Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Venezuela: EL INTERNACIONALISMO A PRUEBA

Simón Rodríguez Porras (PSL) 6/8/17 deslinde 2011 blog

Debería resultar una obviedad. Ante un ajuste que mata de hambre a miles de personas, ante un gobierno burgués que militariza las calles durante más de cuatro meses, asesina a un centenar de jóvenes y aplica tribunales militares a quienes participan en saqueos, que impone una Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta para modificar la constitución y perpetuarse en el poder, la solidaridad de los revolucionarios debe estar del lado del pueblo trabajador que lucha contra el ajuste y la represión

Pero no son pocos los luchadores que hoy equivocadamente se ubican del lado del gobierno cívico-militar de Nicolás Maduro, avalando silenciosamente o a viva voz su ajuste y su represión. No me refiero a los intelectuales orgánicos del chavismo, como Atilio Borón, James Petras o Claudio Katz, que consideran a Maduro demasiado blando y exigen una represión aún más sanguinaria que la actual.(1) Me refiero a miles de luchadores que en sus propios países de Europa o América Latina enfrentan la represión, la brutalidad policial, denuncian los ajustes, se solidarizan con las luchas de los trabajadores, pero que terminan avalando crímenes que jamás tolerarían en sus propios países, persuadidos por la falsa propaganda “antiimperialista y socialista” de la boliburguesía y los militares chavistas

La organización Frente Único Izquierda Revolucionaria-Organización Política Hombre Nuevo de Argentina ha emitido una declaración (2) en la que fija posición en apoyo a Maduro. Se reconoce la “corrupción y prácticas burocráticas de una parte de las cúpulas del Estado y el PSUV”, que se mantuvo un “modelo petrodependiente de escasa diversificación” y que “no ha desarrollado un cambio estructural que dé nuevas bases económico sociales”; admite que se mantiene la “preeminencia de la propiedad privada” capitalista y que hay una burguesía emergente chavista, la “boliburguesía”. A pesar de todo, consideran que Maduro encabeza una lucha contra la derecha y el imperialismo, creen que el chavismo mantiene un importante apoyo popular y que recuperó el control estatal del petróleo, que nacionalizó empresas estratégicas, impulsó el control obrero de fábricas y la autoorganización popular en comunas. Por todo ello suponen que se trata de la “la experiencia más avanzada en América Latina en los últimos 15 años”. Apoyan a Maduro y se consideran afines a lo que llaman “el ala izquierda del chavismo”

Esta noción de que estamos ante un gobierno reformista que se podría presionar desde la izquierda para qué avance y cuyas conquistas sociales hay que defender, sencillamente no se corresponde mínimamente con la realidad. Llamamos a los compañeros a examinar las evidencias

Un gobierno ajustador repudiado por la enorme mayoría del pueblo

Hoy el chavismo está fracturado y lo que se podría considerar su “ala izquierda” se opone a Maduro. El gobierno no solo perdió las elecciones parlamentarias de 2015, saliendo derrotado en lugares que solían ser bastiones del chavismo; también numerosos dirigentes sindicales y populares se han deslindado. Varios ex ministros de Chávez hoy engrosan las filas de la oposición y numerosas organizaciones que se reclaman “chavistas críticas” se oponen a Maduro. En unidad con sectores de la oposición de izquierda, durante varios meses funcionó una “Plataforma del pueblo en lucha y el chavismo crítico” como espacio de unidad de acción contra el gobierno desde una perspectiva independiente, realizando protestas contra la represión y repudiando el fraude constituyente. Esto refleja una tendencia más generalizada: encuestas recientes reflejan que hay más chavistas opositores que maduristas. Incluso el 51% de los chavistas consideran que Maduro debe irse sin culminar su mandato. (3) Difícilmente podría ser de otra manera, en un país donde el repudio popular al presidente supera el 82% (4). El gobierno solo puede realizar marchas de apoyo a Maduro recurriendo a las nóminas de los empleados públicos precarizados para extorsionarlos políticamente.

De las conquistas sociales alcanzadas por el movimiento obrero y popular, hoy no queda ni rastro, luego de ocho años de ajustes, especialmente el ajuste inflacionario emprendido en 2014

El ajuste ha barrido con todo, llevando al pueblo venezolano a una situación de miseria aún peor que la sufrida en la década del 90. El salario mínimo ronda un dólar diario y se estima que tres cuartas partes de los asalariados ganan menos de dos dólares diarios. La mortalidad materna e infantil ha ascendido a niveles no vistos desde la década de 1960. (5) Tres cuartas partes de los venezolanos perdieron peso en 2016 ante la imposibilidad de adquirir los alimentos necesarios, por escasos y caros. (6) El característico humor venezolano la ha bautizado como “la dieta de Maduro”. La escasez de medicamentos y la desastrosa situación del sistema de salud también son mortíferas.

Las importaciones de bienes y servicios descendieron desde 66 mil millones de dólares en 2012 a alrededor de 15 mil millones para el año 2017, un recorte del 74% al servicio del pago de la deuda externa. (7) No solo paga deuda a costa del hambre de millones de trabajadores, luego de haber fracasado en la tarea de aprovechar la bonanza petrolera para diversificar la matriz productiva, Maduro además adquiere nueva deuda en condiciones que demuestran un entreguismo sin límites. (8) Mientras tanto, para cubrir el déficit fiscal ante la caída del precio del petróleo, aumentó la impresión de papel moneda de manera demencial, elevando la inflación a más de 500% en 2016. (9) Para encubrir sus crímenes económicos, el gobierno inventó la teoría conspiracionista de que la inflación se debía a una “guerra económica”

Como se puede observar, no se trata de un gobierno que se queda a medio camino en la ruta hacia el socialismo y al que se debe apoyar críticamente mientras se le presiona para que avance más. No. Se trata de un gobierno que aplica un ajuste criminal al servicio de los buitres de Wall Street y de la burguesía nacional, que reduce al hambre a la mayoría de la población, para luego reprimirla con militares y paramilitares cuando se levanta en una poderosa protesta saqueando alimentos que no puede comprar. Y que para blindarse del repudio popular ha impuesto en una elección tramposa a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) cuyos 545 miembros son todos del partido de gobierno. La ANC fue boicoteada por la izquierda y el chavismo crítico, pues su propósito es disolver el parlamento, destituir a la Fiscal General y consolidar en la constitución un régimen dictatorial sin libertades democráticas para los trabajadores y los sectores populares

Chávez y Maduro, auge y decadencia de un modelo nacionalista-burgués

El chavismo está en el poder desde 1998. Desde entonces ha administrado un Estado burgués que, más allá de las crisis políticas, garantiza la propiedad de capitalistas nacionales y transnacionales. En sus primeros años de gobierno, Chávez enfrentó la férrea oposición de los aparatos en los que anteriormente se había apoyado la burguesía venezolana, los partidos AD y COPEI, la Iglesia Católica, la burocracia sindical de la CTV y el gremio patronal FEDECAMARAS, sectores que habían sido desplazados de la administración de la cuantiosa renta petrolera y que con el apoyo del gobierno de Bush organizaron el golpe de Estado de 2002. Esta confrontación obligó al chavismo a adoptar una posición de relativa independencia política respecto de EEUU, criticando el proyecto del ALCA y rompiendo relaciones diplomáticas con Israel, indirectamente conquistas ligadas a la derrota del golpe por parte de la movilización popular. También en ese marco Chávez hizo concesiones a la población, como la implementación de programas de asistencia social llamados “Misiones” que le valieron un importante apoyo popular.

En 2005, Chávez incluso empezó a autodenominarse “socialista”, lo que aumentó el entusiasmo de la izquierda latinoamericana y mundial. Pero más allá de esto, siempre garantizó que Venezuela cumpliera su rol de semicolonia dentro de la economía capitalista-imperialista mundial, como suplidor de petróleo. Creó empresas mixtas con transnacionales, entregándoles concesiones para explotar y comercializar petróleo por cuarenta años. Tan fluidas eran las relaciones entre Chávez y Chevron, que en 2009 el presidente venezolano solicitó al representante de la transnacional yanqui para América Latina, Ali Moshiri, que intercediera ante Obama para concertar una visita del presidente yanqui a Venezuela. Chávez también ideó la explotación megaminera del Arco Minero del Orinoco, una franja que abarca más del 12% del territorio nacional, y la incluyó en su programa de gobierno para la reelección en 2012. Maduro, ejecutando los lineamientos de ese “Plan de la Patria” entregó concesiones para megaminería a cielo abierto a las transnacionales Barrick Gold y Gold Reserve (10)

Estos sectores, junto con el comercio importador y el sector financiero, fueron los mayores beneficiados del ciclo de auge del precio petrolero, que pasó de alrededor de 10 dólares el barril en 1998 a unos 140 dólares una década más tarde.

Además de la porción de la renta petrolera que ha sido saqueada directamente por las transnacionales petroleras, otra ha sido saqueada indirectamente. El gobierno implementó un control cambiario a partir del año 2003, manteniendo el tipo de cambio artificialmente bajo y de esa manera subsidiando a las empresas nacionales y extranjeras a las que adjudicó miles de millones de dólares para importaciones. En el año 2012, cuando la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo empezó a crecer aceleradamente, voceros del gobierno admiten que se destinaron más de 20 mil millones de dólares para fraudes de importaciones. La empresa que más divisas baratas obtuvo durante todo este período fue General Motors. (11)

Al no tomarse medidas de transición al socialismo, más allá de un contradictorio discurso, en la última década tanto las conquistas económicas y sociales como la relativa independencia política respecto de EEUU se han ido desvaneciendo.

En 2004, días antes del referendo revocatorio en el que Chávez triunfó por amplio margen, se realizó la reunión tripartita entre el ex presidente yanqui Jimmy Carter, el magnate Gustavo Cisneros y Chávez, en la que se pactaron los términos de la cohabitación pacífica. Cisneros se comprometió a actuar políticamente dentro del margen de la legalidad y Chávez a no entorpecer los negocios del grupo empresarial. Este fue el modelo para la política del chavismo hacia el conjunto de la burguesía. Solo los sectores que no pactaron resultaron marginados de los negocios, como los propietarios de los canales de televisión RCTV y Globovisión, con líneas editoriales claramente alineadas con la oposición de derecha. Desde entonces no hubo nuevos intentos de golpe y la mayoría de los medios de comunicación pasaron a manos de grupos empresariales afines al chavismo, adoptando en consecuencia líneas editoriales favorables al gobierno. Por ejemplo, las protestas que sacuden al país desde hace más de tres meses no son transmitidas en directo por la radio o la TV en virtud de la censura y la autocensura imperante.

En la medida en que el chavismo logró pactar con la burguesía, sus ataques al movimiento obrero y popular se intensificaron. Usó a sus agentes sindicales para dividir la Unión Nacional de Trabajadores en 2006 y creó en 2007 un aparato corporativo, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), para liquidar el proceso de autoorganización popular que se venía desarrollando. En 2008 asesinó con sicarios al presidente de la Unión Nacional de Trabajadores del estado Aragua, Richard Gallardo, y a Luis Hernández y Carlos Requena, destacados dirigentes obreros revolucionarios que habían dirigido ya una huelga general estatal contra el gobierno en apoyo a la lucha de la empresa bajo autogestión obrera Sanitarios Maracay, única genuina experiencia de control y autogestión obrera en el país. (12)

En 2009 encarceló durante un año y medio al cacique yukpa Sabino Romero por defender los territorios ancestrales de su pueblo. Policías de la alcaldía chavista de Machiques lo asesinaron en 2013. Otros centenares de dirigentes campesinos, obreros e indígenas fueron encarcelados o asesinados durante todos estos años. Ya durante el gobierno de Maduro, en 2015, los activistas de izquierda Alcedo Mora, Esneider Vergel y Eliécer Vergel fueron víctimas de desaparición forzada por denunciar corrupción. El caso no fue investigado. Nuevos dispositivos represivos como la llamada “Operación Liberación del Pueblo” empezaron a elevar el terrorismo de Estado a una escala más generalizada, con el pretexto de “combatir la delincuencia”. Más de mil de jóvenes de los barrios populares fueron asesinados en ejecuciones extrajudiciales a partir de la implementación de estos operativos policiales y militares. Incluso hubo casos de desaparición forzada, como el de doce jóvenes de la comunidad afrodescendiente de Barlovento, a fines de 2016. (13)

En definitiva, Chávez y Maduro representan dos períodos, uno de auge y el otro de decadencia, de un mismo modelo nacionalista-burgués, incapaz de realizar transformaciones de fondo, que al aferrarse al poder y ya desprovisto de apoyo popular solo le queda el sostén de las fuerzas armadas. Por eso aplica desde abril de este año el “Plan Zamora”, suspendiendo las garantías constitucionales y aplicando tribunales militares a centenares de personas detenidas manifestando o saqueando

¿Cómo enfrentar a la derecha y al imperialismo?

Siendo Venezuela un país semicolonial saqueado y dominado por EEUU, es una importante necesidad para los trabajadores y los sectores populares desarrollar una perspectiva antiimperialista. No puede solucionarse la brutal crisis económica y social que padecen las mayorías explotadas y oprimidas, sin afectar los intereses del capital financiero y las empresas transnacionales. En lo inmediato habría que dejar de pagar la deuda externa y realizar importaciones de emergencia de alimentos y medicinas. Habría que nacionalizar la industria petrolera, echando a Chevron y las demás transnacionales, para aprovechar esos recursos invirtiéndolos en una reforma agraria y en la industrialización del país. Ni el chavismo ni la oposición patronal están dispuestos a tomar ese tipo de medidas. Maduro está demostrando en los hechos que matará a tanta gente como sea necesario, por hambre o por bala, para resguardar los intereses de los acreedores financieros y las grandes petroleras

Pero Maduro va mucho más allá en su servilismo. A través de la filial petrolera CITGO, de propiedad 100% estatal, donó 500 mil dólares para la toma de posesión de Trump, 625 mil dólares para la celebración del 4 de julio en Houston y pagó unos 300 mil dólares a una empresa de lobby ligada a Trump, Avenue Strategies, para que intercediera ante el presidente yanqui. Una verdadera humillación para un pueblo que padece los rigores del ajuste inflacionario. No podemos dejar de recordar al Che Guevara advirtiendo que las burguesías nacionales no eran más que el furgón de cola del imperialismo. Aplica también para la boliburguesía.

La coalición de la oposición patronal, la MUD, integrada por partidos que abarcan desde la centroizquierda a la derecha, obviamente tampoco es alternativa. Únicamente lograron capitalizar el voto castigo masivo en diciembre de 2015 gracias al odio popular al ajuste y la represión de Maduro. Durante todo el año 2016, pese a la anulación del parlamento, la MUD apostó al diálogo con el gobierno, en negociaciones patrocinadas por El Vaticano y UNASUR. Ese diálogo culminó con la MUD suscribiendo un documento que avalaba todas las reivindicaciones disparatadas del gobierno, incluso un reclamo territorial contra Guyana originado en el siglo XIX, cuando era un territorio del imperio inglés. (14)

Esto demuestra que durante todo este tiempo los operadores del imperialismo yanqui no han intentado derrocar a Maduro, sino obtener acuerdos para una salida electoral, dentro de los protocolos burgueses legales. La MUD, todavía después de cuatro meses de intensas protestas populares y una insólita represión, sigue negociando con el gobierno con la mediación de El Vaticano y el ex presidente español Rodríguez Zapatero.

Hay que agregar que en las presiones diplomáticas a Maduro por parte de EEUU se han descartado medidas como la suspensión de Venezuela de la OEA. (15) Hasta ahora, la política de Trump guarda continuidad con la de Obama, al anunciar confiscaciones de cuentas y propiedades de altos funcionarios venezolanos en EEUU. Hasta ahora no hay noticia de que ninguna de estas confiscaciones se haya llevado a cabo. Sin exageraciones ni falsificaciones, la oposición de izquierda siempre ha rechazado la injerencia de EEUU y la OEA en Venezuela. (16)

Un problema central que devela la orientación de los distintos actores políticos en Venezuela es el de la deuda externa. Maduro ha optado por pagar a rajatabla todos los vencimientos de deuda, recortando unilateralmente el consumo y las importaciones, intensificando la entrega de recursos naturales y creando zonas económicas especiales para la implantación de maquilas superexplotadoras.

La MUD no cuestiona estas fórmulas, pero agrega a su repertorio antipopular y antiobrero la privatización de algunas empresas públicas. En cambio, organizaciones de la oposición de izquierda como el PSL plantean un programa económico alternativo que contempla el no pago de la deuda externa, por tratarse de una deuda odiosa contraída contra la voluntad del pueblo venezolano y que solo ha beneficiado a corruptos y capitalistas; otras medidas como la nacionalización de la industria petrolera, una reforma agraria para rescatar la producción de alimentos y la recuperación de las empresas básicas de Guayana bajo una administración democrática a cargo de sus trabajadores

Rescatemos el internacionalismo

Apoyar a Maduro significa colocarse detrás del principal agente efectivo del entreguismo ante el imperialismo hoy. No luchar contra Maduro significa dejar en manos de la MUD todo el espacio político de la amplísima y absolutamente mayoritaria oposición popular y obrera al gobierno. La izquierda latinoamericana, si quiere pasar esta prueba histórica, debe entender la legitimidad de la rebelión popular, de los centenares de disturbios espontáneos en barrios pobres como El Valle, La Vega y Palo Verde en Caracas, y en otras ciudades del interior. Protestas y saqueos que son condenados por los políticos burgueses de la dirección de la MUD, preocupados por sostener un orden capitalista corroído por la crisis. Organizaciones como la Fejuve boliviana, con una gran tradición de lucha revolucionaria, que se pronunció en repudio a Maduro y en apoyo a los trabajadores venezolanos, (17) la declaración de la seccional de Rio de Janeiro del PSOL deslindándose de todo apoyo a Maduro (18) o los compañeros de Izquierda Socialista, que realizaron un importante acto de solidaridad con el pueblo trabajador frente a la embajada venezolana en Argentina, son un ejemplo a seguir.

Solo el triunfo de la movilización popular puede cortarle el paso a la imposición de una dictadura por parte de Maduro o a una transición pactada hacia un “gobierno de unidad nacional” de la MUD y sectores del chavismo para seguir aplicando el ajuste. Una rebelión triunfante, como el Argentinazo, aunque no logre imponer un gobierno de los trabajadores, mejoraría la correlación de fuerzas en favor de los sectores populares y posibilitaría un proceso de reorganización obrera y popular, a la vez que generaría mejores condiciones para exigir mejoras sustanciales en las condiciones de vida. Esta es la cuestión crucial hoy en Venezuela. Pero para triunfar, el pueblo venezolano no solo tiene que superar el terrorismo de Estado y una dirigencia opositora patronal enemiga de los trabajadores, también tiene que librar la lucha en ausencia de fuertes organizaciones obreras y populares, destruidas por la represión y la cooptación chavista; por si fuera poco también debe luchar en aislamiento ante la falta casi total de solidaridad de las organizaciones sociales y la izquierda latinoamericana.

La tradición del internacionalismo, cuyo principio es el de la hermandad entre los trabajadores y los oprimidos de todos los países en una causa común contra los explotadores, es una de las bases fundamentales de la izquierda revolucionaria. Las degeneraciones chauvinistas y “campistas” de los nacionalismos y el estalinismo corrompieron a gran parte de la izquierda durante el siglo XX

Hemos llegado a ver recientemente casos extremos como el apoyo de sectores de izquierda al dictador fascista de Siria, Assad, o al presidente ruso de extrema derecha, Putin. Todo con argumentos supuestamente antiimperialistas. Lo mismo viene ocurriendo con Maduro. La difícil coyuntura venezolana nuevamente pone a prueba principios de la izquierda revolucionaria como la independencia de clase y el internacionalismo. Siendo optimistas, solo cabe esperar que el reflujo de la llamada “marea rosa” de gobiernos pseudo progresistas y la agudísima degeneración de la experiencia chavista, permitan a los revolucionarios sacar las debidas conclusiones y confluir hacia la unidad en el lado justo de las luchas.

Notas

1.- Ver, “Venezuela y la guerra civil” de Atilio Borón, 23 de mayo de 2017 (http://www.atilioboron.com.ar/2017/05/venezuela-y-la-guerra-civil.html); “James Petras: Maduro no debe permitir que siga actuando esta oposición militarizada”, 11 de junio de 2017 (https://www.aporrea.org/actualidad/n309836.html) y “La izquierda frente a Venezuela”, de Claudio Katz” (https://www.aporrea.org/actualidad/a247569.html), 12 de junio de 2017.

2.- “Profundizar la lucha contra la derecha y el imperialismo”, 8 de junio de 2017 (http://frenteunico-hn-ir.org/2017/06/08/venezuela-profundizar-la-lucha-contra-la-derecha-y-el-imperialismo/).

3.- Vanessa Davies, periodista y ex dirigente del PSUV, “Encuesta revela que hay más chavistas descontentos que chavistas maduristas”, 13 de julio (https://www.aporrea.org/ideologia/n311420.html).

4.- “En el mes de julio cayó a 17,4 % el nivel de aprobación del presidente Nicolás Maduro, según el más reciente sondeo de la firma encuestadora Datanálisis, señalándose que este nivel de popularidad es el más bajo para un presidente desde el año 1990 (en Venezuela)”, “Popularidad de Maduro cae en julio”, 2 de agosto de 2017 (http://www.elimpulso.com/home/popularidad-maduro-cae-julio).

5.- Ver “Las mujeres venezolanas no están solas”, Ingrid Luciano, 15 de mayo de 2017 (http://laclase.info/content/las-mujeres-venezolanas-no-estan-solas/).

6.- Ver “93% de los venezolanos compra la mitad o menos de los alimentos que necesita”, Alicia Aguilar, 4 de julio de 2017 (http://efectococuyo.com/economia/93-de-los-venezolanos-compra-la-mitad-o-menos-de-los-alimentos-que-necesita).

7.- Ver “Venezuela paga la deuda a costa de un recorte cada vez mayor de importaciones”, Mayela Armas, 8 de mayo (http://laclase.info/content/venezuela-paga-la-deuda-a-costa-de-un-recorte-cada-vez-mayor-de-importaciones/).

8.- Ver “El BCV vendió a Goldman Sachs bonos de Pdvsa con un 69% de descuento”, Laclase.info, 29 de mayo de 2017 (http://laclase.info/content/the-wall-street-journal-goldman-sachs-compro-bonos-de-pdvsa-con-un-69-de-descuento/).

9.- Ver “Causas reales de la inflación. La crisis y la alocada emisión de dinero”, Manuel Sutherland, 29 de marzo de 2016 (https://alemcifo.wordpress.com/2016/03/29/causas-reales-de-la-inflacion-la-crisis-y-la-alocada-emision-de-dinero-vzla-al-eeuu/).

10.- Ver “Levantemos un gran movimiento contra el saqueo del Arco Minero del Orinoco”, Armando Guerra, 27 de agosto de 2016 (https://laclase.info/content/25220/).

11.- Ver “Conozca las empresas a las que CADIVI les autorizó más de 300 millones de dólares”, YVKE Mundial, emisora radial estatal, 17 de noviembre de 2013 (https://www.aporrea.org/actualidad/n240073.html).

12.- Ver “La masacre de la Encrucijada”, Simón Rodríguez Porras, 27 de noviembre de 2014 (http://laclase.info/content/la-masacre-de-la-encrucijada/).

13.- Ver “Detención-desaparición forzada y ejecución sumaria de 12 jóvenes en Barlovento no debe quedar impune”, Red de apoyo por la justicia y la paz, ONG chavista de DDHH, 27 de noviembre de 2016https://reddeapoyo.org.ve/detencion-desaparicion-forzada-y-ejecucion-sumaria-de-12-jovenes-en-barlovento-no-debe-quedar-impune/).

14.- Ver “Venezuela: en qué consiste el acuerdo anunciado en el diálogo entre gobierno y oposición y por qué causó polémica” 13 de noviembre de 2016 (http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37965250).

15.- Ver “EU descarta suspensión inmediata de Venezuela de OEA”, 28 de marzo de 2017 (http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/03/28/eu-descarta-201csuspension-inmediata201d-de-venezuela-de-oea).

16.- Ver “El Partido Socialismo y Libertad rechaza amenazas del imperialismo norteamericano y la UE”, 20 de julio de 2017 (http://laclase.info/content/el-partido-socialismo-y-libertad-rechaza-amenazas-del-imperialismo-norteamericano-y-la-ue/).

17.- Ver “Fejuve de El Alto, Bolivia, se solidariza con lucha del pueblo venezolano contra Maduro”, 11 de mayo de 2017 (http://laclase.info/content/fejuve-de-el-alto-bolivia-se-solidariza-con-lucha-del-pueblo-venezolano-contra-maduro/).

18.- Ver “El PSOL-RJ está con el pueblo de Venezuela, no con el gobierno de Maduro”, 2 de agosto de 2017 (http://laclase.info/content/el-psol-rj-esta-con-el-pueblo-de-venezuela/)

psl - postaporteñ@ 1806 - 2017-08-07 13:31:28
postaporteñ@_______________________________

A PROPÓSITO DE ANDRÉS NIN (5)

La historia oficial, la historia socialdemócrata, la historia leninista, estalinista, trotskista, ninista ….falsifica y falsifica a fondo: esconde, tergiversa, denigra, miente, camufla…

Como en Rusia, como en México, como en Alemania…, del proceso revolucionario del proletariado no se conoce gran cosa. La historia oficial ha sustituidola realidad social. En vez dela contraposición de clases, solo existen las historias que cuentan las “hazañas” de los partidos y sus jefes, como la historia oficial rusa que reduce todo a la historia de los partidos, sindicatos, de los bolcheviques y mencheviques en Rusia, o la del “fascismo antifascismo” en España… A quien, como yo, niega el carácter revolucionario de los bolcheviques se lo arregla diciendo “niega la revolución rusa”. Cuando en realidad es todo lo contrario: la revolución del proletariado en Rusia fue liquidada por los bolcheviques.

Si todo se reduce a las historias oficiales de los sindicatos y partidos horizonte la revolución social nunca existió, todo es GRIS SOBRE FONDO GRIS, todo se reduce a una cuestión de ideologías y partidos socialdemócratas, de derecha e izquierda en lucha por el poder político del Estado burgués, para quienes el socialismo era para después.

En España por ejemplo se ha escondido sistemáticamente la POTENCIA DE lucha histórica del proletariado contra el Estado. Es podríamos decir el presupuesto de base de la historia oficial: de todas formas el proletariado era atrasado y no estaba preparado para la revolución. En el proceso que nos ocupa se ha escondido totalmente la lucha histórica del proletariado rural CONTRA LA SEGUNDA REPÚBLICA Y EL FRENTISMO POPULISMO

Ha sido tan fácil ocultarlo (como en Rusia con el socialismo revolucionario histórico) porque de esa lucha nadie contó la historia. Los populistas, los frente populistas o en general los republicanos que hicieron la historia no tienen ningún interés en evidenciar el movimiento social mismo, porque ellos nunca estuvieron contra la república burguesa. Durante las mayores masacres de la historia de esa república las organizaciones llamadas proletarias o de izquierda (el PSOE, la UGT, el PCE, la Izquierda Catalana…) que desde el principio formaron parte de la república misma…, sino incluso las organizaciones en donde el proletariado organizaría parcialmente su lucha como la CNT/FAI y el POUM que de una forma u otra siempre coquetearon con ella. ¡Ni siquiera denunciaron las grandes masacres Republicanas e izquierdistas!

En realidad Nin mismo, siempre fue un republicano burgués vergonzante (¡como también lo fue Lenin!) por su conqueteo con el socialismo y sus presiones hacia el entrismo político y sindical en la UGT en el PSOE, en todas las estructuras socialdemócratas … Como los otros nunca denunció las principales masacres hechas por la República contra la masa de proletarios “sin partido”. Por la misma razón se trepó siempre que pudo al Estado republicano y nunca participó en una lucha abierta contra la República, ni contra el Frente Popular, ni contra el Ejército Republicano

Por eso seguimos dando otros elementos que contradicen la historia oficial y que por supuesto ¡nunca debieran haber existido!. ¡Así Moyano no tendría problema en condimentar sus ensaladas! ¡El mito de Nin radical y revolucionario requiere hasta borrar a los compañeros de su propio partido de la historia!

Por eso prefiero presentar en bruto el texto de Josep Rebull sin otro comentario. ¡Hasta que hayan existido los Rebull subvierte el orden impuesto por la historia oficial!  Luego lo situaremos en la trayectoria histórica de la revolución y la contrarrevolución en España y subrayaremos la total ruptura programática con el esquema contrarrevolucionario de la dirección del POUM.

Ricardo

 

Las jornadas de mayo

Articulo de JOSEP REBULL[1]

ANTECEDENTES.

Desaparecido el segundo poder en su forma organizada, es decir, desaparecidos los órganos nacidos en julio en oposición al Gobierno burgués, la contrarrevolución, representada actualmente por los partidos pequeñoburgueses y reformistas, ha sucesivamente atacado - primero con cautela y después en forma agresiva - las posiciones revolucionarias del proletariado, principalmente en Cataluña, por ser la región en que más impulso había recibido la revolución. La potencia de la clase trabajadora estaba neutralizada, en parte, ante estos ataques; por un lado, por la dictadura contrarrevolucionaria de los dirigentes de la UGT en Cataluña, y, por otro lado, por la colaboración de la CNT en los gobiernos burgueses de Valencia y de Barcelona.

No obstante este hándicap, el proletariado ha ido convenciéndose - diferenciándose de sus dirigentes reformistas, colaboradores de la burguesía - de que únicamente su acción enérgica en la calle podía cortar los avances de la contrarrevolución. Los choques armados producidos en diversos lugares de Cataluña durante el mes de abril, fueron el preludio de los sucesos de mayo en Barcelona. La lucha estaba planteada (y sigue planteada), en términos generales, entre la revolución y la contrarrevolución, en las siguientes condiciones, por lo que respecta a Cataluña: Los sectores revolucionarios CNT-FAI y POUM contaban con la mayor parte del proletariado en armas, pero han carecido, desde julio acá?, de objetivos concretos y de una táctica eficaz. La revolución perdió? por eso su iniciativa.

Los sectores contrarrevolucionarios PSUC-Esquerra, sin tener una base tan amplia - casi inexistente en julio -, han seguido, desde el primer momento, objetivos bien determinados y han llevado una táctica en consecuencia. Mientras la CNT -fuerza numéricamente decisiva- se ha ido enmarañando en el laberinto de las instituciones burguesas, hablando al mismo tiempo de nobleza y lealtad en el trato, sus adversarios y colaboradores han venido preparando cuidadosamente y ejecutando por etapas todo un plan de provocación y desprestigio, cuya primera fase era la eliminación del POUM. Tanto este como la dirección de la CNT, ante estos ataques - primero solapados y después descaradamente al descubierto -, se han situado a la defensiva. Han permitido, pues, a la contrarrevolución, que tomara la ofensiva.

Es en estas condiciones que se producen los acontecimientos de mayo.

LA LUCHA

La lucha iniciada el 3 de mayo fue provocada, episódicamente, por lasfuerzas reaccionarias del PSUC-Esquerra, al tratar de apoderarse de la Telefónica en Barcelona. La parte más revolucionaria del proletariado respondió? a la provocación tomando posesión de la calle y fortificándose en ella. La huelga se extendió? como reguero de pólvora y con una amplitud absoluta.

A pesar de nacer decapitado, este movimiento no puede en manera alguna calificarse de "putsch". Se puede afirmar que casi todas las armas en manos de los obreros estuvieron presentes en las barricadas. El movimiento fue acogido, durante los dos primeros días, con simpatía por la clase obrera en general -prueba de ello la amplitud, rapidez y unanimidad de la huelga-y sumió? a la clase media en actitud de expectante neutralidad, influida, naturalmente, por el terror. Los obreros pusieron en juego toda su combatividad y entusiasmo, hasta constatar la falta de coordinación y objetivo final del movimiento, en cuyo momento cundió? la vacilación y la desmoralización en varios sectores combatientes. Únicamente a base de estos factores psicológicos, puede comprenderse que los mismos obreros dejaran de llegar, contra las órdenes de sus dirigentes, hasta el mismo Palacio de la Generalidad, del cual estaban a pocos metros.

Al lado del Gobierno solo se encontraban una parte de las fuerzas de Orden Público, los stalinistas, Estat Catala?, Esquerra - fuerzas estas últimas escasamente combativas -. Algunas compañías de Orden Público se declararon neutrales; negándose a luchar contra los obreros, y otras se dejaron desarmar. Las Patrullas de Control estuvieron en su aplastante mayoría al lado del proletariado.

No existió? un centro director y coordinador por parte de las organizaciones revolucionarias. Sin embargo, la ciudad quedo? en tal forma en manos del proletariado que desde el martes podían hacerse perfectamente los enlaces entre los diferentes focos obreros. Únicamente alguno de estos quedo? aislado; pero hubiese bastado una ofensiva concentrada sobre los centros oficiales para quedar, sin gran esfuerzo, la ciudad completamente en poder de los obreros 31.

La lucha se mantuvo en general, a la expectativa por ambas partes. Las fuerzas del Gobierno por no contar con efectivos para llevar la iniciativa. Las fuerzas obreras por carecer de dirección y de objetivos.

Como factores ajenos a la ciudad y que podían de un momento a otro incorporarse a la lucha, estaban las fuerzas del frente, dispuestas a venir sobre la capital - fuerzas de los sectores revolucionarios que habían empezado ya por cortar el camino a la División Carlos Marx - y las fuerzas que enviaba el Gobierno de Valencia, las cuales no tenían ciertamente la llegada muy segura. A partir del miércoles había frente a Barcelona varios buques franceses e ingleses, probablemente dispuestos para la intervención.

Las fuerzas proletarias fueron dueñas de la calle cuatro días y medio: del lunes tarde hasta el viernes. Los órganos de la CNT asignaron al movimiento la duración de un día -el martes. Los órganos del POUM le asignaron la duración de tres días. Es decir, cada uno hace terminar el movimiento coincidiendo con su respectiva orden de retirada. Pero, en realidad, los obreros se retiraron DESPUÉS de las órdenes, por falta de una dirección que les señalara una salida progresiva, y, sobre todo, ante la traición de los dirigentes confederales: unos, declarando patéticamente desde la radio; otros colaborando con Companys, según propia declaración de éste: "El Gobierno disponía de pocos medios de defensa, de muy pocos, y no porque no lo hubiera previsto, pero no podía remediarlo. A pesar de ello, ha contenido sin vacilaciones la subversión, con estas únicas fuerzas, asistidas por el fervor popular y con conversaciones iniciadas en la Generalidad con diferentes delegados sindicales, y con la asistencia de algunos delegados de Valencia, iniciándose el retorno a la normalidad ("Hoja Oficial", 17 de mayo)."

Tal fue, pues, en líneas generales, la insurrección de mayo

LOS DIRIGENTES DE LA CNT

El proletariado llego? a este movimiento de una manera espontanea, instintivo, sin una dirección firme, sin objetivo positivo concreto para avanzar decisivamente. La CNT-FAI, al no explicar a la clase trabajadora claramente el significado de los hechos de abril, dejaron ya decapitado el movimiento al nacer.

No todos los dirigentes confederales estuvieron al principio contra el movimiento. Los Comités de la localidad de Barcelona, no solo lo apoyaron, sino que intentaron coordinarlo desde el punto de vista militar. Pero esto no podía hacerse sin tener previamente objetivos de carácter político a realizar. La duda y la vacilación de estos Comités se tradujeron, en la práctica, en una serie de instrucciones ambiguas y equívocas, término medio entre la voluntad de la base y la capitulación de los comités superiores.

Únicamente estos -Comités Nacional y Regional- expresaron una decisión firme: la retirada. Esta retirada, ordenada sin condiciones, sin obtener el control del Orden Publico, sin la garantía de batallones de Seguridad, sin órganos prácticos de frente obrero, y sin una explicación satisfactoria a la clase trabajadora, poniendo en el mismo saco a todos los elementos en lucha -revolucionarios y contrarrevolucionarios- queda como una de las mayores capitulaciones ante la burguesía y como una traición al movimiento obrero.

Dirigentes y dirigidos no habrán de tardar en tocar las graves consecuencias, si la formación del Frente Obrero Revolucionario no se lleva a la realidad.

LA DIRECCIÓN DEL POUM

Fiel a su línea de conducta desde el 19 de julio, la dirección del POUM fue a remolque de los acontecimientos. A medida que éstos iban produciéndose, nuestros dirigentes iban suscribiéndolos, a pesar de no haber tomado parte ni arte ni en la declaración del movimiento ni en su encausamiento ulterior. No puede titularse como encauzamiento la consigna -con retraso y en malas condiciones de difusión- de Comités de Defensa, sin decir ni una palabra acerca del papel antagónico de estos Comités frente a los Gobiernos burgueses.

Desde el punto de vista práctico, todo el mérito de la acción queda en favor de los comités inferiores y de la base del partido. La dirección no edito? ni un solo manifiesto, ni una sola octavilla, en los primeros días, para orientar al proletariado en armas

Cuando -lo mismo que los que luchaban en las barricadas- nuestros camaradas dirigentes se dieron cuenta de que el movimiento no iba concretamente a la consecución de ningún objetivo final, dio la orden de retirada. Después del curso de los acontecimientos, sin la decisión de dirigirlo desde el principio, y ante la capitulación de los dirigentes confederales, la orden de retirada tendía evidentemente a evitar la masacre

Con todo y esta falta de orientación por parte de nuestros dirigentes, la reacción les presenta como directores e impulsores del movimiento. Es, desde luego, un honor que se les hace, del todo inmerecido, a pesar de que ellos lo rechacen apelando a que se trata de una calumnia.

EL FRENTE POPULAR

Para todos aquellos que creían en el Frente Popular como la salvación de la clasetrabajadora, este movimiento ha sido altamente aleccionador. Movimiento provocado precisamente por los componentes del FP y aprovechado por ellos para reforzar el aparato represivo de la burguesía, ha quedado como la prueba más contundente de que el FRENTE POPULAR es un frente contrarrevolucionario que, al impedir el aplastamiento del capitalismo -causa del fascismo-prepara el camino a éste, mientras reprime por otro lado todo intento de llevar la revolución hacia adelante.

La CNT, apolítica hasta el 19 de julio, cayo? -al entrar en la arena política- en la trampa del Frente Popular, habiendo de costar esta desgraciada experiencia, nuevos ríos de sangre proletaria. Para las posiciones políticas del POUM anteriores al 19 de julio, esta diferenciación brutal del FP, constituye un triunfo teórico, puesto que lo había previsto y prevenido.

Con respecto al stalinismo, por primera vez se ha desenmascarado como enemigo abierto de la revolución proletaria, habiéndose situado al otro lado de la barricada, luchando contra los obreros revolucionarios y en favor de la burguesía del FP, del cual es el stalinismo el creador y principal valedor.

{En el} futuro, la clase obrera no puede tener ya ninguna duda acerca del papel reservado al FP en cada país.

EL PELIGRO DE INTERVENCIÓN

El temor de ciertos sectores durante el movimiento de mayo sobre el peligro deintervención armada de parte de Inglaterra y Francia, indica una falta de comprensión del papel jugado hasta la fecha por dichas potencias.

La intervención anglo-francesa contra la revolución proletaria española ya existe desde hace meses, de forma más o menos encubierta. Esta intervención consiste en el dominio ejercido por dichos imperialismos, a través del stalinismo, sobre los gobiernos de Valencia y Barcelona; consiste en la reciente lucha -siempre a través del stalinismo- dentro del gobierno de Valencia, que termino? con la eliminación de Largo Caballero y de la CNT, consiste, en fin, en los acuerdos de "no-intervención" solo observados y cumplidos cuando de favorecer al proletariado hispano se trata. La intervención abierta mediante envíos de buques de guerra y tropas de ocupación solo cambiaría la forma de intervención. Esta intervención, abierta o encubierta, habrá? que vencerla o nos vencerá?.

Al igual que cualquiera revolución obrera, la nuestra no solo tiene y tendrá necesidad de eliminar a nuestros explotadores nacionales, sino también la ineludible de luchar por la derrota de toda tentativa intervencionista del capitalismo internacional. No puede haber revolución victoriosa sin afrontar y vencer este aspecto de la guerra. Pretender soslayarlo, equivale a renunciar a la victoria, pues nunca los imperialistas dejaran voluntariamente de tratar de intervenir en nuestra revolución

Una justa política internacional por parte de los revolucionarios españoles puede despertar en nuestro favor al proletariado de aquellos países que quieran movilizarlo contra el proletariado español, e incluso revolverlo contra su propio gobierno. Tal es el ejemplo de la revolución rusa de 1917

DISCUSIÓN DEL MOVIMIENTO

Planteado el movimiento espontáneamente, podían tomarse principalmente dosposiciones sobre la marcha [excluimos la inhibición]: a) Considerarlo como un movimiento de protesta, en cuyo caso había que señalar rápidamente un plazo corto y tomar las medidas en consecuencia para evitar sacrificios inútiles. En julio de 1917, los dirigentes bolcheviques se esforzaron en detener el movimiento prematuro del proletariado de la capital y no por eso mermo? su prestigio, pues supieron justificar la resolución tomada.

b) Considerar el movimiento como decisivo para la conquista del Poder, en cuyo caso el POUM, en tanto que único partido marxista revolucionario, había de haberse puesto de una manera resuelta, firme, inquebrantable, a la dirección del movimiento para coordinarlo y dirigirlo. Para ello no bastaba, naturalmente, esperar encontrarse por casualidad constituido en Estado Mayor de la revolución, sino que era preciso actuar rápidamente, ampliar el frente de lucha, extenderlo por todo Cataluña, proclamar sin rodeos que el movimiento iba dirigido contra el Gobierno reformista, aclarar desde el primer momento que los Comités de Defensa y su Comité? Central debían constituirse sin dilación, constituirlos, fuese como fuese, para pasar a ser los órganos de poder FRENTE AL GOBIERNO DE LA GENERALIDAD, y atacar sin demora los lugares estratégicos aprovechando las largas horas de desconcierto y de pánico que atravesaron nuestros adversarios.

Pero si el temor manifestado en la dirección del Partido a enfrentarse con los dirigentes confederales desde el comienzo -después era tarde-, es un caso de renuncia a costa del partido, es decir, contrario a las primeras medidas adoptadas al estallar el movimiento y contrario a la independencia política del POUM, la posible excusa de que el partido no estaba en condiciones de asumir la dirección no es menos contraria a los intereses del mismo, puesto que el POUM solamente podrá? jugar el papel de verdadero partido bolchevique, tomando la dirección y no precisamente declinando por "modestia" la orientación resuelta de los movimientos de la clase trabajadora. No es suficiente para el partido que se llama de la revolución estar al lado de los trabajadores en lucha, sino que es preciso situarse en vanguardia.

De no haber titubeado, de no haber esperado una vez más el criterio de los elementos Frentistas de la dirección confederal, el POUM, aun en el caso de derrota, de persecución y de ilegalidad hubiese salido enormemente fortalecido de esta batalla.

El único grupo que intento? tomar una posición de vanguardia fue el de los AMIGOS DE DURRUTI, que sin adoptar consignas totalmente marxistas, tuvieron y tienen el indiscutible mérito de haber proclamado que luchaban -e invitaron a luchar- CONTRA EL GOBIERNO DE LA GENERALIDAD.

Los resultados inmediatos de esta insurrección obrera representan una derrota para la clase trabajadora y un nuevo triunfo para la burguesía seudodemocra?tica. Pero una actuación más eficaz, más práctica en la dirección de nuestro partido, podría haber resultado una victoria cuando menos parcial de los obreros. En el peor de los casos se podría haber organizado un Comité? Central de Defensa, a base de las representaciones de las barricadas. Para esto hubiese bastado celebrar primero una asamblea de delegados de cada barricada del POUM y alguna que otra de la CNT-FAI, para nombrar un Comité? Central provisional. Este Comité? provisional, mediante un pequeño manifiesto podría haber luego convocado a una segunda reunión invitando a delegaciones de grupos que no estaban representados en la primera asamblea, a fin de establecer un organismo central de defensa. En el caso de haber estimado también una retirada, habría sido posible conservar este Comité? Central de Defensa, como órgano embrionario del doble poder, es decir, como un Comité? provisional del Frente Obrero Revolucionario, que mediante su democratización por medio de la creación de Comités de Defensa en los lugares de trabajo y en los cuarteles, habría podido continuar la lucha con más ventaja que ahora contra los gobiernos burgueses 36.

Pero no podemos excluir una variante infinitamente más favorable. Una vez constituido el Comité? Central de Defensa, en la forma indicada, habría sido quizás posible la toma del Poder político. Las fuerzas burguesas -desmoralizadas y rodeadas en el centro de Barcelona- podrían haber sido vencidas mediante una ofensiva rápida y organizada.

Naturalmente, este poder proletario en Barcelona, habría repercutido en todo Cataluña y muchos lugares de España. Todas las fuerzas del capitalismo nacional e internacional se habrían aprestado para destrozarlo. Su destrucción habría sido inevitable, sin embargo, si no se hubiese fortalecido inmediatamente por los medios siguientes: a) la rápida resolución del POUM para actuar como vanguardia marxista revolucionaria, capaz de orientar y dirigir el nuevo poder en colaboración con los otros sectores activos de la insurrección; b) la organización del nuevo poder a base de los Consejos de obreros, campesinos y combatientes, o lo que es lo mismo, a base de Comités de Defensa democráticamente constituidos y debidamente centralizados; c) la extensión de la revolución por toda España, mediante una rápida ofensiva en Aragón; d) la solidaridad de los obreros de los demás países. Sin estas condiciones la clase obrera catalana no habría podido mantenerse por mucho tiempo en el poder.

Digamos, para finalizar este apartado, que las hipótesis aquí? formuladas tienden a aportar datos a la discusión general que las jornadas de mayo están destinadas a suscitar durante largo tiempo en los medios revolucionarios.

CONCLUSIONES

1.- La clase obrera continúa en una situación defensiva en condiciones peores que antes de la insurrección de mayo. Podría haber iniciado su ofensiva en mayo, si la traición y la capitulación no hubiesen determinado una derrota parcial, que no significa [aún] una derrota definitiva para la actual Revolución. Los trabajadores poseen más armas que antes de las jornadas de mayo, y si no se dejan arrastrar a una lucha prematura por la provocación, podrán estar nuevamente en condiciones de tomar la ofensiva al cabo de unos meses.

2.- El no haber sabido tomar el poder en julio, planteo? una segunda insurrección: la de mayo. La derrota sufrida ahora, hace ineludible una nueva lucha armada ante la cual tenemos el deber de prepararnos. Mientras no sea derrocado el Estado burgués, contra el cual tenemos que dirigir nuestra lucha revolucionaria, la insurrección armada del proletariado continua siendo una cosa del futuro.

3.- El movimiento de mayo ha demostrado el verdadero papel de los dirigentes anarcosindicalistas. Como todos los reformistas de todas las épocas han sido - consciente o inconscientemente - los instrumentos de la clase enemiga dentro de las filas obreras. La revolución en nuestro país sólo puede triunfar a través de la lucha simultánea contra la burguesía y contra los dirigentes reformistas de todos los matices, incluso CNT-FAI.

4.- Se ha visto que no existe un verdadero partido marxista de vanguardia en nuestra revolución y que queda todavía por forjarse este instrumento indispensable para la victoria definitiva. El partido de la revolución no puede tener una dirección vacilante y en continua expectativa, sino una dirección firmemente convencida de que hay que ir delante de la clase obrera, orientarla, impulsarla, vencer con ella. No puede situarse solamente a base de los hechos consumados, sino que debe tener una línea política revolucionaria que sirva de base a su acción e impida las adaptaciones oportunistas y las capitulaciones. No puede basar su acción en el empirismo y la improvisación, sino que debe utilizar en su favor los principios de la técnica y organización modernas. No puede permitirse las más leves ligerezas en la cima, porque éstas se proyectan dolorosamente amplificadas en la base, siendo el germen de la indisciplina, de la falta de abnegación, de la pérdida de fe en los menos fuertes, en el triunfo de la revolución proletaria.

5.- Queda demostrada una vez más, la necesidad ineludible del Frente Obrero Revolucionario, que solo puede constituirse a base de una lucha a fondo contra la burguesía y su Estado simultáneamente a la lucha contra el fascismo en los frentes. Si las direcciones de las organizaciones obreras revolucionarias no aceptan dichas bases -que ciertamente pugna con su actuación de julio acá?- entonces deberá? promoverse la formación mediante la presión desde abajo.

6.- Ninguna de las lecciones aprendidas podrá? ser útil, si el proletariado, y sobre todo el Partido marxista revolucionario, no se entrega a un intenso trabajo práctico de agitación y organización. Hasta la misma lucha contra las amenazas y restricciones de la clandestinidad requiere una actividad incansable si no queremos ser aplastados irremediablemente. El criterio de que el Partido no será? sumido en la clandestinidad solamente puede admitirse como el propósito de una nueva adaptación y una nueva renuncia a la lucha revolucionaria en estos momentos, quizás decisivos.

CÉLULA 72. DISTRITO V.

Aclaración: En toda esta investigación utilizo diferentes fuentes y no solo los textos que se citan formalmente, como éste que hemos reproducido in extenso. Ello sucede con mayor razón aún, con un militante histórico como Rebull (o también Munis) que ya en la época era conocido internacionalmente (en los medios que se contraponen a la historia oficial) por sus textos, correspondencia, discursos, anécdotas, dichos… en diferentes medios internacionalistas (comunistas de izquierda, anarco comunistas, fracciones comunistas, consejistas, internacionalistas…) y que vivieron hasta nuestros días defendiendo posiciones internacionalistas.


[1] Por seguridad y por el reglamento interno del POUM este texto fue firmado (como ponemos abajo del texto) por la Célula 72. Distrito V del POUM. Dicho texto fue publicado en el Boletín Interior. Órgano de discusión para el II congreso del Comite? Local de Barcelona del Partido Obrero de Unificación Marxista, no 2. Barcelona, 29 de mayo de 1937

RICARDO - postaporteñ@ 1805 - 2017-08-07 13:10:11
postaporteñ@_______________________________

UY | Denuncia de presidenta de ASSE contra periodista: nuevo caso de amenaza a la libertad de expresión

El Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAinfo) expresa su preocupación y rechazo ante la demanda penal que la presidenta de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, presentó contra el periodista Gabriel Pereyra con el objetivo de limitar su libertad de expresión

Esta semana, Muñiz presentó una denuncia por difamación e injurias contra el periodista Gabriel Pereyra por una columna de opinión publicada el 29 de julio en el diario El Observador.

Recurrir a la justicia para realizar demandas de este tipo, es una de las formas de hostigamiento más comunes hacia los periodistas para intentar de esta manera amedrentar su trabajo. Recodamos además que las demandas a periodistas generan un efecto de amenaza y amedrentamiento contra todo el colectivo de periodistas, por lo cual tienen un efecto de disminución del flujo informativo respecto a los temas de interés público.

Desde que CAinfo comenzó a elaborar su monitoreo de amenazas a la libertad de expresión en el ejercicio de la profesión periodística en Uruguay (2014), se han registrado 16 casos de hostigamiento judicial.

Entre 2014 y marzo de 2015, se registraron nueve casos. Desde abril de 2015 a marzo de 2016, fueron cuatro los casos. En el último informe, que va de abril de 2016 a marzo de este año, se dieron tres casos.

Como lo señala la declaración de principios sobre libertad de expresión de la Organización de los Estados Americanos (OEA), los “funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio por parte de la sociedad”.

Además, la ley uruguaya defiende el derecho a informar y opinar sobre las acciones de los funcionarios públicos. El artículo cuarto de la ley 18.515 establece que estará exento de responsabilidad penal quien “efectuare o difundiere cualquier clase de manifestación sobre asuntos de interés público, referida tanto a funcionarios públicos como a personas que, por su profesión u oficio, tengan una exposición social de relevancia”.

El monitoreo sobre las amenazas a la libertad de expresión es realizado por CAinfo, con la colaboración de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) y el apoyo de la red Intercambio para la Libertad de Expresión (IFEX). Los informes completos están disponibles en www.monitoreo.cainfo.org.uyo www.cainfo.org.uy.

CAinfo - postaporteñ@ 1804 - 2017-08-05 21:00:18
postaporteñ@_______________________________

Venezuela / Socialismo de Burócratas o Conciencia de Clase

Rolando Astarita [Blog] 3/08/17

Todo indica que el gobierno de Maduro realizó un gigantesco fraude en las elecciones a la Asamblea Constituyente. El anuncio de que votaron más de 8,1 millones de personas (41% del censo) es muy poco creíble. Basta recordar que en las elecciones de 2013, justo después de la muerte de Chávez, Maduro recogió 7,5 millones de votos; y en las legislativas de 2015 unos 5,6 millones. Y hoy las encuestas muestran una fuerte baja de la adhesión al gobierno con respecto a 2013 o incluso a 2015. La misma empresa Smartmatic, encargada del voto electrónico desde hace años, dijo que el resultado fue “manipulado”, y que la diferencia entre la participación real y el resultado oficialmente anunciado es de al menos un millón de votos. Aunque no puede garantizar que sea solo de un millón. Es un hecho que no hubo controles para impedir el voto múltiple; ni tinta indeleble para marcar el dedo de los votantes.

Pero además del fraude, el régimen ejerció una fuerte coerción sobre amplios sectores de la población para obligarlos a ir a votar. Por caso, el vicepresidente de PDVSA, Nelson Ferrer, dijo en una reunión de trabajadores que aquel que no fuera a votar debía dejar su puesto de trabajo (el video circuló en las redes). También hubo presiones en el metro de Caracas, y en las empresas básicas de Guayana, Pequiven y Banco Bicentenario, donde a los trabajadores se les exigió no solo ir a votar, sino también llevar a familiares y amigos. La ONG Provea (Programa Venezolano de Educación-Acción Derechos Humanos), de la que tomo estos datos, informa que recibió denuncias de empleados de por lo menos 21 organismos públicos.

Otros testimonios: “Froilán Barrios, del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, aseveró que el chavismo teme una baja concurrencia de su militancia en la elección, en la cual participan inscritos y no inscritos en el partido, de allí la intimidación a los empleados públicos.

Pedro Arturo Moreno, directivo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, añadió que afiliados a la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos se han quejado de los mensajes de texto y correos electrónicos que han recibido y en los que son instados a votar porque tienen  una lista con sus nombres. (…)

Pablo Zambrano, del Movimiento de Sindicatos de Base, refirió que el acoso contra los empleados públicos, especialmente en los ministerios, es constante y se profundiza cada vez más para que los trabajadores vayan a las marchas, actos políticos y elecciones, pero la desobediencia se ha hecho sentir” (http://www.diariolasamericas.com/empleados-publicos-venezolanos-obligados-votar-elecciones-del-partido-chavista-n3189928).

El propio Maduro dijo públicamente que se tomaría lista de las personas que no fueran a votar. En Venezuela hay 2,8 millones de estatales; a lo que se suman millones de ayudas sociales.

Socialismo de burócratas o conciencia de clase y libertad

Significativamente, la izquierda que defiende a Maduro y pide más represión, no dijo palabra sobre esas presiones y amenazas. No abrió la boca cuando Maduro lanzó sus amenazas contra los que no fueran a votar

Lo cual no es casual, ya que estos militantes e intelectuales constituyen una expresión depurada de la concepción burocrática (y nacionalista) del socialismo – cualquiera sea el significado que le den a esa palabra. Esta gente está convencida de que cuando se fuerza a un obrero de PDVSA, o del metro de Caracas, a ir a votar por Maduro, se está fortaleciendo la conciencia socialista de la clase trabajadora. Incluso, alguno pensará que por esta vía el gobierno venezolano está combatiendo a peligrosos trabajadores  “contrarrevolucionarios pro-imperialistas”

Por eso no ven nada esencialmente criticable en lo que hace Maduro. Han interiorizado hasta tal punto los métodos burocráticos, que los aceptan con la misma naturalidad con que decimos “hoy llueve”. No aprendieron nada de las trágicas experiencias de los “socialismos reales”, de las colectivizaciones forzosas, de las unanimidades conseguidas en base a campos de concentración y muros de Berlín

Es una izquierda enajenada por el nacionalismo estatista, que, como siempre, gusta pensar que a la “vanguardia iluminada” le asiste la razón histórica que todo lo justifica. Todo esto con una consecuencia brutal: a los ojos de millones de explotados en el mundo, el socialismo hoy se encarna en Maduro amenazando con castigar obreros “renuentes”, en el marco de un país arrasado por el hambre y sacudido por los repetidos asesinatos de manifestantes opositores

Frente a este daño y retroceso que se inflige al socialismo, solo nos queda levantar una pequeña voz para decir que la tradición socialista que se apoya en la obra de Marx y Engels, en la experiencia de la Comuna y los consejos de obreros, soldados y campesinos de 1917, y en la resistencia libertaria y comunista al stalinismo, no tiene nada que ver con esas concepciones de los burócratas y sus apologistas. La esencia del programa del marxismo está sintetizada en la famosa frase “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. Su mensaje es que la misma gente, los explotados y humillados, tomen sus destinos en sus manos. Es un llamado a echar por tierra todas las relaciones “en que el hombre es un ser humillado, sojuzgado, abandonado y despreciable” (Marx, “Introducción a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel”). Es impulsar a cada uno “a pensar, a obrar y organizar su sociedad como hombre que ha entrado en razón, para que sepa girar en torno a sí mismo y a su yo real” (ibid.).

Esta perspectiva encierra entonces una convocatoria a la más completa libertad, condición indispensable de la emancipación de las conciencias, de la negación de toda forma de alienación. A fin de prevenir críticas habituales en la izquierda superficial (del tipo “usted es un pequeño burgués que ignora las exigencias de la revolución”), preciso: no estamos defendiendo un criterio individualista, del tipo “hago lo que quiero y no me importa el mundo”. Esa, en términos de Hegel, sería la libertad vacía de contenido y arbitraria, ya que es carente de necesidad. En cambio, de lo que se trata es de reivindicar la libertad en su concepción más avanzada, esto es, como autodeterminación. Esta incluye tanto la necesidad como la acción consciente de las personas. Es la libertad que hay cuando hago tal cosa porque la comprendo necesaria, no porque esté obligado por una autoridad ubicada por encima de mí. Por eso el marxismo habla de “girar en torno a uno mismo y al yo real”

Es necesario reivindicar la libertad de decidir nuestro curso de acción a partir de los valores que, con plena conciencia, priorizamos. Valores que a su vez surgen de nuestra actuación en sociedad – de nuevo, es lo opuesto al individualismo “a lo Hobbes” – y de la comprensión de las necesidades que anclan en las contradicciones de esta sociedad.

Para “bajarlo a tierra”, cuando el marxismo, por ejemplo, llama a los trabajadores del mundo a unirse, apela a que sean los mismos explotados los que lleven a la práctica esa consigna. Es una convocatoria a la acción que deriva de la reflexión democráticamente articulada. Si en cambio esa unidad obrera es imposición, si es ucase burocrático, no hay superación; es el simple recrearse de las cadenas hoy existentes. Ni siquiera sería unidad real, porque estaría vacía de contenido. Pero si esto vale para la unidad de la clase obrera, tanto más cuando nos referimos a la construcción socialista.

Por eso, pensar que el socialismo se va a reconstruir de la mano de burócratas, y de los intelectuales pro-stalinistas que los defienden, es un contrasentido. Es imposible que avance la conciencia socialista en la clase obrera porque se obligue a los trabajadores a votar por un determinado gobierno, como acaba de ocurrir en Venezuela. Más aún, Maduro amenazando con represalias a los obreros que no quieren votarlo es la absoluta negación de la idea encerrada en “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. Es imposible salvar el abismo que me separa de estos burócratas y de los intelectuales de izquierda que los aplauden. Como he afirmado en otras entradas, estamos discutiendo los fundamentos, lo más elemental de la concepción socialista

Venezuela: respuesta a stalinistas-nacionalistas

Rolando Astarita [Blog] 5/08/17

Como era de esperar, la nota “Socialismo de burócratas o conciencia de clase” ha suscitado fuertes reacciones por parte de los defensores del régimen de Maduro  (publicada acá arriba)

Pues bien, dejando de lado los insultos a mi persona, una de las críticas que me hicieron dice que los hechos descritos en la nota - amenazas a los trabajadores, fraude electoral, miseria y hambre generalizada- no son ciertos porque los informan “los medios comunicacionales hegemónicos” y la derecha. Alternativamente, también dicen que esos hechos no pueden ser ciertos porque la derecha los utiliza para atacar al socialismo. Por último, y es lo más usual, se dice que soy funcional a la derecha. En esta nota respondo estas críticas.

“X no es cierto porque X lo dicen los medios hegemónicos y la derecha”

Este argumento es la negación de cualquier análisis crítico y de la misma ciencia. Así, según este criterio, si en los 1930 The New York Times y The Economist informaban sobre los campos de concentración en Rusia, la izquierda debía afirmar que esos campos no existían, por la simple razón de que The New York Times y The Economist decían que existían. De la misma forma, si hoy medios occidentales informan que en Corea del Norte existen campos de concentración donde se castiga a miles de disidentes, la izquierda debería decir que esto no es así porque quienes informan sobre el asunto son de derecha. Y por esta vía podríamos seguir con cualquier otra cosa. Por caso, si el Washington Post dice que la luna es redonda, algún “revolucionario” dirá que debe de ser cuadrada.

Por supuesto, el enfoque del marxismo no tiene nada que ver con esta tontería. El punto de partida del marxismo es materialista. O sea, sostiene que existe una realidad objetiva – no es una construcción discursiva, como acostumbra a pensar el posmodernismo – sobre la que podemos tener noticia y evidencia empírica. Nótese que si esto no fuera así, no habría posibilidad de ciencia, pero tampoco de crítica social. Para explicarlo al nivel más elemental posible: Marx no hubiera podido escribir El Capital sin los escritos de la Economía Política burguesa; sin los informes de los inspectores laborales ingleses; sin el seguimiento de las noticias de los diarios de la época; sin los reportes presentados en la legislatura inglesa; y sin, incluso, el estudio de la economía vulgar. Jamás a Marx se le ocurrió decir “todo eso no sirve porque lo produjo la derecha o la burguesía”. Semejante posición lo hubiera llevado al solipsismo y al más estéril idealismo. Pero por eso mismo no hubiera escrito una crítica del capitalismo; apenas habría llegado a su rechazo abstracto, carente de contenido. Menos todavía podía decir que esos hechos no eran ciertos porque los podía utilizar la derecha para atacar a la izquierda

Contra lo que dicen los subjetivistas, hay que entender que el conocimiento es social. Por eso los marxistas no partimos de cero. Somos hijos de nuestro tiempo, vivimos en las condiciones sociales y materiales heredadas, y partimos de la evidencia empírica

Esta última, además, no se da pura; siempre es el resultado de la aprehensión del mundo social y natural que nos rodea. Aprehensión que está condicionada socialmente, y no puede dejar de estarlo. Por eso es un sinsentido pretender que los marxistas puedan hacer análisis de cualquier situación, en un país o región, prescindiendo, entre otros, de los informes “de los medios hegemónicos” y de la propia derecha. Para explicarlo a un nivel que lo entienda cualquier stalinista: si quiero escribir sobre la evolución del comercio mundial en los últimos años, no me sirve la sociedad de fomento Nac & Pop de mi barrio para recabar datos y hechos. Necesariamente (¿se entiende por qué enfatizo el necesariamente?) deberé apelar a las estadísticas de la OMC, del Banco Mundial, del FMI, etcétera. Luego habrá que pasar los filtros, pero los datos no pueden surgir de mi cabeza (ni de la cabeza de Maduro, aunque se asesore con el pajarito dios-Chávez).

Por lo tanto, no hay forma de desconocer informes, testimonios, datos estadísticos, que son recogidos e informados por múltiples fuentes, incluidos los grandes medios de comunicación e instituciones oficiales. Otra cosa, por supuesto, es cómo pensamos críticamente esos datos e informes. Y en este punto se aplica lo que escribí sobre las elecciones a la Constituyente venezolana: si en 2015 el gobierno obtuvo 5,6 millones de votos, y en 2017, con una situación social mucho peor, se informan 8,1 millones de votos, este último dato deberá ser, necesariamente (¿se entiende por qué necesariamente?) objeto de análisis y evaluación crítica. Más en general, dadas ciertas hipótesis (no hay tabula rasa de la mente) parto de los datos existentes, y reflexiono sobre los mismos, así como comparo mis reflexiones con las que han hecho otros analistas (o me pregunto por la ausencia de reflexión de los que aceptan lo dado sin chistar). Y en base a ello, saco conclusiones que, por supuesto, deberán ser sometidas a escrutinio social y pasar por nuevas reflexiones críticas. Todo esto es lo opuesto de lo que recomiendan mis críticos stalinista y su pedido de “no usar ninguna información que provenga de los grandes medios”.

“Bajada de línea”

El tema de fondo, sin embargo, es que la alternativa que nos ofrecen los stalinistas (y afines) lleva a un mundo cerrado y dogmático, en el cual “la verdad solo baja desde la dirección revolucionaria y el que piense lo contrario es un enemigo del pueblo”

En síntesis, la idea central es “bajar línea”. Lo cual justifica la censura, la manipulación y la mentira. De ahí la función del censor y del administrador de “la bajada de línea”. El objetivo es impedir que la gente acceda libremente a tal o cual publicación o medio, y saque sus conclusiones comparando y sopesando argumentos

Esto es intolerable para esta gente. Por eso, el censor-administrador se ubica por encima de la sociedad para decidir qué puede leer y qué no puede leer; qué puede escuchar y qué no puede escuchar. Es el guardián, elegido por nadie, de la pureza ideológica. Dada esta relación, los trabajadores de a pie constituyen “las bases”, a las que se les “bajan” informes y discursos. Y eventualmente se “les bajan” abiertas mentiras, como los datos de participación popular en una elección manipulada. ¿Qué tiene esto de “construcción socialista”? Pues nada. Sin embargo, a esta formalidad los intelectuales amanuenses “para todo uso” le llaman “democracia popular”. Y el burócrata, como corresponde a su naturaleza, sonríe satisfecho.

“No hay que hacerle el juego a la derecha”

Vinculado al argumento “si X lo dice la derecha, X no es cierto”, está el argumento de máxima para el stalinista-nacionalista, a saber, “no hay que hacerle el juego a la derecha”. Es una tradición de larga data. Si Stalin provocaba un desastre humanitario con la colectivización forzosa, había que callarse “para no hacerle el juego a la derecha”. Y decir que los millones de muertos eran creación de la propaganda imperialista. De la misma forma, si los Juicios de Moscú eran una farsa sangrienta, tampoco había que denunciarlos “para no hacerle el juego a la derecha” (ni al contrarrevolucionario Trotsky). Si en 1953 los soviéticos aplastaban a los trabajadores berlineses, había que culpar, “en última instancia”, al imperialismo. Lo mismo cuando en 1968 los tanques del Pacto de Varsovia entraban en Checoslovaquia. Generalidades que no dejaban afuera a los singulares: si en respuesta a la invasión soviética el estudiante Jan Palach se quemaba vivo, era “porque le pagó el imperialismo” (sic, argumento de la época en el PC argentino). Y si Castro defendió hasta sus últimos días la invasión a Checoslovaquia, miremos para otro lado, no vaya a ser “que se aproveche la derecha”. O si en los 1970 Castro amparaba a la dictadura militar argentina en los organismos internacionales, la línea oficial era no hablar del asunto para “no hay que hacerle el juego a la derecha y porque Videla es el ala progresista de la dictadura”

Siempre el mismo bendito argumento, repetido ad nauseam por dirigentes, militantes e intelectuales “compañeros de ruta”. Y así siguieron hasta el presente: si en Venezuela la gente pasa hambre, mejor no decirlo “para no hacerle el juego a la derecha”. Si en 100 días de protesta hay 120 muertos, la excusa es que “los muertos le hacen el juego a la derecha”

Si la Fiscal general dice que los muertos los provocó principalmente el Estado, habrá que decir que la Fiscal general también “le hace el juego a la derecha”, o que ella misma es “el juego de la derecha”. Si en la votación a la Constituyente hubo abstención masiva, tampoco se podrá reconocer la abstención “porque otra cosa es hacerle el juego a la derecha”. Si en un blog se habla de las consecuencias para el socialismo de estos métodos, habrá que acusar al autor “de hacerle el juego a la derecha”, y tratar de destruirlo con insultos. El criterio está tan extendido que incluso lo encontramos en organizaciones trotskistas. Por caso, un partido trotskista de Argentina hoy rechaza las acusaciones por corrupción a Lula “porque desprestigian a la izquierda” (sic) y “le hacen el juego a la derecha”. Si el día de mañana se probara que un dirigente de la izquierda es un violador, siguiendo el criterio de este partido, habría que defender al violador por el solo hecho de “no desprestigiar a la izquierda”.

El criterio stalinista singularizado en trayectorias personales

Lo que critico se ha establecido como un criterio universal (en el universo stalinista); es una luz que ilumina todo análisis y diagnóstico. Un universal que se particulariza en trayectorias personales que se prolongan por años y décadas.

Para ejemplificarlo en alguien que conozco, ex PC, intelectual “instruido en marxismo”: en 1968 defendía lo actuado por el bloque soviético en Checoslovaquia y aseguraba que Palach era un “agente de la CIA”; en 1973 votaba a Perón (que venía con Isabel, López Rega y la triple A) “porque estamos con la liberación nacional”; en 1976 defendía la posición del PC ante la dictadura (“el Partido se juega la vida de sus militantes”) y justificaba la actitud de Castro ante los crímenes de Videla; en los 1980 disculpaba la represión en Cuba a los homosexuales (“es una costumbre de los cubanos”). Cuando la caída del muro de Berlín (¡qué disgusto, por dios!) dijo que había roto con todo tipo de burocracia. Pero al poco tiempo era partidario de Chávez y ahora defiende la represión de Maduro “porque no le hago el juego a la derecha”

En definitiva, este “revolucionario” segrega stalinismo con espontánea naturalidad. Es casi un reflejo pavloviano, inherente a su naturaleza social-política. Por eso, la idea de que “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos” le suena bonita, pero para los días de fiesta. En el fondo, para este personaje esas cosas de la vieja literatura son “purismo” y “teoricismo abstracto”. Y así, en los próximos días votará alegremente por CFK; y luego seguirá aplaudiendo cualquier nueva brutalidad de Maduro, y despotricando contra “los agentes trotskistas funcionales a EEUU y a la ultraderecha”. Reconozcamos al menos el mérito de la consecuencia.

La pregunta clave: ¿qué resultado?

Los críticos sostienen que mis criterios, además de ser, “naturalmente de derecha”, son rígidos, puristas y poco prácticos para las realidades de la lucha y de la situación latinoamericana. No niegan los datos que presento sobre Venezuela (salvo decir que no hay que creerlos por quien los informa). Tampoco dicen, por ejemplo, que la idea de que “la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos” es equivocada por tal o cual razón. El debate razonado los tiene sin cuidado. Su ataque, en consecuencia, es más simple y primitivo. Como hicieron siempre los oportunistas, acusan a las ideas marxistas de ser poco realistas, y a los planteos políticos de ser demasiado “teóricos”. “Hay que hacer política efectiva, práctica”, rezongan. Como buenos nacionalistas, precisan que se trata de “práctica adecuada a la realidad latinoamericana”

Pues bien, esta política ha sido hegemónica en la izquierda latinoamericana, y sigue siéndolo. Pero para los marxistas el criterio evaluativo fundamental de la política socialista es preguntarnos en qué medida contribuyó a elevar la conciencia y la organización independiente de la clase obrera, frente al capital y a su Estado burgués. Por lo tanto son pertinentes las preguntas: ¿Cuál es el balance del socialismo de burócratas “a lo Venezuela”? ¿Cuál el balance del stalinismo nacionalista? ¿Qué balance se saca en términos de conciencia de clase y organización de las masas explotadas? ¿Qué resultado en términos de autoconciencia, libertad y empoderamiento de clase? Los “prácticos”, ¿pueden responder tan sencillas preguntas? Por si no la entienden, lo formulo así: ¿por qué la clase obrera venezolana no tiene arte ni parte, en tanto clase, en la actual crisis en curso?

La política de ustedes fue hegemónica en la izquierda de Venezuela. ¿Dónde están los resultados? ¿Dónde está el poder de la clase obrera venezolana en esta crisis? ¿Cuál es su manifestación de clase, independiente?

La realidad es que no tienen nada para responder. Como hicieron históricamente los stalinistas y los burócratas nacionalistas, llevaron a las masas trabajadoras al desánimo, la desorganización y la desmoralización. Y ahora, para salvar la ropa, con el mismo cinismo que exhibieron siempre después de cada derrota, pretenden culpar al marxismo y su “demasiada teoría”. ¿No les da vergüenza?  ¿No tienen límites en el cinismo?

 

LA MANIPULACIÓN AL EXTREMO

UNOS AL SERVICIO DE LOS INTERESES RUSOS Y CHINOS Y LOS OTROS AL SERVICIO DE LOS INTERESES  NORTEAMERICANOS. AMBAS TENDENCIAS SE ENCUENTRAN DE RODILLAS FRENTE AL IMPERIO DEL CAPITAL

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ

Venezuela, al igual que el resto de América Latina ha sido una víctima permanente -desde la colonia hasta nuestros días- de los intereses más bastardos de los países con vocación imperialista

Pero dentro de ese marco, y para desgracia de nuestros pueblos, sus gobernantes han sido cómplices descarados de los procesos colonizadores, procesos colonizadores que han llevado a nuestros países, a que su gente se enfrente entre sí, sin percatarse de la manipulación en que se encuentran, por no tener la información debida, ya que la misma la ocultan con distractores que tienen su macabra orientación, que no es otra cosa que saquear nuestros recursos naturales, en ese extractivismo voraz que ahora el mundo globalizado con mayor voracidad ha traído para nuestro continente

La manipulación ha llegado a tal extremo, que la publicidad norteamericana y sus medios de “información”, han querido mostrar como héroes y víctima de la lucha por la democracia,  la libertad y el desarrollo a los dirigentes de la llamada MUD y del otro lado, rusos y chinos han querido indicar que efectivamente el gobierno del socialismo del siglo XXI es la más alta expresión de una revolución popular en América Latina e incluso del mundo, cuando la realidad ha demostrado, que ambas tendencias representan y promueven el neoliberalismo como doctrina, como modo de vida y que trae como consecuencia el capitalismo salvaje que jamás haya vivido el mundo civilizado

“REALIDAD” TRAMPOSA

  Esta realidad, tal y como lo he señalado en algunas oportunidades, no les permite ver a los de abajo, a los que sufren, a los que viven en completa miseria, a los que ponen los muertos, heridos y torturados, que se encuentran dentro de una dualidad tramposa, donde los que fungieron en el ayer, como libertadores y tomo como referencia el “4 de febrero”, con Chávez y todo su entorno, son los opresores de hoy y los que asumen hoy y se muestran como los demócratas y libertadores del presente, fueron los opresores en el ayer y también tomo como referencia el “punto fijismo”, donde AD, COPEI y todo el chiripero que se plegó  cumplieron al pie de la letra el mandato de sus amos

Los de la llamada MUD, amenazan al gobierno del PSUV con el apoyo del Ejército norteamericano, con un intervencionismo e incluso con invasión y el gobierno amenaza con el Ejército ruso-chino para rechazar la misma, como si Venezuela fuese una piñata donde el más fuerte se impondrá al más débil. Triste y lamentable posición, de quienes dicen tener la representación del pueblo que denota la conducta arrastrada que poseen frente al poder del capital

Mientras la MUD y el PSUV distraen a la población con sus falsos nacionalismos, el capital de estos países penetra hasta los tuétanos nuestra economía con las llamadas empresas mixtas que roban y saquean nuestros recursos naturales con la mirada complaciente de las cúpulas económicas, políticas y militares del país, estén en la MUD o en el gobierno

Decir, afirmar y tratar de argumentar estos juicios de valoración, es nadar contra  la corriente, pues al hacerlo uno recibe cuestionamientos de ambos sectores, porque para los mismos no  existe justificación alguna, pensar de otra manera. Y cuando nadamos contra la corriente, lo hacemos para decirle a nuestros compatriotas, que hay necesidad de alcanzar otro nivel en el análisis político fuera del simple comentario cotidiano  envenenado por sectores interesados, donde el rumor predomina para ocultar realidades y evitar de esta manera, tener apreciaciones que nos dé un conocimiento más exacto de lo que realmente está pasando y tratar de comprender con criterio de totalidad, la geopolítica de las variables que afectan y pueden afectar la situación política venezolana

No olvidemos, que los factores que en Venezuela se disputan el poder  han sido gobierno, sus partidos políticos le han robado el espacio social a la población, no practican lo que pregonan y es cuando uno se pregunta si alguna vez hemos vivido en democracia, porque esa democracia pregona la participación popular en las políticas trascendentales de la patria, el pluralismo, la libertad, el respeto mutuo, la convivencialidad, la justicia, el bien colectivo, entre otros factores de carácter axiológico y deontológico. De acuerdo a esto me repregunto: ¿hemos vivido esa democracia?

¿DEMOCRACIA?

El contenido y la conceptualización filosófica y política de la llamada democracia, de cada uno de sus factores, de sus postulados teóricos que forman parte de una totalidad, merece entonces un análisis detallado, cuya revisión no puede efectuarse de manera aislada, porque las mismas están lógicamente encadenadas

El verbo colonialista, el predominio del mismo, aunado al complejo de inferioridad que el eurocentrismo ha sembrado en el subconsciente latinoamericano nos ha impedido reencontrarnos con nosotros mismos

Bien lo decía, nuestro Fabricio Ojeda, no se trata de cambiar un partido por otro partido, unos hombres por otros hombres o unos ladrones por otros ladrones, se trata de cambiar la estructura económica, política y jurídica para generar un nuevo modelo de sociedad, que sea producto de nuestras realidades e idiosincrasia, que nos devuelva nuestra manera de ser como venezolanos y latinoamericanos, un modelo de sociedad que en nada se parezca a las viejas y fracasadas civilizaciones, llámense capitalismo o socialismo, para poder encontrar nuestro propio camino, propuesta que sólo el pueblo organizado en todos los sentidos y en una lucha prolongada podría marcar el sendero para la emancipación definitiva.

   

Contra la agresión imperialista

Por una alternativa revolucionaria y socialista, frente a la derecha reaccionaria y al gobierno chavista

Respecto a la situación de Venezuela nos parece importante señalar los siguientes puntos

- En primer lugar corresponde condenar la injerencia del imperialismo en los asuntos internos del país. El derecho de la autodeterminación de los pueblos debe ser defendido activamente ante un nuevo caso de agresión imperialista, en este caso por parte del imperialismo hegemónico, es decir el imperialismo yanqui. Es deber de todos los pueblos manifestar activamente la solidaridad con el pueblo venezolano en estos momentos.

El interés imperialista en Venezuela se explica muy simplemente, el país posee las mayores reservas probadas de petróleo del mundo. Como si esto fuera poco ese país es uno de los únicos nueve países del mundo que poseen reservas comprobadas de coltán, un mineral estratégico usado en la elaboración de equipamiento electrónico de punta (GPS, celulares, computadoras, etc.). Es interesante señalar en este aspecto que el principal productor mundial de este mineral es la República del Congo, país sumido por la intervención imperialista en una guerra civil sin fin, lo que permite a las empresas multinacionales su saqueo con absoluta impunidad. El Congo es un ejemplo de cómo el imperialismo usa, cuando le es conveniente, la herramienta de someter a un país en el caos de una guerra civil para facilitar el saqueo del mismo. Además de esto, Venezuela posee importantes reservas de hierro, oro, diamante y bauxita, entre otros minerales estratégicos

La contradicción entre el imperialismo yanqui y el chavismo se da a partir de que este último puso algunos límites a la participación de empresas multinacionales en la explotación petrolera, cosa que fuera aceptada por varias petroleras entre ellas la norteamericana Chevron, que mantiene una muy beneficiosa operatoria en el país, como asociada a PDVSA, pero que fueran rechazados por otra gigante como Exxon Mobil. Esta empresa es uno de los principales agentes que actúan sobre el gobierno norteamericano para presionar a Venezuela

Esta situación se agudiza cuando el gobierno chavista profundiza sus relaciones comerciales con otras potencias imperialistas, que buscan ampliar su presencia en sectores claves de la producción latinoamericana, como son Rusia Y China

La asociación de PDVSA con capitales imperialistas rusos y chinos, así como la presencia muy importante de capitales de esos países, junto con algunos norteamericanos también por supuesto, en el comienzo de la explotación a gran escala y depredadora del Arco Minero del Orinoco, donde se encuentran los principales yacimientos de los minerales estratégicos que señalábamos al principio, constituyen otros puntos álgidos que señalan la pérdida del control absoluto de la producción estratégica de este país por parte de los capitales norteamericanos

Es decir, que la presión yanqui sobre Venezuela no solo responde a la búsqueda de instalar un gobierno que le asegure el control hegemónico de los recursos del país, sino que por sobre todo para los imperialistas norteamericanos es estratégico recuperar ese control desplazando a los capitales de las potencias imperialistas rivales, Rusia y China

Un hecho que señala lo importante de la situación para Estados unidos se dio a principios de año cuando PDVSA vendió bonos de deuda a la empresa petrolera rusa Rosneft, cuya garantía era un paquete accionario de la filial de PDVSA en EEUU, CITGO. Esta última empresa controla una red de refinerías oleoductos y estaciones de servicio en el corazón mismo de Estados Unidos y la operación de PDVSA podría terminar en una toma de control de parte de un sector estratégico de la economía de ese país por parte de capitales de una potencia imperialista rival como lo es Rusia

Lo anterior pretende ilustrar la importancia estratégica que para Estados Unidos posee Venezuela, y el por qué de la escalada de su agresión contra dicho país. Agresión que estaba encabezada hasta hace pocos meses por la OEA y por los gobiernos más atados al control directo del imperialismo norteamericano en la región. Estos gobiernos y organismos internacionales constituyen la base de apoyo diplomática para la oposición de derecha en el interior del país

A su presión diplomática se suma una intensa campaña propagandística por todos los medios de comunicación buscando generar a nivel internacional una opinión pública favorable a dicha oposición de la derecha, al establecimiento de sanciones internacionales al país y a una eventual intervención militar. En las últimas semanas, y usando especialmente como excusa la convocatoria a la Asamblea Constituyente por parte del gobierno de Maduro, la presión internacional se redobla, acompañando el aumento del accionar de la oposición de derecha al gobierno, y es el gobierno de Trump en EEUU el que asume directamente la cabeza de la campaña internacional para desestabilizar el país

Esta situación solo puede agudizarse y ya el gobierno norteamericano se dispone a desconocer al gobierno de Maduro y a darle apoyo al establecimiento de un gobierno paralelo instaurado por la oposición de derecha

El imperialismo yanqui repite varios pasos de la receta que aplicara en casos anteriores en Libia y Siria por ejemplo, con los resultados ya conocidos por todos

- En segundo lugar rechazar el intento de los partidos políticos de la derecha, que buscan, en estrecha alianza con el imperialismo yanqui, profundizar la ya grave crisis económica, social y política que vive el país. El objetivo de estas fuerzas combinadas, la del imperialismo y la de los representantes políticos directos de la gran burguesía venezolana, es seguir el camino ya aplicado recientemente en países como Libia, o Siria, donde más que la toma inmediata del poder, se busca hundir al país en el caos y a partir de ahí, por un lado obtener cada vez mayores concesiones por parte del gobierno, y por otro lado acumular la fuerza para derrocarlo desde adentro o para preparar la intervención directa de las fuerzas imperialistas. En cualquier caso se busca implantar un nuevo gobierno, que responda totalmente a los intereses norteamericanos y sus aliados locales

- En tercer lugar señalar que ni el gobierno de Maduro ni el gobierno de Chávez constituyeron procesos socialistas. El chavismo se caracterizó por la realización de una serie de programas sociales que significaron una mejora objetiva en las condiciones de vida de las masas explotadas del país. Sin embargo, el chavismo nunca se planteo la expropiación de la burguesía y no constituyó jamás una experiencia de gobierno de trabajadores, una experiencia de dictadura del proletariado

En Venezuela la burguesía nunca, aún, fue expropiada y la clase obrera nunca conquistó, aún, el poder del estado. Esta clarificación es fundamental para entender la situación actual y para poder generar una perspectiva real hacia la revolución socialista

El chavismo no fue nunca una vía al socialismo, sino que se trata de un proceso que ha tenido rasgos progresistas, y reformistas, pero que mantuvo inalterados los privilegios de la gran burguesía, y mediante una serie de mecanismos le permitió apropiarse de la parte del león de la enorme renta petrolera que obtuvo el país durante los años de bonanza de los precios del crudo

La clave de este negociado, en el que los altos funcionarios del chavismo, empezando por el propio Chávez y Maduro, por supuesto, son los principales responsables, está en el sistema de “control de cambio”.

El sistema es muy sencillo de entender. Mientras que el estado les cambia a los importadores el dólar a un valor determinado, supuestamente para que lo destinen a las importaciones, el dólar en el mercado cotiza decenas de veces más alto.
Con esta diferencia de precios, obviamente el negocio para los grandes capitalistas no está en importar productos para el consumo, sino que pasa por el desvío de este dinero para cambiarlo en el mercado paralelo. Esta y no otra es la base para entender el fenómeno del desabastecimiento que abruma a la población.

Esto es posible mediante toda una ingeniería de sobrefacturación, sobreprecio, precios artificiales de transferencia e importaciones simplemente inexistentes. Todo lo cual no se puede hacer, por supuesto, sin el total conocimiento y complicidad del gobierno.
Así, por ejemplo la importación de carnes pasó de 10 millones de dólares anuales en 2003, inicio del control de cambio, a más de 1 700 millones de dólares en 2013, lo que implica un aumento del 17 mil por ciento. En el mismo periodo el consumo nacional promedio de carne disminuyó en 22 por ciento. Otro ejemplo, empresas farmacéuticas como Pfizer, Merck y P&G, encabezan la lista de las máximas beneficiadas por la entrega de divisas preferenciales que realiza el gobierno al empresariado.

Dichas empresas han multiplicado por 10 el costo de su importación total pero disminuida en 87 por ciento la cantidad de mercancías que traen. En 2003 por cada kilo de fármacos se pagaban 2 dólares, en 2014 se pagó por cada kilo de fármacos 86 dólares, es decir 40 veces más que en 2003. Esto son solo algunos ejemplos que ilustran una conclusión general: el gran responsable del desabastecimiento en Venezuela es el propio gobierno chavista, que es quien apaña estos manejos que hacen los grandes capitalistas y con los cuales los jerarcas, empezando por la presidencia, engordan los bolsillos.

Esta masa de dinero es, a su vez fugada del país hacia los paraísos fiscales.
Las transferencias al extranjero por parte de capitalistas venezolanas, entre 2003 y 2014, fueron de 295 mil 341 millones de dólares. El empresariado ha logrado más que triplicar su cantidad de divisas en el extranjero durante los gobiernos chavistas. (Un desarrollo exhaustivo del tema se encuentra por ejemplo en “Crítica a la economía del “socialismo del siglo XXI”: Apropiación privada de la renta petrolera, importaciones y fuga de capitales” Por: Manuel Sutherland. Disponible en https://www.aporrea.org/ideologia/a246420.html)

Por otro lado los gobiernos chavistas, si bien impusieron limitaciones al dominio del imperialismo norteamericano sobre el país, nunca rompieron completamente con el mismo, ya que la dependencia económica con el mismo se ha mantenido, y además se ha estimulado el saqueo de las riquezas del país por parte de capitales de otras potencias imperialistas, como los rusos y los chinos

En última instancia, hay que señalar un hecho esencial, este proceso chavista ha sido profundamente dañino a nivel ideológico para la conciencia de las masas explotadas, ya que ha tomado conceptos tan importantes como los de revolución y socialismo y les ha dado un contenido totalmente deformado, caricaturizado. Ha presentado a las masas la revolución socialista como un conjunto de reformas, que se pueden hacer sin tocar la esencia de las relaciones de explotación capitalista, sin expropiar a la burguesía, sin la toma del poder político por parte de los explotados, sin la dictadura del proletariado. Desde este punto de vista la influencia chavista, no solo a nivel venezolano, sino a nivel internacional, ha sido nefasta para el avance de las ideas revolucionarias, socialistas.

- En cuarto lugar debemos negarnos a aceptar que las únicas opciones que existen para el pueblo venezolano son Maduro, y la oposición de derecha. Este es un viejo recurso, el de polarizar entre dos propuestas que en esencia siguen planteando el mantenimiento de las relaciones de explotación capitalistas, y presentarlas al pueblo como las únicas alternativas posibles. Es así que en Argentina se busca presentar la polarización entre el kirchnerismo y el macrismo como la única alternativa real, o en Brasil, la disputa entre Lula y la derecha tradicional; se busca que la clase obrera no vea ninguna otra salida más que estas, que representan simplemente formas distintas de un mismo contenido, que es el mantenimiento de la dominación capitalista

Sin dudas que la situación venezolana es un caso extremo de esto ya que la confrontación entre los sectores políticos de la oposición de derecha y el gobierno, llega a la forma extrema del uso de las armas, y en ese país se da la injerencia cada vez mayor del imperialismo, que ya reseñábamos, pero, sin embargo, la esencia de la situación es la misma, se trata de dos alternativas de las cuales ninguna representa una perspectiva de avance real hacia la liberación de los explotados del yugo capitalista.

La convocatoria a la Asamblea Constituyente por parte del gobierno de Maduro, debe entenderse en ese contexto.
El gobierno de Maduro no convoca la Constituyente para cambiar radicalmente las estructuras de la sociedad venezolana, sino que lo hace buscando reforzar su posicionamiento político luego del enorme retroceso electoral que ha tenido su partido.

No está en cuestión en esta convocatoria el carácter de clase del estado venezolano, por la sencilla razón de que no está en cuestión la finalidad última del mismo, que es la de proteger la propiedad privada de los bienes de producción que están en manos de un puñado de capitalistas.

No está en cuestión la esencia de los problemas económicos de Venezuela, porque la misma radica precisamente en el control por parte de ese puñado de capitalistas, de los principales resortes de la economía, el comercio exterior, la banca, las grandes redes de distribución comercial, y porque no está en cuestión el mecanismo de transferencia de la renta petrolera a esos grandes capitalistas.

Si el gobierno quisiera enfrentar a fondo la crisis económica, la injerencia imperialista y el crecimiento de las fuerzas de la derecha tradicional se debería empezar con decretar la expropiación de todos los grandes capitalistas, de estatizar todo el comercio exterior, pasando a control estatal todas las importaciones, acabando con la transferencia de la renta petrolera a la gran burguesía, nacionalizando y estatizando también la banca y todas las grandes redes de distribución comercial

Nada de esto está planteado, ni lo estará, porque, por supuesto, va en contra de los intereses, no solo de la gran burguesía y el imperialismo, sino de la propia burocracia chavista, que se sigue enriqueciendo mediante su complicidad con ellos

Por el contrario, y como decíamos al principio, la Constituyente está planteada exclusivamente en términos de reafirmar este proceso chavista, lo que implica, en primera instancia, desviar el foco de las fuerzas populares de los temas políticos centrales, los problemas relacionados a la propiedad de los bienes de producción y el carácter de clase del estado, que la crisis económica y política ponen en primerísimo orden; y, por otra parte, darle a Maduro el respaldo político que en el marco de las actuales formas institucionales de gobierno, previstas por la actual constitución, ha perdido.

La instalación de la Asamblea Constituyente, estará muy lejos de lograr traer paz y estabilidad al país, como ha prometido Maduro, por el contrario, no solo no hay perspectivas de que de la misma se puedan generar soluciones a la crisis económica que acosa al país, sino que además, la derecha y el imperialismo no la reconocerán, por lo cual la crisis política se continuará agravando

Es por eso que el problema central que plantea la situación política venezolana es el de cómo desarrollar, en el marco de la crisis económica, social y política que vive el país, una alternativa política revolucionaria por el socialismo, que permita superar el enorme atraso ideológico que ha significado la influencia del chavismo para las masas explotadas, no solo de Venezuela sino en toda la región y el resto de los países explotados, que permita a la clase trabajadora y al pueblo explotado enfrentar la agresión imperialista y el avance de la derecha fascista, pero sin quedar como furgón de cola del gobierno, jugando el papel de carne de cañón para permitirle a una estructura totalmente burocratizada mantener los privilegios que la administración del estado capitalista le da.

Para todo esto el problema esencial es cómo construir organización revolucionaria, como desarrollar el poder popular y esto solo se puede hacer a partir de un programa propio, un programa que plantee la expropiación de la burguesía, el rompimiento con la dominación y saqueo de toda potencia imperialista, el control estatal del comercio exterior y la banca, y a partir de ahí, si se pueden asegurar no solo las mejoras sociales que se obtuvieron en los años de auge del precio del petróleo, sino también terminar definitivamente con la toda la miseria y la pobreza a la que somete al pueblo la explotación capitalista, todo lo cual solo es posible a partir de un gobierno de trabajadores, a partir de la dictadura del proletariado

MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ORIENTAL

- postaporteñ@ 1804 - 2017-08-05 20:58:17
postaporteñ@_______________________________

Ecuador : LA TORMENTA IMPERFECTA

Por Pablo Ospina* 2/08/17

lalineadefuego.info  

Tres cadenas de acontecimientos marcaron con su sello inconfundible los dos primeros meses del gobierno de Lenín Moreno. Todas ellas están, por supuesto, estrechamente interconectadas. Este informe propone una interpretación de sus relaciones e interconexiones. La primera es el conjunto de caudalosas y explosivas denuncias de corrupción en la adjudicación de obras de infraestructura durante el decenio pasado, las más importantes de las cuales apuntan a minar el prestigio y la posición del vicepresidente reelecto, Jorge Glas Espinel. La segunda es el conjunto de tormentosas y encendidas controversias públicas entre Rafael Correa y el nuevo presidente de la República, Lenín Moreno, principales dirigentes de Alianza País, disputas abiertas bastante inusuales en el pasado. La tercera es el llamado al diálogo, la concertación y el consenso, como la marca de un publicitado “nuevo estilo” de gobierno, luego de años de un presidente empeñado en promover la confrontación y la polarización tanto a su izquierda como a su derecha.

Rafael Correa llamó “tormenta perfecta” a la combinación de la caída de los precios del petróleo, la reducción de la disponibilidad de créditos internacionales y apreciación del dólar [1].  Su intención era dejar sentado que la crisis económica (a la que se negó siempre a llamar con ese nombre) iniciada en 2014 era una turbulencia proveniente de choques externos en las que su gobierno no tenía responsabilidad. Lo cierto es que desde 2014, e incluso desde antes, las cifras de reducción de pobreza y desigualdad habían empezado a estancarse e incluso a involucionar[2]

 El gobierno rechazó que se dijera que las mejoras en esos indicadores sociales entre 2007 y 2013 se debían a circunstancias internacionales favorables que empezaron antes de la revolución ciudadana, desde el año 2002, y que mejoras similares han ocurrido en otros países latinoamericanos, independientemente de si tenían o no gobiernos progresistas[3]

Pero ahora que empezaron a desmejorar conforme la situación internacional empeora, el argumento de causas internas se debilita más: si los factores internacionales eran menos importantes, el ritmo hubiera podido disminuir pero alguna mejora debió mantenerse.

Aunque los dos primeros meses del nuevo gobierno son tormentosos, la turbulencia carece de “perfección”.  Junto a las tribulaciones de las divisiones internas y el vendaval de las denuncias de corrupción destaca un llamado al diálogo y la concertación nacional que simula un remanso de calma y tranquilidad en medio de aguas agitadas. Lenín Moreno creó un consejo consultivo en asuntos tributarios donde convocó a los más destacados representantes del empresariado nacional, muchos de los cuales han criticado el débil compromiso que el proyecto gubernamental de Alianza País ha mostrado con el libre mercado. Llamó a la integración de una comisión parcialmente independiente (hay en ella tres ministros y varias figuras cercanas al gobierno) de apoyo a la lucha contra la corrupción. Se reunió con la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y renovó un contrato de comodato del edificio que ocupa en Quito, un acuerdo que el gobierno anterior quiso terminar. En estos dos meses, Moreno concedió indulto a seis dirigentes sentenciados por terrorismo y otros delitos contra la seguridad del Estado por participar en protestas y buscó un acuerdo con la Universidad Andina Simón Bolívar a la que el gobierno anterior negó la entrega de fondos públicos a las que tenía derecho desde mayo de 2016. Se reunió con los alcaldes opositores de Guayaquil, Cuenca y Quito y con casi todos los candidatos presidenciales contra los que compitió en las elecciones de febrero

Se reunió con los militares para asegurar que respeta y quiere fortalecer el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas y que no desea más protección que la que ellos le puedan proporcionar, en referencia a dos conflictos recientes del gobierno anterior. Una actitud de apertura y diálogo que marca una distancia sensible con el estilo confrontador e intransigente de su antecesor, estilo que impuso a toda su administración. ¿Cuestión de formas? Lo cierto es que ese remanso de calma pareció desatar una tormenta.

Desde inicios de la campaña electoral, cualquier observador medianamente informado podía prever la futura ruptura entre el entonces candidato y el caudillo de la revolución ciudadana. Pero nadie imaginó que sería tan rápida y fulminante. Los motivos de la crítica pública de Rafael Correa al gobierno de Lenín Moreno han sido asombrosamente ecuménicos: abarcan casi todo y cualquier cosa. Incluyen los anunciados cambios en algunos de sus proyectos más mimados, como la costosa “ciudad del conocimiento” en un valle semi-seco de los Andes del norte, con su centro en una proyectada universidad de élite, “Yachay-Tech”, y algunas decisiones totalmente alejadas de todo proyecto estratégico para el país como el desvío de unos fondos dedicados a un festival artístico en la ciudad de Loja, en los Andes del sur, para dedicarlos a la construcción de un camino. El ex -presidente hizo público su “desaire” por la decisión del nuevo presidente de prolongar el contrato de entrega del edificio a la CONAIE, que él había insistido en retirar con el argumento de que se dedicaba a actividades políticas; pero también criticó que el gobierno suspendiera, en razón de las protestas del gobierno peruano, la construcción de un muro y un parque en una ciudad costeña de la línea fronteriza.

Así, de modo paradójico, el mismo protagonista que impuso a su movimiento político la regla de evitar la discusión abierta de discrepancias internas, se volvió el principal adalid de una escalada de acusaciones públicas que terminaron en un cruce de insultos: Correa llamó “desleales” y “mediocres” a quienes buscaban diferenciarse de su gobierno; Moreno acusó de tener “actitudes ovejunas” a personas que no nombró y de tener “síndrome de abstinencia del poder” a su antecesor[4]

 Cuando pronunció su encendido último discurso en el país, desde el aeropuerto, ante seguidores que fueron a despedirlo, entre los que se encontraban Jorge Glas (vicepresidente) y Gabriela Rivadeneira (secretaria ejecutiva del partido), sus seguidores cantaban el estribillo de “fuera Moreno, fuera”. Poco después, cuando Rafael Correa cruzaba el océano hacia su morada en Bélgica, en una reunión con el Frente Anticorrupción que había creado hace poco, el presidente Moreno criticó la “falta de mesura” en el gasto público y el estado en que encontró la caja fiscal. Era una declaración pesada de implicaciones porque echaba tierra sobre todo el discurso gubernamental que durante la campaña electoral minimizó la crisis económica y habló constantemente de recuperación luego de la “tormenta perfecta” venida del exterior. El nuevo presidente dijo que la “mesa no estaba servida” ni lista para el banquete, en referencia a una declaración de su antecesor de que dejaba la casa en orden y solucionados los grandes apremios económicos que lo aquejaron durante los dos últimos años[5]

¿Cómo entender este vendaval de enfrentamientos públicos tan inusuales en la corta vida de Alianza País? La corriente de fondo detrás de la ruptura es, por supuesto, que un movimiento político tan heterogéneo, nacido sin pasado y construido desde el gobierno, solo pudo preservar su aureola de unidad por la represión sistemática de las disidencias gracias a un liderazgo fuerte e intransigente. Ahora, sin embargo, ese liderazgo intransigente está separado del manejo de los recursos del poder gubernamental. Las tendencias centrífugas (heterogénea composición política) y centrípetas (control vertical desde el centro) están ahora fatalmente disociadas.

La heterogénea diversidad política fue un problema que desplegó sus sombras sobre Alianza País desde su nacimiento, pero ahora se presentó mucho más rápido de lo esperado. ¿Qué cosas lo precipitaron? Lo primero a notar es que en el conflicto no han emergido discrepancias ideológicas. Por ejemplo, Rafael Correa no hizo ninguna crítica a las declaraciones del Ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, de que iniciará negociaciones para un acuerdo comercial con Estados Unidos (aunque rehusó llamarlo TLC)[6]

 Tampoco mostró ninguna objeción pública al hecho de que Lenín Moreno nombrara como ministro de petróleos a un importante funcionario de la transnacional privada Halliburton, o Ministro de Turismo a un ex – ejecutivo de la compañía Decamerón, la transnacional de establecimientos hoteleros “todo incluido”. Lo más cercano a un posicionamiento ideológico en la trifulca pública concierne la educación superior. Augusto Barrera, el nuevo Secretario de Ciencia y Tecnología no solo criticó sino que hizo demostraciones públicas de su disgusto por los gastos faraónicos del proyecto universitario de Yachay que hubieran podido servir para fortalecer las escuelas politécnicas existentes, e insinuó muy directamente que en el conflicto con la Universidad Andina, se usó la ley como “arma de persecución[7]

En este campo el gobierno anterior apostó por presentarse como el gran reformador y modernizador que consideraba a la universidad como el eje de la nueva economía del conocimiento. Más que cambios de fondo, porque en este campo no se han tomado todavía decisiones trascendentes, lo que parece indignar al caudillo es el ataque a la imagen simbólica de un gobierno visionario empeñado en proyectos costosos pero futuristas.

En realidad, los factores que precipitaron la borrasca política parecen de otra naturaleza. La primera crítica pública de Rafael Correa a su sucesor estuvo relacionada con la corrupción. No le pareció apropiado que el presidente Moreno convocara a la creación de una “comisión ad hoc” para el combate a la corrupción cuando, en su opinión, la institucionalidad creada durante su gobierno era más que suficiente para enfrentarla. Días antes de que se convirtiera en un conflicto abierto, su primera intervención pública como ex-presidente a través de redes sociales había sido un comentario sobre el operativo judicial y policial que detuvo a seis personas y allanó el domicilio del entonces Contralor General del Estado en funciones, Carlos Pólit, en el marco de las revelaciones internacionales del caso Odebrecht. El comentario alertaba que ese operativo no podía considerarse un éxito del nuevo gobierno sino del suyo[8]

 Llegó a decir que varios implicados llevaban meses vigilados, lo que es un contrasentido porque, si lo estaban, no se explica que el operativo se realizara justo cuando Pólit estaba de viaje en Miami. Lo importante a retener de esta secuencia es que sirven como indicio de cómo empezó la escalada de acusaciones mutuas entre el presidente y el ex-presidente

La acusación más dura contra Moreno, fuera de insinuar que era desleal y mediocre, fue que pactaba con figuras del extinto Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), del ex presidente Abdalá Bucaram Ortiz (1996-1997), al que le habría entregado el manejo de las empresas eléctricas (Correa afirmó que era algo “confirmado”)[9].  Sobre todo, Rafael Correa no aceptaba que Moreno se reuniera con el ex-candidato presidencial, Abdalá Bucaram Pulley (hijo de Bucaram Ortiz), que era uno de los principales acusadores y enemigos de Jorge Glas, la figura política más prominente mencionada en los escándalos de corrupción y el blanco de los ataques de la oposición

La acusación de una alianza con el PRE es curiosa[10] pero la referencia a Jorge Glas sugiere el verdadero motivo de conflicto: que la defensa del vicepresidente no está siendo todo lo decidida y enérgica que el ex presidente Correa considera que debe ser.

En otras palabras, el eje central por el que pasa el conflicto político interno en Alianza País no es ideológico sino el de la protección de la figura de Glas, emblema político, encargado de las principales realizaciones en infraestructura y principal operador durante la segunda presidencia de Rafael Correa (fue el encargado, por ejemplo, de la reconstrucción de la provincia de Manabí luego del terremoto de abril de 2016)

El principal problema que Moreno enfrenta para hacer una defensa decidida e incondicional de Jorge Glas no es tanto una antipatía o incluso una posible pugna de liderazgo. El problema reside en la debilidad política de su gobierno y cómo una campaña de protección desembozada puede debilitarlo más. En efecto, cada nueva revelación de información proveniente de fuentes internacionales se convierte en un nuevo sobresalto. Los tres casos más importantes en que colaboradores cercanos a Glas se han visto involucrados, el de los sobornos de la empresa de supervisión de obras Caminosca, el de los sobreprecios en la construcción de la Refinería del Pacífico y el de las denuncias por las construcciones de obras en sectores estratégicos por parte de Odebrecht, usan todos información disponible en fuentes internacionales: un juicio y un arbitraje en Miami, los “papeles de Panamá” y las delaciones de Marcelo Odebrecht y sus secuaces en Estados Unidos y Brasil[11]

 Esto no es casualidad. Es información cuya filtración el gobierno no puede controlar y a la que tanto la prensa como la oposición política pueden acceder por sus propios medios. Un ejemplo. Las detenciones e informaciones sobre personas involucradas en el escándalo de sobornos de Odebrecht hasta ahora han incluido revelaciones sobre transferencias de menos de 15 millones de dólares, la mayoría de ellos a un tío de Jorge Glas, según información de la Fiscalía, por sus contactos con un alto funcionario del gobierno todavía no revelado[12]   Pero la información disponible al momento es que los sobornos pagados por Odebrecht alcanzaron los 33,5 millones de dólares mientras el Fiscal General de la Nación, Carlos Baca Mancheno, adelantó que seguramente superan esa cifra. En otras palabras, hemos atravesado menos de la mitad de la temporada de tempestades.

En esas circunstancias, la defensa de Jorge Glas reviste para Lenín Moreno una serie de dificultades objetivas. La estrategia de acercamiento a la oposición, de apertura al diálogo, de reuniones ecuménicas y de moderación del aparato de publicidad gubernamental, ha sido hasta ahora muy exitosa para un gobernante que ganó las elecciones muy estrechamente y necesitaba ampliar su base de apoyo[13]

Pero esa estrategia deberá acompañarse de acciones y no solo de anuncios. Moreno ha señalado que reformará la Ley de Comunicación, pero no ha señalado qué modificaciones hará. Sus colaboradores han dicho que flexibilizarán las modalidades de contratación de los trabajadores pero que no cederán ante la flexibilización laboral. Ha dicho que reformará la Ley de Plusvalía, que provocó manifestaciones hace dos años, pero no se sabe en qué términos. El Ministro de Finanzas anunció que el gobierno asumirá parte de los costos de la seguridad social de las empresas exportadoras (algo que llamó “devaluación fiscal”), pero no ha dicho dónde recortará gastos para financiar ese subsidio. La estrategia de diálogo tiene fecha de caducidad y el tiempo juega en contra del gobierno: abre expectativas pero debe ser refrendada con acciones. Y cuando se tomen las decisiones, se cargarán las nubes de tormenta.

De todas las decisiones pendientes, la más compleja es cómo se financiará el gigantesco déficit fiscal estimado en el 7,5% del PIB en 2016 cuando no puede devaluar y debe cumplir con costosas ofertas de campaña como viviendas gratis, aumento del bono de la pobreza y entrega de un nuevo bono por jubilación a los mayores de 70 años[14]  La carta del endeudamiento agresivo, jugada por Rafael Correa como estrategia para retrasar el ajuste también parece estar llegando a sus límites objetivos: una reciente estimación sitúa la deuda total, incluyendo la que se oculta mediante subterfugios, en 59 mil millones de dólares[15]   Uno de los subterfugios más perversos para ocultar la deuda se revirtió en los primeros días del gobierno de Lenín Moreno en un confuso incidente que implicó la intervención policial en la sede de la Contraloría General de la Nación. Un informe firmado por el Contralor subrogante (hoy titular), Pablo Celi, el 29 de mayo de 2017, ordenaba que se debía restituir a las cuentas públicas los 2 mil 500 millones de dólares de deuda del Estado al fondo de salud de la seguridad social, una deuda que Rafael Correa había ordenado borrar de los balances con el argumento de que no había un reglamento para determinarla. Era el aporte estatal obligatorio para el pago de enfermedades catastróficas previsto en la ley[16]

El monto de la deuda es bastante elevado y de corto plazo, por lo que el pago de intereses y amortización se ha vuelto un problema fiscal mayor, pues su pago pasó de 4.935 millones de dólares en 2014 a 8.133 millones de dólares pagados en 2016, es decir, equivalentes al déficit fiscal de 2017 completo[17].  Y aquí reside el último componente del tormentoso conflicto entre Rafael Correa y Lenín Moreno. Si la situación fiscal y económica obliga a medidas de ajuste y recorte fiscal, ¿cómo se pueden justificar esas medidas si el discurso oficial insiste en la recuperación, el manejo exitoso y creativo de las dificultades y se niega a llamarlo crisis? Es difícil imaginar que las discusiones sobre la situación de la caja fiscal no hayan sido parte de las conversaciones privadas de ambos dirigentes. De hecho, como vimos, Moreno criticó la “falta de mesura” de su predecesor en el manejo de las cuentas fiscales

El problema excede la simple voluntad de mantener buenas relaciones con el líder máximo. Un gobierno con una base social y electoral más débil, como el de Moreno, carente de los fondos públicos necesarios para alimentar la recomposición de una base social propia, ¿puede darse el lujo de mantener la polarización política y el enfrentamiento asfixiante con enemigos reales e inventados? Tiene la angustiosa necesidad de un capital político para enfrentar la crisis y para enfrentarla no parece tener más opciones que enrostrar una parte de la responsabilidad por la situación al gobierno anterior. Una poderosa excusa para alimentar tempestades. A menos, por supuesto, que el precio del petróleo y el resto de materias primas que el país exporta sufran una milagrosa recuperación, el dólar empiece a devaluarse y la deuda pueda seguir abultándose indefinidamente. Es decir, si vuelven las condiciones internacionales que hicieron posible el progresismo en toda su mítica ambivalencia.

Los informes de coyuntura del CEP cuentan con el auspicio de Brot für die Welt – Evangelischer Entwicklungsdienst (Pan para el Mundo-Servicio Protestante para el Desarrollo), Berlín, Alemania.

[1] Rafael Correa: “Desplome de los precios del petróleo, siete puntos en pérdida de exportaciones con respecto al PIB, apreciación del dólar, desaceleración de China, colapso del mercado ruso, que es uno de nuestros principales mercados no petroleros”, en “El milagro ecuatoriano en tiempos de la tormenta perfecta”, En 10 años de revolución Ciudadana. La década ganada. 30 de noviembre de 2016, disponible en http://ladecadaganada.com.ec/milagro-ecuatoriano-tiempos-la-tormenta-perfecta/

[2] La reducción de pobreza por ingresos se estancó desde junio de 2011 y la desigualdad desde junio de 2012, cfr. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, 2016. Reporte de pobreza y desigualdad. Quito: INEC. Diciembre. Ecuador en cifras. Disponible en http://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/POBREZA/2016/Diciembre_2016/Reporte%20pobreza%20y%20desigualdad-dic16.pdf

[3] World Bank 2016. Taking on inequality. Poverty and shared prosperity 2016. Washington: World Bank.

[4] Todas estas acusaciones mutuas se hicieron sin referencias explícitas a sus respectivos acusados, pero sus implicaciones eran absolutamente claras.

[5] Juan Carlos Bolaños, “Moreno sobre situación económica del país: “no hay tal mesa servida””, En Expreso, 11 de julio de 2017, disponible en http://www.expreso.ec/actualidad/moreno-sobre-situacion-economica-del-pais-no-hay-tal-mesa-servida-JN1539748

[6] “Ministro Campana se reunión con embajador de EE.UU. en Quito”, En Vistazo, 1 de junio de 2017, Disponible en http://vistazo.com/seccion/pais-actualidad-nacional/actualidad-nacional/ministro-campana-se-reunio-con-embajador-de

[7] El conflicto por Yachay se saldó con la separación de cinco académicos que, según declaraciones del rector, le ahorrarían 2 millones de dólares anuales, y la renuncia del personaje encargado de la empresa pública a cargo del proyecto de la ciudad del conocimiento, Héctor Rodríguez. Cfr. “Augusto Barrera: ‘Yachay debe concentrar talento no burocracia´”, En El Comercio, 1 de julio de 2017, disponible en www.elcomercio.com/actualidad/augustobarrera-universidad-yachay-entrevista-educacionsuperior.html . Sobre las declaraciones respecto al uso de la ley como instrumento de persecución, cfr. Francisco Carrión Mena, “Nuevos aires en la Andina”, En El Comercio, Disponible en http://www.elcomercio.com/opinion/nuevosairesenlaandina-opinion-columna-columnista-franciscocarrionmena.html Ver también “Yachay ahorrará $ 2 millones con ajustes administrativos”, En El Telégrafo, 24 de junio de 2017, disponible en http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/4/yachay-ahorrara-usd-2-millones-con-ajustes-administrativos

[8] “Correa: “A diferencia del viejo país, no permitiremos que ningún caso de corrupción quede en la impunidad””. En El Telégrafo, 2 de junio de 2017, disponible en http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/13/correa-muchos-de-los-involucrados-en-el-caso-odebrecht-estaban-vigilados-desde-hace-semanas

[9] Jorge González, “Rafael Correa: ‘Está recontraconfirmado un pacto con Abdalá Bucaram’”, En El Comercio, 5 de julio de 2017, Disponible en www.elcomercio.com/actualidad/correa-pacto-bucaram-ecuador-lenin.html

[10] En realidad, muchos ex – funcionarios y coidearios del PRE estuvieron en el gobierno de Rafael Correa, tanto como en el de Moreno, como recordó Abdalá Bucaram Pulley en varias entrevistas. Cfr. “Abdalá Bucaram Pulley: ´No existe ningún tipo de pacto´ con Gobierno de Moreno”, en Ecuador Inmediato, 6 de julio de 2017, disponible en http://www.ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=2818822503

[11] Los escándalos públicos sobre corrupción que acaparan la atención nacional son esos tres casos precisamente porque la información viene del exterior. Pero los casos basados en información nacional, muchos de los cuales tienen investigaciones fiscales detenidas, superan los 60, cfr. Museo de la Corrupción, en Plan V, 2017, disponible en http://museocorrupcion.planv.com.ec . Ver un cómodo resumen del caso Odebrecht en Sofía Jarrín Hidalgo 2015. Influencia de la política exterior brasileña en el Ecuador: Caso Norberto Odebrecht. En G. Cerdas Vega, S. Jarrín Hildalgo, S. Molina, F. Rivasplata Cabrera, V. Torres. La crisis de Petrobras y las constructoras brasileñas en el escenario latinoamericano. Coalición regional por la transparencia y la participación. Boletín No. 1. Junio. La Paz: CEDLA. Algo mucho más detallado en “Historias de corrupción. Casos ordenados según el año de la primera denuncia o reportaje periodístico”, En Plan V, 2017, Disponible en http://museocorrupcion.planv.com.ec/images/Ampliacion-de-los-casos-planv.pdf

[12] Un buen resumen de las acusaciones sobre Ricardo Rivera, tío de Jorge Glas, en “Ricardo Rivera, mentor y socio de Jorge Glas, quien se le distancia”, En El Universo, 2 de julio de 2017, disponible en http://www.eluniverso.com/noticias/2017/07/02/nota/6258025/ricardo-rivera-mentor-socio-jorge-glas-quien-se-le-distancia

[13] La calificación positiva para Lenín Moreno alcanzó a inicios de julio, según la encuestadora Perfiles de Opinión, 85%, cfr. Perfiles de Opinión, “Calificación a la gestión del presidente Lenín Moreno”, 1 al 4 de julio de 2017, Disponible en http://www.perfilesdeopinion.com/images/pdf/presidente.pdf

[14] Wilma Salgado 2017. Situación de la economía ecuatoriana y desafíos del nuevo gobierno. En Ecuador Debate. No. 100. Quito: CAAP. Abril; Alberto Acosta y John Cajas 2017. “La deuda eterna” contrataca. Cómo el correísmo regresó al pasado. Quito, 24 de julio. Inédito, p. 2. El documento ha sido colgado en la página WEB de Attac en Aragón: http://www.aragon.attac.es/2017/07/27/ecuador-la-deuda-eterna-contrataca/

[15]Alberto Acosta y John Cajas 2017, op. cit., p. 18.

[16] “Correa critica informe de Contraloría sobre ‘deuda’ del Estado al IESS”, En El Telégrafo, 22 de junio de 2017, disponible en http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/8/correa-critica-informe-de-contraloria-sobre-deuda-del-gobierno-al-iess

[17] Para referencia, el gasto de educación y salud en 2016 fue de 5.548 millones de dólares, cfr. Banco Central del Ecuador, Información Estadística Mensual, No. 1984, Quito: BCE, junio de 2017, cuadro 2.4.3. Disponible en https://contenido.bce.fin.ec/home1/estadisticas/bolmensual/IEMensual.jsp

 

Presidente de Ecuador arrebata funciones de vicepresidente a

Jorge Glas tras escándalo de corrupción

SABRINA MARTÍN    AGO 3, 2017, 

Las marcadas diferencias entre el actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y el exmandatario Rafael Correa, acarrean las primeras consecuencias tangibles: Moreno quitó todas las atribuciones al vicepresidente Jorge Glas.

A través de un decreto fechado de este jueves 3 de agosto, el actual mandatario le arrebató todas las funciones a Glas; apartando del Ejecutivo a quien se mantuvo como la “mano derecha” del gobierno anterior.

 “Deróguese el Decreto Ejecutivo 9, suscrito el 24 de mayo del 2017, publicado en el Segundo Suplemento del Registro Oficial N. 16, de 16 de junio del 2017, retirándose así todas las funciones asignadas al Vicepresidente de la República”; cita el texto. De acuerdo con reportes nacionales e internacionales, Glas estaría vinculado a casos de corrupción. Las acusaciones en su contra se profundizaron tras la filtración de audios donde se menciona al vicepresidente por el escándalo de Odebrecht.

La tarde de este miércoles 2 de agosto, Glas había anunciado que no renunciaría a sus funciones como vicepresidente; aseveración que realizó a través de un comunicado. Todo esto, luego de que Moreno dijera, en un acto con los prefectos del país, que tomaría decisiones sobre los casos de corrupción.

Rafael Correa ya había advertido sobre las intenciones de Moreno de supuestamente “destruir” a Glas

Fuentes: El ComercioEl Universo

Vicepresidente  retirado de su cargo por corrupción

reclama por avión presidencia

KARINA MARTÍN  AGO 4, 2017 Pan Am - Post

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, denunció que el presidente Lenín Moreno, lo desautorizó a usar el avión presidencial, tras quitarle todas sus atribuciones.

“Debo decir que responsabilizo de mi seguridad al presidente, Lenín Moreno, a su secretario, Eduardo Mangas, y también a las personas que por seguir órdenes me niegan el uso del transporte aéreo como vicepresidente”, dijo Glas.

Asimismo, Glas aseguró sentirse “aliviado”. “He tenido que presenciar por dos meses como comienza a desmontarse nuestra revolución, nuestros ideales, los principios y valores. Soy leal a los principios de la Revolución Ciudadana, de un proyecto que es leyenda viva, que ha triunfado de manera consecutiva los últimos diez años y que con mucha tristeza, siendo parte del Gobierno, siendo elegido al igual que Moreno por el pueblo ecuatoriano tuve que presenciar el retorno de la vieja partidocracia”

Según indicó el vicepresidente, Moreno lo despojó de sus funciones por opinar. “Me han retirado todos los encargos del presidente de la república por opinar, por criticar, por denunciar, por decir la verdad”, dijo.“Me han quitado las funciones por pedido de Abdalá Bucaram, de Guillermo Lasso, de los grandes empresarios, de la Izquierda Democrática, por pedido de los opositores traicionando la voluntad popular que eligió un binomio”, añadió.

“Yo estoy defendiendo principios y valores, y estos son inclaudicables”, insistió y segundos antes de marcharse resaltó: “Yo soy vicepresidente electo, constitucional de la República y yo terminaré mi mandato”

Por su parte, el expresidente Rafael Correa también se manifestó con respecto a la decisión de Moreno: “El ‘diálogo’ solo ha sido para los que odian la Revolución”. “Adelante, Jorge. Tómalo como una condecoración”, escribió desde su cuenta oficial de Twitter.

El pasado miércoles 2 de agosto, el presidente del país retiró todas las funciones que se le habían entregado a Glas, a través del Decreto Ejecutivo Nº 100.Todo esto, luego de que Moreno dijera, en un acto con los prefectos del país, que tomaría decisiones sobre los casos de corrupción.

Es importante resaltar que de acuerdo con reportes nacionales e internacionales, Glas estaría vinculado a casos de corrupción. Las acusaciones en su contra se profundizaron tras la filtración de audios donde se menciona al vicepresidente por el escándalo de Odebrecht.

Fuentes: La República; La Hora.

- postaporteñ@ 1804 - 2017-08-05 20:17:39
postaporteñ@_______________________________

La Situación Política Y Las Tareas Del Proletariado

Andrés Nin
Junio de 1927 - Fuente: Marx Internet Archive


Proyecto de “Tesis políticas”, elaboradas por Nin, para presentarla al Congreso nacional del POUM, previsto para el 19 de junio de 1937. Dicho Congreso no llegó a celebrarse a causa de la represión. Escrito en Junio de 1937, es decir apenas unos días antes de su desaparición (secuestro, tortura, asesinato, ocultamiento del cuerpo y de los hechos) y es por tanto lo último que hizo. Y es lo último de Nin que mandaremos en esta serie, sus materiales son todos accesibles en Internet para cualquiera que se interese en conocer directamente su pensamiento sin que se lo cuenten, sea opinando a favor o en contra.


I - Los acontecimientos que se han desarrollado en España después del Congreso de constitución del POUM, celebrado en Barcelona el 29 de septiembre de 1935, han confirmado que la posición fundamental de nuestro partido, al afirmar que la lucha no estaba planteada entre la democracia burguesa y el fascismo, sino entre el fascismo y el socialismo, y al calificar de democrática socialista nuestra revolución, era completamente justa.

La experiencia de 1931-1935 había demostrado sobradamente la impotencia de la burguesía para resolver los problemas fundamentales de la revolución democrática burguesa y la necesidad de que la clase obrera se pusiera decididamente al frente del movimiento de emancipación para realizar la revolución democrática e iniciar la revolución socialista. La persistencia de las ilusiones democráticas y de la alianza orgánica con los partidos republicanos, había de conducir fatalmente al reforzamiento de las posiciones reaccionarias y, en un próximo porvenir, al triunfo del fascismo como única salida de un régimen capitalista incapaz de resolver sus contradicciones internas dentro del marco de las instituciones democráticas burguesas.

La lección de Asturias, donde el proletariado, al tomar decididamente la dirección del movimiento en octubre de 1934, asestó un golpe mortal a la reacción, y la de Cataluña, donde en los mismos días se evidenció una vez más la incapacidad y la inconsciencia de los partidos pequeño-burgueses, no fue debidamente aprovechada, como resultado de la ausencia de un gran partido revolucionario. Los partidos socialista y comunista, en vez de aprovechar la lección de Octubre impulsando la Alianza obrera, que tan espléndidos resultados había dado en Asturias, y canalizando todos los esfuerzos en el sentido de asegurar la hegemonía de la clase obrera, infeudaron nuevamente el proletariado, a través del Frente Popular, a los partidos republicanos burgueses, fracasados estrepitosamente en octubre y desaparecidos virtualmente de la escena política.

El período que precedió inmediatamente a las elecciones del 16 de febrero se caracteriza por la galvanización de los partidos republicanos, por obra y gracia de socialistas y comunistas oficiales, y por un cierto renacer de las ilusiones democráticas entre las masas, las cuales, sin embargo, parecen moverse más bien por el vehemente deseo de obtener la amnistía de los presos y condenados de octubre que por confianza en los partidos republicanos. Este deseo era tan unánime y el movimiento tan avasallador, que nuestro partido no tuvo más remedio que sumarse al mismo, pero conservando íntegramente su personalidad e independencia, y ejerciendo una crítica dura y despiadada de la política republicana. Esta táctica, que nos salvó del aislamiento, nos permitió acercarnos a grandes masas, hasta entonces inasequibles para nosotros, entre las cuales difundimos nuestros principios.

La gestión de los republicanos de izquierda en el poder, después del 16 de febrero, fue la confirmación absoluta de nuestras previsiones. Desde el primer momento, se estableció un divorcio profundo entre el gobierno y el poderoso impulso de las masas, que obligaba a aquél a dictar el decreto de amnistía e iniciaba un vasto y profundo movimiento de huelgas. Desde abajo se reclamaba una actuación rápida y enérgica, una política de realizaciones revolucionarias y de medidas rigurosas contra la reacción, cada día más insolente. Desde arriba, se efectuaba una política de pasividad, de contemplaciones funestas; una política cuyo lema parecía ser el no variar nada, no asustar a nadie ni lesionar los intereses de las clases explotadoras. El resultado de esta política fue el levantamiento militar-fascista del 19 de julio de 1936. El estampido de los cañones y el crepitar de las ametralladoras aquella madrugada de julio, despertó de su sueño a los trabajadores que mantenían aún ilusiones democráticas. La victoria electoral del 16 de febrero no había zanjado el problema planteado en nuestro país. La reacción fascista recurría a argumentos más contundentes que la papeleta electoral. Valiéndose de la situación privilegiada que el propio gobierno de la República le había concedido al mantenerla en los puestos estratégicos más importantes, la inmensa mayoría de la oficialidad del ejército, al servicio de las clases reaccionarias, desencadenaba la guerra civil

II - El levantamiento militar-fascista provoca una formidable reacción en la clase trabajadora, que se lanza resueltamente al combate y, a pesar de la pasividad, en unos casos, y de la traición, en otros, de los partidos republicanos, cuyos representantes oficiales se niegan a entregar las armas a los trabajadores, aplasta la insurrección en los centros industriales más importantes del país

Esta intervención resuelta de los trabajadores tiene consecuencias políticas inmensas. Los órganos del poder burgués quedan, en realidad, deshechos. Se crean comités revolucionarios por doquier. El ejército permanente se derrumba, y es remplazado por las milicias. Los obreros toman posesión de las fábricas. Los campesinos se apoderan de las tierras. Conventos e iglesias son destruidos por el fuego purificador de la revolución. En pocas horas, o a lo sumo en pocos días, los obreros y campesinos resuelven, por la acción directa revolucionaria, los problemas que la burguesía republicana no ha podido resolver en cinco años – es decir, los problemas de la revolución democrática – e inician la revolución socialista por medio de la expropiación de la burguesía.

Durante un cierto período, los órganos del poder burgués no son más que una sombra. El poder real lo ejercen los comités revolucionarios, que forman una tupida red en todas las regiones no ocupadas por los facciosos.

Sin embargo, en este primer período el impulso revolucionario es mucho más vigoroso en Cataluña que en España. Cataluña va, indudablemente, a la cabeza de la revolución, porque gracias a la influencia del POUM, de la CNT y de la FAI, que no se incorporaron al Frente Popular, el oportunismo democrático republicano ha penetrado menos en la masa trabajadora.

La insurrección fascista, pues, destinada principalmente a ahogar el movimiento obrero revolucionario, lo acelera vertiginosamente, dando a la lucha de clases una violencia inaudita, y planteando claramente el problema del poder: o fascismo o socialismo. Lo que se proponía ser una contrarrevolución preventiva se convierte en revolución proletaria, con todas las características distintivas de la misma: relajamiento del mecanismo estatal burgués, descomposición del ejército, de las fuerzas coactivas del Estado y de las instituciones judiciales, armamento de la clase trabajadora, que ataca y vulnera el derecho de propiedad privada; intervención directa de los campesinos que expropian a los terratenientes, y finalmente la convicción, por parte de las clases explotadoras, de que su dominio ha terminado.

En las primeras semanas que siguen al 19 de julio, el convencimiento de que el pasado no puede volver, de que la República democrática está superada, es general. Y el impulso de la revolución es tan poderoso que los propios partidos de la pequeña burguesía proclaman la caducidad del régimen capitalista y la necesidad de emprender la transformación socialista de la sociedad española.

La única salida inmediata de la situación era coordinar el empuje de las masas a instituir un poder vigoroso, basado en los organismos salidos de las entrañas de la revolución, como expresión directa de la voluntad de los que desempeñaban un papel predominante en la lucha contra el fascismo. Ese poder vigoroso no podía ser otro que un gobierno obrero y campesino. Esta posición, sostenida por el POUM desde el momento en que el carácter de la lucha apareció con claridad, tropezó con la oposición de todos los partidos del Frente Popular, y en primer lugar del Partido Comunista, y con la indecisión de la CNT, cuya ideología anarquista le impedía darse cuenta de la importancia fundamental y decisiva del problema del poder.

Entre tanto, con ayuda de una campaña tenaz y sistemática, iban abriéndose paso dos concepciones de consecuencias funestas para el desarrollo victorioso de la lucha de la clase obrera. La primera de estas concepciones se expresaba en los términos:”Primero ganar la guerra, después se hará la revolución”. De acuerdo con la segunda, consecuencia directa de la primera, en la guerra actual los obreros y campesinos luchan por el mantenimiento de la república democrática parlamentaria, y por tanto no se puede hablar de revolución proletaria. Más tarde, esta concepción tuvo una derivación insospechada: la de que la dramática contienda que ensangrienta y arruina al país, es “una guerra por la independencia nacional y la defensa de la patria”

Nuestro partido adopta desde el primer momento una actitud de oposición decidida frente a estas concepciones contrarrevolucionarias

III - La fórmula “primero ganar la guerra, después de hacer la revolución”, es fundamentalmente falsa. En la contienda que se desarrolla actualmente en España, guerra y revolución son, no sólo dos términos inseparables, sino sinónimos. La guerra civil, estado más o menos prolongado del conflicto directo entre dos o más clases de la sociedad, es una de las manifestaciones, la más aguda, de la lucha entre el proletariado, por una parte, y por otra la gran burguesía y los terratenientes, que atemorizados por el avance revolucionario del proletariado, intentan instituir un régimen de dictadura sangrienta, que consolide sus privilegios de clase. La lucha en los frentes de batalla no es más que una prolongación de la lucha en la retaguardia. La guerra es una forma de la política. Esta política es la que guía la guerra en todos los casos. Los ejércitos defienden siempre los intereses de una clase determinada. Se trata de saber si los obreros y campesinos de los frentes se baten por el orden burgués o por una sociedad socialista. Guerra y revolución son tan inseparables en el momento actual en España como la eran en Francia en el siglo XVIII y en Rusia en 1917-1920. ¿Cómo podemos separar la guerra de la revolución, cuando la guerra no es más que la culminación violenta del proceso revolucionario que se está desarrollando en nuestro país desde el año 1930 acá?

En realidad, la fórmula:”primero ganar la guerra [...]” encubre el propósito efectivo de frustrar la revolución. Las revoluciones hay que hacerlas cuando existen circunstancias favorables para ello, y estas circunstancias la historia nos las ofrece excepcionalmente. Si no se aprovechan los momentos de máxima tensión revolucionaria, el enemigo de clase va reconquistando posiciones y acaba por estrangular la revolución. La historia del siglo XIX y la más reciente de la posguerra (Alemania, Austria, Italia, China, etc.), nos ofrecen abundantes ejemplos en este sentido. Aplazar la revolución para después de ganada la guerra, equivale a dejar las manos libres a la burguesía para que, aprovechándose del descenso de la tensión revolucionaria, vaya restableciendo su mecanismo de opresión a fin de preparar, sistemática y progresivamente, la restauración del régimen capitalista. La guerra – ya lo hemos dicho – es una forma de la política. El régimen político sirve siempre a una clase determinada, de la cual es la expresión y el instrumento. Mientras dure la guerra hay que hacer una política: ¿al servicio de quién?, ¿de qué intereses de clase? Toda la cuestión radica aquí. Y la garantía de una victoria rápida y segura en los frentes estriba en una política revolucionaria firme en la retaguardia, capaz de inspirar a los combatientes el brío y la confianza indispensables para la lucha; capaz también de impulsar la solidaridad revolucionaria del proletariado internacional, la única con que podemos contar, de crear una sólida industria de guerra, de reconstituir sobre bases socialistas la economía desquiciada por la guerra civil, de forjar un ejército eficiente al servicio de la causa proletaria, que es la de la humanidad civilizada. El instrumento de esta política revolucionaria no puede ser más que un gobierno obrero y campesino

IV - Como en Rusia en 1917, en toda Europa después de la guerra imperialista, el obstáculo más considerable que se opone al avance victorioso de la revolución proletaria es el reformismo, agente de la burguesía en el movimiento obrero. Pero se da el caso paradójico de que, en nuestro país, el exponente más característico del reformismo castrador sea precisamente el Partido Comunista de España, y su filial el Partido Socialista Unificado de Cataluña, afiliados a una internacional, la Internacional Comunista, surgida como consecuencia de la ruptura ideológica y orgánica con el reformismo. Prisionero de la burocracia soviética, que se 'ha vuelto de espaldas a la revolución proletaria internacional para cifrar todas sus esperanzas en los países “democráticos” y la Sociedad de Naciones, el comunismo oficial ha abandonado definitivamente la política revolucionaria de clase para orientarse hacia la alianza con los partidos burgueses democráticos (Frente Popular) y preparar psicológicamente a las masas para la próxima guerra mundial. De aquí la consigna:”Lucha por la independencia nacional”, que traducida al lenguaje de la política internacional significa:”sujeción de la España revolucionaria a los intereses del bloque imperialista franco-británico”, del cual forma parte asimismo la URSS. Las consecuencias nefastas de esta política no han tardado en dejarse sentir: especulando con las dificultades de la guerra y las posibles complicaciones internacionales, el reformismo, apoyado eficazmente por los representantes de la burocracia estalinista, los cuales, a su vez, han especulado con la ayuda prestada por la URSS, ha logrado socavar sistemáticamente las conquistas revolucionarias, preparando el terreno a la contrarrevolución. Nuestra eliminación del gobierno de la Generalidad, las tentativas de formación de un ejército popular ”democrático”, ”neutral”, la supresión de las milicias de retaguardia y la reconstitución del orden público a base del restablecimiento del antiguo mecanismo, la censura periodística, son las etapas más importantes de este proceso contrarrevolucionario, que continuará inflexiblemente hasta el total aplastamiento del movimiento revolucionario si la clase trabajadora española no se decide a reaccionar, rápida y vigorosamente, reconquistando las posiciones logradas en las jornadas de julio e impulsando la revolución socialista hacia adelante.

En la situación presente, inequívocamente revolucionaria, la consigna “lucha por la república democrática parlamentaría” no puede servir más que los intereses de la contrarrevolución burguesa. Hoy más que nunca ”la palabra “democracia” no es más que una tapadera con la que se quiere impedir al pueblo revolucionario que se levante y acometa, libre, intrépidamente y por su cuenta, la edificación de la sociedad nueva” (Lenin). Como nos ha enseñado el marxismo revolucionario, la república democrática no es más que una forma enmascarada de la dictadura burguesa. En el período de apogeo del capitalismo, cuando éste representaba un factor progresivo, la burguesía podía permitirse el lujo de conceder una serie de libertades “democráticas” – considerablemente limitadas, condicionadas, por el hecho de su dominación económica y política – a la clase trabajadora. Hoy, en la época del imperialismo, “última etapa del capitalismo”, la burguesía, para superar sus contradicciones internas, se ve precisada a recurrir a la instauración de regímenes de dictadura brutal (fascismo), que destruyen incluso las mezquinas libertades democráticas. En estas circunstancias, el mundo se halla ante un dilema fatal: o socialismo o fascismo. Los regímenes “democráticos” han de ser forzosamente fugaces, inconsistentes, con la agravante de que al adormecer y desarmar a los trabajadores con sus ilusiones, preparan eficazmente el terreno para la reacción fascista.

Para justificar su monstruosa traición al marxismo revolucionario, los estalinistas arguyen que la república democrática que preconizan será una república democrática distinta de las demás, una república “popular”, de la que habrá desaparecido la base material del fascismo. Es decir, que dejan escandalosamente de lado la teoría marxista del Estado como instrumento de dominación de una clase para caer en la utopía del Estado democrático “por encima de las clases”, al servicio del pueblo, con objeto de mistificar a las masas y preparar la consolidación pura y simple del régimen burgués. Una república de la cual ha desaparecido la base material del fascismo, no puede ser más que una república socialista, por cuanto la base material del fascismo es el capitalismo

V - El antifascismo en abstracto, hábilmente manejado por los reformistas – que preparan política y psicológicamente las condiciones favorables para una intervención en la próxima guerra imperialista mundial, presentada como una contienda entre los países fascistas y los países democráticos – es el antídoto de la revolución proletaria, la expresión de la política de “unidad nacional”, a la cual el marxismo ha opuesto siempre la lucha de clases.

Si el dilema ante el cual la historia ha colocado al proletariado español es “fascismo o socialismo”, el problema fundamental de la hora presente es el problema del poder. Todos los demás – el de la organización militar, el de la industria de guerra, el de los abastos, el de la reconstrucción económica del país, el de la seguridad interior, etc. – están subordinados a ese problema fundamental, cuya solución depende de la clase en cuyas manos esté el poder.

¿Cuál es la actitud de los distintos sectores del movimiento obrero ante este problema?

El Partido Comunista, el Partido Socialista Obrero y el Partido Socialista Unificado de Cataluña preconizan la política del Frente popular, que presupone el ejercicio del poder por gobiernos ”antifascistas”, de coalición con la burguesía y con un programa democrático burgués.

La CNT y la FAI, se declaran resueltamente partidarias de la revolución social y, por tanto, adversarios acérrimos de la restauración de la república democrática; pero su tradición antiestatal y la propaganda sistemática a favor del comunismo libertario, realizada durante largos años, dificulta su evolución hacia la concepción del poder proletario.

Nuestra actitud frente a esos distintos sectores se halla determinada por el papel que desempeñan o pueden desempeñar en el curso del desarrollo de los acontecimientos actuales.

El Partido Comunista de España y el Partido Socialista Unificado de Cataluña, por su posición política presente, inspirada directamente por la Internacional Comunista, instrumento a su vez de la burocracia soviética, deben ser considerados como organizaciones ultra oportunistas y ultrarreformistas. Por su política de colaboración de clases, por su renuncia total a los principios ya la táctica fundamentales del marxismo revolucionario, por su auxilio declarado y activo a los planes de estrangulación de la revolución española, tramados por el capitalismo nacional e internacional, el Partido Comunista y el PSUC desempeñan el papel de agentes de la burguesía en el movimiento obrero, más peligrosos para la revolución que la propia burguesía, por cuanto la etiqueta marxista con que se adornan facilita su penetración en las filas proletarias.

Los intereses supremos de la revolución exigen una crítica constante e implacable de las posiciones políticas de dichos partidos, crítica que contribuirá eficazmente a acentuar la diferenciación en el seno de los mismos, atrayendo a las posiciones revolucionarias a los elementos proletarios. Los acontecimientos actuales han puesto de manifiesto la inconsistencia ideológica de la llamada ”izquierda” del Partido Socialista Español, cuya fraseología revolucionaria había hecho nacer tantas esperanzas entre una buena parte de la vanguardia de la clase trabajadora. De las tendencias que existían en vísperas del 19 de julio no queda virtualmente nada. Entre las tendencias de “derecha”. ”Izquierda” y “centro” no hay ninguna diferencia fundamental; todas ellas están unidas por una denominación común, la política del Frente Popular, que las lleva a renunciar a las posiciones revolucionarias del proletariado para hacer el juego de la burguesía democrática. Pero en la base del partido se nota un profundo malestar, producido principalmente por las tentativas del estalinismo para absorber al partido – como lo ha conseguido ya con las juventudes – y someterlo a la política de la burocracia de la Tercera Internacional. Muchos de los viejos militantes asisten con dolor y con un sentimiento de protesta sorda a la obra de destrucción, sistemáticamente llevada a cabo, de la organización que con tanto esfuerzo levantaran, ya la introducción de métodos que repugnan a su conciencia socialista ya las tradiciones del partido. Por otra parte, la política escandalosamente oportunista del Partido Comunista, caracterizada por una monstruosa deformación del marxismo, suscita viva y justificada inquietud entre los millones de trabajadores sinceramente revolucionarios que se han incorporado al PSOE, y que se dan cuenta, alarmados, de la labor de penetración que los estalinistas, valiéndose de todos los medios, realizan en sus filas.

La misión de nuestro partido debe consistir en ayudar a esos elementos a ver claro en la situación, tratando fraternalmente de guiarles por el buen camino, es decir, hacerles comprender la necesidad de una clara política de intransigencia proletaria, servida por un fuerte partido revolucionario.

Son deseables los acuerdos temporales con los elementos que, sin aceptar plenamente nuestras posiciones revolucionarias, están dispuestos a luchar contra la burocracia estalinista y sus métodos de corrupción.

La CNT y la FAI han coincidido con nosotros, desde el primer momento, en reconocer que la guerra y la revolución son inseparables, han coincidido asimismo con nosotros en la apreciación de algunos de los problemas fundamentales que se han planteado, tales como el del ejército, del orden público, etc. Pero las vacilaciones de las organizaciones mencionadas con respecto a la cuestión del poder, así como su posición estrictamente “sindical”, que tiende a eliminar los partidos, lo que no obsta para que, al amparo de esta posición se establezca, a través de la UGT, una colaboración efectiva con socialistas y comunistas oficiales, ha hecho que esa coincidencia no diera los resultados fructíferos apetecidos.

El anarcosindicalismo ha rectificado notablemente sus posiciones anteriores, pero el peso de la tradición le ha impedido llevar esa rectificación hasta sus últimas consecuencias. Así, ha renunciado a su apoliticismo inveterado, entrando a participar en el gobierno de la república y en el de Cataluña, es decir, en gobiernos de colaboración con los partidos republicanos burgueses, sin atreverse a adoptar una actitud afirmativa, más fácilmente comprensible para las masas trabajadoras encuadradas en la CNT, con respecto a la formación de un gobierno obrero y campesino. Si la CNT y la FAI adoptaran esta actitud, el destino victorioso de nuestra revolución estaría garantizado. Sólo la conquista del poder permitiría la solución rápida y eficaz de todos los problemas que la revolución y la guerra han planteado

Sin renunciar a una labor tenaz y paciente encaminada a llevar a las masas confederales a esta posición, impuesta imperiosamente por la situación actual, debemos orientar todo nuestro esfuerzo en el sentido de estrechar las relaciones de nuestro partido con las organizaciones de la CNT y la FAI, nuestros aliados naturales en las circunstancias presentes. Las coincidencias importantísimas que ya se han manifestado y la necesidad de defender la revolución en peligro, imponen una alianza efectiva, que no presupone, ni mucho menos, la renuncia a la crítica recíproca, ni a la defensa de las posiciones respectivas

VI - El deber imperioso del momento, pues, es la conquista del poder por el proletariado, aliado con los campesinos, y la formación consiguiente de un gobierno obrero y campesino, único capaz de organizar, de acuerdo con las necesidades de la población y de la guerra, la economía desquiciada, y de establecer un orden revolucionario en el país.

Este gobierno, para que tenga toda su eficacia revolucionaria, no puede ser designado desde arriba, como resultado de combinaciones más o menos diplomáticas, ni surgir de un parlamento constituido según las normas democráticas burguesas.

Un gobierno formado por delegados de organizaciones obreras nombrados por los comités superiores de las mismas, representaría, indudablemente, un paso adelante con respecto a la situación actual, pero no sería el gobierno que las circunstancias exigen. Elegido en estas condiciones, seguramente no iría mucho más allá de las posiciones del Frente popular.

El gobierno obrero y campesino ha de ser la expresión directa de la voluntad revolucionaria de las masas obreras y campesinas del país, y por lo tanto no puede surgir del Parlamento del 16 de febrero, completamente superado por los acontecimientos, ni del que pudiera resultar de unas elecciones efectuadas a base del sufragio universal. El Parlamento burgués ha de ser disuelto, y en su lugar debe convocarse un congreso que siente las bases económicas, sociales y políticas de la España libre de la dominación capitalista, que se está forjando en los campos de batalla, y elija el gobierno obrero y campesino. Esa asamblea no puede ser de tipo democrático burgués, es decir, no puede basarse en el derecho de representación para todas las clases, sino que ha de reflejar la nueva situación creada por la guerra civil y la revolución, concediendo todos los derechos a los que las sostienen con las armas en la mano o con el trabajo creador. En una palabra, el congreso debe estar formado por los delegados de los sindicatos obreros y campesinos, y de los combatientes.

Esos mismos órganos deben constituir la base de la transformación de todo el mecanismo del poder, empezando por los ayuntamientos, Con las modificaciones de detalle que las circunstancias impongan.

La orientación que propugna el POUM puede resumirse en estas dos consignas fundamentales: a) conquista del poder por la clase obrera; b) instauración de un régimen socialista.

En la etapa actual de la revolución, la conquista del poder por el proletariado no presupone forzosamente la insurrección armada. Las posiciones que, a pesar del retroceso sufrido por la revolución, sigue manteniendo la clase trabajadora, el peso específico de la misma y de sus organizaciones, y sobre todo el hecho de que siga teniendo una gran parte de las armas en sus manos, permiten la conquista pacífica del poder. Basta para ello que el proletariado recobre la confianza en su fuerza y se decida a afirmar intransigentemente su voluntad imponiéndola. De él depende enteramente que se restablezca la correlación de fuerzas del 19 de julio y que sepa utilizarla en beneficio propio, o, lo que es el mismo, de la revolución.

La conquista del poder por el proletariado significa la hegemonía absoluta de la clase trabajadora a fin de ahogar implacablemente toda tentativa contrarrevolucionaria y aplastar a la burguesía. Esta hegemonía de la clase no puede identificarse en ningún caso con la dictadura de un partido, sino que presupone la más amplia democracia obrera, el derecho  de crítica más absoluto para todos los sectores proletarios, la participación de todos en la obra común. Sólo las clases  explotadoras quedan privadas de todo derecho político. Cuando las clases hayan desaparecido completamente, los órganos de coacción resultarán superfluos y desaparecerá el Estado.

Al conquistar el poder, la clase obrera no se limitará a utilizar el antiguo mecanismo del Estado – como lo ha hecho la burguesía democrática – sino que lo destruirá de raíz. Con ayuda de los comités de obreros, campesinos y combatientes, transformará de abajo arriba todo el mecanismo gubernamental e instituirá un gobierno barato y verdaderamente democrático. El gobierno barato será posible por la destrucción del viejo y costoso sistema burocrático, la supresión de los sueldos elevados, estableciendo como norma que nadie pueda percibir un sueldo superior al de un obrero calificado, el control vigilante y activo de las masas trabajadoras. La verdadera democracia quedará garantizada por la participación efectiva de la inmensa mayoría del país en la administración de la cosa pública, la elegibilidad de todos los cargos y su revocación en cualquier momento. En fin, el gobierno obrero y campesino será el gobierno de la victoria militar, pues sólo un gobierno de esa naturaleza es capaz de crear la moral indispensable para el triunfo, organizar una sólida industria de guerra, nacionalizar los Bancos, acabar con la especulación, concentrar y movilizar todos los recursos económicos del país para la guerra.

VII - Uno de los argumentos a que recurren con mayor frecuencia los reformistas para justificar su política colaboracionista y contrarrevolucionaria, es la necesidad de mantener el bloque con los partidos pequeños burgueses, con el fin de asegurar el concurso de una masa importante de la población.

La pequeña burguesía constituye, en efecto, un factor de la mayor importancia en todos los países, y muy particularmente en los que, como el nuestro, se han incorporado con gran retraso al proceso capitalista. Pero por su carácter de clase intermedia, equidistante de la gran burguesía y del proletariado, por su dependencia económica, no puede desempeñar un papel independiente en la vida política. Vacilante e indecisa, se mueve siempre entre las dos clases fundamentales, haciendo, en definitiva, la política de la una o de la otra. Los partidos pequeño burgueses mantienen vivo el equívoco de una política independiente – ni burguesa, ni proletaria –, pero, en realidad, son siempre un instrumento en roanos del gran capital, y, por lo tanto, un instrumento contra los intereses de la pequeña burguesía, cuya representación ostentan. Su política conduce indefectiblemente a la consolidación de las posiciones económicas del gran capital, y por consiguiente a la asfixia efectiva de la pequeña burguesía. La alianza con los partidos pequeño burgueses no representa la alianza con la pequeña burguesía, sino contra ella. La experiencia española, desde el 14 de abril acá, es muy elocuente a este respecto. La pequeña burguesía, y en primer lugar los campesinos, no ha visto satisfecha ninguna de sus reivindicaciones fundamentales. Todo lo conseguido lo debe a la acción independiente de la clase obrera

La pequeña burguesía, potencialmente, no es revolucionaria ni reaccionaria. Quiere un orden, sea el que fuere, pero un orden.  Y este orden no lo puede establecer más que el proletariado o la burguesía. Cuando la clase obrera actúa resueltamente, dando la sensación neta de su fuerza y de que sabe lo que quiere y adónde va, la pequeña burguesía queda neutralizada e incluso, en gran parte, sigue al proletariado, o para decirlo con más propiedad, es arrastrada por él. Pero si en el momento decisivo la clase obrera falla, la pequeña burguesía pierde la fe en ella, le vuelve la espalda y pone nuevamente los ojos en la gran burguesía. Si en aquel momento aparece un caudillo más o menos demagógico, no le será difícil aprovecharse del desencanto de las masas pequeño burguesas, para convertirlas en la base social de un movimiento (fascismo), destinado a aplastar a la clase trabajadora e instaurar un régimen de dictadura sangrienta del gran capital

La pequeña burguesía ha hecho la experiencia de la república democrática. Repetirla, equivale a preparar nuevos fracasos, a crear las premisas necesarias de una incorporación de las masas pequeño burguesas al campo reaccionario. Por el contrario, si la clase obrera aparece a los ojos de las masas populares del país como el verdadero guía de la revolución, como la única fuerza capaz de crear un régimen fuerte, un orden nuevo, la pequeña burguesía seguirá a aquélla como la siguió después de las jornadas gloriosas de julio

La política de atracción de la pequeña burguesía no consiste, pues, en contener el ritmo de la revolución, sino en acelerarlo. Cuando más audaz y decidido se muestra el proletariado, más seguro puede estar de la colaboración de la pequeña burguesía, o por lo menos de su neutralización.

VIII - La división de la clase obrera es, indudablemente, uno de los factores que se Oponen más poderosamente a que se cree entre las masas pequeño burguesas la sensación de fuerza invencible del proletariado. La unidad sindical – cuya ausencia, por otra parte, repercute desfavorablemente en la obra de organización socialista de la producción – constituiría un gran paso adelante en este sentido. Pero la burocracia reformista la sabotea sistemáticamente, por cuanto presiente que el movimiento sindical unificado le escaparía de las manos para pasar a las de los elementos revolucionarios. Impulsarla e imponerla constituye el deber ineludible de la clase trabajadora.

En el terreno político, deben surgir los órganos de unidad adecuados a las circunstancias. A fines de 1933 aparecieron las Alianzas obreras, destinadas a desempeñar en nuestro país el mismo papel que desempeñaran los soviets en la revolución rusa. Dichas Alianzas demostraron su magnífica eficacia revolucionaria durante la insurrección asturiana de octubre de 1934. Formada por todos los partidos y organizaciones obreras sin excepción, la Alianza obrera de Asturias demostró palmariamente al mundo los prodigios de heroísmo y de iniciativa de que es capaz el proletariado unido. Pero la política del Frente popular frustró aquellos espléndidos inicios, y nuevamente la clase trabajadora marchó a la zaga de los partidos republicanos. Si las Alianzas obreras no hubiesen sido liquidadas por los paladines de la colaboración de clases, los acontecimientos habrían tomado un giro completamente distinto del que tomaron, y la hegemonía del proletariado habíase afirmado indiscutiblemente.

Resucitarlas hoy sería un error, por cuanto corresponden a una etapa ya superada. Los congresos de delegados de los sindicatos obreros y campesinos, y de los combatientes, son sustancialmente lo mismo que eran las Alianzas obreras en la etapa anterior. En ellos debe basarse el gobierno de la clase trabajadora, de ellos deben surgir los órganos del poder;  ellos deben encarnar la unidad de acción de los trabajadores por encima de las diferencias que les separan en el terreno de la organización sindical y política. En ellos se basará la futura Unión Ibérica de Repúblicas Socialistas.

Ni la unidad sindical, ni las asambleas de delegados obreros, campesinos y combatientes, excluyen la posibilidad de la formación de alianzas entre los sectores de la clase obrera que coincidan en la concepción del momento y la actitud de la clase trabajadora. Al contrario, estas alianzas están claramente dictadas por la situación.

En el caso concreto de nuestra revolución, se impone la constitución de un Frente Obrero Revolucionario, formado por la CNT, la FAI y el POUM, organizaciones que coinciden en el reconocimiento de la necesidad de cerrar el paso al reformismo, evitar el retorno a la situación anterior al 19 de julio y de impulsar la revolución proletaria, llevándola hasta sus últimas consecuencias. Un programa de realizaciones claras y concretas – hoy perfectamente posible – debería ser la base del Frente Obrero Revolucionario, cuya formación determinaría, indiscutiblemente, un cambio fundamental en la correlación de fuerzas e imprimiría un poderoso empuje a la revolución.

IX - Uno de los argumentos predilectos empleados por 1os reformistas contra la revolución proletaria, es el de que sería fatalmente ahogada por los países capitalistas.

La clase trabajadora cometería un profundo error si no contase con la probabilidad de una intervención armada extranjera contra la revolución española. Pero si el proletariado no pudiera lanzarse a la lucha revolucionaria decisiva más que en el caso de estar seguro de que dicha intervención no iba a producirse, tendría que renunciar de antemano a toda esperanza de emancipación. Porque es evidente que el capitalismo internacional no podrá asistir pasivamente, por espíritu de conservación, a la victoria del proletariado en ningún país del mundo.

El peligro de la intervención existe, y si el factor decisivo fuera la superioridad técnico-militar, la derrota del proletariado podría considerarse como descontada. Pero hay un factor real infinitamente más eficaz: la fuerza expansiva de la revolución. Triunfante en España, tendría una repercusión inmediata en los demás países, y muy particularmente en Italia y Alemania, a cuyos regímenes fascistas asestaría un golpe mortal.

La revolución rusa fue la causa inmediata del hundimiento de los imperios centrales, hizo tambalear el régimen capitalista en toda Europa, y provocó un movimiento tan intenso de solidaridad proletaria internacional, que contribuyó poderosamente al fracaso de la intervención. Las consecuencias de la revolución española pueden ser no menos trascendentales. La victoria de la clase obrera de nuestro país modificaría inmediatamente, en favor del proletariado, la correlación de fuerzas en el mundo entero, dando un impulso decisivo a la revolución proletaria internacional.

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1804 - 2017-08-05 19:50:04
postaporteñ@_______________________________

ARG | Aparición con vida YA! de Santiago Maldonado

Lunes 7 de agosto 17hs todos a Plaza Congreso

Desde el martes 1 de agosto se encuentra desaparecido Santiago Maldonado, luego de la brutal represión de gendarmería al interior del Lof en Resistencia de Cushamen (Chubut) por parte de más de cien efectivos de esa fuerza nacional de la que es responsable la Ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich. Santiago fue visto por última vez el martes pasado durante la represión de Gendarmería en la lof de Cushamen, en Esquel. Cada vez más testigos confirman que el joven fue cercado por agentes de Gendarmería, golpeado y trasladado en una camioneta. 

Santiago Maldonado fue desaparecido durante la brutal represión de las fuerzas federales que ingresaron ilegalmente en la lof de Cushamen en Chubut, predio recuperado por la comunidad mapuche, disparando balas de goma y destruyendo todo a su paso. Cuando intentaba escapar de la represión, fue alcanzado por un grupo de gendarmes que primero lo redujo en el suelo y después lo subió a una camioneta blanca.

La desaparición de Santiago se da en el marco de una tremenda represión en la provincia de Chubut contra la comunidad mapuche que reclama su derecho a ocupar sus tierras ancestrales. Desde comienzos de este año el Gobierno Provincial y el Gobierno Nacional han desplegado una cacería de brujas sobre el pueblo mapuche en defensa de los usurpadores de sus tierras como el empresario Benetton. Desde el Gobierno Nacional,  el Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti, justificó la brutal represión y acusó de terroristas a los miembros de la comunidad y a quienes los apoyan

Desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia responsabilizamos al Gobierno Nacional y al Gobierno Provincial por la desaparición de Santiago Maldonado y exigimos su Aparición con vida YA!

Nos sumamos y convocamos a la concentración que se realizará el lunes 7 de agosto a las 17 hs en Plaza Congreso para exigir su  aparición  con vida

.  Aparición con vida YA! de Santiago Maldonado

.   Basta de persecución a los pueblos originarios

ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA

- postaporteñ@ 1804 - 2017-08-05 19:43:39
postaporteñ@_______________________________

Venezuela: La constituyente, es una mentira teñida con sangre

Deslinde 31/7/17

La cifra presentada por la portavoz del CNE Tibisay Lucena como el total alcanzado -8.089.320 votos, 41,54% del padrón electoral- ante la convocatoria a la ANC, es una mentira teñida con la sangre de los más de cien hijos de trabajadores caídos en el rechazo al fraude montado por Nicolás Maduro. Éste es el ocultamiento de la verdad más grande y cínica jamás expresado por gobierno alguno en Venezuela, -solo comparable a los trazas de Gómez, Pérez Jiménez en el plebiscito del año 57 y la actitud de CAP ante el Caracazo, juntos- al intentar quebrar la voluntad del pueblo.

Tibisay Lucena, Nicolás Maduro y los demás portavoces del gobierno, pretende cegar los ojos, la voz y las mentes de los venezolanos. Las mayorías se abstuvieron –entre las que nos contamos- y muchos salimos a las calles a verificar la cantidad de gente que acudió a los centros de votación. Todos vimos las calles y los centros de votación vacíos, escuálidas colas y sus caras largas, por no poder influir y convencer como en el pasado a las mayorías. Simplemente, el gobierno no cumplió con sus objetivos. Los centros electorales que en el pasado estaban concurridos, el 30J estaban vacíos.

Expertos en la mentira, el gobierno pretende tapar con un dedo el repudio del que hoy goza, producto de las colas del hambre, la miseria, los asesinatos, la represión del pueblo y el quiebre las empresas más importantes del país. La de hoy es una nueva mentira del gobierno, todos lo sabemos perfectamente porque lo vimos. Fueron escasos sus votos

Minimizar la fortaleza y voluntad de los trabajadores ante el chantaje del gobierno pretendiendo que los empleados públicos, los trabajadores y operarios del Metro de Ccs, en PDVSA sus trabajadores, así como en las empresas básicas, Corpoelec, las Hidrológicas y en las universidades del país, extorsionándolos con la permanencia en el trabajo, bolsas de comida, obligándolos a mostrar el carnet de la patria, o porque ya cuentas con la firmó del contrato colectivo; sabemos que en su mayoría no acudieron el 30J a sufragar a favor de la ANC. Más fuerte han sido las penurias y el hambre vivida, el exilio obligado de familiares, el llamado de su consciencia y la convicción de que es necesario dar término a este gobierno de ladrones y su constituyente. 

La abstención se impuso, en casi un 87,6%. A las tres de la tarde, solo habían alcanzado 1.795.144 sufragios. ¿Cómo sumaron los 8 millones, en solo tres horas? 

Las encuestadoras, más reconocidas del país, casi coincidentes solo dan un aproximado de los votos del gobierno: 2.483.073 sufragios. Para desmontar la mentira, una periodista de El Universal, ofreció una sencilla cuenta, sobre la mentira del CNE. 

Veamos: 8.000.000/24.000 mesas= 333.000 votantes por mesa. ¿El gobierno logró alcanzar esta cantidad de personas en cada mesa? Es indudable que NO. Mínimo 2 minutos para votar por persona, son equivalentes a 11.100 horas seguidas. Bueno, ya sabemos que no es cierto.

Pero veamos otras cifras. El padrón electoral es de 19.805.002 votantes. Si la participación -según las cifras del gobierno fueron de 8.089.320 sufragios-, restando la abstención alcanzó a 11.715.682 personas. ¿Qué lectura hace usted de esto? Pero ya sabemos que fue menor.

Los trabajadores, los estudiantes y los sectores populares sacan cuentas en todo el país, y ven con claridad el hurto de la información que hace el gobierno. Las barriadas de Caracas, Pto. Ordaz, Barquisimeto, Mérida, Valencia y otras eran, impensables el rechazo al gobierno, pues se proclamaban “territorio chavista”. Hoy esa no es la realidad. Maduro es un ser impopular.

A pesar del llamado de ministros, funcionarios y todos los que solicitaron la prolongación del proceso a últimas horas, del 30J, no pudieron arrancar de sus aposentos a los votantes. Hoy vemos como cínicamente se presentan sus voceros –Tibisay Lucena y los hermanos Rodríguez- dando una versión en la que se niega, lo que todos vimos en las calles: Pequeñas colas y la abstención masiva.

Datos de las empresas básicas que nos llegan por un cuadro elaborado por compañeros confirman las siguientes informaciones. SIDOR, de un total de 14.088 trabajadores, votó el 41%; en FMO de 6.845 trabajadores, votó el 3%; Briquetera del Orinoco, de 1.056 trabajadores votó el 7%; en el Complejo Siderúrgico Nac, con 546 trabajadores, votó el 0%; en Briqven de 401 trabajadores, votó el 7%; en Briqcar con 397 trabajadores, votó el 12%; Consigua con 366 trabajadores, votó el 33%; Copal con 189 trabajadores, votó el 38%, Refractarios con 168 trabajadores, votó el 20%; Tubos sin costura con 63 trabajadores, votó el 16%; Siderúrgina Nac. con 34 trabajadores, votó el 44%; y de la CSV con 21 trabajadores, votó el 71%. Esto muestra altos niveles de abstención en Guayana.

Siempre hemos dicho que los medios privados son una cosa y los periodistas otra. Unos son dueños de los medios y los otros sus empleados. Sin embargo, el gobierno identifica a los periodistas como sus enemigos, los golpea, los maltrata y les impide su trabajo.

Así, que no permitió tomar fotos, ni entrevistar a los votantes. La tarea era no dejar evidencias del rechazo popular. Sin embargo, Maduro hoy ofrece sanciones a los canales Televen y Venevisión, por no cubrir las elecciones. No es que eso nos moleste, pero, todos deberían ser sancionados, por no dar cobertura a los conflictos laborales y la tragedia que viven los trabajadores en los hospitales o en las colas por comida, o las muertes de infantes en los hospitales por falta de medicinas o por hambre, sino es el caso de sus madres. La situación es peor un si se trata de los canales del gobierno. Nunca dicen nada. Todos son sucursales de la tierra de Disney.

La noche del 30J, los militares fueron los primeros en declarar. Se trataba de ser la avanzada en el fraude. Expresar “que el país está en calma y en paz”, y que “la ANC, representa un momento de tranquilidad para el país”. Ya la ANC, dará cabida al debate del extractivismo minero en el Arco del Orinoco y en PDVSA, donde los militares, tendrán participación con la empresa C.A. Militar de Industrias Mineral, Petrolíferas y de Gas, CAMIMPEG. Aquí el respaldo fue total, de los ministros de Interior y Defensa. Para ellos todo está bien y por ahí viene la paz.

Sin embargo, mientras Nicolás Maduro y Tibisay Lucena dan cuerpo al circo del fraude electoral, los cuerpos de Seguridad del Estado dan muerte a 13 personas. El parte es el siguiente: cinco en Mérida, dos en Lara, uno en Sucre, y cinco en Táchira. Cifra aún por confirmar, pues se denuncian más casos, y la represión en los estados de Mérida, Táchira y Lara continua. En Ejidos, -Mérida- la represión comenzó días antes de las elecciones y se denuncian persecución y torturas a jóvenes y allanamientos a sus residencias. En Barquisimeto el sector Cardenalito, ha sido tomado por efectivos de la GNB y PNB, disparando a las residencias. En la 54, Las Trinitarias, La Sucre y Cabudare los cuerpos represivos agreden a los vecinos, más aun si son jóvenes.

Esta es parte de la dinámica del teatro montado por el gobierno que ahora pretende imponer en una cadena continua, los fraudulentos resultados de la ANC. Entramos en un momento de agónica monotonía del gobierno. Imponernos sus resultados cuando son evidente minoría. Ya esto lo conocíamos desde antes de las elecciones y fue denunciados desde los resultados electorales de diciembre del 2015, una vez se realizaron las elecciones parlamentarias.

Nadie puede abrigar esperanzas en las deliberaciones de la ANC. Nadie puede esperar que se resuelvan los problemas más apremiantes de los trabajadores. Para el gobierno privan los intereses creados con los empresarios nacionales e internacionales en la Comisión Nacional de Economía Productiva, la explotación de Arco Minero del Orinoco y las empresas Mixtas petroleras, en sus acuerdos capitalistas, antes que los bienes de los trabajadores. Forjar un estado y leyes al servicio de esos intereses.

El país, entra en una situación donde una fraudulenta ANC, "va a legislar, crear y reformar leyes" apoyadas por las fuerzas represivas del estado y demás instituciones

Las masas no tienen otro camino que seguir en la movilización. Hay que denunciar y detener la represión y los asesinatos. Surge la necesidad de buscar encuentros y la unidad de los dirigentes y organizaciones sindicales y populares

Evaluar la situación entre todos y replantear la movilización como herramienta de lucha y sus objetivos. El gobierno dará curso a su novela vendiendo la ANC, pero ésta no es otra cosa que una "tabla de salvación", en la que no está descartado  su naufragio, de ser embestida por las masas. Los sectores populares debemos perfilar con autonomía e independencia una política, con tales objetivos. Este gobierno debe salir y los trabajadores debemos sacarlos. 

 

Lo que la izquierda debe aprender de los 

fracasos de Maduro en Venezuela

(Salvo excepciones que confirman la regla, amplios sectores del anarquismo internacional siguen guardando silencio sobre Venezuela. Por ello, seguimos publicando opiniones de otros sectores sobre lo que pasa en el país)


Asa Cusack El Libertario 3/8/17

Yo, como otros progresistas, estaba tan inspirado en la revolución bolivariana que pasé por alto los abusos del chavismo. Pero la ceguera intencional ya no es una opción.
¡Es un golpe! ¡Que el mundo sepa! 
"Estas palabras de la ministra de Medio Ambiente de Venezuela, Ana Elisa Osorio, durante el derrocamiento de Hugo Chávez en 2002 marcaron el comienzo de mi relación amorosa con la política latinoamericana, que parecía ofrecer una salida diferente a la política que ocurría en toda Europa en ese momento. Pero 15 años y mucha experiencia de primera mano más tarde, la catástrofe económica y democrática que envuelve a Venezuela me ha obligado a reevaluar mi posición.

Y no estoy solo. Fue inspirador ver (ver el documental Chávez: Dentro del Golpe) cómo Osorio, ministro de Planificación y Finanzas Jorge Giordani, y por supuesto Chávez defendió la mayoría pobre de Venezuela contra una elite oligárquica y antidemocrática respaldada por el villano George W Bush. Esta mayoría fue tan favorable que lograron no sólo revertir el golpe, sino también enfrentar un paro paralizante de tres meses, liderado por la misma elite no representativa y menos representativa menos de un año después. Y el progreso que defendían era innegable.


Bajo Chávez todos los indicadores obvios se movieron en la dirección correcta. La pobreza se redujo a la mitad. La extrema pobreza casi desapareció. El desempleo cayó drásticamente. La desigualdad se redujo al fin. La ingesta calórica aumentó. El analfabetismo fue erradicado. Millones lograron el acceso a servicios médicos gratuitos por primera vez. Y la inclusión política se vio impulsada por las campañas de inscripción de votantes, con un efecto secundario en la participación en las elecciones.

Pero el cambio más significativo fue menos tangible, ya que Chávez trató de alejar el ideal nacional de la apariencia bruta y conspicua del capitalismo de consumo occidental hacia una mayor confianza en la cultura, el carácter y la capacidad locales. En el exterior, Chávez promovió relaciones más fuertes entre los países en desarrollo para frenar la influencia de las principales potencias e instituciones financieras internacionales. Luchó contra la proliferación de acuerdos de libre comercio neoliberales que priorizaban los intereses corporativos sobre el bienestar social y el control democrático. Y hablaba rutinariamente para aquellos países más débiles sometidos a los violentos caprichos de los fuertes.

Sin embargo, cuando viví e hice investigación en Venezuela en 2010, las grietas habían empezado a mostrarse. Chávez había respondido al golpe de Estado y a la huelga petrolera radicalizando su revolución, pero este nuevo socialismo del siglo XXI produjo resultados mixtos, en el mejor de los casos.

La inversión masiva en cooperativas e industrias estatales produjo poco retorno, y la economía creció cada vez más dependiente de las exportaciones de petróleo. La nacionalización de las empresas privadas ya no parecía aplicarse sólo a las industrias "estratégicas", sino que se utilizaba para disciplinar a un sector privado hostil.

Un mercado negro para la moneda extranjera había surgido para cumplir con la demanda insatisfecha, haciendo extremadamente provechoso conseguir los dólares baratos vendidos por el Estado. Los alimentos clave a veces eran escasos. Los nuevos canales de participación popular en la toma de decisiones sufrieron corrupción financiera y desorden administrativo, al tiempo que hicieron poco para profundizar la democracia. La renovación de la licencia de radiodifusión del canal de televisión vinculado a la oposición RCTV había sido rechazada selectivamente. Un juez fue encarcelado por liberar a un prisionero políticamente sensible. Y en el curso de mi propia investigación, escuché tanto sobre como fuera del expediente acerca de la incompetencia generalizada, el derroche, la corrupción y la hipocresía entre la nueva élite estatal chavista.

A pesar de todo esto, todavía estaba contento de ver a Maduro ganar las elecciones de 2013 después de la muerte de Chávez, por una sencilla razón: la oposición. Los principales líderes de la fragmentada Mesa Redonda de Unidad Democrática -Leopoldo López , Henrique Capriles y María Corina Machado- fueron todos muy involucrados con los acontecimientos del golpe de Estado de 2002, aunque generalmente representados como los "buenos" del conflicto venezolano.

López y Machado en particular han pasado 18 años tratando de derribar al gobierno venezolano, independientemente de su legitimidad democrática y sin plataforma política más allá de la "derrota del chavismo". También han tratado de marginar a Capriles, el único que ha logrado algo de comprensión de por qué Chávez ganó en 1998.

Pero bajo Maduro el gobierno ha perdido tanto su legitimidad como el apoyo de muchos que una vez respaldaron a Chávez. El colapso económico, intensificado por la caída de los precios del petróleo desde 2014, ha sido catastrófico, y de maneras que se entienden bien . Maduro también ha prohibido arbitrariamente a su principal rival, Capriles, de ocupar cargos políticos, además de encarcelar, liberar parcialmente, y de repente esta semana re-detener a los líderes de la oposición López y Antonio Ledezma.

Precisamente para estas situaciones, la Constitución de 1999 permite a los ciudadanos eliminar a un presidente que no cumple con los requisitos mediante un referéndum que podría provocar nuevas elecciones. Desde el año 2016 esta opción ha sido abierta a la oposición, pero se demoró por exigencias procesales onerosas y luego se suspendió completamente debido a las acusaciones de fraude durante la recolección de firmas.

Alternativamente, las próximas elecciones presidenciales regulares deberían tener lugar en 2018. Pero en lugar de enfrentar a cualquiera de ellos, Maduro ha invocado unilateralmente una Asamblea Constituyente para reescribir la misma constitución que sustenta la revolución bolivariana casi desde el primer día. Es un movimiento notablemente desesperado para un hombre elegido simplemente por el legado de Chávez.

Para muchos académicos de izquierda, que apoyan ampliamente los objetivos del chavismo, este deslizamiento democrático ha sido causa de muchas angustias. Pero como siempre, en Venezuela, también hay conflicto. El liderazgo de la Asociación de Estudios Latinoamericanos emitió una declaración en la que instaba al gobierno a respetar la Constitución de 1999, sólo para recibir una respuesta de docenas de sus 12.000 miembros. Para algunos, el proyecto de Chávez ha fracasado , mientras que para otros los problemas de Venezuela "no son el resultado de demasiado socialismo, sino demasiado poco". Algunos sostienen que "la izquierda internacional ni siquiera necesita tomar una posición" sobre la validez de la Asamblea Constitucional, ya que es un asunto interno, mientras que otros lo ven como "el mayor error de cálculo de la presidencia de Maduro".

Una forma de argumentar es recurrir a los mismos defensores sinceros del interés nacional que originalmente inspiraron mi fascinación por Venezuela, y su veredicto es condenatorio. La misma Ana Elisa Osorio vista combatiendo el golpe contra Chávez en 2002 es ahora parte del movimiento del Chavismo Crítico. Ella encuentra que el "autoritarismo" de Maduro lo hace "indigno del nombre chavista". Su camarada en esa lucha, Giordani, duró un año en el gobierno de Maduro antes de dejar de denunciar la incompetencia, la ineficacia y la irresponsabilidad. A los ojos de Giordani, la Asamblea Constituyente es sólo el acto "pomposo y espurio" de un "socialismo practicado sólo en su forma más costosa y dolorosa: la represión de cualquiera que se opone o piensa de manera diferente sobre los oscuros planes del gobierno de mantener el estado poder".

Pero ¿qué pasa con Chávez? ¿Sembró las semillas de la caída de Maduro? ¿Y sus buenas intenciones me ciegan a mí y a otros sobre los peligrosos fallos en su gobierno? ¿Pensé que la centralización del poder era un precio que valía la pena pagar? ¿He olvidado que los precios del petróleo también caen? ¿Dejé de lado los abusos que habría denunciado con un gobierno más derechista? A pesar de mis mejores esfuerzos, sospecho que lo hice.

Si es cierto que "la izquierda exterior de Venezuela puede ayudar a reconstruir el movimiento al participar en una contabilidad honesta de lo que salió mal", entonces admitir y aprender de nuestros propios fracasos es un primer paso necesario.

 

Las muertes de no combatientes son siempre responsabilidad moral del bando que ataca

El 16 hubo una consulta electoral en Venezuela promovida por la oposición, el 30 elecciones convocadas por el gobierno.
        
Cuántos votaron en cada caso es un tema absurdo. De qué va cada cosa,  qué se pretende, o las garantías formales, más absurdo todavía. Las discusiones que pueden darse ahora serán de un cinismo repudiable si no se empieza por un punto que también está marcado en cifras:los muertos.

Solución política para esta disputa, por el momento no se ve. Por supuesto que no vamos a plantear una "solución" armada.

Van 120 muertos desde que comenzaron las protestas.
Y es tal la catadura moral de ambos bandos que ninguno de ellos se ha planteado la responsabilidad que  A Él le toca en todo esto.

       
It takes two to tango. Es obvio que ambos bandos son responsables por estas muertes. Salvo en las masacres contra gente encerrada e inerme como por ejemplo de la matanza de Salsipuedes, en cualquier otro caso, guerra, revolución o enfrentamiento que sea, los "buenos" también son responsables.

Después vendrá la discusión sobre la guerra justa, o sí esos muertos fueron para evitar males mayores, y todo eso. Limitarse en este caso a plantear así la cosas y evadir la cuestión de si esas muertes son evitables, cargar toda la responsabilidad al otro bando y lavarse las manos, es cinismo.

Otra cuestión es la medida de la responsabilidad de cada bando en comparación con el otro, que puede dar para mucho. Pero hablar de eso sin preguntar si cada uno de los bandos pudo buscar un camino diferente, es inaceptable.

Y por horroroso que sea, no puedo dejar de lado la verdadera comparación de "resultados electorales" entre ambas jornadas, de la que nadie habla. Hubo un muerto y tres heridos, por lo que sé, el 16. No sé qué pasó con los heridos. Hubo entre diez y quince muertos el 30, policías y civiles. Una proporción como de diez a uno, y no afilo el lápiz en cálculos más finos porque sería un asco hacerlo.

Primero aclararé lo que pienso del gobierno de Maduro y de esta convocatoria a la Constituyente, para que nadie se confunda. Luego haré algunas consideraciones éticas en general. Luego otras de carácter táctico y político que me plantearía en cualquier caso. Y luego diré lo que pienso de esta situación concreta.

Yo estoy en contra del gobierno de Maduro, creo que es un gobierno capitalista, pro-capitalista y represivo (y yo le agrego el término "bonapartista" que puede estar muy en mi código). No es el único en el mundo que tiene esas características, y no a todos hay que tratarlos de la misma manera. Esta Constituyente me parece un error.

En abstracto, el camino de una constituyente comunal podría ser un gran avance político. Pero es obvio que acá es vertical y extemporáneo. Las comunas del poder popular no se crean por decreto, y además ese paso debió darlo el gobierno chavista cuando estaba en su momento de fuerza y respaldo popular, ahora es espantosamente tarde y no va a resultar. Ahora bien, esa convocatoria a las elecciones para la Constituyente ha sido responsabilidad del gobierno. Lo que siguió es otra cosa.

Cuando el otro movió, mi movida es mi completa responsabilidad, y las consecuencias también. Si no tengo otra opción es una cosa, pero si tengo varias, debo responder por esas consecuencias. Tal vez pueda decir en algún caso que "no sabía", no en este caso. Y si la cosa se me escapó de las manos, igual soy responsable.

Paso ahora a los aspectos políticos y tácticos.

En la democracia liberal burguesa y con el gobierno que sea, las elecciones siempre son un fraude, siempre son elecciones limitadas y condicionadas, siempre corre con ventaja el caballo del comisario. Eso no quiere decir que haya que descartar la participación política en todos los casos. Muchas veces el camino más eficiente para denunciar el fraude es participando, pero haciéndolo bien. Participar no siempre quiere decir validar el fraude, si no sabés cómo,? es tu problema.

También es cierto que sabotear las elecciones es una opción política perfectamente válida; ahora, bien, cómo lo hago es otra cosa. Hay dos casos en que claramente sería correcto no participar. Una, cuando el fraude o el contexto represivo es tan extremo que no nos deja ninguna posibilidad de denunciarlo desde adentro. Son situaciones realmente extremas. Aquí, en dictadura, hubo un plebiscito trucho en el 80 en que participamos votando NO, y unas elecciones internas truchas en el 82 en que participamos votando en blanco. Fueron opciones políticas correctas y útiles, en condiciones muy difíciles.

La otra situación en que me parece evidente que no hay que participar en elecciones, es si estamos en plena insurrección armada. Pero plena insurrección armada es plena insurrección armada, con las responsabilidades y las condiciones que corresponde en estos casos. Se puede llegar a la decisión de tomar las armas, pero si se toman las armas se toman las armas, y se toma, entonces, la responsabilidad de cada acción armada. No se manda la gente a morir "a la buena de Dios". También es cierto que hay levantamientos insurreccionales espontáneos que escapan al control de una dirección política. Pero si pasan los meses y se acumulan las muertes, la dirección política que sea, si es que existe y sirve para algo, tiene que hacer algo.

Lo que ocurre en Venezuela hoy, y especial esas 120 muertes, es responsabilidad del gobierno y de la oposición, it takes two to tango. Si vamos al caso, más del gobierno que de la oposición porque por algo el gobierno es gobierno. Eso en términos generales.

Pero en este caso concreto los muertos del domingo 30 son una responsabilidad total? de la oposición, 100%

Sabotear un acto electoral es una opción válida. Protestar es una opción válida. Incluso prender fuego a las urnas puede ser una opción válida, en Venezuela no sé cómo sería, aquí en Uruguay contando con un cuarto secreto y un sobre de votación de papel grueso, yo pensaría -llegado el caso- en usar una solución de fósforo blanco en sulfuro de carbono.

¡Una cosa es prender fuego a las urnas y otra cosa es prende fuego a los votantes! ¡Las acciones que se hagan tienen que ser acciones responsables!

¿Existía o no la opción de protesta pasiva y sin violencia, sin muertes? ¿Sería políticamente "débil" una forma pacífica de sabotaje, y "mejor" posar para la foto con consecuencias mortales para otros, incluyendo gente que no tiene nada que ver?

Esta es mi conclusión, gente. El gobierno de Venezuela es una mierda. La oposición mucho más mierda todavía. Los socialistas debemos denunciar al gobierno, pero no podemos aceptar ni por un momento una confusión con estos otros criminales

FERNANDO MOYANO

 

 

Las mordazas ideológicas que nos silencian

La reticencia del progresismo para denunciar la represión en Venezuela muestra los límites de nuestra convivencia democrática

LA NACIÓN MIÉRCOLES 02 DE AGOSTO DE 2017

Norma Morandini -Directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado

Qué fuerza poderosa de autoengaño la de la ideología, en cuyo nombre se justifican las muertes, las prisiones y el terror de los tiranos! Pasó con los crímenes de Stalin, negados por buena parte de la intelectualidad de izquierda durante años.

Pasó igual con la revolución cubana: fue doloroso reconocer la mentira detrás de la promesa del hombre nuevo. Y vuelve a suceder ahora con el silencio de los que se autodefinen "progresistas" y no denuncian las violaciones de los derechos humanos en la Venezuela de Maduro .

Para entender tantas mordazas hoy me es más útil la literatura que la política. "Pedir perdón exige más valentía que empuñar un arma, que accionar una bomba", piensa el etarra en la soledad de su prisión, frente al papel en el que debe escribir una carta a una de las víctimas de ETA, la organización que integró. Ése es el dramático dilema al que el escritor vasco Fernando Aramburu somete a uno de sus personajes, el ya no tan joven guerrillero al que los años en la cárcel le han dado el tiempo suficiente para repasar su vida. No le faltó coraje para reconocer íntimamente "las atrocidades" que cometió cuando era "un joven crédulo de sangre caliente". Para liberarlo de esos remordimientos, la hermana lo insta a escribir una carta de perdón a la viuda de un modesto empresario asesinado por ETA. Sin embargo, su temor mayor es que se haga público el texto, en el que finalmente esboza unas líneas de perdón a la mujer, otrora amiga de su familia. Tal vez porque los remordimientos son íntimos y los que justifican la violencia política en nombre de la patria no pueden mostrarse humanos, ya que fueron entrenados para matar. Eso plantea el escritor vasco en su novela Patria para desentrañar una verdad ineludible, el sufrimiento, los dolores y desencuentros que dejan la violencia guerrillera y los regímenes totalitarios.

Patria es una novela portentosa que bien puede leerse en clave argentina. Tanto por la violencia de los años 70 como por las consecuencias que nos dejó ese tiempo de odio y confrontación. Pero si entre las víctimas es mucho más fácil reconocernos iguales en el sufrimiento ante las muertes y los secuestros de familiares que han dejado lugares vacíos en tantas mesas familiares de nuestro país, perturba la virulencia y el impudor de los que invocan nuestros muertos para imponer una visión política antidemocrática que justifica las torturas y las prisiones de los gobiernos que les son afines ideológicamente. Así sucede con las organizaciones de derechos humanos de nuestro país que nada han dicho del régimen de Nicolás Maduro, que ha violado todos los derechos de la democracia.

Igualmente incomprensible es la reacción en España de los sectores de Podemos que el mes pasado criticaron la conmemoración de la alcaldía de Madrid por los veinte años del asesinato de Miguel Ángel Blanco, un concejal del Partido Popular de Ermua, pequeña población del País Vasco. El joven, de 29 años, fue secuestrado por un comando de la ETA para exigir que los etarras presos fueran trasladados a prisiones vascas. Apareció muerto dos días después con dos tiros en la nuca. El asesinato del edil generó tal repudio masivo en toda España que marcó el inicio del fin de ETA.

Sin embargo, aún sobrevive una concepción política que tolera la prepotencia de Maduro y se fastidia con el pacifismo de los que trabajan contra la intolerancia. Silencios e intolerancias se justifican con el mismo argumento: "No hacerle el juego a la derecha". El ex juez Baltasar Garzón, que juzgó a Pinochet, calificó de "golpista" a Leopoldo López, en consonancia con muchos intelectuales de izquierda en nuestro continente que responsabilizan a la oposición por la violencia en el país bolivariano sin que hayan aprendido la dramática lección sudamericana: el que viola los derechos humanos es el Estado que debe protegerlos.

Por eso, perturba que se invoque la más bella filosofía, la de los derechos humanos, que nos hace iguales y define la naturaleza de lo humano en la dignidad, y no puedan reconocer el sufrimiento ajeno, despojado de la ideología. Confieso que me intriga semejante contrasentido. Con nuestros muertos se hacen discursos, se levantan monumentos, se ponen placas recordatorias. Los otros, los que no nos pertenecen, son tan sólo un número o una desconfianza. No ignoro que la tenebrosa historia del siglo XX está llena de esos contrasentidos. 

Los intelectuales de izquierda a los que mi generación veneró ocultaron, también, los gulags y los crímenes del régimen comunista "para no hacerle el juego al capitalismo". Una astucia ideológica -que debe resultar muy cómoda- para no dudar y sufrir el dolor de la decepción. Del mismo modo, confunden quién es preso político. No el que comete delitos en democracia con justificativos políticos, sino el que es encarcelado por acciones que no son delitos en una sociedad democrática, como son la libertad de palabra y opinión. Presos políticos son Leopoldo López y Antonio Ledezma, detenidos otra vez en una cárcel militar.

Preso político fue el disidente chino Li Xiao Bo, encarcelado precisamente por pedir libertades democráticas. Sin embargo, ninguna organización defensora de los derechos humanos levantó la voz para reclamar por el premio Nobel de la Paz Li Xiao Bo, condenado a 11 años de prisión por el delito de opinión. Debía quedar libre en 2020. Murió el mes pasado en la prisión.

En la Argentina apenas nos separan cuatro décadas de los tiempos en que cada muerte se vengaba con otro cadáver en una espiral de violencia que nos destruyó como país y cuyas consecuencias se perpetúan. El dolor por las ausencias, las cárceles, el exilio o simplemente por el terror que nos maniató como sociedad sirvió para que los argentinos valoráramos la democracia constitucional que nació bajo el mejor auspicio, el fin de la impunidad, los juicios que condenaron el terrorismo de Estado y el mayor consenso al que jamás haya llegado antes nuestro país, el Nunca Más a la violencia política. En la medida en que nos fuimos alejando de ese pasado, se fueron rehabilitando los sectores de la izquierda que comenzaron a participar en el espacio público, el de los debates, la opinión y la participación política. Fue en la década pasada, con la instrumentación del dolor y la utilización política de los derechos humanos, cuando muchos desnudaron su índole antidemocrática. No sólo porque no critican al régimen de Maduro, sino también porque no respetan las ideas ajenas ni dudan de las propias.

Consolidar la democracia constitucional lleva tiempo. Ahora lo sabemos. Nos resta encarnar los valores de respeto y de convivencia. Al final, de lo que se trata es de "hacerle el juego a la democracia", la irónica expresión del abogado Emilio García Méndez, quien junto con otros intelectuales y académicos ha puesto en debate la nueva agenda de los derechos humanos, ya sin el maniqueísmo de los que se apropiaron de la memoria ni las descalificaciones personales que atentan contra todo debate intelectual honesto. No se trata del remordimiento del guerrillero de la ETA, ya que entre nosotros ningún sector se ha responsabilizado de la violencia pasada. El tiempo actual requiere otras valentías, como por ejemplo atreverse a enfrentar en el espacio polarizado de la opinión toda forma de humillación y denigración de las diferencias. Además de que seamos capaces de poner en duda las que creemos nuestras certezas. "El valor de la democracia sólo es posible si tenemos el valor de enfrentarnos al odio", se lee en un pequeño gran libro: Contra el odio, escrito por Carolin Emcke, una de las intelectuales más interesantes de Alemania.

Recibir a los venezolanos que huyen del hambre y la opresión, conmovernos ante las imágenes de los que deben pasar horas en una fila para recibir un pedazo de pan, condenar el autoritarismo donde se manifieste es, también, una forma de hacerle el juego a nuestra herida democracia para erradicar el odio ideológico, que no es compatible con las ideas humanistas de los derechos humanos ni la pluralidad de la democracia.

 

Sólo nosotros podemos refundar Venezuela

RAZÓN y REVOLUCIÓN 3/8/17

El domingo 30 de julio, se produjo la elección de asambleístas para conformar una Asamblea Constituyente impulsada por el gobierno de Maduro. Allí, se eligieron 545 miembros de la asamblea, de los cuales 346 fueron elegidos de forma tradicional, es decir territorial, 8 por sección indígena, y 173 por sectores: estudiantes (24), campesinos y pescadores (8), empresarios (5), trabajadores (79), comuneros (24), y pensionados (28). La Asamblea Constituyente, funcionará en forma paralela a la Asamblea Nacional, y girará sobre una serie de temas que han sido planteados de manera sumamente vaga por el chavismo, como la pacificación del país y la lucha contra el terrorismo (¿se refiere el gobierno a luchar contra las protestas opositoras? ¿A luchar contra las organizaciones sociales armadas?), el fortalecimiento del sistema económico “post petrolero”, donde reconoce y consolida la propiedad privada, y la defensa de la “soberanía nacional” (o sea, fortalecer las Fuerzas Armadas)

Además del apoyo de las organizaciones sociales nucleadas en el Gran Polo Patriótico y la central de trabajadores oficialista, el Gobierno contó con el aval de FEDEINDUSTRIA, una organización patronal, que considera esta Asamblea como el “espacio para impulsar el desarrollo del aparato productivo”. Es decir, la propia burguesía reconoce la posibilidad de hacer negocios a partir de la realización de la Asamblea. Lo cierto, es que ante un contexto de descomposición estatal, Maduro busca reconstruir al Estado mediante una Asamblea Constituyente, a la que convocó a participar a la oposición y a los empresarios. También, busca relegitimar su gobierno apelando a la recomposición de su base social, a lo que debe sumársele la proscripción a Marea Socialista y al PSL.

Para estas elecciones, Maduro incorporó el “Carnet de la Patria” como elemento que corrobore la identidad. Al poseer un código QR, puede chequearse individualmente quienes fueron a participar de la elección constituyente. Se trató entonces, de una maniobra que permitió el vil clientelismo por parte del chavismo.

Por su parte, la oposición rechazó esta convocatoria por considerarla un fraude y reclamó la convocatoria a elecciones para “cambiar” de gobierno. En las últimas semanas, la MUD ha convocado a una serie de acciones. En primer lugar, el 16 de julio, realizó una consulta nacional contra el gobierno, obviamente desconocida por este, en la que se jactó de haber conseguido 7 millones de votos, similares a los que había conseguido en las elecciones legislativas pasadas. En segundo lugar, emitió un acuerdo titulado “Compromiso Unitario para la Gobernabilidad”, donde convocaba a un gobierno de “unidad y reconstrucción nacional, amplio, pluralista, e incluyente”, buscando sellar una alianza estable con los sectores movilizados. También convocaba a funcionarios actuales y del pasado a que colaboren en un hipotético gobierno de unidad.

O sea, desarmar a Maduro para contener la crisis con un gobierno de “unidad”. En tercer lugar, convocó a un “paro cívico” el 26 y el 27 de julio, apoyado por el Frente Unitario Sindical, conformado por petroleros de la FUTPV, Coalición Nacional Sindical y los sindicatos CTV y UNT. La patronal no chavista también se sumó a partir de FEDECAMARAS y CONINDUSTRIA, que reclamaban la anulación de la Asamblea Nacional Constituyente y la convocatoria a elecciones. Los datos de los organizadores, estimaron una adhesión de más del 90% de la fuerza laboral, principalmente en el sector privado, y en las ramas del comercio y el transporte. En cuarto lugar, convocó a una “Toma de Venezuela” el viernes 28, con manifestaciones y piquetes, que se extendió hasta el mismo domingo, con el objetivo de impedir la Constituyente.

A pesar de esta situación, la consulta por la asamblea terminó realizándose. Las cifras publicadas por el gobierno, arrojaban un total de 8.089.320, lo que significaba el 41,53% del padrón, representando una recuperación de votos por parte del gobierno, pero detrás de Chávez que, antes de su muerte, había conseguido el 55,11%. De todas formas, los números oficiales son poco creíbles

 Resulta difícil creer que, en la mayor crisis política del régimen, Maduro haya recuperado popularidad en cuestión semanas. Aún así, si tomamos este dato como válido, al menos el 60% de la población rechaza al gobierno. La oposición, por su parte, denunció un fraude, sostuvo que solo votaron cerca de 2 millones de personas y acusa al gobierno de haber inventado 6 millones de votos.

El proceso también fue desconocido por Colombia, Panamá, Perú, Argentina, Brasil, México, Costa Rica, Suiza, España, Estados Unidos, la OEA, y el Parlamento Europeo, y reconocido por Rusia y Bolivia. El gobierno de Trump le impuso sanciones a Maduro, congelando sus activos, le prohibió viajes y transacciones comerciales

El MERCOSUR, anunció que comenzará a tratar de nuevo su expulsión del bloque. Es decir, lo que según el gobierno venía a poner fin a la crisis política que vive Venezuela, no hizo más que profundizarla. Primero, porque el propio gobierno reconoce que por lo menos un 60% de la población inscripta en el padrón, cerca de 10 millones de personas, lo rechaza, incluyendo la mitad de los beneficiarios sociales.

En segundo lugar, porque se agudiza la descomposición del Estado, con resultados no reconocidos ni interna, ni internacionalmente, y alcanzando el bochorno de que sesionen dos asambleas diferentes en la Asamblea Nacional. A su vez, por el artículo 349 de la Constitución sancionada por el chavismo en 1999, ningún otro Poder gubernamental podrá impedir o desconocer las decisiones que tome la Asamblea Constituyente. Por este motivo, Diosdado Cabello, uno de los asambleístas elegidos, ya anunció que irán por la fiscal Luisa Ortega Díaz, y que la Constituyente puede asumir las funciones de la Asamblea Nacional. Puede también posponer las elecciones regionales, estipuladas para el 10 de diciembre, e incluso las elecciones presidenciales. Es decir, se afianza la pelea faccional hacia el interior del propio Estado, incluso pudiendo abrir una grieta en el propio gobierno. Por último, se otorgará impulso a una Comisión por la Verdad, Justicia y Paz, presidida por la ex canciller, Delcy Rodríguez, para estudiar la aplicación de penas “alternativas” a quienes estén implicados en delitos de violencia política. O sea, abre la posibilidad a un endurecimiento de las penas contra todo aquel que luche contra el gobierno. En definitiva, estamos ante un intento de autogolpe, que llama a la movilización.

Por su parte, la izquierda, al igual que la MUD, ha considerado que la Asamblea Constituyente es fraudulenta. La LTS (PTS), considerando que esta convocatoria no tenía nada que ver con un “verdadero proceso democrático radical” y por lo tanto no servía como “un canal para las expresiones de las aspiraciones democráticas”, llamó a no participar de la Asamblea ni del paro del 26 y 27, porque considera que “solo un gobierno propio de los trabajadores, en alianza con los sectores populares y campesinos pobres”, puede desarrollar un plan económico de emergencia (indexación del salario, control de precios) y una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.

El PSL, junto a corrientes sindicales, como C-CURA, y sindicatos, como Sitrasalud Capital y Sinatra UCV, consideró que la Asamblea Constituyente no responde a los verdaderos intereses de la clase obrera. A diferencia de la LTS, sí reconocen un fuerte componente obrero en las movilizaciones opositoras, por lo que llamaron a participar de la huelga del 26 y 27, y propusieron la abstención. De todas formas, priman las consignas sindicales, sosteniendo como salida la necesidad de medidas mínimas como salario digno, salud y educación gratuita, o nacionalistas, como “petróleo 100% venezolano”

Como se sabe, una elección “amañada” la gana el gobierno y una “libre” probablemente le entregue el poder a la MUD. De ganar, la oposición no haría algo muy diferente que Maduro y, seguramente, mantendría las restricciones a la actividad política y sindical, solo que esta vez bajo la acusación de “chavista” a los opositores.

La crisis en Venezuela se acrecienta cada vez más, provocando a su paso una descomposición social y estatal galopante. La reacción de Maduro puede verse en números: al menos 120 muertos en más de 100 días de protesta. El chavismo ya ha dado muestras de que no le tiembla el pulso para disparar contra los trabajadores. Pero cada paso por recomponer su hegemonía, no hace más que profundizar su descomposición. Como dijimos en su momento, no sería descabellado pensar que Venezuela acabe como Siria en el mediano plazo.

Sin embargo, si hay algo que ha demostrado la clase obrera venezolana durante todos estos años, es su voluntad de lucha, aunque lo ha hecho con el programa equivocado. Bajo el chavismo, primero, y hoy, dividida entre Maduro, la MUD y en formas muy embrionarias de protestas, como los saqueos. Esa voluntad de lucha debe ser organizada y direccionada correctamente. Todos quieren “refundar” Venezuela. Pues nosotros también. Ellos, en realidad, piensan simplemente en darle aire al sistema social que nos llevó hasta acá. Nosotros debemos construir otro: el Socialismo. El real.

Mientras la burguesía mantenga su fuerza social y política, la crisis va a resolverse dentro de sus propios parámetros. Por eso, hay que imponer un combate en términos de clase. ¿Cómo?

En primer lugar, deben crearse comités de autodefensa obrera, contra el oficialismo y contra la MUD. Por el pleno derecho a la huelga y a las manifestaciones obreras. En segundo, hay que luchar por el fin de la proscripción de los partidos de izquierda en Venezuela. No nos importa la suerte de los escuálidos, pero sí la de los verdaderos luchadores obreros que son los únicos que pueden garantizar un rumbo revolucionario a la crisis. En tercero, hay que confeccionar un plan de salida socialista a la crisis: por la estatización (sin indemnización) de todas las empresas y las tierras privadas, por el control de todos los servicios públicos por parte de la clase obrera, por un plan de obras públicas diseñado y votado por los trabajadores. ¿Quién va a protagonizar la lucha por estos puntos?

Un organismo propio. Una Asamblea Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados, en el que se congreguen todos los sectores en lucha, los sindicatos, los colectivos, los estudiantes, y todos los que se reclamen socialistas. De allí saldrá un programa y una dirección para la lucha. La construcción de este bloque de poder es indispensable para que la clase obrera que puso a la burguesía venezolana (y latinoamericana) en vilo, la que hizo que se vuelva a hablar de Socialismo, no sea víctima de una derrota histórica que, sin dudas, arrastrará a sus camaradas del continente. Por eso, el Socialismo es la primera y más urgente medida que la clase obrera debe tomar en Venezuela.

¡Por una Asamblea Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados!

Por Asambleas de trabajadores ocupados y desocupados en cada fábrica, en cada ciudad, pueblo, en cada escuela, hospital, que tome en sus manos la resolución los problemas de la vida cotidiana

Por el armamento de los trabajadores

Por la construcción del Socialismo en Venezuela

- postaporteñ@ 1803 - 2017-08-03 20:02:41
postaporteñ@_______________________________

URU| ¿Quiénes Nos Gobiernan Y A Que Intereses Sirven?

Esta es una pregunta fundamental. Que debería ser la primera a hacernos. De no hacerlo, actuaríamos en forma inconsciente; por ejemplo, al ir a votar

Julio de la Llana *

Elegir esto, pensar a que intereses sirven, podría lograr que percibiéramos que dos posturas distintas, en los hechos no difieren

Es decir, nos proponen dos formas de expresarnos, que en lo básico siguen defendiendo, los mismos intereses. Resumiendo, nos engañan y nos hacen sentir que enfrentamos una situación que nos molesta, y perjudica, votando una “opción”, que nada cambia

La “oposición”, liderada por el Partido Nacional, arma un discurso que “basándose en la libertad, en la opción de elegir, y en la no obligatoriedad”, nos cuela, nos transmite una supuesta oposición, a la ley de inclusión financiera. ENTRE TANTAS COSAS, no nos informan que esta ley fue votada por unanimidad. En esa unanimidad, estaban ellos. La UNIDAD POPULAR, NO ESTABA EN EL PARLAMENTO. Año 2014

 En los hechos convoca a un plebiscito a realizarse con las elecciones del año 2019, dónde el único aspecto de combate contra la inclusión financiera se reduce a quitarle su carácter de obligatoriedad

Vale la pena transcribir palabras, de un dirigente nacional de los convocantes por el PLEBISCITO, el Sr. Escribano Germán Citera: “Permítanme hacer una declaración, el principal reclamo nuestro no son los aranceles.

Nosotros, le pedimos a la población que por favor lea el proyecto que estamos impulsando. El reclamo de los aranceles va por otro lado y este proyecto, jamás habla de un arancel. El principal reclamo que quede claro, el principal reclamo que estamos haciendo es la libertad de elegir, eliminar la obligatoriedad y que el pueblo elija.

Si quiere ir al banco que vaya, y nosotros le decimos que si a los bancos, le decimos que sí a las tarjetas, le decimos que sí al débito, le decimos que si a todo el sistema financiero, pero le decimos que no a la obligatoriedad.”

 Acá, termina la cita del escribano Germán Citera, vocero y de los principales promotores de este PLEBISCITO.

PALABRAS, muy parecidas (entre otros) ha expresado, el Sr. Martín Rodriguez, actual presidente del Centro Comercial e Industrial de Rocha. Nos juzgamos intencionalidades, simplemente ponemos a disposición de los lectores nuestra visión y las soluciones que deberían IMPLEMENTARSE, para que la BANCA, (extranjera y BROU), NO ROBE DINERO DEL MERCADO, EMPEQUEÑECIÉNDOLO

NO PERMITIR, que siga vigente la USURA

Mucha gente se pregunta, ¿Por qué están permitidas estas tasas de interés? Que, por supuesto son usureras. Ganancias desmedidas.

Todo esto está permitido LEGALMENTE, PORQUE RIGE la ley de la COMPETENCIA, del año 1998, segundo gobierno colorado (de la coalición “rosada”) que, nos hace el discurso de la competencia, de poner una ANCAP en cada departamento, que los capitales bancarios están en competencia entre ellos, para conseguir clientes. CASI, que fueran trabajadores desocupados, bregando por un jornal

Como que estos grandes capitales fueran, “los bolicheros del barrio”. LOS que surgen constantemente, porque privados de trabajo formal y firme, intentan sobrevivir. Asfixiados algunos por alquiler y carga impositiva;  con menos venta cada día, y a este panorama se suman  estos  nuevos ladrones, los dueños de los POST y los DUEÑOS DE LAS TARJETAS.

Estos grandes capitales, se reparten el MERCADO

Los GOBIERNOS, A SU SERVICIO ponen “un crédito social” del BROU, a 36% anual. Un banco con muchísimas prerrogativas y exigencias, para el pueblo común. Es decir, una política calculada y dirigida, a mandar clientes a las casas usureras. Menos prerrogativas, menos exigencias, PERO PREVENCIONES DEL CASO, MÁS LA POSIBILIDAD DE IMPONER INTERESES CREDITICIOS, QUE comparando,  los ladrones callejeros serían unos ángeles;  si lamentablemente, no recurrieran a la violencia.

Todo esto es una POLÍTICA, impuesta a partir del enorme poder que el ESTADO despliega. UN PODER DE CLASE, SON LOS PODEROSOS, LOS RICOS que utilizan al Estado, sus gobiernos, para imponer sus intereses. Siempre disfrazados.

Por lo tanto, lo que debe regir no es la no obligatoriedad solo, deben regir aranceles cero, para los movimientos de la tarjeta de débito. UN MÍNIMO, para la de crédito.

“Estos” dicen esto, “porque hoy no son gobierno”, así querrá desprestigiarnos algún “amigo”. No nosotros decimos esto siempre, está en Nuestro Programa y aparte, LA CREACIÓN DE UN BANCO ES UN ROBO.

Un banco crea dinero de la nada. Por lo tanto, para empezar nunca debe ser PRIVADO. DEBE SER PÚBLICO, pero debe prestar al costo del funcionamiento para hacer las operaciones del dinero; es decir el equivalente a los jornales del personal, más los implementos necesarios

Esto equivale, a un 2,5% del dinero manejado. Mas el 2 o 3 % del interés pasivo, llegamos a un máximo de 5,5 % máximo. Por lo tanto se puede tener intereses, desde 6 al 12%.

Aun, con una inflación del 10%, PODEMOS PRESTAR ENTRE UN 15 Y 20%, DE INTERÉS ANUAL.

 Es posible, tener estabilidad monetaria de nuestro peso (el peso uruguayo). Se hizo hasta década del 50 y se puede hacer. ¿Qué se precisa? VOLUNTAD POLÍTICA.

La estabilidad monetaria, hace viable prestar entre 5 y 10 %.  Eso ya significa UN COSTO, PARA QUIÉN recurre a pedir prestado.

Lo actual, es lisa y llanamente, un asalto sin armas

Implementado a partir del poder, que en nuestras Sociedades, se le confiere al ESTADO, a partir de los GOBIERNOS, que la gente elige, a partir de “las obligaciones que rigen, nuestro actual contrato social vigente. “

Que deberíamos cambiar por otro. Más allá, del PROGRAMA de la Unidad Popular, debemos ir preparando la impostergable necesidad de REALIZAR UNA REFORMA CONSTITUCIONAL.

QUE HAGA DERECHOS HUMANOS REALES, tierra, agua, electricidad, vivienda, trabajo, etc. y que no rija derecho privado y convierta en MERCANCÍA, todos estos derechos.

En última instancia, esto será resultado de la ORGANIZACIÓN CIUDADANA Y POPULAR, que nuestro pueblo, haya logrado construir.

Nadie, te va a regalar nada. Esto, a su vez vendrá acompañado, no solo de reclamar derechos, sino y más importante, ASUMIR RESPONSABILIDADES.

ESTAMOS LEJOS, de estas cuestiones, entre tantas razones que, somos un pueblo inmensamente rico y AÚN, grandes sectores de nuestra población, “se sienten satisfechos.”

Retomamos lo referido a intereses, y la posibilidad de obtener estabilidad monetaria.

DE ALLÍ, ya salen las ganancias suficientes. HOY, debido al interés ABUSIVO, PARA QUE FUNCIONE LA OTRA BANCA, el BROU, LLEGA A TENER GANANCIAS (promedio), de los 150 millones de dólares anuales. Ganancias, que se deriva un porcentaje a cumplir con los intereses y amortizaciones, de la deuda externa.

Papel (en líneas generales), ASIGNADO a las EMPRESAS PÚBLICAS, mientras actual gobierno “las mantiene”. Las va TERCERIZANDO, TIENE un mal manejo de ellas, las PRIVATIZA, ENCARECE SUS SERVICIOS.

TODO indicaría, que fomenta “un desprestigio lento”, que haga viable, cierres y privatizaciones. Mientras, acusa “a la OPOSICIÓN” que querer venderlas y PRIVATIZARLAS, lo cual es cierto.

En la Otra Banca, no está solamente el capital extranjero, allí está refugiada una OLIGARQUÍA dueña del URUGUAY. DESDE LA TRAICIÓN A ARTIGAS, hasta acá, con diversas vicisitudes.

Unas mil o 2 mil familias. ¿Con contradicciones con el IMPERIO DE TURNO? Siempre las hubo, ellas se resuelven, entre ellos. Ninguna de estas “escaramuzas”, tienen como objetivo beneficiar a los pueblos, o a los pequeños capitales.

Por lo tanto, acá no está planteada ninguna oposición real a la BANCARIZACIÓN.

Acá, está planteada una falsa oposición. Una “OPOSICIÓN”, que no es.

Dice Citera:”…el principal reclamo nuestro, no son los aranceles”…”el principal reclamo, que quede claro, el principal reclamo que estamos haciendo es la libertad de elegir...”

Nosotros, les decimos a los lectores que no solo es el principal, sino el único. Y la única manera de terminar, con EL ROBO ES TOCAR LOS ARANCELES.

Y TENER POLÍTICAS, a partir de otro BROU que cobre intereses mínimos, (que sirvan con otras políticas productivas que PROTEJAN  el trabajo nacional y nuestro EMPLEO), que hagan viable el accionar de nuestra ECONOMÍA

Para  redondear, última cita del escribano CITERA, (que no difiere para nada, de otras expresiones locales), la cita:

“nosotros le decimos que sí a los bancos, le decimos que sí a las tarjetas, le decimos que sí al débito, le decimos que sí a todo el sistema financiero,…pero le decimos que no a la obligatoriedad.”

Estas manifestaciones son, una muestra clara de estar a favor del actual sistema usurero de crédito, actualizado a partir (entre tantas cosas), de la ley de la competencia (año 1998)

Bueno, es evidente la continuidad de POLÍTICAS, DESDE LA DICTADURA, hasta acá. Para que no se zafe de ellas, alimentar el aparato de espías. Bien pagos, con buena  jubilación militar  incluida.

 Al agente Leandro, de 41 años de servicio militar,  33 fueron de espía civil. Sin dudas, es un sistema que tiene buenos alcahuetes. De todo tipo.

Nosotros precisamos, otras políticas del BANCO FOMENTO.

Para ello, precisamos “alcahuetes”, para construir el MODELO ALTERNATIVO, al del gran capital.

Yo estoy anotado, para ser “alcahuete”, de un gobierno popular. De lo contrario, nunca será.

ESTAS SON TRANSACCIONES DEL MERCADO INTERNO, por lo tanto única tarjeta a usar, la de nuestra banca estatal.

Distinto es, operaciones hacia el exterior. Comercio, viajes, etc.  que obligan la presencia de otras tarjetas.  Tema a analizar y ver. Mas allí, es imposible imponer condiciones, cuestión que si debemos hacer, en NUESTRO MERCADO INTERNO.

POR LO TANTO, NO PROMOVEMOS NINGUNA, de estas  POSTURAS.

La no obligatoriedad, da la falsa impresión de ser libre.En los hechos, ¡!ojalá triunfara!! Demostrará la inutilidad, de tal postura. ¿Por qué?

Por razones de SEGURIDAD, COMODIDAD, ECONOMÍA, ETC.  LA MAYORÍA de las EMPRESAS ADHERIRÁN A ELLO.

¿Es que acaso, la gente está rechazando las tarjetas? ¿Ha crecido el uso de tarjetas?  Ha estado creciendo, constantemente.  La gente cree que, con intereses abusivos, usureros (y  recurre a ellos), vivirá  mejor, ¿será capaz de oponerse a todo esto?

DE TODAS FORMAS, sobrevivirá un sector de la economía informal. Esto es el CAPITALISMO.

Cada vez más, habrá un sector mayor de INFORMALIDAD. DE personas con inestabilidad en el EMPLEO. Las veremos y consideraremos, como un mal a evitar. Un problema, que no podremos resolver. Como, “es normal”, asociada a comportamientos que genera el ser marginado.

¿Sabía usted, que de un millón casi 300 mil afiliados, las AFAPS, no han llegado nunca  a los 700 mil  aportantes,  en 21 años de existencia?

¿Qué lectura hacer de esto? Porcentaje enorme, de trabajo “en negro” y enorme discontinuidad de trabajo, en la población.

Algunos, aún no triunfando la obligatoriedad, NO LES LLEGARÁ Así  están las cosas.

La OPOSICIÓN, de ganar, hará como el FRENTE AMPLIO. HABLARÁ DE LA HERENCIA MALDITA. El problema no está en la obligatoriedad (estrictamente), ESTÁ EN EL ARANCEL.

EL PROBLEMA, es cambiar el sistema.  El “PERRO”, no cambiarle “el collarcito”.

De todas formas, con las aclaraciones pertinentes, a nivel de PUEBLO, TENEMOS SINTONÍA CON QUIÉNES NO ACEPTAN LA OBLIGATORIEDAD

Hablamos, de sintonía pueblo, no de sintonías político partidarias. Tenemos, la nuestra. Que está en construcción. Nos falta, muchísimo más pueblo dentro. Lo colectivo, cura. Ordena, corrige, evita corrupción, abuso, etc. Siempre se precisa, una gran organización ciudadana y popular.

Da para escribir más, aún falta ver “la carne que pondrán en el asador”…es decir cacarear, más después no laburar en serio por el PLEBISCITO.

De todas formas, “el cacareo” ha servido para echar leña para su hoguera. Lograr concitar apoyo, y tratar de recoger el hastío, disconformidad, la propaganda orquestada por la gran prensa contra uno de los sectores (mientras, todos hacen lo mismo) y además agregar, situaciones  calamitosas (inclusive falta de comida) qué está sufriendo gran parte de la población.

Son hábiles operadores.

Vote por la NO OBLIGATORIEDAD

Yo prefiero comprar al contado, aunque me digan te lo hago en tres meses igual. Ni hablar, de sacar una tarjeta de EXTRANJEROS, para que me vendan en 10 o más cuotas, “el precio contado”.

Vote por LA NO OBLIGATORIEDAD, aunque se engañe.De no haber otra, lo haría.

Aunque ese VOTO, no está expresando lo QUE PIENSO.

ESTO NOS HABLA a las claras, de la falta de libertad electoral. ¿Por qué?  No tendríamos la capacidad material, de ENCARAR UN PLEBISCITO.

Pero las AUTORIDADES, QUE deberían estar a NUESTRO SERVICIO, deberían habilitar un PLEBISCITO que estableciera, que la tarjeta de débito gratis, hasta ciertas cifras.Gratis, para la inmensa mayoría de la población.Los créditos, también solo tarjeta BROU, Y CON UN INTERÉS MÍNIMO. Ya dimos cifras.

Vamos a dar algunos números. Estos explican, que hay tras la ley de inclusión financiera, y por que fue votada, por todos los partidos políticos, en el PARLAMENTO de 2014.

Las transacciones dinerarias, que se efectúan al año rondan los 100 mil millones de dólares.

Vamos a RAZONAR, tomando como referencia la mitad.Es decir, 50 mil millones de dólares.

Vamos a que todo fuera operaciones de débito; y que el pago equivaliera a una milésima parte.

Al año, los dueños de la TARJETA, tendrían de GANANCIA, 50 millones de dólares.  Vamos a aproximarnos, a lo que actualmente cobran, pongamos un 1%. Una centésima.

En ese caso, ya obtendríamos 500 millones de dólares/año.

En la tarjeta de DÉBITO, NOS INFORMAN SE COBRA UN 2,2%.

SE HABLA DE BAJAR A 1,5%. A 2,2 estaríamos ganando, por lo menos, 1100 millones de dólares, todos los años.

Cuando usted leyó, “estaríamos ganando”, no se sorprendió para nada?

Acá está la OLIGARQUÍA DE MIL O 2 MIL FAMILIAS, que son las que mandan en este PAÍS. ESTÁN también, en el crédito usurero. ¿Sabe cuánto se presta al año? Entre 3500 y 4 mil millones de dólares. A las actuales tasas de USURA, SE CALCULA EN 1500 MILLONES DE DÓLARES, SUS GANANCIAS.

ESTÁN ADEMÁS, en las AFAPS. ESTÁN, COBRANDO intereses en la EMISIÓN DE DEUDA EXTERNA.

 Que cubre el PUEBLO, con carga impositiva. Cuando a usted, le cobran cien pesos, debería de pagar pesos 78. No es lo mismo.

Esa OLIGARQUÍA, SON LOS DUEÑOS DEL URUGUAY. EN REALIDAD, ellos mandan. Sus políticos, los políticos son sirvientes, bien pagos.

Después, de la DICTADURA VINO  un gran incremento de sueldos para todos los cargos “políticos”, que incluye todos los sectores del aparato estatal

HABÍA que culminar la OBRA, y votar leyes que ayudarán a concentrar riquezas, en esa OLIGARQUÍA, MIENTRAS SE EXTRANJERIZABA LA NACIÓN. Y lo transnacional, seguía ganando.

Además, en todo esto cumplen papel fundamental, los medios de manipulación de la opinión pública. Por ejemplo, esta campaña por la no obligatoriedad de la LEY, se asimila a estar contra la misma, en su integridad.

Por lo tanto, construyen una imagen, que se suma a quiénes viven situaciones jodidas (que las hay y crecen) y están desconformes y a aquellos, que quieren sacar “a comunistas y tupamaros”.

Porque aún los pueblos, no votan programas y menos que menos, los construyen a partir de su participación. Se elige, como moda, contagio, y también, mucho se dificulta por la influencia “de esta moda nefasta del chismerío de las redes sociales”

Todo tiene su explicación. Y sus razones. Espero les sea de utilidad la entrega. De no ORGANIZARNOS, nos van a seguir robando.

  NO ES FÁCIL.     ¡!QUÉ  PASEN BIEN!!

* GRUPO DEPARTAMENTAL ANDRESITO ARTIGAS LISTA 8 UNIDAD POPULAR/LEMA ASAMBLEA POPULAR

Julio de la Llana - postaporteñ@ 1803 - 2017-08-03 19:13:32
postaporteñ@_______________________________

A PROPÓSITO DE ANDRÉS NIN (4)

…Un homenaje al individuo Nin sólo puede ser peana de oportunistas, o en el mejor de los casos, una inútil y emotiva evocación. Nos hace falta un balance; no mitos y héroes, que sólo sirven para forjar nuevas cadenas y proclamar “necesarios” jefes, herederos de no se sabe bien qué legado de gracia, quimera y pureza, con el que refundar ese partido de izquierda plural con los restos del naufragio estalinista e izquierdoso

Agustín Guillamón

Veíamos en la nota anterior la consecuente actuación contrarrevolucionaria de Andrés Nin y su corriente histórica según el mejor documentalista actual sobre la “guerra civil”, Agustín Guillamón. Lo que queremos iniciar ahora, más que insistir en la RESPONSABILIDAD CRIMINAL DE NIN, es una explicación global sobre la metodología misma de la contrarrevolución socialdemócrata (Leninista/Trotskista):

sintetizar el tipo de ideología empleada, de propaganda, de directivas que llevan necesariamente a el triunfo de esa estrategia contra la autonomía del proletariado y a favor del Estado burgués y la contrarrevolución.

Resumamos y retengamos los puntos claves sin detenernos en lo que no hicieron nunca los dirigentes del POUM (es evidente que nunca estuvieron del lado del proletariado contra el Estado burgués, ni nunca apoyaron los órganos de clase contra el Estado), sino en lo que efectivamente hicieron:

-  Fieles a sus concepciones el POUM aceptó la política liquidacionista de la autonomía de clase que fue someter al proletariado al Frente Popular

-  Colaboró con todas las fuerzas gubernamentales del Estado burgués en ese sentido: sindicatos (UGT), PSOE, Izquierda Catalana, PCE…

-  Fieles al Frente Popular y la Guerra imperialista, el POUM se contrapuso a todas las alternativas de clase surgidas en la lucha contra el Estado, patrocinando la Guerra interburguesa (fascismo/antifascismo)

-   Su nacionalismo burgués (catalanismo) lo planteo como compañero de ruta de la Izquierda catalana y la socialdemocracia de Cataluña (¡durante años ni publicaban materiales en castellano sino solo en catalán¡) y contra los esfuerzos internacionalista de las organizaciones clasistas, anarquistas, internacionalistas.

- “Económicamente” se plegó a la política estatista y sindicalista del Frente Popular (como había hecho el leninismo en Rusia y  el propio Nin desde la Internacional sindical roja), buscando liquidar las socializaciones autónomas impuestas por los proletarios en lucha; patrocinó el estatismo, las nacionalizaciones y el “capitalismo sindical”. Fue una forma de quitarle poder social y económico al proletariado en beneficio del Gobierno Catalán que él integraba.

-   Patrocinó el sindicalismo desarrollando la FOUS y el entrismo en el socialismo hasta llegar a la colaboración total con la vieja sindical socialdemócrata (UGT) y estatista

-  Concluyó  “con el enorme paso adelante” de proclamar públicamente la disolución del FOUS en la UGT, es decir en la central sindical capitalista y estatista por excelencia.

-   La capitulación de julio del 36, la colaboración con la militarización estatista del proletariado se concluye con la capitulación de mayo del 37, en donde de punta a punta Nin y el CE del POUM están invariantemente del lado del Estado contra los proletarios en la calle (lo que es denunciado por todos los sectores críticos de su propio partido).

-  Justamente en julio del 36 asume el papel clave y  más protagónico de su propia vida (¡tal vez todavía más decisivo que como funcionario ruso y Gran Jefe de la Internacional Sindical Roja!): el 19 de julio, en la contraposición entre el proletariado armado en la calle gritando “dictadura de la anarquía” y el Gobierno de la Generalidad, Nin no dudará un instante en situarse física y programáticamente del lado del Gobierno.

-   Como tal se constituye en parte del Gobierno de la Generalidad (cooptación) que lo recibe con los brazos abiertos para destruir la autonomía proletaria en la calle.

-  Como buen estatista y leninista hace primar todos los criterios del Estado sobre los de su propio partido. Tanto su nombramiento como parte del Consejo de Economía, como su cargo como Ministro de Justicia, que Nin gana en el Estado y justifica por la “necesidad” (¿no les suena a los pretextos conocidos de todos los leninistas?), son adoptados para domar al proletariado y contra el más elemental acuerdo de sus propios compañeros (¡algunos  de ellos calificarán este acto de “error”, la mayoría de traición y capitulación y así lo gritarán en las luchas!)

- Es verdad que esta gigantesca capitulación de los dirigentes de las organizaciones proletarias, también incluye a los dirigentes de la CNT/FAI (Federica Montseny, Abad de Santillán, Durruti…y muchos otros), cuyo papel de bomberos del movimiento social,  y constitución del Frente de Guerra  y partida hacia Zaragoza sometiéndose a la República fue decisivo.

-  Como Ministro de Justicia, Nin hizo más fuerte la posición del Gobierno de la Generalidad, para disolver y reprimir los comités locales y todas las formas barriales o comunales de organización autónomas del proletariado

-  Ello incluyó actuaciones concretas de restablecimiento del orden burgués  e reimposición de los organismos del Estado burgués en localidades en donde las estructuras proletarias tenían el control.

-  Nin no solo defendió siempre, la unidad sindical, sino la unidad de los partidos socialistas y comunistas (frente único/popular) y la participación del POUM en las conferencias de unificación del PSOE y PCE en el mismo momento que estas estructuras estatales reprimían abiertamente al proletariado y al propio POUM

-  En los últimos meses se opone a todas las alternativas de ruptura que el proletariado produce en la calle y contra el ejército de la República defendiendo al militarismo y el Estatismo frentepopulista.

Para mí lo importante no es solo destruir el mito que se hizo con respecto a este señor Nin y mostrarlo como lo que fue realmente, uno de los más siniestros personajes de la contrarrevolución en España, sino que me parece más importante extraer de esa experiencia la clave de la actuación de ese tipo de personaje para asegurar el triunfo del Estado burgués.

¡Nin habrá siempre en todos los movimientos sociales! El leninismo, el estalinismo, el trotskismo y otras ideologías y aparatos socialdemocracia actúan siempre en el movimiento del proletariado. ¡Y actúan de la misma manera! ¡Se dedican a ello, su papel es precisamente ese!

Pero su método, su ciencia, su ideología es siempre la misma. En eso está su debilidad, en eso está para el proletariado la posibilidad de pasarles por arriba. Pero para eso el conocimiento de ese método es esencial. Es eso lo que se trata entonces de extraer los elementos claves de esa práctica, delinearlo lo mejor posible, denunciarlo. No hay otra manera de combatir la historia oficial y sagrada que consagra a líderes y agentes del proletariado construyendo mitos y religiones en torno a los mismos (Stalin, Lenin, Trotsky, Zinoviev, Nin, Dimitrov…)

Aquí solo tengo la posibilidad de presentar un esquema al respecto que iremos ilustrando luego:

-  El punto de partida es siempre ideológico: en todos los casos se parte de la ideología dominante, la ideología de la clase dominante…, hasta el concepto de clase social es sociologista y no dinámico: “los obreros son la clase obrera” por eso siempre son ajenos a la lucha histórica del proletariado rural contra el capital y el Estado.

- Todo lo que surge en la protesta y la calle se busca canalizarlo hacia una solución estatal, reformista, democrática, de “poder de Estado”, de sindicalismo, de frentismo…, todo conduce siempre a un frente…popular, incluso cuando dicen que solo quieren un “frente único”

-  Considerando al sindicalismo como “proletario” por naturaleza y a los partidos demócratas que se declaran socialistas y comunistas como, más “obreros” que los otros supuestamente por “su origen” y “composición”, se hace entrismo en los mismos, se busca canalizar las fuerzas hacia ellos, hacia la democracia, se preconiza la unidad sindical, la unidad entre “los partidos obreros”, el gobierno de los sindicatos y partidos obreros…

- Todo eso contradice los intereses de la lucha autónoma del proletariado, todo eso canaliza las fuerzas de resistencia al Estado, las rema hacia las organizaciones y Estructuras del Estado, hacia los frentes y reformas estatales: sindicatos, partidos…, etc.

-  Cuando eso entra en contradicción con la verdadera lucha autónoma del proletariado, se repliegan sobre fuerzas más centrales del Estado colaborando con su represión abierta como hizo Nin y el POUM asumiendo abiertamente sus funciones EN el Ejército republicano ( por ejemplo contra la deserción, el derrotismo revolucionario y la rotura de los frentes) o mucho antes los leninistas y trotskistas en la represión de Kronstadt o la Maknochina o los proletarios de toda Rusia

Es muy difícil hacer un esquema abstracto de tanta traición, de tanta contrarrevolución destinada explícitamente a liquidar la lucha autónoma del proletariado. Resulta fundamental para conocer los métodos y las trampas avanzar en esa abstracción, pero la misma ideología dominante hace casi imposible hablar en términos tan generales y una y otra vez tenemos que volver a la experiencia histórica concreta

Es lo que me gustaría hacer en notas próximas con Nin y el POUM explicando más sobre la marcha de la historia como siempre fueron cómplices de la República burguesa y sus masacres, como fue que se posicionaron, como mintieron, como trampearon al proletariado para lograr reclutarlo en el Frente, en el ejército, como combatieron a los grupos revolucionarios que se negaban a integrarlo, como colaboraron en la MILITARIZACIÓN concreta de las milicias obreras, etc.

Al respecto hay mucho más que contar con respecto al papel criminal que tuvieron Nin y el POUM con respecto a las fuerzas proletarias que llegaban a España para luchar por la revolución y que naturalmente se contraponían al Estado, al Frente Popular, al Ejército, a la militarización. Pero antes quisiera volver sobre las críticas más decisivas que se hicieron contra Nin y el Comité Ejecutivo del POUM dentro de su propio partido (tendencias revolucionarias)

Pero para mejor inscribir programáticamente toda la práctica de los leninistas en España, y de Nin en particular, es imprescindible remontar al concepto mismo de República, de democracia y en particular a la Segunda República de izquierda y populista. Poniendo en evidencia desde el principio, que la misma fue una estrategia general del terrorismo de Estado contra el proletariado; veremos como el POUM fue desde su origen, por el coqueteo y apoyo (“crítico”) a esa misma república cómplice de todo eso

Nunca denunció las impresionantes y consecuentes masacres que hizo esa república. Además es justamente en esa concepción republicana y democrática, frentista y sindicalista que se encuentra la clave de la metodología contrarrevolucionaria del leninismo y se puede desvelar claramente el papel criminal de toda esa tendencia histórica que debiéramos considerar de sistemática traición a la revolución social del proletariado.

RICARDO - postaporteñ@ 1803 - 2017-08-03 18:53:27
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] [808] [809] [810] [811] [812] [813] [814] [815] [816] [817] [818] [819] [820] [821] [822] [823] [824] [825] [826] [827] [828] [829] [830] [831] [832] [833] [834] [835] [836] Siguiente