Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

Uruguay : HOY HABLEMOS DE UNA NUEVA CONSTITUCÍON (3)


"todo debe esperarse de la energía de los orientales y de su denuedo por el sostén de la libertad"

"Con esta propuesta sólo pretendemos abrir un debate, que nuestro pueblo oriental se debe y que siempre se le ha negado, porque los cambios profundos, radicales sólo pueden surgir de un pueblo cívicamente consciente de sus derechos y obligaciones"

El CIUDADANO y la DEMOCRACIA

Tiempo atrás, en una entrevista escuché decir al entonces presidente Dr. Jorge Batlle, algo que no se escucha en boca de los políticos:"...el país es algo más que el ámbito político" "...Es la hora de la sociedad más que la hora de los políticos"; "... Llegó la hora de acotar la política y de realzar la sociedad civil" (1) ¿Qué está pasando?, ¿el político siente la orfandad de la sociedad?, ¿comienza a darle el lugar que corresponde a la sociedad?

Si recurrimos al mataburro que siempre nos ayuda a desasnar respecto a nuestros deficientes aprendizajes (porque siempre nos queda algo atrás) dará razón a los conceptos antes expresados por Batlle. Y al respecto se define por DEMOCRACIA como "Sistema de gobierno en el que el pueblo o la plebe ejerce soberanía". Y agrega "doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno". Quizás, aquí y sin profundizar mucho, esté la clave del problema, más allá de los instrumentos restrictivos que use la democracia como sistema -el parlamento, los partidos políticos- para el logro de su objetivo, pero sin duda los trasciende. Sin desmerecer ni quitarle importancia a la democracia representativa,  con estos dichos del Dr. Batlle, se está poniendo en su justo valor la democracia participativa un tanto olvidada, menospreciada y no siempre incentivada por la dirigencia política.

Cultura Cívica y política

No entramos a discutir si nuestros pueblos tienen o no cultura cívica y política porque es una discusión de nunca acabar, donde, como en el fútbol, todos se saben directores técnicos, aunque de fútbol y de política nada se sepa; pero... que hablamos de fútbol y de política, hablamos, y hasta el hartazgo.

¿Dónde comienza y termina nuestra cultura cívica y política? ¿En las discusiones del café?, ¿en la defensa de nuestras banderas partidarias?, ¿en el conocimiento primario de la existencia de una Constitución que rige los destinos de la Patria?, ¿en los actos electorales obligatorios de cada cinco años?, ¿en la obligación de pagar los tributos nacionales y municipales?...

Nuestra ignorancia puede hasta justificarse en la deficiencia de una mala y deficiente formación escolar; pero parece mentira que nuestra dirigencia política se conforme y reduzca la democracia de la sociedad civil a estos términos en cuanto a conciencia popular se refiera, conceptos totalmente restrictivos y carentes de compromiso del concepto DEMOCRACIA.

Es lamentable que también nosotros nos conformemos con tan poco y desconozcamos otros derechos y responsabilidades inherentes a la democracia.

Ahora bien, la ignorancia es el peor enemigo de la cultura cívica y social democrática“porque un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”  (Simón Bolívar),así como la apatía de negarse a estar allí donde la comunidad lo exige, porque la democracia necesita más que de "coaliciones" contra cargos, de un continuo y libre intercambio de ideas, porque en el debate de ideas surgirán las bases para el consenso. Y aquí importa ver lo que el ciudadano quiere de y para su sociedad.

Comencemos por decir que importa tener claro que el cuerpo político es parte de la democracia y no la democracia en sí misma. Es por ello que no podemos ni debemos transferir toda nuestra responsabilidad a la representatividad política, aunque esto sea lo habitual y lo más fácil de hacer: descansar en nuestros representantes. Como ciudadanos partícipes de la democracia, estamos obligados a conocer todos nuestros derechos y obligaciones inherentes a la democracia y a exigir una mayor participación en todo lo que hace al bien común.

El ámbito político representativo (diputados, senadores) obedece hoy más a las decisiones partidarias que a sus mandantes, olvidando que son mandatados, pues la democracia no es el uso y abuso del poder, sino el ejercicio de la responsabilidad mandatada al servicio del pueblo. Esto se da de hecho porque la democracia representativa hace caso omiso de la democracia participativa cuyo sustento está en la participación de la gente.

Nunca como antes en la historia de los pueblos, la democracia como sistema, como forma política y forma de vida se ha desarrollado en una gama tan diversa como viene manifestándose desde hace una década: conflictos, problemas, tendencias, éxitos, fracasos, se difunden rápidamente y repercuten en forma global en el mundo entero... Derechos humanos, democracia, desarrollo económico, medio ambiente, riqueza y pobreza, corrupción en los Estados, catástrofes y guerras son algunos de estos temas (2)

Por eso, nos importa desarrollar o al menos preguntarnos, sobre la importancia de la democracia participativa y no tanto sobre la representativa, que de vez en cuando la ejercemos, aunque más no fuese por la obligatoriedad.

Sabemos que la democracia participativa incomoda a los políticos, cosa que no tendría que ser con los que hacen de la política una auténtica profesión. Se trata en general, de ignorar la participación del ciudadano, porque gente con conciencia siempre incomoda y desacomoda lo estatuido, creído, presentado y avalado legalmente como único.

La lucha por el poder no puede ni debe reducirse a la conquista de un sillón, sea presidencial o de las cámaras. Democracia sí y siempre con el objetivo de establecer justicia social, donde no hay cabida para la creación y el usufructo de privilegios grupales y/o sectoriales.

Democracia Participativa

¿Es posible, entonces, una democracia inspirada en los valores humanos y que responda a las necesidades económicas y sociales, base de la convivencia humana, que ordena a este mundo cada vez más globalizado, cuando todo se piensa y se justifica en términos de relaciones globales?

Lo global no es sólo un estado (3) es también un desafío para la política, para la economía, para la ciencia y la cultura, que implica riesgos y una acción ordenadora (4) y una reforma ética también global que se constituya en un freno ético (5), no sólo para que nuestro mundo no vaya a la deriva, sino para que nuestra democracia no se someta a los vaivenes del  poder de los mercados.

Todos hablamos de la necesidad de cambios y los reclamamos; pero, ¿de qué cambios hablamos y cuál es nuestro compromiso con los cambios que pretendemos? porque ¿de quién podemos esperar más que de nosotros mismos?

El progreso, el bienestar, y el poder no son intrínsecamente malos, pero cuando los elevamos a valor supremo, como lo único que cuenta, el hombre perjudica a sus congéneres y a sí mismo. Por ello siempre es necesario determinar en qué condiciones y con qué ideas, contenidos e instrumentos son posibles esos cambios mediante y por nuestra participación.

El ciudadano no puede ni debe deslindar ni transferir su responsabilidad que no comienza ni termina en el cuarto oscuro con la emisión del voto ni en el pago de los tributos.

Sin desmerecer el ámbito nacional, que no se debe descuidar, importa y mucho la participación a escala local que tiene muchas formas de expresarse y otras tantas que pueden crearse a iniciativa de la propia gente y que haga a sus propios intereses, federando los movimientos locales, fortaleciendo los movimientos sociales participativos, más que en lo partidista, en los sociales (6)

La globalidad no comienza ni termina, ni  se limita sólo a lo económico, a lo financiero y a lo tecnológico; por el contrario, debe incluir, en un plano de igualdad todo lo que hace a la vida y a la existencia humana.

La sociedad democrática del futuro se centrará, no en las promesas de los políticos, sino en las reformas que se han omitido descuidando y hasta omitiendo, debido a las fósiles estructuras de poder que tenemos.

Bregamos por el cambio y creemos en él y para ello hace falta valentía, visión, amplitud mental, nuevas ideas y poder de acción en la dirigencia política con la efectiva participación del pueblo, que no siempre encuentra eco en sus organizaciones sociales y políticas estatuidas.

No caben dudas que el concepto y rol del Estado están en jaque. Ya no hay lugar para el Estado paternalista, el que todo lo puede, todo lo da y todo lo soluciona; pero sí un Estado que debe estar en la contienda dirimiendo y orientando en orden al bien común.

Por tanto, cada vez importará más la participación efectiva del ciudadano integrado a la comunidad, tanto en el orden local como nacional y la comunidad que esté ajena a la participación en las decisiones, fundamentalmente locales la que será cada vez más manipulada y sujeta a los vaivenes de la dirigencia política y fundamentalmente de los medios de comunicación.

Por tanto la participación del ciudadano en la vida política y social de su comunidad importa cada día más y no debemos dejar en manos de la dirigencia política que establezca el metro de nuestra participación. Es la hora de la sociedad civil y es ella quien debe exigir, a la hora de decidir, lo que debe hacerse en orden al bien común. Tantas veces los políticos se han equivocado, a la sociedad le ampara el mismo derecho de equivocarse hasta encontrar su camino.

Preocupémonos, como ciudadanos, de nuestra comunidad y exijamos a la dirigencia política que impida el deterioro de la participación de la comunidad social.

Es tarea prioritaria de la política, en una sociedad donde conviven individuos y Estado, renovar los valores que los sustentan, hoy un tanto olvidados y menospreciados, donde prima el deber del individuo para con el Estado y no viceversa.

Al respecto muchas son las preguntas que se nos cruzan por la cabeza, ¿de qué valores hablamos?... ¿cuáles son los principios que deben sustentar a la sociedad y a sus miembros?... ¿cuáles los modelos que deben regir la convivencia? ... ¿cuáles deben ser las cualidades de la dirigencia política? ..., entre tantas.

Todo nos está a decir que se abre una nueva etapa donde los espacios en los que los derechos humanos (7), la democracia, la economía de mercado, la justicia social, el medio ambiente (8) podrán desarrollarse con mayor eficacia que en el presente. En el plano político estos aspectos constituyen todo un desafío social como forma de legitimación de la propia democracia y de las dirigencias políticas, aunque éstas no hayan aprendido todavía la lección.

Participación activa

Estamos y nos han acostumbrado nuestras dirigencias políticas que nos basta una democracia representativa. Pero, ¿es suficiente hoy, cuando la democracia está obligada a abandonar sus fronteras nacionales y los Estados no pueden decidir por sí mismos?

Hoy se precisa más que nunca la participación efectiva de sus ciudadanos. Diríamos más, el ciudadano debe compartir la responsabilidad, porque en él radica el punto de partida. Él es el protagonista. Sólo así se podrá reaccionar ante los hechos, manifestaciones y desafíos globales.

El ciudadano no sólo deberá aspirar a tener mayor información, debe exigir una mayor participación y una mayor información, directa y sostenida, sin verdades a media, sin cuentos de cuna, pues en una sociedad informatizada -internet y correo electrónico mediante- la democracia tendrá que encontrar y desarrollar nuevas formas de participación.

Esto pondrá en el banco de prueba, desde el Parlamento, a la Justicia pasando por la administración pública con su consecuente burocracia hasta hoy insospechada e intocable, pero asfixiante.

Una sociedad democrática solo puede concebirse con ciudadanos activos, en todos los niveles del quehacer nacional y local, y no sólo en manos de una élite política.

Diríamos más, la sobrevivencia, su permanencia y crecimiento dependerán siempre de una sociedad cívica activa. Es por ello que la dirigencia política se debe a su sociedad y permanentemente deberán impulsar una política social equitativa de participación del ciudadano, sin que por ello se llegue a una organización perfecta. Lo óptimo es siempre enemigo de lo bueno. Para ello, una vez más, insistimos en la necesidad de la descentralización, que no sea una desconcentración de servicios con la consecuente creación de servicios burocráticos (9)

Esto no implica generar un movimiento alternativo centralizado, basado en liderazgos carismáticos (10) -tentación permanente y peligrosa de caer en mesianismos políticos (11)-, generemos, fomentemos, impulsemos movimientos participativos con particularidades propias pero dispuestos a ensamblarse dentro de un fin último:

el bien común de la sociedad, lo que es en definitiva, de la Nación.

Nuestras sociedades latinoamericanas y otras, sometidas a liderazgos de partidos políticos fuertes en el poder o acostumbradas a partidos en el gobierno con pocas alternancias y paternalistas, y, fundamentalmente aquellas que sufrieron procesos dictatoriales, dificultan el cambio de actitudes y frenan el desarrollo de las atribuciones del ciudadano democrático "consciente de su condición de ser libre y que ejerce en forma activa y ofensiva sus derechos y obligaciones" (12), cuando los movimientos están en efervescencia.

Importa, por tanto, cultivar permanentemente la cultura cívica, democrática, que es la esencia misma de la democracia como forma de vida.

La cultura democrática es un bien, un ideal, un código de sentimientos y conductas. Reclama los valores de la democracia como estado y forma de vida. En esa cultura democrática se expresa lo que el ciudadano sabe de su Estado, de sus Instituciones políticas y de sus Derechos como ciudadano, explícitos en la Constitución de cada País y otros a conquistar porque ya son propiedad del ciudadano.

Democracia - Burocracia

Cuando hablamos de burocracia, entendemos por la excesiva influencia que tienen los empleados públicos en el Gobierno del Estado, y que se pone de manifiesto en los sinnúmeros trámites que hay que hacer, que forman parte de una trabazón de nunca acabar para justificar los cargos y más aún en las oficinas públicas. Aunque se han simplificado en estos últimos años, lejos estamos aún de un número ideal.

Nos referimos a las situaciones que, en muchos casos, y a diario, Ud. padece y que pasa de mano en mano sin llegar a destino para encontrar una solución adecuada; cuando no se le diga que el trámite fue extraviado... Las oficinas públicas se han vuelto asfixiantes. El cuerpo político lo ha creado generando a través del "clientelismo político” un monstruo que está matando al propio inventor.

Una de las causas de la ineficacia, inoperancia y de la falta de respeto al ciudadano -al cual se debe, pues es el ciudadano quien sustenta su trabajo y salario- es saberse protegido por la inamovilidad que le da la Constitución. Pero y disculpe Ud. la expresión, "la culpa no es del chancho sino de quien le rasca el lomo"

El propio sistema político se ha protegido detrás de la burocracia, que hoy no puede cambiar, mientras siga interesando la caza del voto más que la propia representatividad política.

Pero hay otra burocracia que es parte de la misma y que está allí. Nos referimos a los tecnócratas -un mal necesario, pero no imprescindible- que ocupan cargos públicos y son parte de un "reparto" inauditamente calculado hasta en el mínimo detalle, olvidando que las reparticiones públicas no son privativas de los partidos. Ahí están en los cargos -¿nepotismo?- y pesan a la hora de las decisiones y muchas veces influyen sobre los parlamentarios, desde el propio Poder Ejecutivo, que se somete a sus recomendaciones.

Ud. habrá sentido hablar de la Oficina de Planeamiento, del Banco Central, del Ministerio de Economía... Y allí hay tecnócratas al frente, que ni Ud. ni yo los eligió y sin embargo ellos, actúan en su nombre, en el mío, en el nombre de todos, sin tener en cuenta su voz, la mía, ni la del pueblo. Obedecen dictados que vienen de quien sabe dónde, y... el cuerpo político que Ud., y yo, y todos elegimos, se somete a los mandatos de dichos tecnócratas. Y salvo raras vez, algunas voces que claman en el desierto. Ayer primaban las ideas, donde el hombre era el Centro; hoy priman los números, que arrasan con el hombre.

Conciencia y responsabilidad

Desde que me levanto hasta que me acuesto, las noticias que escucho en la radio, que leo en los diarios, la información de la Tele, las conversaciones que escucho en la calle y en las que a veces me involucro, me recuerdan que vivo en un mundo conflictivo y que vivo en una época en la que la intolerancia, el consumismo, el egoísmo, la indiferencia, la violencia, la pobreza del lenguaje en boca de nuestros políticos, la incomunicación, la incontinencia verbal y la manipulación de las conciencias del poder que nos gobierna a través de los medios de información, y no dije de comunicación, porque comunicar es dar participación, sino de información, donde se vomita lo que se quiere que se trague, lo que se hace con nuestras tierras, con nuestras empresas estatales, gracias a la nueva ley de las PPP, con la educación, donde el respeto por el otro ya no existe. Todo esto, y todo lo que usted quiera sumar, me provoca indignación, escepticismo, pero a su vez renuevo mi esperanza.

Indignación: por la impunidad que rodea nuestra vida social y política cuando se protege a los actos públicos y privados de aquellos individuos, que no tienen un mínimo de ética.

Indignación por la forma como nuestros políticos mienten a la población y procuran por todos los medios su despolitización, donde se requiere la participación ciudadana en las decisiones políticas.

Indignación al constatar tanta codicia, tanta ambición en nuestros políticos en la disputa por el poder y de una gerontocracia que no resigna su banca.

Indignación por la forma como los medios se prestan al juego político de manera descarada y sin un mínimo de respeto por la gente.

Indignación porque nuestra gente y fundamentalmente nuestros jóvenes, que han perdido la fuerza de la rebeldía y se han vuelto consumidores de las idealidades políticas de nuestros políticos.

Escepticismo porque observo la desidia, la negligencia y el facilismo con que los seres humanos nos dejamos atrapar y seducir tanto en la vida política como en la vida social por esos valores que nos conducen al vacío, a la inoperancia, al dejar que otros hagan por nosotros y de la manera fácil de cómo reproducimos esos “valores”.

Escepticismo porque no veo una juventud comprometida, aferrada a ideales, que sólo le importa el consumismo o irse del país y no pelear por él.

Escepticismo por esa gerontocracia política, que sigue atada a los sillones del poder y que no son capaces de dejar lugar a gente joven.

Escepticismo al ver que se sigue entregando el país a manos extranjeras, y no se defienden los intereses nacionales.

Pero también, en contrapartida, esperanza, porque en mis vivencias personales de trabajo, en el pequeño mundo que habito, me permiten ver aquí, allá y acullá destellos en esta obscuridad, actitudes alentadoras de algunos ciudadanos, que en el ejercicio de su responsabilidad ciudadana defienden sus derechos, nos orientan y abren nuevos caminos en la vida social y política.

Esperanza porque la vida no ha muerto y la vida es siempre vida. Esperanza porque no hay noche que no tenga su amanecer.

Esperanza porque nuestra vida es un viaje en un claro-oscuro, con momentos fáciles y otros difíciles, con desvíos y extravíos, pero también reencuentros. Porque nuestra vida no es producto del azar ni del capricho de los dioses o de los hombres. Porque si bien no sabemos, cuando nacemos, a qué mundo venimos, somos responsables del mundo que dejamos a nuestros hijos, algo que nunca debemos olvidarlo como ciudadanos.

Recuerde siempre que la inocencia no mata al pueblo, pero tampoco lo salva, lo salvará su conciencia.

Concluyendo

Importa hoy más que nunca y de cara a la globalización, formarnos y educarnos cívicamente cada vez más, si no queremos ser arrastrados por la corriente, que como toda corriente se lleva consigo todo lo que encuentra a su paso.

Esta formación y educación cívica nos pondrá al frente del carro haciendo camino y marcando huella y nos liberará del seguir atados atrás del carro, que, llevado por otros, puede llevarnos a la deriva. Allí donde hay gente que piensa y se mueve, no dejemos de participar. Y allí donde todo está quieto, generemos y fomentemos movimientos sociales. No olvidemos que hacer política no es privativo de una élite, sino de todos. No balconeemos, sino estemos, participemos allí donde hay una inquietud.

Exijamos a nuestra clase política a cumplir con el mandato, asumiendo las responsabilidades que se desprenden de sus mandantes, más que a las de sus partidos y escuchando un poco menos a sus tecnócratas que hacen oídos sordos a las voces de los ciudadanos

1) Entrevista de N.Araújo en Agenda Confidencial, el 10/12/99

2) Thesing, Joseph, Globalización, Democracia y Medios de Comunicación, CIEDLA, Bs.As., 1999, p.12-13

3) Sobre el tema Globalización nos hemos ocupado en nuestra sección Torre de Babel, en Punto a Punto, Nº 12 y 13

4) Thesing, Joseph,  ibíd. p.13

5) Snaider, Rogelio, Coherencia e Incoherencia (Editorial), en Punto a Punto, Nº18, p. 3

6) Abella, Gonzalo, en Pensamiento Alternativo, en Punto a Punto, Nº 19, p. 5-6

7) Snaider, Rogelio, Cuando de Derechos Humanos hablamos (Edit), en Punto a Punto, Nº 13, 1998, p. 3

8) Al respecto cfr. Abella, Gonzalo, op. cit

9) Snaider, Rogelio, Descentralización, en Punto a Punto, Nº 15 y 16, 1999

10) Abella, Gonzalo, íbid

11) Snaider, Rogelio, Mesianismo Político, en Punto a Punto Nº 18, 1999, p. 15

12) Cfr. Thesing, Joseph, Formación política y cultura democrática. Desafíos y oportunidades en el contexto de la globalización. INCEP, Guatemala, 1998

PaP - postaporteñ@ 1601 - 2016-05-08 18:23:08
postaporteñ@_______________________________

El Nuevo Escenario Político Boliviano

¿Traspié electoral o fin de un ciclo?

 Pablo Stefanoni

Revista Nueva Sociedad No 262, marzo-abril de 2016

La derrota electoral del proyecto de reforma constitucional el 21 de febrero pasado ha transformado el mapa político boliviano. Evo Morales, quien durante una década ejerció como presidente-símbolo de la nueva Bolivia, ya no podrá repostularse en 2019 y su partido se verá ante la inédita situación de buscar otro candidato. La derrota, por escaso margen, tiene como sustrato un debilitamiento «intelectual y moral» del proceso de cambio boliviano, en parte debido al paso del tiempo, pero también como resultado de una forma de ejercicio del poder que genera rechazos especialmente en votantes de las grandes ciudades

El 21 de febrero pasado, Evo Morales sufrió la primera derrota electoral de su mandato. 51,30% de los electores se decantó por el «No» frente a 48,70% que dijo «Sí» a una reforma constitucional que habilitaría un nuevo periodo del presidente boliviano. Se trató, sin duda, de una consulta prematura: poco más de un año después de haber alcanzado 61% de los votos, que le permitieron iniciar su tercera presidencia en enero de 2015, Morales se lanzó a un nuevo acto electoral para modificar el artículo 168 de la Carta Magna pensando ya en 2019 (1)

Para justificar un nuevo mandato, el discurso oficial debió dejar atrás la antigua figura de Evo como «uno más» entre los campesinos y construir una imagen de excepcionalidad del líder, imprescindible para que la Revolución alcance sus fines. Así, el canciller David Choquehuanca declaró: «Hay un solo Fidel, un solo Gandhi, un solo Mandela y un solo Evo» (2) , y el vicepresidente Álvaro García Linera fue más allá al señalar frente a los campesinos: si pierde Evo, «el sol se va a esconder y la luna se va a escapar y todo será tristeza» (3)

Con posterioridad a la derrota, el copiloto de Morales lanzó: «Si se va, ¿quién va a protegernos?, ¿quién va a cuidarnos? Vamos a quedar como huérfanos si se va Evo. Sin padre, sin madre, así vamos a quedar si se va Evo. Por eso estoy muy triste, mis hermanos, es muy triste pero he oído a mi abuelita y me dijo que no perdimos la guerra, solo una batalla».El vicepresidente hizo estas declaraciones durante una entrega de viviendas en la localidad de Curahuara de Carangas, Oruro. Y prosiguió: «Nuestro presidente Evo, tata Evo, igual que vos, de tu mismo color de piel, de tu misma sangre, eso te está regalando, 70.000 bolivianos, casi 10.000 dólares. ¿Cuándo algún presidente se acordó de San Pedro de Curahuara? ¿Cuándo alguien regaló una vivienda al pobre, al humilde?»(4)

Se podrían establecer algunas comparaciones con el anterior referéndum, en el que Morales arrasó. Si en 2008 67% de los bolivianos votó para que el líder cocalero continuara a la cabeza del Poder Ejecutivo, en un referéndum revocatorio convocado por el propio gobierno, esta vez fueron menos de 50% quienes quisieron que se «prorrogara en el poder». Y al menos hay dos grandes diferencias entre aquel y este plebiscito: en primer lugar, en 2008 se procesó la definición de la crisis política en favor del gobierno «indígena popular» –en clave pueblo/antipueblo–; y, en segundo lugar, se trataba de completar el mandato constitucional para el cual había sido elegido con más de 50% de los votos a fines de 2005, en una épica victoria electoral que conmovió a los bolivianos, incluso en las grandes ciudades, donde el apoyo al Movimiento al Socialismo (MAS) siempre fue más débil. Esta vez, en cambio, se trató de una consulta tras una dé- cada de ejercicio del poder que debilitó la idea de revolución en favor de la de un gobierno «normal», con un discurso oficial que acentúa la defensa de la estabilidad y de lo conquistado por encima de las imágenes de futuro. Y todo ello en el marco de una profunda desconfianza de los bolivianos frente a la «perpetuación» de sus gobernantes en el poder, desconfianza que tiene raíces históricas. Todos los que lo intentaron fracasaron en la empresa.

Morales logró adormecer esos reflejos anti reeleccionistas, y como presidente-símbolo de una nueva era se mantuvo imbatible durante una década y llegó a ser el presidente que más tiempo pasó en el Palacio Quemado. Pero hoy esa magia se ha disipado parcialmente, lo cual –sumado a una mala campaña electoral (5) – derivó en una derrota «por penales». Es más, el gobierno apareció forzando su propia Constitución, mientras que una parte de la oposición, que entre 2006 y 2009 buscó frenarla, quedó ahora como defensora de esa nueva Carta.

Los éxitos del modelo

A diferencia de otros proyectos nacional-populares dirigidos por militares o por exponentes de las clases medias, el ciclo nacionalista abierto por Morales es el producto de una acumulación política de las organizaciones campesinas, cuya actividad se «desbordó» hacia las ciudades y amplió los límites del sistema institucional, democratizando el Estado y descolonizando el ejercicio del poder. El MAS se sostiene en una articulación de organizaciones rurales y urbanas, con poca organicidad y mucho faccionalismo, y se mantiene unido por el liderazgo carismático de Morales. Su pervivencia en estos 20 años se debe a la eficacia de los equilibrios corporativos logrados, pero el verdadero «pegamento» ha sido el liderazgo de Morales y el avance hacia el Estado, que le permitió al partido campesino fungir como una promesa efectiva de acceso al empleo público. Sin esa promesa, el mas no habría logrado crecer ni probablemente sobrevivir unido (6)

Por eso, la inédita situación de tener que elegir un candidato diferente a su líder máximo no encaja bien en el oficialismo y algunos parecen entusiasmarse con repetir la consulta en 2018, lo cual no sería nada fácil. La investidura de Morales en enero de 2006 fue escenificada como la llegada al poder del primer presidente indígena de Bolivia e incluso de América Latina. Por eso, un día antes de la toma de posesión en el Congreso, el aún líder cocalero fue investido en Tiwanaku –las ruinas de un imperio preincaico cercanas a La Paz y una suerte de cuna mítica de la nación boliviana–. Las primeras medidas de Morales plasmaron la agenda social construida en las calles desde 2000: convocatoria a una Asamblea Constituyente para «refundar» el país y nacionalización del gas y del petróleo. Durante el mes de la nacionalización (mayo de 2006), su popularidad superó, según las encuestas, el 80%. Entre 2006 y 2009, el proceso político estuvo marcado por los enfrentamientos con el autonomismo cruceño. La oposición de derecha actuó de forma territorializada y se concentró en el este y sur del país –el área no andina–, desde donde trató de resistir los cambios nacionalistas populares impulsados por el gobierno. De esos años son las movilizaciones y los referendos por la autonomía regional, finalmente incluida en la nueva Constitución. Pero el regionalismo se enfrentó a una serie de derrotas. Aunque la derecha mantuvo el control de estas regiones, Morales logró triunfos electorales aplastantes en la arena nacional. En 2009 fue reelegido con 64% de los votos. La Constitución fue aprobada con más de 50% de los sufragios en referéndum. Entre 2009 y 2014 asistimos a un nuevo periodo, marcado por la hegemonía del MAS –con dos tercios del Congreso– y la promesa de «aplicar la nueva Constitución». En todo este tiempo, el MAS logró también expandirse hacia el oriente. La estrategia fue cooptar a los «eslabones débiles» de las derechas locales y acercase a los empresarios cruceños (de hecho, Morales terminó siendo huésped de la Expocruz, la feria y el orgullo de la burguesía agroindustrial). Finalmente, la segunda reelección, en 2014 (la última posible para Morales sin reformar la Constitución), marca una etapa de «despolarización» al calor del éxito económico. La oposición dura se debilitó y emergió como principal oposición una centroderecha más moderada y con menos tonalidades «restauracionistas» del ancien régime. Evo ganó en Santa Cruz con más de 50% de los votos, y a escala nacional, con más de 60%

¿Paraísos perdidos o astucias de la modernización?

Para muchos, el de Morales es el más radical de los experimentos de cambio social posliberal en América Latina. No es militar como Hugo Chávez, no es peronista como Néstor Kirchner o Cristina Fernández de Kirchner, no es un economista blanco con tonalidades tecnocráticas como Rafael Correa, ni un izquierdista socialdemocratizado como Luiz Inácio «Lula» da Silva, Dilma Rousseff, Michelle Bachelet o Tabaré Vázquez. Si en verdad existe un «extremo Occidente» latinoamericano, Bolivia es el «extremo del extremo». En muchos sentidos, espacios antropológicamente densos como el boliviano parecen contener la energía para reencantar parcialmente al mundo desencantado del capitalismo posmoderno y pospolítico y, sin duda, el ciclo iniciado en 2006 proyecta varios imaginarios poderosos con un anclaje más o menos real y más o menos ficticio en el proceso boliviano: antiimperialismo –el núcleo de sentido de la «revolución boliviana»–; indianismo con ecos pachamámicos –indígenas como reserva moral de la humanidad, especialmente en las cumbres internacionales–; discurso del «buen vivir»; socialismo/anticapitalismo –con presencia en los discursos y conferencias de Morales y García Linera–; y comunitarismo –escrito en la nueva Constitución Política del Estado–. La historia, no obstante, suele ser paradójica. Por ejemplo, en el censo de población de 2012, la población que se autoidentifica como indígena descendió del 62% registrado en el censo de 2001 a 42%. Las causas de esto aún son inciertas, pero lo cierto es que el ser indígena ya no es mera «resistencia» como en 2001 y se ha estabilizado en una serie de rituales oficiales – rituales que, obviamente, son hoy parte del poder–. Por otro lado, una paradoja adicional es que el Estado plurinacional viene siendo una maquinaria de construcción de la nación –en singular– mucho más poderosa que cualquier intento previo(7)

Y finalmente, la combinación de inclusión social – crecimiento del mercado interno– altos precios de las materias primas ha dado lugar a una expansión capitalista desconocida en el pasado –especialmente vía la democratización del consumo–. Estos «paraísos perdidos» de la revolución alimentaron algunas disidencias intelectuales que no lograron traducirse en votos ni expresar un sujeto social realmente existente. En su «década ganada», Morales logró unas cifras económicas que hubieran sido la envidia de sus antecesores: reservas internacionales equivalentes a 50% del PBI baja inflación, crecimiento sostenido de alrededor de 5% durante casi una década…. Estos resultados se consiguieron con una mezcla de nacionalismo económico y prudencia fiscal que generó amplios elogios, desde el New York Times hasta el Banco Mundial (8)

No se trata ni de una mera continuidad del neoliberalismo (hoy el Estado controla la mayor parte del excedente) ni del tránsito hacia ningún tipo de poscapitalismo, sino de una versión actualizada del nacionalismo popular latinoamericano.

No hay que olvidar que cuando la izquierda gobernó en Bolivia (1982-1985) debió abandonar el poder antes de tiempo, en medio de una brutal hiperinflación que operó como un verdadero trauma social. Y ese recuerdo, sumado a la subjetividad campesina de Evo expresada en su aversión a las deudas y a cierta tendencia a «guardar la plata bajo el colchón», explica que Bolivia tenga hoy 13.000 millones de dólares de reservas internacionales. El ministro de Economía, Luis Arce Catacora, lleva una década en el cargo, sin duda todo un récord para Bolivia. Es la economía la que contribuyó a operar lo que el analista Fernando Molina caracterizó como la «despolarización» política del país (9)

Al mismo tiempo, la estabilidad económica –que hoy Morales suele resaltar como la principal razón para votar al MAS– plantea una suerte de bifurcación en el bloque bolivariano entre Bolivia y Ecuador (hoy ya en problemas debido al corsé de la dolarización), por un lado, y Venezuela por el otro, junto con un debilitamiento generalizado del «socialismo del siglo XXI» en favor de perspectivas neodesarrollistas.

La nueva etapa de pospolarización en Bolivia se ratificó en las urnas: en 2014, el segundo lugar nacional fue ocupado por una opción de centroderecha que buscó convencer a los bolivianos de que mantendría «lo bueno» que hizo el MAS y no desplegó un discurso restaurador del viejo orden; incluso tuvo candidatos de origen indígena. Otro efecto del nuevo escenario es que dos ex-presidentes (Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez Veltzé) aceptaron la propuesta de Morales de ser portavoces de la demanda marítima frente a Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el primero como vocero internacional de las razones bolivianas y el segundo como embajador en Holanda y articulador del juicio. Adicionalmente, en el éxito del «modelo Evo» hay que incluir la propia estructura del MAS, sede de una alianza entre diferentes sectores sociales, territoriales, gremiales y étnicos, aunque hoy este modelo en alguna medida se ha desgastado. Para muchos sectores sociales, como ha mostrado el sociólogo Hervé Do Alto, las listas electorales del MAS –confeccionadas con una mezcla de participación desde abajo y decisionismo presidencial desde arriba– son una forma bastante eficaz de acceso al Estado y de «autorrepresentación» política (10)

Por eso, entre otras cosas, quienes desde el mundo intelectual se propusieron «reconducir el proceso de cambio» –y recuperar su épica, sus promesas de ruptura y sus paraísos iniciales– no lograron avanzar en sus objetivos. El vicepresidente García Linera definió así la etapa actual y defendió el rol del Estado y una visión pragmática: Mientras no surgen iniciativas comunitarias de parte de la sociedad, tenemos que trabajar con lo que existe y esos son empresarios, que tienen que reforzarse, crecer y generar más riqueza. Sáquense ese chip de en qué momento el gobierno va a dar el golpe y estatizar todo. Eso no va a suceder, eso ha fracasado y eso no es socialismo, la estatización de los medios de producción llevó a un tipo de socialismo bastardo y fallido. No repetiremos ese error. No repetimos la experiencia de la UDP (Unidad Democrática y Popular) en los 80, no repetimos lo de la URSS. Al mismo tiempo, definió las tensiones del proyecto desde una lectura basada en Antonio Gramsci y Ernesto Laclau: Si un proyecto se queda en su núcleo original es dominación e imposición. Abrirse tanto que los otros sectores te pueden copar e imponer siempre será el riesgo de una hegemonía, por eso es una batalla. Al haber incorporado a tu adversario en tu proyecto universal, [este] deja de atrincherarse en un feudo y ya no podrá generar contrapoder. El riesgo es que tengas un adversario lo suficientemente hábil, inteligente, que desde el interior de tu proyecto convierta al suyo en el hegemón del proyecto universal (11)

Sin duda Bolivia avanzó en la descolonización, pero no en la clave que imaginaron algunos pensadores «radicales» que conciben lo indígena como pura otredad, sino más bien en clave de mestizaje cheje, como lo denominó la socióloga Silvia Rivera; un mestizaje de matriz indígena, abigarrado y sin los complejos de antaño (12) La arquitectura andina de El Alto, con sus cholets, podría ser un buen ejemplo visual (13)

Esta descolonización tiene dos vías: la movilidad social vía el acceso al Estado y vía el mercado. Un ejemplo es el acceso mayor de los hijos de comerciantes aymaras a universidades privadas de prestigio, como la Católica de La Paz. Otro, la incorporación de comerciantes aymaras en redes globales que llegan hasta China (14)

 La descolonización es sede de una tensión constitutiva entre la integración y la diferencia, y en la mezcla entre ambos polos está lo cheje. La construcción del satélite Tupak Katari o el impresionante teleférico entre El Alto y La Paz son grandes obras que sintetizan el imaginario de «gran salto adelante» que anida en la visión de país de Morales y que sin duda tiene mucho de ilusión desarrollista desconectada de las potencialidades técnico-científicas reales del país. Las ideas sobre una Bolivia potencia energética contuvieron un exceso de exitismo (y tonalidades de los años 50), que opacaron algunos avances efectivos en materia hidrocarburífera, mientras temas como salud y educación seguían como asignaturas pendientes. Lo mismo ocurrió con el satélite, que generó demasiada sobreactuación, efectiva al comienzo pero contraproducente después. La posibilidad de dar el salto industrial, sin un aparato técnico-científico que acompañe, se vuelve ilusoria y lineal. El Plan Nacional de Desarrollo Agenda Patriótica 2025 (en referencia al bicentenario nacional) es demasiado general. La importancia que el presidente boliviano asignó a que el rally Dakar pase por Bolivia –pese a su colonialismo intrínseco, así como a sus efectos ambientales– es uno de los elementos de tensión discursiva en el relato oficial, que transitó hacia vertientes más centristas. Al mismo tiempo, el énfasis en la macroeconomía y sus cifras ocluye algunos debates más generales sobre el horizonte futuro del país. Bolivia no es Corea del Sur: no tiene ni el Estado, ni las elites para avanzar en ese camino de país agrario a industrial, más allá de las valoraciones que tengamos acerca de la deseabilidad de un modelo semejante.

Entonces, ¿qué pasó?

Lo primero que hay que señalar es que el resultado del referéndum muestra un escenario en el que cualquier elemento podría haber trocado el «No» en «Sí». En ese sentido, es necesario escapar al sobre análisis en un contexto en el que todo podía pasar. No obstante, sí se puede pensar en el porqué de la caída en votos del oficialismo desde resultados siempre superiores a 60% a menos de 50% y, más en general, en el debilitamiento «intelectual y moral» del denominado proceso de cambio. Los resultados pueden leerse como una pérdida de los sectores que el mas había venido conquistando en las urnas –mediante su expansión hegemónica–, pero que estaban lejos de una lealtad electoral absoluta: votantes de las grandes ciudades y del oriente autonomista liderado por Santa Cruz. Pero también hubo pérdida de votos en dos bastiones: Potosí, donde hubo un fuerte voto castigo por la extendida opinión de que el presidente no atendió las demandas de la región (15), y la emblemática ciudad de El Alto, donde en 2015 ganó una alcaldesa opositora (Soledad Chapetón) y, días previos al referéndum, durante una movilización de padres de familia, fue quemada la alcaldía con un saldo de seis muertos. Sectores afines al oficialismo fueron acusados por acción (sindicalistas como Braulio Rocha) u omisión (la supuesta reticencia al envío de policías por parte del gobierno). El triunfo de Chapetón, pero también la derrota del MAS para la gobernación de La Paz en 2015, habían proyectado algunas luces amarillas: aunque la lógica de las elecciones locales es diferente de la nacional, el revés en esos dos bastiones del evismo mostraba problemas en el interior del MAS. En este marco, los campesinos y los votantes de ciudades intermedias fueron quienes salvaron al presidente de una derrota mayor el 21 de febrero

Más allá de la sociología del voto del referéndum, la campaña mostró una pérdida de iniciativa del gobierno y un desgaste de la gestión –asociado al estilo «soberbio» que muchos críticos perciben en las autoridades–. Adicionalmente, cabe destacar la extendida sensación de que se fue consolidando una nueva «elite azul», en referencia a los colores del MAS, y la existencia de un republicanismo plebeyo, difundido en la sociedad, que funciona como un moderador del «prorroguismo» en el poder. Por su parte, las redes sociales ocuparon un espacio excepcional en esta campaña, frente a la incapacidad del gobierno para leer estas nuevas formas de hacer política. Allí se desplegó parte de la energía del «No». Una serie de figuras –como los periodistas Amalia Pando o el más polémico Carlos Valverde desde Santa Cruz, quien develó el «caso Zapata», que luego abordaremos– se sumó a gran cantidad de autoridades regionales opositoras y dinamizó la campaña antirreforma. El componente «ciudadano» del «No», tanto real como imaginario, fue clave en la disputa de sentidos entre un «Sí» «desde arriba» y un «No» «desde abajo», lo que revirtió la imagen histórica del MAS como expresión del subsuelo de la política y representante de la Bolivia profunda e invisible que se proponía «asaltar los cielos» en las elecciones de 2002, cuando Morales quedó en un sorprendente segundo lugar. Fue en las redes donde circularon sin cesar comentarios y «memes» sobre la corrupción en el Fondo Indígena (una institución de desarrollo rural), así como el sonado caso de Gabriela Zapata, una ex-pareja del presidente acusada de conseguir contratos de obra pública para una empresa china. El «Sí» quedó entonces simbólicamente del lado del poder, y el «No», del antipoder; allí residió el éxito del «No» en la puja de sentidos de la campaña. Por eso, tras perder, Morales señaló ante los campesinos: «Ahora vamos a prepararnos para ser invencibles contra el imperio, controlando las redes sociales» (16)

El «affaire Zapata» tuvo una fuerte incidencia en la campaña porque, por primera vez, un supuesto caso de tráfico de influencias tocó a la figura presidencial. Se trata de una joven ex-novia (secreta) del presidente boliviano, cuya relación data de 2007, que en 2013 y sin credenciales evidentes llegó a ser gerente de una empresa china con millonarios contratos con el Estado (17)

 El caso se complicó porque Morales negó haber vuelto a ver a Zapata, pero una foto la mostraba al lado del presidente durante el carnaval de Oruro de 2014. Y la historia siguió: el mandatario reconoció haber tenido un hijo con su entonces pareja, pero sostuvo que el bebé había fallecido. Tras la derrota electoral, Zapata fue detenida acusada de enriquecimiento ilícito, y en un desenlace con tintes de telenovela, una supuesta tía de la acusada señaló que el niño está sano y salvo en La Paz. Este costado del caso –el niño no apareció hasta ahora ni tampoco su partida de defunción– también habilitó la crítica feminista, y así la activista María Galindo escribió: Evo Morales tuvo un hijo al que no vio nacer porque estaba ocupado jugando fútbol, teniendo una reunión sindical o de gabinete, lo mismo da. Como cientos de hombres que no están ahí y que se justifican, igualito que el Presidente. Su hijo enfermó y Evo dice que colaboró económicamente, pero no sabe qué tenía. No lo sostuvo en brazos, no lo curó. No estuvo ahí porque tenía cualquier cosa más importante que hacer. Le informaron que el niño murió, pero no lo arropó muerto, no lo lloró, no lo enterró, porque el niño no le importaba (18)

Pero más allá de estas denuncias, el «No» encontró un argumento que se transformó en un arma poderosa porque encajaba con un sentimiento generalizado, sobre todo en sectores urbanos: que el de Evo fue, en efecto, un buen gobierno en muchos aspectos, pero que no es bueno que se «perpetúe» en el poder. Por ejemplo, el escritor Edmundo Paz Soldán declaró que ve a Bolivia en esta década «con una economía que no ha dejado de crecer, que ha permitido la disminución de la pobreza extrema, la expansión de la clase media y la mejora notable de nuestros indicadores de salud y educación». Agrega que «Morales ha sabido manejar la economía, ha promovido necesarias políticas de inclusión de grupos excluidos, y ha consolidado una política marítima coherente; ha proyectado también al país en el campo internacional». Sostiene que «en lo negativo, están la corrupción institucionalizada, la falta de independencia del Poder Judicial, la falta de políticas de equidad de género, y la ausencia de un verdadero plan de industrialización que haga que Bolivia deje de ser una economía dependiente de sus materias primas». Y concluye: «Yo solo espero que Bolivia esté a la altura y le muestre al continente que, por más que admire a Evo y apruebe su gestión, confía más en sus instituciones y en una democracia que limita los impulsos que tienen sus líderes de quedarse para siempre en el poder» (19)

En este razonamiento están contenidas muchas de las percepciones que fortalecieron el voto por el «No»; las más difíciles de neutralizar desde el gobierno, con sus datos económicos y los power point del vicepresidente con las cifras de la bonanza. Pero la pérdida de magia también resucitó otros fantasmas. La mencionada quema de la alcaldía de El Alto dejó en evidencia que los radicales repertorios de acción colectiva que en 2003 abrieron paso a la épica Guerra del Gas pueden ser en otro contexto la pervivencia de formas de protesta violentas, que impiden un funcionamiento normal de las instituciones y causan muertes. Todo esto genera un fuerte rechazo de las «mayorías silenciosas» hacia movimientos sociales replegados a instancias corporativas e incluso asociados a prácticas filomafiosas, como ocurre con el mencionado cacique sindical alteño Braulio Rocha, quien había advertido a Chapetón que él sería «su pesadilla» y que fue detenido tras el incendio

Nuevo escenario

Morales siempre creyó que su hermandad es con los campesinos, que son ellos quienes nunca lo van a abandonar, mientras que el apoyo urbano es siempre desconfiado, poco leal y volátil. Allí residieron la fortaleza y la debilidad del proyecto de Evo durante esta década; paradójicamente, siempre se asentó en una matriz campesina, mientras el país se vuelve cada vez más urbano. No es casual que, tras los resultados adversos, aun en medio del avance del conteo oficial, el presidente recordara los ataques que, como candidato campesino, recibiera en 2005, cuando lo acusaban de «narcotraficante». Fue una suerte de refugio en el Evo campesino que la gestión del poder ha venido borrando en su figura; un retorno a los orígenes y al entorno en el que se siente más seguro, el del «pacto de sangre» étnico-cultural

Pero precisamente si el MAS quiere reenamorar a los bolivianos desencantados, el repliegue puede ser una trampa que cancele la posibilidad de recuperar votantes, en condiciones más difíciles que en el pasado (y a la derrota se pueden sumar en el futuro cercano restricciones económicas, en una economía tanto o más extractiva que cuando Morales llegó al sillón presidencial y nacionalizó el gas). Además, el resultado del referéndum volvió a traer a escena la imagen de las «dos Bolivias»: andina/oriental, urbana/rural, en una polarización electoral que no parece fácil de disipar. Los vientos de la región no ayudan al gobierno. Habrá que ver si el «No» da lugar al fortalecimiento de nuevas derechas que hoy controlan gobiernos locales pero no tienen figuras, relatos ni visiones de país de alcance nacional, y si la oposición logra deshacerse de los filones racistas de parte de sus adherentes. Si la imposibilidad de una nueva postulación del líder máximo del MAS deviene en fin de un ciclo. Si el gobierno recupera los reflejos y se repone del desgaste político moral. Todos tendrán casi cuatro años para dar batalla en el nuevo escenario. Un nuevo escenario en el que conviven fantasmas del pasado, problemas del presente e incertidumbre sobre el futuro, pero en el que ni Bolivia ni los bolivianos son los mismos que hace una década. Un nuevo escenario aún abierto

----------

1.     El primer mandato de Evo Morales-Álvaro García Linera (2005-2009) no se contó por no haberse completado (se convocaron elecciones anticipadas con la nueva Constitución) y por ser parte del «viejo Estado». La pregunta en el referéndum fue: « ¿Usted está de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la presidenta o presidente y la vicepresidenta o vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?».

2. Juan Morenilla: «Hay un solo Fidel, un solo Gandhi, un solo Mandela y un solo Evo» en El País, 15/1/2016.

3. «García Linera asegura que si Evo se va, el sol se esconderá y ‘todo será tristeza’» en Página 7, 25/11/2015.

 4. «García Linera: ‘Si se va Evo, ¿quién va a protegernos?’» en Página 7, 28/2/2016.

5. El periodista de origen peruano Walter Chávez, quien dirigió todas las campañas del mas, se distanció del gobierno y apoyó la opción del «No» en el referéndum.

 6. V. Hervé Do Alto: «Un partido campesino en el poder. Una mirada sociológica del mas boliviano» en Nueva Sociedad No 234, 7-8/2011, disponible en .

7. Ver Vincent Nicolas y Pablo Quisbert: Pachakuti: el retorno de la nación. Estudio comparativo del imaginario de nación de la Revolución Nacional y del Estado Plurinacional, Pieb, La Paz, 2014.

8. William Neuman: «Turnabout in Bolivia as Economy Rises From Instability» en The New York Times, 16/2/2014.

9. Fernando Molina: «Elecciones bolivianas, el fin de la polarización» en Infolatam, 27/9/2014.

10. H. Do Alto: ob. cit.

11. Pablo Ortiz: «Sáquense el chip de que el Gobierno va a dar el golpe y a estatizar todo», entrevista a Álvaro García Linera en El Deber, 18/11/2014.

12. S. Rivera: Chinakax utxiwa. Una reflexión sobre prácticas y discursos descolonizadores, Tinta Limón, Buenos Aires, 2010.

13. «Cholet» es una combinación de las palabras «chalet» y «cholo».

14. Nico Tassi, Carmen Medeiros, Antonio Rodríguez-Carmona y Giovana Ferrufino: «Hacer plata sin plata». El desborde de los comerciantes populares en Bolivia, Pieb, La Paz, 2014.

15. «Presidente: ‘Demandas a mí me causan risas, nuestros programas son mucho más avanzados’» en La Razón, 3/8/2015.

16. «Morales: Vamos a prepararnos para ser invencibles controlando las redes sociales» en Los Tiempos, 26/2/2016.

17. La empresa CAMC Engineering Co. recibió contratos por 566 millones de dólares, la mayoría por invitaciones directas. «Gobierno ‘prohíbe’ a CAMC participar en licitaciones» en Página 7, 22/2/2016.

 18. M. Galindo: «Para ella la culpa, para él la disculpa» en Página 7, 2/3/2016.

19. Constanza Cruz D.: «Edmundo Paz Soldán: ‘Evo Morales tiene muchas características de caudillos de siglos pasados‘» en La Tercera, 20/2/2016.

EH - postaporteñ@ 1601 - 2016-05-08 18:11:06
postaporteñ@_______________________________

Una frase muy machista que dijo una mujer

Los "r?nin" (vagabundo) en el Japón feudal eran los samurái (militares al servicio de un señor) que quedaban sin amo, por muerte, ruina o caída en desgracia de éste, y pasaban a ser guerreros en banda. Trataban de vengar a su amo, o encontrar otro, o se suicidaban.

En Montevideo se acaba de realizar un encuentro sindical de centrales del continente, "Encuentro Sindical Nuestra América". Así comienza su declaración final:

"La realización del VII° ESNA se lleva adelante en el marco de una profunda crisis mundial del capitalismo y una brutal ofensiva imperialista contra los pueblos del mundo. En Nuestramérica se pretende terminar con algunos avances en materia de cambio político e integración, caso del ALBA-TCP, la UNASUR y especialmente la CELAC, que excluye de su seno a EEUU y Canadá. Es evidente la ofensiva imperialista en Honduras y Paraguay, y ahora en Venezuela, Brasil y Argentina. En el plano geopolítico se pretende limitar el papel de China, el acercamiento de este con Rusia y agrupamientos como los BRICS. Es un claro ejemplo de hegemonismo contra cualquier intento de multilateralismo de las relaciones internacionales".

No entraré acá en lo de los BRICS, el concepto del marco capitalista ?para los avances, cambios e? integración,?y otros temas en los que no puedo estar de acuerdo, para limitarme ahora a este planteo de que en esta coyuntura de freno o final de un período de "cambios y avances" en nuestro continente se deba a una ofensiva imperialista. Es una idea muy repetida en este tiempo, y es la consecuencia lógica de esa concepción general.

Y al cuestionar este planteo quiero relacionar lo qué se dice con quiénes lo dicen, en este caso de los samuráis de la metáfora que quedan sin amo; capítulo aparte en que no entraré (aunque esté relacionado) es este estilo por el cual se realiza en Uruguay un encuentro continental de organizaciones de trabajadores, y los trabajadores uruguayos ni se enteran.

Vamos primero a la idea de ofensiva imperialista. Si me subo a un árbol con raíces podridas y termino en el suelo ¿es porque hubo una "ofensiva gravitatoria"? ¿Se volvió más fuerte la gravedad?

¿O en realidad el factor clave de lo ocurrido es otro? A la interpretación de la ofensiva imperialista quiero contraponer otra: la causa principal es el fracaso del modelo de los gobiernos que caen o están en peligro de caer. El fracaso del modelo de pretendidos cambios, avances e integración dentro del marco capitalista.

El imperialismo no es ajeno, como no es ajena la gravedad en el caso de la caída del árbol. La gravedad y el imperialismo son constantes, pero si al hablar de la "coyuntura del porrazo" me invento la existencia de un aumento de la gravedad completamente irreal, es porque quiero ocultar que el porrazo ocurrió porque me subí a un árbol al que no debí subirme, sin negar la obviedad de que caí por la fuerza de la gravedad. Siempre se pueden distinguir en un proceso las causas internas y externas, y no es novedad que se combinan. Pero para explicar un resultado que implica una nueva situación tengo que buscar la raíz del cambio en cada uno de los factores. ¿Cuál es el factor determinante del cambio, un nuevo brío imperialista, o la caducidad del modelo que pretendieron estos gobiernos?

El imperialismo es una presencia constante en nuestro continente. Lo que ocurre ahora (que llaman "peligro de regresión" o "giro a la derecha") ¿qué causa principal tiene?

Cuando comenzó hace década y media el ciclo de gobiernos pos-neoliberales en el continente (llamados progresistas, socialdemócratas, nacionalistas, populistas, según el gusto) también se uso la categoría bonapartistas. Como siempre pasa, el uso de una categoría sociológica en política (el plano político-práctico) provoca a su vez otra discusión referida a la categoría en sí misma (el plano teórico), y se generan dos discusiones paralelas, una sobre qué es lo que pasa en la realidad, otra sobre si son correctas o no las teorías para interpretarla. En ese entrevero, muchas veces la discusión termina en un galimatías sin sentido, aunque tenga formas eruditas, que lo hacen más galimatías.

El uso de una categoría en el análisis social siempre cambia, porque la sociedad es un fenómeno histórico. Si las realidades sociales cambian, cambian también los fenómenos concretos. Si cada cambio nos haría empezar de cero sin remitirnos a los conceptos construidos previamente,? no podría haber ciencia social. Y así, también esos conceptos van cambiando.(*)

Cuando decimos que estos gobiernos latinoamericanos son BONAPARTISTAS queremos decir que surgen en una coyuntura particular, una correlación de fuerzas sociales con un cierto "equilibrio" -al menos superficial- en la que las clases dominantes -sin dejar de ser tales- se ven ante un poder político APARENTEMENTE autónomo, aparentemente popular, sin que lo sea en realidad. De Evo y Chávez a Tabaré o Dilma, con todas las variantes que un fenómeno social regional siempre tiene -y no por eso dejan de ser variantes de un mismo fenómeno, algo imposible de negar cuando responden a la misma lógica, ocurren en lugares vecinos y similares, y también al mismo tiempo- todos estos gobiernos pueden ser caracterizados como dentro de la categoría de bonapartistas, aunque esa categoría deba aggiornarse en algunos aspectos, como siempre pasa en el análisis histórico. Ese cierto "equilibrio" en la superficie de la lucha política se produjo por el desgaste de las expresiones burguesas tradicionales que comandaron el ciclo neoliberal y quedaron prendidas a su fracaso (fracaso en el sentido de que no hizo arrancar una nueva onda larga de expansión del capitalismo mundial, incluyendo a nuestro continente, tal como sus ideólogos decían que ocurriría), y las resistencias y levantamientos populares que cerraron ese ciclo

Los gobiernos posteriores, del ciclo pos-neoliberal bonapartista, se caracterizan por tres cosas: Mantienen la estructura capitalista en su aspecto fundamental, aparentan tener una cierta autonomía respecto de las clases dominantes, y logran contener el estallido popular ofreciendo una válvula de escape. Dentro de esa naturaleza general, muestran una gran diversidad que es producto de las condiciones concretas en que ocurre en cada caso ese "equilibrio".

Para decirlo en el lenguaje clásico, los de arriba ya no pueden lo mismo que antes, los de abajo todavía no pueden. En ese vacío aparece el bonapartismo.

La discusión sobre si esa categoría se corresponde o no al fenómeno podría seguir durante siglos. Pero los hechos hablaron. Cuando los de arriba comenzaron a poder de nuevo, y los de abajo siguen sin poder, el ciclo bonapartista llega a su fin. Ese FIN y cómo ocurre, es lo que confirma que son bonapartistas.

¿Se debe a que el imperialismo yanqui es hoy MÁS FUERTE que hace unos quince años? Obviamente es al revés. Comparemos como sacaron a Gadafi y no consiguen sacar a Asad (mucho más enclenque que Gadafi), comparemos su disputa con la Rusia de Putin, etc. De paso, estos ejemplos nos sirven para descartar esa pseudo explicación "lo que pasa es que el imperialismo ahora NECESITA...". El imperialismo -lo mismo que cualquiera- no hace lo que quiere, hace lo que PUEDE.

La actual declinación general de los gobiernos bonapartistas latinoamericanos no ocurre por una "ofensiva imperialista", ocurre por el agotamiento del MODELO que siguen, un modelo de aprovechamiento oportunista de condiciones circunstanciales, para llevar adelante un reformismo parcial sin modificar las bases estructurales de la formación social. Entonces, cuando esas circunstancias se agotan, el árbol de raíces podridas se cae.

Esto es muy fácil de entender, y no lo voy a desarrollar acá salvo en el hipotético caso de que alguien quiera discutirlo. Nos queda el tema de los "r?nin". Estos bonapartismos actuales no tienen el carácter militarista del modelo que se tomó a partir de Luis Bonaparte y casos parecidos, las condiciones son diferentes. En ese material arriba mencionado de Trotsky se habla de un nuevo tipo de bonapartismo no militarista que llama "régimen personal". Pero desde entonces las cosas han vuelto a cambiar, y estos bonapartismos necesitan algo más que un régimen personal, necesitan una estructura orgánica de contención popular. Estructura orgánica significa aquí una burocracia política que cumpla el papel de intermediación entre el poder político y los sectores populares. Esa burocracia tiene una de sus formas institucionales en las centrales sindicales oficialistas del régimen bonapartista.

Gabriela Lavarello, informativista de Canal 5, dice un par de días antes del 1° de mayo que esta vez el acto del PIT-CNT tendría como consigna central el reclamo de la "flexibilización laboral". Y enseguida fueron al corte.

Al volver, los esperaba la obvia ?necesidad de hacer algunas aclaraciones, tal vez por el desconcierto provocado

 Se había referido al reclamo del PIT-CNT de una ley de reducción de la jornada laboral CON reducción de salario, aplicando las horas de trabajo perdidas a la capacitación no retribuida del trabajador para innovaciones tecnológicas, para el beneficio ulterior de los capitalistas.

¡Gabriela tenía razón! ?

¿Quién dice que no ha habido cambios políticos?

?Veamos entonces los ?"r?nin" y su planteo político "antiimperialista".
 

Malcom X hablaba de la diferencia entre "negros de la casa" y "negros del campo" (**). El negro del campo vivía en una choza, vestía harapos, comía basura, y odiaba al patrón; si se incendiaba la casa del patrón deseaba un buen viento, cuando éste enfermaba deseaba que muriese. El negro de la casa vivía en la casa del patrón, vestía su ropa en desuso, comía su misma comida; si la casa se incendiaba corría a apagar el fuego más rápido que el patrón, y cuando éste se enfermaba decía: ¿Qué pasa jefe, estamos enfermos?

Estamos enfermos, hay que salvar del incendio la casa del patrón, sacrificarse. Así piensa el burócrata sindical

Tan lamentable es la situación en que estamos, que este planteo no ha motivado un escándalo. Más aun, las únicas propuestas "alternativas de izquierda? " que vemos son de "keynesianismo en un sólo paisito". Esta calamidad no es solamente responsabilidad de los burócratas, nosotros la "izquierda radical" no hemos sido capaces de generar NINGUNA propuesta alternativa.

Y peor aún, algunos compañeros que se sienten sinceramente revolucionarios, así como los oportunistas han delegado la esperanza "socialista" a las calendas griegas, ellos JUSTIFICAN una renuncia simétrica "por la izquierda" a la lucha política,?reduciéndola a la resistencia gestual y la vida piadosa.

Esta situación calamitosa es responsabilidad de todos nosotros, pero no todos compartimos ese PONER AFUERA -"ofensiva imperialista"- toda la causa de lo que ocurre. Ni tampoco todos nos plegamos a la actitud de lamentar el incendio de la casa capitalista. En cuanto a las pérdidas de las mejoras parciales...

Con  eso del lamento de las pérdidas me vino a la memoria algo que pasó hace más de quinientos años. Que me dijeron que pasó, no que lo haya visto.

Boabdil fue el último  emir de Granada. Perdió la guerra con los castellanos-aragoneses, pactó la entrega de la ciudad a cambio de que le permitiesen gobernar un rincón de la provincia pagando impuestos a los Reyes Católicos y pidiendo su ayuda para reprimir a los moros rebeldes que no aceptasen esa infame capitulación. Al irse de Granada, desde una colina (que por eso se llama “Suspiro del Moro”), miró atrás y se puso a llorar. Axia, su madre, parece que era brava. Le recriminó esa actitud pusilánime en los términos propios de aquella época. Pero pensando bien, las cosas no han cambiado tanto.

«Llora como una mujer lo que no supiste defender como hombre»


-------------

(*) Aquí un breve trabajo de Trotsky de 1937 en que discute ese tema:www.razonyrevolucion.org/secciones/dialectica/32.pdf

"¿Pero qué se puede hacer cuando los buenos viejos libros no nos dan las indicaciones necesarias? Tratar de arreglárselas usando la propia cabeza".
(**) "Yo soy un negro del campo" en la voz clara e inglés impecable de Malcom. https://www.youtube.com/watch?v=9J1bNACn2oE

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1600 - 2016-05-06 20:43:41
postaporteñ@_______________________________

Macarena Gelman declaró en Italia por el Plan Cóndor

La diputada frenteamplista Macarena Gelman, nieta del poeta argentino Juan Gelman, testificó el pasado jueves 21 de abril en Roma en el juicio por el Plan Cóndor. La legisladora, de 39 años, fue llamada por la justicia italiana para que contara su experiencia personal en el juicio contra 30 exmilitares y civiles de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, acusados de la desaparición y muerte de 43 opositores, entre ellos varios de origen italiano.

En su comparecencia, la legisladora testificó en relación al asesinato de su padre, Marcelo Ariel Gelman, y la desaparición de su madre, María Claudia García, ambos en 1976 durante la dictadura militar argentina.

"Se me preguntó sobre la historia mía particular y sobre el recorrido de mis padres desde su secuestro hasta el asesinato, en el caso de mi padre, y en el caso de mi madre, hasta su desaparición", explicó Gelman a EFE.

Su madre fue secuestrada cuando estaba embarazada y trasladada a un centro de detención ilegal de Uruguay, donde nació Gelman, quien posteriormente fue entregada en adopción a una familia uruguaya.
Gelman no conoció su verdadera identidad hasta el año 2000 y gracias a una larga búsqueda realizada por su abuelo, el poeta argentino Juan Gelman, considerado uno de los grandes escritores de las letras hispanas.

En la vista también intervino el ex soldado Julio César Barbosa, que conoció a la madre de Gelman en el campo de detención ilegal de Uruguay

"
Cumplió funciones en ese lugar entre principios de 1976 y agosto de 1977, fue una estancia breve pero justamente fue el periodo en el que estos hechos ocurrieron y además coincidió la permanencia de mi madre y mi nacimiento", relató Gelman

"Fue una de las pocas personas que vio a mi madre en ese lugar y supo que yo había nacido", agregó.

 

El silencio ya suena a complicidad!!

Que testigo es Macarena de los hechos si nació allí??

Que testigo es Julio Barbosa que afirmo que en 1976 se había retirado cuando es asesino de Julio Castro y de Ricardo Blanco en 1978?? Y se dedicaba a inyectar venenos al resto de los presos!!!!

HACER UNA MARCHA DEL SILENCIO CON TANTO SILENCIO GUBERNAMENTAL YA ES PASARSE DE CLARO OSCURO

Es recontra pasarse de claro oscuro o más bien que desentona con la realidad que vivimos de DDHH .

No  SON solo las FFAA  que frenan a los antropólogos sino que debemos preguntarnos ¿por qué recién  en este tercer gobierno permitieron que LLEGARAN LOS Antropólogos con más experiencia?  Por que se lee una proclama en un acto Gubernamental como lo es el 1 de mayo del PIT y solo se dice que Manini Ríos es “discriminatorio” con los ni-ni y  SE calla la boca y no lo denuncia  por lo que hacen con HUIDOBRO en los cuarteles. Por que calla la historia de Huidobro con la vieja OCOA y la nueva, cuando defiende asesinos y torturadores (Sarli etc.,) y mete paladas de tierra, sobre la tumba de los desaparecidos?

¿No se preguntan los familiares porque Huidobro ODIA a los desaparecidos?? No se preguntan estos familiares porque Mujica mando a su casa al Asesino Gavazzo y defiende otros “pobres viejitos”

Las marchas del silencio ya cumplieron su etapa ahora ya es una cosa que esta contra pelo de la situación real donde DEBEMOS EXIGIR CON MUCHA MAS FUERZA LOS DDHH  NO SOLO DENUNCIANDO LOS DESAPARECIDOS SINO TAMBIÉN TOMANDO LAS IDEOLOGÍAS DE NUESTROS COMPAÑEROS DESAPARECIDOS

La de los VERDADEROS TUPAS los, COMUNISTAS DEL PCR, los  Comunistas como Balbi y otros del PCU que enfrentaron la tortura sin hablar, a los compañeros de PVP con Gerardo Gatti Duarte y Perro Pérez, a los compañeros todos de la UAL como Bosco de las agrupaciones socialistas del ingeniero Sallé, a los Tupamaros de la UAL que no hacían caso en 1976 a los lloros de Huidobro que enviaba cartitas diciendo “ no hagan nada que nos matan, somos rehenes” y en realidad Huidobro colaboraba con Gavazzo escribiendo el perfil de los cumpas que estaban  en Argentina!!

Todos ellos y otros compañeros no HACÍAN SILENCIO PARA DERROCAR LA DICTADURA NI LLORABAN, DIERON SU VIDA Y SU PELEA PARA AL MENOS TENER ESTA DEMOCRACIA BURGUESA PERO NO ES LA DEMOCRACIA POR LA CUAL ELLOS LUCHABAN Y MUCHOS MENOS ELLOS NUNCA LUCHARON POR ESTOS GOBIERNOS DISFRAZADOS DE IZQUIERDA!!

Hoy más que nunca debemos gritar nuestras verdades!! No se ha avanzado nada solo se retrocedió y se siguen  haciendo concesiones VERGONZANTES, los DDHH su lucha abarca muchas cosas más que los desaparecidos  abarca la ayuda a los pobres de los barrios de Dolores que llevan casi un mes pasando frio, abarca 100.000 jóvenes de nuestro pueblo pobre donde la Iglesia y Jubilar, hace mil veces más que un gobierno que se dice de izquierda!!

Debemos gritar Y DENUNCIAR el total manoseo de archivos de Comisiones para esto y para aquello y solo sirven para pasear informes, re copiar y meterlos bajo llave son hasta la fecha engañapichangas,  comisiones, comisiones y mas comisiones  que solo MANEJAN LOS ARCHIVOS DE JORGE BATLLE Y LA COMIPAZ!! VERGONZANTE

PERO MAS QUE VERGONZANTE Y QUE BORDEA LA TRAICIÓN ES LO QUE SE HACE CON LA DENUNCIA EN ITALIA, DONDE VIENE DE TESTIMONIAR UNOS DE LOS SECUESTRADORES Y ASESINO TORTURADOR DE Julio Castro integrante de cuanto equipo de inteligencia  y grupos de tareas de las FFAA EN ITALIA  Este señor Barbosa  desde 1983 se presento a SERPAJ disfrazado de corderito y fue denunciado su verdadero carácter por muchos compañeros expresos!!

LE PREGUNTAMOS AL GOBIERNO DEL FRENTE AMPLIO, QUE HACE UN TORTURADOR QUE NO ES UN ARREPENTIDO  EN ITALIA!???

POR QUE NO VAN LOS VERDADEROS TESTIGOS A DENUNCIAR a el ex capitán de navío  represor uruguayo Jorge TROCCOLI Y DEMÁS TORTURADORES?

Y POR QUE EL ABOGADO DEL FRENTE AMPLIO LLEVA Y PRESENTA ESTAS PORQUERÍAS!???

EN ESTE MUNDO DEBEMOS GRITAR QUE ESTAMOS CANSADOS QUE SE JUEGUE A LA MOSQUETA CON LOS DDHH

6-5-16  

JULIÁN PÉREZ - postaporteñ@ 1600 - 2016-05-06 20:34:59
postaporteñ@_______________________________

postalinas

Referencias históricas del redactor de Punto a Punto

 en posta nº 1598 de 3/5/16

Respetuosamente quiero decir que acompaño la necesidad de realizar modificaciones en la Constitución.

Sólo a título de ejemplo, propongo la eliminación de las absurdas FFAA  hoy bajo el comando del brigadier para arriba E.F.H. y del comandante gran jefe Tabaré. Pero en todo lo que has expresado sobre formación de una Asamblea Constituyente y reforma de la Constitución, nunca leí propuestas sobre el contenido de los cambios.

De todas maneras, lo que más me preocupó en el sano afán de tu nota es lo expresado bajo el subtítulo  Constitución Uruguaya, antecedentes. Los errores en años, hechos y conceptos, mismo que en microscópica síntesis, son tremendos. Me da pena  señalar estas críticas, pero me obliga la conciencia cansada de las tradicionales e intencionales deformaciones y omisiones de la historia oficial y el desprecio por la verdad en todos los tiempos

Un abrazo,

Vasco

Nuevo conflicto entre empresa PAMER y gremio

Tras Asamblea celebrada en el mediodía de este jueves el gremio resolvió tomar la fábrica hasta el lunes a las 6.00 horas

AGESOR - Soriano - Uruguay

Un nuevo conflicto se desató entre la empresa PAMER  de Mercedes y el gremio, tras la comunicación por parte del gremio - vía carta - sobre un paro parcial de 9 a 13 horas a cumplirse este jueves, dispuesto por la Federación de Trabajadores Papeleros y Cartoneros como respuesta a la marcha en la discusión de los Consejos de Salarios.

Frente a ello, la empresa intimó a que no parara el sector Contínua 1 señaló a @gesor Richard Ferreira, presidente del gremio de PAMER, como ello no ocurrió, la patronal resolvió no dejar ingresar el personal hasta el lunes a las 6.00 horas.

Tras esto, la directiva del gremio convocó a una Asamblea General que se celebró sobre las 13.30 de este jueves en la puerta de la fábrica, durante la cual se resolvió tomar la fábrica tras la decisión de la empresa de parar la planta hasta el lunes.

La medida del sindicato se extiende hasta las 6.00 horas del lunes cuando reingresaría el personal, según la decisión de la patronal.

Fábrica PAMER ocupada

NÉSTOR GURRUCHAGA  5/5/16

En el día de hoy, la Federación Papelera realizó un paro parcial nacional, con movilización en la ciudad de Montevideo. El motivo, intentar destrabar el Concejo de Salarios del sector, en el que desde hace meses no se registran avances debido a la intransigencia patronal.

El Centro Papelero de Mercedes, sindicato que agrupa a los trabajadores de PAMER, adhirió a la medida. Razón de sobra tienen los compañeros de adherirse a la medida, ya que perciben los salarios más bajos de toda la industria papelera y cartonera del país.

La patronal de PAMER pretendía que los trabajadores no pararan la máquina Continua 1, cosa que los trabajadores no aceptaron.

Un grupo grande trabajadores de PAMER se trasladaron hasta la planta de UPM, a reunirse con los trabajadores de la planta de celulosa que también integran la Federación y que también adherían al paro parcial.

La Patronal de PAMER recurrió a una medida utilizada muchas veces y que en algunas oportunidades, le ha dado resultados para debilitar la lucha de los trabajadores organizados; clausurar el sector de “vapor” hasta el lunes, permitiendo que sigan trabajando los trabajadores que no tienen que ver con el “vapor”.

Ese verdadero lockout patronal con intenciones divisionistas, esta vez no les dio resultado.

Los trabajadores reunidos en asamblea, en la entrada de la fábrica resolvieron: “si no entramos todos no entra nadie” y aprobaron por unanimidad un paro de toda la planta hasta el próximo lunes. A eso se le agregó una moción, que también fue aprobada por unanimidad, en cuanto a garantizar que la planta se parara realmente, no permitiendo que trabaje ningún “carnero”. Se aprobó ocupar la planta hasta el próximo lunes.

La asamblea resolvió además que todos los trabajadores se hicieran responsables de lo resuelto, determinando que cada turno es responsable de la ocupación durante el horario en que le tocaría trabajar.

En momentos en que es muy fuerte la corriente que plantea: que los trabajadores deben ser “cautos” en sus reclamos, en que se plantea reducción de la jornada con pérdida salarial, cuando se intensifica la ofensiva para que la crisis la paguen los trabajadores (como siempre). Se hace necesario, rodear de solidaridad y apoyo a estos trabajadores que hoy se animan a pararse firmes ante una patronal, reconocida por su prepotencia.

Salud compañeros papeleros.

Arriba los que luchan

 

Luis Patti y tres represores fueron condenados por los asesinatos de Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereira Rossi

El final de la historia oficial

Extractos 6/5/16

Luis Patti y Juan Spataro, policías de la provincia de Buenos Aires, recibieron la pena máxima como coautores del secuestro y asesinato de los militantes peronistas, pero seis imputados, entre ellos el dictador Reynaldo Bignone, fueron absueltos.

La lectura de cada veredicto condensa la expectativa no sólo de los meses de testimonios y pruebas, sino de décadas de luchas e insistencia. Gladys y Ethel Cambiaso esperaban ayer en la primera fila del público la sentencia a los responsables del secuestro y asesinato de su hermano Osvaldo, “el Viejo”. Ahí nomás estaba sentado Juan Griffo, el cuñado de Eduardo “Carlón” Pereira Rossi. El juez Jorge Venegas Echagüe leyó la decisión del Tribunal Oral Federal número 2: condenar a prisión perpetua a Oscar Guerrieri y Luis Muñoz, jefes del Destacamento de Inteligencia 121, como coautores mediatos y a Luis Patti y Juan Spataro, policías de la provincia de Buenos Aires, como autores penalmente responsables de los secuestros, torturas y asesinatos de los dos militantes montoneros. El siguiente punto fue como una puñalada en el corazón: absolvieron a los otros seis imputados. Juan Cabrera, Ariel López, Carlos Sfulcini y Walter Pagano, los cuatro Personal Civil de Inteligencia, integrantes de la llamada “Patota de Guerrieri”. Los magistrados también dejaron libres de culpa a Reynaldo Bignone, dictador y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas el 14 de mayo de 1983, y a Rodolfo Rodríguez, que era jefe de Operaciones del Comando del 2º Cuerpo de Ejército. Durante el proceso, murió otro PCI, Ariel Porra, y fue apartado de la causa por razones de salud Carlos Lucena, que era jefe del Comando de Segundo Cuerpo de Ejército.

Sólo Cabrera y López escucharon el veredicto en la sala. El resto lo hizo por videoconferencia, desde sus lugares de detención.

“Esperábamos que Bignone fuera condenado y esperábamos más condenas de los PCI”, afirmó Ethel Cambiaso tras el veredicto. “La mitad es buena, la otra mitad deja mucho que desear. Desde hace 33 años esperamos condenas y en lo que hace al meollo central estamos contentas, en lo otro falta. Como el 1 de julio van a dar los fundamentos “

Cambiaso y Pereira Rossi fueron secuestrados a media mañana del sábado 14 de mayo de 1983 –una jornada que los testigos recordaron como ventosa– en el bar Magnum, de Rosario. Según profusos testimonios ofrecidos durante el juicio oral, fueron llevados a la tornería Maiorano, sobre calle Biedma, donde los torturaron. Esa misma noche sus cadáveres aparecieron en un camino rural cercano a Lima, en la provincia de Buenos Aires, donde se simuló un enfrentamiento.

Parte del plan

Desde la fiscalía que integran Adolfo Villate y Federico Reynares Solari alegaron que estos asesinatos –así como el de Raúl Yager, el 30 de abril de 1983, en Córdoba– formaron parte del plan sistemático de represión ilegal en la última etapa de la dictadura cívico-militar en Argentina: el recurso a un posible rebrote subversivo para garantizar la impunidad, por la vía de una ley de autoamnistía. Por eso, tanto las querellas como el Ministerio Público acusaron a Bignone. Su absolución causó quizás la mayor sorpresa –e indignación– de la sentencia. “Vamos a insistir en la posición de la fiscalía en cuanto a que quienes intervinieron en el secuestro, quienes llevaron adelante materialmente el secuestro y los tormentos en la ciudad de Rosario fueron los integrantes del Destacamento de Inteligencia 121 que estaban imputados en la causa y también vamos a recurrir en Casación las absoluciones de Bignone y de Rodríguez porque consideramos que en función del rol que cumplían debían tener conocimiento de lo que estaba sucediendo, porque formaba parte de la estructura jerárquica que ellos comandaban con distintos grados de responsabilidad”,

Insistencia

Haber llegado a una condena por delitos de lesa humanidad en esta causa fue una hazaña que comenzó con el tesón de las hermanas de Cambiaso y el denodado trabajo del fiscal federal Juan Murray, cuando asumió su función en San Nicolás. La causa fue reabierta en 2005. Pieza clave de la reconstrucción de lo ocurrido con los dos militantes montoneros, Murray fue durante este debate el blanco de los ataques de los abogados defensores privados de los represores. Es que Murray desmontó la teoría del enfrentamiento, como así también el sobreseimiento que dictó en la década del 80 el juez penal de San Nicolás Juan Carlos Marchetti. El fiscal insistió con que se trataba de “cosa juzgada írrita” y lo peleo con uñas y dientes.

Publicado por Casapueblos - AEDD envío Andrea

- postaporteñ@ 1600 - 2016-05-06 20:11:12
postaporteñ@_______________________________

Neoliberalismo: La Raíz Ideológica De Todos Nuestros Problemas

Desde el colapso económico hasta el desastre ambiental, pasando por el ascenso de Donald Trump: el neoliberalismo ha desempeñado un papel en todos ellos

¿Cómo es posible que la izquierda no haya planteado una alternativa?

GEORGE MONBIOT  | eldiario.es 1/5/16

Imaginen que los ciudadanos de la Unión Soviética no hubieran oído hablar del comunismo. Pues bien, la mayoría de la población desconoce el nombre de la ideología que domina nuestras vidas. Si la mencionan en una conversación, se ganarán un encogimiento de hombros; y, aunque su interlocutor haya oído el término con anterioridad, tendrá problemas para definirlo. ¿Saben qué es el neoliberalismo?

Su anonimato es causa y efecto de su poder. Ha sido protagonista en crisis de lo más variadas: el colapso financiero de los años 2007 y 2008, la externalización de dinero y poder a los paraísos fiscales (los "papeles de Panamá" son solo la punta del iceberg), la lenta destrucción de la educación y la sanidad públicas, el resurgimiento de la pobreza infantil, la epidemia de soledad, el colapso de los ecosistemas y hasta el ascenso de Donald Trump. Sin embargo, esas crisis nos parecen elementos aislados, que no guardan relación. No somos conscientes de que todas ellas son producto directo o indirecto del mismo factor: una filosofía que tiene un nombre; o, más bien, que lo tenía. ¿Y qué da más poder que actuar de incógnito?

El neoliberalismo es tan ubicuo que ni siquiera lo reconocemos como ideología. Aparentemente, hemos asumido el ideal de su fe milenaria como si fuera una fuerza natural; una especie de ley biológica, como la teoría de la evolución de Darwin. Pero nació con la intención deliberada de remodelar la vida humana y cambiar el centro del poder.

Para el neoliberalismo, la competencia es la característica fundamental de las relaciones sociales. Afirma que "el mercado" produce beneficios que no se podrían conseguir mediante la planificación, y convierte a los ciudadanos en consumidores cuyas opciones democráticas se reducen como mucho a comprar y vender, proceso que supuestamente premia el mérito y castiga la ineficacia. Todo lo que limite la competencia es, desde su punto de vista, contrario a la libertad. Hay que bajar los impuestos, reducir los controles y privatizar los servicios públicos. Las organizaciones obreras y la negociación colectiva no son más que distorsiones del mercado que dificultan la creación de una jerarquía natural de triunfadores y perdedores. La desigualdad es una virtud: una recompensa al esfuerzo y un generador de riqueza que beneficia a todos. La pretensión de crear una sociedad más equitativa es contraproducente y moralmente corrosiva. El mercado se asegura de que todos reciban lo que merecen.

Asumimos y reproducimos su credo. Los ricos se convencen de que son ricos por méritos propios, sin que sus privilegios (educativos, patrimoniales, de clase) hayan tenido nada que ver. Los pobres se culpan de su fracaso, aunque no puedan hacer gran cosa por cambiar las circunstancias que determinan su existencia. ¿Desempleo estructural? Si usted no tiene empleo, es porque carece de iniciativa. ¿Viviendas de precios desorbitados? Si su cuenta está en números rojos, es por su incompetencia y falta de previsión. ¿Qué es eso de que el colegio de sus hijos ya no tiene instalaciones de educación física? Si engordan, es culpa suya. En un mundo gobernado por la competencia, los que caen pasan a ser perdedores ante la sociedad y ante sí mismos.

La epidemia de autolesiones, desórdenes alimentarios, depresión, incomunicación, ansiedad y fobia social es una de las consecuencias de ese proceso, que Paul Verhaeghe documenta en su libro What About Me? No es sorprendente que Gran Bretaña, el país donde la ideología neoliberal se ha aplicado con más rigor, sea la capital europea de la soledad. Ahora, todos somos neoliberales

El término neoliberalismo se acuñó en París, en una reunión celebrada en 1938. Su definición ideológica es hija de Ludwig von Mises y Friedrich Hayek, dos exiliados austríacos que rechazaban la democracia social (representada por el New Deal de Franklin Roosevelt y el desarrollo gradual del Estado del bienestar británico) porque la consideraban una expresión colectivista a la altura del comunismo y del movimiento nazi.

En Camino de servidumbre (1944), Hayek afirma que la planificación estatal aplasta el individualismo y conduce inevitablemente al totalitarismo. Su libro, que tuvo tanto éxito como La burocracia de Mises, llegó a ojos de determinados ricos que vieron en su ideología una oportunidad de librarse de los impuestos y las regulaciones. En 1947, cuando Hayek fundó la primera organización encargada de extender su doctrina (la Mont Perelin Society), obtuvo apoyo económico de muchos millonarios y de sus fundaciones.

Gracias a ellos, Hayek empezó a crear lo que Daniel Stedman Jones describe en Amos del universo como "una especie de Internacional Neoliberal", una red interatlántica de académicos, empresarios, periodistas y activistas. Además, sus ricos promotores financiaron una serie de comités de expertos cuya labor consistía en perfeccionar y promover el credo; entre ellas, el American Enterprise Institute, la Heritage Foundation, el Cato Institute, el Institute of Economic Affairs, el Centre for Policy Studies y el Adam Smith Institute. También financiaron departamentos y puestos académicos en muchas universidades, sobre todo de Chicago y Virginia.

Cuanto más crecía el neoliberalismo, más estridente era. La idea de Hayek de que los Gobiernos debían regular la competencia para impedir monopolios dio paso entre sus apóstoles estadounidenses −como Milton Friedman− a la idea de que los monopolios venían a ser un premio a la eficacia. Pero aquella evolución tuvo otra consecuencia: que el movimiento perdió el nombre. En 1951, Friedman se definía neoliberal sin tapujo alguno. Poco después, el término empezó a desaparecer. Y por si eso no fuera suficientemente extraño en una ideología cada vez más tajante y en un movimiento cada vez más coherente, no buscaron sustituto para el nombre perdido.

Ideología en la sombra

A pesar de su dadivosa financiación, el neoliberalismo permaneció al principio en la sombra. El consenso de posguerra era prácticamente universal: las recetas económicas de John Maynard Keynes se aplicaban en muchos lugares del planeta; el pleno empleo y la reducción de la pobreza eran objetivos comunes de los Estados Unidos y de casi toda Europa occidental; los impuestos al capital eran altos y los Gobiernos no se avergonzaban de buscar objetivos sociales mediante servicios públicos nuevos y nuevas redes de apoyo.

Pero, en la década de 1970, cuando la crisis económica sacudió las dos orillas del Atlántico y el keynesianismo se empezó a derrumbar, los principios neoliberales se empezaron a abrir paso en la cultura dominante. En palabras de Friedman, "se necesitaba un cambio (...) y ya había una alternativa preparada". Con ayuda de periodistas y consejeros políticos adeptos a la causa, consiguieron que los Gobiernos de Jimmy Carter y Jim Callaghan aplicaran elementos del neoliberalismo (sobre todo en materia de política monetaria) en los Estados Unidos y Gran Bretaña, respectivamente.

El resto del paquete llegó enseguida, tras los triunfos electorales de Margaret Thatcher y Ronald Reagan: reducciones masivas de los impuestos de los ricos, destrucción del sindicalismo, desregulación, privatización y tercerización y subcontratación de los servicios públicos. La doctrina neoliberal se impuso en casi todo el mundo −y, frecuentemente, sin consenso democrático de ninguna clase− a través del FMI, el Banco Mundial, el Tratado de Maastricht y la Organización Mundial del Comercio. Hasta partidos que habían pertenecido a la izquierda adoptaron sus principios; por ejemplo, el Laborista y el Demócrata. Como afirma Stedman Jones, "cuesta encontrar otra utopía que se haya hecho realidad de un modo tan absoluto"

Puede parecer extraño que un credo que prometía libertad y capacidad de decisión se promoviera con este lema: "No hay alternativa". Pero, como dijo Hayek durante una visita al Chile de Pinochet (uno de los primeros países que aplicaron el programa de forma exhaustiva), "me siento más cerca de una dictadura neoliberal que de un gobierno democrático sin liberalismo"

La libertad de los neoliberales, que suena tan bien cuando se expresa en términos generales, es libertad para el pez grande, no para el pequeño. Liberarse de los sindicatos y la negociación colectiva significa libertad para reducir los salarios. Liberarse de las regulaciones estatales significa libertad para contaminar los ríos, poner en peligro a los trabajadores, imponer tipos de interés inicuos y diseñar exóticos instrumentos financieros. Liberarse de los impuestos significa liberarse de las políticas redistributivas que sacan a la gente de la pobreza.

En La doctrina del shock, Naomi Klein demuestra que los teóricos neoliberales propugnan el uso de las crisis para imponer políticas impopulares, aprovechando el desconcierto de la gente; por ejemplo, tras el golpe de Pinochet, la guerra de Irak y el huracán Katrina, que Friedman describió como "una oportunidad para reformar radicalmente el sistema educativo" de Nueva Orleans. Cuando no pueden imponer sus principios en un país, los imponen a través de tratados de carácter internacional que incluyen "instrumentos de arbitraje entre inversores y Estados", es decir, tribunales externos donde las corporaciones pueden presionar para que se eliminen las protecciones sociales y medioambientales. Cada vez que un Parlamento vota a favor de congelar el precio de la luz, de impedir que las farmacéuticas estafen al Estado, de proteger acuíferos en peligro por culpa de explotaciones mineras o de restringir la venta de tabaco, las corporaciones lo denuncian y, con frecuencia, ganan. Así, la democracia queda reducida a teatro.

La afirmación de que la competencia universal depende de un proceso de cuantificación y comparación universales es otra de las paradojas del neoliberalismo. Provoca que los trabajadores, las personas que buscan empleo y los propios servicios públicos se vean sometidos a un régimen opresivo de evaluación y seguimiento, pensado para identificar a los triunfadores y castigar a los perdedores. Según Von Mises, su doctrina nos iba a liberar de la pesadilla burocrática de la planificación central; y, en lugar de liberarnos de una pesadilla, creó otra

Menos sindicalismo y más privatizaciones

Los padres del neoliberalismo no lo concibieron como chanchullo de unos pocos, pero se convirtió rápidamente en eso. El crecimiento económico de la era neoliberal (desde 1980 en GB y EEUU) es notablemente más bajo que el de las décadas anteriores; salvo en lo tocante a los más ricos. Las desigualdades de riqueza e ingresos, que se habían reducido a lo largo de 60 años, se dispararon gracias a la demolición del sindicalismo, las reducciones de impuestos, el aumento de los precios de vivienda y alquiler, las privatizaciones y las desregularizaciones.

La privatización total o parcial de los servicios públicos de energía, agua, trenes, salud, educación, carreteras y prisiones permitió que las grandes empresas establecieran peajes en recursos básicos y cobraran rentas por su uso a los ciudadanos o a los Gobiernos. El término renta también se refiere a los ingresos que no son fruto del trabajo. Cuando alguien paga un precio exagerado por un billete de tren, sólo una parte de dicho precio se destina a compensar a los operadores por el dinero gastado en combustible, salarios y materiales, entre otras partidas; el resto es la constatación de que las corporaciones tienen a los ciudadanos contra la pared.

Los dueños y directivos de los servicios públicos privatizados o semiprivatizados de Gran Bretaña ganan fortunas gigantescas mediante el procedimiento de invertir poco y cobrar mucho. En Rusia y la India, los oligarcas adquieren bienes estatales en liquidaciones por incendios. En México, Carlos Slim obtuvo el control de casi toda la red de telefonía fija y móvil y se convirtió en el hombre más rico del mundo.

Andrew Sayer afirma en Why We Can't Afford the Rich que la financiarización ha tenido consecuencias parecidas: "Como sucede con la renta, los intereses son (...) un ingreso acumulativo que no exige de esfuerzo alguno". Cuanto más se empobrecen los pobres y más se enriquecen los ricos, más control tienen los segundos sobre otro bien crucial: el dinero. Los intereses son, sobre todo, una transferencia de dinero de los pobres a los ricos. Los precios de las propiedades y la negativa de los Estados a ofrecer financiación condenan a la gente a cargarse de deudas (piensen en lo que pasó en Gran Bretaña cuando se cambiaron las becas escolares por créditos escolares), y los bancos y sus ejecutivos hacen el agosto.

Sayer sostiene que las cuatro últimas décadas se han caracterizado por una transferencia de riqueza que no es sólo de pobres a ricos, sino también de unos ricos a otros: de los que ganan dinero produciendo bienes o servicios a los que ganan dinero controlando los activos existentes y recogiendo beneficios de renta, intereses o capital. Los ingresos fruto del trabajo se han visto sustituidos por ingresos que no dependen de este.

El hundimiento de los mercados ha puesto al neoliberalismo en una situación difícil. Por si no fuera suficiente con los bancos demasiado grandes para dejarlos caer, las corporaciones se ven ahora en la tesitura de ofrecer servicios públicos. Como observó Tony Judt en Ill Fares the Land, Hayek olvidó que no se puede permitir que los servicios nacionales de carácter esencial se hundan, lo cual implica que la competencia queda anulada. Las empresas se llevan los beneficios y el Estado corre con los gastos.

A mayor fracaso de una ideología, mayor extremismo en su aplicación. Los Gobiernos utilizan las crisis neoliberales como excusa y oportunidad para reducir impuestos, privatizar los servicios públicos que aún no se habían privatizado, abrir agujeros en la red de protección social, desregularizar a las corporaciones y volver a regular a los ciudadanos. El Estado que se odia a sí mismo se dedica a hundir sus dientes en todos los órganos del sector público.

De la crisis económica a la crisis política

Es posible que la consecuencia más peligrosa del neoliberalismo no sea la crisis económica que ha causado, sino la crisis política. A medida que se reduce el poder del Estado, también se reduce nuestra capacidad para cambiar las cosas mediante el voto. Según la teoría neoliberal, la gente ejerce su libertad a través del gasto; pero algunos pueden gastar más que otros y, en la gran democracia de consumidores o accionistas, los votos no se distribuyen de forma equitativa. El resultado es una pérdida de poder de las clases baja y media. Y, como los partidos de la derecha y de la antigua izquierda adoptan políticas neoliberales parecidas, la pérdida de poder se transforma en pérdida de derechos. Cada vez hay más gente que se ve expulsada de la política

Chris Hedges puntualiza que "los movimientos fascistas no encontraron su base en las personas políticamente activas, sino en las inactivas; en los 'perdedores' que tenían la sensación, frecuentemente correcta, de que carecían de voz y espacio en el sistema político". Cuando la política deja de dirigirse a los ciudadanos, hay gente que la cambia por consignas, símbolos y sentimientos. Por poner un ejemplo, los admiradores de Trump parecen creer que los hechos y los argumentos son irrelevantes.

Judt explicó que, si la tupida malla de interacciones entre el Estado y los ciudadanos queda reducida a poco más que autoridad y obediencia, sólo quedará una fuerza que nos una: el poder del propio Estado. Normalmente, el totalitarismo que temía Hayek surge cuando los gobiernos pierden la autoridad ética derivada de la prestación de servicios públicos y se limitan a "engatusar, amenazar y, finalmente, a coaccionar a la gente para que obedezca"

El neoliberalismo es un dios que fracasó, como el socialismo real; pero, a diferencia de este, su doctrina se ha convertido en un zombie que sigue adelante, tambaleándose. Y uno de los motivos es su anonimato. O, más exactamente, un racimo de anonimatos.

La doctrina invisible de la mano invisible tiene promotores invisibles. Poco a poco, lentamente, hemos empezado a descubrir los nombres de algunos. Supimos que el Institute of Economic Affairs, que se manifestó rotundamente en los medios contra el aumento de las regulaciones de la industria del tabaco, recibía fondos de British American Tobacco desde 1963. Supimos que Charles y David Koch, dos de los hombres más ricos del mundo, fundaron el instituto del que surgió el Tea Party. Supimos lo que dijo Charles Kock al crear uno de sus laboratorios de ideas: "para evitar críticas indeseables, debemos abstenernos de hacer demasiada publicidad del funcionamiento y sistema directivo de nuestra organización".

Las palabras que usa el neoliberalismo tienden más a ocultar que a esclarecer. "El mercado" suena a sistema natural que se nos impone de forma igualitaria, como la gravedad o la presión atmosférica, pero está cargado de relaciones de poder. "Lo que el mercado quiere" suele ser lo que las corporaciones y sus dueños quieren. La palabra inversión significa dos cosas muy diferentes, como observa Sayer: una es la financiación de actividades productivas y socialmente útiles; otra, la compra de servicios existentes para exprimirlos y obtener rentas, intereses, dividendos y plusvalías. Usar la misma palabra para dos actividades tan distintas sirve para "camuflar las fuentes de riqueza" y empujarnos a confundir su extracción con su creación.

Franquicias, paraísos fiscales y desgravaciones

Hace un siglo, los ricos que habían heredado sus fortunas despreciaban a los nouveau riche; hasta el punto de que los empresarios buscaban aceptación social mediante el procedimiento de hacerse pasar por rentistas. En la actualidad, la relación se ha invertido: los rentistas y herederos se hacen pasar por emprendedores y afirman que sus riquezas son fruto del trabajo.

El anonimato y las confusiones del neoliberalismo se mezclan con la ausencia de nombre y la deslocalización del capitalismo moderno: Modelos de franquicias que aseguran que los trabajadores no sepan para quién trabajan; empresas registradas en redes de paraísos fiscales tan complejas y secretas que ni la policía puede encontrar a sus propietarios; sistemas de desgravación fiscal que confunden a los propios Gobiernos y productos financieros que no entiende nadie

El neoliberalismo guarda celosamente su anonimato. Los seguidores de Hayek, Mises y Friedman tienden a rechazar el término con el argumento, no exento de razón, de que en la actualidad sólo se usa de forma peyorativa. Algunos se describen como liberales clásicos o incluso libertarios, pero son descripciones tan engañosas como curiosamente modestas, porque implican que no hay nada innovador en Camino de servidumbreLa burocracia o Capitalismo y libertad, el clásico de Friedman.

A pesar de todo, el proyecto neoliberal tuvo algo admirable; al menos, en su primera época: fue un conjunto de ideas novedosas promovido por una red coherente de pensadores y activistas con una estrategia clara. Fue paciente y persistente. El Camino de servidumbre se convirtió en camino al poder

El triunfo del neoliberalismo también es un reflejo del fracaso de la izquierda. Cuando las políticas económicas de laissez-faire llevaron a la catástrofe de 1929, Keynes desarrolló una teoría económica completa para sustituirlas. Cuando el keynesianismo encalló en la década de 1970, ya había una alternativa preparada. Pero, en el año 2008, cuando el neoliberalismo fracasó, no había nada. Ese es el motivo de que el zombie siga adelante. La izquierda no ha producido ningún marco económico nuevo de carácter general desde hace ochenta años

Toda apelación a lord Keynes es un reconocimiento implícito de fracaso. Proponer soluciones keynesianas para crisis del siglo XXI es hacer caso omiso de tres problemas obvios: que movilizar a la gente con ideas viejas es muy difícil; que los defectos que salieron a la luz en la década de 1970 no han desaparecido y, sobre todo, que no tienen nada que decir sobre el peor de nuestros aprietos, la crisis ecológica. El keynesianismo funciona estimulando el consumo y promoviendo el crecimiento económico, pero el consumo y el crecimiento económico son los motores de la destrucción ambiental

La historia del keynesianismo y el neoliberalismo demuestra que no basta con oponerse a un sistema roto. Hay que proponer una alternativa congruente. Los laboristas, los demócratas y el conjunto de la izquierda se deberían concentrar en el desarrollo de un programa económico Apollo; un intento consciente de diseñar un sistema nuevo, a medida de las exigencias del siglo XXI

Traducción de Jesús Gómez envió de Walter

- postaporteñ@ 1600 - 2016-05-06 19:49:30
postaporteñ@_______________________________

¿Para cuándo el libro blanco de la democracia occidental? *

Luis E. Sabini Fernández

*(Publicado inicialmente en octubre de 1999, Cuadernos de Marcha,  no 155, Montevideo. Se salvan aquí un par de erratas de aquella edición) 5/5/16

El Libro negro del comunismo publicado hace pocos meses en Francia establece un macabro y necesario recuento de las víctimas que los diversos regímenes comunistas fueron acumulando a lo largo de sus siete décadas de pesadilla.

Sus autores estiman en bastante más de 90 millones a los muertos que los "campos de trabajo forzado" soviéticos, "el gran salto adelante" chino, "la revolución cultural" asimismo china, el trasiego ciudad-campo de la pesadilla polpotista en Cambodia, fueron "produciendo"

Esta tarea era ineludible y por lo tanto en buena hora un equipo de historiadores procura poner cierta calidad en el manejo de datos de tan desoladora realidad. Esta investigación nos servirá en la medida en que ayude a responder a una perplejidad perfectamente expresada por Alexandr Solzhenitsin cuando confesara que su Archipiélago Gulag era para él la forma de descubrir ante el resto del mundo "la industria concentracionaria" del régimen estalinista, y que al ser desterrado por el gobierno soviético en 1974, descubrió en las bibliotecas de Occidente que todo lo que él denunciaba ya se sabía, desde los testimonios de Alexandr Berkman y Emma Goldman a principios de la década del veinte y siguiendo con una larga lista de denunciantes (Rizzi, Kravchenko, Ciliga, Istrati, Gide, entre tantos otros) (Per Månsson, cit. p. Ulf Andersson, "Själv rannsakan med förhinder" [Autocrítica con retaceos], Arbetaren, 12/13, 26/3/1999).

Desde ya debemos advertir que el manejo de cifras "en millones", como aparecen en el libro, establece una escalofriante falta de precisión que en muchos casos la agitada vida y muerte social y política ha obligado.

Hay que agregar, sin embargo, un nuevo reparo: algunas de las cifras que se presentan tienen una dudosa calidad, como es el caso de los dos millones de muertos en Camboya/Kampuchea entre 1976 y 1979, que en realidad ha constituido un número fetiche de la propaganda occidental, que ha sido cuestionado con mucho fundamento por diversos analistas, obligando incluso a quien primero diera la estimación, Jean Lacouture, a su rectificación (cit. p. Noam Chomsky, "Il tempo dei campi de concentramento",  Milán, Volontà, 1982, no 1, p. 92). El monstruoso volumen de los dos millones de muertos en un país que no contaba con más de cinco o seis millones no se alcanza ni siquiera sumando el genocidio previo al polpotista, generalmente olvidado por los denunciantes de los fanatizados khmer rojos. Camboya sufrió entre 1970 y 1975 un arrasamiento sistemático de su pequeño territorio, por un lado gobernado con mano de hierro por el general Lon Nol, un esbirro directamente dependiente del Pentágono y por el otro bombardeado por la aviación estadounidense "para destruir la infraestructura física y social" (en palabras de un subcomité del Senado de EE.UU.; cit. p. Noam Chomsky, La quinta libertad, Barcelona, Crítica, 1988, p. 116). Se estima que tales masacres alcanzaron a un millón de víctimas entre Laos y Camboya (Chomsky, ídem, p. 344). Ambos países juntos no alcanzaban los diez millones de habitantes, con lo cual se constituyeron en países literalmente diezmados. Semejante "trato"  introdujo, según muy variados testimonios, a la sociedad camboyana/kampucheana en un estado de locura colectiva que en buena medida explica --ya que no justifica-- la política de Pol Pot.

Aunque las estadísticas del país son poco confiables (Camboya carece del instrumental técnico para tales mediciones, como producto primero de la devastación de Lon Nol y los bombardeos de EE.UU. e inmediatamente después por la política de "ciudad arrasada" del régimen de los khmer rojos), la ONU ha estimado groseramente que la población camboyana rondaba los seis millones en 1975 y que a mediados de 1987 llegaba a unos 7,7 millones. Esas cifras no permiten "encajar" una matanza de dos millones en el período. El alto crecimiento demográfico, empero, permite inferir un faltante muy groseramente estimado en un millón de seres humanos como fruto de las dos pesadillas consecutivas sufridas por la desdichada nación (v. Noam Chomsky, op. cit.). Cifras hay para todos los gustos: el gobierno comunista de Hanói, adversario de los khmer rojos, atribuía a Pol Pot tres millones de muertos; autoridades militares australianas que hicieron su propia investigación estimaban las muertes durante la pesadilla polpotista en no más de 600.000 casi todas atribuibles a las migraciones forzosas con que se procuró desmantelar las ciudades visualizadas como la fuente de corrupción, vicios, burocracia...

De más está decir que precisar las cifras de una matanza, así fuera reduciendo a un tercio o a un décimo lo proclamado, no achica en absoluto la monstruosidad en juego: un solo ser humano asesinado es demasiado y por lo mismo condenable /1

Lo mismo debe decirse de unos difícilmente concebibles ciento cincuenta mil muertos por el comunismo en América. No atinamos a pensar dónde: ¿En Cuba?; si allí fuera nos habríamos enterado con lujo de detalles por todas las vías de difusión que EE.UU. habría puesto a su servicio. Salvo los miles (¿dos mil, cuatro mil?) condenados al "paredón" a comienzos del régimen castrista, no conocemos, ni Amnistía Internacional jamás ha denunciado, otros miles o centenares o decenas de muertos /2

Tampoco se conocen muertos en cantidad ni siquiera remotamente cercana a la denunciada durante el "comunismo" sui generis nicaragüense. ¿Acaso en Granada? De la desastrosa experiencia de la Granada socialista se supo de decenas de muertos y ello ya fue suficiente muestra del carácter dogmático, intolerante, afiebrado de ese delirio político.

También el dato de  veinte millones de muertos atribuidos a la URSS nos resulta prima facie excesivo (aunque sin ninguna duda el sistema soviético erigió su sistema de opresión sobre la muerte o el asesinato de millones de seres humanos) /3

Pero no son estos ajustes que, por tratarse de vidas humanas, no pueden considerarse de detalle, lo más significativo: lo que resulta sugerente es observar el uso que los medios de incomunicación de masas, los intelectuales y los sistemas de poder establecidos, han hecho de semejante recopilación, que viene a sumarse a otro trabajo reciente que hace el recuento de las víctimas del nazifascismo.

Varios gobiernos europeos, socialdemócratas, promueven en este momento la difusión oficial de ambos informes. Se habla de patrocinar la edición de tales balances, completando así el panorama "totalitario" del siglo con su estremecedora cosecha de muerte.

Con toda lógica, se suman las víctimas del nazismo y regímenes afines con las del comunismo y variantes "socialistas reales". Lo que resulta curioso es que ni periodistas, ni gobiernos socialdemócratas ni intelectuales diz que de izquierda hayan reparado en otras causales políticas o sociales de muerte, en otros generadores de devastación que, totalitarios o no, han afectado a los seres humanos  con no menos virulencia que las pesadillas nazi y estalinista, con razón puestas en la picota.

No se trata, por cierto, de disputar o pujar en algo tan atroz como la producción de muerte.  Como diría Albert Camus, eso es indisolublemente subjetivo y así como para gitanos de Rumania no debe haber habido agente de destrucción mayor que los nazis, y para campesinos ucranios o kazajos rebeldes y sin partido, los bolcheviques se constituyeron en sus ángeles de la muerte, así para una aldea maya del lado guatemalteco el brazo de la muerte será "ladino" [español], vendrá enfundado en trajes de fajina del ejército "nacional" y con armas y voces de mando de origen USA.

Por ello mismo, no parece sensato ni digno reducir las causas de muerte a determinadas ideologías.

Lo que estamos empezando a presenciar es una operación política y mediática mediante la cual, so pretexto de contabilizar las víctimas del totalitarismo se establece por contraste un autoelogio sobre la actividad política de las democracias /4

En el artículo ya citado "El comunismo y su legado genocida" Gatto habla así de "las dos grandes doctrinas homicidas de este siglo [nazismo y estalinismo]" perdiéndose así por el camino otras doctrinas igualmente generadoras de muerte y devastación de pueblos, es decir a su modo también genocidas.

Así como los regímenes totalitarios arquetípicos, nazismo y estalinismo, han sido grandes generadores de muerte y desolación, la humanidad cuenta lamentablemente con otros sistemas generadores de muertes atroces y numerosísimas; uno comparable por las dimensiones escalofriantes del genocidio y por su extensión ha sido el colonialismo y su "natural" prosecución en el neocolonialismo (hay desafortunadamente otras muchas fuentes de genocidio, como el fundamentalismo religioso, el nacionalismo expansionista, etcétera, que en este contexto nos exceden)

¿Cuántos muertos ha producido el colonialismo? ¿Y cuántos está produciendo el neocolonialismo? ¿Cuántos el mercado, el paleoliberal en su momento, el neoliberal ahora?

¿Y el Nuevo Orden, esa consigna que los nazis fallaran en implantar pero por lo visto no los yanquis?

Causas de muerte que deben ser particularmente tomadas en cuenta puesto que las formaciones sociales de Occidente, los estados y las sociedades en que nosotros vivimos,  provienen más o menos directamente de tales  "realizaciones".

Fácilmente llegamos, por desgracia, a muchas decenas de millones de víctimas.

1. La llamada "trata" --el traslado forzoso de negros esclavizados desde África a América se estima que extrajo por lo menos a 15 millones de humanos de sus hogares  entre 1550 y 1850 (el equivalente demográfico actual rondaría los cien millones). Se estima asimismo que aproximadamente la mitad son los que sobrevivieron, convertidos en esclavos. La otra mitad son los muertos durante el traslado transoceánico y antes, durante el traslado por tierra africana, y antes aún, en los combates encarnizados que tuvieron los esclavistas y sus aliados para llevar adelante su negocio.

Pero mucho más grave que esa sangría que desestructuró a prácticamente todas las naciones y etnias africanas negras privándolas de sus brazos más fuertes y jóvenes (porque los candidatos a esclavo se escogían con criterio "económico" a razón de unos dos varones por cada mujer y en la franja etaria de los 15 a los 30) fue su resultado sobre las sociedades africanas, condicionando desfavorablemente, hasta la ruina, el desarrollo económico y social de las naciones saqueadas.  Entre 1500 y 1900, la población europea cuadruplicó su población (y además repobló, genocidios mediante, otros dos continentes; América y Oceanía), la de Asia triplicó la suya. La africana negra se mantuvo casi estacionaria (en unos cien millones): hay así centenares de millones de africanos que no llegaron siquiera a nacer, a causa de la esclavitud a que sus naciones fueron sometidas

2. ¿Y qué decir de la "conquista americana" que es el fundamento sobre el que descansan "nuestras" naciones latinoamericanas?

Demógrafos han estimado que el continente americano estaba poblado por unos veinte millones de humanos a la llegada de Colón. Bartolomé de Las Casas en su desoladora Brevísima relación de la destrucción de las Indias Occidentales da cuenta de que en los primeros cuarenta años de "conquista", hasta 1532, el genocidio ha alcanzado a unos doce millones de nativoamericanos. Ese proceso continuó y hay estimaciones que hacen llegar ese exterminio al 90% de la población continental aborigen (con zonas de exterminación completa como el Caribe insular, la Florida estadounidense, la Alta California, nuestro Río de la Plata y un largo etcétera). Sólo así se explica que la población india se estime al día de hoy en unos 45 millones para las tres Américas, duplicación al cabo de quinientos años. (Aunque en América hay toda una alteración del cuadro étnico y demográfico que no se registra en los otros continentes, porque aquí el mestizaje ha sido muy alto, al punto que en la actualidad la población mestiza se considera si no la mayoría al sur del río Bravo, al menos su caudal poblacional mayor.)

3.  El colonialismo europeo, sólo en Angola, entre fines del siglo XV y fines del XIX, redujo su población, que formaba parte del enorme reino africano del Congo, a la mitad. Estamos hablando de una población de varios millones. Y como Angola, tenemos las tragedias vividas en los territorios de la actual Nigeria, en el Congo, en la cuenca del Níger, en el Sudán, Etiopía, Chad, en la cuenca del Zambeze, en todo el sur africano, etcétera /5

Las guerras provocadas por la acción colonial han asesinado en el cambio de siglo a por lo menos un millón de filipinos, otros tantos en México, una vez más en Nigeria cuando el genocidio a los ibos en la década de los sesenta, y la lista se haría interminable.

La guerra de 1914-1918 (entre imperialistas consumados y aspirantes a) demandó diez millones de vidas humanas. ¿Si habláramos de recuentos y exigencias, a qué sistema sino al capitalista, burgués, atribuírselo?

A lo largo de cinco siglos, si tomamos la historia humana desde 1492, el régimen político dominante, cuyas bases de dominación no han variado sustancialmente, ha sido causante de un genocidio sin parangón, si ponderamos las dimensiones poblacionales en cada momento histórico: la población europea, solo dentro de fronteras, se septuplicó en estos 500 años, con lo cual un genocidio de por ejemplo mil seres humanos en el 1500 tiene un peso relativo cuantitativamente siete veces mayor que si sobreviene en el siglo XX.

(Claro que los señores blancos de entonces apenas si incluían a dichas víctimas entre los humanos, y resistirían así el calificativo de genocida, pero lo mismo pasaba, --pasa-- con los nazis; ni judíos ni gitanos son considerados humanos propiamente dichos; y para los estalinistas, sus críticos, refractarios y hasta indiferentes tampoco formaban parte del género humano, al menos no de la versión proletaria que ellos pensaban implantar en lo futuro, que para semejante salvacionismo era, claro, el futuro profetizado).

El problema tal vez mayor del colonialismo y sus secuelas es --y está bien presente-- que el desarrollo noratlántico produce y a la vez se nutre del empobrecimiento y la desestructuración de las sociedades asiáticas, como las de la India y la China, de los reinos africanos hausa, etíope, de los nubios sobre el Mar Rojo, de los fulanis en el África ecuatorial o del magnífico reino songhai en donde en el siglo XV "la literatura de los mercaderes de Tombuctú [su capital] se medía por el número de manuscritos en sus bibliotecas" (v. Guía del Mundo 1997-1998, Montevideo, Instituto del Tercer Mundo, 1998, p. 297) /6

En muchos casos, el colonialismo rompió las economías establecidas so pretexto de "modernizarlo todo". Así en el Sahel africano (actualmente poblado por unos cincuenta millones de habitantes en los actuales estados de Senegal, Guinea-Bissau, Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benin, Níger, Nigeria, Mali, Mauritania, Chad, Burkina Fasso), los colonialistas arrancaron de cuajo, "por atrasada", la ganadería nómade basada en camellos, dromedarios, cabras, asnos, vacas, ovejas y se sedentarizó una ganadería exclusivamente vacuna. Cuando a mediados de este siglo que se acaba, los franceses se retiran con sus vacas dejan un territorio yermo, devastado. La ganadería  nómade era, como sostienen Frances Moore Lappé y Joseph Collins (L'industrie de la faim, Quebec, Éd. L'Étincelle, 1978, p. 59) una sabia respuesta a un clima semiárido; la variedad de especies de ganado permitía un consumo más integral de los pastos, suministraba lácteos todo el año y el nomadismo, lejos de ser un deambular sin rumbo como resultaba a los ojos "científicos" europeos, era una forma inteligente de ir visitando campos en primavera y oasis en los períodos de sequía para extraer del suelo el máximo de nutrientes sin destruirlo. El Sahel es al día de hoy una de las zonas más castigadas del mundo por las sequías, la desertificación; las hambrunas que matan a millones de seres vivos en general y a millones de seres humanos en particular  reconocen su causa principal en el colonialismo, espléndido experimento "civilizatorio" a principios de siglo.

Tenemos asimismo que incluir en este macabro recuento a los cientos de miles de muertos en países de pequeñísimas dimensiones como Liberia, cuya capital se llama sugestivamente Monrovia, "inventados" --estado y capital-- por EE.UU. a mediados del siglo pasado para sacarse de encima a los negros libertos (porque se los quería como esclavos pero no como hombres libres) o Sierra Leona, su capital con el igualmente sugestivo nombre de Freetown, países donde la presencia europea ha consistido en emplazar poblaciones forasteras encima de las nativas con las consecuencias lógicamente atroces de tanta ignorancia, tanto desprecio.

4.  Si nos ceñimos al período de despegue industrial, los dos últimos dos siglos, un recuento de las víctimas del florecimiento occidental y presuntamente democrático tiene que tener en cuenta algunos episodios principales del colonialismo ya citado y, dentro de las naciones industrializadas, a las víctimas de la explotación. Los historiadores están contestes en que los comienzos del industrialismo constituyeron un período particularmente opresivo: la clase obrera sufrió en las primeras décadas un proceso similar al que sufrieran las poblaciones nativoamericanas obligadas a la extracción minera: en algunas zonas de Francia e Inglaterra, la población obrera ni siquiera llegaba a reproducirse a sí misma, "violando", siquiera localmente, una de las "leyes" establecidas por Marx (que el proletariado recibe como salario lo indispensable para su sobrevivencia), y el empresariado estaba más o menos permanentemente reclutando mano de obra forastera para cubrir los puestos de trabajo vacantes por las muertes prematuras de los obreros y de los hijos de los obreros (v. Dólleans, Historia del movimiento obrero, t. 1) /7

En el recuento de las víctimas en los continentes colonizados, hay que registrar las producidas por represión directa, generalmente las menos, a menudo abrumadoramente sobrepasadas por las víctimas civiles, "involuntarias", por falta de "calidad de vida", como se dice ahora: falta de agua y sequías consiguientes en poblaciones rurales; falta de condiciones mínimamente aceptables de vida, de higiene y las consiguientes muertes prematuras en zonas urbanas.

5. ¿Qué significa en pérdidas de vidas humanas la instauración del "nuevo orden", ahora liberado de toda atadura frente al "competidor" comunista? ¿Qué significa en pérdidas de vidas humanas, repito, el fin de la historia, el fin de las ideologías, el fin del estado benefactor, el auge de las privatizaciones, de la política de exclusión? ¿Qué significa que los grupos económicos poderosos, sus intelectuales orgánicos (estilo Bernays, Huntington, Murray, Toffler,) y los aparatos políticos a su servicio (la bien llamada "administración"; la Casa Blanca) hayan tomado conciencia de que el mundo está sobrepoblado (chocolate por la noticia) y que no hay recursos para todos? Una decisión política de exclusión sobre estas bases sí es novedosa.

Los centros de poder han advertido, finalmente, que su política carece de universalidad virtual; lo único que éticamente la haría válida, como diría Kant. Que no es viable imaginar un planeta donde todos tengan los autos, los microondas, los freezers, los lavaplatos que tienen los ciudadanos de Yanquilandia.

Aquí ni discutimos si eso es deseable. Para los titulares del poder actual sí que lo es. Y saben que no puede ser para todos. ¿Qué hacer?, replantean involuntariamente la pregunta de un viejo enemigo. La abdicación de ese principio de igualación falaz lleva a la respuesta de los titulares del poder: la exclusión. Es de esa "toma de conciencia", de esa decisión política pero no republicana (porque es todo menos públicamente reconocida) que proviene la política llamada de "los dos tercios" en el Primer Mundo; la decisión de defender el nivel de vida (y a la larga, la vida a secas) y el consumo de dos tercios de población, integrados, admitiendo   –promoviendo, en realidad– el desbarranque del tercio excluido. Proporción ésta  que, cuando pasamos del Primo Mondo al "Tercero excluido", mediante una degradación "matemática" típica de la realización política (¡ah, manes de Murphy!), se convierte en integración para un tercio y exclusión para dos tercios, y cosi via: en algunos estados africanos, por ejemplo, integración para un vigésimo y los diecinueve vigésimo restantes excluidos. ¿Qué es la exclusión sino muertes prematuras, mortalidad infantil acrecentada, genocidio escalonado?

En las víctimas del Nuevo Orden hay que agregar, aunque su volumen resulte mínimo al lado de los "muertos sociales", los de acontecimientos "políticos"  o "militares", como el golpe de estado en Indonesia (Operación Yakarta, 1967) que se estima asesinó a unos 700 000 seres humanos o la actuación colonialista francesa primero y ordenadora norteamericana después en Indochina (Vietnam, Malasia, Cambodia, Laos): los primeros fueron responsables de la muerte de medio millón de "nativos" aproximadamente, los segundos, de unos cuatro millones (a lo que habría que agregar los millones de mutilados, físicos y psíquicos, entre los cuales las organizaciones de ayuda estimaban en 700 000 los mutilados en situación desesperada al fin de la guerra en Vietnam. Chomsky, La quinta..., p. 344).

Vietnam cuenta con una cuota de tarados congénitos única por su altísimo porcentaje en el mundo entero. Estudiosos canadienses que la han investigado durante varios años han llegado a la incontrastable conclusión de que provienen del Agente Naranja 2.4.5.T con el cual las fuerzas militares de EE.UU. "regaron" Vietnam durante nueve años (un décimo del territorio total quedó afectado). Las tragedias de seres humanos mutados  y los desastres económicos de tal contaminación hay que atribuirlos al Nuevo Orden.

¿Se puede elegir?

Los "países con ideología" o "estados revolucionarios" como calificaba Adolf Hitler a los experimentos alemán nazi y ruso soviético (cit. p. Hannah Arendt, Los orígenes del totalitarismo, parte III, [1949], Madrid, Alianza, 1982, p. 426) pueden con buenos fundamentos ser entendidos como formas de "locura colectiva" y el holocausto que procuró exterminar etnias o pseudoetnias enteras (como las de judíos y gitanos, pero no exclusivamente) puede concebirse como un estado de malsana fiebre de un sector de la humanidad (fiebres reincidentes; ¿cómo interpretar si no, los estados de ferocidad y ceguera colectiva que propugnan diversas "limpiezas étnicas" como la de armenios en Turquía, la de bosnios musulmanes o kosovoalbaneses en la ex Yugoeslavia?)

Cuando enfrentamos regímenes y sistemas de poder que asesinan y asesinan colectivamente, se hace muy difícil decidir qué es peor: si regímenes sociales enloquecidos que matan enfurecida o místicamente o regímenes sociales cuerdos y serenos que matan fría, científicamente o dejan morir con indiferencia. Tal vez el error sea precisamente procurar "elegir" lo menos malo. O aun peor: condenar una de estas formas de dominación y aplastamiento y elogiar la otra o silenciar sus crímenes.

¿Criticar lo totalitario o criticar los asesinatos?

Porque si algo no vale en esta presunta campaña de concienciación es el argumento de que se condena al estalinismo y al nazismo porque procuraron cumplir utopías totalitarias, en tanto la sociedad occidental, aunque fruto y semilla de los atropellos coloniales, de las "limpiezas" territoriales y étnicas propias del racismo blanco y wasp, /8 constituye en cambio un (admirable) ejemplo de sociedad abierta, democrática o no totalitaria.

Porque no se trata tanto de condenar lo totalitario como los asesinatos. Si se tratara de criticar lo totalitario, que bien lo merece, habría mucho qué pensar y decir acerca no sólo de las víctimas que ya no viven sino de las víctimas sobrevivientes, y no sólo del nazismo y el estalinismo, ciertamente.

La lógica más elemental nos permite ver que se trata de dos aspectos diferenciados. Porque un régimen puede provocar e incluso mantenerse sobre la base de una enorme cantidad de víctimas o muertos y no ser por ello totalitario (la variante opuesta es más difícil, pero también puede existir un sistema altamente totalitario y por lo mismo altamente victimador y sin embargo --por estar constituido sobre una ideología no violenta o pacifista-- no engendrar muertos). (Aunque el caso de la secta liderada por Jim Jones, con su suicidio colectivo de ochocientos seguidores, en Guyana, ponga un estremecedor interrogante sobre esa última variante.) /9

La decisión de los actuales gobiernos socialdemócratas europeos que hacen de la difusión de las tristes hazañas del socialismo nazional o internacionalista una cuestión de estado y de relaciones públicas, parte de esa incapacidad radical que tienen los biempensantes para ubicarse en el terreno de las víctimas cuando se trata de las víctimas de su propio bienestar, de sus propios privilegios, de su mundo.

Mutatis mutandis es lo que pasa con los intelectuales occidentales que se afanan por las cuentas de los desastres ocasionados por el estalinismo o el nazifascismo pero no se sienten obligados a reflexionar críticamente sobre la montaña de cadáveres sobre los que se asienta la constelación de poder que conforma sus propias sociedades, las nuestras

------------------------

1/ Por la misma razón no parece adecuado que Hebert Gatto, analizando por otra parte con mucho acierto "el legado genocida" del comunismo y planteando algunas preguntas primordiales para entender cómo semejante régimen pudo haber sido entrevisto por algunos como "esperanza de liberación", use con cierta ligereza las cifras que se transforman de algo más de 94 millones de muertos por el comunismo (Hebert Gatto, "El libro negro del comunismo", Cuadernos de Marcha, no 147, ene. 1999) en 100 millones (Hebert Gatto, "El comunismo y su legado genocida", Cuadernos de Marcha, no 148, feb.-mar.1999) como si 6 millones de homicidios fueran un dato insignificante. No resulta suficiente asignar estas equivalencias a un mero efecto literario o de matemático redondeo

2/ Hubo un período repugnante en el cual las cárceles cubanas empezaron a asimilarse a las soviéticas y a las más habituales de todo régimen autocrático, a principios de los sesenta, con el uso de vejámenes y torturas sobre los presos políticos. Ese proceso denunciado y con razón por la derecha exiliada, fue también puesto en la picota por el sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal y fue interrumpido.

3/  Alexandr Solzhenitsin --a quien nadie podrá acusar de benévolo con el estalinismo-- estimaba los muertos en "los campos" en alrededor de la mitad de los allí enviados (lo que hace según sus cálculos la friolera de unos seis millones de seres humanos). Allí estuvo la principal fuente de aniquilación por parte del sistema. Por cierto la colectivización forzosa de 1929 arrasó las vidas de millones de campesinos terratenientes, a menudo minifundistas. Pero las estimaciones del tiempo de la Guerra Fría de hasta diez millones de kulaks asesinados se han reducido en investigaciones más serenas y menos politizadas a unos dos millones de campesinos  --kulaks-- despojados; una parte de ellos linchados o "liquidados" sumariamente y otra obligados a emigrar (muchos fueron trasladados a "los campos") (Nationalencyklopedin,  Estocolmo, 1995). Hay que agregar, claro, los muertos en las cárceles; los "enjuiciados" y "ajusticiados", pero con todo lo atroz de su significado como expresión de terror del estado, en números es indudablemente mucho menos significativo que la industrialización del destierro y la muerte a través de los campos. Algunos historiadores estiman a las víctimas del sistema judicial y carcelario en aproximadamente un millón (v. n. 4).

4/  Especularmente, desde las organizaciones comunistas, que en Europa tienen --aunque debilitadas-- actividad política e intelectual, la reacción  ha seguido diversos trillos, en general diversionistas, negacionistas: la historiadora Åsa Linderborg entiende que con el avance del comunismo [eurocomunismo] dentro de la Unión Europea, El libro negro constituye un intento de golpear esos avances; como vemos una aplicación "redondita" de conspiracionismo. Por su parte, el docente en Historia Económica Lars Herlitz procuró distinguir entre muertes por ejecuciones de condenas y muertes en campos de prisioneros y situaciones análogas producidas por faltas de suministros. La distinción no es errada; lo que es errado, calificándolo con la mayor benignidad,  es su intento de reducir así "los muertos del comunismo" a un millón (en el caso soviético) y a cuatro millones los de la pesadilla nazi. En este aspecto, vale la observación de Heber Gatto de que ambos tipos de víctimas lo son del mismo sistema y engrosan lamentable pero significativamente el mismo resultado: la producción de muerte. (v. "El libro negro..." op. cit., p. 28)

5/  África sufre así una triple sangría: la "trata" desde comienzos del siglo XVI a mediados del XIX,  el colonialismo desde mediados del siglo XIX hasta mediados del  que ahora termina y la penetración transnacional más reciente sobre estados declaradamente independientes pero más satelizados que probablemente nunca.

6/ Extraemos de la misma fuente un dato que suele ser desconocido o silenciado no ya por periodistas o gente "informada" sino hasta por universitarios y eruditos: Tombuctú [Timbuctú], misérrima ciudad actual de Malí, fue cuna de una de las universidades más antiguas y mejor equipadas  del mundo “antiguo”, a principios del siglo XIV.

7/ Lo cual nos permite, de paso, verificar que en materia de explotación, exclusión y disposición de mano de obra, nada nuevo hay bajo el sol

8/ White, Anglo, Saxon, Protestant. Blanco, anglosajón y protestante. Perfil étnico que se defendió en EE.UU. a lo largo de todo el s. XIX como el adecuado para dirigir y usufructuar los bienes de la democracia (véase mi "Racismo: nervio motor del american way of life", Cuadernos de Marcha, nos 142, ago 98; 143, set 98 y 149, abr 99)

9/ El que esto escribe formó parte de una diminuta experiencia de tipo comunitario con muy acusados rasgos totalitarios, que eran incluso defendidos ideológicamente desde su núcleo oficialista y, si bien se puede hablar de una alta cosecha de exiliados, defraudados, etcétera, no hubo que lamentar muertos

LS - postaporteñ@ 1600 - 2016-05-06 19:32:05
postaporteñ@_______________________________

Uruguay : EXONERACIONES Y SUBSIDIOS PARA UNA MINERÍA INSUSTENTABLE

Comunicado de prensa

+ Orosur es exonerada del canon, único pago por el oro que se lleva del país

+ Aratirí procura vender al estado información secreta del proyecto frustrado

Las recientes decisiones del Poder Ejecutivo por las cuales se exoneró del pago del canon de producción a la empresa Orosur, que habrían influido en la renuncia en el día de hoy de la geóloga Leda Sánchez de la Dirección de Minería y Geología (DINAMIGE), son nuevos hechos inquietantes en la minería uruguaya.

Aunque con el oro en el presente a 1300 dólares por onza, el valor más alto desde agosto de 2014, Orosur tiene una rentabilidad asegurada, la exoneración del único impuesto a la extracción de metal significa que la minera se lo lleva gratis y gana encima, dejando los daños ambientales a cargo de nuestra sociedad.

La minera informa en su página Web que desde el 29 de febrero fue exonerada de pagar 2.500.000 dólares correspondientes al canon del último año. Orosur había pedido ese beneficio para mantener su actividad, pero ha despedido a la mayoría de los trabajadores y no los ha retomado.

El mayor yacimiento en Minas de Corrales y otros yacimientos menores están prácticamente agotados. Mientras el gobierno mantiene a pura pérdida una explotación sin futuro, ¿qué pasará cuando Orosur abandone finalmente nuestro país, quede una población local sin trabajo, instalaciones obsoletas, varios cráteres, pilas de desechos y dos lagunas con cianuro que demorarán varias décadas para ser neutralizadas por la naturaleza, con riesgo de derrames como han ocurrido en otros países?

Al mismo tiempo, llevamos año y medio en una acción judicial por la Ley de Acceso a la Información Pública (ley 18.381) y, a pesar de sucesivos fallos intimando al MIEM a entregar lo solicitado, no hemos accedido a la información disponible en la DINAMIGE sobre elementos clave del proyecto de extracción de hierro de Aratirí.

El MIEM y la minera defienden la confidencialidad sobre aspectos fundamentales de los yacimientos de hierro de Valentines alegando que no se pueden revelar porque forman parte del "más reservado secreto comercial".

El ministerio agrega a lo anterior que se trata de "una cuestión estratégica" para el estado uruguayo. Los recursos minerales tienen, en efecto, un valor estratégico para el país, como lo tienen la tierra y el agua, pero esto no significa que deban ser un secreto de estado, como puede serlo un secreto diplomático o militar. Por el contrario, deben ser de conocimiento público porque integran el patrimonio de la nación; la minería opera bajo un régimen de concesión y esto no afecta los intereses No pretendemos conocer las perforaciones realizadas en detalle sino una información sustancial del proyecto que las mineras de todo el mundo hacen pública. Para esto se suelen utilizar las normas del Código JORC (Joint Ore Reserves Committee), que el propio MIEM ha llegado a mencionar en sus escritos.

(A título de ejemplo, un reporte de un proyecto minero de acuerdo con JORC se encuentra disponible en nuestra web: www.uruguaylibre.org

Aratirí multiplicó en comunicados de prensa varias veces las reservas de mineral que habría descubierto y los costos para obtener esa información, pasando de 60 a 250 millones de dólares, pero nunca presentó un informe público de acuerdo con el Código JORC.

La información que pretende venderle al estado, para la que no hubo interés de ningún privado, no tiene respaldo técnico suficiente ni valor comercial significativo.

Según el profesor del curso de posgrado en derecho minero de la UdelaR, Dr. Alfredo Caputo, por el Artículo 37 de la ley 19.126, la opción de prioridad de compra de esos datos por parte del estado vence 180 días después de la finalización del plazo para la firma del contrato con Aratirí, es decir, el próximo 22 de mayo.

Para Uruguay Libre, estos hechos destacan la inconveniencia de autorizar procesos extractivos de metales a cielo abierto que en lo fundamental no son adecuados para nuestro territorio - mucho menos cuando pretenden ocultar informaciones relevantes a la población- y que evidentemente no tienen posibilidades de operar más allá de coyunturas especulativas en los precios de algunas materias primas, sin generar en el proceso ni desarrollo ni beneficios económicos para el país.

Reiteramos así la necesidad de una ley o una enmienda constitucional que prohíba la extracción de metales a cielo abierto en todo el territorio nacional.

Uruguay Libre de Megaminería

4 de mayo de 2016

 Contactos: Ana Filippini 098 407572  / Carlos Anido 099 494679  / Raúl Viñas 099 648685 /  Víctor Bacchetta 098 935317

 

Renunció directora de Minería por choques con Cosse

Búsqueda Nº1865 -   MAYO  2016

Dificultades en el trato con el personal a su cargo, los constantes choques con los empresarios mineros y sobre todo diferencias con la ministra de Industria, Carolina Cosse, llevaron a que el martes 3 la directora de Minería y Geología, Leda Sánchez, decidiera dejar su cargo.

Sánchez, doctora en Ciencias Geológicas, presentó su renuncia ayer miércoles 4 por la mañana e inmediatamente abandonó su oficina de la Dirección Nacional de Minería y Geología (DINAMIGE) ubicada en la calle Hervidero 2861, informaron a  fuentes del Ministerio. Los informantes confirmaron que ayer sobre las 10:15 de la mañana la geóloga llegó al piso 12 de la Facultad de Ciencias para presentar su reingreso a la actividad docente.

Previo a asumir en DINAMIGE, Sánchez se desempeñaba como profesora Grado 4 y directora del Instituto de Ciencias Geológicas de la Facultad de Ciencias

Desde que asumió un año atrás, el trato con los funcionarios no fue sencillo. Sánchez trasladó a una abogada y una ingeniera a otras dependencias del Estado, hizo cambios internos en la propia DINAMIGE y le quitó la jefatura a un funcionario frente al resto de los trabajadores, acusándolo de corrupto, según los informantes.

El vínculo entre Sánchez y la ministra Cosse también era complicado. Ambas jerarcas tenían diferencias en cómo relacionarse con las empresas y qué concesiones darles. En algunos casos las discrepancias fueron públicas, como con en el de la minera Aratirí. Luego de idas y vueltas el Poder Ejecutivo y la minera no firmaron el contrato de inversión, por lo que se habilitó un plazo para que la empresa presentara un nuevo socio. De lo contrario pasaría a la órbita del Estado.

El 24 de marzo Sánchez dijo a El Espectador que el plazo había vencido, Aratirí no había presentado ningún socio y que a partir de ese momento los terrenos que habían sido afectados por los permisos mineros quedaban liberados. Seis días después Cosse dijo a Océano FM que Aratirí había presentado el 15 de marzo a Invertexi SA como su sucesor y que el proyecto continuaba.

La última disputa que precipitó su renuncia fue con otra empresa. Orosur, que explota el oro de Minas de Corrales y es la mayor minera del país, pidió desde el año pasado se le perdonara el pago del canon por la caída en el precio del oro. La onza de oro está en U$S 1.300, su máximo desde enero de 2015 y por ello Sánchez se opuso. Sin embargo, Cosse acordó con Orosur que se le exoneraría el pago. El 28 de diciembre el Poder Ejecutivo emitió una resolución que perdonaba a la empresa entre abril de 2015 y marzo de este año. Legalmente no puede hacerlo ya que el artículo 47 del Código de Minería establece que se podrá exonerar en los primeros diez años de explotación y Orosur funciona desde 2003. La discusión volvió a darse con el plazo vencido y las posiciones de Cosse y Sánchez volvieron a chocar

 La ministra decidió extender la exoneración a Orosur y la directora de Minería renunció

- postaporteñ@ 1599 - 2016-05-05 09:58:39
postaporteñ@_______________________________

TODOS SON DILMA

La posible salida de Dilma es solamente el punto de partida de una crisis política cuyo fin no se avizora todavía. Lo que se agotó no es un personal o un partido, sino la clase misma que gobierna en Brasil. Y no se la va a echar si no se la reemplaza con otra cosa

Por Nicolás Grimaldi (Grupo de Análisis Internacional-CEICS) 3/5/16

Finalmente, por 367 a 137, la Cámara de Diputados aprobó el inicio al juicio político contra Dilma, acusada de realizar maniobras fiscales para retrasar el pago de préstamos y maquillar el déficit fiscal. Una práctica común, en la que también incurrió el ex presidente Fernando Henrique Cardoso. Ahora será el Senado el que deberá decidir si aprueba o no el inicio del juicio. La izquierda argentina, ha salido a defender nada menos que a un gobierno que, además de ajustador y poblado de personajes de la rancia derecha, les ha robado alegremente a los trabajadores. El problema es que no comprenden la magnitud de lo que está en juego

Buenos muchachos

La posible salida de Dilma es solamente el punto de partida de una crisis política cuyo fin no se avizora todavía. En los hechos, Dilma quedaría apartada de su cargo por 180 días, asumiendo su vicepresidente Michel Temer hasta la finalización del juicio. Si el Senado la encuentra culpable, Temer continuaría en el cargo hasta el 2018. Sin embargo, este personaje está sospechado por irregularidades en el financiamiento de la campaña electoral, a lo que debe sumarse que el magistrado de la Suprema Corte, Marco Aurelio Mello, ordenó la apertura del juicio político por el mismo delito que se le imputa a Dilma /1 

Si Temer, en consecuencia, es destituido antes de fin de año, debería llamarse a elecciones anticipadas. En caso de que el juicio suceda después de fin de año, solo los miembros del Congreso votarán a un sucesor hasta el 2018. Durante el tiempo que lleve elegirlo, la presidencia sería ejercida por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, que también está procesado por corrupción, cobro de sobornos y por poseer cuentas ocultas en el extranjero, además de estar involucrado en los Panamá Papers. Es decir, si cae Dilma, caen, en un efecto dominó, quienes la voltearon.

Si el PT perdió el apoyo popular, sus enemigos no lo aseguran para nada. Un eventual gobierno de Temer tiene tan solo un 2% de intención de voto, mientras que un 60% pide su renuncia. En el caso de Cunha, más del 70% del país pide su salida de la Cámara de Diputados. En ese sentido, una de las alternativas que se baraja es el llamado a elecciones presidenciales anticipadas, en simultáneo con las elecciones municipales de fin de año. De suceder esto, habrá un rechazo en las urnas ya que los potenciales candidatos, Lula, Marina Silva y Aécio Neves, no logran superar el 21% de intención de voto. El propio Neves está implicado en casos de corrupción. Es decir, el vínculo político entre la burguesía y la clase obrera está roto. Como vemos, la crisis política de Brasil recién comienza y no tiene un final en el mediano plazo.

Ahora bien, ¿estamos ante un golpe de Estado contra Dilma? Por supuesto que no.

La separación de un mandatario a través de un juicio político no es un golpe

 La noción de “golpe de Estado” supone la remoción de un gobierno con medios por fuera de lo legal y, generalmente, remite a un cambio de régimen. Los opositores al “golpe” fundan su defensa del gobierno PT en la suspensión del orden constitucional, al solo efecto de vulnerar los derechos democráticos más elementales de la clase obrera y la persecución abierta a sus organizaciones. No es este el caso. El juicio político está contemplado en la Constitución. Quienes inician el proceso son partidos republicanos constitucionales, como el PMDB y el PSDB, que no deben ser confundidos con el fascismo. Más aún, el PT ha gobernado Brasil en alianza con uno de ellos durante todos estos años. No está planteada ninguna avanzada represiva, ni hay por el momento ninguna amenaza real al orden capitalista.

Pero hay una cuestión más profunda a observar. Quien realmente está echando a Dilma  es una alianza aun circunstancial entre la burguesía y la clase obrera. Una fracción de la burguesía quiere sacar a Dilma para restablecer una dirección legítima y evitar el estallido social que viene gestándose. Otro grupo de dirigentes burgueses quiere aprovechar la situación para hacerse con el poder. Pero la clave es que la clase obrera viene acumulando descontento por el ajuste que ha sufrido durante estos años, a lo que se suma una indisimulable irritación con la corrupción del gobierno. Recordemos que las movilizaciones callejeras voltearon al ortodoxo ministro Levy, una especie de López Murphy en versión brasileña.

Sin embargo, esta alianza es explosiva en un doble sentido. Primero, porque tanto el PMDB como el PSDB han dicho que en caso de ser gobierno deberán profundizar el ajuste, algo que la clase obrera no está dispuesta a aceptar. Segundo, porque como vimos, la clase obrera no apoya ni a Temer ni a Cunha ni a Neves, quiere que se vayan ellos también. Es decir, no están de acuerdo ni en el programa a seguir ni en la dirección que debe hacerlo.

En el mismo sentido, no debe confundirse lo que la clase obrera agita, con lo que la oposición quiere hacer con eso. Es completamente legítimo que las masas le exijan al gobierno su salida si no cumplió con lo que prometió. Que la oposición se haya apoyado sobre eso, no anula el reclamo. Y es que, en términos políticos, estamos ante una crisis en la relación del representado (la clase obrera) y el representante (personal de la burguesía). En Brasil, el representando le está exigiendo al representante que rinda cuentas o que se vaya. Apoyar a Dilma no solo es frenar ese proceso y contribuir a cerrar la crisis, sino negarle a la clase obrera el derecho a reclamar que sus enemigos no le roben ni hagan lo que quieran una vez que suben al gobierno. Peor aún, es evitar que la clase obrera vaya por los empresarios implicados en los casos de corrupción. En otras palabras, evitar que el proletariado desarrolle un combate que recién se inicia. No hay que exigir que se quede Dilma, sino que se vayan ella, Temer, Cunha, Neves y todos los que representan a la clase que gobierna.

¿Se viene la derecha?

El programa del PMDB, en alianza con el PSDB, es la profundización del ajuste. Hace un tiempo, el grupo disidente emitió un documento titulado “Un puente para el futuro”, donde planteaba su plan de gobierno /2

Allí, cuestionaba la indexación inmediata de los gastos primarios, planteando que genera desequilibrios entre ingresos y egresos, como por ejemplo en el área de previsión social, debido al envejecimiento de la población en las últimas décadas. En segundo lugar, propone el fin de la indexación de salarios, beneficios de la seguridad social, y demás programas pagados por el Estado, para que sea el Congreso y el Poder Ejecutivo los que cada año decidan los aumentos otorgados. En tono con lo anterior, propone “presupuesto con base cero”, que significa que cada año se estudiará la continuidad de cualquier programa estatal. Como punto siguiente, propone ampliar la edad mínima de jubilación y que esta vaya subiendo a medida que se eleve la esperanza de vida. Obviamente, también propone que las jubilaciones tampoco sean ajustables por indexación. En torno al endeudamiento, el PMDB apuesta al ajuste fiscal para controlar la inflación para bajar los intereses de la deuda y evitar que la misma siga creciendo respecto al PBI.

Ahora bien, ¿esto quiere decir que el PMDB viene a ajustar porque Dilma no lo ha hecho? No, Dilma ajustó, y mucho.

En 2013, el PT atacó las bonificaciones salariales, el seguro de desempleo, las pensiones por fallecimiento, y las pensiones por enfermedad. En el 2015, estableció otro recorte sobre los planes sociales. Para este año, el nuevo ministro de Economía, Nelson Barbosa, anunció un recorte del gasto público de 5.780 millones de dólares. Allí mismo sostuvo que ya se habían recortado unos 17.260 millones de dólares en 2015.

Pero aún hay más. Dilma vetó el reajuste de la Bolsa de Familia, que intentaba acompañar la inflación /3

De esta forma, el presupuesto para el programa creció solo un 3,97%, mientras que la inflación lo hizo en un 16% desde el último aumento, hace… 20 meses /4 Estos vetos fueron ratificados por el Congreso, lo que demuestra la voluntad de ajuste de la burguesía. Dilma ya había vetado el aumento de 78% a los empleados judiciales /5

 Es decir, ante el advenimiento de la crisis, el PT no dudó y ajustó, lo que explica que la clase obrera haya protagonizado más de 3 mil protestas en los últimos años.

Lo que vemos a través del PT es la disolución de un partido burgués que había logrado hegemonizar a masas reales, con un proyecto que empezó con un programa reformista y fue acercándose cada vez más a cualquier partido conservador. Es decir, Dilma no es mejor Temer, y aunque lo fuera, no se puede elegir al mejor burgués porque de esa forma se evita la construcción de una alternativa propia.

La izquierda en su laberinto

Como podemos ver, la crisis se está resolviendo en el campo de la burguesía, que elige el personal político para realizar el ajuste. Hasta el momento, la clase obrera se ha movido dentro del rechazo a los candidatos burgueses. La izquierda en general caracterizó esto como un golpe. El PO sostuvo que la caída de Dilma implicaría un “espaldarazo” a Macri y aceleraría la caída de Maduro. Lo primero solo es cierto si la burguesía logra resolver la crisis, lo que no se ve por ahora. Lo segundo puede ser cierto, pero solo es factor de preocupación para aquel que apoya al chavismo y su ataque a la clase obrera venezolana. En una crisis, un revolucionario se prepara para intervenir con una política propia, no para apoyar al enemigo menos despiadado

Altamira, en una entrevista televisiva, dijo que la alianza del PT y el PMDB era “contranatura” y que era previsible que el segundo enfrentara al primero. Según su propio argumento, el PT representa a los trabajadores. Este esquema lo extendió a la fórmula Cristina-Cobos. En ambos casos, un verdadero disparate. Hace más de 25 años que el PT es un partido burgués y hace más de 15 que abandonó su reformismo, por lo que no extraña su alianza con los conservadores. Una alianza que duró más de una década. Lo que puso en crisis el acuerdo no fue la “naturaleza” fascista del PMDB, dormida durante tanto tiempo, sino la completa falta de apoyo popular a un gobierno que debe encarar un ajuste. La hipótesis sobre Cristina y Cobos es una defensa tardía del kirchnerismo, al que se lo considera portador de intereses antagónicos al resto de los partidos burgueses. El caso es que el PO, cuando le endilga al PTS un seguidismo a Cristina, no hace sino hablar de sí mismo.

El MRT de Brasil, ligado al PTS, llamó a luchar contra el “golpismo institucional” y el ajuste, exigiendo una Asamblea Constituyente. Lo mismo: igual que aquí, apoyan una variante de la burguesía en lugar de desarrollar una política revolucionaria. Si no se apoya la destitución, Dilma sigue. Si Dilma sigue, ¿qué sentido tiene la “Asamblea Constituyente”?

La base de toda esta desorientación es el menosprecio a la acción obrera, toda vez que no aparece dirigida por una organización revolucionaria. Que el proletariado no haya intervenido todavía no significa que no pueda hacerlo si no se lo prepara. Que no haya exigido la revolución no significa que no se haya pronunciado: lo hizo en las 3.000 movilizaciones que son la base de la crisis. Sobre eso hay que trabajar.

La clase obrera debe echar a Dilma. Ahora, sin esperar las componendas del senado. Y así como se va Dilma, tienen que irse todos los implicados, políticos y empresarios. Lo que se agotó no es un personal o un partido, sino la clase misma que gobierna en Brasil. Y no se la va a echar si no se la reemplaza con otra cosa. Primero, exigir la revocabilidad inmediata de los mandatos. En segundo lugar, el fin del ajuste y la degradación de la vida. Si todos ofrecen lo mismo, los trabajadores deben dar un paso al frente y hacerse cargo de la economía. En el marco de la lucha contra Dilma y sus sucesores, la clase obrera tiene que organizarse en asambleas estaduales, tiene que convocar un gran congreso de organizaciones obreras, de obreros ocupados, desocupados, de las favelas, las ciudades y los suburbios, para debatir cómo se gobierna y quién lo hace.

Notas

 1/ La Nación, 17/04/2016

 2/ Documento disponible en http://goo.gl/D8NtkW

3/ Globo, 16/12/2015; 01/01/2016; 02/01/2016

4/  Estadao, 02/01/2016

5/ Página 12, 22/072015

 

POR CORRUPCIÓN, CORTE SUSPENDE A CUNHA SU MANDATO COMO DIPUTADO

5 DE MAYO DE 2016

Brasil 247- El magistrado del Supremo Tribunal Federal, Teori Zavascki, determinó este jueves (5) la suspensión de Eduardo Cunha de su mandato como diputado federal. Cunha es además el presidente de la Cámara y su articulación fue clave para la aprobación parlamentaria del pedido de impeachment de la presidenta Dilma Rousseff.

Redactor a cargo del caso del Lava Jato en el STF, Zavascki admitió un pedido hecho contra Cunha hecho por la Procuraduría General de la República. Según el Procurador, Rodrigo Janot, el diputado usó el cargo para "avergonzar, intimidar parlamentarios, acusados, colaboradores, abogados y agentes públicos con el objetivo de confundir y retardar investigaciones". Janot llegó a calificar a Cunha de "delincuente".

Cunha -del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, PMDB, del vicepresidente Michel Temer- está acusado en el STF de crímenes de corrupción y lavado de dinero, relacionados con cobro de sobornos a contratistas de la estatal Petrobras.

El parlamentario también es objeto de un proceso en el Consejo de Ética de la Cámara, tras descubrirse que poseía cuentas no declaradas en Suiza.

Al ser suspendido por la Justicia de sus funciones, Cunha será sustituido por otro investigado en el Lava Jato, el diputado Waldir Maranhao, también del PMDB y aliado de Cunha.

Cunha fue notificado de la decisión judicial esta mañana en su domicilio, en Brasilia. Sus partidarios aseguran que el fallo constituye una interferencia del Poder Judicial sobre el Legislativo. El diputado es una de las figuras políticas más impopulares de Brasil, y las redes sociales reflejaron la sorpresa general con la novedad, que se conoció a primera hora de este jueves

- postaporteñ@ 1599 - 2016-05-05 09:48:01
postaporteñ@_______________________________

postalinas

LA CONSTITUCIÓN NECESARIA

Es aquella que reflejando el nivel de conciencia  obtenido por la generalidad de la población trabajadora con sus luchas, avances y retrocesos incluidos, dota de cierta "legalidad" todo lo resuelto y dictado por - consenso o mayoría - interpretando el debate histórico que se viene dando, por ejemplo, desde la Comuna en 1871.

De cualquier manera, deberá asegurarse su fiel y permanente cumplimiento en todo momento y por toda la población. De nada vale la letra, sino que importa la acción.

Es muy posible que no haya lugar para una Constitución revolucionaria "uruguaya"

 Pero si debe irse modelando una "americana" (indo - latino - hispano - etc...), pero de los pueblos americanos dependientes, en camino hacia una integración más global.

Para no aburrir, pretendo seguir en sucesivas entregas.

Saludos fraternos, J.C.I.

 

URU | ANTE LA GRAVE CRISIS QUE AFECTA

LA PRODUCCIÓN LECHERA NACIONAL

Los productores tamberos, especialmente los pequeños y medianos vienen percibiendo precios que están por debajo del costo de producción y padeciendo también por fenómenos climáticos adversos como la pasada sequía y las actuales inundaciones, lo que está generando el envío a remate o al frigorífico del ganado lechero e incluso el cierre definitivo de muchos tambos.

Por lo tanto consideramos  imprescindible que el gobierno declare una Situación Emergencia Nacional en el Sector Lechero y tome las siguientes medidas inmediatas y  que estas se apliquen para los productores tamberos de hasta 500 has.

1)    Fijación de un subsidio por parte del Estado, que asegure un precio mínimo sostén  por encima del costo real.

2)    Subsidio por parte del Estado del precio del gasoil y la electricidad.

3)    Moratoria por 1 año de las deudas con los bancos. 

4)    Suspensión del pago de impuestos hasta que cese la emergencia.

5)    La industria debe procesar y cumplir con los mínimos de producción de leche entera y descremada necesarios para el consumo interno, a las tarifas a fijadas. Los mínimos se determinarán para satisfacer las necesidades de la población.

                           UNIDAD POPULAR-AP – 4 de Mayo 2016

envió JP

Ayer Sudáfrica, Hoy Israel

 Para mejor información sobre boicot, desinversión y sanciones

Ante las repercusiones que ha tenido el tema, es importante informar a la ciudadanía que hay una campaña internacional de repudio a las políticas de Apartheid que practica el Estado de Israel contra el pueblo palestino.

Tradicionalmente el pueblo uruguayo no se ha manejado por falsedades y/o falsas oposiciones y ha sido claro en sus actitudes de solidaridad entre pueblos. En la época del régimen del Apartheid de Sudáfrica, se hizo una campaña internacional y nosotros -como uruguayos- nos sumamos y ayudamos al cese del mismo.

La campaña BDS es de Boicot, Desinversión y Sanciones a un Estado que tiene prácticas discriminatorias y racistas hacia sus hermanos tan semitas como ellos mismos. En ese marco, a las empresas multinacionales que participan de los proyectos represivos de Israel (como las cárceles, la construcción del muro, la tecnología al servicio de métodos de tortura) se les solicita desinviertan en territorio israelí. Por esta razón - y a modo de ejemplo - de cara a una asamblea a nivel mundial de accionistas de G4S, empresa de seguridad que ofrece servicios en cárceles y sistemas represivos israelíes hacia palestinos, los trabajadores uruguayos se suman al reclamo de los trabajadores de las filiales de otras partes del mundo

Los trabajadores de G4S, están en la órbita de FUECYS. La empresa G4S central, está desinvirtiendo en Israel como consecuencia de los reclamos de BDS. Dignifica a nuestros trabajadores el compromiso en la defensa de los DDHH aquí y en donde éstos sean violados

Comisión de Apoyo al Pueblo Palestino 

Uruguay Montevideo, 4 de mayo de 2016

 

 7 de mayo Gran Festival...

10 años de la Escuelita Comunitaria del Remanso

DESDE LAS 17 hs Gran fiesta, venite a compartir la alegría

Brisas del Mar y Aguas Dulces, Remanso de Neptunia

La Cocoa / Payaso ONDULASIO
Ruta 10 / Kalmaos
Federico Chagas / El Coro YAPIRE

 

VIOLACIONES a LOS DERECHOS HUMANOS y RESISTENCIAS en NUESTRA AMÉRICA ATRAVESADA por NUEVAS FORMAS de GOLPES: 

Informes y debate partiendo de la actualidad de Honduras y Paraguay

JUEVES, 4 DE MAYO, A LAS 18 HS., PIEDRAS 730 (SERPAJ), CABA

En los últimos años, han avanzado en el continente políticas militaristas, golpistas, de desestabilización de las democracias. Los golpes de estado en Honduras y Paraguay, fueron continuados por regímenes políticos que restablecieron la persecución política y el exterminio de líderes opositores.
En este contexto se han realizado dos misiones internacionales, desde las organizaciones y movimientos populares, de las que vamos a
informar, en el marco de un diálogo con lxs periodistas que puedan participar del encuentro.

1)      Frente a la captura de los supuestos asesinos de Berta Cáceres en Honduras, se presentará las conclusiones y recomendaciones de la Misión Internacional ¡Justicia para Berta Cáceres!, y la posición de la familia de Berta.  Informarán Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora y Beverly Keene, Diálogo 2000, ambas participantes de esta iniciativa, y Salvador Zúniga, hijo de Berta Cáceres.

2)      Al cumplirse 10 años de la prisión sin sentencia firme de seis campesinos  paraguayos, capturados en Argentina cuando pedían refugio en una clara violación a los derechos humanos,se compartirá la demanda presentada ante la CIDH por la Gremial de Abogados de Argentina, que los representa. Informará Eduardo Soares, abogado de la Gremial.

Compartiremos el diálogo integrantes de diferentes organizaciones populares de Argentina, que también en diversas oportunidades hemos
manifestado nuestra alarma frente a las políticas desestabilizadoras y golpistas que el gobierno de EE.UU. viene impulsando, con la
complicidad de las derechas locales, incluyendo a países como Haití, Venezuela, Bolivia y Brasil.

Esperamos contar con su presencia. El encuentro se hará el jueves, 5 de mayo, a las 18 hs. en el SERPAJ (Servicio Paz y Justicia), en
Piedras 730.

Invitan:

Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora
Diálogo 2000 / Pañuelos en Rebeldía /H.I.J.O.S. Zona Oeste /Gremial de Abogados
 CTA Autónoma/ COB La Brecha / Escuela de Derechos de los Pueblos del Abya Yala

- postaporteñ@ 1599 - 2016-05-05 09:31:21
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] [800] [801] [802] [803] [804] [805] [806] [807] [808] [809] [810] [811] [812] [813] [814] [815] [816] [817] [818] [819] [820] [821] Siguiente