón 1625


MIENTRAS LOS DEMÁS NO PARAN DE DIVIDIRSE, LOS COMUNISTAS NOS CONVOCAMOS A ENCONTRARNOS

Con la idea de seguir debatiendo y construyendo, para organizarnos en la lucha contra las políticas del gobierno macrista, contra el capital y cualquiera de sus representantes políticos, contra el imperialismo y por la construcción del Socialismo.

Para:

1)      - Desarrollar y ensanchar el Encuentro de los Comunistas

2)      - Desarrollar la construcción de un Frente o Bloque Antiimperialista y por el Socialismo

3)      - Alentar la llama de la rebelión obrera y popular, como de las Asambleas Populares

CRONOGRAMA: - Hora de apertura: 9hs  - Almuerzo de 13 a 14hs (la idea es que cada camarada se lleve una vianda para comer y beber, como sanguches, empanadas y gaseosa o agua. Pedimos encarecidamente no llevar bebidas alcohólicas)  - Continuación del Encuentro: 14hs - Finalización, 18hs

 

Las tres razones por las que Argentina no es un país desarrollado


http://www.infobae.com/economia/2017/03/12/las-tres-razones

-por-las-que-argentina-no-es-un-pais-desarrollado/

posta - postaporteñ@ 1738 - 2017-03-13 11:48:49
postaporteñ@_______________________________

Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando

El 8 de marzo tuvimos una impresionante y desbordante movilización de mujeres, en Montevideo 140.000 mil dice el Ministerio del Interior y 300.000 otras estimaciones, y en muchas capitales departamentales. Y digo mujeres porque hubo una insignificante y vergonzosa presencia masculina, tal vez un 5%.

Pero no hubo ese día un PARO de mujeres tal como era la convocatoria mundial, salvo de alcance testimonial.

Dos temas: la falta de respuesta al asesinato de mujeres, y el sabotaje al paro.

Queriendo tapar lo que rompe los ojos, algunos medios hablan de una marcha “por la equidad de género” o “los derechos de las mujeres”, ignorando la consigna principal contra los asesinatos de mujeres. El Senado se reunió ese día para discutir las leyes sobre “femicidio” y “cuota”, y no llegó a nada.

“Femicidio” o “feminicidio” es un no aclares que oscurece. No se entiende, no tiene sentido, hablar del asesinato de una mujer por su condición de mujer. Dicho así podría ser cualquier mujer sin relación previa con el homicida. Pero si es la muerte a manos de un hombre que es su pareja o ex-pareja o relación ocasional, y no por reparto de bienes materiales o cosas parecidas, sino por la conducta de la mujer en esa relación o por su disolución y secuela, digamos las cosas por su nombre:

Asesinato de una mujer por su condición de PROPIEDAD, muerte por extensión de una relación de posesión, opresión y dominio que se pretende tener

No es extraño que el sistema político tenga problemas para afrontar esta realidad, si ni siquiera puede limpiar de trampas la “ley de cuotas” que se puso como forma de salvar las apariencias, trampas en las que también han participado mujeres.

Dicen muchos especialistas en temas legales que una ley penal no resolverá el problema. Bien, propongan entonces anular la ley penal en los temas que no pueden resolverse con eso, o sea en todos. Una sensibilidad humanista ante la inutilidad de aumentar las penas que aparece solamente aquí. Y está bien que aparezca, tampoco en esto aumentar las penas va a resolver nada; pero mantener la cultura de la impunidad, menos.

Es insólito que el fiscal de Corte diga que una ley penal siempre llega después y “no tiene finalidades ni preventivas ni disuasorias”. ¿Para qué sirve entonces, en una sociedad civilizada que dejó atrás la Ley de Talión? La ley penal es precisamente eso, disuasión, y eventualmente ayuda para prevención y rehabilitación.

Tampoco el machismo es una rémora de un pasado bárbaro ancestral, es parte constitutiva de la sociedad capitalista que se reconstruye todos los días y recrudece en condiciones de crisis social, sus víctimas no son solamente mujeres. Pero si estamos ante un tema cultural -que lo es en parte, aunque sólo en parte- comencemos por una identificación clara del problema. Entre otras cosas, esto incluye una tipificación correcta del delito.

Vamos al tema del paro

Lo que hemos visto es al sindicalismo, la institucionalidad, las empresas, los medios, destacando una INICIATIVA de la mujer, y al mismo tiempo minimizando el PARO. De hecho, en vez hacer visible a la mujer o su fuerza autónoma, se hace lo contrario, mostrarla en su capacidad de generar un hecho testimonial y nada más.

La excusa del "estatuto federal" del Club de Tobi de la calle Jackson para no meterse en lo que hagan los sindicatos, o los sindicatos en lo hagan sus filiales o núcleos de base, me hace recordar al argumento de los estados esclavistas en EEUU de reclamar su soberana libertad de esclavizar, y el democrático gobierno federal no quería ser autoritario en eso.

Se reclama la libertad de cada uno de dejar al más débil a la bartola, que se las arregle como pueda sin molestar la noble causa general, y respetar la "libertad machista" en cada lugar de abandonar a la mujer a su suerte. ¿Querías ser libre? Manejate.

Algunos pocos gremios pararon 24 horas todos, los más "pararon" todos unas pocas horas que ni siquiera caen en la jornada laboral de la gran mayoría, y entre ellos algunos "dan permiso" a la mujer para extender el paro 24 horas, y otros no dicen nada. Pero un paro general parcial de hombres y mujeres con la "opción" de paro extendido de mujeres allí donde pudiese salir, pero sin el apoyo de nadie, es una verdadera vergüenza cuyo resultado es al revés, lo que visibiliza es el machismo que a su vez cierra los ojos al problema.

Lo que tal vez hubiese funcionado es un pargo GENERAL de 24 horas que fuese de la mujer por su CONTENIDO, pero no exclusivo en su forma

Para ello no alcanzaba con mover a las mujeres solas y por separado, que en realidad es mover a una pequeña minoría de activistas. Era necesario usar para esto la forma del paro general, o sea GENERAL, su espacio legal y amparo, su praxis y tradición, que es también usar una conquista femenina. Esa sería una forma mucho más clara de hacer visible a la mujer.

Un paro solamente de mujeres para hacer visible la importancia de la mujer en la sociedad, funcionaría si fuese un paro de TODAS las mujeres. Pero eso es muy difícil de lograr a partir de la movilización SÓLO de las mujeres. Y además, los hombres se plegarán antes, con todo derecho

Si se reclama que el varón SE HAGA CARGO, pues que se haga cargo de parar también él contra el machismo. Esa es la forma en que "si paran las mujeres para el mundo"

Eso mostraría la imposibilidad de separar y aislar la presencia de la mujer en el trabajo, porque ha conquistado allí un espacio clave que OBLIGA a un paro general verdadero. La imbricación de la mujer en todos los espacios del trabajo es una conquista lograda "centímetro a centímetro", como dice una declaración de FUMTEP. Centímetro a centímetro se avanzó un enorme tramo sobre el terreno. Con esa conquista, debe darse un pasó más, un paso hacia adelante.

La movilización del 8 de marzo fue una enorme demostración, que señala fortalezas y debilidades. De los tropezones se aprende

Una cosa que ha quedado claro es que AL PIT-CNT NO SE LE PARA NI CON 300.000 MUJERES

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1738 - 2017-03-13 11:20:47
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] Siguiente