Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Jóvenes hondureños lideran inédito movimiento contra corrupción

Ni la lluvia contiene las cada vez más multitudinarias manifestaciones de la semanal Marcha de las Antorchas, promovidas por el movimiento ciudadano de la Oposición Indignada, en la capital de Honduras y en otras 50 ciudades del país. La pacífica protesta demanda la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad para adecentar la democracia del país

Thelma Mejía, desde Tegucigalpa

IPS, 16-7-2015

Honduras vive su propia primavera. Un movimiento ciudadano liderado por jóvenes que se movilizan desde las redes sociales, inunda las calles con una semanal marcha de las antorchas contra la corrupción y la impunidad.

Desde fines de mayo,  el pacífico movimiento juvenil de indignados rompió el cerco mediático y trascendió los liderazgos políticos y sociales, con convocatorias seguidas por cientos de miles de ciudadanos en Tegucigalpa y otras 50 ciudades del país.

Su marcha de las antorchas demanda la instalación de una comisión internacional que ponga fin a la impunidad de la corrupción y adecente las instituciones y la democracia de esta nación centroamericana.

“Ahí van esos jóvenes locos, nos decían. Pero después, como por arte de magia, todo cambió y ahora todos los viernes somos miles de personas las que salimos unidas con nuestras antorchas, en paz, a pedir justicia y no más impunidad”: Gabriela Blen.

El llamado movimiento ciudadano de Oposición Indignada aglutina a jóvenes y personas de todas las edades, especialmente de la clase media, que protestan en particular contra el fraude de entre 200 y 300 millones de dólares en el estatal Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

El caso incluye, según las investigaciones, el pago de medicinas vencidas y la compra de equipos con sobreprecio, legitimación de capitales y uso de fondos públicos para financiar la última campaña presidencial del derechista Partido Nacional (PN), en el poder desde 2010.

El del IHSS es el mayor caso de corrupción en el último medio siglo en Honduras y ha desatado una indignación colectiva por las implicaciones que tuvo para la salud de los hondureños, agobiados por la  escasez de medicinas la pública red hospitalaria del país.

El saqueo de la institución que brinda seguridad social a los empleados públicos y privados que cotizan al sistema, ha puesto sobre las cuerdas al gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, cuyo cuatrienio comenzó en enero de 2014.

El mandatario ha empujado las investigaciones, pero nunca imaginó que la gota que derramaría el vaso sería el uso de fondos de la salud para financiar la campaña electoral que lo condujo a la Presidencia.

Hasta ahora han trascendido 10 cheques por algo más de 147.000 dólares para la campaña del PN, pero la cifra puede incrementarse si la investigación llega a fondo, dicen los expertos. Hernández asegura que el partido devolverá el dinero y niega su implicación en el escándalo.

Hay una docena de procesados por la justicia, entre ellos exviceministros de Salud, un exgerente del IHSS y un influyente empresario. Pero se asegura que la lista crecerá y que entre próximos implicados habría figuras poderosas del partido gobernante.

“Este saqueo de fondos, el conocer casos de amigos que sus parientes se murieron en el Seguro Social por falta de medicinas, fue lo que nos unió”, comentó a IPS la joven Gabriela Blen, activista fundadora de Oposición Indignada.

“En las redes comentábamos que los jóvenes no podíamos ser tan indiferentes y así fue naciendo la idea de la marcha de las antorchas”, detalló.

Blen, de 27 años, recordó que “al principio éramos pocos, apenas unas 50 o 100 personas que nos manifestamos frente al edificio del Seguro Social. Ahí van esos jóvenes locos, nos decían”.

“Pero después, como por arte de magia, todo cambió y ahora todos los viernes somos miles de personas las que salimos unidas con nuestras antorchas, en paz, a pedir justicia y no más impunidad”, agregó. Blen asegura que Honduras ha despertado.

Cada viernes en Tegucigalpa, los sábados y domingos en otras 50 ciudades del país,  cientos de miles de indignados salen con sus antorchas a pedir la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad (CICI-H), similar a la que opera en Guatemala desde 2007

Su explosión rompió el silencio de los medios sobre el movimiento, que ahora sí cubre el fenómeno, aunque todavía en forma marginal o para descalificarlo

En contrapartida, Oposición Indignada cuenta con amplia simpatía ciudadana y el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Embajada de Estados Unidos.

Miembros del movimiento se han reunido con representantes de ambas instituciones para pedir apoyo a la instalación de la CICI-H.

Eugenio Sosa, experto en movimientos sociales, analizó para IPS que Oposición Indignada llena las características propias de un movimiento social del siglo XXI.

“Son movimientos ciudadanos donde la estructura que convoca no es la organización clásica dura, jerárquica, sino que son mandos horizontales y fluidos, por eso ha rebasado los liderazgos políticos, gremiales y sociales del país”, consideró.

Para este sociólogo, “se mueven alrededor de temas y en este caso es la corrupción, en especial en el Seguro Social. Es un movimiento de clase media y también de un nuevo relevo generacional que impugna a la actual clase política”

“Honduras vive una coyuntura histórica interesante”, sentenció

El gobierno hasta ahora ha ignorado el clamor de las calles y ha presentado una propuesta integral de combate a la impunidad y la corrupción, que excluye instalar la demandada comisión internacional. Un plan que los manifestantes rechazan.

Hernández llamó a un diálogo nacional pero sin incorporar a la oposición política ni al movimiento de los indignados. Aunque el presidente dice que su diálogo “es incluyente y sin condiciones”, hasta ahora solo se ha convocado a actores tradicionales y una treintena de sectores afines.

En un intento por salir del laberinto de la impugnación social en que está metido, el mandatario hondureño también pidió apoyo a la ONU y a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que faciliten el diálogo.

La ONU respondió con una misión exploratoria que dará su informe en unas semanas y la OEA aún no designa sus facilitadores pero aceptó la mediación.

En una visita a Honduras el 8 de este mes,  el consejero especial del departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, calificó la marcha de las antorchas como una genuina expresión democrática y exhortó al gobierno a “escuchar al pueblo”.

Shannon, quien visitó el país dentro de una gira que también incluyó El Salvador y Guatemala, planteó que “sería inteligente” que tanto Tegucigalpa como San Salvador contemplaran una comisión internacional contra la impunidad.

Edmundo Orellana, ex fiscal general del Ministerio Público, dijo a IPS que el panorama del país se complica porque nunca un gobernante había sido tan impugnado durante su gestión.

El movimiento de los indignados dice que no dialogará con el gobierno si antes no se instala la CICI-H.

“No dejan de tener razón pues si el círculo cercano al presidente está salpicado con la corrupción del Seguro, no cabe un diálogo, sino un juicio político”, afirmó Orellana, el primer fiscal general del país y con gran prestigio en el país.

Honduras, acotó, está en una crisis de legitimidad que se arrastra desde el golpe de Estado de 2009 y el presidente perdió “credibilidad, poder de convocatoria y más bien está sometiendo al Estado a su servicio y no al de la institucionalidad”.

Orellana se refirió así al férreo control que Hernández tiene sobre los tres poderes del Estado y del propio Ministerio Público

Cóctel de desigualdad, corrupción y violencia

Con una población de 8,4 millones de habitantes, en Honduras 60 por ciento de los hogares viven en condiciones de pobreza y 40 por ciento en extrema pobreza, según cifras oficiales. En términos de corrupción, Honduras figura en la lista de países latinoamericanos más corruptos, junto a Venezuela, Paraguay y Nicaragua, según Transparencia Internacional

Sumado a la corrupción y la impunidad que ello conlleva, otro lastre que aqueja el país es la inseguridad por la violencia común y organizada. La tasa de homicidios para el 2014 fue de 68 por cada 100.000 habitantes, de acuerdo al Observatorio de la Violencia de la estatal Universidad Nacional Autónoma, lo que vuelve al país uno de los más violentos del mundo

Más de 60 por ciento de la población hondureña es joven y de acuerdo al organismo humanitario Casa Alianza, el país vive una estigmatización hacia los jóvenes, producto de la violencia, mientras carece de políticas de inclusión. En los últimos 13 meses esa institución registró el asesinato de 1.076 personas entre 13 a 27 años

Correspondencia de Prensa - Ernesto Herrera 

- postaporteñ@ 1435 - 2015-07-19 21:54:49
postaporteñ@_______________________________

Luigi Gnecchi, ¿Criminal De Guerra Absuelto Y Condecorado?

El juicio abierto en Barcelona el año 2010 contra la aviación fascista italiana por crímenes de lesa humanidad, cometidos durante los bombardeos de marzo de 1938 sobre Barcelona, ha dado un giro preocupante en estos últimos meses

El 28 de diciembre del 2014 el Ministerio de Justicia, después de tres años de silencio, hacía pública una declaración oficial en la que instaba a la justicia italiana a colaborar con la lealtad que exigen los tratados de coordinación judicial europeos. Desde el inicio del litigio, la república italiana se ha desentendido de un juicio que pone en cuestión  el revisionismo histórico que actualmente se sufre en Italia (entre otros, la difusión de la imagen del militar-caballero, que comporta la rehabilitación de combatientes fascistas) y que reclama la asunción de responsabilidades e indemnizaciones. Las palabras forzadas de la justicia española llegan con retraso, intentan camuflar el postfranquismo en el que está instalado el régimen y pretenden conjurar la exposición al ridículo internacional que significa continuar manteniendo una posición condescendiente con quien falta a sus obligaciones elementales.

La justicia italiana ha reaccionado durante la primavera. El 24 de abril de 2015 se daba a conocer que, después de ignorar dos comisiones rogatorias internacionales emitidas por la justicia española, la fiscalía italiana había interrogado, el 23 de enero, al ex-aviador  Luigi Gnecchi, de 101 años de edad. Gnecchi es uno de los últimos vestigios de una generación de italianos,  provenientes  mayoritariamente de la aristocracia y la alta burguesía, que irrumpió en la modernidad cautivada por el discurso estético de Marinetti —apología de la guerra, culto al motor y la velocidad— y las ideas expansionistas del fascismo. Una generación de militares de élite que ha pasado a la historia universal de la infamia como responsable de ser la primera en utilizar el bombardeo aéreo sobre población civil indefensa.  Los pilotos, protegidos por identidades falsas facilitadas por el ejército italiano, ensayaron en España diferentes formas de bombardeo con el objetivo de conseguir la mayor destrucción posible y así sembrar el terror y la desmoralización en la retaguardia.

Desde 1935 a 1943 Gnecchi tuvo una amplia hoja de servicios: intervención en la guerra imperialista contra Abisinia en 1935, donde Mussolini y sus esbirros no dudaron en utilizar armamento químico de manera indiscriminada, en la guerra civil española  y en la Segunda Guerra Mundial, en la que, entre otras acciones, participó en los bombardeos sobre Londres. Fue condecorado por Mussolini, Franco y Hitler y homenajeado el año pasado por el jefe del estado mayor del ejército italiano y por la ministra de Defensa italiana. El entonces teniente de aviación y jefe de escuadrilla finalizó la carrera militar con el grado de teniente coronel.  A las preguntas de la fiscalía, Gnecchi declaró que sus gestas militares consistieron en simples operaciones de reconocimiento del territorio y negó que fuera responsable de bombardeos sobre Barcelona o alguna otra zona de Cataluña. Hasta el momento, las investigaciones históricas han acreditado que Gnecchi intervino en la batalla del Ebro encuadrado en el Corpo d’ Aviazione Italiana

Después de estas diligencias, la justicia italiana se ha apresurado a declarar que no tiene conocimiento de que puedan comparecer otros pilotos  y, por esta razón, se debe archivar la causa. Por el contrario, la juez Ortega y los denunciantes reclaman una prueba pericial de los archivos de la Aeronáutica Italiana, en los cuales se hallan registrados los diarios de vuelo de la Aviazione Legionaria, la filiación de sus integrantes y las operaciones y objetivos militares

Los gobiernos de España e Italia saben que la inhibición, los laberintos procesales y jurisdiccionales, la sucesión de interlocutorias y su mayor aliado, el tiempo, son los grandes instrumentos de la inmunidad. Nos encontramos en un momento de espera, en el que probablemente el proceso se cierre si no se inician con urgencia nuevos pleitos promovidos por los ayuntamientos, las entidades y las personas que fueron víctimas de la barbarie fascista. La capacidad de presión de los movimientos sociales y las instituciones es clave para impedir el triunfo de la absolución,  la impostura de los reconocimientos públicos y la vergüenza de la impunidad

Pascual Aguilar desde Barcelona

- postaporteñ@ 1435 - 2015-07-19 21:51:13
postaporteñ@_______________________________

LA ESTATUA Y EL BOSQUE

Marcha 17/7/15

En la 9 de julio en el medio del centro porteño, desde hace cinco meses acampan ellos y ellas, los qom. Llegaron desde la comunidad La Primavera, en la provincia de Formosa, para pedir por sus tierras, para que los protejan, para que no los mate, allá, el poder que les arrasa la vida y las tierras.

Parecen invisibles, pero no lo son: están ahí, en el acampe QOPIWINI para hacerse ver, para que el gobierno de Gildo Insfrán, alineado con el gobierno nacional, no siga criminalizando su estar en el mundo. Allí están, resistiendo el frío tan diferente de su provincia de origen, soportando los ruidos tan distintos a los de su naturaleza, ignorados hasta ahora por las autoridades que atienden en la metrópolis.

A unas cuadras de allí, cerca del río, se erigía la estatua de Juana Azurduy. Un acto de dignidad y de reivindicación para una heroína de las luchas de la independencia del Virreinato del Río de La Plata. La guerrera del Alto Perú que rescatan en Bolivia desde hace años y que acá viene abriéndose paso a puro sablazo.

En el medio, el destierro de Colón, el conquistador que miraba al río y traía a Europa para hacer arrodillar a los originarios de estas tierras. En su lugar, la Juana, tenienta coronela y mujer indígena, que comandaba las tropas llevando tras de sí el brazo libertario de campesinos y pueblos originarios.

Una heroína que hermana a Bolivia y a la Argentina, y en la que estuvieron trabajando por años ambos presidentes. Por eso Evo Morales llegó para inaugurarla junto con la presidenta Cristina Fernández. Celebramos, claro está, la reivindicación de Juana, y en ella a tantas mujeres luchadoras por la independencia que quedaron ocultas en la historia, relegadas a figuras decorativas o acompañantes de tertulias, costuras de banderas o maridos luchadores

Pero mientras Juana se erige estática en el centro porteño, en Tafí del Valle la comunidad del Pueblo Diaguita sufría  un intento de desalojo a pura bala de plomo, los Mapuches resisten en Villa La Angostura, en el sur argentino; en Chaco los Wichís pelean contra la mortalidad y la pobreza, en Tartagal, Salta, trabajadores de Misión Cherenta migran cada año en busca de empleo y en pleno centro porteño, también, un acampe recuerda que no se tapa un bosque con un monumento y que la historia se escribe todos los días, cerca de los seres humanos y lejos del bronce

envióOLGUIS - postaporteñ@ 1435 - 2015-07-19 21:48:25
postaporteñ@_______________________________

MVD: Seminario sobre Marx. Dos cosas me asombraron

El jueves 16 comenzó un Seminario introductorio a la obra de Marx
en la Facultad de Ciencias sociales, organizado por el Núcleo Interdisciplinario Pensamiento crítico en América Latina y sujetos colectivos, a cargo de Juan Grompone.

Durará tres jueves más, y luego, ni bien finalice, se repetirá en los cuatro jueves siguientes.

Se organiza de la siguiente manera.

Los contenidos pueden verse en esta página:

http://cienciassociales.edu.uy/wp-content/uploads/2015/07/2015seminarioMarx.pdf

Muy bien. Felicitaciones a los organizadores, magnífica iniciativa. Me asombraron dos cosas.

Una: Hubo más de 300 inscriptos, quedó mucha gente afuera y por eso se decidió repetirse de inmediato, los organizadores fueron cambiando de salón a medida que sus expectativas quedaban superadas, hasta llegar al más grande de los disponibles. La gente se amontó hasta sentarse en el suelo. Son de todas las generaciones, todo mezclado.

Dos: Casi no vi militantes políticos y sociales conocidos. Muy poquitos. ¿Debido a? Podría poner a modo de hipótesis:

  1. Nuestros militantes piensan seriamente que conocer en forma sistemática la obra de Marx es algo sin importancia.
  2. Piensan que tiene importancia, pero son todos expertos en la obra de Marx, y no necesitan un seminario.
  3. Tiene importancia, son o no son expertos, pero piensan que Grompone no aportaría nada que valga la pena.

Para los que consideren que sí es importante y piensen que ellos ya conocen suficiente del tema, y a la vez descarten a Grompone, tengo esta pregunta:

¿Por qué no organizan ellos un seminario?

Me adelanto a una posible respuesta: Eso sería una buena idea pero, lamentablemente, se ha perdido en interés en la obra de Marx y no vendría nadie.

En ese caso tengo otra pregunta: ¿Y cómo entonces se interesaron más de 300 personas en este seminario?

Puede haber otra respuesta: La obra de Marx importa y podríamos hacer nuestro propio seminario, pero andamos todos ocupados en actividades muy importantes, y no tenemos tiempo para eso.

En ese caso, la idea que me surge es que si tenemos tanta gente experta en la obra de Marx o gente no experta pero interesada en ella, si ese conocimiento es importante para nuestra militancia política y social, y si todos estos militantes están llenos de actividades, bueno, no digo que YA habríamos hecho la revolución socialista porque eso no depende de nuestra actividad militante por buena e intensa que sea, pero si no eso, al menos habríamos hecho ALGO.

Podríamos seguir, pero prefiero pensar que esto pasa porque a veces no nos enteramos de muchas cosas. Por lo tanto, cumplo con informar esto

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1434 - 2015-07-19 21:06:39
postaporteñ@_______________________________

Solidaridad Con Los Trabajadores De La Línea 60

COMUNICADO DEL ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA

(APL) Al cierre de esta edición, la cabecera de la Línea 60, donde resisten tres decenas de trabajadores, se hallaba rodeada de policías, con el agua y la luz cortadas. Los uniformados impiden el paso a otros militantes y a las mujeres que llevan comida a sus compañeros. “Desde que la Empresa DOTA, uno de los grandes monopolios del Transporte, adquirió la Línea 60 en el año 2010 ha llevado adelante un ataque sistemático, a través de causas judiciales y despidos, contra la organización gremial de los trabajadores”, dice el EMVyJ, en el comunicado que publicamos a continuación, al tiempo que reclaman la inmediata reincorporación de los despedidos”. Ayer, militantes del EMVyJ, llevaron su solidaridad a los trabajadores en lucha

El Encuentro Memoria Verdad y Justicia denuncia:


Desde que la Empresa DOTA, uno de los grandes monopolios del Transporte, adquirió la Línea 60 en el año 2010 ha llevado adelante un ataque sistemático, a través de causas judiciales y despidos, contra la organización gremial de los trabajadores La Empresa ha contado en los últimos años con la complicidad del Ministerio de Trabajo que nunca ha intervenido a favor de los trabajadores a pesar de los despidos injustificados. Este Ministerio dictó la Conciliación Obligatoria en el conflicto sin sentarse en la mesa con los representantes gremiales y, una vez dictada la conciliación obligatoria, la Empresa despidió a 47 trabajadores. La empresa y el Gobierno pretenden acorralar a los trabajadores a través de denuncias penales y judiciales. Al reclamo por la reincorporación de los 47 despidos han contestado con el lockout patronal y denuncias penales. Han conseguido que la Jueza Servini de Cubría resuelva el desalojo de las terminales que hoy están militarizadas y no se permite ingresar bebidas y alimentos a los 20 trabajadores que permanecen en la terminal Constitución en reclamo por sus justas demandas. En este marco de situación, las palabras del Jefe de Gabinete Aníbal Fernández incitando al Poder Judicial a tomar medidas en contra del reclamo gremial representan una amenaza para la seguridad de los trabajadores y un atropello al derecho de todo trabajador a luchar en defensa de su fuente de trabajo

Hacemos responsable al Gobierno Nacional por la seguridad de todos los trabajadores y llamamos a todas las organizaciones populares a rodear con nuestra solidaridad a los trabajadores de la Línea 60


REINCORPORACIÓN INMEDIATADE TODOSLOSDESPEDIDOS!
BASTADE CRIMINALIZARLA PROTESTA!

APL - postaporteñ@ 1434 - 2015-07-19 21:06:22
postaporteñ@_______________________________

ALCIDES EDGARDO GHIGGIA (1926 ? 2015) - LOS HOMBRES PELIGROSOS

H.G.V.

 En Dejemos hablar al viento Juan Carlos Onetti eructó una afirmación que él seguramente consideraba un insulto blasfemo:

Un hombre con fe es más peligroso que una bestia con hambre.

Pero en el momento de empezar esta paginita que intenta definir la esencia del delantero que hizo el gol más importante de la historia del fútbol, nos parece adecuadísima para explicar lo que pasó la tarde del 16 de julio de 1950.

El ser ducassiano no digiere, muerde, explica Gastón Bachelard en su ensayo dedicado al montevideano letal por excelencia: Para él, la alimentación es una mordida. Las ganas-de-vivir son aquí ganas-de-atacar. (…) Por ello, ¡qué rapidez! Al lado de Lautréamont, ¡cómo es lento Nietzsche, cómo se siente tranquilo, cómo se le siente en familia con su águila y su serpiente! Para el uno, ¡los pasos del bailarín!, para el otro, ¡los saltos del tigre!

Ghiggia venía siendo una punta de lanza decisiva en aquel equipo capitaneado por el Negro Jefe, y apenas empezó la final el half izquierdo brasileño Bigode lo atendió con una brutalidad respaldada por más de 200 mil personas, pero casi inmediatamente Obdulio Varela -que nunca jugó sucio- le devolvió el planchazo. Y cuando el cancerbero grandote se dio vuelta para mostrarle los colmillos, el capitán celeste le advirtió desde una oscuridad sin fondo: Tranquilo, muchacho.

Y entonces nuestro puntero menudamente discepoliano pudo seguir haciendo estragos con su talento enorme y su nariz (para hablarlo en Homero Manzi) sin riesgo de quebradura.

Pero se sabe que en el entretiempo el propio Ghiggia pidió que le alcanzaran la pelota al pie y no siguieran haciéndole pases largos.

Y fue seguramente en ese momento que se le verticalizó la fe que les venía repartiendo al plantel todos los días el autor analfabeto del mayor verso rugido en nuestra historia: Los de afuera son de palo.

No es mucho menor, por otra parte, la potencia poética de la advertencia que les había hecho a sus compañeros la mayor estrella de la seleçâo verde amarela, Zizinho: Cuidado porque los uruguayos se atan los zapatos con las venas.

Lo único que faltaba para atigrarle las ganas-de-atacar a Ghiggia fue el alarido que pegó Obdulio cuando llegó a la mitad de la cancha con la pelota abajo del brazo después del gol de Friaza:

-¡Vamo arriba que a estos japoneses les ganamos!

Y aquella pelota le empezó a llegar al pie y primero pudo darle el pase del empate a Schiaffino y en el minuto 34 volvió a escapársele a Bigode pero en vez de tirar el centro previsible apuntó al pedacito que Barbosa dejó libre contra el palo izquierdo.

Porque se tuvo una fe completamente ciega y hambrienta.

Y se transformó en esa clase de hombres peligrosos que son capaces de sobrevolar el cielorraso lógico del mundo y depositarnos en la transfiguración intemporal.

Ayer también fue 16 de julio y el mismo resplandor de Maracaná le desanudó las venas.

 de elMontevideano Laboratorio de Artes

- postaporteñ@ 1434 - 2015-07-18 13:51:38
postaporteñ@_______________________________

Deuda griega, FMI y desvalorización de capital

Rolando Astarita

En una nota que escribí en septiembre de 2011, referida al trabajo de Reinhart y Rogoff “This Time is Different. A Panoramic View of Eight Centuries of Financial Crisis” (NBER, 2008), apuntaba:

“Reinhart y Rongoff encuentran que históricamente olas significativas de incrementada movilidad de capitales son seguidas, a menudo, por serie de crisis bancarias domésticas. Esto se debe a que las fases alcistas son seguidas por crisis de sobreproducción, con violentas caídas de los precios y los valores. La acumulación de deudas por parte de los gobiernos, y su posterior liquidación violenta, no es ajena a esta dinámica. Es que los defaults de las deudas externas de los gobiernos forman parte de las desvalorizaciones de capitales, que acompañan toda crisis (lo que Marx llamaba las “revoluciones de los valores”). El repudio de las deudas o su pago con moneda envilecida, son las vías por medio de las cuales se realizan esas desvalorizaciones. Por esto también, en determinado punto, los representantes del establishment económico admiten que la única salida para restablecer la acumulación del capital pasa por el default y la reestructuración de las deudas. Sucedió en Argentina en 2001 (en EEUU y otros centros había consenso de que no había otra salida) y es lo que se baraja hoy para Grecia” (aquí).

El acuerdo que la Cumbre Europea acaba de imponer a Grecia desmiente, en principio, la especulación que hacía en 2011 con respecto a la deuda griega, y que también consideré en una nota reciente. Las condiciones impuestas por Alemania, secundada por Finlandia, Holanda y otros países, son extremadamente duras. Pero por eso mismo han generado resistencias en buena parte de las “altas finanzas”, y de otros gobiernos europeos. En particular, el FMI está planteando que es imposible que Grecia pueda cumplir lo que se le ha impuesto.

Efectivamente, el FMI publicó ayer un informe (puede consultarse en http://graphics8.nytimes.com/packages/pdf/business/IMF-Greece.pdf) en el que plantea que, debido al deterioro de la economía griega, agravada por el cierre de los bancos y los controles de capitales, las necesidades de financiamiento, hasta 2018, se elevaron a 86.000 millones de euros, esto es, 25.000 millones más de lo que se había previsto hace dos semanas.

Por lo tanto, y previendo un cierto crecimiento de la economía, la deuda aumentaría al 200% del PBI en los próximos dos años, y sería del 170% en 2022. En este marco, las necesidades de financiamiento bruto (o sea, pago de intereses y devolución de capital) se ubicarían por encima del 15% del PBI, y seguirían creciendo en el largo plazo. Estas proyecciones, además, son pasibles de revisión y podrían empeorar: a Grecia se le exige que mantenga un superávit primario del 3,5% del PBI por varios años, algo que prácticamente ningún país ha logrado; el Gobierno no podría resistir las presiones políticas para sostener semejante superávit. Además, la economía no podrá pasar en pocos años a tener alta productividad, y los bancos seguramente necesitarán más inyecciones de capital. Dada este dramático deterioro de la sustentabilidad de la deuda, el FMI plantea que es necesaria una reestructuración de la misma en gran escala. Una posibilidad es que se otorgue a Grecia un período de gracia por 30 años sobre el total del stock de deuda, incluyendo asistencia financiera; sería la manera de evitar una rebaja del stock de deuda. La otra alternativa es que se reduzca la deuda.

La postura del FMI sería coincidente con la de Washington, y algunos gobiernos europeos, el de Francia en primer lugar. Algunos pueden pensar que el FMI y Obama pasaron a militar del lado del “progresista” del capital. Pero la realidad es que son conscientes de que la única forma que Grecia pague es si se reanuda la producción de valor y plusvalor, y con ella la acumulación. Y para esto es necesario asumir una masiva desvalorización del capital (la desvalorización de capital también se produciría si Grecia abandona el euro y vuelve al dracma). No hay otra forma. Las diferencias con Merkel, y los otros “duros”, giran en torno a esta cuestión. Todo hace suponer, además, que Syriza se adaptaría perfectamente a un programa como el que propone el FMI. Nada revolucionario ni “del otro mundo” entonces; son los marcos en los que se mueve el “socialismo burgués” en los tiempos de la globalización del capital.

rolando - postaporteñ@ 1434 - 2015-07-18 13:41:22
postaporteñ@_______________________________

?Barrilete Cósmico? VHM, quiso que los contribuyentes pagaran su juicio perdido

Este jueves (16/7) se realizó un “allanamiento preventivo” en la casa del periodista oficialista Víctor Hugo Morales por un juicio que perdió con Cablevisión, hoy del Grupo Clarín, por haber emitido un partido entre Boca y Real Madrid cuyos derechos de televisación había adquirido la empresa. El periodista y los medios oficiales repudiaron el accionar de Clarín y apuntaron al CEO, Héctor Magnetto. Cristina Fernández, por Cadena Nacional, también se refirió al hecho y chicaneó que FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) no iba a pronunciarse (lo que hizo hoy). Pero lo que no se contó sobre el caso Víctor Hugo es que el periodista sabía desde febrero pasado que debía pagar $800.000 si perdía (cifra que reconoció su abogado) y que tenía por entonces 5 días hábiles para hacerlo. Tampoco se contó que Morales, al no tener inmuebles a su nombre que sean embargables para cobrar la sentencia, eludió el pago y pretendió que sea el Estado quien lo pague. Por lo tanto, todo derivó en un allanamiento preventivo a su domicilio para determinar el valor de sus posesiones con las que cubra el monto reclamado.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Mucho revuelo, confusión y desinformación entorno al falso allanamiento al domicilio de Víctor Hugo Morales ayer (16/7), que motivó la solidaridad del periodismo militante kirchnerista, de Cristina Fernández y de algunos periodistas con poca información de los hechos y de la causa judicial.

Primero, un repaso de la cobertura. Anoche, el programa ultraoficialista 678 emitió un especial sobre Morales con una tribuna repleta de periodistas y otros no (como actores o el caso de Hebe de Bonafini, por ejemplo) en apoyo al relato uruguayo. Allí, Víctor Hugo repitió el relato parcial de los hechos, acusó al Grupo Clarín de perseguirlo, dijo que habían amenazado a su mujer con tirarla la “puerta abajo” para ingresar a su departamento y que había humillado su empleada doméstica.

“Ellos se animan a cualquier cosa porque no toman nota nunca de cómo la sociedad se va dando cuenta de todos sus desmanes y abusos, y por eso finalmente terminan siendo inconscientes de todo lo que le hacen a la sociedad. Ya son algo que ellos no consiguen manejar, ya no están en condiciones de manejarse a sí mismos, porque es demasiado poder para una inteligencia que está fallando. De otra forma no podrían ser tan obvios y tan groseros", dijo Víctor Hugo

El diario Página/12 hoy titula falazmente “Un allanamiento a pedido del multimedios una nota sin firma. En verdad no hubo allanamiento, sino que se tomó nota de los bienes y su presunto valor para un futuro embargo si Víctor Hugo se sigue resistiendo a pagar un juicio que perdió. También indica que “oficiales de Justicia que ingresaron al domicilio de Morales se coló el abogado del holding, Damián Cassino, quien la semana pasada participó de una concentración frente a Tribunales que reclamó por “la independencia del Poder Judicial”, lo cierto es que el abogado de Clarín no se ‘coló’ sino que estaba allí como parte del demandante que intenta que se le pague la sentencia

“Entraron como si uno fuera un narcotraficante al que hay que agarrar de sorpresa en su madriguera”, contó el periodista sobre el procedimiento, dice Página/12.

Por la tarde-noche, en Cadena Nacional, Cristina dijo: “Pensar que otros que tienen causas por delitos de lesa humanidad o lavado de dinero no han recibido ni siquiera un llamado a indagatoria”. También se solidarizaron Daniel Scioli y otros funcionarios del gobierno nacional

Otro medio K, Tiempo Argentino, y la agencia Paco Urondo reproducen declaraciones de Víctor Hugo Morales pero no mencionan los detalles de la causa judicial

Algunos detalles:

Anoche, en el programa ultraoficialista 678, Morales contó que la policía amenazó a su mujer con “tirar la puerta abajo” de su casa si no dejaba ingresar a los oficiales de Justicia. Pero los oficiales de Justicia esperaron durante 2 horas para ingresar cuando tenían una orden y podrían haberlo hecho por la fuerza. Las cámaras que menciona el diario Tiempo Argentino eran de Víctor Hugo, no de Clarín.

Lo que no cuenta el relator es que el juicio iniciado contra él es anterior a que Clarín adquiriera Cablevisión. Ocurre que el programa Desayuno, que Víctor Hugo hacia en Canal 7 en el año 2000, emitió indirectamente con un televisor en el estudio frente a las cámaras, el partido entre Boca Juniors y Real Madrid por la Copa Intercontinental disputada en Tokio. Fueron 76 minutos los transmitidos de esta forma, de manera ilegal ya que los derechos eran de la empresa de cable que los había adquirido con el pago de US$ 1 millón al club de la ribera.

Gracias a ese ardid ilegal de Morales que no quieren admitir los medios oficialistas que se escudan en la lucha por acercar al pueblo el deporte favorito de las masas como un antecedente de Fútbol para Todos, logró medir con su programa unos 11 puntos de rating, superando la media de 1 punto que tenía su programa.

Iniciada la demanda de Cablevisión (por entonces conformada por dos empresas), la 1ra instancia le dio la razón al periodista pero luego la empresa logró fallos a su favor. Se determinó además que no correspondía cobrarle a Canal 7 porque en el juicio quedó acreditado que Víctor Hugo pasó por sobre las autoridades del canal y decidió la transmisión del partido por sí mismo.

Una vez perdido el juicio, el periodista intentó que el Estado, o sea todos los contribuyentes, se hagan cargo de pagar su picardía cuando es uno de los periodistas más rico de la Argentina, pero que no tiene nada a su nombre, de allí el falso allanamiento a su domicilio para registrar muebles que puedan cubrir el valor reclamado, una alternativa usual en casos de personas que no muestran nada de su propiedad.

Hacía 6 meses (fue el 26 de febrero) que el relator estaba notificado de la sentencia y que debía pagar en 5 días, pero no lo hizo y como no tiene inmuebles a su nombre se dirigieron a su domicilio para realizar una suerte de ‘inventario’ de bienes embargables para cobrarse el fallo.

Antes de eso, hubo una notificación a la radio Continental, donde hace su programa Morales, y Continental respondió que no le pagaban ellos sino una productora, con lo cual no podían embargar su salario.

Sobre las imágenes del falso allanamiento en su domicilio, lo que se vio por TV, según el abogado del diario Clarín, Damián Cassino, no fue filmado por ellos ya que no llevaron cámaras sino que las trajo Víctor Hugo y que previamente estuvieron 2 horas esperándolo para no entrar a su departamento por la fuerza mientras él no estuviera pese a tener una orden judicial que los habilitaba.

Cristina Fernández en Cadena Nacional bromeó con FOPEA y se preguntó si emitiría algún comunicado. Una vez más la realidad la superó, aquí el comunicado del Foro publicado hoy:

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) definió como "una medida excesiva e innecesaria" que "puede transformarse en un acto intimidatorio para la libertad de expresión" al procedimiento judicial realizado en la casa del periodista Víctor Hugo Morales en el marco de una causa que ya lleva 14 años.

De esta manera, la entidad cuestionó la medida ordenada por el Juzgado Nacional en lo Comercial Nro. 11 de la Capital Federal, al considerar que implicaría un acto de intimidación a la libertad de expresión "tal como lo establecen distintos parámetros internacionales".

"Más allá de la discusión jurídica de fondo -una demanda iniciada en el año 2000 por la empresa Cablevisión contra Morales por los derechos de la trasmisión de un partido de futbol-, el procedimiento en el domicilio del conductor radial -donde estuvo presente el abogado del Grupo Clarín Damián Cassino- parece desproporcionado, más allá de que se trate de una valuación de bienes por un embargo preventivo" resaltó el Foro de Periodismo.

"No consideramos que los periodistas tengan derechos especiales -que lo colocan por sobre el derecho colectivo- pero sabemos que determinadas acciones judiciales pueden resultar intimidantes para aquellos que ejercen este oficio", señala el comunicado

Además, la entidad se refirió  a la mención que hizo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre la organización en su cadena nacional desde la inauguración de Tecnópolis, indicando que FOPEA "defiende a todos, y para ello tiene un sistema de alerta y protección en todo el país, formado por periodistas que con su trabajo voluntario colaboran con esta misión tan decisiva para la democracia argentina"

"Sobre la acción judicial que afectó hoy al periodista Víctor Hugo Morales, nuestros monitores comenzaron de inmediato la recolección de la información pertinente. Seguiremos trabajando en el caso en busca de toda la documentación, analizándolo en detalle cómo hacemos siempre con todos los casos, sin importarnos las posiciones políticas del profesional afectado", indicaron

- postaporteñ@ 1434 - 2015-07-18 12:46:57
postaporteñ@_______________________________

Acoso racista en Cidesol S.A.???

Ante el despido efectuado el 17 de marzo de una obrera (LORELEY CORBO), especializada en fotomecánica, se reproduce la siguiente declaración de Cidesol  que es la empresa del diario La Juventud, imprenta perteneciente al grupo político Movimiento 26 de Marzo

DECLARACIÓN DE CIDESOL ANTE LA COMISIÓN DE LEGISLACIÓN DEL TRABAJO DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES ANTE DENUNCIA DEL SINDICATO DE ARTES GRÁFICAS

Comisión de Legislación del Trabajo
REPRESENTANTES DE LA EMPRESA CIDESOL S.A. (DIARIO LA JUVENTUD)

Versión taquigráfica de la reunión realizada el día 15 de julio de 2015

Preside: Señor Representante Fernando Amado (Vicepresidente).
Miembros: Señores Representantes Carlos Coitiño, Claudia De Los Santos, Wilson Ezquerra, Benjamín Irazabal y Gerardo Núñez.
Delegado de Sector: Señor Representante Carlos Pérez.
Asiste: Señor Representante Carlos Reutor.

Invitados: Por la empresa CIDESOL S.A. (Diario La Juventud), señores Miguel Beloqui, Director, Camilo Barzi, Silvana Dogrham, Alejandro Jorysz, y doctora Valeria Pérez Rosas, asesora legal.

SEÑOR PRESIDENTE (Fernando Amado).- Habiendo número, está abierta la sesión.
La Comisión de Legislación del Trabajo tiene el honor de recibir a una delegación de Cidesol S.A., (Impresora del diario La Juventud), integrada por su Director, el señor Miguel Beloqui; la asesora legal, doctora Valeria Pérez Rosas; la señora Silvana Dogrham y los señores Camilo Barzi y Alejandro Jorysz.
Esta comisión recibió a una delegación del Sindicato de Artes Gráficas, quienes formularon una serie de denuncias acerca de la situación laboral en ese lugar de trabajo. Hemos remitido a la empresa la versión taquigráfica, a fin de que tuvieran conocimiento de las distintas denuncias planteadas. Cuando alguna delegación plantea denuncias, es de estilo de esta comisión recibir a la contraparte; es la gimnasia habitual que realizamos.   Nosotros no dictamos sentencia; simplemente somos un resorte parlamentario que intenta ayudar para generar espacios de diálogos cuando hay problemas y también una caja de resonancia para quienes viven dificultades en el ámbito laboral y encuentran en esta comisión un lugar donde poder plantear sus problemas.
Con gusto, les cedemos la palabra.

SEÑORA PÉREZ ROSAS (Valeria).- Soy abogada de la empresa.
En primer lugar, agradecemos la invitación para poder exponer nuestro punto de vista.
Básicamente, voy a hacer una síntesis de las instancias judiciales en las que hemos intervenido a raíz de este suceso. Sin perjuicio de la narración de los hechos que va a realizar el representante de la empresa aquí presente  también vamos a contar con la narración de algunos testigos que participaron en los hechos, me gustaría sintetizar los fundamentos legales y jurídicos que se han manejado en el proceso judicial, así como las instancias ante la Dinatra que, a nuestro entender, fundamentan la decisión que adoptó la empresa con respecto a la señora Loreley Corbo.
 Lo primero que queremos destacar es que en este caso no ha existido ningún desacato a un fallo judicial, por la sencilla razón que la sentencia del Tribunal de Apelaciones de Trabajo no está firme. En efecto, hubo un proceso judicial con dos sentencias contradictorias. La sentencia de primera instancia no hizo lugar a la pretensión de reinstalación y, la de segunda instancia, revocó a la de primera instancia. Por tanto, la empresa, totalmente asistida de derecho, y cumpliendo los requisitos exigidos legalmente, interpuso el recurso de casación el 4 de junio de este año, el que además fue admitido por el Tribunal de Apelaciones  la regularidad del recurso en esa primera instancia, que es el control de admisibilidad por el Tribunal de Apelaciones se franqueó  y el asunto actualmente se encuentra a estudio de la Suprema Corte de Justicia. Esto es lo primero que nos gustaría aclarar por lo que se ha manifestado por parte de la delegación sindical en el sentido de que no había de nuestra parte un acatamiento de una decisión judicial.
En primer lugar, queremos manifestar que no es correcto lo que maneja la delegación sindical respecto a que es dudosa la admisibilidad del recurso de casación. Para la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia es admisible el recurso de casación en este tipo de procesos. Por lo tanto, no hay nada ilegítimo en el proceder de la empresa que ha articulado sus defensas e interpuesto los correspondientes recursos en un todo de acuerdo a la ley.
En segundo término, queremos rechazar enfáticamente en esta oportunidad, así como lo hemos hecho en la instancia judicial y ante la Dinatra, cualquier imputación respecto a represión o prácticas antisindicales de la empresa. Tal como manifestamos al contestar la demanda que planteó en el proceso judicial la señora Corbo, en donde además proporcionamos abundantes pruebas en tal sentido, el diario La Juventud siempre ha sido respetuoso del ejercicio de la libertad sindical así como de todos los derechos que asisten a los trabajadores, pues es una empresa constituida por trabajadores que lejos de reprimir sus derechos, tiene como finalidad contribuir al logro pleno de los mismos.
En la empresa conviven trabajadores sindicalizados y no sindicalizados, no existiendo discriminación ni diferencia en el trato propiciado por la empresa a unos y otros. Las acusaciones que se realizaron pues, antes en el proceso judicial y ahora ante esta comisión, son infundadas y expresadas con absoluta vaguedad. Se refieren a agresión verbal, a insultos, incluso a violencia física pero sin especificar concretamente en qué consisten y sin dar el más mínimo detalle de los supuestos sucesos que han acontecido. La empresa siempre ha permitido el ejercicio de la libertad sindical, habiéndose constituido en sindicato en el año 2004, el que sigue existiendo, sin que en este período extenso de más de diez años haya habido algún tipo de denuncia respecto a comportamiento antisindical. Durante este período solo dos trabajadores sindicalizados fueron despedidos durante los años 2013 y 2014 por cuestiones de reestructura o disciplinarias, desvinculaciones que fueron negociadas y acordadas con la intervención, justamente, de Loreley Corbo por el sindicato y la asesora del sindicato, doctora Isabel Cammarano, abonándose en todos los casos lo que por derecho correspondía.
Durante todos estos años han sido múltiples las tareas y actividades sindicales en las que han participado los trabajadores de Cidesol S.A., que fueron coordinadas por su sindicato, paros, acciones y medidas gremiales convocadas por el PIT-CNT, inclusive imprimiéndose muchos de sus afiches y volantes para tales actividades en la empresa Cidesol S.A.
La delegada Loreley Corbo, ha concurrido a las asambleas, incluso, a las correspondientes a la comisión directiva del Sindicato de Artes Gráficas, asistiendo a reuniones regulares todos los lunes y demás actividades relativas a esa función como concurrencias a audiencias en Montevideo y en el interior, donde hizo uso sin ninguna restricción al respecto por parte de la empresa de su licencia sindical de acuerdo a la ley y su reglamentación, siendo además la empresa especialmente flexible a la hora de requerirle una justificación para el uso de dicha licencias. Todo esto que estoy manifestando fue profusamente probado en el proceso judicial donde los testigos de ambas partes corroboraron todos estos extremos.
En ninguna de las declaraciones del expediente que hemos remitido a esta comisión existe alguna  alusión de restricciones sindicales, más allá de esas manifestaciones vagas que manifesté.
También rechazamos absolutamente las imputaciones que realiza Loreley Corbo que refieren a la existencia de conductas discriminatorias u hostiles de cualquier tipo respecto a los trabajadores afiliados. Específicamente y respecto al caso concreto de la delegada Loreley Corbo, rechazamos que su despido obedezca a razones sindicales, sino que el mismo obedece al episodio de inconducta severa e inadmisible que será narrado por el señor Miguel Beloqui aquí presente, y por la víctima de esa situación  también aquí presente , señor Alejandro Jorysz.
Ese episodio, además, fue reconocido por la propia señora Loreley Corbo ante la Dinatra y esta comisión en la que refiere, justamente, que hubo intercambios de insultos. Más allá de que luego se va a explicar acá, cabe señalar que tanto los insultos como las provocaciones partieron de ella.
Las imputaciones de la señora Loreley Corbo al respecto son vagas en el momento de plantear la demanda y también en su intervención en esta comisión. No especifica ni antes ni ahora concretamente cuáles fueron los hechos constitutivos de persecución sindical. Refiere simplemente, tanto durante el proceso judicial como en esta oportunidad, a la reunión mantenida el 12 de marzo de 2015 con el señor Miguel Beloqui, en la cual supuestamente se habrían planteado una serie de reivindicaciones, pero esta reunión fue simplemente una más de las tantas que han existido y existen en la empresa para pretender encontrar en forma consensuada una solución a la difícil situación financiera que anualmente atraviesa la empresa durante los meses de febrero y marzo que, en ocasiones, trae aparejado algún atraso en el pago de los salarios, sin poseer la misma algún contenido especial ni  reivindicación sindical concreta.
Queremos resaltar que tampoco se aclara concretamente por el sindicato ni antes ni durante esta comparecencia cuál fue el supuesto planteo realizado en esa reunión. En esta comisión se refieren a que hubo un planteo pero no se dice cuál fue el que  estaba en trámite en esa reunión.
Reiteramos que fue una reunión en la que se trató el pago de los viernes. Queremos resaltar que los atrasos no eran de más de un par de días. Además, debe tenerse en cuenta el beneficio que implica para los trabajadores este pago fraccionado en forma semanal del salario y el esfuerzo que significa para la empresa, sobre todo, en los meses de febrero y marzo de cada año.
Por lo tanto, el despido obedeció a la conducta de la señora Corbo, quien ya venía desplegando un ilegítimo acoso en perjuicio de los trabajadores no sindicalizados mediante insultos y relegándolos, llegando a situaciones extremas en las que se les negó el saludo y el diálogo. Este hecho fue reconocido por la señora en la demanda, donde manifiesta haber optado por evitar todo contacto, desde el saludo al mínimo diálogo; esto también está probado en el expediente judicial. Estas conductas contrarían las más elementales normas de convivencia, buena fe y respeto que deben existir en un ambiente laboral. Se trata de una conducta absolutamente ilícita y reprochable, máxime si tomamos en cuenta su calidad de delegada sindical.
Este comportamiento ilegítimo alcanzó su máxima expresión en el suceso ocurrido con el trabajador Jorysz  aquí presente, quien fue víctima de acoso laboral y conducta discriminatoria por parte de Loreley Corbo. Estos hechos fueron reconocidos por ella en la reunión mantenida con el director de la empresa, el señor Beloqui. Al día siguiente del suceso, admitió haberse extralimitado. Ahora, pretende tergiversar los hechos para justificar su inadecuada actitud.
Toda esta situación, que provocó en el trabajador en cuestión severos daños desde el punto de vista físico y moral, fue denunciada por él ante la Inspección General del Trabajo. Actualmente, se encuentra en trámite en dicha Inspección una denuncia de acoso laboral planteada por el trabajador.
Entonces, la decisión de la empresa fue tomada por los motivos aludidos y es avalada por la normativa nacional e internacional. Me refiero, por ejemplo, a los Convenios Internacionales de Trabajo 144, 148 y 161  ratificados por Uruguay  y a la Declaración Sociolaboral del Mercosur. Estas normas obligan al empleador a velar por que todos sus trabajadores ejerzan sus actividades en un ambiente de trabajo sano y seguro, que preserve su salud física y mental.
El despido de la trabajadora obedeció a causas vinculadas a sus conductas y encuadra en la hipótesis de causa razonable, prevista por la Ley N° 17.940. Todos sabemos que esta ley no tiene por finalidad que el delegado sindical se ampare en tal calidad para incumplir el contrato de trabajo, otorgándole una inmunidad absoluta. Por el contrario, esta ley es amplia a efectos de permitir la justificación del despido cuando existan razones de conducta del trabajador, con la única limitante de que no sea algo caprichoso. Precisamente, eso fue lo que aconteció en este caso.
Todos estos extremos fueron plenamente acreditados en el proceso laboral.
Además, todos los testigos que declararon en la extensa audiencia celebrada en dicho proceso  los propuestos tanto por la actora como por la demandada  refieren claramente a que la causa del despido fue el incidente del 16 de marzo ocurrido con el señor Jorysz. Los únicos testigos presenciales son los trabajadores Graciela Santamaría y Camilo Barzi, aquí presente. Ellos declararon con detalle el lamentable episodio de ese día: la agresión de esta señora a otro trabajador y la provocación que ella realizó. La víctima del acoso, el señor Jorysz, narró el incidente en forma coincidente con los testigos presenciales. También declararon extrabajadores una de ellas la señora Silvana Dogrham, aquí presente  que en su momento fueron víctimas de situaciones similares, al punto de tener que renunciar debido al acoso ejercido por la señora Corbo.
Por otra parte, en el expediente judicial todos los testigos refieren también a la tolerancia y al aliento de la empresa en el ejercicio de los derechos sindicales, y señalan que en el momento del despido no existía ninguna reivindicación específica en curso.
Queremos destacar que los trabajadores Javier Moreno y Pablo Blanco, quienes comparecieron ante esta comisión, no fueron testigos presenciales del suceso. Si bien en alguna parte de su exposición parecería que fueron testigos presenciales, lo cierto es que no lo fueron.
Por estos motivos, resulta acorde a derecho la sentencia de primera instancia, que relevó adecuadamente la probanza incorporada en esa extensa audiencia  donde declararon muchísimos testigos  y, sobre todo, la abundante prueba testimonial. Se entendió que existió justa causa para el despido, que no se configuró un despido antisindical y que quedaron probados el mal relacionamiento de la actora con los trabajadores no sindicalizados y las agresiones a un trabajador de la empresa.
Contrariamente, creemos que la sentencia de segunda instancia ha infringido la norma de derecho, razón por la cual interpusimos el recurso de casación, que fue admitido por el tribunal y que está a estudio de la Suprema Corte de Justicia.
La sentencia de segunda instancia expresa en forma errónea que la causal de exoneración invocada por nuestra parte fue la de notoria mala conducta. A partir de allí, realiza un análisis sobre la configuración de la causal, que entiende no justificada. Ahora bien, aun entendiendo nuestra parte la gravedad de la conducta que ameritaría el calificativo de notoriamente mala, no fue esa la causa esgrimida por la empresa. En el proceso judicial alegó la existencia de causa razonable vinculada a la conducta de la trabajadora, tal como expresa el artículo 2º de la Ley N° 17.940, que establece que el despido debe guardar razonabilidad con el hecho acaecido y que no debe tener un móvil sindical.
Además, la sentencia de segunda instancia infringe las normas de valoración de la prueba, prescindiendo de todos los testigos propuestos por nuestra parte, simplemente porque no estaban sindicalizados, cuando son los únicos que presenciaron el episodio.
Todos estos errores del fallo de segunda instancia son los que pusimos de manifiesto en el recurso de casación, que se encuentra en trámite. Aclaro que vamos a dejarles copia del recurso, de nuestra contestación y de la sentencia en primera instancia.
Por tanto, no es cierto que se haya ganado el procedimiento judicial  como manifestó la asesora del sindicato  ni que exista desacato a la decisión judicial, como también se dijo en esta comisión. Como dijimos, la sentencia no está ejecutoriada. Nosotros interpusimos un recurso de casación, que está en trámite y cuya admisibilidad no solo no se encuentra en discusión sino que está reconocida por la jurisprudencia.
Debe estarse, entonces, a las resultas de este proceso judicial, no correspondiendo intervención de ningún otro órgano ni de ningún otro Poder. No corresponde intervención del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social  como se ha manifestado en esta comisión  para indagar sobre el cumplimiento o no de un fallo judicial, ya que ello violentaría el principio fundamental de nuestra democracia: la separación de Poderes.
Muchas gracias.

SEÑOR BELOQUI (Miguel).- En principio, quiero explicar que la intervención de la abogada responde a nuestra intención de dar respuesta a las dudas e interrogantes que quedaron planteadas en la reunión anterior.
Vamos a hacer nuestro planteo desde cero, porque esta es la primera oportunidad que tenemos de presentar nuestro enfoque sobre este problema. Hasta ahora nuestra actuación siempre ha sido en respuesta a las iniciativas del sindicato: nos citaron en dos ocasiones a concurrir a la Dinatra y también fuimos a los juicios que se procesaron en primera y en segunda instancia.
Antes de continuar, agradezco a la Comisión de Legislación de Trabajo de la Cámara de Representantes la invitación a concurrir a esta reunión para recibir nuestra opinión sobre la situación planteada por el SAG en la reunión del 16 de junio. Nos produce una gran motivación conocer el interés de la comisión por conocer nuestra opinión.
Hemos recibido y leído detenidamente la versión taquigráfica de la reunión de la comisión con el SAG. Por eso, consideramos fundamental proporcionarles nuestra opinión no solamente sobre los planteos del SAG sino también sobre los hechos acaecidos en nuestra empresa, muchos de los cuales no se han dado a conocer.
Con esa intención, y a efectos de aportar mayor objetividad y enriquecer la información, hemos pedido que nos acompañen algunos de los participantes e involucrados directamente en los hechos más relevantes de la situación que se vive en la imprenta Cidesol S.A.
A continuación voy a leer un resumen del primer relato de los hechos concretos que recibí directamente de la persona que desencadena esta situación: "Insultos racistas y amenazas de la delegada Loreley Corbo hacia el trabajador Alejandro Jorysz el día lunes 16 de marzo de 2015.- El pasado lunes 16 de marzo, cerca del mediodía, sucedió el episodio en cuestión. Yo no me encontraba en la imprenta, pero cuando llegué poco después de las 15 horas, la señora delegada Loreley Corbo me pide para hablar porque había tenido una discusión grave con otro trabajador. De esa manera, con sus propias palabras, recibo el primer informe sobre los hechos. Según su relato, todo comienza cuando ella llega ese día a trabajar y al entrar en la recepción encuentra a Camilo en su escritorio, con el termo, y a Alejandro, que estaba sentado en otro escritorio, a su lado, hablando por teléfono y tomando un mate recién cebado. Loreley se enfurece e increpa inmediatamente a Camilo, diciéndole por qué no había 'obedecido' sus instrucciones de que Alejandro tenía prohibido tomar del mismo mate que toman los trabajadores. Esta 'prohibición' era desconocida para mí, pero ella me explica enseguida que lo acusa a Camilo 'porque a él sí ya se lo había dicho muchas veces', y a continuación le sigue reclamando a Camilo que entonces ahora ella 'tendría que lavar y desinfectar todo, el mate y la bombilla', porque 'el otro', Alejandro, había tomado del mate de los trabajadores.- Siguiendo con su relato, después de este primer intercambio en la recepción ella se fue para su lugar de trabajo y Alejandro subió al suyo, en el primer piso. Pero al poco tiempo Loreley observa que Alejandro volvió a bajar y me explica que 'ella se da cuenta' que venía con intenciones de agredirla 'porque la venía buscando', y entonces ella lo enfrenta, y me relata todos los insultos que usa contra él en ese momento, entre los cuales me reitera que le dijo varias veces 'judío mugriento', y me explica que se lo dice directamente y en la cara porque 'él era eso' y 'ella no le tenía miedo', y lo desafía a encontrarse en cualquier lugar en la calle, fuera del trabajo, donde lo puede enfrentar personalmente para tratarlo como se merece.- Finalmente, también me reconoce que ella era muy consciente de que su conducta la hacía merecedora de la sanción de despido. Pero me advierte que ella 'necesita el trabajo' y, desafiante, termina diciéndome: 'Vos sabrás lo que hacer'.- Loreley no mencionó en ningún momento ni una sola forma de agresión concreta, ningún acto agresivo de Alejandro. Por sus dichos, Alejandro no la golpeó, no la agarró, no le hizo ni siquiera un amague para asustarla, no la miró fijo... nada.- Por otra parte, ella no tenía ninguna lastimadura, ningún machucón, ni siquiera estaba asustada.- Por sus propios relatos, todo lo que se había dicho, y se había escuchado, fue dicho por ella, y Alejandro ni siquiera le pudo retrucar uno solo de sus propios insultos; ella no menciona en ningún momento ninguna palabra que él hubiera dicho.- Loreley no me expresó en ningún momento alguna idea de arrepentimiento, ni de lamentar lo sucedido, todo lo contrario; no tenía ninguna duda sobre lo correcto y totalmente justificado de su actuación".
Los testimonios de Alejandro Jorysz y Camilo Barazi pueden confirmar y ampliar los detalles de los agravios e insultos de Loreley, y por eso solicito que ellos continúen con sus relatos.

SEÑOR JORYSZ (Alejandro).- Es la primera vez que hablo fuera del ámbito de trabajo.
Dejé de trabajar en una empresa en la que me desempeñé durante cinco o seis años y hace más de un año y medio que me incorporé a la plantilla de Cidesol. Desde que ingresé a la empresa me relacioné normalmente con todos los trabajadores; inclusive, con Loreley Corbo, delegada sindical; más allá de algunos comentarios o actitudes, no tenía ningún motivo para tener problemas con ella.
Transcurridos más o menos seis meses de trabajo, sin ningún motivo ni desencadenante  leí la versión taquigráfica, donde se dice que a partir de cierto momento se corta el diálogo con nosotros; creo que dice que a partir de la lamentable muerte de un compañero de la imprenta  se cortó el diálogo. Loreley cortó el diálogo de un día para otro conmigo  el diálogo y el saludo , aun estando vivo Pablo Moreno  es decir, no se corresponde con lo que dijo en esta Comisión , pero no fue, como dijo acá, para evitar problemas que ya habían ocurrido. Ella no solo cortó el diálogo y el saludo, sino que comenzó un hostigamiento diario hacia mí, de todo tipo. En el testimonio que presenté, consta todo lo que viví durante un año, diariamente, porque no fue que cortó el diálogo y el saludo para evitar problemas y cada uno siguió su vida en la imprenta: yo conviví todos los días en el ambiente laboral con esa actitud. Para que yo pudiera desarrollar mi trabajo, era necesario que me comunicara con ella, y así se lo manifesté a la dirección de la imprenta en repetidas oportunidades; me plantearon que siempre evitara los problemas, que era conocido el temperamento de Loreley, pero que era su decisión, y que yo me dedicara a hacer mi trabajo. Es decir, yo tenía dos trabajos: mis tareas de vendedor y el de sortear todas las dificultades que me planteaba Loreley, no solo laborales, saboteando mi trabajo, sino también personales, al no hablarme. Yo fui agredido por ella todos los días durante un año.
Quizás por eso se hable del "carácter de los trabajadores militantes". Seguramente, yo no hubiera soportado este tipo de problemas en otro trabajo sin denunciarlo. Me siento muy cómodo trabajando en esta imprenta, y todos estos problemas, más allá de los disgustos y enojos, eran llevables.
Loreley Corbo hace más de once años que trabaja en la imprenta y llegó al extremo de decirle a clientes, cuando algo tenía que ver conmigo: "Eso tenés que arreglarlo con él, porque yo con basura no tengo nada que ver".
Cuando ella entraba a un lugar y me veía  no compartimos ámbitos de trabajo; ella trabaja en taller gráfico y yo trabajo en la parte comercial  decía sistemáticamente: "¡Qué olor a mierda que hay acá!".
Evidentemente, le hablaba mal de mí a todos los trabajadores, se refería a mí con insultos y demás. Acostumbra a hablar a los gritos, y por eso yo la he escuchado en repetidas oportunidades insultarme, referirse a mi condición de judío, es decir, "judío mugriento", "judío sucio", "judío de mierda"; esto era cotidiano en la imprenta.
Luego de sucedido todo esto  sin saber que la señora Loreley Corbo luego sería despedida, y mucho menos que se presentaría un recurso de amparo para que fuera reintegrada, luego de lo que voy a narrar que ocurrió, plantee que la situación iba a ser más difícil de sobrellevar que lo que pasaba a diario y que yo soporté a lo largo de todo un año. Por eso, a raíz de esto y viendo la posibilidad de que Loreley Corbo fuera reintegrada, yo radiqué una denuncia de acoso laboral en la Inspección del Trabajo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, cuyo expediente lleva el número 2015-13-7-0002837; este trámite se encuentra en curso al día de hoy, a la espera de que se asigne un abogado para estudiar el caso.
Se habla de que esto surgió como consecuencia de la discusión natural entre dos personas. Bueno, para empezar, eso no es así. Además, mi actitud siempre fue la de soportar, evitar y, sobre todo, velar para que no se notaran este tipo de situaciones, que no son nada agradables. Evidentemente, yo trataba de hacer todo lo posible para no recibir este tipo de insultos a diario.
Sobre lo ocurrido ese día, no se dan detalles por parte de la delegada sindical y sí se aportan datos que son totalmente falsos, son mentira. El problema comienza  tal como narró el director Miguel Beloqui  en un ambiente de trabajo: la recepción de la imprenta. Yo estaba sentado en un escritorio, como todos los días, hablando por teléfono con un cliente, tomando un mate que me había cebado Camilo Barzi  aquí presente , y que tuve que dejar sobre el escritorio porque la compañera Gabriela Santamaría me pasó una llamada. Loreley ingresó a la imprenta, fue directo a su taller  la vi pasar por la recepción, volvió a hablar con Camilo y sin mediar palabra, al advertir que estaba el mate  yo continuaba hablando por teléfono, comenzó a los gritos pelados, a un metro de mí, a recriminarle a Camilo por qué yo estaba tomando mate y le increpaba que yo no podía tomar de ese mate. Yo estaba acostumbrado a los gritos de ella, a sus insultos, y estaba preocupado por mantener el hilo de la conversación, aunque advertí que ella decía, por lo menos en dos oportunidades, que tendría que desinfectar todo, el mate y la bombilla. Esto era a los gritos pelados, mientras yo hablaba, al punto que tuve que cortar la conversación telefónica.
Mientras tanto, cuando Loreley se iba de la recepción enojada, por primera vez en un año le dirigí la palabra y reaccioné ante las cosas que dijo. Sentado desde el escritorio, con ella fuera de la recepción, lo único que hice fue preguntarle por qué me decía esas cosas si yo, en un año, no le había hablado ni le había hecho absolutamente nada. Reaccioné en ese momento, porque realmente ya no sabía cómo manejar esa situación.  De hecho, ella se fue para su taller; eso es lo que falta en la narración tanto de ella como de Miguel, que lo que tuvo fue la versión que ella le comentó.
Yo quedé muy alterado después de eso por cómo se había dado todo. No sabía si ir a hablar con ella para decirle que había ciertas cosas que no podían seguir pasando, que no podía franquear. No sabía si irme, por lo enojado que estaba. Al final, me fui a la planta de arriba, donde yo también tengo parte de mis tareas. Fui hasta allí para serenarme, como en varias oportunidades me pasaba; la idea era alejarme, calmarme. La verdad es que me costaba calmarme, porque estaba más alterado que de costumbre. Intentando calmarme, empiezo a escuchar que Loreley, desde la recepción, nuevamente estaba a los gritos pelados, diciendo: "Este mugriento, este sucio. Yo no le falté el respeto". Y repetía: "Este mugriento, este mugriento, este mugriento". Yo trataba de calmarme, pero se escuchaba desde un piso de arriba: "Mugriento, mugriento, mugriento". Entonces, bajé. Cuando fui a bajar la escalera, realmente estaba enojado. Pero como a diario tenía que evitar los problemas, me fui serenando mientras bajaba por la escalera. Cuando quedé enfrentado a ella  a una distancia similar a la que tengo con el señor presidente de la Comisión, Fernando Amado, le pregunté a quién le estabas diciendo todo eso.  Ella se acercó a mí, y me dijo en la cara que me lo decía a mí. Le pregunté por qué me decía eso y, en la cara, me dijo que era porque era un judío sucio, un judío de mierda, un judío mugriento, porque era un puto. Luego, siguió de largo y yo  anonadado porque si bien me había dicho de todo, nunca creí que llegara a ese estado  caminé detrás de ella a cierta distancia, escuchando lo que decía. Ella me siguió insultando. Además de calificarme de alcahuete y de mala persona, una cantidad de cosas, volvió a repetir los mismos insultos iniciales. Yo, sin decir una sola palabra, escuchaba, anonadado, todo el rosario de cosas que me decía.
Ella se fue al taller con una trincheta en la mano, porque trabaja con ese elemento. Yo le digo: "Loreley, ¿vos te das cuenta lo que estás diciendo? ¿Por qué decís todo esto?". Me contestó que lo hacía porque sabía perfectamente qué tipo de persona era yo y qué era lo que había que hacer con gente como yo. Me dijo que sabía con quién hablar. Me manifestó que si quería, yo la  echara, diciendo: "A la gente como ustedes les gusta echar gente". Siguió así, ya al borde de una cosa totalmente ilógica teniendo en cuenta cómo había surgido.
En un momento, hervía del enojo. Ahí entré a calmarme, porque hasta se entró a naturalizar la cosa. Luego de tanto insulto, me entré a calmar un poco. Luego, Loreley dijo el absurdo de que nunca más en mi vida  juraba por ella y no sé qué  yo iba a volver a tomar del mate de los trabajadores. Le pregunté por qué, dio una explicación incoherente totalmente, y ahí me retiré. Volví a la recepción. Estaban Camilo y Graciela, mirándome.
Todo lo del inicio fue frente a la recepción, con Camilo y Graciela presentes allí. Volví a la recepción y dije: "Me voy a retirar, me voy a ir". No sabía cómo manejar la situación. Habían pasado cinco minutos. Me fui afuera, me senté, traté de calmarme, pero no me calmaba. Me fui, y volví a la imprenta como tres o cuatro horas después del horario en que ella se iba, para asegurarme de que no estuviera. Naturalmente, le comenté al señor Beloqui qué fue lo que sucedió, aunque no con este lujo de detalles. Era habitual comentarle a Beloqui este tipo de cosas; también hablábamos de cuestiones de trabajo. Pero si cada cosa que ella me hacía a diario se lo decía al señor Beloqui y ampliábamos sobre eso, nunca hubiésemos hablado de trabajo. Yo le comento las cosas que habían sucedido y Beloqui me dijo que me lo tomara como siempre, con las mismas recomendaciones. Lo escuché y ta, no dije mucho más. Solo le expresé: "Esto fue un poquito distinto a como siempre". Fue nada más que eso.
Relato con todos los detalles porque me interesa decir cómo fueron las cosas, me interesa decir que yo en ningún momento proferí ni un solo insulto. Las tres o cuatro cosas que pude haberle dicho a Loreley, no ese día ni en ese momento, sino durante un año entero fueron: qué me estaba diciendo, por qué me decía eso y por qué me lo decía de esa forma; absolutamente nada más. Esa fue la tesitura que yo adopté, para poder trabajar a diario en esa imprenta y porque eran las condiciones que me pedían los compañeros de la imprenta para moverme en ese ámbito laboral.
Lo dije con lujo de detalles y contando movimientos para que no se crea que entremedio yo pude haber puesto una cara, etcétera. Esto fue lo que ocurrió. Ni siquiera le manifesté a Beloqui que no podía trabajar ahora con ella; nada.
A la otra mañana, fui a trabajar a la imprenta como siempre. Durante la mañana, tenía coordinada una visita médica de rutina y me fui antes. Quizás, coincidí una hora en el trabajo con Loreley, sin haber intercambiado ni una sola palabra, sin habernos visto, y luego me retiré. Quedé muy alterado con esa situación y no sabía cómo enfrentar los días siguientes. De hecho, no fui a trabajar durante dos días a la imprenta porque, realmente, estaba muy conmocionado por lo que había pasado. Cuando me reintegro, me entero de que, al otro día de lo sucedido, Loreley ya no trabajaba más en la imprenta.
Quiero mencionar un detalle porque hace cierto tipo de referencia a eso la doctora. Yo me reintegro el viernes y, además, ese es el día en que tienen la primera audiencia en la Dinatra. El sábado, al retirarme a las ocho de la noche de la imprenta, cuando yo me encontraba en la parada del ómnibus, sale un trabajador de la imprenta y me plantea, de muy buenos modos, la preocupación porque Loreley quedara sin trabajo. Me dice que él sabía que yo no tomaba decisiones, restando cierta importancia a lo sucedido, pero dando cuenta del  planteo de ellos de que se trataba de un trabajador de la imprenta perteneciente al sindicato. Javier Moreno  que estuvo presente en esta comisión  me planteó la situación de muy buenos modos  él también hacía tiempo que no me hablaba  y me dijo que quería hablar conmigo porque me consideraba una buena persona; que él no me hablaba por ciertos temas que hubiesen ocurrido, pero que sabía que yo era una buena persona y podía entender. Me preguntó si estaba a mi alcance hacer algo para revertir la situación, que con una sanción capaz que se podía arreglar el asunto. Yo tomé de muy buenos modos lo que me dijo, por más que me habló como por media hora. Le dije que sí, que era tal como él decía, que yo no podía tomar ningún tipo de decisión, pero que me parecía muy bien que viniese a dialogar conmigo y que yo podía hablar con quien tuviera afinidad para trasladar esa preocupación.
Javier me planteaba que estaba muy preocupado porque esto ya no estaba en manos de ellos, es decir, de la comisión interna, donde, en ese momento, además de Loreley, había tres afiliados más. Me dijo que la pelota estaba fuera de la imprenta y que había gente decidida a hacer de esto algo muy grande, con grandes problemas; que realmente no sabía de qué se trataba, que todos íbamos a salir perjudicados, tanto ellos como nosotros, y a ver si se podía resolver  de alguna manera. Yo tomé muy bien lo que me dijo y le expresé que lo iba a hablar, que me parecía muy sincero lo que me planteaba. Llegué a decirle solamente eso y él se retiró.
No quiero hacer ningún tipo de vinculación con eso, pero debo decir que, un minuto después, yo recibí una paliza en la parada del ómnibus, por parte de dos personas que no conozco ni reconozco. Yo soy militante político también y conozco a la gente de la vuelta, como se dice. No reconozco el tipo de práctica, pero recibí una paliza y, al otro día, domingo  eso fue un sábado, terminé internado  tuve dos operaciones , no por la golpiza, sino por una cuestión de cálculos en los riñones. Pero, evidentemente, toda esta situación de nerviosismo que tuve que pasar esa semana y de golpes que me propinaron, me afectó. Hay temas que me hubiese gustado atender, de denuncias o cosas que después me explicaron que hubiesen sido correctas de hacer por lo que había pasado. Estuve días internado, fui operado; estuve quince días más en reposo, hasta la nueva operación. Luego, me reintegré a trabajar.
Estas eran las aclaraciones que quería hacer respecto a lo ocurrido ese día.

SEÑOR BARZI (Camilo).- En primer lugar, quiero decir que lo que comenta Alejandro ocurrió de esa manera, tal cual lo describió. Es cierto que yo habitualmente tomo mate en la recepción y con los compañeros que estén en ese lugar.
Ese día, sinceramente, la forma en que entró la señora Loreley, con esa virulencia desmedida, preguntando por qué le había dado un mate a "ese" y que ahora iba a tener que desinfectar el mate, etcétera, convirtió todo en una situación violenta, inclusive hasta para quienes no sufrimos la agresión. Tanto es así que luego de que Alejandro le increpara por qué le decía eso y de todos los agravios que sufrió, una vez que se retiró de la imprenta Alejandro, yo fui a hablar con ella  como hacía habitualmente con cualquier arranque de locura que tuviera o contra quien arremetiera; Alejandro no era el primero contra el que se tiraba de esa manera  para plantearle que aflojara, que bajara la pelota al piso
Como ella ve provocadores en todos lados, en ese caso, el provocador era yo porque le había dado un mate a Alejandro. Entonces, me di media vuelta y me fui. Le dije: "No hablo más contigo". En definitiva, era la única persona que quedaba a quien ella le dirigía la palabra. En toda la imprenta, de los veinte y pico de trabajadores, a algunos no les hablaba porque eran unos judíos mugrientos, a otros porque eran unos sucios, a otros porque no sé qué.
La situación con Alejandro explota en ese momento para este lado; el tema es que anteriormente había explotado para el otro lado. Hubo compañeros que ante diferentes agravios o situaciones de presión por parte de una persona mayor, se fueron. En la imprenta trabajan muchos gurises que no tienen experiencia laboral, como no la tenían muchos de los que vinieron a esta Comisión cuando recién entraron a trabajar en la imprenta, con veinte años de edad. Hubo varios compañeros que tuvieron que irse, por diferentes tipos de agravios: gente que del 26 de Marzo y gente que no era del 26.
Es cierto, nosotros somos una imprenta  esto es vox populi  en la que hay compañeros que son militantes del 26 de Marzo, muchos de los cuales hacen trabajos voluntarios.  Hay compañeros del 26 de Marzo que trabajan, son asalariados, están legalmente en planilla y no están sindicalizados; hay compañeros que no son del 26 de Marzo, son asalariados y sindicalizados, y otros que tampoco son del 26 de Marzo, son asalariados y tampoco son sindicalizados. Hay de todo. Cuando se ha despedido a algún trabajador ha sido por una notoria mala conducta y  como decía la doctora Pérez Rosas  de común acuerdo hasta con el propio sindicato. Tanto es así que de los trabajadores que fueron despedidos uno era del 26 de Marzo y no estaba sindicalizado  o sea que no hay una intencionalidad de nuestra parte  y el otro sí lo estaba y es hijo del redactor responsable del diario "La Juventud". Digo eso para que se entienda que las cosas no son tan lineales como a veces se quiere mostrar.
En lo personal, vine a Montevideo en el año 1994 a trabajar en la imprenta que en ese momento estaba en la calle Rivera  era otra empresa  y estoy desde los comienzos de la empresa Cidesol. O sea que he visto pasar por allí a innumerables compañeros, buenos, malos, de todo. Inclusive, los compañeros que formaron el sindicato junto con Loreley que eran del 26 de Marzo e integraban las listas y fueron convencionales de Asamblea Popular, o sea que no son gente extraña al partido político. Hoy se menciona a algunos compañeros que ya no están; algunos de ellos eran sindicalizados, precisamente, porque venían ya de una larga trayectoria de pertenecer al sindicato gráfico desde antes de trabajar en Cidesol y otros aprendieron el oficio gráfico allí, como tantos de nosotros que hemos pasado por todos los estamentos que existen en la empresa gráfica y hemos aprendido la gran mayoría de las cosas.
Sinceramente, en lo personal, me duele muchísimo que algunos compañeros hagan esa diferencia entre los que son sindicalizados y los que no porque nosotros jamás hicimos esa diferencia. Nos molesta  por lo menos a mí  que la abogada del sindicato diga que nos ven a todos como los patrones cuando trabajamos a la par de ellos y estamos sacando las papas del fuego en muchas situaciones.
Además, en la versión taquigráfica se menciona que se adeudaba dinero a los trabajadores y parecería que fuera un dinero importante y solo a los que son del sindicato, pero no es así. Como el pago habitual se ha hecho por semana, el tal atraso no existe porque se les paga plata por adelantado; si yo empiezo a trabajar y a la semana ya estoy cobrando  cuando en realidad tendría que cobrar al mes porque soy mensual , en realidad, a los quince días tengo dos semanas de sueldo adelantadas. Entonces, atraso no hay de ningún tipo. Me parece que hay gente que tiene otras intenciones a la hora de venir a una comisión a exponer motivos. Eso nos molesta mucho.
Inclusive, muy a la ligera algún integrante de esta comisión  quien en ese momento presidía la comisión  comparó a la empresa con otras donde se pega a las mujeres; también se dijo que a muchas empresas cuando se las invita no vienen, pero nosotros venimos, estamos acá dando nuestra versión de los hechos.
Además, hay cosas que hemos tolerado muchísimo a todo el mundo. Por ejemplo, jamás pedimos a ningún trabajador  sin excepción  que marcara una tarjeta o que tuviera un horario determinado, que marcara salida y entrada; en este sentido, hemos sido flexibles hasta por demás.
Claro, hay una denuncia por represión sindical, nos llevan a juicio donde la empresa tiene que demostrar que no hay represión sindical, y lo demuestra, porque hasta los testigos que pone el sindicato lo dicen y, sin embargo, desde que empezó este conflicto  por decirlo de alguna manera  hemos estado en boca de todo el mundo y recién ahora estamos dando respuesta a todo esto porque ni siquiera hemos salido en nuestro propio diario a decir algo y a contestar diferentes agravios, escraches y campañas publicitarias que se han hecho con plata de los trabajadores  no sé cuánto sale el minuto de publicidad en la radio de Kesman, pero me imagino que no debe ser barato  lo cual me preocupa mucho. Todo esto nos molesta demasiado.
Nosotros hemos tenido una actitud de buen relacionamiento con todo el mundo pero, por lo que hasta ahora se ha demostrado, no nos han pagado con la misma moneda, por decirlo así. Nos gustaría que esta situación quede clara.

SEÑOR BELOQUI (Miguel).- El mismo día de los incidentes relatados y detallados, el día lunes 16, pude hablar con Alejandro y con los demás testigos de los hechos, y conocer la versión completa con todos los detalles de lo sucedido. Los hechos ocurridos ese día mostraron la verdadera dimensión y profundidad que había alcanzado el acoso y la discriminación que Loreley había ejercido sobre Alejandro.
Ya sabíamos que Loreley no quería saludar a Alejandro ni le hablaba; ella misma me lo había informado y me lo recordaba cada tanto. A pesar de que esa era una forma de relacionamiento inapropiada entre compañeros de trabajo, yo lo había aceptado, lo venía tolerando con paciencia y le pedí a Alejandro que hiciera lo mismo, que evitara a toda costa cualquier conflicto con ella.
Para facilitar el trabajo de la imprenta y tratar de evitar posibles conflictos entre ellos, desde hacía varios meses habíamos tomado medidas de reestructura modificando la división de las tareas y cambiando la coordinación de algunos sectores de trabajo, pero frente al último episodio todas las precauciones resultaron totalmente insuficientes. Peor aún: con su conducta actual Loreley sobrepasó un límite sin retorno.
Como los detalles de los hechos han sido señalados en abundancia, quisiera pasar a plantear a la Comisión nuestra posición con respecto a esta situación, a modo de declaración.
Dice así:
"En el año del 70 Aniversario de la derrota del Nazismo.- La Humanidad entera celebrando el fin del Genocidio más atroz y bárbaro que ha vivido en toda su existencia. Una descomunal aberración que no se podrá borrar jamás de la Memoria pero que fue derrotada hace 70 años, y que año tras año la Humanidad entera reafirma la convicción y el compromiso de seguirla superando para evitar por todos los medios que vuelva a repetirse algo semejante

Declaración de Cidesol S.A. ante la Comisión de Legislación del Trabajo CRR, frente a los hechos vividos en nuestra empresa
1. Cidesol S.A. identifica como racistas, xenófobas, y antisemitas las expresiones utilizadas por Loreley Corbo, contra Alejandro Jorysz, trabajador de Cidesol S.A., el día lunes 16 de marzo
2. Expresiones racistas, xenófobas, y antisemitas utilizadas por Loreley Corbo contra Alejandro Jorysz, el día 16 de marzo de 2015.- 'Judío mugriento'.- 'Judío sucio'.- 'Judío de mierda'.- Juntamente con muchos otros varios y diversos insultos de absoluta bajeza
3.- Certeza absoluta del empleo de esas expresiones por parte de Loreley Corbo.- 3.1. Testimonio del agredido, Alejandro Jorysz.- 3.2. Dos testigos presenciales: Camilo Barzi y Graciela Santa María.- 3.3. Declaración de la agresora ante el titular de Cidesol S.A., Miguel Beloqui
4. Ausencia de desmentido. Loreley Corbo no ha negado en ningún momento la veracidad de estas afirmaciones. Ni ante la Dinatra ni ante el Juzgado
5. Cidesol S.A. condena el uso de esas expresiones de la forma más enérgica posible, ya que constituyen un agravio imperdonable en primer lugar para Alejandro Jorysz y al mismo tiempo para todos los integrantes de las empresas tanto su responsable como todos sus empleados
6. Repudia el intento de buscar un atenuante al carácter racista y xenófobo de estas expresiones con el argumento reaccionario de que son de uso popular en nuestra cultura, y por lo tanto inofensivas
7. Condena como especial agravante el hecho de que los insultos provienen de la delegada sindical de SAG
8  Pide a la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes, que incorpore esta declaración al conjunto de medidas que tomará para ayudar a la difusión pública de la situación".
Quisiera entregar una copia, no sé si el presidente puede hacernos un recibo sencillo.

SEÑOR PRESIDENTE.- Sí, no hay problema.

SEÑOR BELOQUI .- Muchas gracias.
Luego, quería continuar con un relato de una vivencia personal que tiene que ver con esta situación y que vivimos en el Penal de Libertad, que me tocó a mí, junto a muchos otros, en esa etapa de fascismo y dictadura.
En el Penal de Libertad conocí a Enrique "Quique" Jorysz,  el padre de Alejandro.  Era odontólogo y trabajaba en la policlínica del Penal de Libertad: un compañero muy querido por todos, como la mayoría, pero él, además, tuvo la oportunidad de cumplir un papel que fue agradecido por todos. Al trabajar en la policlínica odontológica del penal tenía oportunidad de convocar a los reclusos que necesitaban tratamiento odontológico y, de esa forma, podía ayudar a que distintos compañeros de diferentes pisos pudieran tener un contacto, lógicamente, clandestino, dentro del Penal, para poder acordar declaraciones en los momentos en que eran trasladados fuera del penal. El mecanismo era que cuando se conocían las citas de los procesos judiciales que se estaban llevando adelante e iban a ser trasladados al juzgado, previamente el padre de Alejandro, pedía que los compañeros que tenían que ir concurrieran a la policlínica. En el tiempo de espera, mientras se atendía a uno y a otro podían conversar entre ellos, para arreglar sus declaraciones. Ese era Quique Jorysz, el padre de Alejandro.
Además, en el Penal tuve oportunidad de presenciar el comportamiento de un oficial y de un sargento en otra circunstancia, en una requisa de su celda. Cuando estos oficiales iban a hacer las requisas, en el caso de Jorysz  además de todas las expresiones como "pichi de mierda" y demás  la expresión que se escuchaba, y que recibía a menudo, era la de "judío mugriento". También esto lo presencié.
Hoy en nuestra imprenta Cidesol S.A. tenemos a Alejandro que es hijo de este compañero entrañable y recordado de esos tiempos. Es imposible olvidar las experiencias vividas en aquella situación y, evidentemente, que la asociación es inmediata y automática cuando escuchamos esas palabras y esas expresiones, en este caso, dirigidas a Alejandro en nuestra propia empresa. No podemos tolerarlo y buscaremos todas las formas posibles para que podamos llevar esto a la práctica. Sencillamente, consideramos que es una situación extrema de violación de los derechos más sagrados y universales de humanidad, que hemos sufrido y soportado en carne propia en situaciones extremas también. Quería acompañar, entonces, con este relato.
Para continuar, vamos a hacer referencia a algunos puntos que están expresados en la versión taquigráfica, sobre todo, a un párrafo  que tiene relación con la delegada sindical. La abogada del sindicato, hablando de ella dice: "La compañera tiene once años de trabajo en la empresa, sin una sanción, sin ningún tipo de amonestación, ni siquiera una observación, con un cumplimiento total de su trabajo. Es cierto que se la autorizaba a salir por motivos sindicales, pero luego compensaba el trabajo que podía quedar pendiente". Lógicamente, esto no es mérito propio de Loreley y de su impecable conducta, sino más bien de la tolerancia y la paciencia de la empresa hacia su carácter, su manera de ser, sus planteos.
Sin embargo, queremos hacer referencia a un antecedente un poco más lejano, de hace dos años, que nos afectó mucho a todos, pero, especialmente, tenemos a la persona más afectada por ella, que es Silvana Dogrham, aquí presente y que, a consecuencia del relato que ella podrá hacer, nosotros quedamos privados de su trabajo en la empresa, siendo que también tenía diez años de desempeño excelente desde todo punto de vista en su gestión, pero frente a este conflicto  pido que lo relate ahora   no pudo continuar.

SEÑORA DOGRHAM (Silvana).- Muchas gracias.
Trabajé diez años en Cidesol S.A. desempeñando tareas de venta, marketing y administración, en el último período.
Yo ingresé en junio del año 2003 y Loreley más o menos un año después.
Quiero mencionar que desde que se formó el sindicato, siempre me invitó a integrarlo. Yo no lo hice; solamente trabajaba. Durante un tiempo tuve una excelente relación con ella, pero cuando el sindicato empezó a tomar mucha forma y se empezaron a hacer reuniones afuera, comilonas y demás, me invitaban y yo no participaba. Ahí empezó a haber como ciertos roces. Luego, esos roces se volvieron cada vez más fuertes y cuando empecé a trabajar en la parte administrativa de la empresa, los roces comenzaron a ser realmente fuertes y decían que yo era alcahueta, pro-patronal, que trabajaba demasiado y que no tenía que trabajar tanto. Lo que pasa es que yo iba a trabajar, cumplía mi horario y me iba para mi casa, con mi familia que era lo que más me importaba y es lo que más me importa al día de hoy.
En los últimos tiempos en que ejercí la administración, quedé como encargada de la imprenta. En este cargo tenía que desempeñar muchas tareas, entre ellas, pagar los sueldos semanales. Enero, febrero y marzo son meses terribles en la imprenta, porque la mayoría de los trabajos que se hacen son los diarios barriales y estos en enero y febrero no salen. Entonces, la recaudación de dinero se hacía difícil.
Llegó el viernes 1º de febrero de 2013, tenía que pagar la semana como siempre y no tenía dinero para pagarles a todos lo que correspondía. Contaba con una parte y les ofrecí darles un adelanto y lo que se juntara en el fin de semana, se los completaba el lunes. Eso fue como a las tres de la tarde; inclusive, lo hablé con ella, porque era la primera en retirarse ya que terminaba el turno a las cuatro de la tarde. Ahí empezaron los insultos más grandes, más allá de que hace un tiempo ya ella venía con una mala actitud hacia mí. Ese día dijo a gritos que yo tenía algo con el señor Beloqui, lo que no es cierto. No pasó y no va a pasar en los sueños de nadie. Tal vez, nada más en sus sueños.
Esa situación de que todo el mundo escuchara no me gustó para nada. Luego, ese mismo día me trata de ladrona, me preguntó que había hecho con la plata y la discusión sube de tono. Yo venía con mucho estrés por el trabajo y por el estudio; fue el año que me recibí de rematadora. Tuve que apurarme porque tuve que irme de la empresa.  Yo perdí mucho más que ella ese día.
La tarde se fue sucediendo cada vez con más discusiones y era impresionante, ya no se aguantaba. A las seis de la tarde saca a todos los trabajadores  menos a dos  y detiene la imprenta. Se van todos a la esquina a tomar. Me dijeron que no tenían plata para la comida, pero aparecieron en la esquina veinte cervezas de la nada. Ese día había un trabajo importante para sacar que, si se hubiera hecho, el sábado mismo esa clienta ya me hubiera entregado un adelanto del trabajo. Pero, bueno, a las seis de la tarde desaparece todo el mundo de ahí, cuando el horario era hasta la hora 22, 21 y 30, en realidad, porque a esa hora los trabajadores ya se van a duchar.
En ese momento, empiezo a desesperarme y todo el mundo aparece borracho, inclusive, ella que estaba fuera de la empresa. De todos modos,  siempre tuvo problemas con el alcohol, con el carácter, con todo. A ella no le gustaba algo y tiraba las cosas. Por ejemplo, hay un compañero que está sindicalizado, que es Marcelo Rodríguez. Esta persona no es un excelente diseñador; es un diseñador estándar y se ha equivocado muchas veces en el trabajo. Si a ella le llegaban los acetatos mal, los agarraba y los daba contra el piso. Decía: "Esto es una porquería. Así no se puede trabajar".
Y, ¿por qué no era delegada sindical? Porque yo no aceptaba que una persona así me representara, con ese carácter, haciendo ese tipo de cosas.  Quizás hizo cosas muy buenas fuera de la empresa para otros trabajadores que desconozco, pero no sé lo que ha hecho. En su entorno laboral, no es una persona con la que yo quisiera seguir trabajando.
Después de ese día sucedieron otros hechos en donde se siguieron agravando los insultos. Al otro día, decidí renunciar, cosa que me están recriminando hasta hoy, porque yo vendía publicidad, trabajaba en ventas, en administración, etcétera, era bastante completa. No soy la mejor trabajadora que exista; creo que falté diez veces en diez años. Se notó un poquito mi falta, pero eso no viene al caso.
Al otro día fui a la imprenta porque tenía todo allí; me comuniqué con él y le dije que renunciaba, teniendo la esperanza de que por lo menos esta mujer me dijera que estaba mal por todo lo que me había hecho el día anterior, pero ella estaba como perico por su casa y dijo: "Si se quiere ir la enana alcahueta, que se vaya". No buscó una solución. A él le había planteado negociar para poder hablar los tres, pero ella no tenía ninguna intención; quería desaparecerme de la faz de la tierra porque era como una enemiga para ella, cosa que no es así. No tenía forma de hacerle mal; por el contrario, le pagaba el sueldo y nunca dije que Loreley Corbo llegaba tarde; podía haberlo hecho porque yo trabajaba en la administración. Siempre le dije a él que ese era el único lugar del mundo donde se trabaja y no se sanciona por llegar tarde y no se descuenta por faltar. Después empezó a poner en práctica descontar por faltar. Reinaba un ámbito laboral donde nunca se discriminó. Inclusive, al primer cumpleaños del nieto de él fue Loreley Corbo; yo no estuve. Entonces, en todo caso, ¿quién quería alcahuetear más al patrón? Loreley; a mí no me interesaba. Después tuve amistad con la esposa del señor Beloqui, pero eso es aparte. No me interesaba tratar con su familia ni

posta - postaporteñ@ 1434 - 2015-07-18 12:31:15
postaporteñ@_______________________________

Lección ?práctica? de capitalismo, nacionalismo e internacionalismo

Rolando Astarita

En la madrugada de hoy, lunes 13 de julio, y luego de 17 horas de sesiones en la Cumbre Europea, Alexis Tsipras firmó una capitulación completa. Lo aceptado por el primer ministro griego es aún peor que la propuesta anterior de la troika, rechazada por el referéndum; y peor de lo que llevó el mismo Tsipras a la Cumbre (véase Grecia: sin ilusiones en victorias “de papel” en posta http://postaportenia.blogspot.com.ar/2015/07/1431-la-arana-que-salvaste-te-pico-que.html)

Ahora se impone al Parlamento griego la aprobación, con plazo máximo el miércoles 15, de la ampliación de la base del IVA; la reforma del sistema de pensiones; y la introducción de recortes automáticos de gastos si no se logran los objetivos de superávit fiscal.

Pero estas son “solo” condiciones para negociar un memorándum de entendimiento con los acreedores. Entre otras medidas, Grecia deberá revisar todo lo legislado desde febrero (salvo las medidas para paliar la crisis humanitaria); adoptar medidas pro mercado, de acuerdo con las recomendaciones de la OCDE, incluyendo comercios abiertos los domingos, apertura de la propiedad de farmacias, y otros negocios. Debe “modernizar” las negociaciones colectivas de los sindicatos; permitir despidos colectivos, según las prácticas de la Unión Europea. Se dispone asimismo que las políticas del mercado de trabajo en ningún caso volverán a disposiciones  “que no son compatibles con el objetivo de promover el crecimiento”. El gobierno griego también debe comprometerse a fortalecer el sistema financiero.

Por otra parte, Grecia deberá desarrollar un programa de privatizaciones de escala, entre ellas la red de electricidad. Lo producido serán puesto en un fondo independiente (es una especie de fideicomiso) de unos 50.000 millones de euros. El 50% se utilizará para recapitalizar los bancos; de lo restante, el 50% se usará para pagar deuda y el otro 50% para inversiones. El fondo estará en Grecia, no en Luxemburgo, como se establecía originariamente, y será manejado por griegos, pero bajo supervisión de la UE.

También se obliga a Grecia a ceder soberanía, ya que las instituciones de la Unión Europea y el FMI van a inspeccionar la aplicación de las políticas. En otras palabras, los acreedores podrán enviar veedores con pleno acceso a los ministerios y poder de veto sobre la legislación. En tanto, el BCE mantiene las restricciones a la provisión de dinero a los bancos griegos.

Todas estas se consideran medidas indispensables para negociar con Grecia un alargamiento de los plazos de pago y reducción de intereses (pero sin reducción de la deuda de 310.000 millones de euros). La Cumbre europea asume que Grecia necesita entre 82.000 y 86.000 millones de euros.

Naturalmente, Tsipras ahora se enfrenta a una rebelión entre sus parlamentarios y en su partido. Muchos hablan de la formación de un gobierno de unidad nacional, con el Pasok y Nueva Democracia. Todo esto se desarrolla en un marco de parálisis de la economía griega. Los bancos están en una situación muy complicada, porque sufren el retiro de depósitos, por un lado, y tienen muchos activos incobrables, incluyendo deuda del gobierno griego. Las penalidades de las masas trabajadoras y del pueblo son inmensas, y ahora se anuncia más sufrimiento.

Lección práctica de capitalismo

Muchos reformistas y personas de buena voluntad soñaban, hasta la semana pasada, con frases sonoras y “referéndums con el pueblo decidiendo sus destinos”. Algunos desprevenidos llegaron a hablar de “entrada en una nueva época histórica en toda Europa” (sic, publicado en Buenos Aires). Creían el cuento de “la política de la gente se impone por sobre los mercados y los acreedores”. Creían que Atenas iba a negociar con una sociedad de beneficencia. Creían que las relaciones sociales se pasan por alto a fuerza de discursos e imaginación colectiva. Hubo incluso alguno que proponía levantar firmas en respaldo de Tsipras, para enviar a la ONU y que intervenga el Consejo de Seguridad. En fin, se ahogaban en frases

 Pero en Bruselas a nuestros “honestos demócratas” los esperaban para recordarles que esto no es una sociedad de beneficencia, sino de explotación; que por encima de sus ensoñaciones, están los contratos y las relaciones objetivas de poder económico. Por eso, les dieron a entender, sin vueltas, que las deudas en el capitalismo hay que pagarlas con plusvalía “contante y sonante”, esto es, con trabajo humano, al que hay que exprimir a más no poder. En una palabra, los acreedores convirtieron el triunfo de papel en papel mojado.  Y entonces, como buenos demócratas pequeño burgueses, los que iban a enfrentar al “capital financiero”, agacharon la cabeza y volvieron a Atenas dispuestos a hacer tragar al pueblo  el sapo de la “lección práctica” de capitalismo “práctico”. Y en eso están, a estas horas.

No hay salida nacional

Lo sucedido en estos últimos días pone en evidencia que las salidas de tipo “capitalismo nacional”, son incapaces de oponer una alternativa coherente al capital mundializado. Los acreedores pusieron a los representantes de Atenas ante la disyuntiva de aceptar sus condiciones, o dejar el euro. Digamos, la sartén o el fuego, porque una vuelta al dracma, en tanto se mantengan las relaciones capitalistas, tampoco ahorrará los padecimientos.

 Pero los acreedores pudieron hacer eso porque la clase obrera de sus propios países los deja actuar así. Es que las clases dominantes de Alemania, Holanda, Austria y otros países europeos, han alimentado la idea de que “nuestros contribuyentes no deben pagar el rescate de Grecia” (y la deuda la tienen, mayoritariamente, los Estados). Por otra parte, otros muchos trabajadores no ven futuro por fuera del euro; y otros, en fin, adoptan posiciones nacionalistas, combinadas con posturas reaccionarias (como lo son grupos de ultraderecha, incluso aliados a Syriza en Grecia). Este cuadro determinó una relación de fuerzas favorable al capital, al menos hasta ahora. No hay que engañarse con palabrería altisonante sobre este punto. Además, hay que admitir, y decirlo crudamente, que los socialistas pequeño burgueses y socialistas burgueses no tienen alternativa que no sea su reformismo senil y nacional.

Las banderas del internacionalismo socialista

Por eso, frente a este panorama, la única perspectiva progresista para los trabajadores europeos –esto es, no solo los griegos- es el socialismo internacionalista. Muchos dirán que no es una salida “práctica y concreta”. Pero la realidad es que no hay salidas “prácticas y concretas” de las crisis capitalistas que sean favorables a la clase obrera.

Por eso también, es hora de plantear las cosas abiertamente, aunque muchos no comprendan ahora, o lo vean irrealizable. Hay que decir que incluso una salida de tipo socialista en Grecia –estatizaciones, control y poder obrero- será viable si logra conmover y poner en movimiento al resto de la clase obrera europea. Los acreedores no solo han dado una lección “práctica” de capitalismo, sino también han puesto en evidencia que la tarea de derrotar al capital internacionalizado será una tarea de la clase obrera, unida por encima de sus diferencias nacionales. Marx y Engels, hace más de 160 años, lanzaron su famoso llamado “Proletarios del mundo uníos”. Desde entonces, las fuerzas productivas han devenido más internacionalizadas. Es la base objetiva, material, para fundar un proyecto internacionalista, para retomar las banderas de un humanismo solidario transfronteras. Es más urgente que nunca antes lo ha sido en la historia

Rolando - postaporteñ@ 1433 - 2015-07-16 20:22:39
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] Siguiente