Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

ARG | Las tensiones internas y la salud del oficialismo

Panorama político nacional de los últimos siete días

El cuadro de arritmia experimentado el último viernes por el Presidente de la Nación es un episodio felizmente superado. Recuerda, sin embargo, los precios que sorpresivamente cobra la política a sus protagonistas. Macri todavía no ha completado medio año en la Casa Rosada y ya ha soportado una cuota notable de labor y de estrés.

“Este es el peor momento”, había diagnosticado el jefe de gabinete, Marcos Peña, diez días atrás. Sucede que la pulseada con la inflación todavía no está coronada, las inversiones no se precipitan según los cálculos previos y lentamente el discurso oficial y paraoficial va corriendo la línea  que dividirá los tiempos difíciles de los más aliviados. Desde el Palacio de Hacienda recuerdan que “el segundo semestre dura seis meses”, es decir, que no habría que esperar que las buenas nuevas ocurran el primero de julio, sino más bien “en el último trimestre” (que dura tres meses, podría puntualizarse). Voceros paraoficiales, como Javier González Fraga, avisan que la reactivación sólo llegará en 2017.

Mientras recibe señales de alarma de intendentes amigos del Conurbano por la situación social, el gobierno se ve obligado a postergar algunos objetivos (como la reducción del déficit fiscal) o a poner reversa en algunas decisiones (como los aumentos de tarifas). Algunos problemas se resuelven con plata.

La propuesta de reparación a los jubilados (que tiene un costado, digamos, moral y otro práctico: contribuirá, cuando se aplique, a dinamizar la decaída actividad económica) y la perspectiva de un blanqueo exitoso, que se traduzca en recursos para el Estado y capitales para la inversión, le permitieron al gobierno recuperar iniciativa y proyectar expectativas  benéficas para compensar la lenta maduración de sus pronósticos. Pero las presiones se sienten. No sólo lo evidencia el ritmo cardíaco del Presidente, sino el hecho de que se vuelva necesario desmentir renuncias o empiecen a trascender  divergencias o trifulcas entre funcionarios (Hacienda- Banco Central; ministerio de Interior-secretaría de Energía) cuando las decisiones de un área perturban el cumplimiento de objetivos de otra.

Las cinchadas pueden adquirir alta temperatura. Como ha sido el caso con los fogonazos entre Elisa Carrió y Gabriela Michetti.

Michetti, Carrió y la competencia moral

Elisa Carrió  ha conquistado un espacio en la política argentina  que depende menos de sus performances electorales  (el voto que la acompaña es voluble y fluctuante) que de la onda expansiva de sus robustas opiniones y de la empecinada persistencia  en asumir el rol de vestal  republicana, fiscal de la ética pública,   dispensadora de  sanciones éticas, condenas  e indulgencias. ”Tribuno de la plebe”, suele definirse ella misma.

En una etapa en que la temática de la corrupción  interesa a la sociedad y es acogida  entusiastamente por los medios, la figura de Carrió crece.  Con ese capital  moral y comunicativo ella se transformó  en una columna de la coalición oficialista, alguien que requiere una atención y concesiones especiales de sus socios y del Presidente.

En otro momento del país, cuando era la temática de los derechos humanos la que fijaba el metro patrón  ético-mediático, el gobierno  kirchnerista  tuvo a Hebe de Bonafini  como patente de legitimidad  propia y como látigo destinado a  castigar a sus adversarios. La decadencia  del kirchnerismo y las tramoyas en las que  terminaron envueltas las Madres de Plaza de Mayo en sus sueños compartidos con los hermanos Shoklender  erosionaron cruelmente el capital  simbólico de que disponía Bonafini y  el alcance de su influencia. Hoy de ella se ocupan más quienes  la  censuran que quienes  la respetan.  

Bonafini compitió con brío - no siempre con éxito-  para mantener una posición dominante en la simbología de los derechos humanos. Su principal contendiente ha sido la titular de Abuelas de Plaza Mayo, Estela de Carlotto, una  dirigente que trabajó un perfil  más contenido, menos agresivo que la jefa de Madres, desplegó con mayor cuidado  sus relaciones con el poder K y obtuvo una recepción más atenta de parte de la opinión pública.

No es extraño que se produzcan chispazos – y a veces verdaderos cortocircuitos- entre figuras que  cumplen funciones del mismo carácter, en este caso, la certificación de determinados tipos de  rectitud.  Carrió y Bonafini se han rozado varias veces; la última, a raíz de la visita de la segunda al Papa Francisco (con quien Carrió también parece querer  medirse en el escenario de la ética y la política).  

El encontronazo de la líder de la Coalición Cívica con la vicepresidente resulta más notable por el hecho de que ambas integran el oficialismo. Esa circunstancia,  sin embargo, lejos de  atenuar el choque, probablemente lo  acentuó

Michetti, como Carrió, también  juega un papel en  la administración de contenidos moralizantes y desde el origen del Pro contribuyó decisivamente  a dulcificar y suavizar las aristas que arrastraba el estilo de su partido y también  a neutralizar  las suspicacias  que despertaba el apellido Macri en una cultura que sospecha de los empresarios, particularmente si  los considera poderosos.   Esos rasgos comunes parecían ser un puente de relacionamiento entre ambas dirigentes.

Pero la situación varió.  Carrió criticó al  Papa y también  al presidente de la Corte Suprema,  Ricardo Lorenzetti  (a  quien calificó de corrupto). Michetti tomó distancia en  ambos casos, explicó que esas posturas eran propias del “temperamento” de Carrió y la definió a ella como “inmanejable”. En otras circunstancias, el adjetivo  podría haber sido asumido como un elogio por la diputada,  pero en este caso prefirió tomarlo como un agravio. Probablemente porque olfateó condescendencia y lejanía en la frase de Michetti “ya sabemos cómo es Lilita”. Entonces contraatacó con vehemencia Le advirtió a la vicepresidente: “Es mejor que haga silencio conmigo”, la acusó de entregar su conciencia, y mencionó “diferencias morales importantes”.  

El mensaje no parece haber tenido como destinatario exclusivo a Michetti. Era endosable a otros dentro de la coalición Cambiemos: "Me han faltado demasiado el respeto, todos y todas. Pero se terminó el juego y la superficialidad de las apreciaciones porque como soy capaz de callar, soy capaz de tirar una trompada, digo verbal. No me provoquen",  señaló.

Y también: "Tengo un dolor profundo, porque siempre me usaron. Hablan maravillas de mí en campaña electoral y después dicen estas cosas. No voy a romper, pero traten de tener un poco de cordialidad".

Carrió quizás detectó que los dichos de Michetti  representaban una ofensiva  de contención que amenazaba   su posición dominante en el terreno de la legitimación ética en la coalición oficialista, una pretensión monopólica a la que no  renunciará. Y que, declara, es para ella innegociable.

La muralla ética

Carrió le imputó a Michetti haber “firmado” la designación de Ricardo Echegaray como titular de la Auditoría General de la Nación. En rigor, Michetti (junto al  presidente de la Cámara de Diputados, Emilio  Monzó) admitió el nombre que  le propusieron los bloques del Frente para la Victoria, que en su condición de principal fuerza opositora tenían el derecho de nominar para ese cargo. Podrían haber negociado o forzado las cosas, pero lo cierto es que en el momento en que Echegaray fue designado la situación parlamentaria era algo diferente: no se había concretado la crisis que separó a kirchneristas puros de legisladores PJ, y el oficialismo  parecía convencido de que iba a tener mucha más dependencia parlamentaria de esa fuerza que la que ahora está dispuesto admitir.  Carrió quiere  menos dependencia aún y quiere más acompañamiento en algunas de sus cruzadas moralizadoras.

Que Ricardo Echegaray haya sido removido de su cargo 24 horas después  de la catilinaria de Carrió sonó como una concesión a la diputada, una consecuencia de su arremetida contra Michetti, más allá de que esta y Monzó hayan  argumentado que recién ahora, porque existía un flamante procesamiento de Echegaray, estaban  facultados a tomar esa medida invocando una cláusula legal.

Federico Pinedo, presidente provisional del Senado, donde Cambiemos tiene una situación de debilidad relativa, expresó su temor de que la revocatoria a Echegaray tuviera consecuencias: “Espero que no entorpezca lo que se debate en el Congreso”, dijo. Se refería al paquete reparación a jubilados/blanqueo.

Pero pese a los riesgos, el gobierno no quiere o no puede desprenderse de su pesada muralla ética. Y tampoco quiere que se le derrumbe encima.  El asunto es contenerla, para que  despliegue su papel  de un  modo funcional  a la estrategia de conjunto.

Quebrando el reposo aconsejado por los médicos, Macri recibió el viernes a Emilio Monzó y al radical Ernesto Sanz para analizar cómo contener y encuadrar a Carrió.

Tensiones de esta naturaleza indudablemente repercuten sobre la salud política de una coalición tan joven como Cambiemos

JORGE RAVENTOS - postaporteñ@ 1615 - 2016-06-05 20:17:12
postaporteñ@_______________________________

?No me digas que eres inocente, porque eso insulta mi inteligencia, y eso no me divierte.?

En ti observe  lo que tienen de enigmático los tiranos, cuya razón  se basa en su  persona, no en su pensamiento, así me  lo parecía”  Franz Kafka

 Dentro de los pactos del falso populismo, con los sectores de la burguesía, es justamente, uno de ellos es el no tocar un ápice su aparato armado, policía, FF.AA., inteligencia.  Los integrantes de dicha fuerza, que en muchos casos provienen de clases bajas, son desclasados socialmente y resentidos sociales de sus propias raíces, por eso se encarnizan tanto con los chicos pobres, en el destrato y tortura

En los años 70, torturaban los oficiales de inteligencia en los cuarteles,  y que si no cuando estabas de plantón y encapuchado también te pegaba la tropa, por supuesto debido al lavado de cerebro de sus oficiales y la manija que les daban.  Cuando un gobierno  llega al sillón presidencial con un discurso, dirigido a las clases medias y bajas, o sectores de la pequeña burguesía, y hoy ven una política económica netamente neoliberal apuntada a salvaguardar los capitales y o intereses de la alta burguesía financiera. Ellos mismos están armando el nudo de la soga con la cual el movimiento popular y las clases sociales a las cuales les cargan a los hombros la muy mala administración de quienes lucraron a costillas de ella, los ajusticiara. Se les está terminando  esa realidad que nunca fue verdad y ahora están buscando el recambio de caras. Se les agotó todo políticamente, hasta la misma ”comisión” de DD.HH., creada por Vásquez. Con personajes puestos a dedo, y algunos de ellos con mucha soberbia de hacer creer que hacen, pero hasta  ahora a mí personalmente, los veo como cómplices de una decisión política que nunca se quiso tomar, y hoy la mano ejecutora de los asesinatos y torturas se nos ríen en la cara. hay algo que tenemos que entender los GAVAZZOS fueron los que se encargaron de reprimir y montar las operaciones de inteligencia, pero quien les dio la formación ideológica técnicas de inteligencia, fue el estado y les soltó la mano y todavía las fuerzas de seguridad lo protegen, y todavía los “inteligentes” de inteligencia van a fichar militantes

Pero la policía, fiel representante de lo que representa, primero revienta a dos chicos pobres y después averigua si tuvieron alguna culpa, perdón, digo… la misma culpa que tuvieron ellos para meterse de milicos porque su familia no pertenecían a clases adineradas para pagarles los estudios en universidades y después acomodarlos en alguna empresa de su propiedad o  amigo de ella.

A mí no me queda la menor duda él porque nunca se busco sanear los aparatos represivos. La burguesía sabia que llegaría esta situación en algún momento. Y cuando ya no los necesite mas, los desplazara. Hay muchos que participaron y participan, que siempre lo supieron, si llegas al gobierno con las banderas del movimiento popular y  de las clases medias.  Y después les decís que la única salida económica, son los ajustes. Cosa que es mentira,  porque ese es un discurso que conlleva un planteo económico  elaborado por el Banco Mundial y  el Fondo Monetario para favorecer a los bancos y las trasnacionales, y que esa crisis inventada a nivel mundial  por maniobras financieras dentro de las trasnacionales para hacer quebrar a otras trasnacionales, y así de esta forma sean cada vez menos los capitales concentrados que manejan al mundo. Es mas ellos saben muy bien que hay sectores a nivel popular que se radicalizaran, por una política digitada y manejada por grupos concentrados del capitalismo. Y la inteligencia  arma su perfil de acuerdo  a métodos prácticos utilizados, los detecta y busca su procedencia para clasificarlos primero por su extracción social y después a la logística que puedan tener, y para eso se van a tomar su tiempo, donde confluyen factores que aprendimos pagando un precio muy caro, pero lo aprendimos. Como siempre digo la inteligencia son como los leones en la sabana  africana……..siempre los vas a encontrar en el mismo lugar acechando y clasificando sus objetivos y esperando, tomando fotos a escondidas de  mucha gente sospechada y esperando el momento adecuado para actuar.

A propósito de SEBO NEGRO: si bien recuerdo fue el apodo de un comisario allá por los años 60, de la comisaria la primera de la  Aduana. Bueno, don CORLEONE sería un nene de pecho  comparado con este delincuente con uniforme, la comisaria completa era una gran banda  que traficaban con todo desde prostíbulos, proxenetas de prostitutas de calle y aguantadero de chorros que vivian en las pensiones del bajo y que les pagaban por vivir allí y no ir preso. Hubo casos de chorros que aparecieron muertos en la escollera estrangulados, todo pero absolutamente todo Montevideo sabía que este comisario manejaba todo el delito y contrabando en la  Aduana, y nunca paso nada. Siempre sospeché que el contaba con el apoyo de algún jefe de la fuerza que lo cubría a cambio de parte de lo que el recaudaba con su banda de policías. Hubo gran cantidad de asesinatos de personajes del delito y siempre se dijo que fue realizado por estos policías para marcar territorio, todo el que trabajara allí había que pagarle a la policía o te podía pasar algo. “siempre te hacían una propuesta a lo don Corleone a la cual nunca te podías negar”…

RUBEN ARTIGAS - postaporteñ@ 1615 - 2016-06-05 20:06:05
postaporteñ@_______________________________

TIEMPO DE PLAGAS

La situación que vive Venezuela desafía el clásico concepto de crisis. Entre otras razones porque se prevé la emergencia de una sociedad bien distinta. Quizá mejor. Quizá peor. En todo caso, está en curso una profunda mutación, probablemente la más trascendente

Raúl Zibechi

Brecha - 2-6-2016  Edición 1593

“Aquí se ha desarrollado un complejo proceso revolucionario donde una camarilla terriblemente corrupta y apolítica terminó haciéndose del poder. La cueva de gánsteres que le quitó a la clase obrera venezolana diez veces el valor de su trabajo. Si alguien en el mundo ha podido hacer semejante desmán con la población que lo diga”, escribió la semana pasada Roland Denis, filósofo, militante social y viceministro del gobierno de Hugo Chávez en sus primeros años (Aporrea, 19-V-16).

Es tan sencillo acusar de la situación que vive actualmente Venezuela a enemigos externos e internos del proceso bolivariano, que los hay y muchos, como difícil aceptar los desvaríos que se fueron acumulando con los años. No hay gas. Aunque es monopolio del Estado, que produce y exporta hidrocarburos a granel. No hay cemento. Inexplicable, porque las fábricas, todas estatales, trabajan y producen. Sin duda las mafias desvían la producción para beneficio de viejas y nuevas elites con fuerza suficiente como para hacerlo: tramas de poder que Denis califica como “cueva de ladrones”, en las que participan diversos actores, desde las nuevas y las viejas mafias hasta militares, policías y miembros del oficialismo. Tramas que se reproducen en todos los rincones de la sociedad, arriba y abajo, porque se ha convertido en moneda corriente hacer las cosas para beneficio personal sin mirar al resto, sin tener en cuenta que se vive en algo que –antes– se llamaba sociedad.

Militares

El general retirado Cliver Alcalá integró el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, fue nombrado comandante por Hugo Chávez y fue ministro para la Región Estratégica de Desarrollo Integral Central. En declaraciones a Globovisión (18-V-16) dijo que “votaría por el revocatorio” (el referéndum que podría decidir la continuación o el cese de la gestión de Nicolás Maduro) “para evitar un enfrentamiento entre el pueblo”.

Se trata de un militar fiel a Chávez, de gran audiencia dentro de las fuerzas armadas, que ahora se desmarca del gobierno. “El legado de Chávez está vigente, pero Maduro lo ha administrado muy mal”, dijo. Sobre la llamada guerra económica del imperio, con la que el presidente justifica el desabastecimiento, el general retirado dijo que existe, pero “la genera la cantidad de trámites y la discrecionalidad de los funcionarios en la administración pública, (lo cual) origina un diferencial cambiario que promueve esa corrupción”.

Este tipo de declaraciones, formuladas por un general que se reivindica chavista, deben interpretarse como un misil contra el gobierno, y en particular demuestra la existencia de una sensibilidad chavista contraria a Maduro. Como destaca Denis, “un mesianismo profano pareciera nacer de nuevo teniendo la posibilidad de canalizar un chavismo de­sesperado por la descomposición total del gobierno que dice representarlo”

Cliver Alcalá se muestra temeroso de un posible “estallido”, por la falta de alimentos y la corrupción. Apuesta a que la salida de Maduro unifique al chavismo, con lo que reconoce la división existente en filas de quienes apoyan el proceso bolivariano.

Lo cierto es que hay dos hechos que parecen incontrovertibles. Uno es que los militares están divididos: no todos apoyan al gobierno, aunque los disidentes no necesariamente estén alineados con la oposición. Lo mismo sucede con parte considerable de los chavistas, lo cual se puede constatar en la calle, en las colas y en cualquier conversación familiar. Los chavistas críticos del actual gobierno no quieren alinearse con un discurso que culpa de todo a la derecha, los medios y el imperialismo, un discurso gastado, que hace agua por todos los costados.

El resultado es que surge una tercera opción entre el gobierno y la oposición y que busca, en palabras de Alcalá, “el reencuentro del chavismo”. Esta corriente parece pensar en el mediano plazo más que en la coyuntura, intentando evitar que el legado de Chávez sea dilapidado y sus fuerzas se dispersen en multitud de corrientes. Ese proyecto pasa por poner distancias con el actual gobierno y, según se desprende de las declaraciones del general, por deponer a Maduro.

Estallido

Desde el Caracazo de febrero de 1989, la posibilidad de que se repitan estallidos sociales en Venezuela es un hecho. Esta semana en Barquisimeto se pudieron apreciar, de primera mano, dos hechos marcantes. Frente a una cooperativa que distribuye alimentos con precios regulados se formó una multitud, en su mayoría de adultos mayores, que exigían cuotas para ellos. Había personas que atizaban el saqueo y que los cooperativistas identificaron con miembros de la oposición.

En las enormes colas que se forman frente a las ferias de Cecosesola hay entre cinco y diez mil personas. Muchas veces se impacientan, ya sea por la prolongada espera o porque los “bachaqueros” se cuelan rompiendo el orden. Alguien gritó: “¡Saqueo!”. Un señor fornido se agarró al portón y dijo en voz muy alta: “No habrá saqueo”. La multitud pareció sentirse aliviada. Sin embargo, todos aseguran que hay pequeños saqueos que no suelen aparecer en los medios, sobre todo en pequeños supermercados de barrio.

Es evidente que la oposición quiere e impulsa levantamientos populares. Pero también parece claro que la población no la acompaña, por lo menos en este tipo de métodos. Uno de los mayores legados del chavismo consiste en que afianzó la autoestima de los sectores populares y su politización. La gente sabe de qué se trata y parece consciente de que debe evitar situaciones de violencia para no dar oportunidad a salidas que no la van a favorecer.

Denis colocó, por fortuna, el escenario sirio como salida posible. Por fortuna, porque es evidente que es el peor escenario para los pueblos de esta región del mundo, pero quizá uno de los más apetecibles para los think tanks del Comando Sur estadounidense. La caída del gobierno sería apenas un paso en busca de algo mayor: “Lo cierto, como en Siria, es que la sangre y la desesperación harán imposible cualquier opción de liberación”, señala Denis.

Lo que no dice la propaganda oficialista es que el imperio está acostumbrado (y en ello basa su poder) a negociar con cúpulas corruptas, pero poco puede hacer ante las multitudes decididas a hacer valer sus derechos. Los poderosos, aun los progresistas, “tomarán sus aviones y dólares expropiados a la riqueza pública para abordar los apartamentos y quintas que ya tienen comprados en Europa y Estados Unidos. Pero los centenares de miles de muertos que vendrán a continuación los pondremos nosotros”.

¿Acaso el dictador Marcos Pérez Jiménez no huyó a República Dominicana para terminar en España protegido por el dictador Francisco Franco, cuando una insurrección popular y un levantamiento militar lo alejaron del poder en 1958?

Sí se puede

“Ya descubrí por qué a la gente le gusta hacer colas”, dice un chico de pocos años a su madre. En las horas que pasó de pie esperando para comprar hizo amigos, se relacionó con otros que le ofrecieron arepas y jugos, conversaron, compartieron, se lo pasaron en grande. Todos los días, en todas las colas, se pueden ver gestos conmovedores de generosidad.

Así como existen fuertes tendencias hacia la descomposición, hay otras ancladas en la solidaridad que se mueven en sentido inverso, manteniendo la cohesión social. En la Venezuela de hoy se producen muchos alimentos, y en algunos rubros, como hortalizas y frutas, son abundantes. Las ferias de la Central Cooperativa de Servicios Sociales de Lara (Cecosesola) son un buen ejemplo. Varios días recorriendo los puestos son suficientes para convencerse de la abundancia de plátanos, papayas, mangos, piñas y otras variedades de frutas tropicales. Tomates no faltan, así como las principales hortalizas. Otra cuestión es el precio. En todo caso, en las tres ferias con 300 cajas hay alimentos en número adecuado.

El problema principal está en los productos con precios regulados. Sobre todo la harina de maíz para elaborar arepas (la comida nacional), y también las pastas, el azúcar, el aceite y, de modo especial, la leche. Escasean a los precios regulados pero se pueden encontrar en el mercado paralelo a precios diez y hasta 50 veces superiores al oficial.

Otra recorrida por pueblos rurales de los estados de Lara y Trujillo permite conocer grupos de campesinos que cultivan y cosechan grandes cantidades de hortalizas y verduras. Desafían no pocos problemas: la falta de semillas, la escasez de insumos, las enormes dificultades para trasladar la producción hasta las ferias, porque los transportes necesitan neumáticos (que no existen o tienen precios abusivos) y porque no hay repuestos para los coches y camiones. En la ciudad hay una enorme cola de coches para comprar baterías. Una fila permanente, de varias cuadras, donde los autos y sus conductores duermen y velan el momento de poder comprar.

Ciertamente, el país aún produce. Aunque las colas consumen una energía social considerable que se le hurta a la producción. Las fábricas nacionalizadas producen cada vez menos, mucho menos que cuando estaban en manos privadas. Es el caso, por ejemplo, de las cementeras mexicanas, como la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) que fue reestatizada en 2008 luego de un largo conflicto sindical. Llegó a producir 4,3 millones de toneladas de acero, pero ya en 2014 bajó a 1,3 millones de toneladas, un 29 por ciento de su capacidad.

Es triste comprobar que cuando SIDOR pertenecía al grupo argentino Techint producía 3,5 veces más que en manos del Estado. El propio sindicato reconoció que hay desvíos de fondos, falta de repuestos y materias primas y que no existen auditorías. De algún modo se conjugan la ineficiencia con la corrupción, en todos los niveles, para que el país haya llegado a este extremo.

Plagas y clases

Un sencillo recorrido de este a oeste de la ciudad, y viceversa, permite comprobar que toda la propaganda oficial se disuelve en la cruda realidad. Los ricos viven cada vez mejor. Los pobres siguen como siempre, pero además hacen colas muy largas.

La zona este luce elegante, con amplios espacios verdes y arbolados; por sus avenidas circulan coches nuevos y se pueden observar numerosos edificios de reciente construcción. Pero lo que más llama la atención es que en plena crisis y escasez de cemento se siguen construyendo centros comerciales, edificios, hoteles de lujo. Es el mismo estilo de ciudad que conocemos en todas las zonas de clase media alta del continente.

La zona oeste es bien diferente. Calles polvorientas y casas precarias, absoluta falta de alumbrado público en las noches, autos viejos destartalados y un largo etcétera que también conocemos en las ciudades latinoamericanas. Las colas son interminables, no sólo extensas sino permanentes ante cualquier comercio en busca de cualquier producto. En los barrios privilegiados las colas son casi inexistentes.

Es seguro que la geografía urbana esconde detalles que deben ser desvelados. La clase media tradicional está en caída libre y es uno de los sectores más crispados contra el chavismo. La segunda cuestión es que a la antigua elite debe sumarse la nueva, surgida del proceso bolivariano, la llamada “boliburguesía”.

Ante semejante panorama vale preguntarse: ¿por qué los ricos de Venezuela quieren derribar al chavismo, cuando no les ha ido tan mal en estos años? No es fácil enhebrar una respuesta, sobre todo porque entre los antichavistas hay sectores muy diversos, desde las clases medias empobrecidas hasta las viejas y nuevas mafias. La respuesta sería obvia si se considerara que los grandes países occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, desean controlar las mayores reservas de petróleo del mundo.

La respuesta verdadera, la que no se puede pronunciar en alto, la dio un empresario uruguayo radicado hace muchos años en Caracas. “No queremos que nos gobiernen los negros”, dijo en tono mortecino, esbozando una sonrisa, como quien se saca las ganas de expulsar el gargajo atragantado. Cuando las clases se solapan con el color de piel, el racismo debe dar un largo rodeo eludiendo las tranqueras de lo políticamente  correcto. Quizás el orgullo y la autoconfianza adquiridos por los sectores populares, que fue creciendo desde el Caracazo de 1989 hasta colorear la sociedad con su estilo bullanguero y desaliñado, rompiendo la monotonía de las salas de espera de los aeropuertos, sea la mejor herencia del chavismo. Esos modales que molestan e irritan a las buenas familias

- postaporteñ@ 1615 - 2016-06-05 19:36:06
postaporteñ@_______________________________

FESTIVAL DE CANNES 2016 : Ken Loach recibe la Palma de Oro? ¡antiausteridad!

ALAIN KRIVINE

Viernes 3 de junio de 2016

Al fin una buena noticia que nadie, ni siquiera él mismo, esperaba. Nuestro amigo Ken Loach acaba de conseguir la Palma de Oro por su última película, Yo, Daniel Blake. Hay que decir que esta película y su autor están en el punto opuesto del fétido clima superficial que reina durante este festival, en el que hay una verdadera obsesión por el tapiz rojo y los vestidos que lleva todo ese glamuroso mundo. Es cierto que todo esto tiene poco que ver con la vida de un proletario inglés entrado en años, a quien se le impide trabajar a causa de su corazón, y que se enfrenta con una administración social absurda.

Al recibir su premio, ante un público un poco alarmado, Ken no ha dudado en atacar a “un proyecto de austeridad, dirigido por ideas que llamamos neoliberales que pueden llevarnos a la catástrofe. Estas prácticas -ha dicho- han arrastrado a la miseria a millones de personas, desde Grecia a Portugal, con una pequeña minoría que se enriquece de forma vergonzosa”, -añadiendo que- “nos acercamos a períodos de desesperación de los que puede aprovecharse la extrema derecha” –y, para concluir, afirmando que- “otro mundo es posible y necesario”.

Como cineasta, Ken Loach ha participado en todos los combates, incluso en el terreno de la historia, ya sea con Tierra y Libertad, que habla de la revolución española, o El viento que agita la cebada sobre la independencia de Irlanda. Como militante, ha defendido la causa palestina o denunciado la Europa liberal, en particular a su representante David Cameron. En esa línea, tras la entrega de su premio, Ken ha manifestado, también, que “lo que ocurre en Inglaterra es inaceptable. El gobierno neoliberal de David Cameron pone fin a los derechos de los trabajadores y pone gravemente en peligro la democracia. A través de esta película, quiero decir que hay que mantener la esperanza y sobre todo ser solidarios”. Y en lo que se refiere a Francia, no ha dudado en apoyar a las candidaturas del NPA en diferentes elecciones.

Con cerca de 80 años, Ken Loach sigue siendo un militante y su éxito en Cannes es un signo de los tiempos que corren. Los desastres provocados por la política de las clases dominantes, no sólo en Inglaterra sino también en toda Europa y en el mundo, producen indignación hasta el punto de superar todas las barreras y encontrar portavoces en el nivel más alto de la creación artística. Un gesto político que es un hermoso aliento para quienes luchan cotidianamente para cambiar un mundo injusto e inhumano.

23/05/2016

Discurso de Ken Loach al recibir la Palma de Oro del festival

Recibir la Palma, es algo un poco curioso pues es preciso recordar que los personajes que han inspirado esta película son los pobres de la quinta potencia mundial, Inglaterra.

Es formidable hacer cine y, como se ve esta noche, es muy importante. El cine hace vivir nuestra imaginación, nos hace soñar, pero nos presenta el verdadero mundo en que vivimos. Pero este mundo se encuentra en una situación peligrosa. Estamos embarcados en un proyecto de austeridad, dirigido por ideas que llamamos neoliberales que pueden llevarnos a la catástrofe. Estas prácticas han llevado a la miseria a millones de personas, desde Grecia a Portugal, con una pequeña minoría que se enriquece de forma vergonzosa. El cine es portador de numerosas tradiciones, una de ellas es presentar un cine de protesta, un cine que pone en un primer plano al pueblo contra los poderosos. Espero que esta tradición se mantenga.

Nos acercamos a períodos de desesperación, de los que se puede aprovechar la extrema derecha. Algunos de nosotros somos lo suficientemente mayores como para recordar lo que eso fue capaz de producir. Por tanto debemos decir que algo diferente es posible. Otro mundo es posible y necesario.

https://npa2009.org/idees/culture/discours-de-ken-loach-pour-la-palme-dor-cannes-2016

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article38057

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

- postaporteñ@ 1615 - 2016-06-05 13:49:09
postaporteñ@_______________________________

Origen y Auge de las Lumpenburguesías Latinoamericanas

Elites económicas y decadencia sistémica /1

Jorge Beinstein pagina del mismo 4/5/16

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la reflexión en torno del “modelo económico” que la derecha estaba intentando imponer. Se trató no solo de hurgar en los curriculum vitae de ministros, secretarios de estado y otros altos funcionarios sino sobre todo en la avalancha de decretos que desde el primer día de gobierno se precipitaron sobre el país. Buscarle coherencia estratégica a ese conjunto fue una tarea ardua que a cada paso chocaba con contradicciones que obligaban a desechar hipótesis sin que se pudiera llegar a un esquema mínimamente riguroso. La mayor de ellas fue probablemente la flagrante contradicción entre medidas que destruyen el mercado interno para favorecer a una supuesta ola exportadora evidentemente inviable ante el repliegue de la economía global, otra es la suba de las tasas de interés que comprime al consumo y a las inversiones a la espera de una ilusoria llegada de fondos provenientes de un sistema financiero internacional en crisis que lo único que puede brindar es el armado de bicicletas especulativas

Algunos optaron por resolver el tema adoptando definiciones abstractas tan generales como poco operativas (“modelo favorable al gran capital”, “restauración neoliberal”, etc.), otros decidieron seguir el estudio pero cada vez que llegaban a una conclusión satisfactoria aparecía un nuevo hecho que les tiraba abajo el edificio intelectual construido y finalmente unos pocos, entre los que me encuentro, llegamos a la conclusión de que buscar una coherencia estratégica general en esas decisiones no era una tarea fácil pero tampoco difícil sino sencillamente imposible. La llegada de la derecha al gobierno no significa el reemplazo del modelo anterior (desarrollista, neokeynesiano o como se lo quiera calificar) por un nuevo modelo (elitista) de desarrollo, sino simplemente el inicio de un gigantesco saqueo donde cada banda de saqueadores obtiene el botín que puede obtener en el menor tiempo posible y luego de conseguido pugna por más a costa de las víctimas pero también si es necesario de sus competidores. La anunciada libertad del mercado no significó la instalación de un nuevo orden sino el despliegue de fuerzas entrópicas, el país burgués no realizó una reconversión elitista-exportadora sino que se sumergió en un gigantesco proceso destructivo

Si estudiamos los objetivos económicos reales de otras derechas latinoamericanas como las de Venezuela, Ecuador o Brasil encontraremos similitudes sorprendentes con el caso argentino, incoherencias de todo tipo, autismos desenfrenados que ignoran el contexto global así como las consecuencias desestabilizadoras de sus acciones o “proyectos” generadores de destrucciones sociales desmesuradas y posibles efectos boomerang contra la propia derecha [2]. Es evidente que el cortoplacismo y la satisfacción de apetitos parciales dominan el escenario.

En la década de 1980 pero sobre todo en los años 1990 el discurso neoliberal desbordaba optimismo, el “fantasma comunista” había implotado y el planeta quedaba a disposición de la única superpotencia: los Estados Unidos, el libre mercado aparecía con su imagen triunfalista prometiendo prosperidad para todos. Como sabemos esa avalancha no era portadora de prosperidad sino de especulación financiera, mientras la tasas de crecimiento económico real global seguían descendiendo tendencialmente desde los años 1970 (y hasta la actualidad) la masa financiera comenzó a expandirse en progresión geométrica.  Se estaban produciendo cambios de fondo en el sistema, mutaciones en sus principales protagonistas que obligaban a una re conceptualización. En el comando de la nave capitalista global comenzaban a ser desplazados los burgueses titulares de empresas productoras de objetos útiles, inútiles o abiertamente nocivos y su corte de ingenieros industriales, militares uniformados y políticos solemnes, y empezaban a asomar especuladores financieros, payasos y mercenarios despiadados, la criminalidad anterior medianamente estructurada comenzaba a ser remplazada por un sistema caótico mucho más letal. Se retiraba el productivismo keynesiano (heredero el viejo productivismo liberal) y comenzaba a instalarse el parasitismo neoliberal

El concepto de lumpenburguesía

Existen antecedentes de ese concepto, por ejemplo en Marx cuando describía a la monarquía orleanista de Francia (1830-1848) como un sistema bajo la dominación de la aristocracia financiera señalando que “en las cumbres de la sociedad burguesa se propagó el desenfreno por la satisfacción de los apetitos más malsanos y desordenados, que a cada paso chocaban con las mismas leyes de la burguesía , desenfreno en el que, por la ley natural, va a buscar su satisfacción la riqueza procedente del juego, desenfreno por el que el placer se convierte en crápula y en que confluyen el dinero, el lodo y la sangre. La aristocracia financiera, lo mismo en sus métodos de adquisición, que en sus placeres, no es más que el renacimiento del lumpen proletariado en las cumbres de la sociedad burguesa” [3]

 La aristocracia financiera aparecía en ese enfoque claramente diferenciada de la burguesía industrial, clase explotadora insertada en el proceso productivo. Se trataba, según Marx, de un sector instalado en la cima de la sociedad que lograba enriquecerse “no mediante la producción sino mediante el escamoteo de la riqueza ajena ya creada” [4]

Ubiquemos dicha descripción en el contexto del siglo XIX europeo occidental marcado por el ascenso del capitalismo industrial donde esa aristocracia navegando entre la usura y el saqueo aparecía como una irrupción históricamente anómala destinada a ser desplazada tarde o temprano por el avance de la modernidad. Marx señalaba que hacia el final del ciclo orleanista “La burguesía industrial veía sus intereses en peligro, la pequeña burguesía estaba moralmente indignada, la imaginación popular se sublevaba. París estaba inundado de libelos. “La dinastía de los Rothschild”, “Los usureros, reyes de la época”, etc. en lo que se denunciaba y anatematizaba, con más o menos ingenio, la dominación de la aristocracia financiera” [5]

Resulta notable ver aparecer a los Rothschild como “usureros”, imagen claramente precapitalista, cuando en las décadas que siguieron y hasta la Primera Guerra Mundial simbolizaron al capitalismo más sofisticado y moderno. Karl Polanyi los idealizaba como pieza clave de la Haute Financeeuropea instrumento decisivo, según él, en el desarrollo equilibrado del capitalismo liberal, cumpliendo una función armonizadora poniéndose por encima de los nacionalismos, anudando compromisos y negocios que atravesaban las fronteras estatales calmando así la disputas interimperialistas. Describiendo a la Europa de las últimas décadas del siglo XIX Polanyi explicaba que: “los Rothschild no estaban sujetos a un gobierno; como una familia, incorporaban el principio abstracto del internacionalismo; su lealtad se entregaba a una firma, cuyo crédito se había convertido en la única conexión supranacional entre el gobierno político y el esfuerzo industrial en una economía mundial que crecía con rapidez” [6]

Lo que para Marx era una anomalía, un resto degenerado del pasado, para Polanyi era una pieza clave de la “Pax Europea”, del progreso liberal de Occidente quebrado en 1914.  La permanencia de los Rothschild y de sus colegas banqueros durante todo el largo ciclo del despegue y consolidación industrial de Europa demostró que no se trataba de una anomalía sino de una componente parasitaria indisociable (aunque no hegemónica en ese ciclo) de la reproducción capitalista. Por otra parte el estallido de 1914 y lo que siguió desmintió la imagen de cúpula armonizadora, estableciendo acuerdos, negocios que imponían equilibrios. Sus refinamientos y su aspecto “pacificador” formaban parte de un doble juego peligroso pero muy rentable, por un lado alentaban de manera discreta toda clase de aventuras coloniales y ambiciones nacionalistas como por ejemplo las carreras armamentistas (y de inmediato pasaban la cuenta) y por otro las calmaban cuando amenazaban producir desastres, pero esa sucesión de excitantes y calmantes aplicadas a monstruos que absorbían drogas cada vez mas fuertes terminó como tenía que terminar: con un gigantesco estallido bajo la forma de Primera Guerra Mundial.

El concepto de “lumpenburguesía” aparece por primera vez hacia fines de los años 1950 a través de algunos textos de “Ernest Germain” seudónimo empleado por Ernest Mandel haciendo referencia a la burguesía de Brasil que el autor consideraba una clase semicolonial, “atrasada”, no completamente “burguesa” (en el sentido moderno-occidental del término). Fue retomado más adelante, en los años 1960-1970 por André Gunder Frank generalizándolo a las burguesías latinoamericanas [7]

Tanto Mandel como Gunder Frank establecían la diferencia entre las burguesías centrales: estructuradas, imperialistas, tecnológicamente sofisticadas y las burguesías periféricas, subdesarrolladas, semicoloniales, caóticas, en fin: lumpenburguesas(burguesías degradadas)

Pero ese esquema empezó a ser desmentido por la realidad desde los años 1970 con la declinación del keynesianismo productivista y sus acompañantes reguladores e integradores.  Se desató el proceso de transnacionalización y financierización del capitalismo global que desde comienzos de los años 1990 (con la implosión de la URSS y la aceleración del ingreso de China en la economía de mercado) adquirió un ritmo desenfrenado y una extensión planetaria. Mientras se desaceleraba la economía productiva crecía exponencialmente la especulación financiera, una de sus componentes principales, los productos financieros derivados equivalían a unas dos veces el Producto Bruto Mundial en el 2000 y representaban en 2008 unas 12 veces el Producto Bruto Mundial, por su parte la masa financiera global (derivados y otros papeles) equivalía en ese momento a una 20 veces el Producto Bruto Mundial. Hegemonía financiera apabullante que transformó completamente la naturaleza de la elites económicas del planeta, la desregulación (es decir la violación creciente de todas las normas), el cortoplacismo, las dinámicas depredadoras, fueron los comportamientos  dominantes produciendo veloces concentraciones de ingresos tanto en los países centrales como en los periféricos, marginaciones sociales, deterioros institucionales (incluidas las crisis de representatividad)

Todo ello se ha agravado desde la crisis financiera de 2008 confirmando la existencia de una lumpenburguesía global dominante (resultado de la decadencia sistémica general) cuyos hábitos de especulación y saqueo enlazan con ascensos militaristas que potencian su irracionalidad, los Estados Unidos se encuentran en el centro de esa peligrosa fuga hacia adelante. Escalada militar en el Este de Europa, Medio Oriente y Asia del Este acompañada por claros síntomas de descontrol financiero donde por ejemplo el Deustche Bank acumula actualmente unos 75 billones de dólares en productos financieros derivados [8], papeles altamente volátiles que representaban en 2015 unas 22 veces el Producto Bruto Interno de Alemania y unas 4,6 veces el Producto Bruto Interno de toda la Unión Europea, del otro lado del Atlántico solo cinco grandes bancos norteamericanos (Citigroup, JP Morgan, Goldman Sachs, Bank of America y Morgan Stanley) acumulaban derivados por cerca de 250 billones de dólares [9], equivalentes a 3,4 veces  el Producto Bruto Mundial o bien unas 14 veces el Producto Bruto Interno de los Estados Unidos. Imaginemos las consecuencias económicas globales del muy probable desplome de esa masa de papeles, mientras tanto los grandes lobos de Wall Street juegan alegremente al póker admirados por pequeñas aves carroñeras de la periferia deseosas de “abrirse al mundo” y participar del festín.

América Latina

América Latina no ha quedado fuera de esa mutación de carácter global. Existe un consenso bastante amplio en cuanto a la configuración de las elites económicas latinoamericanas durante las dos primeras etapas de la “modernización” regional (es decir su integración plena al capitalismo) entre fines del siglo XIX y mediados del siglo XX: la agro-minera-exportadora con sus correspondientes “oligarquías” seguida por el llamado período (industrializante) de sustitución de importaciones con la emergencia de burguesías industriales locales. Especificidades nacionales de distinto tipo muestran casos que van desde la inexistencia de  “segunda etapa” en pequeños países casi sin industrias hasta desarrollos industriales significativos como en Brasil, Argentina o México con burguesías y empresas estatales poderosas. Desde prolongaciones industriales de las viejas oligarquías hasta irrupciones de clases nuevas, advenedizos no completamente admitidos por las viejas elites hasta integraciones de negocios donde los viejos apellidos se mezclaban con los de los recién llegados.

En torno de los años 1960-1970 el proceso de industrialización fue siendo acorralado por la debilidad de los mercados internos y su dependencia tecnológica y de las divisas proporcionadas por las exportaciones primarias tradicionales, apabullado por un capitalismo global que impuso ajustes y destruyó o se apoderó de tejidos productivos locales. La transnacionalización y financierización globales se expresaron en la región como desarrollo del subdesarrollo, firmas occidentales que pasaron a dominar áreas industriales decisivas mientras bancos europeos y norteamericanos hacía lo propio con el sector financiero, al mismo tiempo se agudizaba la exclusión social urbana y rural. La llamada etapa de industrialización por sustitución de importaciones había significado el fortalecimiento del Estado y en varios casos importantes la “nacionalización” de una porción significativa de las elites dominantes con la emergencia de burguesías industriales nacionales inestables, pero eso comenzó a ser revertido desde los años 1960-1970 y el proceso de colonización se aceleró en los años 1990.

Lo que ahora constatamos son combinaciones entre asentamientos de empresas transnacionales dominantes en la banca, el comercio, los medios de comunicación, la industria, etc. rodeados por círculos multiformes de burgueses locales completamente transnacionalizados en sus niveles más altos rodeados a su vez por sectores intermedios de distinto peso.

Los grupos locales se caracterizan por una dinámica de tipo “financiero” combinando a gran velocidad toda clase de negocios legales, semilegales o abiertamente ilegales, desde la industria o el agrobusiness hasta el narcotráfico pasando por operaciones especulativas o comerciales más o menos opacas. Es posible investigar a una gran empresa industrial mexicana, brasileña o argentina y descubrir lazos con negocios turbios, colocaciones en paraísos fiscales, etc. o a una importante cerealera realizando inversiones inmobiliarias en convergencia con blanqueos de fondos provenientes de una red-narco a su vez asociada a un gran grupo mediático. Las elites económicas latinoamericanas aparecen como una parte integrante de la lumpenburguesía global, son su sombra periférica, ni más ni menos degradada que sus paradigmas internacionales

Muy por debajo de todo ese universo sobreviven pequeños y medianos empresarios industriales, agrícolas o ganaderos que no forman parte de las elites pero que si consiguen ingresar al ascensor de la prosperidad inevitablemente son capturados por la cultura de los negocios confusos, si no lo hacen se estancan en el mejor de los casos o emprenden el camino del descenso.

Aunque cuando estudiamos a esas elites rápidamente descubrimos que su dinámica puramente “económica” solo existe en nuestra imaginación, un negocio inmobiliario de gran envergadura seguramente requiere conexiones judiciales, políticas, mediáticas, etc., por su parte para llegar a los niveles más altos de la mafia judicial es necesario disponer de buenas conexiones con círculos de negocios, políticos, mediáticos, etc. y ser exitoso en la carrera política requiere fondos y coberturas mediáticas y judiciales. En suma, se trata en la práctica de un complejo conjunto de articulaciones mafiosas, grupos de poder transectoriales vinculados a, más o menos subordinados a (o formando parte de) tramas extra-regionales a través de canales de diverso tipo: el aparato de inteligencia de los Estados Unidos, un mega banco occidental, una red clandestina de negocios, alguna empresa industrial transnacional, etc.

A comienzos del siglo XX la elites latinoamericanas formaban parte de una división internacional del trabajo donde la periferia agropecuaria-minera exportadora se integraba de manera colonial a los capitalismos centrales industrializados, en aquellos tiempos Inglaterra era el polo dominante [10]

Luego llegó el siglo XX y su recorrido de crisis, guerras, revoluciones y contrarrevoluciones, keynesianismos, fascismos, socialismos… pero al final de ese siglo todo ese mundo quedaba enterrado, triunfaba el neoliberalismo y el capitalismo globalizado y cuando este entró en crisis en América Latina emergieron y se instalaron las experiencias progresistas que intentaron resolver las crisis de gobernabilidad con políticas de inclusión social a sistemas que eran más o menos reformados buscando hacerlos más productivos, menos sometidos a los Estados Unidos, más igualitarios y democráticos. Las elites dominantes se pusieron histéricas, aunque no habían sido seriamente desplazadas perdían posiciones de poder, se les escapaban de las manos negocios suculentos y su agresividad fue en aumento a medida que la crisis global dificultaba sus operaciones. Por su parte los Estados Unidos en retroceso geopolítico global acentuó sus presiones sobre la región intentando su recolonización. Al comenzar el año 2016 los progresismos han  sido acorralados como en Brasil o Venezuela o derrocados como en Paraguay o Argentina, Obama se frota las manos y sus buitres se lanzan al ataque, los capriles y macris cantan victoria convencidos de que estamos retornando a la “normalidad” (colonial), pero no es así; en realidad estamos ingresando en una nueva etapa histórica de duración incierta marcada por una crisis deflacionaria global que se va agravando acompañada por señales alarmantes de guerra

Las é?ites dominantes locales no son el sujeto de una nueva gobernabilidad sino el objeto de un proceso de decadencia que las desborda, peor aún esas lumpenburguesías aportan crisis a la crisis más allá de sus manipulaciones mediáticas que tratan de demostrar lo contrario, creen tener mucho poder pero no son más que instrumentos ciegos de un futuro sombrío. Aunque la declinación real del sistema abre la posibilidad de un renacimiento popular, seguramente difícil, doloroso, no escrito en manuales, ni siguiendo rutas bien pavimentadas y previsibles.

[1]  Este texto ha sido publicado en el número 6 de la revista Maíz, Facultad de Periodismo y Ciencias de la Comunicación – Universidad Nacional de La Plata, Argentina, Mayo de 2016.

[2]  Jorge Beinstein, “Serra contra o Mercosul: o auge das direitas loucas na América Latina” http://cartamaior.com.br/?/Editoria/Internacional/Serra-contra-o-Mercosul-o-auge-das-direitas-loucas-na-America-Latina%0D%0A/6/15507

[3]  Carlos Marx, “Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850”,  en Carlos Marx-Federico Engels, Obras Escogidas, Tomo I, páginas 128-129, Editorial Progreso, Moscú 1966.

[4]   Ibid.

[5]    bid.

[6]  Karl Polanyi, “The Great Transformation.The Political and Economic Origins of Our Time”, Bacon Press, Boston, Massachusetts, 2001.

[7]   Andre Gunder Frank, “Lumpenburguesía: lumpendesarrollo”, Colección Cuadernos de América, Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1970.

[8]   Tyler Durden, “Is Deutsche Bank The Next Lehman?”, Zero Hedge, http://www.zerohedge.com/news/2015-06-12/deutsche-bank-next-lehman

[9]  Michael Snyder, “Financial Armageddon Approaches”, INFOWARS, http://www.infowars.com/financial-armageddon-approaches-u-s-banks-have-247-trillion-dollars-of-exposure-to-derivatives/

[10]  “La inversión de las naciones industriales, en especial de Inglaterra, fluyó hacia América Latina. Entre 1870 y 1913, el valor de las inversiones británicas aumentó de 85 millones de libras esterlinas a 757 millones, una multiplicación casi por nueve en cuatro décadas. Hacia 1913, los inversores británicos poseían aproximadamente dos tercios del total de la inversión extranjera“. Skidmore, Thomas E. y Smith, Peter H., “Historia contemporánea de América Latina. América Latina en el siglo XX”, Ed. Grijalbo. 4a. edición, España, 1996

- postaporteñ@ 1615 - 2016-06-05 13:09:10
postaporteñ@_______________________________

Anarquismo y acción directa. Uruguay, 1968-1973

Novedad editorial : 

Anarquismo y acción directa. Uruguay, 1968-1973 describe los principales acontecimientos que sacudieron el país y analiza las transformaciones en la vida cotidiana de los luchadores sociales. “Amor en tiempos de lucha”, “Género y militancia”, “Diccionario militante” “Democracia y dictadura: el sostén del Estado” son algunos de los capítulos de uno de los libros que mejor recoge la frescura y la radicalidad de aquellos tiempos.

Se trata de una obra que parte del relato de los propios protagonistas, como es el caso de Fernando Garín, que explica cómo se llevó a cabo la toma del Cuartel de la Marina; de Juan Carlos Mechoso quien recuerda el secuestro de Molaguero o de Yessie Machi que analiza el papel de la mujer y las relaciones amorosas en la guerrilla urbana. Para los que aún son seguidores de Mujica y Huidobro, también está su balance sobre la lucha armada.

Ahora que los jerarcas tupamaros y frenteamplistas se han consolidado como una fracción clara del “Partido del Orden Establecido”, es importante rescatar los sueños, las prácticas, la organización y las formas de lucha que empleó una generación de militantes, con el fin de abolir el capitalismo y fundar una nueva sociedad, sin clases ni desigualdades sociales. No sólo se trata de recordar la radicalidad de los grupos que empleaban la acción directa y homenajear a quienes arriesgaron sus vidas para transformarlas. Es importante hablar de todo aquello porque, hoy en día, la miseria y la marginación está más extendida que entonces y es urgente buscar soluciones, que no pasen por gestionar el capital y la miseria desde el Parlamento, sino por prácticas que ayuden a debilitar el Estado y nos acerquen a un proceso revolucionario que desemboque en una comunidad humana mundial.

No se trata de defender todas las formas de luchas del pasado, pero es importante conocerlas y realizar un balance de aquella experiencia para encarar mejor la transformación social.

La obra es una selección de pasajes del Ecos revolucionarios (2003), a la que se ha añadido nuevas imágenes, pequeños retoques y un apéndice con memorias de un militante de la época, que explica las consecuencias y la continuidad, entre el pasado y el presente, de la ideología contrarrevolucionaria de la mayoría de los de los dirigentes tupamaros y frenteamplistas.

Hablar de un movimiento anarquista separado del movimiento antagónico al régimen, en los años sesenta y setenta en Uruguay, es un tanto absurdo. En ese período se demostró que la insistencia de los denominados anarquistas oficiales y otros interesados en unir en la «familia libertaria» tendencias bien diferenciadas, excluyendo la «comunista» o «socialista», no fue posible.

Lo mismo ocurrió décadas antes en España o Argentina,  donde los autoproclamados ácratas –entre los que se encontraban quienes luchaban por una revolución y los que, tal vez a su pesar, defendieron el orden establecido– combatieron fraternalmente con los que se llamaban a sí mismos «comunistas», entre los que había sectores bien diferenciados y hasta enfrentados.

Sin embargo, se decidió titular este nuevo libro Anarquismo y acción directa porque, en un primer momento, fue pensado para publicarse en España donde, en los últimos años, ha crecido mucho el interés por la memoria del anarquismo; sobre todo, el más organizado y/o armado.

TEXTO DE LA CONTRAPORTADA

Ante las medidas de austeridad impuestas por el capital germinó un movimiento de oposición que utilizó un amplio abanico de formas de resistir. Se llenaron plazas de manifestantes, se sabotearon símbolos de explotación económica, se impulsaron huelgas salvajes y se criticó el reformismo, el nacionalismo y el parlamentarismo. Toda la vida se politizó y surgieron gran cantidad de grupos y militantes que se unieron a los pocos que ya existían.

Con la lucha llegó la represión, la cárcel, la tortura y los libros proscritos, pero los luchadores, lejos de arrodillarse ante la brutalidad estatal, buscaron hacerse fuertes, solidarizarse, organizarse y plantar cara a un estado que tuvo que desprenderse de su máscara tolerante para poder perpetuarse.

Aunque lo anterior podría referirse al contexto actual en la Península Ibérica, en realidad habla del periodo de luchas en Uruguay de 1968 a 1973.

Si decidimos publicar esta investigación histórica es porque sentimos que aporta experiencias para la comprensión y la acción en la transformación social de la vida en cualquier parte del mundo.

SOBRE EL AUTOR (INFORMACIÓN APARECIDA EN LA SOLAPA IZQUIERDA)

Rodrigo Vescovi, historiador y escritor, es Doctor en Historia Contemporánea por la Universitat de Barcelona, donde ha impartido cursos sobre el rechazo histórico al capitalismo. Revueltas ignoradas, redes de resistencia y bandidos generosos son algunos de sus seminarios.

Colaboró en la película En la puta vida, en el documental Ácratas y escribió la novela Ladrones de la infancia, donde denuncia la domesticación de los más pequeños. También publicó biografías, investigaciones y ensayos en diversas revistas y libros: Donde el faro ilumina, Ecos revolucionarios...

En la actualidad, está centrado en la elaboración de guiones para cómics de ficción e históricos, como el que acaba de publicar en España sobre mujeres piratas, cangaçeiros, foragidos del Oeste americano y anarquistas expropiadores y titulado Bandidos generosos.

Anarquismo y acción directa. Uruguay, 1968-1973

Rodrigo Vescovi Parrilla - anarquismouruguay@gmail.com

Ed. Descontrol /Montevideo, 2016 *Distribuido por Gussi-444 páginas 575 pesos uruguayos

Entrevista a Rodrigo Vescovi, autor de Anarquismo y acción directa. Uruguay, 1968-1973

(Editorial Descontrol. Barcelona, diciembre 2015) tras su presentación en el Centro Okupado Can Vies

¿Cómo surge la idea de este libro?

Tras la ocupación de las plazas en 2011, en toda la península Ibérica, algunos militantes --con posiciones rupturistas-- hicieron un balance sobre la poca incidencia que tuvieron en el movimiento y destacaron la falta de organización entre ellos como una de las principales causas. Además, el crecimiento de las luchas –huelgas generales, resistencia al incremento de la represión, de precios y a desahucios--  demostraba que había que estar preparados y mejor organizados para la militancia política. En la búsqueda de modelos  organizativos y de intervención, algunos se interesaron por la Federación Anarquista Uruguay, sobre todo, la de los años setenta, cuando el anarquismo de acción directa fue protagonista. Salieron folletos que hablaban de ella e incluso se llegaron a fotocopiar pasajes de un libro que yo había publicado en Uruguay doce años antes. Me refiero a Ecos revolucionarios. Luchadores sociales. Uruguay. 1968-1973, una obra que fue muy leída y debatida allí pero que entre la militancia de estos lares pasó, prácticamente, inadvertida

Quizá porque en la época de Zapatero disminuyó la conflictividad social o porque casi todos los ejemplares se habían agotado en Montevideo y apenas se difundió en España y, también, porque se trataba de un tocho de casi 600 páginas y mil notas a pie de página. Por estas razones decido seleccionar los capítulos más interesantes del Ecos... y armar este libro, que también está destinado a la nueva generación de luchadores sociales que hay en Uruguay y buscan referentes del pasado.

¿Qué decides seleccionar de Ecos?

Todo lo que creo que puede tener interés para los militantes actuales o para aquellos que sientan la necesidad de reaccionar ante las injusticias y la forma de vida actual. Por ejemplo, las formas de lucha empleadas en los sesenta-setenta en Uruguay y tantos otros lugares: ocupaciones de centros de estudio y trabajo; cortes de calles y peajes informativos; estructuras para la acción y la defensa de las manifestaciones; expropiaciones de comida, armas y dinero para la causa revolucionaria, etcétera. También se describen los programas políticos y las acciones de las tendencias anarquistas y más rupturistas. Encontramos desde el funcionamiento de la estructura armada Organización Popular 33 Orientales hasta la convivencia dentro de Comunidad del Sur y su la relación con el barrio. También aparece la Escuela Nacional de Bellas Artes por ser uno de los focos anarquistas más importantes y renovadores.

¿Y de los tupamaros no se habla?

 Se habla porque en el inicio de la obra se describe el contexto social y ese movimiento aparece constantemente. Hay que recordar que el proletariado estructuró su lucha tanto en las organizaciones denominadas anarquistas como en el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, una organización que llegó a integrar más de quinientos militantes y tuvo la colaboración, de una u otra manera, de miles de personas. Pero en este libro, no quería reproducir todo lo de Ecos, quería que fuera más corto y ligero, por lo que decidí no tratarlo en profundidad. Lo que sí hago es recoger algunas críticas y auto críticas como la del militarismo y el aparatismo; además de una pequeña fracción llamada 22 de Diciembre-Tupamaro que rompió con el MLN-T por no querer participar en el Frente Amplio y las elecciones.

¿Como en Ecos aparece por tanto el testimonio del ex presidente José Mujica?

Sí pero poco, por lo que te decía antes. Sin embargo, quiero aprovechar el filón que ha tenido este personaje para publicar una obra --para la que busco editorial-- titulada José Mujica y los tupamaros en la que aparezca la historia del MLN-T, sus principales acciones y, de forma íntegra, la entrevista que le hice en 1995 –diez años después de su largo presidio y durante los primeros días en los que estuvo (aún descolocado) en el Palacio Legislativo. Es una entrevista muy larga en la que se preguntaba si su presencia allí serviría para algo y en la que se observa cómo va moderando sus posiciones. También publicaría la octavilla crítica que repartimos mi compañera, mis hijos y yo, el día que asumió como presidente del gobierno, en medio de los festejos, portando una bandera del Frente Amplio a la que pintamos: “Viva el capitalismo”. Un gesto situacionista sin duda.

Sigamos con el contenido del nuevo libro. ¿Qué más hay?

Se explica cómo la lucha transforma la vida cotidiana, la relación hombre-mujer y las relaciones amorosas; así como los prejuicios que permanecían sobre la homosexualidad, el lesbianismo o la promiscuidad. Los compañeros de Descontrol querían que seleccionase del Ecos toda esta parte y que aligerara el libro suprimiendo notas o incorporándolas en el texto.

También es importante el apartado: “democracia y dictadura el sostén del estado” porque liga la democracia a la forma de producción capitalista y la ausencia de comunidad y porque se explica que la represión más dura contra los militantes radicales no se produjo durante la denominada dictadura militar si no con el pleno funcionamiento del Parlamento,  las Cámaras y la Constitución.

¿Hay alguna novedad con respecto a Ecos revolucionarios?

La portada ya es una novedad, porque creo que por primera vez se dibuja a Anaclara, el personaje imaginario que representa a muchas mujeres anarquistas de la canción de Daniel Viglietti. Y en este sentido quiero agradecer a Daniel Magallón, un catalán que se inspiró escuchando a su tocayo.

Luego hay una presentación, pequeñas correcciones, recomendación de nuevos libros sobre el tema y algunas fotos inéditas hasta el momento.

 

¿Cuándo llegará el libro a Uruguay?

Ecos revolucionarios se agotó a los dos años y esperé diez a que una editorial lo reeditase. No sucedió, seguramente por los dos millones de caracteres que tiene. De todas formas no pierdo la esperanza de que ahora que ya tengo todo el texto en Word alguna editorial lo publique. Pero ahora busco editorial de Uruguay, Chile o Argentina para que publique este libro (Anarquismo y acción directa en Uruguay, 1968-1973) que tiene 350 páginas. Descontrol, siguiendo su línea de apoyo mutuo, daría el PDF y los derechos de publicación pero le gustaría que la editorial interesada le facilitara algún título interesante para mover por España. Lo mismo con un cómic de Bandidos Generosos del que escribí el guión y también van a publicar

rodrigo - postaporteñ@ 1614 - 2016-06-03 20:44:27
postaporteñ@_______________________________

Están verdes, le dijo el zorro a la urraca o Segunda respuesta a Héctor Amodio Pérez

“Ninguno vaya a pensar

QUE VENGO EN SON DE REVANCHA

No es mi culpa, si en...la cancha

TENGO CON QUÉ GALOPIAR.

El que me quiera ganar

HA ´I TENER BUEN PAREJERO

Yo, me sacaré el sombrero

PORQUE ANSI ME HAN ENSEÑAO

Y me doy por bien pagao

DENTRANDO ATRÁS DEL PRIMERO”

Don Atahualpa Yupanqui

Como lo dice el acápite de esta segunda nota, no entramos en esta correspondencia pública con afán de polemizar. No venimos “a ganar” (o a “perder”), venimos con la intención de dialogar inteligentemente, a tantos años ha de una derrota en la que se malgastó la mejor juventud de nuestras vidas, pero de la cual, no nos arrepentimos. Fue el momento más fermental de nuestra juventud y toda una generación joven se lanzó a cambiar el viejo Uruguay de los partidos fundacionales (como se les llama ahora) que eran los partidos de la vieja oligarquía, del subdesarrollo y de la politiquería rapaz.

Aclarado el punto, vamos ahora al tema.

La burguesía, como se sabe, es una clase. Domina y explota a las otras capas y clases de la sociedad, de todas ellas extrae la plusvalía que les mantiene su buen vivir. Y, además, no es un cuerpo homogéneo, está dividida en sectores y esos sectores pujan –en los estados- para apoderarse de los gobiernos, que es la llave principal para conquistar y acrecentar sus riquezas. La burguesía es la corporización del capital, y el capital, para existir, presupone la lucha y la competencia. Hasta ahí los clásicos, el “peludo” Carlos Marx, haciendo punta.

De ahí es que afirmamos –en nuestra intervención anterior- que pese a toda la supuesta buena voluntad de algunos actores burgueses, a Héctor Amodio Pérez (HAP de ahora en adelante), le “hicieron la cama”.

No es nuevo, en estos vericuetos de la lucha de clases, que las clases “colaboren”, particularmente los sectores burgueses. Y “El País” y, “el Observador” son robustos órganos burgueses de la gran prensa nacional. El primero además, con un pasado siniestro de alentador y fomentador de golpes de estado, el segundo, como se acaba de demostrar en el “asuntito” de los Panamá “Papers” con un Peirano en su directorio, mire HAP qué pasado y qué “nenes”!!!

Por debajo de estos personajes, están los periodistas y particularmente el núcleo de “los redaccionales”. Tienen lo que los marxistas denominan una autonomía relativa, pero la mantienen a costa de no sacar las patas de la palangana que- en español liso y llano- significa hacer valer constantemente los valores y valoraciones burguesas establecidas. Al que se haga “el independiente” y en su “independencia” vuele demasiado alto,…lo bajan de un certero escopetazo y lo echan a la calle.

Les sucede también –a todos estos “amanuenses” burgueses- que a veces erran el cálculo, subestiman a los supuestos adversarios y su poder y, le complican la vida a un cristiano que pensaban utilizar para sus propios fines. Porque creo que estaremos de acuerdo con HAP, en que toda su reaparición en el 2013, tenía una finalidad concreta. Y es claro que no le echamos la culpa a HAP, que él, “peleaba la suya”.

 También nos mantenemos aparte de las suposiciones gubernamentales y particularmente de las “conspiraciones” que todos ellos suponían y que solo demuestran lo endeble que es el sustento en el cual están apoyados. En estos años hemos visto varios de esos episodios: el primero fue cuando la publicación –copia fotostática, con sellos y demás parafernalia- de las declaraciones del “detenido especial” del año 1977, EFH. La segunda fue cuando al “Pepe” le dejaron el casette con unos energúmenos vestidos de militares y presuroso se fue a visitar a Dalmao y puso en marcha, acelerándolo, el operativo “perdón para los viejitos”. Los viejitos asesinos múltiples, esas pobres palomitas!!!

Todo esto que es “el marco” o “el fondo” del asunto, sirve para realzar lo fundamental: HAP los desafió a todos ellos a que se hicieran presentes en un debate público, con todas las garantías y dieron “la callada por respuesta”. Todos ellos, el Eleuterio, el “Pepe”, la “Tronca”, “marmolito” Marenales, el “ratón” Rosadilla, “el bicho” de Bonomi, el “ruso” Rosencof, el “tambero” Zabalza y hasta “el petiso” Caballero. Tremenda “descarga de talones” se mandaron todos estos héroes de opereta!!!

No vaya a creerse HAP que todo esto pasó desapercibido para Juan Pueblo, pero también para una parte de la militancia vieja. Sin embargo…observe también “otra cosa” que está relacionada: las cintas de los debates televisivos: tanto la que fue “invitado” para polemizar con el Maquiavelo de Fasano, como “la otra” en que varios “expertos”, Garcé y el “zapallo” de Pereyra, le dieron el gusto “a la sin hueso”, cumpliendo “los mandados”. ¿De quienes? ¿Del Superior Gobierno acaso? –No, de los dueños del canal, que si esos no son robustos burgueses, que venga Cristo santísimo y me lo diga.

Dicho esto, vayamos a lo otro: la “política de las dos patas”, el “fifty-fifty” y el resto de la milonga vieja.

El asunto no es nuevo, ya lo señalaba Jorge Zabalza a Federico Leicht, en el libro “Cero a la izquierda”. Y vaya si el asunto levantó sus polvaredas, indignaciones supuestas y varias puteadas (de la boca para afuera) entre varios, en más de un personaje que después se convirtió en “seguidor” de Zabalza!!!

Lo recuerdo perfectamente bien, porque mi mujer que es sueca, entró al banco para retirar dinero y yo la esperaba en la vereda de 18 de Julio, al lado del “Club Español” reducto del ajedrez, que está casi pegado a la Intendencia Municipal, en 18 y Ejido, donde mi interlocutor “aparatista sin aparato” es habitué. Encontrándome de sopetón, sin vuelta de hoja, me espetó su indignación, escándalo y protesta contra el supuesto “deschave” que Jorge Zabalza insinúa. Recuerdo que le respondí: “Vos leíste el libro o te lo contaron? Porque si lo leíste sabés que lo que dice o insinúa es verdad. O vos sos crítico de todos estos delincuentes a veces y en las otras sos “solidario” con todas sus viejas cagadas? Decidíte, Desiderio!!!”….El “hombre” metió violín en bolsa y aquí… “no hay mas perro, que el Chocolate”… se acabó la indignación.

La anécdota que acabamos de narrar, es ilustrativa de la falsa conciencia, con la que una larga serie de viejos compañeros, hacen equilibrio en la cuerda floja, al estilo veleta, que gira para donde sopla el viento. Fíjese HAP, que algo parecido acaba de denunciar “el Mau Mau” hace bien poco, y lo mismo le pasa a otro “visitante” que Ud. recientemente tuvo y, que andaba averiguando sobre algún muerto del 14 de Abril, que le era cercano y, que por motivos obvios, entonces, omitimos nombrarlo.

Pero lo fundamental, no es esto. Lo fundamental es que todas las “operetas” y los planes de opereta no realizados, secuestros inclusive, no eran de desconocimiento público. No solo para los militantes implicados en las posibles y supuestas “operaciones”. No lo eran  ni para la policía, ni para los organismos de seguridad del estado, de la época. Y en consecuencia no lo eran para los políticos más importantes de los ministerios correspondientes y sus respectivas jerarquías políticas, presidente de la res-pública incluido. Y si ellos lo sabían, también lo sabían sus contertulios de la gran prensa, la radio y la televisión. Pero…nadie, dijo nada, nadie insinuó nada, todo el mundo “de arriba” se mantuvo expectante y engatillado.

Como los “que mandan” en el Uruguay, no mascan vidrio, ni son caídos de la higuera, esos silencios, cumplidos a lo largo de toda la línea “de mando”, no son casuales.  Se taparon todas esas cosas, y también más de una muerte, en Uruguay (y en Europa), por consideraciones “de alta política de estado” o, razones estratégicas superiores. Ellos sabrán mejor que yo.

En el País de la Cola de Paja, que mencionaba en mi nota anterior, la autocensura, el “no te metás” ha tomado de nuevo vigencia, es un deterioro formidable de la moral y la ética colectiva, pero es también la constatación de que se incuba una crisis de proporciones superior a la que conocimos en los años 60 y 70. Se incuba, reiteramos, no podemos presagiar su rumbo.

Resumamos ahora,- para redondear y, esperemos, que finalmente.

La “historia oficial” que hace sus escasísimos 12 años, brilló con fulgor que parecía imperecedero, esta averiada por todos los costados, casi en ruinas, y de esa crisis no saldrá.

Sus principales voceros, aunque todavía aparecen como oráculos, del pasado, el presente y el futuro, están también con una pata en el cajón de difuntos y listos para ser conducidos “al parque de los quietos”.

No toda “la mitología” se acabará por ello, una parte sobrevivirá, porque la sociedad humana es así, necesita de mitos, “héroes”, y supuestos timoneles. Varios mitos nacionales, más antiguos, el Artigas “de bronce”, los Treinta y Tres Orientales, la “independencia” oriental, pertenecen también a la mitología. Otra sociedad se encargará de darles la piadosa sepultura que corresponde, no la nuestra.

Desde ese punto de vista, toda la reivindicación que HAP pretende para su figura, no será posible, nos vaticinamos.

Y vamos nuevamente, francamente, a decir porqué entendemos que así será.

HAP, no es un factor externo a todo el viejo problema de los años 60 y 70. Es una parte del problema. Importa poco, ahora, si en la ecuación es la variable x, y o z. Es una variable que se resolverá cuando se resuelva el conjunto de la ecuación.

Nada más (por ahora)

c.e.r. - postaporteñ@ 1614 - 2016-06-03 20:29:14
postaporteñ@_______________________________

En Piriápolis: Plenaria Memoria y Justicia realizará escrache al represor Ernesto Ramas

Escrache al coronel Ramas en Piriápolis. Plenaria Memoria y Justicia informó que este sábado 4 de junio realizará un escrache al coronel represor Ernesto Ramas que, en arresto domiciliario, reside en Piriápolis.

La caravana de ómnibus y automóviles partirá del obelisco de Montevideo para llegar sobre las 14:00 al balneario. Se concentrarán en Rambla y Av. Piria para dirigirse posteriormente al domicilio de Ramas, ubicado en calle Talcahuano entre Urquiza y Sarmiento, chalet Rosemar, donde se concretará el escrache.

Nació en el año 1936  C.I. 707.695-5  Entró al Ejército el 1 de marzo de 1955 y comenzó a prestar su servicio en la Infantería.En 1962, se matriculó en la Escuela de las Américas. En  1963 estuvo en el Batallón de Infantería 11 (Minas). En 1964 fue ascendido a capitán y posteriormente fue al Servicio de Material y Armamento hasta 1972. Fue reconocido en secciones de tortura  en 1972 en el Cuartel de Infantería de Colonia. En 1972 se trasladó al Batallón de Infantería Nº 1. 

Desde 1975, actuó como comandante en la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA) en el “300 Carlos” y, más tarde, en las operaciones de la cárcel de La Tablada. Poco después, sirvió en el Comando General del Ejército. Sus alias fueron: Tordillo, Oscar 1, "El Gallego", "Puñales" (Dagger) Reconocido en Orletti Argentina

Estuvo en el Cuartel de Trinidad Flores 1977

Fue arrestado el 8 de mayo de 2006 El 8 de mayo de 2006, la jueza Aida Vera Barreto ordenó la detención preventiva de Ernesto Ramas Pereira, junto a la de José Gavazzo, José Ricardo Arab Fernández, Jorge Alberto Silveira Quesada, Gilberto Valentín Vázquez Bisio y Ricardo José Medina Blanco, basándose en una solicitud de extradición procedente del juez argentino Daniel Rafecas, quien indaga el caso de  María Claudia García Irureta Goyena. Traída a la Base Valparaíso. 

Condenado el 26 de marzo de 2009 a 25 años de cárcel. Cometió crímenes de lesa humanidad. Desapariciones forzadas. Privación de la libertad Tiene  solicitud de extradición a Argentina desde mayo de 2006

En 2011 se condena  por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, al Estado uruguayo,  a esclarecer lo ocurrido. La Corte también declaró el Estado uruguayo responsable de la desaparición de María Claudia, y ordenó indemnizar a los demandantes con la suma de US$ 513.000. Según el organismo, la ley de Caducidad "carece de efectos", y el Estado Uruguayo "incumplió su obligación de adecuar su derecho a la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas"

Pero Ramas no está procesado por desaparición forzada. El juez rechazo la calificación de desaparición forzada. Gavazzo, Arab y Vázquez están igualmente procesados en este caso

El 27 de octubre de 2011, fue procesado por el homicidio particularmente agravado de María Claudia García y por sustracción de menor y supresión de estado civil en el caso de Macarena. En 2012 Mujica “reconoce” la responsabilidad del Estado. 

Operó como terrorista de Estado. Vinculado a Junta Militar en Argentina, bajo el terrorismo de Estado del Goyo. Sostenía que estaba en cruzadas santas contra el  “pensamientos subversivo”, se define en contra de  “cualquier individuo que difunda ideas contrarias a la civilización cristiana occidental”

Fue parte de los grupos que generaron una cifra de desaparecidos y asesinados aún sin un número preciso en el área que operó el Plan Cóndor: Bolivia, Argentina, Chile, Paraguay Brasil y Uruguay. Se habla de más de 30000 solo en Argentina, más de 200 uruguayos.

Operó en la casa de torturas de Punta Gorda el Infierno Chico.Está involucrado en la desaparición de Simón. 

El sostuvo que por “asuntos menores” viajó durante la dictadura a Argentina. Pese a estar identificado negó. 

Fue parte de los que determinaron más 500.000 exiliados. Está implicado en la desaparición de Adalberto Soba y Alberto Mechoso, ambos secuestrados en Buenos Aires el 26 de septiembre de 1976.

Se apropiaron del dinero de las organizaciones a las que pertenecían los que secuestraban. Negó ser parte de los que negociaron con dinero la vida de los desaparecidos. Vinculado a los vuelos de la muerte. El ex  Comandante ENRIQUE BONELLI –otro impune- relató su participación en el vuelo de 24 de julio, en el que viajaron las personas detenidas que se hallaban en ORLETTI y que después fueron sometidas a la justicia militar y están con vida. También mencionan un vuelo de la muerte el 5 de octubre de 1976. ¿Queda claro porque Ramas calla y porque hay demasiados que lo amparan? 

El intrincado camino de la impunidad, se expresa en lo jurídico. 

El 11 de septiembre de 2006 en Montevideo, el juez penal uruguayo Luis Charles acusó a Ernesto Ramas Pereira, junto a Vázquez Bisio, Silveira Quesada, Gavazzo, Arab Fernández, Luis Alfredo Maurente Mata y José Felipe Sande Lima, con los cargos de “privación de libertad” y de “asociación para cometer delitos” por la desaparición en septiembre de 1976 de los activistas de izquierda Alberto Waldemar Soba, Alberto Mechoso, Gerardo Gatti y León Duarte

El 26 de marzo de 2009 quedó sentenciado a 25 años en la cárcel por 28 delitos de homicidio particularmente agravados principalmente en contra de miembros del PVP. El juez condenó igualmente Vázquez Bisio y Silveira Quesada a 25 años y Maurente Mata, Medina Blanco y Sande Lima a 20 años en la cárcel. El 1 de julio de 2010, el Tribunal de Apelaciones Penales 2 confirmo la sentencia de primera instancia. El 6 de mayo de 2011, la Corte Suprema de Justicia, en respuesta a un recurso interpuesto por Arab y Gavazzo, consideró que no se les podían inculpar por desaparición forzada ya que en el momento de los hechos este delito no existía, solo apareció en octubre 2006 en la legislación uruguaya.

Ramas también esta investigado en Argentina, en el marco de la investigación sobre el Plan Cóndor, en la causa caratulada “Videla Jorge Rafael y otros sobre privación ilegal de libertad”.

El 8 de mayo de 2006, un juez argentino pidió la extradición de Ramas Pereira, Medina Blanco, Vázquez Bissio, Arab Fernández, Gavazzo y Silveira Quesada. La justicia uruguaya aceptó la solicitud el 7 de diciembre de 2006, ordenando que sean extraditados hacia Argentina en cuanto hayan cumplido su condena en Uruguay. Esta decisión fue confirmada por el tribunal de apelaciones en septiembre de 2008 y por la corte suprema de justicia el 3 de noviembre de 2008, la decisión quedó entonces definitiva.  Es la primera vez que Uruguay autoriza la extradición de militares por violaciones de derechos humanos cometidas durante la dictadura.

El 24 de diciembre de 2015 el juez Gesto le otorga la prisión domiciliaria. Ramas fija su domicilio en Piriápolis.

Este torturador impune tiene de abogado al abogado del Centro Militar, Miguel Fernández, designado especialmente para este caso. Junto al abogado Gastón Chávez, quien defiende a Armando Méndez, también indagado por esta misma causa. Junto a Eduardo Ferro, serían los oficiales que presuntamente dispusieron del cuerpo de María Claudia García de Gelman, y quienes en última instancia determinaron dónde sepultarlo. El pedido de extradición, proveniente del juez federal argentino Guillermo Montenegro, requiere a los ex militares, además de Ernesto Rama, José Nino Gavazzo, Jorge Silveira, Gilberto Vázquez, José Arab, Ricardo Medina, y el fallecido Julio Vadora.

Aún detenta el grado y los privilegios de su rango militar, en el mismo momento en que salían para sus domicilios, continuaban cometiendo el delito de desaparición. 

El coronel dejó huellas de sus hazañas:

“Un memorando de Inteligencia militar firmado por el coronel (r) Ernesto Rama, que describe en detalle a una de las columnas del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, constituiría una de las pruebas que analiza la Justicia en las causas de la desaparición de Washington Barrios y el asesinato de Silvia Reyes.

El documento describe minuciosamente la situación de varias personas y establece su condición de militantes tupamaros, de modo que especifica quien estaba detenido, quien prófugo, quien en el país, quien no, etc. 

La conexión de Rama, firmante de ese memorando, con esta investigación es producto de que en dicha lista figuran los nombres de Washington Barrios, desaparecido en Córdoba (Argentina) en 1974; de Silvia Reyes, su esposa, asesinada el 21 de abril de 1974 junto a Diana Maidanick y Laura Raggio; y de Estela Reyes, hermana de Silvia, testigo en ambos expedientes. 

Ernesto Rama asumió su participación en los Organismos de Coordinación de Operaciones Antisubversivas (OCOA), y en cuyo nombre firmó el mencionado memorando, pero negó su participación en los crímenes y dijo que no recordaba ese documento…”

Andrea la turca

PLENARIA SOBRE EL ESCRACHE A RAMAS EL PRÓXIMO SÁBADO 4:

CUANDO LA IMPUNIDAD ES LEY, LA CONDENA SOCIAL ES ORDEN

Este sábado 4 de junio, Plenaria Memoria y Justicia junto la Asociación de Funcionarios de la Universidad de la República, la Unión de Funcionarios del CODICEN, el Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas, la Mesa permanente por los Derechos Humanos, la Tendencia Clasista y Combativa y compañeros y compañeras independientes que conformamos la “Coordinación Escrache a Ramas”, convocamos a un Escrache al coronel retirado Ernesto Ramas frente a su casa “Rosemar” en la ciudad de Piriápolis, situada en la calle Talcahuano entre Sarmiento y Urquiza.
Ernesto Ramas, torturó, asesinó, secuestró y desapareció compañeros y compañeras. Estuvo encargado de la Organización Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA), teniendo así un rol importante en el Plan Cóndor. Operó en Uruguay y Argentina, torturó mayoritariamente en los centros de detención clandestinos Automotores Orletti en Buenos Aires, la casona de Punta Gorda, mejor conocida como “Infierno chico”, en Montevideo y participó de los vuelos de la muerte. Es culpable de la desaparición de María Claudia García de Gelman, Adalberto Soba, Alberto Mechoso, Gerardo Gatti, León Duarte, Walter Barrios, del asesinato de Silvia Reyes, Daiana Maidanik y Laura Raggio, y del secuestro y apropiación de Simón Riquelo, entre otras 28 causas en la que está implicado.
En 2011 fue sentenciado a 25 años de prisión por el asesinato especialmente agravado de María Claudia García de Gelman, pero nunca pisó una cárcel. No fue juzgado por torturas o desaparición forzada y deambuló por dependencias del hospital militar hasta que el 24 de diciembre de 2015 el juez Martín Gesto le concedió la libertad de estar en su casa mediante la “prisión domiciliaria”. Algunos vecinos lo han reconocido transitando las calles y comprando en el supermercado, lo que nos ratifica su impune libertad.
Ante la excarcelación que explicita las prebendas judiciales con que el Estado beneficia a los torturadores y genocidas responsables, el Escrache es la Justicia con mayúsculas, es la necesidad imperiosa de la condena social movida por profundas causas humanas, debido a que la desaparición forzada, la tortura, la apropiación ilegal y el secuestro por razones políticas son delitos de lesa humanidad, por ende imprescriptibles. Los genocidas al mantener a nuestros compañeros y compañeras desaparecidas los siguen cometiendo. Por eso Ramas, Gavazzo, Silveira, Álvarez, Méndez, Ferro, Lucero y los más de 500 militares y civiles identificados que andan libres, fueron, son y serán Escrachados.
La caravana de la justicia se concentrará a las 11 hs en el Obelisco de Montevideo para comenzar la marcha hacia Piriápolis. A las 14 hs nos concentraremos en la Rambla y Piria, en la rotonda frente al viejo Hotel Colón, para desplegar las pancartas y marchar cuatro cuadras y media por la calle Talcahuano hasta la casa del represor impune. Dentro de las oratorias estará presente el testimonio del compañero Sandro Soba, hijo de Adalberto Soba. Ambos fueron secuestrados por Ramas, el padre continúa desaparecido.
Podrán zafar de la justicia institucional consiguiendo beneficios y excarcelaciones, pero de la condena social no van a zafar.

¡A donde vayan los iremos a buscar!
¡Si no hay Justicia, hay Escrache Popular!

Plenaria Memoria y Justicia

- postaporteñ@ 1614 - 2016-06-03 20:18:31
postaporteñ@_______________________________

Amodio Pérez pide ser reconocido como víctima del terrorismo de Estado

El exguerrillero, procesado por haber colaborado en detenciones ilegales, hará planteo en base a ley de 2009

El Observador 2/6/16

A casi nueve meses de haber sido procesado, Héctor Amodio Pérez espera que la Justicia decida sobre la apelación que presentó contra el fallo de la jueza Julia Staricco. Mientras tanto, el extupamaro, imputado por haber colaborado con las fuerzas militares al participar en operativos de detenciones ilegales, quiere que se lo reconozca como una víctima del terrorismo del Estado, según una ley de 2009.

Esa norma (18.596) reconoce el "quebrantamiento del Estado de Derecho" y las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura entre el 27 de junio de 1973 y el 1º de marzo de 1985. Y asume las "prácticas sistemáticas de tortura, desaparición forzada y prisión sin intervención del Poder Judicial, homicidios, aniquilación de personas en su integridad psicofísica, exilio político o destierro de la vida social, en el período comprendido desde el 13 de junio de 1968 hasta el 26 de junio de 1973".

El artículo 9º de la ley, en base al que Amodio Pérez realizará su planteo, establece que una comisión especial que funciona en la órbita del Ministerio de Educación y Cultura "expedirá un documento que acredite la condición de víctima y la responsabilidad institucional" en relación a quienes pasaron por ciertas circunstancias, como la muerte durante la reclusión, desaparición, privación de libertad o debieron exiliarse.

"Un derecho"

Amodio Pérez, que actualmente cumple con prisión domiciliaria, dijo ayer El Observador que su objetivo es lograr un reconocimiento "histórico"

"Es un derecho que me corresponde como ciudadano y como víctima de la situación política de aquellos años. El Estado uruguayo me ha convertido en ciudadano uruguayo para procesarme y por esa misma razón es que voy a reclamar todos los derechos que me correspondan", afirmó el exguerrillero

El literal A del artículo 9º de la ley 18.596 prevé ese reconocimiento a quienes estuvieron detenidos "por más de seis meses por motivos políticos, ideológicos o gremiales, sin haber sido procesados en el país o en el extranjero bajo control o participación de agentes del Estado o de quienes sin serlo, hubiesen contado con su autorización, apoyo o aquiescencia; y quienes hayan sido procesados por motivos políticos, ideológicos o gremiales en el territorio nacional".

Amodio Pérez indicó que estuvo preso en tres ocasiones antes del golpe de Estado de junio de 1973: entre junio de 1970 y setiembre de 1971; entre febrero y abril de 1972 y de abril de 1972 a octubre de 1973, cuando fue liberado y se radicó en España y su rastro se perdió hasta 2013, cuando tuvo sus primeras apariciones públicas.

El exguerrillero dijo que la posibilidad de solicitar una reparación económica dependerá del asesoramiento que le brinden sus abogados, Andrés Ojeda y Fernando Posada. "No voy a reclamar algo que no corresponda", indicó.

La jueza Staricco, al procesar a Amodio Pérez, concluyó que el ex tupamaro actuó "bajo la órbita" militar y así fue que en 1972, antes de radicarse en España junto a su pareja de ese momento, la también guerrillera Alicia Rey Morales, participó de operativos de detención de integrantes del MLN y por eso lo imputó por reiterados delitos de privación de libertad.

Amodio dice que fue víctima de la dictadura

 Extupa Amodio Pérez, procesado con prisión por su colaboración en la detención “ilegal” de militantes del Movimiento de Liberación Nacional -Tupamaros durante la dictadura militar (1973-1985), reclama que el Estado lo reconozca como víctima de las violaciones a los derechos humanos que ocurrieron en ese período

 Búsqueda.Nº1869 - 02  JUNIO DE 2016

“El Estado uruguayo me ha reconvertido en ciudadano para procesarme y considero que como ciudadano uruguayo tengo una serie de derechos. Entre ellos la ley 18.596 me otorga derechos que voy a reclamar, como el certificado de víctima de terrorismo”, dijo Amodio

Esa ley reconoce la actuación ilegítima del Estado entre junio de 1968 y febrero de 1985, y establece la responsabilidad del gobierno de reconocer y reparar a las víctimas.

“Estuve preso en dos sitios, creo que me corresponde y por eso lo vamos a solicitar”, afirmó el ex tupamaro.“Se está buscando ampararse en el marco de lo dispuesto por el artículo 9 de la ley 18.596”, explicó su abogado, Andrés Ojeda.

Ese artículo establece que el Estado uruguayo, a través de una Comisión Especial, “expedirá un documento que acredite la condición de víctima y la responsabilidad institucional que le cabe al haber afectado la dignidad humana” de quienes, entre otras cosas, fallecieron por el accionar ilegítimo del Estado, estuvieron detenidos o debieron exiliarse por motivos ideológicos o políticos. El documento se otorga a solicitud de parte o de los familiares.

Amodio fue detenido el 8 de agosto de 2015, a pocas horas de llegar a Uruguay para presentar un libro. Casi un mes después fue procesado con prisión por su responsabilidad en “reiterados delitos de privación de libertad especialmente agravados”.

La defensa del extupamaro apeló el fallo. Amodio, que cumple prisión domiciliaria en la casa del escritor Jorge Marius, está convencido de que el Tribunal revocará su procesamiento. “En algún momento va a primar lo jurídico sobre lo político”, afirmó.

Amodio criticó el tiempo que tardó en llegar su caso al Tribunal. “Me procesaron en 38 días, pero pasaron ocho meses para que mi causa llegara al Tribunal. Había voluntad de enlentecerlo, si no, no se justifica. Este procesamiento es una venganza, no cabe otra”

posta - postaporteñ@ 1614 - 2016-06-03 20:07:47
postaporteñ@_______________________________

DROGAS: el relativismo progre, de la K a la M

Rolando Astarita [Blog]

En abril de 2012 publiqué una nota (aquí) en el que critiqué un texto, escrito por la licenciada Graciela Touzé, Prevención del consumo problemático de drogas, destinado a docentes y al trabajo en las aulas. El texto estaba prologado por Alberto Sileoni, por entonces ministro de Educación de la Nación y por María Brawer, subsecretaria de Equidad y Calidad, y tenía el respaldo de la presidente de la Nación, Cristina Kirchner

Su mensaje central es que hay que relativizar el peligro que representan sustancias como la cocaína y heroína. Así, sugiere que probar una dosis de cocaína sería tan problemático como probar un vaso de vino, un cigarrillo o un café. Lo “problemático” solo aparecería cuando existen intoxicaciones agudas, usos regulares crónicos y dependencia (p. 34). Por eso, aconseja la licenciada Touzé, hay que hacer uso, sin caer en el abuso o en la dependencia. Su argumento se desarrolla en el marco del relativismo epistemológico, esto es, la idea de que no existen verdades objetivas,  que todo es “construcción histórico-social” y que el peligro de la droga es un “pseudo problema” creado por el relato “del imperialismo”. Un enfoque que no dudé de calificar como reaccionario, oscurantista y contrario al progreso científico

En la nota también señalaba que el texto era enviado a los colegios “en medio de una pronunciada caída, ocurrida en los últimos tiempos, de la percepción del riesgo implicado en el uso de drogas. Según me informan las militantes de la Red de Madres [quienes me pusieron en conocimiento del texto de Touzé], la baja detectada es del 20%; existen, además, razones para pensar que en la juventud la caída es mayor”.

Pues bien,  una militante de la Red de Madres me informa que la licenciada Touzé fue nombrada recientemente integrante del comité asesor científico en la SEDRONAR. Del kirchnerismo al macrismo, la licenciada sigue haciendo carrera. A su vez en Rosario, el ministro de Salud, Leonardo Caruana, dijo que “estamos diseñando modelos de trabajo con nuestros profesionales para que entiendan la nueva lógica”. La “nueva lógica”, por supuesto, es la que explica Touzé en el texto de marras: recomendar a los jóvenes el consumo “responsable” de drogas. Estamos entonces ante un movimiento en el que parecen converger macristas, kirchneristas, socialdemócratas (Rosario está en manos del socialismo), nacionalistas “progres” de todo tipo y llega a algunos partidos de izquierda que se reclaman marxistas. Todos comparten el mensaje que, en esencia, desarrolla Touzé. Por este motivo llamo la atención sobre mi crítica a la concepción defendida por Touzé y acólitos.

La droga y un concepto de libertad del individualismo burgués

Considero que recomendar a los jóvenes (o a la población en general) el consumo “responsable” de drogas no tiene un átomo de “progresista”, y así debería ser planteado, de manera abierta y definida. Hay que decir con todas las letras que la droga no libera a nadie. Por el contrario, la dependencia es esclavitud. Explico brevemente este punto, que no desarrollé en mi nota anterior.

Empiezo planteando tres casos: a) un chico de 14 años que es adicto a alguna sustancia y reclama su libertad para seguir drogándose; b) un fabricante de alimentos manipula deliberadamente la composición química de sus productos para generar adicción en los consumidores; c) una empresa tabacalera aumenta la dosis de nicotina en los cigarrillos, también con el objetivo de crear adicción al cigarrillo. La pregunta que se plantea entonces es en qué sentido se puede considerar que estas empresas, o los vendedores de droga, afectan la libertad de los consumidores o, alternativamente, en qué medida se puede decir si estos últimos (incluido el adolescente adicto) son libres.

Frente a esto hay dos respuestas típicas (sobre lo que sigue, D. Rose, Hegel’s Philosophy of Right, Londres y Nueva York, 2007, Continuum International Publishing Group)

Por un lado, están los que se ubican en la tradición del empirismo británico, que tiene origen en Hobbes. Esta gente dirá que los consumidores son libres en la medida en que pueden satisfacer sus deseos. En otras palabras, la libertad es libertad para hacer. Por eso, y siempre según este criterio, las empresas tabacaleras o de alimentos no afectarían la libertad individual de los consumidores de sus productos. Como tampoco la afectarían los vendedores de drogas cuando pasan sustancia al adicto. Muchos discursos progresistas-izquierdistas están adoptando este mensaje. Sostienen que aquel que consume está ejerciendo su libertad, y no solo eso, la está profundizando gracias a la droga. Es el mensaje de “no seas mojigato”, “liberate”, “rompé ataduras”, “no hay peligro”, “el discurso del riesgo es relato del imperio”, etcétera.

La idea neoclásica de la “soberanía” del consumidor se basa en la misma noción de libertad. Cada uno es libre en la medida en que puede drogarse, o comprar comida o cigarrillos con sustancias adictivas. Es el consumidor -considerado como un átomo libre- el que decide, y nadie tiene por qué meterse. Desde este punto de vista, no hay nada negativo, en lo que respecta a la libertad, en lo que hacen los fabricantes de alimentos, cigarrillos o los traficantes de drogas. Es la concepción individualista burguesa extrema de libertad. Es un enfoque que, por definición, excluye todo cuestionamiento social, empezando por la pregunta elemental: ¿qué tipo de sociedad es esta en la que los individuos necesitan, para “liberarse”, consumir sustancias que los hacen dependientes (lo que es opuesto a la pretendida liberación)?

Por otra parte, está el enfoque que se basa en Hegel. Desde este punto de vista, la libertad para hacer es la libertad que está vinculada al derecho abstracto, donde el contenido de la voluntad está dado.  Que está “dado” quiere decir que ese contenido al individuo se le impone, no lo elige libremente. Pero entonces el individuo no es realmente libre. En términos del enfoque marxista, si el contenido está dado por una sociedad en la que predomina el trabajo alienado, en la que millones no tienen perspectiva alguna de desarrollarse humanamente, o están condenados al desempleo y la marginación, hablar de “libertad del individuo para decidir drogarse” es una abstracción. Por eso Hegel plantea que es necesario otro concepto de libertad. De acuerdo a este enfoque, libertad es la libertad para elegir hacer o no hacer

En consecuencia, un agente actúa según sus propios deseos cuando considera que el fin es un bien para él. Esto es, cuando si reflexionara sobre su acción, trataría de hacerla. Pero un adicto puede tener una restricción en su libertad para no consumir, aunque sea consciente de que el seguir consumiendo no constituye un bien para él. Por eso, su libertad posible (dadas las relaciones sociales existentes) no se obtendrá con represión, pero sí con información y conciencia. Pero entonces esa información y conciencia no pueden pasar por el mensaje “consumí droga ‘responsablemente’ para liberarte”. Agreguemos también que aquel  que toma conciencia de los perjuicios que puede entrañar una acción, no es “libre” de llevarla a cabo. Es una “no libertad” que se asocia con la decisión consciente e informada.

Estoy lejos de ser un especialista en el tratamiento de las adicciones, y no tengo ninguna autoridad para opinar sobre el asunto. Sin embargo, sí pienso que se puede dar este mensaje: aquel que está consumiendo (alimentos, cigarrillos, cocaína) de manera compulsiva no es libre. O, mejor dicho, solo es libre en el sentido formal burgués, individualista, “a lo Hume”. No lo es en contenido

 Lo extraño aquí es que algunos discursos “progres” izquierdistas hayan incorporado el enfoque liberal y pretendan decirle a la juventud que con el consumo de drogas (o de alcohol, o de nicotina) estarían ejerciendo una suerte de “liberación”

 Estamos muy lejos de las tradiciones críticas del socialismo, y muy cerca del reaccionarismo más ramplón y burdo, bajo la careta del relativismo progre y el “hay que liberarse”

rolando - postaporteñ@ 1614 - 2016-06-03 19:58:58
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] [727] [728] [729] [730] [731] [732] [733] [734] [735] [736] [737] [738] [739] [740] [741] [742] [743] [744] [745] [746] [747] [748] [749] [750] [751] [752] [753] [754] [755] [756] [757] [758] [759] [760] [761] [762] [763] [764] [765] [766] [767] [768] [769] [770] [771] [772] [773] [774] [775] [776] [777] [778] [779] [780] [781] [782] [783] [784] [785] [786] [787] [788] [789] [790] [791] [792] [793] [794] [795] [796] [797] [798] [799] Siguiente