Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Artigas "le pasó factura" al Frente

Departamento golpeado por desempleo y niveles de ingresos bajos

Artigas, el departamento más norteño del país, es de los más rezagado en materia de indicadores socioeconómicos. Ocupa el lugar quince entre los 19 departamentos en cuanto a ingreso mensual promedio de las familias y su población bajó entre 2004 y 2011 de 78.019 a 73.318 habitantes. El desempleo, que en 2013 fue 6,5% en promedio a nivel nacional, en Artigas se ubicó en 7%.

JUAN PABLO CORREA- El País -dom may 17 2015

Su segunda ciudad, Bella Unión, está asociada a grandes batallas de la izquierda porque fue allí donde el líder histórico del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), Raúl Sendic, organizó a los cañeros en la década de 1960.Y Bella Unión es hoy un baluarte electoral del Frente Amplio

Artigas fue durante muchas décadas quizás el departamento más colorado del país. En las elecciones realizadas entre 1971 y 2000 el porcentaje de votos del Partido Colorado osciló entre un mínimo de 41,2% y un máximo de 58,5%.Pero luego, como en casi todo el país, esa histórica colectividad se derrumbó y en las recientes elecciones departamentales solamente logró 11,7% de los votos.

En forma casi inesperada para el propio Frente Amplio, la coalición de izquierda accedió al gobierno departamental en 2010 y Patricia Ayala, del MPP, resultó electa intendenta. Cinco años después, sin embargo, sufrió un duro revés,pese a que había ganado en las elecciones nacionales en todos los municipios con cierta comodidad. Ahora debió conformarse con retener Bella Unión con tres concejales, aunque incluso allí su votación mermó. El Partido Nacional logró 24.996 votos frente a los 17.741del Frente Amplio y el blanco Pablo Caram resultó electo intendente

La dirigencia frenteamplista local no quiere profundizar en los motivos de la derrota, pero reconoce que hubo "dificultades en la gestión" de Ayala

Leandro dos Santos, edil electo, renunció en 2011 al cargo de director de Descentralización y ahora dice El País que su decisión de entonces "quiso ser un llamado de atención pero no tuvo eco". Fue la primera renuncia que desencadenó otros desgajamientos en el gabinete de Ayala. "El votante pasó factura por la gestión, sin duda", consideró Dos Santos.

El médico y diputado Silvio Ríos compitió con Caram y obtuvo 10.937 superando a Ayala que solamente recogió 5.822. Ríos dijo a El País que "hubo algunos problemas de gestión, se apuntó a lo elemental, a las calles y al alumbrado, pero no se hizo lo suficiente"."Todas las encuestas daban un final abierto, pero el resultado fue contundente" a favor del Partido Nacional, reconoció Ríos, exdirector del hospital de Artigas

El estilo de Ayala generó resistencias. William Cresceri, que fue alcalde frenteamplista de Bella Unión, abandonó la coalición de izquierda y ahora fue electo concejal blancoen esa localidad. Sostiene que Ayala retaceó recursos y demostró "centralismo e incomprensión"

Ayala, Ríos y Carlos Maseda, el restante candidato frentista, pese a tener matices, realizaron actos conjuntos tanto en Artigas como en Bella Unión y confiaban en el efecto positivo de esa imagen unitaria. Por esto fue que la derrota electoral del domingo les resultó sorprendente

El Partido Nacional logró triunfar en los municipios de Tomás Gomensoro, Baltasar Brum (en este caso por 7 votos), localidades ubicadas entre Bella Unión y Artigas.

Mejor pero no tanto

Todos los actores políticos reconocen que Bella Unión, una localidad de tradición combativa que entre su centro y periferia reúne a 18.000 habitantes, está mejor. Atrás quedó el año 2002 cuando se denunció que en el asentamiento Las Láminas los niños comían pasto. El asentamiento desapareció sustituido por viviendas de material. Pero hay problemas y no menores. El concejal blanco Cresceri denunció que en la zona cercana a la vía férrea se está formando otro asentamiento en terrenos propiedad de AFE y del Ministerio de Transporte

Calvinor cerró y Calagua y Greenfrozen atraviesan serios problemas. Esta última, dedicada al congelamiento de hortalizas, está cerrada y ocupada. Unas 250 familias y en particularmuchas mujeres jefas de hogar dependían de esta fuente de trabajo, lo que motivó que se realizara recientemente una marcha que terminó en la plaza 25 de Agosto.

Cresceri dice que la popularidad del presidente Tabaré Vázquez es alta en la localidad, porque se reconoce que el gobierno frenteamplista al impulsar a Alcoholes del Uruguay (ALUR) permitió sostener la actividad en Bella Unión. Y el flamante diputado blanco Mario Ayala también admite que generó movimiento y que debe mantenerse, pero considera que no se administra con transparencia. Trabajan en la planta de ALUR unas 820 personas, que procesan la caña de 420 productores

Jorge Rodas, sindicalista de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA), considera que se debe pasar de las actuales 9.000 hectáreas de caña (hoy cortadas por 938 personas) plantadas a 12.000 y buscarque la actividad salga de "zafralidad". "Antes había emigracióntemporal a Río Grande del Sur, a Argentina, a Maldonado, a Montevideo para la construcción, para hacer galpones. Pero ahora me dicen que la construcción cayó en Maldonado", dijo Rodas. "Y en Greenfrozen trabajaban 150 mujeres jefas de hogar pero el inversor argentino se fue y tampocoel Estado le pidió que se quedara", se lamentó

Minería y agro

Mario Ayala, que se hizo conocido porque cuando asumió su banca el 15 de febrero llegó al Palacio Legislativo a caballo, vestido de gaucho y luciendo un sombrero de ala ancha, señala que es consciente de que la emigración y los bajos niveles salariales son lo que caracteriza hace ya mucho tiempo al departamento. Quiere que se potencie la explotación de un recurso único como son las ágatas y amatistas, de las que se exportan entre US$ 18 millones y US$ 20 millones anuales, para que el número de personas que trabajan en el sector pase de 1.000 a 1.500. La clave, sostiene, está en evitar que los productores malvendan las piedras y que les agreguen valor.

Es que en Artigas no abundan las posibilidades de trabajo. El sector ovinohace años que no está bien y la ganadería está afectada por la sequía. La zona de Baltasar Brum se defiende con la producción de sorgo y caña de azúcar.

El edil Dos Santos lo tiene claro. "Artigas está necesitando alguna inversión importante y mejorar su infraestructura. Tenemos el problema de que el aeropuerto de la capital dejó de ser considerado internacional. Estamos a 600 kilómetros del puerto de Montevideo y las inversiones no llegan. No hay industria", señaló.

Y eso se refleja en las cifras. Artigas es junto con Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Montevideo uno de los departamentos donde la pobreza afecta a más del 8% de los hogares. El resto de los departamentos está por debajo de ese umbral. En 2013 el promedio de ingresos mensual de los hogares a nivel nacional era de $ 40.303. En Montevideo se ubicaba en $ 47.792 y en el interior en $ 35.006. En Artigas estaba en $ 29.303. La desocupación juvenil genera adicciones, en particular a la pasta base en los barrios más humildes y no hay centros de tratamiento, reconoceel diputado Mario Ayala. Coincidencia en que hay que reparar las rutas

n En lo que hay coincidencia en Artigas es en la necesidad de reparar la destrozada ruta 30 entre Bella Unión y la ciudad capital departamental, y la ruta 4. Por ahora, el presidente Tabaré Vázquez se comprometió a dar prioridad a la reparación del tramo entre el punto denominado Buena Unión y la Bajada de Pena. El diputado Silvio Ríos asegura que bregará para que en el presupuesto nacional se contemple la reparación de toda la ruta porque es clave para el transporte de arroz y ganado.

- postaporteñ@ 1402 - 2015-05-18 17:52:41
postaporteñ@_______________________________

La obstinada lucha

La revitalización de la impunidad, a nivel político y judicial, ha fortalecido a las organizaciones sociales y de derechos humanos, aglutinando a un vasto abanico popular, que se expresará, como nunca antes, el próximo miércoles en la 20ª Marcha del Silencio

Samuel Blixen- Brecha 15/5/15

Quienes convocaron a la primera Marcha del Silencio, el 20 de mayo de 1996, ¿pensaron que veinte años después tendrían que seguir marchando, ahora con una consigna que, en medio del silencio, restallará como un latigazo: “¡Basta ya de impunidad!”? Es posible que no hubieran imaginado, aquella noche de 1996, cuánto esfuerzo, tenacidad, paciencia, iba a requerir, a las madres y familiares de detenidos-desaparecidos, el objetivo de verdad y justicia: y tampoco calculado que aquella impunidad que el presidente Julio María Sanguinetti había consagrado en diciembre de 1986 iba a ser tan longeva, y con ímpetus renovados, precisamente en un tercer gobierno del Frente Amplio.

Era difícil de imaginar, entonces, que podía perdurar la complicidad de Sanguinetti con el terrorismo de Estado, que el miedo instalado por la dictadura ahogaría en la sociedad la necesidad de verdad, y que las mezquindades políticas iban a desmontar los esfuerzos populares.

Es cierto que la primera Marcha del Silencio fue convocada en “homenaje a las víctimas (que) no puede ser otro que el reconocimiento a través de la verdad de los hechos, la recuperación de la memoria y la exigencia de que en Uruguay nunca más exista la tortura, las ejecuciones y la desaparición forzada de personas”. Quizás condicionados por la coyuntura, soportando el peso de diez años de una omisión oficial criminal, quienes convocaron a la primera marcha excluyeron expresamente el reclamo de justicia. Diez años después, al comienzo del primer gobierno frenteamplista, la décima marcha fue convocada con la consigna: “Para el pasado, verdad. Para el presente, justicia. Por siempre, memoria y nunca más”. El flamante presidente, Tabaré Vázquez, comentaba en mayo de 2005 que “quizás ésta sea la última Marcha del Silencio”. Luisa Cuesta, ícono de la lucha de Familiares –madre del desaparecido Nebio Melo, que hoy sigue reclamando los restos de su hijo con el último aliento desde el sanatorio donde está internada–, decía entonces: “Aunque se sepa toda la verdad y se llegue a la justicia, las marchas deben seguir haciéndose para que las generaciones futuras sepan lo que pasó en este país”.

Hoy, a 40 años de los asesinatos de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelow, aquel 20 de mayo de 1976 en que sus cuerpos acribillados fueron abandonados en el interior de un auto –y habría que recordar también a Manuel Liberoff, secuestrado y asesinado el mismo día 19–, la lucha contra la impunidad –a pesar de las decepciones, y quizás por eso– está revitalizada y la consigna “Basta de impunidad” revela que ese nuevo impulso nace por las ambigüedades y retrocesos ocurridos durante los gobiernos frenteamplistas, aquellos que, supuestamente, aseguraban el fin de la impunidad, la restauración de la memoria colectiva y la eliminación de la mentira que condiciona el futuro. Elena Zaffaroni, una referente de Familiares, explicó el miércoles 13 ante un público formado casi exclusivamente por estudiantes universitarios, que en 2005, cuando el Frente Amplio alcanzó el gobierno, hubo “un cambio sustancial” (refiriéndose a los nuevos criterios de interpretación del artículo 4 de la ley de caducidad, interpretación que permitió la investigación de las desapariciones forzadas) pero que después “se fue a menos”, predominando el criterio de los sectores y personajes frenteamplistas que aceptan el olvido y apuestan a la biología, cuando no sabotean premeditadamente las iniciativas que surgen, invariablemente, desde las organizaciones de derechos humanos. Zaffaroni afirmó que “se hicieron investigaciones sobre las desapariciones y se puso luz sobre operativos represivos, pero no hubo ni verdad ni justicia”

El entorpecimiento de esas iniciativas se volvió activo después de que gracias al esfuerzo de familiares de las víctimas y de organizaciones de derechos humanos se recolectara un volumen tal de evidencias, indicios e informaciones que era imposible ignorar y que facilitaron los procesamientos de los militares hoy recluidos en la cárcel de Domingo Arena. Acoplándose a ese esfuerzo, algunos jueces y fiscales –unos pocos– investigaron las denuncias recibidas aunque, como confesó ante el auditorio de estudiantes la jueza Mariana Mota, los magistrados no están preparados para encarar los delitos del terrorismo de Estado y necesitan “la colaboración por parte de los ministerios para acceder a los archivos del pasado”, y “decodificar la información militar que logramos recibir”, aunque esa información no proviene, precisamente, de los canales oficiales. Mota, quien mientras estuvo al frente de un juzgado penal trabajó en cerca de cincuenta casos de violaciones a los derechos humanos, se lamentó de que las historias que surgen de esos expedientes, principalmente de los testimonios de las víctimas o sus familiares, permanezcan en el secreto, cuando sería fundamental que la sociedad las conociera, pero no hay mecanismos que aseguren su difusión

Aunque parcial, el trabajoso avance de la justicia fue precisamente el detonador de un cambio cualitativo en la impunidad durante la presidencia de José Mujica. La eventualidad de que el general retirado Pedro Barneix fuera procesado por el asesinato de Aldo Perrini, vecino de Carmelo, ocurrido en el cuartel de Colonia en marzo de 1974, movilizó fuerzas agazapadas en las estructuras del Estado. El procesamiento del general en actividad Miguel Dalmao, por el asesinato de la profesora Nibia Sabalsagaray, en 1974, colmó el vaso, para los impunes. En el marco de una actitud incomprensible del presidente Mujica, que expresamente visitó al general Dalmao en la unidad militar donde estaba recluido, comenzó a montarse el operativo para impedir el procesamiento de Barneix. La separación de la jueza Mota del juzgado penal y su traslado a la esfera civil detuvo las actuaciones judiciales

Sin embargo, la medida más determinante para la revitalización de la impunidad fue la decisión de la Suprema Corte de declarar inconstitucionales dos de los cuatro artículos de la ley 18.831, que finalmente, después de años de idas y vueltas, consagraba la liquidación de la ley de caducidad. La Suprema Corte, que en 2009 había sancionado la inconstitucionalidad de la ley de caducidad, en 2013 volvía a ampararla, por la vía de los hechos, al rechazar la categoría de delitos de lesa humanidad (por lo tanto imprescriptibles e inamnistiables) para los crímenes cometidos durante la dictadura.

A partir de entonces se produjo un quiebre y hoy la mayoría de los casos referidos a la violación de los derechos humanos durante la dictadura están detenidos. La Suprema Corte, en su actual composición, parece determinada a cumplir la amenaza de uno de sus miembros, Jorge Ruibal Pino, quien aseguró que aquellos jueces que insistan en aplicar el criterio de lesa humanidad y de reclamar la aplicación de los convenios y tratados internacionales se estrellarán contra “una muralla”. La sentencia que permitió la liberación del ex policía Ricardo Zabala, implicado en el secuestro y asesinato del maestro y periodista Julio Castro, ocurrido en 1977, es un fiel reflejo de los criterios que está dispuesta a aplicar la Corte. La resolución de la SCJ, por mayoría, con un dictamen adverso de la fiscalía de corte, cuyos argumentos retomó el discordante Ricardo Pérez Manrique, sostuvo increíblemente que el secuestro de Julio Castro no fue un secuestro porque no medió violencia, y consideró que la actuación de Zabala (quien entregó a Castro a las puertas de un centro clandestino de detención) debía interpretarse como un acto de obediencia debida. La jueza Mota opinó que “es impensable que Zabala no supiera que iba a detener a una persona, siendo él parte del sistema de represión (…). No cabe aquí la obediencia debida para Zabala, porque sabía que estaba cumpliendo una orden ilegítima”. Su crítica al fallo de la Suprema Corte, dijo, “quizás me traiga más problemas”, como las represalias que sufrió cuando fue trasladada a un juzgado civil. No obstante, afirmó que la sentencia incurre en la falacia de “aislar del contexto histórico el análisis de estas causas”

El tercer gobierno del Frente Amplio quizás cambie la ecuación instalada. El presidente Tabaré Vázquez anunció, antes de asumir, su disposición a instalar un equipo de trabajo para “resolver la cuestión de las desapariciones”. Tal equipo estaría integrado por representantes de Familiares, personalidades notorias en la defensa de los derechos humanos y representantes de corrientes religiosas; tendría autonomía para investigar, buscar documentación y aportar a la justicia los elementos que permitan resolver las denuncias sobre delitos de lesa humanidad, no sólo las desapariciones sino también las ejecuciones sumarias, los asesinatos y otros episodios como las violaciones sistemáticas a detenidas. Esta comisión podría destrabar la situación referida a los derechos humanos. Pero el decreto que formaliza la integración del grupo y sus atribuciones aun no ha sido firmado y a dos meses de su anuncio no se sabe cuáles son las razones de la postergación. De la misma forma, tampoco se sabe por qué no ha sido renovado el convenio entre Presidencia y la Universidad que permite la búsqueda de restos de desaparecidos en unidades militares. El convenio caducó en febrero pasado, de modo que los antropólogos de la Facultad de Humanidades han debido paralizar sus actividades y están de hecho atados de manos

En la víspera de una nueva Marcha del Silencio han surgido otras propuestas. Una que se viene debatiendo desde hace un tiempo plantea desplazar de la órbita de la Suprema Corte la designación de jueces y sus traslados, encomendando la tarea a una comisión específica. Otra iniciativa partió del fiscal de Corte, Jorge Díaz, quien sostuvo que, a partir de la vigencia del nuevo Código, los delitos del terrorismo de Estado deben ser investigados por fiscales especializados y que deben contar con equipos de investigadores en un abanico de especialidades para asegurar el éxito de esas investigaciones. La doctora Mota coincide en la necesidad de que los jueces cuenten “con asesoramiento adecuado”

La vigésima Marcha del Silencio transcurrirá, el próximo miércoles, entre la expectativa de un cambio de política, la determinación de no bajar los brazos y reclamar “Basta de impunidad”

- postaporteñ@ 1402 - 2015-05-18 17:45:24
postaporteñ@_______________________________

postalinas

Invitación. Conferencia de Prensa:

20ª. Marcha del Silencio - 19.05.2015, 11 hs., APU

“Basta ya de Impunidad – Verdad y Justicia”

En este año tan especial en que caminaremos juntos por vigésima vez, los invitamos a participar en la conferencia de prensa de lanzamiento de la 20ª Marcha del Silencio que se llevará a cabo el día martes 19 de mayo a las 11:00 horas en la sede de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), San José 1330.

El miércoles 20 de mayo, como hace 20 años, volveremos a marchar por Verdad, Justicia, Memoria y Nunca Más. Salimos a la hora 19, desde Rivera y Jackson hasta Plaza Libertad, donde cantaremos el Himno Nacional.

Como siempre en cada Marcha del Silencio, las pautas son: en silencio, sin banderas ni consignas partidarias.    

Coordinadora de Apoyo

Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos

 

“La memoria es del Pueblo”

El día 19 de mayo de 2015 se producirá un nuevo avasallamiento a la memoria colectiva de nuestro pueblo.

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner inaugurará en el Casino de Oficiales de la ESMA las modificaciones e instalaciones que viene desarrollando hace más de un año con presupuestos fastuosos sin límites de recursos y que hacen irreconocible al lugar por donde pasaron 5000 de nuestros compañeros.

Las resistencias ofrecidas por familiares, víctimas y sobrevivientes con relación directa a lo ocurrido en la ESMA, fueron sistemáticamente ignoradas tanto desde el Poder Judicial como desde el Poder Ejecutivo.

A las murgas, carnavales, recitales, congresos político-partidarios oficiales, “asaditos” y demás atropellos, se suma este nuevo intento de “re significación” de este Espacio para la Memoria para convertirlo, como bien definiera un sobreviviente, en la “Disneylandia del terror.”

Pudimos observar con estupor como el Gobierno Nacional volvió a encerrar, esta vez simbólicamente con fotografías proyectadas en las paredes del sótano del Casino de Oficiales, a los compañeros del Grupo Villaflor y otros.

Y con repulsa vemos que nos quieren, a los sobrevivientes y a los desaparecidos encerrar en cajones que nunca existieron ni en “capucha” ni en “capuchita”

Así como supimos luchar contra la impunidad de los genocidas y llevarlos al banquillo de los acusados, lucharemos para que no se institucionalice un relato direccionado, que  intenta anular la interpelación del lugar, generando un atropello al dolor de familiares, victimas, sobrevivientes y pueblo todo, a los que se pretende someter a una pacificación forzada al mejor estilo menemista y a una “reconciliación” con los asesinos que nadie pidió ni quiere.
Al momento de “recuperarse” la ESMA, dijimos que los sobrevivientes y organismos de DDHH no ingresaríamos al lugar hasta que no se desalojase hasta el último marino.
Hoy decimos que no volveremos a ingresar a este lugar hasta que no se retiren de sus instalaciones todas las intervenciones, se reparen las modificaciones edilicias hasta volverlas a su estado original y se preserve el Espacio para la Memoria ESMA para que las futuras generaciones comprendan la magnitud del genocidio.

ASOCIACIÓN DE EX-DETENIDOS DESAPARECIDOS

- 1402 - 2015-05-18 17:44:03
postaporteñ@_______________________________

Pensar ordenadamente es propio de explotadores

REVISITANDO UNA CONVERSACIÓN DE 2011

Aldo Mazzucchelli

Hace unos días nos enteramos de que el enésimo libro donde nuestro expresidente depone verbalmente está a la venta. En él —además de basurear a gente que ha trabajado largamente para su causa, como Constanza Moreira— dice José Mujica de Asto­­ri "Pobre Danilo. Le falta sex appeal. Siempre está por ser presidente y va a seguir ahí porque no tiene picardía, le falta maldad. Danilo no tiene eso, es meramente racional y no llega al corazón de la gente. La gente piensa con el bobo también. Él es un profesor que da cátedra pero no te conmueve, no te roba una lágrima. Puede ser admirado, no querido. Pone distancia y la gente lo intuye. Otro problema que tiene es que habla en un lenguaje que la gente no entiende un carajo. Ese es un pecado capital para juntar votos"

En el verano de 2011, cuando aun no se había cumplido un año de la asunción de Mujica, la Revista uruguaya de Psicoanálisis me daba oportunidad de una entrevista con motivo de la publicación de uno de mis libros sobre Herrera y Reissig, y aquella conversación con el Ps. Álvaro Zas dio pie a algunas observaciones que, con la ventaja de la distancia, vale la pena revisar, en lugar de escribirlas de nuevo. Decía entonces: “Sobre esta dimensión, en relación a la comunicación política, se ha hablado mucho. Hay gente esencialmente no racional que tiene gran impacto mediático, quizá gracias a eso, he ahí el problema, porque después resultan bastante malos para los trabajos que deben desempeñar. Un ejemplo sorprendente para mí de eso es Bush hijo; yo vi los debates, una política monstruosa como todo el mundo ve y ha comprobado, pero en su discusión mediática quedaba muy bien el sujeto, incluso el debate con Kerry que era un hombre más formado, ganó Bush en los debates claramente. No sé cómo hizo, pero ganó claramente. [...] Estoy poniendo el ejemplo de alguien que tiene eso que hay que tener para convencer y ganar, y que no tiene atrás una solidez o valores de otro tipo. Por ejemplo, aquí, Mujica enganchó a mucha gente por vender o generar un personaje que es muy empático con el supuesto «uruguayo medio», o con la imagen del uruguayo medio que tiene el público aquí, algo así —pues claro que no hay uruguayo medio. También Mujica maneja muy bien ese nivel de respuesta sintética y con «punch», igual que lo hacía Bush hijo —quizá a los partidarios de Mujica no les encante este paralelismo, pero creo que está justificado. Cuando le preguntan a Mujica sobre un tema muchas veces dice algo original con bastante fuerza, pero no muy analíticamente explicado; muchas veces, de hecho, lo que dice es un disparate práctico, una vez que el tema al que se refiere se analice con cierta actitud de llevarlo a la práctica; cuando uno se pone a tratar de ver cómo se aplica, qué sigue, qué implica. Y creo que eso se está viendo ahora, que ha lanzado una cantidad de ideas interesantes de por sí, pero que no pasa nada en el gobierno, que hay, no sé, una anomia, un trancazo”

    En aquel momento yo creía que las cosas que el presidente anunciaba se iban a hacer finalmente, de alguna manera. Sigue la entrevista así:

“Frente a eso, lo que me llama la atención, en los últimos años, es que la gente que es más articulada, que claramente habla más como se escribe, cae mal, le cae mal a la gente y yo no entiendo del todo por qué pasa eso, pero pasa. O sea, es como si hubiera una cantidad de gente que ya se resiste a la cultura de lo escrito y a lo intelectual; se resiste de una manera no articulada, pero muy clara. Vota con los pies. Me acuerdo sobre todo en la última campaña electoral, aunque no estaba acá, me daba cuenta de que había, atravesando los partidos, una cierta actitud muy «inconsciente», si querés usar la palabra en sentido folk, de darle más valor a figuras mejores para lo oral, más repentistas, más graciosas, más inventivas, que a figuras más sistemáticas, más estudiosas y sólidas. En ese sentido, acá me refiero a lo no verbal, a ciertos «efectos de palabra» si se quiere. Por ejemplo las figuras de Mujica o Lacalle eran más entradoras que las figuras de Sanguinetti o Astori. Y ahí creo está clara una posible división: Astori es un tipo interesante para hablar pero es casi obsesivamente racional. Sus argumentos están armados en pisos: es alguien inusualmente estructurado para argumentar, es muy bueno en ese sentido. Y lo extraño, lo que he notado como novedoso, es que últimamente mucha gente interpreta eso casi como mala onda. Es absurdo, es sorprendente. Aparece, ante la gente más articulada para argumentar, una mezcla de impotencia y rabia del público, como diciendo: «yo no te puedo seguir en esa, pero peor para vos». Y van y homologan al otro, refrendan al menos articulado, al de estilo menos estructurado y menos «racional»”.

Hoy, Mujica no sólo confirma aquella observación sobre los mecanismos de la política del 2011, sino que la defiende y la enarbola como virtud. Como virtud, sorprendentemente, “de clase”: “Danilo no tiene eso, es meramente racional y no llega al corazón de la gente. [...] Te pone la barrera y ahí es donde vos sentís la distancia de clase"

Así, el mago Mujica acaba de convertir a la capacidad de argumentar racionalmente en uno más de los defectos de los explotadores. Este es el presidente que gritaba exigiendo “educación, educación, educación” el primer día de su mandato. Evidentemente, él tiene en mente por “educación” algo muy distinto de lo que, por milenios, la gente que ha entendido algo del tema ha entendido

    ***

Lo cual trae al tema de la educación de nuevo. Hay nuevas autoridades en educación y en cultura. Aun no han mostrado las cartas, especialmente en educación. Valdría la pena comentar sobre esto. Pero, una vez más, ¿para qué escribir de nuevo lo que ya fue dicho hace cuatro años? Más vale recuperar y transcribir fragmentos de aquella conversación. Lo que no parece haber cambiado aun demasiado es la agenda de discusión.

 “Me parece que hay grandes dificultades de las Humanidades tradicionales para entender lo que pasa en un mundo en el que el lenguaje ya no juega el lugar que jugaba en 1900. Ha cambiado el lugar jerárquico del lenguaje verbal en términos de su relación con el poder, con la política, y hasta con el conocimiento, porque hay formas de conocimiento que son no lingüísticas o no esencialmente lingüísticas [...]. Es claro que no estamos operando ya acá con el lenguaje en el sentido de los diarios, del ensayo académico, es decir, de aquel lenguaje que era central al poder, el lenguaje que fundó la disciplina humanística y las Ciencias Sociales. Entonces si antes, en aquel modelo del XIX las Humanidades, las Ciencias Sociales reinaban, hoy por hoy hay un corrimiento del rol, de la importancia relativa y del rol social del lenguaje escrito y de largo aliento. Julio Herrera y Reissig, ya que estábamos hablando de él, era un sujeto visible con alguna forma de poder, porque manejaba aquel lenguaje en un tiempo en el cual la política y el poder y el Estado, funcionaban exclusivamente en base a escritos, o a discursos. No había siquiera radios. Lo que había era diarios y discursos. Entonces, cualquier sujeto que maneja el medio de comunicación principal es como una figura que todos los canales de televisión o todos los espacios audiovisuales quisieran tener con ellos, porque genera capital simbólico. [...] Hoy puede haber escritores muy importantes, pero no pueden ocupar ese mismo lugar simbólico. Pero de todos modos me parece que la escritura no juega el mismo rol en relación con el poder y demás que jugaba. Y he aquí un problema: eso, el mundo educativo, no lo está reflejando bien.

Álvaro Zas — ¿Eso, en tu planteo, ha ido en detrimento del lenguaje?

 A. M. — No. Pero ha ido en detrimento de la legitimidad del sistema educativo. La gente se da cuenta de que lo que le están enseñando es de algún modo disfuncional. Si le están tratando de repetir una educación decimonónica, por más reformas que haya tenido, nuestro sistema educativo en particular sigue siendo un sistema totalmente decimonónico en sus prioridades, sus carriles, y la gente se da cuenta. Hace rato, que hay una disfunción ahí. No hay, no puede haber, una «prueba» definitiva de esto que digo, pero me parece notorio. Si ves, la gente dice: en general (con excepciones valiosas) es mucho mejor el funcionamiento de los liceos que están en la costa o en barrios de mejor nivel socioeconómico. Al menos una razón de eso es clara, y es que el imaginario de los padres y de la familia y el grupo de referencia de esos muchachos que estudian en esos liceos de la costa es más armónico con la educación decimonónica, con una educación basada en lo escrito y sus jerarquías; todavía ese grupo social —porque se crió en base a libros y en base a aquellas jerarquías y referencias del saber— es capaz de conservar una tradición en donde el lenguaje escrito era un elemento central. Eso es menos así en sectores a los cuales se había hecho entrar dentro de esa lógica en base a un gran esfuerzo hecho por el Estado y demás. Pero apenas el mundo empezó a disonar más fuertemente con aquel paradigma, esos sectores son más vulnerables a esa disonancia, y se alejan. Naturalmente gravitan hacia un código audiovisual, donde el lenguaje escrito no juega casi ningún papel. No leen libros, no tienen libros, nadie leyó libros en la casa, ni la madre, ni el abuelo, y por lo tanto para los muchachos que llegan al liceo todo ese mundo del escrito y eso, es muy raro, muy distante y no está nada claro para qué va a servir.

No estoy queriendo decir que aplaudo que la comunicación social sea así. Y además, es menos así en los países más desarrollados. Y peor aún: si bien lo escrito no juega ese rol simbólico que jugaba antes, sí que es necesario, no sólo  para el desarrollo mental y cultural, sino “prácticamente” —digo ahora que hay un fetichismo de la utilidad— para  manejo del conocimiento, del poder, de la ciencia aplicada, de la técnica, y de la administración del bien común. En todos esos sentidos saber leer y escribir en serio, es decir, en el sentido decimonónico, es esencial, sigue siéndolo. Pero, mientras antes el sistema masivo de comunicación social gravitaba en torno a esa idea, la reconocía, hoy la oculta. En ese sentido es más fácil engañar hoy a la gente, y mucha gente pasa insensiblemente hacia una cultura de la oralidad que es, en cierta forma, una cultura de la ignorancia y la indefensión. La acepta hasta alegremente, se enorgullece de ella y desprecia lo que ignora, como decía Antonio Machado.

En este panorama, se produce un equívoco: se le echa la culpa al sistema educativo de la situación de fracaso. Hoy por hoy estamos llenos de diputados, de señoras y señores de todo tipo, que parece que tienen la cosa muy clara, y todos están contestes en lo malos que son los profesores y los maestros uruguayos. Pero están equivocados. El sistema educativo, que realmente está horrible y lleno de problemas de distinto tipo (incluido su implacable corporativismo), no es el principal responsable, porque lo que se le pide al sistema educativo es que haga una cosa imposible: es decir, que eduque masivamente a la gente en aquello para lo que la gente no quiere ser educada. Es la sociedad uruguaya la que ha fracasado al olvidar la necesidad de pensar, y no sólo de hacer, ser eficaz; y no su sistema educativo. Es el imaginario uruguayo el que está mal, y no sus profesores y maestros, que a lo sumo pelean (con un tenedor en la mano) para juntar unos ideales y objetivos educacionales obsoletos, con una sociedad que, masivamente, ya no los valoran, y ni siquiera los entiende en lo básico. El público de la educación no siente, no entiende para qué tiene que ir para ese lado, no siente que eso sea útil, que sea beneficioso, que sea deseable; entonces se resiste. [...]

Es claro que la sociedad se está oralizando de vuelta, es claro que estamos pasando, así como pasamos en Grecia de una sociedad oral a una sociedad escrita en la época de Platón aproximadamente —es decir, a una sociedad que ya escribía sistemáticamente con fines de conocimiento— ahora estamos haciendo un proceso en algún sentido en contrario, yendo de una sociedad escrita a una oral. Aunque claro, no estamos volviendo a la Grecia arcaica, sino que el lugar hacia donde estamos yendo o donde ya estamos es un lugar que ya presupone la escritura en un nivel. [...] Las interacciones sociales, a nivel por ejemplo de la política, la comunicación social, han vuelto a ser las propias de una dinámica de la oralidad. [...] Hay rasgos de la oralidad que los estudiosos del tema escriben como rasgos característicos. Ya mencioné algunos antes, un poco al voleo... emocional antes que intelectual; improvisadora antes que elaboradora de largo plazo; de referencia cercana; de jerga o lenguaje local y no universal; con una actitud agonística, competitiva; siempre tiene que haber un nivel de controversia, y eso implica la presencia de un otro a quien hay que ganarle de alguna manera, y el juego de competir está siempre ahí, al alcance de la mano. Después, tiende a ser más conservadora con esto que decía, la única forma de conservar los contenidos es repitiéndolos, se vuelve repetidora. Claro que eso a largo tiempo probablemente tenga un efecto de filtrado positivo [...]. Pero también tiene el peligro que se repitan cosas sin comprobarlas, cosa que pasa en nuestra cultura de hoy continuamente. Entonces, todas las cosas que la cultura escrita trajo que tienen que ver con lo analítico, una distancia del espacio y tiempo entre el productor y el receptor de discurso y su conocimiento, una mediatización de la referencia, una fetichización del documento, una elaboración del texto como objeto en sí, autorreferencialidad, una independencia relativa del intérprete respecto del texto que le permite tener una actitud crítica... todo eso se hace menos presente en una cultura más oral”.

    ***

 El gobierno de José Mujica ha hecho muchísimo por institucionalizar el macaneo, y esto es perfectamente armónico con el aceitado de la transición a una cultura de oralidad secundaria que profundiza la brecha social. Cada vez que alguien sonríe escépticamente ante cualquier defensa de la escritura, lo que está haciendo es contribuir a la destrucción del tejido social. Es lo que pasa cuando alguien se ríe de la escritura como sostén de la posibilidad de acuerdos explícitos sobre el bien común. Lo cual va de la mano con esa costumbre, tan exaltada por Mujica, de reírse de los mecanismos de legitimación social y creer la morondanga de que es cierto que una sociedad es una sumatoria de individuos indistintos, todos iguales. Vázquez, dice Mujica, "marca distancia porque se cree todo eso de presidente y acá nadie es más que nadie". Jajá, estaría bien eso de que nadie es más que nadie, si fuera cierto

Pero decirle a la población lo que es mentira al tiempo que se hace lo contrario de lo que se dice, es basura comunicacional. Mujica es un gran narcótico. Ha vivido comunicando, de modo sibilino, lo que suena como miel a oídos mayoritarios, pero que bien mirado, no es cierto. En lugar de aceptar que él era el presidente y hacer lo mejor que podía en el cargo que le dio la ciudadanía, se creyó que el presidente era Él. Es decir, que el cargo que asumió iba a ser lo que fuese que a él se le antojara. Como es natural, puesto que en lugar de asumir las responsabilidades de presidente se dedicó a charlarnos por la radio, como presidente no hizo nada. Su gobierno habló intermitente e interminablemente, y las cosas fueron en piloto automático. Hizo una cosa más, que es probablemente la más engañosa de todas. Como dice un comercial electoral de la campaña de su mujer: “Nos puso en el mapa”. Según este ideologema, el Uruguay ahora es conocido gracias a Mujica. Esto sería para una columna entera, pero en pocas palabras: el mundo no se interesa realmente por el Uruguay. Los ciudadanos pequeñoburgueses tardo-románticos de España, Francia o Australia pueden elegir admirar a Mujica, porque se les representa un hombre honesto y pobre, un mártir. La gente siempre quiere proyectar su lado bueno en alguna percha conveniente. Sin embargo, me parece que Mujica es buena percha, pero por lo demás, y a lo sumo, ha sido un político astuto, un viajero exitoso, y un mal gobernante para su pueblo. La suerte de este país siempre estuvo ligada a su posibilidad de excelencia, que en algunos momentos de su breve historia fue algo, y en otros fue una meta lejana. Lo que nunca le había pasado al Uruguay es la autosatisfacción que siente ahora. Y esa autosatisfacción no está basada en nada demasiado bueno, puesto que en cosas sustanciales —cultura entendida en el sentido más amplio, honestidad en el poder, transparencia, educación respecto de cómo bajar el egoísmo y cuidar el bien común—estamos peor. Pero, tomado el narcótico Mujica, el uruguayo se cree amigo de la humanidad. Más aun, se cree genuinamente admirado por los europeos, los japoneses, o los yanquis. O esto es alimentar un nacionalismo barato, o es alimentar la ilusión de que las naciones latinoamericanas son mejores cuanto más las aplaude el primer mundo. Ambas cosas son nefastas. Es otra de las herencias de Mujica.

Mujica no escribe. Es por eso candidato a Sócrates, a Cristo, a Buda. Nos ha llegado (por escrito, obviamente) la falsa ilusión de que la sabiduría no escribe, sólo habla. Mucha gente cree eso. Lo ha aprendido en los libros. Lo que pasa es que vivimos en una sociedad tan olvidada de su propia frivolidad, que le viene encantando, después de haber trepado por la escalera, patearla para que no suban los que vienen atrás. Es así como estamos, con el fracaso educativo, condenando a los que vienen atrás a que nunca aprendan a escribir. Es decir, a pensar ordenada y profundamente. Los aplaudimos cuando resuelven un acertijo táctico, y nos palmeamos la espalda. Como el Uruguay, no hay.

disponible en: http://www.apuruguay.org/apurevista/2010/16887247201111319.pdf

enviado por 

LSabini - postaporteñ@ 1402 - 2015-05-18 17:43:42
postaporteñ@_______________________________

La Vergüenza De Haber Sido Y El Dolor De Ya No Ser

“Julio Marenales Saenz…como no era nadie en el Partido Socialista…se hizo Tupamaro”(juicio de Raul Sendic, durante el Comité Central Ampliado, de la calle Cebollatí, la trágica “noche Triste” que conoce la militancia, donde además, hizo juicios lapidarios de “otros”)

Rosario Touriño, con fotógrafo acompañante (Manuela Aldave) se hicieron 500 kilómetros de viaje, hasta Salto, para interrogar al “…guerrero sin reposo”, el Sr. Julio Marenales.

 Viajecito “al cuete” porque nuestro “Cipriano” hace rato largo que “no da más jugo”, pero así son los caprichos de nuestra intelectualidad “progresista” agrupada en Brecha (ver Brecha edic. del 15 de mayo de 2015, págs. 8 a la 11).- se publica nota completa en esta edición -

Todo esto son consecuencias de la reciente derrota electoral municipal montevideana de la Sra. Lucía “la Tronca” Topolansky, derrota que dentro de ciertos círculos del “progresismo” levanta interrogantes, y hace oportuno sospechar que hay “algo más”, más profundo, que está debajo de la superficie de ciertos hechos políticos.

De cualquier manera cuatro páginas dedicadas a interrogar a este “guerrero” sobre esas preocupaciones intelectuales de nuestros progresistas, es trabajo periodístico inútil. El Sr. Marenales es en realidad un viejito autosatisfecho con su pasado “de bronce”, pasado que se dedicaron pacientemente –después de la liberación del año 85- todos ellos ( los “rehenes”, particularmente: Marenales, EFH, José “Pepe” Mujica y Jorge Zabalza) a piquetear con ferocidad destructiva sin igual. El resultado -20 años después!!!- está a la vista. Alejandro Dumas que escribió la ficción “Los tres mosqueteros” y su continuación, les hubiera servido mejor como referencia a eso que es –en rioplatense clásico- la “fiera venganza” que da el tiempo.

Ven deshecho lo que amaron, pero no se detienen a examinar qué responsabilidad individual (y colectiva) les cabe a todos ellos en el desaguisado. La culpa, como siempre, la tienen indefectiblemente otros. Cada uno de ellos, es inocente, absolutamente impoluto. No les cabe “ni un reproche”. Actitud que reiteran cada vez que deben referirse al tema y en la que Marenales es un especialista.

El tema lo hemos analizado –a lo largo de varios años y múltiples artículos- varias veces. El viejo MLN-Tupamaros era, en su cúspide, el vértice de la pirámide, una unidad con tensiones producto de un tiempo particular. De las cinco “vacas sagradas” que lo componían (Sendic, Marenales, Maneras Lluvera, Amodio y EFH) hoy, no queda nada. Se autodestruyeron recíprocamente. Destruyeron “la unidad” y liquidaron “las tensiones”. El resultado que quedó, es…el tendal. Un fracaso de enormes proporciones que además, tendrá consecuencias para el futuro

Forjaron –con el resto de las formaciones políticas del Frente Amplio- la pasividad actual de las grandes masas uruguayas, particularmente de los trabajadores y los asalariados

Marenales en ese trabajo de autodestrucción, aportó “su granito de arena”. Historiémoslo brevemente para nuestros progresistas intelectuales y también, para el público en general: primero acusaron a Raul Sendic de “estar loco”, calumnia vergonzosa como pocas, en la cual (su difusión entre los militantes “viejos), Marenales contribuyó. Después permitieron el apartamiento de Manera Lluvera y ocultaron la “carta” de éste, que analiza perfectamente bien las causas de su apartamiento y que sólo vio luz, cuando Adolfo GARCÉ, la hizo pública en un libro (“Donde hubo fuego” Edit. Fin de Siglo, 254 págs. Cuarta edic. del 2009) ver págs. 236 a 243 de la citada obra.

El proceso de canibalismo no terminó allí, pero tuvo un pequeño lapso, durante el cual “los sobrevivientes” de la autodestrucción se dieron un descanso, antes de seguir su macabra y siniestra obra destructiva. Para frenar la protesta de las bases militantes, crearon el MPP, y mantuvieron un MLN-de-pacotilla, al frente del cual pusieron a Marenales

 La función de ese MLN-de-pacotilla era “aguantar” por la izquierda el “goteo” que a esa altura era inocultable. Jorge Zabalza, hizo la radiografía del engendro: era una barca desaborlada que no reunía más “de 300 militantes”

Marenales que permitió el “goteo” (al mismo tiempo que presidía ciertas “investigaciones” internas de los militantes de las cuales nunca dieron resultados, ni noticias) se encargaba de llamar telefónicamente a los perseguidos, separados e “investigados” jugando el papel de “piola” y componedor, pero sin resultados más que los simbólicos. Jugaba (y disculpen los lectores la formulación pero es tupamara y carcelera) al “sorete piola”

La separación orgánica entre el MLN-de-pacotilla (Marenales) y el MPP puede seguirse perfectamente bien en Mario MAZZEO ( “MPP, orígenes, ideas y protagonistas” 120 págs. Edit. Trilce, 2005), el libro sin embargo, no analiza las conexiones internas que vinculaban la dirección del MLN-de-pacotilla con el MPP, en cuya dirección ambas organizaciones estaban representadas, o sea se entrecruzaban las direcciones y los personeros, como garantía de representatividad, para los cómplices del engendro (Marenales, EFH y, un “referente” agregado José “Pepe” Mujica). Así, de esa manera, creían solucionar el problema de “la trasmisión y los necesarios vasos comunicantes” entre ambas organizaciones. Pero Mario MAZZEO hace –además- un aporte invalorable: analiza las discusiones orgánicas a que llevó el proceso, la materia candente que eran las discusiones internas

Como el original MPP, se transformó en el actual EME-Pepismo, no fue –entonces-  un acto sino un proceso, en el cual Marenales (que ahora se declara “perdedor” del debate interno) fue parte fundamental, cómplice en todas sus etapas, mano de yeso en todas las resoluciones. Señalemos que nunca llamó a ese debate “interno”, del cual se declara “perdedor”, pero lo que sí hizo, fue bloquear a todos aquellos que lo intentaron. Así todos los intentos de señalar las limitaciones que tenía “la refundación nacional” encontraban en Marenales un opositor. A todos los abandonó a su suerte, a todos les negó su apoyo, que en el momento hubiera sido fundamental por el peso que entonces tenía a nivel “de la interna”.

Después su amanuense Sergio MÁRQUEZ  ZACCHINO hará el “racconto” arbitrario en otra obrita (ver “MARENALES diálogos con el dirigente histórico tupamaro” 186 págs. Edit. Argumentos, 2010). Obrita, que en ciertos aspectos no tiene desperdicio. Es una variable de lo que en otro artículo ( ver art. “Un libro más…y van”) hemos definido como la literatura “oficialista” pero esta vez apologética. En dicha obrita, Márquez Zacchino aprovechó “la bolada” para mechar en el diálogo elementos de su propia cosecha, entre las muchas, la más grave, fue insinuar que los que hacían críticas, servían a otros intereses. La forma tradicional en los debates de izquierda para introducir que los críticos juegan para la burguesía y preludio del sectarismo acrítico más feroz, antes de insinuar abiertamente que son “agentes del imperialismo”. Marenales que debe haber leído los originales, antes de que fueran a la imprenta calló sobre el tema, no lo corrigió. Deducimos que era porque le servía para sus cálculos políticos de entonces.

Hizo lo mismo, que hizo varios años antes, cuando fue uno de los depositarios de los tres originales de un libro  futuro de Cultelli. El libro cuando fue publicado, (después de la muerte de su autor) se realizó por militantes que habían sido subordinados del mismo en la columna Uno, Marenales se mantuvo en silencio, nunca intento publicarlo o bregó por su publicación en la interna, ni siquiera fue a la presentación del libro que se hizo en la Biblioteca Nacional. Como se verá, el “silenciar” camaradas críticos es, en Marenales, una tradición “aparatista” de siempre, en su práctica política

 Porque Marenales es un “aparatista” típico. Por eso no le sirve a las nuevas generaciones. Y en el reportaje de marras, da rienda suelta a los rasgos más característicos de esa nefasta vocación, de silenciar críticos, crítica y opositores. ¿Cómo harán las ideas de ciertos hombres para ganar audiencia, ser conocidas y conquistar mayorías, es un arcano para la estrecha mentalidad de Marenales? ¿Cómo él, llega a la conclusión que el “Pepe” Mujica “no es más tupamaro, o cómo EFH es “otro hombre” del que fue, también es un arcano para nosotros? Son “los misterios” de las vías de razonamiento de Marenales, que al final, pero muy al final, siempre se inclina por lo que es vox populi, pero eso sí, él no inicia nada.

Su concepción “aparatista”, “verticalista” y “autoritaria” la define, él mismo, en su reportaje a Touriño “…ahora, mientras tanto hacé lo que tenés que hacer, porque si no, te meto preso” (pág. 11, último columna del reportaje, citado anteriormente, en Brecha)

Marenales, no comprende, no puede comprender, está incapacitado para comprender, que no se puede “mandar preso” a la gente (o sancionarla) porque no comprendan cabalmente las iniciativas de ciertos jefes. El hecho mismo, demuestra que “los jefes” y sus cooptados no han sabido explicar pacientemente ciertos problemas o ciertas cuestiones, no han sabido establecer reglas aceptadas por todos, que sean la guía para las directivas. Todo el mecanismo (que no es “la mecánica”) de los procesos organizativos para Marenales es una gran nebulosa, ante la cual se eclipsa todo su “practicismo”. Lo abstracto para Marenales es…una entelequia. Cuando Touriño en el artículo citado lo define como “cuadrado como una baldosa” le define perfectamente bien

Y Marenales que ahora habla de que “…hay gente que es sinceramente subordinada, servil, ven al tótem y se inclina. ….o son calculistas”.(ver pág. 10, última columna de Brecha) se topa con lo que fomentó y crearon siempre como mentalidad militante todos ellos.  Marenales en primer lugar. Y conste que podríamos seguir con diferentes citas de Marenales, en el artículo de marras, en otros y, hasta en libros que demuestran fehacientemente lo que decimos. Así que si quiere meterse en el baile….adelante!!!, pero le adelantamos que lo vamos a tapar a citas.

La militancia del viejo MLN-T, las nuevas militancias que emergieron y aumentaron la organización, la “juventud” que llegó después del 85, fueron incentivadas al servilismo, a inclinarse o, a ser “calculistas” (el término correcto es “oportunistas”) por toda la estructura del aparato, con los viejos “tótems” (“vacas sagradas” se les llamaba en Punta Carretas) por jefes del tipo Marenales. Y se toleraba únicamente y dentro de la estructura a ciertos militantes que discreparan….pero en cosas menores, porque eran militantes probados y con mucho peso en la interna. A todos los demás se les sancionaba, se les apartaba, se les silenciaba y se les excluía. Marenales mientras era “tótem” (o “vaca sagrada”) toleraba, hacía la “vista gorda” y callaba, tolerando.

 Hasta que le tocó a él, que lo excluyeran, que no le hablaran, ni lo convocaran, que le “hicieran la aguja”. Entonces…se puso en el papel de crítico…prudente.

Y como crítico prudente, que cuida el pellejo particular, después de tolerar tanta arbitrariedad contra otros, protesta…prudentemente.

Lo dirá en el artículo de Brecha, nuevamente, él mismo cuando la periodista le pregunta: “En función de sus palabras, hay quienes pueden pensar que tiene más puntos en común hoy con la Unidad Popular que con el MPP” y Marenales responderá: “No, son muy locos esos, pero en algunas cosas que dicen tienen razón. Como Zabalza también tiene razón….” (pág. 11, primera columna) y repetirá la razón de sus “prudencias” al final del mismo reportaje: “…No puedo crear enemigos al santo botón”. (ver pág. 11, línea final del reportaje)

 Hacer una observación crítica, criticar, no es crearse enemigos, aunque pueda crear malestar. Defender el derecho de un crítico a realizar su crítica y tomarse el trabajo de seguir sus argumentos sin tacticismos, es una práctica desconocida para Marenales. Es por esos rasgos, que siempre, toda la vieja dirección, no pudo comprender a cabalidad la crítica que les hacían otros compañeros a comportamientos, actitudes, conductas y línea. Empezando con la primera de aquellas críticas (la de los denominados “microfracción”) y que después continuó con tantos otros. Ellos eran los depositarios de las “verdades” eternas, inalterables, todos los demás no servían para nada. Y la falta de una cultura del debate, de la confrontación leal, de la crítica, después lo iba a afectar a él mismo.

Así fue como lanzó la definición de “gigante idiota” contra el MPP que iba en camino acelerado en convertirse en EME-Pepismo. Lo hizo cuando el beneficiario directo del “boniatito” era Presidente de la República y a Marenales “no le daba ni pelota” como él mismo reconoció, en un reportaje, sobre el tema también en Brecha.

A Marenales le pasó como al Dr. Guillotin, que dice la leyenda que creó el famoso “aparatito humanitario” que hacía las “cortadas de cabeza, “científicas” y se ahorraban el hachazo del verdugo medieval. Tanto toleró que le cortaran la cabeza a otros, tanto cuido el pellejo personal, que al final, lo guillotinaron a él mismo. Y ahora se queja. Y le entra la sabiduría de ver, repentinamente, lo que antes, en el proceso (que fue largo) no quiso ver.

Le vamos a decir a “Don Julio” el “picapedrero” lo que el refrán popular siempre ha señalado “Quien mal anda, mal acaba”. Y después, no queda más remedio que ir a quejarse “al cuartito”

El “gigante idiota”, sin “ideología” fue una creación de Marenales, de EFH, del “Pepe” Mujica. Lo “cranearon” con todas las cortas miras, que tienen las creaciones entre cuatro paredes, en conciliábulos de “grandes mentes”, de “entendidos” que prefieren esos procedimientos a la exposición franca de los principios que ahora proclama. Pudo haberlo hecho, pero no le daba la “azotea” para ver más allá de sus narices. Y ahí están las consecuencias del Frankenstein que todos ellos engendraron, parieron y hamacaron.

Así han sido en toda su vida política, creadores de “boniatitos”. Cada vez que veían crecimientos, triunfos, se cegaban. Fijaban la atención en las apariencias, y desdeñaban la realidad. Primero fue “el aparato mínimo”, terminaron creando “el aparato”. Después fue la compadrada de que “éramos indestructibles”….forjaron la derrota más seria del movimiento revolucionario oriental en la Historia reciente. Después fue el MPP, que terminó siendo el “gigante idiota ”sin ideología” y útil solamente “para juntar votos”.

En el proceso, provocaron “el goteo” más formidable que se conoce de toda la vieja militancia, a la que usaron miserablemente, como masa de maniobra, para sus experimentos con pretensiones de “línea política”. Todos, los tres, son “mariscales de la derrota” (EFH, el “Pepe” y Julio Marenales)

Por eso nos parece  bien, que después de tantos fracasos, Marenales, se sosiegue y se retire a Salto a coleccionar rocas y pretender forjar algo artístico de las areniscas y los basaltos. Siga con su “galponcito-taller”, no se desnuque y, acabe sus días en paz,….por lo menos con su conciencia. 

c.e.r. - postaporteñ@ 1401 - 2015-05-16 21:11:11
postaporteñ@_______________________________

EL GUERRERO SIN REPOSO

Irreverente, como siempre, Julio Marenales no oculta sus cuestionamientos al gobierno de Mujica (“un progresista profundo”, “ya no representa al MLN”) y al propio MPP (“no tiene ideología”, “es un grupo juntavotos”). Ahora, con ropaje de simple militante, quiere discutir si el Movimiento de Liberación Nacional hoy tiene razón de ser

Entrevista a Julio Marenales, dirigente histórico de los tupamaros 

Rosario Touriño Brecha, Montevideo, 15-5-2015

Ya hace más de un año que se fue de Montevideo. Abandonó la dirección del MPP y se fue a vivir a Salto, en donde piensa volver a sus orígenes: tallar la piedra. Irreverente, como siempre, no oculta sus cuestionamientos al gobierno de Mujica (“un progresista profundo”, “ya no representa al MLN”) y al propio MPP (“no tiene ideología”, “es un grupo juntavotos”). Esas diferencias explican su ausencia en el último acto de homenaje a Raúl Sendic. Ahora, con ropaje de simple militante, critica la falta de pensamiento estratégico, y quiere discutir si el Movimiento de Liberación Nacional hoy tiene razón de ser.

Vive rodeado de piedras. Las piezas de mármol que talló cuando estaba recluido en el cuartel de Laguna del Sauce, que le llegaron gracias al escultor Octavio Podestá, su único amigo “no militante”. Los cantos rodados que cubren los caminos del Covimus 1, el complejo en el que vive desde hace poco más de un año, ubicado en un sereno barrio de trabajadores de la ciudad de Salto. O los pequeños fragmentos de ágatas desperdigados sobre la cancha del club El Hindú, un oxigenado campo abierto que es lo primero que lo recibe cuando sale al porche a tomar mate. Salto es puro basalto, y ese fue uno de los motivos que lo llevó a dejar Montevideo.

La contextura física del “Viejo” Julio, a pesar de sus 85 años, también parece sólida como una roca. Las manos son su vértice. Son firmes, y de unas proporciones que no desentonarían con las esculpidas por Rodin. “Yo soy un operario”, dispara cortante, sin ínfulas artísticas. Al parecer no hay nada que esté a resguardo de sus manos. Son capaces de tallar piedra, hacer carpintería, enmendar instalaciones eléctricas o sanitarias, arreglar un reloj, recauchutar una máquina de imprenta, o convertir una frazada en un poncho, con ojales prolijamente terminados (todavía se cubre en las noches con el que usó durante sus años de prisión). Y sí, también fueron capaces de cavar el túnel de El Abuso, o de componer armas averiadas. De hecho, esa era una de sus especialidades cuando fungía como uno de los jefes tupamaros, o cuando operaba bajo los motes de “Abdón”, “Zenón”, o “Tomás”.(1) Aún hoy se encarga del mantenimiento de sus tres armas, “las de siempre”: una pequeña pistola alemana Walther de doble acción, un revólver calibre 38 y una escopeta recortada Saint Etienne (“He hecho piezas y todo. Todo amateur”). Cuentan que desentraña fácilmente el mecanismo interno de las cosas, y puede desarmar y volver a armar los objetos más disímiles.

Marenales se muestra porfiado y rústico, como un peñasco milenario. “Cuadrado como una baldosa”, dirán algunos. A la vez, siempre inquieto y vital. Pero no era sólo el personaje el que motivaba a recorrer mil quilómetros en un solo día. La idea era ojear el reposo del guerrero en el litoral norte y hurgar en otra de sus porfías, la política, después de que otro compañero de armas abandonara la Presidencia.

—¿Qué lo decidió a venirse a Salto?

—Mi compañera es originaria de acá. Pero fueron dos cosas. El hecho de que allá me iba a enfermar, porque me estaba agarrando broncas descomunales, entonces, quería alejarme. Eso capaz que fue lo principal. Nosotros veníamos todos los eneros para acá, y a mí me entusiasmaron las areniscas. Y como ya militancia política como hice hasta ahora no voy a hacer, quiero dedicar un tiempito a picar las piedritas. Bueno, estoy haciendo el taller ahí.

—¿Y acá no piensa hacer trabajo político?

—Trabajo político sí, pero no electoral. Conversar con la gente, tratar de meter otras cosas en la cabeza, eso sí, lo hago siempre. Pero con algunos compañeros que son profesores de historia, algún maestro, un sociólogo, Juan Romero, nos hemos encontrado en algunas actividades del Cadesyc (el centro de estudios del MPP), acá en Salto. Yo los estoy pinchando de a poquito para ver si podemos formar un equipo de estudio. Les voy a decir: “Vamos a tomar unos mates y a comer un pedazo de pata de cordero…”.

—Ahora es un buen momento para preguntarle por el gobierno de Mujica. ¿Cómo lo evalúa?

—Fue un gobierno progresista. El programa es como una partitura. Yo quería ver cómo iba a tocar la partitura el Pepe Mujica. En aquel tiempo, a pesar de que le había dicho adiós a la barra, yo pensaba que como era el candidato de todo el Frente Amplio, estaba bien. No estaba muy de acuerdo, pero ta, el Pepe agarró y tuvo esa actitud. Fue un gobierno progresista, como fue y va a volver a ser el de Tabaré.

—¿Esperaba más de un gobierno de Mujica?

—Yo lo que esperaba era que Mujica forzara un poco más, pretendía que el Pepe planteara cosas que podían ser resistidas. Podría suponerse que el Pepe no es un progresista, es un revolucionario, por algo estaba en el MLN. Revolucionario en el sentido de transformación profunda, no en el sentido de la violencia política con armas. Copérnico revolucionó la cosmogonía y no tiró un hondazo. Yo esperaba eso, un revolucionario pujante, que empujara. Y si no puede, no puede. Pero no, se quedó en el progresismo. Evidentemente, se ha convertido en un personaje internacional, pero ha sido aceptado por el capitalismo mundial (enfatiza estas dos últimas palabras como si le fuera la vida). Evo Morales también tiene una raíz que viene de abajo, sin embargo no lo aceptaron como al Pepe, porque es confrontador… (se ríe socarronamente).

—Mujica siempre reconoce su frustración con el impuesto a la concentración de tierra (el ICIR), que fue declarado inconstitucional. De alguna manera, alega que esos pujos por gravar algo más a la riqueza agropecuaria generaron resistencias internas y externas…

—Era un impuesto ridículo en cuanto a la cantidad. Los empresarios del campo hasta ahora no pagan el impuesto para Primaria. Yo lo planteé en el MPP y no me dieron bolilla. A un tupamaro había que pedirle más.

—Hubo momentos, tanto en el período de Vázquez como en el de Mujica, en los que se habló de un “gobierno en disputa”. ¿Cree que eso realmente existió o fueron simples perfilismos de algunos sectores?

—Los que decían eso eran los comunistas, principalmente… Pero yo nunca conversé con él (con Mujica) sobre ese tema. No sé exactamente lo que pretendían expresar con “el gobierno en disputa”. Porque algunos dicen “en disputa, con la derecha”, pero también podría ser una disputa interna, entre los sectores más conservadores del Frente Amplio y los menos. El Partido Comunista (sigue teniendo el control del movimiento obrero, no como en otra época… porque en otra época el control fue muy férreo, estalinista, como quien dice. Fue aquella época dura de los sindicatos autónomos, que yo la viví. Y a pesar de que el PCU sigue teniendo influencia en el movimiento obrero, y que el MPP tiene más votos y más gente, no tiene a la gente organizada… Yo entré a la dirección, lo planteé también en el MLN, que quería dar una lucha política-ideológica, pero la perdí. Yo veía por dónde iba el MPP, y entonces dije: acá hay que dar un viraje, un golpe de timón. Para mí el MPP se ha transformado en una organización electoralista, junta votos de cualquier manera. No tiene ideología, el MPP. Yo dije que es un gigante estúpido, no les gustó, pero sigo sosteniendo lo mismo.

—Pero alguien puede decirle que es un gigante estúpido muy eficiente, porque por tercera vez fue el sector del Frente más votado en las elecciones nacionales, algo inédito… Muchos pensaban que iba a sufrir el desgaste de haber sido gobierno.

—Sí, desde el punto de vista electoral, todo un éxito… Pero justamente nos quedamos con eso. Toda esa masa… yo me cansé de repetirlo… es una masa posible, porque el que vota al MPP no es un enemigo, es todo lo contrario, pero hay que hacer un trabajo con esa gente. El MPP no tiene militantes. Acá mismo (en Salto) no hay militantes. El militante tiene que tener un mínimo de ideología y un objetivo, porque si no, un domingo sale con los nenes a tomar el sol y no a meterse en una reunión.

—Sin embargo, siempre se habla del “aparato militante” del MPP como una cosa asombrosa, como una virtual aplanadora…

—Todo verso

—¿No es un aparato?

—En cierto modo, son funcionarios. Que era como hacía el Partido Comunista en otra época. Eran militantes del sindicato y del partido, pagos por el sindicato. Pero ahora en general los partidos se han quedado sin militantes, y el Partido Comunista también, pero en otra época tenían. Tipos sacrificados, se sacaban el pan de la boca para darle al partido. Pero ahora ya no, nos tragó a todos el sistema.

—¿Y el MPP ha sido cooptado por el gobierno?

—Está cooptado por el sistema. No se dan cuenta ellos, pero son tolerados. Los sectores que tienen el poder real, porque no lo tiene el Frente Amplio, están tolerando todo esto… Es más, un capitalista inteligente tendría que darle plata al Frente, si este país no le servía ni a ellos… Se hundía. El Frente ha hecho un mejor trabajo que sus personeros. Hay tipos inteligentes, y hay algunos que aportan…

—¿Empresarios? ¿Por ejemplo?

—Sí, no, no, yo no los conozco, pero sé que hay algunos que aportan

—Económicamente…

—Sí, seguro, con dinero. Porque son tipos inteligentes que se dan cuenta de que les sirve, que están prosperando más ahora. Uruguay ni como país capitalista funcionaba. Entonces un capitalista inteligente tiene que apoyar al Frente Amplio, si no lo apoya es un estúpido. El Frente es una fuerza policlasista. Yo estoy de acuerdo con esa alianza, pero en función de un pensamiento estratégico. Un escalón para ir más lejos.

—¿Y por qué renunció, ya hace casi un año y medio, al ejecutivo del MPP?

—Yo quería renunciar tres años antes, porque tenía diferencias y veía que no aportaba nada. Los temas que más preocupaban eran los cotidianos, dijo entonces (Ernesto) Agazzi, esa especie de tótem del MPP. Sí, hay que encararlos, pero mi cabeza está en otra cosa. Yo critico la falta de método. Venía un tema fuerte, pesado, y a los integrantes de la dirección se les entregaba un papelito… ¡con qué seriedad un compañero puede trabajar un tema, cuando recién le entregan un papel! Había que nombrar un equipo de tres o cuatro compañeros, para que profundizaran y nos ilustraran, y así discutir con elementos. No, una improvisación atroz. Yo vi que estaba de más ahí. Me decían que iba a crear un problema político, que esto o lo otro. Me decían: “Viejo, perfil bajo…”. Venir para Salto me sirvió como pretexto

—Entonces ahora es un simple afiliado del MPP…

—Acá, casi, casi militante de base, porque tampoco estoy saliendo a las barriadas. Pero en el MPP ya no tengo más jerarquía (se ríe).

El sentido del MLN

Mientras el MPP siguió fraguando su ruta de partido catch-all y primereando en la mayoría de los podios electorales, el discurrir del Movimiento de Liberación Nacional es una incógnita. Marenales reconoce que no sabe siquiera cuántos integrantes tiene (“serán unos 300 más o menos”). Él integra el ejecutivo junto a algunos veteranos, como Carlos Haller (el ex jefe de la seguridad personal de Mujica) y Ruben García, y otros jóvenes como Alejandro “Pacha” Sánchez (actual presidente de la Cámara de diputados) o Sebastián Sabini. En paralelo, existe un comité central del que teóricamente forman parte, entre otros, Mujica, Lucía Topolansky y Eduardo Bonomi (“ahí están todos los tótems, pero no se reúnen nunca”, dispara). Por lo general, los últimos viernes del mes el Viejo Julio solía ir a las reuniones del ejecutivo, pero el 24 de abril resolvió pegar el faltazo al clásico homenaje a Raúl “Bebe” Sendic que se hizo junto al viejo local de Tristán Narvaja, en el que incluso tomó la palabra Mujica. Esa era una celebración que lo tuvo siempre como animador.

—¿No fue por discrepancias?

—Claro. No fui, porque en el acto iban a hablar el Pepe y Lucía. Lucía después no habló. Y para mí ya no son representativos del MLN.

—¿En qué sentido?

—De la idea revolucionaria del MLN

—¿Lo dice en función del pasaje de Mujica por el gobierno?

—El Pepe se transformó en un muy buen progresista. No se lo reprocho, allá él. Pero ya no está la idea de crear gérmenes de otra cosa, de una nueva sociedad, o de analizar cómo se crean esos gérmenes, porque no lo sabemos en ninguna parte del mundo. Todo el campo socialista fracasó. Cuba manda 500 mil personas al cuentapropismo. China es un capitalismo feroz. ¡Hay que hacer la revolución en China, porque hay una superexplotación! El pobre Mao debe de ser un trompo en la tumba (suelta carcajadas). Hay que ponerse a reflexionar. Cuando nace la burguesía, los burgos eran aldeas, pero el artesanado empezó a mejorar las técnicas, a producir excedentes. Trabajaban con la misma escala de valores que la alta aristocracia, pero estaban creando otra cosa. Y la otra: al cristianismo le costó tres siglos, hasta que fue adoptado por Constantino, que fue una gran cabeza política. Desde el llano crearon una fuerza que después el sistema no pudo obviar. Pero lo otro que hay que estudiar es, ¿qué pasó con el cristianismo cuando se institucionalizó? El sistema se lo fagocitó.

—Recién me decía que hoy no están “fichados” los miembros del MLN, pero además que hace años que no tiene un congreso, que no discute nada, ¿no está más para desaparecer que para seguir?

—Bueno, yo lo que digo es: tenemos que definir qué pensamos estratégicamente. Si pensamos que este proceso va a durar cincuenta, sesenta, cien años, como dijeron los chinos, entonces está de más, porque se definió desde su nacimiento como un organismo político-militar, y no ha cambiado esa definición. Y si la cambia, está el MPP, entonces, ¿qué sentido tiene? No les va a gustar lo que estoy diciendo a los compañeros, pero no me importa. Si no definimos estratégicamente qué pensamos, de repente está de más, sí, sí…

—Pero usted no piensa que esté de más

—Ah no, porque yo creo que hay que pensar en lo otro… Creo que me voy a morir casi solo. Aunque hay otra gente en otros lados que piensa. Por ejemplo, yo me he conectado con (el economista argentino) Claudio Katz. Es un “trotskizante” el tipo –no creo que sea un trotskista total, de esos cuadrados, “baldósicos”–, pero es interesante. Yo tengo el libro de un francés, Gustave Ghnassia, que era de la ultraizquierda del Partido Socialista francés, y ahora está en el altermundismo. Él habla de algo que llama “la transición”, porque es cierto, la sociedad no cambia de un día para el otro.

—¿Cuántos años hace que no hay una convención del MLN?

—Hace mucho tiempo, pero se va a hacer. No tiene fecha todavía, pero lo que pasa es que las elecciones le comen el seso a todo el mundo. Queremos que haya una discusión profunda, que puede poner en juego la existencia o no del MLN. Porque para seguir con una cosa anodina…, no tiene sentido. Hay que definir si tiene sentido que un organismo político-militar siga existiendo. Para mí lo tiene si a la larga pensamos (hace una pausa) en todos estos procesos de América Latina que están marchando; pero puede haber una reversión, porque somos países dependientes. Para mí el planteo original nuestro de liberación nacional y socialismo es un planteo correcto.

—¿Pero tiene sentido hoy una organización político-militar como el MLN? No me va a decir que están formando cuadros militares…

—No, pero además hay esto… Si yo pienso que el MLN tiene que estudiar esos temas, no es para formar uno que corre y que engorda después cuando se pone viejo. No, no, es un estudio profundo. Ver lo que pasó en El Salvador, en Vietnam. ¿Qué sentido tiene la lucha armada en un mundo con el poderío militar que tienen los yanquis? Yo pienso que Vietnam no venció militarmente a Estados Unidos, lo venció políticamente. Cuando salió Obama dije: “este negrito va a confundir a más de uno, porque muchos creen que es el portero de la escuela”. Es un hombre del sistema, porque se dieron cuenta de que Bush era muy negativo. Cuidado con subestimarlo, cuidado…

—Usted piensa en un centro de estudios estratégicos, como el Calen militar, pero en el otro lado…

—Eso es lo que yo pretendo. Para mí, hay que empezar a releer la historia.

—¿El MLN no es ahora nada más que un grupo de gente unida por una mística, una suerte de secta?

—Eso lo dice la gente que anda alrededor. Nosotros no tenemos mística alguna. No pasa nada.

—¿Ni siquiera como dirigentes individuales?

—Eso es la gente. A mí me ponían como jefe de la fracción radical del MLN… Eso nunca existió. Hay quienes creemos que el tupamaro es un modo de vida. Le damos mucha importancia a lo ético, a la honradez, a la honestidad, a la sinceridad. Pero eso se va desfibrando, lo conservan muy poquitos. Y se corre riesgo de ser como una secta, claro que sí. Ahora, tiene que ser un organismo cerrado, según lo que piensa estratégicamente, ¿no? Si nosotros pensamos que la cosa no va a ser tan bucólica, y que el enemigo opera y quiere ver cómo te organizás, tenés que evitar que lo sepan…

—¿Y el enemigo hoy quién es?

—Yo soy anticapitalista. El Pepe dijo que no tiene enemigos, sino adversarios. Discrepo, yo tengo definición de clase. Soy un hombre de abajo y trabajador. Y si bien puede haber algunos capitalistas más benévolos, el capitalismo se basa en la explotación del hombre por el hombre. Eso está demostrado. Cuando se habla de la igualdad, estoy de acuerdo, pero sepan que tienen un techo.

—En el Frente y en el MPP dicen que si no se hace crecer la torta no hay cómo distribuir.

—Y eso lo hizo Sanguinetti, vaya novedad… Por eso yo defino: progresismo: pensamiento y acción tendiente a neutralizar lo más negativo de la sociedad capitalista, pero no a suprimirla.

—¿Y qué opina de la apuesta de Mujica por el fondo para las empresas autogestionadas (Fondes), alguna vez bautizado por él como una “vela prendida al socialismo”? Usted integró la comisión administrativa del Polo Tecnológico Industrial del Cerro…

—Sí, pero ya no va a ser lo mismo. Aparentemente Tabaré no está muy de acuerdo con todo eso.

—Mujica apunta a que la autogestión, el ser consciente de que se es dueño de los medios de producción, es un principio hacia algo…

—Yo intenté formar un grupo que se disolvió… Estamos en una sociedad muy jerarquizada, no nos damos cuenta, pero lo tenemos hasta en la médula espinal. Yo sé muy bien que si queremos que algo funcione hay que encontrar lo que llamo los motorcitos, uno o dos que se echan todo al hombro, y después los otros siguen. Es lamentable que ocurra eso, porque a mí nadie me llevó de la nariz nunca. Yo enfrenté al viejo Frugoni en el Partido Socialista. Y lucho por el pensamiento independiente, y le digo a los jóvenes: viene Einstein con su verdad, y hasta que yo no la integro, no es mi verdad. Y eso vale también para lo que yo digo. Claro, es mucho más fácil cuando todos hacen así… (asiente con la cabeza como si fuera una marioneta), con pensamiento propio es mucho más complicado. Yo tengo 68 años de militancia, y descubrí que hay gente que es sinceramente subordinada, servil, ven al tótem y se inclinan. Y hay otros que son calculistas. Siempre le digo a mi esposa, que es psicóloga –pero a mí no me psicologiza–, que se debería estudiar con profundidad el tema de la obsecuencia. Hitler era un tipo, Stalin otro, ¿tenían la vara mágica que derretía todo? ¡No! El poder se los dio el entorno.

—A propósito, también ha marcado que el MPP es muy dependiente de una persona, de un líder…

—Pero no solamente eso. Que un colectivo tome determinaciones que al final son negativas y tenga que pagar las consecuencias es una cosa, todos nos equivocamos y aguantamos lo que venga. Ahora, soportar lo que se equivoca uno solo, nunca me gustó…

—El MPP logra grandes masas de votos, ¿pero consigue avanzar en que esos caudales se autoidentifiquen como “de izquierda”?

—No tienen ideología. Si viene alguien que los emocione más que el Pepe, lo votan. Y uno de los responsables de que no haya ideología es él (Mujica). Por eso no fui al acto. Hay compañeros con los cuales no quiero hablar más, porque va a ser perder tiempo.

—¿Y en estos cinco años lo ha visto a Mujica?

—No, no. Ya estando en la dirección del MPP, creo que lo vi tres veces.

—¿Como presidente nunca se encontró con él?

—Fuimos como dirección a hablar dos veces, y yo me acuerdo de que propuse un punteo para hablar. Los compañeros no quisieron. Entonces fuimos, se habló un poquito, y después el Pepe ya empezó… Yo le conozco la filosofía hace 50 años, entonces me fui a hacer el asado. El Pepe se ha transformado en un progresista profundo. Es un hombre sentimental, muy emocional. Cuando él públicamente dijo: “Adiós a la barra”, lo que hizo fue poner la rúbrica, porque hacía rato que no se reunía con nosotros.

—Y la barra, ¿cuál es? ¿El MLN?

—La barra del MLN

Los locos de al lado

Marenales es un entrevistado que maneja la incorrección pero que parece dominar con precisión el filo de la cornisa. Si bien se planta como librepensador, no deja de ser un hombre de la “orga” que parece frenarse justo a tiempo antes de incurrir en la injuria: “Algunas cosas de las que dije van a ser urticantes, pero yo me cuido mucho de lo que digo”

—En función de sus palabras, hay quienes pueden pensar que tiene más puntos en común hoy con la Unidad Popular que con el MPP.

—No, son muy locos esos, pero en algunas cosas que dicen tienen razón. Como Zabalza también tiene razón en algunas cosas, pero si uno tiene una idea que puede servir, si no tiene gente atrás, queda ahí. Claro… en la forma que lo dice…, por eso yo me cuido mucho. Yo no quiero ser un Zabalza

—¿Y qué problemas le ve a estructuras como las de la UP? Ahora lograron un diputado…

—El problema es en la forma en que plantean las cosas… porque está el 26 de Marzo atrás hace rato… Ha permanecido como una especie de grupúsculo. Se podría decir, claro, que con el MLN pasa lo mismo, pero inventamos el MPP. (Y entonces, rápido, abandona el análisis del otro partido y vuelve a su MPP.) Yo también discrepé con mis compañeros en que le llaman “movimiento de masas”. Estuvimos como dos años trabajando para formar el MPP. Yo lo que planteaba era un instrumento más abierto para hacer acción política, pero tenía que ser un instrumento con ideología. Esa es la crítica fundamental que le hago a mis compañeros. Han estado en la dirección desde el principio del MPP, y sin embargo está desideologizado por completo. Si el MPP creció con los votantes de los partidos tradicionales, ¿qué saben de liberación nacional y socialismo? Vinieron porque el Pepe los emocionó y es un hombre auténtico para ellos. Para mí el problema grave que tenemos es que los tupamaros han cambiado, o por lo menos algunos

—Cuando aparecen algunas críticas, por ejemplo, a un modelo excesivamente basado en la exportación de celulosa o la expansión de las zonas francas, críticas antisistémicas, surgen figuras oficialistas que dicen: son “infantiles de izquierda”…Lo ha dicho Huidobro, por ejemplo

—Esa es la manera en que él lo ve, porque pasó para el otro lado. ¡Qué, tenemos que aceptar todo! Entonces, toda la idea de un cambio profundo civilizatorio, adónde va… La correlación de fuerzas nos es totalmente desfavorable, pero tiene que haber una actitud de resistencia. Eso es lo difícil, cómo hacemos para que un movimiento que quiere crear gérmenes de una vía para una nueva sociedad no quede en un grupúsculo. Yo por eso… a veces no quiero nada de la política, porque si me quedaba en Montevideo me enfermaba. Porque no funcionó mal la idea nuestra, pero después mis compañeros no hicieron ese trabajo de darle un grado de ideología. Ya que el Pepe es un imán, aprovechá y hacé un trabajo político… Yo un día dije una expresión que fue gruesa: “el Pepe los arrima y yo les pudro la cabeza”

—Mujica se defiende y dice: “la crisis teórica de la izquierda” es global

—Es verdad, es verdad, sí, pero ¿qué vamos a esperar? Claro que hay una crisis mundial. No la vamos a resolver nosotros, pero vamos a pensar por nosotros mismos. Con el tema de las empresas autogestionadas formé un grupito. Fuimos al Molino Santa Rosa y a Urutransfor. Queríamos hacer talleres para que los trabajadores vieran que están en una especie de experimento de gestión diferente de una empresa, una gestión colectiva. Nos dijeron con toda claridad: “Acá la gente lo que ve es su solución económica”. Me vine para acá y el grupo se disolvió. Los trabajadores lo que ven es la continuidad del trabajo, no ven que no hay un patrón. La conciencia la tienen dos o tres. El trabajador sabe hacer algo, pero no sabe formar una empresa. Cuando estuve en el PTI del Cerro se fundieron seis cooperativas. El empresario es el organizador de la empresa, hay que tener una capacidad organizativa impresionante. Yo leía libros de gerencia. Ahora, yo toda la vida peleé, como dijo un compañero: “Vos siempre querés entrar en la cabeza de la gente”. Sí. Yo apliqué aquello de Santo Domingo, “A Dios rogando, y con el mazo dando”… Hay que lograr que la gente razone y tenga convicciones propias; ahora, mientras tanto hacé lo que tenés que hacer, porque si no, te meto preso

—Para usted la disciplina es fundamental…

—Sí, pero la autodisciplina. No la disciplina externa que uno la impone por el terror, por la sanción. Yo fui férreamente disciplinado, pero autodisciplinado, a mí la disciplina de afuera…

—¿En octubre votó a la 609?

—Sí, sí, la voté.

—O sea que dentro de todo sigue siendo un disciplinado…

—Sí, porque además de nada sirve que maneje otras ideas, si estoy solito acá. No puedo crear enemigos al santo botón. Nota

Nota

1. En “Marenales. Diálogos con el dirigente histórico tupamaro”. Sergio Márquez Zacchino (Argumento, Montevideo, 2010.


Volviendo a las raíces

Hecho piedra

Después de ser baleado y apresado, al ser revisado por un neumólogo militar, Marenales descubrió que tenía polvo en los pulmones: “Yo tengo silicosis. En el esfuerzo tengo un 35 por ciento de déficit de oxígeno. Estoy hecho piedra”. Son las secuelas de haber trabajado durante años como granitero, esculpiendo panteones. Pero no piensa ni por asomo en dejar de morder el polvo. Al lado de su casa construye con sus propias manos un taller en el que piensa hacer “cosas”, entre ellas, esculturas. El ex guerrillero es operario escultor, y quizás no es un detalle demasiado conocido, pero no sólo fue alumno de la Escuela Nacional de Bellas Artes, sino que fue profesor durante dos años y medio. “Me presenté a un concurso para dar técnicas de la piedra, y no tenía competidor… ¡si era el único escultor operario en piedra que había!” Cuando se cambió el programa pasó a impartir los llamados talleres de pequeña dimensión (“ahí los muchachos tenían que descubrir los materiales, el lenguaje propio de cada uno: piedra, madera, barro, hierro”) y de grandes dimensiones (técnicas de escultura). Cuando empezó a dar clase recuerda la presión, temía no estar a la altura: “De noche soñaba que un ventarrón me volaba la casa. Porque yo era un obrero. Yo lo discuto con cualquiera, pero la verdadera formación es autodidacta. La Universidad te da el método, pero después hay que seguir por cuenta de uno”.

Tampoco es de conocimiento extendido que los relieves que están en ambas esquinas de la sede central del Banco República, en la Ciudad Vieja, fueron tallados por él. Los autores de las esculturas de 1950 son Serapio Pérez (“Las Instrucciones del año XIII”) y Heber Ramos Paz (“El éxodo oriental”). “El artista es otro, no me equivoco –apunta–. Yo soy un ejecutante, un copiador del yeso. Esas obras de Serapio y Ramos eran un tercio del tamaño de ejecución. Yo tenía que tomar las medidas con compases y repetirlas… y tenía que trabajar con precisión de tornero, porque si no la nariz se la ponía mal… ” También trabajó en los relieves del San Martín de Agraciada y Asencio (obra de Edmundo Prati) y restauró unos jarrones ubicados en la puerta de la Ciudadela.

Cuando fue rehén de la dictadura, Marenales se las arregló para seguir cultivando el oficio, luego de que le permitieran que Octavio Podestá le llevara mármoles, después de una de las tantas huelgas de hambre (“Con Podestá fuimos condiscípulos en Bellas Artes. Él me consiguió unas herramientas, y estos mármoles que tuvieron muertos abajo son del cementerio…”). El operario piensa darle duro a las piedras areniscas que abundan en Salto y que ya ha divisado en algunas cunetas. Se ha construido un carrito, “fuerte”, con ruedas que tuvo que comprar en Montevideo. Cuenta Beatriz, su esposa, que hace unos días la sobresaltó un sonido terrible, proveniente del predio en el que el ex guerrillero instala su taller. Cuando llegó encontró a su esposo algo maltrecho. Se había caído, después de quedar con los pies colgando en el aire. Apenas ligó unos raspones gruesos y un buen susto. Nada que le impida seguir con su pétreo objetivo.


Las biblias del Viejo Julio

Marenales conoció a su segunda esposa, a quien le lleva 24 años, en el año 2000. Beatriz Barneche también había militado en el MLN (hoy lo sigue haciendo en el MPP salteño), pero en esa época no solía acercarse a los “jefes” (“Con él, era sólo de hola y chau”, cuenta). Después de vivir 26 años fuera del país (principalmente en Francia), preparaba su retorno a Uruguay, a una casa en el Barrio Sur. Pidió que le recomendaran un carpintero, y le enviaron al mismísimo “Viejo Julio”. Después de ese encuentro, ella, que es psicóloga y antropóloga, regresó a París por un año más. La distancia no interrumpió la relación, que terminó en casamiento. El histórico dirigente tiene un hijo (de su primera esposa, con la cual estuvo casado durante 48 años hasta su fallecimiento) que está por cumplir 60, tres nietos y dos bisnietas.

Mira Canal 5, ve alguna película por Internet y escucha básicamente la radio del Sodre. Es fanático de María Callas, de quien tiene toda su discografía. Se define como un lector voraz, apasionado por la historia. Actualmente alterna Caballo Loco y Custer. Vidas paralelas de dos guerreros americanos (de Stephen E Ambrose y Josefina de Diego) y Un espejo lejano. El siglo XIV, época de calamidades (de Bárbara Tuchman). Y acaba de recibir Francisco Berra. La historia prohibida (de Guillermo Vázquez Franco) y la novela basada en el exilio de Trotsky, El hombre que amaba a los perros, del cubano Leonardo Padura. Pero no puede dejar de perderse en las gastadas páginas de una Historia de la antigüedad en tres tomos que trajo de Cuba, ya que le fascina sumergirse en lecturas sobre Roma y Grecia. En esos volúmenes descubrió detalles que no conocía sobre los acueductos romanos. También lee la Biblia: “Me gusta el Antiguo Testamento”. Pero sobre una repisa se deja ver otra de sus lecturas. Una edición de una revista en papel satinado: “Armas mágnum. Nuevas pistolas. Cacería de pumas”, son sus titulares. “Me las manda un amigo”, dice en medio de sus características risotadas.


El ministro y los derechos humanos

“Yo a este Huidobro no lo conozco”

—La postura de Fernández Huidobro en los temas de derechos humanos, la negativa de su ministerio a enviar cualquier tipo de información, ¿qué le parecen?

—Yo a este Huidobro no lo conozco. Conocí al otro. Me parece que no son iguales. ¿Cómo es éste? No me atrevo a decirlo, porque lo veo a través de lo poco que aparece en la televisión. Ahora, estoy completamente convencido de que no es el mismo que yo conocí. Hizo su contribución, pero ahora está haciendo para mí un aporte negativo.

—De todos modos, las investigaciones sobre el pasado reciente son cosas que también incomodaron a Mujica. Incluso él mantiene la idea de que hay que hacer un trabajo político con las Fuerzas Armadas, cooptar…

—Con eso estamos de acuerdo, pero con la cabeza de él no se va a hacer. Son Fuerzas Armadas del sistema. Pero hay una cosa que hay que reconocer, más allá de que puedan estar o no equivocados, la angustia de los familiares es real y es terrible. Todo lo que se pueda hacer, hay que hacerlo

- postaporteñ@ 1401 - 2015-05-16 21:00:46
postaporteñ@_______________________________

postalinas

Con la 20ma MARCHA del SILENCIO de URUGUAY - 1996 / 2015

- ACTO 20 de MAYO de 2015 - BUENOS AIRES - ARGENTINA

BASTA YA DE IMPUNIDAD EN URUGUAY!   VERDAD Y JUSTICIA

Coincidimos con la 20ma Marcha de Silencio a realizarse en Uruguay, el mismo día y en el mismo horario, nos manifestamos nuevamente en conmemoración al asesinato de lxs cinco compañerxs y por la memoria de todxs nuestrxs detenidos desaparecidos.

 Acto 20 de MAYO de 2015

POR TODXS LXS COMPAÑERXS DESAPARECIDXS y ASESINADXS

 

                                     ZELMAR MICHELINI

                                  HÉCTOR GUTIÉRREZ RUIZ

                                       ROSARIO BARREDO

                                       WILLIAM WHITELAW

                                       MANUEL LIBEROFF

  SE COLOCARA OTRA BALDOSA RECORDATORIA, MARCANDO SUS PASOS y REIVINDICANDO SUS IDEALES  en CORRIENTES y FLORIDA.  Hotel LIBERTY 20 hrs.   (no se suspende por lluvia)

URUGUAYXS en ARGENTINA por los  DERECHOS HUMANOS

BARRIOS POR MEMORIA Y JUSTICIA

 

Cuenta Borges que, según el Zohar, el mundo inferior es reflejo del superior

El discurso de cfk de ayer en Río Negro y el partido en Boca parecen probarlo

Borges (¡qué muchacho loco!) abunda en "Los teólogos" (El aleph, Alianza, Barcelona, 1998, pág. 48) sobre las consecuencias de esta metafísica: que si la tierra también influye sobre el cielo, que si lo que hay abajo es igual a lo de arriba, y demás.

Vale la pena mencionar la cuestión, porque la mayoría de las personas sustenta la idea de que el gobierno es así porque los argentinos somos así o, a la inversa, piensa que, con los ejemplos que bajan del poder, no cabe esperar otra cosa que la degradación social: “el pescado se pudre desde la cabeza”, etcétera.

Bueno: no es el caso de reeditar la estólida pregunta de qué fue primero, si el huevo o la gallina. Lo que hay entre nosotros y nuestra dirigencia, entre lo que nos pasa y lo que [en este momento] somos es una recíproca y simultánea interdependencia de causas-efectos y efectos-causas.

Reflexionando sobre un tema afín, Carlyle (u otro, no estoy seguro) intuyó sagazmente que una vez producido un hecho (y entre ellos podemos contar a los hechos psíquicos), seguirá actuando por toda la eternidad por medio de sus efectos y los efectos de sus efectos. Cuando dice "actuando" leamos "interactuando" y tendremos una visión aproximada de la olla donde hierve el cambio: la realidad.

Todo esto viene a cuento de que la presidenta —el “cuadrazo”, la “estadista”— comete una cadena nacional ilegal, y aclara que la va a hacer breve porque en su casa quieren ver el partido de Racing.

Un rato después, no en ese partido, sino en otro que es la madre de todos los partidos, suceden hechos tan asombrosos como las palabras de Krisabelita, que ponen de manifiesto una sucesión innumerable de irregularidades de todos los involucrados: dirigentes, policías, jugadores y, abreviando, también espectadores, prestos a echarles la culpa de su frustración a los jugadores de River, a la Conmebol, al árbitro... pero no a la sociedad que estamos colaborando en envilecer, con consecuencias cada vez más graves.

La cosa es así, muchachos: el partido Boca-River no es lo único que no nos ha salido del todo bien en los últimos años.

Y las otras decepciones —el saqueo y depredación de los bienes naturales, la contaminación, el trabajo en negro, la corrupción, la desocupación petrificada con los planes, los dramas de la vivienda, la salud y la educación, la obsolescencia de la infraestructura, y demás— no solo tienen una mayor relación material con nuestro bienestar, sino que podrían estar más bajo nuestro control si les pusiéramos atención.

Por lo menos, tanta como la que le ponemos a la formación de nuestro equipo la próxima fecha, o las inocuas alternativas del programa de Tinelli o de la novela de turno.

Y, si no, entonces recemos para que Dios nos ayude: esa es muy buena también, dicen.

juan-del-sur.blogspot.com

BOLUDOS

por Alejandro Borensztein

El 23 de junio de 1968 se jugó uno de los tantos superclásicos en el Monumental. Fue 0 a 0. Partido aburrido. Sánchez, el arquero de Boca, sacó un cabezazo a quemarropa por arriba del travesaño y Amadeo Carrizo le tapó un mano a mano a Rojitas, que un rato antes le había robado la gorra escocesa que usaba y no se la quería devolver. 

Nadie se acordaría de este partido si no fuera que cuando terminó, en la puerta de salida de la tribuna de Boca, sobre Figueroa Alcorta, hubo una avalancha y 71 personas murieron aplastadas. Fue la tragedia de la Puerta 12. Dijeron que tal vez las puertas estaban cerradas, o que no habían sacado los molinetes, o que la Policía con sus caballos frenaron la salida de la gente y los que venían de atrás se fueron aplastando unos con otros. O la combinación de todas estas cosas.

A la mañana siguiente, un policía custodiaba la puerta junto a una pila de zapatos de casi dos metros de altura. La investigación no arrojó ni culpables, ni responsables, ni nada.

Los clubes y la AFA armaron un fondo de reparación y juntaron 100.000 dólares para repartir entre las familias de los 71 muertos. Cada uno recibió 1.400 dólares. Así como lo lee. Después de 45 años, seguimos sin saber que pasó y desde entonces hasta hoy, todo fue empeorando. 

Voy a la cancha desde muy chico. Desde mediados de los 60. Vi mucho. De Rojitas a Riquelme. De Roma a Gatti. De Marzolini a Guillermo. De Maradona a Palermo. Y desde aquella pila de zapatos a este bochornoso gas pimienta del que fui testigo anoche, sentado en mi platea de siempre.

Suele decirse que, de alguna manera, somos todos responsables de este desastre que es el fútbol argentino. No es verdad. Yo no tengo ninguna responsabilidad y, seguramente, usted tampoco amigo lector.

Los responsables son, al menos desde los años 60 hasta hoy, los barrabravas, los dirigentes de los clubes, los Presidentes de los clubes, los Presidentes de la AFA, los comisarios de la policía, los Jefes de Policía, los Ministros de Seguridad, los Ministros de Interior, los Jefes de Gabinete, los Intendentes, los Gobernadores y los Presidentes de la República. Y tal vez alguno más. Lamento decir que a esta altura, está probado que son todos parte de la misma joda.

Los demás somos todos inocentes. Inocentes y boludos que hace rato nos resignamos a aceptar lo inaceptable. Como viene la mano, sospecho que cada vez será peor. Aviso.

 

CORREPI: Condenaron a 10 años al policía que torturó a Luciano Arruga

Esta vez, a la tortura le dijeron tortura

El Tribunal Criminal nº 3 de La Matanza condenó a diez años de prisión, por el delito de aplicación de tormentos agravado, al policía bonaerense Julio Diego Torales, uno de los que torturó a Luciano Arruga (16) en la cocina del Destacamento de Lomas del Mirador el 22 de septiembre de 2008. Cuatro meses después, el adolescente fue nuevamente detenido y permaneció desaparecido hasta que se localizó su cuerpo el año pasado, enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita por orden judicial. En el juicio, que terminó hoy, no se juzgó la detención ilegal ni hubo otros policías ni funcionarios políticos acusados.

La condena al policía Torales tiene un elemento fuertemente positivo, porque en lugar de recurrir a figuras menores, como apremios, vejaciones o severidades, que desdibujan la tortura y eluden decir la palabra que caracteriza el crimen de estado por excelencia, esta vez los jueces condenaron por lo que ocurrió: la imposición de tormentos, en una dependencia policial, a un niño de 16 años. La gran movilización popular que acompañó el juicio, y la indiscutible vinculación del hecho investigado con la posterior desaparición de Luciano, empujaron para lo que sin dudas es un triunfo popular. En esta sentencia, la definición del hecho como "tormentos agravados" se aparta de la jurisprudencia de la Corte Suprema en la materia, que sostiene que "en democracia no se puede hablar de torturas" (doctrina legal establecida en el caso del comisario Derecho).

Queda, desde luego, el sabor amargo de que sólo un policía enfrentara el juicio y fuera condenado. Es tan imposible apalear un niño en la cocina de una comisaría sin el conocimiento y aval de todo el personal y su cúpula, como lo es el uso sistemático de la tortura sin la bendición de los funcionarios políticos que dirigen las fuerzas de seguridad. Tampoco se juzgó ni condenó a nadie por la detención arbitraria de que fue víctima Luciano en esa oportunidad, ilegal en su origen, porque carecía de causa, e ilegal en la permanencia de un chico de 16 años en una dependencia policial por 10 horas, sin siquiera comunicarlo al juez competente de turno

Queda, especialmente, la necesidad de profundizar la organización y la lucha, en unidad de acción, para enfrentar con más fuerza todavía la represión en todas sus formas

entrevista de Ivan Solarich - EL OJO DE LA LUNA a IRMA LEITES

https://www.youtube.com/watch?v=t_VC10UHapY

https://www.youtube.com/watch?v=QVlRnvzjHUg

posta

Bueno sin desperdicio muy bueno el boletín confieso que no siempre pienso lo mismo algunas veces lo hayo excesivamente cargado mas para los que tenemos algo de conciencia hemos vivido algunas cosas.
Un  abrazo los felicito por su invaluable labor

Mario

Seminario Internacional "Los marxistas heterodoxos y las formaciones sociales de América Latina:

1950-1970 Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay"

[Traduzco y comparto esta invitación a un seminario marxista en Asunción, Paraguay, que he recibido de amigos brasileños por los cuales tengo un gran respeto político e intelectual. La iniciativa de incluir allí a los uruguayos (inicialmente solo estaban comprendidos los historiadores del PCU), es mía, y falta incluir otros más. Todos los compañeros que quieran participar en este evento, comunicarse a moyano.fer@gmail.com. Fernando Moyano]

Asunción, Paraguay, 4-6 de septiembre de 2015

Sistematización hecha inicialmente por Marx y Engels de los avances sociales y científicos de su tiempo, el marxismo demostró ser un poderoso método de interpretar el mundo social desde la perspectiva de los oprimidos. Trató de expresar, en el mundo de las representaciones intelectuales, las necesidades del desarrollo histórico. O sea, permitir una mejor comprensión de los fenómenos sociales apoyando la práctica social que contribuyese a la solución de sus contradicciones. Retomado y desarrollado, el marxismo alimentó e iluminó las más diversas ramas de las ciencias sociales, especialmente la economía, la historia, la sociología, la antropología, la lingüística, la filosofía, y la crítica literaria.

En la segunda década del siglo XX, el marxismo probó ser un arma poderosa de los oprimidos, para iluminar el camino del asalto al poder de los trabajadores en el Imperio de los Zares, garantizando su difusión y prestigio internacional, disputando y conquistando el espacio de la representación del mundo sobre la hegemónica burguesa. Paradójicamente, el enorme prestigio ganado para el marxismo por la revolución de 1917 y la fundación de la URSS, durante muchas décadas, fue responsable de su castración y degeneración.

El proceso de descomposición de la dirigencia política URSS dio lugar al uso pragmático y dogmático del marxismo para la consecución de los objetivos particularistas de las capas burocráticas. De método libre y radical de comprensión de la realidad social, se convirtió en su inverso. De procedimiento intelectual comprometido con la solución de las contradicciones internas y externas en las que se basa a partir del análisis científicos y la praxis social, se convierte en una especie de escolástica moderna, en la que el único criterio de la verdad es la autoridad extra-científica de la burocracia soviética y los segmentos sociales que les fueron afines en todo el mundo.

La versión oficial y dominante del marxismo tuvo el carácter de ortodoxia parasitaria del prestigio de la Revolución de 1917 y de los esfuerzos de los trabajadores en la construcción de la URSS y se apoyó en los grupos sociales de la Unión Soviética y segmentos sociales del mundo interesadas en su frustración como arma de conocimiento social. De arma de la revolución, se transformó en un instrumento de mantenimiento del status quo.

Bajo enormes dificultades determinadas por límites objetivos, el marxismo revolucionario luchó para expresarse, incluso durante la dominación hegemónica de la ortodoxia estalinista. En este contexto, su mayor hándicap negativo fue la disminución de sus vínculos orgánicos con las clases revolucionarias, que fueron monopolizados por los partidos comunistas ortodoxos, y predominantemente neutralizadas y desmoralizadas. Los que buscaron construir sobre las fuentes vivas del marxismo y expresar las necesidades reales de los oprimidos fueron acusados, en el mejor de los casos, de desviación de la ruta ortodoxa.

Desde la década de 1920, regiones de América Latina han llegado a conocer brotes incipientes de la industrialización, especialmente en Argentina, Brasil, Chile y México. La introducción del marxismo y la fundación de los partidos comunistas en estas regiones se vieron condicionadas inicialmente por la fragilidad objetiva (numérica y cualitativa) del proletariado industrial de estas regiones, en un mundo dominado por el campo.

La consolidación del marxismo y los partidos comunistas de América Latina se llevó a cabo bajo la hegemonía del llamado marxismo ortodoxo. La lectura e interpretación de las formaciones sociales del Nuevo Mundo se enmarca en los planes de Stalin, según designios de la dirección burocrática de la URSS. Se determinó como una ley universal la línea de interpretación de la evolución social trazado por Marx y Engels respecto a Europa - el comunismo primitivo, la esclavitud, el feudalismo, el capitalismo.

Especialmente con la hegemonía de las propuestas pacifistas y colaboracionistas, se procedió a la mera adecuación formal de fenómenos históricos y sociales latinoamericanos, antes y después de la colonización, a esa clave interpretativas, y se la convirtió en un verdadero “passe par tout” (todo pasa por ahí) epistemológico. De esta propuesta se deducen el dominio de formaciones feudales y semi-feudales y la necesidad de una transición plena al capitalismo antes de presentar un programa socialista.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la expansión de la zona de la economía nacionalizada y planificada; la muerte de Stalin y la denuncia de sus crímenes [1953-6]; la Revolución Yugoslava [1948]; la Revolución China [1949]; el avance en el proceso de descolonización en Asia y África; la Revolución argelina en 1956; la Revolución Cubana en 1959 a 1961; el mayo francés en 1968; el otoño caliente en Italia en 1969, etc. registran un avance indiscutible de la revolución mundial. El estalinismo se encontraba crecientemente desbordado en su intento de mantener el marxismo en un verdadero "lecho de Procusto" que había construido.

Desde finales de 1950, bajo el calor del avance de la revolución mundial, el marxismo heterodoxo tuvo un avance indiscutible. Las revisiones de los mitos marxistas sobre las viejas formaciones sociales de América, África, Asia, etc. se basaron en gran medida en el conocimiento de los estudios sin terminar de Marx y Engels sobre los modos y formas de producción no europeas.

Este proceso, que no deja de ser determinado por presupuestos político-ideológicos, fue muy amplio y rico en América Latina. Influyó sobre algunos intelectuales importantes de los partidos comunistas americanos, aunque se desarrolla esencialmente por fuera y en contradicción con estos. La orientación socialista del proceso cubano a partir de 1961, influyó fuertemente en este movimiento de ideas.

Por algunas décadas el marxismo se convierte en una herramienta analítica valiosa para diversos aspectos de las formaciones sociales americanas, siempre en combate, directo e indirecto, con la ciencia social burguesa y el marxismo llamado ortodoxo. Sin embargo, este proceso se ha confinado sustancialmente en fronteras nacionales, con poco diálogo entre las reflexiones vivificadoras de diversas naciones latinoamericanas. Una realidad nacida de fuertes razones objetivas, el desarrollo capitalista de la época, y las limitaciones subjetivas indiscutibles.

La recuperación del marxismo como forma creativa de la interpretación de la sociedad conoció una nueva frustración a finales de 1980, con el avance de la contrarrevolución mundial, que obtendría una victoria histórica con la recuperación total para la producción capitalista de las áreas de la economía y nacionalizada planificada que se le habían escapado desde 1917. Un movimiento concomitante con el debilitamiento objetivo del mundo del trabajo en los países capitalistas - pérdida de conquistas; debilitamiento de los sindicatos; disolución de partidos obreros y reformistas, etc.

Fueron igualmente devastadores los resultados subjetivos de la victoria de la contrarrevolución neoliberal. Indiscutiblemente, la principal secuela que dejó fue afianzar la pérdida de confianza de las clases trabajadoras en su programa propio como solución a las crecientes contradicciones sociales. En este ambiente árido, que todavía domina, en que se decretó el fin de la historia y la eternidad de la explotación capitalista, el marxismo conoció enorme descalificación y desprestigio

A través del mundo, en forma general y con apenas diferencias de grados, el marxismo fue expulsado de las universidades, marginado por los principales medios de comunicación, ignorado por las editoriales, impugnado en forma abierta o subrepticia por los organismos públicos de financiación de programas de investigación, etc. Su debilitamiento también dificulta la reanudación de la lucha de las clases explotadas, perplejas ante la opacidad del mundo construido y alimentado por los exploradores.

En el contexto de la disolución de los Estados de economía nacionalizada y planificada, el nuevo orden mundial en construcción tomó inicialmente la retórica apologética sobre el futuro próximo y lejano de la humanidad, bajo la hegemonía plena y perpetua de la producción capitalista. Apología que muy pronto abandonó para adoptar la naturalización de la miseria y la opresión. Bajo el látigo de la realidad se impuso en todo el mundo el aumento de la degradación de las condiciones sociales y físicas de la condiciones de existencia de segmentos cada vez más amplios de la población. Superar esta realidad es necesario incluso para superar en forma provisoria la actual crisis general de la producción capitalista en su fase senil

La nueva realidad ha abierto el espacio de intervención para el pensamiento marxista, aunque estén deprimidos los débiles vínculos orgánicos, directos e indirectos, que mantiene con la clase obrera también debilitada, desorganizada, desmoralizada. Una recuperación de la discusión, que pueda ser capaz de superar los marcos nacionales, recurriendo a los nuevos medios de contactos inter-personales, la socialización y difusión del conocimiento, ha sido sólo parcialmente explorada

En 2013 en Asunción se realizó una mesa internacional de debates para discutir la interpretación de Oscar Creydt sobre la formación social de Paraguay. Durante muchos años secretario general del Partido Comunista de Paraguay, Oscar Creyd, en un texto sintético que no fue desarrollado, invita a la reflexión sobre la vieja formación social del Paraguay, en el momento en que rompía con la dirección soviética, para a continuación construir una organización comunista marxista leninista (Maoísta). En general, las ciencias sociales burguesas hicieron una verdadera conspiración de silencio sobre este tema

Para reanudar esta iniciativa en una dimensión más amplia, se propone hacer en Asunción, los días 4-6 de septiembre de 2015 un Seminario Internacional "Los marxistas heterodoxos y las formaciones sociales latinoamericanas: 1950-1970: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay"

El evento tiene como objetivo analizar la producción intelectual de los pensadores marxistas o influenciados por el marxismo como Benjamín Peret, Caio Prado, Carlos Real de Azúa, Ciro Flamarion Cardoso, Enrique Rivera; Grupo Praxis (sala de Lucía Touron, JC Rodríguez, etc.); Guillermo Lora; Jacob Gorender, Jorge Abelardo Ramos; José Carlos Mariátegui, Liborio Justo; Luis Vitale; Mauricio Schvartzman; Milcíades Peña, Mario Pedrosa; Nahuel Moreno; Octavio Ianni, Oscar Creydt; Rui Mauro Marini, R. Ares Pons, Silvio Frondizi, Sergio Bagú; Vivian Trías

SUPERCLÁSICO

Polémico Menotti: “Si los jugadores están parados pueden jugar”

El exentrenador de la Selección Argentina campeona mundial en 1978, César Luis Menotti, manifestó en relación a la agresión que sufrieron los jugadores riverplatense antes de que comenzara el segundo tiempo del Superclásico, que los jugadores de ‘millonarios’ deberían haber continuado el partido ante el ‘xeneize’ porque estaban en condiciones al mantenerse de pie en la cancha después de sufrir el ataque con gas pimienta

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24)

“Si los jugadores están parados pueden jugar, no están muertos”, señaló Menotti, DT campeón mundial en 1978, en declaraciones a la radio Vorterix en relación a la suspensión del Superclásico por la agresión con gas pimienta a cuatro jugadores de River de parte de hinchas de Boca.

En relación a la continuidad del partido, el ex entrenador de fútbol manifestó que “si se pierden los puntos, esto no va a parar. Quiero que el partido se juegue” y agregó que “los puntos se ganan adentro de la cancha, lo demás es puro debate”

Pero no conforme con eso, también el experimentado entrenador aseguró que “en 30 años de mi vida, lo único que coincidí con Grondona es que las puntos se ganan jugando, a no ser que el problema lo generen los futbolistas. Después, lo que suceda afuera es un debate o investigación que la Justicia debe hacer y sancionar a la institución”

Por último, el ‘Flaco’ Menotti dio los motivos por los cuales cree que el partido debe continuar y subrayó que “los jugadores por qué tienen que perder la posibilidad de ir a una Final de Libertadores por una persona que arrojó algo. Por eso estoy seguro y no tengo ninguna duda que el encuentro debería seguir”

- postaporteñ@ 1401 - 2015-05-16 20:49:44
postaporteñ@_______________________________

SOBRE RUSIA ? TEXTOS 9

EL PAÍS DE LA MENTIRA DESCONCERTANTE – de ANTE CILIGA

Estalinismo e inquisición

La similitud entre el funcionamiento de la dictadura “marxista leninista” y la inquisición, los modernos milicos estalinistas y los antiguos métodos de la religión y represión cristiana que cuenta y subraya Ciliga, hablan por sí mismos y no requieren comentarios. La identidad de los procedimientos y métodos con cualquier otra dictadura capitalista en el mundo son tan evidentes que tampoco me parece necesario insistir.

Ricardo

EXTRACTOS:

Al volver de Moscú a Leningrado, tuve cuidado de que no me siguieran. Al principio no noté nada. Pero al llegar a Leningrado pronto percibí sospechosos indicios. Cada vez que entraba en casa me encontraba con un individuo apostado cerca del edificio donde vivía. Ciertamente, podía ser que vigilara a otro, pero pronto pensé que el motivo era yo. Durante mi ausencia, un desconocido había ido a la Universidad, y al no encontrarme había tratado de recoger información de algunos empleados. Incluso había llegado a echar un vistazo a la correspondencia que tenía sobre mi mesa. Por otra parte, un conocido que yo sospechaba que era agente de la G.P.U. dejó de frecuentarme por esas mismas fechas

Quizá la vigilancia amistosa ya no bastaba y ahora me seguían abiertamente. Pensé en ocultarme, en regresar a Europa clandestinamente. Con ese estado de ánimo entré en mi casa el 21 de mayo de 1930, hacia medianoche. Contaba con coger algunos efectos personales y ausentarme durante unos días, como medida de precaución. No había nadie en la calle, lo cual era buena señal. Pero al abrir el portal, me encontré en el corredor con un agente de la G.P.U. uniformado. “Comienza un nuevo episodio de mi vida en la URSS”, me dije. Estaba seguro de que la G.P.U. sabía de mi actividad secreta a favor de la oposición. Por tanto, era inevitable que registraran mi casa y me arrestaran. Pero aún no sabía cuál era la fuente de la que la G.P.U. sacaba su información sobre mí. Así que decidí no confesar nada antes de que me proporcionaran pruebas evidentes. “¿Qué hay?”, pregunté. Como respuesta el chekista me enseñó una orden de registro y de arresto. El registro ya había comenzado en mi ausencia. La orden no especificaba los motivos de mi detención y el agente de dijo que no podía darme ninguna explicación. El registro no me importaba mucho, pues en casa no tenía ningún documento que me comprometiera. Dejé que el chekista y su ayudante registraran mi habitación y me fui a la cocina, que estaba en la otra punta del pasillo. La escalera de servicio llevaba directamente a la libertad. Por un instante pensé en huir. Pero había que distraer a la criada con algún pretexto creíble. El primero que me vino a la cabeza no dio el resultado esperado, y no fui capaz de inventarme otro. Mi deseo de escapar halló además otro obstáculo en mí mismo; quizá inconscientemente prefería ir a prisión y acabar de conocer Rusia que entrar en Europa. Esto sólo lo comprendí más tarde, cuando mis deseos de salir eran ya tan ardientes como difícilmente realizables.

Entre tanto, terminaron el registro. Los chekistas se llevaron todos mis manuscritos. Cogí algunas prendas, incluidas las de invierno. Los chekistas me aseguraron que no hacía falta, que pronto volvería a casa, pero yo estaba íntimamente convencido de que no había retorno posible, al menos que “capitulara”, lo cual no pensaba hacer jamás. En cuanto a los chekistas, les respondí: “Vivo sólo y no puedo dejar a nadie encargado de mis cosas”. El coche de la G.P.U. nos esperaba en la puerta. No fuimos lejos, el coche se detuvo en el número siguiente a la Casa del Partido. Una vez allí, vi como se acercaba a nosotros mi camarada Dedich, acompañado de un agente de la G.P.U. Me sorprendí, pues Dedich, que divergía de nuestro grupo, hacía meses que no colaboraba con nosotros y que no pertenecía a él. Nos dio alegría vernos y comprobar que nuestra desgracia era compartida. Nos preguntamos mutuamente: “¿Qué ha pasado con el camarada Dragich? Sin duda es tan prudente y experimentado que habrá evitado la detención y habrá cruzado la frontera”. Más tarde supimos que, en efecto, Draguich había tenido tiempo de ocultarse, pero desgraciadamente le detuvieron tres meses más tarde. “¿Y nuestros camaradas en Moscú? Seguro que también les han detenido. Les veremos en la cárcel.” Entre tanto, tomamos dos decisiones: la primera, no hacer ninguna declaración que significara capitular y confesar solamente lo que la G.P.U. demostrara de forma evidente. La segunda, que nos registraran con nuestro verdadero nombre. Que supieran que estaban tratando con comunistas extranjeros.

Pronto llegamos a la prisión de la calle Chpalernaïa. Sentíamos una mezcla de ansiedad y curiosidad. ¿No sería de esperar que un Estado obrero tuviera un régimen penitenciario distinto al de los países burgueses? Un Estado obrero no busca castigar al culpable, sino enmendarlo. Nos llevaron a las oficinas. Todo era igual a lo que ya había visto en el extranjero: los muebles, la voz de los chupatintas, los chirríos de un aparato sin alma. “Exactamente igual que las prisiones burguesas”, susurré a Dedich al oído, y como conclusión práctica, oculté por si acaso un trozo de lapicero, como solía hacer en semejantes casos cuando estaba en los países burgueses. Después de registrarnos, nos llevaron a cada uno a una celda. No volveríamos a vernos en tres meses. Eran las tres de la madrugada cuando entré en mi celda, ubicada en alguna parte del sótano. Tenía dos literas, una de las cuales ya estaba ocupada por otro prisionero.

Estaba durmiendo. Pensé: “Debe tratarse de un provocador encargado de sonsacarme lo que la G.P.U. aún ignora”. No pude dormir. Asaltado por mil pensamientos, trataba de adivinar qué me depararía el destino.

La tercera noche de mi estadía en prisión me llevaron al juzgado de instrucción. Uno de los principios de la G.P.U. es interrogar a los prisioneros de noche. Impresiona más y, por otra parte, un hombre al que le han sacado de la cama está poco preparado para defenderse. La psicología es la ciencia favorita de los chekistas. El juez de instrucción no era sino el funcionario de la G.P.U. que había dirigido el registro de mi domicilio. “¿Sabe usted por qué se le ha detenido?”, fueron sus primeras palabras. “¿No?, ¿no lo sabe? Entonces déjeme oír su hipótesis sobre su arresto”. Algunos meses más tarde pude leer en prisión un artículo del historiador bolchevique Prokovski sobre la Inquisición española. Comprobé que esas eran las clásicas preguntas que hacía la Inquisición a los prisioneros. No fue la única vez que me acordé de la Inquisición y de la orden de los jesuitas al ver los acontecimientos rusos y los métodos del la G.P.U.

A. Ciliga

RICARDO - postaporteñ@ 1401 - 2015-05-16 20:25:10
postaporteñ@_______________________________

Asesinan a 2 jóvenes en Chile luego de marcha estudiantil

Dos estudiantes de 18 y 24 años fueron baleados hoy en la ciudad de Valparaíso, Chile, tras concluir una marcha en rechazo a las reformas en la educación que se adelantan en el país

Los jóvenes Exequiel Borbarán y Diego Guzmán recibieron impactos de balas cuando intentaban pintar una propiedad en la cual se enfrentaron al dueño del inmueble, dijo Julio Pineda, un oficial de la policía de Valparaíso.

Testigos de los hechos indicaron que al término de la las manifestaciones, tuvieron lugar los confusos incidentes en las cercanías de la Plaza Victoria, en el centro de Valparaíso, 120 kilómetros al oeste de Santiago

Las diputadas y ex líderes estudiantiles Camila Vallejo y Karol Cariola, expresaron impotencia, indignación, conmoción y tristeza por lo acontecido, al tiempo que exigieron al Gobierno que se haga justicia.

El ministro del Interior, Jorge Burgos, informó que en la muerte de los dos jóvenes, uno de ellos integrante de las Juventudes Comunistas, no tuvieron participación alguna agentes de Carabineros (policía)

Igualmente, fuentes oficiales de Valparaíso aseguraron a los medios locales que otro joven de 22 años, que residía en la casa mencionada, abrió fuego con una pistola contra quienes realizaban una marcha pacífica. El autor fue detenido.

Varias personas en la urbe portuaria ofrecieron sus testimonios, en los cuales coincidieron en que el agresor no sólo mató a los dos muchachos, sino que también amenazó con disparar a los manifestantes

Por el episodio, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet convocó a una reunión de emergencia en La Moneda. El ministro Burgos anunció que pidió un fiscal preferente y que el Gobierno se querellará ante la muerte de los dos jóvenes.

De inmediato, Camila Vallejo y Karol Cariola, junto con numerosas personas, lanzaron una convocatoria en las redes sociales para efectuar un Velatón en la Plaza Italia esta noche en Santiago

Ya a las 18:00 hora local, una multitud comenzaba a colmar el centro de la ciudad.

Miles de profesores y estudiantes en Chile protestaron contra hoy contra las reformas a la educación que adelanta el Gobierno, que calificaron de insuficientes y segmentadas.

Concentrados alrededor de la céntrica Plaza Italia, los manifestantes recalcaron en carteles y consignas que la educación en Chile está "enferma de mercado", como se repitió en ciudades del norte y del sur del país austral.

Fuente: Prensa Latina 15/5/15

- postaporteñ@ 1400 - 2015-05-15 21:21:56
postaporteñ@_______________________________

la frustración en algunos momentos es buena porque nos impulsa a desear lograr más e ir por ello

La ironía puede ser un arma fina de argumentación, o puede ser la  tapadera de una gran frustración, que cuando existe aflora siempre,  indisimulable. La frustración no es buena consejera

Usualmente la ironía victoriosa no necesita del adjetivo agraviante, y  logra, por la lógica de su propia argumentación, que sea el lector el  que califique como se debe al destinatario de la ironía

Lo de Pipo ya llega a la demencia. Pero en algo este Pipo, que se autoconfiesa espía, tiene razón: ya no estoy para serenatas. La edad  pesa

Me ocuparé de la construcción interna de la UP, y seguiré  disfrutando en silencio de sus provocaciones, a menos que sus  balbuceos me acusen de algo concreto y deshonesto

Ahora lo electoral se acabó. La UP demostrará su vocación de fuerza política y no simplemente electoral. Y cada cual mostrará su verdadero rostro. 

(nder.: el titulo de esta nota del compa Gonzalo es de posta )

GONZALO ABELLA - postaporteñ@ 1400 - 2015-05-15 21:20:38
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] Siguiente